You are on page 1of 6

Loas microexpresiones de la mentira

Parpadear mucho, respirar agitadamente y mirar hacia otro lado no son necesariamente
señales de que alguien esté mintiendo. Creer que detectar mentiras es así de simple, solo
demuestra que la ficción nos condiciona más de lo que pensamos. Sin embargo, sí es
posible detectar la mentira a través de algunos gestos.

Conocer esos gestos es esencial para abogados, jueces y fiscales porque gracias a ellos se
puede detectar, con cierta seguridad, cuándo un sospechoso dice o no la verdad.

No hay una señal universal de mentir


Pillar a un mentiroso no es tan fácil como la gente suele creer, sobre todo si le miras a
los ojos, como suelen hacer la mayoría de las personas, porque el mentiroso tiende a
centrarse en su cara para ejercer el control y no ser descubierto. Aun así hay algunos
gestos que lo delatan como desviar la mirada, cruzarse de brazos y respirar
agitadamente delatan incomodidad, hacer un juicio basado solo en una de ellas es un
error fundamental.

Aunque hay algunas señales que aparecen más frecuentemente entre mentirosos, que
entre quienes cuentan la verdad; sin embargo, no ha sido identificada una señal
universal de mentir. Ya que no todos los mentirosos muestran el mismo
comportamiento. Un mentiroso puede disminuir el contacto visual, mientras que otro
puede aumentarlo en respuesta a la misma pregunta.

Las 8 señales más comunes para detectar mentiras


Como aseguraba Paul Ekman ni el mentiroso más experimentado puede controlar de
manera indefinida lo que la ciencia ha resuelto en llamar microexpresiones faciales.
Unos pequeños movimientos faciales casi imperceptibles que duran milésimas de
segundo y que son extremadamente difíciles de controlar conscientemente.

A través de ellas se puede detectar cuando una persona puede estar mintiendo. Entre
las más comunes destacan estas ocho:

8. Compresión de labios.

Se suele producir cuando algo negativo está sucediendo (un juicio, por ejemplo).
O. J. Simpson, famoso jugador de fútbol americano retirado, fue acusado de asesinar a su
exmujer y al amigo de ésta en 1994. Un año después fue absuelto en un juicio penal después
de un proceso largo, polémico y ampliamente cubierto por los medios.

7. Taparse la boca.

Si, mientras habla, mantiene este gesto, quiere decir que podría estar mintiendo. Si se
tapa la boca mientras escucha al interlocutor podría dar a entender que piensa que está
ocultando algo. Bill Cinton, expresidente de los Estados Unidos, mintió a millones de
personas, cuando aseguró que él nunca le había sido infiel a su esposa con Mónica Lewinsky.
6. Tocarse el cuello.

Denota ansiedad, nerviosismo o miedo, sobre todo cuando se toca la horquilla esternal
(el hueso en forma de “v” que está debajo de la garganta). Los hombres suelen ocultarlo
ajustándose la corbata.

Las mentiras provocan una sensación de picor u hormigueo en la cara y en el cuello que
invitan a rascarse. Por eso, a las personas que les han pillado en la mentira recurren al
gesto de tirar del cuello de la camisa. También se produce con el enfado o la frustración.

El ciclista Lance Armstrong quien tras ganar 7 Tour de Francia reconoció haberse dopado,
por lo que fue sancionado de por vida y despojado de sus trofeos.

5. Movimiento de partes del cuerpo.

En una situación cómoda las personas tienden a ocupar espacio extendiendo sus brazos
y piernas. En una persona que miente, su posición se mantendría cerrada; las manos
tocarían su cara, orejas o la parte trasera del cuello. Brazos y piernas cerradas y falta de
movimientos puede ser un signo de no querer dar información.

Se trata de una señal de distanciamiento que puede ser muy sutil, sobre todo cuando la
persona está sentada (puede tratar de ocultarlo al reacomodarse en la silla). A veces el
cuerpo contradice las palabras y es un claro síntoma de que la gente está mintiendo.
La imagen denota el frío saludo entre Donald Trump y Barak Obama.

Por ejemplo, el clásico movimiento parcial de hombros. Traducción: no me fío en


absoluto de lo que acaba de decir. El cuerpo contradice sus palabras. Miente

La “negación ventral” también puede tomar la forma de cruzarse de piernas o


posicionar un objeto delante de uno (para generar una barrera). “Es un indicador muy
preciso de problemas cuando la persona lo hace justo después de haber sido preguntada
por algo difícil“.

4. Cuando la sorpresa no es real.

Si un sospechoso está sorprendido más de un segundo, su sorpresa no es real, es fingida


y por lo tanto miente.

Entre las expresiones que Paul Ekman clasificó como universales se encuentran aquellas que
expresan la ira, el asco, el miedo, la alegría, la tristeza y la sorpresa.
3. Frotarse los ojos.

Es una señal bastante fiable de que existe un problema. Cuando no se quiere ver algo
desagradable lo normal es frotarse el ojo. Si la mentira es aplastante, los hombres se
frotan con fuerza los ojos, y si es más grande, apartan la vista. Las mujeres suelen
acariciarse el ojo.

En esta imagen el presidente de Rusia, Vladímir Putin, en un gesto que puede denotar que
una persona miente, aunque siempre hay que tiene en cuenta a qué responde ese gesto.

Además, está comprobado que el pestañeo normal suele oscilar entre seis y ocho
pestañeos por minuto, en los cuales los ojos se cierran sólo durante una décima de
segundo. Las personas que están bajo presión (si mienten, por ejemplo), aumentan
drásticamente su pestañeo.

2. Tocarse la nariz.

Cuando se miente se liberan las catecolaminas, sustancias químicas que provocan la


inflamación del tejido interno de la nariz, y con ello el picor.

Según la sinergología, habría que estudiar cada caso particular, aunque, en general,
podemos decir que un micropicor por debajo de la nariz suele indicar que algo no me
gusta o desprecio, si se produce en un lateral, estaría relacionado con la imagen, con el
físico; y, si se hace sobre parte delantera, denota interés o curiosidad.
Imagen de la serie Lie to Me, donde el protagonista ve cómo le miente uno de los personajes
para ocultar una infidelidad.

1. Bajar o esconder los pulgares.

Puños apretados con los pulgares metidos en indican malestar. Cuando alguien nos dice
enfáticamente que están diciendo la verdad o dando muchos detalles sobre algo en
particular, queremos ver que los pulgares estén visibles.

Sin embargo, esconderlos mientras se habla está relacionado con guardarse parte de la
información.

Según la comunicación no verbal, el hecho de apretar tener los puños apretados con los
pulgares metidos en indican malestar, que no quieres comunicar todo lo que sabes.

También puede significar una falta de compromiso que no concuerda con lo que se está
comunicando, y esto puede llevarnos a pensar que nos mienten.