You are on page 1of 80

Sinopsis

May Ryan es una típica estudiante, algo patosa y con tendencia a llegar tarde
a sus clases. En una de sus tantas correrías se topa con una misteriosa mujer que
no abandonara sus pensamientos desde ese instante.
Lane
Renuncias de Autora:

Los personajes de Xena y Gabrielle son propiedad de Renaissance Pictures
y Estudios Universal. Esta historia es propiedad mía. Cualquier cosa que tengas
para decirme puedes hacerlo en: souldreams_@hotmail.com
Autora: Lane

¡Corre, corre, correee! Mierda que no llego, ¡otra vez igual! Si sigo a este

ritmo puede que al menos llegue a tiempo a la segunda exposición. Joder, pero la
primera se suponía que era ¡la importante! Si es que ya lo digo yo: más gafe
imposible de ser. No, ¿pero que estoy diciendo? Si ha sido culpa mía, nadie me
obligó ayer a estar hasta las 4 de la madrugada con el libro macabra ese... Aunque
lo reconozco: ¡es fascinante! Cuando vuelva a casa «si es que consigo salir viva de 5
las conferencias... snif! » me lanzo de lleno a seguir leyéndolo. Cuatrocientas
sesenta páginas no se las traga una en un soplo de aire. Ah, por cierto, ahora que
lo pienso, tengo que agradecerle a Marga cuando hoy la vea que me lo dejara.
¡Esa tía sí que esta pirada, jajaja! Pero es la caña, no sé qué serían las clases de
Dibujo Técnico sin ella. Y pensar que hace la carrera por puro hobby, ¡oh Dios!

Madre mía, a mí me va a coger un síncope, ya verás. El corazón se me está a
punto de salir por la boca. ¡Y cuanta gente! ¿Qué coño hace la gente un domingo
a las 8 y pico de la mañana pateándose las Ramblas? Bueno, ¿qué más da eso
ahora? Yo a lo mío, venga que ya estoy a punto de llegar. Me faltan dos manzanas
y... ¡TACHÁAAN! Misión cumplida. A más, solo me he retrasado un cuarto de
hora, con un poco de suerte el tío que nos vaya a pegar el primer rollo de la
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

mañana sería igual al desastre que yo en el tema puntualización. Una manzana,
sólo una. Saco fuerzas de vete tú a saber dónde y me corro a esprín estos últimos
metros. Consigo esquivar a una viejecilla con un peazo carro de la compra que
amenaza con barrarme el paso, pero como si fuera un monigote de esos de
videojuego me curro una piruetilla y salto por encima de su carro. ¡Dios mío, eso
no lo hago dos veces! Hay que ver lo que explotamos al cuerpo en situaciones de
estrés. ¡Que carita se le ha quedado, jajaja! En fin, ya está, solo tengo que girar en
la próxima esquina y... ¡PUMBA!

—¡Uohg! —en milésimas de segundo y en un extraño efecto de cámara
lenta, me veo volando por los aires después de darme de morros contra... ¿contra
qué? ¿Qué demonios...? En eso voy pensando hasta que mi pobre trasero saluda
forzadamente a un áspero y asfaltado suelo. —¡Joder, qué daño! —me quejo al
6
sentir en mi codo y en mi cadera un intenso dolor.
—¿Te has hecho daño? —me pregunta sobresaltada la señora del carrazo al
alcanzarme y verme espatarrada por los suelos.
—No, gracias. No ha sido nada. —Le digo amablemente mientras me
incorporo, aunque no puedo evitar que una mueca de dolor se apodere de mi
expresión.
—Ay, hijita de Dios. Los jóvenes de hoy día parece que os hayan puesto un
turbo mega propulsor en las pompis, —la miro algo sorprendida. ¡Vaya con la
vieja, jajaja!—. Estás sangrando. Si es que no se puede ir con estas prisas... —me
dice con cara de pena y reproche a la vez.
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

—Sí, bueno. Es igual. —Le sonrío suplicando que me deje ir ya—. Voy que
tengo pris.... eemm... que llego tarde, jeje, ¡adiós y gracias de nuevo! —le digo
volviendo a retomar mi singular maratón.
Gafe hasta la médula. No quiero ni pensar en el día que me espera hoy si ha
comenzado así de buenamente. La anciana tenía razón, me sangra el codo y me
duele horrores el hueso de la cadera. Seguramente también tenga una rascada ahí.
Me toco por encima de los tejanos y, efectivamente, compruebo el típico escozor
de rozadura que me cala hasta los huesos. ¿Contra qué mierda me habré dado?
Creo que con la farola, aunque eso no tiene mucho sentido porque al
incorporarme me he fijado que estaba demasiado lejos como para... ¡Uy, que raro
es esto...! ¡A ti te ha afectado leer los conjuros y las historietas de brujas y
espíritus del libro de Marga, jaja!

7
—Buenos días, Carmen. Ha llegado ya el...
—Sí, cariño, pero acaba ahora mismito de entrar. —Me interrumpe la
recepcionista con su dulce sonrisa de siempre—. Si te das prisa llegas, ya verás
que sí...
—Gracias, voy, —le devuelvo la sonrisa y, para variar, empiezo a correr de
nuevo.
Siempre me ha caído bien Carmen, a pesar de que todo el mundo se
empeñe en no tragarla. Durante los 3 años que llevo en esta universidad he
tratado muy cordialmente con ella y he recibido el mismo trato de su parte. Es
correcta, eso es todo. A veces la perfección no es muy bien acogida, es la única
explicación que le veo: la envidia pura y dura. Por lo que me ha llegado sé que es
madre de dos hijos, ambos no alcanzan ni la decena de años, y creo que ya va por
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

el segundo matrimonio. Lleva detrás de ese tablón de la recepción unos 10 años y
se ve que se lo ha currado con creces, sin dejar que su imagen influyera en su
trabajo. Ya se sabe, una persona que trabaja cara el público tiene que tener buena
imagen, como mínimo correcta. Carmen, físicamente, es de todo menos correcta,
jeje. No se cuida demasiado, la verdad. Su pelo parece que sea de naturaleza
lametón de vaca, me pregunto cuanto hará que no se lo lava. Si te acercas un
poco a ella puedes entrever perfectamente como un incipiente vello le surca bajo
la nariz y en la barbilla. Muchas veces la he pillado mordisqueando algún que otro
mini pastelillo por debajo del tablón. No es que me parezca mal, ni que piense
que le convendría adelgazar, está rellenita pero nada fuera de lo común en
personas de su edad. Pero sí me parece algo de mal gusto atender al personal con
restos de chocolate en los dientes, jajaja.

8
Bueno, ya estoy ante la puerta. La verdad es que me da algo de yuyu entrar y
volver a someter mi pobre y asquerosamente tímido talante a un centenar de
miradas clavadas en mi personilla, ¡aish...! En eso voy pensando mientras mi
mano gira lentamente el pomo de la enorme puerta y la entreabre con sigilo.
Estoy en la parte superior de la enorme sala, las luces están apagadas y solo una
blanca y resplandeciente pantalla ilumina al millar de personas que atentamente la
miran. Me siento procurando ser lo más discreta posible, pero como ya he dicho,
un día que empieza como éste no puede seguir si no igual de gafado:

—... así que las células se ven obligadas a retrasar su actividad metabólica
como la señorita Ryan su llegada. —A punto de sentarme estaba cuando he oído
la tajante comparación que una voz femenina lanzaba a la nada de esa enorme
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

sala desde el escenario de conferencias. Trago saliva mientras el corazón se me
dispara enloquecido en un sin fin de latidos—. Si no es de mucha molestia le
agradecería que la próxima vez que decida privarnos de su presencia en el inicio
de las clases tuviera la delicadeza de pedir permiso antes de hacer acto de
presencia. —Dijo, cortante una figura borrosa por la lejanía.
—Por supuesto, disculpas... —mi voz ha sonó demasiado trémula, el
impacto de ese sermón me había caído como una loza en el pecho. Pero si solo
ha sido la típica reprimenda, la has aguantado de mil maneras y millares de veces
en tu vida, ¿a qué viene ponerte así ahora...? me reprochaba mientras presionaba
inconscientemente mis costillas para calmar el corazón y minar el sofoco que
relucían mis mejillas.

La mujer hizo caso omiso a mis disculpas y continuó con su discurso a
9
cerca de la actividad enzimática de las células cancerígenas. Debería ser la única
que faltó a esa hora cuando pasó lista, porque si no era inexplicable que de las
tropecientas personas que éramos hubiera sabido mi nombre. Madre mía, que
mal lo había pasado, y no tanto por las miradas, sabía que había sido esa voz que
combinada con las palabras adecuadas me había tocado descaradamente la fibra
débil de mi pobre y acongojado ser. ¡En la vida voy a volver a llegar tarde a
ningún sitio...! me juré aún palpitante.

En ese momento el chico que tenía a mi lado me da unos leves golpes para
atraer mi atención, pero con tan mala suerte que me los da justo en la herida de
mi codo. Reprimo el dolor que me desencaja el rostro y me esfuerzo en ahogar
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

un grito que me pugna por salir del alma. Al reponerme lo miro, molesta, con la
mirada interrogante.

—¿Tienes clinex? —Joder, ¿y para eso me aporrea el codo!?
No le respondo malhumorada.
—¿Puedes preguntárselo a tu compañera? —me dice suplicante, y
volviéndome a tocar el codo.
—¡Ahg! Deja ya de golpearme. —El dolor me hace dar un respingo en la
butaca y no reprimo la queja.
—Señorita Ryan, vaya... Ya la echábamos de menos. ¿Se puede saber qué
asunto de fuerza mayor le ha hecho volver a premiarnos con su rotunda
presencia? —sentenció la tipeja aquella con sorna.
—Mocos, —dije con indiferencia.
10
—¿Cómo ha dicho? —preguntó sorprendida la mujer.
—He dicho mocos, —me estaba poniendo a la defensiva. ¿Ahora te picas?
¿Y hace media hora te sentías el ser más ridículo de la faz de la Tierra? No hay
quien te entienda, hija... me riñó mi yo interior.

—Disculpe mi torpe razonamiento, pero mi humilde mente es incapaz de
encontrarle la relación que enlaza el hecho de pegar un grito con las secreciones
nasales de su organismo, señorita Ryan. —Tiene buen sentido de la ironía, de eso
no hay duda... Pero no más que yo, a mí nadie me minimiza dos veces en media
hora.
—No se preocupe, si tanto le inquieta cuando buenamente acabe esta
magnífica conferencia le haré una sinapsis detallada de esa relación que tanto la
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

intriga. —Su mirada se tornó de estupefacción y asombro, noté miles de ojos
abiertos de palmo mirarme con igual pasmo—. Ahora me gustaría seguir
maravillándome con su brillante exposición de los mecanismos de defensa de
esta espectacular máquina que tenemos por cuerpo. —Tardó en reaccionar, pero
al fin me... ¿sonrió?
Parecía hasta orgullosa de mi respuesta. Extrañada por esa reacción, me
limité a sacarme del bolsillo un pañuelo de papel y dárselo al mocoso de mi lado
con un gesto grácil y sin dejar de admirar la hermosa dentadura sonriente de mi
rival de sarcasmos. Todos se echaron a reír con mi demostración de sentido del
humor «y del espectáculo, para qué negarlo...», pero sin embargo no me crecí con
las risotadas. Más bien me sentía perpleja por haber sido capaz de montar aquel
show y, sobretodo, asombrada por aquella inesperada muestra de complicidad de
aquella la enigmática confidente.
11
—¡Has estado soberbia, nena! —Marga me pasó el brazo por los hombros
mientras íbamos camino a la cafetería.
—Sí, tía. Tanto Señorita Ryan y tanta bordaría repelente daban asco.
Alguien tenía que darle un toque, ¡y vaya toque le has pegao, eh! Jajaja. Nada
como que te cobren con la misma moneda. —Dani nos hablaba andando hacia
atrás mientras se liaba un peta.

—Dejar ya eso, ¿ok? —dije fingiendo sentir agobio por el tema, aunque en
realidad no había dejado de pensar en él en toda la mañana—. Por cierto, Marga,
voy por la 202. ¡Ese libro es la ostia, tia! Pero ¿de dónde carajo sacas todo eso?
—le pregunté sonriente a Marga.
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

—Jajaja, Contactos, nena... y algo de herencia de mi bisabuela. Fliparías si
vieras las golfas de su casa, es como el cobijo de una auténtica bruja con sus
cazuelas, sus potingues de ojos de lagarto y mierdas de esas, con sus pócimas
milagrosas... Mola un taco, pero da un yuyu que no veas pisar esas golfas de
noche, tía.

—¿En serio? ¿Me estás diciendo que tu bisyayica practicaba la brujería?
—Le pregunté sentándome en una mesa con un asombro que me sobrepasaba.

—¡Baah!! May, ya sabes cómo le gusta darle al tarro a nuestra Margaritation,
¿verdad mi queridísima fabulera? —Dani le pellizcó con ternura la mejilla a
Marga, la cual apartó la rostro con gesto hosco.
—Mira, chaval. Piensa lo que te salga de los cataplines, me la suda si tu
12
reprimida mente no es capaz de abarcar temas que se salgan de tus estúpidos
comics con tías medio en pelotas que luchan por naderías contra monstruos
asquerosos, ¿me entiendes? —le sentenció Marga con desprecio.

—Venga, vaaale vaaaale.... —traté de apaciguar el cargado ambiente—. Ya
sabemos que os queréis con locura, pero no sigáis tan evidentes, ¿de acuerdo
tortolitos? En cuanto a lo de tu bisabuela, Marga crees que podría algún día
visitarla, me muero por ver ese sitio. —Le lancé una de mis mejores miradas de
perrito callejero.
—Mmmm... que pilla eres, sabes que con esa carita lo consigues todo, ¡eh!
Claro que puedes venir a verlo, mira esta tarde mismo pensaba pasarme por su
casa. Si quieres quedamos a una hora y me pasas a recoger a casa para ir.
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

—Uuooohh!! Sí, sí, síii!! Me encantaría! —me lancé a su cuello y la abracé
con exagerado énfasis, el que siempre me caracteriza, jeje!
—Ay, no seas bruta, May, que me vas a estrujaaarrr!! —se quejó Marga
entre carcajadas.
—Julin... ¿y para mí no hay? —Dani reprochó desde el otro lado de la
mesa, con cara de la más profunda y sentida de las penas.
—¡Jajaja! ¡Ven aquí petardín! —le dijo Marga mientras le alargaba su único
brazo libre.
Vaya espectáculo deberíamos dar, ¡jajaja! Pero la verdad es que me daba
igual, nos queríamos y nos importaba un huevo demostrarlo. Dani y Marga...
¡vaya par! Son mis amigos de la infancia y los eternos protagonistas de la función
de sus vidas de amor/odio. Demasiado orgullosos y de carácter fuerte los dos,
13
pero en el fondo unos sensibloides empedernidos que no podrían pasar ni un día
sin saber del otro, ¡jeje! En eso pensaba cuando, abrazada a mis dos amigos, me
di de morros contra unos ojos azul celeste que se me clavaron en mis pobres
pupilas. Parpadeé perpleja, en la vida me había cruzado con una mirada tan
penetrante y abarcadora a la vez. Después de salir del ensimismamiento del
primer impacto, enfoqué mejor y me di cuenta que aquella mirada pertenecía a
una chica de sonriente rostro y perfecta dentadura, de un brillante y liso cabello
negro azufre, vestida con traje chaqueta grisáceo y una sedosa blusa azul que iba
perfectamente conjuntada con el azul de sus ojos. Me revolví nerviosa en el
abrazo de Marga y Dani y casi huí hacia el servicio de aquella cafetería. De nuevo
el sofoco y la inquietud se habían apoderado de mis reacciones aturdiendo por
completo mis sentidos. ¡Necesitaba aire... aire!
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

—May, ¿estás bien, cielo? —Marga me siguió seguramente extrañada de mi
súbita desaparición.
—Sí, sí... solo tenía sed y no quería pagar una agua teniendo la del lavabo,
¡jeje! —Marga no disimuló su extrañeza levantando una ceja mientras me miraba
algo confusa.
—Desde luego, hay que ver lo raca que llegas a ser a veces, ¡ein! —le sonreí
agradeciéndole que no me preguntara más.
—¿Nos vamos? —dije tomándola de la mano.
—A sus órdenes, Buana.
Al salir de los servicios Marga había tomado la iniciativa y casi me arrastraba
de la mano. Yo me limité a seguirla obedientemente y a clavar mi mirada en el
suelo, pues no quería ni saber dónde estaba la mirada que tanto temía... ¿Temía?
No, ese no es el verbo, yo diría que más bien la rehuía por el torbellino de
14
sensaciones que me despertaba. Un hombre de imponente barriga se nos cruzó
en el estrecho camino entre mesas. Para dejarlo pasar tuve que apoyar mi mano
libre en una mesa de mí derecha inclinándome ligeramente sobre ella para dejar
espacio.
Hola escuché susurrar en mi oído. Sobresaltada me reincorporé y miré con
pasmo y algo de incomodidad que la mesa sobre la que me había apoyado era la
de la chica de las confidencias... o más bien la chica de la sonrisa y mirada más
impresionantes que nunca hubiera visto.
—Ho... Hola —articulé torpemente y seguramente más roja que un tomate.
Evité mirarla a los ojos y, gracias a Dios, en ese momento Marga tiró de mí,
ignorando el pequeño intercambio de palabras que se había producido. Hice
algunos pasos y no pude evitar volverme para mirarla, y ahí estaba de nuevo su
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

sonrisa y sus ojos risueños observándome. No sé muy bien porque, pero tuve la
sensación de que Marga me había secuestrado y nos obligaba a separarnos
totalmente a contra voluntad. La miré tristemente mientras lo pensaba, aunque
no pude evitar sonreírle al final a modo de despido.

¡Mierda, otra vez igual! De nuevo corriendo porque llego, para variar, tarde.
¡Si es que...! ¡No tengo remedio, aish! ¡¡¡Marga me mata, me mata!!! Corría como
un diablo, esquivando obstáculos y saltándome toda clase de norma peatonal.
Empezaba a cogerle el truquillo, la verdad, incluso comenzaba a gustarme aquello
de ir a todas partes flechada, ¡jeje! Pero, para no salirse de la tónica de ese
esplendoroso día, al tomar una curva puse mal el pie izquierdo y acabé rodando
por los suelos. Empiezo a sospechar que mi grado de gafismo está altamente
relacionado con mi grado de torpeza me dije acariciando mi dolorido tobillo.
15
Toqué, inevitablemente, el punto afectado....
—¡¡¡UUUAAHGG!!! —grité estremecida por la contusión de mi tobillo.
Tragué saliva, ¡aquello dolía muchísimo!
—¿Estás bien? —alguien me agarró por detrás y me ayudó a levantarme.
Esa voz. Oh, oh...
—Sí, bueno... sobreviviré —dije apoyándome en un solo pie y evitando
levantar la vista para encontrarme con lo que ya sabía yo...
—¡Jajaja! No lo dudo. —Me cogió por el brazo al ver que uno de mis
movimientos no había sido muy acertado y amenazaba por lanzarme de nuevo a
besar el suelo.
—Gracias... —dije algo aturdida sintiendo la suave piel de su mano en mi
brazo desnudo.
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

Llevaba camiseta de tirantes y pantalones cortos de deporte, cosa que
maldije con todas mis fuerzas, pues por ello los rasguños que sufrieron mis
miembros expuestos al aire fueron exageradamente aparatosos. Me hice una
buena pelada en mi rodilla derecha, ya que fue lo primero que tocó suelo en la
caída, y desgraciadamente mi codo sano vio cambiado su estado civil
solidarizándose con su compañero mal herido. Desde luego, parecía un mapa...
—Eso no tiene nada de buen aspecto, será mejor que te desinfectes de
inmediato, —se había agachado para ver más de cerca la herida de mi rodilla.
—Sí, ya, ¡jeje! Pero no se preocupe, tengo unas plaquetas estupendas que
no dejaran que ningún virus se entrometa entre yo y mi buena salud. —La miré
sonriéndole con sinceridad desde arriba. Ella me devolvió la sonrisa. Que
hermosa es...
—¿Está tu casa cerca de aquí? —me preguntó mientras se incorporaba—
16
¡Oh, por Dios si también te sangran los codos! —dijo mientras se miraba la mano
que me agarraba del brazo llena de sangre. Hice una mueca al ver su cara de
horror.

—Lo siento... —¿de qué me disculpaba? ¿De haberle manchado la mano?
¡¡Puff!! Vaya estupidez... ¿Qué mierda me pasaba? Me estaba poniendo cada vez
más nerviosa y deseaba estar lejos, bien lejos de ella.
—¡Jajaja! No lo sientas. Ven, vamos a ver qué hacemos con esas heridas.
—Me alargó la mano mientras subía un escalón del portal que había a nuestro
lado.
—¿Vives aquí? —le dije sorprendida.
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

—Eso parece... —me sonrió mientras ponía mi brazo alrededor de su
cuello y me agarraba con firmeza la cintura.
Sentí el rozar de nuestros cuerpos, la calidez de su mano rodeando mi
cintura, su perfume embriagando mis sentidos y el acelerón que pegó mi corazón
cuando de pronto acercó su rostro a mi cuello y aspiro con leve fuerza.
—¿Zapping? —preguntó separándose de mí.
Asentí la cabeza, pero creo que no fui capaz de disimular la incomodidad
que aquel súbito acercamiento me produjo. Ella, por su parte, volvió a sonreírme,
esta vez satisfecha de su acertamiento. A todo esto, y a duras penas, llegamos al
primer rellano, frente una puerta que supuse era la de su piso.
—Ven, siéntate aquí —se puso frente a mí y me tomó por la cintura
ayudándome a sentarme en el primer escalón de las escalas que conducían a un
segundo rellano.
17
Nuestras miradas se cruzaron y por primera vez no me sonrió
cómplicemente, si no que su expresión era seria y diría que algo tímida. Se
reincorporó con rapidez y rebuscó en su bolso hasta encontrar unas llaves. Abrió
la puerta y me tendió su mano para que la cogiera y me levantara. Extrañamente
calmada la agarré con delicadeza, gozando del contacto, disfrutando de su
suavidad. Puede que solo fueran imaginaciones mías, pero juraría que se puso
nerviosa a juzgar por sus torpes movimientos y una forzada sonrisa que me
lanzó.
Entramos en su piso, era moderno pero tremendamente cálido. No sé, al
entrar sentí como una dulce y tibia oleada de bienestar y tranquilidad invadió mis
sentidos. Me sentí cómoda de repente, segura y confiada de estar entre aquellas
paredes y con ella a mi lado.
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

—Por cierto, ¿cómo te llamas? —dije con indiferencia inspeccionando con
la mirada todo cuanto mis ojos lograban abarcar.
—Cristina. Siéntate aquí, voy a por el botiquín.
Era el sofá más esponjoso y blando en el que nunca me había sentado.
¡Parecía que estuvieras sentada en una nube! Daba gusto, incluso me vinieron
unas ganas enormes de acurrucarme y echar una cabezadita, ¡jeje! En eso pensaba
cuando apareció Cristina por la puerta.
—Vamos a ver, túmbate mejor... —se sentó a mi lado y vaciló un poco
antes de coger mis piernas y alzármelas para apoyarlas en el sofá.
Suavemente me quitó las deportivas para luego enjuagar un trocito de
algodón en lo que seguramente sería aguarás. Antes de pasarlo por la herida me
miró...
—Sólo te va a picar una mijilla —me dijo con una mueca divertida y
18
sonriéndome con dulzura después.
—¡Dios te oiga, jajaja!
—¡Jajaja! Ya hablaré alto pa que lo haga, no te preocupes.
Me gustaba su humor, se acoplaba a la perfección con el mío. Desde el
primer momento lo hizo... Me fije en sus manos, en sus finos y largos dedos, en
sus uñas perfectamente cortadas en redondez y pulcramente limpias e impolutas.
Sus movimientos eran delicados, soberanamente lentos pero sin descansar en la
caricia de aquel algodón recorriendo con morosidad mi rodilla. Observé entonces
su rostro enmarcado por aquella cabellera morena. Era perfecto, esculpido con
exquisita dedicación, su nariz de perfil era simplemente preciosa y sus labios
carnosos y ligeramente humedecidos resaltaban aún más su belleza (si eso era
posible) cuando se curvaban sensualmente en una sonrisa; su fina barbeta daba
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

paso al elegante descenso de su cuello el cual me imaginé que seguramente era
tan sedoso y suave como la delicada piel de su mano.
—Si no dejas de mirarme así puede que se me vaya la mano y te haga una
desgracia aun mayor... —me dijo sin mirarme y sonriendo algo tímidamente.
—¿Perdona, te molesta...? —pregunté avergonzada.
—No, me gusta demasiado, que no es lo mismo —entonces sí que levantó
la mirada y la clavó en el fondo de mis pupilas.
Los colores inundaron mi rostro y fui incapaz de sostenerle la mirada. El
corazón de nuevo se me desbocó, cosa que no le pasó desapercibido. Vi a cámara
lenta, entonces, su mano sobrevolando mi cuerpo hasta situarse bajo mi pecho
izquierdo postrándose en mis costillas. Aquello me puso más nerviosa, si cabía, y
la consecuencia la hizo sonreírse a sí misma mirándose su propia mano sintiendo
mi alocado palpitar. Luego alzó, de nuevo, la vista y la ternura y complicidad de la
19
sonrisa que me regaló traspasó por completo mi aturdida alma. Tragué saliva y
puse mi mano sobre la de ella sin dejar de mirarla. Un sentimiento de paz y
tranquilidad me hizo cerrar los ojos mientras mis dedos se enlazaban con los
suyos....
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

Segunda Parte

¿Y qué podía hacer yo? ¿Qué era realmente lo que por mi mente pasaba?
Cuales eran mis verdaderos sentimientos?... Dios mío, me desconocía y eso me
asustaba horrorosamente. Mi inquietante atracción hacía de mi estómago un
auténtico volcán en plena acción el cual, ansioso por su incipiente erupción, me
retorcía el alma. La falta de experiencia demolía cada esquema que levantaba para
dar explicación alguna a mis deseos incontrolados, a mis bailes de emoción en
emoción incordiosos e inesperados, que cada vez se me hacían más
insoportables de sobrellevar. Ansiaba de todas por todas alcanzar una respuesta
elocuente, lógica y racionalmente válida. Pero por más que lo intentaba mis 20
intentos eran fracasados por cualquiera de mis repentinos cambios de ánimo.
Yo, una mujer hecha y derecha, con todo el sentido de la responsabilidad, de la
racionalidad, abierta pero indirectamente conservadora, mentalmente equilibrada
y con un amplio sentido de la tolerancia me veía en un exagerado desequilibrio
emocional, se abría un abismo ante mis pies que no podía de ninguna forma
acortar.

Tumbada en mi esponjosa cama, meditaba cualquier trivialidad, cabalgaba
de un tema a otro sin sentido alguno. Tanto sentía un inmenso vacío en mi
interior como me veía la más dichosa de las criaturas de este planeta. Deseaba
con ferviente ardor alcanzar mi estabilidad en cuanto antes, estaba impaciente
por volver a la normalidad de mi «ayer» y olvidar el ocaso de este «hoy». Y al
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

instante siguiente el sosiego de mi cuerpo me aliviaba de tal manera la mente que
me contradecía de inmediato con un claro e imperioso deseo de no salir nunca de
esa auto anestesia que me nublaba cualquier pensar con base y me hacía acortar
distancias con mi íntimo y misterioso duendecillo que atesoraba a mi
subconsciente.

La música... eso era. Mi eterna e incondicional anestesia. Nunca me había
fallado y hoy por hoy no era ninguna excepción a la regla. Con el mando a
distancia alcancé mi remedio inaudito que sin dobleces acariciaba con su melodía
mi alma errante. Los ojos se me cerraban ante tal inmovilidad muscular aunque
gran habilidad auditiva, entrando en el más placentero y fantasioso mundo de mis
sueños con la más dulce de las cantinelas reinando de fondo. Un atardecer
playero aparecía ante mis acongojados ojos. Tu silueta resplandecía imperiosa en
21
él, haciéndome parpadear varias veces para que mi incertidumbre se rindiera a la
credibilidad ante semejante espejismo. Allí estabas, de rodillas dejando que el
agua acariciara tu piel y se deslizase por tus deslumbrantes formas. Sentía ardor
en mi vientre, deseos astrológicos de ser ese dichoso líquido que se infiltraba en
los más íntimos centímetros de tu ser. Pero nunca lograba alcanzarte, llegar
siquiera a verte con nitidez. Eras un imposible para mí que me seducía discreta
pero continuamente hasta hacerme llegar a la cima de mi locura.

Vez tras otra el dulce pero áspero sueño se reproducía ante mis ojos
estuviera despierta, moribunda o profundamente entrada en somnolencia. Una
cosa estaba clara: en todas mis fases estabas presente como el agua en el mar,
como el aire en el cielo y como el sol en el más denso y seco desierto. Mi angustia
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

por encontrarte cada vez se intensificaba con más firmeza en las telarañas de mis
deseos, causándome un atroz pavor a no hallarte imposible de calmar. Te
buscaba en sueños, quería tu presencia, anhelaba sentir tu voz acariciándome
morosamente los tímpanos, deseaba sentir la suavidad de tu piel mezclarse con la
mía propia y ahogarme en el océano de tu dulce y tierna mirada...

Me había refugiado en mi novedosa situación de tal manera que el apetito
comenzó a brillar por su ausencia, las ganas de moverme me asqueaban llegando
al colmo de la vagueza tan solo levantándome con descomunales esfuerzos para
ir al baño y orinar la pizca de líquido que debiera quedar en mí. Mis ojos se
acostumbraron a ínfimos regazos de luz, por lo que toda la casa permanecía en
las tinieblas permanentemente día y noche. Ni vivía ni dejaba de hacerlo,
simplemente subsistía. Mis aliados fueron minimizando en número, hasta
22
despachar incluso al televisor y sus estúpidos programas, quedándome tan solo
en compañía de mi música y mi mullida y blandita cama. Recuerdo que pensé que
merecían un premio por lo que comenzaban a significar para mí, amaba su
permanencia a mi lado compartiendo tantas horas con mi fantasma. Porqué eso
era, exactamente eso es en lo que me convertí: en un fantasma, sin cuerpo, solo
con sus más preciados tesoros: el alma, la mente y el corazón. ¿Qué importaba el
cuerpo pues si contaba con la esencia del vivir...?

Los constantes timbrazos del teléfono, los incordiantes repiqueteos en la
puerta o, incluso, los aleteos de voces del vecindario ante mi fachada dejaron de
sonar en mi cabeza. Me aislé en mi apartamento con el propósito o quizá la
cobardía de no entrar en contacto con ningún ser vivo, y mucho menos
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

conocido. Al quinto o sexto día de mi particular hibernación me di cuenta de mi
repentina falta del habla. La voz se había despojado de mí lenta y pasivamente a
fuerza de no usarla. Aunque mi reciente mudez no causo estrago alguno en mí,
más bien me columpié en una total indiferencia.

Me pasaba algo, eso seguro, ¿pero qué? ¿Qué era aquello que me sometía a
tal mortificación, auto mutilación sensorial y masoquismo? ¿¡Qué!? No tardé en
descubrirlo, todo enmudeció psíquicamente aunque físicamente la música sonara
con su mayor agudeza, los timbrazos del teléfono resonaran contra las paredes
casi agujereándolas... Como una secuencia a cámara lenta me vi en mi habitación,
tumbada en la cama, con un mechón de pelo deslizándose por mi rostro lloroso,
y fue entonces cuando sentí por un instante que el corazón se me detenía, y
pensé con una mezcla de angustia e indiferencia que a la próxima sístole no le
23
seguiría su consiguiente diástole. Iba a desmayarme, lo sabía, ya está, se acabó... Y
sin embargo así empezó todo.

X
—Pero niña, ¿¡qué coño te ha pasado!? ¿¡Por qué no contestabas al teléfono
ni a la puerta!? Tía, es que joder...! —oí a Marga toser al otro lado del teléfono,
probablemente ahogando un principio de llanto—. Es que hace ya casi un mes
que no das señales de vida, me dejaste plantada esa tarde y.. ¡ala! Viva la vida,
¿no?
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

—Marga, cariño, lo siento... Sé que es imperdonable lo que os he hecho,
pero más imperdonable hubiera sido no atenderme a mí misma —expliqué con
sosiego y calma, con mi más dulce tono de voz—. Tenía que pensar, hacer un
poco de limpieza, ordenar el desastre de ideas que tenía esparcidas por todos mi
sesos, ¡jeje!

—Ya te vale, tía... ¿Podías haberme llamado, o yo qué sé!? Pedir ayuda May,
sabes qué significa esa perífrasis verbal de los cojones: ¡PEDRIR AYUDA! —era
normal, Marga estaba dolida conmigo, pero me quería demasiado como para no
perdonarme.

—Si, ya ya... ¡Bueno, no me sermonees más, hija! Que me vas a dejar los
tímpanos ensangrentados. Marga, cariño, perdóname... Juro ser buena y no
24
volver a desconectar del mundo sin previo aviso a la central de cotilleos
Margaritation —dije burlona.

—Sí, encima mete más cizaña, ¡capulla! Si es qué... ¡¡Aishh!! ¿Qué vamos a
hacer contigo, nena? Con esa cabecita loca que tienes... Por cierto, Dani te manda
un caponazo de su parte, ¡y bien dao! —ya estaba más calmada, más... más
Marga.

—Vaya, es agradable ver cuánto te quieren tus mejores amigos... Dile que
yo también le quiero —dije sarcástica y tiernamente.
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

—¡¡Aissh!! Cariño, no vuelvas a desaparecer de nuestra vista de esta manera
¡EN LA VIDA! Te he echado muchísimo de menos, petarda...

—¡¡Aaaii!! Mi Marga que se pone sensiblona ella! A ti también te quiero
mazo, bambina!! ¡Oye, os quiero ver pero que ya! Y me tienes que poner al día de
los chismorreos, ¡ein! —cambié, incomoda, de tema.

—¡¡Jajaja!! Eso será pan comío pa prima Marga, créeme. ¿Te va bien que
vayamos a tu piso esta tarde?

No, preferiría salir de aquí, no estaría mal volver a entrar en contacto con el
aire de la calle, ¿nops?

25
—De puta madre, que no me gusta un pelo verte tan ermitaña. ¡¡¡Hoy
salimos de juergaaaaaa!!!! ¡¡Ole oleeee!!

—Jajaja!! ¡¡Oye, oyeee!! Qué yo no he dicho nada de juerg...

—¡¡Tú te callas, que nos debes una y muy gorda!! Así que hoy salimos de
festuca, y no se hable más! —sentenció hitleriana y cabezona.

—Mmmm... Bueno, está bien, a ver qué me pongo. Ya no me va nada de mi
armario así que... —vacilé en alto.
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

—¡¡Como que no te van!! ¡Mira, mira, eh May! Como me entere que has
hecho alguna gilipollez con la comida flipas, ¡eh! —su tono era serio y realmente
amenazante.

—Marga, no soy imbécil, solo algo pavica... Sabes que nunca jugaría con
esas cosas, ¡joder! —mentí.

—Bueno, pues no se hable más: a las 8 pasamos a recogerte, ¿ok?

—Sips, ¡¡¡hasta entoncessss!!! —dije alegre a modo de despido.

—¿May?

26
—Dime.

—Nada... —susurró al fin Marga.

Es verdad, ya hacía todo un mes que no salía de casa. Ni siquiera fui a
clases, pero no me preocupa demasiado eso, Dani toma unos apuntes excelentes
y siempre he sospechado que Marga tiene unas fantásticas dotes para la
enseñanza. Muchas veces he entendido mejor los conceptos por una de sus
explicaciones que no por el tremendo rollazo del profesor/a.

He adelgazado una barbaridad, y solo porqué pensar en ti me era más
apetitoso que un suculento plato de macarrones, ¡jaja! A partir de hoy voy a
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

jartarme a comer. ¡Claro que sí! A más, no me hace ninguna gracia que me veas
así, pensarás que soy una anorexia perdida, y no es plan de aparentar lo que no
es. Tengo ganas de saber de ti. Desde aquella tarde en tu piso no te he vuelto a
ver, quizás por la magnitud de los sentimientos que afloraste en tan poco tiempo
en mí, incluso no me he atrevido ni a pisar la calle. Hay que ver cómo me has
aturdido, ¡eh! La paranoia ha sido bastante delirante, pero ha valido la pena....
Ahora estoy más vital que nunca, con unas ganas de comerme el mundo y de
comert... ¡ejem! ¡¡El mundo, el mundo!!! Zamparme el mundo, clarop... ¡¡jajaja!!
Bueno, a ver, deja de pensar en ella por una milésima de segundo (al menos
una!) y vayamos a ver qué nos ponemos para esta noche.

27
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

Tercera Parte

—Joder Steve, ¿es que no puedes ponerte otra cosa...? —suplicó Cris al
joven de escasos años más que ella.

—¿Cómo que otra cosa? ¡¡Si voy de put.. madre, mi niña!! Mira que
chaqueta de dorado brillante y que pantalones de verde fashion campana...
¡¡mmm!! —Repuso Steve orgulloso de su vestimenta y sonriéndole pícaramente a
Cris, mientras se paseaba por la calle emulando (y exagerando) los andares de un
modelo.
28
—¿Pero tío, como puedes decir eso!? ¡Si pareces un payaso, carajo! Esa
chaqueta parece un saco de dormir con mangas, y esos pantalones de un
fluorescente que cegaría al más corto de jipia, ¡joder! —la morena no soportaba
las pintas de su fiel amigo de infancia, y tampoco soportaba reprimirse sus quejas,
aunque sabía perfectamente que no servirían de nada. El estilo de Steve hacía
años que estaba más que definido e incambiable.

—¡Jajajaja! ¿Y tú qué? Más provocadora no puedes ir, chatina...

—¡CALLA!! ¡¡Yo no voy de nada!! Y no me digas otra cosa que te casco,
¡¡ein!! —Tampoco aguantaba los halagos ni nada que se le semejara.
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

—¡Pero qué dices! ¡¡Si estás para comerte, jodia!! Si no fuera porqué mis
hormonas solo se activan con machos cabríos te juro que te haría aquí mismo el
amor, jajaja!! —dijo el chico con desparpajo y plantándole un pico a la morena.

—Haz el favor de controlarte y no decir chorradas. Estás más pedo que yo,
y no pienso aguantarte si te pones más cargao, ¡me oyes!? Que quede claro que si
te desmelenas por ahí y luego tus mierdecillas de piernas no te sostienen serás tú
el ÚNICO responsable. O sea que sé consciente de tus actos, porqué hoy no voy
a ser tu puto ángel de la guarda, que ya me he cansao de tus borracheras, ¡joer!
—dijo Cris acomodando su cuerpo al asiento del coche y disponiéndose a
soportar media hora de incesables quejas de su compañero hasta llegar al pub
donde iban.

29
—No seas tan dura conmigo, que sabes que tengo los sentimientos
debilongos Julin, Cris.... —puso cara de perrito callejero mientras miraba a la
morena de espeluznantes ojos azules, mientras ella intentaba arrancar ese
cacharro que habían conseguido del desguace hacía dos días.

—Esto no va ni de coña, enga.... —la chica cojió su bolso y salió de ese
cacharro—, sal, que hoy vamos en tren —dijo con media sonrisa, sabía a la
perfección que su acompañante era claustrofóbico.

—¡¡¡¡NOOOOOOOOO!!!! No me hagas eso, Criiiiiiiisssss!!!!

—¡Jajajaja! Venga, cagao, que solo serán 10 minutos como mucho.
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

—10 minutos es una eternidad para mis angustiosos pulmones, CRISSSSS.
Y lo sabes, joder.

—Ya te daré yo de mi aire si te falta, no te quejes que no te voy a dejar
palmar. Ni que lo desearas lograrías deshacerte tan fácilmente de mí, ¡petardo!
—dijo con ternura Cris.

—Eso espero, siempre he querido probar tus labios más profundamente...
¡jujuju! —aun disimulando, el chico realmente estaba acongojao con la
expectativa de encerrarse en un vagón, lleno de aire sudoroso y asquerosamente
caldeao... Sabía que sin ella no lo lograría, pero con su presencia al menos
resistiría 10 minutos, estaba incluso dispuesto a aguantarlos por ella.
30
Ya estaban en el tren. La verdad es que estaba bastante vacío, por no decir
tétricamente solitario... Sabía que eso aliviaría, MEDIANAMENTE, a Steve.
Estaba ligeramente agarrada al barrote metálico cuando de pronto un suspiro
ahogado de su amigo le hizo volar hasta un mechón.

—Bueno, y Dessi y Mireia, ¿qué? Al final viene, ¿o qué? —Cris intentó
entablar conversación, a ver si su compañero dejaba de obsesionarse con la
estrechez de ese vagón.
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

—Sí, sí... Dessi, sí, Mireia tenía que currar. Pero nos ha prometido venir a la
próxima —dijo secamente Steve intentando mantener el equilibrio así como el
ritmo de su palpitar y respirar.

Cris lo miró divertida, Steve era un exagerado... Desde que hacía unos
meses que un médico petardo le había soltao que quizás tuviera principios de
claustrofobia estaba insoportable. «Para mí que se la hace hasta venir el mismo...»
pensó con ternura. No tardaron en llegar, por suerte la estación de tren solo
quedaba a unos metros del pub que siempre frecuentaban los fines de semana. La
morena se alegró al reconocer el portal, no podía evitarlo: aquel local significaba
su total y completa desconexión del trabajo. No es que estuviera harta de él, pero
a veces se hacía demasiado espeso, incluso para su parsimonia y constancia.
Últimamente no se había despegado de los libros intentando resumir lecciones de
31
50 páginas cada una para luego empollárselas y explicarlas lo más claramente
posible. Al principio, cuando empezó con todo aquello de las conferencias
universitarias, los temas le parecían muy interesantes y se volcaba sin descanso en
su estudio. Pero ahora que se los sabía de memoria, párrafo a párrafo y que no
había misterios que no supiera de ellos hacía su trabajo delirantemente
monótono. A veces se entretenía en observar a sus alumnos mientras como un
loro recitaba todos aquellos discursos... ¡Alguna distracción había que tener!

—Cris, que si me das la chaqueta, que voy al guardarropa —le repitió
impaciente su amigo, interrumpiendo sus cavilaciones.
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

—¿Eh? ¿Qué?... Ah, sí, sí... toma —se quitó la chaqueta de cuero y se
encaminó hacia los servicios, su bufeta no aguantaría mucho más sin vaciarse.

Steve la había llenado de extrañas mezclas de licores con sus ensayos de
Barman y la verdad es que empezaban a sentarle como una buena patada en el
trasero... bueno, para ser exactas, en el estómago. El ambiente ya estaba bastante
subidito de tono, la gente estaba en ese puntillo medio zumbaos con algo de
cordura que luchaba para mantenerse en sangre y medio atontaos con un
consciente que se resistía a ceder el trono del imperio del cuerpo y sus reacciones
al subconsciente. Esa hora le encantaba a Cris, disfrutaba como una enana con
las tonterías de esos pavos borrachos, realmente la hacían estallar en carcajadas
algunos, aunque otros más bien le inspiraban pena, menosprecio si la apuraban.

32
—Perdona, ¿hay papel aquí? —una chica irrumpió en el WC que Cris se
disponía a usar.

—¿No podrías ser más discreta y llamar a la puerta como todo el mundo?
—le inquirió molesta, mientras le alargaba uno de los dos rollos de papel que
había a su izquierda.

—Gracias —se limitó a decir la chica sonriéndole y cerrando la puerta con
demasiado impulso.

Empezaba a haber mucho gentío en el lavabo, Cris lo notaba por el
incremento de chillidos, quejas, risotadas, pasos alocados... ―¿Qué pasa ahí
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

fuera?‖ pensó algo extrañada. Si algo le gustaba de ese pub es que los servicios no
eran como los típicos de las discotecas de turno que brillaban por su estrechez y
abarrotamiento. Al abrir la puerta un ejército de meonas se le tiró encima para
ocupar el WC que ella acababa de abandonar. Salió algo malhumorada y
sorprendida de aquellos endiablados servicios y se percató que el gentío no solo
ocupaba a estos últimos si no que inundaba el pub entero. Buscó con la mirada a
Steve hasta localizarlo y conseguir llegar hasta él entre todo ese mar de alocados
bailando, o al menos intentándolo.

—¡Como se ha puesto esto! ¿Se puede saber que hacen aquí tantos críos?
—le preguntó a Steve sin mirarlo y advirtiendo con estupor que muchos de los
jóvenes que la rodeaban eran sus propios alumnos universitarios.

33
—Se ha puesto de moda, chica. ¿No has visto la peazo campaña que ha
hecho el local este último mes? Los carteles y folletos caían hasta del cielo... Se
han pasao —Steve le alargó un vaso de líquido sospechosamente nauseabundo
pero efectivo en el arte de ponerse, seguramente.

—¿Qué es esto? —miró con una mueca en los labios la morena.

—Mmmm... Mi nueva pócima mágica. Pruébala ya verás cómo.... ¡HEY
MIRA! —Steve vio de lejos a una chica regordeta pero de rostro dulce y angelical
que les saludaba intentando hacerse paso en aquel mar de criajos borrachos.
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

—¡Dessiiiiii! Cuanto tiempo —Cris se levantó y la abrazó con fuerza. Hacía
una eternidad que la castaña de risueños ojos azules no salía.

—¡Criiiiiss! No esperaba encontrarte aquí, qué alegría, —Dessi la abrazó
con igual fuerza.

Estuvieron hablando un poco de esto y de aquello, pero era insoportable,
casi tenían que conversar a grito pelao con todo aquel alboroto. Decidieron al
unisón pirarse de allí e ir a cualquier otro bar o local, daba igual cual fuera pero
lejos de aquel. Dessi acompañó a Steve a recoger las chaquetas al guardarropa
mientras Cris salía directamente hacia el coche de su amiga. No podía creérselo,
ya se había cruzado al menos con una decena de sus chicos...

34
—Vamos tío, enróllate... Si nos faltan 3 meses para cumplirlos, ¡maldita sea!
—vi que un chico algo delgado y con una cara indiscutiblemente adolescente
discutía con el maromo de la puerta—. ―Vaya, como suben estos... Desde luego
yo a su edad no me atrevía ni a pisar la fachada de un pub como este‖.

Me quedé mirando fijamente al chico, me sonaba de algo... Ya sabía que era
uno de mis alumnos pero tenía algo más, no sé... En eso pensaba cuando de sus
espaldas sobresalió una chica de cabellos rizados en un ligero tono magenta que
le hacía señas al chico para que desistiera ya. Esa chica... ¿de qué me suena
también?
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

—Vamos Dani, vayámonos de aquí que no nos dejan, asúmelo ya, ¡joder!
—¿Dani? Mmmm... ¡OH, CLARO! ¡Son sus amigos...!‖ me sobresalté
tontamente.

—Vaaale, vaaale... —se rindió el chico, pero sin dejar de fulminar con la
mirada al maromo.

Continué andando, aunque sentí como el desequilibrio pugnaba por hacer
mella en mis perfectos y sincronizados pasos. —No te vas a salir con la tuya... Se
necesita mucho más para tambalear a esta bebedora de estómago de hierro.
—¿Qué diablos llevaría aquella cosa de Steve?— ¡Será posible...! ¡Pero si
empiezo a ver hasta doble! Pero ¿qué mierda me pasa? Sólo fueron 3 o 4 sorbos.

35
—Ay, perdón... ¡UOH! —al girar la esquina de la manzana me tropecé con...
con...— ―¡Oh, por DIOS!‖. —Me quedé perpleja, las esmeraldas de sus ojos me
miraron con igual asombro pero pronto se dirigieron hacia el suelo y pude
distinguir que un leve tono rosáceo coloró dulcemente sus mejillas.

—¡CRIISS! —iba a decirle algo pero un grito simulando mi nombre se
escuchó entonces desde lejos.

Allí estaba ella, agarrando con fuerza las anillas de su pequeño bolso de un
marrón pastel, con unas exquisitas botas de igual color que le llegaban hasta sus
rodillas, una falda de tonalidades café y textura cueruda estilo cow boy (bueno,
cow girl... claro) y una sencilla camiseta blanca de tirantes que apenas le cubría
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

hasta el ombligo. Hacía ya 4 largas semanas que no la veía, seguramente la estaba
mirando con la boca abierta de palmo a juzgar por el asombro que me recorrió
las venas al verla tan.... tan.... ¿atractiva? ―¡Pero... pero que estoy pensando!‖.
Levantó, entonces, la mirada hacia la procedencia de la voz que nos importunó,
me obligué a dejar de mirarla y centrar toda mi atención hacia la voz, aunque
ojalá lo hubiera hecho antes para así escabullirme del ser que la poseía.

—Cariño, te he buscado por todas partes —me dijo Jack mientras me
abrazaba con demasiada fuerza— ¡YA ESTOY AQUÍIIII! —me removí
incómoda en el abrazo al escuchar esas palabras.

—Oh, Jack... Que... qué bien, ¡jeje! —de nuevo el aturdimiento
apoderándose de mis actos. Busqué con la mirada a May, pero se había
36
esfumado... «Y todo por tu culpa» le sentencié molesta y silenciosa a Jack.

—Mmmm... No sabes cuánto te he extrañado todos estos meses! —y
entonces me beso con pasión... una pasión que, para mi propia sorpresa, estaba
lejos de sentir.

X
—¿Marga, por qué no nos vamos de aquí? —le supliqué a mi amiga en
cuanto la encontré discutiendo en el portal de aquel pub con Dani.
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

—Sí, si es lo que le estoy diciendo a este cabeza cuadrada hace horas, —me
agarró del brazo— Mira tío, tu si quieres te quedas aquí hasta que los cerdos
vuelen, las ranas vayan al barbero a cortarse sus melenas y, por supuesto, ese
maromo te deje entrar ahí. Pero nosotras piramos, no pienso perder más tiempo
aquí.

No hubo más dilaciones., aunque el orgullo de Dani le hizo quedar de
morros en la entrada de ese pub hasta a saber qué horas de la madrugada. Por
nuestra parte, Marga y yo cogimos el bus y nos fuimos al local de siempre,
«Fanci», pero unos ojos con el mismísimo océano oleando en ellos no dejaron de
atormentarme durante toda la noche, como tampoco la imagen de unos carnosos
y perfectos labios fundiéndose en otros. ¡Ggrgrgrr!

37
—Y no en los míos. —Pensé en alto.

—¿Qué? —Marga me miraba desde el otro lado de la barra mientras el
camarero le enseñaba a lanzar botellas al aire, haciendo mil y una piruetas, para
que luego volvieran como fieles canes a sus manos.

—Nada...

X
¿De qué sorpresa se trataría? A tercero de carrera las sorpresas brillaban por
su ausencia, la verdad. Aun recordaba el brillo de los ojos al anunciarnos al final
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

de clase que tenía una sorpresa para nosotros que, si aquella misma noche
confirmaba, nos la daría al mismo día siguiente. ¿Qué sería...?

—Hombre, May, hoy llegas incluso temprano, jeje —me dijo a modo de
saludo Carmen, azotándose el pecho para que millares de migas de pan lo
deshabitaran.

—Sip, buenos días, Carmen... y que aproveche —le respondí con una
mueca divertida seguida de una amplia sonrisa.

—Jajaja. Gracias, cielo.

En cuanto entré en la macro clase que nos tocaba en esa hora me sorprendí
38
al ver que la mayoría de mis compañeros ya ocupaban sus sitios tan o más
expectantes que yo para saber de qué iba la sorpresa de la que Cris nos había
hablado. Marga me hizo señas desde más o menos la mitad del patio de butacas.

—¿Qué haces tan cerca? —le pregunté asombrada al ver que Marga, la
eterna fan de las últimas filas, se había colocado a escasos metros del tablón de
discursos.

—Chica, un día es un día. A más, no quiero perderme ni un detalle de esa
sorpresilla que nuestra queridísima señorita Roten Meyer nos ha preparado, jajaja.
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

—No te pases... —le dije algo distraída intentando acomodar mi bolsa entre
mis piernas a modo de mesa para mi carpeta.

—¿En qué? —me preguntó Marga con los ojos de par en par— No me
digas que esa petarda te cae.... ¿bien?

—¿Eh? ¿Qué? ¿De qué hablas? —Aaay, aayy... que me parece que hemos
vuelto a hablar en alto‖.

—Hija, últimamente estás más en la Luna que en la Tierra, ¡eh! No, si yo te
entiendo, quién quiere estar aquí teniendo... un mundo ideaaaaaal ahí arriiibaaaa
—tarareó con sorna mientras alzaba sus brazos mirando al techo, muy dramática
y teatrera ella...
39
—Marga, haz el favor... ¡puaaaajajajaja! ―Aaaiishh.. —Marga, Marga, Marga...
si tú supieras‖

—Si yo supiera ¿qué?

¿CÓMO!? –aquello ya era el colmo, estaba segura que no había dicho esas
palabras en alto —Eres vidente o telequinésica, o... ¿qué? —le pregunté entre
molesta y sorprendida.

Se limitó a guiñarme un ojo mientras me mostraba clandestinamente el
título de un libro que asomaba tímidamente de su bolso. «El poder de la mente».
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

—Será posible... —dije incrédula.

—Jajaja. Aun tengo que mejorar mucho, pero estoy en ello, ¡juju! Mi
bisabuela se ha empeñado en que tengo que desarrollar mi potencial, que
teóricamente he heredado de ella. Y tú eres el objeto ideal de estudios, eres como
un libro abierto, nena... —me explicó risueña, mientras acariciaba la tapa del
libro.

—Pero, tía... ¿qué estás diciendo? ¿Te estás quedando conmig....

—Buenos días —me interrumpió... SU voz—. ¿Impacientes? Jejeje! —nos
dijo mientras colocaba su cartera de mano en la mesa y se recostaba en la mesa
40
frotándose las manos, seguramente para protegerlas del frío que hacía en esa
gélida clase.

—Bueno, venga... Sin rodeos: os he conseguido un viaje a Italia, peeeero....
—elevó el volumen de su voz al verse amenazada por los gritos de alegría y
sorpresa de todos nosotros—. Pero quiero que quede bien claro que NO es un
viaje de placer si no de estudios: vais a tener que hacerme un trabajo sobre todos
los movimientos artísticos que veáis durante la estancia en Venecia, Florencia,
Pisa y Roma. —De nuevo el bullicio se acentuó...

—Pero señorita, si no sabemos ni jota de eso, esta carrera no... —se
escuchó de la nada.
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

—Yaaaa, ya lo sé que tan solo tenéis conocimientos de arte por lo poco que
os habrán enseñado en el colegio y puede que en el instituto, pero tomároslo
como un reto. Personalmente considero un «pecado» vivir sin conocer el arte, no
digo comprenderlo, cuidado... jajaja —reímos con ella, no sé si por su ocurrencia
o por lo contagioso que era su reír.

—¿Y cómo se evaluará el trabajo? ¿Va a contar mucho? —dijo Marga,
sobresaltándome. ―Nooo, nooo... ahora me va a veeeer. Me dije deslizándome
lentamente por mi butaca. Marga me miró sonriente. ―No me leas la mente!‖

—Tan solo va a contar si os beneficia la nota que saquéis. Si por lo
contrario os perjudica no se tomará en cuenta, aunque sí ayudará a los profesores
41
a tomar una u otra decisión a la hora de redondear notas a final de curso. Cuanto
más esfuerzo refleje el trabajo, por pésimo que sea, más consideración os
tendremos a la hora de evaluaros globalmente. —La había estado mirando
durante toda la respuesta a ella, pero al terminarla me lanzó una mirada que tan
solo duró un micro segundo. Luego desvió la vista a otro alumno que preguntaba
por el precio del viaje y la fecha exacta que iba a ser, o eso creí oír: me quedé
estupefacta con la mano que de repente se había llevado a.... a su ¿corazón...?

—Esa es mi segunda sorpresa... —nos sonrió iluminándonos con su más
que perfecta y blanca dentadura—. Como ayer os dije, durante la noche intenté
confirmar algunos de los detalles del viaje. Resulta que mi marido es el capitán
del barco que partirá exactamente dentro de una semana hacia Italia....
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

—May, ¿qué te pasa? ¿Estás bien? —Marga me agarró del brazo mientras se
inclinaba preocupada hacia mí.

—Sí... sí, no te preocupes. Es flato, jeje. —Solo yo y Hades sabemos la
tremenda sacudida a la que se vio inmerso mi corazón al escucharle decir a Cris
ese «mi» y ese «marido»... Me agarré fuerte el costado izquierdo de mis costillas e
intenté minorizar la desdicha de mi pobre y acongojado miocardio.

—...así que el viaje resultará totalmente gratis, aunque no la estancia allí.
Antes de deciros un precio dejadme ver cuáles son los hoteles menos costosos y
todos esos preámbulos y esta tarde mismo os digo por cuanto nos saldría
exactamente, ¿ok?
42

X
—Pues a mí me parece genial, que quieres que te diga. ¿Cuánto hace que no
salimos ni de la ciudad?... Una eternidad! —Marga revoloteaba con su cuchara el
humeante tazón de café con leche mientras discutía, como no..., con Dani.

—Ya, ¿pero por cuanto va a salir eso? Yo no soy rico, tía. A mí un viaje de
estos me arruina por unos cuantos años, ¡joder! Yo también quiero ir, no soy
estúpido, pero en cuanto pienso como se va a resentir mi cartera me entra un
dolor de tripa que no veas...
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

—Lo que pasa es que eres un tacaño, Dani, jeje. Pero si eres como una
hormiguita que no paras de trabajar e idearte cualquier cosa para sacar pasta y
luego no gastas ni para calcetines. Estoy segura que estás a unos cuantos euros de
ser un ricachón... —dije mientras me tumbaba en el banco, satisfecha del
croissant y el café con leche que le había regalado a mis agradecidas tripas.

—Jajaja! Tiene razón, tío. Cuanto llevas ahorrado, ¿eeh!? —Marga le sacudió
la barbilla mientras Dani se sonrojaba, molesto.

—Déjame, me da igual lo que digáis! Pero a mí me parece un derroche ir al
quinto coño para hacer un trabajo del que no tenemos ni pajolera idea para que
luego ni cuente...

43
Algo de razón tenía, pero en fin. A mí me apetecía hacer un viaje, y más si
era con... «Uy, mejor no pienso delante de Marga». Me levanté algo adormilada,
me despedí de mis amigos y me fui a mi apartamento para darme una buena
ducha. La necesitaba... anhelaba ya la sensación de millares de gotas
masajeándome la piel mientras un tremendo y reconfortante relax invadía mis
entumecidos músculos. —Un viaje... la verdad es que sí ha sido una sorpresa. No
me lo esperaba, sinceramente.
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

Cuarta Parte

—Marga, venga. Des... desde luego que lenta eres en... ¡ai, que me
atraganto! —tragué de golpe el pedazo de tostada que aun masticaba.... en
situaciones de estrés, jaja, ooootra vez corriendo y, como no, llegando tarde.

—Oye, niña, voy a tener yo la culpa de... ¡buff! Como pesa todo esto,
joder.... de que se te peguen las sábanas. —Oía su fatigoso respirar en mi nuca y
por el rabo del ojo vi divertida como mi amiga se esforzaba en coordinar sus
piernas en plena maratón mientras sus pobres brazos intentaban sostener un
millar y medio de bolsas y maletas entre ellos. 44
—Vaaale, vaaale, mea culpa. Pero a lo hecho, pecho. ¡Venga, espabila
yayeta! Que parece que tengas palos de madera en lugar de piernas, —le dije en
un auténtico malabar con el que pude salvar una de mis maletas de un mal viaje al
suelo.

—Menos cachondeo, ¡eh!. En cuanto recupere el... el aliento te vas a
enterar. ¡Vaya con la niña, esta...! Ni que fueras atleta, chica. De dónde mierda
sacas... ¡aaishh! —Que mal me sientan estas pateadas de buena mañana...— De
dónde coño sacas tanta energía! Pues que sepas que te estoy... te... ¡aahhggff! No
aprietes el ritmo, ¡capullaaaaa! Te estaba a punto de atrapar..... ¡correcaminos del
carajo!
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

—Jajajaja. Yo también te quiero, mi queridísima tortuga reumática.

—¿¿¡¡¡QUÉEE!!!??

—Una esquina más y.... ¡Buf! Ya hemos llegado, y parece que ese grupo de
allí es... es... sí, ¿no? Sí, lo es. Esa es nuestra clase. —Parece que nos hemos
librado de la reprimenda matinal, el día empieza a enderezarse me dije
sonriéndome y aminorando la marcha. Había estado esperando como una
colegiala expectante por sus primeras colonias de escuela ese día y va y... ¡Si es
que a mi Morfeo me la tiene jurada! Con la de nervios que me fui a la cama
carcomiéndome la panza anoche y esta mañana no he sido capaz ni de oír al
despertador de lo enredada que me tenía en sus brazos el petardo ese de Morfeo.

—¿Qué? ¿Fieles a nuestras costumbres de alta nobleza, mi bellísima
durmiente? —Dani me pellizcó la mejilla antes de besarme exageradamente.
45

—Venga, venga, venga... No seas pulpo, ¿has traído las provisiones?
—Marga le plantó una buena guantada en la mano que sostenía mi mejilla,
haciendo que Dani se retirara tan sorprendido como dichoso de la reacción de...
su Margaritation.

—Que síiii, que síiiii, pesada. ¿Sabes cuantas veces me llamó ayer al móvil
para recordarme que comprara todos esos potingues de.... de.... ¡de yo que sé!...
esos que os ponéis las niñas en el pelo, o en la cara... o vete tú a saber ¿dónde?

—Jajaja. —No podía más que reírme de ese par de tortolitos, tan cariñosos
como siempre...
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

—¿Como que potingues? Oye, un respeto que hay quien ha evolucionado
de la Era troglodita e intenta cuidarse y ASEARSE, ¡eh! Bah, para que discutir
con este Cromagnon, si no debes saber ni lo que es el jabón...

—Pero, será posible… May, dile algo, ¡joooo!

—¡Aaaissh! —Me preguntaba cuanto tiempo tardarían esos dos en
declararse de una vez. No me costaba nada imaginármelos en un futuro casados y
con algún que otro hijo revoloteando por las faldas de Marga mientras Dani
intentaba zafarse de los lametazos del perro que seguramente tendrían, en el más
puro estilo familia Picapiedra.

—Dani, ¿ha llegado algún profe ya...? —dije con un interés que no supe
disimular como hubiera deseado.
46
—¿Algún? Que yo sepa solo vendrá la Roten Meyer. Y sí, creo que está por
aquí desde las 5 de la mañana. Jorge dice que probablemente llegó ayer por la
noche y simplemente se ha limitado a salir del camarote de su amorcito capitán
está mañana, ¡juju!

...me limité a arquear una ceja mirando con los ojos en blanco a Dani
mientras observaba como Marga le endiñaba uno de los mejores codazos de su
repertorio Tortas mil.

Tanto que me había costado olvidarme de ese.... estúpido detalle, y ahora
me lo vuelves a meter entre neurona y neurona, Dani. Ya te vale... me dije
mientras colocaba la maleta más grande entre mis piernas y me sentaba sobre ella.
Al instante noté unos ojos que me miraban intensamente, alcé la mirada y me
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

encontré con una más que sorprendida Marga. Vaya, Marga y su incordiosa
manía de leerme el...

¿Pensamiento? me dijo colocando sus brazos en la cintura en forma de jarra
y fulminándome con la mirada.

—Sí, eso mismo. —Le dije desviando la vista hacia cualquier parte que no
fueran esos ojos cargados de incertidumbre e incomprensión.

No quería dar explicaciones de mis pensamientos, y mucho menos si eran
de esa índole... Paseé mi mirada por todos los que estábamos apalancados en el
puerto viejo de Barcelona, seriamos unos veinte, no más. Mucha gente se había
escaqueado del viaje al coincidir con la semana santa. En parte era lógico, una
clase de Biología en 3er año de carrera muy interesada en los arcos góticos o las
puntas de corte renacentista no es que pudiera estar. Por mi parte había decidido
47
ir por pura falta de planes para la semana de los benditos Santos del demoni...
¡ejem!

Aunque tampoco estaba muy segura, siempre me había gustado el arte,
quizás no enfocado en el arquitectónico pero sí en el literario. Desde que me
embarqué en la rama de ciencias que había notado ese gusanillo comiéndome las
tripas, esa espinita clavada por no haber escogido la modalidad de letras. Sabía
que me atraía con desmesuradas fuerzas, pero la muerte de mi abuelo hizo que
definitivamente me decantara para labrarme un futuro en el que poder evitar la
muerte de los míos. Le diagnosticaron una simple angina de pecho: Nada, nada...
no coma tantas grasas y tantos dulces y ya verá como limpiamos las tuberías y la
sangre no se le obstruye más en ninguna vena o arteria cardiaca. ¡Y una mierda
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

angina de pecho! Mi abuelo lo que tenía era un principio de infarto del miocardio
que acabaría con su vida en escasas horas volviendo del hospital, muriendo tan
rastrera como penosamente en el asiento trasero de un putrefacto y asqueroso
taxi.

Juré en su tumba que nunca más dejaría que algo como ese estúpido error
médico privara de la vida a ningún espécimen de la faz de esta Tierra. Aun podía
escuchar las frías palabras de mi madre mientras me abrazaba consternada y echa
llanto ese patético día de funeral: —Pagaron justos por pecadores, hija... Justos
por pecadores. —La rabia y la impotencia hicieron tal mella en mí que me
zambullí de lleno en los libros de medicina y biología humana olvidándome del
mundo entero y absorbiendo tanto conocimiento como las 12 horas de luz del
día daban de sí. Pronto me di cuenta que el pueblecillo en el que vivía era tan
limitado en hectáreas como en cultura, así que tuve que trasladarme a Barcelona a 48
pesar de todas las súplicas de mi madre y de los múltiples y silenciosos ruegos de
mi padre para que me quedara con ellos. El día más oscuro y triste de mi vida, sin
duda alguna, fue el de mi partida pero en nada se le asemeja a la primera semana
de llegar a la ciudad cuando realmente se derrumbó sobre mi cabeza la
inmensidad de todo lo que había perdido. En la vida me había sentido tan
amargamente sola y nunca el llanto se me hizo tan dolorosamente demoledor.
Nunca...

X
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

—¡Qué pasada! Esto debe ser el Ritz flotante, tías. —Dani correteaba por
todo el enorme barco, abriendo habitación por habitación y revoloteando por
cada una de ellas.

—Es como un crío... —me susurró Marga mientras paseábamos
tranquilamente por cubierta, en una media sonrisa.

Pero Dani tenía razón, aquel barco era el colmo de la lujuria, parecíamos
realmente nobles en plena Edad Media gozando de sus privilegios y sus
adineradas pertenencias, en un simple viajecillo de fin de semana. Entramos en
una descomunal sala que parecía ser la de los eventos especiales o fiestas
señaladas. Había una chimenea rodeada por un largo sofá en forma de U y una
mesita redonda de café frente a él. Había, también, un centenar de cojines de
terciopelo esparcidos junto al hogar dándole a la estancia un aire cálido y familiar. 49
Dios, y que ganas de acurrucarse en ese gigantesco sillón una noche de lluvia
frente a la calidez de esa estupenda chimenea tomando una deliciosa y humeante
taza de chocolate.

Precisamente en eso pensaba cuando Marga de nuevo me miró sonriente y
con un gesto de su mano me instó a seguirla hasta el sofá.

—Marga para ya, no lo hagas.... ¿Tienes idea de lo incómodo que resulta
esto para mí? —le dije molesta, pero ella no abandonaba su sonrisa de diablo.

—Lo siento, mi niña. De momento eres la única con la que me funciona. A
parte, no sé qué te incomoda, si eres más casta y puritana que la de Calcuta esa...
Si al menos fueras un poco verdecilla, ¡jijiji!
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

—Marga, por Dios, —me desplomé en el esponjoso sofá claramente
escandalizada.

Y fue en ese preciso momento cuando de mi lateral derecho sobresalió del
respaldo del sofá una cabeza bruscamente.

—¡UAHG! —pegué un boté que me lanzó directamente a una de las
esquinas del sillón mientras inconscientemente me llevaba mis manos al pecho,
con la boca tanto o más abierta que mis ojos.

—Jajajaja May, que miedica eres, hija. Perdónela, últimamente si no es con
sustos no hay quien la baje de la luna. —Le dijo entre carcajadas Marga a.... a....

—Perdone, señorita Ryan, no era mi intención sobresaltarla de esta manera.
—Te vi ahogar una risa estoicamente mientras te incorporabas del suelo. 50
—No, si... bueno, jeje. —Es igual... tragué saliva y vacilé estúpidamente
antes de pronunciar una sola palabra.

—¿Qué os ha parecido el barco, chicas? —volviste a tu tono informal, cosa
que te agradecí silenciosamente.

—Una pasada Cris, esto es impresionante. Me siento como una absoluta y
completa pueblerina en medio de la ciudad de los rascacielos, jajaja.

—Me alegro de que te guste, Marga, jeje. ¿Queréis algo de beber? —nos
sugeriste abriendo una especie de mueble bar que había justo delante de mí, a la
izquierda de la chimenea.
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

—No, gracias. —Dios mío, en la vida había estado tan cohibida, tu sola
presencia y la carencia de tu voz nublándome los sentidos conseguían tensarme
de lo lindo...

—No le hagas caso, Cris. Dale algo fuerte a ver si se relaja de una vez....
—recalcó Marga, mirándome inquisitivamente. ¡Deja de leerme! procuré pensar
con fuerza mientras la miraba con furia contenida y los colores me invadían el
rostro.

—¿No estás a gusto... May? —¡UAHG!! Hasta entonces nunca me habías
llamado por mi nombre de pila y me sonó a música celestial en cuanto lo hiciste.
Tanto que, para variar, me puse como una piedra de nuevo.

—No, sí... estoy perfectamente, gracias. Pero lo estaré mejor en cuanto
encuentre los servicios. —Te dije mirándote en una milésima de segundo para
51
luego volver a posar la mirada en mis manos descansando en mi regazo.

—Tras esa puerta los encontrarás, —me indicaste con una sonrisa una de
las 4 puertas que había en la pared contigua a la de la chimenea mientras te
sentabas tendiéndole a Marga un vaso lleno de un líquido anaranjado.

Para toda respuesta te devolví tímidamente la sonrisa y, más que dirigirme,
huí hacia los lavabos. Tenemos que relajarnos. Esto se nos está escapando de las
manos, y no nos hace ni pizca de gracia. Me dijo mi yo interior mientras me
refrescaba la cara y la nuca. Me miré en el espejo, parecía que los colores que
daban vida a mi rostro volvían a ser los de siempre... ¿Pero cómo serían cuando
te volviera a tener delante? Empezaba a odiar esa manía mía de sonrojarme cada
dos por tres. Ya no hablemos de lo desnuda que me sentía ante Marga y sus
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

dichosas prácticas de lectura mental. ¿Cuándo y dónde había perdido mi
intimidad e integridad exactamente? Tan solo me quedaban los servicios como
refugio... ¡pff! Vaya chorrada, pero que se le va a hacer: esa era mi cruda y
patética realidad.

Salí de los servicios pasados unos 10 minutos y vi que algunos de mis
compañeros también habían descubierto la sala de la chimenea y, como no, el
exquisito y tentador mueble bar. En el sofá ya no estabais ni Marga ni tú, así que
me fui con Dani a ver como jugaba en una gran mesa de billar con Jorge. Me
animaron a hacer unas partidillas y dado mi elevado grado de aburrimiento decidí
que no tenía nada que perder. No jugaba mal, en un cerrar y abrir de ojos me
deshice de Dani. Jorge me costó bastante más, pero al fin me hice con el triunfo.
Para mi asombro se había formado un corro rodeándonos y mi victoria no pasó
desapercibida en el barco, que se dice, jeje. Éramos poquitos, pero madre mía el 52
ruido y follón que habíamos armado.

—Vaya, vaya, vaya... ¿así qué en los servicios, eh mona? —Marga salió de la
nada y me abrazó tiernamente felicitándome por la victoria.

—Sí, se ve que me inspiraron, no sé... —estaba molesta con ella, no sabía
muy bien por qué pero era evidente que estaba a la defensiva. ¿Un momento,
como que no lo sabía? Por supuesto que conocía el origen de mi incomodidad
ante mi amiga, y ese no se podía llamar de otra manera: allanamiento de morad...
¡ejem! Digo, intimidad y cavilaciones privadas.

—¿Me acompañas al camarote? He estado intentando llegar a él durante
todo este rato, pero chica, esto es peor que el laberinto de la Reina de Corazones,
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

jajaja. —Me había posado el brazo rodeando mis hombros y me dirigía
ligeramente hacia la puerta.

—Marga, si no te importa... ¿podría acompañarte Dani? Conoce el camino
mejor que yo, en realidad. —¿Sabía que mi amiga intentaba quedarse a solas
conmigo por algún motivo que, sinceramente, no quería ni saber...

Dicho lo dicho, me liberé de su brazo mientras me encaminaba justo hacia
el lado opuesto en el que Marga se iba a ir para encontrar el camerote. ¿Qué
estaba haciendo? Para qué negarlo, desde que empezó el viaje esa mañana que me
había sentido rara con... ¿todo el mundo? Todo me perturbaba, era como si miles
de ojos me observaran al milímetro hiciera lo que fuese. No me gustaba esa
sensación, quería estar sola, por primera vez desde que me había ido de casa
deseaba la soledad antes que la compañía. 53
Subí por unas escaleras metálicas pintadas de blanco que me dirigieron hacia
lo más alto de aquel barco. Ya era de noche y realmente era admirable la
monstruosidad de ese barco haciéndose paso entre las penumbras de la luna,
surcando esas frías aguas mediterráneas. Todo estaba iluminado por millares de
lucecitas: algunas eran farolas, otros tímidos regazos de luz que se escapaban de
algún camarote o compartimiento, otras parecían nacer de la nada y otras del
todo... Qué más daba, aquello era bellísimo, parecía una pequeña ciudad en plena
actividad atesorada en aquel enorme barco. Me tumbé en una de las 10 o 15
tumbonas que encontré justo en el medio de la cubierta y contemplé por primera
vez las estrellas en medio de un largo y extenso mar. Me sentí insignificante, un
ínfimo y efímero puntito en medio de toda aquella inmensidad. En algún
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

momento debí dormirme, pero no tardé mucho en despertar... o en ser
despertada, más bien.

—¿Qué es? Dime qué diablos te ha ocurrido para que hayas cambiado
tanto... —oí que decía una voz bastante gutural y masculina rompiendo el
exquisito silencio de la noche.

Me incorporé de la tumbona algo somnolienta e intentando averiguar cuál
era el origen de aquella voz. No tuve que buscar mucho, en cuanto asomé la
cabeza por una de las paredes de la cabina que había en medio de la cubierta
pude ver a dos siluetas: una femenina de cara al mar y otra de corte masculino
con la cabeza gacha a escasos metros de la primera.

—Contéstame al menos, Cris... —¿Cris?
54
—Ya lo hemos hablado, Jack... Ya está todo dicho. —Le dijiste al hombre
mientras te girabas hacia él y encaminabas tus elegantes pasos hacia la puerta de
la cabina, tras la cual yo me refugiaba.

Se me aceleró el corazón al verte venir. Me quedé completamente absorta
en tu morena melena surcando en el viento, hipnotizada con tu cadera en vaivén
al ritmo de tu espectacular caminar y totalmente hechizada con tu mirada... esa
oceánica y gélida mirada tan fría ahora como las aguas del mismo mar en el que
navegábamos. El hueco golpe que hizo al cerrarse la puerta por la que te fuiste
me despertó del ensimismamiento. Busqué entonces al tal Jack y para mi sorpresa
lo encontré a punto de saltar por ... ¡la borda!
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

—¡NOOO! Espera, ¿qué haces? —inconscientemente corrí hacia él para
detenerlo.

—Déjalo, ya no vale la pena vivir sin vida... —susurró Jack mientras soltaba
una de las manos que se agarraban a la barra metálica.

—Pero qué dices. Ven aquí. —Salté sobre su cuerpo y lo aprisioné entre
mis brazos. Jack no hizo muchos esfuerzos para liberarse de mí, la verdad...

—No vale la pena, ya. No tiene sentido que viva sin... —caímos en el suelo
quedando yo literalmente aplastada por el cuerpo de ese enorme hombre.

—…¿vida? —le interrumpí mientras lo soltaba para acariciar mis estrujadas
costillas—. ¿Por qué dices eso?
55
—Porqué es la verdad: me acaba de matar, ella era mi vida y sin ella yo....yo
no puedo, no puedo vivir sin ella... —Jack se sentó cansinamente, respaldado en
las barras metálicas que segundos atrás agarraban sus manos.

—¿Quién? —le pregunté acercándome y sentándome como él lo estaba.

—Mi mujer... —dijo antes de enterrar su cabeza entre sus brazos, apoyados
en las rodillas, mientras estallaba en llanto.

X
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

—Bien, las habitaciones son de 2, haced grupos y en cuanto los sepáis vais
pasando por la recepción y le pedís a aquella señorita una llave a nombre de
Santorios.

—May... ¿puedo hablar un momento contigo? —me preguntó Dani rojo
como un tomate mientras me cogía del brazo y me apartaba un poco del gentío.

—Jajaja… Supongo que no me vas a pedir que compartamos habitación,
verdad pillín... —dije divertida.

—Muy graciosa... Déjate de coñas, que esto me va a costar un huevo.

—Venga, suelta...

—Bueno, puesss.... estooo... quee... —vaciló mientras se rascaba el cogote y
56
miraba a Marga.

—¡UOHG! No me digas que te vas a atrever. —Le dije al captar lo que
intentaba decirme mi amigo.

—Jejeje... es... bastante... muy.... probable que.... sip —tosió nervioso
mientras bajaba la mirada.

—¡Ole oleeee mi niñoooo! —lo abracé— Pero vamos a ver, ¿y qué me
tienes que decir a mi si ya me conozco esta historia al dedillo? —le pregunté
separándome de él, antes de besarle.

—Es que... bueno, como supuse que irías juntas en esto de las habitaciones
pues...
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

—Jajaja No te preocupes por mí, ya me buscaré otra dormilona. Venga,
venga... y ahora ves a decirle, que ya estás tardando.

—Gracias May... ¡uff! Deséame suerte.

—Ni falta que hace, petardo...

Observé tiernamente desde lejos la escena: Dani golpeando con un tímido
dedo la espalda de Marga, Dani toser varias veces aclarándose la voz, Marga
mirándolo con cara de intriga, Dani cerrando fuerte los ojos y las manos mientras
recitaba su más que ensayada pregunta, Marga abriendo desmesuradamente los
ojos y llevándose una mano a la boca, Dani sin abrir los ojos temblando como
epiléptico, Marga acercándose a él y susurrarle seguramente su respuesta en el
oído y finalmente Dani abrir los ojos rebosantes de alegría... jejeje
57
—Vaya par de tortolitos... —me dije sonriendo.

—Ni que lo digas, dan hasta asco, —escuché a mi izquierda.

—Envidia que tienes, chaval... —le dije fulminando con la mirada a Jorge.

—Puede... ¿me ayudas a superarla? —me soltó en una media sonrisa.
Levanté sorprendida una ceja— Jajaja. No pongas esa cara, julin... Había que
intentarlo, ¿no?

Al final acabé con Jorge de pareja de habitación, para mi mala suerte. Pero
en fin, en realidad solo tendría que estar en ella para dormir y ducharme.
Florencia era muy grande y yo demasiado curiosa como para gastar más de media
hora encerrada entre 4 paredes. Dicho y hecho: subí, me duché y me lancé de
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

lleno hacia las calles de aquella magnífica ciudad del arte renacentista.
Verdaderamente era sorprendente la de monumentos y representaciones artísticas
que aquella sola ciudad cobijaba, parecía un inmenso museo que se hubiera
decidido poblar: el Baptistero, el Duomo, la Piazza della Repubblica, el
Orsanmichele, la espectacular Piazza della Signoria, el impresionante Palazzo
Vecchio, la galería de pinturas de Uffizi, el viejo puente de los orfebres Ponte
Vecchio y el asombroso Giardino di Boboli.

—No, no... un café —simulaba llevarme a la boca una invisible taza de café
para que el camarero me entendiera.

—Oooh. Un caffé, molto bene, signorina —me sonrió amablemente y,
gracias a Dios, se fue dando por terminada la condenada conversación. Aunque
minutos más tarde volvía el tormento... 58
—Laaaa.... eemm... —como diablos le digo yo ahora que me traiga la
cuent...

—Il conto, per favore —me interrumpió una voz a mis espaldas. Me giré y
casi me da un infarto al ver que eras... tú—. ¿Qué tal va la ruta turística? —me
sonreíste mientras te sentabas en la silla vacía de mi lado derecho.

—Eeehh... bien, muy bien. Florencia es preciosa, y con una historia artística
de cuidado. Los pies ya me suplicaban algo de piedad y una buena silla, jajaja.

—Sabía que te gustaría, jeje ¿Lo sabías...?
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

—Hablas muy bien el italiano... —te dije mientras mirabas al camarero de
nuevo haciéndole señas.

—Scusi, ci porti dellacqua minerale grazie. —Entonces volviste a mirarme
sonriente—. Gracias, pero se lo debo a mi... marido, es él el italiano.

Ya... ¡Uhg! Has tocado tema tabú, —May... —Venga, venga, cambia de
tema que si no...

—¿Ocurre algo? —me preguntaste al ver que tardaba demasiado en
responder.

—No, no. Estooo... Bueno, solo estaba pensando... —tragué saliva
mientras me perdía en tu risueña y dulce mirada.
59
—¿En....? —me invitaste a seguir.

—Eeen... eemm... la lluvia. —¿La lluvia!? Pero... pero que chorrada es esa,
May.! No se lo va a tragar.

—¿La lluvia? —abriste los ojos elevando una de tus cejas sorprendida pero
divertida a la vez—. Vaya, que imaginación la tuya... ¿qué te ha hecho pensar en
eso en medio de estos jardines tan buenamente soleados? —¿Lo ves? No se lo ha
tragado...— si es que... —A ver qué tontería se te ocurre para salir de ésta,
ahora...

—Tus ojos... —¿QUÉEE!!? Ya está, ya la has metido hasta el fondo....
felicidades, May me sermoneé mientras clavaba mi mirada en el fondo negruno
de mi taza de café—. O... o sea, el.. ¡ejem!... el azul de tus ojos. Nada, una
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

tontería, jejeje —sonreí nerviosa, mientras sentía tus pupilas atravesándome la
piel.

—MAAYY… Al fin te encontramos, joder. —Suspiré aliviada, por suerte y
como caídos del cielo, aparecieron Dani y Marga.... ¿cogidos de la mano?

—¿Y eso!?!? —pregunté mirando sus manos y sonriéndoles pícaramente.

—Jejeje... Éste, que al fin se ha decidido —dijo Marga mientras empujaba
juguetonamente a Dani con su cadera.

—¡Ole oleeeeee! —me lancé sin pensarlo a sus brazos, y olvidándome
deeee....— Me alegro muchísimo, petardosss. Ya era horaaaa, jajaja, —colmé el
rostro de ambos de rápidos pero muy sentidos besos.
60
—¡Ay, quita, quita! Que es miooooo, jajaja. —Marga me cogió de la cintura
por la espalda alejándome de Dani.

—Será posible lo egoísta que se ha vuelto la tía, —y entonces fue cuando
volví a la realidad y te vi sentada ahogando risas mientras observabas el
espectáculo. Los colores me inundaron el rostro y paré el cachondeo de golpe.

—Ay, Cris... no te habíamos visto. Oye, ahora que te veo, puedes hacerme
un favor... —Marga sacó la lengua en una sonrisa mientras se te acercaba.

—Jajaja. Uy, miedo me das. A ver, dime...
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

—No es nada. Es queee.... —te cuchicheó algo en el oído. ¡Uhg!
Demasiado cerca, demasiado cerc.... ¿Cómo que demasiado? Y a ti que más te da
si están cerca o a km.

—Jaaaaaaaaaaaajajajaja, —arqueaste el cuerpo en una clara y sonora
carcajada al oír lo que te dijo Marga. Que bella es... ¿EH? ¿QUE? Pero... ¿pero
que? QUE DICES MAAAY— Ok, eso está hecho, dame 5 liras, ahí mismo hay
una farmacia.

—GRACIAAASSS. —Marga se sacó 5 liras del monedero y te... ¡te...
abrazó! Margaaaa. ¡Qué haceees! ¡Aaaghhfff! ¿Qué diablos le has pedido?

61
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

Quinta Parte

Me cegaba la luz, era demasiado intensa, demasiado para mis dilatadas
pupilas. Un chico bastante alto, de pelo negro como azufre y ojos pardos me
preguntaba algo, pero no lograba descubrir qué. Sabía que era una pregunta por
el tono que empleaba, pero no sé si es porqué murmuraba más que hablaba o
porqué de golpe y porrazo yo no era capaz de entender el castellano. El caso es
que la luz iba incrementando su intensidad y parecía que el chico no terminaba
nunca la dichosa preguntita. Y yo mientras asintiendo amablemente con la
cabeza, sonriéndole estúpidamente. Y la luz cegándome, ya ni siquiera veía al
chico. Un soplo de aire me llevó al puente de Vecchio, ahora era la luz del sol 62
que reflejaba el canal que circulaba bajo mis pies la que me cegaba. Desvié la
mirada y tropecé con la tuya, también me hablabas pero de nuevo no entendía ni
una palabra. Me cogiste la mano y Marga de pronto me abrazó por la cintura y
paulatinamente me alejaba de ti. Tú me sonreías, mientras yo le gritaba a Marga
que me dejara, que me soltara por lo que más quisiera, que no me apartara de tu
lado... Marga empezó a reírse a carcajada pura y entonces te convertiste en Jorge,
pero tus ojos seguían siendo tan azules como siempre. Dani logró que Marga me
dejara, mientras Paolo (...¿o eras tú?) se acercaba de nuevo a mí y me besab...

RIIING, RIIIING, RIIIING
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

Mierda, había vuelto a pasar, me había dormido. Era la última vez, lo juré, la
última vez que salía todo el fin de semana de juerga por ahí. No había dormido
nada hasta el domingo por la tarde, y eso había sido criminal. Joder, vaya mierda.
Me revolví entre las sábanas y me quité el pantalón del pijama y la camiseta que
usaba para dormir. Me dirigí al baño y me senté en la taza del váter al tiempo que
me bajaba las braguitas hasta las rodillas y soltaba una gran meada. Pensé en los
cubatas que se iban por el retrete. Esbocé una sonrisa y... me quedé dormida. A
los 15 minutos me despierto de pronto. Mierda, otra vez. Me incorporo y me
lavo la cara para despejarme. Joder ya iba con media hora de retraso. Salgo del
baño y cuando voy a dar un paso advierto que mis bragas están por mis rodillas.
Me las quito como puedo y las lanzo a algún lugar del apartamento. Alcanzo una
blusa y una falda, cojo la mochila y abro la puerta para marcharme hacia la Plaza
San Marcos donde habíamos quedado todo el grupo, pero antes me doy cuenta
63
de que me falta algo: voy descalza, me faltan los zapatos. «La última vez, lo juro»,
pienso una vez más. Me pongo unas sandalias y de paso cojo un par de
magdalenas de la cocina para desayunar algo. El aire asquerosamente cálido de
Venecia me golpeó con fuerza al abrir la puerta del hostal dónde nos
hospedábamos. Corrí (vaya, qué raro....) hacia la dichosa Plaza, pero un imbécil se
tropezó conmigo en una esquina. Debo tener predilección por las esquinas... me
dije levantándome del suelo y fulminando con la mirada al chico que me tendía
amablemente la mano desde arriba.
Y por fin la Plaza, y... ¡sorpresa! Está atestada de guiris. Y ahora quien
encuentra el grupo, ¡joder!. Miro el reloj y toma ya, 40 minutos de retraso! Estos
fijo que se las han pirado sin mí pensé indiferente mirando al gentío que me
rodeaba. Me daba igual, en realidad no había estado más de media hora con el
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

grupo esos 4 días. Sonreí recordando todo lo sucedido desde que empezó el viaje,
mientras encaminaba mis pasos hacia una especie de barucho y pedía en un
perfecto italiano un cortado y un croissant al camarero (a fuerza de repetir la
misma fracesita centenares de veces al día para no dormirme una aprende hasta a
distinguir los diferentes dialectos del italiano solo con escucharla decir a un
italiano de aquellos). Llevábamos 5 días en Venecia y más o menos reconocía con
cierta facilidad los diferentes callejones que la hacen un verdadero laberinto. Tras
pagar con las pocas liras que me debieran quedar me fui hacia la biblioteca de Jan
Paolo. La había descubierto al final del primer día y por pura casualidad.
—Hola Paolin, ¿qué tal andamos hoy de provisiones? —entré con
familiaridad en la pequeña estancia, dejando a un lado mi pequeña mochila y
besando a un viejecillo de unos 70 añejos— Ciao Bruno, buongiorno, ragatzzo.
—Pues nada, chica —me gritó Paolo desde el almacén con su trabajoso
64
castellano.
—¿Cómo qué nada? No jodas, tío —entré dónde supuestamente estaba mi
recién amigo.
—¡Shhhut! Era para que el viejo no nos oyera —me dijo alzando los brazos
para coger una caja de cartón precintada.
—Pero si está como una tapia.
—No creas... empiezo a dudarlo, es muy largo ese, te lo digo yo. —Paolo
se me había acercado para susurrarme sus sospechas en el oído.
—Jajaja. Lo que tú digas, Paolin, lo que tú digas... Bueno, así que sí tienes
buenas nuevas para mí, ¿no? —me senté en una silla de madera, que juraría que
tendría los mismo años que el viejo Bruno.
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

—Buenas y frescas, bambina, jeje. Toma, —me alcanzó la pesada caja, la
cual abrí sin miramientos.
—¡Ooooohh! —montones de fotos de Cris llenaban esa bendita caja: Cris
entrando en un taxi, Cris dentro del taxi poniéndose unas gafas de sol y
retocándose el maquillaje, Cris saliendo del taxi y precipitándose al interior de un
local nocturno, Cris bailando, Cris charlando con un par de chicos mientras
coqueteaban con ella, Cris estallar en risotadas tras escuchar alguna estupidez de
aquellos tipejos, Cris saliendo del local sola envuelta en un chal que no llevaba al
entrar, Cris, Cris, Cris... y más Cris.
—No está nada mal la faenita de mi paparazzi ayer noche, ¡eh! —me dijo
Paolo besándome para luego sonreírme.
—Es impresionante, parece una película... A ese tío no se le escapa ni un
detalle. No me gustaría ser ella, la verdad... —le dije mientras mis manos
65
revoloteaban ansiosas todas esas fotos.
—Bueno, pues eso. Ya se las puedes entregar al obseso aquel para que sacie
la sed que tiene de esta signorina. —Dijo señalando a una de las múltiples Crises
que había en esa caja.
—De nuevo te doy las gracias, Paolo. —Le di un beso en la mejilla y me
largué flechada al hostal.
Me apresuré en llegar, procurando no tropezarme con el grupo y tener que
dar explicaciones a Marga y Dani. Me parecía una eternidad el tiempo que hacía
que no los veía. Supongo que a su modo me lo agradecieron. Tres siempre es
multitud... pensé. Al fin y al cabo, ellos tampoco habrían estado mucho con el
grupo si el primer día que se declaran ya se lo montan, ¿no? Aún recuerdo la cara
de satisfacción de Dani al ver a Cris saliendo de una farmacia con una caja de
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

condones. Y yo que me había comido el tarro por saber qué le había dicho Marga
a Cris, y resulta que... ¡ppff!. Vaya chorrada.
Lo bueno de Venecia es que no hay ni calles, ni coches, ni semáforos, ni
ostias de esas. Así que en un tris volví a entrar al hostal de que hacía una media
hora que había salido. Con suaves golpes de mis nudillos en la puerta de la 7 pedí
mudamente permiso para entrar. Joder, vaya pocilga. Jack era un verdadero
guarro, se necesitaban muchos esfuerzos para transformar una lujosa suit en
aquel asqueroso amasijo de mierda. Todo estaba a media luz, y un irritante tufillo
inundaba aquella especie de cueva de desechos. Me tropecé con no sé cuántas
cosas hasta llegar dónde Jack estaba: sentado en un sillón a cm de la tele,
fumando como un carretero.
—Toma, aquí tienes tiré la caja llena de fotografías de su ex al suelo y me
dispuse a salir de allí claramente asqueada.
66
—¡Espera! —me detuve, sabía qué me iba a preguntar ¿La has visto hoy?
—No. —Me limité a responder mientras hacía girar el pomo de la puerta.
—No me trates así, nenita. Sabes que no te conviene, jajaja, Anda, porqué
no vienes aquí y...
—¡Basta! No pienso seguir con esto, me importa una mierda lo que le digas
a Cris sobre mí, pero paso de seguir con esta... esta... yo qué sé, esta mamonada
de estúpido fanatismo y obsesa veneración hacia una mujer que ni siquiera se
acuerda de ti.
—¡Uuuuyy! Que se nos revela la niñita. Mira mocosa, como no me sigas
trayendo fotos de este monumento me las vas a pagar, y muy caras. Sabes
perfectamente que puedo arruinaros la vida a las dos con las fotos que os saqué
en el apartamento de Cris manoseándoos...
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

—¡No nos estábamos manosean... —me encrespé.
—¡Cállate, estúpida! —me interrumpió, tajante—. Eso ya lo sé, pero la
gente no va a pensar precisamente eso cuando las vea en portada de sus revistas
más rosas: ¡ESCÁNDALO! La importante pintora Cristina Meyer haciendo
manitas con... ¡UNA ESTUDIANTE! —Jack se levantó y alzó los brazos en alto
simulando el patético titular de prensa—. Déjate de ostias, si sabes lo que te
conviene sentenció finalmente desplomándose de nuevo en el sofá.
—¡Cabrón! —dije entre dientes mientras abandonaba aquella mierda de
suit.
Ese mamonazo me tenía bien cogida de los huevos... bueno, de las trompas
de Falopio, concretamente. Y Cris tan feliz e ignorante de todo lo que su ex
pretendía de ella. ¡Si es que! Eres una pringada, May. Y encima va y te enamoras
de ella. ¡Tu es que no tienes remedio, chata..! Era verdad, parecía que la
67
admiración que el imbécil aquel sentía por Cris me la estuviera contagiando.
Hasta yo esperaba con impaciencia la próxima caja de fotos. Pateé cabreada unas
bolsas de basura que había en la entrada del hostal y, para mi puta mala suerte,
me caí redonda al suelo. —Ala, y por si te quedaba un resquicio de dignidad la
acabas de perder —me dije levantándome hastiada del suelo y reparando los
daños de la caída.
—¡Joder, otra vez no! —volteé mi brazo para darme cuenta que, de nuevo,
me sangraba el codo.
—Se puede saber dónde te habías metido, —una voz me abofeteó la nuca,
hasta pareció que los pelos se me iban hacia delante.
—Lejos de ti, —te dije sin inmutarme y sin voltear, encaminándome hacia
ver a saber dónde.
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

—Detente ahora mismo, —me cogiste del brazo obligándome a girarme
hacia ti.
—¡Ahg!! Ten cuidado, ¡joder!, me diste en toda la herida.
—Y encima herida, esto ya es el colmo. Tú te vienes ahora mismo
conmigo.
—¿A qué coño viene todo esto ahora? ¿Qué mierda te importa a ti si me
pierdo unos días por ahí o dejo de hacerlo? —te dije iracunda y liberándome de
tu mano. Estaba cabreada, muy cabreada.... por ti, por mí, por tu estúpido ex y la
putada en la que de golpe y porrazo me vi metida sin cortar ni pinchar nada en la
mierda de matrimonio que tuvisteis—. Tu a lo tuyo, a mí déjame en p...
—Pero... pero ¿de qué estás hablando? Soy tu tutora en este viaje, si mal no
recuerdas. Y la responsable de ti durante él. ¡ES LÓGICO QUE QUIERA
SABER DÓNDE TE METES! —vaya espectáculo estábamos dando, todo el
68
mundo nos miraba... aunque supongo que sin entender una palabra.
Aquello era insoportable, simplemente me superaba. Llevaba 4 días sin dejar
de evitarte para que el capullo de tu ex no nos pillara juntas e hiciera más fotos
morbosas. Me lo había currado, ¡ostia! Qué culpa tenía yo que fueras
asquerosamente famosa en Italia!! Y ahora aparecías tú con esa mierda de
sentimiento maternal avivando esta puta llama que ardía por ti. No te imaginas lo
patético que resultaba darme cuenta que a cada paso que daba para alejarme de ti
más pillada me tenías. Y todas esas fotos atormentándome, te veía con un tío
nuevo cada noche y... y a mí me entraban unas ganas de patearle el culo y raptarte
¡solo para mí! Sólo para mí, joder. Ya estaba hasta el cogote de verte tontear con
cualquiera que te entrara, y harta del santuario de tu pulloso ex y toda su
admiración por ti. ¡Harta, harta, harta ya! Pero lo que más daño me hacía era todo
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

lo que me estabas provocando a mí, sí... a mí. Me estabas matando, mi amor por
ti se agrandaba a pasos agigantados y yo era incapaz de ignorarlo ya. En realidad
era él el que me mataba, me carcomía los sesos, te infiltraba en mis sueños y me
dejaba con la miel en los labios al soñarte mía, mía, mía y solo mía, para luego
sentirme penosamente desilusionada al volver a la realidad y ver todas esas fotos
tuyas con esos gilipollas merodeándote y tú riéndoles sus gracias.
No aguanté más, estallé a llorar como una cría pequeña desplomándome en
el suelo. La escena era realmente melodramática, pero no pude evitar que no lo
fuera: verdaderamente todo aquello lo sentía como uno de esos seriales
argentinos que tanto odiaba y yo parecía ser que era la protagonista con todas sus
pasiones y por supuesto desamores.
—May, por Dios, pero qué... —me sujetaste en un acto reflejo antes que
llegara a tocar suelo (de nuevo...)
69
—Déjame, no lo aguanto más... Aléjate de mí, de verdad. —Te dije entre
sollozos mientras débilmente intentaba deshacerme de tu abrazo.
—May, mírame, —me dijiste seriamente, pero sin lograr tu propósito—.
Mírame, May... —al fin el llanto se quebró y pude mirarte a los ojos—. ¿Es...
estabas... llorando?
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

Sexta Parte

Estaba cayendo por una colina asfaltada. Sentía como poco a poco mis
rodillas y codos se iban pelando con el roce del duro pavimento, pero en cambio
no sentía dolor... Rodaba, rodaba y no paraba de rodar. Todo daba vueltas,
aquella caída no parecía tener fin y a mí me estaban entrando incluso nauseas de
verme la piel cada vez más despedazada. Al fin di contra algo sólido en un golpe
seco y tras él pareció enmudecer todo. Me levanté con descomunales esfuerzos y
sintiéndome el espécimen más apaleado de la faz de aquella... ¿Tierra? ¿Dónde
estaba? No se oía nada, miré a mí alrededor y me vi en medio de una estampida
de gente corriendo como desesperados, gritaban, se caían para luego levantarse 70
rápidamente con el pánico ardiendo en sus miradas. Veía sus bocas abrirse
desmesuradamente en lo que debería ser llanto y grito a la vez, pero yo seguía sin
oírlos. Indiferente me encaminé justo en la dirección contraria de la que todo el
mundo parecía huir. Golpes, empujones, tropiezos e incluso alguna que otra
caída, pero al fin el gentío dejo de ser un obstáculo al desvanecerse. ¿Y ahora
qué? ¿Huían de la nada? Al final del camino no había nada, y mucho menos lo
suficientemente ofensivo como para escapar de él.... ¿o sí?

De lo alto de un enorme árbol descendió en una fracción de segundo una
criatura que a primera instancia no pude distinguir muy bien, pero que en cuanto
empezó a olerme y a tocarme como inspeccionándome curiosa advertí que...
¿eras tú? Me quedé rígida, como un palo, cerré los ojos y te dejé hacer. Para mi
sorpresa estaba nerviosa y el pánico empezó a correr por mis venas. ¿Te temía?
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

Abrí incrédula los ojos al sentir tus dedos rozar mis labios. Tu mirada era curiosa,
impaciente diría yo. Parecía que querías llegar al fondo de mis pupilas en cuanto
antes y hacerte con mi esencia. Tenías prisa, ¿verdad? ¿Por qué...? Volví a cerrar
los ojos, estaba temblando de miedo... miedo. Tu mirada se me hizo terrorífica,
un frío condenadamente congelado me recorrió el espinazo al ver en mente el
azul de tus ojos. Fue justo en ese momento cuando tus manos rodearon mi
cuello. ¿Ibas a escañarme? No me hubiera sorprendido, la verdad... Pero no abrí
los ojos, no quería verte, no quería ser testigo del estallido de tu ira y de sus
consecuencias. Aspiré fuerte una bocanada de aire y me dispuse a... ¿morir? Tus
manos no ejercían ningún tipo de presión en mi tenso cuello. Tragué saliva... ibas
a darme una muerte lenta y sufrida, ¿me equivoco? Sí, seguramente lo habías
planeado todo, desde el primer día que tu voz rezumbó en mi cráneo
advirtiéndome que llegaba tarde a la conferencia, desde el primer roce de tu
71
mano sobre mi brazo ayudándome a levantarme del suelo justo delante de tu
portal, desde esa calculada y perfecta sonrisa que me regalaste mientras tu mano
descansaba en mi corazón... Todo, absolutamente todo lo habías planeado,
¿verdad? Para ir matándome lenta y pasivamente, sin pausa pero sin prisa,
desgarrando en vida a tu presa mientras envenenabas y aturdías sin compasión
sus sentidos y emociones.

Felicitaciones, el plan te había salido redondo. Mis más sinceras
congratulaciones, rozaste la perfección, en serio: Chapô, ragatzza, chapô Fue
entonces cuando apartaste tus manos de mi cuello, abrí los ojos sorprendida para
verte... ¿llorar? Una lágrima se precipitó rebelde por tu mejilla izquierda, mientras
bajabas la mirada. ¿Qué era todo aquello? ¿No era lo que querías? ¿A caso no te
había salido tu emboscada más que perfecta? ¿Qué pasa, Cris? No me digas que
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

tienes sentimientos, no me hagas creer que eres capaz de sentir compasión...
¿Sabes por qué? Por qué no te creo. Eres cruel, lo has sido desde el primer
instante, sin piedad, a sangre fría... Maldita sea, no puedes haberme hecho todo
esto para luego... para luego... para luego ¿qué? ¿Qué te pasaba? ¿Qué fue
exactamente lo que te debilito en el último momento? ¿Qué te impidió
estrujarme y sacarme el último resquicio de vida que debiera quedar en mí?
¿¡QUÉ!?

—May... May... —oí tu melosa voz desde lejos—. Parece que ya vuelve en
sí. Tráeme más.

—Se... se pondrá bien, ¿verdad? —ese era Jack, seguro...

—Quieres darte prisa, joder. Claro que se va a poner bien... —tu mano
acarició mi frente para luego dejar en ella un paño mojado en agua fría.
72

—¿Cris...? —dije más que por oír mi voz para oír de nuevo la tuya.

—Estoy aquí, May... —advertí como tu rostro se acercó al mío, sentí la
tibieza de tus labios depositando un suave beso en mi mejilla—. ¿Cómo estás,
cielo...?

Ahora mismo en el Edén... —Bien —atiné a responder en un leve
murmullo. No quería abrir los ojos, tan solo te quería sentir así de cerca,
exactamente así...
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

—¿Qué... qué ha pasado? —intenté recordarlo, pero para mi propio pasmo
tan solo recordaba... recordaba.... ¡vaya! ¡No recordaba nada—! ¿Me he vuelto a
caer, verdad?

—Jajaja. Bueno, yo no lo diría caer, exactamente... —tu risa, esa risa... Abrí
los ojos, añoraba tu sonrisa.

—¿Y cómo lo dirías? —pregunté extasiada en la perfecta curvatura de esa
blanca y resplandeciente dentadura.

—Digamos que... que te has desahogado. —Eso tenía gracia, precisamente
yo sentía que me había estado ahogando todo ese lapsus de tiempo. Te agarré la
mano y me la volví a situar en el corazón.

—Mmmmhh... —Murmuré cerrando de nuevo los ojos, creía entender lo 73
que Cris intentaba decirme— ¿Lo he confesado... —tragué saliva, apretando tu
mano contra mi pecho—... todo?

Hubo unos segundos de silencio, el pánico hizo presa en mí de nuevo.
Empezaba a desear no haber hecho esa pregunta, cuando sentí en mi oído tu
cálido aliento. Se me erizó la piel en cuanto me besaste el lóbulo de la oreja
suavemente.

—Todo... —me susurraste casi inaudiblemente.

Abrí los ojos de golpe, te miré sorprendida y con la mandíbula rozando el
suelo.
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

Séptima Parte

Se oía un piano de fondo, la melodiosa sinfonía se fundía taciturna en la
vulnerabilidad de mis tímpanos. Sabedora ya de lo que me esperaba, cerré los
ojos y respiré con profundidad. Lloraba, aquel piano lloraba y desgarraba su
llanto en cada nota que armoniosamente emitía. Se me alzaron las manos y mis
dedos empezaron a agitarse en el aire, jugueteando con aquellas escurridizas
notas, moldeando su esquiva trayectoria, desafiando su vaivén, acariciando la
desdicha que cantaban... Eran agudas, punzantes, finos y afilados puñales
deseosos de descuartizar, desgarrar y despedazar a alguna desprotegida e ingenua
víctima. Mis dedos seguían moviéndose en los compases que las ordenaban, 74
sabedores del peligro que corrían, divertidos jugando con el fuego que ardían en
los filos de aquellas sentidas notas.

Suspiré, me sabía poco aquel juego... Así que empecé a entonar una
melodía, sin letras, sin palabras, sin significado alguno que pudiera distorsionar la
pureza del llanto que aquel piano gritaba al mundo. Tan solo fueron murmullos,
suaves susurros, débiles balbuceos nacidos de mi propio pecho, del más
recóndito lugar del ser que dice yacer en mi interior. Fue entonces cuando
lentamente mis ojos se fueron despegando y volví a la realidad, aquella que tan
lejos me había llevado aquel desfase melódico, aquella desconexión sinfónica,
aquel exquisito relax musical...
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

De nuevo me encontré con tus indescriptibles pupilas clavadas en la
fundaría de las mías. Me regalaste una sonrisa que se me antojó interrogante. En
ese instante me sobresaltó tu serena belleza, paseé curiosa mi mirada por tu
rostro y maravillada fui consciente de la ternura que tus rasgos me transmitían.
Sobrecogida por la magnitud y lo tangible de aquel gesto, tan solo atiné a esbozar
una tímida sonrisa. De nuevo me vi insatisfecha con la realidad y anhelé envolver
todo aquel sentimiento, protegerlo, atesorarlo... pero tan solo logré acercarme a él
cuando mi mano se aproximó a tu mejilla. Tu piel era suave y delicada, de
terciopelo... y también era cálida, seguramente por el rubor que tus pómulos no
supieron disimular. Mientras, mi índice llegaba junto a mi dedo corazón a tus
húmedos ojos empapándose al instante con esa salada agua que tus ojos fueron
incapaces de contener.

El quebrado llanto de la música que reinaba de fondo nunca nos abandonó, 75
fue mudo testigo tanto de mi admiración y exploración como de tu conmoción.
Ternura... eso era lo que se respiraba gratamente en el ambiente: ternura en el
más puro y dulce estado. Tu rostro fue acercándose con suma lentitud al mío
mientras capturabas sutilmente con una de tus manos la que yo mantenía en la
base de tu mentón. Cerré mis ojos mientras aspiraba extasiada tu perfume, cada
vez más intenso, cada vez más envolvente... Hasta que sentí en mis entreabiertos
labios el leve peso de los tuyos. Al principio solo fue una delicada presión, más
tarde un suave rozar de carne contra carne y luego... luego ternura.

X
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

—¿Cómo lo supiste? —te pregunté mientras mis dedos se enroscaban una
y otra vez con un mechón de tu lacia y sedosa cabellera.

—Nunca lo supe... —tu respuesta me quemó en el cuello, tu aliento ardía,
toda tu, eras puro fuego— ...hasta que tú misma me lo dijiste, aunque fuese entre
sueños.

—¿No llegaste siquiera a sospecharlo? —pregunté sorprendida.

—¿Cómo iba a sospechar nada si desaparecías durante días? Me lo hiciste
dos veces, en España y aquí... —apartaste tu rostro de mi cuello para mirarme
con una furia lejos de sentir—. En la vida vuelvas a desaparecer de mi vista, ¿me
has oído?

—No soportaba tu presencia... —respondí sinceramente, desviando tu 76
mirada algo sonrojada.

—¡Vaya, gracias! —reíste divertida, con ganas, mientras estrechabas nuestro
abrazo.

—No hay de qué. —Sonreí embelesada con el sonido de tu carcajada,
como me gustaba tu risa...

—Supongo que preguntar si tú te diste cuenta está de más.... ¿no?
—volviste a acurrucarte en mi cuello.

—De mucho más, créeme... —fui yo entonces quien rió.
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

—Oye, una cosa sí te quería decir. —Te pusiste seria y desenroscaste tus
brazos de mi cintura para apoyarte boca abajo en tus codos—. Disculpa al
gilipollas de mi ex... En cuanto me ha contado lo que el muy cerdo te ha estado
haciendo estos días...

—No te preocupes, —te interrumpí serenamente, posando mi índice en tus
labios—. Lo pasado, pasado está... Además, sin él quién sabe cuánto hubiéramos
tardado en... ¡ejem! —me sonreíste de nuevo tiernamente, tu dentadura
resplandeció con todas esas perfectamente talladas y blancas a radiar perlas—.
Cris, adoro tu sonrisa... —te confesé seria.

—Mmmm... —La agrandaste aún más y me besaste suavemente—. Me
alegro, cielo...

—¿Y tú? —pregunté con morritos de niña pequeña—. ¿No hay nada de mí
77
que tu...

—Por supuesto que lo hay. —Me cortaste—. Y hace menos de dos
minutos que los he besado, todos los lugares que adoro de ti...

—¡Uhgs...! —me sonrojé al recordar todo lo que había sucedido en el sofá
donde ahora descansábamos desnudas.

—¿Acaso no te han quedado claros? —me miraste seductora y
provocativa—. Si quieres puedo recordártelos... —besaste mi hombro—... uno
por uno, —me sonreíste mientras te colocabas sobre mí. La mirada se me nublo,
abrumada y emocionada por la intensidad de la tuya.
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

Deslicé tímidamente mis manos por tu espalda, exploré tus suaves y
elegantes curvas, las recorrí una y otra vez recreándome en la sensual turgencia de
tus caderas y la base de tu interminable dorso. Suspiré, murmuré y me estremecí
sucumbiendo al placer que me provocaban tus besos largos y delicados.

—Cris... oh Dios... —susurré jadeante junto a tus labios, arqueando mi
cuerpo bajo el tuyo electrizada por el dulce calor de la excitación que se agolpaba
en la entrada de mis entrañas.

Me acariciabas dulcemente, parecía como si no me quisieras romper, tus
movimientos eran sutiles pero conseguían erizarme la piel y hacerme arder,
palpitante de placer. Deshiciste el abrazo para incorporarte, te colocaste a cuatro
grapas con mi cuerpo entre tus brazos y piernas, y tras sonreírme empezaste a
acariciarme con tu pelo. 78
—Madre mía... —se me escapó cuando sentí tu sedosa cabellera
recorriendo cada rincón de mi temblorosa anatomía.

Tragué saliva, respiré costosamente, aquello era mucho, demasiado para mi
poca experiencia... Nunca antes sentí tal éxtasis hirviendo en mi caldeada sangre.
Dejaste escapar un ardiente gemido cuando tu boca se pegó a mi vientre
destilando un placer y una suavidad que de nuevo paralizaron la vulnerabilidad de
mis músculos. Entonces volviste a besarme, esta vez más despacio, más
experimentadamente. Te envolví con mis brazos y mis piernas, arrancándote un
rugido de la garganta. Sonreí divertida ante aquel gesto, tus ojos eran casi grises,
en tinieblas de excitación y deseo.
Corriendo hacia tu sonrisa - Lane

—Te quiero... Dios mío, señorita Meyer, ¿sabe usted cuánto se ha aferrado
a mi pobre y humilde alma? —el corazón me latió con fuerza, tan feliz y alegre
que no lo reconocí ni como mío. Te besé la frente mientras mis dedos se colaban
en ese bosque azabache tuyo que tanto adoraba.

—¿Y acaso tiene usted la más remota idea de cuán feliz es la mía abrazada a
la suya? —me sonreíste con los ojos cerrados para luego apoyar tu cabeza en mi
pecho y suspirar intensamente. La acuné delicadamente, besándola una y otra
vez, sin pausas, sin límites, sin fin—. Te amo... —saboreé las palabras.

—May...

—Cris...

79
Para descargar está historia y otras más, lo pueden hacer en:

J7 y XWP
(Traducciones al español y demás)
--

https://j7yxwp.wordpress.com

80

Related Interests