You are on page 1of 5

HISTORIA DE CUBA

Cuba fue descubierta por Cristóbal Colón el 28 de octubre de 1492,


durante su primer viaje hacia lo que él creía era el imperio del gran
Khan. La isla estaba habitada entonces por alrededor de cien mil
amerindios: Guanajuatabeyes, Ciboneyes, Tainos, Arawaks, así como
por tribus antropófagas, los caribes. La isla fue bautizada según su
nombre indígena, Cubanascan. Juan de la Cosa hizo relevamientos
cartográficos y Sebastián de Ocampo fue el primer europeo en dar la
vuelta completa, en 1508.

La colonización de Cuba comenzó en 1511, bajo la dirección de Diego


Velázquez de Cuellar, nombrado gobernador de la isla y fundador de
Baracoa, de Santiago de Cuba (1514) y de La Habana (1519). En
menos de cinco años, la población indígena de temperamento pacífico,
sistemáticamente masacrada, fue reducida a unas centenas de
individuos. Por otro lado, siendo base de abastecimiento para las
expediciones españolas hacia México y Panamá, Cuba poseía reservas
de oro que fueron rápidamente agotadas. La administración local
quedó entonces encargada de promover nuevas actividades
económicas: el tabaco, las plantas para hacer tinturas, luego la caña
de azúcar conocieron un desarrollo considerable, favorecido por la
importación de esclavos africanos. Especie de base portuaria
americana en la ruta hacia Europa, la isla llegó a ser comercialmente
muy activa.

Desde el comienzo del siglo XIX, las diferencias entre los españoles y
los criollos se exacerbaron. Las autoridades locales debieron hacer
frente a las aspiraciones de independencia de todos los pueblos de la
América española. En Cuba, el movimiento conoció un verdadero
desarrollo gracias a la acción de Carlos Manuel de Céspedes. Rico
propietario de un dominio azucarero, francmasón, liberó sus esclavos y
llamó a sus compatriotas a la revuelta, constituyendo grupos de
manzanilleros y desencadenando la guerra de los Diez Años (1868-
1878).
Al final del conflicto perdido por los insurgentes, el pacto de Zanjón (10
de febrero de 1878) acordó importantes concesiones a los cubanos. La
isla fue dotada de una cierta autonomía, la esclavitud fue abolida en
1880 y la igualdad de derechos entre los blancos y los negros,
proclamada en 1893. Las consecuencias del pacto alcanzaron el
dominio político, con la constitución de los primeros partidos políticos,
así como al sector económico, ya que las empresas norteamericanas
aumentaron sus inversiones en la región.

La independencia

Las reformas puestas en marcha fueron finalmente poco seguidas en


realidad, y los cubanos se levantaron de nuevo en febrero de 1895,
bajo el mando de José Martí y de los generales Antonio Maceo y
Máximo Gómez. Martí y Maceo estaban a la cabeza del Partido
Revolucionario Cubano, creado en 1891, en el transcurso de un
período cuando los movimientos políticos se multiplicaban: Partido de
la Unión Constitucional (1878), Partido reformista (1893), Partido
autonomista y Partido liberal (1878). Los Estados Unidos, que
controlaban ya el mercado del azúcar cubano, intervinieron de parte de
los insurgentes en abril de 1898, precipitando la guerra hispano-
americana, provocada por la pérdida del Maine, un navío de guerra
americano que España fue acusada de haber atacado. El tratado de
París del 10 de diciembre de 1898 puso fin al conflicto, España
renunció a su soberanía sobre la isla y un gobierno militar fue puesto
en plaza por los norteamericanos.

La república de Cuba fue formalmente instituida el 20 de mayo de


1902, y su constitución integró la enmienda Platt, autorizando la
intervención norteamericana en los asuntos del país y la instalación de
dos bases navales en Cuba, en contrapartida de privilegios aduaneros.

El 10 de marzo de 1952, el antiguo presidente Batista tomó el poder


con el apoyo de la armada. Sostenido los primeros tiempos por los
sindicatos y los comunistas, su régimen era el despotismo y la
corrupción. El dominio de los capitales extranjeros sobre la economía
del país se acrecentó aún: en los años '50, los norteamericanos
controlaban el 90% de las minas de níquel ylas explotaciones
agrícolas, el 80% de los servicios públicos, el 50% de las vías férreas
y, con el Reino Unido, toda la industria petrolera. Una oposición no
institucionalizada se desarrolló entonces alrededor de ciertos
intelectuales. En 1953, Batista aplastó una tentativa de levantamiento
dirigida por Fidel Castro, un joven jurista, que fue puesto en prisión.
Reelecto sin oposición al año siguiente, el dictador concedió una
amnistía a los prisioneros políticos; Castro eligió entonces exiliarse en
México.

La Revolución Cubana

El 2 de diciembre de 1956, Fidel Castro desembarcó en la sierra


Maestra con 80 insurgentes. Puestos en jaque por el ejército, los
rebeldes pudieron, sin embargo, llegar a la sierra, entre ellos, el Che
Guevara, joven médico y revolucionario argentino, compañero de
armas de Castro. Durante dos años, esos que serían llamados los
barbudos dirigieron una guerilla disimulada contra el ejército
gubernamental, asegurándose progresivamente el sostén de una gran
parte de la población. Dubitativos sobre la política a seguir, los Estados
Unidos suspendieron sus envíos de armas a Batista en marzo de 1958.
El éxito de la contra-ofensiva de los insurgentes llevó al dictador a
dejar el país el 1 de enero de 1959.

Fue nombrado un gobierno provisorio, con Fidel Castro a la cabeza, un


hombre que se decía por encima de los partidos. Rápidamente, fue
lanzada una reforma agraria, confiscando tierras a los
norteamericanos; las refinerías de azúcar y de petróleo fueron
nacionalizadas. La política de grandes trabajos puesta en marcha tenía
por efecto resolver el desempleo y pronto debían dar sus frutos
programas destinados a mejorar la educación y la salud pública.

En octubre de 1960, Washington impuso a la isla un embargo


comercial. La ruptura total de las relaciones diplomáticas se produjo en
enero de 1961 y, el 17 de abril, un comando de exiliados anticastristas
sostenidos e impulsados por los Estados Unidos desembarcó en la
bahía de los Cochinos, al sur de la isla. El fracaso de esta tentativa de
invasión aceleró la orientación socialista del régimen.

El 14 de octubre de 1962 estalló la Crisis de Octubre: los Estados


Unidos descubrieron en Cuba rampas de lanzamiento de misiles
provistas por la Unión Soviética. El presidente norteamericano John F.
Kennedy anunció entonces un bloqueo naval de la isla. Después de
varios días de negociaciones, durante los cuales una guerra nuclear
parecía inminente, el dirigente sovético Nikita Khrouchtchev aceptó
restirar sus misiles. En 1965, los gobiernos cubano y norteamericano
firmaron un acuerdo permitiendo a los cubanos emigrar a los Estados
Unidos. Más de 260 mil personas dejaron la isla antes del fin oficial del
puente aéreo en 1973.

En noviembre de 1993, la Asamblea General de la ONU, apoyada por el


conjunto de los paises de América Latina, votó una resolución pidiendo
el fin del embargo norteamericano y fue depositada una proposición de
ley en este sentido en el seno del Congreso de los Estados Unidos, sin
éxito.

El descontento general y el agravamiento de la pobreza llevaron al


gobierno a impulsar reformas económicas: en julio de 1993, la
posesión de dólares, en otros tiempos considerada como un delito
pasible de encarcelamiento, fue legalizada y, en octubre de 1994,
fueron de nuevo autorizados los mercados paisanos libres.

Para frenar el éxodo de los balseros (500 en 1990, más de 3000 en


1993, 30000 en 1994), se firmaron dos acuerdos con los Estados
Unidos, en septiembre de 1994 y en mayo de 1995. Pero la ratificación
de la ley Helms-Burton, en marzo de 1996, endureció la posición
norteamericana contra el gobierno cubano.

En el dominio económico, Cuba se abrió a las inversiones extranjeras y


el turismo. La condena del Papa al embargo norteamericano obligó a
los Estados Unidos a suavizar su política de firmeza con respecto a La
Habana. Pero los Estados Unidos tomaron medidas de retorsión contra
toda empresa extranjera que comerciara con Cuba o invirtiera en la
isla. En julio de 1998, sin embargo, después de largas negociaciones,
el presidente norteamericano se comprometió a suspenderlas durante
un tiempo determinado y en enero de 1999, anunció medidas de
suavizamiento del embargo, sin renunciar por eso a su estrategia de
aislamiento. Al mismo tiempo, Cuba normalizó sus relaciones con
España, Canadá, Guatemala y la República Dominicana.