You are on page 1of 22

Politica / Estudios ( 1996), XLIV, 936-957

Ciencia Política y de los Tres

Nuevos institucionalismo *

PETERA. SALA

Universidad Harvard

R ANo osEMARY CR T Aylor

Universidad de Tufts

El 'nuevo institucionalismo' es un término que ahora aparece con frecuencia cada vez mayor en la ciencia política. Sin
embargo, existe una considerable confusión sobre qué es el 'nuevo institucionalismo', en qué se diferencia de otros
enfoques, y qué tipo de promesa o problemas que muestra. El objeto de este ensayo es proporcionar respuestas
preliminares SORNE a estas preguntas mediante la revisión de trabajos recientes en una literatura ing brota.

Sorne de las ambigüedades que rodean el nuevo institucionalismo puede ser disipada si reconocemos que no
constituye un cuerpo unificado de pensamiento. En lugar de eso, al menos tres enfoques analíticos diferentes, cada
uno de los cuales se llama un 'nuevo institucionalismo', han aparecido en los últimos quince años. ! Nos abe! estas
tres escuelas de pensamiento: el institucionalismo histórico, la elección racional institu tionalism, y el institucionalismo
sociológico. 1 Todos estos enfoques desarrollados en reacción a las perspectivas de comportamiento que fueron
influyentes durante los años 1960 y 1970 y todos buscan para dilucidar el papel que juegan las instituciones en la
determinación de los resultados sociales y políticos. Sin embargo, pintan bastante diferentes imágenes del mundo
político.

En las secciones que siguen, proporcionamos una breve descripción de la génesis de cada escuela y caracterizar
lo que es característico de su enfoque de los problemas sociales y políticos. A continuación, comparar sus fortalezas y
debilidades analíticas,

* Una versión anterior de este trabajo w; .s presentado en la Reunión Anual 1994 de la Asociación Americana de Ciencias Políticas y en una
Conferencia sobre '¿Qué es l nstitutionalism Ahora "en la Universidad de Maryland, de octubre de 1994. Nos gustaría reconocer el? hospitalidad y
estimulación que Richard W. Scott, del Centro de Stanford para organizaciones de investigación, y el Centro de Estudios Avanzados en Ciencias del
Comportamiento proporcionados mientras que el trabajo preliminar para el presente trabajo se estaba haciendo, y estamos agradecidos a Paul Pierson útil
para muchos debates sobre estos temas. para comentarios por escrito sobre este borrador anterior, estamos agradecidos a Robert Bates, Paul DiMaggio,
Frank Dobbin, James Ennis, Barbara Geddes, Peter Gourevitch, Jan Lustick, Cathie Jo Martin, Lisa Martin, Paul Pierson, Mark Pollack, Bo Rothstein,
Kenneth Shepsle. Rogers Smith, Marc Smyrl,Barry Weingast, y Deborah Yashar.

1 En principio, también podríamos identificar una cuarta dicha escuela, la 'nueva institucionalidad · en
ciencias económicas. Sin embargo, y el institucionalismo de la elección racional se superponen en gran medida y así los tratamos juntos en esta breve
reseña. Un tratamiento más prolongado podría observar que RCI pone más énfasis en la interacción estratégica, mientras que el nuevo institucionalismo en
economía pone más énfasis en los derechos de propiedad, los alquileres y los mecanismos de selección competitiva. Cf. Þráinn Eggertsson, Las instituciones
Comportamiento y económica ( Cambridge, Cambridge University Press, 1990) y Louis Putterman (ed.), La naturaleza económica de la empresa ( Cambridge, Cambridge
University Press, 1986).

1 J; Estudios Política Asociación de 1996. Publicado por Blackwe \ 1 Publishers. 108 Cowley Road, Oxford OX4 FIJ, Reino Unido y 238 de la calle Mam. Cambridge. MA 02142. EE.UU..

Copyright © 2001. Todas Derechos reservados.


Sección opinión 937

centrándose en la postura que adopta cada uno hacia dos cuestiones fundamentales en cualquier análisis institucional,
es decir, la forma de interpretar la relación entre las Instituciones y el comportamiento y la forma de explicar el proceso
mediante el cual las instituciones se originan o cambiar.

Dada la similitud en sus intereses, es paradójico que estas tres escuelas de pensamiento desarrollaron de manera
independiente el uno del otro, al menos a juzgar por la escasez de referencias cruzadas en la literatura. Hasta hace
poco, ha habido poco intercambio entre ellos. En consecuencia, nos preguntamos lo que cada uno puede aprender de
los demás y, en la conclusión, lo potencial que existe para la integración de sus puntos de vista.

El institucionalismo histórico

El institucionalismo histórico desarrollado en respuesta a las teorías de grupos de la política y el funcionalismo


estructural destacado en la ciencia política durante la década de 1960 y 1970s.2 Se tomó de ambos enfoques, pero
trató de ir más allá de ellos. A partir de la teoría de grupos, los institucionalistas históricos aceptaron el argumento de
que los conflictos entre grupos rivales para IIES recursos escasos en el corazón de la política, sino que buscaban una
mejor explicación para el carácter distintivo de los resultados políticos nacionales y por las desigualdades que marcan
estos outcomes.3 Encontraron tales explicaciones en la forma en la organización institucional del conflicto estructuras
política y la economía con el fin de privilegiar los intereses SORNE mientras que la desmovilización de los demás.
Aquí,

Los institucionalistas históricos también se inftuenced por la forma en que los funcionalistas estructurales vieron la
política como un sistema global de partes que interactúan. 5 Aceptaron esta afirmación, pero reaccionaron en contra de
la tendencia de muchos funcionalistas estructurales para ver los rasgos sociales, psicológicos o culturales de los
individuos como los parámetros de conducción gran parte de la operación del sistema. En su lugar, vieron la
organización institucional de la política o la economía política como el principal factor de estructuración de la conducta
colectiva y generando resultados distintivos. Hicieron hincapié en la 'estructuralismo' implícito en las instituciones del
sistema de gobierno en lugar de la 'funcionalismo' de los enfoques anteriores que vieron resultados polí ti como una
respuesta a las necesidades del sistema.

teorías funcionalismo y el conflicto de grupo estructurales tuvieron variantes y debate tanto pluralistas y
neo-marxista sobre este último juega un papel especialmente inftuential durante la década de 1970 en el desarrollo del
institucionalismo histórico. 6 En

2 Tomamos prestado 'institucionalismo histórico' el término de Sven Steinmo . El Al, Estructuración Política: El institucionalismo histórico en el comparativo Ana / Ysis ( Nueva
York Nueva York, Cambridge University Press,
1 992).
3 Por necesidad, esto es un resumen muy conciso de muchos desarrollos complejos. Para la amplificación, véase: Ronald Chilcote, Teorías ol de Política
Comparada ( Boulder CO, Westview,
1 98 1) y James A. Bill y Robert L. Hardgrave Jr., Politica comparativa ( OC Washington, University Press of America, 1 98 1).

4 Cf. Harry Eckstein y David Apter (eds), Politica comparativa ( Glencoe, Libre, 1 963).
5 Para un tratamiento especial influencia e integrada, véase Gabriel Almond y G. Bingham Powell Jr., Política comparada: un enfoque de desarrollo ( Boston MA,
Little Brown, 1 956).
6 Cf. Robin Blackburn (ed.), Ideología y Ciencias Sociales ( Londres, Fontana, 1 972), cap. 1 1; Fred Block, La revisión de Sta / e Teoría ( Philadelphia PA, Temple
University Press, 1 987), y
Martin Carnoy, La Sta / E y Teoría Política ( Princeton NJ, Princeton University Press, 1 984).

) Política Asociación de Estudios, 1996

2001. Todas Reservado.


938 Sección opinión

particular, se llevó a muchos institucionalistas históricos para mirar más de cerca el estado, ya no es visto como un
intermediario neutral entre los intereses en competencia, sino como un conjunto de instituciones capaces de
estructurar el carácter y los resultados de conftict grupo. 7 Poco después, los analistas de esta escuela comenzaron a
explorar cómo otras instituciones sociales y políticas, del tipo asociado con trabajo y capital, podrían estructurar las
interacciones con el fin de generar trajectories.8 nacional distintiva Gran parte de este trabajo consiste en
comparaciones entre países de política pública, por lo general haciendo hincapié en el impacto de las instituciones
políticas nacionales estructuración de las relaciones entre los legisladores, los intereses organizados, el electorado y
la judiciary.9 Un sub-literatura importante en la economía política comparada extendieron este tipo de análisis a los
movimientos obreros nacionales,

¿Cómo se definen los institucionalistas históricos instituciones? Por lo general, ellos los definen como los
procedimientos formales o informales, rutinas, normas y convenciones estafadores incrustados en la estructura
organizativa de la entidad política o la economía política. Ellos pueden ir de las reglas de un orden constitucional o los
procedimientos operativos estándar de una burocracia a las convenciones que rigen el comportamiento sindical o
bankfirm relaciones. En general, institu histórica tionalists instituciones asociadas con las organizaciones y las reglas o
convenciones promulgadas por la organización formal. 11

En el contexto de las otras escuelas revisados ​se re, cuatro características de éste son relativamente distintiva. En
primer lugar, los institucionalistas históricos tienden a conceptualizar la relación entre las instituciones y el
comportamiento individual en términos relativamente amplios. En segundo lugar, destacan las asimetrías de poder
asociados a la operación y el desarrollo de las instituciones. En tercer lugar, tienden a tener una visión de desarrollo
institucional que hace hincapié en dependencia de la trayectoria y consecuencias no deseadas. En cuarto lugar, que
se refieren especialmente a integrar el análisis institucional con la contribución que otros tipos de factores, tales como
ideas, pueden hacer que los resultados políticos. Vamos Elabora te brevemente cada uno de estos points.12

7 Cf. Peter Evans el al. ( eds), Con lo que el nuevo Estado En ( Nueva York Nueva York, Cambridge University Press, 1985), Stephen Krasner, La defensa de la
Nacional A / Eres / ( Princeton NJ, Princeton University Press, 1 980), y Peter Katzenstein (ed.), Entre el poder y la abundancia ( Madison WJ, University of Wisconsin
Press, 1978).

8 Hubo una significativos llevados! punto de tangencia con el 1iterature el neocorporativismo. Ver: John Zysman, Los gobiernos, los mercados y el Crecimiento ( Berkeley
CA, University of California Press, 1 983); Philippe Schmitter y Gerhard Lehmbruch (eds), Los patrones de corporativista Política de decisiones ( Beverly Hills CA, Sage,
1 982); Peter A. Hall, Consejo de la Economía: La política de Sta / e Interven / iones en Gran Bretaña y Francia ( Oxford, Polity, 1986).

9 Cf. Steinmo El Al, estructuración Política.; R. Kent Weaver y Bert Rockman A. (eds). Las instituciones no alteran M.? ( Washington DC, Brookings Instituto, 1 993).

10 Cf. John Goldthorpe (ed.), Orden y conflicto en el capitalismo contemporáneo ( Nueva York, NY. Cambridge University Press, 1 984), David Soskice,

'Determinación de los salarios: la evolución del papel de las instituciones en los países industrializados avanzados', Oxford Revisión de Po Económico / helada 6,4 (1

990), 36-6 1, Fritz Scharpf, Crisis y elección de la socialdemocracia ( Ithaca NY, Cornell University Press,

1 992).
11 Véase, 'El institucionalismo histórico en la política comparada' Kathleen Thelen y Sven Steinmo en Steinmo el al., Estructuración Política, pag. 2 ff; Sala, Consejo

de la Economía, pag. 1 9. Para un ejemplo bien de una visión más amplia, véase: John lkenberry,

'Conclusión: una aproximación a lnstitucional


Política exterior de Estados Unidos' en Juan lkenberry el al. ( eds), El Estado y la política exterior estadounidense
(Ithaca NY, Cornell University Press, 1 988), p. 226.
12 Para una excelente revisión de la que se ha beneficiado nuestra ana1ysis, ver: G. John Ikenberry, 'Mano dura de la historia: Las instituciones y la

Po1itics del Estado', documento presentado en una conferencia sobre '¿Qué es Institutiona1ism Ahora', Universidad de Mary1and, 1 de octubre de 994.

, , . Estudios .Association política, 1996

Copyright © 2001. Todas Derechos reservados.


Sección opinión 939

Fundamental para cualquier análisis institucional es la pregunta: ¿cómo afectan las instituciones a la conducta de
los individuos? Después de todo, es a través de las acciones de los individuos que las instituciones tienen un efecto
sobre los resultados políticos. En términos generales, los nuevos institucionalistas proporcionan dos tipos de
respuestas a esta pregunta, lo que podría denominarse el 'enfoque de cálculo' y el "enfoque cultural', respectivamente
Cada uno da ligeramente diferentes respuestas a tres preguntas seminales:. ¿Cómo se comportan los actores, lo que
hacen las instituciones hacen, y por qué persisten las instituciones con el tiempo?

En respuesta a la primera de estas preguntas, los que adoptan un enfoque enfoque de cálculo en aquellos
aspectos de la conducta humana de carácter instrumental, basada en el cálculo estratégico. Ellos asumen que los
individuos buscan maximizar el logro de un conjunto de metas dadas por una función de preferencia específica y, al
hacerlo, se comportan de manera estratégica, es decir, que sondear todas las opciones posibles para seleccionar las
que confieren el máximo beneficio. En general, los objetivos o las preferencias de los actores se dan de forma exógena
al análisis institucional.

¿Qué hacen las instituciones, de acuerdo con el método de cálculo? Instituciones afectan el comportamiento
principalmente proporcionando actores con mayor o menor grado de certeza sobre el comportamiento presente y
futuro de otros actores. Más específicamente, las instituciones proporcionan información relevante para el
comportamiento de otros, mecanismos de aplicación de los acuerdos, las sanciones por la deserción, y similares. El
punto clave es que afectan la acción individual mediante la alteración de las expectativas de un actor tiene sobre las
acciones que otros son propensos a tomar en respuesta a, o simultáneamente con su propia acción. La interacción
estratégica claramente juega un papel clave en este tipo de análisis.

Contrasta esto con un 'enfoque cultural' a tales cuestiones. Este último subraya el grado en que el comportamiento
no es totalmente estratégico, pero limitada por la visión del mundo de un individuo. Es decir, sin negar que el
comportamiento humano es racional o intencional, se hace hincapié en el grado en que las personas recurren a rutinas
establecidas o patrones familiares de comportamiento para lograr sus propósitos. lt tiende a ver a las personas como
satisfactores, más que maximizan la utilidad, y hacer hincapié en el grado en que la elección de un curso de acción
depende de la INTERPRE tación de una situación más que en el cálculo puramente instrumental.

¿Qué hacen las instituciones? Desde esta perspectiva, las instituciones proporcionan plantillas morales o cognitivas
de interpretación y de acción. El individuo es visto como una entidad profundamente incrustada en un mundo de
instituciones, compuesta por símbolos, scripts y rutinas, que proporcionan los filtros para la interpretación, tanto de la
situación y de uno mismo, de los cuales se construye una línea de acción. No sólo las instituciones proporcionan
información estratégicamente útil, sino que también afectan a la propia identidad, la propia imagen y preferencias de la
actors.13

Estos dos enfoques también suministran diferentes explicaciones de por qué los patrones de comportamiento
regularizados que asociamos con la continuidad de la exhibición instituciones sobre tiempo.1 4 El enfoque de cálculo
sugiere que las instituciones persisten

13 Para una caracterización especial la T renchant de esta posición, véase James marzo y Jo Han P. Olsen, Redescubriendo Las instituciones: la base organizativa
de la' Política ( Nueva York NY, Libre, 1 989).
14 Estos también pueden ser vistos como respuestas a una de las más importan! dimensiones del problema de la agencia estructura, a saber, el problema
de explicar cómo una institución puede decirse que estructurar la acción humana, en sorne sentido determinante, a fin de producir un patrón regularizado de
comportamiento, a pesar de la existencia de la propia institución por lo general depende de la presencia de estos patrones de comportamiento y por lo tanto,
de la voluntad de los actores a comportarse de cierta manera. El problema es capturar al mismo tiempo el carácter voluntario y determinante de las
instituciones. F o una exploración más general de este tipo de problemas, ver Anthony Giddens, Prohlems centrales en la teoría social

(Londres, Macmillan, 1 978).

!F; Política Asociación de Estudios. 1996

Copyright © 2001. Todas Derechos reservados.


940 Sección opinión

porque representan algo así como un equilibrio de Nash. Es decir, las personas que se adhieren a estos patrones de
comportamiento de uso beca desviación empeorará las condiciones que el individuo se adherence.15 ello se sigue
que cuanto más una institución contribuye a la resolución de los dilemas de acción colectiva o las ganancias de más
de cambio que hace posible , el más robusto será be.16 Un enfoque cultural, por su parte, explica la persistencia de
las instituciones por señalar que muchas de las convenciones asociadas con las instituciones sociales no pueden ser
fácilmente los objetos explícitos de elección individual. En su lugar, ya que los componentes elementales de la cual se
construye la acción colectiva, instituciones SORNE son tan 'convencional' o que se da por sentado que se escapan el
escrutinio directo y, como construcciones colectivas, pueden no ser fácilmente transformado por la acción de un solo
individuo. Las instituciones son resistentes a rediseñar en última instancia, porque estructuran las propias decisiones
acerca de la reforma que el individuo es probable que make.17

Los institucionalistas históricos son ecléctica; que utilizan ambos enfoques para especificar la relación entre las
instituciones y la acción. Immergut, por ejemplo, explica las diferencias entre países en la reforma sanitaria por
referencia a los grupos de los ofphysicians la disposición de comprometerse con los defensores de la reforma, una
disposición que vincula, a su vez, a la forma en que la estructura institucional del sistema político afecta a las
expectativas de estos grupos sobre la probabilidad de éxito apelando una decisión difícil de aceptar más allá de la
legislature.18 la suya es un enfoque de cálculo clásico. Hattam emplea un enfoque similar, cuando se argumenta que
el poder establecido del poder judicial llevó al movimiento obrero estadounidense lejos de las estrategias que eran
susceptibles de revisión judicial. Cómo siempre, al igual que muchos institucionalistas históricos, que va más allá de
explorar la forma en que las diferencias en el entorno institucional mirando hacia el trabajo organizado en los Estados
Unidos y Gran Bretaña fomentaron los movimientos sindicales con muy diferentes visiones del mundo. Este tipo de
análisis sugiere que las estrategias inducidas por un marco institucional dado pueden osificarse con el tiempo en las
visiones del mundo, que se prop agated por organizaciones formales y en última instancia forma, incluso las imágenes
de sí mismos y preferencias básicas de los actores involucrados en ellos.1 9

La segunda característica notable del institucionalismo histórico es el papel prominente que el poder y las
relaciones asimétricas de poder jugar en este tipo de análisis. Todos los estudios institucionales tienen una influencia
directa en las relaciones de poder. De hecho, útilmente pueden leerse como un esfuerzo para dilucidar la 'segunda' y
'tercera' de dimensiones

15 Para una Tement sta radical de este punto de vista, véase: Randall L. Calvert, "La teoría de la elección racional de las instituciones sociales en Jeffrey

S. Banks y Eric A. Hanushek (eds), Moderna Economv Política


(Nueva York Nueva York, Cambridge University Press, 1 995), pp. 21 666.
dieciséis A esta Kenneth Shepsle ha añadido el tha observación t actores dudan en cambiar las reglas institucionales, ya que, aunque la reforma podría

permitir que se den cuenta de una ganancia inmediata en el tema-a-lado, enfrentan una gran incertidumbre acerca del impacto de las nuevas normas sobre

decisiones aún no previstos. Ver: Kenneth A. Shepsle,

'equilibrio y equilibrio instituciones Aspectos institucionales' en


Herbert F. Weisberg (ed.), Po / Itica / Ciencia: la ciencia de la política ( Nueva York NY, Agatón,
1 986), pp. 5 1 -8 1.
17 Para una crítica radical que comienza a partir de este tipo de punto, pero se mueve más allá de ella, ver: Robert Graftstein, El realismo lnstitucional:
limitaciones sociales y políticos en Racional actores

(New Haven CT, Yale Universi dad Press, 1 992).


18 Ellen lmmergut, Política de salud: Las instituciones lntereses y en Europa Occidental ( Nueva York Nueva York, Cambridge Universi dad Press, 1 992).

19 Victoria C. Hattam, Visiones trabajo y el poder del Estado: los orígenes ol negocios Sindicalismo en los Estados Unidos ( Princeton NJ, Princeton University Press,

1993).

'(·} PoliLical Estudios Assoc1ation, 1996

Copyright © 2001. Todas Derechos reservados.


Sección opinión 94 1

poder identificada hace años SORNE en el poder de la comunidad debate.20 Pero institucionalistas históricos han sido
especialmente atento a la forma en que las instituciones distribuyen la energía de manera desigual entre los grupos
sociales. En lugar de escenarios posit de individuos libremente contratantes, por ejemplo, son más propensos a asumir
un mundo en el que las instituciones dan grupos o intereses SORNE Dispro acceso porcionada al proceso de toma de
decisiones; y, en lugar de enfatizar el grado en que un resultado hace que todos estén mejor, tienden a subrayar cómo
los grupos sorne perder mientras que otros ganan. Steinmo, por ejemplo, explica las diferencias nacionales de la Cruz
en la política tributaria en gran medida por referencia a la forma en que la estructura de las instituciones políticas de los
tipos de interés social con más probabilidades de estar representadas en la política de process.21 En el ámbito de la
política económica de Estados Unidos, Weir muestra cómo la estructura del sistema político milita a favor de la
formación de coaliciones sociales SORNE y en contra de otros. 22

Los institucionalistas históricos también están estrechamente asociados con una perspectiva distintiva sobre el
desarrollo histórico. Se ha ve sido fuertes proponentes de una imagen de la causalidad social que es 'dependiente de
la trayectoria' en el sentido de que rechaza el postulado tradicional de que las mismas fuerzas operativas generarán
los mismos resultados en todas partes a favor de la opinión de que el efecto de dichas fuerzas se mediada por el
contextua! características de una situación determinada frecuencia heredadas del pasado. Por supuesto, el más
importante de estas características se dice que son de naturaleza institucional. Las instituciones son vistas como
características relativamente persistentes del paisaje histórico y uno de los factores centrales que empujan desarrollo
histórico a lo largo de un conjunto de 'paths'.23

En consecuencia, los institucionalistas históricos ha ve dedicaron una buena parte de la atención sobre el problema de
explicar cómo las instituciones producen tales caminos, es decir, cómo se estructura de respuesta de una nación a nuevos
desafíos. Los primeros analistas destacaron el impacto de 'capacidades del Estado' y "legados de política en las decisiones
políticas posteriores existente. 24 Otros hacen hincapié en la forma en que las líneas anteriores de la política
SUBSECUENTE condición política de fomento de las fuerzas sociales que se organizan a lo largo de las líneas SORNE en
lugar de otros, a adoptar identidades particulares, o para desarrollar intereses en las políticas que son costosos para
cambiar. 25 en este contexto, los institucionalistas históricos estrés

2 ° Cf. Steven Lukes, Potencia: un punto de vista radical ( Londres, Macmillan, 1 972); y John Gaventa,
Poder e impotencia: Quiescencia y Rebel / ion en una Apalaches Va / ley ( Urbana IL, U niversidad de Illinois Press, 1980).

21 Sven Steinmo, Fiscalidad y Democracia: Enfoques suecos, británicos y americanos a la financiación del Estado Moderno ( New Haven CT, Yale University Press, 1 993).

22 Margare! Weir, 'Las ideas y la política de innovación acotada' en Steinmo et al., Estructuración Política, pp. 1 88-216.

23 Cf. David Collier y Ruth Collier, Dar forma a la arena política ( Princeton NJ, Princeton University Press, 1 99 1); B. Downing, La revolución militar y Po / Cambio itical:
orígenes de la democracia y la autocracia en la Europa moderna ( Princeton NJ. Princeton University Press,

1 992); y Stephen Krasner, 'Soberanía: una perspectiva institucional', Estudios comparativos Políticos 21 (1 988), 66-94.

24 Ver Margare! Weir y Theda Skocpol, 'las estructuras del Estado y las posibilidades de' 'las respuestas a la gran depresión en Suecia, Gran Bretaña y los
Estados stados S keynesianas de Peter B. Evans et al.
(eds), Con lo que el nuevo Estado En ( Cambridge, Cambridge University Press, 1 985), pp. 07-63 1.
25 Cf. Paul Pierson, El desmantelamiento del Estado Weifare? ( Cambridge, Cambridge University Press,
1 994) y 'Al efecto se convierte en causa: la retroalimentación de políticas y el cambio político', Politica mundial, 45, 4 (1 993), 595-628; Jane Jenson,
'Paradigmas y discursos políticos: legislación protectora en Francia y Estados Unidos BEFARe 1 9 1 4', Canadian Journal of Political Science, 22, 2 (1989), 235-58;
Ira Katznelson, Las zanjas de la ciudad: Política Urbana y los patrones de clase en los Estados Unidos

(Nueva York Nueva York, Pantheon, 1 98 1).

') Estudios Asociación política, 1996

Copyright © 2001. Todas Derechos reservados.


942 Sección opinión

las consecuencias no deseadas y las ineficiencias generadas por las Instituciones existentes en contraste con las
imágenes de las instituciones que más intencional y efficient.26
De acuerdo con esta perspectiva, muchos institucionalistas históricos también dividen el flujo de los
acontecimientos históricos en períodos de continuidad marcada por 'critica! coyunturas, es decir, momentos en los
que el cambio institucional sustancial tiene lugar creando así un 'punto de ramificación' de la que el desarrollo
histórico se mueve a un nuevo path.27 El principal problema aquí, por supuesto, es explicar lo que precipita tales
critica! coyunturas, y, aunque en general, los institucionalistas históricos subrayan el impacto de la crisis económica y
los conflictos militares, muchos de ellos no tienen una respuesta bien desarrollada para este question.28

Por último, a pesar de que llaman la atención sobre el papel de las instituciones en la vida política, los
institucionalistas históricos rara vez insisten en que las instituciones son la única fuerza causal en la política. Por lo
general tratan de localizar a las instituciones en una cadena causal que tiene capacidad para un papel de otros
factores, en particular el desarrollo socioeconómico y la difusión de las ideas. En este sentido, postulan un mundo que
es más complejo que el mundo de los gustos y las instituciones a menudo postulados por los institucionalistas de la
elección racional. Los institucionalistas históricos han sido especialmente atento a la relación entre las instituciones y
las ideas o creencias. Goldstein, por ejemplo, muestra cómo la estructura institucional ideado para hacer la política
comercial en los Estados Unidos tiende a reforzar el impacto de ciertas ideas sobre el comercio al tiempo que socava
los demás;

Elección Racional lnstitutionalism

lt es una de las curiosidades de la ciencia política contemporánea que un segundo 'nuevo institucionalismo', que
denominamos el institucionalismo de la elección racional, desarrollado al mismo tiempo que el institucionalismo
histórico, sino en un aislamiento relativo de ella. Inicialmente, la elección racional institucionalidad Arase desde el
estudio del comportamiento del Congreso de Estados Unidos. En gran medida, se inspiró en la observación de una
paradoja significativa. Si postulados de la elección racional convencionales son correctos, debería ser difícil conseguir
mayorías estables para la legislación en el Congreso de Estados Unidos, donde las múltiples preferencias
ordenamientos de los legisladores y el carácter multidimensional de las cuestiones deberían conducir a una rápida
'bicicleta' de un proyecto de ley para los otros como nueva

26 Cf. James March y Johan Olsen, 'El nuevo institucionalismo: factores organizativos en l ife política', American Political Science Review, 78 (1984), 734-49; Douglass

C. North, ciones lnstitu, Cambio lnstitucional y el rendimiento económico ( Nueva York Nueva York, Cambridge University Press,

1990).

27 Cf. Peter A. Gourevitch, La política en tiempos difíciles ( l thaca NY, Cornell University Press, 1986);
Collier y Lier Col, Dar forma a la arena política; Stephen Krasner, 'Aproximaciones al Estado: Concepciones alternativas y dinámicas históricas', Política Comparada,
16, 2 (1984), 223-46.
28 Esta cuestión merece un examen más completo que los estudiosos ha ve aún dado. Por un lado vista, consulte: Theda Skocpol, Estados y Revoluciones

Sociales ( Nueva York Nueva York, Cambridge University Press, 1979).


29 Ver: Judith Goldstein, 'ideas, instituciones y la política comercial estadounidense', lnternacional
Organización 42, 1 (1988), 179-217: Margare! Presa, 'Las ideas y la política: la aceptación de
Keynesianismo en Gran Bretaña y los Estados Unidos de Peter A. Hal l (ed.), El Po / Itica / o Poder {ideas económicas ( Princeton NJ, Princeton University Press, 1989),
páginas. 53-86; Kathryn Sikkink, S.,
Las instituciones y las ideas: Deve / opmenta / ismo en Brasil y Argentina ( Ithaca NY. Cornell University Press. 1991).

1!' Asociación política Studics, 1991í

Copyright © 2001. Todas Derechos reservados.


Sección opinión 943

mayorías parecen revertir cualquier proyecto de ley que es passed.30 Sin embargo, los resultados del Congreso en realidad muestran
una estabilidad considerable. A finales de la década de 970 1, los analistas de la elección racional comenzaron a preguntar: ¿cómo se
puede explicar esta discrepancia?
Por toda respuesta, se dirigieron a las instituciones. Muchos comenzaron a argumentar que las mayorías estables
se podían encontrar para su uso legislación beca de la forma en que las reglas de procedimiento y de los comités de la
estructura del Congreso las opciones y la información a disposición de sus miembros.31 Sorne de estas reglas
proporcionar control de la agenda que limita el alcance y secuencia de las opciones que enfrentan los votos del
congreso. Otros prorratean jurisdicción sobre asuntos clave a los comités estructurados de forma que sirva a los
intereses electorales de congresistas pro o mecanismos de aplicación de vide que hacen que el intercambio de favores
entre los legisladores posibles. En los términos más generales, se dice que las instituciones del Congreso para reducir
los costos de transacción de llegar a acuerdos con el fin de permitir que las ganancias de intercambio entre los
legisladores que hacen que la aprobación de la legislación estable posible. En breve,

Esto sugiere que los institucionalistas de la elección racional de la ciencia política dibujaron herramientas analíticas
fructíferos de la 'nueva economía de la organización', que hace hincapié en la importancia de los derechos de
propiedad, la búsqueda de rentas, y los costos de transacción para el funcionamiento y desarrollo de institutions.33
Especialmente influyente fue el argumento de Williamson que el desarrollo de una forma particular de la organización
puede explicarse como el resultado de un esfuerzo por reducir los costos de transacción de la realización de la misma
actividad sin una institución de este tipo. 34 Norte aplicar argumentos similares a la historia de las instituciones
políticas. 35 Y las teorías de la agencia, que se centran en los mecanismos institucionales mediante el cual '' directores
pueden vigilar y hacer cumplir el cumplimiento de sus agentes '', demostrado ser útil para explicar cómo las estructuras
del Congreso relaciones con sus cbmmittees o las agencias reguladoras que supervisa. 36

El florecimiento de trabajo sobre el legislativo estadounidense que racional institucionalidad elección ha inspirado
es bien representada en los últimos collectionsY Por lo general se centra en explicar cómo las reglas del Congreso
afectan al comportamiento de

30 El trabajo seminal es: William Riker, 'Implicaciones de la regla desequilibrio ofmajority para el estudio de las instituciones', Americana Sciem Política · e
Review, 75 (1980), 432-47. Ver también: Richard McCelvey, 'intransitividades en modelos multidimensionales de voto y las implicaciones para el control de la
agenda SORNE', Journal of Economic Theory, 12 (1976), 472-82; y John Ferejohn y Morris Fiorina, 'modelos de comportamiento intencional legislativa', American
Economic Review. Papeles y Proceedings, 65 (1975), 407-415.

31 Kenneth A. Shepsle, "equilibrio y equilibrio Institucionales instituciones, pp. 51-81; y Shepsle, 'El estudio de las instituciones: lecciones SORNE desde el
enfoque de la elección racional', Diario de Política teóricas, 1, 2 (1989), 131 47.

32 Cf. Barry Weingast y William Marshall, "La organización industrial del Congreso, Diario o {Economía Política, 96, 1 ​(1988), páginas. 132 -63.

33 Dos de los artículos seminales son: Terry Moe, 'La nueva economía de la organización, American Journal de Ciencias Políticas, 28 (1984), 739-77 y Weingast y
Marshall, 'El industrial
organización del Congreso.
34 Oliver Williamson, Mercados y jerarquías ( Nueva York NY, gratuito, 1975); O. Williamson,
Los Las instituciones económicas del capitalismo ( Nueva York NY, gratuito, 1985).
35 Cf. Douglass C. North y Paul Thomas, El nacimiento del mundo occidental ( Nueva York Nueva York, Cambridge University Press, 1973).

36 Paul Milgrom y John Roberts, Ciencias económicas. Organización y Gestión ( Nueva York NY, Prentice Hall, 1992); John W. Pratt y Richard Zeckhauser, Directores
y agentes ( Boston MA, Harvard Business School Press, 1991).

37 Mathew D. McCubbins y Terry Sullivan (eds), Congreso: Estructura y Política ( Nueva York Nueva York, Cambridge University Press, 1987) y Estudios Legislativo
trimestral, ( Mayo 1994).

(· ¡ Estudios Asociación política, 1996

2001. Todas Reservado.


944 Sección opinión

legisladores y por qué se producen, con énfasis en el sistema de comunicaciones comité del Congreso y la relación
entre el Congreso y las agencias reguladoras. Más recientemente, Cox y McCubbins han intentado cambiar el énfasis
de los comités del Congreso hacia la forma en que la estructura de los partidos políticos deliberaciones. Ferejohn ha
comenzado a explorar la relación entre el Congreso y los tribunales; y un debate iively ha surgido acerca de la
capacidad del Congreso para controlar los organismos reguladores. 38

En los últimos años, los institucionalistas de la elección racional también han dirigido su atención a una variedad
de otros fenómenos, incluyendo el comportamiento transversal de coalición nacional, el desarrollo de las instituciones
políticas, y la intensidad de conflicto.39 étnica Przeworski, Geddes, Marks y otros analizan transi democrática ciones
en terms.40 de teoría de juegos Tsebelis y otros exploran las implicaciones de la reforma institucional de la Unión
Europea; 41 y estudiosos de las relaciones internacionales han utilizado los conceptos del institucionalismo de la
elección racional para explicar el aumento o la disminución de los regímenes internacionales, el tipo de
responsabilidades que los estados delegar en las organizaciones internacionales, y la forma de tales organizations.42

Al igual que todas estas escuelas, racional institucionalidad elección contiene Interna) debates y variación sorne
en perspectiva. Sin embargo, queremos hacer hincapié en cuatro características notables de este enfoque.

En primer lugar, los institucionalistas de la elección racional emplean un conjunto característico de supuestos beha
vioural. En general, postular que los actores relevantes tienen un conjunto fijo de preferencias o gustos (por lo general
conforme a las condiciones más precisas, tales como el principie transitividad), se comportan totalmente
instrumentalmente con el fin de maximizar

38 Gary Cox y Mathew D. McCubbins, Leviatán legislativa ( Berkeley CA, Universidad de Cal ifornia Press, 1 987); John Ferejohn, 'Derecho. la legislación y la
teoría política positiva' en los bancos y Hanushek, La economía política moderna, pp 1 9 1 -2 1. 5; Kenneth A. Shepsle y Barry Weingast R., 'teorías positivas de
las instituciones del Congreso', Estudios Legislativo trimestral, ( ay M 1994); Terry Moe. 'Una evaluación de la teoría positiva de la dominación del Congreso', Estudios
Legislativos Quarter / y, 1 2, 4 (1 987), 475-520; Mathew McCubbins y Thomas Schwartz, 'la supervisión del Congreso por alto: las patrullas de hielo pol frente a
las alarmas firc', Americana Journa / ol Ciencias Políticas, 28 (febrero de 1 984), 1 65-79.

39 Michael Laver y Kenneth Shepsle, 'iones Coalit y gobierno de gabinete', Americana Po / itical Science Review, 84 (1 990), 843-90; Douglass C. North y Barry
Weingast. 'Constituciones y compromisos creíbles: la evolución de las instituciones que rigen la elección pública en 1 siglo séptimo de Inglaterra, Revista de
Historia Económica, 49 (1 de diciembre 989), 803-32; Barry Weingast, 'Institu tionalizing confianza: las raíces políticas y económicas de los conflictos étnicos y
regionales, documento presentado en una conferencia sobre '¿Qué es ismo institucional ahora?', Universidad de Maryland (1 994).

40 Adam Przeworski. La democracia y el mercado ( Cambridge, Cambridge University Press.


1 99 1); Barbara Geddes, El dilema de los políticos ( Berkeley CA, Universidad de California, 1 994); Gary Marks, 'fuentes racional de caos en las transiciones
democráticas', American Behavioral Scientist, 33 4/5 (1 992), 397-42 1; Youssef Cohen, Los reformadores radicales, y los reaccionarios ( Chicago IL, Chicago University
Press, 1 994); James Denardo, Poder en números ( Princeton NJ, Princeton University Press, 1985).

41 George Tsebelis, 'El poder del Parlamento Europeo como fija la agenda condicional',
Americana Politica / Science Review, 88, 1 ( 1 994), 795-- 8 1 5; Marcos Pollack, 'servan obediente! o
galopante Eurocracia ', Centro de Harvard para Estudios Europeos Documento de trabajo (1 995); Lisa Martín, La influencia de los parlamentos nacionales
en la construcción europea', Centro de Harvard para Asuntos lnternacionales Documento de trabajo (1 994).

42 Robert O. Keohane y Lisa L. Martin, "Delegación de las organizaciones internacionales, documento presentado en una conferencia sobre '¿Qué es lnst
itutionalism ahora?', Universidad de Maryland (1 994); Lisa Martín, 'lntereses, poder y multilateralismo', Organización Internacional, 46, 4 (1 992), 765 --92;
Kenneth A. Oye (ed.), La cooperación en virtud Anarchy ( Princeton NJ, Princeton University Press, 1 993); Stephen Krasner, 'Las comunicaciones globales y el
poder nacional: l ife en la frontera de Pareto, Politica mundial. 43 (abril de 199 1), 336-66.

(( Estudios Asociación política, 1996

Copyright © 2001. Todas Derechos reservados.


Sección opinión 94 5

el logro de estas preferencias, y lo hacen de una manera muy estratégica que supone extensa calculation.43

En segundo lugar, si a11 escuelas de pensamiento tienden a promulga te una imagen característica de la política,
ya sea como una 'lucha por el poder', un 'proceso de aprendizaje social' o similares, la elección racional
institucionalistas también Purvey una imagen distintiva de la política. Ellos tienden a ver la política como una serie de
dilemas de acción co11ective. Este último se puede definir como casos en los que los individuos que actúan para
maximizar el logro de sus propias preferencias son susceptibles de producir un resultado que es co11ectively sub
óptima (en el sentido de que otro resultado podría ser encontrado que haría que al menos uno de los actores mejor sin
hacer ninguna de las otras en peor situación). Typica11y, lo que impide que los actores de tomar un curso co11ectively
superior de la acción es la ausencia de mecanismos institucionales que garanticen un comportamiento complementario
por otros.

En tercer lugar, uno de los grandes aportes del institucionalismo de la elección racional ha sido hacer hincapié en el
papel de la interacción estratégica en la determinación de los resultados políticos. Es decir, que postulan, en primer
lugar, que el comportamiento de un actor es probable que sea impulsado, no por fuerzas históricas impersonales, sino
por un cálculo estratégico y, en segundo lugar, que este cálculo wi11 ser profundamente afectado por las expectativas
de los actores acerca de cómo otros están probable que se comporte así. la estructura de las instituciones tales
interacciones, al afectar el alcance y la secuencia de ti alterna ves en la elección del orden del día o proporcionando la
información y mechan aplicación de ismos que reducen la incertidumbre sobre el comportamiento correspondiente de
los demás y 'ganancias de intercambio' a11ow, actores principales de ese modo hacia particular, Cálculos de los
potentia11y y mejores resultados sociales.

Fina11y, los institucionalistas de la elección racional también han desarrollado un enfoque distintivo al problema de
explicar cómo se originan las instituciones. Typica1ly, comienzan utilizando la deducción para llegar a una
especificación estilizada de las funciones que una institución realiza. A continuación, explican la existencia de la
institución por referencia al valor de esas funciones tienen para los actores afectados por la institución. Esta
formulación supone que los actores crean la institu ción en arder a darse cuenta de este valor, que más a menudo se
conceptualiza, como se señaló anteriormente, en términos de beneficios de la cooperación. Por lo tanto, el proceso de
creación institucional usua11y gira en torno a un acuerdo voluntario por los actores relevantes; y, si la institución está
sujeto a un proceso de selección competitiva,

43 Cf. Kenneth Shepsle y Barry Weingast, 'Los fundamentos institucionales de poder Comité',
Americana Po / Itica / Science Review, 81 (1 987 marzo), 85- 1 04; cf. Jon Elster y Aanund Hylland (eds), Fundamentos de la Teoría de la Elección Social ( Cambridge,
Cambridge University Press, 1 986).
44 Cf. G. Hardin, 'La tragedia de los comunes', Ciencia 1 62 (1 968), 1 243-8; Russell Hardin,
Co // caz acción ( Baltimore MD, Johns Hopkins Press, mil novecientos ochenta y dos); Elinor Ostrom, que se rige la

Comunes ( Nueva York Nueva York, Cambridge University Press, 1 990).


45 Como era de esperar, los análisis se centró en las legislaturas tienden a enfatizar la importancia de un acuerdo voluntario, mientras que ana1yses se
centraron en las instituciones económicas ponen más énfasis en la selección competitiva.

«<:, Estudios Política Sindical, 1996

Copyright © 2001. Todas Derechos reservados.


946 Sección opinión

Por lo tanto, la estructura organizativa de una empresa se explica por referencia a la forma en que se minimiza la
transacción, la producción o la influencia costs.46 Las reglas del Congreso Americano se explican con referencia a las
ganancias del intercambio que pro veer a los miembros del Congreso. Las disposiciones constitucionales adoptadas
por el Inglés en la década de 1680 se explican en función de los beneficios que proporcionan a los titulares de
propiedad. Tales ejemplos podrían multiplicarse. Hay un montón de espacio para la contención dentro de este marco
general, pero por lo general se centra en si las funciones realizadas por la institución que nos ocupa se han
especificado correctamente. Así,

El institucionalismo sociológico

Independiente pero simultánea con estos desarrollos en la ciencia política, una nueva institucionalidad se ha venido
desarrollando en sociología. Al igual que las otras escuelas de pensamiento, que está plagada interna! debate. Sin
embargo, sus colaboradores han desarrollado un conjunto de teorías que son de creciente interés para los científicos
políticos.
Lo que llamamos institucionalismo sociológico surgió principalmente dentro del subcampo de la teoría de la
organización. Fechas de movimiento más o menos hasta el final de los 1 970s, cuando los sociólogos SORNE
comenzaron a cuestionar la distinción tradicionalmente trazada entre las partes del mundo social decir que reflejan un
medio formal extremos 'racionalidad' de la especie asociada a las formas modernas de organización y burocracia y
aquellas partes del mundo social, dijo a mostrar un conjunto di verso de las prácticas asociadas con la 'cultura'. Desde
Weber, muchos sociólogos habían visto las estructuras burocráticas que dominan el paisaje moderno, en los
departamentos gubernamentales, empresas, escuelas, organizaciones de interés y similares, como el producto de un
esfuerzo intensivo para idear estructuras cada vez más eficientes para llevar a cabo las tareas asociadas con
sociedad moderna.

Frente a esto, los nuevos institucionalistas en la sociología empezaron a argumentar que muchas de las formas y
procedimientos institucionales utilizados por las organizaciones modernas no se adoptaron las simplemente el uso del
beca que eran más eficiente para las tareas a mano, en línea con sorne 'racionalidad' trascendente. En cambio,
sostuvieron que muchas de estas formas y procedimientos deben ser vistos como prácticas culturalmente específicos,
similares a los mitos y ceremonias ideadas por muchas sociedades, y asimilados en nizaciones de órganos, no
necesariamente para mejorar sus formales medios-fines de eficiencia, pero como resultado de la clase de los
procesos asociados con la transmisión de la cultura

46 Cf. Williamson, Mercados y jerarquías; Milgrom y Roberts, Economía, Organiza / de iones y de gestión; Paul Milgrom y John Roberts,
'costes de negociación, los costes de influencia y THC
Organiza! ión de la actividad económica' de James Alt y Kenneth Shepsle (eds) Perspectivas sobre la Economía Política ( Cambridge, Cambridge University Press, 1
990), pp. 57-89.
47 Keith Krehbiel, Información y Organización Legislativo ( Ann Arbor MI, University of Michigan Press, 1 99 1); cf. Kenneth Shepsle y Barry Weingast, "teorías
positivas ofCongressional instituciones.

48 Para la amplificación de estos puntos, véase: Frank Dobbin, 'modelos culturales de la organización: la construcción social de principios racionales de
organización' de Diane Crane, (ed.) La sociología o_ [Cultura
(Oxford, Blackwell, 1 994), 1 1 7-53.

mi; Política Asociación de Estudios. 1996

Copyright © 2001. Todas Derechos reservados.


Sección opinión 947

prácticas en términos más generales. Por lo tanto, según este argumento, incluso la oficina de crática aparentemente más de las
prácticas que se han explicado en terms.49 culturales
Desde esta perspectiva, la problemática que los institucionalistas sociológicos normalmente adoptan busca
explicaciones de por qué las organizaciones adquieren un conjunto específico de las formas institucionales,
procedimientos o símbolos; y destaca cómo estas prácticas se difunden a través de campos de organización o en
todas las naciones. Ellos están interesados, por ejemplo, en la explicación de las sorprendentes similitudes en la forma
y la práctica organizativa que muestran los Ministerios de Educación en todo el mundo, independientemente de las
diferencias en las condiciones locales o que las empresas de visualizar todos los sectores industriales,
independientemente del producto que fabrican. Dobbin emplea el enfoque para mostrar cómo las concepciones del
Estado y la política ferroviaria del siglo XIX acondicionado mercado en Francia y los Estados stados S-culturalmente
construido. 50 Meyer y Scott lo utilizan para explicar la proliferación de programas de formación en firms.51
estadounidenses Otros aplican para explicar isomorfismo institucional en Asia Oriental y la facilidad relativa con la que
las técnicas de pro ducción de Asia Oriental fueron difundidas por todo el mundo. 52 Fligstein toma este enfoque para
explicar la diversificación de la industria estadounidense, y Soysal lo utiliza para explicar la política de inmigración
contemporánea en Europa y America.53

Tres características de institucionalismo sociológico hacen que sea relativamente distintiva en el contexto de las
otras 'nuevas' institucionalismos.
En primer lugar, los institucionalistas sociológicos tienden a definir las instituciones de forma mucho más amplia
que la poli ti cal que hacen los científicos para incluir, no sólo formales reglas, procedimientos o normas, pero los
sistemas de símbolos, guiones cognitivos y plantillas morales que proporcionan los 'marcos de significado de' Guiding
accion humana. 54 Esta definición se rompe la brecha conceptual entre 'instituciones' y 'cultura'. Los dos se funden
unos con otros. Esto tiene dos implicaciones importantes. En primer lugar, cuestiona la distinción que muchos
científicos políticos les gusta dibujar entre "explicaciones institucionales sobre la base de las estructuras organizativas
y culturales 'explicaciones' TRO una comprensión de la cultura como actitudes o values.55 compartidos En segundo
lugar,

49 El trabajo pionero hecho por sociólogos de Stanford. Ver: John W. Meyer y Brian Rowan,
'Organizaciones institucionalizadas: la estructura formal como mito y ceremonia', americano
Journal of Sociology, 83 (1 977), 340-63; John W. Meyer y WR Scott, menls Organizalional Environ: El ritual y Ralionality ( Beverly Hills CA, Sage, 1 983); Paul J. DiMaggio
y Walter W. Powell, 'lntroducción' en Powell y DiMaggio (eds), La Nueva Inslitulionalism en Análisis Organizalional ( Chicago IL, University of Chicago Press, 1 99 1), pp.
1 -40.

5 ° Frank Dobbin, La política industrial de forja ( Cambridge, Cambridge University Press, 1 994).
51 W. Richard Scott el al., Institulional Entornos y Organizalions ( Thousand Oaks CA, Sage, 1 994), caps 1 1 y 1 2.

52 Marco Orru et al., ' isomorfismo organizativo en Asia Oriental' en Powell y DiMaggio,
La Nueva Inslilulionalism en Análisis Organizacional, Pp. 361 -89; Robert E. Cole, Stralegies para Induslry: SMA / 1-Actividades de grupo en la industria estadounidense, japonés y
sueco ( Berkeley CA, University of California Press, 1 989).

53 Neil Fligstein, La transformación de Control Corporativo ( Cambridge MA. Harvard University Press, 1 990); Yasemin N. Soysal, (Límites de la ciudadanía Chicago IL,
University of Chicago Press,
1 994).
54 Cf. John L. Campbell, 'análisis lnstitucional y el papel de las ideas en economía política', documento presentado en el Seminario sobre el estado y el
capitalismo desde 1 800, la Universidad de Harvard, 1 995;
W. Richard Scott, 'Las instituciones y organizaciones: hacia una síntesis teórica' en Scott et al., Instilulional Environmenls, pp. 55-80.

55 Cf. Gabriel Almond y Sidney Yerba, La cultura cívica ( Boston MA, Little Brown, 1 963); PETERA. Sala, Consejo de la Economía ( Oxford, Polity, 1 986), cap. l.

F') Estudios Asociación política, 1996

Copyright © 2001. Todas Derechos reservados.


948 Sección opinión

este enfoque tiende a redefinir la 'cultura' como 'instituciones'. 56 A este respecto, se reftects un 'giro cognitivo' dentro
de la sociología misma distancia forrnulations frorn que la cultura asociada exclusivamente con actitudes afectivas o
valores hacia los que ven la cultura como una red de rutinas, syrnbols o secuencias de comandos que proporcionan
ternplates para el comportamiento. 57

En segundo lugar, los nuevos institucionalistas en sociología también tienen un distintivo en virtud de pie de la
relación entre las instituciones y la acción individual, que sigue el 'enfoque cultural' descrito anteriormente (pp. 939-40)
pero muestra SORNE matices característicos. Una línea anterior de análisis sociológico resuelve el problern de
especificar la relación entre las instituciones y la acción mediante la asociación de las instituciones con 'roles' a la que
'norrns de comportamiento' prescriptivos se adjuntan. En este punto de vista, los individuos que ha ve sido
socializados en particular los roles institucionales internalizan los norrns asociados con estos papeles, y de esta
manera se dice que las instituciones afectar el comportamiento. Nos dejarían de pensar en esto como la 'dirnension
norrnative' de irnpact institucional. Aunque sorne siguen ernploy tales concepciones, institucionalistas sociológicos
rnany ponen un nuevo ernphasis en lo que dejarían de pensar en como el 'dirnension cognitiva' de irnpact
institucional. Es decir, que ernphasize la forma en que el comportamiento de las instituciones influencia,
proporcionando los guiones cognitivos, categorías y rnodels que son indispensables para la acción, sobre todo porque
sin thern el mundo y el comportamiento de los demás no puede ser interpreted.58 instituciones comportamiento no
inftuence sirnply especificando lo que uno debe hacer, sino también mediante la especificación de lo que uno puede
imaginarse a sí mismo haciendo en un contexto dado. Aquí, uno puede ver la influencia de constructivisrn social sobre
la nueva institutionalisrn en sociología. En los casos rnany, se dice que las instituciones para proporcionar las mismas
terrns a través del cual se asigna rneaning en IIFE social. De ello se desprende que las instituciones no afectan sirnply
los cálculos estratégicos de los individuos, como institucionalistas de la elección racional sostienen, sino también sus
preferencias básicas y rnost propia identidad. Los auto-irnages e identidades de los actores sociales se dice que están
constituidos frorn los forrns institucionales, irnages y señales proporcionadas por Ji sociales Fe. 59

De acuerdo con ello, los institucionalistas sociológicos rnany ernphasize el carácter activo y rnutually-constitutiva
altamente interrelacionado de la relación entre las Instituciones y la acción individual. Cuando actúan como una
convención social especifica, los individuos constituyen sirnultaneously thernselves como actores sociales, en el
sentido de participar en actos socialmente rneaningful, y refuerzan la convención a la que están adheridos. El centro
de esta perspectiva es la noción de que la acción está estrechamente ligada a la interpretación. Por lo tanto, los
institucionalistas sociológicos insisten en que. cuando se enfrentan a una situación, el individuo rnust encontrar una
manera de reconocer que, así como de responder a la misma, y ​las secuencias de comandos o ternplates irnplicit en
el mundo institucional proporcionar los rneans para accornplishing ambas tareas,

56 Cf. Lynne Zucker, 'El papel de la institucionalización en la persistencia cultural' en Powell y DiMaggio, La Nueva lnstitutionalism en Análisis Organizacional, pp
83 · 1 07.; John Meyer el al.,
'Ontología y racionalización en la cuenta cultural occidental' de John Meyer EL Al .. Ambientes Aspectos institucionales y organizaciones.

57 Cf. Ann Swidler, 'Cultura en acción: los símbolos y estrategias', American Sociological Review, 5 1 (1 986), 273-86; March y Olsen, Redescubriendo las
instituciones, ch. 3.
58 Cf. DiMaggio y Powell, 'Introducción'.
59 Ver el trabajo clásico de Peter Berger y Thomas Luckmann, La construcción social de Rea / dad ( Nueva York NY, ancla, 1 966) y el más recen! aplicación a la
ciencia política por Alexander Wendt, el problema agente-estructura en la teoría de las relaciones internacionales', lnternational Organiza / ion, 4 1, 3 (1 987),
335-70.

(·) Política! Asociación de Estudios, 1996

Copyright © 2001. Todas Derechos reservados.


Sección opinión 949

a menudo más o menos simultáneamente. La relación entre el individuo y la institución, a continuación, se basa en una
especie de 'practica! razonamiento' mediante el cual el individuo trabaja con y reelabora las plantillas institucionales
disponibles para diseñar un curso de action.60

Nada de esto sugiere que los individuos no son intencional, o racional orientado a objetivos. Sin embargo, los
institucionalistas sociológicos hacen hincapié en que lo que una persona va a ver como 'acción racional' es en sí
mismo socialmente constituidos, y que conceptualizan las metas hacia las cuales un actor se esfuerza en términos
mucho más amplios que otros. Si los teóricos de la elección racional menudo postulan un mundo de individuos u
organizaciones que buscan maximizar su bienestar material, sociólogos frecuencia postulan un mundo de individuos u
organizaciones que tratan de definir y expresar su identidad de manera socialmente apropiadas.

Por último, los nuevos institucionalistas en la sociología también toman un enfoque distintivo al problema de
explicar cómo se originan las prácticas institucionales y el cambio. A medida que ha ve visto, muchos institucionalistas
de la elección racional explican el desarrollo de una institución en función de la eficiencia con que se sirve a los fines
materiales de los que lo aceptan. Por el contrario, los institucionalistas sociológicos sostienen que las organizaciones
adoptan a menudo una nueva práctica institucional, no porque avanza los medios y fines eficiencia de la organización,
pero utilizan beca que mejora la legitimidad social de la organización o sus participantes. En otras palabras, las
organizaciones adoptan formas o prácticas institucionales específicas, porque estos últimos son ampliamente
valorados dentro de un entorno cultural más amplio. En los casos SORNE, estas prácticas pueden ser en realidad
disfuncional con respecto al logro de los objetivos formales de la organización. Campbell captura esta perspectiva bien
mediante la descripción como un 'lógica de adecuación social' en contraste con una 'lógica de instrumentality'.61

Por lo tanto, en contraste con los que explican la diversificación de las empresas estadounidenses en los 1 9 50 y 1
960s como una respuesta funcional a la exigencia económica o tecnológica, Fligstein argumenta que los
administradores de la abrazaron por el valor que llegó a ser asociado con él en el muchos profesionales foros en los
que participaron y la validación se ofreció para sus funciones más amplias y el mundo views.62 del mismo modo,
Soysal sostiene que las políticas hacia los inmigrantes adoptadas por muchos estados fueron perseguidos, no porque
fueran más funcional para el estado, pero debido a las concepciones cambiantes de los derechos humanos
promulgados por los regímenes internacionales hicieron tales políticas parecen apropiadas y otros ilegítimos a los ojos
de authorities.63 nacional

Para este enfoque, por supuesto, es la cuestión de lo que le confiere 'legitimidad' o 'adecuación social' sobre los
arreglos institucionales SORNE pero no otros. En última instancia, se trata de una cuestión acerca de las fuentes de
autoridad cultural. Sorne de los institucionalistas sociológicos hacen hincapié en la forma en que un estado moderno
de ampliar el alcance de reglamentación imponga muchas prácticas en las organizaciones de la sociedad por decreto
público. Otros se refieren a la forma en que la creciente profesionalización de muchas esferas de la actividad
profesional crea

60 Cf. DiMaggio y Powell, 'Introducción', pp. 22-4 y los ensayos de Lynne G. Zucker y Ronald Jepperson en ese volumen.

61 Cf. Campbell, 'análisis lnstitucional y el papel de las ideas en pol economía itical'; March y Olsen, Redescubriendo las instituciones, ch. 2.

62 Fligstein, La transformación del control corporativo.

63 Soysal, Límites de la ciudadanía.

(I. 'J Estudios Asociación política, 1996

Copyright © 2001. Todas Derechos reservados.


9 50 Sección opinión

commumties con la autoridad cultural para presionar ciertas normas en sus members.64 En otros casos, se dice que
las prácticas institucionales comunes a emerger de un proceso más interactivo de discusión entre los actores en una
red dada - problemas compartidos, sobre cómo interpretar ellos, y cómo resolverlos - que tiene lugar en una variedad
de foros que van desde las escuelas de negocios a cónclaves internacionales. Fuera de estos intercambios, se dice
que los actores para desarrollar mapas cognitivos compartidos, a menudo incorpora un sentido de las prácticas
institucionales adecuados, que son entonces ampliamente desplegados. En estos casos, la TI interactivo y crea cinco
dimensiones del proceso mediante el cual las instituciones se construyen socialmente es más apparent.65 Sorne
argumentan que incluso podemos ver este tipo de procesos que se desarrollan en una escala transnacional,

comparando institucionalismo

En todas sus vaneties, los 'nuevos institucionalismos' avanzar significativamente nuestra comprensión del mundo
político. Sin embargo, las imágenes que se presentan del mundo político de ninguna manera son idénticos; y cada
muestra fortalezas y debilidades característicos. Consideramos que estos, en primer lugar, con respecto al problema
de especificar la relación entre las instituciones y el comportamiento.

El institucionalismo histórico tiene la concepción más cómodo de esta relación. Los analistas en esta escuela
utilizan comúnmente tanto 'cálculo' y 'cultural' se acerca a este problema - en nuestra opinión, una virtud importante,
ya que nos encontramos con ambas perspectivas plausibles e importante. Sin embargo, el eclecticismo tiene sus
costos: el institucionalismo histórico ha dedicado menos atención que las otras escuelas a desarrollar una
comprensión sofisticada de exactamente cómo las instituciones influyen en el comportamiento y sorne de sus obras
son Iess cuidado de lo que deberían ser sobre la especificación de la cadena causal precisa a través del cual el
instituciones a las que se identifican como importantes están afectando el comportamiento que tienen el propósito de
explicar. Este es un aspecto en el que el institucionalismo histórico podría beneficiarse de un mayor intercambio entre
las escuelas.

Institucionalismo de la elección racional, por el contrario, se ha desarrollado una concepción más precisa de la
relación entre las instituciones y el comportamiento y un conjunto altamente generalizable de los conceptos que se
prestan a la construcción de teorías sistemática. Sin embargo, estos microfundamentos ampliamente cacareados
descansan sobre una imagen relativamente simplista de la motivación humana, que puede perder muchos de sus
importantes defensores del enfoque dimensions.67 se inclinan a compararlo con un conjunto

64 Cf. Paul J. DiMaggio y Walter W. Powel l, 'The CAGC hierro revisited: morfismo institucional iso y col racionalidad lectivo', y Walter W. Powel l,
'Ampliación del alcance de análisis institucional' en Powell y DiMaggio, La Nueva Jnstitutiona / ismo en Análisis Organizacional, chs 3 y 8.

sesenta y cinco En este momento estamos en deuda con el análisis profundo de John L. Campbel l, 'Tendencias recientes en el análisis institucional', pág. 1 1.

66 véase Meyer et al., ' Ontología y racionalización', Meyer, '' entornos racionalizados y David Strang y John W. Meyer, 'condiciones institucionales para la

difusión' en Scott y Meyer.


lnstitutionalized entornos y organizaciones, chs 1, 2 y 5.
67 Para una discusión más amplia, véase: Karen S. Cook y Margare! Levi (eds}, Los límites de la racionalidad ( Chicago IL, University of Chicago Press, 1 990) y
Jane Mansbridge (ed.), Más allá de Auto-Jnterest ( Chicago IL, University of Chicago Press, 1 990).

,, . Política Asociación de Estudios. 1996

Copyright © 2001. Todas Derechos reservados.


Sección opinión 951

de ecuaciones de forma reducida, adecuadamente no juzga sobre la exactitud de sus suposiciones sino en el poder
predictivo de su models.68 Pero éste es un terreno traicionero, ya que las predicciones generadas por estos modelos
suelen ser sensibles a pequeños cambios en suposiciones acerca de amortización matrices, estructuras de
preferencias y similares, que son con frecuencia arbitraria o no soportado por data.69 la utilidad del enfoque también
está limitado por el grado en que especifica las preferencias o metas de los actores exógenamente para el análisis,
especialmente en los casos empíricos donde estas preferencias subyacentes son múltiples facetas, ambiguos o
difíciles de especificar ex ante.

Dado que el comportamiento instrumental es un componente importante de la política, sin embargo, racional
institucionalidad elección se ha hecho importantes contribuciones, en particular, poniendo de relieve los aspectos clave
de la política que a menudo son poco apreciados por otros puntos de vista y proporcionar herramientas para el análisis
de ellos. Los miembros de esta escuela hacen hincapié en que la acción política implica la gestión de la incertidumbre,
mucho tiempo una de las características más centrales y abandonados de la política; y demuestran la importancia de la
información que fluye ha ve por las relaciones de poder y los resultados políticos.

Tal vez lo más importante, que nos llaman la atención sobre el papel que la interacción estratégica entre actores
juega en la determinación de los resultados políticos. Esto representa un avance importante en los enfoques
tradicionales que explican los resultados políticos en gran medida en términos de la fuerza que las variables
estructurales, tales como leve) de desarrollo socioeconómico, nivel educativo o el descontento de material, se dice que
ejercer directamente sobre el comportamiento individual. Con ella, los analistas de la elección racional se pueden
incorporar en sus análisis una apreciación mucho más extensa para el papel que la intencionalidad humana juega en la
determinación de los resultados políticos, en la forma de cálculo estratégico, integrado con un papel para las variables
turales STRUC entendidas principalmente en términos de instituciones. La diferencia entre los dos enfoques se resume
en el movimiento de los modelos en los que la causalidad está representado por los coeficientes de las variables
estructurales en las ecuaciones de regresión hacia modelos de teoría de juegos de los procesos políticos. El
inconveniente, por supuesto, es que este avance se produce a costa de conceptualizar intencionalidad en términos de
una relativamente delgada teoría de la racionalidad humana.

Cualquier persona que ha esperado en un semáforo cuando nadie más estaba alrededor, sin embargo, tiene que
admitir que hay dimensiones a la relación entre las instituciones y las acciones que pueden no ser altamente
instrumental o bien modelado por las teorías de la elección racional. institucionalistas sociológicos son a menudo
mejores condiciones para dilucidar estas dimensiones. Por un lado, sus teorías especifican formas en que las
instituciones pueden afectar las preferencias subyacentes o identidades de los actores que deben tomar los
institucionalistas de la elección racional como algo dado. Por otro lado, nos dicen que incluso un agente altamente
instrumentales puede ser la elección de estrategias (y rivales) de repertorios culturalmente específicos, identificando
con ello los aspectos adicionales en las que el entorno institucional puede afectar a las estrategias que los actores
eligen.

68 Estamos muy agradecidos por Kenneth Shepsle para dibujar esto a nuestra atención. Cf. Milton Friedman, 'La metodología de la economía positiva' en Ensayos
en la economía positiva ( Chicago, University of Chicago Press, 1 953).

69 El problema se acentúa por el hecho de que muchas soluciones de equilibrio pueden estar presentes en una situación dada, como el 'teorema de
tradición' sugiere. De manera más general, ver: Donald P. Green e Ian Shapiro, Pato / tec- Racional de Teoría de la Elección ( Ncw Haven CT, Y ale University Press, 1
994).

· r¡) Política Asociación de Estudios. 1996

2001. Todas Reservado.


9 52 Sección opinión

impacto institucional que pueden ser los antecedentes indispensables para action.70 instrumentales

En cuanto al segundo de los problemas de organización, también hay fortalezas y debilidades distintivas en los
enfoques adoptados por las tres escuelas para el problema de explicar cómo las instituciones se originan y cambian.

institucionalistas de la elección racional han producido los más elegantes cuentas de origen institucional, girando
principalmente en las funciones que realizan estas instituciones y los beneficios que proporcionan. En nuestra opinión,
este enfoque tiene una fuerza real para explicar por qué las instituciones existentes siguen existiendo, ya que la
persistencia de una institución a menudo depende de los beneficios que puede ofrecer. Sin embargo, Severa!
características del enfoque limitan severamente su adecuación como un marco para explicar los orígenes de las
instituciones.

En primer lugar, el enfoque del institucionalismo de la elección racional es a menudo muy 'funcionalista'. Es decir,
que explica los orígenes de una institución en gran medida en términos de los efectos que se derivan de su existencia.
Aunque tales efectos pueden contribuir a la persistencia de una institución, el problema de la persistencia explicando
que no debe confundirse con el problema de explicar los orígenes de una institu ción. Debido a consecuencias no
deseadas son omnipresentes en el mundo social, no se puede deducir con seguridad orígenes de consecuencias. 7 1
Por otra parte, este enfoque a menudo nos lea VES sin una explicación de las muchas ineficiencias que deben
mostrarse las instituciones, y se puede exagerar la eficiencia que SORNE hacer display.72

En segundo lugar, este enfoque es en gran parte 'intencionalista'. En otras palabras, tiende a asumir que el
proceso de creación institucional es altamente intencional, en gran parte bajo el control de actores que perciben
correctamente los efectos de las instituciones que establecen y crean con precisión con el fin de asegurar estos
efectos. Aunque es indudable que hay un elemento deliberado de creación institucional, este tipo de análisis a
menudo conllevan supuestos heroicos sobre la presciencia de los actores históricos y su capacidad para controlar el
curso de los acontecimientos. En los casos SORNE, también atribuyen intenciones excesivamente simples a los
actores históricos que, en una inspección más cercana, se pueden considerar para ser operativo a partir de un
conjunto mucho más complejo de motivaciones. 73

En tercer lugar, muchos de estos análisis son altamente 'voluntarista'. Es decir, como se ha argumentado Bates,
tienden a considerar la creación institucional como un proceso cuasi-contractual marcado por acuerdo voluntario entre
los actores relativamente iguales y independ ent - tanto como uno podría encontrar en un 'estado de nature'.74
Aunque este pueden representar con precisión los casos SORNE, hay muchas otras en las que tal enfoque subestima
el grado en el que las asimetrías de los actores SORNE chaleco de energía con

7 ° Cf. James Johnson, 'dimensiones simbólicas del orden social', documento presentado en una conferencia sobre '¿Cuál es el institucionalismo ahora?',
Universidad de Maryland (1 994).
71 Este es un punto en el hecho Robert Bates, 'Contra el contractualismo: reflexiones SORNE en el nuevo institucionalismo', Política y sociedad, 1 6 (1 987),
387-40 1.
72 F o un poderoso esfuerzo para hacer frente a este problema sin abandonar por completo la relación na! supuestos de elección, ver: Terry Moe, La
política de la elección estructural: hacia una teoría de la burocracia pública' en Oliver Williamson, (ed.) Teoría de la Organización de Chester Barnard al presente y más
allá ( Nueva York Nueva York, Oxford University Press, 1 990), pp. 1 1 6 53.

73 Por un ejemp1o, véase el análisis de lo contrario valioso en: Norte y Weingast, 'Constituciones y compromisos creíbles. Del mismo modo, puede ser
que muchos análisis de la elección racional asumen con demasiada facilidad que la presencia de problemas de acción colectiva se géneros del te de una
'demanda' automática para nuevas instituciones. Para correctivos, véase Bates, 'Contra-contractualismo' y Jack Knight, Instituciones y Social (Conjlict Nueva York
Nueva York, Cambridge University Press, 1 992).

74 Ver Bates, 'Contra-contractualismo' y Grafstein, El realismo lnstitucional, ch. 3.

11' Pohtical estudios de asociación, 1996

Copyright © 2001. Todas Derechos reservados.


Sección opinión 9 53

más influencia que otros a través de proceso de creation.75 institucional Finalmente, el carácter 'equilibrio' del enfoque
de la elección racional para instituciones tales enreda analistas en una contradicción. Una consecuencia de este
enfoque es que el punto de partida a partir del cual las instituciones se van a crear en sí es probable que refleje un
equilibrio de Nash. Por lo tanto, no es obvio por qué los actores estarían de acuerdo con un cambio en las instituciones
existentes. Paradójicamente, los esfuerzos de Shepsle y otros para mostrar que las instituciones son estables,
mediante la invocación de la incertidumbre que rodea el cambio institucional, hacen que el problema de explicar por
qué las instituciones cambian aún más perplexing.76 Como mínimo, este enfoque necesita una teoría más sólida de la
dinámica equilibrios.

Estas consideraciones sugieren que, aunque racional institucionalidad elección tiene un gran potencial para
explicar por qué las instituciones persisten, la explicación que ofrece para la génesis institucional probablemente se
aplica bien únicamente a un número limitado de valores. En concreto, se ofrece el mayor apalancamiento de análisis
en los entornos donde es necesaria para asegurar el cambio institucional consenso entre los actores acostumbrados a
la acción estratégica y de más o menos en pie de igualdad, como en las legislaturas SORNE o ámbitos
internacionales. Alternativamente, puede ser aplicable a entornos en los que la competencia tensa entre los Forros de
organización selecciona para aquellos con sorne tipo de eficiencia que es claramente determinable ex ante, como en la
configuración de SORNE de competencia en el mercado. 77

Por el contrario, los institucionalistas históricos y sociológicos se acercan al problema de explicar cómo las
instituciones origina te y cambiar de manera muy diferente. Ambos comienzan al insistir en que las nuevas
instituciones se crean o se adoptan en un mundo ya repleta de instituciones. Esto puede parecer un simple punto, pero
gran parte de ella se deriva.
institucionalistas sociológicos lo utilizan para explorar la forma en que las instituciones existentes estructuran el
campo de visión de aquellos que contemplan la reforma institucional. Por lo tanto, se centran la atención en los
procesos por los que el desarrollo de nuevas instituciones 'tomar prestado' del mundo existente de plantillas
institucionales. Este enfoque hace hincapié en útilmente la forma en que el mundo institucional existente circunscribe el
rango de la creación institucional. Los tionalists institu sociológicos también desarrollan una concepción más amplia de
por qué una institu ción en particular puede ser elegido, que va más allá de las consideraciones de eficiencia hacia un
reconocimiento por el papel que los procesos colectivos de interpretación y preocupaciones para el juego legitimidad
social en el proceso. Entre otras cosas,

75 Para un análisis astuto que los intentos de construir un aprecio por las asimetrías de poder en una teoría de la elección racional de creación institucional,
consulte: Caballero, Las instituciones y Conjlict Social. Esto puede ser un problema incluso en las legislaturas, en las mayorías a menudo pueden hacer cumplir el
cambio institucional en las minorías, como los estudios de gobierno de partido están empezando a destacar. Ver: Cox y McCubbins,

Leviatán legislativo.

76 Cf. Shepsle, 'equilibrio lnstitucional y las instituciones de equilibrio'.


77 Aunque los estudiosos SORNE han argumentado que la competencia entre los estados-nación o élites políticas tiende a seleccionar para los tipos de
instituciones SORNE sobre otros, sorprendentemente poca investigación se ha hecho sobre este problema. Cf. Thomas Ertman, Nacimiento del Leviatán ( Nueva
York Nueva York, Cambridge Univer sidad Press, en prensa); Hilton Root, Fuente o {privilegios ( Berkeley CA, University of California Press, 1 994); WG Runciman, Un
tratado en la teoría social ( Cambridge, Cambridge University Press, 1 984); y más generalmente: Knight, Las instituciones y Conjlict Social, ch. 1 y Douglass C. North, Las
instituciones, Aspectos institucionales Cambiar Económico y Per {ormance ( Cambridge, Cambridge University Press, 1 990).

78 Meyer y Rowan, 'lnstitutionalized organizaciones' y George M. Thomas et al, Institución Estructura alized:. Constituyendo Estado, sociedad y el individuo ( Beverly
Hills CA, Sage, 1 987).

(( ') Política estudios de asociación, 1996

2001. Todas Reservado.


9 54 Sección opinión

Desde la perspectiva de la ciencia política, sin embargo, el enfoque que el institucionalismo sociológico se
necesita para este tipo de procesos a menudo parece curiosamente sin sangre. Es decir, puede pasar por alto el
grado en que los procesos de la creación o la reforma institu cional implicaría un choque de poder entre los actores
que compiten con interests.79 Después de todo, muchos actores, tanto dentro como fuera de la organización, ha ve
profundas participaciones en si que la empresa o el gobierno adopta nuevas prácticas institucionales y las iniciativas
de reforma a menudo provocan luchas de poder entre estos actores, que se puede descuidar el énfasis en los
procesos de difusión. En los casos SORNE, los nuevos institucionalistas en la sociología parecen estar tan centrados
en macro-leve) procesa los actores que participan en estos procesos parecen caer de la vista y el resultado comienza
a Iook como 'acción sin agentes'. En general,

Los institucionalistas históricos utilizan el mismo punto de partida, es decir, un mundo repleto de instituciones, para
dirigir nuestra atención a la forma en que las relaciones de poder presentes en las instituciones existentes dan actores
SORNE o intereses más poder que otros a través de la creación de nuevos institutions.81 En a este respecto, se unen
con los institucionalistas de la elección racional para construir en la famosa observación hecha por una generación
anterior de los analistas que 'la organización es la movilización de sesgo' .82 Sin embargo, a este énfasis, se casan
con una concepción de la dependencia de la trayectoria que también reconoce la importancia de las plantillas
institucionales existentes para procesos de creación y reforma institucional.

Si las cuentas de la elección racional del origen de las instituciones están dominadas por deducción, las de los
institucionalistas históricos a menudo parecen depender en gran medida de la inducción. Por lo general, ellos recorren
el registro histórico de la evidencia acerca de por qué los actores históricos se comportaron como lo hicieron. Este
enfoque neoweberiana en los significados que los actores históricos atribuyen a sus propias acciones mejora en gran
medida el realismo de los análisis producidos por los institucionalistas históricos, y que les permite discriminar entre
las explicaciones que compiten cuando el cálculo deductivo asociado con actores racionales especifica más de un
equilibrio Salir. Como resultado se han producido modificaciones SORNE sorprendentes a nuestros entendimientos
convencionales estafadores sobre el origen de tales instituciones como corporatism.83 sueca Sin embargo,

79 Therc son notables cxceptions SORNE. incluyendo Fligstein, La transformación de Corpora / e de control.

8 ° Para las obras excepcionales SORNE que prestan más atención a esta dimensión de la institucionalización. ver: Paui J. DiMaggio, 'La construcción de
un campo organizacional como un proyecto profesional' en Powell y DiMaggio, El nuevo institucionalismo en el análisis organizacional. pp 267-92:. Fligstein. El TransJ
(Jrmation de Control Corporativo, y Lauren Edelman, 'entornos legales y de gobierno cional Orga', American Journal ol sociología, 95 (1 990), 1 40 1 40.

81 Como Moe y Knight ha he señalado. muchos análisis racionales de elección son curiosamente apolítica. El estrés que ponen en los beneficios lectivas
col instituciones que proporcionan a menudo parece enmascarar el grado en que esas instituciones, como tantas otras cosas en la política, surgen de una
lucha por el poder y los recursos. Cf. Moe, 'La política de la elección estructural' y Knight. Las instituciones y Conjlict Social.

82 Cf. Steinmo, Fiscalidad y Democracia, pag. 7: EE Schattschneider, El Semi-Sovereif (n Personas

(Nueva York Nueva York, Holt Rinehart, 1960).


83 Cf. Peter Swenson, 'Trayendo de vuelta en el capital o la socialdemocracia reconsiderada', Wor / política d.
43, 4 (1 99 1), 5 1 3-44 y Bo Rothstein, 'Explicando corporativismo sueco: el momento de formación',
Los estudios escandinavos, políticos! 4, 2 (1 99 1), 149-71.

,¡ Política Studics Assocmtion, 1996

Copyright © 2001. Todas Derechos reservados.


Sección opinión 9 55

agregar sus hallazgos en teorías sistemáticas sobre los procesos generales implicados en la creación y el cambio
institucional.

Conclusión

En resumen, en la actualidad la ciencia política se enfrenta con no uno, sino tres 'nuevos institucionalismos'. Por otra
parte, llama la atención la forma distante estas escuelas de pensamiento se han mantenido entre sí. Cada uno ha sido
bruñido asiduamente su propio paradigma. ¿Cuál es el camino a seguir? Muchos sostienen el abrazo sincero de uno
de estos enfoques, a expensas de los demás. Sin embargo, la idea central de este ensayo ha sido sugerir que ha
llegado el momento de mayor intercambio entre ellos. Como mínimo, esto sugiere que un mejor conocimiento de las
otras escuelas conduciría a los partidarios de cada uno hacia una apreciación más sofisticado para los problemas
subyacentes que quedan por resolver dentro de su propio paradigma.

Este intercambio puede ir más lejos? Podría cada una de las escuelas prestado o adaptar sorne de las ideas
desarrolladas por los demás? No habría límites a dicha integración. Cuando enfrentan entre sí en el terreno altamente
teórica de los primeros principios, los defensores más extremos de cada enfoque toman posiciones muy diferentes
sobre temas tan fundamentales como si las identidades de los actores se pueden administrar de forma exógena al
análisis institucional y si tiene sentido para asumir una especie homogénea de la acción racional o estratégica en todos
los entornos culturales.

Sin embargo, estamos a favor de tomar este intercambio en la medida de lo posible, lo más fundamental, ya que
cada una de estas literaturas parece revelar dimensiones diferentes y genuinos de la conducta humana y de las
instituciones efectos se ha ve en el comportamiento. Ninguna de estas literaturas parece ser-mal dirigido o
sustancialmente falso. Más a menudo, cada uno parece estar dando una cuenta parcial de las fuerzas que actúan en
una determinada situación o la captura de las diferentes dimensiones de la acción humana y el impacto institucional
presentes allí.

Por ejemplo, el comportamiento de un actor puede infl.uenced tanto por cálculo estratégico sobre las estrategias
posibles de los demás y por referencia a un conjunto familiar de TES Templa morales o cognitivas, cada uno de los
cuales puede depender de la configuración de las instituciones existentes. Consideremos el caso de los trabajadores
franceses que contemplan la adhesión a una política de ingresos durante los años 50 9 1. Por un lado, la estructura
dividida del movimiento obrero francés desaconseja una estrategia de adhesión, ya que era propicio para el
parasitismo. Por otro lado, las ideologías sindicalistas de muchos sindicatos franceses cols por lo militado contra de la
cooperación en un lt tales endeavour.84 es posible que había dos aspectos en los que las instituciones del movimiento
obrero francés estaban influyendo en el comportamiento en este momento, cada uno modelado más efectivamente por
una escuela de pensamiento diferente.

Por otra parte, si los supuestos más extremos de la posición teórica de cada escuela están relajados, comparten
una gran cantidad de terreno analítico común en la que se podrían utilizar los puntos de vista de uno de los enfoques
para complementar o reforzar las de otro. Por ejemplo, tanto el 'cálculo' y 'cultural' se acerca a la relación entre las
instituciones y la acción observar que las instituciones afectan la acción mediante la estructuración de las expectativas
acerca de lo que otros harán, incluso si se modelan las fuentes de esas expectativas de forma ligeramente diferente.
En un caso, los

84 Para más información sobre este ejemplo, véase Hall, Consejo de la Economía, páginas. 247-8.

1, ( "· Estudios Asociación política, 1996

Copyright © 2001. Todas Derechos reservados.


956 Sección opinión

expectativas se dice que están en forma por lo que debe parecer instrumentalmente viable para el otro actor; en el
otro, se dice que están en forma por lo que debe parecer socialmente apropiado para el otro actor. Hay espacio para
un diálogo útil aquí. Del mismo modo, no sería difícil para los defensores del cálculo y enfoques culturales para
reconocer que una buena parte de la conducta es o estratégica orientada a objetivos, sino que el abanico de opciones
sondeados por un actor estratégico es Iikely ser circunscrito por un culturalmente específica sentido de la acción
apropiada.

Un número de analistas hà ya VE trasladó sorne distancia en esta dirección de tal manera como para sugerir que
una promesa considerable puede estar en tales síntesis. En lo que podría ser un análisis de la elección racional
convencional de cómo órgano nizaciones controlar y hacer cumplir el comportamiento de sus empleados, por ejemplo,
Kreps extiende el argumento para abarcar 'cultura corporativa', entendida como un conjunto de plantillas colectivos
para la acción. Se argumenta que este tipo de 'culturas' pueden ser un complemento eficaz a los tradicionales
mecanismos de vigilancia y aplicación de una organización, especialmente cuando éste no puede especificar
fácilmente el comportamiento apropiado para todos los contingencies.85

Otros analistas de la elección racional han comenzado a incorporar la 'cultura' o 'creencias' en su trabajo para
explicar por qué los actores se mueven hacia un resultado cuando un análisis convencional especifica muchos
resultados posibles de equilibrio. Garrett y Weingast, por ejemplo, sostienen que las normas o ideas fomentadas por
un entorno institucional particular, a menudo proporcionan los 'puntos focales' que permiten a los actores racionales
que convergen en una entre muchas posibles equilibria.86 En un análisis especialmente intrigante de juegos con
equilibrios múltiples , Scharpf muestra cómo el comportamiento puede ser determinada conjuntamente por ambas las
reglas de decisión '' que representan los incentivos instituciones proporcionan a los actores racionales como las
calculadoras y los estilos de decisión '' de esos actores, lo que puede interpretarse en el sentido de las creencias
sobre el comportamiento apropiado que los analistas culturales enfatizan. Para tomar sólo un ejemplo, éste podrá
especificar si el actor concede mayor valor a las ganancias relativas o absolutas cuando la matriz de pagos especifica
una elección entre la two.87 Del mismo modo, Bates y Weingast argumentan que, entre otras acciones estratégicas
son juegos de señalización, cuyos significados y los resultados sólo se pueden especificar si entendemos el contexto
cultural que asigna un significado a los símbolos específicos: y que van más allá de sugerir que el objeto de muchos
tipos de interacción estratégica puede ser precisamente afectar a dichos beliefs.88

85 David Kreps, 'cultura corporativa y la teoría económica' en el Alt y Shepsle Perspectivas sobre Positivo Política / Economía, pp. 90- 143.

XO Cf. Geolfrey Garretl y Barry Weingasl, las ideas, los intereses y las instituciones: la construcción interna de la Comunidad Europea! mercado' en Judith
Goldstein y Robert Keohane (eds), Ideas y Política Exterior ( Ithaca NY, Corne11 University Press, 1 993), pp 1 73 206, y Stephen Krasner, 'La comunicación
global y el poder nacional: la vida en la frontera de Pareto'..

87 Fritz Scharpf, 'Las reglas de decisión, y estilos de toma decisiones de política ·, Journa / ol Theoretica /
PO / itics, 1, 2 (1 989), 1 49-76. Podemos leer mucho en el mismo argumento Robert Putnam · s
afirmación de que las regiones de l taly con significativos llevados! la experiencia pasada de la asociación cooperativa co11ective proporciona un terreno
más fértil para el esfuerzo co11ective, incluso siglos la ter, que las regiones sin esa experiencia. Cf. Putnam, Hacia una democracia: Tradiciones cívicos en Modern Ita
/ año

(Princeton NJ, Princeton University Press, 1 993).


88 Robert Bates y Barry Weingast, 'Una nueva política comparada: la integración de la elección racional y perspectivas interpretivist', Centro de Harvard
para I nternacional Documento de trabajo Alfairs (1 995): Barry Weingast, las bases políticas de la democracia y el Estado de Derecho'(en prensa) ; y John
A. Ferejohn,: (Ed.) 'racionalidad e interpretación elecciones parlamentarias a principios de Stuart Inglaterra' en Kristen R. Monroe, El enfoque económico de la
Política ( Nueva York Nueva York, Harper Co11ins,

1991).

'" Estudios Asociación política, 1996

Copyright © 2001. Todas Derechos reservados.


Sección opinión 957

El institucionalismo histórico se encuentra en una pivota sobre todo! posición. Muchos de los argumentos
producidos recientemente por esta escuela fácilmente podría traducirse en términos de la elección racional, mientras
que otros muestran claras aberturas hacia el nuevo institucionalismo en sociology.89 El mejor de estos análisis ya
efectuar alguna cosa de la integración, por ejemplo, al mostrar cómo histórico actores seleccionar nuevas instituciones
con fines instrumentales, tanto como un análisis de la elección racional podría predecir, pero los dibujan a partir de una
serie de alternativas que se hace históricamente disponible a través de los mecanismos especificados por
institutionalism.90 sociológico como se señaló anteriormente,

Que quede claro: no estamos argumentando que una síntesis cruda de las posiciones desarrolladas por cada una
de estas escuelas es inmediatamente posible o incluso nece sariamente deseable. Después de todo, es precisamente
porque el debate implícito entre ellos ha sido esclarecedor que ha ve tratamos de hacerla más explícita aquí, y no hay
mucho que decir de debate tenaz. Nuestro punto principal es que, después de años SORNE en el que estas escuelas
de pensamiento ha ve incubados en un aislamiento relativo entre sí, ha llegado el momento de un intercambio más
abierto y amplio entre ellos. Existe una amplia evidencia de que podemos aprender de todas estas escuelas de
pensamiento y que cada uno tiene algo que aprender de los demás.

89 Para ver ejemplos de los primeros, véase: Immergut, Hea / th Política y Peter A. Hall, "la independencia del Banco Central y la negociación salarial

coordinada: su interdependencia en Alemania y Europa,


Política alemanes y Sacie / y ( 1 994); y para ejemplos de este último, véase: Hattam, Visiones del Trabajo y Sta / e Potencia y Steinmo, Fiscalidad y Democracia.

90 Cf. Ertman, Nacimiento del Leviatán.


91 Cf. Hattam, Visiones y Sta / e de energía.

IU Asociación de Estudios Políticos. 1996

Copyright © 2001. Todas Derechos reservados.