You are on page 1of 332

COMO SI F U E R A HOY..

ES PROPIEDAD

INSCRIPCION N.o 1649


1929
4 ENRIQUE O. BAR LOSA

COMO SI FUERA HOY..

Recuerdo» de la Revolución de 189!

19 2 9

SANTIAGO DE GHILF.
Imp. Santiago. San Antonio 741
1020
EL TESTAMENTO POLITICO
DE BALMACEDA

A b r o el t e s t a m e n t o de Balmaceda, que en copia a u -


t ó g r a f a conservo, y leo, ¡ c u á n t a s veces h a b r é leído!
" M i vida pública h a terminado. Debo, por lo mis-
mo. a mis a m i g o s y a mis conciudadanos, la palabra
í n t i m a de mi experiencia y de mi convencimiento pú-
blico.
" M i e n t r a s subsista en Chile el g o b i e r n o p a r l a m e n -
t a r i o en la f o r m a y en el m o d o en que se le h a querido
p r a c t i c a r y tal como lo sostiene la Revolución, t r i u n -
f a n t e , no h a b r á libertad electoral ni o r g a n i z a c i ó n se-
ria y c o n s t a n t e en los partidos, ni paz e n t r e los círcu-
los del C o n g r e s o . El t r i u n f o y el sometimiento de los
caídos p r o d u c i r á n u n a quietud m o m e n t á n e a ; pero a n -
tes de m u c h o r e n a c e r á n las viejas divisiones, las a m a r -
g u r a s y los q u e b r a n t o s m o r a l e s p a r a el J e f e del E s t a d o .
"Sólo en la o r g a n i z a c i ó n del Gobierno P o p u l a r re-
r e p r e s e n t a t i v o con poderes independientes y responsa-
bles y medios fáciles y expeditos p a r a hacer efectiva la
responsabilidad, h a b r á p a r t i d o s con c a r á c t e r nacional
V d e r i v a d o s de la voluntad de los pueblos y a r m o n í a y
respeto e n t r e los poderes f u n d a m e n t a l e s del E s t a d o .
" E l régimen p a r l a m e n t a r i o h a t r i u n f a d o en los
campos de batalla, pero esta victoria 110 prevalecerá. O
el estudio, el convencimiento y el p a t r i o t i s m o abren ca-
m i n o r a z o n a b l e y t r a n q u i l o a la r e f o r m a y a la o r g a -
nización de Gobierno representativo, o nuevos d i s t u r -
bios y dolorosas p e r t u r b a c i o n e s h a b r á n de producir-
se e n t r e los m i s m o s que h a n hecho la Revolución uni-
dos y q u e m a n t i e n e n la unión p a r a el a f i a n z a m i e n t o
del t r i u n f o , p e r o que al fin concluirán por dividirse y
10

chocarse. E s a s e v e n t u a l i d a d e s e s t á n , m á s que en la ín-


dole y en el e s p í r i t u de los h o m b r e s , en la naturaleza
de los principios que hoy t r i u n f a n y en la f u e r z a de las
cosas.
" E s t e es el d e s t i n o de Chile y a j o l á que las crueles
experiencias del p a s a d o y los sacrificios del presente, in-
d u z c a n la adopción de las r e f o r m a s que h a g a n fructuo-
sa la o r g a n i z a c i ó n del n u e v o Gobierno, seria y estable
la constitución de los p a r t i d o s políticos, libres e indepen-
diente la vida y el f u n c i o n a m i e n t o de los poderes públi-
cos y sosegada y activa la elaboración común del pro-
g r e s o de la República".
N o hay que d e s e s p e r a r de la causa que hemos sos-
tenido ni del porvenir. Si n u e s t r a b a n d e r a , encarnación
del pueblo v e r d a d e r a m e n t e republicano, h a caido plega-
d a y e n s a g r e n t a d a en los campos de batalla, será levan-
tada de n u e v o en tiempo no lejano, y con defensores
n u m e r o s o s y m á s a f o r t u n a d o s que nosotros, flameará
1111 día p a r a h o n r a de las instituciones chilenas y para
dicha de mi p a t r i a , a la cual he a m a d o sobre todas
las cosas de la v i d a " .
" C u a n d o U d s . y los a m i g o s m e recuerden, crean
que mi espíritu con sus m á s delicados afectos, estará en
medio de U d s . "
Josc Manuel Balmaceda.

R E C U E R D O S SIN ODIOS NI RENCORES

I foy se h a n cumplido casi todas las profecías dei


P r e s i d e n t e Balmaceda. F a l t a b a sólo la última y ella aca-
ba de cumplirse. Sin d e r r a m a m i e n t o de s a n g r e concluyó
el r é g i m e n p a r l a m e n t a r i o que sólo prevalecía en Chile en
v i r t u d de una h e r r a d a i n t e r p r e t a c i ó n constitucional im-
puesta por las a r m a s a costa de m u c h a s vidas y del pro-
greso nacional.
Me lia tocado asistir m u y de cerca a este largo pro-
ceso histórico de t r e i n t a y t a n t o s años.
- lerdo su t r i s t e principio como s i f u e r a hoy y
puedo contarlo a h o r a a mis hijos, s e g u r o de n o t r a n s m i -
' V ; 111 , K l " - ni . «res. sino es el odio a la g u e r r a ci-
vil, que divide a los h e m a n o s y que n a d a j u s t i f i c a .
COMO SI F U E R A HOY... 11

E s t o s recuerdos, impresos en mi mente de n i ñ o con


c a r a c t e r e s q u e el dolor y la 1 d e s g r a c i a a c e n t u a r a n t a n t o ,
sólo se r e f i e r e n a lo que yo vi, a lo que pasó cerca de mí
y puedo recordar.
N o p r e t e n d o hacer la historia de la Revolución. Só-
lo escribo los r e c u e r d o s revividos al lado de mi m a d r e ,
quien m e los h a sabido m a n t e n e r latentes, y al lado de
mis h i j o s a quienes los he t r a n s m i t i d o en las veladas de
invierno.
E s t á n p u r i f i c a d o s por el cariño, despojados de las
a m a r g u r a s que los a ñ o s van atenuando, sancionados por
el p e r d ó n !
Salen hoy a luz como u n h o m e n a j e a mi madre,
quien con s u s t e r n u r a s endulzó las penas c o m u n e s ; y
quien con su abnegación, sacrificio y valentía, suplió
n u e s t r a f l a q u e z a p a r a r e s c a t a r los restos queridos de mi
p a d r e ; y quien f r e n t e a f r e n t e a la a d v e r s i d a d nos hizo
h o m b r e s y con patriótica clarividencia nos hizo tener f e
en los fallos de la H i s t o r i a .
N o tienen estas p á g i n a s n i n g ú n fin político.
El partido, el L i b e r a l Democrático, después de h a -
berse levantado de entre las r u i n a s h u m e a n t e s , ha visto
s a t i s f e c h a s las aspiraciones de su p r o g r a m a v hoy su ra-
zón de subsistir se j u s t i f i c a por la necesidad de que un
g r a n n ú m e r o de conciudadanos se m a n t e n g a n como ce-
losos g u a r d i a n e s de la tradición que representan y que
e n c a r n a la política del P r e s i d e n t e M á r t i r .
P r o n t o se l e v a n t a r á por suscripción nacional u n a
e s t a t u a de bronce a Balmaceda, que ya la tiene en el co-
r a z ó n todo chileno.
L o s restos de mi p a d r e descansan en sitio de h o n o r
en el M a u s o l e o del E j é r c i t o , después de habérseles t r i b u -
t a d o un h o m e n a j e nacional, t r e i n t a a ñ o s r e t a r d a d o !
El r é g i m e n p a r l a m e n t a r i o h a caído y p a r a siempre.
L o s ideales por los cuales m u r i ó mi p a d r e , los he
visto cumplidos y esos ideales son hoy p a t r i m o n i o de to-
dos los chilenos.
L a h i s t o r i a ha sancionado la justicia de la causa.
ANTECEDENTES DEL CONFLICTO

Sublevación de la Escuadra

R e g í a los destinos de Chile 1111 g r a n Presidente:


D o n J o s é M a n u e l Balmaceda.
E r a m o s entonces sin d i s p u t a el p r i m e r país de la
A m é r i c a del S u r .
I b a m o s g a n a n d o t e r r e n o en el concierto de las na-
ciones : moral y m a t e r i a l m e n t e .
U n a era de p r o s p e r i d a d fiscal y particular hacía
a g r a d a b l e la vida sencilla de este país.
F u e r t e s a n t e n u e s t r o s vecinos, n o t e m í a m o s la per-
turbación de la paz en el e x t e r i o r .
Telices, después de liquidada la g u e r r a contra el
P e r ú y Bolivia, c o n s t r u í a m o s sobre n u e s t r o s laureles,
con la riqueza del salitre recientemente adquirida, un
Chile m á s productivo, m á s p r e p a r a d o p a r a el porvenir.
F e r r o c a r r i l e s , puentes y caminos, a s e g u r a b a n la
unidad del territorio, la cooperación de sus distintas zo-
nas
Escuelas, escuelas palacios, se l e v a n t a b a n por todas
partes, como nuevos f a r o s que g u i a r í a n a los que esta-
ban ansiosos de saber.
L a lamilía se o r g a n i z a b a al a m p a r o de leyes que
e r a n o t r a s t a n t a s conquistas liberales. L a E s c u a d r a ad-
quirir! n u e v a s nnidades, que m á s tarde, en h o r a s de an-
ua internacional, señalaban una vez m á s a la g r a t i -
-id pública el talento previsor del P r e s i d e n t e . El E j é r -
cito, b a j o la dirección de I n s t r u c t o r e s europeos, se m o -
dernizaba sobre la base a g u e r r i d a de los a n t i g u o s ter-
cios que pelearon en el N o r t e .
13

El p r o f e s o r a d o se f o r m a b a sobre n o r m a s pedagó-
gicas, b a j o la dirección de eminencias alemanas.
Se p r o p e n d í a a la nacionalización del s a l i t r e : con-
q u i s t a d o por los chilenos, debía ser propiedad de ellos y
110 de e x t r a n j e r o s .
S e echaban las bases de la M a r i n a M e r c a n t e N a c i o -
nal.
E o s intereses públicos e r a n g u a r d a d o s con acriso-
lada h o n r a d e z .
L a A u t o r i d a d e r a t a l : respetable y r e s p e t a d a ; se
h a c í a sentir p a r a a c e n t u a r el p r o g r e s o nacional.
E r a inflexible p a r a detener los avances, siempre
achechantes, de los m e r c a d e r e s de la política.
L o s derechos políticos se e j e r c i t a b a n con el calor de
las convicciones, pero libremente.
El p a r l a m e n t o e j e r c i t a b a sus f u n c i o n e s fiscalizado-
r a s con la independencia de todo poder público y legisla-
b a dictando leyes que a s e g u r a b n la i rganización inter-
n a del país.
P e r o , d e s g r a c i a d a m e n t e , en las C á m a r a s g e r m i n a -
ban las teorías de 1111 p a r l a m e n t a r i s m o que n o e n c u a d r a -
ba d e n t r o de n u e s t r a Constitución y que, como en o t r o s
países, pretendía i n t e r v e n i r en la m a r c h a de la adminis-
t r a c i ó n pública, invadiendo f a c u l t a d e s propias del E j e -
cutivo.
A la a u t o r a d o d del Presidente, b e n e f a c t o r a y expe-
r i m e n t a d a , se q u e r í a oponer la a u t o r i d a d del P a r l a m e n -
to, desquiciadora y de ensayo peligroso.
Elementos descontentos, oprimidos -n sus ambicio-
nes. r e c h a z a d o s en sus pretensiones, descalificados por
s u s propósitos, alimentaban estos g é r m e n e s y se a p r o -
vechaban de estas tendencias idealistas, p a r a escudar
sus a t a q u e s .
¡ G u e r r a a la omnipotencia presidencial! E r a la voz
de o r d e n , que equivalía a d e s t r u i r el sistema constitu-
cional q u e c r e a r o n los Constituyentes de 1833, acen-
t u a n d o la a u t o r i d a d del E j e c u t i v o como n u d i o de evitar
en el f u t u r o el desquiciamiento de los p r i m e r o s tiempos
de n u e s t r a vida independiente.
P e r o esta a u t o r i d a d del E j e c u t i v o n o iba tamnneo
c o n t r a la de los o t r o s p o d e r e s : el Legislativo y el J u d i -
cial. y a que cada u n o podía e j e r c e r la suya amplia y li-
b r e m e n t e , d e n t r o de la e s f e r a de sus ati ibuciones.
«La «soberanía» residía esencialmente en la <ria-
14 K N R I Q U K O. HAÜBOSA

ción», que delegaba su ejercicio en las «autoridades» que


establece la Constitución.»
El P r e s i d e n t e B a l m a c e d a y los h o m b r e s de su Go-
bierno, celosos g u a r d i a n e s de sus f u e r o s , resistieron, na-
t u r a l m e n t e , los a v a n c e s del p a r l a m e n t a r i s m o exótico,
que se p r e t e n d í a i n t r o d u c i r en n u e s t r o s hábitos.
Y esta resistencia, b a s a d a en la Constitución y en
las conveniencias nacionales, a p o y a d a p o r los tratadistas
y por la h i s t o r i a de los pueblos, hizo que se desencadena-
r a n en tal f o r m a las pasiones, q u e el país pudo ver uni-
dos a liberales y c o n s e r v a d o r e s , los a d v e r s a r i o s de siem-
pre, en el propósito común de c o m b a t i r al Presidente,
a m i n o r a r su a u t o r i d a d , su prestigio y su influencia.
C e g a d o s por la vehemencia de la lucha, hubieron
de b u s c a r motivos que f u e r a n en d e s m e d r o de su popu-
laridad.
Se le acusó de propiciar u n a c a n d i d a t u r a oficial pa-
ra su sucesión en la P r e s i d e n c i a de la República, que en
S e p t i e m b r e de 1891 t e r m i n a r í a .
Sindicado como candidato del P r e s i d e n t e don Enri-
que S a l v a d o r S a n f u e n t e s , éste hizo pública y solemne re
milicia de su c a n d i d a t u r a , con lo cual quedaba así aleja-
do h a s t a el f u n d a m e n t o de u n a sospecha i n j u s t a .
E s t o n o bastó.
l.o que se q u e r í a era o t r a c o s a ; el sometimiento del
P r e s i d e n t e a los designios del P a r l a m e n t o , la interven-
ción directa de éste h a s t a en el n o m b r a m i e n t o de los Mi-
nistros de Estado, cuya designación era del resorte ex-
clusivo del P r e s i d e n t e .
J a Constitución d e c í a : «Son atribuciones especia-
les del P r e s i d e n t e de la R e p ú b l i c a : N o m b r a r a su Nolun-
tad a los M i n i s t r o s del Despacho.»
Se clamaba g r i t a n d o «Dictadura» y se quería reem-
plazarla por otra, por la v e r d a d e r a d i c t a d u r a , la del
Congreso,
Si aquella hubiera sido efectiva, tenía por lo menos
a u n a persona a quien responsabilizarse d e n t r o del me-
canismo constitucional. E n cambio ésta, la del Congreso
seria irresponsable y perniciosa.
¡ P o b r e Chile! ¡ T r e i n t a a ñ o s de tu vida c o n f i r m a n
este a s e r t o !
F r a c a s a d o s los intentos de conciliación, a g o t a d a s las
'CUS. d e n t r o del principio de a u t o r i d a d q u e el
l residente d e f e n d i ó siempre, dividida la f a m i l i a liberal.
COMO SI F U E R A HOY... 15

b u s c ó el E x c i n o . señor Balmaceda en don Claudio V i -


c u ñ a el c i u d a d a n o que por sus antecedentes, su prestigio,
s u s g r a n d e s dotes, p u d i e r a m a n t e n e r aquel principio sin
ser u n a a m e n a z a p a r a el P o d e r Legislativo.
El Congreso, primero, y después la Comisión Con-
s e r v a d o r a en su receso, se m a n i f e s t a b a n rehacías a to-
d a conciliación.
L a s pasiones h a b í a n e x a c e r b a d o los á n i m o s m á s
t r a n q u i l o s y oscurecido las inteligencias m á s lúcidas.
D o n Claudio V i c u ñ a , como M i n i s t r o del I n t e r i o r ,
e n c a r ó entonces la situación. Con la f i r m e z a de sus con-
vicciones liberales, t r a t ó de u n i r a la familia liberal a n a r
q u i z a d a ; con la conciencia del espíritu que guió a los
C o n s t i t u y e n t e s del 33 y en d e f e n s a de la Constitución,
p r o c u r ó m a n t e n e r las atribuciones y p r e r r o g a t i v a s del
E j e c u t i v o , que son la esencia del principio de a u t o r i d a d
y con el m á s p u r o patriotismo, secundando la política
de! P r e s i d e n t e , quiso d e n t r o del equilibrio de los Pode-
r e s públicos, a f i a n z a r el orden y la libertad en su m á s
amplia concepción.
F u é en vano.
E l C o n g r e s o resistía, n e g a n d o su cooperación p a r a
el d e s p a c h o de la ley de P r e s u p u e s t o s que debía r e g i r pa-
r a el 1" de E n e r o del a ñ o de 1891. y p a r a la aprobación
de la I -ey que f i j a b a las f u e r z a s de m a r y tierra.
El 1' de E n e r o debía p a r a l i z a r s e la m a r c h a de la
A d m i n i s t r a c i ó n , despedirse a los empleados, licenciarse
a los soldados y m a r i n o s , suspenderse los p a g o s en el ex-
terior, etc., etc.
¡ E r a el caos, la a n a r q u í a !
L a Constitución no preveía el caso, no podía pre-
verlo d e n t r o del Régimen Presidencial y no P a r l a m e n -
t a r i o q u e h a b í a n instituido sus redactores.
E n t o n c e s , obligado por razones de constitucionali-
dad, de orden público y de conveniencia nacional, el P r e -
sidente de la República dictó, con f e c h a de 5 de E n e r o
un decreto, o r d e n a n d o r e g i r aquellas leyes.
E s t e decreto lleva la f i r m a del P r e s i d e n t e y de to-
dos sus M i n i s t r o s : D o n Claudio V i c u ñ a , don D o m i n g o
Godoy, don Ismael P é r e z M o n t t , don J o s é Miguel Val-
dés C a r r e r a , don J o s é F r a n c i s c o G a n a y don Guillermo
Mackenna.
El P r e s i d e n t e había m a n i f e s t a d o a n t e s su propósito
de n o p a r a l i z a r la m a r c h a de la A d m i n i s t r a c i ó n Pública
16

y, este propósito, a! cumplirse, iba a ser el pretexto del


l e v a n t a m i e n t o a r m a d o que los p a r t i d o s de la oposición
venían p r e p a r a n d o desde el m e s de N o v i e m b r e de 1X90.
El 6 de E n e r o de 1X91. el \ i c e - P r e s i d e n t e del Sena-
do, don W a l d o Silva, y el P r e s i d e n t e de la C á m a r a de
D i p u t a d o s , d o n R a m ó n Uprros laico, designaron al Ca-
p i t a n de Navio, don J o r g e M o n t t p a r a que «al f r e n t e de
la E s c u a d r a hiciera c o m p r e n d e r al P r e s i d e n t e que la Ar-
m a d a obedece a la Constitución y que por lo tanto, es in-
dispensable q u e se dicte sin d e m o r a la ley a n u a l que au-
toriza su existencia, ( l a de las f u e r z a s de m a r y tie-
rra)» .
L a A r m a d a deliberaba.
Ellos se e m b a r c a b a n , al m i s m o tiempo, para aten-
d e r al desarrollo que p u d i e r a n tener los acontecimientos.
Y el 7 de E n e r o , al a m a n e c e r , la E s c u a d r a com-
puesta del Blanco E n c a l a d a , del C o c h r a n c . la Esmeral-
da, la ( V H i g g i n s y la M a g a l l a n e s , izaba el pabelló rojo
de la Revolución y d e s f i l a b a f r e n t e al puerto.
Se esperaba que la noticia de su levantamiento tu-
viera eco en los cuerpos del E j é r c i t o , en S a n t i a g o y \ al-
paraíso.

SE E N C I E N D E LA HOGUERA

E n la A v e n i d a de las Delicias esquina Teatinos,


donde hace poco f u n c i o n a b a la T e s o r e r í a Fiscal, se le-
vanta un edificio cuyo f o n d o deslinda con la Moneda.
Mi f a m i l i a ocupaba la p a r t e b a j a que da a la Ala-
meda y a la calle de Teatinos, y el resto lo f o r m a b a n las
dependencias de la C o m a n d a n c i a General de A n u a s y
de! E s t a d o M a y o r General, cuya j e f a t u r a mi padre des
empeñaba.
l'"ucra de mis j u e g o s infantiles con m i s d e m á s her-
manos. j u e g o s q u e n a t u r a l m e n t e e r a n a los soldados, na-
d a m e preocupaba a esa edad de ocho años.
P u e d e decirse que desperté a la vida el 7 de E n e r o
di 1891, c u a n d o llegó la noticia de que la E s c u a d r a se
bahía sublevado.
El teléfono, colocado al lado de la c a m a de mi pa-
di y que i omunicaba d i r e c t a m e n t e con la Presidencia
tle ia República, sonó esa m a ñ a n a como no lo había sen-
tido antes yo, que como el m a y o r y tal vez el regalón,
doi-nna en su dormitorio.
E N R I Q U E O. B A R B O S A

— « C o l ina, la e s c u a d r a se h a sublevado al mando


del c a p i t á n M o n t t . ¡ E s t a m o s en revolución.»
«El P r e s i d e n t e m e llama y a c u d o a responderle de
la lealtad del E j é r c i t o » , a g r e g ó mi p a d r e vistiéndose
apresuradamente.
L o vi salir erguido, ciñendo su espada f a v o r i t a .
M i m a d r e , vistiéndome, lloraba.
¡ Q u i é n sabe qué f u n e s t o s p r e s e n t i m i e n t o s pasaron
en ese i n s t a n t e por su m e n t e !
P r o n t o llegaron, l l a m a d a s por ella, mi abuela y mis
tias, a medio vestir, a l a r m a d a s .
Se h a c i a n c o n j e t u r a s .
T o d o s n o s f u i m o s al o r a t o r i o , que estaba en Hila
pieza v e c i n a ; se encendieron velas a la V i r g e n del Car-
men y se rezó en voz alta, como en los días de novena.
E n el patio había m o v i m i e n t o s de oficiales y de or-
denanzas.
U n a p a t r u l l a de soldados acaba de p a s a r pqy ia
calle.
El P r e s i d e n t e h a b í a recibido m u y t e m p r a n o 1111 te-
l e g r a m a de! A l m i r a n t e Viel, I n t e n d e n t e de Valparaíso,
en el que le comunicaba la noticia, y sin vacilar se aores-
tó p a r a la lucha.
«Está bien, dijo, llegaremos h a s t a el fin.»
E n seguida convocó a u n a r e u n i ó n en la Sala de sil
despacho, la que debía celebrarse esa m i s m a m a ñ a n a .
¡ Se había encendido la h o g u e r a !

EL GENERAL BARBOSA Y EL EJERCITO

C o r t a f u é la deliberación.
Se acordó vencer o m o r i r .
El G e n e i a l Barbosa respondió de la lealtad del
E j é r c i t o , qué se s u s u r r a b a se sublevaría también ese día.
E r a necesario luchar p a r a salvar las tradiciones del
buen Gobierno y p a r a m a n t e n e r incólume el principio
de autoridad, liase f u n d a m e n t a l del orden interno y d-J
crédito en el exterior.
Y se luchó desde entonces, tenaz y lealmente.
E s e día y los subsiguientes, mi p a d r e se multiplica-
ba impartiendo órdenes, o r g a n i z a n d o n u e v a s unidades.
5111 enciando con los j e f e s de los regimientos acanto-
n a d o s en Santiago, comunicándose con los q u e estaban
Jejos: predicando la obediencia al Gobierno, r e c o r d a n d o
COMO SI F U E R A H O Y . . . 19

q u e la Constitución Política, que todo militar h a b í a j u -


r.'ioo, sobre el p u ñ o de su espada, obedecer y respetar,
d e c í a : «La f u e r z a pública es esencialmente obediente.
N i n g ú n c u e r p o a r m a d o puede deliberar.»
Y a en o t r a ocasión a n t e r i o r , en el llamado B a n q u e -
te del 30 de M a y o de 189(5, o f r e c i d o a los e x - M i n i s t r o s
d e E s t a d o , h a b í a m a n i f e s t a d o sus ideas en un discurso
que f u é m u y comentado.
«Desempeñaba, pues, el C o m a n d a n t e General de
A r m a s de S a n t i a g o , un alto papel en los sucesos políti-
cos de esa época, porque era m á s que o t r a s autoridades,
el i n t e r m e d i a r i o de unión y solidaridad, si es posible de-
cirlo, e n t r e el P r e s i d e n t e de la República y el E j é r c i t o .
« D e ahí la i m p o r t a n c i a del brindis del general Bar-
bosa y de ahí el interés con que se e s p e r a r o n y escucha-
ron sus palabras».
«Tenia, es cierto, el general Barbosa m u c h a s sim-
p a t í a s e n t r e sus c o m p a ñ e r o s de a r m a s , pero su prestigio
«oficial» en esos m o m e n t o s era a u n superior al a f e c t o
de la a m i s t a d , como que los m i s m o s acontecimientos le
h a b í a n g r a n j e a d o también odiosidades».
«Al banquete asistían muchos militares v entre
o t r o s el C o m a n d a n t e de Artillería don Exequiel F u e n -
tes. el Coronel J o s é A n t o n i o V a r a s , el T e n i e n t e Corone;!
M a n u e l J e s ú s J a r p a , el C o m a n d a n t e de Policía Coronel
R a m ó n Carvallo O r r e g o , el Coronel S a l v a d o r U r r u t i a ,
el j e f e de C a z a d o r e s D a v i d M a r z á n , el General José
F r a n c i s c o G a n a y el Coronel Riquelme Gormaz».
« H a b í a n hecho uso de la p a l a b r a don E n r i q u e Sal-
v a d o r S a n f u e n t e s , don A d o l f o Ibáñez, don J u a n E . M a -
ckenna, don J u l i o B a ñ a d o s E s p i n o s a , don José Miguel
V a l d é s C a r r e r a y c u a n d o el general B a r b o s a se puso de
pie, la c o n c u r r e n c i a lo aclamó f r e n é t i c a m e n t e y lo saludó
con vivas espontáneos y prolongados». ( 1 ) .
«Después de esta ovación todos escucharon con in-
t e r é s su p a l a b r a e n t u s i a s t a e intencionada».
E n su d i s c u r s o d i j o :

(1) I a i evolución de 1SÍI1. Enrique Blanciiaid Chepsi.


20 E N R I Q U E O. B A R B O S A

Señores:
¡ L o s políticos a s u s p u e s t o s ! ¡ L o s soldados a cubrir
la g u a r d i a !
L o s que h e m o s llegado a c a r g a r galones después de
r u d a s y penosas p r u e b a s , los que h e m o s sentido la satis-
facción de! deber cumplido, sabemos bien como lo sal e
el último c i u d a d a n o alistado a n u e s t r o ejército, que la
Constitución del E s t a d o nos prohibe deliberar y la Orde-
n a n z a nos enseña a a t a c a r y a r e n d i r ciega obediencia a
las a u t o r i d a d e s legalmente c o n s t i t u i d a s ; a cumplir v ha-
cer cumplir sus órdenes, c u a n d o n o van reñidas con el
h o n o r y la d i g n i d a d . ¡ El h o n o r y la d i g n i d a d ! es la for-
t u n a con que viven los que llevan espada v es el único pa-
t r i m o n i o que d e j a n a sus h i j o s ! P o r esto, y consecuente
con los m a n d a t o s que d e j o citados, los señores jefes y
oficiales del E j é r c i t o (el E j é r c i t o , p a r a t o m a r l o en con-
j u n t o ) , n o h a tenido ni tiene por qué medir situaciones
m á s o m e n o s difíciles.
¡ L a O r d e n a n z a y la Constitución lo p r o h i b e n ! Y
sabe que así como h a p a s a d o por el desierto sin detener-
se en salitre ni en salitreras, b u s c a n d o la satisfacción de
esta p a t r i a tan querida, h a s t a o f r e c e r l e victorias y vic-
torias, debe estar, como siempre, al lado de los hombres
que lo sostengan, y j a m á s por j a m á s al lado de los que
por ambición o interés p a r t i c u l a r lo p e r t u r b e n o quieran
p e r t u r b a r l o . E m p e r o esta severa disciplina, que tanta
moral encierra, se a n i m a y se hace simpática cuando nos
deja el derecho de e x p r e s a r con f r a n q u e z a n u e s t r o sen-
timiento de respeto v de consideración a las personas a
quienes debemos obediencia y v o l u n t a d ; a las que hemos
e n t r e g a d o sin ambición y sin interés la sinceridad de una
a m i s t a d que no lleva n ú m e r o , que está compensada con
los considerandos que le sirven de base y que se enlaza
con el corazón y el alma del soldado. U s a n d o del derecho
que d e j o a p u n t a d o , el que d a la disciplina militar, voy a
r o g a r o s me permitáis el h o n o r de beber u n a copa por S.
E . el P r e s i d e n t e de la República, que tan bien ha sabido
m a n t e n e r la Constitución y sus f u e r o s ; por los señores
M i n i s t r o s que h a n estado como él, al pie de la bandera,
L s que en el vivac h a n sostenido con tranquilidad
lio la buena causa. ¡ P o r la Constitución y sus ínan-
; Por los amigos de la a d m i n i s t r a c i ó n en general
V por mis compañeros de a r m a s ! »
COMO SI F U E R A H O Y . . . 21

« P o r su p a r t e , Balmaceda, valiente, tranquilo, re-


suelto a todo, convencido h a s t a las últimas p r o f u n d i d a -
des de su conciencia y de su pensamiento, p e n e t r a d o de
sus d e b e r e s de h o m b r e y de p r i m e r m a n d a t a r i o de un
pueblo enérgico, e inspirado en el ejemplo de sus prede-
cesores en el Gobierno de la República, c o m p r e n d i ó des-
de el m o m e n t o inicial cuál debía ser su conducta y con la
e n t e r e z a de P o r t a l e s y la inquebrantable energía desple-
g a d a s en épocas t o r m e n t o s a s p a r a Chile por Prieto, Rui-
n e s y M o n t t , comenzó su m a r c h a a t r a v é s del sendero
que le había f i j a d o su h o n o r y su patriotismo.
E n este período crítico de su existencia se t r a z ó el
p r o g r a m a que inscribió entre los pliegues de la b a n d e r a
que debía a c o m p a ñ a r l o sin cesar y que a su m u e r t e sería
su único consuelo y su m o r t a j a » . — B a ñ a d o s Espinosa.
E r a M i n i s t r o del I n t e r i o r don Claudio Vicuña.
V a l p a r a í s o n o estaba en condiciones de resistir u n a
o f e n s i v a por el m a r , p r i v a d o de las naves de la escuadra,
q u e e r a n sus p r e v i s t a s atalayas.
Allá se t r a s l a d ó V i c u ñ a el m i s m o 7 de E n e r o y con
el prestigio de su alto puesto, con la e n e r g í a y actividad
q u e h a b í a sabido desplegar en sus negocios propios, em-
peñó su c a r á c t e r , su celo, su lealtad por la causa que de
lleno h a b í a a s u m i d o y d e j a n d o comodidades y regalos,
ligó su p o r v e n i r al del P r e s i d e n t e Balmaceda, que cucar-
11:1 ba el principio de a u t o r i d a d .
E n pocos días o r d e n ó la construcción de trincheras,
habilitó las f o r t a l e z a s de la costa y personalmente diri-
g i ó el p r i m e r d i s p a r o en contra del " B l a n c o " , que per-
manecía en la bahía, a m e n a z a n t e , izada en su mástil la
b a n d e r a de la rebelión.
L o s f u e r t e s B u e r a s , Valdivia y Andes, esa m a d r u -
gada del 16 de E n e r o , d e s p e r t a r o n al entonces coloso del
m a r , que a l c a n z a d o por los t i r o s tuvo que a b a n d o n a r
bien p r o n t o su p a r a d e r o .
El V i c e - P r e s i d e n t e del Senado, que alojaba en la
nave, salvó m i l a g r o s a m e n t e , pues u n o de los proyectiles
rozó su litera en la c á m a r a del C o m a n d a n t e .
S e h a b í a iniciado s e r i a m e n t e la contienda.
L a E s c u a d r a , a l e j á n d o s e de V a l p a r a í s o , constituía
u n a a m e n a z a p a r a el N o r t e y p a r a el S u r , que e s t a b a n
desprevenidos.
C o q u i m b o y S e r e n a f u e r o n bien p r o n t o sus p r i m e -
ras presas.
22 E N R I Q U E O. B A R R O S A

Se p e n s ó en r e c u p e r a r l a s y u n a pequeña expedición
al m a n d o del valiente T r i s t á n S t e p h a n , lo consiguió des-
pués de 1111 c o r t o combate.
1.a provincia de C o q u i m b o f u é desocupada y la Es-
c u a d r a s i g u i ó r u m b o m á s al n o r t e .
E s t a s noticias llegadas a S a n t i a g o hacían esperar
que la revuelta no iría m á s allá.
D e s g r a c i a d a m e n t e 110 f u é así.
L a E s c u a d r a seguía sus actividades en el Norte, y
o! Comité Revolucionario, desde S a n t i a g o , minaba el
Ejército.
Parece mentira.
C u á n t o s j e f e s que conocí en mi casa, que los vi con-
versando í n t i m a m e n t e con mi padre, que supieron ga-
narse su c o n f i a n z a y la del P r e s i d e n t e , p r e s t a b a n al mis-
mo tiempo sus servicios a la c a u s a de la Revolución y
t r i u n f a n t e ésta, f u e r o n los p r i m e r o s en a c u d i r a recoger
el p r e m i o de su deslealtad!
U n o de ellos llegaba a ver a mi p a d r e todos los días
en la m a y o r intimidad. M e sentaba en sus rodillas, me
decía su regaión, m e llevaba j u g u e t e s . . .
Y , sin e m b a r g o . . . en la i m p o r t a n t e repartición de
que era J e f e , f r a g u a b a d i a r i a m e n t e u n a de las causas de
los desastres de Concón y de Placilla.
O h ! qué impresión p a r a mi alma de niño cuando
supe que él, que m e hacía caballitos sobre sus rodillas,
había sido 1111 t r a i d o r ! . . .
Y pensar que f u e r o n t a n t o s los que f i g u r a r o n en
una llamada Lista de h o n o r .

LAS PRIMERAS BATALLAS

T o m a r s e a Iquique era a p o d e r a r s e de la C a j a Fis-


cal.
E s a plaza f u é , pues, el objetivo d e las operaciones
de la E s c u a d r a en el N o r t e .
L'argent fait tout.
Iquique fué p r o n t o bloqueado.
P o r el S u r , la E s m e r a l d a se t o m a b a la base carbo-
n í f e r a de Lebu.
Mi tío. el General G r e g o r i o U r r u t i a . que había
1
causa de la Revolución, ocupó aquella plaza.
E r a casado con doña L i n a B a r b o s a , h e r m a n a pre-
dilecta de mi padre. Su h i j o Miguel A . U r r u t i a , que h a -
COMO SI F U E K A HOY. 23

bía hecho con él la c a m p a ñ a de la A r a u c a n í a y del P a -


cífico, quiso s e g u i r también las huellas de su p a d r e en
la c o n t i e n d a a r m a d a . Al q u e r e r e m b a r c a r s e en la E s c u a -
d r a , después de mil peripecias, llegó a la costa c u a n d o
los b u q u e s iban r u m b o al N o r t e , y f u é hecho prisionero.
S o b r i n o el m á s q u e r i d o de mi padre, que lo había
visto b a t i r s e como un b r a v o siendo u n niño, su prisión
..fectóle m u c h o y si como militar lo condenaba d e n t r o
del concepto d e la disciplina, no podía desconocer que a
M i g u e l lo g u i a b a n sus deberes filiales.
L a E s m e r a l d a r e g r e s ó al N o r t e y el H u á s c a r con
el A m a z o n a s , e n t r e t a n t o , hacían de Taltal u n a base de
operaciones.
M i e n t r a s tanto, el Gobierno o r g a n i z a b a s u E j é r c i t o .
E11 pocos días q u e d a r o n listas c u a t r o Divisiones y,
p r e p a r a d a s p a r a p a r t i r al N o r t e o t r a s t a n t a s , al m a n d o
de J e f e s leales y a g u e r r i d o s .
E n poco tiempo h a b a sobre las a r m a s m á s de doce
mil hombres.
Bien p r o n t o h a b r í a n de recibir su b a u t i s m o de
fuego.
E n Z a p i g a se libró u n combate con las f u e r z a s que
m a n d a b a el Coronel E s t a n i s l a o del Canto, que hubo de
r e t i r a r s e m á s al N o r t e .
Se siguieron o t r a s acciones en P i s a g u a y en H o s p i -
cio, q u e d a n d o la p r i m e r a en poder de la Revolución.
l i r a necesario m a n d a r r e f u e r z o s , a u x i l i a r al Inten-
dente de T a r a p a c á , clon M a n u e l Salinas que se alistaba
p a r a la d e f e n s a de Iquiquc.
El G o b i e r n o se f i j ó en el Coronel Eulogio Robles.
Mi p a d r e lo despidió con u n banquete.
E s e día, 15 de E n e r o , era c-1 a n i v e r s a r i o de la b a t a -
lla de Mi ra flores.
S e r e c o r d a r o n las g l o r i a s comunes.
Robles, m u y emocionado, habló. T e n í a la concien-
cia de la responsabilidad que sus m é r i t o s le obligaban a
llevar s o b r e s u s h o m b r o s . Tal vez. t u v o el presentimien-
to de su p r ó x i m o sacrificio.
E r a la p r i m e r a vez que veía r o d a r las l á g r i m a s pol-
las mejillas de un militar, q u e m a d a s por el sol de las ba-
tallas.
E s e detalle m e impresionó mucho.
P o c o s d í a s d e s p u é s llegó el coronel Robles al Ñ o r -
24 E N I Í I Q U E O. JtAIÍIÍOSA

te y sus t r o p a s s u f r i e r o n u n p r i m e r d e s a s t r e en San
Francisco.
A h í e n c o n t r a r o n m u e r t e heroica el coronel Avelino
V i l l a g r á n y el T e n i e n t e Coronel Riquelme, del 4' de
línea.
E s t á s noticias, si entristecían los ánimos, no hacían
decaer la a c t i v i d a d o r g a n i z a d o r a y v i g i l a n t e de mi pa-
dre.
L a necesidad de r e f o r z a r al Coronel Robles dejó
sin la d e f e n s a s u f i c i e n t e a Iquique.
S u I n t e n d e n t e , don M a n u e l Salinas, que después
f u é S e n a d o r y M i n i s t r o de E s t a d o , de r e c o r d a d a y bri-
llante actuación, h u b o de e n t r e g a r la plaza, prévia pro-
mesa de que serían r e s p e t a d a s las p e r s o n a s y las propie-
dades.
L a ciudad f u é saqueada, sin e m b a r g o .
I q u i q u e f u é la capital de la Revolución.
Pocos días después, el Coronel Robles libraba con-
t r a las t r o p a s enemigas, m a n d a d a s por el Coronel Esta-
nislao del Canto, un s a n g r i e n t o combate en H u a r a . que
d u r ó tres h o r a s y cuyo resultado f u é un v e r d a d e r o des-
calabro p a r a los revolucionarios.
I-a v e n t a j a obtenida por las f u e r z a s del Gobierno
levantó los á n i m o s en S a n t i a g o .
El Gobierno envió al N o r t e o t r a s divisiones: la del
Coronel don Emilio G a n a y la del Coronel clon Miguel
Arrate Larraín.
E m b a r c a d a s en el Imperial, t r a n s p o r t e del Gobier-
no a r m a d o en g u e r r a , pudieron llegar u n a t r a s otra a su
destino después de b u r l a r las persecuciones de la Es-
cuadra.
I . a división A r r a t e , p a r a r e u n i r s e con la de Robles,
tuvo que m a r c h a r a pie por desiertos y arenales, más
de cien leguas. Sólo la pericia de su j e f e , a g u e r r i d o en la
c a m p a ñ a c o n t r a P e r ú y Bolivia, y la resistencia de sus
soldados, reclutados en A r a u c o y en Angol, con mucha
mezcla tal vez de la r a z a a r a u c a n a , p u d o realizar tal
proeza.
El 21 de F e b r e r o volvía el " I m p e r i a l " al N o r t e con
la división que c o m a n d a b a el b r a v o e inteligente Coro-
nel don Francisco P é r e z , p a d r e de F r a n c i s c o v Galo Pé-
rez Lavín.
Y así, en un c u a r t o viaje, llevaba a la división del
COMO SI l'T I.KA llov

Coronel J o s é F r a n c i s c o V a r g a s y en un q u i n t o a la del
Coronel Carvallo O r r e g o .
E n A n t o f a g a s t a , con las t r o p a s que el " I m p e r i a l "
consiguió d e s e m b a r c a r , se o r g a n i z ó u n a expedición
al m a n d o del Coronel H e r m ó g e n e s C a m u s .
Se le d i ó orden de alistarse p a r a ir en auxilio de
Robles.
E s t e b r a v o m i l i t a r h a b í a establecido su cuartel en
P o z o A l m o n t e con sus tres divisiones, que al m a n d o de
A r r a t e , de R u m i n o t y de Méndez, apenas alcanzaban a
m á s de mil hombres, escasamente amunicionados.
El 7 de M a r z o se libraba la batalla de P o z o Almon-
te de t r á g i c o s y tristes recuerdos.
El Coronel Virgilio Méndez, al f r e n t e del 5* de línea,
cae en ella m o r t a l m e n t e h e r i d o en la cabeza.
M o m e n t o s después, el Coronel Robles cae también
herido, pero se hace v e n d a r y vuelve a t o m a r el m a n d o
m o m e n t á n e a m e n t e e n t r e g a d o al coronel Emilio Gana,
su j e f e de E s t a d o M a y o r .
A r r a t e electriza, e n t r e t a n t o , a sus soldados que f a l -
tos de municiones, e m p r e n d e n la lucha cuerpo a cuerpo.
L a contienda así era imposible.
El Coronel R u m i n o t , acorralado, rehusa rendirse y
m u e r e luchando.
Robles vuelve a caer herido, esta vez de g r a v e d a d .
L a a v a l a n c h a de los vencedores n o respeta la C r u z
R o j a y el Coronel Robles, herido, se d e f i e n d e como u n
león, pero es ultimado.
Robles, Méndez y R u m i n o t , tres militares que h a
bían escrito p á g i n a s brillantes de la historia patria, ya
en la c a m p a ñ a de la A r a u c a n í a , y a en la g u e r r a con E s -
p a ñ a , ya en la c o n t r a P e r ú y Bolivia, cayeron b a j o el a r -
m a f r a t r i c i d a , c o n j u n t a m e n t e con m á s de cuatrocientos
oficiales y soldados.
L a división C a m u s , cuyo j e f e de E s t a d o M a y o r era
el Coronel Benedicto A r m a n d o Silva, no pudiendo y a
a u x i l i a r a la división Robles, se e n c u e n t r a aislada en el
N o r t e . El I n t e n d e n t e de A n t o f a g a s t a . don E n r i q u e V i -
llegas, a n t e la imposibilidad de d e f e n d e r esta provincia
c o n t r a los a t a q u e s de la E s c u a d r a y de t r o p a s revolucio-
n a r i a s , se vió obligado a u n i r sus escasos elementos con
la división C a m u s . E r a imposible c o m b a t i r ; tampoco
podían a b a n d o n a r al e n e m i g o sus a r m a s y sus h o m b r e s .
S e e m p r e n d i ó entonces la r e t i r a d a p a s a n d o por el t e r r i -
23 E N R I Q U E O. B A R LOSA

torio boliviano, donde h u b o de e n t r e g a r sus a r m a s , si-


g u i e n d o por la A r g e n t i n a y volviendo a Chile después
de a t r a v e s a r los A n d e s f r e n t e a M e n d o z a :
E s t a r e t i r a d a , q u e se e m p r e n d i ó p a r a n o aumentar
el c o n t i n g e n t e e n e m i g o con t r o p a s f r e s c a s , buenos arma-
m e n t o s y a b u n d a n t e s b a g a j e s , tiene los caracteres de
u n a odisea y c o n s t i t u y e u n o de los hechos militares que
d e m u e s t r a n la pericia de los j e f e s de aquel tiempo y la
disciplina de aquellos soldados que los siguieron a tra-
vés ele la altiplanicie, de las p a m p a s y de la Cordillera,
s u f r i e n d o privaciones y penurias.
El 17 de M a r z o vi d e s f i l a r desde los balcones de mi
casa a aquellos h o m b r e s que volvían q u e m a d o s sus ros-
t r o s por la nieve.
S a n t i a g o entero los aplaudió. L a s t r o p a s de la
g u a r n i c i ó n les a b r i e r o n calle desde la E s t a c i ó n hasta la
Moneda.
Con ellos, llegaron a l g u n a s m u j e r e s de soldados,
que los a c o m p a ñ a r o n en su l a r g a y penosa travesía.
D o s de ellas dieron a luz en plena cordillera.
U n a de las recién n a c i d a s f u é b a u t i z a d a con el
n o m b r e de Nieves y f u é su m a d r i n a u n a de las h i j a s del
Presidente.
El Coronel C a m u s a l m o r z ó al día siguiente en núes
t r a casa.
Con qué atención, todo o j o s y oídos, le oí r e f e r i r
con e s p a r t a n a sencillez su travesía de m á s de mil leguas
p a r a r e i n t e g r a r al Gobierno los dos mil quinientos hom-
bres que se le h a b í a n c o n f i a d o y que m á s t a r d e habrían
de combatir en Concón y Placilla.
Cómo se me g r a v ó entonces la idea de que la f e en
la causa o en la e m p r e s a que se a b r a z a o emprende, pue-
de vencer los m á s insalvables o b s t á c u l o s !

Aislada también en el N o r t e , o t r a de las divisiones,


al m a n d o del Coronel T r i s t á n S t e p h a n , hubo éste de "sal-
va ría p a s a n d o a la A r g e n t i n a y a t r a v e s a n d o en pleno in-
vierno la Cordillera p a r a llegar a Chile. Sus hombres
padecieron m u c h o y a l g u n o s s u f r i e r o n en los pies que-
m a d u r a s por los hielos.
snphi i \ la lealtad se impusieron una vez
mí:.
COMO SI F U E R A H O Y . . . 27

S t e p h a n , a y u d a n t e de mi padre, era el tipo del hom-


b r e de valor y de energía. Y a en la g u e r r a del 79 h a b í a
m e r e c i d o felicitaciones especiales.
C o m o C a m u s , p r e f i r i ó e m p r e n d e r la m á s pe-
n o s a t r a v e s í a a n t e s de que sus t r o p a s y a r m a m e n t o s ,
c o n f i a d o s a su m a n d o , h u b i e r a n podido servir p a r a a u -
m e n t a r el poder del enemigo.
Si J e n o f o n t e hizo legendaria su r e t i r a d a , si L a s
H e r a s hizo de la suya en Cancha R a y a d a , la base de la
Independencia de Chile, C a m u s v Stephan, escribieron
con su r e t i r a d a la p á g i n a militar que habla m á s alto del
e m p u j e y de la disciplina del soldado chileno de aquellos
tiempos.
LA CAMPAÑA MARITIMA

E n t r e tanto, ¿qué pasaba en el m a r ?


El P r e s i d e n t e se había preocupado activamente de
a d q u i r i r n u e v a s u n i d a d e s navales y de a r m a r en g u e r r a
a las que p o d r í a n ser aprovechadas.
El A l m i r a n t e don O s c a r Yiel, glorioso e inteligen-
te m a r i n o , era el alma de la organización m a r í t i m a . A su
celo, a su sacrificio de toda h o r a se debió que la E s c u a -
d r a del G o b i e r n o dispusiera de elementos improvisados,
p r e s t a r a los servicios que prestó y llevara a cabo las h a -
z a ñ a s que j u s t i f i c a r o n u n a vez m á s le audacia v ei v a -
lor de n u e s t r o s m a r i n o s .
El " I m p e r i a l " , p r i m e r o como t r a n s p o r t e de g u e r r a ,
v como c r u c e r o después al m a n d o del Teniente A l b e r t o
F u e n t e s y de su 2" el T e n i e n t e G a r i n posteriormente, es-
cribió p á g i n a s que f u e r o n el comentario y la a d m i r a c i ó n
de los p r i m e r o s tiempos de la Revolución.
Su n o m b r e era entonces el sinónimo de la astucia,
de la h a z a ñ a , de la a u d a c i a p a r a b u r l a r las persecucio-
nes de la E s c u a d r a .
Y a el " B l a n c o " , en u n a noche memorable, le había
d i r i g i d o un t o r p e d o que. r o z a n d o su costado, quedó sin
estallar. E s t a b a n a bordo, listos p a r a salir al N o r t e , el
Coronel Robles, sus C o m a n d a n t e s F u e n t e s y G a r i n y
toda u n a división.
E n o t r a ocasión, el " I m p e r i a l " , perseguido por él
" H u á s c a r " y llevando en sus pañoles la División G a n a ,
s u f r i ó la d e s c o m p o s t u r a de su timón.
I m a g i n a o s aquella m a s a de soldados, dispuestos a
r e n d i r sus vidas combatiendo en t i e r r a , condenados a
KNklQUK o . llAltlloyA

e s p e r a r la m u e r t e en la inacción, d e n t r o de un buque en
medio del m a r
E r a d e v e r a F u e n t e s , en el p u e n t e de m a n d o sere-
no, valiente, i n s p i r a n d o c o n f i a n z a a todos, d a n d o orde-
nes breves, precisas y eficaces p a r a salvar la situación.
U n m i n u t o era u n a milla m á s que los acercaba al
" M o n i t o r " asi llamado el " H u á s c a r " , c u y o s g r a n d e s ca-
ñones, silenciosos t o d a v í a tenían y a sus m i r a s puestas
sobre el débil c r u c e r o .
P e r o el " I m p e r i a l " , u n a vez m á s , l o g r ó llegar a su
destino, con su preciosa c a r g a .
F u e n t e s y G a r i n , j ó v e n e s tenientes, improvisados
C o m a n d a n t e s por las c i r c u n s t a n c i a s , recibieron corno
g a l a r d ó n su ascenso a C a p i t a n e s .
E n o t r a ocasión f u é la " E s m e r a l d a " la que, hacién-
dole f u e g o con sus cañones, p e r s i g u i ó al " I m p e r i a l " , qre
h u b i e r a sucumbido si las p r i m e r a s s o m b r a s de la noche
110 f a v o r e c e n su escapada.
El " I m e p r i a l " , sin blindaje, ni a u n p a r a recibir los
tiros de las a m e t r a l l a d o r a s , 110 podía p r e s e n t a r combate.
E r a necesario a su C o m a n d a n t e oponer la pericia a la
f u e r z a d e s t r u c t i v a de sus perseguidores.

El Gobierno recibió r e f u e r z o s p a r a su E s c u a d r a .
i - a s t o r p e d e r a s " L y n c h " y "Cóndell". acababan de
llegar de E u r o p a después de mil peripecias.
F u e n t e s t o m ó el m a n d o de la " L y n c h " y Carlos Mo
r a g a el de la "Condell". A m b a s e r a n t o r p e d e r a s de alto
bordo, n o e n s a y a d o s sus resultados todavía en g u e r r a
alguna.
Balmaceda, que todo lo preveía, desde la Moneda,
guió la acción de estas n a v e s hacia C a l d e r a .
"Si como lo creo y lo espero del f a v o r de Dios y de
la uisticia de la causa, U d . y c o m p a ñ e r o s obtienen resul-
tados felices, h a b r á cambiado la situación y abierto el
camino de la paz.
" D i g a a sus c o m p a ñ e r o s que la suerte de Chile es-
tá en sus m a n o s y que de su valor y pericia dependen la
suerte del Gobierno y de la República. D é a todos mi pa-
labra de aliento y de justicia a su lealtad".
Asi decía el t e l e g r a m a que el P r e s i d e n t e dirigió al
Comandante Moraga.
C n M o SI PÜÜKA I I o V .

Balmaceda o b r a b a con energía, pero siempre espe-


r a b a que el resultado de su acción, f u e r a su íntimo a n -
helo : la paz.
P o r su p a r t e . M o r a g a y Fuentes, alentados por la
orden del Presidente, salieron de Q u i n t e r o al m a n d o de
s u s naves y en busca de la E s c u a d r a enemiga.
C o m o quienes dirigen un j u e g o de g u e r r a , en la
t r a n q u i l a sala de u n cuartel, aquellos jóvenes m a r i n o s
se d i s t r i b u y e r o n sobre las olas la p a r t e de acción y de
gloria que había de corresponderles.
1.a " L y n c h '. a poca distancia, seguiría su ejemplo.
I.a "Condell", b u q u e insignia, a t a c a r í a primero. A
t o u t seigneur, tout h o n e u r .
E l a t a q u e debía ser con torpedos, sorpresivo, a cor-
ta distancia, a pecho descubierto, ya que las t o r p e d e r a s
deben s a c r i f i c a r a su a n d a r veloz la coraza que protege
a o t r o s b a r c o s de g u e r r a .
E r a la noche del 22 al 23 de Abril.
1 .a E s c u a d r a enemiga descansaba en Caldera.
El " B l a n c o E n c a l a d a " se destacaba imponente.
E r a la presa prevista.
Y las torpederas, audaces, veloces, g u i a d a s perso-
n a l m e n t e por sus respectivos C o m a n d a n t e s , que en el
p u e n t e de m a n d o a g u z a b a n sus pupilas de viejos lobos
de m a r p a r a ver en la obscuridad de la noche, a luces
a p a g a d a s , a toda m á q u i n a , j u g a n d o el todo por el todo,
a v a n z a r o n hacia el coloso en p e r f e c t o orden de m a r c h a ,
como quien realiza u n a m a n i o b r a en un dia de so!.
L a " C ó n d e l l " p r i m e r o , la " L y n c h " en seguida, se
acercan al " B l a n c o " , que d e s p e r t a n d o a la p r i m e r a ex-
plosión del p r i m e r torpedo, a b r e el f u e g o de su artillería
y de sus r i f l e r o s .
L a distancia e r a corta. N o m á s de cien metros.
Se d i s p a r a n , unos t r a s otros, los torpedos con preci-
sión.
El g u a r d i a m a r i n a de entrepuente. Carlos M o r a g a
M o r e n o , que a p e n a s tenía 14 años, alcanzó a oír que del
buque a t a c a d o se d a b a la a l a r m a : ¡ U n t o r p e d o !
Y luego la explosión horrible.
E l " B l a n c o " , como 1111 coloso herido, se inclina v se
h u n d e en la p r o f u n d i d a d del m a r .
L a s t o r p e d e r a s v i r a n y escapan f u e r a de la b a h í a :
la "Con.dell" ilesa; la " L y n c h " con pocos heridos.
D o n R a m ó n B a r r o s Luco, que estaba en el " B l a n -
30 ENRIQUE O. J1ARH08A

c o " como P r e s i d e n t e de la C á m a r a de D i p u t a d o s y mieni


b r o de la J u n t a R e v o l u c i o n a r i a , se salvó como todo el
m u n d o lo sabe.
Sil vida h a b r í a de ser preciosa después p a r a regir
como P r e s i d e n t e de la República los destinos de este
país.
A ñ o s m á s t a r d e , siendo vo d i p u t a d o por Iquique, de-
bí señalar la p e r s o n a que h a b í a de d e s e m p e ñ a r la Pre-
f e c t u r a de Policía de aquella provincia.
E r a el R é g i m e n P a r l a m e n t a r i o , e x a g e r a d o a la chi-
lena, que se practicaba. N o se movía 1111 p o r t e r o de una
localidad sin la venia, sino la imposición, del diputado
respectivo.
¡Así m a r c h a b a n t a m b i é n las c o s a s !
E j e r c i t a n d o lo que entonces era u n a atribución res-
petada y que n i n g ú n p a r l a m e n t a r i o que se e s t i m a r a de-
j a b a de hacer r e s p e t a r , señalé como c a n d i d a t o p a r a el
puesto al joven C a r l o s M o r a g a Moreno, h i j o del Capi-
tán M o r a g a , j e f e de las t o r p e d e r a s que hundieron al
"Blanco".
El M i n i s t r o 110 se a t r e v í a a llevar la petición al Pre-
sidente
Yo se la llevé.
Y don R a m ó n B a r r o s Luco, al f i r m a r ti decreto
respectivo sólo m e hizo, como p r e g u n t a que le venía inci-
d e n t a l m e n t e a la memoria, la s i g u i e n t e :
" D í g a m e , diputado, ¿este joven M o r a g a es h i j o del
que f u é m a r i n o ? "
" S í , Presidente, y él t a m b i é n sirvió con su padre
en la " C o n d e l l " como G u a r d i a - m a r i n a de 2" clase, sien-
do casi 1111 n i ñ o " , f u é mi respuesta.
Al hacerle la petición y al concedérmela, sin volver
las espaldas al pasado, el P r e s i d e n t e y yo. c o n f i r m á b a -
mos la g r a n d e z a de alma de aquel m a n d a t a r i o .

1.a noticia del h u n d i m i e n t o del " B l a n c o E n c a l a d a "


llegó a S a n t i a g o y f u é dada a conocer por los diarios por
siii'lnneniós que los chiquillos voceaban por las calles.
1 estaban a l g u n o s oficiales de visita, con
111 lías. que e r a n n i ñ a s solteras.
Al saber la noticia todos se a c e r c a r o n al piano y
en" zaron a c a n t a r la Canción Nacional.
COMO SI FCKltA HOY 31

l i r a un t r i u n f o del Gobierno y probablemente el


t é r m i n o de la Revolución.
Mi p a d r e salió entonces de su oficina, llegó al salón,
y c o r t e s m e n t e hizo callar las voces.
— " A u n q u e de i m p o r t a n c i a p a r a el Gobierno, es
u n a d e s g r a c i a nacional, en todo c a s o , — d i j o : y a g r e g ó :
— ¡ quién sabe si m a ñ a n a nos h a g a f a l t a ese buque p a r a
d e f e n d e r n o s de u n enemigo c o m ú n " !
E n seguida se f u é a la Moneda.
E n la Sala Presidencial se reunían personalidades
que h a b í a n ido a inquirir detalles del acontecimiento y
a felicitar a S. E .
El joven S u b - S e c r e t a r i o de G u e r r a , Emilio Bello
Codecido, d a b a cuenta de las últimas comunicaciones re-
cibidas y f u é testigo de la siguiente escena:
E n t r ó el Coronel F e r n a n d o Lopetegui, edecán de
S E., m u y complacido, y pidió la venia al P r e s i d e n t e pa
ra que la B a n d a del Cazadores, cuyo cuartel estaba f r e n -
te a la M o n e d a , t o c a r a d i a n a s en la Plazuela p a r a cele-
b r a r el h u n d i m i e n t o del buque enemigo.
El P r e s i d e n t e se o p u s o : " N ó , — d i j o — s e t r a t a de
u n a lucha e n t r e chilenos".
L o p e t e g u i salió a d a r contra-orden.
L o s presentes que a d m i r a r o n la g r a n d e z a moral del
P r e s i d e n t e , i g n o r a b a n que el Coronel estaba, desde un
principio, al servicio oculto de la Revolución.

E n las calles se aclamaba por los p a r t i d a r i o s del


G o b i e r n o al P r e s i d e n t e y a los m a r i n o s F u e n t e s y Mo-
raga.
L o s a f e c t o s a la J u n t a de Iquique hacían c o n t r a -
m a n i f e s t a c i o n e s . acrecentado su odio al Gobierno.
N o se r e s p e t a b a n ni las p e r s o n a s de los Ministros.
U n o de estos f u é a g r e d i d o en plena calle por u n
g r u p o de jovenzuelos, que se dispersó al a c e r c a r s e la po-
licía. S e i g n o r ó quienes h a b í a n sido y el M i n i s t r o , sor-
prendido, n o t u v o tiempo siquiera de l e v a n t a r su b a s t ó n
p a r a repeler el a t a q u e .
MOTINES Y CONSPIRACIONES

M i e n t r a s los e j e r c i t e s y las e s c u a d r a s , a la luz del


día, o r a c o m b a t í a n , o r a p r e p a r a b a n el desenlace final,
en S a n t i a g o , principalmente, en las s o m b r a s de la no-
che. ocultos en conventos u o t r o s r e f u g i o s , los comitées
secretos de la Revolución p r e p a r a b a n y llevaban a efec-
to otros planes tendientes también a concluir con el pre-
dominio del Gobierno y con la vida de sus h o m b r e s diri-
gentes.
El o r o se o f r e c í a a m a n o s llenas p a r a vencer la
lealtad de j e f e s , oficiales y soldados.
E r a n pocos, m u y pocos, los j e f e s y oficiales del
E j é r c i t o que, disintiendo desde u n principio con las ideas
de! Gobierno, h a b í a n pedido sus b a j a s a l t i v a m e n t e y con
la c a r a descubierta y el h o n o r a salvo, f u e r o n a for-
m a r en las filas de la Revolución.
Aquellos, si bien h a b í a n olvidado que la primera
condición del soldado es la de no deliberar y apoyar al
Gobierno legítimamente constituido, base del orden y de
la tranquilidad sociales, 110 sentían por lo menos oscure-
cido el brillo de sus galones con u n a deslealtad.
El espejismo de algo que p a r a ellos f u é un ideal
que sirvieron a costa de sus vidas o de su porvenir, los
ofuscó, pero no f u e r o n cegados ni envilecidos por el bri-
llo del oro c o r r u p t o r .
D e aquel temple f u e r o n Vicente Palacios Baeza,
Eli rencio Baeza y otros.
1 )e los o t r o s sólo se t u v o noticias después del triun-
f o de la Revolución o se les vió a s u m i r su actitud trai-
dora en las últimas batallas, inclinando la balanza en
contra de la causa que h a s t a entonces a p a r e n t a b a n ser-
COMO SI F U E R A H O Y . . . 33

v i r y c,uya suerte, en p a r t e , se les h a b í a c o n f i a d o a su


m e n t i d a lealtad.
¡ Allá ellos!
F u e r a de sus actividades p a r a m i n a r el E j é r c i t o ,
los Comitées p r o y e c t a b a n m o t i n e s y a t e n t a d o s que el
evitarlos e r a a r d u a t a r e a del Gobierno y motivo de
la c o n s t a n t e vigilancia del general B a r b o s a , que como
C o m a n d a n t e General de A r m a s , tenía sobre sus hom-
b r o s todo el peso de la responsabilidad de quien de-
pende la t r a n q u i l i d a d de u n a ciudad y la estabilidad
de u n Gobierno.
« H u b o noches,—dice don Julio B a ñ a d o s Espinosa,
— e n que se f i j ó h a s t a la h o r a precisa del motín».
«El incansable y heroico general Barbosa era el
centinela a v a n z a d o de aquella crítica situación».
« T o d a s las noches visitaba a s i d u a m e n t e los c u a r -
teles».
« E r a a d m i r a b l e su s a n g r e f r í a y su valor sereno».
Y o r e c u e r d o con qué a n g u s t i a nos q u e d á b a m o s
m u c h a s noches en casa.
M i m a d r e n o i g n o r a b a el peligro que se cernía so-
b r e el j e f e del h o g a r y sobre nosotros mismos.
E o s a n ó n i m o s a m e n a z a n t e s a u m e n t a b a n su i n t r a n -
quilidad.
Yo había iniciado mis estudios en el Colegio I n -
fantil de don J o s é M a r í a F r e d e s , pero hube de cortarlos,
a n t e las t e n t a t i v a s de r o b a r m e en la calle. Se quería asi
h a c e r p e r d e r su serenidad a mi padre, que era t a n
a f e c t u o s o y a m a n t e con sus hijos.
Y a al a t a r d e c e r , sendas patrullas circulaban por
la m a n z a n a donde estaba n u e s t r a casa, la M o n e d a y la
c a s a del general Velásquez, que vivía en la esquina de
Morandé.
A l e r t a s de centinelas, apostados en las esquinas y
en los techos, i n t e r r u m p í a n el silencio de las noches.
E n las v e n t a n a s se habían colocado f u e r t e s ba-
r r o t e s de f i e r r o y los colchones de las c a m a s estaban
p r e p a r a d o s p a r a ser colgados convenientemente y ser-
vir p a r a que las balas de un asalto e x t e r i o r se em-
b o t a r a n en ellos.
L a s e r v i d u m b r e h a b í a sido seleccionada con cui-
dado. .
V i e j o s v e t e r a n o s de la G u e r r a del P a c í f i c o cubrían
guacha en el i n t e r i o r .
34 E N R I Q U E O. B A R LOSA

« C e r v a n t e s , sólo c u a n d o U d . queda de guardia


d u e r m o t r a n q u i l a » — o í en u n a ocasión que mi madre
le decía al b r a v o c o m a n d a n t e don J o s é Antonio Cer-
vantes, m i l i t a r distinguido, valiente como un héroe an-
tiguo, fiel y a b n e g a d o .
C a d a noche se e s p e r a b a u n a s o r p r e s a .
E r a n t a n i n t e n s a s las pasiones, t a n enconados los
odios!. . .
Algunas tentativas audaces fracasaron.
H a b í a en la A l a m e d a , f r e n t e a n u e s t r a casa, como
en toda su extensión, bancos de ladrillo y cemento, en
u n o de los cuales a c o s t u m b r a b a s e n t a r s e la familia des-
pués de comida en las noches de v e r a n o .
A h í se conversaba y t o m a b a aire.
Y o j u g a b a con u n a c a b r i t a que j u n t o con mi chilo-
tito, se g u a r d a b a en las cocheras de la casa, ubicadas
donde a h o r a h a y un cuartel de bomberos.
U n a noche estalló u n a bomba de d i n a m i t a y des-
t r u y ó ese banco.
A f o r t u n a d a m e n t e n o h a b í a m o s llegado todavía.
S e p r o d u j o , como es n a t u r a l , g r a n a l a r m a .
E a g u a r d i a o las p a t r u l l a s , t o m a r o n a algunos
t r a n s e ú n t e s , que m u y pocos e r a n los que entonces pa-
saban en las noches por a h í .
T a m b i é n f u é detenido 1111 niño, que lloraba. Era
Samuel Y á v a r , hoy d i s t i n g u i d o c o r r e d o r de comercio.
L l o r a b a inconsolable en braz-os de mi madre, que
lo hizo llevar a su lado en c u a n t o supo quien era... Es
t a b a a s u s t a d o por la bomba, que sin d u d a él no puso
ahí, y por el a p a r a t o militar del momento.
E r a h i j o de don R a m ó n Y á v a r , D e f e n s o r de Me-
nores. p a r i e n t e cercano n u e s t r o , pero m u y alejado de
n o s o t r o s entonces por su credo revolucionario
Samuelito f u é enviado con 1111 a y u d a n t e a su casa,
después de ser consolado y r e g a l a d o con dulces de la
f a m o s a dulcería de la A n t o n i n a T a p i a .
Los a t e n t a d o s se sucedían.
U n joven revolucionario, que después tuvo desta-
cada f i g u r a c i ó n política, recibió el e n c a r g o de un co-
mité secreto, de a s e s i n a r al J e f e del E s t a d o M a y o r y
C o m a n d a n t e de A r m a s , general B a r b o s a .
Se d i s f r a z ó de mendigo y esperó en u n a esquina
a su víctima, que venía sólo, con las m a n o s c r u z a d a s
por detrás, su actitud n a t u r a l , libre el pecho p a r a re-
cibir certera puñalada.
COMO SI F Ü K K A HOY

V e r al m e n d i g o y b u s c a r u n a moneda en el bolsi-
llo p a r a darle .una limosma, a c o m p a ñ a d a de una f r a s e
c a r i ñ o s a y de consuelo, f u é cosa tan n a t u r a l y rápida,
q u e la m a n o del f i n g i d o mendigo soltó el oculto puñal
que o p r i m í a . Aquel joven j u r a m e n t a d o p a r a m a t a r vol-
vió a su comité p a r a decir que le f a l t ó el valor para
h e r i r a quien con t a n t a bondad le había tendido una
l i m o s n a creyendo en su miseria.
Y así u n a vez m á s salió airoso e ileso, sin saber
lo, el J e f e de los ejércitos del P r e s i d e n t e Balmaceda.
M á s a v a n z a d o el período revolucionario o c u r r i ó
ot ro a t e n t a d o de no menos resonancia que el de la bom-
ba de la A l a m e d a
O t r a bomba, lanzada por u n jinete que pasó en
rico caballo en veloz c a r r e r a , d e s t r u y ó u n a p a r t e de
la cornisa de u n balcón de la casa del Presidente, en la
calle M o r a n d é .
Felizmente nadie resultó herido.
E r a peligroso p a r a los h o m b r e s de Gobierno a u n
a n d a r por las calles centrales.
El M i n i s t r o del Interior, don D o m i n g o Godov, dió
c u e n t a al Congreso, en sesión de 5 de M a y o de otros
:: t e n t a d o s semejantes.
« N o s r e t i r á b a m o s del Congreso, señor Presidente,
p o r la calle M o r a n d é , el miércoles pasado a las 5 me-
nos c u a r t o de la t a r d e , e íbamos el Señor M i n i s t r o de
G u e r r a , el S e ñ o r M i n i s t r o de Justicia y el que habla
adelante, y dos o tres pasos m á s a t r á s , el M i n i s t r o de
H a c i e n d a con el Señor M i n i s t r o de O b r a s P ú b l i c a s .
A p e n a s h a b í a m o s p a s a d o la esquina de la calle de las
A g u s t i n a s , y c u a n d o n o podíamos o b s e r v a r lo que a
n u e s t r a s espaldas o c u r r í a , sentimos que se lanzaban
sobre la m u r a l l a de los edificios dos objetos de h i e r r o
pesados, q.ue cayeron a n u e s t r o s piés.
« U n o de estos objetos estalló a dos v a r a s delante
de n o s o t r o s y el o t r o quedó inactivo. A f o r t u n a d a m e n -
te. 110 r e s u l t ó n i n g u n a persona herida y n o h u b o m á s
d a ñ o q u e la explosión y a l a r m a consiguiente.
« C u a n d o a c e r t a m o s a m i r a r a n u e s t r o alrededor,
p u d i m o s ver dos h o m b r e s , vestidos de campesinos, que
h u í a n por la calle de las A g u s t i n a s hacia el P o n i e n t e .
L a policía que los p e r s i g u i ó no l o g r ó c a p t u r a r l o s .
«El hecho, pues, estaba p e r f e c t a m e n t e p r e m e d i t a -
d o y calculado, y se llevó a cabo con la a u d a c i a m á s
E N R I Q U E O. B A R R O S A

i n a u d i t a , a las cinco de la t a r d e , a m e d i a cuadra del


palacio de la M o n e d a , y c u a n d o n o h a b i a elemento al-
g u n o de resistencia c o n t r a tan b á r b a r o atentado. Es-
t a m o s aquí en consecuencia por o b r a de la casualidad,
por m á s que los asesinos h u b i e r a n t o m a d o todas las
precauciones p a r a l o g r a r su intento.
« E n la noche siguiente, poco después de las 7 y
media, o t r a s dos bombas, de idéntica n a t u r a l e z a a las
a n t e r i o r e s , f u e r o n l a n z a d a s sobre la casa del honora-
ble caballero don Claudio V i c u ñ a ; u n a de ellas produjo
explosión, rompiendo las v e n t a n a s del edificio, y la otra
quedó inactiva.
« E s t o s dos a t e n t a d o s son t a n t o m á s odiosos cuan-
to q,ue se h a n v e r i f i c a d o en medio de circunstancias
que la C á m a r a me p e r m i t i r á e x p l a y a r un poco.
«Sábese por todo el país cuál h a sido la actitud
a s u m i d a por el Gobierno desde que se inició la Revo-
lución. I n s p i r á n d o s e en sentimientos de benevolencia y
teniendo siempre presente que, por descarriados que
anden los cómplices de la revuelta, no h a n d e j a d o de
ser chilenos ni de ser n u e s t r o s h e r m a n o s , el Ejecutivo
que ha podido u s a r de f a c u l t a d e s a m p l í s i m a s y tomar
c o n t r a ellos medidas e x t r a o r d i n a r i a s , se h a limitado
e s t r i c t a m e n t e a h a c e r aquello que era absolutamente
necesario, r e s p e t a n d o siempre la ley, y n o saliendo de
ella, sino en casos p e r f e c t a m e n t e c a l i f i c a d o s . Limitó
sus medidas sencillamente a p r i v a r de su libertad a
aquellos individuos que podían p e r t u r b a r la tranquili-
dad pública; r e g l a m e n t ó y r e s t r i n g i ó las reuniones pú-
blicas, que se h a b í a n convertido en focos de revolución,
e impuso silencio a la p r e n s a que, al m i s m o tiempo que
h a b í a estado f o m e n t a n d o desde m u c h o a n t e s la revuel-
ta, era un ó r g a n o de d i f a m a c i ó n en toda la Repú-
blica. N o se h a hecho a b s o l u t a m e n t e m á s . L a calum-
nia de los enemigos ha lanzado especies a la calle, que
a n t e esta H o n o r a b l e C á m a r a no t e n g o p a r a qué deta-
llar ni r e b a t i r . L a C á m a r a lo sabe, y ya que se pre-
senta esta o p o r t u n i d a d , es m e n e s t e r que el país tam-
bién lo sepa: no se h a dictado u n a sola providencia
contra las p e r s o n a s de los revolucionarios, y si el celo
de a l g u n a s a u t o r i d a d e s s u b a l t e r n a s h a podido hacerlas
salir de esta actitud, el G o b i e r n o h a sido el p r i m e r o
en r e p r i m i r ese celo, p r o c u r a n d o d e s v i r t u a r las medi-
das demasiado represivas.
c o m o ki fuera hoy

« l o s señores que h a n a t e n t a d o contra las per-


s o n a s de los M i n i s t r o s de E s t a d o , cubriendo de ver-
g ü e n z a el n o m b r e de la P a t r i a , 110 han sabido compren-
d e r esta benevolencia del Gobierno, y t o m á n d o l a tal
vez por lenidad, provocan todos los dias medidas de
represión con s e m e j a n t e s atentados.
« S e h a b í a e j e c u t a d o a n t e s o t r o m á s cobarde toda-
vía, l a n z a d o sobre la f a m i l i a inocente de S. E . el P r e -
sidente de la República un explosivo, que si no pro-
d u j o su e f e c t o d e n t r o del Palacio, f u é porque los alam-
bres del t e l é g r a f o impidieron que p e n e t r a r a en la ven-
tana.
« O t r a de las circunstancias que hacen p r o f u n d a -
m e n t e odiosos estos procedimientos, es la de haberse
v e r i f i c a d o en los m o m e n t o s mismos en que se negocia-
ba la paz o u n a r r e g l o entre los revolucionarios y el Go-
bierno».

E11 u n a de sus f r e c u e n t e s visitas a los cuarteles, al


llegar al R e g i m i e n t o X . ' 2 de Artillería, que estaba
cerca del P a r q u e Cousiño, mi p a d r e f u é víctima de o t r o
a t e n t a d o . U n a bala de fusil, lanzada quién sabe desde
q u é casa vecina, a t r a v e s ó los dos vidrios, t r a s e r o y
d e l a n t e r o del coche, y pasó sin lesionar a nadie, entre
las cabezas de mi p a d r e y de su A y u d a n t e E n r i q u e
l í a e z a Y á v a r . El cochero, que también sintió silbar en
sus oídos el a n ó n i m o proyectil, se volvió a s u s t a d o . E n -
tonces, solemnemente, se le exigió el j u r a m e n t o de no
c o n t a r lo sucedido, p a r a que mi m a d r e lo i g n o r a s e y
p a r a no a u m e n t a r la a n g u s t i a con que quedaba en casa.
Y así, día a día, se f r u s t r a b a n nuevos atentados,
más o menos graves.
E n los comitées revolucionarios se f r a g u a b a n nue-
vos planes contra la vida de los que muy de cerca acom-
p a ñ a b a n al P r e s i d e n t e Balmaceda, y eran en u n a u
o t r a f o r m a , leales sostenedores de s,u política.
E s t o s atentados, claro está, p a r a una n a t u r a l e z a
a g u e r r i d a y serena como la de mi padre. 110 e r a n sino
acicates p a r a el m á s estricto cumplimiento del pesado
f a r d o de obligaciones y de responsabilidades que pesa-
ban única y e x c l u s i v a m e n t e sobre él.
E r a necesario, a cada momento, acudir ahí donde
38 E N R I Q U E O. B A R LOSA

se p r e s e n t í a un peligro, p a r a e v i t a r l o o sofocarlo a
tiempo.
Y o le a c o m p a ñ a b a m u c h a s veces en sus visitas
d i u r n a s a los cuarteles.
— ¡ M i General, cabo de g u a r d i a ! E s a era la voz
que d a b a el centinela a v a n z a d o en c u a n t o asomaba en
la calle polvorienta el coche del C o m a n d a n t e General
de A r m a s , y esta voz, repetida en la g u a r d i a y en cada
c u a d r a , e r a como u n a inyección de lealtad y de disci-
plina que se e s c u r r í a por las venas, desde el Coronel a!
último corneta.
El General r e c o r r í a el cuartel, p r o b a b a personal-
mente el r a n c h o que se d a b a a la tropa, examinaba el
a r m a m e n t o , e s c u d r i ñ a b a la m i r a d a de los jefes, esti-
mulaba a los j ó v e n e s oficíales y d e p a r t í a a veces con
a l g ú n s a r g e n t o o cabo, que sirviera a sus órdenes en
la G u e r r a del P e r ú , o que sintiera con él chivatear a
los indios en A r a u c o o en Toltén.
Yo, e n t r e t a n t o , me e n t r e t e n í a con los cornetitas,
con los cuales m o n t a b a a caballo en el picadero del cuar-
tel o j u g a b a con los p e r r o s m a s c o t a s que tradicional-
m e n t e cada r e g i m i e n t o suele a c a r i c i a r .
Y sin sentir vocación por la milicia, m i r a b a con
c a r i ñ o esos u n i f o r m e s que había visto desde tan cerca,
desde m u y n i ñ o y que i m p r e s i o n a d o por los relatos que
oia de sobremesa, veía en m i s sueños clavando la ban-
d e r a en la cima del M o r r o de A r i c a o e n t r a n d o victo-
riosos a L i m a .
L a s visitas n o c t u r n a s , sorpresivas, a los cuarteles,
eran o t r a cosa.
R e c u e r d o u n a noche de g r a n a l a r m a .
Se había descubierto u n a conspiración proyecta-
da. se decía, con el apoyo de la artillería y del 5.' de
línea.
L a h o r a f i j a d a eran las die2. de la noche.
¿ P o r qué se f r u s t r ó el m o v i m i e n t o ?
« P o r la previsión de B a r b o s a » , dice don Julio Ba-
ñados Espinosa, en su « H i s t o r i a de la Revolución» y
agrega:
«Conocedor por diversas sospechas y denuncios
l agos que algo se t r a m a b a p a r a ese día en el 5.' de Lí-
nea. tomó toda clase de precauciones t a n t o en el C u a r -
tel de la M a e s t r a n z a como en el de Artillería. L l e v ó su
previsión h a s t a colocar t r o p a s de o t r o batallón en las
proximidades y en el Cuartel del 5.» de L í n e a »
COMO 81 FTTEliA HOY.

« E s c día, entre 8 y 12 de la noche, B a r b o s a estu-


vo en dicho Cuartel, en la sala del C o m a n d a n t e M é n -
dez, e s p e r a n d o el p r o n u n c i a m i e n t o . El b r a v o General
se paseó al t r a v é s de las C u a d r a s y en seguida c o n f e -
renció t r a n q u i l a m e n t e con los J e f e s del Batallón».
«Aquella conferencia f u é amistosa, sin a p a r a t o al-
g u n o y sin que B a r b o s a e x p r e s a r a a los oficiales in-
f e r i o r e s d u d a a l g u n a acerca de su actitud y lealtad.
P o c a s v eces he visto a B a r b o s a - m á s tranquilo».
« E s a noche estuvo también en el Cuartel de A r t i -
llería. donde el C o m a n d a n t e F u e n t e s tenía todo listo
liara r e c h a z a r un a t a q u e c u a l q u i e r a . 1.a t r o p a podía
en cinco m i n u t o s e s t a r sobre las a r m a s . P a t r u l l a s mon-
t a d a s del R e g i m i e n t o vigilaban los alrededores del C u a r -
tel. E n los t o r r e o n e s estaban listas las ametralladoras.
L o s cañones de m o n t a ñ a podían ponerse en acción en
pocos momentos».
« F u e n t e s pasó en vela noches e n t e r a s en cumpli-
m i e n t o del deber».
« L a impresión que d e j ó el C o m a n d a n t e Méndez
en aquella noche como en las anteriores, f u é de t r a n -
quilidad y de disciplina».
« L a actitud resuelta y previsora de B a r b o s a y del
Gobierno dió fin con los conatos de sublevación por
aquellos días y restableció la serenidad en la Moneda
y en los círculos sociales».
El Coronel Emilio A r i s . 2." J e f e del E s t a d o M a -
yor, s e c r e t a r i o de mi padre y su A y u d a n t e d u r a n t e
30 años, m e r e f i r i ó una vez ese m i s m o episodio.
« A r i s . — m e d i j o el General, — póngase dos re-
vólveres en el bolsillo y acompáñeme a visitar el 5.' de
1 .ínea».
«El General llevaba también dos revólveres en el
bolsillo de su capote militar».
«Salimos, como a las 9 de la noche, después de
comer».
« E n la t a r d e se dieron instrucciones secretas a los
d e m á s c u e r p o s . Se destacaron a l g u n o s oficiales del E s -
t a d o M a y o r , de toda la c o n f i a n z a del General y se dis-
pusieron g u a r d i a s especiales en la m a n z a n a de la Mone-
da. a c a r g o de a m e t r a l l a d o r a s . E s t a s medidas e x t r a o r -
d i n a r i a s n o e s c a p a r o n a la perspicacia de la señora Co-
r m a , esposa del General, que por su p a r t e había t o m a d o
sus precauciones, colocando d e f e n s a s en las v e n t a n a s » .
40 E N R I Q U E O. B A R LOSA

«I .as ú l t i m a s n o t a s del t o q u e de silencio coinci-


dieron con la llegada i m p r e v i s t a del General, que orde-
n ó que la t r o p a so vistiera y f o r m a r a en las cuadras».
« P o c o a n t e s m e h a b í a o r d e n a d o : — « U d . se encar-
g a del 2.' J e f e y yo del p r i m e r o » .
« L o s m o m e n t o s e r a n tan solemnes que el menor
incidente h a b r í a p r o d u c i d o u n a h e c a t o m b e . Sólo el Ge-
neral estaba sereno, imponente, p a s e á n d o s e entre la do-
ble fila de soldados, al lado del J e f e del Regimiento».
M e decía A r i s que él e s p e r a b a de u n instante a
o t r o que s o n a r a el p r i m e r d i s p a r o d i r i g i d o al General
y el s e g u n d o d i r i g i d o a él. Creía que, metidos en la
boca del lobo, sólo podría salvarlos la t r a d i c i ó n de dis-
ciplina que esa a c t i t u d del v i e j o J e f e hacía revivir en el
pecho de cada soldado.
Y así sucedió.
P e r o si se evitaron t o r r e n t e s de s a n g r e , n o se pudo
evitar la a n g u s t i a y las l á g r i m a s que mi m a d r e , llena
de inquietudes y zozobras, d e r r a m ó esa noche inolvida-
ble, a r r o d i l l a d a al pie de n u e s t r a s camas, donde dor-
míamos inocentes, i g n o r a n d o el peligro que corríamos.

F r a c a s a d a s a l g u n a s t e n t a t i v a s por la previsión de
la C o m a n d a n c i a de A r m a s , se pensó a t a c a r directa-
mente la Moneda, la casa de B a r b o s a y t o m a r prisio-
neros al P r e s i d e n t e y al General.
F r e n t e a la M o n e d a tenía su C u a r t e l el Regi-
miento Cazadores, cuyo J e f e e r a don D a v i d M a r z á n .
C a z a d o r e s era ta Escolta del P r e s i d e n t e ; M a r z á n
su m á s a b n e g a d o d e f e n s o r .
Su parentesco por a f i n i d a d con don Leopoldo
U r r u t i a , P r e s i d e n t e que había sido de la C o r t e de Ape-
laciones, que el Gobierno se vió obligado a hacer ce-
sar en sus funciones, y a la sazón m i e m b r o prestigioso
de u n o de los m á s i n f l u y e n t e s comítées de la Revolu-
ción, alentó a un a g e n t e de ésta p a r a i n s i n u a r l e que si
un buen día o t r o s cuerpos de la g u a r n i c i ó n rodeaban
la Moneda p a r a deponer al P r e s i d e n t e , era m e j o r que,
ante la f u e r z a de los acontecimientos, se e n t r e g a r a y
no hiciera u n a resistencia inútil.
M a r z á n h a b í a c o n t e s t a d o : « A s í como v e n g a n to-
das las tropas j u n t a s , yo salgo con mis C a z a d o r e s y los
hago. . persignarse!»
41

D e n a d a sirvió a s e g u r a r l e que aquel movimiento


t e n d r í a el a p o y o de m á s de a l g ú n regimiento y que a
su cabeza se p o n d r í a el m i s m o General Baquedano.
P e r o el Comité n o d e s m a y a b a en su propósito.
U n a noche estaba todo decidido.
D e un C u a r t e l ubicado en la calle S a n t a Rosa
esquina de A l a m e d a p a r t i r í a u n volador de luces, que
e r a la señal convenida.
E n t o n c e s , m i e n t r a s unos batallones r o d e a r í a n la
M o n e d a , o t r o s se t o m a r í a n la artillería de F u e n t e s .
B a l m a c e d a y B a r b o s a serían a p r e s a d o s después
de hacérseles saber que toda resistencia era inútil.
D o n Leopoldo U r r u t i a , a quien ligaba hacia mi
p a d r e u n a a n t i g u a a m i s t a d y con la f a m i l i a de mi ma-
d r e vínculos de parentesco, conociendo la altivez del
g e n e r a l , d i j o : « B a r b o s a no se e n t r e g a r á nunca, y yo
pido que su vida como la del Presidente, se respeten».
— « S e ñ o r U r r u t i a , — d i j o por ahí una voz auto-
r i z a d a : — ¿ c ó m o quiere U d . que se h a g a n tortillas sin
q u e b r a r h u e v o s ? Si es necesario m a t a r , a u n q u e no sea
ese n u e s t r o propósito, h a b r á que m a t a r no más».
T o d o estaba listo.
P e r o esa noche el general B a r b o s a paseó con sus
a y u d a n t e s por los c o r r e d o r e s del Cuartel de la calle
S a n t a R o s a y el volador de luces, una vez m á s se
chingó.
L o s jinetes de M a r z á n , con el pie en el estribo,
e s p e r a b a n impacientes sacar a relucir sus f l a m a n t e s
sables; los artilleros de F u e n t e s , d e t r á s de las almenas
del v e t u s t o cuartel, a g u a r d a b a n el a t a q u e ; en los de-
m á s cuerpos, prevenidos sus leales jefes, se imponían
s e r e n o s a n t e la deslealtad no revelada a ú n , de algunos
subalternos.
E n los Comitées de la Revolución, los á n i m o s de-
caían a medida que p a s a b a n las h o r a s .
S a n t i a g o , a r r u l l a d a por el Mapocho, dormía con
el s u e ñ o silencioso de u n a ciudad colonial.
L a a u r o r a disipó las tinieblas.
Y la lealtad venció u n a vez m á s .
L a benevolencia del Gobierno p a r a c a s t i g a r estos
a t e n t a d o s a la vida d e m o s t r a d a en el discurso del M i -
n i s t r o del I n t e r i o r n o tiene p a r a n g ó n con la a c t i t u d de
los r e v o l u c i o n a r i o s en c o n t r a de los prisioneros de P o z o
Almonte.
42 E N R I Q U E O. BAR LOSA

A h í e s t á n las p á g i n a s de A n s e l m o Blanlot Ho-


lley. delegado del G o b i e r n o a n t e la División Robles,
que relata su v e r d a d e r o m a r t i r o l o g i o como prisionero
a b o r d o de u n b u q u e de la E s c u a d r a .
Si h u b o necesidad de p r i v a r de su libertad a algu-
n a s p e r s o n a s , m u y pocas por cierto y por g r a v e s ac-
tuaciones de hecho, siempre las a u t o r i d a d e s respetaron
las p e r s o n a s y n a d i e f u é j a m á s flagelado.
D o s d o c u m e n t o s r e l a t i v a m e n t e p o s t u m o s , coinciden
en este propósito.
El T e s t a m e n t o de Balmaceda. que en u n o de sus
p á r r a f o s dice:
« A u n q u e nosotros, 110 a c e p t a m o s j a m á s la apli-
cación de los azotes, se insiste en i m p u t a r n o s los erro-
res o las i r r e g u l a r i d a d e s de los subalternos, como si en
el t e r r i t o r i o que d o m i n ó la Revolución 110 se hubieran
p r o d u c i d o d e s g r a c i a d a m e n t e los m i s m o s hechos».
Y el o t r o d o c u m e n t o es la siguiente c a r t a , cuyo
original, publicado en facsímil por los d i a r i o s (Noviem-
bre de 1 9 2 2 ) , c o n s e r v o :
Junio, 6 de 1891.
«Señor Miguel U r r u t i a B.
Querido Miguel:
J a m á s he d a d o orden ni mi a s e n t i m i e n t o p a r a que-
den un palo a soldado a l g u n o y c u a n d o los h a n mere-
cido, los he indultado.
Si así procedo con mis s u b o r d i n a d o s ¿ p o r qué ra-
zón h a r í a lo c o n t r a r i o con los que 110 lo son, con los
que n a d a t e n g o que v e r ?
El señor G., f u é puesto a disposición del J e f e de
P e s q u i s a p o r q u e se había puesto equivocadamente a
la del E s t a d o M a y o r . E s t a es la v e r d a d .
N o m e ocupo sino del E j é r c i t o o de la pequeña
p a r t e que m e dan en sus operaciones.
E n conclusión, sostendré el o r d e n v a las autori-
dades legalmente constituidas, con mi v o l u n t a d y con
todos los elementos de que puedo disponer, y sí a ello
m e llevan las circunstancias, m e h a r é m a t a r .
C u í d a t e y m a n d a a tu tío que te quiere, a pesar de
los pesares.

O. Barbosa.
COMO SI F U E R A H O Y . . . 43

" E s t a c a r t a , r e t r a t a , dice un publicista, a este hé-


roe de tres g u e r r a s , que tenia el aspecto de un león y
el c o r a z ó n de u n n i ñ o " .
Y n o sólo no se aplicó azote a los reos ]»liticos,
sino que c o n t r a toda conveniencia, se envió al N o r t e ,
por cuenta del Gobierno, a setenta cabecillas, que lle-
v a r o n el a p o r t e de sus capitales y de sus inteligencias
a la c a u s a de la Revolución.
" H e q u e r i d o ser clemente, por eso se envió a Iqui-
que a los detenidos y por eso o t r o s f u e r o n puestos en li-
bertad.
" P e r o la clemencia parece que h a a u t o r i z a d o des-
m a n e s de m a y o r g r a v e d a d " , decía el P r e s i d e n t e a don
Aníbal Z a ñ a r t u . en u n a c a r t a de Julio de 1891.

HORAS DE DESCANSO

A b s o r b i d o tenía mi padre todo su tiempo por la


atención de la C o m a n d a n c i a General de A r m a s , la or-
g a n i z a c i ó n del E j é r c i t o , sus diarias visitas a la Mone-
d a y su asistencia al C o n g r e s o como Senador por la pro-
vincia de C a u t í n .
En las tardes, m i e n t r a s se llamaba al comedor, solía
e n t r e t e n e r s e con nosotros, que le hacíamos mil p r e g u n -
t a s p a r a s a t i s f a c e r n u e s t r a curiosidad infantil.
O t r a s veces nos deleitaba con sus recuerdos de la
C a m p a ñ a de la A r a u c a n í a y de la G u e r r a del Pacífico,
o r e c o r d a b a con mi m a d r e otros episodios f a m i l i a r e s
q u e d e b í a m o s conocer.
A s í , al lado de su esposa y de sus hijos, descan-
sando. n o s hacía a d m i r a r a n u e s t r o s héroes, conocer la
f o r m a c i ó n de n u e s t r a P a t r i a y tener respeto por nues-
t r o s a n t e p a s a d o s y p o r n u e s t r o nombre, ligado desde la
Independencia a la H i s t o r i a Militar de Chile.

C o n s e r v a b a mi padre, con filial respeto, una ba-


y o n e t a m u y l a r g a de las que u s a b a n los soldados espa-
ñoles en la época de la Independencia, y todos los a ñ o s
el 5 de A b r i l , a n i v e r s a r i o ele M a i p ú , la hacía limpiar
p o r su asistente.
El a n i v e r s a r i o de ese a ñ o de 1891, nos contó que
con esa b a y o n e t a h a b í a sido h e r i d o dos veces su p a d r e .
44 E N R I Q U E O. BAR LOSA

don J u a n B a r b o s a , q u e asi se llamaba, por un soldado


español. C o m b a t í a c o m o c a p i t á n de las f u e r z a s patrio-
t a s en aquella acción m e m o r a b l e en que pareció eclip-
s a r s e el sol de la l i b e r t a d de la A m é r i c a .
El c o m p o r t a m i e n t o de mi abuelo le había valido
u n " e s c u d o de v a l o r " y u n ascenso en el c a m p o de ba-
talla. L a b a y o n e t a , al h e r i r l o por s e g u n d a vez. quedó
a t r a v e s a b a en su cuerpo, pues el soldado que la esgrimía
recibió m o r t a l h e r i d a .
R e c o r d a b a también q u e mi abuelo había llegado a
L i m a en 1823 con el E j é r c i t o de S a n M a r t i n y que, por
s e g u n d a vez en 1838, llevando a su h i j o Mauricio, her-
m a n o m a y o r de mi p a d r e que e r a casi u n niño, volvió a
la capital de los virreyes. E n esta ocasión f o r m a b a en
las filas de la E x p e d i c i ó n al P e r ú , que m a n d a b a el ge-
neral don M a n u e l Bulnes.
P a d r e e h i j o h a b í a n r e g r e s a d o a Chile luciendo en
sus pechos u n a medalla de o r o o t o r g a d a p o r el Gobier-
no del P e r ú y en sus b r a z o s un p a r c h e rojo, bordado
de o r o cor. esta inscripción: " L a P a t r i a reconocida a los
vencedores de Matucaria, el 18 de S e p t i e m b r e de 1838".
T a m b i é n h a b í a n c o m b a t i d o en Y u n g a y y contri-
buido "al t r i u n f o marcial que el pueblo chileno obtuvo
en Y u n g a y " .
Mi abuelo m u r i ó con el g r a d o de M a y o r de E j é r -
cito, el a ñ o de 1850, después de 31 a ñ o s de servicios.
H a b i a a b r a z a d o la c a u s a de los p a t r i o t a s disin-
tiendo de sus a n t e p a s a d o s los m a r q u e s e s de Barbosa,
quienes f u e r o n realistas a c é r r i m o s , que residían en San
Felipe.
El escudo del M a r q u e s a d o , que o s t e n t a b a la casa
solariega, que después f u é de don B e n j a m í n de P a r r a -
sía. f u é d a ñ a d o por los p a t r i o t a s que a p e d r e a r o n la casa
y don D o m i n g o B a r b o s a lo había d e j a d o asi como una
demostración de lo que él c o n s i d e r a b a la b a r b a r i e de
esos tiempos.
E s interesante la h o j a de servicios del M a y o r don
Juan Barbosa:
" H i z o la p r i m e r a c a m p a ñ a a Concepción. Se h a -
lló en el sitio y a t a q u e de T a l c a h u a n o el 6 de Diciem-
bre de 1817, en que recibió u n a h e r i d a de lanza en el
h o m b r o izquierdo. Se halló en la j o r n a d a de C a n c h a
R a y a d a , el 19 de M a y o de 1818 a las ó r d e n e s del E x c m o .
señor Capitan General don losé de S a n M a r t í n Se h a -
c o s t o SI F U E R A HOY... 45

116 en la acción de M a i p ú el 5 de A b r i l de 1818, a las


ó r d e n e s del m i s m o general, en la que recibió dos h e r i d a s
de b a y o n e t a en el b r a z o derecho, por las que goza u n
E s c u d o de Valor. H i z o la s e g u n d a c a m p a ñ a a las órde-
nes del general Balcarce. Se halló en la acción de Curali
el 20 de M a r z o de 1819 a las órdenes del general don
R a m ó n F r e i r e . Se halló en la t o m a de la plaza de N a c i -
miento, a las ó r d e n e s del general S a n M a r t í n . Se halló
en la toma de la plaza de Valdivia, el 20 de Diciembre
de 1820, a las ó r d e n e s del teniente coronel Guillermo
Míller, donde recibió u n a herida de bala en la pierna
izquierda, por la que goza de un E s c u d o de V a l o r . H i z o
t o d a s las c a m p a ñ a s en la provincia de Valdivia a las
ó r d e n e s del coronel don José B e a u c h e f . Se halló en la
E x p e d i c i ó n A u x i l i a d o r a al P e r ú en 1823 a las ó r d e n e s
del s e ñ o r coronel don P e d r o José Benavente y a conti-
n u a c i ó n en la expedición contra Chiloé. donde se halló
en la toma del castillo de C h a c a o y acción de Mocopulli
en 1." de A b r i l de 1824 a las órdenes del señor coronel
don J o r g e B e a u c h e f .
H i z o con el m a n d o en j e f e del Batallón Valdivia
la c a m p a ñ a a la S i e r r a en 8 de M a r z o de 1831 a las
ó r d e n e s del señor general de b r i g a d a don Manuel Bul-
nes".
A la m u e r t e de mi abuelo, cuya destinación en el
E j é r c i t o lo h a b í a llevado a Chillan, donde casó con d o ñ a
D o l o r e s P u g a , quedó mi p a d r e m u y n i ñ o y como h i j o
de militar, m u y pobre.
N a c i d o en Chillan, p a t r i a de O ' H i g g i n s y t i e r r a de
héroes, sintió también vocación por el E j é r c i t o y g r a -
cias a la i n f l u e n c i a de su h e r m a n o Mauricio, que tenía
el g r a d o de coronel, i n g r e s ó a las filas a los 18 años,
como sub-teniente a b a n d e r a d o del Batallón Buin, 1.' de
Línea.
Con qué orgullo nos m o s t r a b a su p r i m e r diploma,
f e c h a d o el 2 3 de Abril de 1856 y que conservo en mi es-
c r i t o r i o después de haberlo salvado no sé cómo del sa-
queo y del n a u f r a g i o !
Lleva la f i r m a de don Manuel M o n t t y de su M i -
n i s t r o de G u e r r a don P e d r o Nolasco Vidal.
Ef B u i n e r a su " R e g i m i e n t o " y lo decía con o r g u -
llo. A la s o m b r a del e s t a n d a r t e que había e m p u ñ a d o al
iniciar su c a r r e r a , subió g r a d o por g r a d o , con el sacri-
ficio y con los a ñ o s que entonces se necesitaban p a r a
ascender.
E N R I Q U E O. HA RIJOSA

Sólo su ascenso a c a p i t á n , t r e s a ñ o s después, lo que


f u é un " r e c o r d " p a r a entonces, lo o b t u v o por su acción
en la d e f e n s a de la P l a z a de R a n c a g u a , en 1859.
\ los 21 a ñ o s h a b i a m a n d a d o en j e f e y vencido.
D e s p u é s . . . . con qué l e n t i t u d g a n a b a 1111 galón!
A s c e n d i d o a coronel en 1879. después de 23 años
de servicios y de h a b e r asistido al b o m b a r d e o de Valpa-
raíso en 1866 por la E s c u a d r a E s p a ñ o l a , y de haber he-
cho toda la c a m p a ñ a de la A r a u c a n í a , tin o que esperar
t o d a v í a n u e v e a ñ o s m á s p a r a a s c e n d e r a general de bri-
g a d a en 1887.
Y de esos 9 a ñ o s , casi c u a t r o habia f i g u r a d o con
brillo en la g u e r r a c o n t r a P e r ú y Bolivia, como j e f e de
división o de b r i g a d a , la m i s m a que en M i r a f l o r e s , en
m o m e n t o s en que el é x i t o era dudoso, hizo exclamar al
general B a q u e d a n o . al verla i n t e r v e n i r decisiva por el
ala d e r e c h a :
"¡ B a r b o s a ! ¡ B a r b o s a ! ¡ P o r la d e r e c h a ! "
"¡ H e m o s t r i u n f a d o " .
" Y , e f e c t i v a m e n t e , la victoria a s o m a b a por aquel
lado e iluminaba con sus r e s p l a n d o r e s el campamento
chileno.
" Y a él se debió el g r i t o de victoria que brotó en
seguida de todos los labios" ( 1 )

.11 F i g u e r o a . D i c c i o n a r i o H i s t ó r i c o , etc.
LA C A M P A Ñ A D E LA ARAUCANIA

P e r o n a d a n o s e n t r e t e n í a t a n t o como sus relatos


llenos de episodios i n t e r e s a n t e s , de la c a m p a ñ a de la
Araucanía.
¡ Q u é poco sabemos los chilenos de toda esa epope-
ya histórica!
N o resisto a r e p r o d u c i r estos p á r r a f o s de la obra
d e don Crescente E r r á z u r i z . Illmo. y R v d m o . Arzobis-
po de S a n t i a g o , t i t u l a d a : " S e i s a ñ o s de la H i s t o r i a de
Chile".
" L a historia del m u n d o no r e g i s t r a caso semejan-
te al que viene en Chile o f r e c i e n d o la i n t e r m i n a b l e gue-
r r a de A r a u c o . U n a s c u a n t a s t r i b u s de indios, mal ar-
m a d o s . casi desnudos, sin Gobierno o r g a n i z a d o , dividi-
dos e n t r e sí, f a l t o s de c u a n t o s r e c u r s o s suministra la
civilización, h a n conseguido resistir al e m p u j e de hom-
b r e s a c o s t u m b r a d o s a d o m i n a r l o todo y saben mantener
su independencia, d e f e n d i d a en c o n s t a n t e y c r u d a gue-
r r a de tres siglos y medio.
" C o n s i d e r a n d o las e m p r e s a s llevadas a efecto par
los conquistadores de A m é r i c a , el alma llena de admi-
ración, casi de espanto, se i m a g i n a que esos hombres de
acero n o obedecían a las leyes de n u e s t r a débil n a t u r a -
leza. N a d a era capaz de a t e m o r i z a r l o s , acostumbrados
a vencerlo todo en el Continente descubierto por Colón:
a sus i n n u m e r a b l e s pobladores, que m á s o menos beli-
cosos y valientes, h u b i e r o n de r e s i g n a r s e humildes a la
dominación, y a la n a t u r a l e z a con sus ríos invadeables,
sus altísimas cordilleras y sus inmensos desiertos.
" M á s , los que en n i n g u n a p a r t e h a b í a n encontrado
obstáculo insuperable, se vieron detenidos a n t e la ba-
r r e r a que a su m a r c h a t r i u n f a l opuso un p u ñ a d o de in-
d í g e n a s chilenos.
49

" D e o r d i n a r i o , es v e r d a d , 110 podían los indios de


C hile m e d i r s e en batalla campal con los españoles v ce-
d i a n a n t e la superioridad que dan la disciplina y las a r -
m a s ; p e r o se desquitaban con s o r p r e s a s de todos los
i n s t a n t e s , con a u d a c e s ataques, con incansable g u e r r a
de m o n t o n e r o s . Y de este m o d o a g o t a b a n las f u e r z a s
de su poderoso enemigo y le diezmaban una vez y o t r a
sus ejércitos.
" D e s g r a c i a d a m e n t e el edificio de la conquista y
colonización, que en tan sólidas bases, parecía descan-
sar. se levantaba en realidad sobre la a r e n a
"Chile 110 h a visto j a m á s sublevación s e m e j a n t e ;
n u n c a los indios estuvieron m á s a p u n t o de concluir con
la dominación y de reducir a cenizas c u a n t o se había
t r a b a j a d o por colonizar y civilizar.
" E s t o s a ñ o s pueden '.iamarse a ñ o s de llanto y de
luto p a r a Chile. U n a en pos de o t r a vió sus ciudades
a u s t r a l e s a b a n d o n a d a s por los españoles, incapaces ele
d e f e n d e r l a s , o d e s t r u i d a s por los victoriosos a r a u c a -
n o s : a S a n t a Cruz, recién f u n d a d a , a A r a u c o y a Aligo 1 ,
a la Imperial y Valdivia, rivales en importancia, a Y i -
Uarrica la pintoresca, y a la floreciente Osorno, en po-
d e r de los rebeldes y reducidas a espantosa esclavitud
a c e n t e n a r e s de esposas e h i j a s de los a m o s de a y e r ;
diezmados y m á s que diezmados, concluidos a man s
de los a r a u c a n o s , a los soldados que a n t e s m i r a b a n con
t a n t o desprecio a los indios; en fin, d o m i n a d a exclusi-
v a m e n t e por éstos u n a de las m á s ricas y extensas por-
ciones de Chile.
" E n los cien y cien combates que r á p i d a m e n t e tu-
vieron l u g a r d u r a n t e esos aciagos días, en las p o r f i a d a s
resistencias de los sitiados españoles y en los audaces
a t a q u e s de los a r a u c a n o s a las ciudades, las cuales al
f i n c o n s i g u i e r o n d e s t r u i r , e n c o n t r a m o s innumerables
m u e s t r a s de un h e r o í s m o quizás n u n c a superado.
" Y p a r a conocer h a s t a dónde llegó el heroísmo de
los que en Chile d e f e n d i e r o n entonces sus h o g a r e s con-
t r a el a r a u c a n o , basta a la historia r e c o r d a r la r u i n a de
Yillarrica".
" M u r i e r o n los unos de h a m b r e y los otros, m á s f e -
lices, en la pelea y m u r i ó h a s t a el último, d a n d o así
p r u e b a s de 1111 h e r o í s m o que a h a b e r tenido por t e a t r o a
G r e c i a o R o m a , sería siempre celebrado en todo el U n i -
verso. Y eso n o es, por cierto, el solo ejemplo de indo-
E N R I Q U E O. HA RIJOSA

niable d e n u e d o que p o r aquellos d í a s encontramos en


C h i l e : los h a l l a m o s a c a d a i n s t a n t e y en los diversos lu-
g a r e s donde son a t a c a d o s los españoles por un enemigo,
que se m a n i f i e s t a d i g n o émulo del. c o n q u i s t a d o r en lo
valiente y en lo cruel tal vez lo s u p e r a .
" F u é aquella en v e r d a d u n a lucha a m u e r t e y sin
cuartel y sus peripecias s i e m p r e t e r r i b l e s y sombrías, a
m e n u d o heroicas, m e r e c e n ser e s t u d i a d a s con particu-
lar detenimiento.
" L a s g l o r i a s de esos h o m b r e s son las nuestras, ya
que de ellos d e s c e n d e m o s ; y en sus g r a n d e s hechos y
en su e n e r g í a y a toda p r u e b a e n c o n t r a r e m o s sin dificul-
tad el p r o n ó s t i c o de lo que sus hijos, en m á s vasto cam-
po, h a n sabido h a c e r p a r a l e v a n t a r tan alto en la Amé-
rica a este Chile, entonces el ú l t i m o y m á s pobre rincón
de la t i e r r a » .
C u á n t o s i g n o r a n que la a n t i g u a f r o n t e r a , lo que
en realidad se llamaba la A r a u c a n í a , comprendía un
á r e a de 33,500 kilómetros c u a d r a d o s de superficie, que
i n c o r p o r a d a al t e r r i t o r i o nacional, f o r m a hoy parte
del D e p a r t a m e n t o de N a c i m i e n t o , el D e p a r t a m e n t o
de M u l c h é n , la P r o v i n c i a de Malleco, la P r o v i n c i a de
C a u t í n , la P r o v i n c i a de A r a u c o y p a r t e del Departa-
m e n t o de V a l d i v i a !
Y m u c h o s m á s i g n o r a n que el é x i t o de esa campa-
ñ a se debe al e s f u e r z o del g e n e r a l Cornelio S a a v e d r a ;
del general José M a n u e l P i n t o ; del general Basilio
U r r u t i a , p a d r e de don Leopoldo y don Temístocles; del
general don G r e g o r i o U r r u t i a , p a d r e de Miguel y es-
poso de mi tia L i n a B a r b o s a ; del general Orozimbo
B a r b o s a ; del coronel don P e d r o L a g o s ; de Eleuterio
Ramírez, héroe de T a r a p a c á después, y de pocos más.
I-a riqueza de todo ese t e r r i t o r i o , a c a s o es compa-
rable con la que m á s t a r d e el E j é r c i t o de Chile, cuvos
j e f e s eran también a l g u n o s de esos h o m b r e s , conquistó
en el N o r t e , en la región salitrera.
£.1 general Cornelio S a a v e d r a h a b í a dividido en
dos secciones el t e r r i t o r i o indígena e x t e n s o de por sí.
difícil de comunicar, cubierto de bosques, p r i v a d o de
caminos y poblado por indios a s t u t o s , valientes, que ig-
n o r a n t e s de las v e n t a j a s de la civilización y a m a n t e s de
la libertad de que g o z a b a n desde hacia siglos, rechaza-
ban al invasor.
L a s e g u n d a sección f u é puesta a las ó r d e n e s del
COMO H1 K I' I tí A H O Y .

entonces M a y o r O r o z i m b o B a r b o s a , sirviéndole como


capital T o l t é n .
C o m p r e n d í a las t r i b u s que h a b i t a b a n ai s u r del rio
Imperial y llegaba h a s t a inmediaciones de la a n t i g u a
\ illa Rica, a r r a s a d a por los indios y todavía en ruinas,
m á s t a r d e reconquistada por el General G r e g o r i o U r r u -
tia.
í . a s reducciones de Boroa, Imperial. M a q u e h u a ,
H u i l i o , P i t r u f q u é n y Villa Rica, que obedecían a caci-
ques f a m o s o s , e r a n g r a n d e s centros indígenas que era
n e c e s a r i o o b s e r v a r , a t r a e r con m a ñ a , detener en sus
avances, s o r p r e n d e r en sus p r e p a r a t i v o s bélicos y so-
b r e todo s u s t r a e r de la influencia del f a m o s o cacique
Q u i l a p á n , l u c h a d o r infatigable, inteligente, de un valor
y de u n a astucia que e r a n el m e j o r exponente de las ca-
r a c t e r í s t i c a s de la r a z a a r a u c a n a .
El cacique Quilapán, que era rico y conocía todas
las v e n t a j a s de la civilización, se m a n t u v o sin e m b a r g o
siempre a t a d o a la b a r b a r i e y f u é enemigo implacable
toda su vida, fiel al j u r a m e n t o que de rodillas había
hecho a su padre, el cacique Mañil, de n o p a c t a r j a m á s
t r e g u a a l g u n a con los "huiricas".
El e j é r c i t o p a c i f i c a d o r iba extendiendo cada vez
m á s hacia el s u r su acción. D e la línea del Malleco se
pasó a la del I m p e r i a l ; de ésta, a la del Toltén y de ahí
hasta Lebu.
Mi p a d r e c o n t r i b u y ó a la f u n d a c i ó n de las plazas
f u e r t e s de Mulchén, N e g r e t e , Queule y Toltén, que
f u e r o n , a la vez que centros de resistencia, v e r d a d e r o s
f o c o s desde donde se d i f u n d i ó la civilización.
T o l t é n f u é plaza f u e r t e de importancia. A ú n se
c o n s e r v a n las r u i n a s de la f o r t a l e z a c o n s t r u i d a por el
coronel B a r b o s a , a quien recuerdan con cariño los in-
dios que a ú n viven y, en el centro de ella, cubierto pol-
la p á t i n a del tiempo, h a y todavía un h e r m o s o cañón.
T o l t é n f u é t e a t r o de g r a n d e s " p a r l a m e n t o s " , o sea
r e u n i o n e s de caciques a que mi p a d r e convocaba.
S i t u a d a a orillas de la l a g u n a de C a t r i l e u f u , ro-
deada de ríos, a u n paso del m a r , teniendo como vecin-
dades t e r r e n o s f e r a c e s y bosques de m a d e r a s de cons-
trucción, f u é bien p r o n t o un emporio de riqueza v de
civilización. H o y es 1111 triste caserío, que vive del re-
c u e r d o de 1111 p a s a d o de esplendor.
E N R I Q U E O. B A R R O S A

Se pensó en r e c u p e r a r l a s y u n a pequeña expedición


al m a n d o del valiente T r i s t á n S t e p h a n , lo consiguió des-
pués de un corto combate.
L a provincia de C o q u i m b o f u é desocupada y la Es-
c u a d r a siguió r u m b o m á s al n o r t e .
E s t a s noticias llegadas a S a n t i a g o hacían esperar
q u e la revuelta n o iría m á s allá.
D e s g r a c i a d a m e n t e 110 f u é así.
L a E s c u a d r a seguía s u s a c t i v i d a d e s en el Norte, y
el Comité Revolucionario, desde S a n t i a g o , minaba el
Kiército.
Parece mentira.
C u á n t o s j e f e s q u e conocí en mi casa, que los vi con-
versando í n t i m a m e n t e con mi padre, que supieron ga-
n a r s e su c o n f i a n z a y la del P r e s i d e n t e , p r e s t a b a n al mis-
ino tiempo sus servicios a la c a u s a de la Revolución y
t r i u n f a n t e ésta, f u e r o n los p r i m e r o s en a c u d i r a recoger
el p r e m i o de su deslealtad!
Lino de ellos llegaba a ver a mi p a d r e todos los días
er. la m a y o r intimidad. M e sentaba en sus rodillas, me
decía su regatón, me llevaba j u g u e t e s . . .
Y , sin e m b a r g o . . . en la i m p o r t a n t e repartición de
que era J e f e , f r a g u a b a d i a r i a m e n t e u n a de las causas de
los desastres de Concón y de Placilla.
O h ! qué impresión p a r a mi a l m a de niño cuando
supe que él, que m e hacía caballitos sobre sus rodillas,
había sido un t r a i d o r ! . . ,
Y p e n s a r que f u e r o n t a n t o s los que f i g u r a r o n en
una llamada Lista de honor.

LAS PRIMERAS BATALLAS

T o m a r s e a Iquique era a p o d e r a r s e de la C a j a Fís-


cal.
E s a plaza f u é , pues, el objetivo de las operaciones
de la E s c u a d r a en el N o r t e .
L'argent fait tout.
Iquique fué p r o n t o bloqueado.
P o r el S u r , la E s m e r a l d a se t o m a b a la base carbo-
r.í r e r a de Lebu.
Mi tío, el General G r e g o r i o U r r u t i a , que había
a b r a z a d o la causa de la Revolución, ocupó aquella plaza.
E r a casado con d o ñ a L i n a B a r b o s a , h e r m a n a pre-
dilecta de mi padre. Su h i j o Miguel A . U r r u t i a . que ha-
o o x o ei r V R A hoy... 23

bía h e c h o con él la c a m p a ñ a de la A r a u c a n í a y del P a -


cifico. quiso s e g u i r también las huellas de su p a d r e en
la c o n t i e n d a a r m a d a . Al q u e r e r e m b a r c a r s e en la E s c u a -
d r a , después de mil peripecias, llegó a la costa c u a n d o
los b u q u e s iban r u m b o al N o r t e , y f u é hecho prisionero.
S o b r i n o el m á s querido de mi padre, que lo había
v:sto b a t i r s e como un b r a v o siendo u n niño, su prisión
tetóle m u c h o y si como militar lo condenaba d e n t r o
del concepto de la disciplina, 110 podia desconocer que a
Miguel lo g u i a b a n sus deberes filiales.
L a E s m e r a l d a r e g r e s ó al N o r t e y el H u á s c a r con
el A m a z o n a s , e n t r e t a n t o , h a c í a n de Taltal u n a base de
opt raciones.
M i e n t r a s t a n t o , el Gobierno o r g a n i z a b a s u E j é r c i t o .
E n pocos días q u e d a r o n listas c u a t r o Divisiones y.
p r e p a r a d a s p a r a p a r t i r al N o r t e o t r a s tantas, al m a n d o
de J e f e s leales y a g u e r r i d o s .
E n poco tiempo h a b ' a sobre las a r m a s m á s de doce
mil hombres.
Bien p r o n t o h a b r í a n de recibir su b a u t i s m o de
fuego.
E n Z a p i g a se libró un combate con las f u e r z a s que
m a n d a b a el Coronel E s t a n i s l a o del Canto, que hubo de
r e t i r a r s e m á s al N o r t e .
Se siguieron o t r a s acciones en P i s a g u a y en Hospi-
cio, q u e d a n d o la p r i m e r a en poder de la Revolución.
E r a necesario m a n d a r r e f u e r z o s , a u x i l i a r al i n t e n -
dente de T a r a p a c á , don Manuel Salinas que se alistaba
p a r a la d e f e n s a de I q u i q u t .
El Gobierno se f i j ó en el Coronel Eulogio Robles.
Mi p a d r e lo despidió con un banquete.
Es;: día, 15 de E n e r o , era el a n i v e r s a r i o de la b a t a -
lla de M i r a flores.
S e r e c o r d a r o n las glorias comunes.
Robles, m u y emocionado, habló. T e n í a la concien-
cia de la responsabilidad que sus méritos le obligaban a
llevar sobre sus h o m b r o s . Tal vez. tuvo el presentimien-
to de su p r ó x i m o sacrificio.
E r a la p r i m e r a vez que veía r o d a r las l á g r i m a s por
las mejillas de 1111 militar, q u e m a d a s por el sol de las ba-
tallas.
E s e detalle m e impresionó mucho.
P o c o s días d e s p u é s llegó el coronel Robles al Ñ o r -
24 ENRIQUE ü. BARBOSA

te y sus t r o p a s s u f r i e r o n u n p r i m e r d e s a s t r e en San
Francisco.
A h í e n c o n t r a r o n m u e r t e heroica el coronel Avelino
V i l l a g r á n y el T e n i e n t e Coronel Riquelme, del 4® de
linea.
E s t a s noticias, si e n t r i s t e c í a n los á n i m o s , no hacían
decaer la actividad o r g a n i z a d o r a y vigilante de mi pa-
dre.
E a necesidad de r e f o r z a r al Coronel Robles dejó
sin la d e f e n s a s u f i c i e n t e a Tquique.
Su I n t e n d e n t e , don Manuel Salinas, que después
f u é S e n a d o r y M i n i s t r o de E s t a d o , de r e c o r d a d a v bri-
llante actuación, h u b o de e n t r e g a r la plaza, prévia pro-
mesa de que serían respetadas las p e r s o n a s v las pronie-
dades.
I , a ciudad f u é saqueada, sin e m b a r g o .
Iquique f u é la capital de la Revolución.
Pocos días después, el Coronel Robles libraba con-
t r a las t r o p a s enemigas, m a n d a d a s por el Coronel E s t a -
nislao del Canto, un s a n g r i e n t o combate en H i t a r a , que
d u r ó tres h o r a s y cuyo resultado f u é u n v e r d a d e r o des-
calabro p a r a los revolucionarios.
L a v e n t a j a obtenida por las f u e r z a s del Gobierno
l e v a n t ó los á n i m o s en S a n t i a g o .
El Gobierno envió al N o r t e o t r a s divisiones: la del
Coronel don Emilio G a n a y la del Coronel don Miguel
Arrate Larraín.
E m b a r c a d a s en el Imperial, t r a n s p o r t e del Gobier-
no a r m a d o en g u e r r a , pudieron llegar u n a t r a s o t r a a su
destino después de b u r l a r las persecuciones de la Es-
cuadra.
L a división A r r a t e , p a r a r e u n i r s e con la de Robles,
tuvo que m a r c h a r a pie por desiertos y arenales, m á s
de cien leguas. Sólo la pericia de su j e f e , a g u e r r i d o en la
c a m p a ñ a c o n t r a P e r ú y Bolivia, y la resistencia de sus
soldados, reclinados en A r a u c o y en Angol, con m u c h a
mezcla tal vez de la r a z a a r a u c a n a , pudo realizar tal
proeza.
El 21 de F e b r e r o volvía el " I m p e r i a l " al N o r t e con
la división que c o m a n d a b a el b r a v o e inteligente Coro-
nel don Francisco P é r e z , p a d r e de F r a n c i s c o y Galo P é -
rez L a v í n .
Y así, en u n c u a r t o viaje, llevaba a la división del
COMO SI M U : A l l o v

Coronel J o s é F r a n c i s c o V a r g a s y en un q u i n t o a la del
C o r o n e l Carvallo O r r e g o .
E n A n t o f a g a s t a , con las t r o p a s que el " I m p e r i a l "
consiguió d e s e m b a r c a r , se o r g a n i z ó una expedición
al m a n d o del Coronel H e r m ó g e n e s C a m u s .
S e le dió orden de a l i s t a r s e p a r a ir en auxilio de
Robles.
E s t e b r a v o m i l i t a r había establecido su cuartel en
P o z o A l m o n t e con sus t r e s divisiones, que al m a n d o de
A r r a t e , de R u m i n o t y de Méndez, apenas alcanzaban a
m á s de mil h o m b r e s , escasamente amunicionados.
El 7 de M a r z o se libraba la batalla de P o z o Almon-
te de t r á g i c o s y tristes recuerdos.
El Coronel Virgilio Méndez, al f r e n t e del 5" de línea,
cae en ella m o r t a l m e n t e h e r i d o en la cabeza.
M o m e n t o s después, el Coronel Robles cae también
herido, pero se hace v e n d a r y vuelve a t o m a r el m a n d o
m o m e n t á n e a m e n t e e n t r e g a d o al coronel Emilio Gana,
su j e f e de E s t a d o M a y o r .
A r r a t e electriza, e n t r e t a n t o , a sus soldados que f a l -
tos de municiones, emprenden la lucha c u e r p o a cuerpo.
E a contienda así era imposible.
El Coronel R u m i n o t , acorralado, r e h u s a rendirse y
m u e r e luchando.
Robles vuelve a caer herido, esta vez de g r a v e d a d .
E a a v a l a n c h a de los vencedores 110 respeta la C r u z
R o j a y el Coronel Robles, herido, se d e f i e n d e como un
león, pero es ultimado.
Robles, M é n d e z y R u m i n o t , tres militares que h a
b í a n escrito p á g i n a s brillantes de la historia patria, ya
en la c a m p a ñ a de la A r a u c a n í a , ya en la g u e r r a con E s -
p a ñ a , y a en la c o n t r a P e r ú y Bolivia, cayeron b a j o el a r -
m a f r a t r i c i d a , c o n j u n t a m e n t e con m á s de cuatrocientos
oficiales y soldados.
E a división C a m u s , cuyo j e f e de E s t a d o M a y o r era
el Coronel Benedicto A r m a n d o Silva, 110 pudiendo y a
a u x i l i a r a la división Robles, se e n c u e n t r a aislada en el
N o r t e . El I n t e n d e n t e de A n t o f a g a s t a , don E n r i q u e Vi-
llegas, a n t e la imposibilidad de d e f e n d e r esta provincia
c o n t r a los a t a q u e s de la E s c u a d r a y de t r o p a s revolucio-
n a r i a s . se vió obligado a u n i r sus escasos elementos con
la división C a m u s . E r a imposible c o m b a t i r ; tampoco
podían a b a n d o n a r al enemigo sus a r m a s y sus h o m b r e s .
Se e m p r e n d i ó entonces la r e t i r a d a p a s a n d o por el t e r r i -
E N R I Q U E O. B A R B O S A

torio boliviano, donde h u b o de e n t r e g a r sus a r m a s , si-


g u i e n d o p o r la A r g e n t i n a y volviendo a Chile después
de a t r a v e s a r los A n d e s f r e n t e a M e n d o z a .
l i s t a r e t i r a d a , que se e m p r e n d i ó p a r a n o a u m e n t a r
el c o n t i n g e n t e e n e m i g o con t r o p a s f r e s c a s , buenos a r m a -
m e n t o s y a b u n d a n t e s b a g a j e s , tiene los caracteres de
u n a odisea y c o n s t i t u y e u n o de los hechos militares que
d e m u e s t r a n la pericia de los j e f e s de aquel tiempo v la
disciplina de aquellos soldados que los siguieron a tra-
vés de la altiplanicie, de las p a m p a s y de la Cordillera,
s u f r i e n d o privaciones y penurias.
El 17 de M a r z o vi d e s f i l a r desde los balcones de mi
casa a aquellos h o m b r e s que volvían q u e m a d o s sus ros-
t r o s por la nieve.
S a n t i a g o entero los aplaudió. L a s t r o p a s de la
g u a r n i c i ó n les a b r i e r o n calle desde la Estación hasta la
Moneda.
Con ellos llegaron a l g u n a s m u j e r e s de soldados,
que los a c o m p a ñ a r o n en su l a r g a y penosa travesía.
D o s de ellas dieron a luz en plena cordillera.
U n a de las recién nacidas f u é b a u t i z a d a con el
n o m b r e de Nieves y f u é su m a d r i n a u n a de las h i j a s del
Presidente.
El Coronel C a m u s a l m o r z ó al día siguiente en núes
t r a casa.
Con qué atención, todo o j o s y oídos, le oí r e f e r i r
con e s p a r t a n a sencillez su t r a v e s í a de m á s de mil leguas
p a r a r e i n t e g r a r al Gobierno los dos mil quinientos hom-
bres que se le h a b í a n c o n f i a d o y que m á s t a r d e h a b r í a n
de combatir en Concón y Placilla.
C ó m o se me g r a v ó entonces la idea de que la f e en
la c a u s a o en la empresa que se a b r a z a o emprende, pue-
de vencer los m á s insalvables obstáculos!

Aislada también en el N o r t e , o t r a de las divisiones,


al m a n d o del Coronel T r i s t á n S t e p h a n . hubo éste de'sal-
varla pasando a la A r g e n t i n a y a t r a v e s a n d o en pleno in-
vierno la Cordillera p a r a llegar a Chile. S u s h o m b r e s
padecieron mucho y a l g u n o s s u f r i e r o n en los pies que-
m a d u r a s por los hielos.
! a disciplina v la lealtad se impusieron u n a vez
nv :.
COMO 81 F l ' E R A HOY

S t c p h a n , a y u d a n t e de mi padre, era el tipo del hom-


b r e de valor y de energía. Y a en la g u e r r a del 79 había
m e r e c i d o felicitaciones especiales.
C o m o C a m u s . p r e f i r i ó e m p r e n d e r la m á s pe-
nosa t r a v e s í a a n t e s de que sus t r o p a s y a r m a m e n t o s ,
c o n f i a d o s a su m a n d o , h u b i e r a n podido servir p a r a a u -
m e n t a r el poder del enemigo.
Si J e n o f o n t e hizo legendaria su r e t i r a d a , si L a s
l l e r a s hizo de la suya en C a n c h a R a y a d a , la base de la
Independencia de Chile, C a m u s y S t e p h a n , escribieron
con su r e t i r a d a la p á g i n a militar que habla m á s alto del
e m p u j e y de la disciplina del soldado chileno de aquelk s
tiempos.
I.A C A M P A Ñ A M A R I T I M A

E n t r e tanto, ¿ q u é pasaba en el m a r ?
El P r e s i d e n t e se había preocupado activamente de
a d q u i r i r n u e v a s unidades navales y de a r m a r en g u e r r a
a las que p o d r í a n ser aprovechadas.
El A l m i r a n t e don O s c a r Viel. glorioso e inteligen-
te m a r i n o , era el alma de la organización m a r í t i m a . A su
celo, a su sacrificio de toda h o r a se debió que la E s c u a -
d r a del G o b i e r n o dispusiera de elementos improvisados,
p r e s t a r a los servicios que prestó y llevara a cabo las ha-
z a ñ a s que j u s t i f i c a r o n u n a vez m á s le audacia v el v a -
lor de n u e s t r o s m a r i n o s .
El " I m p e r i a l " , p r i m e r o como t r a n s p o r t e de g u e r r a ,
v como c r u c e r o después al m a n d o del Teniente A l b e r t o
F u e n t e s y de su 2 ' el Teniente G a r i n posteriormente, es-
cribió p á g i n a s que f u e r o n el comentario y la a d m i r a c i ó n
ríe los p r i m e r o s tiempos de la Revolución.
Su n o m b r e e r a entonces el sinómino de la astucia,
de la h a z a ñ a , de la audacia p a r a b u r l a r las persecucio-
nes de la E s c u a d r a .
Y a el " B l a n c o " , en una noche memorable, le había
d i r i g i d o u n t o r p e d o que. r o z a n d o su costado, quedó sin
estallar. E s t a b a n a bordo, listos p a r a salir al N o r t e , el
Coronel Robles, sus C o m a n d a n t e s F u e n t e s y G a r i n y
toda tina división.
E n o t r a ocasión, el " I m p e r i a l " , perseguido por él
" H u á s c a r " y llevando en s u s pañoles la División G a n a ,
s u f r i ó la d e s c o m p o s t u r a de su timón.
I m a g i n a o s aquella m a s a de soldados, dispuestos a
r e n d i r sus v i d a s combatiendo en t i e r r a , condenados a
•JH K N l í l Q U E O. IlAKilUSA

e s p e r a r la m u e r t e en la inacción, d e n t r o de un buque en
medio del m a r .
E r a de ver a F u e n t e s , en el p u e n t e de m a n d o sere-
no, valiente, i n s p i r a n d o c o n f i a n z a a todos, d a n d o orde-
nes breves, precisas y eficaces p a r a salvar la situación.
U n m i n u t o e r a u n a milla m á s que los acercaba al
" M o n i t o r " así l l a m a d o el " H u á s c a r " , cuyos g r a n d e s ca-
ñones, silenciosos todavía tenían y a sus m i r a s puestas
sobre el débil crucero,
P e r o el " I m p e r i a l " , u n a vez m á s , l o g r ó llegar a su
destino, con su preciosa c a r g a .
luientes y G a r i n , j ó v e n e s tenientes, improvisados
C o m a n d a n t e s por las c i r c u n s t a n c i a s , recibieron como
g a l a r d ó n su ascenso a C a p i t a n e s .
E n o t r a ocasión f u é la " E s m e r a l d a " la que. hacién-
dolo f u e g o con sus cañones, p e r s i g u i ó al " I m p e r i a l " , qi.e
h u b i e r a sucumbido si las p r i m e r a s s o m b r a s de la noche
110 f a v o r e c e n su escapada.
El " I m e p r i a l " . sin blindaje, ni a u n p a r a recibir los
tiros de las a m e t r a l l a d o r a s , 110 podía p r e s e n t a r combate.
E r a necesario a su C o m a n d a n t e oponer la pericia a la
f u e r z a d e s t r u c t i v a de sus p e r s e g u i d o r e s .

El Gobierno recibió r e f u e r z o s p a r a su E s c u a d r a .
L a s t o r p e d e r a s " L y n c h " y "Cóndell", acababan de
llegar de E u r o p a después de mil peripecias.
F u e n t e s t o m ó el m a n d o de la " L y n c h " y Carlos M o
r a g a el de la "Condell". A m b a s e r a n t o r p e d e r a s de alto
bordo, 110 e n s a y a d o s sus resultados todavía en g u e r r a
alguna.
Balmaceda, que todo lo preveía, desde la Moneda,
guió la acción de estas naves hacia Caldera.
"Si como lo creo y lo espero del f a v o r de Dios v de
la justicia de la causa, U d . y c o m p a ñ e r o s obtienen resul-
tados felices, h a b r á c a m b i a d o la situación y abierto el
camino de la paz.
" D i g a a sus c o m p a ñ e r o s que la s u e r t e de Chile es-
tá en sus m a n o s y que de su valor y pericia dependen la
suerte del Gobierno y de la República. D é a todos mi pa-
labra de aliento y de justicia a su lealtad".
\ s í decía el t e l e g r a m a que el P r e s i d e n t e dirigió al
Comandante Moraga.
l o M u a t FÜKKA I 1 0 V . . . 20

Balmaceda o b r a b a con energía, pero siempre espe-


r a b a que el resultado de su acción, f u e r a su íntimo a n -
helo : la paz.
P o r su p a r t e , M o r a g a y Fuentes, alentados por la
o r d e n del P r e s i d e n t e , salieron de Q u i n t e r o al m a n d o de
s u s n a v e s y en busca de la E s c u a d r a enemiga.
C o m o quienes dirigen un j u e g o de g u e r r a , en la
t r a n q u i l a sala de un cuartel, aquellos jóvenes m a r i n o s
se d i s t r i b u y e r o n sobre las olas la p a r t e de acción y de
gloria que h a b í a de corresponderles.
E a " l . y n c h '. a poca distancia, seguiría su ejemplo.
I . a "Condell", buque insignia, a t a c a r í a primero. A
l o u t seigneur, tout h o n e u r .
El a t a q u e debía ser con torpedos, sorpresivo, a cor-
ta distancia, a pecho descubierto, ya que las t o r p e d e r a s
deben s a c r i f i c a r a su a n d a r veloz la coraza que protege
a o t r o s barcos de g u e r r a .
E r a la noche del 22 al 2 3 de Abril.
I .a E s c u a d r a enemiga descansaba en Caldera.
El " B l a n c o E n c a l a d a " se destacaba imponente.
E r a la presa prevista.
Y las t o r p e d e r a s , audaces, veloces, g u i a d a s perso-
n a l m e n t e por sus respectivos Comandantes, que en el
p u e n t e de m a n d o a g u z a b a n sus pupilas de viejos lobos
de m a r p a r a ver en la obscuridad de la noche, a luces
a p a g a d a s , a toda m á q u i n a , j u g a n d o el todo por el todo,
a v a n z a r o n hacia el coloso en p e r f e c t o orden de m a r c h a ,
como quien realiza una m a n i o b r a en un día de sol.
L a " C ó n d e l l " primero, la " L y n c h " en seguida, se
a c e r c a n al " B l a n c o " , que despertando a la p r i m e r a ex-
plosión del p r i m e r torpedo, a b r e el f u e g o de su artillería
y de sus r i f l e r o s .
L a distancia era corta. N o m á s de cien metros.
Se d i s p a r a n , unos t r a s otros, los torpedos con preci-
sión.
El g u a r d i a m a r i n a de entrepuente. Carlos M o r a g a
M o r e n o , que a p e n a s tenía 14 años, alcanzó a oír que del
b u q u e a t a c a d o se d a b a la a l a r m a : ¡ U n t o r p e d o !
Y luego la explosión horrible.
El " B l a n c o " , como un coloso herido, se inclina y se
h u n d e en la p r o f u n d i d a d del m a r .
L a s t o r p e d e r a s v i r a n y escapan f u e r a de la b a h í a :
la " C o n d e l l " ilesa; la " L y n c h " con pocos heridos.
D o n R a m ó n B a r r o s Luco, que estaba en el " U l a n -
SO ENRIQUE O. 1UR1IOSA

co" como P r e s i d e n t e de la C á m a r a de D i p u t a d o s y miem


b r o de la J u n t a Revolucionaria, se salvó como todo el
m u n d o lo sabe.
Su vida h a b r í a de ser preciosa después p a r a regir
como P r e s i d e n t e de la República los destinos de este
país.
A ñ o s m á s tarde, siendo vo d i p u t a d o por Iquique, de-
bí señalar la p e r s o n a que h a b í a de d e s e m p e ñ a r la Pre-
f e c t u r a de Policía de aquella provincia.
E r a el R é g i m e n P a r l a m e n t a r i o , e x a g e r a d o a la chi-
lena, que se practicaba. N o se movía u n p o r t e r o de una
localidad sin la venia, sino la imposición, del diputado
respectivo.
¡Así m a r c h a b a n t a m b i é n las c o s a s !
E j e r c i t a n d o lo que entonces era u n a atribución res-
petada y que n i n g ú n p a r l a m e n t a r i o que se e s t i m a r a de-
j a b a de hacer r e s p e t a r , señalé como c a n d i d a t o p a r a el
puesto al joven C a r l o s M o r a g a M o r e n o , h i j o del Capi-
tán M o r a g a , j e f e de las t o r p e d e r a s que hundieron al
"Blanco".
El M i n i s t r o no se a t r e v í a a llevar la petición al Pre-
sidente.
Yo se la llevé.
Y don R a m ó n B a r r o s Luco, al f i r m a r ti decreto
respectivo sólo m e hizo, como p r e g u n t a que le venía inci-
dentalmente a la m e m o r i a , la s i g u i e n t e :
" D í g a m e , diputado, ¿este j o v e n M o r a g a es h i j o del
que f u é m a r i n o ? "
" S í , Presidente, y él t a m b i é n sirvió con su padre
en la "Condell" como G u a r d i a - m a r i n a de 2* clase, sien-
do casi un niño", f u é mi respuesta.
Al hacerle la petición y al concedérmela, sin volver
las espaldas al pasado, el P r e s i d e n t e y yo. c o n f i r m á b a -
m o s la g r a n d e z a de alma de aquel m a n d a t a r i o .

L a noticia del h u n d i m i e n t o del " B l a n c o E n c a l a d a "


llegó a S a n t i a g o y f u é dada a conocer por los diarios por
suplementos que los chiquillos voceaban por las calles.
E n mi casa estaban a l g u n o s oficiales de visita, con
mis tias. que e r a n n i ñ a s solteras.
Al saber la noticia todos se a c e r c a r o n al piano y
empezaron a c a n t a r la Canción Nacional.
COMO SI P I ' E l t A HOY 31

l i r a un t r i u n f o del Gobierno y probablemente el


t é r m i n o de la Revolución.
Mi p a d r e salió entonces de sil oficina, llegó al salón,
y c o r t e s m e n t e hizo callar las voces.
— " A u n q u e de i m p o r t a n c i a p a r a el Gobierno, es
u n a d e s g r a c i a nacional, en todo c a s o , — d i j o ; y a g r e g ó :
—i quién sabe si m a ñ a n a nos h a g a f a l t a ese buque p a r a
d e f e n d e r n o s de un enemigo c o m ú n " !
E n seguida se f u é a la Moneda.
E n la Sala Presidencial se reunían personalidades
que h a b í a n ido a inquirir detalles del acontecimiento y
a felicitar a S. E .
El joven S u b - S e c r e t a r i o de G u e r r a , Emilio Bello
Codecido, d a b a cuenta de las últimas comunicaciones re-
cibidas y f u é testigo de la siguiente escena:
E n t r ó el Coronel F e r n a n d o Lopetegui, edecán de
S E . . m u y complacido, y pidió la venia al P r e s i d e n t e pa
ra que la B a n d a del Cazadores, cuyo cuartel estaba f r e n -
te a la M o n e d a , t o c a r a d i a n a s en la Plazuela p a r a cele-
b r a r el h u n d i m i e n t o del buque enemigo.
El P r e s i d e n t e se o p u s o : " N ó , — d i j o — s e t r a t a de
lina lucha e n t r e chilenos".
L o p e t e g u i salió a d a r contra-orden,
l os presentes que a d m i r a r o n la g r a n d e z a m o r a ! del
P r e s i d e n t e , i g n o r a b a n que el Coronel estaba, desde 1111
principio, al servicio oculto de la Revolución.

E11 las calles se aclamaba por los p a r t i d a r i o s del


G o b i e r n o al P r e s i d e n t e y a los m a r i n o s F u e n t e s y Mo-
raga.
L o s a f e c t o s a la J u n t a de Iquique hacían c o n t r a -
m a n i f e s t a c i o n e s , acrecentado su odio al Gobierno.
N o se r e s p e t a b a n ni las p e r s o n a s de los Ministros.
U n o de estos f u é a g r e d i d o en plena calle por un
g r u p o de jovenzuelos, que se dispersó al a c e r c a r s e la po-
licía. Se i g n o r ó quienes h a b í a n sido y el M i n i s t r o , sor-
prendido, n o t u v o tiempo siquiera de l e v a n t a r su bastón
p a r a repeler el a t a q u e .
MOTINES Y CONSPIRACIONES

M i e n t r a s los ejércitos y las escuadras, a la luz del


día, o r a combatían, o r a p r e p a r a b a n el desenlace final,
en S a n t i a g o , principalmente, en las s o m b r a s de la no-
che. ocultos en conventos u o t r o s r e f u g i o s , los comitées
secretos de la Revolución p r e p a r a b a n y llevaban a efec-
to o t r o s planes tendientes t a m b i é n a concluir con el pre-
dominio del Gobierno y con la vida de sus h o m b r e s diri-
gentes.
El oro se o f r e c í a a m a n o s llenas p a r a vencer la
lealtad de j e f e s , oficiales y soldados.
E r a n pocos, m u y pocos, los j e f e s y oficiales del
E j é r c i t o que, disintiendo desde un principio con las ideas
de! Gobierno, h a b í a n pedido sus b a j a s altivamente y con
la c a r a descubierta y el h o n o r a salvo, f u e r o n a f o r -
m a r en las filas de la Revolución.
Aquellos, si bien h a b í a n olvidado que la primera
condición del soldado es la de no deliberar y apoyar al
Gobierno legítimamente constituido, base del orden y de
la tranquilidad sociales, n o sentían por lo menos oscure-
cido el brillo de sus galones con u n a deslealtad.
El espejismo de algo que p a r a ellos f u é un ideal
que sirvieron a costa de sus v i d a s o de su porvenir, los
ofuscó, pero n o f u e r o n cegados ni envilecidos por el bri-
llo del oro c o r r u p t o r .
D e aquel temple f u e r o n Vicente Palacios Baeza,
Florencio Baeza y otros.
D e los o t r o s sólo se t u v o noticias después del t r i u n -
f o de la Revolución o se les vió a s u m i r su actitud trai-
d o r a en las últimas batallas, inclinando la balanza en
c o n t r a de la causa que h a s t a entonces a p a r e n t a b a n ser-
COMO SI F U E R A H O Y . . . 33

v i r y c,uya suerte, en p a r t e , se les h a b í a c o n f i a d o a su


m e n t i d a lealtad.
¡ Allá ellos!
F u e r a de sus actividades p a r a m i n a r el E j é r c i t o ,
los Comitées p r o y e c t a b a n m o t i n e s y a t e n t a d o s que el
e v i t a r l o s era a r d u a t a r e a del Gobierno y motivo de
la c o n s t a n t e vigilancia del general Barbosa, que como
C o m a n d a n t e General de A r m a s , tenía sobre sus hom-
b r o s todo el peso de la responsabilidad de quien de-
p e n d e la t r a n q u i l i d a d de u n a ciudad y la estabilidad
de un Gobierno.
« H u b o noches,—dice don Julio B a ñ a d o s Espinosa,
— e n que se f i j ó h a s t a la h o r a precisa del motín».
«El incansable y heroico general B a r b o s a era el
centinela a v a n z a d o de aquella crítica situación».
« T o d a s las noches visitaba a s i d u a m e n t e los c u a r -
teles».
« E r a a d m i r a b l e su s a n g r e f r í a y su valor sereno».
Y o r e c u e r d o con qué a n g u s t i a nos q u e d á b a m o s
m u c h a s noches en casa.
Mi m a d r e no i g n o r a b a el peligro que se cernía so-
b r e el j e f e del h o g a r y sobre nosotros mismos.
E o s a n ó n i m o s a m e n a z a n t e s a u m e n t a b a n su i n t r a n -
quilidad.
Yo había iniciado mis estudios en el Colegio In-
fantil de don J o s é M a r í a Fredes, pero hube de cortarlos,
a n t e las t e n t a t i v a s de r o b a r m e en la calle. Se quería así
hacer p e r d e r su serenidad a mi padre, que era tan
a f e c t u o s o y a m a n t e con sus hijos.
Y a al a t a r d e c e r , sendas patrullas circulaban por
la m a n z a n a donde estaba n u e s t r a casa, la Moneda y la
casa del general Velásquez. que vivía en la esquina de
Morandé.
A l e r t a s de centinelas, apostados en las esquinas y
en los techos, i n t e r r u m p í a n el silencio de las noches.
E n las v e n t a n a s se h a b í a n colocado f u e r t e s ba-
r r o t e s de f i e r r o y los colchones de las c a m a s estaban
p r e p a r a d o s p a r a ser colgados convenientemente y ser-
vir p a r a que las balas de un asalto e x t e r i o r se em-
b o t a r a n en ellos.
E a s e r v i d u m b r e h a b í a sido seleccionada con cui-
d a d o ..
V i e j o s v e t e r a n o s de la G u e r r a d>*l P a c í f i c o cubrían
g u a d i a en el i n t e r i o r .
E N R I Q U E O. B A R B O S A

« C e r v a n t e s , sólo c u a n d o U d . queda de guardia


d u e r m o t r a n q u i l a » — o i en u n a ocasión que mi madre
le decía al b r a v o c o m a n d a n t e don J o s é Antonio Cer-
vantes, m i l i t a r distinguido, valiente como un héroe an-
tiguo, fiel y a b n e g a d o .
C a d a noche se e s p e r a b a u n a s o r p r e s a .
E r a n tan intensas las pasiones, tan enconados los
odios!. . .
Algunas tentativas audaces fracasaron.
H a b í a en la A l a m e d a , f r e n t e a n u e s t r a casa, como
en toda su extensión, bancos de ladrillo y cemento, en
u n o de los cuales a c o s t u m b r a b a s e n t a r s e la familia des-
pués de comida en las noches de v e r a n o .
A h í se c o n v e r s a b a y t o m a b a aire.
Y o j u g a b a con u n a c a b r i t a que j u n t o con mi chilo-
tito, se g u a r d a b a en las cocheras de la casa, ubicadas
donde a h o r a h a y un cuartel de bomberos.
U n a noche estalló u n a b o m b a de d i n a m i t a y des-
t r u y ó ese banco.
A f o r t u n a d a m e n t e no h a b í a m o s llegado todavía.
Se p r o d u j o , como es n a t u r a l , g r a n a l a r m a .
L a g u a r d i a o las patrullas, t o m a r o n a algunos
t r a n s e ú n t e s , que m u y pocos e r a n los que entonces pa-
saban en las noches por ahí.
T a m b i é n f u é detenido u n niño, que lloraba. Era
Samuel Y á v a r , hoy d i s t i n g u i d o c o r r e d o r de comercio.
L l o r a b a inconsolable en b r a z o s de mi madre, que
lo hizo llevar a su lado en c u a n t o supo quien era... Es-
t a b a a s u s t a d o por la bomba, que sin d u d a él no puso
ahí. y por el a p a r a t o militar del momento.
E r a h i j o de don R a m ó n Y á v a r , D e f e n s o r de Me-
nores. p a r i e n t e cercano n u e s t r o , pero m u y alejado de
n o s o t r o s entonces por su credo revolucionario
Samuelito f u é enviado con u n a y u d a n t e a su casa,
después de ser consolado y regalado con dulces de la
f a m o s a dulcería de 1a A n t o n i n a T a p i a .
L o s a t e n t a d o s se sucedían.
U n joven revolucionario, que después tuvo desta-
cada f i g u r a c i ó n política, recibió el e n c a r g o de un co-
mité secreto, de asesinar al J e f e del E s t a d o M a y o r y
C o m a n d a n t e de A r m a s , general B a r b o s a .
Se d i s f r a z ó de mendigo y esperó en u n a esquina
a su victima, que venía sólo, con las m a n o s c r u z a d a s
por detrás, su actitud n a t u r a l , libre el pecho p a r a re-
cibir c e r t e r a puñalada.
COMO SI F U E R A H O Y . . . 35

\ er al m e n d i g o y b u s c a r u n a m o n e d a en el bolsi-
llo p a r a darle u n a limosma, a c o m p a ñ a d a de u n a f r a s e
c a r i ñ o s a y de consuelo, f u é cosa tan n a t u r a l y rápida,
q u e la m a n o del f i n g i d o mendigo soltó el oculto puñal
que o p r i m í a . Aquel joven j u r a m e n t a d o p a r a m a t a r vol-
vió a su comité p a r a decir que le f a l t ó el valor para
h e r i r a quien con t a n t a bondad le había tendido u n a
limosna creyendo en su miseria.
Y así u n a vez m á s salió a i r o s o e ¡leso, sin saber
lo. el J e f e de los ejércitos del Presidente Balmaceda.
M á s a v a n z a d o el período revolucionario o c u r r i ó
o t r o a t e n t a d o de no menos resonancia que el de la bom-
ba de la A l a m e d a
O t r a bomba, lanzada por un jinete que pasó en
rico caballo en veloz c a r r e r a , d e s t r u y ó una p a r t e de
la cornisa de 1111 balcón de la casa del Presidente, en la
calle M o r a n d é .
Felizmente nadie resultó herido.
E r a peligroso p a r a los h o m b r e s de Gobierno a u n
a n d a r p o r las calles centrales.
El M i n i s t r o del I n t e r i o r , don D o m i n g o Godoy, dió
c u e n t a al C o n g r e s o , en sesión de 5 de M a y o de otros
a t e n t a d o s semejantes.
« N o s r e t i r á b a m o s del Congreso, señor Presidente,
por la calle M o r a n d é . el miércoles pasado a las 5 me-
n o s c u a r t o de la tarde, e íbamos el Señor M i n i s t r o de
G u e r r a , el S e ñ o r M i n i s t r o de Justicia y el que habla
adelante, y dos o tres pasos m á s a t r á s , el M i n i s t r o de
H a c i e n d a con el S e ñ o r M i n i s t r o de O b r a s P ú b l i c a s .
A p e n a s h a b í a m o s p a s a d o la esquina de la calle de las
A g u s t i n a s , y c u a n d o no podíamos o b s e r v a r lo que a
n u e s t r a s espaldas o c u r r í a , sentimos que se lanzaban
sobre la m u r a l l a de los edificios dos objetos de h i e r r i
pesados, que cayeron a n u e s t r o s pies.
« U n o de estos o b j e t o s estalló a d o s v a r a s delante
de n o s o t r o s y el o t r o quedó inactivo. A f o r t u n a d a m e n -
te, n o resultó n i n g u n a persona herida y n o h u b o m á s
d a ñ o que la explosión y a l a r m a consiguiente.
« C u a n d o a c e r t a m o s a m i r a r a n u e s t r o alrededor,
p u d i m o s ver dos h o m b r e s , vestidos de campesinos, que
h u í a n p o r la calle de las A g u s t i n a s hacia el P o n i e n t e .
L a policía que los p e r s i g u i ó 110 l o g r ó c a p t u r a r l o s .
« E l hecho, pues, estaba p e r f e c t a m e n t e p r e m e d i t a -
d o y calculado, y se llevó a cabo con la a u d a c i a m á s
36 E N R I Q U E O. B A R LOSA

i n a u d i t a , a las cinco de la t a r d e , a m e d i a c u a d r a del


palacio de la M o n e d a , y c u a n d o no h a b í a elemento al-
g u n o de resistencia c o n t r a tan b á r b a r o atentado. Es-
t a m o s aquí en consecuencia p o r o b r a de la casualidad,
por m á s que los asesinos h u b i e r a n t o m a d o todas las
precauciones p a r a l o g r a r su intento.
« E n la noche siguiente, poco después de las 7 y
media, o t r a s dos bombas, de idéntica n a t u r a l e z a a las
a n t e r i o r e s , f u e r o n l a n z a d a s sobre la casa del honora-
ble caballero don Claudio V i c u ñ a ; u n a de ellas produjo
explosión, r o m p i e n d o las v e n t a n a s del edificio, y la otra
quedó inactiva.
« E s t o s dos a t e n t a d o s son t a n t o m á s odiosos cuan-
to que se h a n v e r i f i c a d o en medio de circunstancias
que la C á m a r a m e p e r m i t i r á e x p l a y a r un poco.
«Sábese por todo el país cuál h a sido la actitud
a s u m i d a por el Gobierno desde que se inició la Revo-
lución. I n s p i r á n d o s e en sentimientos de benevolencia y
teniendo siempre presente que, por descarriados que
a n d e n los cómplices de la revuelta, 110 h a n d e j a d o de
ser chilenos ni de ser n u e s t r o s h e r m a n o s , el E j e c u t i v o
que h a podido u s a r de f a c u l t a d e s amplísimas y tomar
c o n t r a ellos m e d i d a s e x t r a o r d i n a r i a s , se ha limitado
e s t r i c t a m e n t e a hacer aquello que era absolutamente
necesario, respetando siempre la ley, y n o saliendo de _
ella, sino en casos p e r f e c t a m e n t e c a l i f i c a d o s . Limitó
sus medidas sencillamente a p r i v a r de su libertad a
aquellos individuos que podían p e r t u r b a r la tranquili-
dad pública; r e g l a m e n t ó y r e s t r i n g i ó las reuniones pú-
blicas, que se h a b í a n convertido en focos de revolución,
e impuso silencio a la p r e n s a que, al m i s m o tiempo que
había estado f o m e n t a n d o desde m u c h o a n t e s la revuel-
ta, era un ó r g a n o de d i f a m a c i ó n en toda la Repú-
blica. N o se h a hecho a b s o l u t a m e n t e m á s . L a calum-
nia de los enemigos ha lanzado especies a la calle, que
ante esta H o n o r a b l e C á m a r a no t e n g o p a r a qué deta-
llar ni r e b a t i r . L a C á m a r a lo sabe, y ya q.ue se pre-
senta esta o p o r t u n i d a d , es m e n e s t e r q u e el país tam-
bién lo sepa: n o se h a dictado u n a sola providencia
contra las p e r s o n a s de los revolucionarios, y si el celo
df algunas a u t o r i d a d e s s u b a l t e r n a s h a podido hacerlas
salir de esta actitud, el Gobierno h a sido el p r i m e r o
en r e p r i m i r ese celo, p r o c u r a n d o d e s v i r t u a r las medi-
das demasiado represivas.
" l í o KI I T V ti A H O Y .

«I os señores que han a t e n t a d o c o n t r a las per-


s o n a s de los M i n i s t r o s de E s t a d o , c u b r i e n d o de ver-
g ü e n z a el n o m b r e de la P a t r i a , 110 han sabido compren-
d e r esta benevolencia del Gobierno, y tomándola tal
vez por lenidad, provocan todos los días medidas de
represión con s e m e j a n t e s atentados.
« S e había e j e c u t a d o a n t e s o t r o m á s cobarde toda-
vía. l a n z a d o sobre la f a m i l i a inocente de S. E . el P r e -
sidente de la República un explosivo, que si no pro-
d u j o su e f e c t o d e n t r o del Palacio, f u é porque los alam-
b r e s del t e l é g r a f o impidieron que p e n e t r a r a en la ven-
tana.
« O t r a de las circunstancias que hacen p r o f u n d a -
m e n t e odiosos estos procedimientos, es la de haberse
v e r i f i c a d o en los m o m e n t o s m i s m o s en que se negocia-
ba la paz o 1111 a r r e g l o entre los revolucionarios y el Go-
bierno».

E11 u n a de sus f r e c u e n t e s visitas a los cuarteles, al


llegar al R e g i m i e n t o N.° 2 de Artillería, que estaba
cerca del P a r q u e Cousiño, mi padre f u é víctima de o t r o
a t e n t a d o . U n a bala de fusil, lanzada quién sabe desde
tillé c a s a vecina, a t r a v e s ó los dos vidrios, t r a s e r o y
d e l a n t e r o del coche, y pasó sin lesionar a nadie, entre
las cabezas de mi p a d r e y de su A y u d a n t e E n r i q u e
l í a e z a Y á v a r . El cochero, que también sintió silbar en
s u s oídos el a n ó n i m o proyectil, se volvió a s u s t a d o . E n -
tonces, solemnemente, se le exigió el j u r a m e n t o de 110
c o n t a r lo sucedido, p a r a que mi m a d r e lo ignorase y
p a r a 110 a u m e n t a r la a n g u s t i a con que quedaba en casa.
Y así, día a día, se f r u s t r a b a n nuevos atentados,
m á s o menos graves.
E11 los comitées revolucionarios se f r a g u a b a n nue-
vos planes c o n t r a la vida de los que m u y de cerca acom-
p a ñ a b a n al P r e s i d e n t e Balmaceda, y e r a n en una 11
o t r a f o r m a , leales sostenedores de sil política.
E s t o s a t e n t a d o s , claro está, p a r a u n a n a t u r a l e z a
a g u e r r i d a y serena como la de mi padre. 110 e r a n sino
acicates p a r a el m á s estricto cumplimiento del pesado
f a r d o de obligaciones y de responsabilidades que pesa-
ban única y e x c l u s i v a m e n t e sobre él.
E r a necesario, a cada momento, a c u d i r ahí donde
38 E N R I Q U E O. BAR LOSA

se p r e s e n t í a 1111 peligro, p a r a e v i t a r l o o sofocarlo a


tiempo.
Y o le a c o m p a ñ a b a m u c h a s veces en sus visitas
d i u r n a s a los cuarteles.
— ¡ M i General, cabo de g u a r d i a ! E s a era la voz
que d a b a el centinela a v a n z a d o en c u a n t o a s o m a b a en
la calle polvorienta el coche del C o m a n d a n t e General
de A r m a s , y esta voz, repetida en la g u a r d i a y en cada
c u a d r a , e r a como u n a inyección de lealtad y de disci-
plina q u e se e s c u r r í a p o r las venas, desde el. Coronel al
último corneta.
El General r e c o r r í a el cuartel, p r o b a b a personal-
mente el r a n c h o que se d a b a a la tropa, e x a m i n a b a el
a r m a m e n t o , e s c u d r i ñ a b a la m i r a d a de los j e f e s , esti-
mulaba a los jóvenes oficiales y d e p a r t í a a veces con
a l g ú n s a r g e n t o o cabo, que sirviera a sus órdenes en
la G u e r r a del P e r ú , o que sintiera con él chivatear a
los indios en A r a u c o o en Toltén.
Yo, e n t r e t a n t o , m e entretenía con los cornetitas,
con los cuales m o n t a b a a caballo en el picadero del cuar-
tel o j u g a b a con los p e r r o s m a s c o t a s que tradicional-
mente cada r e g i m i e n t o suele a c a r i c i a r .
Y sin sentir vocación por la milicia, m i r a b a con
c a r i ñ o esos u n i f o r m e s que había visto desde tan cerca,
desde m u y niño y que i m p r e s i o n a d o por los relatos que
oia de sobremesa, veía en m i s sueños clavando la ban-
d e r a en la cima del M o r r o de A r i c a o e n t r a n d o victo-
riosos a L i m a .
L a s visitas n o c t u r n a s , s o r p r e s i v a s , a los cuarteles,
eran o t r a cosa.
R e c u e r d o u n a noche de g r a n a l a r m a .
Se había descubierto u n a conspiración proyecta-
da, se decía, con el apoyo de la artillería y del 5.® de
línea.
L a h o r a f i j a d a e r a n las diez de la noche.
¿ P o r q u é se f r u s t r ó el m o v i m i e n t o ?
« P o r la previsión de B a r b o s a » , dice don Julio Ba-
ñados Espinosa, en su « H i s t o r i a de la Revolución» y
agrega:
«Conocedor por diversas sospechas y denuncios
vagos que algo se t r a m a b a p a r a ese día en "el 5.' de Li-
nea. tomó toda clase de precauciones t a n t o en el C u a r -
tel de la M a e s t r a n z a como en el de Artillería. Llevó su
previsión h a s t a colocar t r o p a s de o t r o batallón en las
p r o x i m i d a d e s y en el C u a r t e l del 5.® de Línea».
Í'OMO SI PDKIÍA HOY

« E s c día, e n t r e 8 y 12 de la noche, B a r b o s a estu-


vo en dicho Cuartel, en la sala del C o m a n d a n t e M é n -
dez, e s p e r a n d o el p r o n u n c i a m i e n t o . El b r a v o General
se paseó al t r a v é s de las C u a d r a s y en seguida c o n f e -
renció t r a n q u i l a m e n t e con los J e f e s del Batallón».
«Aquella conferencia f u é amistosa, sin a p a r a t o al-
g u n o y sin que B a r b o s a e x p r e s a r a a los oficiales in-
f e r i o r e s d u d a a l g u n a acerca de su actitud y lealtad.
P o c a s veces he visto a B a r b o s a - m á s tranquilo».
« E s a noche estuvo también en el Cuartel de A r t i -
llería. donde el C o m a n d a n t e F u e n t e s tenía todo listo
c a r a r e c h a z a r u n a t a q u e c u a l q u i e r a . E a tropa podía
en cinco m i n u t o s estí;r sobre las a r m a s . P a t r u l l a s mon-
t a d a s del R e g i m i e n t o vigilaban los alrededores del C u a r -
tel. E n los t o r r e o n e s estaban listas las ametralladoras.
L o s cañones de m o n t a ñ a podían ponerse en acción en
pocos momentos».
« F u e n t e s p a s ó en vela noches e n t e r a s en cumpli-
m i e n t o del deber».
« L a impresión que d e j ó el C o m a n d a n t e Méndez
en aquella noche como en las anteriores, f u é de t r a n -
quilidad y de disciplina».
« L a actitud resuelta y previsora de B a r b o s a y del
G o b i e r n o dió f i n con los conatos de sublevación por
aquellos días y restableció la serenidad en la Moneda
y en los círculos sociales».
El Coronel Emilio A r i s , 2." J e f e del E s t a d o M a -
yor, secretario de mi padre y su A y u d a n t e d u r a n t e
30 años, m e r e f i r i ó una vez ese m i s m o episodio.
« A r i s . — m e d i j o el General. — póngase dos re-
vólveres en el bolsillo y a c o m p á ñ e m e a visitar el 5." de
Línea».
«El General llevaba también dos revólveres en el
bolsillo de su capote militar».
«Salimos, como a las 9 de la noche, después de
comer».
« E n la t a r d e se dieron instrucciones secretas a los
d e m á s c u e r p o s . Se d e s t a c a r o n algunos oficiales del E s -
t a d o M a y o r , de toda la c o n f i a n z a del General y se dis-
pusieron g u a r d i a s especiales en la m a n z a n a de la M o n e -
da, a c a r g o de a m e t r a l l a d o r a s . E s t a s medidas e x t r a o r -
d i n a r i a s no e s c a p a r o n a la perspicacia de la señora Co-
rina, esposa del General, que por su p a r t e había t o m a d o
sus precauciones, colocando d e f e n s a s en las v e n t a n a s » .
40 E N R I Q U E O. BAR LOSA

« L a s ú l t i m a s n o t a s ckl toque de silencio coinci-


dieron con la llegada i m p r e v i s t a del General, que orde-
n ó que la t r o p a se v i s t i e r a y f o r m a r a en las cuadras»,
« P o c o a n t e s m e h a b í a o r d e n a d o : — « U d . se encar-
g a del 2.* J e f e y vo del p r i m e r o » .
« L o s m o m e n t o s e r a n tan solemnes que el menor
incidente h a b r í a p r o d u c i d o u n a h e c a t o m b e . Sólo el Ge-
neral estaba sereno, imponente, p a s e á n d o s e e n t r e la do-
ble fila de soldados, al lado del J e f e del Regimiento».
M e decía A r i s que él e s p e r a b a de u n instante a
o t r o que s o n a r a el p r i m e r d i s p a r o d i r i g i d o al General
y el segundo d i r i g i d o a él. Creía que, metidos en la
boca del lobo, sólo p o d r í a salvarlos la tradición de dis-
ciplina que esa a c t i t u d del viejo J e f e hacía revivir en el
pecho de cada soldado.
Y así sucedió.
P e r o si se e v i t a r o n t o r r e n t e s de s a n g r e , no se pudo
evitar la a n g u s t i a y las l á g r i m a s que mi m a d r e , llena
de inquietudes y zozobras, d e r r a m ó esa noche inolvida-
ble. arrodillada al pie de n u e s t r a s camas, d o n d e dor-
m í a m o s inocentes, i g n o r a n d o el peligro que corríamos.

F r a c a s a d a s a l g u n a s t e n t a t i v a s por la previsión de
la C o m a n d a n c i a de A r m a s , se pensó a t a c a r directa-
mente la M o n e d a , la casa de B a r b o s a y t o m a r prisio-
neros al P r e s i d e n t e y al General.
F r e n t e a la M o n e d a tenía su Cuartel el Regi-
miento Cazadores, cuyo J e f e era don D a v i d M a r z á n .
C a z a d o r e s era la Escolta del P r e s i d e n t e ; M a r z á n
su m á s a b n e g a d o d e f e n s o r .
Su parentesco por a f i n i d a d con don Leopoldo
U r r u t i a , P r e s i d e n t e que había sido de la C o r t e de Ape-
laciones, que el Gobierno se vió obligado a hacer ce-
sar en sus funciones, y a la sazón m i e m b r o prestigioso
de u n o de los m á s i n f l u y e n t e s comitées de la Revolu-
ción. alentó a un a g e n t e de ésta p a r a i n s i n u a r l e que si
un buen día o t r o s cuerpos de la g u a r n i c i ó n rodeaban
la Moneda p a r a deponer al Presidente, era m e j o r que,
a n t e la f u e r z a de los acontecimientos, se e n t r e g a r a y
no hiciera u n a resistencia inútil.
M a r z á n había c o n t e s t a d o : « A s í como v e n g a n to-
das las t r o p a s j u n t a s , yo salgo con mis C a z a d o r e s y los
hago. . . persignarse!»
COMO SI F U E R AH O Y . . .68

D e n a d a sirvió a s e g u r a r l e que aquel m o v i m i e n t o


t e n d r í a el a p o y o de m á s de a l g ú n regimiento y que a
s u cabeza se p o n d r í a el m i s m o General Baquedano.
P e r o el Comité no d e s m a y a b a en su propósito.
U n a noche estaba todo decidido.
D e 1111 C u a r t e l ubicado en la calle S a n t a Rosa
e s q u i n a de A l a m e d a p a r t i r í a u n volador de luces, que
era la señal convenida.
E n t o n c e s , m i e n t r a s unos batallones r o d e a r í a n la
M o n e d a , o t r o s se t o m a r í a n la artillería de F u e n t e s .
B a l m a c e d a y B a r b o s a serían a p r e s a d o s después
de hacérseles saber que toda resistencia era inútil.
D o n Leopoldo U r r u t i a , a quien "ligaba hacia mi
p a d r e u n a a n t i g u a a m i s t a d y con la familia de mi ma-
d r e vínculos de parentesco, conociendo la altivez del
general, d i j o : « B a r b o s a n o se e n t r e g a r á nunca, y y o
pido que su vida como la del Presidente, se respeten».
— « S e ñ o r U r r u t i a , — d i j o por ahí u n a voz auto-
r i z a d a : — ¿ c ó m o quiere U d . que se h a g a n tortillas sin
q u e b r a r h u e v o s ? Si es necesario m a t a r , a u n q u e no sea
ese n u e s t r o propósito, h a b r á que m a t a r n o m á s » .
T o d o estaba listo.
P e r o esa noche el general B a r b o s a paseó con sus
a y u d a n t e s por los c o r r e d o r e s del Cuartel de la calle
S a n t a Rosa y el volador de luces, u n a vez m á s se
chingó.
L o s j i n e t e s de M a r z á n , con el pie en el estribo,
e s p e r a b a n impacientes sacar a relucir sus f l a m a n t e s
s a b l e s ; los artilleros de Fuentes, d e t r á s de las a l m e n a s
del v e t u s t o cuartel, a g u a r d a b a n el a t a q u e ; en los de-
m á s cuerpos, prevenidos sus leales jefes, se imponían
serenos a n t e la deslealtad n o revelada a ú n , de algunos
subalternos.
E n los Comitées de la Revolución, los á n i m o s de-
caían a m e d i d a que p a s a b a n las h o r a s .
S a n t i a g o , a r r u l l a d a por el Mapocho, d o r m i a con
el s u e ñ o silencioso de u n a ciudad colonial.
L a a u r o r a disipó las tinieblas.
Y la lealtad venció una vez m á s .
L a benevolencia del Gobierno p a r a c a s t i g a r estos
a t e n t a d o s a la vida d e m o s t r a d a en el discurso del M i -
n i s t r o del I n t e r i o r 110 tiene p a r a n g ó n con la a c t i t u d de
los revolucionarios en c o n t r a de los prisioneros de P o z o
Almonte.
42 E N R I Q U E O. BAR LOSA

A h í e s t á n las p á g i n a s de A n s e l m o Blanlot Ho-


llev. d e l e g a d o del G o b i e r n o a n t e la División Robles,
que relata su v e r d a d e r o m a r t i r o l o g i o como prisionero
a b o r d o de 1111 b u q u e de la E s c u a d r a .
Si h u b o necesidad de p r i v a r de su libertad a algu-
n a s p e r s o n a s , m u y pocas por cierto y por g r a v e s ac-
tuaciones de hecho, s i e m p r e las a u t o r i d a d e s respetaron
las p e r s o n a s y n a d i e f u é j a m á s flagelado.
D o s d o c u m e n t o s r e l a t i v a m e n t e p o s t u m o s , coinciden
en este propósito.
El T e s t a m e n t o de Balmaceda, que en uno de sus
p á r r a f o s dice:
« A u n q u e nosotros, 110 a c e p t a m o s j a m á s la apli-
cación de los azotes, se insiste en i m p u t a r n o s los erro-
res o las i r r e g u l a r i d a d e s de los subalternos, como si en
el t e r r i t o r i o que d o m i n ó la Revolución 110 se hubieran
producido d e s g r a c i a d a m e n t e los m i s m o s hechos».
Y el o t r o d o c u m e n t o es la siguiente c a r t a , cuyo
original, publicado en facsímil p o r los d i a r i o s (Noviem-
b r e de 1 9 2 2 ) . c o n s e r v o :
J u n i o . 6 de 1891.
«Señor Miguel U r r u t i a B.
Querido Miguel:
J a m á s he d a d o orden ni mi a s e n t i m i e n t o p a r a que
den un palo a soldado a l g u n o y c u a n d o los h a n mere-
cido, los he indultado.
Si así procedo con mis s u b o r d i n a d o s ¿ p o r qué ra-
zón h a r í a lo c o n t r a r i o con los que no lo son, con los
que n a d a tengo que v e r ?
El señor G., f u é puesto a disposición del J e f e de
P e s q u i s a p o r q u e se h a b í a puesto equivocadamente a
la del E s t a d o M a y o r . E s t a es la v e r d a d .
N o m e ocupo sino del E j é r c i t o o de la pequeña
p a r t e que m e dan en sus operaciones.
E n conclusión, sostendré el orden y a las autori-
dades legalmente constituidas, con mi v o l u n t a d y con
todos los elementos de que puedo disponer, y si a ello
me llevan las circunstancias, m e h a r é m a t a r .
Cuídate y m a n d a a tu tío que te quiere, a pesar de
los pesares.

O. Barbosa.
COMO SI KUEKA HOY 43

" E s t a c a r t a , r e t r a t a , dice 1111 publicista, a este hé-


roe de t r e s g u e r r a s , que tenía el aspecto de un león y
el c o r a z ó n de 1111 n i ñ o " .
Y n o sólo n o se aplicó azote a los reos ¡jolíticos,
sino que c o n t r a toda conveniencia, se envió al N o r t e ,
por c u e n t a del Gobierno, a setenta cabecillas, que lle-
v a r o n el a)>orte de sus capitales y de sus inteligencias
a la c a u s a de la R e v o l u c i ó n .
" H e querido ser clemente, por eso se envió a Iqui-
que a los detenidos y por eso o t r o s f u e r o n puestos en li-
bertad.
" P e r o la clemencia parece que h a a u t o r i z a d o des-
m a n e s de m a y o r g r a v e d a d " , decía el P r e s i d e n t e a don
Aníbal Z a ñ a r t u , en una c a r t a de Julio de 1891.

HORAS DE DESCANSO

A b s o r b i d o tenía mi p a d r e todo su tiempo por la


a t e n c i ó n de la C o m a n d a n c i a General de A r m a s , la o r -
g a n i z a c i ó n del E j é r c i t o , sus diarias visitas a la Mone-
d a y su asistencia al C o n g r e s o como S e n a d o r por la pro-
vincia de C a u t í n .
E11 las tardes, m i e n t r a s se llamaba al comedor, solía
e n t r e t e n e r s e con nosotros, que le hacíamos mil p r e g u n -
t a s p a r a s a t i s f a c e r n u e s t r a curiosidad infantil.
O t r a s veces nos deleitaba con sus recuerdos de la
C a m p a ñ a de la A r a u c a n í a y de la G u e r r a del Pacífico,
o r e c o r d a b a con mi m a d r e o t r o s episodios f a m i l i a r e s
q u e d e b í a m o s conocer.
A s í , al lado de su esposa y de sus hijos, descan-
sando, n o s hacía a d m i r a r a n u e s t r o s héroes, conocer la
f o r m a c i ó n de n u e s t r a P a t r i a y tener respeto por nues-
t r o s a n t e p a s a d o s y por n u e s t r o nombre, ligado desde la
I n d e p e n d e n c i a a la H i s t o r i a Militar de Chile.

C o n s e r v a b a mi padre, con filial respeto, u n a ba-


y o n e t a m u y l a r g a de las que u s a b a n los soldados espa-
ñoles en la época de la Independencia, y todos los a ñ o s
el 5 de Abril, a n i v e r s a r i o de M a i p ú . la hacía limpiar
p o r su asistente.
El a n i v e r s a r i o de ese a ñ o de 1891, n o s contó que
con esa b a y o n e t a había sido h e r i d o dos veces s,u padre.
44

don J u a n B a r b o s a , q u e así se l l a m a b a , p o r 1111 soldado


español. C o m b a t í a c o m o c a p i t á n de las f u e r z a s patrio-
tas en aquella acción m e m o r a b l e en que pareció eclip-
sarse el sol de la libertad de la A m é r i c a .
El c o m p o r t a m i e n t o de mi abuelo le había valido
un " e s c u d o de v a l o r " y u n a s c e n s o en el c a m p o de ba-
talla. L a b a y o n e t a , al h e r i r l o por s e g u n d a vez. quedó
a t r a v e s a b a en su c u e r p o , pues el soldado que la esgrimía
recibió m o r t a l h e r i d a .
R e c o r d a b a t a m b i é n que mi abuelo h a b í a llegado a
L i m a en 1823 con el E j é r c i t o de S a n M a r t i n y que. por
s e g u n d a vez en 1838, llevando a su h i j o Mauricio, her-
m a n o m a y o r de mi p a d r e que e r a casi 1111 niño, volvió a
la capital de los virreyes. E11 esta ocasión f o r m a b a en
las filas de la E x p e d i c i ó n al P e r ú , que m a n d a b a el ge-
neral don M a n u e l Bulnes.
P a d r e e h i j o h a b í a n r e g r e s a d o a Chile luciendo en
sus pechos u n a medalla de o r o o t o r g a d a por el Gobier-
n o del P e r ú y en sus b r a z o s 1111 p a r c h e r o j o , bordado
de o r o cor. esta i n s c r i p c i ó n : " L a P a t r i a reconocida a los
vencedores de M a t u c a n a , el 18 de S e p t i e m b r e de 1838'.
T a m b i é n h a b í a n c o m b a t i d o en Y u n g a y y contri-
buido "al t r i u n f o m a r c i a l que el pueblo chileno obtuvo
en Y u n g a y " .
Mi abuelo m u r i ó con el g r a d o de M a y o r de E j é r -
cito, el a ñ o de 1850, después de 31 a ñ o s de servicios.
H a b í a a b r a z a d o la causa de los p a t r i o t a s disin-
tiendo de sus a n t e p a s a d o s los m a r q u e s e s de Barbosa,
quienes f u e r o n realistas a c é r r i m o s , que residían en San
Felipe.
El escudo del M a r q u e s a d o , que o s t e n t a b a la casa
solariega, que después f u é de don B e n j a m í n de P a r r a -
sía. f u é d a ñ a d o por los p a t r i o t a s que a p e d r e a r o n la c a s i
y don D o m i n g o B a r b o s a lo había d e j a d o así como u n a
demostración de lo que él consideraba la b a r b a r i e de
esos tiempos.
E s i n t e r e s a n t e la h o j a de servicios del M a y o r don
Juan Barbosa:
" H i z o la p r i m e r a c a m p a ñ a a Concepción. Se h a -
lló en el sitio y a t a q u e de T a l c a h u a n o el 6 de Diciem-
bre de 1817. en que recibió u n a h e r i d a de l a n z a en el
h o m b r o izquierdo. Se halló en la j o r n a d a de C a n c h a
R a y a d a , el 19 de M a y o de 1818 a las ó r d e n e s del E x c m o .
señor C a p i t á n General don J o s é de S a n M a r t í n . S e h a -
COMO 81 F l ' K R A HOY.

lió en la acción de M a i p ú el 5 de A b r i l de 1818, a las


ó r d e n e s del m i s m o general, en la que recibió dos h e r i d a s
de b a y o n e t a en el b r a z o derecho, por las que goza u n
E s c u d o de V alor. H i z o la s e g u n d a c a m p a ñ a a las órde-
nes del general Balcarce. Se halló en la acción de Curali
el 2 0 de M a r z o de 1819 a las órdenes del general d o n
R a m ó n F r e i r e . Se halló en la t o m a de la plaza de N a c i -
miento, a las ó r d e n e s del general S a n M a r t í n . Se halló
en la t o m a de la plaza de Valdivia, el 2 0 de D i c i e m b r e
de 1820. a las órdenes del teniente coronel Guillermo
Miller, donde recibió una h e r i d a de bala en la p i e r n a
izquierda, por la que goza de u n E s c u d o de Valor. H i z o
t o d a s las c a m p a ñ a s en la provincia de Valdivia a las
ó r d e n e s del coronel don José B e a u c h e f . Se halló en la
E x p e d i c i ó n A u x i l i a d o r a al P e r ú en 1823 a las ó r d e n e s
del señor coronel don P e d r o José Benavente y a conti-
nuación en la expedición c o n t r a Chiloé. donde se halló
en la toma del castillo de C h a c a o y acción de Mocopulli
en 1." de A b r i l de 1824 a las órdenes del señor coronel
don J o r g e B e a u c h e f .
H i z o con el m a n d o en j e f e del Batallón Valdivia
la c a m p a ñ a a la S i e r r a en 8 de M a r z o de 1831 a las
ó r d e n e s del señor general de b r i g a d a don Manuel Bul-
nes".
A la m u e r t e de mi abuelo, cuya destinación en el
E j é r c i t o lo había llevado a Chillan, donde casó con d o ñ a
D o l o r e s P u g a , q u e d ó mi p a d r e m u y niño y como h i j o
de militar, m u y pobre.
N a c i d o en Chillan, p a t r i a de O ' H i g g i n s y t i e r r a de
héroes, sintió t a m b i é n vocación por el E j é r c i t o y g r a -
cias a la i n f l u e n c i a de su h e r m a n o Mauricio, que tenía
el g r a d o de coronel, i n g r e s ó a las filas a los 18 años,
como sub-teniente a b a n d e r a d o del Batallón Buin, 1. de
Línea.
Con qué orgullo n o s m o s t r a b a su p r i m e r diploma,
f e c h a d o el 23 de A b r i l de 1856 y que conservo en mi es-
c r i t o r i o después de haberlo salvado no sé cómo del sa-
queo y del n a u f r a g i o !
Lleva la f i r m a de don M a n u e l M o n t t y de su M i -
n i s t r o de G u e r r a don P e d r o Nolasco Vidal.
Ef B u i n era su " R e g i m i e n t o " y lo decía con o r g u -
llo. A la s o m b r a del e s t a n d a r t e que había e m p u ñ a d o al
iniciar su c a r r e r a , subió g r a d o por g r a d o , con el sacri-
ficio y con los a ñ o s que entonces se necesitaban p a r a
ascender.
73 E N R I Q U E O. BAR LOSA

Sólo su a s c e n s o a c a p i t á n , t r e s a ñ o s después, lo que


f u é un " r e c o r d " p a r a entonces, lo o b t u v o por su acción
en la d e f e n s a de la P l a z a de R a n c a g u a , en 1859.
\ los 21 a ñ o s h a b í a m a n d a d o en j e f e y vencido.
D e s p u é s . . ., con qué lentitud g a n a b a un galón!
A s c e n d i d o a coronel en 1879, después de 23 años
de servicios y de h a b e r asistido al b o m b a r d e o de Valpa-
raíso en 1866 por la E s c u a d r a E s p a ñ o l a , y de haber he-
cho toda la c a m p a ñ a de la A r a u c a n í a , t u v o (pie esperar
todav ía nueve a ñ o s m á s p a r a ascender a general de bri-
g a d a en 1887.
Y de esos 9 años, casi c u a t r o había f i g u r a d o con
brillo en la g u e r r a c o n t r a P e r ú y Bolivia. como j e f e de
división o de b r i g a d a , la m i s m a que en M i r a f l o r e s , en
m o m e n t o s en que el é x i t o era dudoso, hizo exclamar al
general Baquedano, al verla i n t e r v e n i r decisiva por el
ala d e r e c h a :
"¡ B a r b o s a ! ¡ B a r b o s a ! ¡ P o r la d e r e c h a ! "
"¡ H e m o s t r i u n f a d o " .
" Y , e f e c t i v a m e n t e , la victoria a s o m a b a por aquel
lado e iluminaba con s u s r e s p l a n d o r e s el campamento
chileno.
" Y a él se debió el g r i t o de victoria que brotó en
s e g u i d a de todos los labios" ( 1 )

.1 Figueroa. D i e c i o n a i i o H i s t ó r i c o , e t c .
Coronel clon Mauricio Barboea
LA C A M P A Ñ A D E LA ARAUCANIA

P e r o n a d a n o s e n t r e t e n í a t a n t o como sus relatos


llenos de episodios i n t e r e s a n t e s , de la c a m p a ñ a de la
Araucanía.
¡ Q u é poco sabemos los chilenos de toda esa epope-
ya histórica!
X o resisto a r e p r o d u c i r estos p á r r a f o s de la obra
de don Crescente E r r á z u r i z , Illmo. y R v d m o . Arzobis-
po de S a n t i a g o , t i t u l a d a : " S e i s a ñ o s de la Historia de
Chile".
" L a historia del m u n d o 110 r e g i s t r a caso semejan-
te al que viene en Chile o f r e c i e n d o la interminable gue-
r r a de A r a u c o . L T nas c u a n t a s t r i b u s de indios, mal ar-
mados, casi desnudos, sin G o b i e r n o o r g a n i z a d o , dividi-
d o s e n t r e sí. f a l t o s de c u a n t o s r e c u r s o s suministra la
civilización, h a n conseguido resistir al e m p u j e de hom-
bres a c o s t u m b r a d o s a d o m i n a r l o todo y saben mantener
su independencia, d e f e n d i d a en c o n s t a n t e y c r u d a gue-
r r a de tres siglos y medio.
" C o n s i d e r a n d o las e m p r e s a s llevadas a efecto por
los conquistadores de A m é r i c a , el alma llena de admi-
ración, casi de espanto, se i m a g i n a que esos hombres de
acero n o obedecían a las leyes de n u e s t r a débil natura-
leza. N a d a era capaz de a t e m o r i z a r l o s , acostumbrados
a vencerlo todo en el Continente descubierto por Colón:
a sus innumerables pobladores, que m á s o menos beli-
cosos y valientes, h u b i e r o n de r e s i g n a r s e humildes a la
dominación, y a la n a t u r a l e z a con sus rios invadeables,
sus altísimas cordilleras y sus inmensos desiertos.
" M á s , los que en n i n g u n a p a r t e h a b í a n encontrado
o b s t á c u l o insuperable, se vieron detenidos a n t e la ba-
• r e r a que a su m a r c h a t r i u n f a l opuso un p u ñ a d o de in-
d í g e n a s chilenos.
(JOMO Kl IThliA HOY... 49

" D e o r d i n a r i o , es v e r d a d , n o podían los indios de


Chile m e d i r s e en batalla campal con los españoles v ce-
dían a n t e la superioridad que dan la disciplina y las a r -
m a s ; p e r o se d e s q u i t a b a n con s o r p r e s a s de todos los
instantes, con a u d a c e s ataques, con incansable g u e r r a
de m o n t o n e r o s . Y de este m o d o a g o t a b a n las f u e r z a s
de su poderoso enemigo y le diezmaban una vez y o t r a
sus ejércitos.
" D e s g r a c i a d a m e n t e el edificio de la conquista y
colonización, que en tan sólidas bases, parecía descan-
s a r . se levantaba en realidad sobre la a r e n a
"Chile n o h a visto j a m á s sublevación s e m e j a n t e ;
n u n c a los indios estuvieron m á s a p u n t o de concluir con
la dominación y de reducir a cenizas cuanto se había
t r a b a j a d o por colonizar y civilizar.
" E s t o s a ñ o s pueden l l a m a r s e a ñ o s de llanto y de
luto p a r a Chile. U n a en pos de o t r a vió sus ciudades
a u s t r a l e s a b a n d o n a d a s por los españoles, incapaces de
d e f e n d e r l a s , o d e s t r u i d a s por los victoriosos a r a u c a -
nos : a S a n t a Cruz, recién f u n d a d a , a A r a u c o y a Ango!,
a la Imperial y Valdivia, rivales en importancia, a Vi
llarrica la pintoresca, y a la floreciente Osorno, en po-
d e r de los rebeldes y reducidas a espantosa esclavitud
a c e n t e n a r e s de esposas e h i j a s de los amos de a y e r ;
diezmados y m á s que diezmados, concluidos a m a n s
de los a r a u c a n o s , a los soldados que antes m i r a b a n con
t a n t o desprecio a los indios; en fin, d o m i n a d a exclusi-
v a m e n t e por éstos una de las m á s ricas y extensas por-
ciones de Chile.
" E n los cien y cien combates que r á p i d a m e n t e tu-
vieron l u g a r d u r a n t e esos aciagos días, en las p o r f i a d a s
resistencias de los sitiados españoles y en los audaces
a t a q u e s de los a r a u c a n o s a las ciudades, las cuales al
f i n c o n s i g u i e r o n d e s t r u i r , e n c o n t r a m o s innumerables
m u e s t r a s de un h e r o í s m o quizás nunca superado.
" Y p a r a conocer h a s t a dónde llegó el heroísmo de
los que en Chile d e f e n d i e r o n entonces sus h o g a r e s con-
t r a el a r a u c a n o , b a s t a a la historia r e c o r d a r la r u i n a de
Villarrica".
" M u r i e r o n los unos de h a m b r e y los otros, m á s f e -
lices, en la pelea y m u r i ó h a s t a el último, d a n d o asi
p r u e b a s de un h e r o í s m o que a h a b e r tenido por t e a t r o a
G r e c i a o R o m a , sería siempre celebrado en todo el U n i
verso. Y eso n o es. por cierto, el solo ejemplo de indo-
1CNRIQUJS O . líAKBOSA

mable d e n u e d o que p o r aquellos d i a s encontramos en


Chile: los h a l l a m o s a c a d a i n s t a n t e y en los diversos lu-
g a r e s d o n d e son a t a c a d o s los españoles por un enemigo,
que se m a n i f i e s t a d i g n o émulo del conquistador en lo
valiente y en lo cruel tal vez lo s u p e r a .
" F u é aquella en v e r d a d u n a lucha a m u e r t e y sin
cuartel y sus peripecias s i e m p r e terribles y sombrías, a
m e n u d o heroicas, m e r e c e n ser e s t u d i a d a s con particu-
lar detenimiento.
" L a s g l o r i a s de esos h o m b r e s son las nuestras, ya
que de ellos d e s c e n d e m o s ; y en sus g r a n d e s hechos y
en su e n e r g í a y a toda p r u e b a e n c o n t r a r e m o s sin dificul-
t a d el pronóstico de lo que sus hijos, en m á s vasto cam-
po, h a n sabido h a c e r p a r a l e v a n t a r t a n alto en la Amé-
rica a este Chile, entonces el último y m á s pobre rincón
de la t i e r r a » .
C u á n t o s i g n o r a n que la a n t i g u a f r o n t e r a , lo que
en realidad se llamaba la A r a u c a n í a . comprendía un
á r e a de 3.5.500 kilómetros c u a d r a d o s de superficie, que
i n c o r p o r a d a al t e r r i t o r i o nacional, f o r m a hoy parte
del D e p a r t a m e n t o de N a c i m i e n t o , el D e p a r t a m e n t o
de Mulchéu, la P r o v i n c i a de Malleco, la Provincia de
C a u t í n , la Prov incia de A r a u c o y p a r t e del Departa-
m e n t o de V a l d i v i a !
Y m u c h o s m á s i g n o r a n que el é x i t o de esa campa-
ña se debe al e s f u e r z o del g e n e r a l Cornelio S a a v e d r a ;
del general José M a n u e l P i n t o ; del general Basilio
U r r u t i a , p a d r e de don Leopoldo y don Temístocles: del
general don G r e g o r i o U r r u t i a , p a d r e de Miguel y es-
poso de mi tía L i n a B a r b o s a ; del general Orozimbo
l l a r b o s a : del coronel don P e d r o L a g o s ; de Eleuterío
R a m í r e z , h é r o e de T a r a p a c á después, y de pocos más.
L a riqueza de todo ese t e r r i t o r i o , a c a s o es compa-
rable con la que m á s t a r d e el E j é r c i t o de Chile, cuvos
j e f e s eran también algunos de esos h o m b r e s , conquistó
en el N o r t e , en la región salitrera.
El general Cornelio S a a v e d r a h a b í a dividido en
dos secciones el t e r r i t o r i o indígena e x t e n s o de por si.
difícil de comunicar, cubierto de bosques, p r i v a d o de
caminos v poblado por indios a s t u t o s , valientes, que ig-
norantes de las v e n t a j a s de la civilización y a m a n t e s de
1
h b e r t a d de que gozaban desde hacía siglos, rechaza-
ban al invasor.
runda sección f u é puesta a las ó r d e n e s del
COMO M t ' D K I í A HOY

entonces M a y o r O r o z i m b o B a r b o s a , sirviéndole como


capital Toltén.
C o m p r e n d í a las t r i b u s que habitaban ai sur del río
Imperial y llegaba h a s t a inmediaciones de la a n t i g u a
\ illa Rica, a r r a s a d a por los indios y todavía en ruinas,
m á s t a r d e reconquistada por el General G r e g o r i o U r r u -
tia.
í-as reducciones de Boroa, Imperial, M a q u e h u a ,
Huilio, P i t r u f q u é n y Villa Rica, que obedecían a caci-
ques f a m o s o s , e r a n g r a n d e s centros indígenas que era
n e c e s a r i o o b s e r v a r , a t r a e r con m a ñ a , detener en sus
avances, s o r p r e n d e r en sus p r e p a r a t i v o s bélicos y so-
b r e todo s u s t r a e r de la influencia del f a m o s o cacique
Q u i l a p á n , l u c h a d o r infatigable, inteligente, de 1111 valor
y de u n a astucia que eran el m e j o r exponente de las ca-
r a c t e r í s t i c a s de la r a z a a r a u c a n a .
El cacique Quilapán, que era rico y conocía todas
las v e n t a j a s de la civilización, se m a n t u v o sin e m b a r g o
siempre a t a d o a la b a r b a r i e y f u é enemigo implacable
toda su vida, fiel al j u r a m e n t o que de rodillas había
hecho a su p a d r e , el cacique Mañil, de 110 p a c t a r j a m á s
t r e g u a a l g u n a con los " h u i n c a s " .
El ejército p a c i f i c a d o r iba extendiendo cada vez
m á s hacia el s u r su acción. D e la linea del Malleco se
p a s ó a la del I m p e r i a l : de ésta, a la del Toltén y de ahí
hasta Lebu.
Mi p a d r e c o n t r i b u y ó a la f u n d a c i ó n de las plazas
f u e r t e s de Mulchén, N e g r e t e , Queule y Toltén, que
f u e r o n , a la vez que centros de resistencia, v e r d a d e r o s
f o c o s desde donde se d i f u n d i ó la civilización.
T o l t é n f u é plaza f u e r t e de importancia. A ú n se
c o n s e r v a n las r u i n a s de la f o r t a l e z a c o n s t r u i d a por el
coronel B a r b o s a , a quien recuerdan con cariño los in-
dios que a ú n viven y, en el centro de ella, cubierto pol-
la p á t i n a del tiempo, hay todavía un h e r m o s o cañón.
T o l t é n f u é t e a t r o de g r a n d e s " p a r l a m e n t o s " , o sea
r e u n i o n e s de caciques a que mi p a d r e convocaba.
S i t u a d a a orillas de la l a g u n a de C a t r i l e u f u , ro-
deada de ríos, a un paso del m a r , teniendo como vecin-
dades t e r r e n o s f e r a c e s y bosques de m a d e r a s de cons-
trucción, f u é bien p r o n t o 1111 emporio de riqueza y de
civilización. H o y es un t r i s t e caserío, que vive del re-
c u e r d o de un p a s a d o de esplendor.
52 ENRICJtrt) O. B A R B O S A

¡ T o l t é n ! ¡ Q u é de r e c u e r d o s d i s t r a í a n a mi padre
al p r o n u n c i a r su n o m b r e !
E r a mi p a d r e el j e f e militar de aquella plaza.
N u m e r o s a s t r i b u s , de caciques renombrados, se
e n c o n t r a b a n m u y cerca, en Boldos, en Queule, en Villa-
r i r c a , en B o r o a , en P i t r u í q u é n A p a r e n t e m e n t e esta-
ban sometidos, pero era necesario no descuidarse un
momento.
L a astucia, el a t a q u e s o r p r e s i v o h a sido rasgo ca-
racterístico del g u e r r e r o a r a u c a n o . S u s ardides de gue-
r r a n o poco s i r v i e r o n a n u e s t r o s soldados en el 79,
a g u e r r i d o s en esta c a m p a ñ a de la A r a u c a n í a .
L a g u a r n i c i ó n de T o l t é n era relativamente peque-
ñ a en relación con el g r a n n ú m e r o de indios que oculta-
ban los bosques que la r o d e a b a n y en cuyos cláreos se
l e v a n t a b a n reducciones de caciques f a m o s o s .
" F u é entonces c u a n d o B a r b o s a se hizo notable:
g u e r r e a n d o c o n t r a los indios, g a n a n d o sus galones 110
a f u e r z a de t r a n s i t a r por los pasillos de las oficinas del
Gobierno, sino v i v a q u e a n d o b a j o las estrellas, vadean-
do ríos, d e f e n d i e n d o f o r t a l e z a s , i m p r o v i s a n d o puentes,
recorriendo palmo a palmo la m o n t a ñ a , en cuyos hue-
cos resonaba a ú n el chivateo de los últimos malones de
la indiada rebelde. P e l e a n d o c o n t r a salvajes, logró, sin
e m b a r g o , q u i t a r a la g u e r r a todo c a r á c t e r de barbarie
y de f e r o c i d a d inútiles. Y aprendió, en cambio, del ene-
migo, lo que debía a p r e n d e r : que el poder de la astucia
suele vencer a la f u e r z a del n ú m e r o y a la superioridad
de las a r m a s . El General B a r b o s a , como el caudillo
g a u c h o F r u c t u o s o R i v e r a , se hizo b a q u e a n o y rastrea-
d o r consumado, y m á s de u n a vez en la g u e r r a del Pa-
cífico, se vió c u á n útil puede ¡legar a ser que los jefes
militares conozcan esa ciencia maravillosa del hombre
que saca provecho del m e n o r detalle, que distingue una
huella perdida entre cien; que se o r i e n t a por el sabor
de u n pasto silvestre en 1111 p a r a j e desconocido o que,
con el oído pegado a la t i e r r a , calcula dónde se hallan y
a c u á n t o ascienden las t r o p a s e n e m i g a s . . . "
" D o t a d o de n a t u r a l a f i c i ó n y facilidad para los
idiomas, se f a m i l i a r i z ó bien p r o n t o con el de los indíge-
n a s de A r a u c o y se entendió siempre con ellos sin ne-
cesidad de l e n g u a r a z . E s t o y su política amistosa, le
1.1'.-aron la simpatía de m u c h o s caciques como B u r -
COMO SI F U E R A H O Y . . . 53

gos, q u e a b a n d o n ó su n o m b r e primitivo, Melivilu, Ca-


trileo, Painemilla, M a n q u i l e f , altivos y poderosos". ( 1 )
U n buen dia llegó la noticia de que había circulado
p o r las t r i b u s u n a flecha e n s a n g r e n t a d a , llevada de re-
ducción en reducción, con todo sigilo. E r a , según las
c o s t u m b r e s , la invitación p a r a iniciar u n a ofensiva.
E o s c o r r e o s indios, deslizándose en la espesura,
llevaban por aquí y por allá la voz de g u e r r a . E n la
noche, e n t r e el r u m o r de la selva, se sentía la « t r u -
t r u c a » tocando llamada. S u s sonidos lastimeros eran
como el lamento de una r a z a noble que d e f e n d í a su
suelo! P e r o si el indio es valiente, la superstición lo
d o m i n a por completo.
Y e r a gala de los J e f e s de aquel entonces vencer
a los indios pacíficamente, demostrándoles las v e n t a j a s
de la civilización y de su a m i s t a d con los chilenos, y
d o m i n a r l o s m á s que con las a r m a s con el conocimiento
de su idiosincrasia especial.
E r a evidente q u e u n a sublevación g r a n d e se pre-
p a r a b a y la g u a r n i c i ó n de Toltén, aislada de toda ayu-
da, podría en un m o m e n t o d a d o correr el peligro de
ser a r r a s a d a , como lo f u e r o n en aquella época o t r a s
plazas f u e r t e s .
Mi padre, a p a r e n t a n d o i g n o r a r todo aquello, con-
vocó a u n a reunión general de caciques, a la que asis-
tieron recelosos, es cierto, pero bien a c o m p a ñ a d o s por
sus mocetones.
Q u i z á s si t r a s los p r i m e r o s quillayes del bosque
inmediato, a g u a r d a b a n inquietos la suerte de sus Je-
f e s miles de lanzas.
El « p a r l a m e n t o » se celebró con el a p a r a t o s o cere-
monial del caso.
L o s caciques sentados en círculo, a la sombra de
1111 canelo s a g r a d o ; sus mocetones m á s a t r á s ; en el
medio, el J e f e de la plaza, con su A y u d a n t e y el «len-
g u a r a z » o intérprete.
H a b l ó el cacique m á s viejo.
C a d a p á r r a f o de su discurso, p r o n u n c i a d o con
a r r e s t o s de t r i b u n o y con la elocuencia que cultivan y
de que hacen gala, era a c e n t u a d o por breves a f i r m a -
ciones de los d e m á s .

( 1 ) Z i g - Z a g . — N o v . 11—1922. — V í c t o r D o m i n -
g o Silva.
54 KNKI4UK O. IIA I.' l,OK A

Se r e n o v a l » en él la a m i s t a d al Gobierno, se daba
f é de que los indios e s t a b a n tranquilos, pero 110 era
la v e r d a d . U n propósito aleve se ocultaba entre la flo-
rida r e t ó r i c a de su discurso.
E s a noche iba a ser a s a l t a d o Toltén, aniquilada
su pequeña g u a r n i c i ó n .
Conocida es la superstición de los a r a u c a n o s ; la
i m p o r t a n c i a e n o r m e que le dá a la presencia de los
animales s a l v a j e s en los actos de su vida.
M i e n t r a s el cacique hablaba, u n a l a g a r t i j a iba su-
biéndose por la m a n t a del Coronel B a r b o s a . E s t e com-
p r e n d i ó el p a r t i d o que p o d r í a s a c a r de este hecho in-
significante.
N o se movía p a r a que el a n i m a l i t o a s u s t a d o tre-
p a r a h a s t a a r r i b a y, en efecto, éste se llegó hasta su
hombro.
E o s indios h a b í a n suspendido los discursos, aten-
tos a n t e la presencia de ese animal, que t a n t a familia-
ridad tenía con el Coronel.
— « A h ! — l e s d i j o mi p a d r e , levantándose.
— ¿ Q u é f u é ? ¿ q u é te p a s a ? p r e g u n t ó el m á s an-
ciano de los caciques.
— « ¡ Y a lo sé todo, respondió B a r b o s a , sin dejar
de m i r a r l o s severamente.
« E s t e a n i m a l i t o me lo h a venido a decir».
P o r él sé que U d s . quieren f a l t a r a su palabra
de g u e r r e r o s leales y valientes.
¡ B a s t a r í a u n a señal m í a p a r a que mil balas de
mis soldados los m a t a r a n a U d s . en un i n s t a n t e ! Pero
los perdono!»
L o s indios a t e r r a d o s callaron p r i m e r o y luego, arre-
pentidos, c o n f e s a r o n todo su plan y se dispersaren
a v e r g o n z a d o s y f u e r o n , de reducción en reducción,
propalando entre sus huestes que los elementos sobre-
n a t u r a l e s estaban c o n t r a ellos y que el Coronel Bar-
bosa tenía pactos con «pillan», el diablo, q u e 110 per-
mi lían e n c o n t r a r l o desprevenido.
L a superstición, a p r o v e c h a d a en 1111 momento
único, había a u m e n t a d o i n m e n s a m e n t e la f a m a y el
io de aquel j e f e y de la c a u s a p a c i f i c a d o r a ,
1,11
g r a n d e r r a m a m i e n t o de sangres
-V m á s t a r d e p a r a f o r m a r n u e s t r a
raza.
O conoció y c o m p r e n d i ó B a r b o s a el alma
OOfllU 81 PUKKA HOY..

del pueblo a r a u c a n o , dan idea completa las c a r t a s que


d i r i g i ó desde T o l t é n a su a m i g o el cacique Manuel B u r -
gos, de M a q u e h u a , documentos interesantísimos p a r a
el que sabe leer. E s a d m i r a b l e como el militar chileno
se a d a p t a en su estilo epistolar a la psicología de su
r u d o corresponsal. D e b e a d v e r t i r s e que el General
B a r b o s a f u é quien i n t r o d u j o la c o s t u m b r e de enta-
blar con los j e f e s indios relaciones por escrito. H e
aquí como explica él m i s m o el origen y alcance de se-
mejante innovación: ( 1 )
« M i correspondencia, dice, n o a g r a d ó m u c h o al
principio a v a r i o s caciques, quienes, p r o t e s t a n d o de
q u e sus a n t e p a s a d o s j a m á s se habían entendido con el
G o b i e r n o por medio de papeles, devolvían mis comuni-
caciones por e s c r i t o ; m á s en el día las aceptan con
gusto, obteniendo con este procedimiento el que algu-
nos de ellos vengan a v i s i t a r m e a la plaza.
« M u y conveniente es, a mi juicio, c o n s e r v a r con
los indios esta clase de relaciones porque, habiendo lle-
g a d o a d a r una alta importancia a las comunicaciones,
m u e s t r a n éstas y las hacen leer a todos los comercian-
tes que visitan sus reducciones, teniendo así, puede
decirse, u n r e c u e r d o vivo de las m i r a s y procedimien-
tos del S u p r e m o Gobierno p a r a los que se m a n t e n g a n
en paz, como también el castigo que deben esperar los
que se a r m e n en g u e r r a » .
L é a s e a h o r a su p r i m e r a c a r t a al cacique B u r g o s :

" M i a m i g o : Y a sabrá la m o r t a n d a d de indios que los


s o l d a d o s del G o b i e r n o hicieron en la cordillera de L o n q u i -
m a y y t a m b i é n el b u e n g o l p e q u e les d i e r o n en los l l a n o s de
A n g o l y H u e q u é n . L o cierto es . a m i g o , q u e «esta vez los sol-
d a d o s h a n a r r e a d o m u c h a s haciendas en L o n q u i m a y y t a m -
bién m u c h a s f a m i l i a s i n d i a s . L o s i n d i o s m u e r t o s p a s a n de
6 0 0 ; las l a n z a s q u e d e j a r o n en su a r r a n c a d a , de 8 0 0 , y las
f a m i l i a s llegan h a s t a 1 0 0 .entre m u j e r e s y c h i q u i l l o s . ¡ Q u é
val, a m i g o ! ¿ Q u é le parece? Y ya Q u i l a p a n , si i.o h a escarmen-
t a d o , estará t r i s t í s i m o con la p é r d i d a de t a n t o s mocetones, m u -
jeres y c h i q u i l l o s y a n i m a l e s . V e r e m o s d o n d e se mete a h o r a
q u e n o sea p e r s e g u i d o p o r el G o b i e r n o .

( 1 ) « Z i g - Z a g » . — N o v . 11 de 1 9 2 2 . — V í c t o r D o -
m i n g o Silva.
83 E N R I Q U E O. BAR LOSA

« P a r t i c i p e estas n o t i c i a s a M e l i v i l u , a su hermano, a
Neculman, Lemunao, Catrirol y Namuleo.
« H á g a l e s saber a los n o m b r a d o s q u e p a r a la luna llena
de M a r z o t e n d r e m o s en T o l t é n u n a j u n t a c o n el f i n de tratar
c o n los a m i g o s de la p a z ; q u e la j u n t a la hace d o n Cornelio
S a a v e d r a y el s e ñ o r M i n i s t r o de G u e r r a p o r e n c a r g o del Pre-
s i d e n t e de la R e p ú b l i c a ; q u e los b u e n o s a m i g o s , los amigos
de la p a z , d e b e n v e n i r a d a r su m a n o derecha so pena de
ser c o n d e n a d o s c o m o e n e m i g o s del G o b i e r n o y amigos de
Q u i l a p á n y q u e la j u n t a será m u y b u e n a p o r q u e el Ministro
y d o n C o r n e l i o t r a e n p a l a b r a s m u y b u e n a s , c o m o que hacen
la p a l m a de oliva p a r a los b u e n o s caciques.
E n f i n , m i a m i g o , p ó n g a s e d e a c u e r d o con Puchi y
t r a b a j e n a f i n de q u e t o d o s v e n g a n ; t r a b a j e n p o r q u e así lo
requiere su P a t r i a , la e d u c a c i ó n de sus h i j o s y el porvenir
de U d s .
« C o n c l u y o r o g á n d o l e n o se o l v i d e de los soldados pri-
sioneros y de lo q u e ya h e m o s h a b l a d o . H a g a q u e mis men-
sajes lleguen a t o d a s p a r t e s l l e v a n d o m i s p a i a b r a s buenas y
c o n v i d a n d o a mis a m i g o s pava la j u n t a .
« L o s a l u d a su a f m o .
O . Barbosa».
A l g ú n tiempo después, con f e c h a 7 de M a r z o de
1869, le dice:
« A p r e c i a d o a m i g o : E n estos d í a s debe llegar por esas
oriilas u n a d i v i s i ó n de tres m i l h o m b r e s m a n d a d a p o r el se-
ñ o r G e n e r a l P i n t o , y h a r í a s u n servicio a los a m g i o s si des-
pués de leer la carta q u e te i n c l u y o a t o d o s los caciques de-
esas reducciones, la m a n d a s o vas t ú en p e r s o n a a entregarle
al señor P i n t o la referida carta.
«El G o b i e r n o dice, c o m o lo verás en la carta, de que
h a r á la p a z con Q u i l a p a n si viene o m a n d a m e n s a j e a la parla
de T o l t é n y q u e ya t ú conoces.
«La p a z se h a r á m u y b o n i t a y se e n t r e g a r á n los cauti-
v o s p o r u n a y o t r a p a r t e . E n f i n , m i a m i g o , a n i m a a los
caciques p a r a que l l a m e n a Q u i l a p a n a hacer esta p a z . Si
pierden esta ocasión el f u e g o seguirá a r d i e n d o , p e r o si consi-
g u e n q u e Q u i l a p a n venga o m a n d e m o c e t o n e s al «parla-
m e n t o » . t o d o se p o d r á arreglar y la p a z se h a r á bien.
« M u c h a s cosas t e n g o q u e h a b l a r t e y desearía que vi-
nieras a ésta t a n luego c o m o p u e d a s .
Memorias a Melivilu, mi buen amigo,
<<Tu
y° O. Barbosa».
Acercándose ya la f e c h a en que d e b e r í a celebrar-
se el g r a n p a r l a m e n t o de Ipinco, le e s c r i b e :
COMO SI F U E K A lloY... 07

«Septiembre, 6 de 1869.
«Apreciado Burgos: E s preciso q u e U d . n o d e s m a y e en
la a r d u a t a r e a de t r a b a j a r p o r c o n s e g u i r q u e los i n d i o s n o e n t r e n
e n la liga c o n Q u i l a p a n , p a r t i c u l a r m e n t e a q u e l l o s q u e , como
Melivilu, tienen buena cabeza y h a r t o que perder.
« H a c e 6 d í a s q u e s a l i e r o n de C a ñ e t e y P u r é n d o s d i v i s i o -
n e s c o n o r d e n de i n t e r n a r s e , i g u a l cosa se o r d e n ó e n A n g o l y
M a l l e c o , de d o n d e h a n salido o t r a s 4 bien respetables.
« N a d a d e b e a m e d r e n t a r a los b u e n o s a m i g o s p o r q u e e n
t o d o caso serán respetados y considerados, y p o r n a d a m i G o -
b i e r n o les h a r á p e r j u i c i o s ; está d i s p u e s t o a a t e n d e r l o s y a h a
cerles c u a n t o s e r v i c i o esté e n su m a n o .
« B u r g o s : U d . q u e c o n o c e l o d é b i l q u e es el n a t u r a l , d e b ¿
e s t a r , p a r a n o h a c e r l o caer en el l a z o de Q u i l a p a n , c o m o un
p r e g o n e r o h a b l a n d o s i e m p r e y d a n d o b u e n o s c o n s e j o s : así s ó l o
c o n s e g u i r á q u e el h a l a g o de p a g o s y p r o m e s a s n o los s e d u z c a ,
cosa t a n fácil.
« D á u n a b r a z o a t u s h i j o s y tú d i s p o n de t u M a y o r y
amigo,
O. Barbosa».

Q u i l a p á n d e s a f i ó una vez al General P i n t o a un


combate s i n g u l a r .
«Si tú puedes disponer de t a n t o s miles de bayone-
tas. yo puedo disponer de igual n ú m e r o de lanzas y si
quiero las puedo d o b l a r ; pero si quieres evitar el de-
r r a m a m i e n t o de sangre, ven con t u espada, que yo te
espero con mi lanza, y decidiremos la contienda e n t r e
ambos». ( 1 )

El Coronel Cornelio S a a v e d r a a n t e s de r e t i r a r -
se de la f r o n t e r a , recomendó al Gobierno en los si-
g u i e n t e s t é r m i n o s los servicios p r e s t a d o s por los S a r -
g e n t o s - M a y o r e s don G r e g o r i o U r r u t i a v don O r o z i m -
bo B a r b o s a , por la cooperación qué le h a b í a n p r e s t a d o :
« D e b i d o a sus e s f u e r z o s se h a evitado la insu-
rrección general que estuvo a p u n t o de estallar en el
v e r a n o último y continúan en quietud t o d a s las re-
ducciones que se hallan b a j o la dependencia de di-
chos f u n c i o n a r i o s . P o r todo lo cual v e n g o en solicitar
del G o b i e r n o se les conceda el g r a d o i n m e d i a t a m e n t e
superior».

(I) Navarro.— Crónica Militar de la Araucanía.


Coronel don Orozimbo Barbosa.
C o m a n d a n t a de los Cazadores del Desierto.—1879
GUERRA DEE PACIFICO

O t r a s veces nos entretenía mi p a d r e contándonos


los comienzos de la G u e r r a del 79, su noviazgo con
mi m a d r e y su p a r t i d a a c a m p a ñ a al m a n d o de los
C a z a d o r e s del Desierto.
P r o v o c a d o Chile por la C o n f e d e r a c i ó n P e r ú -
Boliviana a una g u e r r a p a r a la cual no estaba prepa-
r a d o y n o existiendo entonces la conscripción militar,
f u é necesario improvisarlo casi todo. El E j é r c i t o de
Chile sólo contaba con 2.810 hombres, e n t r e jefes, o f i -
ciales y t r o p a !
Ea M a r i n a n o se encontraba en m e j o r situación.
Mi padre, que en la C a m p a ñ a de la A r a u c a n í a h a -
bía tenido u n a v e r d a d e r a escuela de g u e r r a , f u é llama-
d o a o r g a n i z a r el R e g i m i e n t o « C a z a d o r e s del D e s i e r -
to», que t a n t a actuación había de tener después.
E s t e Regimiento, f u e r t e de 6 0 0 plazas, t e r m i n ó su
instrucción militar en S a n B e r n a r d o , ciudad en que
residía mi abuelo don E n r i q u e C. Baeza S o t o m a y o r ,
que era G o b e r n a d o r del D e p a r t a m e n t o de la Victoria.
C o r i n a , la h i j a m a y o r del G o b e r n a d o r , f u é pron-
to la conquista m á s apreciada de aquel conquistador de
la A r a u c a n í a .
U n D o m i n g o volvía ella de M i s a y los C a z a d o r e s
del D e s i e r t o llegaban a la P l a z a después de e j e r c i t a r s e
en los alrededores.
¡ P r e s e n t e n a r m a s ! — m a n d ó u n a voz con sonori-
d a d e s de clarín.
Y m i e n t r a s los Cazadores, en correcta f o r m a c i ó n ,
r e n d í a n sin s a b e r a quién el h o m e n a j e de sus a f i l a d o s
sables, la que f u é después mi m a d r e , con pasos me-
n u d o s y ligeros, toda r u b o r i z a d a , pasaba f r e n t e al Co-
ronel B a r b o s a y devolvía con u n a m i r a d a aquella g a -
lantería.
60 E N R I Q U E O. B A R LOSA

L l e g ó el día de p a r t i r p a r a el N o r t e , a tomar parte


en la g u e r r a y a iniciada, y el 15 de Septiembre de 18/9
se c a m b i a b a n los anillos de c o m p r o m i s o el Comandante
de los C a z a d o r e s del D e s i e r t o con la h i j a del Goberna-
dor. M i e n t r a s aquel iba a c u m p l i r con sus deberes de
soldado, ésta o r g a n i z a b a a las s e ñ o r i t a s de la locali-
dad y con ellas s a c a b a hilas p a r a c u r a r a los heridos.
L o s C a z a d o r e s del D e s i e r t o h a b í a n despertado el
espíritu m i l i t a r de los vecinos de S a n B e r n a r d o v como
las necesidades de la g u e r r a pedían nuevos contingen-
tes, mi abuelo o r g a n i z ó u n Batallón Cívico, es decir,
de G u a r d i a s Nacionales, que se llamó Batallón Victo-
ria y con él m a r c h ó t a m b i é n al N o r t e , con el grado de
Coronel.
Miiguel A n g e l Baeza, el m a y o r de sus hijos, que
contaba entonces sólo 15 años, lo a c o m p a ñ ó como ofi-
cial.
A Miguel le toca a c t u a r m u y p r o n t o en la guerra
y t o m a r en u n a batalla el m a n d o de su Compañía,
cuyo C a p i t á n había caído en la r e f r i e g a .
M i abuelo, m i r á n d o l o con su a n t e o j o f r e n t e al
peligro, describía así su emoción, en c a r t a que dirige
a mi a b u e l a : «Al verlo t o m a r el m a n d o de la Compañía,
b a j o un n u t r i d o f u e g o del enemigo, mi corazón de padre
me d e c í a : « D e t é n l o ! » pero mi d e b e r de soldado me or-
denaba m a n d a r l e « A d e l a n t e ! »
¡ E r a n otros tiempos!
¡ T o d o se a b a n d o n a b a por d e f e n d e r la P a t r i a !
¡ Y c u á n t o s i g n o r a d o s s a c r i f i c i o s se hicieron en-
tonces !
Mi abuela m a t e r n a d o ñ a M e r c e d e s Y á v a r vió re-
g r e s a r a su m a r i d o , el Coronel Baeza, g r a v e m e n t e en-
f e r m o y m o r i r al poco tiempo, y como casi todas las
d a m a s chilenas vió a d e m á s su f a m i l i a enlutada y
con gloria. El Coronel T o m á s Y á v a r h a b í a m u e r t o en
M i r a f l o r e s , al f r e n t e de sus G r a n a d e r o s . . .
Miguel, hecho ya un h o m b r e , h a b í a llegado a
I -inia y volvía al f i n a l de la C a m p a ñ a , luciendo dos me-
dallas y c u a t r o b a r r a s .

11 los comienzos de la Revolución, visitaba muy


COMO SI KUEKA H O Y 88

seguido a mi p a d r e el General Baquedano, su J e f e


en la G u e r r a del P e r ú y a n t i g u o compañero de a r m a s
en la C a m p a ñ a de la A r a u c a n í a . L o s ligaba, a d e m á s ,
u n a e s t r e c h a a m i s t a d cultivada diariamente, d e m o s t r a -
d a en m u c h a s ocasiones. S u s conversaciones se re-
f e r í a n a recuerdos de la g u e r r a y entonces, ya sentado
en las rodillas de mi padre, ya en las de Baquedano,
m e complacía en oír la n a r r a c i ó n de episodios (pie la
h i s t o r i a h a recogido después y que a ú n conservo g r a -
b a d o s en mi m e n t e con el colorido y precisión con
que los oí y que d e s g r a c i a d a m e n t e mi pluma no sabría
traducir.
Al m a n d o de sus C a z a d o r e s del Desierto le tocó
a mi p a d r e , iniciada la g u e r r a , c u b r i r la g u a r n i c i ó n de
C a l a m a y vigilar la f r o n t e r a de Bolivia. B a q u e d a n o
estaba al m a n d o de la g u a r n i c i ó n de Dolores.
L a s precauciones t o m a d a s por el Coronel B a r -
bosa evitan que u n a p a r t e de las f u e r z a s del General
C a m p e r o , al m a n d o del Coronel boliviano C a r r a s c o ,
c a i g a n de s o r p r e s a sobre Calama, y dan m a r g e n p a r a
que se establezca que n o es por ahí por donde deben
iniciarse las operaciones contra el enemigo, sino m á s
al N o r t e , sobre L i m a .
L a acción f u t u r a del E j é r c i t o se t r a n s l a d a al
N o r t e y B a r b o s a en todas sus c a r t a s desde Calama,
pide un puesto de m a y o r responsabilidad y peligro.
E n c a r t a de 18 de N o v i e m b r e de 1879, dirigida
desde C a l a m a a don E n r i q u e Villegas, le decía: « N o
sé con quién e m p e ñ a r m e p a r a salir de esta situación
pasiva que desempeño en la g u a r n i c i ó n de Calama,
ya que el General Campero, t a n t a s veces anunciado,
110 a p a r e c e por n i n g u n a parte, y poder ir ahí donde
sean útiles m i s humildes servicios, ahí donde se cam-
bie plomo por plomo.
R e n i e g o de mi suerte que me impide estar con
el f u s i l al b r a z o o f r e c i e n d o a mi P a t r i a mi vida, que
es todo lo que tengo».
O r g a n i z a d o el E j é r c i t o en c u a t r o Divisiones, se
n o m b r a J e f e de la C u a r t a División al Coronel B a r -
bosa. S u J e f e de E s t a d o M a y o r es don Baldomcro
Dublé Almeyda.
C o m p o n e n esta División los R e g i m i e n t o s B u i n y
L a u t a r o ; una B r i g a d a de Z a p a d o r e s , u n a Batería de
62 E N R I Q U E O. B A R LOSA

A r t i l l e r í a y u n E s c u a d r ó n de G r a n a d e r o s a Caballo.
E n total, 3.400 h o m b r e s .
El « L o a » , el « A l i g a m o s » y el « I t a t a » desembar-
c a r o n esta División en P a c o c h a , que f u é ocupada por
las f u e r z a s chilenas sin d i s p a r a r u n t i r o y que fué el
p u n t o de c o n c e n t r a c i ó n de las 4 Divisiones del Ejér-
cito que m a n d a b a el G e n e r a l E r a s m o Escala.
P e r o e r a n e c e s a r i o ir m á s a l l á ; expedicionar has-
t a Moliendo y se eligió p a r a ello al J e f e de la 4." Di-
visión.
El 8 de M a r z o se e m b a r c a r o n en el «Blanco» el
Coronel B a r b o s a , su J e f e de E s t a d o M a y o r y don
M á x i m o L i r a , S e c r e t a r i o del M i n i s t r o de la Guerra en
C a m p a ñ a ; el C i r u j a n o d o n V í c t o r K o r n e r y el Cape-
llán don E d u a r d o F a b r e s . L a t r o p a f u é distribuida
entre el «Blanco», el « A m a z o n a s » y el « L a m a r » , que
n a v e g a b a n b a j o la insignia del A l m i r a n t e Riveros.
Se t r a t a b a de u n a incursión a u d a z , que sólo po-
dría d e m o r a r t r e s o c u a t r o días, y cuyo objetivo era
el de b a t i r las f u e r z a s e n e m i g a s de Islav y de Molien-
do, d e s t r u i r este puerto, el f e r r o c a r r i l , puentes y mue-
lles y t o m a r a r m a m e n t o s , útiles de g u e r r a y víveres
p a r a el E j é r c i t o .
El enemigo a b a n d o n ó Moliendo y m i e n t r a s Arturo
Villarorel, álias el General D i n a m i t a , que acompañaba
a la expedición, se e n c a r g a b a de hacer volar los puen-
tes, el f e r r o c a r r i l , etc., el Coronel B a r b o ® con 1111 pi-
quete de C a z a d o r e s a v a n z ó a t o m a r contacto con el ene-
m i g o que estaba en « T a m b o » . B a r b o s a se encontró en
presencia de t r o p a s dos veces superiores. Recordó en-
tonces los a r d i d e s de g u e r r a a p r e n d i d o s en la Arauca-
nia e hizo que a la cola de los caballos se a m a r r a r a n
r a m a s de árboles. Se lanzó al galope por la pampa pro-
duciendo una e n o r m e polvareda y el enemigo, que creyó
ver un g r a n ejército, a b a n d o n ó el c a m p o v d e j ó bagajes
y prisioneros.
Moliendo quedó d e s t r u i d a y la expedición regresó
t r a y e n d o g r a n d e s pertrechos, m u c h o s víveres y de-
j a n d o desconcertado a las f u e r z a s aliadas.
E n t r e t a n t o , el General B a q u e d a n o recibía u n en-
c a r g o igual y expedicionaba sobre M o q u e g u a : pocos
chas después se c u b r í a de laureles en L o s Angeles.
COMO SI F U E R AH O Y . . .90

lín reemplazo del General Escala f u é d e s i g n a d o


General en J e f e don M a n u e l B a q u e d a n o y b a j o sus ór-
denes se e m p r e n d i ó la penosa travesía del desierto
p a r a llegar en busca del enemigo a orillas del río S a m a .

Tacna

A l i s t a d a s las 4 Divisiones del E j é r c i t o , se acordó


el plan de a t a q u e la noche antes de la Batalla de T a c n a .
A h í se e n c o n t r a r o n o t r a vez B a q u e d a n o y B a r -
bosa.
A la 4." División, m a n d a d a por este último, le co-
r r e s p o n d e r í a un papel decisivo. M a n d a b a n sus Regi-
m i e n t o s : el Coronel Robles, el L a u t a r o ; el Teniente-
Coronel don R i c a r d o S a n t a C r u z , el Z a p a d o r e s ; y el
T e n i e n t e Coronel don J o r g e W o o d , los C a z a d o r e s del
Desierto. E n la línea de batalla, el L a u t a r o ocupó el
c e n t r o ; Z a p a d o r e s la d e r e c h a ; C a z a d o r e s del D e s i e r t o
la e x t r e m a izquierda n u e s t r a o sea la e x t r e m a derecha
del enemigo. A r e t a g u a r d i a la Caballería de M o n -
t a ñ a de Fontecilla; c e r r a b a n el c u a d r o los Cazadores
y un e s c u a d r ó n de C a r a b i n e r o s de Y u n g a y .
Divisiones no había en realidad m á s que u n a : la de
Barbosa, p o r q u e disponía de las tres a r m a s .
C a d a J e f e de División tenía completa libertad de
acción, p a r a llenar su cometido.
« L a V i c t o r i a , cueste lo que cueste,>5—fueron las
p a l a b r a s con que B a q u e d a n o puso t é r m i n o a la reu-
nión que se celebró b a j o su c a r p a en la víspera de la
g r a n batalla.
L l e g ó el 26 de Mayo, día de gloria, pues el E j é r -
cito chileno venció al enemigo en el C a m p o de la Alian-
za y quedó a la vista de T a c n a .
L a 4." División recibió en el m o m e n t o álgido de la
contienda, la orden de a v a n z a r y de a t a c a r f u e r t e . Al
y-erla f r e n t e a la derecha del f r e n t e enemigo, que man-
: ' a b i el General M o n t e r o , Baquedano e x c l a m ó :
— ¡ B a r b o s a , - B a r b o s a ! P e r la d e r e c h a !
¡Hemos triunfado!
c J . c s b.ularinos, casi todos chilenos rep.itriacks
del P e r ú , a v a n z a r o n al g r i t o de si's oficiales, que les de-
64 E N R I Q U E O. BAR LOSA

c í a n : V e n g u e m o s a h o r a la e x p u l s i ó n c'e n r e s f r c s hoga-
res y el saqueo de n u e s t r a s c a s a s !
El T e n i e n t e Coronel S a n t a C r u z , en el centro de la
línea, electrizó a sus Z a p a d o r e s , recordándoles quiénes
nes e r a n los e n e m i g o s del f r e n t e .
Y por la e x t r e m a d e r e c h a el T e n i e n t e Coronel
W c o d , al m a n d o de les C a z a d o r e s del Desierto, flanqueó
el ala derecha de M o n t e r o y a t a c ó el F o r t í n de Flores
por la r e t a g u a r d i a » . ( 1 ) .
B a r b o s a r e c o r r í a la línea a l e n t a n d o a sus soldados.
B a q u e d a n o , que estaba en t o d a s partes, sobretodo
ahí donde la i n f l u e n c i a de sus t r o p a s había de ser deci-
siva, lo e n c u e n t r a y le g r i t a :
— « ¡ B a r b o s a , B a r b o s a ! ¡ N o se e x p o n g a tanto!
¡ A c u é r d e s e que su vida le pertenece a la P a t r i a ! »
« C a d a c u e r p o de i n f a n t e r í a desempeñó brillante-
m e n t e su pape!. Él L a u t a r o a r r o l l ó c u a n t o encontró a su
paso. Z a p a d o r e s a v a n z ó casi h a s t a t o c a r s e con los aba-
dos, donde cayó h e r i d o de m u e r t e el c o m a n d a n t e Santa
C r u z , a t r a v e s a d o el pecho por m o r t í f e r a bala, y desga-
r r a d a el alma con el r e c u e r d o de T a r a p a c á , que amargó
sus últimos días. C a z a d o r e s del D e s i e r t o f l a n q u e ó la po-
sición, y c u a n d o llegaba por la espalda al f u e r t e artille-
do del Coronel Flores, se e n c o n t r ó con el A t a c a m a . que
después de restablecido el combate en el centro con la
e n t r a d a de la 3" División, h a b í a p e n e t r a d o a las líneas
c o n t r a r i a s c o n v e r g i e n d o hacia ese lado. T o d a s las posi-
ciones de la alianza f u e r o n o c u p a d a s por los chilenos.
El enemigo huía a la d e s b a n d a d a por el desierto que con-
duce a T a c n a . L a batalla estaba g a n a d a . E r a n las
2.30» ( 2 )
La 4* División chilena a t a c ó tan limpiamente al
enemigo, decía el Coronel Velazquez en c a r t a a su espo-
sa, que m á s que un a t a q u e parecía un simple ejercicio en
el campo de instrucción.
Mi p a d r e recordaba m u c h o siempre al malogrado
C o m a n d a n t e S a n t a C r u z y lo citaba como ejemplo de
je le. de caballero y de amigo.
Todos los años, el 26 de M a y o , mi p a d r e d a b a una
comida en su casa y regalaba a mi m a d i e a l g u n a alha-

'acífico.—T. II
COMO SI FUERA HOY... 65

j a en celebración de aquel .día de gloria p a r a Chile y pa-


r a él.
« T a c n a f u é una batalla de g r a n d e s consecuencias
y u n a de las m a y o r e s librada e n , S u d - A m é r i c a por el n ú
m e r o de combatientes». ( 1 )

Arica

L a poscción de A r i c a y de su M o r r o era indispen-


sable y se decidió acometer i n m e d i a t a m e n t e la empresa
q u e p a r a m u c h o s era imposible.
A la División del Coronel B a r b o s a se le señaló u n a
t a r e a d e t e r m i n a d a : t o m a r s e los f u e r t e s S a n t a Rosa, D o s
de M a y o y S a n José
E s t a r í a r e p r e s e n t a d a en la acción por el L a u t a r o ,
el R e g i m i e n t o de su predilección que m a n d a b a Robles:
por el E s t a d o M a y o r de la División y por su jefe, el Co-
ronel B a r b o s a ; y p a r a ello a c a m p ó la noche a n t e r i o r
f r e n t e al puente de Chacalluta, m i r a n d o ai M o r r o como
la p r e s a codiciada del día siguiente.
Excelente, recordaba mi padre, era el á n i m o de los
soldados que ayer n o m á s habían combatido en T a c n a .
E n el c a m p a m e n t o había un ambiente de alegría y
de c o n f i a n z a , como en la víspera de u n a m a n i o b r a .
Los soldados, alrededor de f o g a t a s , hacían chistes.
— ¿ S e q u e d a r á Chile con el " M o r r o " ? — p r e g u n t a -
:
b a uno.
— C l a r o , pues h o m b r e ; p a r a eso h a r t o nos va a cos-
tar.
— N o se te dé n a d a , hombre, que m a ñ a n a se acaba
r á n rus penas,—decía otro.
— O y e , C h u n c h o : por si así resulta, no se te olvide
s a c a r m e el anillo y llevárselo a mi m u j e r .
— P i e r d e cuidado, que m e h a r é c a r g o del anillo y...
de ella. . .
G r a n d e s c a r c a j a d a s celebraban las ocurrencias.
E n o t r o g r u p o m á s allá se oía el siguiente diálogo,
e n t r e soldados del L a u t a r o :
— ¿ C ó m o se llaman los castillos que nos toca to-
marnos a nosotros ?

[I] B n l n e s . G u e r r a del P a r í f t ' O. T. I I


93 E N R I Q U E O. B A R LOSA

—1 C.1 cié m á s a r r i b a , S a n t a R o s a ; el o t r o San Anto-


nio y el de la playa, S a n José.
— ¡ H o m b r e ! E s t o s cholos h a n buscado los santos
m á s milagrosos.
— C o n t r a ná, p u s h o m b r e . Mi Coronel Barbosa es
regalón de S a n t a R i t a , a b o g a d a de imposibles!
Nuevas risotadas.
E n t r e t a n t o . B a r b o s a y Robles u l t i m a b a n las ins
t r a c c i o n e s a los oficiales.
¡ N o d i s p a r a r u n t i r o h a s t a 110 e s t a r sobre las trin-
cheras 1
¡ Q u e a n i n g ú n soldado f a l t e el corvo p a r a romper
los p a r a p e t o s h e c h o s con sacos de a r e n a . . . y para lo
demás 1
S e tocó silencio. Y todos d u r m i e r o n p a r a estar más
frescos al a m a n e c e r .
E a s S A . M., e r a la h o r a p r e f i j a d a .
T o d o se h a b í a p r e v i s t o con precisión.
L a noche estaba o s c u r a y e n c a p o t a d a .
¡ A t e n c i ó n ! tocó el c o r n e t a .
El Coronel B a r b o s a habló a su tropa, que lo escu-
chó e n t u s i a s m a d a , a n h e l a n t e de r e s p o n d e r con su ac-
ción a las p a l a b r a s llenas de p a t r i o t i s m o y de a r d o r bé-
lico con que alentó sus corazones.
L u e g o l a u t a r i n o s e m p e z a r o n a deslizarse silen-
ciosos hacia el ¡'oponente M o r r o . F a v o r e c i ó el avance
la n a t u r a l e z a del t e r r e n o , t a p i z a d o de pequeños arbustos.
Los p e r u a n o s n o p u d i e r o n divisar a esos hombres
que se a r r a s t r a b a n como culebras y que p r o n t o habrían
de i n c o r p o r a r s e como leones.
E r a n las 6.30 P. M . , y ya todo el L a u t a r o estaba en
su puesto, a c u r r u c a d o al pie de los f u e r t e s , esperando la
orden de a t a c a r , p a r a saltar sus h o m b r e s como brotados
de la tierra.
Los C a r a b i n e r o s de Y u n g a y estaban m á s a t r á s , lis-
tos por si se hacía necesario un r e f u e r z o .
A p e n a s suenan los p r i m e r o s d i s p a r o s del fuerte
los l a u t a r i n o s a r r a s a n con todo, como u n a avalancha.
C a y e r o n en su poder los t r e s f u e r t e s y los enemigos
eron haciendo estallar los polvorines y reventando
sus cañones. " . , ' rj«
de g u e r r a p e r u a n o M a n c o Capac, desde
- ts f u e g o s c o n t r a el L a u t a r o , sin lograr
• dominarlo, pues a v a n z a b a siempre.
COMO SI FUERA HOY... 67

M á s de 30 b a n d e r a s y banderolas e n e m i g a s presen-
t a r o n como t r o f e o s los lantarinos. L a m á s i m p o r t a n t e
f u é obsequiada p e r s o n a l m e n t e por el Coronel B a r b o s a
al General B a q u e d a n o , quien la m a n d ó al blindado Al-
mirante G x h r a n n e . (1).
L a 4 ' Divis'ón h a b í a cu nplL'o cen su cometido, co-
mo lo cumplieron a su vez las o t r a s Divisiones que a t a -
c a r o n el M o r r o por o t r o s lados, especialmente el 3." y 4."
de Línea, que m a n d a b a L a g o s y a q u i e r e ; tocó la p a r t e
m á s a r d u a c'e la acción.
U n a h o r a después f l a m e a b a en lo m á s alto la ban
d e r a de Chile.
Mi p a d r e recomendó especialmente en el P a r t e O f i •
cial a su j e f e de l i s t a d o M a y o r , don Baldomero Dublé
A l m e y d a , a los A y u d a n t e s H e r m ó g e n e s C á m u s y P e d r o
F r e d e r i c k s e n ; a los j e f e s del L a u t a r o , don Eulogio Ro-
bles y don R a m ó n Carvallo O r r e g o y al Capitán de In -
genieros, don Daniel Silva V e r g a r a .
¡ H o n o r a ellos!

« Y en la clara m a ñ a n a del m i s m o lunes 7 de Junio,


e n t r ó B a r b o s a con su División a A r i c a , seguido de su
E s t a d o M a y o r , del R e g i m i e n t o L a u t a r o , c'e los E s c u a -
d r o n e s 1 y 2 de los C a r a b i n e r o s de Y u n g a y , que m a n d a -
ban Bulnes v Alzérreca, respectivamente, y de 1 s C a z a -
do es a Cabal'o, que m a n d a b a den F r a n c i s c o V a r g a s .
(2).

Tarata

« M i e n t r a s el ejército ccupaba el valle del Caplina,


las m o n t o n e r a s p e r u a n a s , d i r i g i d a s con audacia por un
g u e r r i l l e r o c u b a n o Pacheco Céspedes y por A l b a r r a c í n ,
a p .yadas p o r u n c u e r p o de caballería m a n d a d o por don
1 .eoncio P r a d o , h i j o del e x - P r e s i d e n t e del P e r ú don M a -
r i a n o Ignacio, r e c o r r í a n el desierto situado al n o r t e de
n u e s t r a línea, a l o j á n d o s e en los miserables caseríos de
las q u e b r a d a s cordilleranas o en los valles de S a m a , Lo-
c u m b a y M o q u e g u a . Con tan escasas f u e r z a s no podían

[i] N i c a n o r M o n t m a r e . — A m i t o y T o m a de Arica.
E N R I Q U E O. B A R B O S A

a m a g a al e j é r c i t o chileno, pero impedían todo movi-


m i e n t o de hon b r e s í islados o de pequeños g r u p o s fue-
r a del valle. U n día t r e s oficiales del L a u t a r o , de guar-
nición en P a c h i a , se a l e j a r o n del c a m p a m e n t o y fueron
t o m a d o s p r i s i o n e r o s por la g u e r r i l l a de Pacheco Cés-
pedes y llevados a T a r a t a ( n o T o r a t a ) d o n d e se encon-
t r a b a P r a d o . El g e n e r a l en j e f e quiso d e s p e j a r el terri-
torio septentrional de su línea de las m o n t o n e r a s enen i-
g a s y envió u n a expedición c o m b i n a d a p o r distintos ca-
n i n o s , u n a l acia T a r i f a m a n d a d a por el Coronel Bar-
bosa y la o t r a por el c a m i n o de M o q u e g u a a c a r g o del
2.' j e f e del p r i m e r E s c u a d r ó n de C a r a b i n e r o s de Yun-
gay, el s a r g e n t o m a y o r don W e n c e s l a o Bulnes.
« A m b o s í a l i e r o n c'e sus c í m p a m e n ' o s el 19 de Ju-
lio: R a r b o s a de P a c h i a ; Bulnes de T a c n a , B a r b o s a cor.
575 i n f a n t e s del L a u t a r o , dos piezas de m o n t a ñ a y 75
h o m b r e s de caballería; la c o l u m n a de Bulnes se compo-
n í a ú n i c a m e n t e de t r o p a de su e s c u a d r ó n . A d e m á s lle-
vaba ínulas de a r r e o con f o r r a j e p a r a las bestias y con
v íveres p a r a la t r o p a . F n el inclemente c a m i r o por re-
c o r r e r r o e n c o n t r a r í a ni u n a ni o t r a cosa.
« E s t a c a m p a r a f u é p a r a a m b o s j e f e s un ensayo ele
esa g u e r r a de m o n t a ñ a s que tuvo t a n t a i m p o r t a n c i a des-
p u é s de la ocupación c'e l ima. F.l e n e m i g o o p e r a b a en >u
t e r r t o r i o , contaba con la complicidad de los habitantes
que colocaban cer.tine'as en los p u n t o s desde donde se
d o m i n a n cen la vista las h o n d a s y o s c u r a s epe'irae'as y
a m n c i a l a n a n t i c i p a d a m e n t e la m a r c h a de los chilenes,
y la f u e r ; a p e r s e g u i d a h u í a o se d i s p e r s a b a por los veri-
cuetos que f o r m a n las h e n d i d u r a s del suelo. Y L e g o el
sol r e v e r b e r a n t e del día, el f r í o de la noche, la p u n a en
los p á r a m o s y collados, con la cual el h o m b r e experimen-
ta un g r a n decaimiento ele f u e r z a s y como él el caballo.
H a s t a ahí r a h e m o s visto la g r . e n a del d e s i e r t o ; des-
pués de ia toma ele Lima, asistiremos a u n a diversa, la de
m o n t a ñ a s , quizás peor que aquella.
« L a s expediciones de B a r b o s a y Bulnes f u e . o n 1111
ensayo en pequeño ele esa clase de g u e r r a . L e s desfilade-
ros qii' ttr.avesó B a r b o s a e r a n t a n escabrosos que llegó
:
de tener que b a j a r los cañones de las m u í a s y lle-
ele la t r o p a . Cincuenta caballos de la
ira de Bulnes m u r i e r o n por la r a r e f a c c i ó n del aire.
B a r b o s a decía en su p a r t e :
« E l Coronel todo el trayecto se r e d u j .
fe ijo a c r u z a r pro-
COMO W1 L'UEUA HOV

l o n g a d a s cuestas y estrechos desfiladeros- teniendo que


a v a n z a r a m e n u d o las piezas ele artillería sobre los hom-
b r o s de sus artilleros».
« P r a d o y A l b a r r a c i n estaban al c o r r i e n t e de la m a r -
c h a de las columnas que c r u z a b a n el vasto y á r i d o de-
sierto por direcciones distintas. P r a d o tenía s r s f u e r z a s
en T a r a t a y T i c a c o ; A l b a r r a c i n en la q u e b r a d a de Mi-
l a v e . Ruines quiso sorprenderlo tapándole las extre.r.i-
d a d e s del estrecho valle donde sabia que se encontraba,
el ci al está e n c u a d r a d o e n t r e m u r e s acantilados que u n a
t r e p a de caballería n o puede escalar. Ruines envió con
ese o b j e t o u n piquete de 50 h o m b r e s a M i r a v e y él con
el resto de la t r o p a b a j ó al valle y perm meció ahí en ace-
cho, pero A l b a r r a c i n f u é avisado o p o r t u n a m e n t e del pe-
l i g r o que c o r r a .y retrocediendo a la cordillera, h u y ó
en !a dirección c'.e P u n o .
« P r a d o d e f e n d i ó su posición de T a r a t a - T i c a c o ,
a p r o v e c h a n d o una de. esas admirables f o r t i f i c a c i o n e s
n a t u r a l e s que o f r e c e la cordillera. Se conoce una de ellas
la de los Angeles. O t r a s e m e j a n t e eligió P r a d o p a r a su
d e f e n s a . L o s r i f l e r o s p e r u a n o s cubrieron la cima de u n
d e s f i l a d e r o a n g o s t o que tenía q r e a t r a \ esar la columna
de B a r b o s a p a r a llegar a T a r a t a , pero les ágiles s Ida-
dos del L a u t a r o , saltando sobre las rocas escalaron la po
sición y la f l a n q u e a r o n con pérdida de 1111 solo hombre,
m a t a n d o 27 p e r u a n o s y t o m a n d o 24 prisioneros e n t r e
ellos al C o m a n d a n t e P r a d o . B a r b o s a se apoderó sin re-
sistencia de T a r a t a y de T i c a d o y desde este último pun-
to despachó p a r t i d a s en todas direcciones en persecución
de los f u g u t i v o s y en busca de g a n a d o s p a r a abastecer
su columna. N o le f u é posible t o m a r prisioneros, porque
los soldados de P r a d o se d i s p e r s a r o n por las c o n f u s a s
q u e b r a d a s que conducen a P u n o . O t r o t a n t o habían he-
cho los g u e r r i l l e r o s de A l b a r r a c i n . U n a de las p a r t i d a s
de B a r b o s a pasó la línea anticlinal de los A n d e s y llegó
al río M a u r e que se vacía en el D e s a g u a d e r o , cauce por
donde se e s c u r r e el L a g o Titicaca. A m b a s columnas re-
r e g r e s a r o n a sus c a m p a m e n t o s . L a m a r c h a d u r ó en totai
2 0 días». ( 1 ) .
« A n t e s de a y e r , 21 de Julio, cayó sobre T a r a t a la
División m a n d a d a por el Coronel B a r b o s a comunica

[1] B u l n e s . G u e r r a de) Pacífico.


70 1ÍNKIQUK O. UALTUOSA

por t e l é g r a f o el A l m i r a n t e don P a t r i c i o L y n c h al Minis-


t r o de G u e r r a , y a g r e g a e n t u s i a s m a d o , que la fuerza
e n e m i g a o c u p a b a m a g n i f i c a s posiciones en unos cerros
m u y q u e b r a d o s p o r donde las m a r c h a s de los nuestros
e r a n m u y difíciles.» ( 1 ) .
« E l Coronel B a r b o s a , d e s p u é s de d a r las órdenes
necesarias con ese aplomo y s a n g r e f r í a que lo caracteri-
zaba, subió a la a l t u r a a c o m p a ñ a d o del M a y o r don Fran-
cisco A . S u b e r c a s e a u x ( p a d r e de Blanca, Francisco y
Carlos S u b e r c a s e a u x del R í o ) llevando u n Cabo la ban-
dera, i n s i g n i a de la 4." División. El enemigo, compren-
diendo que donde estaba la b a n d e r a e s t a r í a el jefe, di-
rigía a ese p u n t o u n a lluvia de balas».
« H a sido u n a e m p r e s a v e r d a d e r a m e n t e g r a n d e lle-
v a r a cabo esta expedición, r e s e r v a d a al celo y experien-
cia del d e n o d a d o Coronel B a r b o s a , quien tiene motivos
m á s que suficientes p a r a e s t a r s a t i s f e c h o de sí misino y
de la g e n t e que iba a sus órdenes».
« D e s p u é s de h a b e r presenciado todo esto, agrega,
r e f i r i é n d o s e al combate, u n o n o sabe qué a d m i r a r m á s :
si el e n t u s i a s m o y denuedo del soldado o la serenidad ini-
p e r t u r b a l e del Coronel B a r b o s a o el a r r o j o de sus Ayu-
d a n t e s S u b e r c a s e a u x , C a m u s , F r e d e r i c k s e n , S a n Mar-
tín y P r a d o , al c r u z a r por medio de las balas llevando
sus órdenes o la s a n g r e f r í a del C o m a n d a n t e Robles del
Lautaro».
2 6 de M a y o , T a c n a !
7 de J u n i o , A r i c a !
21 de Julio, T a r a t a !

[1] Ahuma,Ja Moreno. G u e r r a üel Pacifico


CUMO 81 F U E R A HOY..

La Campaña a Lima

¡ A I.¡nía! A L i m a ! era la voz universal del ejército


la idea f i j a del General Baquedano, la petición constan-
te de los j e f e s deseosos de izar u n a vez m á s el tricolor
de Chile en el P a l a c i o de los Virreyes.
E n S a n t i a g o en los círculos del Gobierno y del Con-
g r e s o la opinión estaba dividida. El P r e s i d e n t e de ¡a
República y sus M i n i s t r o s resistían con poderosas razo-
nes, la expedición a L i m a . P l a n t e a d a la cuestión en el
C o n g r e s o , Balmaceda con su talento clarividente, con
su elocuencia a r r e b a t a d o r a inclinó decididamente la ba-
l a n z a : « L a p a z posible está en Lili a o r o esiá en n i n g u -
n a parte, quiéralo o n ó el Gobierno, deséelo o n ó el E j é r -
cito, los acontecimientos m á s poderosos que los hom-
bres y que sus preocupaciones, nos obligarán a ponernos
en m a r c h a a L i m a . N o podenr s permanecer ccn el a r i r a
al b r a z o s u f r i e n d o todos los g r a v á m e n e s de la g u e r r a ,
sin í e c o g e r n i n g u n a de sus v e n t a j a s ? .
Y así siguió hablando Balmaceda y analizando en
su discurso el aspecto político militar e internacional de
la cuestión.
E n u n a y o t r a sesión insistió, a f i a n z a d o por la opi-
nión pública, h a s ' a que al f i n , a c o r r a l a d o el M i n i s t r o en
la C á m a r a se vió obligado a c o n t e s t a r esta p r e g u n t a que
le hiciera solemnemente aquel p a r l a m e n t a r i o . «¡ E n t r a
o n ó en los planes de g u e r r a del M i n i s t r o la Expedición
a L i m a ? » E l M i n i s ' r o ccn!estó que ti Gobierno se pre-
p a r a b a p a r a que el E j é r c i t o a t a c a r a al enemigo donde
e s t u v i e r a : en L i m a si allí estaba.
Y entonces un clamor inmenso levantó la N a c i ó n
toda e n t e r a en a r m a s y f u é recorriendo todos los á m b i -
tos del país p a r a llegar como u n a voz de aliento a todo
aquel e j é r c i t o que m a r c a n d o el paso esperaba la orden c'e
marchar a Lima.
Q u i e n podía hacerlo se alistó en las filas p a r a con-
t r i b u i r con su p e r s e n a al g r a n e s f u e r z o q r e la P a t r ' a
exig'a.
El E j é r c i t o se r e o r g a n i z ó considerablemente, se
a u m e n t ó sil efectivo y se f o r m a r o n tres divisiones, con
dos B r i g a d a s c a d a u n a .
E N R I Q U E O. IlAKDÜSA

« L o s c a m i n o s de L i m a y la V i c t o r i a son bien c m -
cid s de los soldados chilenos, g u i a r l o s por ellos será nn
deber fácil y u n a a l t a h o n r a p a r a el General en jefe»,
decía el G e n e r a l B a q u e d a n o , al p o n e r s e en marcha el
g r a n convoy que llevaba a los f u t u r o s vencedores de
Chorrillos y M i r a f l o r e s .
El d e s e m b a r c o se e f e c t u ó en C u r a y a c o , con toda
felicidad y el G e n e r a l B a q u e d a n o resolvió acampar ccn
todo su e j e r c i t o en el Valle e'e L u r i n .
I . a B r i g a d a B a r b o s a v i v a q u e ó en el caserío <'e Pa
c h a c a m a c c u b r i e n d o el ala d e r e c h a .
El E j é r c i t o p e r u a n o e s p e r a b a a t r i n c h e r a d o en Cho-
rrillos y M i r a f l o r e s . d e f e n d i e n d o a L i m a .
U n a vez o c u p a d o el Valle de L u r i n , el General or-
denó una serie de reconocimientos, con el objeto de es-
t u d i a r el c a m p o que s e p a r a b a a los ejércitos contendores
y la ubicación de las f i l a s e n e m i g a s .
L a B r i g a d a B a r b o s a los inicia desde Pachacamas
por el S u r del río L u r i n y obtiene i m p o r t a n t e s orienta-
ciones p a r a la m a r c h a f u t u r a del E j é r c i t o .
Combate del Manzano
«El hecho m á s i m p o r t a n t e que o c u r r i ó m i e n t r a s Ba-
quedano p e r m a n e c i ó en L u r i n , f u é la destruccló i dei
R e g i m i e n t o de Caballería Rimac, que h a b í a sido envia-
do p a r a o b s t r u i r el paso a la División L y n c h en su nota-
ble m a r c h a desde T a m b o de M o r a » . ( 1 )
E s t a j o r n a d a c o r r e s p o n d i ó al Coronel Barbosa que
en su p a r t e oficial dice:
Diciembre, 29 de 1880.
« S e ñ o r General J e f e de la 2" D i v i s i ó n :
« T e n g o el h o n o r de c o m u n i c a r a V . S. que a con-
secuencia de h a b e r llegado a este c a m p a m e n t o repetidos
denuncies de que se a p r o x i m a b a u n a f u e r z a enemiga de
caballería salida de C a l a n g o , hice colocar en previsión
de todo event \ f u e r t e s a v a n z a d a s de los distintos cuer-
pos de mi mando, p r o c u r á n d o l e s u n a colocación ventajo
sa desde la cual p u d i e r a n observ a r el m o v i m i e n t o y di-
rección del enemigo.
«El día 27 e'el corriente a las 6 P . M., el Capitán ele
u n a <!c las a v a n z a d a s del R e g i m i e n t o C u r i c ó , dió aviso

[1] R u i n e * . G u e r r a d e l Pacífico.
COMO sí i t i ; u a Hoy

de que en dirección a M a n / a n o o P r e b l o V i e j o se avis-


t a b a n f u e r z a s e n e m i g a s de caballería e i n f a n t e r í a .
« I n m e d i a t a m e n t e " m e trasladé al l u g a r a ' r a g a d o y
en previsión de que las f u e r z a s a v a n z a d a s f u e r a n n u m e -
r o s a s y de que el j e f e enemigo p r o y e c t a r a una sorpresa,
o r d e n é que todo el regimiento Curicó se pusiera en m a r -
cha con el objeto de r e f o r z a r sus compañías de a v a n z a -
b a s y a p o y a r l a s en el combate.
« A r e t a g u a r d i a de este R e g i m i e n t a hice colocar
cinco C o m p a ñ í a s del 3" de Línea, esca'onadas en el t r a -
yecto que f o r z o s a m e n t e tenían qeu r e c o r r e r en su m a r -
cha al enemigo, p r o c u r a n d o evitar que en n i n g ú n caso
p u d i e r a n c r u z a r s e sus f u e g o s y o f e n d e r s e recíproca-
mente.
«El resto del R e g i m i e n t o 3 ' de Línea, L a u t a r o , B a
tallón V i c t o r i a y la B a t e r í a de artillería, recibieron tam-
bién órdenes de e s t a r listos p a r a el ataque, y al efecto
o c u p a r o n las posici nes que estimé m á s v e n t a j o s a s p a r a
c o r t a r la r e t i r a d a del enemigo.
« M e d i a h o r a después de h a b e r m e t r a s l a d a d o al si
tio que designé como centro c'e operaciones, el e n e m ' g o
r o m p i ó sus f u e g o s sobre n u e s t r a s tropas, f u e g o s que
f u e r o n i n m e d i a t a m e n t e contestados por las compañías
de a v a n z a d a s y poco después por el resto del 2 ' Batallón
del R e g i m i e n t o Curicó.
«Quince m i n u t o s después de e m p e ñ a d a !a accir.n,
temeroso, a c a u s a de la oscuridad de la noche, de que pu -
d i e r a n n u e s t r a s t r o p a s ofenderse, m a n d é p a r a r el fuego,
o r d e n que f u é p u n t u a l m e n t e obedecida.
« V e i n t e m i n u t o s m á s t a r d e el enemigó repitió el
a t a q u e , y dos veces sucesivas con cortos intervalos, pre-
tendió a b r i r s e paso a viva f u e r z a por entre las filas c'e
n u e s t r a i n f a n t e r í a , la que repelió c; n bríos la ac metida,
consiguiendo tomarles a l g u n o s prisioneros y obligándo-
los por último a ponerse en f u g a en completa d i s p e r s i ' n
en dirección a los c e r r o s que d o m i n a n la planicie en que
tuvo l u g a r el encuentro.
« A p e s a r de que la oscuridad de la noche era intensa,
o r d e n é a la escasa f u e r z a de cazadores a caballo que te-
nía a mis órdenes, saliera a c o r t a r el paso a los f u g u t i -
vos o r d e n á n d o l e al e f e c t o se a p o s t a r a en un portezuelo
vecino al camino, que había dado acceso al e n e m i g o : hi-
ce a v a n z a r al R e g i m i e n t o C u r i c ó y a c a m p a r 10 c u a d r a s
m á s adelante, de s u s p r i m e r a s posiciones con orden ele
I'IN ICH¿U K U . l l A I M í O S A

e m p r e n d e r a n t e s del alba la persecución. D o s compañías


del 3" de L í n e a f u e r o n a s i m i s m o desplegadas en guerri-
llas a r e t a g u a r d i a de n u e s t r a caballería con el objeto de
a p o y a r sus m o v i m i e n t o s .
«A las 3 A . M . , la i n f a n t e r í a d e s i g n a d a al efecto,
r e f o r z a d a por la Caballer ía cpte pocas h o r a s antes pedí
al c u a r t e l g e n e r a l y que o p o r t u n a m e n t e se m e envió, em-
prendí la persecución del enemigo, a c o r d o n a n d o por los
i n f a n t e s todos los c e r r o s vecinos y enviando pequeñas
f u e r z a s de caballería e i n f a n t e r í a a t o d a s las quebradas
y llanos en que oculto o f u g i t i v o suponía e s t a r el enemi-
go- •
« L a persecución se c o n t i n u ó con toda actividad el
día 28 y p a r t e del 29 d a n d o los f a v o r a b l e s resultados que
m e p r o m e t í a . H a n caído en n u e s t r o poder tres de sus
principales j e f e s , siendo u n o de ellos el C o m a n d a n t e del
R e g i m i e n t o R i m a c , señor Coronel Sevilla, nueve oficia-
les, u n c i r u j a n o , u n practicante, u n t e l e g r a f i s t a y 120
h o m b r e s de t r o p a .
« E n t r e los m u e r t o s que d u r a n t e el combate y la per
sedición h a tenido el enemigo, f i g u r a el T e n i e n t e Coro-
nel, 2® j e f e , don B a l d o m e r o A r ó s t e g u i .
« A d e m á s de las v e n t a j a s a n t e r i o r m e n t e consignadas
se t o m a r o n al enemigo m á s de 100 c a r a b i n a s Reniing-
ton, casi igual n ú m e r o de lanzas y sables y 120 caballos
y como complemento, m á s de 1000 a n i m a l e s entre vacu-
nos y l a n a r e s y cabríos. C a y ó así m i s m o en n u e s t r o po-
der el a p a r a t o t e l e g r á f i c o de que se servía el enemigo, el
i n s t r u m e n t a l de su b a n d a de músicos, la documentación
del R e g i m i e n t o e i m p o r t a n t e s comunicaciones privadas
y oficiales.
Me es doloroso tener que c o m u n i c a r a V . S., que el
precio de este t r i u n f o obtenido sobre el enemigo ha sido
a eos'.a c e a l g u n a s p é r d i d a s de n u e s t r a parte, siendo la
m á s sensible de t o d a s ellas, la m u e r t e del 2" j e f e del Re-
gimiento Curicó T e n i e n t e Coronel don J o s é Olano, que
m u r i ó en su puesto en las p r i m e r a s d e s c a r g a s del enemi-
go.
.Me b a g o un deber en m a n i f e s t a r a V . S. el digno
comp irtamiento de los señores j e f e s , oficiales y solda-
dos del Regimiento Curicó. que f u é quien s o s t u v o el ata-
que, como asi m i s m o la disciplina y serenidad q u e du-
rante la acción o b s e r v a r o n las f u e r z a s de mi m a n d o . CCti
COMO SI L'L I;KA HOY

p a n d o cada u n o de los cuerpos las posiciones en que f u e -


ron a p o s t a d o s sin que se n o t a r a n d u r a n t e las dos h o r a s
en que se sucedieron los f u e g o s del enemigo otros movi-
m i e n t o s que los que t u v e a bien o r d e n a r , en prev isión de
que éste nos a t a c a r a por el f l a n : o . T a m b i é n m e es g r a -
to r e c o m e n d a r a V. S. los eficaces servicios que d u r a n t e
el c o m b a t e p r e s t a r o n mis a y u d a n t e s de campo, M a y o r
S u b e r c a s e a u x y capitanes L e r m a n d o T a g l e C a s t r o y
S a n M a r t í n y el Alferez. U r r u t i a j e f e del piquete de caza-
d o r e s a caballo que está a mis órdenes, como igualmente
los que al día siguiente del combate p r e s t a r o n en la per-
secución de los f u g i t i v o s y a p r e s a m i e n t o de éstos, los
m a y o r e s L i r a P a n t o j a y Yillagrán, los capitanes T e r á n
y Letelier, tenientes W a l k e r , F o r m e s y Hermosiila v los
alféreces, L a r r a í n , M o n t t y Solar.
E s t i m o señor General, que las v e n t a j a s obtenidas
por la b r i g a d a de mi m a n d o en la j o r n a d a de la noche
del 27, a t e n d i d o a que el Regimiento R i m a c totalmente
d e s t r u i d o era la m e j o r caballería con que contaba el e j é r -
cito enemigo son de a l g u n a consideración y por ello me
es s a t i s f a c t o r i o felicitar a Y . S. como mi j e f e inmedia-
to, por un t r i u n f o que inicia de una m a n e r a , en mi con-
cepto f a v o r a b l e , n u e s t r a c a m p a ñ a sobre la capital del
Perú.
N o t e r m i n a r é sin hacer presente a Y. S. que t a n ; o
en el a t a q u e como en los reconocimientos anteriores, m e
h a a c o m p a ñ a d o como a y u d a n t e p r e s t a n d o buenos servi-
cios, el señor Angel Custodio V i c u ñ a .

Dios g u a r d e a Y . S.
O. Barbosa».

El teniente coronel Olano, el valeroso 2" C o m a n -


d a n t e del R e g i m i e n t o Curicó, f u é sepultado con todos
los h o n o r e s que le rindió la B r i g a d a de B a r b o s a . T a m -
bién lo f u é con h o n o r e s militares, el 2" j e f e del Rimac,
don Baldomero A r ó s t e g u i .
L o s soldados del Curicó que lloraban la pérdida de
su s e g u n d o j e f e , cumplían con el deber h u m a n i t a r i o v de
soldados de r e n d i r h o m e n a j e al valor del 2" j e f e del Re-
g i m i e n t o enemigo.
El General B a q u e d a n o se t r a s l a d ó al a m a n e c e r a
P a c h a c a m a c , a b r a z ó a Barbosa, su viejo a m i g o que u n a
vez m á s respodía, a la c o n f i a n z a que en él depositara y
7(3 K N K I Q U t ! O. BAKlíOSA

delante de s u s oficiales y saldados le d i j o con emoción:


«Valiente, i n f a t i g a b l e , n o vuelva a e x p o n e r t a n t o sil vi-
d a que pertenece a su p a t r i a y a su g e n e r a l . »
E n s e g u i d a dictó la s i g u i e n t e adición a la orden del
día:
«I.a 2* B r i g a d a de la 2* D i v i s i ó n s o r p r e n d i ó a las 8
P . M . u n a f u e r z a de caballería e n e m i g a . ( El Regimien-
to p e r u a n o R i m a c ) , que venía del S u r a incorporarse al
E j é r c i t o de L i m a .
« V e n c i e n d o g r a n d e s d i f i c u l t a d e s , o p e r a n d o en ca-
m i n o s intransitables, a l g u n a s t r o p a s de esta Brigada
l o g r a n c a p t u r a r , al j e f e , v a r i o s oficiales y m á s de cien
individuos de t r o p a . L a persecución d u r ó toda la noche y
c o n t i n u a b a en la m a ñ a n a de hoy.»
« E n celebración de este acontecimiento que inicia
la c a m p a ñ a de u n m o d o feliz, los j e f e s de los cuerpos
d i s p o n d r á n q u e i n m e d i a t a m e n t e las b a n d a s de músicos
toquen ti H i m n o Naci nal al f r e n t e de los respectivos
campamentos.»—Baquedano.
« L a s t r o p a s s a l u d a n con g r a n d e s v i v a s la Canción,
cuy, s ecos n o se oían desde la t a r d e de la batalla de Tac-
na. S a b i d o es que no se podía t o c a r n u e s t r o H i m n o sino
por orden e x p r e s a del C o m a n d o S u p r e m o . ( 1 )
E r a el 2 8 de D i c i e m b r e de 1880.
« T i e n e t o d a s las del indio», decía u n corresponsal,
c o n t a n d o que en la noche del M a n z a n o h u b o un momen-
to en que sus a y u d a n t e s lo b u s c a b a n en v a n o , y estaba
m u y p r ó x i m o al enemigo, tendido en la a r e n a , en la ori-
lla de un montículo, el caballo de la b r i d a y con el oído
a t e n t o expiaba los r u m o r e s del valle p a r a o r i e n t a r s e del
r u m b o que el enemigo podía t o m a r . E n o t r a ocasión pu-
so en f u g a a una g r u e s a a v a n z a d a de caballería enemi-
ga, a t a n d o r a m a s a la cola de su caballo en unión de dos
0 tres a y u d a n t e s . »

Reconocimientos de Manchay y de Ate

« L a g r a n preocupación d u r a n t e la p e r m a n e n c i a en
1 urin f u é el reconocimiento del c a m p o c o n t r a r i o .
«El Cuartel General tenía pocas noticias de las po-
siciones en que a g u a r d a b a el ejército de P i é r o l a v nece-
sita!-. a d q u i r i r l a s p a r a a d o p t a r el plan de batalla'»

[!j M a c h u c a . T a* c u a t r o c a m p a ñ a s .
COMO SI FUEIÍA HOY

L o s acontecimientos que merecen r e c o r d a r s e con


especialidad f u e r o n aquellos t n que f i g u r a F a q u e d a n o
y el que hizo Barbosa sobre Ate».
« E n las e s f e r a s superiores se p r o n u n c i a b a n co-
r r i e n t e s d i s t i n t a s sobre el plan de combate. El M i n i s t r o
y el j e f e de E s t a d o M a y o r p a t r o c i n a b a n el a t a q u e por
A t e , por el c a m i n o de M a n c h a y p a r a envolver al ejérci-
to p e r u a n o por u n m o v i m i e n t o de flanco e interp nerse
e n t r e él y L i m a .
El círculo del General B a q u e d a n o a b o g a b a por un
a t a q u e de f r e n t e a las posiciones de Villa San J u a n » .
L o que debía resolver el punto era el estudio del te-
rreno.
Baquedano o r d e n ó a Barbosa ejecutar u n g r a n re-
conocimiento. con t r o p a s de las tres a r m a s por el cami-
n o de M a n c h a y y A t e . ( 1 ) .
«El Coronel Barbosa m a r c h a hacia M a n c h a y a re-
conocer la q u e b r a d a de Picapedreros. I.e a c o m p a ñ a su
a y u d a n t e , el M a y o r don F r a n c i s c o S u b e r c a s e a u x y 23
c a z a d o r e s a caballo, al m a n d o del a l f é r e z U r r u t i a .
« E n t r e dos eminencias blancas y arenosas, que f o r -
m a n un a n g o s t o desfiladero, se ve una casita de igual
color a las lomas que la rodean.
« P a r a no c a n s a r los caballos d e j a el piqr.ele j u n i o
a la casita, y sube Barbosa al c e r r o con su ayudante, dos
c a z a d o r e s y el corneta.
« A p e n a s en la cima, reciben la descarga de v n des-
t a c a m e n t o de siete h o m b r e s que le acechan. L o s dos ca-
z a d o r e s c o n t e s t a n ; los enemigos c a r g a ; uno cae a t r a -
vesado de un balazo; el corneta toca a la c a r g a ; el ene-
m i g o vuelve bridas, pero n u e s t r o s jinetes cortan la re-
t i r a d a a tres que se rinden. El oficial y dos soldados
consiguen escapar.
«El h e r i d o p e r u a n o que cayó antes de la c a r g a , f u i
recogido y t r a n s p o r t a d o a P a c h a c a m a c ; pero luego de-
j ó de existir.
«El Coronel i n t e r r o g a a les prisioneros s e p a r a d a -
m e n t e ; declaran qr.e las t r o p a s p e r u a n a s f o r m a n u n a
e x t e n s a línea desde Villa S a n J u a n h a s t a Ate, p a s a n d o
por S a n J u a n , M o n t e r i c o Chico y M o n t e r i c o G r a n d e ;
h a y a d e m á s una s j g u n d a línea, que p a r t e de Chorrillos

[I] B u l n e s . G u e r r a del Pacífico.


] : M Í 1 ( ¿ 1 J I; O . HAKIIOSA

al oriente. L a s lineas están d e f e n d i d a s por atrinchera-


m i e n t o s y f o r t i f i c a c i o n e s . » ( 1 ).
F u é i.n c o m b a t e individual, c u e r p o a cuerpo, entre
el coronel B a r b o s a , su a y u d a n t e S u b e r c a s e a u x y das
c a z a d o r e s c o n t r a siete soldados p e r u a n o s al mando de
un oficial.
« B a r b o s a i n m e d i a t a m e n t e o r d e n ó que los dos caza-
d o r e s h i c i e r a n f u e g o a su t u r n o ; p e r o a los pee s dispa-
r o s se d e s c o m p u s o la c a r a b i n a de u n o de ellos, haciendo
f u e g o u n o solo. E n ese m o m e n t o , a d e l a n t a b a n dos ene-
migc s d i r i g i e n d o sus t i r o s al pequeño g r u p o que forma-
b a n los n u e s t r o s ; pero u n a bala bien dirigida echó al
suelo a u n o de ellos, e m p r e n d i e n d o el o t r o la f u g a para
j u n t a r s e con s u s c o m p a ñ e r o s , seguido de a t r á s por e!
M a y o r S u b e r c a s e a u x y un soldado.
«El Coronel B a r b o s a q u e d ó en ese i n s t a n t e solo en
la c u m b r e , siendo el blanco de las balas enemigas, pues
había hecho b a j a r a l g ú n trecho al c o r n e t a p a r a que to-
c a r a llamada a f i n de p e r s e g u i r a los enemigos». ( 2 ) .
D e s p u é s de este e n c u e n t r o en M a n c h a y , que pudo
t e n e r f a t a l e s consecuencias, el Coronel B a r b o s a se alis-
ta p a r a el Reconocimiento de Ate. que tiene carácter
ofensivo.
Lleva a s u s ó r d e n e s :
6 c o m p a ñ í a s del 3° de L í n e a ;
1 c o m p a ñ í a m o n t a d a del B u í n ;
500 h o m b r e s del L a u t a r o , al m a n d o de Robles;
100 g r a n a d e r o s a caballo, con el C o m a n d a n t e Mar-
zán ;
4 piezas de m o n t a ñ a , al m a n d o del Comandante
Napoleón G u t i é r r e z .
«1.a expedición llega a la salida del valle a las 7 B
M . y allí a c a m p a h a s t a que la luna se oculta por occi-
dente.
« A la 1 P. M., en completa o s c u r i d a d , m a r c h a la di-
visión en el siguiente orden : IJuín, artillería v caballería,
3' de Línea, L a u t a r o , el Coronel con sus a y u d a n t e s y es-
colta de 23 hombres, u n a sección de a m b u l a n c i a , con los
c i r u j a n o s p r i m e r o s José M. O j e d a y G e r m á n Valenzue-
la. algunos practicantes v dos c a n t i n a s de c a m p a ñ a .
«A las 5 \ . M. la línea se detiene a la e n t r a d a de un
paso estrecho, v e r d a d e r a boca de lobo. E s t e semi túnel,

i í I Alimna.U Mmeno, G u e r r a del Prt-ÍSco. T . I I I


CoJIO si KUElíA HOY. 7u

e n t r e d o s altos cerros, tiene u n a c u a d r a de l a r g o y cinco


m e t r o s de a n c h o ; sigue un cajón pedregoso, de cinco ki-
l ó m e t r o s de l a r g o , rodeado por cordones de cerros, que
d i s t a n un kilómetro a lo sumo por a m b o s flancos y a
cuya cabeza se divisan las t r i n c h e r a s enemigas.
« M a r c h a n los G r a n a d e r o s a la d e s c u b i e r t a ; estallan
a l g u n a s minas, pero no se divisa al enemigo, que p e r m a -
nece oculto.
« A v a n z a la compañía del Buin a ocupar una que-
b r a d a . Se emplaza la artillería a 3,500 m e t r o s del ene-
migo.
« T r e s compañías del 3" m a r c h a n a ocupar las cum-
b r e s que d o m i n a n las posiciones c o n t r a r i a s ; y el resto
p e r m a n e c e de r e s e r v a .
« L a artillería b o m b a r d e a los a t r i n c h e r a m i e n t o s du-
r a n t e u n a h o r a , pero los p e r u a n o s se mantienen s i l e n -
ciosos.
« B a j a n dos compañías del 3." se unen a la del
B u i n , e inician el avance h a s t a una distancia de 6 0 0 me-
t r o s de los parapetos.
« L a i n f a n t e r í a enemiga, rompe f u e g o sostenido;
las tres c o m p a ñ í a s chilenas siguen el f u e g o en avance,
en dos líneas paralelas.
« L a p r i m e r a hace f u e g o y se tira al suelo; a v a n z a
la s e g u n d a , d i s p a r a y al suelo; y así a l t e r n á n d o s e las f i -
las, e s t r e c h a n la distancia.
« E n tales momentos, un escuadrón de caballería
e n e m i g a sale a espaldas de las t r i n c h e r a s con dirección
a los cerros, i g n o r a n t e de que por ese lado vigila u n a
c o m p a ñ í a del 3"
« D e f i e n d e la posición p e r u a n a el Coronel don José
M a n u e l V a r g a s , con u n batallón de i n f a n t e r í a y 150
h o m b r e s de caballería.
« T a n p r o n t o como divisa la descubierta chilena, pi-
de r e f u e r z o s ; pero el E s t a d o M a y o r le contesta que la
g e n t e o b s e r v a d a es t r o p a e n c a r g a d a de la vigilancia de
ese sector.
«El Coronel V a r g a s queda a b a n d o n a d o a sus pro-
pias f u e r z a s ; si le h u b i e r a n m a n d a d o r e f u e r z o , h a b r í a
podido a t a c a r a B a r b o s a metido en el desfiladero, cau-
sándole un mal rato.
« L a caballería p e r u a n a , que t r a t a de evolucionar
hacia el cerro, se topa con la c o m p a ñ í a del 3'. que le cie-
r r a el paso con f u e g o de salvas. L o s jinetes retroceden,
S O FCNHIQUI-J <>. I¡ A I I L Í O S A

c a m p o a t r a v i e s a , h a c i e n d o r e v e n t a r las m i n a s de (pie es-


tá s e m b r a d o el campo.
« S e e n c u e n t r a c e r c a el Batallón N° 14 de la Reser-
v a ; V a r g a s pide su c o n c u r s o , p e r o el j e f e contesta que
necesita la venia del c o m a n d o .
« D i s t i n t a c o n d u c t a o b s e r v a el c o m a n d a n t e Millán
M u r g a , a dos k i l ó m e t r o s del l u g a r ; al sentir el fuego, se
d i r i g e r á p i d a m e n t e al l u g a r a m a g a d o y e n t r a en acción,
sosteniendo a V a r g a s .
«Al ver h u i r la caballería. B a r b o s a o r d e n a cargar
a los G r a n a d e r o s , que c o r t a n u n g r u p o de 2 5 ; de ellos,
dos oficiales. El a l f é r e z N i c a n o r V i v a n c o y sus Grana-
deros, d a n breve cuenta de los 25, a sable limpio.
« L o s jinetes e n e m i g o s f u e r o n e x t e r m i n a d o s al ar-
m a blanca. N o q u e d ó u n o sólo. V i v a n c o recibió su as-
censo por la O r d e n del D í a .
« L a i n f a n t e r í a asalta las t r i n c h e r a s al son de car-
g a ; V a r g a s a b a n d o n a la posición y se r e f u g i a en Vás-
quez.
«Sólo entonces el E s t a d o M a y o r p e r u a n o ordena a
los coroneles D á v i l a y Velarde, que se sostengan en ti
c a m p o de V á s q u e z , c u a n d o y a B a r b o s a h a conquistado
las a l t u r a s de M e l g a r e j o y la Molina.
«El Coronel observa que las q u e b r a d a s y desfilade-
ros e s t á n s e m b r a d o s de urinas, m u c h a s de las cuales es-
tallan al paso de la caballería.
« A las 11 A . M., el Coronel d e j a d e s c a n s a r a la gen
te en t a n t o estudia el c a m p o y recibe r e s p u e s t a del Gene-
ral. a quien consulta acerca de si c o n s e r v a la posición.
El General o r d e n a r e g r e s a r al c a m p a m e n t o ; se pone en
m a r c h a a la 1 P . M. sin que el enemigo intente hostili-
zarlo.» ( 1 ) .
«Con el reconocimiento q u e d ó a b i e r t o ese día el ca-
m i n o a L i m a por ese costado», dice el historiador
Bulnes.
E s t e reconocimiento de la R i n c o n a d a de A t e < en-
f r i ó el 9 de E n e r o , poco a n t e s de Chorrillos v M i r a f l o -
res.
El corresponsal de " E l F e r r o c a r r i l " completa la
descripción a n t e r i o r de la s o r p r e s a de A t e en la siguien-
te f o r m a :
,»I.a artillería d i s p a r ó d u r a n t e u n a h o r a sin apu-

[I] Machuca. L a s c u a t r o camparías.


O Mu I 1 1 Ki¡ \ HO Y I

r a r s e , y al concluir, b a j a n d o de los c e r r o s laterales se


j u n t a r o n las c o m p a ñ í a s del l»uín y dos del 3 9 , a v a n z a n -
do en orden disperso, h a s t a la distancia de 6 0 0 m e t r o s
de las t r i n c h e r a s , donde c o m e n z a r o n lo que los militares
l l a m a n f u e g o en avance.
« F u é esta m a n i o b r a el p r i m e r episodio interesante
del d r a m a que comenzaba. L a s tres compañías, alinea-
d a s en un orden admirable, a v a n z a b a n lentamente f o r -
m a d a s en dos f i l a s ; la p r i m e r a c a r g a b a tendida en el
suelo, se hincaba p a r a a p u n t a r , y sólo después de elegir
d e t e n i d a m e n t e un blanco, d i s p a r a b a y se tendía de nue-
vo, d e j a n d o paso a la s e g u n d a que a v a n z a b a a su vez
u n o s c u a n t o s metros, se arrodillaba y a p u n t a b a ; en se
g u i d a f u e g o y después a t i e r r a p a r a que a v a n z a r a de
n u e v o la de a t r á s .
« E r a esto u n a evolución en la elipse del P a r q u e
Cousiño, admirable por el orden, la calma y la increíble
s a n g r e f r í a de n u e s t r a tropa, que n o d i s p a r a b a sino des-
pués de pillar al vuelo, uno de los blancos f u g a c e s que
a s o m a b a n d e t r á s ele las trincheras, como la cabeza de
don Cristóbal en el entablado de los títeres.
« E s t o s , por su parte, hacían un f u e g o d e s a f o r a d o
t i r a n d o a t o l o n d r a m e n t e sobre n u e s t r a s tropas.
« N u e s t r o s soldados estaban persuadidos de que el
que se bate d e t r á s de parapetos está perdido; primero,
p o r q u e no a p u n t a , preocupado con la idea de que están
e s p e r a n d o que asome la cabeza p a r a dispararle, es de-
cir, que teniendo r e s g u a r d a d o todo el cuerpo, todo el cui-
d a d o lo concentra en la cabeza, y entonces apenas aso-
m a a p u n t a n d o al cielo las m á s veces; y segundo, por-
que ya no tiene derecho a pedir la vida al que l o g r ó ven-
cerlo teniendo de su p a r t e todas las d e s v e n t a j a s . »
« I b a al f r e n t e de la p r i m e r a mitad de G r a n a d e r o s
el a l f é r e z don N i c a n o r Vi vaneo, y tan r á p i d a f u é su c a r -
g a sobre los que huían que, a pesar del corto trecho que
éstos tenían que r e c o r r e r p a r a q u e d a r a salvo, alcanzó
a a c o r r a l a r a 25, dos oficiales y 2 3 soldados, los m i s m o s
que después m o r d í a n el polvo, r a s g a d a s de alto a b a j o
las cabezas, como si f u e r a n sandías.
« ¡ Q u é sablazos, Dios de la g u e r r a !
« U n o s se habían detenido en la m a n d í b u l a i n f e r i o r ,
o t r o s h a b í a n h u n d i d o los kepíes en una z a n j a que llega-
ba h a s t a la n a r i z , y m u c h a s cabezas pendían a p e n a s de
u n a h e b r a de c a r n e !
UNlllliUli O. UAKUOHA

« A h í concluyó el combate. Y a el resto de las tropas


n u e s t r a s o c u p a b a todo el c a j ó n S e pudieron ver entonces
las t r i n c h e r a s e n e m i g a s : u n t e r r a p l é n de a r e n a de dos
m e t r o s de alto, un foso, d e s p u é s rieles cruzados, en se-
g u i d a el m o n t e p a r a a r r a n c a r , y m i n a s de pólvora en to-
dos los caminos, s e n d e r o s y f a l d a s de c e r r o s por donde
era posible el paso. H a b í a en ese r e d u c i d o espacio unas
ciento cincuenta m i n a s , de las cuales t r e i n t a estaban en
el d e s f i l a d e r o de la e n t r a d a .
« T r e s de ellas r e v e n t a r o n a espaldas de nuestra ca-
b a l l e r í a ; o t r a , c u a n d o c o n f u n d i d a la. m i t a d del alférez
V i v a n c o con la i n f a n t e r í a e n e m i g a , sólo se veía a tra-
vés de u n a n u b e de polvo a m a r i l l o el centelleo de los sa-
bles ; o t r a , que u n soldado de G r a n a d e r o s hizo estallar al
tocarla con su sable p a r a i n u t i l i z a r l a ; u n caballo suelto
que c o r r í a por el c a m p o pisa o t r a , que revienta levantán-
dolo seis v a r a s del suelo, donde cayó con el vientre abier
t o ; y la última, que pisó u n soldado del B u í n , llevándole
una. pierna y q u e m á n d o l e la c a r a a él, y a Eugenio Fi-
g u e r o a la c a r a y la m a n o .
« A las 11 A . M . todo estaba concluido. L a tropa se
i n t e r n ó h a s t a siete c u a d r a s en el bosque, donde tran-
quilamente v a r i o s soldados cogieron u n buey, lo despos-
t a r o n sin a l c a n z a r l o a comer, pero t r a y é n d o s e la carne
a medio a s a r » .
Y m á s adelante, el corresponsal a g r e g a :
« H a b i e n d o el Coronel B a r b o s a consultado al Gene-
ral si se m a n t e n í a en el p u n t o que ocupaba, recibió orden
de a b a n d o n a r l o , por lo que a la 1 P . M., se emprendió el
regreso, soltando esta b u e n a p r e s a que t a n poco dista de
Lima.
«El l u g a r de la r e f r i e g a se llama la Rinconada de
Ate, a ocho c u a d r a s de A t e .
« T a l h a sido la f u n c i ó n de hoy.
« N o tuvo m á s consecuencias que las que se quisie-
ron sacar de ella; pero p r o b ó que L i m a pudo ser toma-
da si se r e f u e r z a a Barbosa, así como los p e r u a n o s saca-
ron en la cuenta de que el c a m i n o de M a n c h a y es una
r e n d i j a peligrosa en sus filas.»
«El Coronel B a r b o s a , dice V i c u ñ a M a c k e n n a , ra-
lbante de e n e r g í a y de e n t u s i a s m o en A t e , proclama en
breves y a r r e b a t a d o r a s p a l a b r a s a los g r a n a d e r o s que
con la celeridad del r a y o d e s e n v a i n a n s u s a f i l a d o s sables
CUMO H1 I'IIEIÍA MOV

y c h i v a t e a n d o desaparecen envueltos en el polvo que le-


v a n t a n sus caballos y el h u m o del combate.»
El Coronel Barbosa, a g r e g a , había dispuesto con
s u m a m a e s t r í a el plan de a t a q u e diseñándose en su tos-
t a d o rostro, tipo del a r a u c a n o de la selva y del beduino
del desierto, su peculiar sonrisa de h u s m e a d o r del f u e -
go.»
El Reconocimiento de A t e decidió el plan de a t a q u e
del E j é r c i t o chileno, a c o r d a d o en C o n s e j o de G u e r r a ,
que se celebró el 11 de E n e r o . A h í se planteó el problema
que a g i t a b a los e s p í r i t u s : si debía m a r c h a r s e por A t e .
haciendo un movimiento envolvente o a t a c a r de f r e n t e
E n ese C o n s e j o se acordó que al subsiguiente día
se d a r í a la batalla de Chorrillos, por s o r p r e s a y al a m a -
necer.
«El 12 de E n e r o B a q u e d a n o reunió a los j e f e s prin-
cipales, les hizo u n i f o r m a r sus relojes con el suyo, y les
d i r i g i ó estas palabras que consigna V i c u ñ a M a c k e n n a :
« E s t a tarde, a las 6 P . M., m a r c h a r á todo el e j é r -
cito p a r a caer sobre el enemigo antes de aclarar. L a pri-
m e r a división a t a c a r á el ala derecha del e n e m i g o : la se-
g u n d a el centro por S a n J u a n , y la tercera, la izquierda.
Y o espero que todos cumplirán con su deber. Somos chi-
lenos y el a m o r a Chile nos señala el camino de la vicio
ria. Adiós, c o m p a ñ e r o s ! H a s t a m a ñ a n a , después de la
batalla».
« D e s p u é s de esta sobria escena tan característica
del General en J e f e , todo quedó p r e p a r a d o p a r a la ba-
talla del día siguiente» ( 1 ) .

Chorrillos

El 12 <le E n e r o , al caer de la tarde, un a t r o n a d o r


¡viva Chile! lanzado por todo el E j é r c i t o , p r e s a g i a la
g r a n j o r n a d a de Chorrillos.
L a s divisiones a c a m p a d a s en el valle de L u r i n des-
f i l a n f r e n t e a B a q u e d a n o , a r r o g a n t e s , con sus j e f e s a la
cabeza, quienes saludan con s u s espadas.
L a B r i g a d a B a r b o s a a v a n z a en seguida hacia Cho-
rrillos, desde sil c a m p a m e n t o de P a c h a c a m a c , p a s a n d o
por el p u e n t e de la V e n t u r o s a .

[I] Blllue?, G u e r a del P a r i f i c o


E N R I Q U E O. BARBOSA

L o s o t r o s v a n por c a m i n o s paralelos, utilizando, ya


los o t r o s p u e n t e s del río L u r i n , ya los vados del mismo.
L a m a r c h a se h a c e de n o c h e ; la camanchaca difi-
culta el avance.
Se quiere s o r p r e n d e r al e n e m i g o en sus posiciones
y se evita todo ruido. « P a r e c e un d e s f i l e de fantasmas,
con las c a p u c h a s del capote caladas.»
D e s g r a c i a d a m e n t e , el e n e m i g o se da cuenta y se
a p r e s t a p a r a el a t a q u e en sus f u e r t e s posiciones, consi-
deradas inexpugnables.
El General L y n c h , j e f e de la 1* División, inicia el
a t a q u e al a m a n e c e r .
A la B r i g a d a B a r b o s a le c o r r e s p o n d e un papel de
importancia.
El G e n e r a l S o t o m a y o r dispone que ella se desplie-
g u e a la d e r e c h a en los m o m e n t o s difíciles en que ya se
creía n e c e s a r i o e m p l e a r la r e s e r v a .
A v a n z a n el L a u t a r o , el C u r i c ó y el Victoria
« B a r b o s a lleva el a t a q u e con t a n t a rudeza que
a v i e n t a los batallones L i b e r t a d , A y a c u c h o y Canta, no
o b s t a n t e las n u m e r o s a s m i n a s que estallan al paso de las
t r o p a s ; y dispersa a las c o l u m n a s de la G u a r d i a Civil
allí destacadas. El General p e r u a n o Silva 110 desalienta.
« L l a m a al Coronel don A u g u s t o B a r r e n e c h e a y al
T e n i e n t e Coronel don L o r e n z o R o n d ó n y los envía con
sus e s c u a d r o n e s respectivos de caballería, a sostener al
Coronel C a n e v a r o , que se b a t e d e f e n d i e n d o la derecha
del llf E j é r c i t o , en los c e r r o s de P a m p l o n a , que dan vis-
ta al portachuelo a m a g a d o .
« V todavía, o r d e n a al Coronel M o r a l e s Bermúdez,
que a v a n c e con su B r i g a d a de caballería a restablecer el
orden en dicho p o r t a c h u e l o ; pero el Coronel n a d a reme-
dia, p o r q u e el a b r a se e n c u e n t r a y a en p o d e r de Barbosa.
«Caceres hace p r o d i g i o s de v a l o r ; r e c o r r e sus lí-
neas y a n i m a a su tropa. V i e n d o que se sostiene A v a r a ,
y que P e r e i r a conserv a el control del centro, acude a la
izquierda, donde el coronel don L o r e n z o Iglesias acaba
di ser arrollado por los R e g i m i e n t o s " C h i l l a n " y "lis-
' '" cuyo f r e n t e despeja el c e r t e r o f u e g o de la [Li-
pa, que d i s p a r a salvas por b a t e r í a s . Y todavía,
•ente f l a n q u e a d o por la B r i g a d a Barbosa».

'1 ••lar),(le:, Las 4 camparla


I'OMO SI FUE1ÍA HOY,

L a victoria se p r o n u n c i ó luego en toda la linea.


«El General Baquedano considera necesaria la cap-
t u r a del p u e r t o de Chorrillos y toma las medidas p a r a al-
canzarla.
« E l General quiere t e r m i n a r pronto. M a n d a a la 2''
B r i g a d a B a r b o s a de la II División a e n c e r r a r a los de-
fensores de Chorrillos por el camino de Lima. B a r b o s a
envía al L a u t a r o por el N o r t e , se a d u e ñ a de la línea f é -
r r e a y de la c a r r e t e r a C h o r r i l l o s - M i r a f l o r e s - L i m a , con-
s e r v a n d o b a j o su m a n o al R e g i m i e n t o " C u r i c ó " y al Ba-
tallón " V i c t o r i a " .
« E l General aprieta m á s la mano. O r d e n a al 3* de
L í n e a , que permanece a r e t a g u a r d i a , pues el C o m a n d a n -
te M a r t í n e z , lo d e j ó de reserva, que se traslade al N o r t e
de Chorrillos; en sostén de la derecha de B a r b o s a y se
u n a al " L a u t a r o " p a r a a r r e m e t e r a la plaza por el N o r -
te.
« L o s p e r u a n o s se sostienen con valentía; su n ú m e -
ro es i n f e r i o r a la fueiv.a asaltante, pero se a t r i n c h e r a n
en las casas, f o r m a n b a r r i c a d a s en las calles, y tiran de
m a m p u e s t o desde el segundo piso y las azoteas».
« L o s u m b r a l e s están m i n a d o s y las chapas, al ser
f o r z a d a s , d a n f u e g o , merced a 1111 mecanismo especial,
a poderosos torpedos.
« S o t o m a y o r o r d e n a el asalto, cuando algunos edi-
ficios empiezan a a r d e r por efecto de las g r a n a d a s .
« L o s p e r u a n o s se a f i r m a n en sus posiciones; se em-
peña u n a lucha encarnizada, en las calles, en las plazas,
en los patios de los edificios y d e n t r o de las piezas.
« N o se pide ni se d a cuartel.
« B a s t a n t e tropa p e r u a n a ocupa I.-.S azoteas, inabor-
dables ; h a n c o r t a d o las escaleras, y cada p u e r t a es u n a
mina mortífera». ( 1 )
El p a r t e oficial del Coronel Barbosa, f e c h a d o en el
c a m p a m e n t o de Chorrillos el 15 de E n e r o de 1881. dice
así:
« C o m a n d a n c i a de la 2" B r i g a d a de la 2" División.
C a m p a m e n t o de Chorrillos, E n e r o 15 de 1881.
«Señor:
« E n c o n f o r m i d a d con las instrucciones que Y. S.
se sirvió i m p a r t i r m e , m e puse en m a r c h a del c a m p a m e n -

I] Klchara. Las 4 campafi s


H6 KNBIQUK o . BAKBOsA

to de L u r i n el 12 del c o r r i e n t e , a las 5 P. M.. con direc-


ción a las posiciones o c u p a d a s p o r el e j e r c i t o peruano.
Al a m a n e c e r llegué al p o r t e z u e l o que da f r e n t e a San
(Juan, l u g a r d e f e n d i d o p o r las f u e r z a s que componían el
a la izquierda del enemigo.
« D i s p u s e c o n v e n i e n t e m e n t e mi lit igada, haciéndo-
la a v a n z a i de f r e n t e , con o r d e n de 110 h a c e r f u e g o sino
h a s t a e s t r e c h a r la d i s t a n c i a q u e nos s e p a r a b a de las trin
c h e r a s c o n t r a r i a s . E l L a u t a r o precedía la marcha, se-
g u i d o por el R e g i m i e n t o C u r i c ó y en último término por
el Batallón V i c t o r i a , todos ellos d i s p e r s a d o s en guerri-
lla.
« A las 5.30 di o r d e n de r o m p e r los f u e g o s sobre los
p a r a p e t o s p e r u a n o s , y desde ese m o m e n t o se prolongó el
c o m b a t e h a s t a las 7 A . M . , h o r a en que se pronunció la
d e r r o t a del ala i z q u i e r d a del enemigo.
« E n n u e s t r o t r a y e c t o t u v i m o s que a t a c a r dos fuer-
tes artillados, que se t o m a r o n a la b a y o n e t a por los Re-
g i m i e n t o s L a u t a r o y C u r i c ó ; c o r r i é n d o m e en seguida
hacia el ala derecha, donde el f u e g o se m a n t e n í a todavía
con vigor, y llegando a las c e r c a n í a s de Chorrillos a las
2 P . M. h o r a en que la d e r r o t a del e j é r c i t o peruano se
completaba en toda la línea.
« T e r m i n a d o el combate, recibí o r d e n superior de
c o r t a r con mi b r i g a d a el p a s o a los t r e n e s ele tropa que
h a b í a n venido de L i m a a r e f o r z a r al enemigo, operación
que 110 dió resultado, p o r c u a n t o los convoyes se habían
r e t i r a d o m u c h o a n t e s de resolverse la acción.

«I.a conducta o b s e r v a d a por la s e g u n d a Brigada ele


la 2 División ha sido d i g n a de todo encomio, n o sólo por
eu valor y disciplina m a n i f e s t a d o s en el ataque, s'110
también por su completa subordinación v cumplida mo-
ralidad después ele la victoria, h a b i é n d o s e r e u n i d o teda
ella en el c a m p a m e n t o q u e se designó, y 110 habiendo te-
nido sino 1111 n ú m e r o m u y r e d u c i d o de dispersos, cuya
suerte se i g n o r a a ú n , p r e s u m i e n d o que pueden haber
quedado m u e r t o s o h e r i d o s en el c a m p o de batalla. Por
tas consideraciones m e p e r m i t o r e c o m e n d a r a V . S. el
"Uto de oficiales y t r o p a que t o m a r e n parte
1 13 del corriente, c o m o así m i s m o el de
tes de campo,
iré a Y . - los p a r t e s detallados ele la acción,
COMO 8 1 F U E R A HOY. S7

i n m e d i a t a m e n t e que m e sean t r a s m i t i d o s por los j e f e s de


los respectivos cuerpos.
« D i o s g u a r d e a V . S.

« ( F d o . ) O. Barbosa.

«Al señor General J e f e de la 2 ' División»

E s i n t e r e s a n t e este p á r r a f o del p a r t e pasado al Co-


ronel B a r b o s a por el j e f e accidental del R e g i m i e n t o Cu-
ricó en C h o r r i l l o s :

«Al a m a n e c e r del citado dia emprendimos el a t a q u e


b a j o la dirección de Y . S., sobre la izquierda de las f o r -
tificaciones enemigas.
«Cúpole a mi R e g i m i e n t o el alto honor de cumplir
d e b i d a m e n t e con la orden que V . S. dió al s a r g e n t o ma-
yor del Regimiento don V i r g i n i o Méndez, y que es la
m e j o r recomendación p a r a el R e g i m i e n t o : «ese cerro
que está v o m i t a n d o f u e g o , le toca al Curicó tomárselo».
¡ Así se m a n d a b a , y así se cumplían las ó r d e n e s !

Miraflorcs

Conocida es la f o r m a sorpresiva en que se inició


esta batalla estanto pendiente un armisticio pactado con
los j e f e s peruanos.
El plan de B a q u e d a n o era enviar a L y n c h con su
P r i m e r a División contra el centro enemigo, y a Soto-
m a y o r con la S e g u n d a División, B r i g a d a s G a n a y B a r -
bosa c o n t r a la izquierda p e r u a n a .
L a B r i g a d a B a r b o s a había t e r m i n a d o su movi-
m i e n t o c o n v e r g e n t e en dirección a la e x t r e m a derecha
de la P r i m e r a División.
El General B a q u e d a n o se a p r o x i m a demasiado a las
f i l a s e n e m i g a s p a r a reconocerlos m á s de cerca c o n f i a n -
d o en el armisticio.
« U n h u r a c á n espantoso se desencadena e n ese
m o m e n t o , a t r u e n a el espacio u n ensordecedor f u e g o de
f u s i l e r í a , de a m e t r a l l a d o r a s , d e a r t i l l e r í a ; se c o n c e n t r a
la lluvia de plomo sobre el General y su ejército».
88

F e l i z m e n t e el G e n e r a l y su comitiva salieron ile-


sos.
¡ A las a r m a s ! g r i t a n los j e f e s . I^os soldados dis-
persos, tendidos en el c a m p o d e s c a n s a n d o , acuden a sus
puestos, t o m a n sus a r m a s y a v a n z a n b a j o una grani-
zada de balas.
«El General B a q u e d a n o o r d e n a al Coronel Lagos
que se h a g a f u e r t e en sus posiciones, al General Lynch
que oblicué a la derecha y en c u a n t o t e n g a terreno su-
ficiente e n t r e en linea c o n t r a el c e n t r o enemigo. Frac-
ciona la S e g u n d a División, d e j a a la B r i g a d a liana
en reserva y envía a la B r i g a d a B a r b o s a por entre
p o t r e r o s y s e m b r a d o s a o p e r a r c o n t r a la izquierda ene-
miga. ]>or la d e r e c h a n u e s t r a » .
« B a r b o s a , con su b r i g a d a c o n t r i b u y ó al éxito al-
c a n z a d o por esa p a r t e » , dice el h i s t o r i a d o r Bulnes.
E s t a b r i g a d a h a b í a sido e n g r o s a d a antes de la
acción por el R e g i m i e n t o A r t i l l e r í a de M a r i n a , el Ha-
tallón Melipilla y la A r t i l l e r í a de la B r i g a d a Gana.
La batalla estaba g a n a d a , la e n é r g i c a resistencia
de L a g o s h a b í a d a d o t i e m p o p a r a que se reuniese la
m a y o r p a r t e del E j é r c i t o .
E n el p a r t e oficial e n v i a d o al M i n i s t r o de la Gue-
r r a por el General en J e f e del E j é r c i t o de Operaciones
del N o r t e , don M a n u e l B a q u e d a n o , se c o n s i g n a n estos
elogiosos p á r r a f o s respecto de la c o n d u c t a del Coronel
Barbosa en las batalles de Chorrillos y M i r a f l o r e s .
« L o s señores J e f e s de División, General Sotoma-
yor y Coroneles L y n c h y Lagos, los de B r i g a d a . Coro-
neles G a n a , A m u n á t e g u i . B a r b o s a y L T r i o l a ; los co-
m a n d a n t e s g e n é r a l e s de A r t i l l e r í a y Caballería, y en
general, todos los j e f e s se h a n d i s t i n g u i d o p o r su em-
peño en h a c e r m á s de lo que el deber les ordenaba.
P e r o lia)' algunos a quienes debo m e n c i o n a r m á s espe-
cialmente. porque les cupo en s u e r t e realizar Una parte
illas i m p o r t a n t e de la t a r e a c o m ú n y en condiciones que
realzan su o b r a » .
C<, a
' ' ' División, a cuya cabeza se b a t i ó denoda-
"le el General S o t o m a y o r , t u v o u n a p a r t e muy
' ' en la victoria de Chorrillos. El Coronel don
Oro/mi!••• n---i-.,sa. que e s t u v o allí como lia estada
' ." '" aliara de la reputación que se
'• •'*• merece en justicia la re-
• él llago aquí, 16 m i s m o q u e e1
Ir
COMO s i FUERA HOY.

líente Coronel don J o s é F r a n c i s c o G a n a , cuya con-


d u c t a f u é superior a todo elogio». ( 1 )
P o r su p a r t e el J e f e de la División, General don
Emilio S o t o m a y o r , dice en su p a r t e al General en J e f e :
«El J e f e de la l." Brigada, Coronel don José F r a n -
cisco G a n a , desempeñó su puesto con la t r a n q u i l i d a d
y pericia de u n valiente, hallándose en el m i s m o caso
el Coronel don O r o z i m b o Barbosa, J e f e de la 2." Bri-
g a d a , que tan buenos servicios ha prestado en la cam-
paría»:

L a victoria costó a Chile p é r d i d a s m u y d o l o r o s a s ;


m á s del 25' < de sus combatientes y j u n t o con el J e f e
de la P r i m e r a B r i g a d a de la División Lynch, Coronel
J u a n M a r t í n e z , m u c h o s j e f e s y oficiales distinguidos.
P e r o el poder del P e r ú se había d e r r u m b a d o .
E r a el 15 de E n e r o de 1881.
E n la t a r d e del 18, Baquedano e n t r a a L i m a y se
iza el Pabellón Nacional en el Palacio de P i z a r r o , y
por 4." vez, en toda la c a m p a ñ a se toca el H i m n o N a -
cional. Y a el g r u e s o del E j é r c i t o se encontraba en
sus alojamientos, d e n t r o de la ciudad, a la que h a b í a n
e n t r a d o el día a n t e r i o r u n o por uno los regimientos en
f o r m a a d m i r a b l e por su orden, disciplina y aspecto
marcial.
L o s vencedores eran dignos de la f a m a conquis-
tada.
Baquedano y B a r b o s a comen j u n t o s esa noche
y al día siguiente recorren la ciudad y el a l o j a m i e n t o
de las tropas.
El General comunica a su a m i g o y c o m p a ñ e r o
las a m a r g u r a s de sus disidencias con el M i n i s t r o de
G u e r r a , que tinen molesto a ese h o m b r e cuya gloria
es t a n inmensa.
El E j é r c i t o se puso entonces, como había estado
d u r a n t e toda la c a m p a ñ a , del lado del General, y se
a c o r d ó o f r e c e r l e un g r a n b a n q u e t e en el Palacio del
G o b i e r n o el 2 4 de E n e r o .
F i r m a n la invitación los j e f e s m á s d e s t a c a d o s :
M a r c o s 2." M a t u r a n a , Cornelio S a a v e d r a , P a t r i c i o
L y n c h , E m e t e r i o Letelier, José Feo. G a n a , Emilio
S o t o m a y o r , J o s é Velásquez, P e d r o L a g o s , O r o z i m b o

1 A h u m a d a . G u e i r a do! r a r í f i c o
00 E N R I Q U E O. B A R LOSA

B a r b o s a , M a r t i n i a n o U r r i o l a y Silvestre U r í z a r Gar-
fias.
El General S a a v e d r a , G o b e r n a d o r de Lima, re-
cién n o m b r a d o , o f r e c e la m a n i f e s t a c i ó n , que agradece
emocionado B a q u e d a n o en c o r t a s f r a s e s .
S i g u e n d o s o r a d o r e s civiles: D o n E u l o g i o Altami-
r a n o y don M á x i m o R . L i r a .
Y e l á s q u e z y B a r b o s a son a c l a m a d o s y se les hace
h a b l a r . A b u n d a n en p a t r i ó t i c o s sentimientos.
Mi p a d r e c o n t a b a con g r a n d e s s i m p a t í a s entre
sus c a m a r a d a s del E j é r c i t o y su actuación en la cam-
p a ñ a le h a b í a merecido g r a n prestigio.
T e n í a m u c h a facilidad de p a l a b r a y 1111 hermoso
t i m b r e de vos. S u b a r b a , que entonces 110 había en-
canecido, d a b a realce a su c a r a t o s t a d a por el sol, en
la que r e l a m p a g u e a b a n u n o s o j o s n e g r o s , brillantes y
expresivos.
C a d a p á r r a f o de su b r i n d i s , m e c u e n t a un asis-
tente al banquete, e r a r u i d o s a m e n t e aplaudido.
G r u e s a s l á g r i m a s r o d a r o n c u a n d o recordó que en
la P a t r i a l e j a n a por la que t a n t o s laureles cosechara,
había d e j a d o dos h i j i t a s de su p r i m e r matrimonio,
m u e r t a s en su ausencia, sin s e n t i r las caricias de la
m a d r e que a n t e s falleciera y del p a d r e que cumplía los
deberes de soldado.
Mi p a d r e había sido casado en p r i m e r a s nupcias
con d o ñ a R a f a e l a S a n M a r t í n , h e r m a n a de los jefes
del mismo apellido, que t a n brillante actuación tu-
vieron el 79.
Baquedano i n t e r r u m p i ó a mi p a d r e en sus brindis
en la p a r t e que relato y le d i c e : B a r b o s a , el valiente,
el valiente ha perdido, es cierto, dos h i j a s que e r a n mor-
tales, pero en la c a m p a ñ a h a e n g e n d r a d o dos h i j o s que
las reemplazan y que son i n m o r t a l e s : A t e y M a n z a n o !
Se r e f e r í a a sus dos acciones de g u e r r a exclu-
sivas.
Y entonces la c o n c u r r e n c i a de pié b r i n d ó por Bar-
bosa.
3on N i c a n o r M o l i n a r e en su estudio sobre las
1
de Chorrillos y M i r a f l o r e s , se e x p r e s a asi del
J e f e de la 2." B r i g a d a :
. • ••¡jmi., Capitán del ü u i n de 1865, Coronel
• V" ! I > o n O r o z i m b o Barbosa, sol-
l u j o y h e r m a n o de una f a m i l i a militar
91

f i n a , o r i u n d a de S a n Felipe, donde a ú n se conservan,


en viejos escudos de a r m a s sus blasones, era B a r b o s a
todo un j e f e a la chilena: f i n o y a s t u t o como 1111 z o r r o ,
valiente h a s t a la temeridad, disciplinario, buen c a n t a r a -
d a y excelente a m i g o .
« S u s t r o p a s , las de la 2.' B r i g a d a , 3." de Linea,
el L a u t a r o , C u r i c ó y Victoria, Artillería y C a z a d o r e s
a Caballo, lo a d o r a b a n .
«Peleó B a r b o s a siempre b i e n ; y d e j ó recuerdos in-
delebles en el C a z a d o r e s del D e s i e r t o y en el L a u t a r o ,
cuerpos tpie m a n d ó en persona en la C a m p a ñ a del Pací-
fico ; que n u e s t r o Coronel, como ya dijimos, poseía do-
tes de g u e r r a especialisimas, cuidando p r i m e r o del sol-
d a d o a n t e s que de su p e r s o n a ; y a m p a r a n d o siempre a
sus subordinados, c u a n d o se les denegaba buena y es-
t r i c t a justicia.
«Se b a t i ó con brillo en T a c n a y t u v o su p a r t e de
g l o r i a en A r i c a ; suyo propio f u é el t r i u n f o de A t e ,
reconocimiento técnicamente ejecutado el 9 de E n e r o
de 1881, que tiene las proporciones de una b a t a l l a ; y
con f r í o y sereno valor dirigió la 2. 9 B r i g a d a en Cho-
rrillos y la m a n d ó así m i s m o en M i r a f l o r e s .
« S u d e s g r a c i a d o fin, c u a n d o General de División
en Placilla, m u r i ó peleando sin t r e g u a , d a n d o p r u e b a s
de indomable valor, es p r u e b a de que Barbosa f u é como
militar, luchador infatigable, sereno y resuelto; j a m á s
pensó en r e n d i r s e ; perdió la vida cumpliendo al pie de
la letra el viejo l e m a : ¡ P r i m e r o m o r i r que ser ven-
cido ! ( 1 )
« L a N a c i ó n » de V a l p a r a í s o , hacía a raíz de la
t e r m i n a c i ó n de la g u e r r a , en 1881, los siguientes jui-
cios; «Uti:> hicida inteligencia, buen caudal de ins-
trucción, valor a toda prueba, sagacidad, tino y buen
corazón, son las dotes que distinguen al Coronel Bar-
bosa, a quien 110 hace m u c h o c o m p a r a b a 1111 escritor
con los caballeros c r u z a d o s ; sin d e j a r de t e n e r m u c h o
de e x a c t o la comparación, creemos que el tipo de Bar-
bosa debe b u s c a r s e en n u e s t r a s leyendas, en la g r a n
epopeya a r a u c a n a » .
«Sil e r g u i d a e s t a t u r a , su tez color de bronce, la
m i r a d a viva, su c h i s p e a n t e y f a n t á s t i c a elocuencia y su
inagotable astucia, le hacen a c e r c a r s e al legendario tipo
del g r a n toqui L a u t a r o , cuyo idioma posee con per-
fección».
DESPUES DE LA GUERRA

H a b í a llegado el m o m e n t o , d e s p u é s de cumplir
con las obligaciones que el t é r m i n o de la g u e r r a 111
puso, de que el Coronel B a r b o s a c u m p l i e r a su compro-
miso m a t r i m o n i a l que supo m a n t e n e r latente durante
toda la C a m p a ñ a por medio de c a r t a s en que s.' refle-
j a b a el deseo de volver a la P a t r i a , pero sólo después
de h a b e r l a servido con t o d a s las e n e r g í a s de su alma.
El m a t r i m o n i o con mi m a d r e se celebró en la svn-
tuosa Capilla del f u n d o que poseía en N o s mi tío abue-
lo don F r a n c i s c o B a e r a S o t o m a y o r .
U n t r e n especial c o n d u j o a los invitados, entre
los cuales f i g u r a b a el General B a q u e d a n o . que fué
u n o de los p a d r i n o s de la c e r e m o n i a nupcial, la que ben-
d i j o don R a m ó n A n g e l J a r a .
E s t e o r a d o r s a g r a d o , que f u é O b i s p o de Ancud
y gloria de la Iglesia chilena, tuvo entonces u n o de 1
m o m e n t o s m á s elocuentes de su p a l a b r a admirable al
hacer r e s a l t a r el s i g n i f i c a d o de la ceremonia y la cali-
dad de los contrayentes.
¡ Y desde entonces aquella unión vivió d í a s felices
que sólo obscureció la g u e r r a civil y sólo d e s a t ó en la
t i e r r a el a r m a f r a t r i c i d a !
N o solamente la atención de su f a m i l i a y de si»,
deberes como C o m a n d a n t e General de A r m a s y Jefe
del E s t a d o M a y o r ocupaban las h o r a s de labor de mi
padre.
« D e s d e su r e g r e s o del P e r ú se ocupó, como Ins-
pector Delegado, en r e v i s t a r los cuerpos que habían
ad de la C a m p a ñ a . Y por su intachable hon-
• designado por el S u p r e m o G o b i e r n o p a r a
uquidar las cuentas de esos m i s m o s v de los
e h: ,ian
• !i i ' - ' - disueltos por n o ser ya necesarios».
a C misión d u r ó h a s t a que f u é n o m b r a d o
COMO s i I I : u ; a llov.

I n t e n d e n t e y C o m a n d a n t e General de A r m a s de la
P r o v i n c i a de V a l d i v i a » .
« E n ese i m p o r t a n t e c a r g o Barbosa desplegó, como
c u a n d o había sido G o b e r n a d o r de Taitón y de I m p e -
rial, las dotes de 1111 correcto y activo m a n d a t a -
rio, A d e l a n t ó m u c h o aquella h e r m o s a y poética" ciu-
dad, s i t u a d a en la m a r g e n izquierda del caudaloso río
de su n o m b r e . Cumplido su período de tres años, f u é
reelegido en p r u e b a de la c o n f i a n z a que su conducta
i n s p i r a b a al G o b i e r n o y del cariño y estimación que
supo c o n q u i s t a r s e de sus gobernados, entre los cuales
se contaba la n u m e r o s a e industrial colonia alemana
p a r a la cual f u é siempre 1111 a m p a r o y 1111 estímulo en
s u s difíciles comienzos».
Su experiencia de la G u e r r a del P a c í f i c o le hacía
p e n s a r en que los civiles debían también estar prepa-
r a d o s p a r a m a n e j a r con acierto un fusil, y por eso
p r o p e n d i ó en toda f o r m a , valiéndose de las influencias
que su posición le daba, a la d i f u s i ó n del tiro al blanco
en el país.
Fué f u n d a d o r y p r i m e r P r e s i d e n t e del Club N a -
cional de T i r o al Blanco, a cuyos p r i m e r o s ejercicios
dominicales al pie del C e r r o S a n Cristóbal, c o n c u r r í a
siempre, e s t i m u l a n d o con su presencia el entusiasmo
de los jóvenes.
Conociendo la precaria situación de los empleados
públicos p a r a quienes no había protección en sus a p u -
ros f i n a n c i e r o s , ni estímulo p a r a sus a h o r r o s , ni f a c i -
lidades p a r a la adquisición ele propiedades, ni a m p a r o
p a r a sus viudas y sus h u é r f a n o s , estudió con don Isi-
d o r o Yásquez Grille, S u b - s e c r e t a r i o de H a c i e n d a , la
f o r m a c i ó n de una sociedad que llenara esos fines.
E n las noches del último invierno, c u a n d o su sa-
lud y sus t a r e a s a b r u m a d o r a s le e x i g í a n m a y o r reposo,
se reunía mi p a d r e con don I s i d o r o p a r a u l t i m a r las
bases de la f u n d a c i ó n de la Sociedad Protección M u t u a
de E m p l e a d o s Públicos, de la que f u é su p r i m e r P r e -
sidente.
H o y cuenta esa Sociedad con 1111 suntuoso edifi-
cio propio, de 4 pisos, en la Calle M o r a n d é esq. de
Rosas, con g r a n d e s capitales de r e s e r v a y con miles
de asociados que g o z a n de los beenficios de esa idea
que t r o p e z ó p a r a s u r g i r con m u c h o s obstáculos que la
i n d i f e r e n c i a y la i g n o r a n c i a ponían en su camino.
P4 E N R I Q U E o . HA l¡ItOS V

T e n í a m i p a d r e g r a n a f i c i ó n p o r la lectura y por
los libros con los cuales, a p e s a r de la exigüidad de
sus r e n t a s , h a b í a f o r m a d o u n a selecta y numerosa bi-
blioteca que d e s p u é s yo 110 p u d e r e c u p e r a r .
El P r e s i d e n t e le h a b í a p r o m e t i d o enviarlo a Eu-
ropa c u a n d o t e r m i n a r a el conflicto, a c a r g o de una
L e g a c i ó n , y p o r eso, a u n q u e d o m i n a b a algo el francés,
recibía, a d e m á s , d o s veces p o r s e m a n a , entre una y
o t r a visita a u n cuartel, lecciones de 1111 profesor de
inglés a las cuales t a m b i é n a s i s t í a mi m a d r e .
E l e g i d o S e n a d o r p o r la P r o v i n c i a de Cautín, for-
m ó p a r t e de la Comisión de G u e r r a y M a r i n a de esa
C o r p o r a c i ó n , y asistió al S e n a d o h a s t a la última sesión
del 18 de A g o s t o , t e r c i a n d o en el debate en las sesiones
en que se t r a t a r o n m a t e r i a s de su p r o f e s i ó n .
S u s a m i g o s , que conocían la necesidad que tenía
de t o m a r s e 1111 descanso f u e r a de S a n t i a g o , descanso
que sus medios n o le p e r m i t í a n , t u v i e r o n la gentileza
de suscribir la s u m a necesaria p a r a obsequiarle una
quinta en S a n B e r n a r d o , en la A v e n i d a Colón esquina
de E y z a g u i r r e , donde a l c a n z a m o s a p a s a r el Verano
de 1890-1891, c u a n d o recién c o m e n z a b a la Revolución.
N u e s t r a familia, n u m e r o s a por p a r t e de padre y
de m a d r e , que había sido unida, como lo son todas las fa-
milias chilenas, sobre todo c u a n d o sus j e f e s han sen-
tido los a f e c t o s que la c a r r e r a de las a r m a s acentúan,
se dividió p r o f u n d a m e n t e con las p r i m e r a s luces de la
g r a n hoguera.
N a d a divide m á s a las f a m i l i a s que las guerras
civiles. E n la de 1891 vimos al p a d r e c o n t r a el hijo,
al h e r m a n o c o n t r a el h e r m a n o y a ú n a la m u j e r contra
el m a r i d o .
El propio P r e s i d e n t e B a l m a c e d a t u v o en u n o de
sus h e r m a n o s , Vicente, u n p a r t i d a r i o e s f o r z a d o de sus
enemigos. . .
Y en mi familia, ¡ c u á n t a d i v i s i ó n !
Mi tío. el General G r e g o r i o U r r u t i a y m i primo
h e r m a n o . Miguel A . U r r u t i a , e x S e n a d o r ele A r a n t e , '
1 ucron de los p r i m e r o s en a b r a z a r la c a u s a del Congreso
contra el Gobierno.
Í. . .M: tío
abuelo. F r a n c i s c o Baeza S o t o m a y o r . que
í G u e r r a y de I n d u s t r i a v O b r a s P ú -
de
Mg* E s t a d o después de la R e v a f e
H t a , Fue también revolucionario, c o m o lo f u e r o n los
COMO SI 1 T i : i t A HOY

Generales Vicente Palacios Baeza y Florencio Baeza,


p r i m o s de mi m a d r e . A m b o s c o m a n d a r o n R e g i m i e n -
t o s en las ú l t i m a s batallas.
D o ñ a S a r a del C a m p o Y á v a r de M o n t t , esposa
del ex P r e s i d e n t e de la República Don P e d r o M o n t t ,
p r i m a h e r m a n a de mi m a d r e , f u é tal vez la d a m a que
con m á s pasión a b r a z ó la c a u s a revolucionaria.
E s a s primas, que h a b í a n pasado j u n t a s íntima-
m e n t e su j u v e n t u d , que se q u e r í a n como h e r m a n a s y
que hoy pasean por E u r o p a y se quieren como antes,
inflexibles por d e f e n d e r la causa de sus respectivos
maridos, llegaron h a s t a tener en una de las principa-
les tiendas de S a n t i a g o un incidente, que u n escritor
e x a g e r a y t e r g i v e r s a , pero que d e m u e s t r a hasta dónde
dividió la pasión a las f a m i l i a s y alejó los afectos m á s
estrechos.
M i s p r i m o s h e r m a n o s , los Generales O r o z i m b o y
Quintiliano B a r b o s a , e r a n entonces cadetes de la Es-
cuela Militar. Felizmente, por su j u v e n t u d quedaron al
m a r g e n de la contienda civil.
E n r i q u e O. B a r b o s a . E n t r a j e de T e n i e n t e de Artillería
1891
MI U N I F O R M E MILITAR

E n la S a s t r e r í a Valdivieso, que proveía de uni-


f o r m e s a los oficiales del E j é r c i t o , se nos hizo, por
orden de n u e s t r o padre, u n u n i f o r m e de militar, del
a r m a de A r t i l l e r í a ; a José Manuel Balmaceda T o r o ,
que tenía m á s o m e n o s mi edad, h i j o del Presidente, se
le confeccionó otro.
El t r a j e c i t o resultó un p r i m o r .
El mío era de Teniente, como el de José M a n u e l ;
el de mi h e r m a n o Alberto, de Sub-teniente, y el de
O r o z i m b o ( C h i m b i t o ) , que falleció a los 9 años, de
S a r g e n t o primero, con g r a n jineta en el brazo.
El u n i f o r m e a n t i g u o , sobre todo el de Artillería,
era m u y vistoso.
( a s a c a n e g r a , con la insignia correspondiente,
dos cañones c r u z a d o s en el cuello, que tenía vivo rojo.
L o s galones sobre las m a n g a s , entrecruzados, lle-
g a b a n h a s t a el codo. Sobre el pecho, cordones cruza-
dos. negros, e n t r e l a z a b a n la triple hilera de botones
d o r a d o s con la insignia de Artillería.
El pantalón negro, con f r a n j a r o j a .
El kepí, con los galones correspondientes al g r a d o ,
e r a de f o r m a f r a n c e s a , Boulanger, con dos cañones
d o r a d o s cruzados. E n c i m a un m o r r i ó n o penacho de
p l u m a s coloradas.
Mi espadita era un modelo en pequeño de la qtu
u s a b a la oficialidad, como era también u n a miniatura,
obsequio del f a b r i c a n t e , el fusil de Chimbito.
U n día f u i m o s a e n r o l a r n o s a n u e s t r o Regimien-
to, el N." 2 de A r t i l l e r í a , que m a n d a b a el Coronel don
Ezequiel F u e n t e s . E s t e glorioso R e g i m i e n t o f u é re-
ducido a un tercio en Concón y aniquilado en Placi-
11a. Al pie de sus cañones m u r i e r o n casi todos sus
soldados y su b r a v o j e f e quedó g r a v e m e n t e herido.
98 MN LÍL(¿L I: O. UAlíJfOSA

¡ Qué orgullosos estábamos!


N o e r a p a r a m e n o s . C e ñ i r la espada que de gene-
ración en g e n e r a c i ó n h a b í a n e m p u ñ a d o nuestros ante-
pasados, p a t e r n o s y m a t e r n o s !
Se n o s vestía de m i l i t a r los D o m i n g o s si nos por
t á b a m o s bien en la semana-i y se n o s tenía prometido
el ascenso a C a p i t á n c u a n d o t e r m i n a r a la Revolución.
Nos sentíamos militares.
E s t r e n á b a m o s el f l a m a n t e u n i f o r m e de artilleros.
I b a m o s a ser p r e s e n t a d o s , como nuevos oficiales, al Pre
sidente.
Y a h a b í a m o s a p r e n d i d o a c u a d r a r n o s y a saludar
m i l i t a r m e n t e , con la a r r o g a n c i a y s o l t u r a de la táctica
francesa.
L l e g a m o s a la M o n e d a .
D e s p u é s de h a c e r n o s a l g u n o s c a r i ñ o s misia Emilia
T o r o , la d i g n a esposa del P r e s i d e n t e , y las que enton-
ces e r a n chiquillas la Elisita. la J u l i t a y la M a r í a Bal-
maceda, f u i m o s introducidos al salón p a r t i c u l a r del Pre-
sidente.
A h í estaba Balmaceda con m i padre.
El p r i m e r o vestía un sobretodo c r u z a d o , en forma
de levitón, con cuello de terciopelo n e g r o , con amplias
f a l d a s que caían elegantemente.
Su cabeza, de a n c h a f r e n t e , a d o r n a d a con pequeña
melena, l i g e r a m e n t e crespa, e r a la m á s hermosísima ter-
minación de esa f i g u r a esbelta, que n a d i e que la vió al-
g u n a vez h a podido olvidar.
S. E . nos m i r a b a sonriente.
Mi p a d r e estaba orgulloso de la a p o s t u r a militar de
sus hijos.
I b a a o f r e c e r n o s , como sus m á s p r e c i a d a s joyas, al
Presidente, (pie e n c a r n a b a toda la g l o r i a y la tranquili-
dad de.su Chile, por el que t a n t a s veces h a b í a ofrecido
su vida en los campos de batalla.
A h o r a , la suya, o f e r t a d a por entero, le parecía po-
ca, c u a n d o se t r a t a b a de hacer i m p e r a r la Constitución,
que su credo de soldado le m a n d a b a d e f e n d e r , sin vaci-
laciones, sin "deliberar". . . p a l a b r a cuyo s i g n i f i c a d o no
conocían los militares de esa época.
y Balmaceda. apoyando.su m a n o sobre mi hombro,
m -!ij.. palabras cariñosas, que 110 recuerdo, pero que
entonces h a l a g a r o n mis oídos de n i ñ o v que, si las recor-
COMO SI F U K l t A HoY.

d a r a , cómo enternecerían hoy mis recuerdos de viejo!


N o s despedimos.
M o m e n t o s después e s t á b a m o s j u g a n d o a los solda-
dos, con los soldaditos de plomo que tenía Manuelito
Balmaceda . . .
E r a m o s niños.
¡LO CAÑAS!

— ¡ E n r i q u i t o ! — m e llamó u n día de Agos'.o mi ma-


dre. A n d a a b u s c a r a t u p a p á , que hace m u c h o rato está
en el último p a t i o y p r o c u r a t r a e r l o " .
C o r r i e n d o a t r a v e s é la casa, llegué al tercer patio y
lo e n c o n t r é en u n a pieza chica, que le servía como de
escritorio privado, en la q u e solia e n c e r r a r s e para tra-
b a j a r o leer sus o b r a s predilectas.
Al p e n e t r a r con la i m p r u d e n c i a de los niños a esa
habitación, lo sorprendí llorando, a f i r m a d a la cabeza en-
tre ambas manos.
L e v a n t á n d o s e y secándose las l á g r i m a s con el gran
pañuelo a c u a d r o s que u s a b a n los a f i c i o n a d o s al " r a p é ' ,
m e t o m ó de la m a n o n e r v i o s a m e n t e .
— ¿ Q u é tiene, p a p a c i t o ? ¿ P o r qué está llorando?—
le p r e g u n t é .
Y entonces, con la sinceridad que ponia en sus pa-
labras, con la emoción consiguiente a su estado de áni-
mo del momento, m e c o n t e s t ó :
— ¡ E s que v a n a ser f u s i l a d o s u n o s jóvenes, casi
unos niños, un poco m a y o r e s que t ú !
¡ L a O r d e n a n z a es implacable!. . .
L o estoy oyendo como si f u e r a hoy.

E n la m a ñ a n a h a b í a s e n o t a d o m u c h o movimient •
de a y u d a n t e s y o r d e n a n z a s . L o s llamados a la Moneda
se sucedían y en todas las p e r s o n a s de la casa se notaba
mezcla de a n g u s t i a y de zozobra.
Comenzaba la p a r t e f i n a l de la g r a n t r a g e d i a .
J u n t o con tenerse noticias de que la E s c u a d r a revo-
lucionaria había salido del N o r t e r u m b o al S u r , convo-
yando numerosos t r a n s p o r t e s q u e c o n d u c í a n el ejército
f o r m a d o allá en Iquique, empezó el país a c u b r i r s e de
§ montoneras.
COMO SI F U E R A HUY. 101

" L a s m o n t o n e r a s , que el D e r e c h o de Gentes pone


f u e r a de la Ley, como m u y bien lo dice el P r e s i d e n t e
B a l m a c e d a en su c a r t a llamada su T e s t a m e n t o Político,
y q u e por la n a t u r a l e z a de las depredaciones que están
l l a m a d a s a cometer h a b r í a n sido causa de desgracias so-
ciales. políticas y económicas, se creyó siempre que de-
bían ser b a t i d a s y j u z g a d a s con a r r e g l o estricto a las
disposiciones de la O r d e n a n z a Militar»
«Felizmente, a g r e g a Balmaceda, d u r a n t e siete me-
ses el país se vió libre de esta calamidad. P e r o en el mes
de A g o s t o y en vísperas del desembarco militar de Q u i n
teros, las m o n t o n e r a s hicieron irrupción en todos los de-
p a r t a m e n t o s . desde V a l p a r a í s o a Concepción. Aprove-
c h a n d o de las s o m b r a s de la noche, rompían y destroza-
ban los t e l é g r a f o s , llevándose los postes y los a l a m b r e s ;
i n t e r r u m p í a n la línea f é r r e a , haciéndola saltar con di-
n a m i t a en m u c h o s p u n t o s a la vez; a t a c a b a n y destroza-
ban los puentes, m a t a n d o a los g u a r d i a n e s , y los que lo-
g r a b a n a p r e s a r , como en la provincia de Linares, eran
fusilados.
« N u n c a f u é m á s crítica la seguridad del E j é r c i t o
y de su poder y la necesidad de su concentración.
«Los j e f e s de División hubieron de d i s t r a e r nu-
m e r o s a s f u e r z a s en el cuidado de los t e l é g r a f o s y de la
línea f é r r e a , con g r a v e perturbación de las operacio-
nes posteriores que se desarrollaron tan r á p i d a m e n t e en
Concón.
«Si las f u e r z a s destacadas en persecución de las
m o n t o n e r a s y el cuidado de los t e l é g r a f o s y la linea fé-
r r e a . de la cual dependía la existencia del Gobierno y la
vida del E j é r c i t o , no han observado estrictamente la
O r d e n a n z a Militar y han cometido abusos o actos con-
t r a r i o s a ella, yo los condeno y los execro. E s t o y cierto
que c o n m i g o los c o n d e n a n igualmente todos los que con-
t r i b u y e r o n a la dirección del Gobierno en las h o r a s pe-
l i g r o s a s de la Revolución.
« T o d o s sabemos que hay m o m e n t o s inevitables y
a z a r o s o s en la g u e r r a , en que se producen a r r e b a t o s sin-
g u l a r e s que la precipitan a e x t r e m i d a d e s que sus direc-
tores n o a c e p t a n y r e p r u e b a n . L a t r á g i c a m u e r t e del Co-
ronel Robles, h e r i d o al a m p a r o de la C r u z Roja, la
m u e r t e violenta de a l g u n o s j e f e s y oficiales hechos pri-
sioneros en Concón y la Placilla. el d e s a s t r o s o f i n del
M i n i s t r o y cumplido caballero don M a n u e l M a r í a aldu
nate, y los desvíos que se a s e g u r a n cometidos c o n t r a la
1 0 2 KNUHiUK o, HARIJOSA

m o n t o n e r a que se o r g a n i z ó en S a n t i a g o , prueban que en


la g u e r r a se p r o d u c e n , a p e s a r de la Índole y de la recta
v o l u n t a d de sus j e f e s , hechos aislados y dolorosos que a
todos n o s cumple d e p l o r a r . »
L a m o n t o n e r a s o r p r e n d i d a en " L o C a ñ a s " , a las
p u e r t a s de S a n t i a g o , esa t r i s t e m a ñ a n a del 19 de Agos-
to, tuvo un f i n doblemente t r á g i c o .
F o r m a d a p o r g r u p o s de jóvenes, que dirigía desde
sus escondites el C o m i t é R e v o l u c i o n a r i o de Santiago,
tenía como principal o b j e t i v o hostilizar la acción del Go-
b i e r n o en la capital, en el s u p r e m o m o m e n t o de la deci-
sión final, c o r t a r los p u e n t e s del río M a i p o y Angostura
a t a c a r la M o n e d a y las m o r a d a s de los Generales Bar-
bosa y Yelazquez, h a c e r volar los puentes, c o r t a r las lí-
neas t e l e g r á f i c a s y t e l e f ó n i c a s e impedir, por todos los
medios, la e f i c a z concentración de las divisiones que el
Gobierno tenía p r e p a r a d a s p a r a p r e v e n i r un desembar-
co y a en Coquimbo, y a en V a l p a r a í s o , ya en Talcahuano
Aquella j u v e n t u d , ilusionada con prestar a sus
ideales el c o n t i n g e n t e de su e n t u s i a s m o , se entregó con-
f i a d a v sonriente a sus directores, que no supieron ha-
blarles con f r a n q u e z a de los peligros que corrían y que
110 t o m a r o n precauciones p a r a que esas vidas que se
iban a e x p o n e r p a r a a r r e b a t a r m u c h a s o t r a s vidas, 110
menos preciosas y de p e r s o n a s inocentes, se malograran
prematuramente.
U n a p a r t e de esos jóvenes, a u x i l i a d o s por indivi-
duos reclutados e x p r e s a m e n t e , con el fusil de mampues-
to, t r a s las t a p i a s de " L o C a ñ a s " , resistió débilmente
por su n ú m e r o , si no por su c o r a j e , el a t a q u e del piquete
cF soldados que el G o b i e r n o envió p a r a c a p t u r a r esa
montonera.
Así cayeron, h e r i d o s por el plomo de las balas o por
el filo de los sables unos c u a n t o s jóvenes, que quisieron
ser émulos de M a n u e l R o d r í g u e z
O t ros f u e r o n hechos prisioneros en la r e f r i e g a y
sometidos a las leyes severas de la O r d e n a n z a Militar.
Pocos l o g r a r o n escapar.
L u c t u o s o episodio como todos los que c a u s a r o n de-
r r a m a m i e n t o de s a n g r e .
Si la f u e r z a enviada p a r a c a p t u r a r a los montone-
ro-.. no pudo t o m a r l o s a todos e hizo a l g u n a s víctimas,
estas f u e r o n sólo aquellos que hicieron resistencia.
COMO s i i c t : i : \ HOY.

¡Así son las g u e r r a s v sobre todo, las g u e r r a s ci-


viles!
N o podía a u t o r i z a r n i n g ú n acto de crueldad quien
n o h a b í a o r d e n a d o jamás, en toda su vida militar, que le
d i e r a n un palo a soldado a l g u n o !
Y en aquellos tiempos los azjotes eran 1111 castigo
corriente, y en los que c o r r e n . . . tienen también sus p a r -
tidarios.
L a existencia de ciento y tantos prisioneros, de los
cuales n u e v e f u e r o n sentenciados a muerte, d e m u e s t r a
que aquella p r i m e r a p a r t e de la t r a g e d i a de " L o C a ñ a s "
n o t u v o por objeto m a t a r por m a t a r .
E n la noche del 19 de A g o s t e se r e u n i ó 1111 Conse-
j o de G u e r r a que presidió el Coronel R a m ó n Y i d a u r r e .
f o r m a d o por j e f e s y oficiales, de a c u e r d o con la O r d e -
nanza.
L o s prisioneros con entereza declararon los pla-
nes que p e r s e g u í a la m o n t o n e r a , ya diezmada y, cons-
cientes del f i n que les esperaba, f u e r o n sinceros en sus
confesiones.
.Al C o n s e j o de G u e r r a n o le quedaba otra cosa que
hacer.
El P r e s i d e n t e de la República t u v o que m o s t r a r s e
inflexible, y la sentencia se cumplió, sin debilidades que
el d e b e r no acepta y sin crueldades que la conciencia re-
chaza.
D u r a lex sed lex.
Y p a r a las m o n t o n e r a s , t o d a s las leyes del m u n d o
señalan ese inevitable f i n .
E s e día corrió el r u m o r de que con los montoneros
se había excedido en el empleo de la f u e r z a el oficial
que la c o m a n d a b a . E n t o n c e s el Geneial Barbosa, que ya
se disponía p a r a salir a c a m p a ñ a , o r d e n ó que el m á s jo-
ven de sus a y u d a n t e s y su cuñado, don E n r i q u e Baeza
Y á v a r , se t r a s l a d a r a a L o Cañas, con el c a r á c t e r de ayu-
d a n t e del Fiscal M i l i t a r que acababa de n o m b r a r , p a r a
que lo i n f o r m r a de la verdad de lo o c u r r i d o esa m a ñ a n a
t r i s t e de A g o s t o .
« L l e g u é de noche, cuenta E n r i q u e , c u a n d o los caí-
dos en la r e f r i e g a de la m a ñ a n a h a b í a n sido e n t r e g a d o s
a sus f a m i l i a s en S a n t i a g o , y sólo encontré a los que h a -
blan sido hechos prisioneros y a quienes, r e u n i d o en u n a
sala de las casas, j u z g a b a un C o n s e j o de G u e r r a n u m e -
roso, presidido por el Coronel Y i d a u r r e » .
1(14 K N I í K f l ' K O. HAKBOSA

« E n t r e ellos e s t a b a 1111 a m i g o , un compañero de co-


legio. a quien n o h a b í a reconocido en la semi oscuridad
del c o r r e d o r , que u n a luz de p a r a f i n a poco alumbra-
ba.»
« M e puse a c o n v e r s a r con él y con o t r o s de sus coin
p a ñ e r o s , a quienes hice c o m p a ñ í a , obsequiándoles ciga-
rrillos y t r a t a n d o de i n f u n d i r l e s á n i m o y esperanzas de
que la sentencia del C o n s e j o n o h a b í a de serles tan ad-
versa. Ellos, que a u n q u e a r r e p e n t i d o s de la aventura,
h a b í a n c o n f e s a d o con altivez sus propósitos, no se mos-
t r a b a n o p t i m i s t a s : i>or el c o n t r a r i o , m e pidieron les faci-
litara los medios de escribir a s u s f a m i l i a s una despedi-
da que c r e í a n i m p o s t e r g a b l e ! »
«Tal vez c u a n d o reciba é s t a — e s c r i b i ó sereno, mi
a m i g o con pulso f i r m e — e s t a r é , m a m a c i t a . en la man-
sión de los justos. P o r n o s e g u i r sus consejos, me en-
c u e n t r o en estos t r a n c e s tan a p u r a d o s . . . »
« V d o b l a n d o la h o j a , asi sin sobre, que no lo habia.
me la e n t r e g ó y la g u a r d é en el bolsillo interior de mi
casaca militar.»
« L a sentencia salió e n t r e 2 y 3 de la m a ñ a n a , y ella
condenaba a m u e r t e a n u e v e de los prisioneros, entre los
cuales estaba mi a m i g o . »
« H i c e p r o d i g i o s p a r a salvarlo, a ú n a costa de mi
c a r r e r a , pero m e f u é imposible. . . »
«Con las p r i m e r a s luces llegó la n e g a t i v a del indul-
to y. entonces, despaché unos o r d e n a n z a s en busca de un
c o n f e s o r , a 1111 convento cercano. N o alcanzó a llegar.»
« T o d o s a g r a d e c i e r o n mi c o m p a ñ í a , mis palabras
de aliento y las pocas atenciones que jKxlía prodigarles
en esos m o m e n t o s , en los u m b r a l e s de 1111 severo Consejo
de G u e r r a »
«Los a c o m p a ñ é , e x h o r t á n d o l o s q u e elevaran sus
oraciones a D i o s y todos, m e n o s u n o que se n e g ó a ha-
cerlo, rezaban en voz. alta con f e r v o r . »
« D e espaldas a u n a pared, en u n a fila, con los ojos
vendados, los s o r p r e n d i ó la f a t a l d e s c a r g a . »
«¡Todos murieron instantáneamente!»
« H a b í a t e r m i n a d o el segundo acto del d r a m a des-
arrollado al pie de la n e v a d a cordillera.»
«Yo, que había cumplido la orden de t o m a r averi-
guaciones sobre la a c t i t u d de la t r o p a en la m a ñ a n a an-
te .r y que había t e r m i n a d o la misión d e humanidad
COMO 81 PUKKA HOY 10.")

que la casualidad me había impuesto, r e g r e s é al galope


a Santiago.»
« U n oficial quedó a c a r g o de los c a d á v e r e s y el res-
to de la tropa r e g r e s ó t r a y e n d o a ciento y t a n t o s prisio
ñeros, que f u e r o n llevados a los cuarteles.»
El General, con su E s t a d o M a y o r se había e m b a r -
cado ya y m e había d e j a d o la orden de ir a los A r s e n a l e s
a a p u r a r el e m b a r q u e de c u a t r o c a r r o s de municiones.»
« N o t u v e tiempo p a r a reponerme de las impresio-
nes de ese día. llamado por mi puesto de a y u d a n t e del
General, a ser también a c t o r y testigo de la última p a r t e
de la g r a n t r a g e d i a que había de d e s a r r o l l a r s e en los
campos de Concón y Platilla.»
« E n mi u n i f o r m e , que tuve que a b a n d o n a r después
de la d e r r o t a , p a r a s a l v a r m e de la persecución, quedó
aquella c a r t a cuyos t é r m i n o s a ú n recuerdo v que a ñ o s
después sólo pude t r a s m i t i r v e r b a l m e n t e a la desgracia-
da m a d r e de aquel m a l o g r a d o h i j o ! »

LA DESPEDIDA

iín la casa había g r a n agitación por todas partes.


Mi m a d r e p r e p a r a b a un maletín de c a m p a ñ a , pro-
c u r a n d o n o olvidar ni un detalle.
U n o r d e n a n z a d a b a lustre a las botas de m o n t a r y
sacaba brillo a los espolines de plata, de una f o r m a ori-
ginal. que u s a b a mi padre.
M i s tíos, a y u d a n t e s del E s t a d o M a y o r , vestidos de
u n i f o r m e de c a m p a ñ a , conversaban con mi abuela. l i s t a
había insistido a f e c t u o s a en prenderles en el " d o l l m a n "
una medalla ele la V i r g e n o un " d e t e n t e " del Corazón
de J e s ú s . N o q u e d a r í a t r a n q u i l a si sus h i j o s 110 llevaban
esa protección, que su f e le hacía aparecer infalible.
E n la calle, iban reuniéndose oficiales y o r d e n a n z a s
montados.
E n el patio, oficiales de mavof g r a d u a c i ó n , algunos
civiles que tal vez. serían políticos, a m i g o s y a m i g a s de
la familia, e s p e r a b a n la llegada del " G e n e r a l " , que ha-
bía ido a la M o n e d a a despedirse del P r e s i d e n t e y reci-
bir sus ú l t i m a s instrucciones.
N o s o t r o s , los niños, i n t r u s o s y curiosos, n o s me-
tíamos por aquí y por allá.
T o d o aquello h a b r í a sido p a r a nosotros tata fiesta
si n o h u b i é r a m o s n o t a d o los semblantes a n g u s t i o s o s de
mi m a d r e , de mi abuela y de mis tías.
E n el d o r m i t o r i o , mi m a d r e sacudía y ponía sobre
la c a m a el u n i f o r m e y la ropa de vestir. L a s medallas,
con las b a r r a s de T a c n a y A r i c a , Chorrillos y M i r a f l o -
res, lucían sobre la b o r d a d a casaca de general de di-
visión.
U n a espada, con e m p u ñ a d u r a de oro y piedras pre-
cios,as, regalo de la g u a r n i c i ó n de S a n t i a g o con motivo
del ú l t i m o ascenso, estaba ahí al lado de los a n t e o j o s
ION K N B I Q U E O. ltAllllOKA

l a r g o s <lc c a m p a ñ a , e s p e r a n d o su bautismo, recién salida


del estuche que la g u a r d a b a .
lili la A l a m e d a se sentían, de c u a n d o en cuando, los
a c o r d e s de m a r c h a s conocidas. U n o s t r a s otros, con sus
equipos completos, al m a n d o de j e f e s f a m i l i a r e s para
mí, quienes s a l u d a b a n l i g e r a m e n t e al p a s a r por nuestros
balcones, iban d e s f i l a n d o los regimientos, p a r a embar-
c a r s e en la E s t a c i ó n A l a m e d a .
¿ P o r qué t a n t o m o v i m i e n t o ?
¿ A qué se d e b í a n t a n t o s p r e p a r a t i v o s ?
Se h a b í a recibido del I n t e n d e n t e de Valparaíso, al-
m i r a n t e Viel, la noticia de que f u e r z a s revolucionarias,
venidas del N o r t e , i n t e n t a b a n d e s e m b a r c a r cerca de
V a l p a r a í s o , d o n d e se a v i s t a b a n t r a n s p o r t e s de gue-
r r a , al a m p a r o de b u q u e s de la E s c u a d r a sublevada.
M i padre, cuya salud estaba s e r i a m e n t e quebranta-
da, h a b í a recibido orden de salirles al encuentro como
g e n e r a l í s i m o de las f u e r z a s del Gobierno.
D e p o s i t a r i o de toda la c o n f i a n z a del Presidente
Balmaceda, fiel e x p o n e n t e de la disciplina y lealtad de
las f u e r z a s a r m a d a s , tenía en su h a b e r u n a tradición
de valor y de e s t r a t e g a , a d q u i r i d a en las c a m p a ñ a s de la
A r a u c a n i a , b r i l l a n t e m e n t e c o n f i r m a d a en toda la gue-
r r a c o n t r a el P e r ú y Bolivia, como j e f e de División.
E s t a b a e n f e r m o . A g o b i a d o por los desvelos de los
a g i t a d o s meses a n t e r i o r e s , m i n a d o por t r a i d o r a diabe-
tes, conservaba, sin e m b a r g o , toda la e n e r g í a y entere-
za de su a l m a de soldado.
¡ Vencer o m o r i r !
E s e era su lema. S i e m p r e h a b í a vencido. Ja-
m á s , a! f r e n t e de sus t r o p a s , ya en las recias arremeti-
das de los indios, en el S u r ; y a en la g u e r r a del 51. ya
escalando al f r e n t e de sus h o m b r e s el M o r r o de Arica,
después de haberlos electrizado con u n a a r e n g a que aún
recuerdan los que oyeron el t i m b r e de su voz aquella
m a ñ a n a de gloria, j a m á s , h a b í a conocido las decepcio-
nes y el dolor de u n a d e r r o t a , menos la a m a r g u r a de una
traición de sus s u b a l t e r n o s !
¡ \ encer! N o lo d u d a b a . A g u e r r i d o su e j é r c i t o de
línea, disciplinado, al f í e n t e de j e f e s experimentados,
o n a d o y pertrechado, d e f e n d i e n d o u n a cau-
; teniendo el o r d e n , a p o y a n d o el Gobierno,
. presentaba como el g a l a r d ó n final p a r a
COMO SI F U E R A HUY. 109

él <¡lie había permanecido al lado de las instituciones


y fiel al presidente Balmaceda.
¿ M o r i r ? M o r i r en el campo de batalla, como solda-
do, era su sueño. Así lo decía siempre y, si a l g ú n temor
tenía, e r a el de m o r i r en la cama, v u l g a r m e n t e , sin sen-
tir el olor de la pólvora, ni oir el estampido de los ca-
ñones.
P o r eso, c u a n d o recibió la orden de ponerse al f r e n -
te de las t r o p a s p a r a detener el avance del enemigo, su
c u e r p o e n f e r m o se i r g u i ó y en sus ojos n e g r o s brilló el
r e s p l a n d o r de su l e m a : «Vencer o M o r i r . »
Emilio R o d r í g u e z Mendoza, en su obra " C o m o si
f u e r a a y e r " — q u e h a inspirado ti título y la confección
de este libro, r e f i e r e así la entrevista con el P r e s i d e n t e
Balmaceda:
«El P r e s i d e n t e y el General celebraban su última
c o n f e r e n c i a , espiada de cerca por la m u e r t e que ya se-
g u í a como u n a s o m b r a cada vez m á s obscura al caudillo
y al valeroso general, encarnación de la r a z a y de todo
1111 p a s a d o militar.
«Se a b r a z a r o n en silencio, m u y emocionado el pri-
m e r o y c o n f i a d o el s e g u n d o : lo rejuvenecía al general
la p r o x i m i d a d de la batalla, y tan s e g u r o estaba de re-
g r e s a r r á p i d a m e n t e a la capital, después de h a b e r d a d o
cuenta de la Revolución y de su E j é r c i t o , que p r e f i r i ó
110 despedirse de la f a m i l i a del Presidente.
¡Adiós, a d i ó s ; su general estará aquí victorioso en
dos días m á s !
E r a la despedida eterna.,>
D s p u é s de su e n t r e v i s t a con el P r e s i d e n t e mi padre
r e g r e s ó a la casa.
« Y a llegó el g e n e r a l ! ! » . . . Se sintió m u r m u r a r en
el patio lleno de jente.
D i ó mi p a d r e al p a s a r a l g u n a s ó r d e n e s breves a los
j e f e s de su E s t a d o M a y o r , quienes esperaban, y e n t r ó
al d o r m i t o r i o donde e s t á b a m o s todos.
V i s t i ó su u n i f o r m e . Mi m a d r e le ayudó. H a b l a b a
poco.
D e pronto, m i r á n d o m e , d i j o :
— Q u e vistan a E n r i q u i t o de militar. Lo llevaré
conmigo.
Y como mi m a d r e se opusiera, a g r e g ó : Se t r a t a de
un reconocimiento n a d a m á s , no temas. N o p o d r á n des-
e m b a r c a r . Y si d e s e m b a r c a n , ¡ a c a b a r é con ellos!
KNRLLIUL-: O. HA RIJOSA

E n t r e t a n t o , yo le a y u d a b a a ponerse las espuelas


v le p r e g u n t a b a si m a n d a r í a ensillar, p a r a acompañarlo,
el m a m p a t i t o n e g r o o la p o t r a n q u i t a a l a z a n a que el día
a n t e r i o r m e h a b i a r e g a l a d o u n o de sus ayudantes, Fran-
cisco L e i g b t o n S o t o m a y o r .
S í ; yo i r í a con él. ¿ A c a s o 110 lo había acompañado
en sus visitas a los c u a r t e l e s y a a l g u n o s simulacros en
el P a r q u e ?
P e r o mi m a d r e se opuso.
Y m e e n g a ñ ó , p a r a c o n f o r m a r m e , diciéndome que
al día siguiente i r í a m o s a j u n t a r n o s con el E j é r c i t o , Ma-
nuelito Balmaceda, h i j o del P r e s i d e n t e , y yo.
Llegó el m o m e n t o de ceñir la espada.
— E s a espada n ó , — d i j o . — T r á i g a n m e la antigua,
mi espadín, el que h e r e d é de mi p a d r e , el que llevé en la
g u e r r a del P a c í f i c o .
Y ciñó su espadín, que tenía la e m p u ñ a d u r a en cruz,
que estaba viejo y o x i d a d a su vaina, pero que. sin duda,
le t r a í a t a n t o s r e c u e r d o s de g l o r i a s p a s a d a s y tal vez
consideraba su mascota.
L a espada de lujo, con e m p u ñ a d u r a de oro v pie-
d r a s preciosas, volvió a su estuche, q u e d ó ahí y se per-
dió. como todo lo n u e s t r o , en el saqueo.
— M i general, su caballo está listo—vino a avisar-
le el subteniente F r a n c i s c o J a v i e r D í a z , hoy Inspector
General del E j é r c i t o , que e r a el m á s joven de los ayu-
dan íes del E s t a d o M a y o r , recién salido de la Escuela
Militar.
Y entonces. . .¡lo estoy viendo como si f u e r a lr-yl
E n la pared, sobre la cómoda, colgaba un cuadro
con u n a imagen de la V i r g e n del C a r m e n , que a ú n con-
servo, como reliquia la m á s a p i e c i a d a .
Mi p a d r e se paró, m i l i t a r m e n t e c u a d r a d o , delante
de esa i m a g e n ; el kepi en la m a n o derecha, la izquierda
acariciando la e m p u ñ a d u r a de su e s p a d í n :
— « A d i ó s , S e ñ o r a ! A U d . le encomiendo los míos
y mi casa.»
N o tuvo valor p a i a decirnos a n o s o t r o s su último
adiós.
Sin m i r a r n o s , salió al patio, sereno, sin u n a vaci-
lación.
Mi m a d r e quedó llorando.
- Y o lo seguí h a s t a la p u e r t a .
COMO 81 F U E R A H O Y . . . 111

I-o vi m o n t a r en su caballo, d e s e n v a i n a r su espada


y mandar:
«; A d e l a n t e ! »
Veintiocho oficiales, que e r a n sus a y u d a n t e s del
l i s t a d o M a y o r General y algunos ordenanzas, clavaron
los l u j a r e s de sus c a b a l g a d u r a s y partieron al galope.
L o s vi a l e j a r s e por la c a r r e t e r a n o r t e de la Alame-
da, r u m b o a la E s t a c i ó n .
Y como si f u e r a hoy, veo a mi padre, a r r o g a n t e so-
bre su caballo de g u e r r a , como lo había visto t a n t a s ve-
ces en los desfiles del 18 de Septiembre.
Volví al dormitorio, donde estaba mi m a d r e y mis
h e r m a n o s y, por p r i m e r a vea, lloramos j u n t o s . . .

E M P I E Z A N U E S T R O VIA CRUCIS

N o era p r u d e n t e que esa noche a l o j á r a m o s en casa.


U n a m u j e r , que prestaba los servicios de espía, t r a -
j o la noticia de que esa noche se iban a t o m a r la Mone-
da, que n u e s t r a familia iba a ser c a p t u r a d a p a r a m a n -
tenerla en rehenes y que, probablemente, lo que n o ha-
bía alcanzado a hacer la m o n t o n e r a de " L o C a ñ a s " , lo-
g r a r í a n hacerlo o t r a s que se h a b í a n organizado.
E s t á b a m o s en el comedor c u a n d o llegó un Edecán
del P r e s i d e n t e llevándonos un recado cariñoso de éste y
r e c o m e n d a n d o que saliéramos esa m i s m a noche de la
casa porque, h a b i e n d o quedado S a n t i a g o :-m t r o p a s de lí-
nea, sería peligroso q u e d a r n o s en ella, que sería el cen-
tro obligado de cualquier ataque.
Mi m a d r e r e u n i ó t o d a s sus a l h a j a s , las medallas de
mi padre, que se c o n t a b a n e n t r e las m á s p r e c i a d a s ; en
g r a n d e s c a n a s t o s a c u m n ' ó los plaquees del comedor, y
con n o s o t r o s buscó r e f u g i o esa noche en casa de don
1 uis E d g a r d o T h o m p s o n , distinguido caballero inglés,
a m i g o n u e s t r o , que vivía en la calle Ruines, y al a m p a r o
de cuya b a n d e r a , nada, p r e s u m í a él, p o d r í a m o s temer.
¡ Q u é noche aquella!
A l o j a d o s en el salón de la casa, los niños, excitados
por los acontecimientos, e s t á b a m o s inquietos, odiosos.
U n a p a t r u l l a de soldados m a n d a d a por el I n t e n -
dente don G r e g o r i o C e r d a O s s a p a r a r e s g u a r d a r n o s ,
t u r b ó m á s la calma.
112

Al día siguiente, T h o m p s o n n o disimulaba su in-


quietud. El sabía que a h í n o e s t á b a m o s seguros. Acaba-
ban de llegarle noticias de que su casa había ingresado
a u n a lista fatídica, que se f o r m a b a en el Comité Revo-
lucionario, por el hecho de p r e s t a r n o s asilo.
Con su lealtad b r i t á n i c a n o s a d v i r t i ó del peligro,
que p e r s o n a s a m i g a s c o n f i r m a r o n después.
E r a una medida de p r u d e n c i a b u s c a r u n asilo más
seguro.
— E l g e n e r a l e s t a r á m á s t r a n q u i l o , — l e decía un
g r a v e s e n a d o r a mi m a d r e . — s a b i e n d o que U d s . no co-
r r e n n i n g ú n peligro.
« F i g ú r e s e U d . , C o r i n a , qué h a r í a el general si su-
piera, a h o r a que debe t e n e r todo el dominio de sí mismo
p a r a d i r i g i r a su ejército, si supiera que le habían roba-
do a sus h i j o s o que a U d . la h a b í a n secuestrado! La
c a u s a exige que usted t o m e precauciones,» agregaba,
severo.
Y tenía razón.
Al día siguiente, sería el 21 de A g o s t o , llegamos a
la Legación de E s p a ñ a , b u s c a n d o a m p a r o b a j o su pa-
bellón.
E n los altos del edificio que hoy ocupa la Drogue-
r í a D a u b e , en la calle M e r c e d esquina de S a n Antonio,
tenía su residencia el M i n i s t r o de E s p a ñ a .
E s t a b a a c a r g o de la L e g a c i ó n , el Vizconde de Vis-
ta Florida, señor de O s m a , a g r e g a d o militar, casado
con la d i s t i n g u i d a d a m a chilena s e ñ o r a Constanza Cor-
tés.

EN LA LEGACION D E ESPAÑA

La noche del 28 de Agosto

L a p r e m u r a con que nos h a b í a m o s r e f u g i a d o en la


Legación y la e s p e r a n z a de que esta hospitalidad f u e r a
t r a n s i t o r i a por el t r i u n f o p r ó x i m o de las f u e r z a s presi-
denciales, c o n t r i b u y e r o n a que el m e n a j e del tercer piso,
que se nos había cedido, e s t u v i e r a l i m i t a d o a lo m á s in-
dispensable.
N o disponíamos de comodidades, p e r o ahí estaría-
mos tranquilos.
113

Al f i n era cosa de pocos días, una precaución (pie


110 e s t a r í a de m á s .
lili las g r a n d e s salas, desmanteladas por completo,
se e x t e n d í a n en la noche los colchones que, enrollados
en el día, s e r v í a n de asientos. L a f a l t a de l á m p a r a s era
suplida por velas y estaban encendidas de día y de no-
che las que se o f r e n d a b a n en un pequeño a l t a r improvi-
sado. a la V i r g e n del C a r m e n , P a t r o n a del E j é r c i t o , a
quien se hacían repetidas m a n d a s por la vida de los
m i e m b r o s de la familia que c o r r í a n peligro en los cam-
pos de batalla. U n a imagen de la V i r g e n del P e r p e t u o
S o c o r r o y o t r a del N i ñ o Bambino, m u y prestigiado por
sus m i l a g r o s de aquella época, completaban el a l t a r en
el que también f i g u r a b a n un r e t r a t o de mi padre, que
m a n d a b a u n o de los ejércitos en l u c h a ; de mis tíos Mi-
guel y E n r i q u e Baeza Y á v a r , que eran sus a y u d a n t e s
de campo, y de mis tíos Lilis y Carlos Baeza Y á v a r , que
también d e s e m p e ñ a b a n 1111 papel, como j e f e de la g u a r -
nición militar de u n f u e r t e en V a l p a r a í s o , el primero, y
como capitán a y u d a n t e de don Manuel M a r í a Aldunate,
M i n i s t r o de la G u e r r a , en c a m p a ñ a , el segundo.
P o r todi :s ellos se rezaba en la noche después de u n a
f r u g a l comida. P r e s i d í a el rosario mi abuela, a quien
r o d e á b a m o s los nietos, repitiendo casi inconscientes los
m i s t e r i o s y las letanías.
E n el día los niños, que habíamos m a n d a d o a bus-
car n u e s t r o s j u g u e t e s , j u g á b a m o s con los soldados de
plomo a las batallas.
R e f u g i a d o s a n t e a m e n a z a s espeluznantes, carecía-
mos de noticias.
El propio Gobierno no las tenía.
Sólo supimos que ya se había librado una batalla
en lar m á r g e n e s del A c o n c a g u a , en Concón.
«Mi g e n e r a l y E s t a d o M a y o r sin n o v e d a d » — f u é el
único t e l e g r a m a que recibimos, de V í c t o r Donoso, u n o
de sus a y u d a n t e s , f e c h a d o en Quilpué después de la ba-
talla de Concón.
S u original lo conservo. F u é el último contacto que
tuvimos con el v i e j o !
L l e g ó la noche del 28 de A g o s t o .
E s a noche, noche de eternos recuerdos, i g n o r a n t e s
todos de que y a en la m a ñ a n a se había librado la batalla
de L a Placilla. aislados del m u n d o en realidad, nos ha -
bíamos recogido t e m p r a n o . L o s s u f r i m i e n t o s , las priva-
141 E N R I Q U E O . B A R R O S A

Clones, l a s z o z o b r a s , h a b í a n a g o t a d o ese día, m u y pron-


to las e n e r g í a s de ese g r u p o de m u j e r e s y d e niños, el
m a y o r de los c u a l e s e r a yo, q u e n o c u m p l í a t o d a v í a nue-
ve años.
D e c u a n d o e n c u a n d o , e r a a l t e r a d o el silencio por el
p a s a r de u n a p a t r u l l a d e g u a r d i a , que r o n d a b a por las
calles d e la c i u d a d . El c e n t i n e l a d e las calles de Merced
y S a n A n t o n i o les g r i t a b a el ¡ Q u i é n v i v e ! y respondían
con el S a n t o y S e ñ a , q u e n o a l c a n z á b a m o s a oír.
D e s p u é s , d e n u e v o el silencio n o c t u r n o de u n a ciu-
d a d . silenciosa d e p o r sí, y en la cual e r a prohibido en
esos d í a s y a e s a s h o r a s el t r á n s i t o a ú n de peatones.
Fácil es i m a g i n a r s e e n t o n c e s con c u a n t a razón nos
d e s p e r t ó a t o d o s el r o d a r d e 1111 c a r r u a j e .
Al ser d e t e n i d o p o r el c e n t i n e l a de la esquina, una
v o z r e s p o n d i ó de a d e n t r o : « E s la f a m i l i a del Presi-
dente.»
M i m a d r e r e c o n o c i ó la voz d e V í c t o r E c h á u r r e n
V a l e r o . A m i g o í n t i m o de la f a m i l i a B a l m a c e d a , la
a c o m p a ñ a b a a la L e g a c i ó n A m e r i c a n a , q u e estaba si-
t u a d a en la calle M o n j i t a s .
— L a f a m i l i a del P r e s i d e n t e , y a é s t a s h o r a s ? Dios
111Í0-—exclamó m i m a d r e . — ¿ Q u é p a s a r á ?
Y e n v o l v i é n d o s e en el a m p l i o p a ñ u e l o de rebozo,
(pie e n t o n c e s m u c h o se u s a b a , se a c e r c ó a la pieza veci-
n a , d o n d e t a m b i é n m i s t í a s y m i a b u e l a h a b í a n oído ei
fatal presagio.
Q u é a n s i a s d e s a b e r lo que o c u r r í a !
H a s t a las 7 de la t a r d e , ni el p r o p i o P r e s i d e n t e de
la R e p ú b l i c a , tenía n o t i c i a s c i e r t a s . S ó l o se sabía que
h a s t a d o n d e a l c a n z a b a n las c o m u n i c a c i o n e s t e l e g r á f i c a s
se e s c u c h a b a el r e s o n a r de los c a ñ o n e s . ¿ E r a la batalla
decisiva o sólo u n duelo d e a r t i l l e r í a p a r a p r o t e g e r algún
movimiento ?
C u á n t a s c o n j e t u r a s oí en esos m o m e n t o s , a c u r r u -
cado al l a d o de m i s h e r m a n o s , p u e s d o r m í a m o s todos so-
b r e 1111 colchón. E s t a b a con los o j o s a b i e r t o s , a t e n t o a
c o m p r e n d e r algo, p r o n t o a c o l g a r m e al cuello de mi ma-
d r e p a r a b e s a r l a , c r e y e n d o así c o n f o r t a r l a y decirle mu-
d a m e n t e q u e tenia a sus h i j o s , q u e 110 s a b í a n p a l a b r a s de
aliento ni de consuelo, p e r o q u e la q u e r í a n m u c h o , mu-
cho.
D e p r o n t o , se s i n t i e r o n p a s o s en la escala q u e con-
ducía a n u e s t r o piso. E n el i n f e r i o r t e n í a su casa-habí-
COITO SI r i ' K K A H O Y . 1 1 5

(ación el Conde de O s m a . E n c a r g a d o de Negocios de


E s p a ñ a , y a. c a r g o de la Legación, c u y a s o f i c i n a s esta-
b a n también allí.
D o s o t r e s golpes discretos en la puerta repercutie
ron en n u e s t r o s corazones, haciendo eco en los amplios
corredores
— A s ó m a t e , E n r i q u i t o — m e o r d e n ó mi m a d r e ,
m i e n t r a s con la a y u d a de mis tías, que la rodeaban, pro-
c u r a b a vestirse r á p i d a m e n t e .
A b r í la p u e r t a .
E n el dintel apareció el Conde de O s m a . envuelto
en una capa española, n e g r a , con f o r r o de felpa de vivo
color r o j o . Sostenía en la m a n o u n a vela, cuyos resplan-
dores tenues iluminaron aquella habitación de r e f u g i a -
dos.
— S e ñ o r a , — d i j o dirigiéndose a mi m a d r e — t e n g o
el sentimiento de a v i s a r l e . . .
-¡Qué por D i o s . . . V i r g e n del C a r m e n ! . . .
— . . . q u e las t r o p a s que m a n d a b a su marido, el ge-
neral l i a r b o s a . han sido d e r r o t a d a s cerca de V a l p a r a í -
so, después de u n a s a n g r i e n t a lucha, y que el Presiden-
te Balmaceda h a decidido e n t r e g a r el m a n d o al general
B a q u e d a n o y se h a r e t i r a d o de la Moneda.
— ¿ Y B a r b o s a ? ¿ Q u é se sabe de él?
— N o t e n g o m á s noticias, señora. Y haciendo u n a
reverencia el Conde se retiró, m i e n t r a s mi m a d r e caía
d e s m a y a d a d e t r á s de la p u e r t a , que se c e r r a b a después
de h a b e r d e j a d o p a s a r la p r i m e r a noticia oficial del co-
mienzo de n u e s t r a desgracia.
E r a m u c h o m á s de media noche.
La c a m p a n a del Cuartel Genera! de Bomberos rom-
pió n u e v a m e n t e el silencio y sobrecogió a ú n m á s nues-
t r o s á n i m o s a n g u s t i a d o s . E r a la señal convenida de los
revolucionarios. L a siguieron o t r a s c a m p a n a s , echadas
al vuelo; eran las de las iglesias vecinas. Diversos m u r -
mullos que se a c e n t u a b a n en las calles; ya era un o r d e -
nanza a caballo que pasaba a escape, sin que el centinela
lo d e t u v i e r a ; ya un t r a n s e ú n t e que c o r r í a o golpeaba a n -
sioso en u n a casa vecina.
« D i o s te salve. R e i n a y M a d r e de Misericordia, vi-
da y e s p e r a n z a n u e s t r a » . . . repetían a mi lado e n t r e lá-
g r i m a s v sollozos labios que temblaban de f r í o y de do-
lor.
Ilti ICNitlQUE O. BARBOSA

E n el piso i n f e r i o r se sentía el d e s t a p a r de botellas


de c h a m p a g n e . S u p i m o s d e s p u é s que e r a n refugiados
revolucionarios que c e l e b r a b a n el t r i u n f o de su causa.
A r r i b a , el dolor de los vencidos.
A b a j o , la a l e g r í a de los vencedores.
E n el c a m p o de batalla, diez mil chilenos sangrando.
Allá, la i m a g e n de la P a t r i a enlutada.
El s u e ñ o nos r i n d i ó a los niños.
L a s m u j e r e s s i g u i e r o n r e z a n d o de rodillas.
L a s p r i m e r a s luces del 2 9 de A g o s t o , iluminaron
estos c u a d r o s : aquí, u n a m u j e r joven rendida por la fa-
tiga y el dolor, llorando al lado de c u a t r o h i j o s que dor-
m í a n en un colchón tendido sobre las tablas del piso;
allá, en el c r u c e de un c a m i n o e n t r e c u r e ñ a s desmontadas
y casi desnudo, s a q u e a d o por la soldadesca irrespetuo-
sa, el c a d á v e r de 1111 g e n e r a l del E j é r c i t o de Chile, cuyo
lema hacia s i d o : vencer o m o r i r .

EL SAQUEO

Amanecía.
E11 la P l a z a de A r m a s un r e g i m i e n t o , al s 11 de clai i
lies y t a m b o r e s , p r o c l a m a b a el b a n d o del Presidente Bal-
maceda, a n u n c i a n d o h a b e r e n t r e g a d o al general don
M a n u e l B a q u e d a n o el m a n d o s u p r e m o de la nación y ]xir
consiguiente el r e s g u a r d o del orden en la ciudad, para lo
cual 6,500 soldados de línea y 3,500 policías esperaban
las ó r d e n e s de aquel que g u i a r a con é x i t o los ejércitos
vencedores de Chile en las c a m p a ñ a s del P e r ú y Bolivia.
El P r e s i d e n t e h a b í a b u s c a d o r e f u g i o en la Lega-
ción A r g e n t i n a y ésto sólo lo sabían los que f u e r o n sus
c o m p a ñ e r o s de ía ú l t i m a h o r a : M a n u e l A r í s t i d e s '/.a-
ñ a r t u , L u i s A n t o n i o V e r g a r a , Guillermo Rivera, Emi-
lio Bello Codecido y G r e g o r i o C e r d a y O s s a , Intenden-
te de S a n t i a g o .
H a b í a cumplido su misión.
« N o s u f r o por m í sino por mi P a t r i a y por mis ami-
gos». exclamó al e n t r e g a r su dimisión.
Y se f u é tranquilo, c o n f i a n d o en que el general Ba-
quedano con su a u t o r i d a d y las f u e r z a s de que disponía,
h a r í a r e s p e t a r las propiedades de los vencidos, como lo
COMO HI Fl i a t A HOY. 1 1 7

había prometido solemnemente a n t e s Balmaceda, cuan-


do estaba s e g u r o del t r i u n f o de su causa.
Vana esperanza!
lil día a v a n z a b a . L a s calles se iban llenando de gen-
te que acudía de t o d a s partes.
H o m b r e s y m u j e r e s de los suburbios, salidos quién
sabe de dónde, llamados no se sabe por quién, pero res-
pondiendo a un m i s m o fin de pillaje y de devastación,
f o r m a r o n m a s a s enormes, heterogéneas soliviantadas
por conductores prevenidos, que conocedores del ca-
r á c t e r del roto chileno, explotaron su ignorancia, encen-
dieron sus sentimientos, tocando su miseria, y las lanza-
ron al saqueo, 110 de las casas de los ricos, sino al saqueo
o r g a n i z a d o de los h o g a r e s de los a m i g o s del P r e s i d e n t e
Balmaceda.
S i m u l t á n e a m e n t e se d e r r i b a r o n las p u e r t a s de los
palacios, se d e s t r u y e r o n los m e n a j e s , se saquearon los
muebles, se a r r o j a r o n a la calle los cuadros, las o b r a s de
arte, todo.
Se r e s p e t a r o n las vidas de los m o r a d o r e s que 110 al-
c a n z a r o n a h u i r , pero se v e j a r o n sus personas.
E r e n t e a la Legación Española, n u e s t r o r e f u g i o , en
la esquina de Merced y S a n Antonio, había u n a Botica
y D r o g u e r í a de un balmacedista. N o sé quién era. L a vi
saquear, a t r a v é s de las persianas en que me había colo-
cado lili curiosidad de niño.
U n a t u r b a i n m e n s a venía por la calle, precedida de
1111 coche c e r r a d o . El coche se detuvo. D e u n a de sus
ventanillas salió u n a m a n o que a g i t a b a una campanilla y
la m u c h e d u m b e se c o n g r e g ó cerca, como esperando u n a
orden.
E s a m i s m a m a n o señaló la puerta principal de la
botica.
A n t e s de 1111 minuto, m a n o s n e r v u d a s v q u e m a d a s
por el sol, m a n o s o b r e r a s , e m p u ñ a n d o los adoquines de
la calle, h a b í a n d e r r i b a d o las p u e r t a s y vidrieras
M u c h o s e n t r a r o n de golpe. Se oyeron g r i t o s de m u -
jer, a h o g a d o s p o r el c l a m o r de la t u r b a s a l v a j e q u e alen-
taba a los m á s audaces.
U n o s pocos salieron con algo en la mano, como tro-
feo. Todo, sin e m b a r g o , había sido d e s t r u i d o dentro.
I.a campanilla volvió a a g i t a r s e . El coche se puso
en m a r c h a y la t u r b a , a u m e n t a d a de m o m e n t o en m o -
mento, siguió su t a r e a d e s t r u c t o r a .
118 líNlilQUK O. IÍA1Í1Í0SA

D e s d e un balcón vecino, u n a s niñas, adornadas con


cintas lacre, a p l a u d í a n , y p a s a n d o sus dedos perfilados
por sus cuellos, i n c i t a b a n a la t u r b a al degüello!
U n rotito, al p a s a r , les regaló u n a c a j a de polvos.
P o r los a d e m a n e s que h a c í a n , parece que celebraban
mucho, el regalo que p r o v e n í a de la Botica del "dictato-
rial, a donde q u i z á s la noche a n t e r i o r acudieron en
busca de u n c a l m a n t e p a r a s u s nervios.
M i m a d r e desde t e m p r a n o pensó en salvar nues-
t r a casa.
Al efecto, valiéndose de A r t u r o Rosales, que ga-
l a n t e m e n t e h a b í a ido a o f r e c e r n o s sus servicios, como
b o m b e r o que hacía la g u a r d i a cívica, se dirigió
por medio de u n a c a r t a al g e n e r a l Baquedano, que ha-
bía sido su p a d r i n o de m a t r i m o n i o , a m i g o íntimo de mi
p a d r e y su c o m p a ñ e r o de a r m a s q u e r i d o y respetado.
E n m i s p r i m e r o s a ñ o s m e dió por imitar el modo
de h a b l a r del general, característico, y mi madre, viendo
que el p o n e r m e sobre las rodillas de Baquedano mien-
t r a s c o n v e r s a b a con mi p a d r e sobre episodios de la gue-
r r a del 79, podía h a c e r m e a d q u i r i r ese defecto de su ma-
n e r a de h a b l a r , cuidó después m u c h o de a l e j a r m e cada
vez que llegaba a la casa de visita.
A u n q u e n u e s t r o h o g a r se hallaba ubicado en Teati-
nos y A l a m e d a , en la m i s m a m a n z a n a de la Moneda,
pensó mi m a d r e n o e s t a r í a de m á s escribir a Baquedano
pidiéndole que lo hiciera r e s g u a r d a r .
El general, parece que a t e n d i ó el pedido, pero fué
en vano. L a t u r b a que s a q u e ó la casa f u é tan grande,
f u é tal el ímpetu de los a s a l t a n t e s , que el j e f e del pique-
te de soldados de línea que la r e s g u a r d a b a , según me
contó a ñ o s después, no t u v o m á s que r e t i r a r su tropa al
último patio y n o p r e t e n d i ó h a c e r u n a resistencia que
consideró inútil.
Y el populacho e n f u r e c i d o , á v i d o de pillaje, inva-
dió la casa. L o d i r i g í a n a l g u n o s caballeros enceguecidos
por el odio.
Se llevaron casi todo. L o s muebles e r a n arrojados
por las v e n t a n a s . El piano de cola del salón, n o pudien-
do sacarlo, f u é d e s p e d a z a d o a b a r r e t a z o s . U n busto de
lili abuelo, el general E n r i q u e Baeza S o t o m a y o r , jefe
del 1 i;.tallón V i c t o r i a en la g u e r r a del P e r ú , f u é fusila-
do en la A l a m e d a , creyéndose q u e era el de mi padre.
COMO SI M I LIA H O Y .

U n g r a n r e t r a t o al óleo de mi tío M a u r i c i o B a r b o -
sa. con su u n i f o r m e de coronel que lucía condecoracio-
nes y el " p a r c h e del R u i n , " f u é r a s g a d o a cuchillo. Y es-
t a acción cometida por un futre p a r a h a c e r mérito, a ú n
r e m u e r d e su conciencia y lo a v e r g ü e n z a !
Sólo q u e d ó la imagen de la V i r g e n del C a r m e n , que
estaba sobre la cómoda del d o r m i t o r i o de mi padre
de la cual se despidió, y que o no f u é alcanzada f á -
cilmente o la d e j a r o n por no ser al óleo, sino una buena
o l e o g r a f í a . Q u e d ó también en un c o r r e d o r u n a cinta lar-
ga, con f r a n j a r o j a al centro y una azul a cada lado, que
era la B a n d a de I n t e n d e n t e que el P r e s i d e n t e S a n t a M a -
ría. regaló a m i padre cuando lo n o m b r ó Intendente de
Valdivia.
E s t a b a n d a quedó en el patio, t i r a d a u olvidada
por la t u r b a , y f u é recogida sin saber qué era, por el je-
f e del piquete, cuyo n o m b r e no recuerdo, y que m e con-
tó todo esto y t u v o la gentileza de e n t r e g á r m e l a muchos
a ñ o s después.
E o s médicos h a b í a n prescrito a mi padre que be-
biera c h a m p a g n e p a r a su diabetes y sabedores de ésto
y de que el sueldo de general no daba p a r a tales gastos,
h a b í a n casi colmado la despensa de cajones, don Clau-
dio V i c u ñ a , don A d o l f o E a s t m a n , el Presidente Balma-
ceda y o t r a s personalidades pudientes.
E o s saqueadores no tuvieron tiempo p a r a a b r i r
esos c a j o n e s y r e p a r t i r s e su contenido: los golpeaban
c o n t r a el suelo o la pared, produciendo la quebrazón de
las botellas y bebían el c h a m p a g n e que c h o r r e a b a por
las r e n d i j a s .
T o d o esto pasaba en un momento, en la esquina de
Delicias y T e a t i n o s . m i e n t r a s en la de Delicias y Mo-
randé. o t r a t u r b a saqueaba la casa del general Yeláz-
quez, que yacía en cama con u n a pierna f r a c t u r a d a .
S u s h i j a s , como h e r o í n a s de novela, r o d e a r o n su le-
cho, ¡o d e f e n d i e r o n y supieron imponerse a la muche-
d u m b r e que pretendió m a t a r l o .
El g e n e r a l f u é llevado prisionero a b o r d o del H u á s -
car.
Y así o c u r r i ó en las casas de todos los que h a b í a n
cometido el delito ( p a r a los vencedores de P l a t i l l a ) de
h a b e r s e g u i d o en u n a u o t r a f o r m a la causa del m á s
g r a n d e de los P r e s i d e n t e s de Chile.
120

Y esto a f e c t ó lio sólo a los chilenos, sillo también


a los e x t r a n j e r o s .
L a casa de n u e s t r o a m i g o T h o m p s o n , ciuda-
d a n o inglés, c a s a d o con la R o s i t a Cotapos, f u é también
s a q u e a d a , y el servicio de plaqué y las espadas y basto-
nes con p u ñ o de o r o de mi p a d r e , q u e como objetos de
m a y o r valor y fáciles de t r a s p o r t a r había ocultado mi
m a d r e ahí, f u e r o n s a q u e a d a s t a m b i é n .
L a f a m i l i a T h o m p s o n , que d í a s a n t e s nos había
asilado y que al a m p a r o de la b a n d e r a inglesa, que fla-
m e a b a en la p u e r t a de calle, creía que n a d a podría temer,
a p e n a s l o g r ó escapar p o r las p a r e d e s interiores, pues la
p u e r t a de calle f u é d e r r i b a d a a b a l a z o s !
N a d i e se escapó del s a q u e o ; n i n g u n o de los amigos
del P r e s i d e n t e Balmaceda.
El P r e s i d e n t e de la República, el Presidente electo,
don Claudio V i c u ñ a , doce m i n i s t r o s o ex ministros, sie-
te senadores, seis municipales, tres m i n i s t r o s de Corte,
ocho altos f u n c i o n a r i o s , t r e i n t a y dos diputados, vein-
tiún g e n e r a l e s o coroneles, etc.. etc.. vieron devastados
sus h o g a r e s de la m a ñ a n a a la n o c h e !
N u e s t r a q u i n t a de S a n B e r n a r d o también fué sa-
queada, pero n o y a por las t u r b a s : u n f i l á n t r o p o regaló
las c a m a s al hospital y u n f u n c i o n a r i o , que f u é después,
t r a s l a d ó el resto del m e n a j e a su casa.
A l g u n o s pobres de la vecindad, tal vez como recuer-
do, se llevaron las cosas de m e n o r valor. N o quedó ni la
cadena del perro, regalo de d o ñ a E m i l i a H e r r e r a de To-
ro. t r a í d o del f u n d o " L o A g u i l a " .
Mi p a d r e le había puesto el n o m b r e de Manquileí,
en r e c u e r d o de u n cacique a r a u c a n o , que era su amigo
leal y bravo.
L o s dos chilotitos o m a m p a t i t o s y mi potranquita
a l a z a n a quién sabe quién se los llevó con mi cabrita re-
galona.
¡ Y mis c a j a s de soldados de plomo desaparecieron,
también!
D e la rica biblioteca de mi p a d r e sólo pude conser-
v a r a l g u n o s volúmenes que m e r e s t i t u y ó el general A r -
teaga que le sucedió en la C o m a n d a n c i a de A r m a s , y
cuál n o sería mi dolor al ver que su c a r i ñ o había hecho
i m p r i m i r mi n o m b r e en todos sus libros, f i n a m e n t e en-
cuadernados.
L a situación de n u e s t r a casa y la c a r t a escrita a
COMO FI! F I i a : A HOY

Baquedano, h a b í a n hecho (|ne mi m a d r e a b r i g a r a la es-


p e r a n z a de que se había librado de las t u r b a s , preocupa-
da como estaba esa m a ñ a n a por saber cuál era la suerte
del c o m p a ñ e r o de su vida.
P e r o a los niños nos preocupaba m á s ver el d e s t i -
le de los que volvían de los saqueos, camino hacia el ba-
r r i o u l t r a Mapocho, llevando lo que habían podido obte-
ner.
D e pronto, u n o de nosotros e x c l a m ó : Miren, ahí
llevan la cuna de la C o r i t a !
E n t r e u n a m u j e r d e s g r e ñ a d a y un roto harapiento,
llevaban, en efecto, la cuna de mi h e r m a n i t a menor, la
C o r i t a ; c u n a de bronce, m u y bonita, traída por la casa
P r á y regalo de su acaudalado p a d r i n o de bautismo. E n
el interior de la cuna iban m u c h a s cosas menudas, p a r a
a p r o v e c h a r el viaje.
Y a n o cabía d u d a . T a m b i é n n u e s t r a casa había si-
do s a q u e a d a !
P e r o qué i m p o r t a b a la pobreza, si c o n s e r v á b a m o s
vivo a n u e s t r o p a d r e !
A s í busca u n o consuelo en su desgracia, pensando
en u n a m a y o r que pudiera haberle o c u r r i d o !
P e r o esa también se habia producido y la ignorá-
bamos a ú n !
C ó m o saberla, c u a n d o nadie se atrev ía a salir a la
calle y c u a n d o a la Legación tampoco llegaba n i n g u n a
noticia y el E n c a r g a d o de Negocios apenas tenía tiempo
p a r a sobreponerse a n t e la a m e n a z a de que la Legación
iba a ser a s a l t a d a .
N u e v o s vivientes, r e f u g i a d o s también, llegaron m á s
t a r d e al piso tercero de la Legación, v se a c o m o d a r o n en
la p a r t e que da a la calle Merced, conservando nosotros
la que d a a la calle S a n Antonio.
¿ E s t a r í a e n t r e ellos B a l m a c e d a ?
A s í lo c r e í a m o s n o s o t r o s ; p r o n t o nos pusimos en
comunicaciém con ellos. E r a n don G r e g o r i o C e r d a y O s -
sa. I n t e n d e n t e de S a n t i a g o ; Ismael P é r e z Montt, M i -
n i s t r o del P r e s i d e n t e : don A c a r i o Cotapos. don Víc-
tor E c h a u r r e n V a l e r o , don A g u s t í n Lazcano,. dipu-
tados.
A f u e r a c o r r í a también la noticia de que el P r e -
sidente estaba oculto en la Legación y u n a t u r b a , reno-
vada incesantemente y a u m e n t a d a , pedía su e n t r e g a .
H a s t a n u e s t r o s balcones llegaban c o n f u n d i d o s ho-
r va I ; M ¡ I < Í I J; o . IIAKBOSA

rrililes g r i t o s , r u g i d o s d e m u c h e d u m b r e exaltada, recor-


d á n d o n o s las escenas de la Revolución F r a n c e s a .
¿Qué hacer?
L a noche t r a j o a l g u n a calma.
M a ñ a n a sería o t r o día.
I . o s r e s p l a n d o r e s de los incendios que se produje-
ron por o b r a de las t u r b a s , a u n q u e l e j a n o s del centro de
la ciudad, h a c í a n m á s t r á g i c o a ú n ese día de vergüenzas,
que tal vez p u d o ser evitado.
C u a n t a s f a m i l i a s que a m a n e c i e r o n en sus camas,
r o d e a d a s de s u s c o m o d i d a d e s y del respeto de todos, tu-
vieron que h u i r , p a r a b u s c a r en c a s a s a m i g a s unas, en
las L e g a c i o n e s o t r a s , en casa de sus a d v e r s a r i o s no po-
cas, 1111 r e f u g i o precario.
C u a n d o la t u r b a llego a s a q u e a r la casa de la seño-
ra E n c a r n a c i ó n F e r n á n d e z de Balmaceda, madre del
P r e s i d e n t e , se c u e n t a que e n c o n t r ó caliente aún su le-
cho. A p e n a s a l c a n z ó a h u i r , semi desnuda, a sus años y
con s u s achaques, p a r a b u s c a r asilo en la Legación del
Brasil.
S u s c a r r u a j e s f u e r o n q u e m a d o s en la calle y a su co
chero, u n f r a n c é s , lo colgó la t u r b a de las manos para
que d i j e r a donde se h a b í a r e f u g i a d o su p a t r o n a .
¡ O h quel pavs de s a u v a g e s ! — d e c í a después el f r a n
cés.
El palacio morisco, imitación de la Alhambra
de G r a n a d a , cuyo p r o p i e t a r i o era don Claudio Vicuña,
s i t u a d o en la calle C o m p a ñ í a , v e r d a d e r o exponente de
l u j o y c o n f o r t , f u é t e a t r o de la m á s r e f i n a d a devasta-
ción, como t a m b i é n lo f u é la casa de don A d o l f o East-
m a n , Delicias esquina de S e r r a n o .
¡ Así son las g u e r r a s civiles! S a n M a r t í n las califi-
caba "el peor de los azotes con que el destino aflige a
los m o r t a l e s " .
C u á n t a s veces he e n c o n t r a d o en el c o r r e r de los
años, m á s de un o b j e t o que r e c u e r d o h a b e r visto en mi
casa.
P e r o n a d a m e impresionó m á s que el hallazgo de
un cuadro.
H a b i a en el comedor de mi casa, a d o r n a n d o uno de
los muros, un g r a n c u a d r o al óleo, que r e p r e s e n t a b a 1111
hecho histórico nacional y en el que a p a r e c í a n numerosas
f i g u r a s y a l g u n a s escenas que yo r e c o r d a b a m u c h o . H a -
bia nacido viéndolas y ellas s i r v i e r o n p a r a ilustrar
COMO 81 PUK1LA HOY... 123

el relato de a<|uel hecho, que m e hacían mi m a d r e o las


sirvientes c u a n d o me entretenían p a r a que yo comiera.
Y ¡oh s o r p r e s a ! I n v i t a d o a un b a n q u e t e en la resi-
dencia de un político, lo p r i m e r o que vi, al e n t r a r a su
suntuoso comedor, f u é aquel cuadro, que recordaba mi
casa y mi niñez.

i.A F A T A L NOTICIA

E n la m a ñ a n a del siguiente día. 30 de Agosto, se


vieron ya por las calles de la ciudad algunos oficiales
y soldados revolucionarios. Vestían u n i f o r m e con go-
r r a blanca y u n a f r a n j a lacre en el b r a z o derecho.
N o cabía d u d a del t r i u n f o completo de la Revolu-
ción.
¿ C u á l era la suerte que había corrido n u e s t r o pa-
dre?
¿ Q u é e r a de m i s líos Carlos. Miguel. I.uis y E n -
rique ?
E m p e z a r o n a llegar noticias contradictorias. T a n
p r o n t o se decía que el General Barbosa estaba h e r i d o
y prisionero, como se a f i r m a b a que había l o g r a d o em-
b a r c a r s e en un b u q u e de g u e r r a e x t r a n j e r o , o que iba
camino del P e r ú en un buque mercante. O t r o s que
se decían m e j o r i n f o r m a d o s , o que se e n g a ñ a b a n con
la e s p e r a n z a de no haberío perdido todo, sostenían que
puesto al f r e n t e de la División de Concepciém, r e f o r -
zada por la de Coquimbo, se e s f o r z a b a por d i s p u t a r nue-
vamente la victoria.
Mi m a d r e quería c o r r e r a su lado, donde estu-
viera.
L a familia deliberaba.
P o r f i n se a p r o b ó la idea de que se solicitara un sal-
voconducto p a r a que pudiera t r a s l a d a r s e ese mismo día
a V a l p a r a í s o , a c o m p a ñ a d a de mi abuela.
P e r o . . . ¿ C ó m o salir a la calle? ¿ Q u i é n iría a
solicitar ese salvo-conducto?
F a l t a b a 1111 h o m b r e . Y esta f a l t a era a ú n m á s
sensible en el aislamiento en que nos e n c o n t r á b a m o s .
L u e g o llegó u n a de las empleadas de la casa, que
había ido al m e r c a d o a r e n o v a r las provisiones.
T r a í a 1111 diario, «El F e r r o c a r r i l » , y en u n a pieza
124

l e j a n a , j u n t o con las d e m á s , empezó a leer las noti-


cias del día, e s c r i t a s con g r a n d e s títulos.
Y o p a s a b a en el m o m e n t o en que ellas leían a ,
voz a l t a : «I.os G e n e r a l e s B a r b o s a y Alzerreca han pere-
cido en el c o m b a t e » .
¿ P e r e c i d o ? ¿ Q u é s e r á ? — p e n s é y. presa de un
t e m o r instintivo, c o r r í donde e s t a b a mi madre, sen-
t a d a en un colchón a r r o l l a d o en el suelo, rodeada de
mi abuela y de m i s tias, en C o n s e j o de Familia.
— M a m a c i t a , — l e d i j e al o í d o . — ¿ Q u é quiere decir
«perecido ?»
— ¿ P o r qué, h i j i t o ?
— P o r q u e las s i r v i e n t a s están leyendo en 1111
d i a r i o que los G e n e r a l e s B a r b o s a y Alzérreca han
«perecido» en el combate.
Y rompí a llorar.

U n a de mis tías c o r r i ó conmigo a buscar el dia-


rio, pero las sirvientas, que se h a b í a n dado cuenta de
la escena horrible, indescriptible, que pasaba en esos
momentos, lo a r r o j a r o n a la o i l e , y sólo pudimos ver
que la h o j a descendía lentamente, mecida por el viento,
d e j á n d o n o s en u n a d u d a m á s m o r t i f i c a n t e aún.
¿ H a b r í a n leído bien ?
¿ S e r í a cierta la n o t i c i a ?
¿ N o la sabía a ú n el E n c a r g a d o de Negocios, que
n o la h a b í a c o m u n i c a d o ?
¿ L a i g n o r a b a n los políticos r e f u g i a d o s en el de-
p a r t a m e n t o que d a b a a la calle M e r c e d ?
L a c o n f u s i ó n e r a m u y g r a n d e . D e s m a y o s e his-
téricos se sucedían. M i m a d r e 110 podía volver en :'í
y 110 había e s p e r a n z a s de a u x i l i o médico.
Creí entonces que h a b í a q u e d a d o h u é r f a n o .
L o s r e f u g i a d o s c o r r i e r o n en n u e s t r o auxilio, sa-
liendo de su escondites.
D o n Ismael P é r e z M o n t t m e consolaba, pues yo
le decía: « ¿ Q u é voy hacer \ o , sin p a p á y sin mamá,
y con tres h e r m a n i t o s tan chicos? Sin casa donde
vivir!
Mi m a d r e , como loca, p u g n a b a por salir a la calle.
lilla sabría la v e r d a d ! Ella lo v e n g a r í a !
El E n c a r g a d o de Negocios subió, m o m e n t o s más
t a r d e llevando u n a c a r t a de luto, con a i r e g r a v e .
E r a la c o n f i r m a c i ó n de la dolorosa noticia que nos
(JOMO H1 FUKIÍA HOY. ¡ 25

t r a n s m i t í a Miguel U r r u t i a que con el g r a d o de M a y o r


del E j é r c i t o del N o r t e , había llegado recien a S a n t i a g o .
" H a m u e r t o como un valiente le decía a mi m a d r e . Cui-
de a sus h i j i t o s que tienen derecho a vivir p a r a recojer
los f r u t o s de su sacrificio. Y o me pongo a sus órdenes
y creo e s t a r á n m á s seguros en casa de mi m a d r e . "
Después de cumplir sus deberes militares, venía.
Miguel a cumplir sus obligaciones de caballero. Al r e f e -
rirse a la f a t a l noticia, que 110 creía i n g n o r a d a por nos-
otros. n o s tendía g e n e r o s a m e n t e su mano.
A c e p t a m o s el asilo que se nos o f r e c í a .
E n realidad, en la Legación ya no podíamos sen-
tirnos seguros.
L a t u r b a que en día a n t e r i o r había rodeado el
edificio pidiendo que se les e n t r e g a r a al " D i c t a d o r " ,
se hacía cada vez m á s insolente Se creía que Balmace-
d a estaba asilado en esa Legación.
A l g u n a s piedras l o g r a r o n llegar h a s t a nosotros,
q u e b r a n d o vidrios y a u m e n t a n d o n u e s t r a a n g u s t i a . F u é
necesario c e r r a r la g r a n p u e r t a que d a b a a la calle
M e r c e d ! P o r ella acababa de introducirse violentamen-
te un soldado h e r i d o que a u n q u e vestía casaca de tropa
de la Revolución, llevaba botas de oficial y pedía asilo.
E r a Miguel Baeza Y á v a r , A y u d a n t e del E s t a d o
M a y o r de mi padre.
N u e v a escena de llantos.
V e n í a e x t e n u a d o , p r o f u n d a m e n t e pálido, cojean-
do.
G r u e s a s l á g r i m a s , silenciosas, l á g r i m a s de soldado,
m a r c a b a n 1111 s u r c o en sus facciones ennegrecidas por
el polvo del camino, mezcla de t i e r r a y de pólvora. Sollo-
zos que p a r e c í a n rugidos de león h e r i d o no le permitían
hablar.
" L o a c o m p a ñ é h a s t a que caí!- dijo a b r a z a n d o s c
a mi m a d r e . D e s p u é s de Concón buscaba mi General u n a
bala que lo m a t a r a , fiel a su lema de vencer o m o r i r ! "
L o d o s r o d e á b a m o s al herido escuchándolo.
M i e n t r a s unos le d a b a n a g u a p a r a calmar su fie-
bre y a p a g a r su sed, o t r o s le sacaban la bota, que la
s a n g r e c o a g u l a d a le a d h e r í a al pie.
—Cuenta! Cuenta!
— C ó m o h a sido?
— " E s t a b a yo a su lado. El general, con los pocos
a y u d a n t e s q u e le q u e d a b a n , se esfo> zaba en la tarea de
1'26 l<:NIJH¿lll'; o . I1AKÜ08A

r e o r g a n i z a r p e r s o n a l m e n t e los restos dispersos que el


principio de la d e r r o t a impelía h a c i a Valparaíso.
A p e n a s l o g r a b a su intento, pues el pánico había dis-
p e r s a d o las filas. D e p r o n t o , u n a bala a t r a v e s ó mi
p i e r n a y m e d e r r i b ó c o m p l e t a m e n t e con mi caballo, que
cayó m u e r t o " .
— " D ó n d e , h i j i t o ? d o n d e ? " — m e g r i t a b a el general,
creyéndome herido mortalmente.
" A c a b a b a de hacerle p r e s e n t e lo peligrosa de nues-
t r a situación, en vista del g r a n n ú m e r o de granadas
que estallaban cerca y del n u t r i d o f u e g o de fusilería
que llegaba h a s t a allí, p e r o B a r b o s a n o m e escuchaba,
a l e n t a n d o con su voz y con su ejemplo á los desalen-
t a d o s tercios que h u í a n y que l o g r a b a con su ener-
gía h a c e r volver a las filas, cada m o m e n t o m á s ra-
leadas".
" L o s pocos a y u d a n t e s que las balas habían respe-
t a d o cumplían sus órdenes, d e s p a c h a d o s por el gene-
ral a cada instante, pero ya n o volvían m á s ! Sólo que-
d á b a m o s t r e s : mi h e r m a n o E n r i q u e , el capitán Ortíz y
yo".
" E n r i q u e recibió orden de c o n d u c i r m e a la am-
bulancia y O r t í z m u r i ó poco después, cerca del Gene-
ral".
" S e que mi h e r m a n o está vivo y que cuando trato
de j u n t a r s e con el General, éste y a había m u e r t o y que
la a v a l a n c h a del e j é r c i t o invasor, que perseguía a los
vencidos, le impidió llegar h a s t a él".
— Y tú Miguel, ¿ c ó m o h a s s a l v a d o ?
— " C a s i m i l a g r o s a m e n t e . . . p o r q u e a p e n a s alcancé
a ser l i g e r a m e n t e vendado, la a m b u l a n c i a que m e asistió
f u é acribillada a balazos. T u v e q u e h u i r . Supe que fué
asaltada después.
N o sé cómo llegué m á s t a r d e en un g r u p o de heri-
dos, que podíamos a n d a r , a un hospital de sangre, im-
provisado en V a l p a r a í s o , en u n Liceo de N i ñ a s " .
" C a m b i é las p r e n d a s de mi u n i f o r m e por las de
un soldado que falleció cerca de mí y son éstas
las que m e han p e r m i t i d o s u s t r a e r m e a la persecución y
seguir en busca de U d s . " .
U n silencio, que sólo i n t e r r u m p í a n los sollozos aho-
g a d o s de las m u j e r e s , sucedía a cada p a u s a de este re-
lato.
Miguel había v i a j a d o d i s f r a z a d o de soldado, en un
COMO 81 KCtatA HOV 127

t r e n de h e r i d o s de la Revolución y asi pudo llegar


ese día t e m p r a n o a S a n t i a g o . J u n t o a él venía, p e r -
diendo m u c h a sangre, el brav o coronel don Exequiel
F u e n t e s , J e f e de la Artillería, que no a b a n d o n ó su pues-
to h a s t a que los cañones asaltados por la caballería ene-
m i g a enmudecieron y h a s t a que u n a bala le a t r a v e s ó la
c a r a de o r e j a a o r e j a .
C o m o el andén de la Estación A l a m e d a estaba lle-
no de b o m b e r o s que m o n t a b a n g u a r d i a , principalmen-
te los voluntarios de la p r i m e r a compañía, Miguel, que
había pertenecido a ella, tuvo que d e j a r s e caer del tren
a n d a n d o , a u m e n t a n d o así el dolor de su herida g a n g r e -
n a d a . Con la bota llena de sangre, a g o t a d o por el dolor
y la f a t i g a , consumido por el h a m b r e y la fiebre, tuvo
que r e c o r r e r , como un V í a Crucis, el trayecto de la esta-
ción h a s t a la Legación, c o n f u n d i d o con la soldadesca,
ebria o h e r i d a , que t r a n s i t a b a por las calles.
Al p a s a r por n u e s t r a casa, la vió destruida y com-
prendió que e s t a r í a m o s r e f u g i a d o s .
— ¿ Y mis d e m á s h e r m a n o s ? ¿ Q u é saben U d s . de
ellos ? — p r e g u n t ó ansioso el herido.
N a d i e sabía nada, ni de Luis, ni de Carlos, ni de
Enrique.
El h e r i d o se d u r m i ó , f a t i g a d o .
N o habia de d u r a r m u c h o tiempo su necesario
reposo.
El Conde de O s m a m a n i f e s t ó que ese oficial no
podía p e r m a n e c e r b a j o el pabellón-español, porque es-
taba condenado a m u e r t e y que debía salir en el m á s
breve plazo
Se c o n f u n d í a a Miguel con E n r i q u e y en los dia-
rios a p a r e c í a n a m b o s condenados a muerte.
P o r o t r a parte, la m u c h e d u m b r e parecía n o respe
t a r ya ni el pabellón ni el escudo de la Legación. Q u e
ría e n t r a r a la f u e r z a y se sentía alentada por la inde-
cisión del d u e ñ o de casa.
Q u é cosa tan d i s t i n t a o c u r r í a en la Legación N o r -
te-Americana !
El valiente y caballeroso Ministro, Mister F-gan,
en t r a n c e s e m e j a n t e , se había impuesto a n t e las t u r b a s ,
envuelto en el pabellón de su país, c e r r á n d o l e s el paso
con la a d v e r t e n c i a de que a n t e s de t o c a r a sus asilados,
p a s a r í a n por su c a d á v e r !
E n c a m b i o a nosotros, por el t e m o r de que se pu-
KNlflQUJ'! O. BARBOSA

s i e r a f u e g o al edificio, se n o s hizo descender a lodos


al s e g u n d o piso, p a r a poder h u i r m á s rápidamente a la
calle. I b a m o s a salir de las llamas p a r a caer en manos
á v i d a s de s a n g r e !
Los r e f u g i a d o s políticos h a b í a n a c o r d a d o escapar
por los t e j a d o s y p a s a r de 1111 edificio a otro, saltando
por un p a s a d i z o c o r t a - f u e g o .
E s t a m a n i o b r a casi f u é motivo de u n a desgracia.
El d i p u t a d o don A c a r i o Cotapos. poco ágil, corpulento
y de edad, r e s b a l ó y casi cayó del tercer piso por el pa-
sadizo c o r t a - f u e g o . S u h i j o , don N e m o r i n o Cotapos, al-
c a n z ó a s u j e t a r l o o p o r t u n a m e n t e a y u d a d o por los demás
pero don Acacio e s t u v o a l g u n o s s e g u n d o s en el aire,
teniendo u n a b i s m o a sus pies.
El clamor de la m u c h e d u m b r e e n f u r e c i d a aumen-
taba, se hacía m á s intenso y m á s insolente. Pedía las
canezas de los dictatoriales ahí r e f u g i a d o s . El momento
s u p r e m o se acercaba.
M i m a d r e , cual u n a gallina con sus polluelos, espe-
r a b a , altiva, en el f o n d o del pasadizo, abrazándonos.
L a C o n d e s a de O s m a , queriendo ofrecernos una
ú l t i m a protección, se acercó llevando en sus manos una
b a n d e j a con escarapelas r o j a s , i n s i g n i a s de la Revo-
lución.
— P ó n g a s e l a s , señora, a sus hijitos, p a r a que los
respete la t u r b a !
— G r a c i a s , señora, — r e s p o n d i ó mi m a d r e — . Pre-
f i e r o que m u e r a n a n t e s de u l t r a j a r l o s con el distintivo
de los asesinos de su p a d r e !
Y con 1111 a d e m á n enérgico, a la vez que cortés,
rechazó la o f e r t a , p a s a n d o sus m a n o s crispadas por
n u e s t r a s c o n f u n d i d a s cabezas, que s u s l á g r i m a s moja-
ban !
L a estoy viendo como si f u e r a h o y ! . . . .
L a Condesa c o m p r e n d i ó su e r r o r y a m b a s mujeres
lloraron a b r a z a d a s . L a señora C o n s t a n z a C o r t é s de Os-
ma, m u j e r chilena, c o m p r e n d í a las altiveces de su raza!
El peligro pasó.
I. n r e g i m i e n t o rodeó el edificio, a m p a r a n d o el pa-
bellón español que f l a m e a b a orgulloso de ejercitar el
s a g r a d o derecho de asilo.
Pero a necesario que Miguel saliera pronto.
c n a n t o a n t e s posible; que saliera t a m b i é n Carlos, que
COMO 81 yy y tíA HOY 1 2 9

acalmha <lc escaparse de ser f u s i l a d o con A l d u n a t e y


G a r i n ; y que saliéramos todos.
C o t a p o s salió al anochecer, a m p a r a d o por un pi-
quete de la g u a r d i a cívica, que lo c o n d u j o a la Legación
Americana.
Florencio Baeza y Vicente Palacios Baeza, S a r -
g e n t o s M a y o r e s del E j é r c i t o revolucionario y que des-
pués llegaron a ser generales de la República, adverti-
dos del peligro inminente que c o r r í a Miguel A n g e l Bae-
; a, quien era primo"de ellos, lo sacaron de la Legación
d i s f r a z a d o de m u j e r v. a m p a r á n d o l o con sus u n i f o r m e s ,
lo llevaron en un coche de posta, donde volveremos a
e n c o n t r a r l o m á s tarde.
Miguel U r r u t i a nos llevaba esa noche a casa de la
tía L i n a , su m a d r e , situada en la calle E s m e r a l d a . E r a
u n a casa de a r q u i t e c t u r a colonial, antiquísima. En sus
altos, de balcones salientes y corridos, nos ocultamos
d u r a n t e todo el m e s de Septiembre.
Mi tío G r e g o r i o U r r u t i a . General de la Revolución
t r i u n f a n t e y mi p r i m o Miguel. S a r g e n t o M a y o r de la
m i s m a , recibían en los b a j o s , con discreción, los hono-
res de vencedores; nosotros, en los altos, s u f r í a m o s el
a b a n d o n o de los vencidos y llorábamos n u e s t r a d e s g r a -
cia.
E n t r e t a n t o ¿ q u é había ¡tasado allá en los campof
de batalla?, ¿qué había o c u r r i d o a mis o t r o s tios, Luis,
Carlos y Enrique?

EN LOS FUERTES DE VALPARAISO

Mi tío L u i s Baeza Y á v a r . había sido destinado,


como C a p i t á n de artillería, a la guarnición que tenía ;;
su c a r g o los f u e r t e s R a n c a g u a . Valdivia y Y e r b a s Bue-
nas .
M a n d a b a dos b a t e r í a s del R e g i m i e n t o N." 2 de A r -
tillería. "mi r e g i m i e n t o " , que t a n t o se distinguió er.
P l a t i l l a y c u y a s piezas hicieren f u e g o en los últimos
m o m e n t o s , m a n e j a d a s por sus propios oficiales y por su
b r a v o j e f e , el Coronel don Exequiel F u e n t e s .
C u a n d o a p a r e c i ó la E s c u a d r a f r e n t e a V a l p a r a í s o
cambió a l g u n o s disparos con los f u e r t e s , haciendo en
estos a l g u n o s d e s t r o z o s de consideración.
A las ocho de la noche del día 27, u n o de los ca-
ñ o n e s del f u e r t e , el de m á s l a r g o alcance, hizo un dis-
130 E N R I Q U E O. B A R R O S A

p a r o d i r i g i d o por el C a p i t á n Baeza, que levantó una


m o n t a ñ a de a g u a al lado de u n o de los buques enemi-
gos, y d i s p a r o s c o m o ese m a n t u v i e r o n a la Escuadra a
d i s t a n c i a d u r a n t e el día siguiente, m i e n t r a s se libraba
la batalla de la Placilla. Así se impedía que las grandes
g r a n d a s c a u s a r a n m a y o r e s d a ñ o s en t i e r r a , en las filas
del E j é r c i t o P r e s i d e n c i a l .
C o m o 1111 t a m b o r que r e d o b l a r a a la distancia, se
oía el t i r o t e o de la batalla desde el puerto.
A medio día y a a v a n z a b a n por los cerros de Playa
A n c h a las v a n g u a r d i a s del e j é r c i t o revolucionario. Gru-
pos pequeños de f u g i t i v o s las h a b í a n precedido, confir-
m a n d o la noticia de la d e r r o t a .
A ú n se podía h a c e r f u e g o desde los f u e r t e s , a esa
a v a l a n c h a h u m a n a ; pero los cañones emplazados miran-
do hacia el m a r , que era su destino n a t u r a l , no pudie-
ron volver s u s bocas h u m e a n t e s hacia t i e r r a . Y así, esta
ú l t i m a t e n t a t i v a de d e f e n s a que hacía un joven oficial,
r e s u l t ó impracticable.
L a t r o p a de los f u e r t e s f u é , entonces, licenciada
en p e r f e c t o o r d e n .
L o s viejos cabos de c a ñ ó n se a l e j a r o n con lá-
g r i m a s en los ojos, c r i s p a d o s los p u ñ o s hacia los cerros
que el e n e m i g o c u b r í a con sus u n i f o r m e s blancos. Se
despidieron así de aquellos c a ñ o n e s que h a b í a n cuidado
t a n t o y que e r a n los i n s t r u m e n t o s conquistadores de los
laureles con que sueña todo soldado.
lAdiós, mi C a p i t á n ! . . . .
Y aepiel C a p i t á n , salido con brillante h o j a de la
Escuela M i l i t a r , sintió aquella m a ñ a n a todo el dolor
ele su c a r r e r a t e r m i n a d a y toda la a m a r g u r a de la pér-
dida de u n a c a u s a j u s t a .
H a b í a cumplido con su deber como soldado, com-
batiendo h a s t a el f i n por el Gobierno, leal y abnegada-
mente, sin deliberaciones que a m e n g u a n la disciplina.
A b r i é n d o s e paso entre la m u c h e d u m b r e de curiosos
y soldados dispersos que b a j a b a n de los cerros, llegó a
buscar r e f u g i o en un r e s t a u r a n t de M r . Xelson, que es-
taba al pie del c e r r o de P l a y a A n c h a .
Allí, dpsde la bohardilla, vió d e s f i l a r , primero,
c a r a v a n a s de h e r i d o s ; después, las a v a n z a d a s del ene-
m i g o y, por último, un c a r r e t ó n que r o d e a b a u n a pe-
quena escolta y un g r u p o de f o r a g i d o s , en el que iban
COSH» SI KI 11:A H O Y 131

scini d e s n u d o s dos c a d á v e r e s : los de los Generales Bar-


bosa y A l z é r r e c a . . . .

LA DIVISION DE COQUIMBO

M u c h o s días pasamos sin noticias, ni de vida ni


de m u e r t e , de o t r o de mis tíos, Carlos Baeza Y á v a r ,
quien h a b í a sido n o m b r a d o secretario-ayudante del M i -
n i s t r o en C a m p a ñ a y delegado del Gobierno a n t e la Di-
visión de Coquimbo, don M a n u e l M a r í a A l d u n a t e Solar.
Aquella División f u e r t e de 12,000 hombres escogi-
dos de las t r e s a r m a s , se quedó sin c o m b a t i r . . .
Regimientos selectos la f o r m a b a n , pues se creía que
la Revolución h a r í a su desembarco por aquella zona.
L a s dificultades p a r a comunicar Coquimbo con la
capital, hicieron pensar al P r e s i d e n t e Balmaceda en
constituir ahí u n v e r d a d e r o representante del Gobierno,
que con el c a r á c t e r de M i n i s t r o de G u e r r a en C a m p a -
ñ a solucionara con propia a u t o r i d a d c u a n t o conflicto
se p r e s e n t a r a .
El P r e s i d e n t e designó p a r a este c a r g o al señor
A l d u n a t e , cuyas g r a n d e s condiciones de carácter, a pe-
s a r de su t e m p r a n a edad, le a u g u r a b a n un brillante
p o r v e n i r , y el M i n i s t r o eligió como su secretario y ayu-
d a n t e al C a p i t á n del 5.' de línea y a l u m n o a v e n t a j a d o
de leyes, Carlos B a e z a Y á v a r , quien era a d e m á s c u ñ a d o
del General Barbosa.
C u a n d o el M i n i s t r o A l d u n a t e t u v o noticias del de-
s e m b a r c o en Concón, se a p r e s t ó p a r a t r a s l a d a r s e a S a n -
tiago, a c o m p a r t i r con el P r e s i d e n t e la última etapa de
la j o r n a d a y luego salió a caballo hacia el S u r , acompa-
ñ a d o de sus a y u d a n t e s Baeza. Caupolicán Villota y
A b r a h a m Garin.
Poco después, recibió orden del Gobierno de in-
c o r p o r a r s e al centro de operaciones con los Regimien-
tos de Caballería H ú s a r e s de S a n t i a g o , al m a n d o de
S t e p h a n y H ú s a r e s de Coquimbo, al m a n d o de A l m a r z a .
A m a r c h a s f o r z a d a s se acercaban, c u a n d o recibie-
ron la noticia, c o n f i r m a d a por diversos conductos, del
d e s a s t r e de la Platilla.
N o le quedaba al señor A l d u n a t e m á s que la h u i d a
o u n a capitulación h o n r o s a .
O p t ó por esta última, pensando que su deber como
J e f e M i l i t a r e r a hacer e n t r e g a de su División y como
K N I t l Q U Ü o . liA K i l o s A

M i n i s t r o de E s t a d o , p r e s e n t a r s e al C o n g r e s o para ren-
d i r c u e n t a de s u s actos.
E r a c o n m o v e d o r el espectáculo de esa legión de
b r a v o s , a n s i o s o s de c o m b a t i r , que se veían obligados a
e n t r e g a r s u s a r m a s sin d i s p a r a r u n t i r o !
E o s oficiales q u e b r a b a n sus e s p a d a s ; los soldados
se despedían de s u s a r m a s c o m o de seres vivos, y to-
dos lloraban de emoción.
El M i n i s t r o c o m u n i c ó el d e s a r m e de su División ai
General B a q u e d a n o y esperó t r a n q u i l o p a r a entregar
p e r s o n a l m e n t e el a r m a m e n t o y el d i n e r o fiscal que lle-
vaba consigo.
¡ Fatal espera!
E l C a p i t á n E d m u n d o Arcillón llegó a los pocos
dias n o sólo p a r a llevar el a r m a m e n t o , sino p a r a hacer
p r i s i o n e r o al caballeroso M i n i s t r o y a sus Ayudantes
Baeza y V i l l o t a !
El 5 de S e t i e m b r e llegaban los prisioneros, con-
ducidos y v e j a d o s por Arcillón, a la estación Calera.
Y allí empezó su v e r d a d e r o vía crucis.
D e s p o j a d o s de su dinero, de s u s papeles pers,na-
les, sin permitírseles comunicación con nadie, los tres
prisioneros veían cada m o m e n t o que u n p r ó x i m o y san-
g r i e n t o f i n les e s p e r a b a !
I-a g e n t e que los r o d e a b a en la estación los mira-
ba compasiva. S a b í a o p r e s e n t í a la sentencia de muer-
te que y a estaba d i c t a d a !
A toda costa p r e t e n d i ó el M i n i s t r o comunicarse
con sus parientes de S a n t i a g o , a l t a m e n t e colocados en
el Gobierno recién t r i u n f a n t e .
T o d a t e n t a t i v a f u é inútil.
D e s e s p e r a d o s , A l d u n a t e . Baeza y Villota se pasea-
ban por el a n d é n , en el estrecho círculo que dejaba la
g u a r d i a que los custodiaba.
D e pronto, u n a voz c a v e r n o s a g r i t a : "¡ V e a Sar-
g e n t o ! ¡ C ó m o p e r m i t e que esos b a n d i d o s se paseen!
¡ Hágalos sentarse!
F u é necesario obedecer, s e n t a r s e ahí. sobre linos
cajones, y . . . e s p e r a r la m i s m a s u e r t e que corriera
Vbraham G a r í n , a quien el M i n i s t r o h a b í a enviado
al m a n d o de la División d e s a r m a d a p a r a e n t r e g a r l a a
ls a u t o r i d a d e s de la Revolución.
i-a historia conoce el alevoso episodio.
COMO SI F U E R A HOY.

A l d u n a t e . M i n i s t r o de E s t a d o , profesional distin-
guido. que c o n f i a n d o en las leyes de la g u e r r a , había
r e n d i d o su División p a r a evitar un d e r r a m a m i e n t o ma-
y o r de sangre, y que velando por sus deberes, se había
p r e o c u p a d o de que sus soldados pudieran dispersase pa-
ra n o ser u n a a m e n a z a pública esperaba sin e m b a r g o
que alguien le evitara los u l t r a j e s de que era objeto.
N o había perdido toda esperanza, y si el ya 110 la
tenía, supo en sus últimos momentos alentarla en el
corazón de sus jóvenes A y u d a n t e s .
D e p r o n t o llegó 1111 tren a la estación.
U n oficial revolucionario descendió al andén. El
M i n i s t r o reconoció en él un pariente cercano, a quien
llamó, pero el oficial, no queriendo comprometerse, pa-
só con rapidez y no quiso oirlo!
E r a la última tabla de salvación y la sombra f a -
tídica de la m u e r t e t u r b ó la mente de esos tres seres
que 110 osaban comunicarse sus t e m o r e s !
S o n ó el pito del tren a n u n c i a n d o la partida.
Se p r o d u j o u n a discusión entre los oficiales que cus-
todiaban a Aldunate. distinguiéndose las voces de los Co-
m a n d a n t e s César M o n t t y Carlos Valdivieso T a g l e y lue-
g o oyó p r o n u n c i a r el n o m b r e de Carlos Baeza Y á v a r .
E11 ese instante el t r e n p a r t í a lentamente.
A l g u i é n t o m ó a Baeza de un brazo, lo e m p u j ó ha-
cia el t r e n en m a r c h a y lo hizo subir.
¡ S e h a s a l v a d o ! ¡ S e ha salvado!, le dijo.
¡ S e h a s a l v a d o ! — o y ó que repetían los que iban en
el tren, oficiales de la Revolución en viaje a Santiago.
A l d u n a t e , que 110 sabía qué fin le esperaba a Bae-
za, alcanzó a decirle: ¡Valor, C a p i t á n !
El t r e n salía r á p i d a m e n t e de la estación.
Baeza quiso ver a sus compañeros p a r a decirles
adiós, sin p e n s a r que sería el último adiós, y se a s o m ó
a la ventanilla.
E n ese momento, A l d u n a t e y Yillota eran obliga-
dos a m o n t a r a caballo y a m a r c h a r rodeados de u n a
escolta.
— ¿ A d ó n d e v a m o s ? — p r e g u n t ó A l d u n a t e al Tefe
de ella.
— " A R o m a se va por todos los c a m i n o s " — f u é
la única respuesta.
M o m e n t o s después, en una e n c r u c i j a d a del cami-
1 3 4

no, A l d u n a t c y Villota f u e r o n obligados a desmontar


y a s a c a r s e las m a n t a s .
; C o m p r e n d o q u i e n e s m e m a t a n ! — d i j o el Mi-
nistro.
— ¡ C o b a r d e s ! — l e s g r i t ó Villota.
Y u n a d e s c a r g a concluyó asi con las vidas precio-
sas de dos h o m b r e s , a s e s i n á n d o l e s al a m p a r o de una
contienda ya t e r m i n a d a !
L o s c a d á v e r e s q u e d a r o n ahí d e s n u d o s y los victi-
m a r i o s se d i s p u t a r o n m á s t a r d e sus p r e n d a s de vestir
y alhajas.
V e a m o s cómo.
El C a p i t á n Baeza h a b í a sido salv a d o momentánea-
m e n t e en Calera y llevado p r i s i o n e r o a Quillota.
E s t a b a detenido en u n c u a r t e l c u a n d o ¡oh coinci-
dencia h o r r i b l e ! o y ó voces q u e d e c í a n :
— ¡ P a r a mi! ¡Para mi!
— ¡ N o h o m b r e , si es p a r a el c o m a n d a n t e !
; No. s e ñ o r ! ¡ N o , s e ñ o r ! ¡ A mi m e t o c a !
Se d i s p u t a b a n la rica silla de m o n t a r , las botas,
los espolines de o r o y la ropa personal del Ministro
Aldunatc.
Y luego, p a r a q u e el p r i s i o n e r o o y e r a , una voz
m a s a u t o r i z a d a al parecer, d i j o :
— L o que les h a p a s a d o a A l d u n a t e , Villota y (ra-
ían t e n d r á que p a s a r l e t a m b i é n al C a p i t á n dictatorial
que está ahí d e n t r o .
E r a la plena c o n f i r m a c i ó n de lo o c u r r i d o a los com-
p a ñ e r o s de m o m e n t o s a n t e s y de la s u e r t e faltal que le
e s p e r a b a al C a p i t á n Baeza Y á v a r .
L a r g a e r a y a la espera en 1111 o b s c u r o calabozo de
ese cuartel.
L a celebración del t r i u n f o impedía ocuparse de esa
victima, (¡ue f u r t i v a m e n t e h a b í a podido imponerse de
o t r a s noticias que m á s de cerca le a f e c t a b a n : la muerte
de su c u ñ a d o el General B a r b o s a , el saqueo de su casa,
la persecución de su m a d r e , que vivía con la familia
del General, la condenación a m u e r t e , publicada por los
diarios, de sus h e r m a n o s Miguel y E n r i q u e . . . .
U11 buen día lo visitó en la prisión el doctor Joa-
quín Iglesias Baeza, p a r i e n t e lejano, y le d i j o :
" X o l e s a ' v ® l a v ' d a en Calera, p r o m o v i e n d o la
discusión que dió por resultado sil e m b a r q u e en el t r e n
y a h o r a v e n g o a salvársela n u e v a m e n t e .
COMO 81 F U E R A H O T . . . 135

Y con la complicidad de quién sabe Quién, lo sacó


del cuartel al a t a r d e c e r de ese día y lo embarcó en el
e x p r e s o que pasaba p a r a Santiago.
— ¡ T o d o lo he hecho en h o m e n a j e a su h e r m a n a
(.'orina! — l e d i j o el doctor Iglesias al estrecharle la
m a n o en los m o m e n t o s en que p a r t í a el tren.
El doctor Iglesias había sido uno de los a d m i r a -
dores de mi m a d r e en su j u v e n t u d .
El C a p i t á n Baeza. d i s f r a z a d o de paisano, llegó a
S a n t i a g o y nos e n c o n t r ó asilados en la Legación E s p a -
ñola. A p a r e c i ó c u a n d o lo creíamos m u e r t o y nos contó
emocionado esto mismo, que m á s t a r d e escribió en el
ostracismo, en Buenos Aires, en un folleto titulado
" P á g i n a s de S a n g r e . A s e s i n a t o del M i n i s t r o d o n M a -
nuel M a r í a A l d u n a t e y de los C o m a n d a n t e s Villota y
Garin".
i <1

-A
(7.
4

é
• * S

El G e n e r a l B a r b o s a y sus a y u d a n t e s 1891
LAS BATALLAS

Concón

Mis tios Miguel y E n r i q u e Baeza Y á v a r , O f i c i a -


les del E s t a d o M a y o r , sólo pudieron d a r m e los deta-
lles de la vida y de la m u e r t e de mi padre mucho tiem-
po después, c u a n d o n u e s t r a s a l m a s , desoladas sentían
la nostalgia de la P a t r i a como nueva herida que a u -
m e n t a b a n u e s t r o s ya intensos pesares.
D e s d e que lo vi a l e j a r s e al galope, llevando en su
semblante la visión de un éxito que sus constantes des-
velos de 8 meses, le daban derecho a esperar, nada
supe h a s t a entonces de las pocas y a m a r g a s h o r a s que
precedieron a su m u e r t e , la que buscó con insistencia
c u a n d o la traición y la f a t a l i d a d nublaron el brillo de la
estrella que j a m á s lo había abandonado.
Como la f i e r a que siente en la selva la trompeta
de caza, al a c e r c a r s e el t a n t o tiempo esperado enemigo,
el General se h a b í a e r g u i d o sacudiendo sus viejas do-
lencias corporales, y desde que el conv oy con sus t r o p a s
salió de la E s t a c i ó n Alameda, i n f u n d i ó en sus a y u d a n -
tes la serena valentía y el patriótico espíritu que le a n i -
maban.
El E s t a d o M a y o r llegó a Concón con las p r i m e r a s
luces del dia.
L a s t r o p a s de la División de V a l p a r a í s o ya estaban
en línea de batalla.
S o b r e la orilla n o r t e del A c o n c a g u a los batallones
138 ENRIQUE O. BARROSA

de la oposición, recién d e s e m b a r c a d o s en Quinteros,


lucían al sol s u s relucientes b a y o n e t a s .
E l General A l z é r r e c a , sobre u n a altiplanicie, con la
c o n f i a n z a que le i n s p i r a b a n sus t r o p a s y las al parecer
invulnerables posiciones que ocupaba, estudiadas antes
en todos sus detalles, h a b í a r e c l a m a d o p a r a si el man-
do de la acción p r o n t a a i n i c i a r s e !
P e r o el General B a r b o s a h a b í a sido, por su mayor
j e r a r q u í a y a n t i g ü e d a d , i n s t i t u i d o con el m a n d o supre-
mo, y llevaba i n s t r u c c i o n e s del P r e s i d e n t e Balmaceda
de e s p e r a r la llegada de la División de Concepción. Sin
e m b a r g o , la s u e r t e y a estaba echada.
B a r b o s a y A l z é r r e c a , vistiendo sus u n i f o r m e de
gala — q u e p a r a ellos el día de batalla era sinónimo de
día de t r i u n f o y de g l o r i a s — e s t u d i a n la situación de
hecho, y sus a n t e o j o s descubren allá e n t r e los matorra-
les de la opuesta orilla, los blancos u n i f o r m e s enemigos
m e se mueven y a v a n z a n .
D i s c u t e n con c a l o r ; m e j o r dicho, con viveza. U11
m i s m o anhelo los a n i m a !
S u s E s t a d o s M a y o r e s , a la distancia, siguen con la
'."isla las siluetas de sus Generales que se destacan so-
bre el límpido cielo, y en cuyos c e r e b r o s se concentran
las experiencias militares de m u c h a s c a m p a ñ a s . . . .
L o s Generales se a l e j a n u n poco, conversando
siempre, f i j a s sus m i r a d a s en la orilla n o r t e del Acon-
c a g u a , que c o r r í a caudaloso, como u n a sonora amenaza
p a r a quien o s a r a a t r a v e s a r l o . S u s manos, de cuando en
cuando, señalan en el espacio p u n t o s invisibles, y en la
c a r t a militar que llevan consigo, p u n t o s precisos y es-
tudiados.
L a batalla se d a r í a al día siguiente.
E s un hecho d e m o s t r a d o h a s t a la evidencia que
así lo a c o r d a r o n los generales, dice B a ñ a d o s Espinosa.
" E l General B a r b o s a habia dicho a su J e f e de Es-
t a d o M a y o r , lleno de c o n f i a n z a en sus t r o p a s y miran-
do desdeñosamente la orilla opuesta, que se sentía ten-
tado de c r u z a r el río e ir a a t a c a r al enemigo en sus
posiciones al siguiente d í a " . " S o n c u a t r o g a t o s " , insis-
tió con soberbia aquel v e t e r a n o sin miedo, cuya oscura
tez, que a c e n t u a b a su l a r g a b a r b a gris, parecía quema-
da al f u e g o del c a ñ ó n " . ( 1 )

.1] Salas E d w a r d n — B a l m a c e d a y el P a r l i u n e n t a r i m i o e n Cliile.


COMO SI F U E R A HUY. 139

E r a n las siete y media c u a n d o la artillería enemiga


r o m p i ó el f u e g o sobre el ala izquierda balmacedista.
Se h a b í a n precipitado los acontecimientos.
L e s Generales se s a l u d a r o n estrechándose las m a -
nos como los g l a d i a d o r e s al e n t r a r a la a r e n a , y volvie-
ron a r e u n i r s e con sus oficiales.
" H a y que a c e p t a r la situación tal como está", dice
el General Barbosa, dirigiéndose a su j e f e de E s t a d o
M a y o r , y m o n t a a caballo.
¡ A d e l a n t e , caballeros! — g r i t a a sus oficiales, que
lo siguen c u a n d o al galope va a ocupar en el e x t r e m o de
la línea el l u g a r que le h a correspondido.
L o s cañones enemigos habían iniciado su f u e g o ,
lentamente, como el preludio de una orquesta i n f e r n a l .
Luego el c r e p i t a r de las fusilería iba haciéndose
m á s general y repercutía en los cerros, clonde encontra-
ba eco. como un redoble de t a m b o r que iba creciendo.
La E s c u a d r a , que apoyaba el ataque, logró acer-
carse lo m á s posible a la boca del río. y pronto sus g r a n -
des g r a n a d a s c r u z a r o n el espacio, silbantes, como mito-
lógicos moscardones.
U n a de las p r i m e r a s cayó a pocos m e t r o s del Ge-
neral B a r b o s a y de su E s t a d o M a y o r , que vigilaban
ese sector de la batalla, cercano al m a r .
¡ V i v a Chile! — e x c l a m ó el General levantando en
alio su galoneado kepí.
¡ V i v a Chile! — r e p i t i ó su escolta r e c o n f o r t a d a con
la a c t i t u d del J e f e .
El combate se generaliza y se hace m á s y m á s in-
tenso.
U n a bala m a t a el caballo del General Barbosa, su
tordillo f;'.v rito.
— ¡ N o i m p o r t a ! dice. ¡ T o d a v í a está vivo el jinete!
Y sin s a c u d i r s e del polvo de la caida, vuelve a mon-
tar en u n o de sus caballos de repuesto.
S u actividad es incansable.
S u s a y u d a n t e s acuden aquí y allá cumpliendo sus
órdenes.
D e p r o n t o le parece que sus espuelas de plata 110
sirven p a r a h a c e r r e n d i r a su caballo la energía que él
le exige y en medio de la acción, las cambia por las de uno
de sus a y u d a n t e s el I n g e n i e r o militar J u a n Manuel Cas
140 ENRIQUE O. BARROSA

t r o . q u e v a l e r o s o y leal, t o m a en el c o m b a t e su puesto tic


peligro al lado de su j e f e .
Miguel y E n r i q u e , son enviados ahi donde mejor es-
pera el c u m p l i m i e n t o de sus órdenes, y viendo que una
g r a n a d a a v i e n t a el caballo de éste último, que volvía ja
d e a n t e después de a t r a v e s a r una zona de peligro, lo pre-
mia o r d e n a n d o que se le dé u n o de sus caballos
de r e s e r v a .
F u é n e c e s a r i o o r g a n i z a d o todo b a j o el fue-
g o enemigo, a n t e s de a c e p t a r u n a r e t i r a d a en esas cir-
cunstancias .
Su experiencia m i l i t a r le indicaba, como se lo dije
a su j e f e de E s t a d o M a y o r , coronel Ruiz. "que esos
m o v i m i e n t o s al f r e n t e del e n e m i g o t r a e n por consecuen-
cia i n f u n d i r timidéz a la t r o p a " , y su a m o r propio y s:
orgullo de soldado no los a c e p t a b a n .
" A m b o s e j é r c i t o s se b a t i e r o n con valor, con de-
n u e d o y h a s t a con h e r o í s m o " .
" H a y que e x c e p t u a r del lado de las t r o p a s del Go-
bierno a J e f e s , oficiales y soldados, que estando oculta-
mente al servicio de la Revolución, m a n c h a r o n sus ban-
deras, su h o n o r y las tradiciones militares del viejo y
leal E j é r c i t o de Chile".
Bien c o n t a b a n con estas deslealtades, que eran un
f a c t o r imprevisto p a r a los G e n e r a l e s balmacedislas. los
j e f e s del e j é r c i t o invasor, como lo reconoce el General
Canto, con r u d a f r a n q u e z a , en sus M e m o r i a s .
Bien p r o n t o se empezaron a sentir los efectos de la
traición h a s t a entonces oculta e n t r e las filas.
El parque, con todo el b a g a j e de municiones, des-
a p a r e c i ó y n o se supo m á s de él. y las municiones es-
casearon.
La artillería, cuyos efectos debían h a b e r sido con-
cluyentes, d a d a su colocación p a r a impedir el paso del
río, falló p o r q u e sus g r a n a d a s caían sin estallar y 110
producían o t r o e f e c t o que el de una bala sólida.
F r a g u a d a s b a j o el i n f l u j o del o r o c o r r u p t o r , sólo
contenían ladrillo molido en l u g a r de p ó l v o r a !
L a D i \ ision de 1 . 6 0 0 soldados, o poco menos, a las
ordenes de Lopetegui, a c t u a b a a p a r e n t e m e n t e bien.
\ bien se explica: pues la a c t i t u t d que había asumido
este alto j e f e , a n t i g u o edecán de Balmaceda, era tal,
como <ln un escritor b a l m a c e d i s t a " que «si t r i u n f a b a
£ 1 revolución iba a q u e d a r bien con ella, y bien con Bal-
COMO H[ PUKRA HOY. 141

m a c e d a si hubiera sido este el victorioso». " P e r o en tal


situación de f r i a l d a d y doblez, se comprende que el sol-
dado, que es la f u e r z a viva que decide las batallas, no
podia recibir en esta b r i g a d a ese impulso alentador, ese
c o n t a g i o de e n t u s i a s m o de que t a n t o necesitaba la g r a n
m a s a inerte de e n r o l a d a s " ( 1 ) .
Asi se explica que las brillantes posiciones f u e r a n
a s a l t a d a s y a r r o l l a d a s ; que un ejército superior en cali-
dad. cediera a n t e el e m p u j e de mineros reclutados en po-
co tiempo en las salitreras.
" U n o t r a s o t r o despachó el General Barbosa va-
rios a y u d a n t e s pidiendo u n a reserva que estaba en Viña
del M a r y que no llegó nunca al campo de batalla.
" E n v a n o f u é que el valiente Coronel Waidele, a la
cabeza de su R e g i m i e n t o 10.' de linea, se hiciera m a t a r
con los dos tercios de su g e n t e y con casi todos los jefes
y o f i c i a l e s ; en v a n o f u é que el segundo J e f e del Regí
m i e n t o E s m e r a l d a , C o m a n d a n t e Desiderio Jlabaca, car-
g a r a b i z a r r a m e n t e a la b a y o n e t a : inútil f u é que, por un
acto de sin igual a r r o j o del Coronel Temistocles U r r u -
tia. J e f e de los C a r a b i n e r o s de Y u n g a y c a r g a s e intré-
pidamente en medio del n u t r i d o y m o r t í f e r o f u e g o de
los fusiles de repetición M a l i n c n e r : todo f u é inútil, pues
el f u e g o se debilitaba m á s y m á s por momentos.
" B a r b o s a se multiplicaba, lo mismo que A l z é r r e c a .
" R e u n í a a los heridos y a los dispersos y los incita-
ba con la p a l a b r a y con el ejemplo, electrizando con su
m i r a d a de f u e g o y su imponente a r r o j o a los que esta-
ban d e s a n i m a d o s " .
" E r a necesario, t e r m i n a en sus A p u n t e s B i o g r á f i -
cos el T e n i e n t e Coronel A l b e r t o de la C r u z , — v e r a B a r -
bosa en u n a batalla p a r a c o m p r e n d e r su c o r a j e y f o r -
m a r s e idea de aquel hombre, que se t r a n s f o r m a b a en
león".
P e r o la f a t a l i d a d y la traición pudieron m á s que to-
dos los e s f u e r z o s , y la d e r r o t a se p r o n u n c i ó .
El General Barbosa, al imponerse de la defección
de sus t r o p a s , esperaba un desastre m a y o r .
¡ S u lealtad no concebía la t r a i c i ó n !
¡ S u s g l o r i a s n o m a r c h i t a s no se resignaban a n t e
una r e t i r a d a !

Salan Kihrurs olira citaila.


14-2 E N R I Q U E O. 11ARR0KA

Y por eso, p a l m o a palmo, con su ejemplo, con su


acción iba d e f e n d i e n d o sus posiciones, pero era i n ú t i l . . .
S u s t r o p a s de r e f r e s c o , e n v i a d a s a salvar una posi-
ción, p r o n t o las veía c o n f u n d i d a s con las del enemigo.
L o s soldados h a c í a n c a u s a c o m ú n y sólo los oficiales y
j e f e s , que n o e s t a b a n c o m p r o m e t i d o s de antemano, caían
en el c a m p o o e r a n hechos p r i s i o n e r o s .
¡ J a m á s 1111 j e f e h a s u f r i d o m á s intensamente!
Y entonces, decidió b u s c a r la m u e r t e como él la
había s o ñ a d o . . .
H e r i d o en el c a m p o de batalla, 110 quiso abando-
narlo, y se hizo v e n d a r en el sitio por su médico, el Doc-
tor L u i s Federico G a n a .
La tarde caía.
El f u e g o iba raleando, p r o t e g i e n d o el de las fuerzas
g o b i e r n i s t a s , la r e t i r a d a de sus d i e z m a d o s tercios.
El General, inmóvil sobre su caballo, la vista fija
en 1111 m á s allá, silencioso a n t e lo inevitable, sentía pasar
a su lado el c o r t e j o de heridos, de dispersos, de decepcio-
n a d o s que la r e f r i e g a había d e j a d o : h e r i d o s que iban de
a dos o de a t r e s a p o y á n d o s e m u t u a m e n t e , sangrando;
soldados que el c o m b a t i r de 1111 día entero había exte-
n u a d o , pero que se c o n s e r v a b a n leales; oficiales que vol-
vían con la m u e s t r a de lo que h a b í a n sido sus brillantes
compañías, sucios sus u n i f o r m e s , a v i v a d a s por la sed y
por el h a m b r e sus m i r a d a s .
T o d o s s a l u d a b a n al p a s a r , c o n f i a n d o siempre en
ese h o m b r e , en esa e s t a t u a viva que p a r e c í a la figura
a r r o g a n t e e inmóvil del G e n e r a l !
E11 medio de la a v a l a n c h a que p r o d u c e una retira-
da b a j o el f u e g o enemigo y el pánico de la d e r r o t a , seme-
j a b a a esas rocas que a v a n z a n incólumes hacia el mar,
que las azota en las g r a n d e s tempestades.
¿ O u é pensaba el G e n e r a l ?
¡ C ó m o c r u z a r í a n por su m e n t e visiones de otras
batallas en que vió t a m b i é n d e s f i l a r sus t r o p a s heridas
y cansadas, pero r e a n i m a d a s con las d i a n a s que celebra-
ban la v i c t o r i a !
¡ Q u i é n sabe si 1111 m o m e n t o t u v o la visión de su pa-
tria por la que t a n t o h a b i a hecho, detenida en su pro-
g r e s o por el r é g i m e n p a r l a m e n t a r i o , que g a n a b a en esos
m o m e n t o s su p r i m e r a e t a p a !
i \ qué f u g a c e s serían — p o r q u e el cumplimiento de
su deber estaba sobre t o d a s las c o s a s — pero qué inten-
00X0 SI PVBKA HOY... I 4.'S

sos. los pensamientos que le r e c o r d a r a n a su m u j e r y


sus h i j o s tan pequeños!
U n o s pasos m á s a t r á s , E n r i q u e Baeza. esperaba
sus ó r d e n e s y escudriñaba el horizonte que empezaba
a oscurecerse.
M á s allá una pequeña escolta de asistentes, que te-
nían los caballos de la brida, en descanso.
D e pronto, a poca distancia, aparecía la caballería
enemiga, inconfundible, que se detenía indecisa.
—¡ Ahí está el General B a r b o s a ! — exclama su
J e f e , el Coronel S a l v a d o r Y e r g a r a . que después f u é ge-
neral y r e c o r d a b a con E n r i q u e este episodio.
S o b r e una pequeña elevación del terreno, la f i g u r a
del J e f e del E j é r c i t o de Balmaceda. conocida y caracte-
rística, se realzaba con las luces mortecinas del ocaso:
E n r i q u e , poniéndose al lado del General le dice:
" B a r b o s a , retírese de ahí, la caballería enemiga se nos
viene e n c i m a ! N o s h a visto!".
— " B a r b o s a , n o se e x p o n g a ! " — insistía a n t e la
inmovilidad desesperante del General.
— P r i m e r o está mi t r o p a — respondió, r e f i r i é n d o s e
a los últimos pelotones que pasaban en retirada.
— B a r b o s a ! Acuérdese, mi General, de la Corina.
de su E n r i q u i t o , de su A l b e r t i t o ! ¡ V i v a siquiera p a r a
ellos! ¡ B a j e por ese deshecho, que ya la caballería a v a n -
za!
— ¡ Y o sé lo que h a g o ! — f u é la fría respuesta.
E n t o n c e s E n r i q u e , uniendo la acción a la palabra,
t o m ó las b r i d a s del caballo del Genera!, y lo obligó a
descender por 1111 repliegue, donde p r o n t o quedó oculta
a la vista del enemigo la pequeña escolta y pudo seguir
el camino a Quilpué, que habían t o m a d o las hues-
tes salvadas. H e r i d o s a quienes la m u e r t e sorprendió en
su r e t i r a d a , que el dolor y la f a t i g a r i n d i e r o n ; c u r e ñ a s y
b a g a j e s que sus conductores a b a n d o n a r o n ; caballos en-
sillados que v a g a b a n , m u e r t o s o heridos sus jinetes, mil-
las que con r u e d a s y cañones, f o r m a b a n 1111 hacinamien-
to de hierro, de s a n g r e y de lodo, tales eran los jalones
que m a r c a b a n la r u t a a los que a ú n tenían f é en la causa.
El General los seguía callado, al paso lento de su
caballo, y de pronto, como volviendo de u n a horrible
pesadilla, que la realidad c o n f i r m a b a , r e c o r d ó que la
consigna e r a "pelear a m u e r t e " y que si la m u e r t e ese
144 K N I t I Q U K O. HA líROSA

<lia lo h a b i a r e s p e t a d o , c o m o a n t e s , m a ñ a n a el la busca-
ría. d e s p u é s de h a b e r j u g a d o la ú l t i m a partida.
- " H a y que p r e o c u p a r s e de los heridos, que se les
recoja, se les a t i e n d a y se les a l i m e n t e " ! — y de nuevo
sus a y u d a n t e s , q u e h a b í a n ido i n c r e m e n t a n d o el silen-
cioso c o r t e j o , se d i s p e r s a r o n cumpliendo aquellas ór-
denes.
E n Q u i l p u é volvieron a e n c o n t r a r s e los Generales
B a r b o s a y A l z é r r e c a y se a b r a z a r o n en silencio. Sólo
la luz de un f a r o l de la E s t a c i ó n r e f l e j ó los cristales de
u n a s l á g r i m a s , que a p a r e c i e r o n f u r t i v a s y que nadie
vió.
L o s Generales, r e u n i d o s esa noche con sus Esta-
dos M a y o r e s , a p e n a s d e s c a n s a r o n , v el General Bar-
bosa. m u y t e m p r a n o se o c u p ó de p o n e r s e en comunica-
ción con el Gobierno, en las o f i c i n a s del telégrafo.
L u e g o e m p e z a r o n a llegar los convoyes que traian
la División de Concepción, a c u y o m a n d o venía el Mi-
n i s t r o de G u e r r a en C a m p a ñ a , don J u l i o Bañados Es-
pinosa.
El G e n e r a l a r e n g a b a a los n u e v o s batallones, ha-
ciendo n a d a del d e s a s t r e de Concón.
" A las 5 % P- M . t u v e o p o r t u n i d a d de saludar al
b r a v o General B a r b o s a en Quilpué, dice don Julio Ba-
ñados Espinosa, y a g r e g a :
" M e hizo la m á s h o n d a impresión. S e sabe que
tan leal soldado s u f r í a de u n a diabetes que sordamen-
te d e s t r u í a su n a t u r a l e z a y c o r r o í a oculta su varonil exis-
tencia.
" D o m i n a d o por su e n f e r m e d a d , víctima de los que-
b r a n t o s físicos que le p r o d u c í a n los t r a b a j o s , marchas y
t r a s n o c h a d a s desde el 20, mal a l i m e n t a d o , con el cuerpo
rendido por la f a t i g a por c a u s a del caballo y mil trajines
a pie, con el espíritu sacudido por las responsabilida-
des de la situación, y con esa i n q u i e t u d febril que se
a p o d e r a del h o m b r e , c u a n d o tiene en perspectiva gran-
des problemas en v í s p e r a s de solución, el General Bar-
bosa parecía u n a t r a n s f i g u r a c i ó n del g a l l a r d o militar
de ceño altivo, de pupila a r d i e n t e y de expresión ma-
liciosa y algo sardónica, que todos conocían.
t voz. algo a p a g a d a , su c u e r p o desfallecido, su
m i r a d a melancólica y el color a m a r i l l o m a t e de su fiso-
" en él e r a n signos elocuentes de la lucha
que empeñaba su a m o r p r o p i o de soldado.
COMO Kl PÜKKA HOY... 14Ó

I-levaba m u c h a s h o r a s sin comer y 4 0 sin d o r m i r !


" L o s q u e b r a n t o s de su n a t u r a l e z a física no in-
f l u í a n en su heroica resolución de ir h a s t a el fin y de
b a t i r s e h a s t a la m u e r t e " .
Sólo después que t o m a b a t o d a s las disposiciones
p a r a que la tropa a l o j a r a y comiera bien, porque era
cuidadoso en e x t r e m o del soldado, se retiraba a descan-
sar a altas horas, y entonces, sólo con sus a y u d a n t e s
m á s íntimos, se preocupaba de sus dolencias físicas y
d a b a expansión a sus pesares morales.
Su c u e r p o e n f e r m o y f a t i g a d o necesitaba de es-
tímulo. La víspera del combate de V i ñ a del M a r y de
la batalla de la Placilla, f u é necesario darle fricciones
de a g u a r d i e n t e a l c a n f o r a d o y de que su médico y ami-
g o lo atendiera.
De n a d a de esto tenía noticia el resto del E j é r c i -
to, f u e r a de sus c u ñ a d o s y a y u d a n t e s íntimos. Miguel
y Enrique.
P o r el c o n t r a r i o , m u y t e m p r a n o hacía que le lle-
v a r a n su caballo y ocultamente m o n t a b a ayudado por
ellos. Y a jinete en su corcel de g u e r r a , parecía re-
c o b r a r n u e v a s energías y así, d e m o s t r a n d o un espí
ritu i n q u e b r a n t a b l e y .un vigor físico que 110 tenía ya.
llegaba airoso al galope donde estaban esperando sus
instrucciones los a y u d a n t e s y los j e f e s c'e b r i g a d a .
¡ Q u é bien está el General!, se oía repetir, y la
creencia de esa s a n i d a d era una esperanza m á s de t r i u n -
f o p a r a los que desde años a t r á s estaban a c o s t u m b r a -
dos a que los c o n d u j e r a por el camino de la victoria.
140 HNRItiUfc; O. JJAltUOftA

COMBATE DE VIÑA DEL MAR

El enemigo, falto de \ iveres y de municiones en un


principio, n o supo t a m p o c o s a c a r p a r t i d o de la victoria
q,ue h a b í a o b t e n i d o en Concón y c o n f i a n d o en que la
acción c o m b i n a d a de las m o n t o n e r a s h u b i e r a podido des-
t r u i r la línea f é r r e a . 110 e s p e r a b a que g r a c i a s a la acción
e f i c a z del G o b i e r n o y de los Generales se hubiera podi-
do r e u n i r r e f u e r z o s s u f i c i e n t e s en V i ñ a del M a r .
F u é así como se decidió que las f u e r z a s revolu-
c i o n a r i a s r e o r g a n i z a d a s después de Concón, provistas
de municiones d e s e m b a r c a d a s de la E s c u a d r a , atacaran
de s o r p r e s a y t o m a r a n a V a l p a r a í s o por V i ñ a del Mar,
en la m a d r u g a d a del 2 3 de A g o s t o .
P e r o el General B a r b o s a había t o m a d o la noche an-
tes excelentes e i n m e j o r a b l e s posiciones en las alturas
de V i ñ a del M a r , que le h a b r í a n p e r m i t i d o encerrar en
u n v e r d a d e r o callejón sin salida al e j é r c i t o invasor, el
cual ni siquiera podía c o n t a r con el apoyo de la Escua-
d r a , a la cual tenía e n c a r g o de m a n t e n e r a la distancia
el f u e r t e Callao con sus c a ñ o n e s de l a r g o alcance.
L a s p r i m e r a s luces del a m a n e c e r revelaron la ca-
lidad de las posiciones t o m a d a s por el E j é r c i t o balma-
cedista y que ya era imposible u n a s o r p r e s a . Al mismo
tiempo la artillería del Coronel F u e n t e s prevenida, rom-
pió sus f u e g o s y siguieron a t r o n a n d o el espacio los dis-
p a r o s del f u e r t e Callao que por la precisión de sus pun-
terías puso en v e r d a d e r o peligro a los buques de la
Escuadra.
El enemigo se vió compelido a s u s p e n d e r el ata-
que y c a m b i a r de táctica, c o n s e r v a n d o sí como obje-
tivo principal V a l p a r a í s o .
Su plan estaba f r a c a s a d o por la previsión del Ge-
neral Barbosa.
E11 esta acción, que f u é sólo 1111 duelo entre la ar-
tillería de a m b o s b a n d o s y de los cañones de los f u e r t e s
y de la E s c u a d r a , resultó h e r i d o el Coronel Benedic-
to A r m a n d o Silva, p e r o h u b o pocas b a j a s en general.
" L a s p u n t e r í a s de la artillería F u e n t e s e r a n admi-
rables. y si 110 c a u s a r o n d e s a s t r e m a y o r f u é exclusiva-
mente por la calidad de las m u n i c i o n e s " dice Bañados
Espinosa, y a g r e g a el C o r r e s p o n s a l O f i c i a l del E j é r c i t o
R e v o l u c i o n a r i o : "que e r a n d e f e c t u o s a s las g r a n a d a s
que los cañones balmacedistas empleaban. A q u í en Vi-
COMO s i v):I:i:A HOY. 147

ña, como en Concón y como después en I.a Platilla, se


pudo o b s e r v a r que apenas un dies por ciento de ellas
h a c í a n explosión, traicionando de este modo los e s f u e r -
zos, la rapidez y buena puntería de los artilleros".
E r a la traición que a s o m a b a por todas partes, ame-
nazante, vergonzosa, p r o f u n d a m e n t e a p e n a d o r a p a r a el
General balmacedista que veía estrellarse sus desvelos,
sus conocimientos, sus buenos elementos de que podía
disponer, las espléndidas posiciones que era capaz de
t o m a r , contra la aliada oculta del enemigo que lo alen-
taba a seguir adelante c.uando todo aconsejaba reem-
b a r c a r s e . como lo pensaron sus jefes, en 1111 momento.
O t r a s decepciones m á s hondas le quedaban toda-
vía que s u f r i r m á s tarde, en vísperas de la batalla decisi-
va, que se esperaba de todas m a n e r a s porque el enemigo
se replegaba y r e o r g a n i z a b a en sus posiciones de Re-
ñaca.
E11 las noches cuando tomaba algún descanso ahí
donde sus actividades lo habían encontrado, daba ex-
pansión a sus pesares y a sus temores de e n c o n t r a r s e
de n u e v o con f r a n c a s manifestaciones de deslealtad de
a l g u n a s unidades o con veladas debilidades que n o co-
r r e s p o n d i e r a n a la acción enérgica que él o r d e n a b a .

E n la subida de A g u a Santa, en Viña del M a r ,


hay u n a pequeña capilla a la cual, acompañado de uno
de sus a y u d a n t e s , llegó el General Barbosa en la t a r d e
a n t e r i o r del combate de V i ñ a del M a r .
D e s p u é s de arrodillarse a n t e u n a imagen y, al des-
pedirse del c u r a que la regentaba, le d i j o : "Adiós, pa-
d r e ; si m a ñ a n a he vencido al enemigo, vendré a darle
las g r a c i a s a D i o s ; y si nó, rece por mí".
P o r su p a r t e el General Alzérreca. a p r o v e c h a n d o
1111a t r e g u a de sus múltiples quehaceres, solicitó la ve-
nia del M i n i s t r o de G u e r r a en C a m p a ñ a , don Julio Ba-
ñados E s p i n o s a , p a r a llegar al galope de su caballo a
Valparaíso.
D e j a n d o el caballo a c a r g o de su asistente, e n t r ó
a la iglesia de la Merced, y se p r e p a r ó p a r a m o r i r co-
mo cristiano, que ya su g r a n a l m a de militar estaba pre-
p a r a d a p a r a elevarse al templo de la gloria.
Y a m b o s Generales r e g r e s a r o n al f r e n t e de sus Di-
visiones m á s f i r m e s en su propósito de cumplir con el
lema de " v e n c e r o m o r i r " .
148 E N R I Q U E O. HARlíOHA

PLACILLA

P e r o 110 era el p i n t o r e s c o b a l n e a r i o el sitio elegido


p o r el destino p a r a q u e c a y e r a plegada y ensangrenta-
d a la b a n d e r a que r e p r e s e n t a b a la encarnación del Go-
b i e r n o republicano y v e r d a d e r a m e n t e democrático.
El E j é r c i t o revolucionario h a b í a decidido buscar
por Placilla la e n t r a d a a V a l p a r a í s o y d e j a n d o encen-
d i d a s sus f o g a t a s y a r m a d o s a l g u n o s pabellones, em-
p r e n d i ó s e c r e t a m e n t e la m a r c h a , pretendiendo engañar
al J e f e de las f u e r z a s del Gobierno.
E s t e c o m p r e n d i ó el a r d i d y dispuso inmediatamen-
te ir a c e r r a r l e el paso en las a l t u r a s de Placilla.
T o d a la noche se m a r c h ó con las precauciones que
son de r i g o r , p a r a l e l a m e n t e a las c o l u m n a s enemigas.
L a noche e r a de 1111 f r í o intenso y helada.
El General B a r b o s a , s i t u a d o con sus ayudantes en
un paso difícil p a r a las piezas de la artillería, alentaba
con su voz y con su ejemplo a los e s f o r z a d o s artille-
ros que, como él, no h a b í a n d o r m i d o tampoco la noche
anterior.
L a escarcha c u b r í a c o m p l e t a m e n t e el capote del
General, quien p a r a d e s c a n s a r de las f a t i g a s del caballo,
seguía d i r i g i e n d o el paso i n t e r m i n a b l e de sus tropas sen-
tado en una piedra que d o m i n a b a el estrecho y difícil sen-
dero. S u a y u d a n t e E n r i q u e Baeza e r a el único que te-
nía una l i n t e r n a p a r a a l u m b r a r el c a m i n o a cada pieza
de artillería que llegaba, c u i d a n d o de c u b r i r la luz, para
que no f u e r a vista por el enemigo, cuya paso de mar-
cha alcanzaba a sentirse.
E r a u n a orden, repetida de boca en boca, la de que
no se encendiera siquiera u n cigarrillo, y así toda la
noche, como u n desfile de f a n t a s m a s silenciosos, cu-
biertos por la escarcha que caía y helaba h a s t a los hue-
sos, t e r m i n a r o n de llegar a la Placilla todos los regi-
mientos que en la m a ñ a n a de ese día h a b í a n esperado cu-
b r i r s e de gloria en las espléndidas posiciones tomadas
en V i ñ a del M a r .
U n o de los a y u d a n t e s del General, viéndolo exte-
n u a d o por el insomnio y el f r í o , se preocupó de hacer-
le p r e p a r a r u n a t a z a de c a f é en u n a vivienda vecina,
l'-staba amaneciendo y va h a b í a d e s f i l a d o hasta el
ultimo pelotón, c u a n d o liegó a comunicarle al Gene-
ral que podía s e r v i r s e un poco de c a f é con sus ayudan-
COMO SI t'UEKA HnV 14»

tes, que con él h a b í a n c o m p a r t i d o las r u d a s t a r e a s de


esa noche f r í a de A g o s t o .
P e r o el deber estaba sobre todas las cosas, y a n t e
la necesidad que el General sentía de adelantarse p a r a
ser de los p r i m e r o s en llegar a Placilla, p a r a señalar
a cada unidad s.u colocación en la p r ó x i m a batalla, con-
testó, m o n t a n d o a caballo:
" S i g a m o s adelante. ¡ Q u e no se diga que por t o m a r
una taza de c a f é el General Barbosa perdió un mo-
mento siquiera!".
Y . clavando espuelas a su cabalgadura, p a r t i ó al
galope, reemplazando con su ejemplo y la indomable
e n e r g í a que revelaba, la f a l t a de una buena taza de ca-
f é que sentían sivs oficiales.

El enemigo cortó, al p a s a r por Quilpué. las comu-


nicaciones con S a n t i a g o y a c a m p ó en la H a c i e n d a " L a s
P a l m a s " p a r a p r e p a r a r el asalto final. « E n este campa-
m e n t o se i n c o r p o r ó al E j é r c i t o revolucionario el Escua-
drón " H ú s a r e s " , escapado de Limache de la guarnición
dictatorial, con 14 j e f e s y oficíales y ,?10 individuos de
tropa, al m a n d o del S a r g e n t o M a y o r don Tulio Padilla.
« D e s d e Iquique sabía yo por el h e r m a n o de este
j e f e , don Miguel Angel Padilla, que Tulio tenía f i r m e s
convicciones, y era p a r t i d a r i o de la causa constitucio-
nal ; que en la p r i m e r a oportunidad que se le presenta-
ra i n g r e s a r í a al E j é r c i t o del N o r t e , con todos los elemen-
tos de que pudiera disponer, o en último caso. solo. Igual-
mente había recibido comunicaciones de que el regimien-
to Chillan, que servía a la D i c t a d u r a al m a n d o de su jefe
y de su s e g u n d o ; y el batallón Angeles, al m a n d o de su
coronel, no c o m b a t i r í a n en mi contra y que por el con-
t r a r i o h a r í a n lo m i s m o que el M a y o r P a d i l l a . . .
«El C o m a n d a n t e j e f e de', batallón Angeles, c u a n -
do llegó el caso de tener que e n t r a r en acción en la ba-
talla de Placilla, estaba de a v a n z a d a en V i ñ a del M a r .
así es que c u a n d o los constitucionales e n t r a r o n a Val-
paraíso, el batallón Angeles, con stfs quinientos hom-
bres, estaba f o r m a d o y con su j e f e a la cabeza en el
estero de las Delicias. . .
«El M a y o r don Tulio Padilla me refirió, que des-
de la noche del 2 4 estaba haciendo intentonas de ingre-
s a r al c a m p a m e n t o constitucional.
« L u e g o que h u b o llegado Padilla c o n f e r e n c i ó con-
150 fcNMQCK O UAltBOSA

m i g o ; le p r e g u n t é todo lo c o n c e r n i e n t e al movimiento
que h a b í a hecho y que m e explicase el estado de dis-
posición en que se e n c o n t r a b a n los oficiales y tropa de
su m a n d o . . .
« D i j e entonces a Padilla que r e u n i e r a y t r a j e r a los
oficiales a mi presencia, lo que se e f e c t u ó momentos des-
pués en un g r a n salón en la H a c i e n d a Las Palmas y
en la r e u n i ó n les m a n i f e s t é mi c o n t e n t o por el contin-
g e n t e que a p o r t a b a el e s c u a d r ó n , les alabé la conducta
que h a b í a n o b s e r v a d o . . .
«El g a s t o m á s c o n s i d e r a b l e que se hizo en la Ha-
cienda L a s P a l m a s , que era de don Claudio Vicuña, fué
de un m o l e j ó n que h a b í a en 1111 galpón, que tenía 1111
d i á m e t r o de 50 c e n t í m e t r o s y del que los H ú s a r e s de
Padilla se h a b í a n a p o d e r a d o p a r a a f i l a r sus sables, ope-
ración que d u r ó toda la noche y de tal s u e r t e que el diá-
m e t r o del molejón q u e d ó r e d u c i d o a m e n o s de 30 cen-
tímetros» ( 1 )

¡ A f i l a b a n los sables p a r a caer sobre los compañe-


ros de la v í s p e r a !

El General B a r b o s a , p r e o c u p a d o de o r g a n i z a r su
línea de batalla, recibía con la m á s p r o f u n d a a m a r g u r a
la noticia de estas defecciones, que lo obligaban a cam-
biar la colocación a c o r d a d a de s u s t r o p a s y que sabidas
por éstas h a b r í a n de p r o d u c i r el desaliento que en ellas
se notó después.
El brillante E s c u a d r ó n de H ú s a r e s , que tan de-
cisivo papel tenía d e s t i n a d o p a r a p r o t e g e r a la arti-
llería de F u e n t e s , a p o s t a d a en m a g n í f i c a s alturas, ya
110 existía, se h a b í a pasado, y sería p r e c i s a m e n t e el que
al fin de la batalla, s o r p r e n d i e r a con la s e m e j a n z a de
su u n i f o r m e a las a v a n z a d a s del G o b i e r n o y cayera con
sus a f i l a d o s sables sobre los artilleros de F u e n t e s !
O t r o escuadrón, el de los C a z a d o r e s a caballo, com-
puesto de 2 3 0 h o m b r e s , también había desaparecido.
< 011 su j e f e a la cabeza se d e j ó s o r p r e n d e r en actitud de
descanso, con los caballos de la b r i d a .
¿ D e qué podían servir, entonces, los e s f u e r z o s de
>S Generales v las posiciones i n m e j o r a b l e s en las al-
t u r a s que habían t o m a d o ?

(1) M e m o r i a s Militare.» de] G e n e r a l C a n t o .


COMO «1 F l Klt.V HOY.

" A las tres de la m a ñ a n a del 28 de A g o s t o llega-


ba a un rancho, llamado por el J e f e , el médico don L u i s
Federico G a n a único facultativo con que contaba en
esos m o m e n t o s el E j é r c i t o , a p r e s t a r sus servicios al
General que yacía sobre un montón de p a j a . Víctima
de los efectos de una cruel y a n t i g u a e n f e r m e d a d , es-
taba postrado, parecía imposible que pudiera incorpo-
rarse.
«Doctor, le d i j o al verlo e n t r a r , me queda poca vi-
da, pero siento a u n mi corazón f u e r t e p a r a vencer o mo-
r i r como buen soldado, cumpliendo con la O r d e n a n z a
que h a dado gloria y honor a este país".
" E l f a c u l t a t i v o y el a m i g o prodigó con t e r n u r a los
escasos recursos que en esta ocasión la ciencia podía po-
ner a su alcance; ellos, b a s t a r o n : Diez m i n u t o s después,
a n t e la protesta de todos los que lo rodeaban, pidió pri-
m e r o el general que se le vistiera y, en vista de la resis-
tencia, lo ordenó, cumpliendo esa misión el M a y o r Leigh
ton a y u d a d o por el d o c t o r . . .
" L a s d i a n a s de todos los cuerpos anunciaban el
a m a n e c e r del 2 8 de Agosto, día aciago, porque se iba a
derramar sangre hermana.
" L o s a y u d a n t e s echaron a caballo al General como
se hace con un n i ñ o ; su c a r a iluminada por la alegría del
que había hecho del peligro su j u e g o favorito, se volvió
al doctor L u i s Federico G a n a y le d i j o las siguientes pa-
l a b r a s : " D o c t o r , U d . volverá a la capital; dígale al P r e
sídente que d e r r a m a r é h a s t a la última gota de mi s a n g r e
y que sólo pido protección p a r a mi pobre f a m i l i a " . . . y
p a r t i ó al galope, rodeado de sus ayudantes, sobre un cam
l>o y e r m o cubierto por la h e l a d a . . . ' " ( 1 )
El General B a r b o s a dió sus últimas órdenes'y reco-
r r i ó el c a m p a m e n t o e n t r e 3 y4 de la m a ñ a n a del 28.
A las 6 y media A . M. estaba de pie en el Cuartel
General y se puso en observación f r e n t e a la Artillería
Fuentes.
El día a m a n e c i ó claro. L a b r u m a de la m a ñ a n a cu-
b¡ ía los .suaves l o m a j e s que e n f r e n t a b a n a las a l t u r a s del
p u e r t o e impedían, como si f u e r a n trozos de muselina,
divisar con precisión los objetos y el paisaje.
L o s vigilantes artilleros de F u e n t e s comunicaron
que al t r a v é s ele la pequeña neblina h a b í a n percibido sig-
nos evidentes que revelaban la p r o x i m i d a d del enemigo.

[I] D i s c u r s o d e d o n E n i i q u e Z a f i a r t u P .
KNKIQUli O. HAKtIOHA

L a s p a t r u l l a s (le caballería c o n f i r m a r o n luego la noticia.


El E s t a d o M a y o r o b s e r v ó a t e n t a m e n t e y ]>oco después
de las 7 A . M . se llegó al convencimiento de que el ene-
m i g o a v a n z a b a . E s t a b a n en observación por ese lado los
g e n e r a l e s B a r b o s a y A l z é r r e c a , los coroneles Pinto
A g ü e r o y F u e n t e s , y v a r i o s o t r o s jefes y oficiales del
Cuartel General.
R e c u e r d o un incidente inolvidable, dice don Julio
Bañados Espinosa:
" E l heroico g e n e r a l B a r b o s a d u d a b a de la presen-
cia tan c e r c a n a del e n e m i g o ; pero, como se insistiera de
p a r t e de los q u e lo r o d e a b a n , se c o n v i n o en que el coronel
hiciera d i s p a r o s con a l g u n o s de s u s cañones sobre las
piezas e n e m i g a s e m p l a z a d a s s o b r e c i m a s verdes y pasto-
sas de los l o m a j e s que. como m a r c o s de m a g n í f i c o cua-
d r o . a l e g r a b a n aquella n a t u r a l e z a m u e r t a iluminada por
un sol p r i m a v e r a l .
" D e s p u é s de u n o s c u a n t o s t i r o s m u y bien dirigidos,
esas poéticas c i m a s de los s u a v e s l o m a j e s se cubrieron
de n u b e s blancas c r u z a d a s por l e n g u a s de f u e g o .
" E r a la batalla de Placilla que despertaba entre el
t r o n a r de los cañones.
" S e r í a n las 7 y media A . M .
" A l sentir los p r i m e r o s d i s p a r o s de la artillería re-
volucionaria. B a r b o s a , que estaba con los anteojos en la
m a n o y las riendas de su caballo en el b r a z o , puso el pie
izquierdo en la e s t r i b e r a p a r a m o n t a r y m e d i j o :
— V o y , M i n i s t r o , a b u s c a r la bala que m e h a de ma-
tar !
U n a vez a caballo se d i r i g i ó a A l z é r r e c a y le dijo:
— L a batalla comienza. ¡ A sus p u e s t o s !
" A l z é r r e c a y P i n t o A g ü e r o p a r t i e r o n al galope ha-
cia el f l a n c o d e r e c h o a ponerse a la cabeza de su Divi-
sión y a darle la distribución d e f i n i t i v a de combate.
" E l horoico coronel F u e n t e s , con u n a s a n g r e f r í a y
t r a n q u i l i d a d que serán legendarias, d i j o en alta voz. al
general B a r b o s a :
" - -Que la artillería de Concepción se e n c a r g u e de
la artillería revolucionaria. Y o a t a c a r é las columnas de
i n f a n t e r í a en m a r c h a . "
1 !
general B a r b o s a estuvo j u n t o con la artillería
nedia h o r a . El f u e g o de i n f a n t e r í a y de artillería
neral y t i e r r a v cielo, l l a n u r a s y montañas.
» truénelo e s p a n t o s o de los cañones y
COMO SI F U E R A HOY.

con el r u i d o especial, parecido al redoble de mil tambo-


res tocados a un tiempo, de las a r m a s de i n f a n t e r í a .
" M a s de cien cañones d e j a b a n oír por ambos lados
su voz pavorosa.
" L a a t m ó s f e r a parecía a r d e r .
" E l aire rpie se respiraba estaba i m p r e g n a d o de pól-
vora.
" Y el estridente silbar de las balas con aquel r u i d o
siti c/cneris, s e m e j a n t e al que produce el filo de un cuchi-
llo al r e s b a l a r por la tersa superficie de un plato, ruido
que destempla los dientes y sacude los nervios, completa-
ba la a r m o n í a de esa música e x t r a ñ a , mezcla de la can-
ción diabólica de M e f i s t ó f e l e s en F a u s t o y de los cres-
cendos m a g n í f i c o s del inmortal coro de la bendición de
los puñales en H u g o n o t e s .
" C o m o a las 8 y tres c u a r t o s A . M., encontré al ge-
neral Barbosa que iba con dos o tres a y u d a n t e s hacia el
flanco derecho. Después de pedirle sus impresiones so
bre el c o n j u n t o de la batalla, dijo que se dirigía a un mo-
r r o de la derecha p a r a divisar hacia la L a g u n a , porque
estaba m u y preocupado sobre la posibilidad de un a v a n -
ce de una p a r t e del enemigo que. desembarcado por ese
punto, pudiera a t a c a r casi por r e t a g u a r d i a al E j é r c i t o
del Gobierno.
" Q u e d ó convenido en que él se quedaría dirigiendo
la línea, m i e n t r a s con los que me a c o m p a ñ a b a n iba yo
hacia la a l t u r a a que se había r e f e r i d o Barbosa.
" V u e l t o al p u n t o donde estaba Barbosa, le expuse
el resultado de las observaciones. D i j o : Estoy tranquilo
y voy hacia la derecha.
" S i g u i ó al trote hacia el l u g a r ocupado por la a r t i -
llería.
" F u é la última vez que vi al leal j e f e del E j é r c i t o del
Gobierno.
" N o olvidaré j a m á s su noble f i g u r a . V e s t í a su t r a j e
de General de Div isión. T e n í a botas hasta la rodilla, pan-
talón n e g r o con f r a n j a dorada, espuelas de plata, espada
con m o n t a j e y tiros m u y elegantes y anteojos en la mano.
" S u f i s o n o m í a estaba m á s animada, su o j o m á s vi-
vo. su aspecto sereno, su voz entera, su cabeza recta, y
su c o n j u n t o varonil. S u s blancas patillas emblanqueci-
das por t a n t a s c a m p a ñ a s , luchas morales y s u f r i m i e n t o s
físicos, le d a b a n un aspecto venerable".
1 5 4 E N R I Q U EO. B A R R O S A

L a artillería e s t a b a a p a g a n d o sus f u e g o s por falta


de m u n i c i o n e s c u a n d o el g e n e r a l B a r b o s a ordenó a su
a y u d a n t e M i g u e l B a e z a Y á v a r que f u e r a en busca de
n u e v o s c a r r o s con m u n i c i o n e s . E n medio del nutrido fue-
g o de f u s i l e r í a los c o n d u c t o r e s se resistían a atravesar la
zona peligrosa y f u é n e c e s a r i o que el e s f o r z a d o jefe
a y u d a d o por o t r o s oficiales, g u i a r a personalmente las
bestias h a s t a llegar con su c o n t i n g e n t e al pie de los ca-
ñones, a l r e d e d o r de los cuales u n h a c i n a m i e n t o de cadá-
\ eres f o r m a b a como u n a d e f e n s a o t r i n c h e r a de carne
humana.
— M i general, la o r d e n está cumplida y la artillería
ha r e a n u d a d o sus f u e g o s , — a l c a n z ó a decir el mayor Mi-
guel B a e z a c u a n d o u n a bala que lo h i r i ó en la pierna lo
d e r r i b ó con caballo y todo.
FJ General, que tenia g r a n a f e c t o por su cuñado, al
verlo caer tan violentamente, lo c r e y ó m o r t a l m e n t e heri-
do. y le dijo, a c e r c á n d o s e a él: — ¿ D ó n d e , h í j i t o ? ¿Dón-
de?. r e f i r i é n d o s e al sitio del c u e r p o en que había sido he-
rido. C u a n d o simo que e r a solamente u n a herida en la
pierna, o r d e n ó a E n r i q u e Baeza, h e r m a n o del herido,
que lo c o n d u j e r a i n m e d i a t a m e n t e a la ambulancia más
cercana.
P e r o a la a m b u l a n c i a y a llegaban también las balas
enemigas, que n a d a r e s p e t a b a n , y los c i r u j a n o s sólo al-
c a n z a r o n a echar 1111 poco de yodo a la h e r i d a y salir a la
c a r r e r a con los d e m á s h e r i d o s que f u e r o n conducidos en
camillas hacia V a l p a r a í s o .
E n t r e t a n t o , en el c r u c e de los c a m i n o s que de Placi-
lla conducen a V a l p a r a í s o , el General B a r b o s a , que 110 se
c o n f o r m a b a con la d e r r o t a que se v i s l u m b r a b a , hacia es-
f u e r z o s s o b r e h u m a n o s p a r a oponer u n a resistencia.
El desaliento había cundido en las t r o p a s , que se dis-
p e r s a b a n o se n e g a b a n a e n t r a r en acción.
U11 r e g i m i e n t o de i n f a n t e r í a parecía vacilante.
Entonces, el General B a r b o s a , poniéndose a su fren-
te, g r i t ó :
— ¡ Q u é hace esa i n f a n t e r í a que n o a v a n z a ! ¿Que
no tiene j e f e esa i n f a n t e r í a ? ¡ A d e l a n t e !
I n m e d i a t a m e n t e se vió el e f e c t o de esta orden que
comunicó a sus j e f e s y oficiales la decisión que les falta-
Ir' y aquel regimiento m a r c h ó al trote, c a l a d a s las bavo-
nei s. • sitio de sacrificio que solamente le esperaba,
pues ya la defección se p r o d u c í a i n t e n s a m e n t e .
m a t o Kl F C K t t A llov

Regimientos enteros, con sus j e f e s a la cabeza,


hicieron traición a la causa del P r e s i d e n t e Balmaceda,
y en el i n s t a n t e decisivo, p r o d u j e r o n la d e r r o t a malo-
g r a n d o así la victoria que c u l m i n a b a !
P e r o el General cumpliría h a s t a el último momento
con su deber.
Dispersos sus ayudantes, heridos unos, cumpliendo
sus órdenes otros, sólo una pequeña escolta acompañaba
al General.
U n o de ellos, el teniente N a v a r r o , estaba ligera-
mente h e r i d o y se vendaba al pie de su caballo, cuando
recibió la orden de r e t i r a r s e a Valparaíso.
— ¿ Y U d . , mi G e n e r a l ? — l e preguntó, viendo que
ya todo e s f u e r z o sería inútil.
¡ Su General d i s p a r a r á hasta el último tiro de su
r e v ó l v e r ! — f u é la r e s p u e s t a .
C u a n d o E n r i q u e después de cumplir la orden de
conducir a Miguel a la ambulancia, quiso volver al lado
de mi p a d r e , diversos soldados que huían le dieron la
noticia de que recién había sido muerto.
¡ V a m o s , entonces, a b u s c a r el cadáver de n u e s t r o
G e n e r a l ! les d i j o el joven oficia!, y así, e x h o r t a n d o a
los f u g i t i v o s , logró f o r m a r una pequeña escolta coa
la cual pretendió volver hacia Placilla.
¡Imposible! Como un turbión deshecho, en que
no habia m á s ley que el "sálvese quien pueda", pasa-
ban jinetes, i n f a n t e s , c a r r o s con heridos, caballos des-
bocados. etc, por el estrecho camino en dirección a Val-
paraíso, perseguidos de cerca por la caballería ene-
miga.
Buscó llegar por los deshechos de la quebrada,
pero le salió al encuentro un pelotón de i n f a n t e r í a que
le hizo f u e g o y d e j ó reducida su escolta de 50 a 80 hom-
bres solamente.
E n seguida, u n escuadrón de caballería lo per-
siguió haciéndole f u e g o .
D e s p u é s de b u r l a r la persecución, salió n u e v a m e n -
te al c a m i n o y ahí se e n c o n t r ó con un g r u p o de oficia-
les de la revolución que en calidad de " p a r l a m e n t a r i o s "
iban a pedir la rendición incondicional de Valparaíso.
E n t r e ellos iba A l f r e d o I r a r r á z a v a l Z a ñ a r t u , quién le
¡lidió lo c o n d u j e r a a la Intendencia donde ya estaban
los Cónsules reunidos p a r a e x i j i r g a r a n t í a s .
El pueblo había salido a las calles y una t u r b a in-
15tí JÍNItlQUE O. BAKBOSA

m e n s a r o d e a b a a la I n t e n d e n c i a , a c l a m a n d o a los ven-
c e d o r e s y v e j a n d o a los v e n c i d o s .
D o n C l a u d i o V i c u ñ a y D o n J u l i o B a ñ a d o s Espi-
u o z a a c a b a b a n de salir y a d u r a s p e n a s l o g r a r o n embar-
c a r s e en n a v e s de g u e r r a e x t r a n j e r a s .
E n r i q u e B a e z a , p e r s e g e u i d o p o r el populacho,
t r e p ó p o r las c a l l e j u e l a s q u e c o n d u c e n a los cerros, v era
tal la f u r i a de s u s p e r s e g u i d o r e s q u e t u v o que abando-
n a r su c a b a l l o y r e f u g i a r s e en u n a s c a s a s humildes
d o n d e c a m b i ó su f l a m a n t e u n i f o r m e por ropa de obre-
ro, y p u d o así e s c a p a r al f i n .

" L o s G e n e r a l e s h a b l a n m u e r t o en el c a m p o de ba-
talla!
" A m b o s q u e d a r o n t e n d i d o s b a j o el peso de los sa-
bles e n e m i g o s , a c a u s a de q u e n o c o n s i n t i e r o n en ren-
dirse. ¡ E r a n chilenos!" ( 1 )

" B a r b o s a m u r i ó d a n d o m u e r t e y defendiéndose
d e s e s p e r a d a m e n t e con su r e v ó l v e r y l u e g o con su es-
p a d a c o m o león a c o r r a l a d o p o r n u m e r o s o s enemigos y
p r o f i r i e n d o c o n t r a ellos, h a s t a el ú l t i m o instante, los
m á s f u r i o s o s insultos. E x c i t a d o s s u s a s a l t a n t e s , le ulti-
m a r o n v e r g o n z o s a m e n t e y sin p i e d a d .
" L o s c u e r p o s u l t r a j a d o s de a m b o s G e n e r a l e s no
m e r e c i e r o n , e n t o n c e s ni d e s p u é s , las n a t u r a l e s conside-
r a c i o n e s de la g u e r r a de p a r t e del E j é r c i t o congresis-
ta". ( 2 )

El C o r r e s p o n s a l O f i c i a l del E j é r c i t o Revoluciona-
rio r e f i e r e así la m u e r t e del G e n e r a l B a r b o s a :
" E l G e n e r a l B a r b o s a se h a b í a r e t i r a d o del f u e g o
al m i s m o t i e m p o q u e A l z é r r e c a , a u n q u e 110 en la misma
dirección. E11 los m o m e n t o s d e la c a r g a se e n c o n t r a b a ,
como d i j i m o s , h a c i a la i z q u i e r d a del espolón central,
cerca de la d e s e m b o c a d u r a del c a m i n o c a r r e t e r o , o r g a -
nizando y dirigiendo personalmente a sus tiradores,
c u a n d o a s o m a r o n por ese p u n t o los g u í a s y, c o m o des-
b o r d a d o t o r r e n t e , se l a n z a r o n s o b r e las piezas de la
A r t i l e r í a F u e n t e s . E n m e d i o d e la c o n f u s i ó n y del la-
b e r i n t o f o r m a d o p o r los q u e se r e s i s t í a n , p o r los que

U) M e m o r i a s militares del G e n e r a l Canto.


(2) S a l a s E d w a r d s . — B a l m a c e d a y el Parlamentarismo.
COMO 61 FTTERA HOY 157

a t a c a b a n y jior los que huían, una oleada de f u g i t i v o s


a r r a s t r ó al General en J e f e balmacedista hacia el case-
río del Alto del P u e r t o . N u e s t r o s jinetes, ocupados en-
tonces en sablear a los i n f a n t e s y artilleros al pie de los
cañones. 110 pudieron percibir la i m p o r t a n t e presa que
se les e s c a p a b a ; pero B a r b o s a , sin decidirse todavía a
e m p r e n d e r la f u g a , había de darles ocasión p a r a que
la recobrasen. Alejándose de allí al trote, hacía g r a n -
des e s f u e r z o s p a r a contener a los que corrían. S11 mis-
m a escolta, y, peor que eso, su mismo numeroso séqui-
to de lujosos a y u d a n t e s desobedecían sus órdenes y se
a l e j a b a n a toda prisa, d e j a n d o sólo al viejo General en
medio del camino.
" E s t e se dedicaba con admirable empeño a conte-
ner a los i n f a n t e s y. a t a j a n d o a los grupos, perorándo-
los, convenciéndolos, lograba, a y u d a d o por algunos ofi-
ciales subalternos de i n f a n t e r í a y artillería, f o r m a r 1111
considerable núcleo de tropa en aquella parte del Alto,
cerca de la casa de Don Exequiel Llanos. Haciéndoles
n o t a r que los asaltantes no eran m á s que soldados de
caballería m u y i n f e r i o r e s en n ú m e r o a las t r o p a s go-
biernistas y que no había motivo p a r a d e j a r s e d o m i n a r
por el pánico, siendo, por el contrario, m u y fácil a r r o -
j a r l o s de la posición que por sorpresa conquistaran, lo-
gia') devolver el á n i m o a los acobardados, llevarlos hacia
el punto ocupado por n u e s t r o s jinetes y romper el f u e g o
por la espalda de éstos en los momentos en que la sa-
bleadura tocaba a su f i n .
" L a tenacidad de Barbosa hubiera podido ser fatal
para los vencedores escuadrones si por f o r t u n a n u e s t r a
i n f a n t e r í a 110 estuviera entonces tan cerca de la cum-
bre. Los mismos rendidos, alentados por aquel r e f u e r -
zo, se rebelaban c o n t r a sus captores y comenzaban a
hacerles f u e g o .
" B a r b o s a conoció p r o n t o la persecusión de que
era objeto, y f i a n d o muy poco en sus dotes ecuestres,
p r o c u r ó b u s c a r 1111 r e f u g i o donde encastillarse para mo-
rir como soldado. L a casa de Don Sécundino Soto,
situada unos m e t r o s m á s allá, y en la corrida del m i s m o
lado que la de D o n José Espinóla, en donde u n o o dos
m i n u t o s a n t e s era m u e r t o Alzérreca, le o f r e c i ó el asilo
cpie buscaba. E n c o n t r a n d o la puerta de la calle entre-
abierta, p e n e t r ó en ella de a caballo, se desmontó con
presteza, desenvainó su espada, p r e p a r ó su revolver,
e n t r ó a u n a pieza contigua, unida a la a n t e r i o r por el
15S RNRIQUB O. BARBOHA

v a n o de u n a p u e r t a sin h o j a s , y allí determinó estable-


cer su d e f e n s a .
" L o s lanceros h a b í a n s e g u i d o con a f a n o s a mirada
c a d a u n o de los m o v i m i e n t o s del perseguido. La calle
estaba d e s i e r t a de soldados de i n f a n t e r í a , atraídos todos
ellos p o r el espectáculo del c a d á v e r de Alzérreca, que se
e n c o n t r a b a pocos m e t r o s m á s allá, d e t r á s de las casas.
Así q u e al v e r pederse a B a r b o s a por aquella puerta, los
delanteros, a l a r m a d o s , c l a v a r o n con m a y o r f u e r z a las
espuelas a s u s caballos a fin de alcanzarlo antes de que
pudiera esconderse o escapar.
" M i e n t r a s a l g u n o s p e n e t r a b a n al interior, sospe-
chosos de que el f u g i t i v o h u b i e r a c o r r i d o a buscar re-
f u g i o e n t r e el b o s c a j e de la vecina f a l d a . 1111 lancero se
d i r i g i ó a la pieza c o n t i g u a con el intento de registrarla.
P e r o 110 bien h u b o p u e s t o el pie en el u m b r a l , resonó un
d i s p a r o de revolver, el proyectil a t r a v e s ó el hombro iz-
q u i e r d o al soldado, q u e retrocedió en el acto, y las
voces de éste y el e s t a m p i d o del tiro a n u n c i a r o n a los
d e m á s que la f i e r a se hallaba a c o r r a l a d a .
" P e r o la f i e r a se d e f e n d í a con resolución y sere-
nidad. D o s nuevos soldados pretendieron entrar, y
a m b o s cayeron heridos. L a pieza estaba a oscuras y
los d e s m o n t a d o s jinetes, d e s l u m h r a d o s por la luz deí
día, n o podían d i v i s a r a Barbosa, p e r d i d o en el fondo
de la pieza y c a m b i a n d o de sitio después de cada dispa-
ro, a p u n t a b a sobre el blanco s e g u r o que le presenta-
ban aquellos h o m b r e s , iluminados como estaban i>or
su espalda por la luz que les venía de f u e r a . Además,
sus l a r g a s lanzas, excelentes p a r a u n a c a r g a , y supe-
riores a cualquier o t r a a r m a blanca, c o n t r a 1111 enemigo
p a r a p e t a d o , eran inútiles y h a s t a incómodas en aquel
c u a r t o estrecho y lleno de muebles.
" E s t o s inconvenientes e x a s p e r a b a n a cada ins-
t a n t e m á s a los soldados, los cuales en su p a s a j e r a im-
potencia se d e s a t a b a n en violentos insultos y espanto-
sas a m e n a z a s c o n t r a el caudillo b a l m a c e d i s t a . Bar-
liosa desde a d e n t r o , resuelto y a a m o r i r m a t a n d o , en-
furecido, indómito, contestaba t a m b i é n las amenazas
de sus enemigos.
" S í . les g r i t a b a . A h o r a es tiempo de que me
coman, perros. M á t e n m e , p e r r o s '
" V p r e p a r a b a de n u e v o su revolver.
" B a r b o s a , con los t i r o s de su revolver agotados.
L'OMO SI F U E R A HOY. 159

y, por supuesto, sin tiempo y o p o r t u n i d a d p a r a c a r g a r -


lo de nuevo, puso m a n o a su espada y a r r e m e t i ó con ella
a sus a d v e r s a r i o s .
Su a r r o j o resultó inútil. Y a el c u a r t o estaba lleno
de soldados de los tres escuadrones. El duelo degeneró
entonces en m a t a n z a . Barbosa, herido pero siempre
defendiéndose, f u é sacado a f u e r a de la pieza a sabla-
zos. E n medio del vocerio de la tropa, todavía a inter-
valos se escuchaban sus ultrajes, que repetía a modo
de estribillo:
— " C ó m a n m e , perros. A h o r a es tiempo de que me
coman, p e r r o s !
" S e m e j a n t e s p a l a b r a s se hallaban m u y lejos, por
cierto, de c a l m a r la desbordada f u r i a de los soldados.
" P o r fin, herido en v a r i a s partes, inutilizado el
b r a z o derecho por 1111 sablazo que le hizo soltar la espa-
da, caía de bruces al suelo, arrollado por repetidos gol-
pes de lanza y de sable y h a s t a por tiros de carabina.
L a vida se le escapaba por momentos, y nuevos golpes
lo d e j a r o n p r o n t o examine. Sólo c u a n d o sus captores
se convencieron de que estaba muerto, cesaron de mal-
t r a t a r l o y herirlo. Y entonces, orgullosos con su presa,
d e t e r m i n a r o n sacar el c a d á v e r de aquel estrecho recinto
y llevarlo al o t r o lado de la calle, b a j o la r a m a d a de la
posada de D o n Manuel Soto, a fin de s a t i f a c e r así la
a r d i e n t e curiosidad de los soldados
" A r r a s t r a r o n , en efecto, el c a d á v e r hasta ese sitio,
y a ésta, si lo f u e r e , se limitó la p r o f a n a c i ó n con que t a n -
ta a l h a r a c a f o r m a r o n y siguen f o r m a n d o los balmace-
distas chilenos y e x t r a n j e r o s " .

E n t r e v a r i o s J e f e s 11 oficiales, se disputaron la
gloria de h a b e r a c a b a d o con la vida del invicto General.
Se dice que llegaron h a s t a el sitio en que estaba B a r -
bosa, a c o m p a ñ a d o s de un piquete de soldados de caba-
llería. u l t i m a n d o al glorioso veterano a balazos y gol-
pes de sable y de lanza, pero sin que el b r a v o General
d e j a s e de e n r o s t r a r l e s su i n f a m e proceder y sin que
a n t e s hiciera m o r d e r el polvo a m á s de u n o de sus vic-
160 E N R I Q U E O. BARROSA

t i m a r i o s . M u r i ó c o m o un león a c o s a d o por jauría fu-


riosa y h a m b r i e n t a " . ( 1 )

P o r p r i m e r a vez en la H i s t o r i a de A m é r i c a y para
ejemplo de las g e n e r a c i o n e s m i l i t a r e s f u t u r a s , habían
m u e r t o en el c a m p o d e batalla dos generales, y éstos,
cpte e r a n chilenos, c u m p l í a n h o n r o s a m e n t e con el lerna
patrio de: "¡vencer o m o r i r ! "

(1) El " G e n e r a l B a r b o s a " , p o r A l b e r t o de la C r u z G .


Donde murieron b a Ganerales
LA ENTREGA DEL ANILLO

P e r s e g u i d o s h a s t a el p u n t o de n o poder salir a la ca-


lle sin s u f r i r vejaciones, a g o b i a d o s por d dolor, presos
n u e s t r o s p a r i e n t e s v a r o n e s m á s cercanos, vivíamos
a r r e n d a n d o u n d e p a r t a m e n t o en u n a casa a n t i g u a de la
calle S a n F r a n c i s c o .
U n buen día, al a t a r d e c e r , llegaba a n u e s t r a casa
un oficial revolucionario, de p o r t e distinguido, que con
modales s u a v e s y caballerosos, que p r o n t o disiparon el
t e m o r de quien salió a recibirlo c r e y e n d o en 1111 nuevo
allanamiento, m a n i f e s t ó t r a e r u n delicado e n c a r g o para
la v i u d a del General B a r b o s a .
Se llamaba V í c t o r E a s t m a n C o x .
A c o m p a ñ é a mi m a d r e a recibirlo en el salón.
A h í , delante de 1111 s o f á de b r o c a t o rojo, de meda-
llones dorados, restos del p a s a d o esplendor de nuestra
p a t r o n a . estaba de pie. nerv ioso, d e m o s t r a n d o ansiedad
y emoción, ese c a p i t á n del E j é r c i t o Revolucionario. Te-
nía en sil m a n o el kepí de f u n d a blanca v lucía en su
b r a z o esa f r a n j a r o j a cuya vista nos m a r t i r i z a b a y nos
r e c o r d a b a la inolvidable t r a g e d i a .
Alto, delgado, de a c e n t u a d o tipo a n g l o - s a j ó n , sil fi-
g u r a se r e f l e j a b a y se multiplicaba en los g r a n d e s espe-
jos ovalados, que sobre repisas de caoba, completaban
el a d o r n o de ese amplio salón a n t i g u o , de casa que f u é y
que a h o r a 110 era m á s que u n a pensión decente de la
calle San Francisco.
¿ C u á l sería el motivo de su v i s i t a ?
¿ C u á n t a s c o n j e t u r a s se h a r í a mi m a d r e mientras
a t r a v e s a b a el patio en cuyo c e n t r o u n a pila c a n t a b a la
canción de sus a g u a s d e s p r e n d i d a s al a i r e n a r a caer cris-
talinas ?
Algo sin duda, le t r a n q u i l i z a b a , según p u d e oirle
COMÍ» SI KUEKA H O Y . . . 163

m i e n t r a s se a r r e g l a b a p a r a ir al s a l ó n : el visitante
era por su c u n a un caballero. . . .
- - S e ñ o r a , — d i j o a d e l a n t á n d o s e , — quiero cumplir
1111 e n c a r g o de u n amigo, de un compañero de a r m a s ,
cuyas h e r i d a s n o le h a n permitido venir a t e r m i n a r su
bello g e s t o iniciado allá en el campo de b a t a l l a . . . . Y
quisiera, al hacerle e n t r e g a de algo que p a r a U d . y sus
h i j o s es u n a reliquia, que U d . p e r d o n a r a si tan pronto
t e n g o que r e n o v a r l e con toda su intensidad el inmenso
dolor que la a f l i g e .
A q u í t r a i g o , — a g r e g ó metiendo su m a n o temblo-
rosa en el bolsillo interior de su dolman o casaca mili-
tar, el anillo de compromiso que llevaba mi G e n e r a l . . . .
Y lo e n t r e g ó a mi m a d r e envuelto en un papel de seda
que a t a b a u n a cinta tricolor.
E r a el p r i m e r objeto de su pertenencia que llega-
ba h a s t a nosotros, y sin duda el m á s í: timo, el m á s
apreciado, el que sólo la m u e r t e podía h a b e r separado
de su cuerpo.
— ¡ E l anillo de B a r b o s a ! — d i j o mi m a d r e sollozan-
do y cubriéndolo de besos y de l á g r i m a s .
—¡Bésalo, hijito!
Y de rodillas, al lado de su falda, b i s é llorando esa
reliquia.
A l b e r t o y mis d e m á s h e r m a n o s llegaron y comple-
t a r o n esa c u a d r o de t e r n u r a .
El p u n d o n o r o s o oficial, de pie, emocionado, apo-
yado en el respaldo de una silla, e s p a r a b a que mi ma-
m á se s e r e n a r a y reponerse él también na r a poder ha-
blar.
Su misión n o había t e r m i n a d o a ú n
C o n s i d e r a b a necesario que supiéramos por qué él
era p o r t a d o r de este encargo, y de quién venía.
Y contó entonces que el Capitán G u z m á n , herido
en la batalla, había caído m u y cerca del sitio donde,
d e s n u d a d o por la soldadesca, yacía el cadaver de mi pa-
dre, que sólo conservaba su camiseta y su calzoncillo.
E n la m a n o izquierda, crispada por el a r d o r de la lu-
cha en los últimos momentos, cubierto de s a n g r e mez-
clada con t i e r r a , se había ocultado a los ojos de la ra-
piña su anillo de orp, de compromiso matrimonial, en
cuyo i n t e r i o r d e c í a : " C o r i n a Baeza Y á v a r . Septiembre
15 - 1879".
El C a p i t á n G u z m á n a r r a s t r á n d o s e llegó hasta él y
64 E N R I Q U E O. BA RHOSA

d e s c u b r i e n d o el anillo, p e n s ó q u e esa p r e n d a a nadie más


que a la v i u d a pertenecía, y lo sacó p a r a entregarlo
cuando pudiera.
S u s h e r i d a s lo o b l i g a r o n a h o s p i t a l i z a r s e y, no que-
r i e n d o r e t a r d a r m á s t i e m p o la s a g r a d a misión que ha-
bía q u e r i d o i m p o n e r s e , c o n f i ó su t é r m i n o al m á s distin-
g u i d o de s u s c o m p a ñ e r o s de a r m a s , a don Víctor East-
m a n C o x , que m á s t a r d e r e p r e s e n t ó brillantemente a su
p a t r i a como M i n i s t r o P l e n i p o t e n c i a r i o en el Ecuador.
D e s p u é s de elogiar como soldado, a u n q u e enemigo,
el valor y lealtad de mi p a d r e , nos dirigió, a mi madre
y a n o s o t r o s , p a l a b r a s de consuelo y r,e f u é llevando en
su alma la s a t i s f a c c i ó n de un penoso deber cumplido y
d e j á n d o n o s el r e c u e r d o de su acción que. como la del Ca-
pitán G u z m á n , c o m p r o m e t e r í a p a r a siempre nuestra
gratitud.
L á s t i m a que m u y pocos i m i t a r a n su e j e m p l o !
El valioso reloj W a l t h a n , con m o n o g r a m a , obse
quio de los oficiales del E s t a d o M a y o r , fué adquirido
poco después de Placilla, de u n soldado q u e lo ofrecía en
venta por cincuenta pesos, por el capellán del Ejército
Revolucionario, señor F r a n c i s c o Lisboa y e n t r e g a d o al
General del Canto, que como ¡efe vencedor venía a San-
tiago. p a r a q u e lo hiciera llegar a la f a m i l i a .
E n 1900, c u a n d o volví a Chile de vuelta de! ostra-
cismo p a r a s e g u i r mis estudios de l.eyes, mi tío Carlos
B a e z a Y á v a r pidió en mi n o m b r e esa p r e n d a querida,
que el General del C a n t o g u a r d a b a cuidadosamente.
L a s manecillas del reloj m a r c a b a n las 10.10 A. M.,
h o r a del 28 de A g o s t o de 1891. en que se detuvieron
quien sabe si al m i s m o tiempo que se detenían las palpi-
taciones de un viejo corazón.
Y hoy. cada m a ñ a n a , d e s p u é s de t a n t o s años, ese
reloj sigue m a r c á n d o m e la h o r a inicial de m i s labores y
r e c o r d á n d o m e que sólo se d e t e n d r á n c u a n d o m e falte o
me falle el c o r a z ó n !
En 1905, como obsequio por mi título de abogado,
llegó delicadamente a mi poder o t r a p r e n d a de mi pa-
dre, no menos íntima, pero d o b l e m e n t e m á s a p r e c i a d a :
•' 'ii servaba y conserva t o d a v í a la p e r f o r a c i ó n de u n a
bala y m a n c h a s de s a n g r e . E s 1111 escapulario, un "de-
lente que el conocido p i n t o r don J u a n F r a n c i s c o Gon-
con m a n o piadosa, d e s p r e n d i ó p e r s o n a l m e n t e del
pecho de mi padre.
COMO 81 F U E R A HOY. 1 G 5

Al día siguiente de Placilla. t e m p r a n o , el señor


González, g u i a d o por su t e m p e r a m e n t o de a r t i s t a , quiso
t o m a r algunos croquis de lo que queda después de una
refriega.
Allá, en el cruce de un camino, exnuesto a la curio-
sidad pública, estaba ese cuerpo querido, despojado de
los r o p a j e s materiales, abiertos, m u y abiertos los ojos,
f i j o s en el cielo, que era h a s t a entonces su única m o r -
taja.
P o r un b o r d e de la camiseta, un delgado cordonci-
to a s o m a b a tímidamente. H a b í a pasado inadvertido
p a r a todos: soldados de pillaje y paisanos curiosos.
D o n J u a n F r a n c i s c o González notó ese detalle, t i r ó
del cordoncito y apareció, cubierto de s a n g r e coagulada,
el escapulario que una bala enemiga n o había respetado
d e j a n d o en él su huella en f o r m a de un oficio pequeño,
de bordes chamuscados.
Y así. a u t e n t i f i c a d o por u n a c a r t a en que el pintor
revela ser también un escritor, llegó a mis manos, santi-
ficado por el sacrificio, ese " d e t e n t e " vi a mi ma-
dre colocar con t e r n u r a y f é sobre aquei p"cho p a r a el
cual parecía n o h a b e r s e f u n d i d o una bala enemiga.
Y liada m á s h a llegado a n u e s t r o ooder, f u e r a de
las e s t r i b e r a s de bronce labrado de su silla de m o n t a r ,
que debo a la gentileza de lili a m i g o M a r i o Vial.
¡ C u á n t o d a r í a por su e s p a d a !
¡ Con qué a f e c t o besaría la cruz de su e m p u ñ a d u r a ,
que me era tan f a m i l i a r y en cuya h o j a delgada, de relu-
ciente acero, se r e f l e j a r o n los r e s p l a n d o r e s i n i e s t r o s dé-
la noche de C a n c h a R a y a d a y los rayos del sol de liber-
tad de M a i p ú , e m p u ñ a d a por mi abuelo don J u a n B a r -
bosa, c a p i t á n de E j é r c i t o L i b e r t a d o r , y que m á s tarde,
e m p u ñ a d a por mi padre, entonces Coronel Barbosa, se-
ñaló los senderos de la victoria a los soldados de su Di-
visión en Chorrillos y M i r a f l o r e s , en T a c n a y en A r i c a !
G u a r d a d a con a f e c t o , m o s t r a d a a nosotros sólo en
ciertas ocasiones p a r a c o n m e m o r a r glorias pasadas y
revivir el r e c u e r d o de n u e s t r o abuelo que 110 h a b í a m o s
alcanzado a conocer, 110 volvió a ser desenvainada sino
cuando se t r a t ó de d e f e n d e r al Gobierno legalmente cons
tituído y de m a n t e n e r la tradición de obediencia y lealtad
del E j é r c i t o de la República.
i E s a espada no debió perderse j a m á s t
LA E X H U M A C I O N D E LOS RESTOS

P r e c e d i d o de u n a pequeña escolta al m a n d o del sub-


teniente don C a r l o s L u i s H i i b n e r , seguido de una turba
de d e s a l m a d o s y de curiosos, e n t r ó hacia Valparaíso
por el c a m i n o de P l a y a A n c h a , u n c a r r e t ó n de basura,
de la Policía de A s e o de aquel p u e r t o , en cuyo interior
yacían los c a d á v e r e s de los g e n e r a l e s B a r b o s a y Alzé-
rreca.
Recogidos en el sitio del sacrificio, h a b í a n rodado
por la c a r r e t e r a en u n recodo del a c c i d e n t a d o camino.
El conductor, un individuo ébrio, e n t r e blasfemia
y blasfemia p r o c u r a b a levantarlos, c u a n d o pasó por ahí
un j e f e que o r d e n ó al oficial que iba con sus hombres
hacia V a l p a r a í s o , escoltarlos y conducirlos al Cemente-
rio.
El l ú g u b r e c o r t e j o se d e t u v o u n m o m e n t o en la Pla-
za del O r d e n , p a r a d a r d e s c a n s o a las m u ' a s que debían
hacer la repechada del cerro, en cuya cima está el Ce-
m e n t e r i o n ú m e r o 2.
U n público n u m e r o s o contemplaba aquel espectácu-
lo. Pocos se d e s c u b r í a n a n t e la m a j e s t a d de la m u e r t e :
eran, al fin y al cabo, los G e n e r a l e s del r é g i m e n caído...'.
U n a m a g o de cubrirlos, siquiera con u n a m a n t a , habría
sido u n a rebelión c o n t r a el odio t a n intenso que por me-
dio del saqueo, el crimen y el incendio e n c o n t r a b a expan-
sión en esos m o m e n t o s en V a l p a r a í s o ,
V a era m u c h o el t r a e r l o s p a r a d a r l e s sepultura y no
d e j a r l o s allá p a r a que f u e r a n p a s t o de las aves de ra-
piña.
El haberlos recogido del camino, acto que entonces
pudo ser considerado como u n h o m e n a j e , estaba bien
compensado con la satisfacción de p a s e a r l e s por Valpa-
raíso, así, exhibidos como un t r o f e o ! .
U n o r a d o r , cuyo n o m b r e circuló de boca en boca
COSIO FIL F U E R A HOY.

p a r a v e r g ü e n z a de Pida su vida. quiso e j e r c i t a r su a f á n


de populachería y h a b l a r al pueblo ahí c o n g r e g a d o . . .
¿ Q u é (piiso decir?
N a d i e pudo felizmente saberlo, porque aquella t u r -
ba ignorante, ávida de pillaje y de sangre, tuvo un gesto
de reproche espontáneo que acalló aquella voz!
L a s m u í a s se repusieron al fin del f a t i g o s o v i a j e v
subieron la repechada y p r o n t o el cortejo, renovado, cu-
ya calidad iba desmereciendo a medida que se alejaba del
centro de la ciudad, llegó al amplio a t r i o del Cemente-
rio.
¡ P a r e c e increíble! Mi pluma no se h a b r í a atrevido
a recordarlo, si Carlos L u i s Hiibner, que f u é N o t a r i o de
S a n t i a g o y mi amigo, no me lo hubiera referido.
« E s t a b a oscureciendo, el populacho a u m e n t a b a y
110 era posible proceder a la i n h u m a c i ó n : " U n g r u p o de
chacales, que 110 o t r o n o m b r e merecían, quiso a s a l t a r los
despojos. T u v e que o r d e n a r una d e s c a r g a al a i r e , — m e
d e c í a , — p a r a hacerlos r e t i r a r s e " .
L o s c a d á v e r e s f u e r o n e n t r e g a d o s al M a y o r d o m o
del C e m e n t e r i o señor Sánchez, quien, con el personal a
sus órdenes, de noche, a escondidas, hizo cavar en una
de las calles, e n t r e dos filas de sepulturas, un hoyo pro-
fundo.
Sólo Sánchez' y sus h o m b r e s sabían donde estaban
los Generales.
N i u n a cruz, ni u n a señal, podía revelar ese secreto.
Y no fué vana p r e c a u c i ó n . . .

T r a n s c u r r i ó todo el mes de Septiembre y parte de


Octubre.
Mi m a d r e había estado e n f e r m a .
N o teníanlos n i n g ú n a m p a r o masculino.
J.os nuestros, perseguidos, ocultos o expatriados.
L o s e x t r a ñ o s , eran n u e s t r o s enemigos
H a b í a que r e s c a t a r el c a d á v e r de mi padre.
M i m a d r e pensó intentarlo v a r i a s veces. P e r o ,
¿cómo? ¿ A quién d i r i g i r s e ? Y. sobre todo, ¿quién
podría a c o m p a ñ a r l a en su e m p r e s a ? E r a joven, poseía
g r a n espíritu y su resistencia p a r a s u f r i r era mucha, pe-
r o . . . le tenía 1111 h o r r o r a los m u e r t o s . . . y era necesario
E N R I Q U E O. 11ARB08A

ir allá, al C a m p o de Placilla, d o n d e recién se habia libra-


do u n a g r a n b a t a l l a . . .
— T e n g o que h a c e r l o ! — D e b o a mis h i j o s este sacri
f i c i o , — r e p e t í a , p r e s a de u n a obsesión, y en consejo de
f a m i l i a n o se h a b l a b a de o t r a cosa que de la necesidad
que mi m a d r e sentía de ir ella, pues ella sólo podria ha
cerlo, p o r q u e si ella n o lo hacia, 110 q u e d a r í a ella ni nos-
o t r o s c o n f o r m e s , a r e s c a t a r p a r a n u e s t r o cariño el ca-
d á v e r de n u e s t r o p a d r e , del c o m p a ñ e r o de su vida!
V i a j a r en esos t i e m p o s era un problema para una
mujer.
V a g a r en busca de un m u e r t o , por campos desola-
dos o por regiones hostiles, era u n a t e m e r i d a d !
P e r o era n e c e s a r i o hacerlo.
¡ Y ella lo h i z o !
L a s p á g i n a s de este libro no t e n d r í a n justificación
si el cariño, la a b n e g a c i ó n , la inteligencia de esa santa
m u j e r , n o h u b i e r a n sellado todos estos recuerdos con el
sublime r e c u e r d o de su piadosa j o r n a d a .

U n a t a r d e p a r t i ó mi m a d r e p a r a V a l p a r a í s o acom-
p a ñ a d a de sus h e r m a n o s Carlos y A l f r e d o . El primero,
.aunque C a p i t á n del E j é r c i t o vencido, era t a n joven que
n o f u é t o m a d o en cuenta en las persecuciones a los caí-
dos, y el segundo, m á s joven a ú n , era entonces alumno
del Seminario.
Salieron de incógnito, p r o t e g i d o s por la f e en la
misión que se h a b í a n impuesto.
O t r a s p e r e g r i n a s del c a r i ñ o y del dolor los acom-
p a ñ a b a n : dos s e ñ o r i t a s de apellido O r t í z , h e r m a n a s de
un C a p i t á n que había caído cerca, m u y cerca de mi pa-
dre. y prometida u n a de ellas del General Alzérreca.
E n el blotel Colón de V a l p a r a í s o se estableció el
centro de i n f o r m a c i o n e s b u s c a d a s con discreción, sin re-
velar* ppar;
a r a qué se i n q u i r í a n ciertas noticias, sin d a r por
n a d a los v e r d a d e r o s n o m b r e s . Mi m a d r e a d o p t ó el de
Amelia C u a d r a .
U n a f a l s a o mal intencionada i n f o r m a c i ó n hizo que
en un coche de posta t i r a d o por c u a t r o caballos y contra-
lado especialmente, l l e g a r a n por el c a m i n o de las Z o r r a s
y el Alto del P u e r t o , h a s t a el sitio m i s m o en que se libró
la batalla de la Placilla.
COMO 81 F U E R A H O T 196

¡ Q u é vía c r u c i s !
N a d i e sabía d a r 1111 d a t o preciso. L o s m o r a d o r e s h a
bituales de aquellos p a r a j e s , campesinos todos, h a b í a n
huido a n t e el e s t a m p i d o de los cañones nacía Valparaíso,
a b a n d o n a n d o sus viviendas, que encontraron después
devastadas.
E s a s gentes sencillas sólo sabían que los Generales
habían m u e r t o m á s allá, a la vuelta del camino, cerca de
la casa de Ñ o M a n u e l Soto. El podría d a r algunos d a t o s
pues no se había movido de su casa en aquellos días
aciagos.
Y la c a r a v a n a siguió m á s allá, silenciosa, por esos
caminos polvorientos, malos, apiñada en u n coche de
campo, que d a b a b a r q u i n a z o s y que subía apenas las em-
pinadas cuestas, t i r a d o por caballos jadeantes que reani-
maba el g r i t o alentador del cochero.
— A q u í e s , — d i j o éste al fin.
U n ensanche del camino f o r m a b a ahí u n a plazole-
ta. rodeada por árboles añosos. S i t u a d a en altura, se do-
minaban desde ella las s e r r a n í a s m á s b a j a s . E n el borde
del camino, dos c a s a s de campo, techadas de tejas, con
corredores a la vista, protegidos por v a r a s topeadoras.
L o s p e r r o s cesaron de l a d r a r .
A p a r e c i ó u n viejo de tez tostada, bienhecho, de
continente respetuoso. E r a don Manuel Soto.
I g n o r a n d o quiénes eran los visitantes, r e f i r i ó con
crudos detalles lo que él había visto.
A h í cerca, u n o en una casa, el o t r o en la de una cua-
d r a m á s allá, m u r i e r o n los Generales B a r b o s a y
Alzérreca.
El había visto al primero, ahí, donde c r u z a el cami-
no, a n i m a n d o con su gesto y con su voz a los restos dis-
persos que huían, y a presa del pánico de la derrota.
A veces l o g r a b a hacer que se rehicieran y los f u g i -
tivos volvían allá a b a j o , donde la artillería del Coronel
Fuentes contenía con el tiro de metralla los avances de
la caballería enemiga.
" L o s a y u d a n t e s de mi General, a g r e g a b a don M a -
nuel, se multiplicaban cumpliendo sus órdenes que él da-
ba con sonora y e n t e r a voz. Los que cayeron,—y n o po-
cos— f u e r o n llevados a la ambulancia inglesa, que esta-
ba m á s allá, en el b a j o . . . "
" D e p r o n t o apareció la caballería enemiga, cuando
el general estaba aquí, casi solo.
170

" H a b í a q u e verlo, decía, d i r i g i é n d o s e a mi ma-


dre, si p a r e c í a u n l e ó n !
Y asi. con c r u e l d a d de detalles que sentía cierto or-
gullo en h a b e r presenciado, c o n t i n u ó su relación don
M a n u e l Soto, y n o [judo c o m p r e n d e r n u n c a por que és-
te relato que p o r c e n t é s i m a vez hacía a los viajeros que
p a s a b a n , p r o d u c í a a h o r a t a n h o n d a impresión en sus
oyentes, a tal p u n t o que las t r e s s e ñ o r a s sollozando re-
p r i m í a n g r i t o s de dolor.
G r a c i a s a las precisas i n f o r m a c i o n e s de Soto, se
c o n f i r m ó que e r a p r u d e n t e o r i e n t a r en o t r o sentido las
b ú s q u e d a s : s e g u i r las huellas de aquel c a r r e t ó n de la Po-
licía de A s e o que, dos meses a t r á s , había descendido des-
de Placilla.
Y así, con m u c h o tino, como c u a n d o se indaga la
e x i s t a n c i a de un tesoro, se vino a saber que los Genera-
les yacían en el C e m e n t e r i o n ú m e r o 2 de Valparaíso.
El noble m a y o r d o m o S á n c h e z los había defendido
y a u n a vez, c a r a b i n a en m a n o , de la p r o f a n a c i ó n .
L o s odios f r a t r i c i d a s son así.
C ó m o se conoce que 110 h a n s u f r i d o sus consecuen-
cias los que suelen h a b l a r con d e s e n f a d o de revolucio-
nes !
Y eso que en aquellos a ñ o s n o vivía en acecho, al
m a r g e n de los b a n d o s en lucha, el enemigo común: el
anarquismo.

El 31 de O c t u b r e se a c o r d ó proceder a la exhuma-
ción.
Revelado al noble m a y o r d o m o del Cementerio, se-
ñor Sánchez, que quienes b u s c a b a n a los Generales eran
la viuda fie B a r b o s a y la n o v i a de A l z é r r e c a . se puso in-
condicionalmente a sus ó r d e n e s y con sincera crudeza
r e f i r i ó cómo personalmente, a y u d a d o por sepultureros
de su c o n f i a n z a , h a b í a c a v a d o ahí, en un camino poco
f r e c u e n t a d o , un h o y o : en el f o n d o , así, vistiendo sólo
u n a rica camiseta de seda que la s a n g r e y la t i e r r a ha-
bían hecho indigna al pillaje, e n t e r r ó a Alzérreca.
VI m a s j o v e n ; le echó .unas p a l a d a s de t i e r r a y niaa
a r r i b a , así como estaba, en camiseta v calzoncillos
'1" punto, senultó al m á s viejo, a B a r b o s a . O t r a s
paladas de t i e r r a y el piso bien a p i s o n a d o p a r a que 110 se
1G5
COMO 81 F U E R A HOY.

n o t a r a , h a b í a n puesto f i n a la t a r e a . qu él voluntaria-
nieutc se impuso c o m p r e n d i e n d o que p a r a d o ; Genera-
les del E j é r c i t o de Chile 110 se había hecho la fosa co-
mún . . .
Mi m a d r e al oír este relato, se desmayó.
Llevada a casa del m a y o r d o m o , volvió en sí C o b r ó
nuevas e n e r g í a s al pensar que ya estaba al final de la
misión que su c a r i ñ o de esposa y de m a d r e le habían im-
puesto.
Se contaba íncondícionalmente con Sánchez, con
sepultureros de su c o n f i a n z a , a quienes se p a g a r í a bien,
y sólo f a l t a b a la autorización de cierto f u n c i o n a r i o del
Cementerio, cuyo n o m b r e es m e j o r 110 recordar.
E s t e la n e g ó r o t u n d a y descortésnu r.te. Acostum-
brado a recibir a los muertos, había olvidado t r a t a r con
los vivos y n o supo siquiera acoger la petición de una
viuda que se m o r í a de pena.
A g o t a d a s las súplicas, tuvo mi m a d i e una idea fe-
liz.
«Tal vez. señor,—le d i j o a aquel o g r o — e s t a limos-
na que yo p o n g o en sus m a n o s p a r a que la r e p a r t a entre
los pobres que 110 tienen como costear 11.1 c a j ó n p a r a sus
deudos, pueda servirle a U d . de j u s t i f i c a t i v o p a r a que
se consienta en lo que yo pido.»
El h o m b r e cambió, estiró la m a n o que, avarienta,
oprimió un billete de quinientos pesos y, compasivo,
aconsejó a mi m a d r e que f u e r a a habla-: coi: el Presiden-
te de la J u n t a de Beneficencia, don Carlos Eorca, padre
del que filé después General don J o r g e Eorca.
Si el señor L o r c a consentía, el oyro, por su parte,
se h a r í a el desentendido, pero, eso sí, la exhumación
se h a r í a de noche, c u a n d o él 110 estuviera e n las o f i c i n a s
del Cementerio.
Y mi m a d r e salió m á s consolada, c o n f i a n d o en el
señor L o r c a . que lo sabía un caballero, y pensando que
los pobres que no tenían con qué e n t e r r a r a sus muertos,
110 verían j a m á s Ir limosna que ella les había d e j a d o si-
no que, s e g u r a m e n t e , esos quinientos pesos serían el pre-
cio del c o n s e j o que a c a b a b a de recibir.
D o n Carlos L o r c a h a b í a sido instituido P r e s i -
dente de la Beneficencia de V a l p a r a í s o por la J u n t a
Revolucionaria recién t r i u n f a n t e .
E r a 1111 caballero en toda la extensión de la p a l a b r a ;
ya anciano, tenía p o r t e distinguido y su m i r a d a bonda-
dosa era completada por sus modales correctos.
17¿ ENRIQUE O. RARI108A

M i m a d r e se p r e s e n t ó a él como u n a amiga de la
v i u d a del General B a r b o s a .
— ¡ Imposible, imposible, s e ñ o r i t a ! L i s leyes prohi-
ben por r a z o n e s de s a l u b r i d a d e s t a s exhumaciones. Dí-
gaselo así a la v i u d a . . .
— L a v i u d a soy y o ! — d i j o mi m a d r e , descubriendo
su r o s t r o , q u e a n t e s c u b r í a 1111 espeso velo y. arrojándo-
se d e s e s p e r a d a a los pies del S r . L o r c a , y en actitud de
súplica, a g r e g ó : " T e n g o , señor, c u a t r o h i j i t o s pequeños
a quienes d e b o r e n d i r c u e n t a m á s t a r d e de ¡os restos de
su p a d r e . . .; C o m p r e n d a , señor, mi d o l o r 1 . . .
El señor L o r c a , emocionadísimo, la levantó gentil-
mente.
L l o r a n d o t a m b i é n , le d e c i a : " S e ñ o r a , tiene razón,
las leyes 110 h a n podido p o n e r s e en este caso. Cuente con
t o d a s las facilidades, a u n q u e en ello m e vaya el cargo
que d e s e m p e ñ o y las odiosidades de las pasiones del mo-
mento".
El m i s m o señor L o r c a dió. con la reserva que el ca-
so imponía, s u s ó r d e n e s y f u é tan noble su actitud, que
p e r s o n a l m e n t e a c o m p a ñ ó a mi m a d r e a una casa de ser-
vicios f ú n e b r e s .
A h í se a d q u i r i ó u n a u r n a , la m e j o r que las circuns-
t a n c i a s p e r m i t í a n . L a s s e ñ o r i t a s O r t í z . por su parte, eli-
gieron la que debía g u a r d a r el c u e r p o del General Alzé-
rreca.
El señor L o r c a dispuso q u e f u e r a n enviadas a casa
del m a y o r d o m o del Cementerio.
E n t r e t a n t o , se u l t i m a b a n los p r e p a r a t i v o s p a r a la
e x h u m a c i ó n , que debía h a c e r s e d e noche.
Mi m a d r e c o m p r ó t a m b i é n e s p o n j a s , desinfectan-
tes, t a z a s de lavatorio, s e n d a s s á b a n a s de hilo y unas
medallas de bronce con i m á g e n e s de santos.
Sólo f a l t a b a q u e llegara la n o c h e : las diez era la
h o r a convenida.
A esa h o r a , dos m u j e r e s jóvenes, c u b i e r t a s de luto,
y los dos jóvenes Baeza, se e n c o n t r a b a n en la puerta del
C e m e n t e r i o con el m a y o r d o m o , señor S á n c h e z . D o s se-
pultureros j u r a m e n t a d o s y bien p a g a d o s esperaban, pi-
cota y pala en m a n o , que se diera comienzo a la m a c a b r a
ceremonia.
P e r o debían e s p e r a r u n a h o r a m á s , ocultos en la
s o m b r a de las t u m b a s .
El e n t i e r r o de un b o m b e r o iba a t e n e r l u g a r esa no-
COMO KI F U E R A HOY.

che. E s c o s t u m b r e hacer los sepelios en ias noches en


V a l p a r a í s o y los de los bomberos h a n revestido siem-
pre g r a n solemnidad.
U n a procesión de a n t o r c h a s encendidas venía cara-
coleando por la subida del cerro. U n a c a r r o z a conducía
a un a b n e g a d o servidor de ese cuerpo de bomberos vo-
luntarios. institución original entre nosotros y que t a n t o
honor nos hace.
H u b o discursos, m u c h a gente, mucha luz de a n t o r -
chas, bulla y movimientos discretos, que e r a n una com-
pañía en aquellas soledades.
Después se r e t i r ó la gente, se f u e r o n callando los
ruidos, la luz ele las a n t o r c h a s f u é a p a g á n d o s e y volvió
a r e i n a r el silencio, el p r o f u n d o silencio de las tumbas.
R e a n u d a d a la tarea, a cada b a r r e t a z o respondía un
g r i t o a h o g a d o de mi m a d r e que recomendaba a los ba-
r r e t e r o s ir despacio, a f i n de n o l a s t i m a r . .
S á n c h e z d i r i g í a la excavación.
D e pronto, apareció un b r a z o extendido y luego el
cuerpo venerado, acribillado de heridas . M á s a b a j o ,
el del General Alzérreca, en igual estado.
A la luz titilante de faroles que m a n o s temblorosas
sostenían, f u e r o n reconocidos. E s t a b a n intactos, salvo
las p e r f o r a c i o n e s de las heridas de bala, de sable y de
lanza, que e r a n muchas.
E a n a t u r a l e z a salina de la t i e r r a había r e t a r d a d o
un t a n t o la n a t u r a l p u t r e f a c c i ó n , pero después de dos
meses. . .la tarea, i n g r a t a de por sí, se volvía espantosa,
superior a las f u e r z a s de las personas que. a g o t a d a s por
el f r í o , a esas h o r a s , en ese lugar, f u r t i v a m e n t e , cum-
plían un deber.
Sólo S á n c h e z hablaba, dirigiéndose a sus hombres.
Mi m a d r e y las señoritas Ortizj rezaban, sollozan-
do.
M i s tíos, m á s cerca, t o m a d o s de la m a n o como pa-
ra u n i r s u s energías, vigilaban, llorando también.
L a s s o m b r a s se proyectaban m u y lejos, tembloro-
sas, sobre o t r a s tumbas.
El viento de la costa mecía los cipreses, que al ro-
zarse p r o d u c í a n sonoridades e x t r a ñ a s , que sobrecogían
aún más.
U n o que o t r o p á j a r o n o c t u r n o , a s u s t a d o por el gol-
pear de la picota o de la b a r r e t a que removía la t i e r r a ,
174 E N R I Q U E O. BA RHOSA

p a s ó a l e t e a n d o m u y b a j o , a t r a í d o t a m b i é n nor esas luces


que n o a c o s t u m b r a b a ver.
U n f r í o e x t r a ñ o helaba los c u e r p o s y las almas.
Sólo la f e les d a b a calor p a r a s e g u i r adelante.
N o q u e d a n d o la m e n o r d u d a r e s p e t o de la identi-
d a d . se p r o c e d i ó a l a v a r los c a d á v e r e s p i r a envolverlos
en s á b a n a s y colocarlos en s u s respectivos ataúdes.
Mi m a d r e colocó en el de mi p a d r e dos medallas de
bronce, a m a r r a d a s con u n a g r u e s a cinta de seda
E s a s medallas, u n a de las cuales conservo vo y la
o t r a está en poder de mi h e r m a n o Alberto, aparecieron
o x i d a d a s , p e r o i n t a c t a s , c u a n d o en 1922 se hizo la solem
n e traslación de los restos.
C e r r a d a s las u r n a s , sobre las cuales se había colo-
cado u n a placa con la inscripción correspondiente, fue-
ron llevadas a los nichos p e r p e t u o s n ú m e r o 100 la de Al-
zérreca y 101 la de B a r b o s a . S o b r e la placa de mármol
de los nichos sólo p u d i e r o n inscribirse estas iniciales:
«G. O . B. P . » y «G. J . M. A.», que s i g n i f i c a b a n «Gene-
ral O r o z i m b o B a r b o s a P u g a » y « G e n e r a l losé Miguel
A l z é r r e c a . » Así se m a n t e n í a el todavia necesario incóg-
nito.
Mi m a d r e y m i s tios r e g r e s a r o n a S a n t i a g o , enfer-
mos por las emociones s u f r i d a s , y por m u c h o tiempo les
a t o r m e n t ó la visión de aquella noche m a c a b r a entre las
tumbas.
Sello a ñ o s después, c u a n d o r e g r e s a m o s a Chile, hi*
cimos inscribir todo el n o m b r e en la plancha de mármol.
Aquellos nichos sencillos, sobre los cuales todos los
a ñ o s hacíamos colocar, desde el e x t r a n j e r o , una corona
ele flores, r e c o r d a b a n a los chilenos, q u e en la romería
del 1" ele N o v i e m b r e se detenían a leer la sencilla inscrip-
ción, que estaba incumplido 1111 d e b e r que había obliga-
ción de cumplir p a r a con dos h o m b r e s a quienes una ley
ele la República había declarade) " B e n e m é r i t o s de la Pa-
tria."

T r e i n t a a ñ o s después, en O c t u b r e de 1922, a inicia-


" de los viejos veteranos del E j é r c i t o , que militaban
del liberalismo democrático, se iniciaron las
'!'. '•"' t r a s l a d a r los restéis le ios Generales al
Mausoleo del E j é r c i t o en S a n t i a g o .
COMO SI F O ] C R \ HOY 175

H a b í a llegado la h o r a de r e n d i r el h o m e n a j e debido
y pacientemente esperado.
E l Gobierno se asoció al acto, se hizo r e p r e s e n t a r
oficialmente, y dispuso los honores militares correspon-
dientes t a n t o en V a l p a r a í s o como en Santiago. El E j é r -
cito todo entero, y la M a r i n a en cuyas filas aún f o r m a -
ban j e f e s que f u e r o n oficiales en la contienda a r m a d a ,
desfilaron f r e n t e a las u r n a s de bronce, v e r d a d e r a s
obras de a r t e , en que se g u a r d a r o n los despojos m o r t a -
les de los dos Generales.
Al h a c e r s e el traslado en el Cementerio de Valpa-
raíso, fácil f u é i d e n t i f i c a r los restos. Sólo quedaba la
osamente y las medallas piadosamente colocadas ahí por
mi m a d r e , i n t a c t a s las cintas de seda, oxidadas las efi-
gies de los santos que representaban, y s"bre el ya c a r -
comido f é r e t r o , la placa de metal con lo; nombres.
T o d o eso era un m u d o y elocuente testimonio de la
actuación de mi m a d r e , t r e i n t a años a t r á s , cuando pre-
visora pensó que a l g u n a vez llegaría el día en que 110 f u r
tivamente, ni b a j o las s o m b r a s de la noche, sino pública-
mente, a n t e el país entero y con todos los honores, ha-
brían de e n c o n t r a r su d e f i n i t i v o sitio en este mundo, las
cenizas de dos h o m b r e s que ya habían sentado plaza en
el A l t a r de la P a t r i a . . .
Y yo, al contemplar atónito la calavera p e r f o r a d a
(ior las f r a t r i c i d a s a r m a s , me parecía v e n a reencarnada
y sentir que m e llegaba desde las cuencas vacías de sus
ojos la dulce m i r a d a de mi padre c u a n d o entre sus b r a -
zos m e o p r i m í a con su inmenso cariño.
Y recordé con H a m l e t , q u e :
" T o be or not to be, t h a t is the question".
S e r o 110 s e r : ¡ El había sido 1
M á s t a r d e , al seguir t r a s la c a r r o z a a cuya paso se
descubría V a l p a r a í s o y S a n t i a g o e n t e r o s ; al oír el reso-
n a r de las c a m p a n a s y los acordes marciales de las m a r -
chas ; al sentir las d e s c a r g a s que se hacían como p o s t r e r
h o m e n a j e de las instituciones a r m a d a s ; al escuchar en
la t r i b u n a del C e m e n t e r i o los discursos de los a m i g o s de
siempre y a u n de los que f u e r o n sus enemigos y que a h a -
ra hacían justicia a la lealtad y al valor, lloré m u c h o co-
mo aquel día en que siendo n i ñ o oí leer, sin c o m p r e n d e r
las p a l a b r a s : que los Generales B a r b o s a \ Alzérreca h a -
bían perecido en el combate.
E N R I Q U E O. B A R B O S A

LAS PERSECUCIONFS

E n u n a c a s a m á s a m p l i a , de la calle Nataniel, se re-


unió por f i n toda la f a m i l i a . M i s tíos habiendo dejado ya
sus escondites, con excepción de Miguel y E n r i q u e que
se vieron o b l i g a d o s a e m i g r a r a la A r g e n t i n a , estaban
con n o s o t r o s , a u n q u e s i e m p r e ocultos. N a d i e salía a la
calle.
H a b í a n t r a n s c u r r i d o los meses de Septiembre, Oc-
t u b r e y N o v i e m b r e y t o d a v í a los odios 110 se aplacaban,
ni se tenía c o n m i s e r a c i ó n con los caídos E r a m o s "pa-
r i a s " en n u e s t r a p r o p i a t i e r r a . El s a c r i f i c i o del Presi-
dente 110 había c o n s e g u i d o u n o de s u s objetivos.
L a casa e s t a b a c o n t i n u a m e n t e v i g i l a d a ; paquete
que e n t r a b a o q u e salía, e r a revisado.
L a s e r v i d u m b r e a n t i g u a , m u y leal, era impenetra-
ble, pero en los altos v i v í a n o t r a s persona ; y ellas denun-
ciaron u n a vez que h a b í a n visto h o m b r e s en ese hogar,
(pie parecía f o r m a d o sólo por m u j e r e s y por niños.
Y u n a noche la casa f u é r o d e a d a a la h o r a de co-
mida.
F u e r t e s golpes inesperados en la p u e r t a , nos pusie-
ron en a l a r m a . Salió a v e r u n a empleada y volvió sin po-
der hablar, temblando.
S e a s o m ó u n o de m i s tíos y volvió pálido, haciendo
señas a los d e m á s que con él salieron na r a el fondo, don-
de se tenía e s t u d i a d a u n a r e t i r a d a por las casas vecinas.
U n ; a l t o ! y u n t i r o a q u e m a r r o p a los hicieron dete-
nerse.
E n ese m o m e n t o , la p u e r t a de calle cedía al empuje
de 1111 caballazo, y se llenó el p a t i o de soldados, al mando
de 1111 oficial q u e e x h i b i ó u n a " o r d e n de a l l a n a m i e n t o pa-
ra la casa de la v i u d a del General B a r b o s a , donde se te-
nían noticias se f r a g u a b a u n a c o n t r a - r e v o l u c i ó n " .
Y a n t e el d e s b a n d e de los sirvientes, los desmayos
y g r i t o s de mis tías, se procedió al r e g i s t r o .
L o s niños e s t á b a m o s acostados.
Recuerdo que m e desperté a n t e la bulla, sobresal-
ario, y vi en el d o r m i t o r i o u n " c o m i s i o n a d o " , a g e n t e de
policía secreta, (pie con u n a g r a n pistola en la m a n o , le-
vantaba la colcha de mi c a m a y m i r a b a d e b a j o , apun-
tando.
-se mismo c o m i s i o n a d o " le hizo a b r i r a mi m a d r e
177

el cajón de la cómoda, donde había unos pocos pesos y


los tomó diciendo: "este dinero es pa la contra-revolu-
ción", y se lo echó al bolsillo.
L a señora le h a b r í a e n t r e g a d o h a s t a sus a l h a j a s con
tal que g u a r d a r a el a r m a a m e n a z a n t e .
M i s tíos f u e r o n intimados de a r r e s t o y llevados
presos j u n t a m e n t e con don R o b u s t i a n ó V e r a , a b o g a d o
y Fiscal de S a n t i a g o , que como a m i g o de la casa y por
asuntos profesionales, h a b í a ido a vernos esa noche.
Inútiles f u e r o n las súplicas de las m u j e r e s , las pro-
testas de los h o m b r e s , inútil f u é que le Fiscal invocara su
calidad de m a g i s t r a d o .
Don R o b u s t i a n o f u é puesto en libertad al día si-
g u i e n t e ; mi tío L u i s estuvo treinta días en la cárcel, des-
pués de seguírsele, contó a todos los oficiales, un proce-
so ; y N e m o r i n o Cotapos, m a r i d o de mi tía Rosa, se eva-
dió escapando así quien sabe de qué v e j á m e n e s !
L a cárcel estaba llena de reos políticos: militares,
funcionarios, empleados todos que prestaron servicios a
¡a llamada " d i c t a d u r a " .
Reinaba c o n f u s i ó n esa m a ñ a n a .
E r a n t a n t o s los que había y tantos los que llega-
ban !. . .
Cotapos c o m p r e n d i ó que con audacia podía escapar
antes de que se d i e r a n cuenta que era él y no " N i c a n o r
C o r t é s " — t a l f u é el n o m b r e que dió p a r a hacer coin-
cidir las iniciales de sus colleras y de su r o p a — el perso-
n a j e detenido en el allanamiento de la noche anterior.
Y poniéndose el s o m b r e r o a t r a v e s ó el patio de la
cárcel.
S u s c o m p a ñ e r o s de prisión no pod'an creerle su p r o
pósito, recién m a n i f e s t a d o , de h u i r audazmente.
F r e n t e a la r e j a e n c o n t r ó a un g u a r d i á n de los que
hacían el aseo.
— ¡ R e c o g e esos papeles!—le o r d e n ó en voz alta, en
f o r m a que le oyera el centinela.
M i e n t r a s el o t r o obedecía la orden, dada por ese tal
vez n u e v o Alcaide de la Cárcel, el centinela por su p a r -
te, e s p o n t á n e a m e n t e , a b r í a la pesada reja y. saludando,
daba paso al f u g i t i v o .
Las p i e r n a s le temblaban a Cotapos, pero pocos pa-
sas m á s y y a e s t a r í a libre!
¡ Y libre f u é a r e f u g i a r s e n u e v a m e n t e a la L e g a -
ción A m e r i c a n a !
178

; H a b í a sido u n a e s c a p a d a a u d a z !
N o s o t r o s s u f r i m o s n u e v o s allanamientos y perse-
cuciones de t o d a s clases.
Y entonces e m p e z ó a g e r m i n a r la dea de abando-
n a r el país en busca de t r a n q u i l i d a d .
El poco d i n e r o q u e p u d o j u n t a r s e , g r a n parte
p r o v e n i e n t e del s e g u r o de vida de mi padre, que
mi m a d r e h a b í a r e n o v a d o c o n t r a la voluntad de aquél
p a g a n d o a d e m á s , la p r i m a e x t r a o r d i n a r i a de guerra, se
triplicaba en la m o n e d a a r g e n t i n a .
E n t o n c e s , a p e s a r de la h e c a t o m b e reciente, nuestra
m o n e d a valía lo que, con relación a la n u e s t r a , vale hoy
la m o n e d a a r g e n t i n a , y decidimos e x p a t r i a r n o s , repi-
tiendo con el p o e t a : O h P a t r i a ! C u a n t o c u e s t a s !
L o s m a l v a d o s de tu t i e r r a y tu cielo nos a r r o j a n .
i ) e t u s s a n t o s derechos n o s d e s p o j a n !
EL NAUFRAGIO

El 11 de E n e r o de 1892 n o s e m b a r c a m o s en Valpa-
raíso, en el v a p o r " J o h n E i d e r " , r u m b o a B u e n o s Aires,
vía M a g a l l a n e s .
L a c a r a v a n a de e x p a t r i a d o s e r a n u m e r i s a : mi abue-
la, d o ñ a M e r c e d e s Y á v a r de B a e z a ; sus h i j a s solteras,
L a u r a y A d r i a n a ; d o ñ a R o s a B a e z a <Ji Cotapos y sus
h i j o s C o r i n a y A r t u r o C o t a p o s ( A c . i r i o quedaba en
Chile con su abuela p a t e r n a ) ; Luis y Carlos Baeza Y á -
v a r , C a p i t a n e s de artillería e i n f a n t e r í a respectivamen-
t e ; mi m a d r e , d o ñ a C o r i n a B a e z a y sus h i j o s Enrique,
Alberto, O r o z i m b o y C o r i n a B a r b o s a . N e m o r i n o Cota-
pos iba en el m i s m o v a p o r , pero oculto y d i s f r a z a d o de
inglés. C o m p l e t a m e n t e rubio, con el pelo teñido y buen
conocedor del idioma, a p r e n d i d o en el Colegio Inglés
de Limache, de M r . J a c k s o n , n a d i e lo h a b i a reconocido.
I r e n e R u b í n de Celis, h i j a a d o p t i v a de m i s padres, que
después f u é m a r q u e s a y g r a n p r o p i e t a r i a en J e r e z de la
F r o n t e r a , y la L e o n o r , a n t i g u a empleada de la casa,
completaban las 16 p e r s o n a s .
L e los niños, el m a y o r era y o : tenia nueve años re-
cién cumplidos.
El vapor levó anclas a las t r e s de la t a r d e y al ano-
checer a ú n se d i v i s a b a n las luces m á s a l t a s de los cerros
de V a l p a r a í s o .
L o s q u e a l g u n a vez h a n salido de Chile p o d r á n dar-
se cuenta de n u e s t r o s s u f r i m i e n t o s en ' a t a r d e de nues-
t r a p a r t i d a . T a l vez p u d o m i t i g a r l o s en p a r t e la esperan-
za de u n a t r a n q u i l i d a d q u e a n h e l á b a m o s pero que pacas
h o r a s m á s h a b r í a de d u r a r .
A b a n d o n á b a m o s n u e s t r a p a t r i a n o rjnr descanso, ni
por paseo, ni por negocios, ni con d i n e r o : h u í a m o s , de-
j a n d o los restos queridos del j e f e de la f a m i l i a y los des-
pojos h u m e a n t e s de n u e s t r o h o g a r , í b a m o s perseguidos
COMO S I PTJERA HOY. 181

y pobres hacia un país desconocido, donde n i n g u n a ma-


no a m i g a nos esperaba.
El " J o h n E i d e r " iba t o m a n d o la animación de los
g r a n d e s vapores, a medida que los p a s a j e r o s , después de
instalarse en sus c a m a r o t e s , acudían a la c á m a r a c e n -
tral. Ahí estaba el comedor al cual convergían los d e p a r -
tamentos de p r i m e r a , y el salón, que ocupaban conti-
guos la popa del v a p o r .
T o d a s las a r t i s t a s de la C o m p a ñ í a Inglesa de Ope-
retas " C l e r y " , que había a c t u a d o con brillo en S a n t i a g o
y Valparaíso, f o r m a b a n u n g r u p o entusiasta, al que pro-
curaban a c e r c a r s e los ¡tasajeros varones. L a s f e s t e j a -
ban con c h a m p a g n e los oficiales del " J o h n Eldel", ingle-
ses, por supuesto.
L a s a r t i s t a s , a l g u n a s según decían m u y b o n i t a s — a
esa edad n o sabía c l a s i f i c a r l a s — c a n t a b a n o reían estre-
pitosamente, con ese desplante propio de la gente de
teatro, c a u s a n d o la indignación de mi abuela, que las
encontraba " u n a s z a f a d a s " y el escándalo de mis tías
solteras, que 110 por eso d e j a b a n de m i r a r l a s y estudiar-
las en sus m e n o r e s detalles, con esa curiosidad que des-
piertan las p e r s o n a s de vida alegre. Después de la comi-
da nos f u i m o s a n u e s t r o s camarotes, pero en el comedor
la fiesta c o b r a b a de m o m e n t o en momento mayor ani-
mación !
R e z a m o s y nos acostamos un t a n t o m a r e a d o s por-
que el buque se balanceaba mucho.
El concierto que se o r g a n i z ó con los a r t i s t a s y el
destapar de botellas de champagne, no nos d e j a b a n dor-
mir, pero las emociones del dia pronto nos rindieron y
cerramos los o j o s pensando que íbamos a llegar al día
siguiente, de m a d r u g a d a , a T a l c a h u a n o

E r a n las seis de m a ñ a n a c u a n d o un violento sacu-


dón, que parecía había deshecho el buque, nos despertó
sobresaltados. S i g u i ó u n m o m e n t o de silencio completo,
pues las m á q u i n a s p a r a r o n . E n seguida, c a r r e r a s en el
entre-puente y en la cubierta, voces de m a n d o en inglés,
que no c o m p r e n d í a m o s , balances del buque que parecían
inverosímiles, g r i t o s en los camarotes, quebrazón de cris
tales en el comedor contiguo, golpes de m a r en las ven-
tanillas !
— E n r i q u i t o , a s ó m a t e y p r e g u n t a qué pasa, por
D i o s ! — m e d i j o mi m a d r e .
182 E N R I Q U E O. 11AKB08A

S a l t é de la c a b i n a y a b r i la p u e r t a , sin atinar a ves-


tirme.
U n a voz g r i t a b a d e s d e lo alto de !,i amplia escala
que c o n d u c í a a la c u b i e r t a :
S a l v a r s e los p a s a j e r o s !
— E l v a p o r se v a r ó !
— A los b o t e s !
—Pronto!
E s de i m a g i n a r s e la c o n f u s i ó n q u e se p r o d u j o .
M i m a d r e t o m ó en b r a z o s a la C o r i t a y yo tomé de
la m a n o a A l b e r t o y a Chinibito.
S a l i m o s casi d e s n u d o s , en c a m i s a de d o r m i r , como
estábamos.
Al llegar a c u b i e r t a un m a r i n e r o n o s puso un incó-
m o d o " s a l v a v i d a s " y como los camisones que nos hacía
mi m a d r e e r a n m u y l a r g o s , p a r a que a b r i g a r a n mejor, y
nos i m p e d í a n a n d a r , o t r o m a r i n e r o , sin decirnos pala-
b r a . o si la d i j o n o le e n t e n d i m o s , a b r i ó un cortaplumas
y los c o r t ó a la a l t u r a d e las rodillas.
L u e g o llegó L e o n o r t r a y é n d o n o s los zapatos, una
blusita y a mi m a m á u n pañuelo de rebozo.
El resto de la f a m i l i a subía en igual--s condiciones:
mi abuelita, en e n a g u a s , con u n a maletín en u n a mano y
u n a imagen del P e r p e t u o S o c o r r o en la Jtra.
Las a r t i s t a s inglesas e s t a b a n t o d a s alli. completa-
m e n t e vestidas, pues n o h a b í a n a l c a n z a d o a desvestirse
aquella noche.
U n caballero inglés se acercó, preguntando
por R o s i t a : era N e m o r i n o Cotapos. que v i a j a b a dis-
f r a z a d o y escondido en las b o d e g a s de! vapor.
L a c o n f u s i ó n en cubierta n o podría describirla.
P e r o ¿ qué había p a s a d o ?
Q u e la oficialidad del " J o h n E i d e r " había perdido
esa noche la cabeza y el r u m b o . . .
El v a p o r se f u é a estrellar c o n t r a u n a s rocas en
P u n t a C a r r a n z a , cerca de C o n s t i t u c i ó n , y quedó como
m o n t a d o en ellas. L a violencia del choque a b r i ó una
a n c h a h e r i d a en u n o de los flancos del g r a n t r a n s a t l á n -
ico y las rocas m i s m a s t a p o n e a r o n la b r e c h a abierta,
impidiendo en p a r t e que el m a r se p r e c i p i t a r a por ella
inundándolo todo.
!
í capitán o r d e n ó h a c e r 1111 e s f u e r z o p a r a z a f a r n o s
<u 1 ! I. m á q u i n a s f u n c i o n a r o n a " f u i ! s p e a d " . el ar-
te trepidó, p e r o felizmente esa m a n i o b r a des
COMO 81 F U E R A H O Y . . 183

g r a c i a d a , que h a b r í a producido n u e s t r o hundimiento in-


mediato, no dio resultado.
H a b í a que a b a n d o n a r el buque.
U n a densa neblina nos impedía ver la costa.
El m a r , agitado, producía esas g r a n d e s olas que los
m a r i n o s llaman " m a r b o b a " .
L a sirena del vapor pedía auxilio, y un cañoncito,
disparado a cortos intervalos, a t r o n a b a el espacio, es-
p a n t a n d o las aves m a r i n a s que revoloteando alrededor
de los mástiles, nos indicaban que la costa no estaría
muy lejana.
El salvavidas, f u e r t e m e n t e a p r e t a d o b a j o los bra-
zos, no nos d e j a b a m o v e r n o s y el f r í o de la m a ñ a n a nos
entumecía en la cubierta.
"¡ A los b o t e s " ! "¡ A los b o t e s " ! — g r i t a b a n los hom-
bres.
Y se a r r i ó un bote que pronto vimos alejarse del
vapor, impulsado por varios m a r i n e r o s que remaban a
compás.
E r a el capitán que nos a b a n d o n a b a !
E n el libro de " L o s n á u f r a g o s en las costas de Chi-
le", he leído que ese capitán f u é condenado por la Corte
Naval Inglesa, por su conducta.
Q u e d a m o s a merced de los oficiales y contramaes-
tres ; m e j o r dicho, de nosotros mismos.
A g r u p a d a en el puente del " J o h n E i d e r " , alrededor
de un bote g r a n d e , esperaba toda la familia que ese bote
f u e r a a r r i a d o . E r a imposible b a j a r las escalas, pues el
oleaje las hacía inservibles.
E n t o n c e s se ideó h a c e r n o s subir al bote cuando a ú n
colgaba de sus guinches, al borde de la b a r a n d a de la cu-
bierta.
Y a e s t á b a m o s todos adentro, s u j e t á n d o n o s unos a
otros.
¿ C ó m o s u b i m o s ? Sólo recuerdo que un m a r i n e r o
nos tomaba de la c i n t u r a y nos tiraba como f a r d o s . E n
el bote, alguien nos recibía.
Mi abuela llev a b a su maletín con lod )s sus a h o r r o s ,
sus a l h a j a s y sus recuerdos.
U n b r u s c o t i r ó n se lo sacó de la mano, y 1111 f u e r t e
empellón, con a l g u n a s p a l a b r a s en inglés que m u y bien
podrían s i g n i f i c a r "la bolsa o la vida", f u é todo lo que
después r e c o r d a b a , l a m e n t a n d o la pérdida de su peque-
184 E N R I Q U E O. BA RHOSA

ñ a f o r t u n i t a . P e r o , ¿ q u é i m p o r t a b a si había conservado
la i m a g e n del P e r p e t u o S o c o r r o en la o t r a m a n o ?
L o s f u e r t e s balances del " J o h n E i d e r " hacían que
n u e s t r o bote c o l g a d o así, al lado de su borda, se golpea-
ra fuertemente.
E l bote 110 e r a l a r g a d o t o d a v í a . Mi tío Luis 110
q u e r í a a b a n d o n a r n o s y l u c h a b a c o n t r a u n o s marineros
que le i m p e d í a n s u b i r al bote. M u j e r e s y niños primero:
IVonicn and children first! P e r o Lucho, de u n salto, lle-
g ó a n u e s t r o lado, revólver en m a n o .
Y a no e s t á b a m o s solos.
¡ R e a d y ! — g r i t ó u n a voz y se l a r g a r o n las amarras.
P e r o u n a de ellas, la de p r o a , se c o r r i ó y entonces el
bote q u e d ó en u n a posición casi vertical y sus tripulan-
tes f o r m á b a m o s 1111 r a c i m o h u m a n o . U n golpe de mache-
te en las c u e r d a s restableció el equilibrio y caimcs de
u n a a l t u r a de tres o c u a t r o m e t r o s al m a r con bote y
todo.
Esa m a n i o b r a s a l v a d o r a había c o s t a d o al contra-
m a e s t r e la p é r d i d a de dos o t r e s dedos de su mano, que
el cable d e s t r o z ó al p a s a r por la polea M i s tías querían
d e s m a y a r s e a la vista de esa m a n o d e s g a r r a d a , que nos
salpicaba a todos de s a n g r e .
El bote l o g r ó a l e j a r s e p r o n t o del casco del "John
E i d e r " , que parecía h u n d i r s e y t r a g a r en su remolino a
las embarcaciones que lo r o d e a b a n .
I b a m o s en la lancha, a d e m á s de la familia, con ex-
cepción de C o t a p o s y de C a r l o s Baeza Y á v a r . que se em-
b a r c a r o n en o t r o bote, 1111 caballero español, una inglesa,
el c o n t r a m a e s t r e y t r e s m a r i n e r o s del " J o h n E i d e r " , que
con L u c h o e m p u ñ a r o n los c u a t r o r e m o s .
O t r o s botes, l a n z a d o s con m á s cuidado y prontitud,
v a g a b a n por el m a r , sin r u m b o , sin s a b e r donde dirigir-
se. elevados por las olas, que por su a l t u r a p a r e c í a n mon-
tañas.
El bote de la C o m p a ñ í a " C l e r y " se dio vuelta. Que-
do !a n a t a de g r i n g o s en el a g u a p e r o n a d i e se ahogó, ni
siquiera el loro que u n a de ellas llevaba a su t i e r r a como
recuerdo de estos lejanos países.
i <-on qué odio los m i r á b a m o s ! Si los considerába-
mos los CMUS-Uites de n u e s t r a d e s g r a c i a ! .
V u e s t r o bote, l a s t i m a d o por los golpes que se había
d a d o contra el casco de f i e r r o del v a p o r / e m p e z a b a a ha-
| " P » >' l , r " " ! ' -'Sta nos llegó casi a las rodillas.
COMO si FtlKBA HOY .. 185

E r a necesario d e s a g u a r l o c o n s t a n t e m e n t e y en esta
tarea n o s e m p e ñ á b a m o s A l b e r t o y yo., y a que no era po-
sible d i s t r a e r a los remeros.
Completamente m o j a d o s por las olas semi desnu-
dos, h a m b r i e n t o s , a merced del capricho del c o n t r a m a t s
tre. que 110 hablaba ni entendía una p a l a b r a de castella-
no, pasaban las h o r a s , esperando que la Providencia 110;
t r a j e r a luego el único alivio que d e s e á b a m o s : la muerte,
así, todos j u n t o s . . . como g r a n relevadora de nuestros
sufrimientos pasados!
Solo Ella, la M u e r t e , podría r e u n i m o s otra vez a
todos!
C a d a m u j e r tenía en sus brazos a lino de les niños
menores, p r o c u r a n d o cobijarlo b a j o el calor de su cuer-
po, que ya 110 a b r i g a b a , entumecido por el f r í o y el dolor.
N o había m á s .
R e z á b a m o s en voz alta el responsorio de San A n t o -
nio. que 110 se m e h a olvidado:
" S i buscas milagros, m i r a
El m a r sosiega su ira
El peligro se r e t i r a . . .
¡ M a d r e S a n t í s i m a ! — i n t e r r u m p í a de cuando en
cuando el español. ¿ C ó m o habéis de per nirir que mue-
ran estas c r i a t u r a s inocentes?
P o r supuesto que bien poco le h a b r í a importado
n u e s t r a suerte si 110 h u b i e r a estado tan intimamente li-
gada a la suya.
Sólo la inglesa callaba.
M á s práctica, se reservaba sus energías p a r a m á s
tarde, c u a n d o h a b r í a n de s e r v i r n o s eficazmente.
S e r í a n las dcce del día cuando la neblina se hizo
menos densa y nos p e r m i t i ó ver allá, en el c o n f í n con el
horizonte, u n a línea m á s oscura, que era la costa.
¡ T i e r r a ! — g r i t á b a m o s todos.—¡ A t i e r r a !
O t r o s botes ya se dirigían hacia allá ostensible-
mente.
P e r i n u e s t r o c o n t r a m a e s t r e que había consultado
su b r ú j u l a y s i t u a d o su bote, nos decía ; C o n s t i t u t i o n !
¡ Constitution!
N o s quería llevar a Constitución, p a r a que después
de quién sabe c u a n t a s h o r a s m á s de padecimiento, hubié-
ramos s u c u m b i d o en la b a r r a que f o r m a el río al des-
embocar en el m a r , y que apenas los vapores l o g r a n do-
minar.
186 E N R I Q U E O. BA R H O S A

Nuestras fuerzas estaban agotadas.


Rezábamos. Callábamos.
1 .os c e r r o s de la costa, p r i m e r o ; la rompiente de las
olas en la-playa, después, p a r e c i e r o n a n u e s t r a vista co-
m o f a r o s cíe salvación.
¡Sólo q u e d a b a en el m a r n u e s t r o b o t e '
L a playa se d i v i s a b a a n i m a d a , con ge-:te.
L o s h u a s o s de P u n t a C a r r a n z a , avisados por lo.,
c a ñ o n a z o s del " J o h n E i d e r " , h a b í a n acudido en gran
n ú m e r o y poniendo p a ñ u e l o s y m a n t a s en coligiies, a ma-
n e r a de b a n d e r o l a s , nos h a c í a n señales ¡vara indicarnos
que p o d í a m o s a t r a c a r , a p e s a r de que las f u e r t e s rom-
pientes n o s decían lo c o n t r a r i o .
L o s r e m e r o s de n u e s t r o bote e s t a b a n agotados.
Al c o n t r a m a e s t r e se le o c u r r i ó izar la vela del bote,
m a n i o b r a que 110 dió r e s u l t a d o y que nos molestó mu-
cho, pues s u s h o m b r e s n o s pisoteaban de lo lindo.
" ¡ A t i e r r a ! ¡a t i e r r a ! " — g r i t á b a m e . - , pero él nos
r e s p o n d í a : " ¡ C o n s t i t u t i o n ! " y seguía empeñado en lle-
v a r n o s allá a costa de n u e s t r a s vidas.
E r a n e c e s a r i o imponerse.
N o h a b í a m á s h o m b r e q u e mi tío. joven capitán de
artillería, pues el español estaba m a r e a d o , m á s muerto
(pie vivo y n o tenía a r m a s .
¡ F u é 1111 i n s t a n t e s u p r e m o ! ¡ L o r e c u e r d o como si
fuera hoy!
E11 la popa del bote, mi tio, revólver en mano, apun
t a n d o hacia el c o n t r a m a e s t r e y s e ñ a l a n d o la tierra.
L a s m u j e r e s , g r i t a n d o , p a r a d a s en sus asientos, co-
mo [)ara protegerlo.
El c o n t r a m a e s t r e y los m a r i n e r o s , a proa, parados,
con sendos cuchillos de m a r a b i e r t o s !
L o s niños l l o r a b a n !
L a s olas h a c í a n 1111 j u g u e t e de n u e s t r o bote, aban-
donado a sus e m p u j e s .
D u r a n t e v a r i a s h o r a s h a b í a m o s deseado la muer-
te'. V cada g r a n d e ola que nos envolvía, c e r r á b a m o s los
ojos, nos e s t r e c h á b a m o s y e s p e r á b a m o s con s a n t a resig-
nación sucumbir, pero a h o r a , a la vista de la vida que
nos llamaba desde la playa, e s t á b a m o s dispuestos a morir
luchando por ella!
Felizmente, 110 sé como, los á n i m o s se s e r e n a r o n y
convencido por señas el c o n t r a m a e s t r e de q u e nos lleva-
1 a u n sacrificio estéril, e n d e r e z ó la p r o a hacia la pía-
COMO 81 F U E R A HOT 187

va donde ya los d e m á s n á u f r a g o s calentaban sus cuer-


pos alrededor de f o g a t a s .
Quedaba lo m á s difícil de la l a r g a j o r n a d a .
E n esa parte, la playa está completamente erizada
de rocas, que como pequeñas a t a l a y a s a v a n z a n hacia el
mar, ocultas unas, a m e n a z a n t e s con sus á r i d a s a r i s t a s
otras.
E o s n á u f r a g o s y los campesinos de a caballo, se
a g r u p a b a n en el p u n t o donde parecía que n u e s t r o bote
iba a a t r a c a r . Bien dirigidos y sostenidos por remeros
vigorosos y n o e x t e n u a d o s como los nuestros, habría-
mos creido en la probabilidad de librar con vida.
Pero, de repente, o c u r r i ó algo inespeiado.
Como a cien m e t r o s de las rocas m á s próximas, el
c o n t r a m a e s t r e y los t r e s m a r i n e r o s se echaron al m a r ,
para alcanzar la playa n a d a n d o y evitar ser estrellados
contra las r o m p i e n t e s ! N u e s t r o bote quedó un momento
a merced de las olas, que en su ir y venir lo alejaban o
acercaban a la costa.
Sólo mi tío E u c h o e m p u ñ a b a entonces los remos y
procuraba hacer a v a n z a r la pesada embarcación.
Eos huasos, de a caballo, e n t r a b a n al m a r hasta
donde podían p a r a p r e s t a r n o s auxilio cuando el bote se
hiciera pedazos, como y a había pasado con otros, en las
rocas.
L a s olas, c a p r i c h o s a s y potentes, tan pronto nos po-
nían a t i r o de lazo como n o s a l e j a b a n . .
E n el bote nadie hablaba.
Todos de pie, e s p e r á b a m o s el instante supremo, las
pupilas dilatadas, los b r a z o s abiertos, contraídas las
mandíbulas, los cabellos al a i r e . . .
D e pronto, un jinete se i n t e r n ó en el m a r m á s que
los otros y su lazo, d i r i g i d o con campesina maestría, al-
canzó h a s t a nosotros. Y a se nos iba, cuando la inglesa
sin vacilar 1111 instante, le dió u n a vuelta, hizo 1111 n u d o
sencillo en la cabezada de proa y sostuvo con m a n o vi-
gorosa el e x t r e m o de la cuerda, evitando que el bote, em-
pujado por las olas, volviera m a r adentro.
U n a f u e r t e s a c u d i d a nos indicó que ya estábamos
ligados a la t i e r r a por ese hilo salvador, pero f u é tan vio-
lenta y repentina, que mi tía L a u r a , que estaba p a r a d a
en la popa del bote, cayó de espaldas a! m a r ! P r o t e g i d a
por el salva-vidas y llevada por las olas, llegó a u n a s ro-
cas, desde d o n d e f u é salvada.
188 E N R I Q U E O. BA RHOSA

E n t r e t a n t o , el bote, a r r a s t r a d o p o r el hombre de a
caballo, g a n a b a c a m i n o h a c i a la playa, por entre medio
de las rocas.
E n t o n c e s , p u d i e r o n a c e r c a r s e o t r o s jinetes más.
U n m u c h a c h ó n m e t o m ó de u n b r a z o y a media anca de
su caballo, m e d e j ó c a e r en la playa y volvió a internar-
se con b r a v u r a p a r a p r e s t a r a u x i l i o i o t r o ! U n h u a s j
viejón, t o m ó a mi m a d r e y, m i e n t r a s la conducía a tie-
r r a f i r m e , como le viera relucir su reloj, colgando de un
c o r d o n c i t o de seda n e g r a , con todo desplante se lo qu : tó
de u n t i r ó n . E r a el precio de su h e r o í s m o y en esas cir-
c u n s t a n c i a , 110 cabía discutirlo.
. P o r f i n , e s t á b a m o s en la playa.
Mi m a d r e , de rodillas, n o s c o n t a b a : uno, dos, tres
. . u n o , dos, t r e s . . .
¡ Faltaba uno! ¡ ¡ ¡ Chimbito!!!...
¡ M e f a l t a 1111 niño, p o r D i o s ! ¡ M e falta un niño!
g r i t a b a d e s a f o r a d a , p a r a h a c e r s e oír en m t d i o de la al-
g a r a b í a que f o r m a b a n los huasos, las olas, los gritos de
mis tías y las l a m e n t a c i o n e s de los contusos.
El m e n o r h a b í a quedado, a g o b i a d o p o r el salva-vi-
das, pisoteado por la c o n f u s i ó n del ú l t i m o memento, en
el f o n d o del bote, que a ú n se debatía, a b a n d o n a d o , con-
t r a las olas y las rocas.
El pobrecito f u é t a m b i é n s a l v a d o y, entonces, arro-
dillados en la a r e n a h ú m e d a , d i m o s g r a c i a s a Dios por
nuestra escapada!
L a f a m i l i a se f u é r e u n i e n d o a l r e d e d o r de improvi-
sada f o g a t a .
C o m o teníanlos h a m b r e y sed, nos dieron u n a s ga-
lletas de m a r , imposibles de a b l a n d a r , y a g u a dulce, traí-
da en u n a s c a r r e t a s c h a n c h a s que llegaron en ese mo-
mento. E r a n e n v i a d a s por el m a y o r d o m o del f u n d o , que
tenía por límite poniente esa poco hospitalaria playa y
que, sin e m b a r g o , se veía entonces c o n c u r r i d a p a r tanta
c a n t i d a d de n á u f r a g o s .
El capitán e s t a b a a h í . alrededor de u n a f o g a t a , im
pasible, f u m a n d o pipa y t o m a n d o probablemente, whis-
ky. L o r o d e a b a n sus oficiales, con c a r a s m á s de trasno-
chados que de cansancio.
) El " J o h n E i d e r " se d e s p e d a z a b a allá lejos, en su
lecho (le rocas y, cu el m a r . los botes vacíos se hundían
en l o n t a n a n z a o se hacían astillas contra las r.,ca-
E11 la playa, los n á u f r a g o s iniciamos a pie, a caba-
COMO SI F U E KA H O Y . . . 180

lio o en c a r r e t a , u n a peregrinación p a r a a l c a n z a r a lle-


g a r con luz a las casas del m a y o r d o m o de! f u n d o , que
era la vivienda m á s cercana.
El sol se perdía en el horizonte infinito, iluminan-
do por última vez, la elegante cubierta de! " J o h n E i d e r " ,
ya abandonado a su suerte y a medio hundí i.
El rechinar de las c a r r e t a s , con sus pequeñas rue-
das macizas de m a d e r a y el r u m o r del oleaie a u m e n t a d o
por la m a r e a que subía, t u r b a b a n la quietud silenciosa de-
esa playa siempre solitaria.
Teníamos hambre y frío.
E a noche caía.
¡Callábamos!

Y a de noche, llegamos a las casas de n u e s t r o des-


tino.
P e r r o s flacos, celosos y característicos g u a r d i a n e s
de las viviendas campestres, salieron a recibirnos con
f u e r t e s ladridos
L o s niños f u i m o s acostados de a c u a t r o o seis en
cada cama, después de d a r n o s sendas tazas de leche
caliente, con pan de g r a s a .
L o s d e m á s se allegaron como pudieron.
A c o s t a r s e era lo de m e n o s : b a s t a b a un colchón,
una m a n t a o u n a f r a z a d a . El cansancio de la pesada
j o r n a d a disculpaba lo demás.
El problema, el v e r d a d e r o problema, f u é el del
día siguiente.
¿ C o n qué nos Íbamos a v e s t i r ?
U n pantaloncito del h i j o de un inquilino de por
ahí. c o m p r a d o a buen precio; una m a m i t a del de m á s
allá; la pollera d o m i n g u e r a de la lechera o el pañolón
a h u m a d o de la m u j e r del vaquero y ios calzoncillos
del m a y o r d o m o , don F a u s t i n o Espinoza. hombre g o r -
dito y generoso, suplieron las p r e n d a s m á s indispensa-
bles p a r a poder seguir v i a j e esa m a ñ a n a a Constitu-
ción, por t i e r r a , en c a r r e t a s m á s confortables, pero
por unos c a m i n o s i n f e r n a l e s .
D e s p u é s de p a g a r bien y a g r a d e c e r las atencio-
nes de esas g e n t e s sencillas, p a r a quiénes el n a u f r a g i o
había sido 1111 g r a n negocio, t a n t o por lo que recibie-
ron de los n á u f r a g o s , a la m a l a o la buena, como por
lo que pillaron del vapor, que a r r o j a b a a la playa m u -
chas especies, subimos a una c a r r e t a , cuyo piso se h a -
190

bía s u a v i z a d o con colchones y m a n t a s , y a la cual se


le h a b í a h e c h o u n toldito con s á b a n a s y gangochos.
P a r e c í a m o s g i t a n o s . . . sin e m b a r g o de que las
m u j e r e s n o llevaban ni u n a a l h a j a y apenas si lucían
u n a t r i s t e f a l d a las q u e h a b í a n conseguido tan pre-
ciada p r e n d a . L a s d e m á s c u b r í a n sus caderas con un
poncho, al u s o indio, o c o n s e r v a b a n las e n a g u a s . . .
P e r o , si salimos d e s n u d o s , sin m a l e t a s ni male-
tines. ¿ d e d ó n d e s a c a m o s d i n e r o p a r a p a g a r a don
F a u s t i n o , que así se l l a m a b a n u e s t r o huésped?
V a l e la pena r e c o r d a r l o .
A n t e las persecuciones de que h a b í a m o s sido ob-
j e t o y el t e m o r de ser r e g i s t r a d o s , el dinero se
llevaba en l i b r a s e s t e r l i n a s en u n a s bolsas de lienzo,
que las m u j e r e s de la f a m i l i a llevaban fuertemente
a t a d a s a la c i n t u r a .
E r a , por lo d e m á s , u n p e s a d o l a s t r e para que hu-
bieran fondeado más pronto.
D e s p u é s de m u c h o a n d a r por c e r r o s de la costa,
y a b a j a n d o p r e c i p i t a d a s pendientes, y a subiendo por
c a m i n o s g r e d o s o s . que los bueyes a p e n a s podían reco-
r r e r . a n i m a d o s por los g r i t o s y los picanazos de los
c a r r e t e r o s , llegamos a u n a l l a n u r a .
Allá lejos se divisaba u n jinete que venía a nues-
t r o encuentro. Sólo se d i s t i n g u í a n sus pantalones
blancos. . . E r a 1111 cadete de la Escuela Naval, que
m á s t a r d e f u é un m a l o g r a d o T e n i e n t e de M a r i n a , don
U r b a n o L í b a n o Letelier.
— ¿ V i e n e aquí la v i u d a del G e n e r a d B a r b o s a ? —
p r e g u n t ó , llevando c o r t é s m e n t e la m a n o a la visera
de la g o r r a y deteniendo g a l l a r d a m e n t e su caballo.
A n t e la respuesta a f i r m a t i v a , n o s a g r e g ó que ve-
nía m a n d a d o por su h e r m a n o , don P r i m i t i v o Líbano
L e t e l i e r , — a r d i e n t e p a r t i d a r i o de la c a u s a del Presi-
dente B a l m a c e d a y que después t u v o d e s t a c a d a actua-
ción p r o f e s i o n a l como a b o g a d o , y política como Dipu-
t a d o , — p a r a o f r e c e r n o s su casa en Constitución.
E r a la p r i m e r a m a n o a m i g a que se nos ofrecía
generosa, llena de delicadezas v de atenciones inolvi-
dables.
N a d a f a l t a b a a n u e s t r a l l e g a d a : ropa p a r a las se-
noras. a b r i g o s y vestidos y j u g u e t e s p a r a los niños.
Vabras de consuelo, de a m i s t a d , de p a r t i d a r i s m o ar-
diente, revivido por el d o l o r !
COMO S I FTÍRCHA H O Y . 191

H a s t a un r e t r a t o de mi p a d r e h a b i a en la habi-
tación que se n o s tenía p r e p a r a d a !
Cuánta bondad!
D e s c a n s a m o s ahí pocos días.
E r a necesario seguir el i n t e r r u m p i d o camino del
voluntario ostracismo.
Entonces n o h a b í a camino de Constitución a
Talca y el v i a j e se hacía por el río, alojando u n a noche
en sus riberas. E a n a v e g a c i ó n d u r ó dos días en lan-
chas, a la s i r g a , es decir, t i r a d a s desde la playa p a r
hombres que c a m i n a b a n semi-desnudos, p a r a meterse
al a g u a en las corrientes o en los rápidos.
En Talca n o s a b a n d o n ó la Eeonor la que creía-
mos fiel s i r v i e n t e !
H a b í a oído h a b l a r de r e e m b a r c a r n o s y 110 quería
saber nada de m a r !
Se f u é sin^decir adiós. Reapareció treinta a ñ o s
después. H a s t a hace poco era mi cocinera. E a edad
pedía su jubilación.
P i t a n d o sus cigarrillos de hoja, recordaba «al
General», con t a n t o cariño, como a «misiá Corinita».
mi m a d r e .

D e T a l c a n o s d i r i g i m o s a Coronel, para esperar


el vapor « L i g u r i a » , en que debíamos reembarcarnos.
Allí f u i m o s alojados en el palacio de la familia
Rojas P r a d e l y espléndidamente atendidos.
Desde t o d a s las v e n t a n a s del castillo se divisaba
la bahía, a b i e r t a al océano.
U n h u m o en el horizonte, p r i m e r o : la silueta de
1111 vapor después, y 1111 aviso telefónico desde la Go-
bernación M a r í t i m a , nos indicaron que era el « L i g u -
ria» que se a c e r c a b a p a r a t o m a r carbón y recogernos
a nosotros.
Q u é desesperación sentíamos al tener que embar-
carnos o t r a v e s !
El m a r , a g i t a d o como nunca, no permitía llegar
hasta el v a p o r en los botes acostumbrados, pero la gen-
tileza del M a r q u é s de L a u r i a t i , casado con una de las
dueñas de casa, n o s p r o p o r c i o n ó un g r a n remolcador
en el que c u p i m o s todos y llegamos, n o sin h a b e r pasa-
do g r a n d e s sobresaltos por el f u e r t e oleaje, al « L i g u -
ria», que bien p r o n t o levantó sus anclas porque el tem-
192 E N R I Q U E O. B A R H O S A

p o r a l se a c e r c a b a y era necesario salir a afrontarlo en


alta m a r .
Así fué.
E s a n o c h e n o h u b o q u i e n se tuv iera en pie y así
s i g u i ó a c o m p a ñ á n d o n o s el m a l t i e m p o , en tal forma,
t a n o b s t i n a d a m e n t e , q u e en el G o l f o d e P e n a s estuvi-
m o s a p u n t o d e z o z o b r a r y c o s t ó m u c h o , muchísimo,
p o d e r e m b o c a r el E s t r e c h o d e M a g a l l a n e s .
R e z á b a m o s t o d o s en v o z a l t a el r e s p o n s o r i o de
San Antonio.
M i m a d r e o f r e c í a m a n d a t r a s m a n d a a la Vir-
g e n y a t o d o s los s a n t o s .
T o d o s p r o m e t í a m o s a n d a r d e r o d i l l a s en la pri-
m e r a tierra f i r m e a que llegáramos.
P o r fin llegamos a P u n t a Arenas.
E r a el ú l t i m o p u e r t o d e j u r i s d i c c i ó n chilena.
¿ A l c a n z a r í a m o s a librar de las persecuciones?
¿ S e h a b r í a s a b i d o q u e en el « L i g u r i a » h i r a n
C o t a p o s y m i s tíos L u i s y C a r l o s ?
E r a n e c e s a r i o p r e p a r a r s e p a r a u n posible regis-
t r o y se i n v e n t a r o n y d i s c u t i e r o n mil p l a n e s .
L o s n i ñ o s f u i m o s d e s t a c a d o s c o m o a v a n z a d a s , al
l a d o del p o r t a l ó n , p a r a o í r y a v e r i g u a r lo q u e se pu-
diera.
L o s p r i m e r o s en s u b i r al v a p o r f u e r o n d o s o f i -
ciales.
N o había d u d a ; venían a buscarnos.
M i e n t r a s mi h e r m a n o A l b e r t o corría, mandado
p o r mí a d a r la v o z d e a l a r m a , a b a j o , en los c a m a r o t e s
d o n d e e s t a b a la f a m i l i a , y o m e p u s e con la n a t u r a l
r e p u g n a n c i a q u e se c o m p r e n d e r á , c e r c a , m u y cerca de
es s o f i c i a l e s , q u e o s t e n t a b a n u n a f r a n j a lacre, insig-
n i a d e la R e v o l u c i ó n , en l a m a n g a i z q u i e r d a .
i Les oí d e c i r q u e v e n í a n a b u s c a r a C o t a p o s !
P e r o , e n r e a l i d a d , n o al m a r i d o d e mi tía Rosa,
sino a u n c u r a del m i s m o apellido, q u e iba en v i a j e a
i unía A r e n a s y a quien esperaban sus a m i g o s oficia-
les.
' • n t r e t a n t o se e x p l i c a b a la r a r a c o i n c i d e n c i a , el
a l b o r o t o e n la f a m i l i a e r a g r a n d e . V o l v i e r o n a relíe-
l o , : i . d e s m a y o s , m u y en b o g a en e s a época, v los
histéricos.
ipos. Ciarlos y L u c h o h a b í a n d e s a p a r e c i d o
r .jo o n e l a d a s de c a r b ó n en la c a r b o n e r a , c o m p r a n d o
COMO HI F Ü K R A H O Y . . . 193

a precio de o r o el silencio de los fogoneros. Sólo hubo


tranquilidad c u a n d o el vapor levó sus anclas y, salien-
do del E s t r e c h o , s u r c ó n u e v a m e n t e el océano
L a s b r i s a s del Atlántico, al salir del E s t r e c h o ,
hacían o n d e a r el pabellón a r g e n t i n o , que h a b í a reempla-
zado al n u e s t r o , y b a j o su a m p a r o sentimos m á s hon-
damente las p a l a b r a s de su h i m n o :

Oid, mortales, el g r i t o s a g r a d o :
Libertad! Libertad! Libertad!
Oid el r u i d o de r o t a s c a d e n a s ! . . .

C u a n d o u n a vá por m a r del P a c í f i c o al Atlántico,


no se explica, sino como una g r a n ironía de H e r n a n d o
de Magallanes, el n o m b r e que le diera al g r a n océano
que t a n t o tiempo n o s está prometiendo f u t u r o esplen-
dor.
L a navegación por el A t l á n t i c o f u é serena. Poco
a poco nos f u i m o s reponiendo de las penurias recién
pasadas y se nos f u e r o n olvidando también las m a n d a s
hechas.
Tal vez por esto último Dios nos castigó m á s
tarde. E n M o n t e v i d e o p a s a m o s del « L i g u r i a » a o t r o
vapor sin d e s e m b a r c a r n o s , directamente. El trayecto de
Montevideo a B u e n o s Aires, a t r a v é s del Río de la
Plata, se hacía de noche, en g r a n d e s vapores, acciona-
dos por g r a n d e s ruedas, a b a b o r y estribor. El «Venus»,
que f u é el que nos tocó era 1111 vapor-palacio, de todo
lujo.
E s a noche se desencadenó la t o r m e n t a de verano
más g r a n d e de t o d a s las que tuve ocasión de presen-
ciar en los diez a ñ o s de vida que pasé en Buenos Aires.
T r u e n o s que parecían t e r r e m o t o s ; relámpagos
que iluminaban h a s t a el último c o n f í n del h o r i z o n t e ;
rayos que e x p l o t a b a n con e s t r u e n d o espantoso en los
para-rayos de los mástiles del v a p o r y u n a neblina
densa, que sólo r a s g a b a n las culebrillas de los rayos
o los f u l g o r e s de los relámpagos. El vapor tocaba in-
cesantemente u n a poderosa sirena p a r a evitar una coli-
sión en ese p a r a j e t a n concurrido.
L a s olas p a s a b a n por encima, a z o t a n d o las puer-
tas de los c a m a r o t e s que, como el nuestro, d a b a n a
cubierta.
C r e í m o s que 110 i r í a m o s a llegar a B u e n o s A i r e s .
194 ENRIQUE O. BA RHOSA

N a d i e h a b l a b a de r e z a r ni de h a c e r nuevas man-
das.
H a b r í a sido b u r l a .
Amaneció.
L a t o r m e n t a h a b í a pasado.
El calor n o s s o f o c a b a . E s t á b a m o s en el mes de
F e b r e r o y en B u e n o s A i r e s .
El v a p o r e n t r ó a los g r a n d e s docks con sus má-
q u i n a s p a r a d a s , r e m o l c a d o por u n a g r a n lancha a va-
p o r de la E m p r e s a M i a n o v i c h , aquel botero inmigran-
te que m u r i ó sin s a b e r f i r m a r , pero cuya « M » lucia
en las c h i m e n e a s de miles de barcos, que representaban
su i n m e n s a f o r t u n a y lo e n s e ñ a b a n como u n ejemplo
de labor y de c o n s t a n c i a , de h o n r a d e z y de éxito.
Al f i n p i s a m o s t i e r r a f i r m e , esa t i e r r a argentina
donde sentí t a n h o n d a m e n t e la n o s t a l g i a de la Patria,
donde coseché los p r i m e r o s juveniles laureles, donde
exhalé el p r i m e r s u s p i r o de a m o r !
II. P A R T E
T R E I N T A y U N 3\ÑOS D E S P U E S

Homenaje a lo» restos de los


Generales
Orozimbo nai bosa y José Miguel Alzérreca
VI

N i d i o del G e n e r a l B a r b o s a , N ú m . 101, cu-


b i e r t o con la c o r o n a de llores q u e anual-
m e n t e d e p o s i t a b a n sus h i j o s

G e n e r a l Alzérreca
Homenaje a la memoria de ios generales
Barbosa y Alzérreea

El 8 de M a y o de -1922, don Nemecío P a c h e c o ,


C o r o n e l r e t i r a d o y m i e m b r o del D i r e c t o r i o G e n e r a l
del P a r t i d o L i b e r a l D e m o c r á t i c o , en s e s i ó n p r e s i d i -
da p o r el vice P r e s i d e n t e d o n A u g u s t o V i c u ñ a Su-
b e r e a s e a u x , p r o n u n c i ó el s i g u i e n t e d i s c u r s o :

«Señor Piesidente:

H a c e 3 1 a ñ o s q u e el P a r t i d o L i b e r a l D e m o c r á -
tico t i e n e u n g r a n d e b e r de g r a t i t u d , q u e d e b í a ha-
ber c u m p l i d o para con dos eminentes servidores q u e
en d e f e n s a del p r i n c i p i o de a u t o r i d a d r i n d i e r o n s u s
v i d a s en el c a m p o de b a t a l l a ; ellos s o n los d i s t i n g u i -
dos generales B a r b o s a y Alzérreea, q u i e n e s simboli-
zan el v a l o r , la a b n e g a c i ó n y la l e a l t a d . S u s m é r i t o s
y s u s g l o r i a s los h a c e n d i g n o s d e q u e s u s r e s t o s ,
q u e d e s c a n s a n e n u n n i c h o del C e m e n t e r i o de Val-
paraíso, sean traídos a Santiago y sepultados j u n t o s
eon m u c h o s d e s u s c o m p a ñ e r o s de a r m a s en el .Mau-
soleo de! E j é r c i t o , i n s t i t u c i ó n q u e ellos h o n r a r o n e o n
s u s i m p o r t a n t e s s e r v i c i o s p r e s t a d o s al p a í s e n la
g u e r r a y e n la p a z .
E n la c a m p a ñ a del P a c í f i c o t u v i e r o n u n a a c t u a -
ción d i s t i n g u i d a y s o b r e s a l i e n t e . E n t o d a s las b a t a -
llas y h e c h o s d e a r m a s e n q u e se e n c o n t r a r o n s u p i e -
r o n s i e m p r e c o n s e r v a r v a l i e n t e m e n t e la a u t o r i d a d y
r e s o l u c i ó n e n el c o m b a t e s i n a m e d r e n t a r s e a n t e el
peligro, la c o n f u s i ó n y el a s p e c t o de la b a t a l l a , a l a
s o m b r a d e n u e s t r a b a n d e r a , en d e f e n s a d e s u h o n o r
y de s u s l e y e s .
S u s m e r e c i m i e n t o s , c o r o n a d o s con el s a c r i f i c i o
de s u s v i d a s , l o s h a c e n d i g n o s d e q u e el P a r t i d o L i -
VIII

b e r a l D e m o c r á t i c o a c u e r d e h a c e r l a s g e s t i o n e s que
s e a n n e c e s a r i a s p a r a o b t e n e r el t r a s l a d o d e s u s res-
t o s a S a n t i a g o al M a u s o l e o d e l E j é r c i t o .
E s t e h o m e n a j e q u e les t r i b u t e m o s n o s h a r á dig-
n o s d e la o p i n i ó n p ú b l i c a , a h o r a q u e s e h a n amorti-
g u a d o l a s p a s i o n e s q u e o f u s c a n y d i s i p a d o las tinie-
b l a s d e e s e a m a r g o p a s a d o , q u e i m p e d í a n v e r la
v e r d a d d e la c a u s a que. d e f e n d i m o s y d e r e c o n o c e r el
m é r i t o d e l o s q u e , c u m p l i e n d o l e a l m e n t e con sn de-
b e r , s e s a c r i f i c a r o n p o r ella. C o n e s t e a c t o n u e s t r o
p a r t i d o se c o n q u i s t a r á m u c h a s s i m p a t í a s , cuando
v e a n q u e s a b e m o s h o n r a r la m e m o r i a de los que se
sacrificaron en defensa de sus principios.
T e r m i n o , s e ñ o r P r e s i d e n t e p r o p o n i e n d o q u e el
D i r e c t o r i o a c u e r d e h a c e r l a s g e s t i o n e s q u e s e a n ne-
c e s a r i a s p a r a r e a l i z a r e s t e p r o p ó s i t o y q u e se n o m b r e
u n a c o m i s i ó n c o n t a l o b j e t o , q u e s o l i c i t e de la f a m i -
lia la a u t o r i z a c i ó n n e c e s a r i a , la c u a l c r e o q u e n o la
n e g a r á , p o r q u e los r e s t o s de t a n ilustres generales,
m a s q u e a l a f a m i l i a , le p e r t e n e c e n al P a r t i d o Li-
beral Democrático.
L a V i e j a G u a r d i a d é B a l m a c e d a , d e l a c u a l ten-
g o el h o n o r d e f o r m a r p a r t e , m e lia a p r o b a d o esta
idea y m e ha pedido haga efectiva esta presentación,
p o r q u e la c o n s i d e r a m u y d i g n a y n o b l e y p o r q u e
t r i b u t a r e m o s c o n e s t e a c t o u n h o m e n a j e a la grati-
tud y reconocimiento que tuvo nuestro Presidente
B a l m a c e d a p o r el s a c r i f i c i o d e t a n i l u s t r e s genera-
les.

A c o g i d a p o r a c l a m a c i ó n l a i d e a p r o p u e s t a , la
M e s a D i r e c t i v a del P a r t i d o , n o m b r ó las s i g u i e n t e s
comisiones.

Delegación de la Junta Directiva

Carlos Balmaceda Saavedra.


Héctor Zañartu Prieto.
Julio Prado Amor.
Arturo Ramírez.
Artística u r n a toda de b r o n c e que g u a r d a los restos del general Barbosa
X

Delegación de los Senadores

Pedro N. Montenegro.
Enrique Zañartu Prieto.

Delegación de los Diputados

Oscar Urzúa Jaramillo.


Absalón Valencia,
l i e n é d e la .Jara

Delegación del antiguo Ejército y de la Marina

Miguel Arrate Larraín.


Luis Federico Gana.
Temistocles Urrutia.
Alberto Fuentes.
Gonzalo Velásquez.
Nemecio Pacheco.
J u a n 2.° M e y e r h o l z .

Delegación de la juventud del Partido.

Ruperto Murillo.
A r m a n d o Vargas.
Carlos R u b i o Domínguez.
P e d r o Salinas.
B e r n a r d o Rioseco.

El C o m i t é E j e c u t i v o p a r a S a n t i a g o eligió su
P r e s i d e n t e a d o n N e m e c i o P a c h e c o , S e c r e t a r i o a don
B e r n a r d o Rioseco, y Tesorero a don P e d r o Marín
Alemany.
O b t e n i d a la a u t o r i z a c i ó n d e l a s f a m i l i a s de los
g e n e r a l e s , p a r a t r a s l a d a r l o s r e s t o s d e V a l p a r a í s o al
M a u s o l e o d e l E j é r c i t o , se a c o r d ó q u e d o n E n r i q u e
O. B a r b o s a , los r e p r e s e n t a r a e n t o d a s las c o m i s i o n e s .
E l G o b i e r n o del E x c m o . s e ñ o r A r t u r o A l e s s a n -
d r i p r e s t ó d e s d e q u e t u v o c o n o c i m i e n t o del h o m e -
n a j e q u e se p r o y e c t a b a s u m á s d e c i d i d a c o o p e r a c i ó n .
E n u n a v i s i t a q u e le h i z o el C o m i t é E j e c u t i v o
p a r a i n v i t a r l o a la c e r e m o n i a S. E. e m p e z ó p o r feli-
citar a s u s m i e m b r o s por su iniciativa tan patrióti-
ca, a g r e g a n d o q u e e s o s g e n e r a l e s s o n d i g n o s d e q u e
este h o m e n a j e r e v i s t a la m a y o r s o l e m n i d a d . R e c o r -
dó S. E . , q u e a d e m á s d e s u s m é r i t o s y s u s g l o r i a s ,
tenían el m u y e s p e c i a l d e h a b e r r e n d i d o s u s v i d a s
con a b n e g a c i ó n y l e a l t a d e n d e f e n s a del p r i n c i p i o
de a u t o r i d a d , c u m p l i e n d o así las s e v e r a s l e y e s mili-
t a r e s ».
C o n s e c u e n t e c o n e s t a s e x p r e s i o n e s , p r o m e t i ó al
C o m i t é q u e s e lo d a r í a t a d a c l a s e de f a c i l i d a d e s ; q u e
el G o b i e r n o t o m a r í a p a r t e e n e s t a c e r e m o n i a y q u e
8. E.. se h a r í a r e p r e s e n t a r p o r el M i n i s t r o d e G u e -
rra y M a r i n a , q u i e n h a b l a r í a e n el C e m e n t e r i o a
n o m b r e del G o b i e r n o . »

( . E l Diario I l u s t r a d o , .leí (i ilo Septiembre.)

El Ministro de Guerra, don Roberto Sánchez,


o r d e n ó q u e la D i r e c c i ó n del M a t e r i a l d e G u e r r a
c o n f e c c i o n a r a d o s u r n a s m e t á l i c a s , d e b r o n c e , desti-
nadas a d e p o s i t a r los restos.
E l D i r e c t o r d e las F á b r i c a s y M a e s t r a n z a del
E j é r c i t o , G e n e r a l d o n J u a n P a b l o B e n n e t , vigiló
p e r s o n a l m e n t e los t r a b a j o s y d i ó s u s i d e a s a fin d e
q u e las u r n a s r e s u l t a r a n las o b r a s d e a r t e q u e el p ú -
blico p u d o a d m i r a r c u a n d o f u e r o n e x h i b i d a s en las
vitrinas de la Casa Gatli y Chaves.
El b r o n c e f u é p r o p o r c i o n a d o p o r los m i e m b r o s
del a n t i g u o E j é r c i t o . C a d a j e f e , c a d a oficial, c a d a
s o l d a d o s o l e m n e m e n t e l l e v ó a l o s t a l l e r e s a l g ú n ob-
jeto de b r o n c e d e s u p r o p i e d a d , p a r a q u e f u n d i d o ,
se i n c o r p o r a r a a la m a s a q u e h a b r í a de v a c i a r s e e n
los m o l d e s .
El C o m a n d a n t e General de A r m a s don L u i s
C a b r e r a , d i s p u s o p o r s u p a r t e , q u e en el M a u s o l e o
del E j é r c i t o se r e s e r v a r a el s i t i o d e h o n o r , e n el pór-
tico del a l t a r , p a r a l a s u r n a s .
E n t r e t a n t o , l a s p r o v i n c i a s r e s p o n d í a n al m o v i -
miento iniciado en S a n t i a g o
V a l p a r a í s o t o m ó a s u c a r g o t o d o lo r e l a t i v o a
al c e r e m o n i a q u e d e b í a v e r i f i c a r s e en a q u e l l a ciu-
dad,
xn
L a s d e m á s p r o v i n c i a s n o m b r a b a n delegados,
e n v i a b a n e r o g a c i o n e s y o f r e c í a n c o r o n a s p a r a el
a c t o d e la i n h u m a c i ó n .
E l P r e s i d e n t e d e l a J u v e n t u d L i b e r a l Demo-
c r á t i c a , d o n R e n é d e la J a r a , o r g a n i z ó la participa-
c i ó n d e l a j u v e n t u d d e t o d o el p a í s e n la ceremonia.
A c o r d a r o n a d h e r i r al h o m e n a j e , e n v i a n d o elo-
cuentes notas:
El Club Militar.
El Cuerpo de Bomberos.
Ba S o c i e d a d D e f e n s o r e s d e C h i l e e n 1879.
L a S o c i e d a d de V e t e r a n o s e i n v á l i d o s d e 1879.
Liga Patriótica Militar.
El Cuepo de Carabineros.
E l Centro de Oficiales de R e s e r v a
El Arzobispo de Santiago.
El Vicario G e n e r a l Castrense, M o n s e ñ o r Rafael
Edwards.
La Sociedad Protección M u t u a de Empleados
P ú b l i c o s d e C h i l e , d e la q u e el G e n e r a l B a r b o s a f u é
su f u n d a d o r y primer Presidente.
E l C l u b N a c i o n a l d e T i r o al B l a n c o , del q u e f u é
f u n d a d o r y p r i m e r P r e s i d e n t e el G e n e r a l B a r b o s a .
La Municipalidad de Santiago.
Numerosas Municipalidades.
L a F e d e r a c i ó n de Estudiantes.

Delegación de Santiago en el C e m e n t e r i o de Valparaíso


XIII

La Sociedad Unión Comercial.


N u m e i o s a s sociedades obreras.
Algunas sociedades deportivas, y
T o d o s los d i r e c t o r e s d e p a r t a m e n t a l e s del P a r t i -
do L i b e r a l D e m o c r á t i c o .
F u e r o n el a l m a d e l a o r g a n i z a c i ó n , el C o r o n e l
d o n N e m e c i o P a c h e c o y el S a r g e n t o M a y o r e n R e -
tiro, P r e s i d e n t e d e l a V i e j a G u a r d i a d e B a l m a c e d a ,
d o n J u a n 2." M e y e r h o l z .

E l 3 0 d e S e p t i e m b r e d e 1 9 2 2 , e n u n c a r r o es-
pecial a g r e g a d o a l e x p r e s o , s a l i ó p a r a V a l p a r a í s o
tina dele- g a c i ó n d e l P a r t i d o L i b e r a l D e m o c r á t i c o ,
r e p r e s e n t a n t e s d e l S e n a d o y d e la C á m a r a d e Di-
putados, del E j é r c i t o , de los V e t e r a n o s e I n v á l i d o s ,
y de las f a m i l i a s d e los g e n e r a l e s B a r b o s a y Alzé-
rreea.

Señores: A r t u r o Moreno I.atorre, Enrique Balmaceda Toro ! 1 * 0 .


Barbosa, Germán Alaérrüca, Alberto Barbosa, Julio Vicuña Snberca
seaux y nifios Barbosa yAlzérreca
XIV

En Valparaíso
L l e n a d o s los t r á m i t e s legales para la exhuma-
c i ó n , s e p r o c e d i ó a é s t a , e n el C e m e n t e r i o N." 2 do
Valparaíso.
E r a n l a s ¡! d e l a t a r d e del 2 9 de S e p t i e m b r e .
A n t e las a u t o r i d a d e s y delegaciones nombradas
p o r el P a r t i d o e n V a l p a r a í s o y a n t e la c o m i t i v a ve-
n i d a de Santiago, e s t a n d o presentes don Germán y
d o n R a f a e l A l z é r r e c a , h e r m a n o s d e l G e u e i a l Alzé-
r r e c a , y E n r i q u e O . y A l b e r t o B a r b o s a B a e z a , hijos,
y O r o z i m b o B a r b o s a P o p o l i z i o , n i e t o del G e n e r a l
B a t b o s a , s e p r o c e d i ó a a b r i r l o s n i c h o s y e x t r a e r los
ataúdes.
Nuestro juicio
Barbosa y Alzérreea
(«La Estrella do Valparaíso, Septiembre 9 de 1922)
(Las Ultimas Noticias, Ssntiago)

U n i d o s e n l a H i s t o r i a , c o m o lo e s t u v i e r o n e n s n l a r g a y
g l o r i o s a c a r r e r a m i l i t a r , y e n los m o m e n t o s a c i a g o s e n q u e
s u p i e r o n m o r i r c o m o c h i l e n o s y c o m o s o l d a d o s , los g e n e r a l e s
Orozimbo Barbosa y José Miguel Alzérreea reciben hoy un
h o m e n a j e n a c i o n a l q u e les e r a d e b i d o .
P e r t e n e c i e n t e s a m b o s a los v i e j o s t e r c i o s d e C h i l e , i m b u í -
d o s e n el e s p í r i t u d e u n a d i s c i p l i n a r í g i d a y casi s u p e s r t i c i o s a ,
B a r b o s a y A l z é r r e e a l l e g a r o n al g e n e r a l a t o con h o j a s de servi-
cios h o n r o s í s i m a s c o m o l a s q u e m á s e n t r e l a s d e s u s c o m p a -
ñeros de a r m a s . H a b í a n peleado en Arauco, en las oscuras
g u e r r a s p a c i f i c a d o r a s d e s t i n a d a s a e n t r e g a r a la R e p ú b l i c a el
g o c e í n t e g r o d e s u s o b e r a n í a t e r r i t o r i a l . L a c o n t i e n d a del P a c í -
fico los l l e v ó a l n o r t e , a s u e l o e n e m i g o , d o n d e les e s p e r a b a la
g l o r i a . V e i n t e c o m b a t e s l e s v i e r o n al f r e n t e d e s u s t r o p a s , de-
s a f i a n d o la m u e r t e q u e e n t o n c e s l o s d e s d e ñ ó p a r a a c u d i r m á s
tarde a s u cita, p e r o e n t o n c e s — ¡ a y ! — e n u n a contienda e n t r e
hermanos.
V o l v i e r o n d e L i m a c u b i e r t o s d e l a u r e l e s , a d o r a d o s d e los
s o l d a d o s q u e l e s h a b í a n v i s t o e n los p u e s t o s d e p e l i g r o y p a r a
q u i e n e s t e n í a n la r u d e z a p a t e r n a l d e la a n t i g u a e s c u e l a . B a r -
b o s a y A l z é r r e e a c o n t i n u a r o n e n la p a z s u l a b o r a b n e g a d a y
l l e g a r o n a los m á s a l t o s c a r g o s d e l E j é r c i t o . E n ellos les sor-
p r e n d i ó la r e v o l u c i ó n d e 1891.
N i u n o n i o t r o v a c i l a r o n . P a r a e l l o s el p r e c e p t o c o n s t i t u -
cional e r a i m p e r a t i v o y n o t e n í a sino u n a i n t e r p r e t a c i ó n : Los
cuerpos a r m a d o s n o deliberan. H u b i e r a sido inútil tratar de
d i s u a d i r l o s o h a l a g a r l o s o a t e m o r i z a r l o s . D e v o t o s d e l a disci-
p l i n a , i n s e n s i b l e s a c u a n t o n o f u e r a el c u m p l i m i e n t o f r í o y es-
toico d e s u d e b e r , s e c o n s a g r a r o n e n c u e r p o y a l m a a la d e f e n -
sa d e l G o b i e r n o e s t a b l e c i d o y n i p o r u n i n s t a n t e d e j a r o n d e
v e r e n B a l m a c e d a al « g e n e r a l í s i m o d e l E j é r c i t o . E r a la t r a d i -
c i ó n m i l i t a r d e l C h i l e a n t i g u o , f o r j a d o p o r el m a r t i l l o d e P o r -
tales.
C u a n d o s e a n u n c i ó el d e s e m b a r c o d e los r e v o l u c i o n a r i o s
que venían en d e m a n d a de Valparaíso, B a r b o s a — c o m a n d a n t e
e n j e f e — y A l z é r r e e a los a g u a r d a r o n a p i é firme. E s t a b a n se-
XVI

g u r o s del t r i u n f o . T e n í a n p l e n a c o n f i a n z a e n s u s veteranos,
v e n c e d o r e s e n T a c n a y e n A r i c a , e n C h o r r i l l o s y Miraflores.
M i r a b a n c o n c i e r t o d e s d é n a l o s i m p r o v i s a d o s t e r c i o s de Iqui-
q u e . E s q u e o l v i d a b a n q u e y a 110 s e t r a t a b a d e c o m b a t i r al
e n e m i g o extranjero; q u e u n a trizadura p r o f u n d a quebrataba
la u n i d a d s a g r a d a del a l m a n a c i o n a l .
M u r i e r o n c o m o h é r o e s , p e l e a n d o h a s t a el ú l t i m o i n s t a n t e ,
a n i m a n d o a los s o l d a d o s q u e p e r d í a n t e r r e n o , d á n d o l e s e j e m -
plo de valor insuperable. La e s p a d a q u e siempre empuñaran
con h o n o r no cayó de sus m a n o s m i e n t r a s vivieron.
N o r e c o r d e m o s los detalles de su m u e r t e . Pertenecen a u n
p a s a d o d o l o r o s o , s o b r e el c u a l d e b e c a e r la s u a v e c e n i z a del
o l v i d o . U n a g u e r r a c i v i l e s u n a c o s a h o r r i b l e . C u a n d o el tiem-
p o t r a n s c u r r e y l a c a l m a v u e l v e a los e s p í r i t u s , n a d i e d e j a de
a c o n g o j a r s e a n t e l o q u e s u c e d i ó y p u d o e v i t a r s e c o n la p r u -
d e n c i a p a t r i ó t i c a q u e e s el p r i m e r d e b e r d e los h o m b r e s q u e
m a n d a n y legislan.
L a r e v o l u c i ó n d e 1 8 9 1 e s p e r a el f a l l o i m p a r c i a l d e la His-
toria. M i e s t r a s éste llega p a r a s u s p r o t a g o n i s t a s políticos, debe
a n t i c i p a r s e p a r a los s o l d a d o s q u e c a y e r o n e n el p u e s t o del de-
b e r , fieles a l a c o n s i g n a d e l h o n o r m i l i t a r . L o s r e s t o s d e los
g e n e r a l e s B a r b o s a y A l z é r r e c a son a c r e e d o r e s al h o m e n a j e que
h o y l e s t r i b u t a el p u e b l o y a l c u a l s e a s o c i a l a R e p ú b l i c a
entera

Se procede a s a c a r l o s ataúdes carcomidos por la acción del tiempo


XVII

Lo q u e r e s t a en las u r n a s
XVIII

La exhumación
( La Unión de Valparaíso»)

F u é u n a c e r e m o n i a q u e n o s i m p r e s i o n ó f u e r t e m e n t e la
q u e p r e s e n c i a m o s a y e r , i n v i t a d o s p o r e l c o m i t é q u e la tenía a
s u c a r g o , d e l a e x h u m a c i ó n d e l o s r e s t o s d e los g e n e r a l e s don
Orozimbo Barbosa v don José Miguel Alzérreca.
A l a h o r a i n d i c a d a , h a l l a b á n s e e n el C e m e n t e r i o X.° 2,
l a s c o m i s i o n e s d e S a n t i a g o y d e V a l p a r a í s o , los d e u d o s d e am-
b o s g e n e r a l e s , a l g u n o s v e t e r a n o s d e l a n t i g u o E j é r c i t o con sus
m e d a l l a s , r e p r e s e n t a n t e s d e l a p r e n s a y d i v e r s a s p e r s o n a s invi-
tadas particularmente.
L u e g o s e p r o c e d i ó a l t r a b a j o d e q u i t a r l e s s u s l o s a s a los
n i c h o s N . o s 1 0 0 y 1 0 1 . L o s c o m p a ñ e r o s d e t a n t a s f a t i g a s , los
g e n e r a l e s q u e h a b í a n librado c a m p a ñ a s gloriosas en defensa
d e l a p a t r i a y q u e c a y e r o n j u n t o s e n j o r n a d a f r a t r i c i d a defen-
d i e n d o la m i s m a c a u s a , r e p o s a b a n a l l í , u n o a l l a d o d e l o t r o .
S e d e s c u b r i ó p r i m e r o el n i c h o N . " 1 0 1 , d e l g e n e r a l Bar-
b o s a . A p a r e c e r o t o s u c a j ó n d e z i n c , y d e l d e m a d e r a n o hay
s i n o f r a g m e n t o s E n s e g u i d a la m a n o d e los s e p u l t u r e r o s ex-
t r a e h u e s o s s u e l t o s y u n c r á n e o p e r f o r a d o , q u e e s lo ú n i c o q u e
q u e d a del g e n e r a l glorioso, cou h o j a d e s e r v i c i o tan brillante.
T o d o s e c o l o c a c o n r e c o g i m i e n t o r e l i g i o s o e n la u r n a m e t á l i c a .
E n a q u e l h a c i n a m i e n t o d e h u e s o s d e la frágil envoltura
h u m a n a destinada a convertirse en polvo, aparecen:
I 'na medalla de bronce del Perpetuo Socorro y,
Un escapulario muy bien con.s. rvado con otra medalla me-
nor.
L a s d o s r e l i q u i a s s o n r e c o g i d a s p i a d o s a m e n t e p o r los h i j o s
del g e n e r a l , d o n E n r i q u e O. y d o n A l b e r t o B a r b o s a Baeza.
S o b r e el a t a ú d d e l g e n e r a l B a r b o s a h a b í a u n a p l a c a d e
p l a t a q u e d e c í a : G e n e r a l O r o z i m b o B a r b o s a F u g a , Agosto 28
d e 1891.
E l s e ñ o r d o n J o s é A n t o n i o C o n t r e r a s f u é e n c a r g a d o p o r la
J u n t a d e o b s e q u i a r l a al M u s e o M i l i t a r .
E s t a p l a c a y l a s d o s m e d a l l a s h a b í a n s i d o c o l o c a d a s p o r la
s e ñ o r a C o r i n a B a e z a , v i u d a d e l g e n e r a l B a r b o s a , h a c e 31 a ñ o s !
L u e g o s e p r o c e d e a l a m i s m a o p e r a c i ó n c o n el n i c h o del
g e n e r a l A l z é r r e c a . A c á los h u e s o s q u e se r e c o g e n s o n m u y
p o c o s . E l t r a b a j o d e p a s a r l o s a l a u r n a l o o b s e r v a n c o n lá-
g r i m a s e n los o j o s l o s h e r m a n o s d e l g e n e r a l .
D o s b l a n c a s s á b a n a s e n v u e l v e n a q u e l l o s d o s m o n t o n o s pe-
q u e ñ o s d e p o l v o , d e l o s r e s t o s d e d o s g l o r i o s o s g e n e r a l e s d e la
República.
E l D i r e c t o r H o n o r a r i o d e l a B i b l i o t e c a S e v e r i n , d o n To-
m á s E a s m a n , q u e e s t á al lado n u e s t r o , n o s dice, v e r d a d e r a -
mente emocionado:
— A m í m e tocó v e r a e s t o s d o s g e n e r a l e s e n la víspera
do Placilla, r o d e a d o s cada u n o de u n n u m e r o s o E s t a d o Mayor,
XIX

cou séquito f a u s t o s o ; d e s p u é s los v i m u e r t o s , b o t a d o s e n el s u e -


lo sus c a d á v e r e s y s u m í d e s n u d o s . , v a h o r a , d e s p u é s d e t r e i n t a
y u n a ñ o s , los v e o c o n v e r t i d o s e n p o l v o !
\ Polvo eres // en polco te convertirás\ ¡Cómo nos amartillaba
e u a q u e l l o s i n s t a n t a n t e s la s e n t e n c i a b í b l i c a ! P e r o e n l a z a d a
coii ella e s t á el d o g m a d e l a i n m o r t a l i d a d d e l a l m a , q u e n o s
r e c u e r d a su d i v i n o o r i g e n y su celestial destino. El h o m b r e
n o se c o m p o n e ú n i c a m e n t e d e ese p u ñ a d o d e p o l v o q u e g u a r -
d a n los s e p u l c r o s : Y si n o s o t r o s r e v e r e n c i a m o s los s e p u l c r o s ,
es p r e c i s a m e n t e p o r l a i d e a i n n a t a q u e l l e v a m o s t o d o s d e la
inmortalidad de nuestro ser, y a q u e no h a b r í a n a d a tan absur-
do c o m o r e v e r e n c i a r l a s c e n i z a s d e los s e p u l c r o s , p a r t i e n d o d e
un postulado materialista.

Acta de la exhumación
V e r i f i c a d a e s t a c e r e m o n i a , los d e u d o s y a s i s t e n t e s p r o c e -
d i e r o n a firmar el a c t a l e v a n t a d a p o r el n o t a r i o p ú b l i c o d o n
A r t u r o B a s e n ñ á n C r u z , q u e dice:
— « E n V a l p a r a í s o , R e p ú b l i c a de Chile, a 29 días de Sep-
tiembre de 1922, a n t e m í , notario p ú b l i c o d e Valparaíso, t u v o
l u g a r la e x h u m a c i ó n d e los r e s t o s d e los g e n e r a l e s d o n O r o -
z i m b o B a r b o s a y J o s é M i g u e l A l z é r r e e a , e n p r e s e n c i a d e los
deudos señores E n r i q u e y Alborto Barbosa y Orozimbo Barbo-
s a 1'., (luí p r i m e r o , y d e los s e í i o r e s G e r m á n A l z é n e c a y Ru-
fiiel Aly.erreca, d e l s e g u n d o , s i e n d o t e s t i g o s d e e s t e a c t o los se-
ñóles N e m e s i o Pacheco, J u a n Mayerholz. E n r i q u e üiilinaceda

Después de la exlinniaolón
XX

T o r o , A b s a l ó n V a l e n c i a , J o s é M. L o r c a P . , A l e j a n d r o Larra
fiaga F . , S a n t i a g o H e r r e r a G a n d a r i l l a s , J u l i o V i c u ñ a Suber-
c a s c a u x y A r t u r o L a t o r r e M o r e n o . T o d a s l a s p e r s o n a n a s nom-
b r a d a s firman c o n m i g o la p r e s e n t e a c t a . S e d e j a constancia
q u e los r e s t o s f u e r o n r e t i r a d o s d e los n i c h o s del Gemeterio
N . ° 2 d e e s t a c i u d a d q u e los c o n t e n í a n , i d e n t i f i c á n d o s e al mis-
i n o t i e m p o la a u t e n t i c i d a d d e ellos, los c u a l e s f u e r o n deposita
dos c o n v e n i e n t e m e n t e en las u r n a s metálicas destinadas a
g u a r d a r y p e r p e t u a r esos sagrados restos.
F i r m a n t a m b i é n e s t a a c t a m u c h o s d e los a m i g o s q u e con-
c u r r i e r o n al a c t o . F i r m a n : E n r i q u e B a r b o s a , A l b e r t o Barbosa,
O r o z i m b o B a r b o s a P . , N e m e s i o P a c h e c o , J . G e r m á n Alzérreea,
R a f a e l A l z é r r e e a , E n r i q u e B a l m a c e d a T o r o , A b . Valencia,
J u a n Meyerholz, José María Lorca P., Alejandro Larrañaga,
Santiago H e r r e r a Gandarillas, Julio V i c u ñ a Subercaseaux,
A r t u r o L a t o r r e M o r e n o , M. A. S o t o A g u i ' a r , R u p e r t o Murillo,
M a u r i c i o B a r b o s a , J u l i o B r i n e l s e n , G u i l l e r m o M a r t í n e z M.,
A b r a h a m A r i a s , J o a q u í n B r a v o , J o r g e H u r t a d o , G o n z a l o Velas-
q u e z , F é l i x P i n t o O v a l l e , E n r i q u e B a e z a Y á - a r , C a r l o s Baez-
Y á v a r , A l f r e d o B a e z a Y á v a r , V í c t o r V e l á s q u e z , E m i l i o Bella
R., Alfredo Videla, R a m ó n H u r t a d o Baquedano, Benjamío
Villarreal, P e d r o A. G a r c í a Pattoll, V a l e n t í n A c u ñ a , Josn
C o n c i , M a r i o V e r g a r a , J o s é C o u t r e r a s , R a ú l L ó p e z , Calixto
2 . w P e r e í r a , J u a n D e l v e r m o z , C a r l o s M e u c i , M a n u e l Zeladao
O s c a r H u k e , F l o r e n c i o T o r r e s P é r e z , R a f a e l R a m í r e z Mon,
t a ñ e r . — A n t e m í . — A r t u r o B a s c u ñ á n Cruz, notario público».
XXI

La exhumación

(«El Mercurio» de Valparaíso Sep. SO)

LAS C E R E M O N I A S Q U E TUVIERON L U G A R CON E S T E MOTIVO.— EL


ACTO VERIFICADO EN EL CEMENTERIO N.° 2 . — U N NUMEKO-
SO PÚBLICO ACOMPAÑA E L CORTEJO DESDE EL CEMENTERIO
IIASTA LA BIBLIOTECA PUBLICA.—LA CAPILLA ARDIENTE
LEVANTADA EN EriTE E D I F I C I O . LA SESION SOLEMNE VERI-
FICADA ANOCHE EN EL PARTIDO L I B E R A L DEMOCRÁTICO.
HOY SERÁN L L E V A D O S L O S R E S T O S A LA CAPITAL.

A y e r t u v o l u g a r l a c e r e m o n i a d e l a e x h u m a c i ó n d e los
restos de los g e n e r a l e s J o s é Miguel Alzérreca y O r o z i m b o
B a r b o s a , <1110 r i n d i e r o n s u s v i d a s g l o r i o s a m e n t e e n el c o m b a t e
de La Placilla.
De a c u e r d o c o n el p r o g r a m a q u e c o n f e c c i o n ó el C o m i t é
O r g a n i z a d o r d e l a c e r e m o n i a d e l t r a s l a d o d e los r e s t o s d e e s t o s
e s c l a r e c i d o s s e r v i d o r e s d e l a p a t r i a , a l a s 3 d e la t a r d e so e n -
c o n t r a b a n e n el C e m e n t e r i o N . ° 2 t o d o s los m i e m b r o s d e l co-
m i t é o r g a n i z a d o r y la d e l e g a c i ó n q u e v i n o d e S a n t i a g o .
M i n u t o s m á s t a r d e , los c o n c u r r e n t e s s e d i r i g í a n al s i t i o
de los n i c h o s n ú m e r o s 1 0 0 y 1 0 1 , d o n d e r e p o s a b a n l o s r e s t o s
d e a m b o s g e n e r a l e s y , e n el m a y o r r e c o g i m i e n t o p r e s e n c i a r o n
la c e r e m o n i a d e l a e x h u m a c i ó n .
O c u p a b a n los s i t i o s i n m e d i a t o a los n i c h o s , los d e u d o s d e
a m b o s g e n e r a l e s y el n o t a r i o p ú b l i c o y d e h a c i e n d a , s e ñ o r Ar-
t u r o B a s e u ñ a n C r u z , q u i e n d e b í a d a r fé d e l a c t o .

Los ¡estos son con lucidos con todos los honores militares hacia la
Biblioteca Severin
XXíí

Se procedió primeramente ¡i exhumar los restos del Gene-


ral de División señor Orozimbo Barbosa Puga.
A b i e r t o el n i c h o y s a c a d a l a m u r a l l a d e l a d r i l l o s q u e lo
c u b r í a , s e v i ó e n el i n t e r i o r s ó l o p a r t c j n e t á l i c a d e l a t a ú d , p u e s
l o s 3 0 a ñ o s t r a n s c u r r i d o s d e s d e l a l e c h a e n q u e e s o s restos
f u e r o n i n h u m a d o s , n o d e j a b a n r a s t r o s d e l a m a d e r a d e la c a j a .
L a p a r t e m e t á l i c a e s t a b a y a d e s t r u i d a en su p a r t e superior,
lo q u e p e r m i t í a v e r el e s t a d o e n q u e s e e n c o n t r a b a el e x t i n t o .
S a c a d a la c a j a d e l n i c h o , f u é s a c á n d o s e p i e z a p o r pieza
la o s a m e n t a d e l G e n e r a l B a r b o s a .
P r i m e r a m e n t e s e s a c ó el c r á n e o q u e s e e n c o n t r a b a per-
f o r a d o , l u e g o las d e m á s a r t i c u l a c i o n e s y finalmente los r e s t o s
q u e y a se e n c o n t r a b a n pulverizados.
J u n t o c o n s a c a r s e el c r á n e o d e l G e n e r a l B a r b o s a , se en-
contró u n e s c a p u l a r i o del C a r m e n con u n a p e q u e ñ a medalla v
o t r a m e d a l l a d e l P e r p é t u o S o c o r r o , r e c u e r d o s a m b o s , q u e la
v i u d a d e l G e n e r a l , s e ñ o r a C o r i u a B a e z a d e B a r b o s a , colocó
e n el c u e r p o d e s u i n f o r t u n a d o e s p o s o c o n o c a s i ó n d e l a e x h u -
m a c i ó n q u e , t r a s l a r g o s s u f r i m i e n t o s l o g r ó v e r i f i c a r el a ñ o 1891.
T o d o s los d e s p o j o s d e l i n s i g n e y v a l i e n t e G e n e r a l f u e r o n
c o l o c a d o s c u i d a d o s o m e n t e c-11 l a u r n a p r e p a r a d a y e n v u e l t o s e n
u n a fina s e d a .
F u é e n c o n t r a d a t a m b i é n , l a p l a c a q u e l l e v a b a el a t a ú d
d e l G e n e r a l B a r b o s a v q u e t e n í a la s i g u i e n t e i n s c r i p c i ó n : «Ge-
neral O r o z i m b o B a r b o s a P u g a . Agosto 28 de 1891».
E s t a p l a c a p o r a c u e r d o d e l a f a m i l i a s e r á c o l o c a d a e n el
Musco Militar.
T e r m i n a d a l o e x h u m a c i ó n d e l o s r e s t o s d e l G e n e r a l Bar-
b o s a , s e p r o c e d i ó a h a c e r i g u a l c o s a c o n los r e s t o s d e l G e n e r a l
de Brigada don José Miguel Alzérreea.

La Capilla ardiente en la Biblioteca Seveiin. Los veteranos


del 79 montan G u a r d i a de H o n o r
A A l 11

A u n q u e 11 p u n i e r a v i s t a p a r e c í a q u e los r e s t o s d e este
General se e n c o n t r a b a n m e j o r c o n s e r v a d o s , p u e s el a t a ú d
nuil t e n í a restos d e k m a d e r a , al s a c a r la l a j a p u d o v e r s e q u e
toda la liarte i n f e r i o r d e ella se e n c o n t r a b a a b s o l u t a m e n t e
corroída c i r c u n s t a n c i a q u e h i z o cpie los d e s p o j o s e s t u v i e r a n
d i s e m i n a d o s en el i n t e r i o r del n i c h o .
Sin e m b a r g o se r e c o g i e r o n t o d o s s u s d e s p o j o s m o r t a l e s , y
f u e r o n c o l o c a d o s en i g u a l f o r m a q u e los del G e n e r a l B a r b o s a
en su r e s p e c t i v a u r n a .
El c r á n e o d e este G e n e r a l p r e s e n t a b a las i n u i s t r a s d é l a
terrible h e r i d a a b a l a q u e r e c i b i e r a con ocasión d e s u h e r o i c a
d e f e n s a en el c o m b a t e d e L a Placilla. P r e s e n t a b a u n a q u e b r a -
d u r a en la p a r t e i n m e d i a t a a la b a s e c r a n e a n a .
l í n todo se e n c o n t r a b a m e n o s c o n s e r v a d o q u e el c r á n e o
del G e n e r a l B a r b o s a .
C e r r a d a s las u r n a s , el c o r t e j o se d i r i g i ó a la e n t r a d a del
C e m e n t e r i o , d o n d e el n o t a r i o s e ñ o r A r t u r o I J a s e u ñ á n C r u z ,
procedió a l e v a n t a r u n a c t a d e lo o b r a d o .
E n el a n f i t e a t r o d e l C e m e n t e r i o , d e s p u é s d e c e r r a d a s las
urnas, el d i p u t a d o d o n A b s a l ó u V a l e n c i a , a n o m b r o del Parti-
do Liberal D e m o c r á t i c o , a g r a d e c i ó el h o m e n a j e t r i b u t a d o p o r
la V i e j a G u a r d i a d e B a l m a c e d a , r e p r e s e n t a d a en ese a c t o p o r
delegaciones v e n i d a s d e s d e d i s t i n t o s p u n t o s del país, e h i z o
un v i b r a n t e r e c u e r d o d e la s e ñ o r a C o r i n a Baeza, v i u d a del
General B a r b o s a , a c u y o e s f u e r z o , v e n c i e n d o mil d i f i c u l t a d e s
se debía q u e los g e n e r a l e s h u b i e r a n p o d i d o e s p e r a r en f o r m a
digna, g u a r d a d o s s u s r e s t o s en m a g n í f i c o s a t a ú d e s , q u e el p a í s
les t r i b u t a r a los h o n o r e s d e b i d o s , y c u y a acción de 31 a ñ o s
atrás, se veía c o m p r o b a d a al e n c o n t r a r s e las m e d a l l a s d e b r o n c e
que ella p i a d o s a m e n t e h a b í a colocado c o m o u n m e d i o m á s d e
identificar los r e s t o s .

E n s e g u i d a se o r g a n i z ó el c o r t e j o d e s d e el C e m e n t e r i o bas-
ta el s u n t u o s o edificio d e la B i b l i o t e c a S e v e r í n , s i t u a d a en la
Plaza d e la V i c t o r i a , d o n d e se h a b í a e r i g i d o u n a capilla ar-
diente.
L a s u r n a s e r a n c o n d u c i d a s s o b r e c u r e ñ a s de a r t i l l e r í a se-
veramente enlutadas.
D e s c e n d i e r o n la u r n a del G e n e r a l B a r b o s a s u s l u j o s E n r i -
que y A l b e r t o , d o n E n r i q u e B a l m a c e d a T o r o y don J u l i o
Vicuña S u b e r c a s e a u x . L a del G e n e r a l A l z é r r e c a f u é d e s c e n d i d a
por s u s h e r m a n o s G e r m á n y J o s é M i g u e l , p o r d o n A b s a l ó u
Valencia y d o n A r t u r o L a t o r r c M o r e n o , liijo del A l m i r a n t e .
« T r e i n t a v u n a ñ o s a n t e s , d i c e «La U n i ó n » , d e s c r i b i e n d o
el cortejo, e s t o s m i s m o s r e s t o s l i a b í a n e n t r a d o a V a l p a r a í s o
seiní d e s n u d o s , en u n c a r r e t ó n d e la Policía d e Aseo».
XXIV

A S O C I A C I Ó N D E R E S E R V I S T A S D E C H I L E

A n o c h e c e l e b r ó sesión la A s o c i a c i ó n d e Reservistas de
Chile, con el o b j e t o d e d i s t r i b u i r la f o r m a en q u e se liará la
G u a r d i a d e H o n o r , p o r los m i e m b r o s d e la Asociación en la
capilla a r d i e n t e , q u e se l e v a n t a r á a los g e n e r a l e s Barbosa y
A l z é r r e e a en la Biblioteca P ú b l i c a , h o y V i e r n e s .
C o r r e s p o n d i e n d o a la A s o c i a c i ó n m o n t a r g u a r d i a , desde
las d o s d e la m a ñ a n a h a s t a las siete d e la m a ñ a n a del Sábado,
se h i z o la s i g u i e n t e d i s t r i b u c i ó n :
C o m a n d a n t e d e g u a r d i a : T e n i e n t e R a f a e l R a m í r e z Mon-
t a n er, d e G a 7 d e la m a ñ a n a .
T e n i e n t e F r a n c i s c o D a v a g n i n o , de 2 a 3
Oficiales d e r o n d a : A l f r e d o R o m e r o , Carlos A n d r o v e r II.
Oficiales d e s e r v i c i o : A l f r e d o R o m e r o , de 3 a 4 A. M ,
J o s é N. L a r a , d e 3 a 4 A. M , A l f r e d o I l i g g s , d e 4 a ó A. M..
Carlos A n d r o v e r , d e 5 a G A. M., J u a n D c l u c r m o z , de G a 7
A. M.
R e s e r v i s t a s de servicios: Carlos F e r n á n d e z , E m i l i o Collao,
de 2 a 3 A. M., S a l v a d o r G u e r r e r o , S a n t i a g o G u t i é r r e z , de 3 a
4., M a r c e l i n o G o n z á l e z , Carlos R o d r í g u e z , d e 4 a ó., Carlos
S a b a i n i , F é l i x S a b a i n i , d e 5 a 6., M a n u e l Astorga, Carlos Ra-
mírez, d e 5 a 6., Carlos P a l o m i n o , C l o r i n d o G u e r r e r o , de G a 7.
Reservas:
J u l i o M e n d o z a , M a n u e l E s c u d e r o , C a r l o s P é r e z , Arturo
Romo, Antonio y Manuel Tenorio.
L o s r e s e r v i s t a s n o m b r a d o s s e r e u n i r á n a las once v inedia
P . M. en calle L a s l l e r a s X." 323.
E n los f u n e r a l e s p r e s i d i r á la Asociación el vicepresiden-
te, d o n J u l i o A. C r u z .

LOS ÚLTIMOS ACUERDOS

P o r el e x p r e s o d e m e d i o día de h o y , l l e g a r á n de Santia-
go, las c o m i s i o n e s q u e v i e n e n a t o m a r p a r t e en la c e r e m o n i a
de la t r a s l a c i ó n de los restos de los g e n e r a l e s B a r b o s a y Alzé-
rreea.
A las t r e s d e la t a r d e se e f e c t u a r á el acto d e la e x h u m a -
ción d e los restos, d e s p u é s d e lo cual s e r á n c o n d u c i d o s a la Bi-
blioteca, d o n d e se h a l e v a n t a d o u n a s e v e r a capilla a r d i e n t e .
P i q u e t e s d e t r o p a d e l E j é r c i t o y d e m a r i n e r í a , al m a n d o
d e u n Oficial, m o n t a r á n - g u a r d i a d u r a n t e todo el t i e m p o q u e
p e r m a n e z c a n e x p u e s t o s al p ú b l i c o .

ORDEN DEL DRSF1LE

E l s i g u i e n t e será el o r d e n del desfile, q u e se o b s e r v a r á el


Sábado:
1) B a t i d o r e s a caballo.
2) C o m a n d a n t e d e las f u e r z a s .
3) T r o p a s .
XXV

4) V e t e r a n o s del 7 9 .
5) J u b i l a d o s d e la Policía.
ti) C í r c u l o d e S u b - O f i c i a l e s .
7) R e s e r v i s t a s .
8) C r u z R o j a C h i l e n a .
¡i) C u r e ñ a c o n d u c i e n d o los restos del G e n e r a l B a r b o s a .
10) C u r e ñ a c o n d u c i e n d o los r e s t o s del G e n e r a l Alzérreca
11) D e u d o s , p r e s i d e n c i a d e l c o m i t é v a u t o r i d a d e s .
12) F u n c i o n a r i o s p ú b l i c o s . T o m a r á n s u colocación proto-
colaria.
13) Militares, M a l i n o s .
14) B a n d a del O r f e ó n .
15) D e l e g a c i o n e s d e los p a r t i d o s políticos.
1 tí) C l u b s sociales; e m p i c a d o s p ú b l i c o s y p a r t i c u l a r e s ; so-
ciedades do e m p l e a d o s ; L i g a s p a t r i ó t i c a s ; comitéos patrióticos;
sociedades d e o b r e r o s ; c e n t r o s d e p o r t i v o s ; p u e b l o .
La t e n i d a s e r á d e calle.

PERMISO A I.Oft EMPLEADOS

E l C o m i t é d i r i g i ó a n t e a y e r a S. E., u n t e l e g r a m a solicitán-
dole p e r m i s o p a r a los e m p l e a d o s p ú b l i c o s q u e deseen concu-
rrir a la t r a s l a c i ó n d e l o s restos.
El P r e s i d e n t e , s e ñ o r A l e s s a n d r i . c o n t e s t ó a y e r , lo s i g u i e n t e :
« S e ñ o r e s J o s é M. L o r c a , A l e j a n d r o L a r r a ñ a g a y R. Ra-
mírez M o n t a n e r . — V a l p a r a í s o . — l i e t e l e g r a f i a d o al I n t e n d e n t e
de V a l p a r a í s o p a r a q u e o t o r g u e el p e r m i s o (pie u s t e d e s solici-
tan.—(Edo.):- A r t u r o A l e s s a n d r i .

La capilla a r d i e n t e

M o n t a b a n g u a r d i a , l u c i e n d o s u s p e c h o s c u b i e r t o s d e me-
dallas, b a s t a l a s 12 d e la n o c h e , los s i g u i e n t e s v e t e r a n o s resi-
dentes en V a l p a r a í s o : C i r u j a n o C a r n i o n a , J o r g e K l a u n f , J u a n
de Dios P o z o , U r b a n o L o r c t o , J o s é X. G o n z á l e z , Nicolás Gon-
zález, R a m ó n R o n g i f o , P e d r o N ú f i e z , T i b u r c i o Soto. M a n u e l
P a n t o j a , R o b e r t o M a r í n , E u s t a q u i o D e l g a d o , Nicolás 2." G o n -
zález.
A las 12 f u e r o n r e e m p l a z a d o s p o r los J u b i l a d o s d e la Po-
licía d e V a l p a r a í s o . E n la m a ñ a n a del 311, f u e r o n r e e m p l a z a -
dos p o r los m i e m b r o s d e la C r u z R o j a d e V a l p a r a í s o .
U n p i q u e t e d e s o l d a d o s del R e g i m i e n t o M a i p o y u n o d e
m a r i n e r o s del D r e a g n o u g h A l m i r a n t e L a t o r r e , f o r m a r o n
calle.
T o d a la t a r d e y la n o c h e desfiló V a l p a r a í s o e n t e r o , d e s c u -
briéndose r e s p e t u o s o a n t e las u r n a s .
L a s d a m a s al p a s a r a r r o j a r o n llores.
E n t r e las c o r o n a s e n v i a d a s s o b r e s a l í a n las del C l u b N a v a l ,
'le la f a m i l i a d e d o n C l a u d i o V i c u ñ a , d e d o n H é c t o r H o U e v ,
XXVI

d o l a s e ñ o r a I s a b e l L . M i l l e r d e V e r g a r a v la d e d o n Eugenio
Paz Peña.

A LA VIUDA

I n m e d i a t a m e n t e d e s p u é s d e e x h u m a r los r e s t o s d e l gene
ral B a r b o s a , s u s h i j o s E n r i q u e y A l b e r t o B a r b o s a , enviaron
a s u s e ñ o r a m a d r e el s i g u i e n t e t e l e g r a m a :
«Corina B a e z a . — B u e n o s Aires.—Acabamos exhumar
r e s t o s n u e s t r o p a d r e e n c o n t r a n d o m e d a l l a s p u e s t a s p o r usted.
S e h a a c r e c e n t a d o n u e s t r o c a r i ñ o p a r a l a m a d r e , a c u y a abne-
g a c i ó n e n 189.1, d e b e m o s e l h o n o r d e q u e e s t o s r e s t o s r e c i b a n
el h o m e n a j e q u e C h i l e Ies t r i b u t a . A b r a z o s c a r i ñ o s o s . — E n r i -
que y Alberto Barbosa».

EL PARTIDO CONSERVADOR

E n s e s i ó n c e l e b r a d a a n o c h e p o r el D i r e c t o r i o D e p a r t a -
m e n t a l d e l P a r t i d o C o n s e r v a d o r , s e a c o r d ó d e s i g n a r u n a comi-
s i ó n c o m p u e s t a p o r el S e n a d o r d o n R a f a e l U r r e j o l a , el Dipu-
t a d o d o n E l i a s G o n z á l e z M e d i n a , el v i c e - P r e s i d e n t e s e ñ o r Ma-
n u e l M u ñ o z C o r n e j o , los d i r e c t o r e s s e ñ o r e s O s c a r R u i z Tagle,
M a n u e l J i m é n e z y L u i s C o r t é s , y p o r el s e c r e t a r i o s e ñ o r Cas-
tor I I . M i r a n d a , p a r a q u e a s i s t a n e n r e p r e s e n t a c i ó n del Partido
al t r a s l a d o d e l o s r e s t o s .

VELADA
(«La Unión» de Valparaíso, 30 de Septiembre)

LA ASAMBLEA SOLEMNE

Con u n a c o n c u r r e n c i a n u m e r o s í s i m a se efectuó anoche, a


l a s 9, l a a s a m b l e a s o l e m n e d e l P a r t i d o L i b e r a l D e m o c r á t i c o ,
c o n la c o n c u r r e n c i a d e l a c o m i s i ó n v e n i d a d e S a n t i a g o . A b r i ó
la a s a m b l e a , el p r e s i d e n t e , d o n J o s é M a r í a L o r c a , s a l u d a n d o
a l a d e l e g a c i ó n s a n t i a g u i n a e n u n c o r t o y b i e n i n s p i r a d o dis-
curso.
I l i z o u s o d e l a p a l a b r a , a c o n t i n u a c i ó n , el A l c a l d e d o n
A l e j a n d r o L a r r a ñ a g a , p r o n u n c i a n d o el h e r m o s o d i s c u r s o q u e
d a m o s a l final, s i e n d o e n t u s i a s t a m e n t e o v a c i o n a d o p o r la
asamblea.
Don Marcos Sepúlvcda, siguió a continuación reseñando
e n h e r m o s a s f r a s e s l a v i d a d e los i l u s t r e s g e n e r a l e s B a r b o s a
y Alzérreea.
O c u p ó l a t r i b u n a el D i p u t a d o p o r S a n t i a g o d o n A b s a l ó n
Valencia, y con esas h e r m o s a s dotes del orador profundo,
t r a n q u i l o e i n t e l i g e n t e , e s t u d i ó l a v i d a y la a c c i ó n d e los
g e n e r a l e s , a n a l i z a n d o d e s p u é s , c o n p i n c e l a d a s m a g i s t r a l e s , la
XXVII

actual situación del país, el o b s c u r o p o r v e n i r q u e se c e r n í a


sobre la R e p ú b l i c a , y la r e s p o n s a b i l i d a d q u e p a r a con la P a t r i a
tenía el l i b e r a l i s m o d e m o c r á t i c o .
Cada p a s a j e del h e r m o s o discurso del s e ñ o r Valencia era
i n t e r r u m p i d o p o r a t r o n a d o r e s aplausos, s i e n d o v i v a m e n t e feli-
citado a su t e r m i n a c i ó n .
El D i p u t a d o d o n J u l i o P r a d o A m o r , con esa facilidad de
p a l a b r a q u e lo caracteriza, eu u n a improvisación verdadera-
m e n t e magistral, estudió y c o m p a r ó los a n t i g u o s t i e m p o s de la
República con los actuales, h a c i e n d o ver q u e e n los m o m e n -
tos actuales no d e b í a n h a b e r rezagados ni vacilantes, porcjuc
c u a l q u i e r a de estas cosas era a t e n t a r c o n t r a los intereses sa-
grados d e la P a t r i a , q u e hoy, m á s q u e n u n c a , necesita del pa-
triótico e s f u e r z o de sus b u e n o s hijos. Como el del señor Valen-
cia, el discurso del s e ñ o r P r a d o A m o r f u é e n t u s i a s t a m e n t e
a p l a u d i d o , p o n i é n d o s e t é r m i n o a la asamblea.
Los c o n c u r r e n t e s , q u e o c u p a r í a n m á s o m e n o s dos cua-
dras, en correcta f o r m a c i ó n , en filas de a cuatro, se dirigie-
ron a la capilla a r d i e n t e , r i n d i é n d o l e el tributo de su respeto a
los ilustres g e n e r a l e s B r r b o s a y Alzérreca, d i s p e r s á n d o s e des-
pués.
U n a delegación del C e n t r o Liberal Democrático M a n u e l
An'stides Z a ñ a r t u » depositó en la capilla u n a h e r m o s a corona
de (lores n a t u r a l e s .

El discurso del s e ñ o r A l e j a n d r o Larrafiaga, f u é el siguiente:


«Señores:
La P a t r i a r i n d e h o y m e r e c i d o h o m e n a j e de justicia a dos
ele s u s q u e r i d o s hijos, a dos b e n e m é r i t o s militares, a dos vie-
jos soldados q u e r i n d i e r o n su vida en el p u e s t o del deber, a
los g e n e r a l e s O r o z i m b o B a r b o s a y J o s é Miguel Alzérreca.
D i f í c i l m e n t e p u e d e e n c o n t r a r s e en la biografía de n u e s t r o s
h o m b r e s ilustres, dos a l m a s , dos vidas m á s h e r m a n a s , m á s
u n i d a s en su c a r r e r a de gloria como lo f u e r o n en la senda
escabrosa d e la v i d a militar y en el martirio por la m i s m a
causa s a g r a d a : el c u m p l i m i e n t o del deber.
Si la d i f e r e n c i a de edad hizo q u e los g r a d o s militares fue-
ran de distinta j e r a r q u í a , y q u e p o r eso las h a z a ñ a s de Barbo-
sa r e p e r c u t i e r a n m á s q u e las de Alzérreca, f u e r o n , sin e m b a r -
go, las m i s m a s acciones de g u e r r a , las m i s m a s c a m p a ñ a s , las
q u e i n m o r t a l i z a r o n s u s n o m b r e s . Y c u a n d o se relatan acciones
heroicas del u n o , sin g r a n e s f u e r z o se e n c u e n t r a la h a z a ñ a ge-
mela del otro.
A m b o s f u e r o n soldados de caballería, los m e j o r e s j i n e t e s
de su t i e m p o : v si d e B a r b o s a p u d o decirse q u e en s u caba-
llo de g u e r r a era el tipo h e r m o s o del a r a u c a n o d e la selva y
del b e d u i n o del desierto», Alzérreca parecía l a e n c a r n a c i ó n
del a r r o g a n t e caballero, v e n c e d o r de las j u s t a s medioevales.
Tal cosa e r a n Barbosa v Alzérreca al f r e n t e d e s u s C a z a d o r a
XXVIII

p o r s u c o n t e x t u r a recia y s u c o n t i n e n t e marcial, semejaban


esas e s t a t u a s e c u e s t r e s m o d e l a d a s e n b r o n c e . Así lo vemos to-
d a v í a ,en n u e s t r a m e n t e , allá p o r el a ñ o 90, d u r a n t e la repa-
t r i a c i ó n d e los r e s t o s d e G r a u — e l valor r i n d i e n d o tributos al
v a l o r — B a r b o s a , c o m o j e f e d e l a s t r o p a s , Alzérreea al frente
d e s u s j i n e t e s . ¡ Q u é e s t a m p a d e c e n t a u r o s ! ¡Qué continente de
soldados!
Y B a r b o s a y A l z é r i e c a , casi a d o l e s c e n t e s , j u n t o s se ha-
b í a n e n c o n t r a d o en el b o m b a r d e o d e V a l p a r a í s o , mordiendo
con la rabia d e la i m p o t e n c i a la b r i d a d e su cabalgadura en
e s p e r a del a n u n c i a d o d e s e m b a r c o , de ese d e s e m b a r c o que
n u n c a v i n o , p o r q u e ¡era m á s c ó m o d o q u e m a r con toda impu-
n i d a d y a la d i s t a n c i a , los h o g a r e s y el f r u t o del t r a b a j o de un
p u e b l o pacífico y laborioso q u e s o ñ a b a e n t o n c e s como ahora,
con la c o n f r a t e r n i d a d d e veleidosos h e r m a n o s !
J u n t o s h i c i e r o n d e s p u é s la c a m p a ñ a d e pacificación de la
A r a u c a n í a , ¡de estos a g r e s t e s h e r m a n o s l a n z a d o s a la revuelta
por la codiciosa política e u r o p e a . . . !
Y allí, en esa g u e r r a d e a s t u c i a s y d e emboscadas, forma-
r o n su c a r á c t e r los d o s soldados; allí a p r e n d i e r o n la táctica
q u e n o e n s e ñ a r o n los M o l t k e ni los N a p o l e ó n , pero que ins-
p i r a r o n a n u e s t r o s a b o r í g e n e s , L a u t a r o y Caupolicán, Gal va-
ri no y Colo-Colo.
Allí se h a b í a n f u n d i d o , P r i e t o , el v e n c e d o r de Benavides,
y B ú l n e s , el v e n c e d o r d e Y u n g a y . . .
Allí a p r e n d i e r o n B a r b o s a y A l z é r r e e a las «tretas de gue-
rra» con q u e t a n t o s l a u r e l e s c o n q u i s t a r o n d u r a n t e la g u e r r a del
Pacífico. Allí f u e r o n c o n s a g r a d o s c o m o «el o j o E j é r c i t o para
a s t i b a r , p a r a d e s c u b r i r , p a r a localizar al e n e m i g o . P o r eso se
les d e s i g n ó s i e m p r e p a r a t o d a acción, p a r a toda e m p r e s a que
requiriera temeridad y audacia
Recordemos algunos hechos.
D u e ñ o d e T a r a p a e á el E j é r c i t o c h i l e n o y después de
m u c h a s vacilaciones, se a c o r d ó la c a m p a ñ a s o b r e T a c n a y
Arica. C o m o m e d i d a e x t r a t é g i c a , se i m p o n í a u n a expedición
s o b r e M o l i e n d o y su f e r r o c a r r i l a A r e q u i p a , a fin de explorar
el t e r r e n o y d e s m o r a l i z a r las d i v i s i o n e s o r g a n i z a d a s al pie del
Misti. ¿ Q u i é n e r a el l l a m a d o p a r a a q u e l l a a t r e v i d a empresa?
B a r b o s a y s u s C a z a d o r e s . Y con ellos, B a r b o s a d e s p e j ó la costa
y se p u s o en c o n t a c t o con el g r u e s o del E j é r c i t o enemigo. V
sucedió q u e el t e n i e n t e A m o r , l l e v a d o de su impetuosidad,
cortó u n d e s t a c a m e n t o de la r e t a g u a r d i a p e r u a n a ; pero éstos
r e v o l v i é n d o s e a c o r r a l a r o n a los C a z a d o r e s , q u i e n e s desenvaina-
ron s u s sables, d i s p u e s t o s a v e n d e r cara la v i d a a n t e s q u e re-
t r o c e d e r y p e r d e r su p r e s a . L a cosa era g r a v e , p o r q u e al for-
m a l i z a r s e la c o n t i e n d a 110 p o d í a la c o l u m n a chilena hacer
f r e n t e a todo el E j é r c i t o p e r u a n o . ¿ Q u é h a c e r ? — R e c u r r i ó enton-
ces B a r b o s a a a q u e l l a e x t r a t a g e m a a r a u c a n a q u e le lia hecho
célebre: h i z o a t a r r a m a s a la cola d e s u c a b a l l o y a los de su
c o m i t i v a y l a n z á n d o s e al g a l o p e l e v a n t ó tal n u b e de polvo,
q u e los p e r u a n o s c r e y e r o n se t r a t a b a d e u n f u e r t e Ejército, y
XXIX

dejaron a A m o r d u e ñ o del c a m p o y con el r e g i m i e n t o p e r u a n o


qiie lo r e s g u a r d a b a .
Así llegaron a la c u m b r e a q u e l l a s a l m a s e s p a r t a n a s . Así
cayeron en Placilla a b r a z a d o s en la b a n d e r a del d e b e r . .
Pero t e n d a m o s u n velo sobre esa p á g i n a n e g r a de la his-
toria nacional.
La c i u d a d d e V a l p a r a í s o se siente c o n m o v i d a a n t e los res-
tos de estos b r a v o s militares, y con v e r d a d e r o dolor p e r m i t e
q u e salgan d e s ú s l í m i t e s estas v e n e r a b l e s reliquias, q u e h a n
de ir a r e p o s a r d e f i n i t i v a m e n t e a esc templo, q u e en la capital
g u a r d a t o d a s las g r a n d e z a s del pasado glorioso d e n u e s t r o que-
rido Chile.
P o n g á m o n o s d e pie con todo respeto, en m e m o r i a de los
q u e f u e r o n el m e j o r orgullo del E j é r c i t o chileno.
En Valparaíso
El 30 de S e p t i e m b r e de 1922)

Orden de la plaza

L a C o m i n d a n c i a G e n e r a l d e A r m a s d i c t ó la s i g u i e n t e :

ORDEN DE LA PLAZA

« C o n m o t i v o d e l a t r a s l a c i ó n a l a c a p i t a l d e los resto',
m o r t a l e s d e los g e n e r a l e s d e l E j é r c i t o d e l a R e p ú b l i c a , s e ñ o r o í
O r o z i m b o B a r b o s a y J o s é M i g u e l A l z é r r e e a , y d e a c u e r d o co.i
la D i r e c c i ó n G e n e r a l d e l a A r m a d a , e s t a C o m a n d a n c i a G0113r.il
d e A r m a s d i s p o n e lo s i g u i e n t e :
1. E l V i e r n e s 2 9 d e l a c t u a l a l a s 5 P . M . s e e n c o n t r a r á n
e n l a B i b l i o t e c a P ú b l i c a , al m a n d o d e s u s r e s p e c t i v o s oficiales,
u n p e l o t ó n d e l R e g i m i e n t o d e I n f a n t e r í a M a i p o y u n o d e ni i-
r i n e r í a , c o n el fin d e q u e m o n t e g u a r d i a d e h o n o r e n la c a p i l l a
a r d i e n t e h a s t a l a s 10 0 3 A . M . d e l S á b a d o 3 0 , h o r a q u e s e veri-
ficará la c e r e m o n i a d e l a t r a s l a c i ó n d e l o s r e s t o s .
E l S á b a d o 3 0 , a l a s 1 0 . 3 0 A . M . , c o n el fin d e r e n d i r los
h o n o r e s p r e s c r i t o s p o r la O r d e n a n z a G e n e r a l del E j é r c i t o con-
c u r r i r á n l a s s i g u i e n t e s u n i d a d e s c. n s u s b a n d a s y e s t a n d a r t e s :
l'n batallón de tripulación de desembarco.
U n batallón de Artillería de Costa.
Regimiento de Infantería Maipo.
Regimiento de Caballería Coraceros.
E s t a s t r o p a s s e r á n c o m a n d a d a s p o r el j e f e d e la 4 . a B r i g a -
da d e I n f a n t e r í a , coronel d o n A d o l f o M i r a n d a , sirviéndole de
a y u d a n t e s los o f i c i a l e s q u e el d e s i g n e .
4. E l c o r t e j o p a r t i r á d e s d e la c i t a d a B i b l i o t e c a c o n d i r e c -
c i ó n a l a E s t a c i ó n d e l P u e r t o , y h a r á el s i g u i e n t e r e c o r r i d o :
Biblioteca Pública, calle Molina, ' C o n d e l l , Plaza Aníbal Pinto,
c a l l e E s m e r a l d a , C o c h r a n c , P l a z a S o t o m a y o r y E s t a c i ó n del
Puerto.
5. T e n i d a : d e p a r a d a .
0. S e i n v i t a a los s e ñ o r e s o f i c i a l e s g e n e r a l e s y s u p e r i o r e s
y s e c i t a a los s e ñ o r e s o f i c i a l e s s u b a l t e r n o s p a r a q u e c o n c u r r a n
al a c o m p a ñ a m i e n t o . — ( F i r m a d o ) . —Alberto Phillips H., C o m a n -
dante General de Armas».

A las 10.30 A. M se e n c o n t r a b a n f o r m a d a s a lo l a r g o del


XXXI!

La u r n a del G e n e r a l Alzérreca saliendo de la Biblioteca Severin

El Senador don G u i l l e r m o Rivera, Don E n r i q u e O. Barbosa, don Ger


man Alzérreca, Ministro de la Corte S u p r e m a y don Alberto Barbosa,
encabezan el desfile
L XXXII

t r a y e c t o q u e d e b í a r e c o r r e r el c o r t e j o las t r o p a s del Ejército


y d e la A r m a d a , d e la g u a r n i c i ó n d e V a l p a r a í s o .
E n casi t o d a s las casas se h a b í a n izado la b a n d e r a nacio-
n a l y a d o r n a d o los b a l c o n e s .
L o s b u q u e s d e la e s c u a d r a , s u r t o s en la b a h í a , empavesa-
ron sus mástiles.
C o l o c a d a s l a s u r n a s en los a r m o n e s d e la artillería y an-
tes de I n i c i a r s e el desfile, el I n t e n d e n t e d e la Provincia, don
A l b e r t o P h i l l i p s , d e s p i d i ó a los restos, en n o m b r e de la ciudad
d e V a l p a r a í s o , en u n c o n c e p t u o s o d i s c u r s o .

DISCURSO DEL INTENDENTK

«Señores:
E n t o d a s las é p o c a s d e la h i s t o r i a e n c o n t r a m o s aconte-
c i m i e n t o s s o l e m n e s q u e e v i d e n c i a n el h o m e n a j e d e los pueblos
a s u s m á s esclarecidos s e r v i d o r e s públicos.
E m i n e n t e s h o m b r e s d e ciencia, g e n i a l e s a r t i s t a s y pun-
d o n o r o r o s soldados, a ú n c u a n d o h u b i e r e n a b r a z a d o teorías, es-
c u e l a s o c o n c e p t o s d i s t i n t o s , r e c i b i e r o n el r e c o n o c i m i e n t o de
s u s c o n c i u d a d a n o s c u a n d o los s e n t i m i e n t o s colectivos se eleva-
r o n , r e s p e t a b l e s y p u r o s , s o b r e detalles, e r r o r e s o vehemencias,
q u e en n a d a a m e n g u a b a n la esencia de esos e s p í r i t u s superiores.
Ellos v i v i e r o n a n h e l o s o s d e c u m p l i r u n a elevada misión
d e b i e n d e n t r o d e lo q u e p a r a ellos era j u s t o y necesario, y si
c h o c a r o n u n a vez c o n t r a o t r a s teorías, escuelas o ideas, f u é
p o r q u e en ese sitio los colocaba el r í g i d o c o n c e p t o del deber
q u e a l e n t a b a s u s c o r a z o n e s , t a n t a s v e c e s s o m e t i d o s a las du-
ras p r u e b a s de la vida.
A los q u e s o b r e v i v i m o s n o s toca d e s p l e g a r s o b r e sus re-
c u e r d o s el m a n t o d e la f r a t e r n i d a d .
<La g r a n d e z a del e s p í r i t u , la n o b l e z a q u e a c o m p a ñ a m o s a
n u e s t r o s actos, e s t á n i n v a r i a b l e m e n t e r e g l a d a s p o r la concien-
cia q u e n o s f o r m a m o s de n u e s t r o s d e b e r e s ; sólo a ella debe-
m o s la c o n f e s i ó n de n u e s t r o s j u i c i o s c u a n d o n o s d i r i g i m o s pol-
las vías d e la r e c t i t u d . Y en lo q u e a t a ñ e a los c i u d a d a n o s
e m i n e n t e s q u e llevan s o b r e sí m i s m o s el p e s o d e las g r a n d e s
r e s p o n s a b i l i d a d e s n a c i o n a l e s , p r e c i s o es h a c e r a c o p i o de sus
m é r i t o s 110 d i s c u t i d o s y e n a l t e c e r s u s v i r t u d e s c i u d a d a n a s para
q u e , b r i l l a n d o p o r s o b r e t o d o s los a c t o s de la v i d a , estas facul
t a d e s g u í e n a las g e n e r a c i o n e s v e n i d e r a s .
E s o s dos g r a n d e s s e r v i d o r e s d e la R e p ú b l i c a , c u y o s restos
m o r t a l e s son o b j e t o d e v e n e r a c i ó n p a r a todo u n p u e b l o en es-
tos m o m e n t o s , e j e r c i e r o n a s u p a s o p o r la t i e r r a influencias
b i e n h e c h o r a s q u e v e r e m o s p r o n t o v e r t i d a s en p á g i n a s destina-
d a s a p e r d u r a r en la c o n c i e n c i a c h i l e n a . S u s v i d a s se extinguie-
r o n , d e j á n d o n o s con la h e r e n c i a m a t e r i a l d e s u s despojos, el
r e c u e r d o p e r d u r a b l e de s u s e m p r e s a s c i v i l i z a d o r a s y de sus
h a z a ñ a s g u e r r e r a s c o n t r a el c a ñ ó n e x t r a n j e r o , realzadas pol-
lina época q u e p a r e c í a d e s t i n a d a a d e c i d i r d e n u e s t r o p o r v e n i r
XXXII!

como colectividad civilizada y de la i n t e g r i d a d do n u e s t r o


q u e r i d o suelo.
Kilos f u e r o n soldados valerosos d e ese E j e r c i t o c u y a s glo-
rias brillan a t r a v é s d e los t i e m p o s y p o r e n c i m a de n u e s t r a s
altas m o n t a ñ a s , e l e v a n d o el concepto d e n a c i o n a l i d a d a n t e los
d e m á s países del orbe. l ' u e i o n B a r b o s a y Alzérreca. en épicas
j o r n a d a s , dos estrellas de p r i m e r a m a g n i t u d q u e g u i a r o n hacia
el t r i u n f o a los i n v i c t o s soldados de Chile.
E l p u e b l o de V a l p a r a í s o se inclina r e v e r e n t e a n t e sus
restos mortales, y al h a c e r o s su entrega, os p r e s e n t a el h o m e -
n a j e p o s t u m o d e su a d m i r a c i ó n hacia esos dos g r a n d e s espíri-
tus».
El desfile

«El Mercurio» de esa f e c h a da c u e n t a así del desfile:


Partió en s e g u i d a el desfile, encabezado p o r las autorida-
des civiles, militares y navales, s e g u i d a s de diversos institucio-
nes, entro las c u a l e s figuraban: la Sociedad de V e t e r a n o s del
79, .Jubilados do Policía, Liga P a t r i ó t i c a Nacional. Cruz R o j a
de Chile, L i g a d e las Sociedades Obreras, Reservistas de Val-
paraíso, C a p i t a n e s e I n g e n i e r o s de la M a r i n a Mercante, Ope-
rarios del A g u a Potable, Asociación de Profesores, directorios
d e los p a r t i d o s C o n s e r v a d o r y L i b e r a l Democrático, Asociación
R e p u b l i c a n a d e E m p l e a d o s , etc.
A la cabeza de la c o l u m n a iba el I n t e n d e n t e de la Pro-
vincia, d o n Alberto Phillips; el Alcalde, don A l e j a n d r o Larra-
ñ a g a ; el Director G e n e r a l de la A r m a d a , vice-AImi r a n t e d o n
F r a n c i s c o Nef; el Secretario G e n e r a l de la A r m a d a , coman-
d a n t e d o n Olegario Reyes; el vice-Almirante d o n Miguel Agui-
rre; los c o n t r a - A l m i r a n t e s señores J u a n S c h r o e d e r , G u i l l e r m o
Soublette, L u i s G. S o f f i a , y L u i s Langlois Y.; C a p i t a n e s de
N a v i o s e ñ o r e s Díaz Palacios, B e r n a r d o R i q u e l m e , Braulio
B a h a m o n d e y los c o m a n d a n t e s y oficialidad de los b u q u e s de
la e s c u a d r a , con delegaciones del personal de ingenieros y con-
tadores d e m a r i n a . S e g u í a la delegación de S a u t i a g o y miem-
bros del p a r t i d o libera! democrático.
^ o t a m o s t a m b i é n la presencia de los s e n a d o r e s p o r Val-
p a r a í s o s e ñ o r e s G u i l l e r m o Rivera y R a f a e l U r r e j o l a y de los
d i p u t a d o s s e ñ o r e s A r t u r o Cubillos, Elias González Medina, y
del C o n s e j e r o do E s t a d o d o n Angel Guarello.
Al p a s a r el c o r t e j o f r e n t e a la Plaza de la Victoria, las
c a m p a n a s d e la P a r r o q u i a del E s p í r i t u S a n t o doblaron solem-
n e m e n t e , y h a c i e n d o con sus sones m á s i m p o n e n t e la cere-
monia.
T o d a s las oficinas públicas estuvieron c e r r a d a s d u r a n t e la
m a ñ a n a , p o r o r d e n especial del Gobierno, a fin de d a r oportu-
nidad a los e m p l e a d o s p a r a c o n c u r r i r a los f u n e r a l e s .
L a s oficinas p a r t i c u l a r e s d i e r o n t a m b i é n p e r m i s o a todos
los e m p l e a d o s q u e lo solicitaron, con el o b j e t o de f o r m a r en el
cortejo.
L XXXIV

En la estación del p u e r t o

E n m e d i o d e u n a v e r d a d e r a a p o t e o s i s , p a s ó el cortejo
p o r l a s c a l l e s d e la c i u d a d , al s o n d e las m a r c h a s f ú n e b r e s
e j e c u t a d a s p o r l a s b a n d a s , h a s t a l l e g a r a la E s t a c i ó n del Puer-
t o , e n c u y a s i n m e d i a c i o n e s s e h a b í a c o n g r e g a d o u n público
n u m e r o s í s i m o , p a r a s e g u i r el d c t a r r o l l o d e la i m p o n e n t e cere-
m o n i a q u e allí s e i b a a d e s a r r o l l a r .

L a e x h u m a c i ó n de los restos de los Generales Barbosa


y Alzérreea

<La U n i ó n » , V a l p a r a í s o , 2 9 d e S e p t i e m b r e d e 1922.

LA CEREMONIA DE HOY EN EL CEMENTERIO NUM. 2 . — E L TRAS-


L A D O A LA C A P I L L A ARDIENTE EN EL HALL DE LA BIBLIOTE-
CA P Ú B L I C A SANTIAGO 8EVERIN. D E S D E LAS 5 P. M DE HOY
HASTA LAS 1 0 . 3 0 A. M . DE MAÑANA, LA CAPILLA ARDIENTE
PODRÁ SER VISITADA RECUERDOS HISTORICOS CON MOTIVO
DE LA EXHUMACIÓN DE LOS RESTOS. DATOS INÉDITOS E
INVESTIGACIONES ORIGINALES. UNA VISITA AL ALTO DEL
PUERTO EN LOS S I T I O S DK LA VICTIMACION DE LOS GENE
RALES BARBOSA Y ALZERRECA. E N T R E V I S T A S CON TESTIGOS
PRESENCIALES. LA T R A G E D I A Y SU DESENLACE. MAÑANA
SERÁN CONDUCIDOS A LA CAPITAL LOS RESTOS DE LOS GE-
NERALES

C e r e m o n i a d e h i s t ó r i c o s i g n i f i c a d o y q u e e n v u e l v e al
m i s m o t i e m p o u n a r e p a r a c i ó n p a t r i ó t i c a , es la q u e v e r e m o s
p r o d u c i r s e e n la t a r d e d e h o y , c o n l a e x h u m a c i ó n d e los restos
d e los G e n e r a l e s c h i l e n o s , d o n O r o z i m b o B a r b o s a y d o n J o s é
M i g u e l A l z é r r e e a , q u e s e r á n d e p o s i t a d o s p o r p o c a s h o r a s en
el h a l l d e la B i b l i o t e c a P ú b l i c a d e p a r t a m e n t a l d e V a l p a r a í s o ,
S a n t i a g o S e v e r í n , p a r a s e r t r a s l a d a d o s m a ñ a n a a la c a p i t a l ,
d á n d o s e l e s h o n r o s a s e p u l t u r a e n el M a u s o l e o d e l E j é r c i t o .
La capilla ardiente, a r r e g l a d a p a r a las dos u r n a s , tiene un
a s p e c t o s e v e r o y d i g n o . Y d e s d e el m o m e n t o e n q u e le s e a n
c o l o c a d a s las c e n i z a s d e los g e n e r a l e s , m o n t a r á n g u a r d i a de
h o n o r a l g u n a s t r o p a s d e l a c t u a l E j é r c i t o y c o m i s i o n e s d e vete-
r a n o s d e l a n t i g u o E j é r c i t o . N a t u r a l m e n t e e s t a g u a r d i a subsis-
tirá t o d a la n o c h e , d e m o d o q u e el p ú b l i c o p o d r á d e s f i l a r p o r
a h í , d e s d e l a s 5 P . M. d e h o y . h a s t a m a ñ a n a a las 1 0 . 3 0 A. M..
h o r a e n q u e los r e s t o s s e r á n . c o n d u c i d o s d e s d e la c a p i l l a ar-
d i e n t e a la E s t a c i ó n d e l P u e r t o . E l p r i m e r o d e los d i s c u r s o s
q u e s e p r o n u n c i e n e n la E s t a c i ó n , s e r á el d e l I n t e n d e n t e d e
l a P r o v i n c i a , d o n A l b e r t o P h i l l i p s . D a t o c u r i o s o : el I n t e n d e n t e ,
s e ñ o r P h i l l i p s h i z o la c a m p a ñ a d e l N o r t e e n las t r o p a s d e la
o p o s i c i ó n , y en el c a ñ o n e o d e l 2 3 , a n t e s d e la b a t a l l a d e la Pla-
cilla, i'ué h e r i d o d e g r a v e d a d c o n los m e n u d o s c a s c o s d e u n a
L XXXV

g r a n a d a , a c o n s e c u e n c i a d e lo c u a l e s t u v o e n i n m i n e n t e r i e s g o
d e p e r d e r la v i d a .
T r e i n t a y u n a ñ o s lian transcurrido de aquella lucha fra-
tricida, t i e m p o s u f i c i e n t e p a r a q u e s e h a y a n d e b i l i t a d o , h a s t a
d e s a p a r e c e r los e n c o n o s y los o d i o s q u e e n h o r a t r i s t í s i m a di-
vidieron a la f a m i l i a c h i l e n a y o r i g i n a r o n u n a c a t á s t r o f e sin
p r e c e d e n t e s e n n u e s t r a h i s t o r i a , si j u z g a m o s p o r s u m a g n i t u d .
D e a h í q u e sea h o y m i s m o u n oficial del e j é r c i t o d e K o r n e r y
d e C a n t o , q u e c o m b a t i ó c o n t r a el d e B a r b o s a y el d e A l z é r r e c a ,
el p r i m e r o e n r e n d i r m a ñ a n a , e n f o r m a oficial y s o l e m n e ,
los h o n o r e s q u e c o r r e s p o n d e n al e n e m i g o d e h a c e t r e i n t a y 1111
años, h a c i e n d o justicia p l e n a a dos generales ilustres, respecto
d e q u i e n e s , p o r lo d e m á s , el C o n g r e s o d e C h i l e d e c l a r ó q u e
habían merecido b i e n d é l a P a t r i a con sus e m i n e n t e s servicios
en la g u e r r a d e l P a c í f i c o .
L a v i d a d e e s t o s G e n e r a l e s , p r e s e n t a 1111 c u r i o s o p a r a l e l i s -
m o , d i g n o d e n o t a r s e . E l d e s t i n o les l l e v ó p o r c a m i n o s a n á l o -
g o s y la j o r n a d a a d v e r s a t a m b i é n los c o n f u n d i ó a los d o s ,
sacrificándolos por igual, en u n m i s m o c a m p o de batalla y a
la m i s m a h o r a .
A m b o s p r e s e n t a n l u c i d a y b r i l l a n t e carrera; a m b o s hicie-
r o n l a s a n t i g u a s c a m p a ñ a s d e la a l t a f r o n t e r a , e x p e d i c i o n a n d o
al i n t e r i o r d e l a A r a u c a n í a ; a m b o s s e e u c o n t r a r o n , e n 1 8 8 6 , e n
el b o m b a r d e o d e V a l p a r a í s o p o r la e s c u a d r a e s p a ñ o l a y a m -
bos s u p i e r o n d e s p l e g a r a r r o j o t e m e r a r i o , s a g a c i d a d g u e r r e r a ,
a c t i v i d a d i n c o n t r a s t a b l e y e n é r g i c a ; d i s c i p l i n a e n t o d a la c a m -
p a ñ a de 1879, d e s d e la p r i m e r a b a t a l l a h a s t a la ú l t i m a . Cose-
c h a r o n l a u r e l e s y m e d a l l a s ; la g l o r i a les b r i n d ó s u s f a v o r e s ; y ,
u n a v e z e n l a c ú s p i d e , v i n o la t e m p e s t a d f r a t r i c i d a q u e
los b a r r i ó c o r n o d e s p o j o s a n ó n i m o s e n la m á s c r u e l d e s v e n t u r a .
La n u t r i d a h o j a de servicios de a m b o s Generales, p e r m i t e
e s t a b l e c e r el p a r a l e l i s m o q u e i n d i c á b a m o s , 110 d e m e r o e f e c t o .
B a r b o s a , h i j o d e u n g u e r r e r o d e la i n d e p e n d e n c i a , y

Otro aspecto del desfile


L XXXVI

d e s c e n d i e n t e p o r lo t a n t o , d e u n a f a m i l i a d e s o l d a d o s , se incor-
p o r ó al e j é r c i t o e n c a l i d a d d e s u b t e n i e n t e L a s campañas de
la A r a u c a n í a le c o n t a r o n e n t r e s u s m á s bizarros guerreros.
D e s p u é s f u é G o b e r n a d o r del D e p a r t a m e n t o d e la Imperial,
d e s d e c u y o p u e s t o p r e s t ó los m á s i m p o r t a n t e s servicios en la
f u n d a c i ó n de f u e r t e s y c i u d a d e s d e la f r o n t e r a .
D e c l a r a d a la g u e r r a del Pacífico, B a r b o s a f u é Comandante
y o r g a n i z a d o r del f a m o s o R e g i m i e n t o C a z a d o r e s del Desierto.
C u a n d o las o p e r a c i o n e s m i l i t a r e s se a c t i v a r o n , Barbosa hizo
p r o d i g i o s d e valor y d e p e r i c i a y en la t o m a d e Arica, fué uno
d e los j e f e s p r i n c i p a l e s e n c a r g a d o s del a t a q u e . Iniciada la
c a m p a ñ a d e L i m a , B a r b o s a f u é C o m a n d a n t e en J e f e de la 2.a
B r i g a d a d e la 2. a D i v i s i ó n ; y al m a n d o d e v e i n t e mil hombres,
d e s e m b a r c ó en P i s c o y e j e c u t ó la c é l e b r e m a r c h a de Lurín,
q u e la c o n d u j o a C h o i r i l l o s .
Chorrillos, f u é u n a b a t a l l a q u e d u r ó 12 horas, y en que
c o m b a t i e r o n s e s e n t a y seis mil soldados, de los ejércitos de
C h i l e y del P e r ú ; y en ella B a r b o s a se n o s p r e s e n t a como uno
d e los J e f e s q u e u i e j o r m e r e c e n el a p o d o de héroes, igual que
en Mirafiores dos d í a s d e s p u é s d e Chorrillos. El General Ba-
q u e d a n o le r e c o m e n d ó con elogio en t o d o s s u s p a r t e s oficiales.
D e s p u é s d e la g u e r r a , e n t r e o t r o s p u e s t o s y trabajos. Bar-
bosa t u v o los d e I n t e n d e n t e y C o m a n d a n t e G e n e r a l de Armas
d e la p r o v i n c i a d e V a l d i v i a y m á s t a r d e C o m a n d a n t e General
de A r m a s d e S a n t i a g o . T a m b i é n f u é S e n a d o r en u n período.
Alzérreea, c o m o B a r b o s a , c o m e n z ó d e s u b teniente y se
i n c o r p o r ó p r i m e r o al R e g i m i e n t o C a z a d o r e s a caballo y des-
p u é s al R e g i m i e n t o C a r a b i n e r o s d e Y u n g a y . P a s a b a por ser el
p r i m e r oficial de c a b a l l e r í a del E j é r c i t o d e Chile.
C o n c u r r i ó a t o d a s las c a m p a ñ a s d e la A r a u c a n í a como
B a r b o s a ; y en 1879 e s t u v o en la t o m a d e P i s n g u a , en la batalla
d e S a n F r a n c i s c o , en los c o m b a t e s d e los A n g e l e s y Pajonales
d e S a m a y t n la t o m a d e Arica.
D e s p u é s e m p r e n d i ó la c a m p a ñ a de L i m a , distinguiéndose
p o r su v a l o r y h e r o í s m o en las b a t a l l a s d e Chorrillos y de Mi-
rafiores. A p o c o d e la o c u p a c i ó n d e L i m a , t o m ó u n a parte acti-
va en las e x p e d i c i o n e s m i l i t a r e s al i n t e r i o r . E n 1882 f u é nom-
b r a d o C o m a n d a n t e en J e f e del E j é r c i t o del c e n t r o q u e ex-
p e d i c i o n a b a en el P e r ú A d e m á s , e r a m i e m b r o del Tribunal
M i l i t a r e n L i m a y p r e s i d e n t e del T r i b u n a l Militar en Huanca-
yo. Concluida la g u e r r a , f u é E d e c á n del P r e s i d e n t e de la Re-
pública y m á s tarde I n t e n d e n t e de Santiago
L a h o r r i b l e c o n v u l s i ó n d e 1891, t u v o q u e j u n t a r a Bar-
bosa y A l z é r r e e a en u n a m i s m a c a u s a . L o s dos viejos soldados
q u e h a b í a n p e l e a d o j u n t o s en t a n t a s c a m p a ñ a s , fraternizaron
en el c o n c e p t o d e la d i s c i p l i n a y en el m a n d a t o expreso de
la o r d e n a n z a militar. P o r fin, los G e n e r a l e s B a r b o s a y Alzérre-
ea c o m a n d a r o n las b a t a l l a s d e C o n c ó n y d e la Placilla, en el
e j é r c i t o del E x c m o . señor B a l m a c e d a .
P r o d u c i d o el d e s a s t r e , con q u e n o se c o n t a b a , y heridos
y a c o r r a l a d o s a m b o s G e n e r a l e s h i c i e r o n u n a resistencia hasta
A A .V \ U

m á s allá d e los l í m i t e s d e lo h u m a n o , y e n s u m a , m u r i e r o n
c o m o c h i l e n o s . S u s c a d á v e r e s m u t i l a d o s y p r o f a n a d o s , 110 m e -
recieron la p i e d a d d e u n a m o r t a j a , y así f u e r o n t r a í d o s d e s d e
el c a m p o d e b a t a l l a h a s t a V a l p a r a í s o en u n c a r r e t ó n d e la Po-
licía de A s e o . . . ¡Tal e s d e h o r r i b l e la o d i o s i d a d q u e d e s e n c a d e -
n a n la» g u e r r a s civiles!
A q u e l l o s v a l i e n t e s G e n e r a l e s , c o n el p e c h o l l e n o d e m e -
dallas y con u n a h o j a de servicios tan brillante, ni siquiera
t u v i e r o n en el c e i u a n t e r i o u n m í s e r o a t a ú d , p o r q u e sólo d o s
m e s e s m á s t a r d e se les colocó en los n i c h o s d o n d e h a n r e p o s a -
do, u n o al l a d o del otro.

La Unión de V a l p a r a í s o hace la siguiente relación:

I m p o n e n t e r e s u l t ó el h o m e n a j e q u e la c i u d a d d e V a l p a -
raíso r i n d i ó en la m a ñ a n a d e a y e r a los restos d e los g e n e r a l e s
señores O r o z i m b o Barbosa y José Miguel Alzérreca.
L a s a u t o r i d a d e s a d m i n i s t r a t i v a s , e n c a b e z a d a s p o r el s e ñ o r
I n t e n d e n t e d e la P r o v i n c i a d o n A l b e r t o P h i l l i p s ; el P o d e r Le-
gislativo, r e p r e s e n t a d o p o r los s e n a d o r e s s e ñ o r e s R a f a e l l ' r r e -
jola y G u i l l e r m o R i v e r a y los d i p u t a d o s s e ñ o r e s E l i a s G o n z á -
lez M e d i n a y A r t u r o C u b i l l o s P a r e j a ; la A u t o r i d a d C o m u n a l ,
r e p r e s e n t a d a p o r el A l c a l d e en e j e r c i c i o d o n A l e j a n d r o L a r r a -
ííaga; el E j é r c i t o , la M a r i n a , el C o m e r c i o , la B a n c a y la Socie-
dad toda, r e p r e s e n t a d o s en t o d a s s u s e s f e r a s , c o n c u r r i e r o n a
t r i b u t a r u n h o m e n a j e g r a n d i o s o a los r e s t o s d e los g e n e r a l e s
Alzérreca y B a r b o s a a n t e s d e q u e f u e r a n t r a s l a d a d o s a la ca-
pital p a r a s e r d e p o s i t a d o s en el M a u s o l e o del E j é r c i t o .
P o c a s veces V a l p a r a í s o h a b í a p r e s e n c i a d o u n c o r t e j o m á s
n u m e r o s o y q u e r e p r e s e n t a r a a t o d a s las a c t i v i d a d e s n a c i o n a l e s ,
c o m o el q u e f o r m ó en la m a ñ a n a d e a y e r t r a s los r e s t o s d e
los m e r i t o r i o s s o l d a d o s q u e c a y e r o n en el c a m p o d e batalla 3 1
años atrás.
P o c o a n t e s d e las diez d e la m a ñ a n a , las t r o p a s de la
g u a r n i c i ó n se u b i c a r o n e n las i n m e d i a c i o n e s de la Biblioteca
S a n t i a g o S e v e r í n , d o n d e se e s t u v i e r o n v e l a n d o los c a d á v e r e s
d u r a n t e el d í a y la n o c h e a n t e r i o r , p a r a r e n d i r los h o n o r e s
q u e el G o b i e r n o h a b í a d i s p u e s t o a los r e s t o s d e los d i s t i n g u í
dos m i l i t a r e s .
P o c o d e s p u é s , se c o n g r e g a r o n en el h a l l d e la Biblioteca,
los d e u d o s d o los g e n e r a l e s , las a u t o r i d a d e s y d e m á s perso-
n a s q u e h a b í a n d e f o r m a r el c o r t e j o .
I n s t a n t e s m á s t a r d e , las u r n a s m e t á l i c a s en q u e f u e r o n
d e p o s i t a d o s los r e s t o s d e los g e n e r a l e s A l z é r r e c a y B a r b o s a f u e -
ron c o l o c a d a s en las c u r e ñ a s q u e la A r m a d a h a b í a d e s t i n a d o
a este o b j e t o y q u e se e n c o n t r a b a n s e v e r a m e n t e e n l u t a d a s .
A n t e s d e q u e el c o r t e j o se p u s i e r a en m a r c h a c o n direc-
ción a la E s t a c i ó n del P u e r t o , u s ó d e la p a l a b r a el s e ñ o r I n t e n -
d e n t e d e la P r o v i n c i a , p a r a h a c e r e n t r e g a oficial d e los restos
L XXXVIII

d e los g e n e r a l e s a la C o m i s i ó n q u e h a b í a v e n i d o de la cupital
C u a n d o el s e ñ o r I n t e n d e n t e t e r m i n ó s u discurso se orga-
nizó el c o r t e j o en el s i g u i e n t e o r d e n :
R e g i m i e n t o d e I n f a n t e r í a M a i p o N.° 2, con su estandarte
e n l u t a d o . R a n d a del R e g i m i e n t o .
M a r i n e r í a d e d e s e m b a r c o y b a n d a del «Latorre*.
R e g i m i e n t o d e A r t i l l e r í a d e Costa, y b a n d a del Depósito
de M a r i n e r o s .
R e g i m i e n t o C o r a c e r o s y b a n d a del R e g i m i e n t o .
S o c i e d a d V e t e r a n o s d e la G u e r r a del TU, con su estandar-
te c n l u ado.
V a r i a s a s o c i a c i o n e s , e n t r e las c u a l e s a n o t a m o s : Sociedad
d e O p e r a r i o s del A g u a P o t a b l e , G r e m i o d e Cocheros, Aso
d a c i ó n Miguel L u i s A n i u n á t e g u i , C r u z R o j a Chilena, Socie-
d a d d e J u b i l a d o s de la Policía, L i g a d e las S o c i e d a d e s Obre-
ras, d e l e g a c i ó n d e los R e s e r v i s t a s , d e la Asociación de los Sub-
oficiales, S o c i e d a d d e C a p i t a n e s e I n g e n i e r o s de la Marina
Mercante.
T a m b i é n c o n c u r r i e r o n o f i c i a l m e n t e a este acto, el Directo-
rio del P a r t i d o C o n s e r v a d o r y el P a r t i d o L i b e r a l Democrático,
en m a s a .
V e n í a n d e s p u é s las c u r e ñ a s en q u e se h a b í a n depositado
las u r n a s con los restos d e los g e n e r a l e s , q u e e r a n t i r a d a s por
s o l d a d o s del R e g i m i e n t o M a i p o y e s c o l t a d a s p o r m a r i n e r í a .
A c o n t i n u a c i ó n i b a n los d e u d o s de los g e n e r a l e s y después
el s e ñ o r I n t e n d e n t e d e la P r o v i n c i a , q u e iba a c o m p a ñ a d o del
s e ñ o r G e r m á n A l z é r r e e a y del s e n a d o r d o n G u i l l e r m o Rivera.
S e g u í a n d e s p u é s los j e f e s y oficiales del E j é r c i t o y de la
M a r i n a y d e m á s p e r s o n a s q u e c o n c u r r i e r o n a r e n d i r este últi-
m o h o m e n a j e a los r e s t o s de los g e n e r a l e s Alzérreea y Barbosa.
E l c o r t e j o p a r t i ó poco d e s p u é s de las diez y m e d i a de la
Biblioteca S a n t i a g o S c v c r í n en d i r e c c i ó n a la E s t a c i ó n del
Puerto.
C u a n d o el c o r t e j o pasó f r e n t e a la P a r r o q u i a del Espíritu
S a n t o , las c a m p a n a s del t e m p l o d o b l a r o n s o l e m n e m e n t e .
El t r a y e c t o r e c o r r i d o f u é : calles Molina, Condell, Esmeral
da, C o c h r a n e h a s t a llegar a la E s t a c i ó n del P u e r t o .
Millares de p e r s o n a s se h a b í a n e s t a c i o n a d o en las vere-
d a s de las calles p o r d o n d e p a s ó el c o r t e j o y los b a l c o n e s de
las c a s a s d e esas m i s m a s calles e s t a b a n repletos.
E n la Estación dei P u e r t o , a n t e s d e q u e las u r n a s con los
r e s t o s de los g e n e r a l e s f u e r a n c o l o c a d a s en el c a r r o m o r t u o r i o
a g r e g a d o al t r e n especial, en q u e d e b í a n ser c o n d u c i d o s a la
capital, u s a r o n de la p a l a b r a los s e ñ o r e s : d o n Claudio Vieufia,
en r e p r e s e n t a c i ó n d e la d e l e g a c i ó n v e n i d a d e la capital; el se-
n a d o r don G u i l l e r m o R i v e r a y el P r e s i d e n t e del P a r t i d o Libe
r a l D e m o c r á t i c o d e V a l p a r a í s o , d o n J o s é M a r í a Lorca.
E n r e p r e s e n t a c i ó n d e V a l p a r a í s o f u e r o n a la capital acom-
p a ñ a n d o los restos de los g e n e r a l e s , los señores: J o s é Muría
L o r c a , J o r g e P o h l M o n t t , M a r c o S e p ú l y e d a . C a l i x t o Pereira,
José Controlas, Arturo Labbé v E d u a r d o liustamanle.
Los discursos
De cfon Claudio Vicuña Subercaseaux
(Consejero de Estado)

Señores:

L o s d o s i l u s t r e s m i l i t a r e s q u e e m p e z a r o n a d o r m i r el s u e -
ñ o d e l a m u e r t e e n el C e m e n t e r i o G e n e r a l d e e s t a c i u d a d , des-
p u é s d e h a b e r r e n d i d o s u s v i d a s e n los c a m p o s d e b a t a l l a , v a n
h o y al M a u s o l e o d e l E j é r c i t o e n la c a p i t a l d e la R e p ú b l i c a , a
i n c r e m e n t a r el a c e r v o s a g r a d o q u e f o r m a n l a s c e n i z a s d e los
más grandes servidores de nuestra patria.
E l r e s p e t o p i a d o s o c o n q u e los v i v o s c u m p l i m o s el d e b e r
d e g u a r d a r los d e s p o j o s d e n u e s t r o s m u e r t o s q u e r i d o s s e e x t e -
r i o r i z a h o y e n e s t e d e l i c a d o e s f u e r z o d e u n i r p a r a s i e m p r e las
e n v o l t u r a s m a t e r i a l e s , los r e s t o s i n a n i m a d o s d e e s t o s m e r i t o -
rios v e t e r a n o s q u e h i c i e r o n d e l v a l o r u n c u l t o , d e la p a t r i a el
s u p r e m o ideal, y d e la d i s c i p l i n a u n a n o r m a i n q u e b r a n t a b l e
q u e m a n t u v i e r o n h a s t a c u l m i n a r e n el s a c r i f i c i o d e s u s exis-

Don Claudio Vicuña Subercaseaux, leyendo su discurso


XL

t e n c i a s . l i e m o s c r e í d o q u e 110 t e n í a m o s el d e r e c h o de prolon-
g a r p o r m á s t i e m p o u n a s e p a r a c i ó n f o r z a d a : p e n s á b a m o s que
p e s a b a s o b r e n o s o t r o s la o b l i g a c i ó n i n d e c l i n a b l e d e r e u n i m o s
e o n las u r n a s q u e g u a r d a n b a j o las b ó v e d a s del m i s m o Mauso-
leo d e l E j é r c i t o a s u s c o m p a ñ e r o s d e filas en m e m o r a b l e s jor-
nadas, d e n t r o y f u e r a de las f r o n t e r a s de Chile.
D e s d e h o y , s e ñ o r e s , s e g u i r á n v i v i e n d o la m i s t e r i o s a super-
v i v e n c i a d e la t u m b a , e n el s i l e n c i o d e u n m i s m o s e p u l c r o , los
g e n e r a l e s B a r b o s a y A l z é r r e e a , al l a d o d e los j e f e s y oficiales
s u p e r i o r e s del i n v i c t o E j é r c i t o d e 1879, q u e c r u z ó los desiertos
del n o r t e , t r e p ó a l t u r a s i n a c c e s i b l e s y r e g ó c o n s a n g r e chilena
los c a m p o s d e C h o r r i l l o s y M i r a f l o r e s e n d e m a n d a d e la satis-
f a c c i ó n d e b i d a a l h o n o r d e n u e s t r a b a n d e r a y a la i n t e g r i d a d
del t e r r i t o r i o d e C h i l e .
N o s a b e m o s , n i s e r í a p o s i b l e q u e lo s u p i é s e m o s , si m á s allá
d e las p e r c e p c i o n e s d e la a f a n o s a v i d a q u e v i v i m o s , se p r o d u c e
la c o n f l u e n c i a , el c o n t a c t o o c o m p e n e t r a c i ó n e s p i r i t u a l q u e al
g u n o s h a n c r e í d o s o r p r e n d e r e n los a r c a n o s d e lo d e s c o n o n o
cido; p e r o lo q u e sí 110 e s c a p a a l a s m á s í n t i m a s y d e l i c a d a s
s a t i s f a c c i o n e s d e n u e s t r a c o n c i e n c i a , es a q u e l l a c o n s o l a d o r a
s e n s a c i ó n d e q u e h a c e r n o s b i e n e n b u s c a r la u n i ó n y las apro-
ximaciones, lejos de esta existencia, en f a v o r de aquellos que
a m a r o n los m i s m o s i d e a l e s , q u e s i r v i e r o n las m i - m a s i d e a s y
q u e sacrificaron sus vidas en u n a c o m u n i d a d de convicciones
c o n c e p t o s del d e b e r q u e l l e g ó a c o n f u n d i r s e c o n esa e m o c i ó n
n o b i l í s i m a d e la v e r d a d e r a f r a t e r n i d a d .
D i r e m o s , d e s d e h o y e n a d e l a n t e , q u e v a n a q u e d a r uni-
d o s p e r d u r a b l e m e n t e los d e s p o j o s , t a n v e n e r a d o s p a r a todos
los c h i l c n o s d e i l u s t r e s s o l d a d o s d e la R e p ú b l i c a q u e s u p i e r o n
h a c e r g l o r i o s a m e n t e la c a r r e r a d e las a r m a s , l e a l m e n t c estre-
c h a d o s en v i b r a n t e c a m a r a d e r í a , y q u e , p o r lo m i s m o , d e b í a n
s e g u i r u n i d o s m á s a l l á d e la m u e r t e .
L a p e r s p e c t i v a d e l t i e m p o t r a n s c u r r i d o d e s d e la t e r m i n a -
c i ó n d e la d e p l o r a b l e c o n t i e n d a f r a t r i c i d a del a ñ o 1891 n o s h a
i m p u e s t o el d e b e r del o l v i d o p a r a las p a s i o n e s y e r r o r e s d e
u n a é p o c a f e c u n d a e n t o d o g é n e r o d e e x t r a v í o s ; si 110 f u i m o s
p r o p i a m e n t e a c t o r e s d e e s o s a c i a g o s s u c e s o s , q u e t a n t o debili-
t a r o n lo? p r e s t i g i o s d e n u e s t r a p a t r i a , e s t u v i m o s , en c a m b i o ,
m u y l i g a d o s a los p r i n c i p a l e s p r o t a g o n i s t a s d e a q u e l d r a m a
q u e , con justicia f u é llamado p o r u n h o m b r e e m i n e n t e , como
la « n o c h e triste d e n u e s t r a h i s t o r i a » , y e s t a s o l a c i r c u n s t a n c i a
sella n u e s t r o s l a b i o s s o b r e c u a l q u i e r a a p r e c i a c i ó n r e f e r e n t e a
e s a r e v o l u c i ó n , e n q u e c a y e r o n , c o m o h é r o e s d e la l e y e n d a ,
los i l u s t r e s s o l d a d o s a q u i e n e s h o y r e c o r d a m o s .
P e r o , si n o s o m o s los j u e c e s m á s i m p a r c i a l e s p a r a pro-
n u n c i a r n o s s o b r e talos s u c e s o s , t e n e m o s , sí, la s e r e n i d a d sufi-
c i e n t e d e e s p í r i t u p a r a d e c l a r a r p ú b l i c a m e n t e a l g o q u e late eu
el c o r a z ó n d e t o d o s los c h i l e n o s , e x p r e s a n d o q u e los g e n e r a l e s
B a r b o s a y A l z é r r e e a l u c h a r o n en las filas q u e p a r a s u s con-
c i e n c i a s a u s t e r a s s i m b o l i z a b a n los v i e j o s y g l o r i o s o s tercios de
C h o r r i l l o s y M i r a d o r e s , y m u r i e r o n en h o l o c a u s t o al c o n c e p t o

V
XLI

superior de u n a disciplina que jamás tuvo vacilaciones ni


lipscs.
C u a l q u i e r a q u e s e a el c r i t e r i o d e a p r e c i a c i ó n d é l a c o n t i e n -
da del a ñ o 1891, h a y u n h e c h o p r o f u n d a m e n t e h o n r o s o p a r a
la m e m o r i a d e e s o s g r a n d e s s e r v i d o r e s d e la p a t r i a , e n v u e l v e
sus n o m b r e s u n n i m b o de respetuosas consideraciones, de u n
e x t r e m o a o t r o d e la R e p ú b l i c a ; y p o d e m o s a f i r m a r q u e salen
del r e c i n t o e n q u e h a n p e r m a n e c i d o los ú l t i m o s t r e i n t a y u n
años para llegar al Mausoleo del Ejército en Santiago, llevan-
d o los a f e c t o s , la a d m i r a c i ó n y l a g r a t i t u d d e t o d o el p u e b l o d e
1
Chile.
De don Guillermo Rivera
(Senador por Valparaíso)

Señores:

S e d e s p i d e h o y V a l p a r a í s o d e los r e s t o s v e n e r a n d o s d e
los g e n e r a l e s B a r b o s a y A l z é r r e c a , q u e s u p i e r o n c o n q u i s t a r
p a r a la p a t r i a l a u r e l e s d e t r i u n f o e n g u e r r a e x t r a n j e r a .
T r e i n t a y un a ñ o s h a t a r d a d o este h o m e n a j e a dos g r a n d e s
guerreros, q u e h a c e n recordar, por su civismo y su valor, a
los h é r o e s d e la i n d e p e n d e n c i a n a c i o n a l .
S e v e r o s e n el c u m p l i m i e n t o d e l d e b e r , h o n r a d o s c o m o
h o m b r e s y d i g n o s c o m o c i u d a d a n o s , sus corazones j a m á s tem-
blaron a n t e n i n g ú n peligro, c u a n d o se t r a t a b a del s a c r o s a n t o
servicio del país.
A g u e r r i d o s e n l a s l u c h a s c o n los fieros a r a u c a n o s , l l e g ó 1111
m o m e n t o en q u e u n a confabulación internacional aplastadora,
pretendió avasallar n u e s t r a dignidad, violando tratados solem-
nes.
F u e r o n d e los p r i m e r o s e n a v a n z a r al t e r r i t o r i o e n e m i g o
y, d e b a t a l l a e n b a t a l l a , d e s a c r i f i c i o e n s a c r i f i c i o , g a n a r o n p a r a
la R e p ú b l i c a g l o r i a y h o n o r ; y v o l v i e r o n a s u s h o g a r e s c o n los
e m b l e m a s d e d o c e c o m b a t e s y d o s m e d a l l a s , d i s c e r n i d a s p o r la
n a c i ó n c o m o p r e m i o d e s u b r a v u r a y d e s u a b n e g a c i ó n , y así
c o m o L a t o r r e n o s d i e r a el d o m i n i o d e l m a r ; así ellos c o n t r i b u -
y e r o n p o d e r o s a m e n t e a a s e g u r a r la f r o n t e r a n o r t e d e l t e r r i t o r i o .
F i r m e s baluartes del orden interno, supieron m a n t e n e r
limpios y honrosos sus galones de militares valientes y de
pundonor.
S u s n o m b r e s e r a n v e n e r a d o s por los soldados q u e h a b í a n
c o m b a t i d o m a n d a d o s p o r ellos y l a s a u t o r i d a d e s s u p r e m a s d e s -
c a n s a b a n c o n f i a d a s e n l a s a l t a s c u a l i d a d e s d e d i s c i p l i n a y se-
v e r i d a d m i l i t a r d e t a n n o b l e s c a m p e o n e s d e la g u e r r a y d e la
paz.
L a s b a l a s e n e m i g a s h a b í a n r e s p e t a d o esos p e c h o s d e ace-
ro, y s u s f u e r t e s b r a z o s p a r e c i e r o n d e s t i n a d o s a r e p e l e r c u a l -
q u i e r g o l p e q u e s e i n t e n t a r a d i r i g i r e n c o n t r a d e la p a t r i a ; pel-
el d e s t i n o e s c i e g o y h i e r e i n s c o n c i e n t c m c n t c h a s t a a los s o r e s
predilectos.
XLII

l*n c o n f l i c t o i n t e r n o , u n a d i v e r s a a p r e c i a c i ó n d e p r i n c i p i o s
c o n s t i t u c i o n a l e s , hizo, d e p r o n t o , estallar la luclia intestina.
B a r b o s a y A l z é r r e e a , g u a r d i a n e s c e l o s o s d e u n a tradición
d e d i s c i p l i n a y o b e d i e n c i a , r a y a n a e n s u p e r s t i c i ó n , 110 vacila-
r o n 1111 i n s t a n t e y r o d e a r o n , c o n a m o r y h e r o i c a d e c i s i ó n , al
e g r e g i o m a n d a t a r i o , q u e e n 18 d e S e p t i e m b r e d e 1 8 8 6 , h a b í a
i c c i b i d o , p o r la s o b e r a n a v o l u n t a d d e l p u e b l o , la i n s i g n i a s de
m a n d o d e la R e p ú b l i c a .
F u é e n a q u e l l o s m o m e n t o s , c u a n d o e s t u v i m o s c e r c a de
e s o s g r a n d e s s o l d a d o s , c u a n d o e s t r e c h a m o s a d i a r i o s u s ma-
n o s d e a m i g o s , c u a n d o p u d i m o s a p r e c i a r , p e r s o n a l m e n t e , las
d o t e s d e l e a l t a d y d e i n t e l i g e n c i a q u e los s e ñ a l a b a n a la consi-
d e r a c i ó n p ú b l i c a , y c u a n d o c o m p r e n d i m o s con c u a n t a justicia
l a p a t r i a a g r a d e c i d a l o s t e n í a s e ñ a l a d o s c o m o c u s t o d i o s d e su
h o n r a y de sus derechos.
C o n d o l o r y a n g u s t i a s d e l a l m a c h i l e n a , h u b i e r o n d e po-
n e r s e al f r e n t e d e s u s h e r m a n o s , h é r o e s del m a r en la g u e r r a
e x t r a n j e r a , y s u c u m b i e r o n a las p u e r t a s d e esta n o b l e c i u d a d ,
sacriticados e n a r a s del d e b e r y de u n s u b l i m e concepto d e sus
obligaciones constitucionales.
T o d a s l a s p a s i o n e s se e x t i n g u e n . L o s a r d o r e s d e la lucha
f r a t r i c i d a c e s a r o n h a c e m u c h o t i e m p o d e q u e m a r el e s p í r i t u
d e los c h i l e n o s y l a s p á g i n a s d e l a h i s t o r i a c o n s i g n a n y a con
b r i l l a n t e f u l g o r l a s h a z a ñ a s y l a s v i r t u d e s d e e s t o s g r a n d e s ada-
lides y heroicos d e f e n s o r e s de la patria.
V a l p a r a í s o se h a h o n r a d o d u r a n t e u n tercio d e siglo con
e s t e d e p ó s i t o s a g r a d o , y , e n el m o m e n t o d e d e s p r e n d e r s e d e
é l , d e j a c a e r s o b r e l o s f é r e t r o s d e B a r b o s a y A l z é r r e e a u n a lá-
grima de gratitud y de eterno recuerdo.

De don José Maiía L o u a

(Presidente del Partido Liberal


Democrático de Valparaíso;

Señores:
L o s r e s t o s d e l o s b e n e m é r i t o s g e n e r a l e s B a r b o s a y Alzé-
rreea, q u e d u r a n t e 31 a ñ o s h a n p e r m a n e c i d o e n m o m e n t á n e o
o l v i d o e n el c e m e n t e r i o d e e s t e p u e r t o , r e c i b e n h o y el p r i m e r
h o m e n a j e de admiración y respeto con q u e sus conciudadanos
h o n r a n su m e m o r i a .
De la f r a t r i c i d a c o n t i e n d a d e 1891. e n q u e ellos d e f e n d i e -
ron l e a h n e n t e s u s convicciones, q u e d a sólo u n recuerdo, habien-
d o y a d e s a p a r e c i d o p o r c o m p l e t o t o d a s l a s a s p e r e z a s d e la lu-
c h a . Y p o r e s t a r a z ó n , t o d o s los c h i l e n o s e n c a b e z a d o s p o r l a s
a u t o r i d a d e s e i n s t i t u c i o n e s a u n a d a s , SJ u n e n p a r a t r i b u t a r a
e s t o s p l e c a r o s s o l d a d o s el h o m e n a j e d e g r a t i t u d y c a r i ñ o a q u e
s o n a c r e e d o r e s p o r los e m i n e n t e s s e r v i c i o s q u e p r e s t a r o n al
país.
L a a c t u a c i ó n d e l g e n e r a l d o n O r o z i m b o B a r b o s a , e n su
l a r g a c a r r e r a m i l i t a r , f u é b r i l l a n t e . D e s d e 1 8 5 9 h a s t a 1891 sirvió
XL1II

í ii el E j é r c i t o . E n la c a m p a ñ a d e la A r a u c a n í a , en c o m i s i o n e s
v c a r g o s a d m i n i s t r a t i v o s , y e n la g u e r r a c o n t r a el P e r ú y Boli-
via, dei s e m p e ñ ó p r e p o n d e r a n t e p a p e l , b a t i é n d o s e h e r o i c a m e n t e
en T a c n a , A r i c a , C h o r i l l o s y d e m á s c o m b a t e s , y c o n t r i b u y e n -
do a c o n q u i s t a r las v i c t o r i a s q u e h a n h e c h o g r a n d e y r e s p e t a d o
el n o m b r e d e C h i l e .
El general Alzérrcca tuvo también brillante actuación en
el E j é r c i t o d o la R e p ú b l i c a , d i s t i n g u i é n d o s e en la g u e r r a del
a ñ o 79. E n m ú l t i p l e s c o m i s i o n e s p r e s t ó al p a í s s e ñ a l a d o s ser-
vicios y e n los c o m b a t e s e n q u e a c t u ó f u é h e r o i c o y a b n e g a d o .
A m b o s f u e r o n d e c l a r a d o s B e n e m é r i t o s d e la P a t r i a , y a m -
b o s c a y e r o n en 1891 al f r e n t e d e s u s t r o p a s , d e f e n d i e n d o el
principio de a u t o r i d a d y sus h o n r a d a s y sinceras convicciones.
El P a r t i d o L i b e r a l D e m o c r á t i c o de V a l p a r a í s o , q u e t e n g o
el h o n o r d e r e p r e s e n t a r e n este acto, se i n c l i n a r e v e r e n t e a n t e
estas c e n i z a s y les r i n d e el m á s s e n t i d o y s i n c e r o h o m e n a j e d e
respetuosa admiración.

T e r m i n a d o s los d i s c u r s o s , y e n m e d i o d e los h o n o r e s d e
estilo, las u r n a s f u e r o n l l e v a d a s h a s t a el f u r g ó n del t r e n es
pecial q u e las c o n d u j o a la c a p i t a l .
La prensa de Valparaíso
Los restos de los Generales Barbosa y Alzérreea

Hoy presenciará Valparaíso u n a grandiosa e imponente


c e r e m o n i a c o n m o t i v o d e la t r a s l a c i ó n a la c a p i t a l d e los restos
d e los d o s i l u s t r e s g e n e r a l e s q u e y a l i e m o s n o m b r a d o .
Q u i s i é r a m o s t r a s l a d a r n o s c o n el p e n s a m i e n t o a esa nebu-
losa m a ñ a n a d e l 2 8 d e A g o s t o d e 1 8 9 1 . H a c í a y a m u c h a s
n o c h e s q u e B a r b o s a y A l z é r r e e a 110 s e e n t r e g a b a n al d e s c a n s o ,
t o m a n d o las m e j o r e s p o s i c i o n e s p a r a r e s i s t i r al e j é r c i t o e n e m i -
go, el c u a l a v a n z a b a a p a s o d e v e n c e d o r .
L o s s i n i e s t r o s r u m o r e s d e la d e r r o t a d e C o n c ó n h a b í a n
s i d o c o n f i r m a d o s ; se d u d a b a d e la l e a l t a d d e a l g u n o s j e f e s : la
d i s c i p l i n a e s t a b a r e s e n t i d a ; las c o m u n i c a c i o n e s c o n la c a p i t a l
f u e r o n c o r t a d a s . L o s m o v i m i e n t o s d e la a r t i l l e r í a y del par-
q u e d e m u n i c i o n e s se h a c í a n c o n d i f i c u l t a d , p o r q u e los c a m i -
nos estaban intransitables.
L a b a t a l l a se inició c o n b r í o s p o r l a s t r o p a s a t a c a d o r a s ,
q u e c o r o n a b a n las a l t u r a s d e l o s c e r r o s q u e c i r c u n d a n p o r el S .
10. a V a l p a r a í s o . E l g r u e s o d e la a r t i l l e r í a , q u e d e f e n d í a u n a
d e l a s a l a s del e j é r c i t o del G o b i e r n o , se vió f l a n q u e a d o p o r
e s c u a d r o n e s d e c a b a l l e r í a lo q u e c a u s ó u n e f e c t o d e s a s t r o s o
e n t r e los q u e r e s i s t í a n , q u e y a v e í a n p o r v a r i o s l a d o s , r o t a la
l í n e a d e b a t a l l a . E s el W a t e r l o o d e e s e e j é r c i t o , q u e v e todos
los e l e m e n t o s e n s u c o n t r a y q u e h a d e ir f a t a l m e n t e a la de-
nota.
Los c a m p o s de Placilla estaban cubiertos de cadáveres;
los h e r i d o s e r a n a ú n m a s ; los g e n e r a l e s A l z é r r e e a y B a r b o s a
p r o c u r a b a n a l e n t a r a la t r o p a , e n v i a n d o r e f u e r z o s d o n d e son
m á s n e c e s a r i o s , y se les v e ir sin t e m o r y c o n p r o f u n d a sereni-
d a d a los sitios d e m a y o r p e l i g r o . M á s , llegó u n m o m e n t o en
q u e f u é i m p o s i b l e la r e s i s t e n c i a ; ellos p u d i e r o n r e n d i r s e o h u i r
a la v i s t a del e n e m i g o ; p e r o e r a n m i l i t a r e s d e C h i l e , y d e b í a n
c a e r c o m o b u e n o s al Freí ile del a d v e r s a r i o . E s e e r a el e j e m p l o
cpie v i e r o n en las n u m e r o s a s b a t i d l a s d e la g u e r r a del P a c í f i c o
d o n d e , c o n m e j o r s u e r t e , los p r i m e r o s c a ñ o n a z o s ' q u e a n u n -
c i a b a n u n a b a t a l l a , p o d í a n c o n s i d e r a r s e c o m o los p r i m e r o s
d i s p a r o s d e la s a l v a q u e a n u n c i a b a u n a n u e v a v i c t o r i a .
D e s c u b r á m o n o s r e v e r e n t e s a n t e los fríos d e s p o j o s de
e s o s e s c l a r e c i d o s j e f e s , a q u i e n e s el d e s t i n ó l e s n e g ó l a victoiia;
ellos s i r v i e r o n la c a u s a q u e c r e y e r o n j u s t a , v , si f u e r o n ven-
eidos, s u p i e r o n c u m p l i r c o n s u d e b e r b a s t a el ú l t i m o m o m e n t o ,

L 1
XLV

c o n f u n d i e n d o s u s a n g r e g e n e r o s a c o n la d e los d o m a s d e f e n s o -
res d e a q u e l l a triste p e r o g l o r i o s a j o r n a d a p a r a ellos.
Id al e t e r n o d e s c a n s o , v e n e r a b l e s r e l i q u i a s , q u e y a la
Historia os b a c e justicia.
Y vosotros, nobles y a n t i g u o s tercios q u e fuisteis a y e r
n u e s t r o s e n e m i g o s , p o r c u e s t i o n e s d e c a r á c t e r p o l í t i c o , id c o n
v u e s t r a s n e v a d a s c a b e z a s e s c o l t a n d o los f é r e t r o s , v o s o t r o s q u e ,
e n la g r a n j o r n a d a d e 187Í), c o s e c b á s t e i s i m p e r e c e d e r o s l a u -
reles p a r a l a s a r i n a s d e n u e s t r o q u e r i d o C h i l e .
I l o y , q u e h a n p a s a d o l o s a ñ o s y q u e lia v u e l t o la c a l m a a
n u e s t r o e s p í r i t u , h a g a m o s c o m p l e t o h o n o r a los e n e m i g o s d e
a y e r , y q u i e r a la P r o v i d e n c i a q u e j a m á s v o l v a m o s a t e n e r
g u e r r a c o m o a q u e l l a , q u e t a n t o d a ñ o c a u s ó a la N a c i ó n , c e g a n -
d o m i l l a r e s d e p r c c : o s a s v i d a s , a g o t a n d o los c a u d a l e s fiscales y
d i v i d i e n d o a la f a m i l i a c h i l e n a .
JAVÍEK MARTÍN M.
Contralmirante

En el trayecto de Valparaíso a Santiago

E n las e s t a c i o n e s d e V i ñ a del Mar, Q u i l p u é , L i m a c h e ,


Q u i l l o t a , L l a y - L l a y , C a l e r a y T i l t i l , e s p e r a b a n el p a s o d e l t r e n
las a u t o r i d a d e s l o c a l e s y n u m e r o s o p ú b l i c o q u e c o l o c ó c o r o n a s
y a r r o j ó tlores s o b r e las u r n a s .
L a s E s c u e l a s P ú b l i c a s d e Q u i l l o t a c a n t a r o n el H i m n o N a -
cional.
E n L a C a l e r a , s e d i s p a r a r o n s a l v a s d e a r t i l l e r í a e n el mo-
m e n t o e n q u e el t r e n l l e g a b a a la e s t a c i ó n
En Santiago
(De «La Neción», 1.° de Octubre)

El. TRAYECTO A SANTIAGO

D s e d e la p a r t i d a d e l c o n v o y d e la E s t a c i ó n del P u e r t o ,
las c o m i s i o n e s d e S a n t i a g o y d e V a l p a r a í s o , ésta p r e s i d i d a
p o r d o n J o s é M . L o r c a , y los d e u d o s d e l o s i l u s t r e s g e n e r a l e s
q u e s e h a b í a n t r a s l a d a d o a l p u e r t o , m o n t a r o n g u a r d i a e n el
coche m o r t u o r i o en q u e v e n í a n las u r n a s y las coronas.
E n casi todas las e s t a c i o n e s del trayecto, d i v e r s a s institu-
c i o n e s o f r e c í a n s u h o m e n a j e a l o s g e n e r a l e s a la p a s a d a d e l
c o n v o y . E n L a C a l e r a s e d i s p a r a r o n s a l v a s d e a r t i l l e r í a e n el
m o m e n t o e n q u e el t r e n l l e g a b a a l a e s t a c i ó n .

EN I.A ESTACIÓN MAPOCHO

D e s d e m u c h o a n t e s d e la h o r a q u e se h a b í a i n d i c a d o
p a r a l a l l e g a d a d e los r e s t o s , e n o r m e s g r u p o s d e g e n t e o c u p a -
b a n l a p l a z o l e t a d e la E s t a c i ó n d e l N o r t e , a l a e s p e r a d e l a r r i -
b o del tren.
U n batallón del R e g i m i e n t o P u d e t o N . ° 12 con su estandarte

Generales y J e f e s de la Guarnición de Santiago


XLYII

enlutado y b a n d a d e m ú s i c o s , a l m a n d o del m a y o r s e ñ o r l u -
íante. t o m ó colocación e n l í n e a r o d e a n d o la p l a z u e l a a fin d e
rendir los h o n o r e s m i l i t a r e s d i s p u e s t o s en la o r d e n del d í a q u e
d i m o s a la p u b l i c i d a d .
E n los a n d e n e s d e la E s t a c i ó n e s p e r a b a n la l l e g a d a d e
los restos n u m e r o s a s p e r s o n a l i d a d e s políticas v sociales, j e f e s
y oficiales r e t i r a d o s del E j é r c i t o y d e la Policía' c o m i s i o n e s d e
oliciales, r e p r e s e n t a n d o los c u e r p o s d e la g u a r n i c i ó n , las comi-
siones e n v i a d a s a la c e r e m o n i a p o r a l g u n a s p r o v i n c i a s , etc.

LA LLEGADA

E n m e d i o d e la e x p e c t a c i ó n g e n e r a l h i z o s u e n t r a d a a la
E s t a c i ó n M a p o c h o el c o n v o y q u e t r a í a los restos.
E n u n c o c h e m o r t u o r i o a g r e g a d o a u n t r e n especial ríe
V a l p a r a í s o v e n í a la c o m i t i v a c u b r i e n d o g u a r d i a j u n t o a los fé-
retros
E r a n las I» 15 d e la t a r d e .
La b a n d a del R e g i m i e n t o C a r a b i n e r o s , t e n d i d a e n linea
en el a n d é n , e j e c u t ó u n a m a r c h a f ú n e b r e , m i e n t r a s el p ú b l i c o ,
con g r a n r e c o g i m i e n t o , p r e s e n c i a b a el d e s c e n s o d e las u r n a s .
E s t a s f u e r o n c o n d u c i d a s en la f o r m a q u e se i n d i c a : la
del g e n e r a l B a r b o s a , p o r s u s h i j o s E n r i q u e y Alberto, d o n
E n r i q u e B a l m a c e d a T o r o y d o n E n r i q u e Baeza Y á v a r , ú l t i m o
a y u d a n t e del g e n e r a l ; y la del g e n e r a l Al/.érreca, p o r s u s her-
m a n o s s e ñ o r e s V í c t o r , G e r m á n y R a f a e l , v p o r su ú l t i m o a y u -
dante, d o n S a n t i a g o H e r r e r a G a n d a r i l l a s .

LA E N T I I E U A DE LOS R E S T O S

E n la e s c a l i n a t a rpie c o n d u c e a la salida d e la E s t a c i ó n ,
el c o r t e j o se d e t u v o . D o n N e m e s i o P a c h e c o , p r e s i d e n t e del co-
mité q u e h a t e n i d o a s u c a r g o el h o m e n a j e , hizo s o l e m n e en
e n t r e g a d e los restos, c o n el s i g u i e n t e d i s e n s o , q u e p r o n u n c i ó
muy emocionado:

«Señores:

Si los g r i e g o s y r o m a n o s c u m p l i e n d o con u n d e b e r d e
j u s t i c i a y d e g r a t i t u d , r e n d í a n c u l t o a las v i r t u d e s g u e r r e r a s ,
s i n t e t i z a d a s p o r el v a l o r , n o b l e p a t r i o t i s m o , a l t e r a a b n e g a c i ó n ,
f é r r e a d i s c i p l i n a y s i n c e r a l e a l t a d , es i g u a l m e n t e c u t r e noso-
tros u n s a g r a d o d e b e r , c u a n d o i l u s t r e s g u e r r e r o s h a n h o n r a d o
las a r m a s d e la R e p ú b l i c a , cu la g u e r r a y e n la paz, g l o r i f i c a r
su m e m o r i a , e n c o m i a r s u s v i r t u d e s cívicas, a fin d e m a n i f e s t a r
q u e s a b e m o s h a c e r j u s t i c i a al m é r i t o y e s t i m u l a r a los q u e so-
b r e v i v e n p a r a q u e c u l t i v e n s u s m i s m a s v i r t u d e s , p o r q u e el
que h o n r a a los h é r o e s , h o n r a a s u p a t r i a y e s t i m u l a en la ge-
neración p r e s e n t e v v e n i d e r a s el m á s n o b l e p a t r i o t i s m o . E n t r e
• 1 n ú m e r o d e e s t o s i l u s t r e s g u e r r e r o s c o n t a m o s a los esclarecí
dos g e n e r a l e s B a r b o s a y A l z é r r e c a , c a y o s restos t e n e m o s a q u í
XLVIII

p r e s e n t e , q u i e n e s , en í u o m e n t o s d e lulo p a r a su patria, rindie-


r o n s u s v i d a s d e f e n d i e n d o el p r i n c i p i o d e a u t o r i d a d y no deli-
b e r a r o n , p o r q u e la C o n s t i t u c i ó n Política del E s t a d o y las se-
v e r a s leyes m i l i t a r e s se lo p r o h i b í a n . C a y e r o n heroicamente
en c u m p l i m i e n t o d e e s t e d e b e r en el c a m p o d e batalla y debido
a las p a s i o n e s del m o m e n t o , q u e o f u s c a n . S u s m u e r t e s fueron
trágicas, s u s restos f u e r o n s e p u l t a d o s r e s e r v a d a m e n t e , sin ruido,
sin m ú s i c a s m a r c i a l e s , sin c o r n e t a s ni clarines, silenciosos y
tristes, en u n a p a l a b r a , sin los h o n o r e s c o r r e s p o n d i e n t e s a su
a l t a g e r a r q u í a m i l i t a r y d i g n o s d e s u s m é r i t o s y d e sus glorias.
E l h u r a c á n d e las p a s i o n e s h u m a n a s se a b a t i ó sobre los
v e n c i d o s , d e j a n d o p o r d o q u i e r a t r o f e o s d e m u e r t e , haciendo
q u e el c i u d a d a n o i d e a l i s t a y d e s a n o s p r i n c i p i o s 110 abrigara
f e s o b r e los d e s t i n o s d e su país, c o n v i r t i é n d o s e en un escéptico
y d e s i l u c i o n a d o q u e n o p r e s a g i a b a , s i n o h o r a s de d u e l o para su
p a t r i a , al v e r q u e a n a d a n i a n a d i e le h a c í a n justicia a sus
m é r i t o s en s u s a c t u a c i o n e s , ni en s u s o b r a s E s e h u r a c á n de
las p a s i o n e s h u m a n a s , al t r a v é s d e los t i e m p o s , a q u í en nues-
tro país, lo h e m o s visto con r e g o c i j o q u e h a d e s a p a r e c i d o y la
h i s t o r i a con su v e r e d i c t o j u s t i c i e r o se i m p o n e con cetro sobe-
rano.
H o y día, y a d i s i p a d a s las t i n i e b l a s d e ese a m a r g o pasado,
se lia c o n s i d e r a d o q u e es u n d e b e r de a m p l i a j u s t i c i a otorgarle
a la m e m o r i a d e estos esclarecidos g e n e r a l e s los h o n o r e s a q u e
son d i g n o s en t o d o s e n t i d o , p r i n c i p a l m e n t e p o r su brillante
a c t u a c i ó n en la c a m p a ñ a del Pacífico, y p a r a c u m p l i r este co-
m e t i d o , la a g r u p a c i ó n política, q u e r e p r e s e n t a el G o b i e r n o del
E x c m o . P r e s i d e n t e B a l m a c e d a , en c u y a d e f e n s a m u r i e r o n , ins-
p i r a d o s en los m á s n o b l e s y p a t r i ó t i c o s ideales, n o m b r ó u n
c o m i t é c o n el fin d e q u e se e n c a r g a r a d e h a c e r las gestiones
n e c e s a r i a s y t r a e r los r e s t o s d e t a n d i s t i n g u i d o s g e n e r a l e s y
d a r l e s h o n r o s a s e p u l t u r a a q u e son a c r e e d o r e s .
L o s p u e b l o s n e c e s i t a n h a c e r r e v i v i r s u s p á g i n a s d e triun-
f o s , m a n t e n e r s i e m p r e j ó v e n e s las i m p r e s i o n e s de s u s dias
de victoria, p a r a ir r e p i t i e n d o en su h i s t o r í a l o s m i s m o s e j e m
píos h e r o i c o s , los m i s m o s p o e m a s de t r i u n f o s . Los generales
B a r b o s a y A l z é r r e e a p e r t e n e c i e r o n a esa p l é y a d e d e h o m b r e s
valientes y a b n e g a d o s ; d e f e n d i e r o n la b a n d e r a d e su patria,
su h o n o r y s u s leyes, con d i s t i n c i ó n , con gloria g u e r r e r a in-
ternacional.
E l C o m i t é , en c u y a r e p r e s e n t a c i ó n h a b l o , c o m o presiden-
te, ha c u m p l i d o con esta n o b l e m i s i ó n , y p a r a ello ha encon-
trado de p a r t e d e S. E. el P r e s i d e n t e de" l a R e p ú b l i c a , y del
Ministro de G u e r r a , la m á s d e c i d i d a c o o p e r a c i ó n . L a Vieja
G u a r d i a d e B a l m a c e d a , p a r a l l e v a r a efecto este acto, ha pres-
t a d o su m á s d e c i d i d o c o n c u r s o y 11 o h a o m i t i d o sacrificio por-
q u e él revista la m a y o r s o l e m n i d a d posible.
H a g o , pues, en n o m b r e del C o m i t é , f o r m a l e n t r e g a de
estas s a g r a d a s cenizas, al G o b i e r n o , al E j é r c i t o , al Directorio
del P a r t i d o Político q u e n o s n o m b r ó v, e n especial, a las fa-
milias d e esto5 d i g n o s s e r v i d o r e s p a r a q u e e n el día d e mafia-
XLIX

n a s e a n l l e v a d o s al M a u s o l e o d e l E j é r c i t o , c o n t o d o s los ho-
nores c o r r e s p o n d i e n t e s a su alta g e r a r q u í a militar, d i g n o s d e
los i m p o r t a n t e s s e r v i c i o s q u e p r e s t a r o n a s u p a t r i a , a l a c u a l ,
como q u i e n f u é i l u s t r e j e f e , a m a r o n s o b r e t o d a s las cosas d e
su v i d a » .

A l a s a l i d a d e l r e c i n t o d e la E s t a c i ó n , la t r o p a d e l P u d e t o
p r e s e n t ó a r m a s m i e n t r a s la b a n d a e j e c u t a b a u n a m a r c h a f ú -
nebre. Los r e s t o s f u e r o n d e p o s i t a d o s en la c a r r o z a m o r t u o r i a .

EN DIRECCIÓN A LA CATEDRAL

E n s e g u i d a s e o r g a n i z ó u n a c o l u m n a q u e a c o m p a ñ ó los
r e s t o s h a s t a la I g l e s i a M e t r o p o l i t a n a .
A d e l a n t e m a r c h a b a el batallón de i n f a n t e r í a ; a conti-
n u a c i ó n iba la c a r r o z a q u e c o n t e n í a las u r n a s ; s e g u i d a d e la
c a r r o z a m o r t u o r i a d e l E j é r c i t o y o t r a m á s q u e l l e v a b a las co-
r o n a s . D e t r á s d e e l l a s , c o n la c a b e z a d e s c u b i e r t a , m a r c h a b a n
las c o m i s i o n e s d o la c a p i t a l y d e p r o v i n c i a s , la V i e j a G u a r d i a
d e B a l m a c e d a , el C e n t r o d e P r o p a g a n d a L i b e r a l D e m o c r á t i c o ,
las S o c i e d a d e s d e V e t e r a n o s , D e f e n s o r e s d e C h i l e e n 1H79 y
los I n v á l i d o s y V e t e r a n o s d e l 79 c o n s u s e s t a n d a r t e s , y p o r úl-
timo, g r u p o s d e g e n t e q u e s e a g r e g a b a al p a s o d e l c o r t e j o .
L a c o m i t i v a se dirigió p o r las calles de B a n d e r a , Rosas,
P u e n t e a la C a t e d r a l .
EN LA CATEDRAL

El t e m p l o M e t r o p o l i t a n o se h a l l a b a a d o r n a d o con n e g r a s
c o l g a d u r a s . A la l l e g a d a d e l C o r t e j o a la P l a z a d e A r m a s , la
t r o p a h i z o los h o n o r e s d e o r d e n a n z a , m i e n t r a s s e b a j a b a n l a s
u r n a s d e la c a r r o z a .
E n l a p u e r t a d e l t e m p l o f u e r o n r e c i b i d o s p o r el P b d o se-
ñ o r V i l l a l o b o s , q u i e n , a s i s t i d o p o r los s e ñ o r e s A l c a í n o v Cor-
t í n e z , p r o n u n c i ó u n o f i c i o d e d i f u n t o s , al d e p o s i t a r s e los a t a ú -
d e s e n el c a t a f a l c o .

LAS CORONAS

R o d e a n d o las u r n a s se colocaron n u m e r o s a s coronas d e


flores naturales y artísticas placas de bronce

Do «El Diario Ilustrado»

DURANTE EL VIAJE

T e r m i n a d o s los d i s c u r s o s l a s d e l e g a c i o n e s d e V a l p a r a í s o
y S a n t i a g o t o r n a r o n c o l o c a c i ó n e n el c a r r o e s p e c i a l q u e el G o -
bierno había puesto a su disposición.
E n t o d a s las e s t a c i o n e s del t r a y e c t o c o n c u r n o u n n u m e
L o s D e f e n s o r e s d e Chile en 1879, con su e s t a n d a r t e , esperando
los r e s t o s de los G e n e r a l e s
LT

roso público JI p r e s e n c i a r el p a s o d e los restos. E n a l g u n a s ,


como ser, en Q u i l p u é , L i m a d l e , Q u i H o t a , etc., se e n c o n t r a b a n
las escuelas y las b r i g a d a s d e b o y s s c o u t s .
E n Villa A l e m a n a s u b i ó al c a r r o la niflita Alicia G u e r r e -
ro Barros, q u i e n h i z o e n t r e g a al s e ñ o r E n r i q u e B a r b o s a d e
un artístico r a m o de flores n a t u r a l e s . E l s e ñ o r Barbosa agra-
deció emocionado e s t a d e l i c a d a m a n i f e s t a c i ó n .

KN SANTIAGO

A las 6 d e la t a r d e h i z o la e n t r a d a a la E s t a c i ó n M a p o -
clio el t r e n en q u e v e n í a n los restos y q u e e r a n e s p e r a d o s pol-
lina i n m e n s a y s e l e c t a c o n c u r r e n c i a e n t r e la c u a l d i s t i n g u i m o s
a todos los p a r l a m e n t a r i o s y d i r i g e n t e s liberales d e m o c r á t i -
cos, a casi t o d o s los g e n e r a l e s d e la g u a r n i c i ó n y a los j e f e s y
oficiales d e la m i s m a .
Asistieron c o n s u s e s t a n d a r t e s , las i n s t i t u c i o n e s d e vete-
ranos e i n v á l i d o s .
E n el m o m e n t o d e llegar el t r e n la b a n d a del P u d e t o
r o m p i ó c o n los a c o r d e s d e u n a m a r c h a f ú n e b r e .
D e t e n i d o el c o n v o y se p r o c e d i ó a s a c a r las u r n a s y las co-
ronas, las q u e f u e r o n l l e v a d a s h a s t a el pié d e las e s c a l i n a t a s
d o n d e se e n c o n t r l a a el o< m i t é e n c a r g a d o de la traslación d o
los restos.
A q u í h i z o u s o d e la p a l a b r a el s e ñ o r N e m e s i o P a c h e c o ,
q u i e n , como P r e s i d e n t e del C o m i t é , h i z o e n t r e g a al E j é r c i t o
de los restos d e los i l u s t r e s g e n e r a l e s .
E n s e g u i d a se p r o c e d i ó a c o l o c a r las u r n a s en los c o c h e s
m o r t u o r i o s , m i e n t r a s u n b a t a l l ó n del R e g i m i e n t o Pudeto
p r e s e n t a b a a r m a s v la b a n d a d e C a r a b i n e r o s tocaba u n a m a r -
cha f ú n e b r e .
A c o n t i n u a c i ó n se f o r m ó el c o r t e j o q u e t o m ó p o r las calles
B a n d e r a , S a n t o D o m i n g o y P u e n t e h a s t a llegar a la C a t e d r a l .
Lo precedía u n a b a n d a de trompetas, y seguían:
L a j u v e n t u d liberal d e m o c r á t i c a .
D e l e g a c i ó n d e las s o c i e d a d e s o b r e r a s .
D e l e g a c i ó n del C í r c u l o d e J e f e s y Oficiales r e i n a d o s .
La Liga Patriótica Militar.
L a s c a r r o z a s r o d e a d a s p o r la V i e j a G u a r d i a d e Balma-
ceda.
Los «leudos y la f a m i l i a del P r e s i d e n t e B a l m a c e d a .
D e l e g a c i o n e s del D i r e c t o r i o G e n e r a ! del P a r t i d o , del E j é r -
cito, S e n a d o r e s , D i p u t a d o s , M u n i c i p a l e s , etc.

KN I.A C A T E D R A I.

L a s u r n a s f u e r o n d e p o s i t a d a s e n u n s e v e r o c a t a f a l c o le-
v a n t a d o en la n a v e c e n t r a l del t e m p l o m e t r o p o l i t a n o d o n d e
q u e d a r o n , p a r a s e r t r a s l a d o s h o y al C e m e n t e r i o G e n e r a l .
MI

De «El Mercurio»

EL VIAJE A SANTIAGO

A l a s 12 4") P . M . , ol c o n v o y c o n d u c i e n d o l o s r e s t o s , par-
lía a S a n t i a g o .
E n las d i v e r s a s e s t a c i o n e s el t r e n e r a a g u a r d a d o p o r nu-
merosas personas y c o l e c t i v i d a d e s p o l í t i c a s q u e al d e t e n e r s e
el c o n v o y a r r o j a b a n llores s o b r e las u r n a s .

í'.N LA ESTACIÓN DEL NuRTE

P o c o d e s p u é s d e l a s 5 d e la l a r d e , c o m e n z ó a r e u n i r s e
e n los a n d e n e s d e l a E s t a c i ó n d e l N o r t e u n n u m e r o s o públi-
c o q u e h a b í a c o n c u r r i d o a l l í c o n el o b j e t o d e p r e s e n c i a r la
l l e g a d a d e los r e s t o s d o l o s g e n e r a l e s B a r b o s a y A l z é r r e e a .
Los a n d e n e s se h a c í a n e s t r e c h o s m o m e n t o s d e s p u é s para
c o n t e n e r a q u e l n u m e r o s o p ú b h c o c o n la l l e g a r l a d e d i v e r s a s
instituciones, e n t r e las q u e n o t a m o s : La V i e j a G u a r d i a d e
Balmaceda . Círculo de J e f e s y Oficiales Retirados, Liga
Patriótica Militar», «Club P r e s i d e n t e B a l m a c e d a , «Centro
d e P r o p a g a n d a L i b e r a l - D e m o c r á t i c o » , d e l e g a c i o n e s d e los di
v e r s o s c u e r p o s d o la g u a r n i c i ó n v n u m e r o s a s o t r a s institucio-
n e s , la m a y o r í a d e l a s c u a l e s h a b í a c o n c u r r i d o l l e v a n d o coro-
n a s y r a m o s de flores n a t u r a l e s
S e e n c o n t r a b a n t a m b i é n a l l í p r e s e n t e s el j e f e d e la 2."
D i v i s i ó n , G e n e r a l C a b r e r a , a l t o s j e f e s d e l E j é r c i t o , los d e u d o s
d e l o s g e n e r a l e s B a r b o s a v A l z é r r e e a . el h i j o d e l P r e s i d e n t e
B a l m a c e d a , d o n E n r i q u e B a l m a c e d a T o r o ; s e c r e t a r i o d e la In-
t e n d e n c i a , d o n P e d r o D a z a , d i r i g e n t e s d e c o l e c t i v i d a d e s políti-
cas, p a r l a m e n t a r i o s y n u m e r o s a s o t r a s p e r s o n a l i d a d e s .

LLEGADA DEL CONVOY

A l a s - 0 . 5 m i n u t o s d e la f a r d e , h a c í a s u e n t r a d a e n la Es-
t a c i ó n . el c o n v o y q u e c o n d u c í a l a s u r n a s .
U n l i g e r o m u r m u l l o so d e j ó s e n t i r e n e s o s i n s t a n t e s en
q u e la c o n c u r r e n c i a s e d e s c u b r í a r e s p e t u o s a al m i s m o t i e m p o
q u e la b a n d a d e C a r a b i n e r o s e j e c u t a b a u n a m a r c h a f ú n e b r e .
E n el m i s m o c a r r o e n q u e v e n í a n l a s u r n a s , v i a j a b a n
v a r i o s m i e m b r o s d e la \ i e j a G u a r d i a d e B a l m a c e d a >, y o t r o s
'•abjilloros q u e s o I m b í a n t r a s l a d a d o a V a l p a r a í s o e n b u s c a d e
los r e s t o s ,
l.as u r n a s d e los g e n e r a l e s B a r b o s a v Alzón-eca, f u e r o n
b a j a d a s d e l c a r r o t o m a n d o los c o r d o n e s l o s d e u d o s d e a m -
bos generales y otros caballeros.
E l c o r t e j o a v a n z ó c o n d i l i c u l t a d b a s t a el p ó r t i c o d e la l i s
t a e i ó n d e l N o r t e , d o n d e d e b í a e f e c t u a r s e la e n t r e g a d e los
restos.
El C o r o n e l retirado d o n N o m c c i o P a c h e c o , visiblemente
e m o c i o n a r l o , hizo u s o d e la p a l a b r a en e s o s i n s t a n t e s .
Llegada de los resto9 a la Estación Mapocho
u v

H O N O R KS DEL EJÉRCITO

Al a b a n d o n a r el c o r t e j o f ú n e b r e la E s t a c i ó n del Norte, la
t r o p a del R e g i m i e n t o P u d e t o q u e allí se e n c o n t r a b a , presentó
a r m a s , al m i s m o t i e m p o q u e las b a n d a s m i l i t a r e s d e j a b a n oir
los a c o r d e s d e u n a m a r c h a f ú n e b r e .
L a s u r n a s d e los g e n e r a l e s B a r b o s a y A l z é r r e e a f u e r o n co-
l o c a d o s en u n a m i s m a c a r r o z a .

EL CORTEJO EN MARCHA

I n s t a n íes d e s p u é s se p o n í a e n m a r c h a el c o r t e j o , con la
t i o p a d e l R e g i m i e n t o P u d e t o v d o s b a n d a s m i l i t a r e s a la ca-
beza.
A c o n t i n u a c i ó n i b a la c a r r o z a q u e c o n d u c í a los restos d e
los d o s g e n e r a l e s , d e t r a s d e la c u a l se a g o l p a b a n los d e u d o s ,
numerosas personalidades y varias instituciones.
Más atrás inarchában dos carrozas cubiertas de hermo-
s a s c o r o n a s y r a m o s d e llores n a t u r a l e s .
E l p a s o del c o r t e j o p o r l a s c a l l e s d e B a n d e r a , S a n t o Do-
m i n g o y P u e n t e , al a n o c h e c e r , c o n g r e g ó e n las a c e r a s 1111
g r a n g e n t í o q u e se d e s c u b r í a r e s p e t u o s o al p a s o d e los restos.

EN LA CATEDRAL

A la l e g a d a a la C a t e d r a l d e l c o r t e j o f ú n e b r e , la t r o p a
del R e g i m i e n t o P u d e t o p r e s e n t ó a r m a s , m i e n t r a s d o b l a b a n
las c a m p a n a s .
E n el p ó r t i c o d e la C a t e d r a l , los r e s t o s f u e r o n recibi-
d o s p o r v a r i o s d e los c a n ó n i g o s .
T e r m i n a d a s las p r e c e s d e r i t u a l , las u r n a s f u e r o n coloca-
d a s s o b r e u n h e r m o s o c a t a f a l c o i n s t a l a d o en la n a v e c e n t r a l ,
f r e n t e al a l t a r m a y o r .
La prensa de Santiago
Barbosa y Alzérreca
( El Diario Ilustrado)

L o s h o n o r e s q u e s e r i n d e n a los c u e r p o s p a l p i t a n t e s d o
los c a í d o s , s o n a v e c e s p a s a j e r o s e i n m e r e c i d o s ; p e r o la j u s t i c i a
q u e se h a c e a s u s c e n i z a s h e l a d a s , t i e n e la i m p o n e n t e g r a n d i o -
s i d a d del f a l l o i n a p e l a b l e d e la h i s t o r i a .
T a l e s la i m p o r t a n c i a d e l h o m e n a j e q u e s e r i n d e h o y a
los g e n e r a l e s B a r b o s a y A l z é r r e c a , c o n m o t i v o d e la e x h u m a -
ción d e s u s restos.
C a y e r o n e n la b a t a l l a p e l e a n d o c o m o l e o n e s , c o n la c o n
c i e n c i a d e s u r e s p o n s a b i l i d a d , c o n el a l t o c o n c e p t o d e s u de-
b e r , c o n la i n f l e x i b l e l e a l t a d q u e d a c o n f i a n z a , c o n el v a l o r
temerario, r a y a n o en heroísmo.
Y los c u e r p o s d e e s o s b r a v o s s o l d a d o s q u e e n c u a r e n t a
a ñ o s d e v i d a m i l i t a r n o c o n o c i e r o n s i n o la v i c t o r i a , c e r r a r o n
s u s o j o s p a r a n o v e r la ú n i c a d e r r o t a d e s u s a r m a s , y c a y e r o n
d e s p e d a z a d o s , c o r o n a n d o el ú l t i m o g e s t o d e s u v i d a c o n la a u -
reola g l o r i o s a d e l m a r t i r i o .
T r e i n t a y u n a ñ o s h a n p a s a d o ; las g e n e r a c i o n e s se suce-
d e n , l a s p a s i o n e s s e a c a l l a n y los h o m b r e s h o n r a d o s s i e n t e n
la n e c e s i d a d d e r e p a r a r l a s i n j u s t i c i a s , la f u e r z a i m p e r i o s a d e l
d e b e r c í v i c o d e h o n r a r a los h é r o e s .
L a s v i d a s d e B a r b o s a y A l z é r r e c a . s o n e j e m p l o s q u e real-
zan ' l a s m á s b e l l a s m a n i f e s t a c i o n e s d e l c a r á c t e r : h o n o r , leal-
tad, a b n e g a c i ó n y h e r o í s m o .
El a c e r o c o n q u e ellos l a b o r a r o n en t o d a s las glorias gue-
r r e r a s d e la p a t r i a , e n v u e l v o a h o r a s u s c e n i z a s v e n e r a d a s ,
c u b r i é n d o l o s d e l r e s p e t o y la a d m i r a c i ó n q u e m e r e c e n a la pos-
t e r i d a d los q u e h a n s a b i d o v i v i r c o n h o n o r y m o r i r c o n g l o r i a !

FERNANDO BALMACEDA BELLO

Los que vienen a dormir a Santigo

*E1 Mercurio», Sábado 30 de Septiembre

D e s p u é s d e 31 a ñ o s d e o c u p a r u n h u e c o e n la t i e r r a q u e
b a ñ a n las a g u a s del P a c í f i c o , v u e l v e n a S a n t i a g o las o s a m e n -
t a s g l o r i o s a s d e los q u e e n v i d a f u e r o n los g e n e r a l e s d o n
MU

Orozimbo B a r b o s a y d o n J o s é M i g u e l Alzérreca. A q u e l l o s
h o m b r e s c u y o s h u e s o s p o l v o r i e n t o s los r e i n c o r p o r a la c a p i t a l
de la R e p ú b l i c a p a r a a b r i g a r l o s a m o r o s a y p e r p e t u a m e n t e en
sus e n t r a ñ a s , se f u e r o n u n día e n r e p r e s e n t a c i ó n d e su m á s
alto d e b e r d e s o l d a d o s a d e f e n d e r el G o b i e r n o del E x c m o . se-
ñor B a l m a c e d a .
El c o n c e p t o q u e ellos t e n í a n d e la disciplina, y el a r r o j o
personal d e q u e d i e r o n e l o c u e n t e s p r u e b a s en las i n n u m e r a -
bles acciones d e g u e r r a en q u e t o m a r o n fiarte, a s e g u r a b a al
G o b i e r n o de a q u e l e n t o n c e s , s i n o la victoria, a lo m e n o s u n a
lealtad i n q u e b r a n t a b l e y h e r o i c a . N o p u d i e r o n t r i u n f a r ; f u e r
zas s u p e r i o r e s , m e j o r e q u i p a d a s v c o m a n d a d a s s e g ú n m é t o d o s
m á s m o d e r n o s , se i m p u s i e r o n al d e n u e d o d e los d e f e n s o r e s
del g o b i e r n o ; n o p u d i e r o n t r i u n f a r , en c a m b i o , s u p i e r o n m o r i r
c o n s a g r a n d o u n a vez m a s el l e m a del s o l d a d o de esta tierra: el
c h i l e n o 110 se r i n d e , v e n c e o m u e r e .
L a s u e r t e a d v e r s a d e las a r m a s los llevó a un sacrificio
sin p r e c e d e n t e s . S u s v i d a s p u d i e r o n h a b e r l a s s a l v a d o . Monta-
b a n briosos y á g i l e s caballos, y los s e n d e r o s q u e l l e v a b a n a
Santiago, Melipilla o a las caletas p r ó x i m a s les e r a n practica-
mente conocidos. C a m b i a r sus u n i f o r m e s y sus fisonomías
c a r a c t e r í s t i c a s , n o les h a b r í a o f r e c i d o g r a n d e s dificultades. S e
p u e d e d e c i r q u e c o n h a b e r l o q u e r i d o se h a b r í a n p u e s t o en sal-
vo. P e r o n o lo d e s e a r o n . R e n u n c i a r o n g l o r i o s a m e n t e a s u
existencia c u a n d o vencidos y aniquilados, comprendieron q u e
el g r a n m a n d a t a r i o q u e r e g í a los de la p a t r i a , y c u y a e n t e r e z a
moral c o n o c í a n , q u e d a b a c o n s u s días c o n t a d o s . T e n í a n ellos
q u e a n t i c i p a r s e en la i n t e r m i n a b l e j o r n a d a al m á s allá. D e b í a n
p a r t i r c o n el ú l t i m o p r o y e c t i l c h i l e n o o el ú l t i m o lanzazo f r a -
tricida h i n c a d o en s u s c a r n e s h e r o i c a s q u e h a b í a n r e s p e t a d o
las b a l a s d e c i e n c o m b a t e s c o n el e n e m i g o e x t r a n j e r o p a r a es-
p e r a r allá, m u y l e j o s , d o n d e la A u g u s t a P r o v i d e n c i a rige los
d e s t i n o s del U n i v e r s o , a su d i g n o j e f e , la q u e e n c a r n a b a en la
tierra el p r i n c i p i o del g o b i e r n o tal c o m o ellos lo e n t e n d í a n , p a r a
abrirle calle p r i m e r o v escoltarlo d e p u é s hasta las r e g i o n e s do
la e x c e l s a i n m o r t a l i d a d .
Y se f u é B a l m a c e d a p r e c e d i d o d e s u s d o s g e n e r a l e s , y los
q u e s o ñ a m o s c o n la p o s i b i l i d a d do u n a v i d a i m p e r e c e d e r a ,
d e s p u é s d e n u e s t r a b r e v e p e r e g r i n a c i ó n p o r el m u n d o , f o r j a -
mos en n u e s t r a i n m a g i n a c i ó n el c u a d r o q u e en la e t e r n i d a d
f o r m a n las a l m a s d e B a l m a c e d a , B a r b o s a y Alzérreca. E l ,
m a n t e n i e n d o h a s t a el ú l t i m o o sea h a s t a el día en q u e eons-
l i t u c i o n a l m e n t e e x p i r a b a su m a n d a t o , la i n v e s t i d u r a s u p r e m a
con q u e lo h a b í a u n g i d o s u p u e b l o q u e t a n t o a m ó , y ellos
d e s c o r a z o n a d o s d e n o h a b e r p o d i d o d e f e n d e r l o con su espa-
da, t r o c a n d o s u vida t e r r e n a l p o r la v i d a i m p e r e c e d e r a p a r a
s a l v a r el p r i n c i p i o d e las f a c u l t a d e s del g o b i e r n o a n t e los ex-
cesos del p a r l a m e n t a r i s m o .
T o d o s los g o b i e r n o s q u e h a n s u c e d i d o al del s e ñ o r Bal-
m a c e d a se h a n e s t r e l l a d o f a t a l m n t e c o n 1111 s i s t e m a q u e n o
a r m o n i z a c o n el e s t a d o de c u l t u r a a l c a n z a d o h a s t a h o y p o r
LVHI

U n o aspecto de la c e i e m o n i a en l¡i Catedial

n u e s t r o p a í s . M i e n t r a s el p o r c e n t a j e d e a n a l f a b e t o s c o n t i n ú e
s i e n d o t a n e l e v a d o c o m o h a s t a el p r e s e n t e , d e b e m a n t e n e r s e
la t e n d e n c i a al r o b u s t e c i m i e n t o d e l E j e c u t i v o .
F u é a q u e l l a u n a r e v o l u c i ó n e n q u e el é x i t o d e l a s a r m a s
i m p u s o u n s i s t e m a f u n e s t o e i n a d e c u a d o p a r a la i d i o s i n c r a c i a
d e n u e s t r o p a í s y p o d r í a m o s a f i r m a r q u e e s e é x i t o , 110 obs-
t a n t e la b u e n a i n t e n c i ó n c o n q u e s e g u r a m e n t e p r o c e d i e r o n
los r e v o l u c i o n a r i o s d e a q u e l l a época, n o h a sido u n t r i u n f o
p a r a el p a í s n i s u s i n s t i t u c i o n e s q u e h a n v i s t o e n t r a b a r s e l a s

Veteranos, jefes del Antiguo E j é m l o , con su E s t a n d a r t e


y medallas f í e n t e a la Catedral
LIX

f a c u l t a d e s del E j e c u t i v o h a s t a h a c e r del P r e s i d e n t e d e la Re-


pública, u n á r b o l q u e 110 p u e d e p r o d u c i r s u s f r u t o s .
Bien v e n i d a s s e a n las c e n i z a s d e B a r b o s a v A l z é r r e c a ,
q u e r e p r e s e n t a n el v a l o r p e r s o n a l , el c o n c e p t o m á s a l t o del de-
ber m i l i t a r y la c a í d a d e u n r é g i m i e n q u e hizo, en otro
tiempo, la f e l i c i d a d d e la R e p ú b l i c a . L o s r e v o l u c i o n a r i o s con-
Mezan hoy c o n la h i d a l g u í a d e los h o m b r e s d e b i e n q u e c a e n en
error, q u e la j o r n a d a e m p r e n d i d a en el a n o 91 n o ha s u r t i d o
los r e s u l t a d o s q u e a q u e l l o s s o n a r o n al iniciarla; m u c h o s lau-
q u e f r a n c a m e n t e la c o n d e n a n ; la p o s t e r i d a d s e g u r a m e n t e , lo
r e p r o b a r á . N o j u z g u e m o s a los v i v o s q u e , c o n v e n c i d o s d e ha-
cer el b i e n d e s u p a t r i a , t o m a r o n el fusil en c o n t r a del fio-
b i e n i o , m u c h o m e n o s a los q u e se inmolaror. s a c r i f i c á n d o s e
poi- u n ideal q u e c r e y e r o n p u r i f i c a d o r .
R e c o j a m o s , sí, la e x p e r i e n c i a , la dolorosa e x p e r i e n c i a do
q u e en C h i l e las i d e a s d e b e n e v o l u c i o n a r d e a c u e r d o con las
necesidades, d e los t i e m p o s , p e r o q u e 110 d e b e m o s revolucio-
nar 1111 r é g i m e n p o r m a l o q u e este parezca, p o r q u e c o r r e m o s
el riesgo d e ir d e 1111 e x t r e m o a o t r o p a r a el c u a l el país n o
está s u f i c i e n t e m e n t e p r e p a r a d o . A u n q u e la r e v o l u c i ó n nos lia
ga el e f e c t o d e u n a p e s a d i l l a v q u i s i é r a m o s o l v i d a r l a p o r el
d a ñ o q u e c a u s ó a la f a m i l i a c h i l e n a , c r o e m o s p o r el c o n t r a r i o
q u e d e b e m o s r e c o r d a r l a p a r a 110 r e i n c i d i r j a m á s . L a conquis-
ta d e ideales c u a n d o se i m p o n e n p o r el t e r r o r o por la p u n t a
de las b a y o n e t a s sin q u e éstos l o g r e n c o n v e n c e r a los ciuda-
d a n o s o a b r i r s e c a m i n o en s u s conciencias, d e j a n el g e r m e n
de las i n e v i t a b l e s r e a c c i o n e s q u e p u e d e n h a c e r n o s r e t r o g r a d a r
a p r i n c i p i o s m á s a n t i c u a d o s o d e s c e n d e r , e n v u e l t o en el torbe-
llino d e la s a n g r e , a la b a r b a r i e .

L a C a t e d r a l d e S a n t i a g o , d o n d e m o r a el ilustre p r e l a d o
q u e r i g e los d e s t i n o s ríe la Iglesia c h i l e n a , a b r i r á s u s e v e r o
pórtico p a r a s a n t i f i c a r las c e n i z a s d e los j e f e s c a í d o s en d e f e n -
sa del p r i n c i p i o d e a u t o r i d a d . El llios d e Misericordia y d e
los E j é r c i t o s v i c t o r i o s o s d e C h i l e y la V i r g e n del C a r m e l o q u e
lo h a l l e v a d o al t r i u n f o c o n t r a <1 e n e m i g o e x t e r i o r , r o s a r á n
a m o r o s a m e n t e c o n s u s t e n u e s v b e n d i t a s alas los c u e r p o s m u -
tilados q u e v u e l v e n del c a m p o en q u e m u r i e r o n . C u a n d o la
maní) d e Dios b e n d i c e , las rodillas d e los h o m b r e s se i n c l i n a n .
O r e m o s p o r ellos, y d e j é m o s l e s p a s a r con n u e s t r a s c a b e z a s
d e s c u b i e r t a s m i e n t r a s los e s t a n d a r t e s gloriosos del E j é r c i t o q u e
ellos m i s m o s c o n s u s m a n o s c l a v a r o n o t r o r a cu las t r i n c h e r a s
e n e m i g a s , se i n c l i n a n r e v e r e n t e s a n t e los h u e s o s m u t i l a d o s d e
Barbosa y A l z é r r e c a q u e v i e n e n 11 d o m i r a la c a p i t a l d e la Re-
pública.

R l ' H U R T O M l l R l l I.O
LXI

Llegan los Generales


(Las Ultimas Noticias)

L l t r a n los G e n e r a l e s a d o r m i r el s u e n o e t e r n o e n el M a u -
soleo d e l E j é r c i t o ; l l e g a n r o d e a d o s d e l c a r i n o d e t o d o s los c h i -
l e n o s , p o r q u e d e s p u é s d e t r e i n t a y u n artos t r a n s c u r r i d o s des-
d e la g r a n c a t á s t r o f e , s e h a n e x t i n g u i d o l a s p a s i o n e s y s ó l o
q u e d a l a a p r e c i a c i ó n s e r e n a y j u s t i c i e r a p a r a los q u e rin-
d i e r a n s u v i d a c u h o m e n a j e td d e b e r m i l i t a r y c u a u s t e r a s t r a -
diciones de disciplina.
B a r b o s a y A l z é r r e c a f u e r o n h e r m a n o s e n la g l o r i a c u a n
do k p a t r í a l o s l l a m ó a d e f e n d e r l a d e l e n e m i g o e x t r a n j e r o .
T r e i n t a y c i n c o a ñ o s tic s e r v i c i o s , s e i s c a m p a ñ a s y c i n c o b a t a -
llas y d o s m e d a l l a s , e s t a b a n e s c r i t o s e n la h o j a " d e l G e n e r a l
B a r b o s a , q u e l a s g e n e r a c i o n e s v e n i d e r a s p o d r á n leer c o n o r g u -
llo p o r q u e allí t o d o f u é h o n o r , v a l e n t í a y a b n e g a c i ó n .
Alzérreca o s t e n t a b a cu su p e c h o las condecoraciones q u e
d e b e n e x h i b i r s e , p o r q u e h a b l a n d o j o r n a d a s g l o r i o s a s p a r a los
estandartes del viejo Ejército de Chile. Veinticinco años de
servicios, seis c a m p a ñ a s , seis b a t a l l a s y dieciseis acciones d e
g u e r r a r o d e a b a n a l j o v e n G e n e r a l d e la a u r e o l a d e p r e s t i g i o
q u e a c o m p a ñ a a los q u e s i r v e n b a j o l a s b a n d e r a s , a d j u d i -
c á n d o s e la l a b o r m á s d u r a , el p u e s t o d e m a y o r p e l i g r o .
* *

P e r o si f u e r o n h e r m a n o s e n la g l o r í a e n los m o m e n t o s e n
q u e l a s d i a n a s t o c a b a n p o r el t r i u n f o tic l a s a r m a s d e la pa-
tria, f u e r o n m á r t i r e s c u a n d o los c h i l e n o s s e f u e r o n u n o s c o n t r a
o t r o s , c u a n d o e n el d e s t i n o d e e s t a t i e r r a s o n ó la h o r a f a t í d i c a
q u e a n u n c i o la a n u l a c i ó n de m u c h a s u o b l e s t r a d i c i o n e s d e
buen G o b i e r n o p a r a d a r paso a ideas nuevas, a a u t o r a s
d e s l u m b r a d o r a s q u e D i o s n o q u i e r a se c o n v i e r t a n m a ñ a n a e n
tinieblas desconcertantes.
E l l o s n o q u i s i e r o n s a b e r , al d e f e n d e r c o n la e s p a d a l a
c a u s a d e l P r e s i d e n t e B a l m a c e d a , q u e s e e n c a r n ó e n el s i s t e m a
P r e s i d e n c i a l d e G o b i e r n o , si s u s t e n t a b a n u n s i s t e m a p o l í t i c o
m e j o r q u e el p a r l a m e n t a r i s m o ; n o s e l a n z a r o n a e s c u d r i ñ a r el
e s p í r i t u d e la c a r t a d e 1 8 8 3 . S a l i e r o n s o n r i e n t e s a l c a m p o d e
b a t a l l a p o r q u e a t r a v é s d e s u v i d a a p r e n d i e r o n q u e la d e l i b e -
r a c i ó n d e la f u e r z a a r m a d a h a p r o l u c i d o e n t o d o s los p u e -
blos y e n t o d a s l a s é p o c a s d e la h i s t o r i a t r a s t o r n o s y q u e b r a n -
tos g r a v e s ; i n t e r p r e t a r o n a s í e n s u f o r m a n a t u r a l y o b v i a a q u e l
a r t í c u l o d e la C o n s t i t u c i ó n r e d a c t a d o p o r E g a ñ a . p e r o s u g e r i d o
i n d u d a b l e m e n t e p o r el g e n i o p o l í t i c o d e P o r t a l e s : L a f u e r z a
a r m a d a es e s e n c i a l m e n t e o b e d i e n t e y n o p u e d e deliberar».

Fueron mártires de unaconvi cióu y murieron como mar


LXir

tires. P o r eso los q u e c o m u l g a n con s u s i d e a s l l e v a r á n al cam-


p o s a n t o las Mores del r e c o n o c i m i e n t o , los q u e f u e r o n sus ad-
v e r s a r i o s el religioso r e s p e t o q u e se t r i b u t a a la virtud y al
h o n o r , y las g e n e r a c i o n e s n u e v a s q u e i n i i a n el p a s a d o como
u n a lección p a r a el p o r v e n i r , se d e s c u b r i r á n r e s p e t u o s a s ante
las u r n a s d e los d o s ú n i c o s G e n e r a l e s c h i l e n o s m u e r t o s en el
c a m p o de b a t a l l a .
Los j ó v e n e s d e h o y h a n oído c o n t a r a s u s p a d r e s como
m u r i e r o n esos G e n e r a l e s d e la R e p ú b l i c a , p e r o t o b r e todo,
ellos se d a n c u e n t a q u e si f u é triste s u m u e r t e , f u é envidiable
el l u g a r q u e , d e s d e ese m i s m o m o m e n t o , o c u p a r o n los nombres
de B a r b o s a y A l z é r r e c a e n los a n a l e s p a t r i o s d o n d e todas las
g e n e r a c i o n e s q u e se s u c e d a n o c u r r i r á n a b u s c a r n o b l e s ejem-
píos d e lealtad, a b n e g a c i ó n y h o n o r , p r e c i s a m e n t e en aquellas
p á g i n a s q u e el h i s t o r i a d o r d e m a ñ a n a r e s e r v e a los dos her-
m a n o s en el m a r t i r i o , a los d o s v e n c i d o s de Placilla, pero al
m i s m o t i e m p o v e n c e d o r e s en el j u i c i o d e la posteridad

El t e m p l e d e a l m a d e los h é r o e s se a q u i l a t a en los mo-


m e n t o s en q u e la a d v e r s i d a d los a z o t a .
Se m a n t i e n e n r e s u e l t o s m á s q u e n u n c a a la acción y al
sacrificio; el c o n t r a s t e les p u e d e d e j a r u n d e j o a m a r g o de du-
da, p e r o la f o r t a l e z a n o los a b a n d o n a .
El r e s u l t a d o a d v e r s o d e la batalla d e C o n c ó n p u d o traer
d e s c o n f i a n z a s a los G e n e r a l e s , p e r o se a r m a r o n d e vigorosas
r e s o l u c i o n e s c u a n d o el E j é r c i t o del G o b i e r n o o p e r ó sobre Pía-
cilla.
Alzérreca, d e s p u é s d e C o n c ó n , t u v o c o n f i d e n c i a s í n t i m a s
c o n el i l u s t r e A l m i r a n t e Viel. S e a b r a z a r o n e m o c i o n a d o s y en
ese a b r a z o A l z é r r e c a c o n f i ó a s u a m i g o d u d a s i n q u i e t a n t e s : la
d e r r o t a s u f r i d a p o r el E j é r c i t o del G o b i e r n o era factor contra-
rio al e m p u j e d e los soldados, las d e f e c c i o n e s d e Concón
t r a í a n i n t r a n q u i l i d a d al á n i m o .
«No h e p o d i d o e n c o n t r a r la m u e r t e en C o n c ó n — l e dijo
— p e r o la b u s c a r é en la s e g u n d a batalla si la fatalidad de-
rrumba nuestro Ejército».
B a r b o s a , p o r s u p a r t e , q u e el día triste d e Placilla osten-
taba su v e n e r a b l e f i g u r a , v e s t í a t r a j e d e G e n e r a l d e división,
llevaba b o t a s h a s t a la rodilla, e s p u e l a s d e p l a t a y e s p a d a con
m o n t a j e , d i j o al M i n i s t r o B a ñ a d o s E s p i n o z a en h s precisos
m o m e n t o s en q u e la artillería d e F u e n t e s a b r í a los f u e g o s
s o b r e las l o m a s o c u p a d a s p o r el E j é r c i t o d e la R e v o l u c i ó n :
«Voy, Ministro, a b u s c a r la bala q u e m e l l a d o m a t a r » . Diri-
g i é n d o s e en s e g u i d a a Alzérreca, le d i j o : «La batalla comien-
za. ¡A s u s puestos!»
El d e s t i n o i n e x o r a b l e s e ñ a l ó las v e r d e s c a m p i ñ a s de
Placilla c o m o la t u m b a d e a q u e l E j é r c i t o , q u e c r e y ó h a c e r u n
servicio e m i n e n t e a la R e p ú b l i c a al p e r m a n e c e r leal a s u J e f e
c o n s t i t u c i o n a l el P r e s i d e n t e d e la R e p ú b l i c a . J u n t o con las

L.
LXIII

b a n d e r a s q u e se i n e l i i j a r o u al p e s o d e lo i n e v i t a b l e , se des-
plomó t a m b i é n u n r é g i m e n q u e , si d a d o el p r o g r e s o ' político
del país, d e b í a t r a n s f o r m a r s e p o r t r a n q u i l a evolución m
recio c a e r e n v u e l t o e n u n a v o r á g i n e q u e d e s t r u y ó m o l d e s an-
tiguos sin f o r m a r n u e v o s .
Barbosa y A l z é r r e c a e n c o n t r a r o n , p u e s , la m u e r t e , q u o
quizás h a b í a n p r e s e n t i d o y e n t r a r o n a la región de íos in-
mortales c o n la m i s m a s e r e n i d a d c o n q u e el P r e s i d e n t e lialuia-
ceda lo h i c i e r a p o c o d e s p u é s .

Las b a n d a s m i l i t a r e s e l e v a r á n tristes n o t a s al paso d e las


u r n a s m o r t u o r i a s ; el p u e b l o d e S a n t i a g o se d e s c u b r i r á respe
tuoso. (.'hile e n t e r o se a s o c i a r á í n t i m a m e n t e al m e r e c i d o ho-
m e n a j e q u e la p a t r i a r i n d e a d o s d e s u s g r a n d e s s e r v i d o r e s .
Yo e s t o y c i e r t o q u e e n el a l m a de la m u l t i t u d , callada-
mente, al (iaso d e l c o r t e j o , se a g i t a r á u n s e n t i m i e n t o : los q u e
m u r i e r o n c u C o n c ó n y la Placilla n o d e s e a n s e r o l v i d a d o s ,
p o r q u e el o l v i d o d e ellos s i g n i f i c a r í a q u e las generar-iones n u e -
vas n o se h a b r í a n i n s p i r a d o e n las lecciones d o l o r o s a s del
p a s a d o p a r a a l e j a r del cielo d e la p a t r i a t o d a n u b e q u e p u e d a
ser p r e s a g i o d e t e m p e s t a d .

AUGUSTO VICUÑA SCIIKKCASIÍAUX

Los héroes vencidos


La Noción

D e s c e n d i e n t e , el G e n e r a l B a r b o s a , d e f a m i l i a de soldados,
f u é su p a d r e d o n J u a n B a r b o s a , g u e r r e r o do la I n d e p e n d e n c i a
y s a r g e n t o m a y o r del E j é r c i t o ; su p r i m e r I m p u l s o j u v e n i l f u é
el de s e g u i r la c a r r e r a d e las a r m a s y s u i n c o r p o r a c i ó n al
E j é r c i t o , e n c a l i d a d d e s u b t e n i e n t e a b a n d e r a d o , del Batallón
Buin 1.- d e línea, d a t a d e s d e el 2 3 d e Abril del a ñ o lKo(i.
El G e n e r a l d o n J o s é Miguel Alzérreca i n g r e s ó al E j é r c i t o
diez a ñ o s m á s t a r d e y, a p e s a r d e ello, h e m o s d e ver m á s ade-
lante c ó m o le c o r r e s p o n d e a c t u a r b r i l l a n t e m e n t e en casi to-
dos los h e c h o s d e a r m a s , c o n su c o m p a ñ e r o d e i n f o r t u n i o el
G e n e r a l B a r b o s a . D e s d e s u s p r i m e r o s d í a s eu las filas, p a s ó
por s e r el p r i m e r oficial d e c a b a l l e r í a del E j é r c i t o .
A s c e n d i d o a t e n i e n t e el j o v e n B a r b o s a , cu 185H, t u v o p o r
p r i m e r a a r e n a d e las a r m a s la d e f e n s a de la p l a z a de R a n c a -
gua, a t a c a d a p o r u ñ a m o n t o n e r a m a n d a d a p o r d o n J o s é Mi-
guel C a r r e r a Kontecilla, y , d e s d e ese día, q u e d ó s e n t a d a su re-
p u t a c i ó n d e s o l d a d o leal v valiente; h e c h o d e a r m a s a q u é l q u e
le valió, a d e m a s d o la v i c t o r i a , s u a s c e n s o al g r a d o d e c a p i t á n .
LXV

Pocos Hilos d e s p u é s , el 31 d e .Manto de 1806, se e n c u e n t r a en


el bombardeo d e Valparaíso; pero d o n d e su c a i r e l a militar
comienza a vestir d e n o t o r i e d a d y d e un relevante prestigio
es d u r a n t e la C a m p a n a do la Á r a u c a n í a . F u é allí u n o do
los más bizarros g u e r r e r o s d e la época, y en medio de las asona-
das de la a s t u c i a i n d í g e n a , de las pavorosas emboscadas ipie se
renovaban todos los días; ejército de sorpresas, n u m e r o s o v
disperso, q u e se m u l t i p l i c a b a en las selvas y se p a r a p e t a b a
tras de c o r p u l e n t o s , s e c u l a r e s robledares, supo, siu tregua, an-
teponerse a la astucia, p r e v e r la emboscada y vencer siempre.
E n 181)8, s a r g e n t o m a y o r del Batallón ü u i n y después Co-
m a n d a n t e del 8." d e L í n e a , c o n t r i b u y ó a la f u n d a c i ó n de las
plazas fuertes de N c g r c t e , Mulcbén, Toltén y Queule; desem-
peñando d e s p u f s , p .r largo tiempo, la gobernación de Impe-
rial, desde d o n d e se c i m e n t a b a la total ocupación y pacifica-
ción de la f r o n t e r a a r a u c a n a .
E n 1870 se le c o n f e r í a el g r a d o de T e n i e n t e Coronel y el
año 1871» se le a s c e n d í a a Coronel e f e c t ú o
La G u e r r a del P e r ú lo u n g e C o m a n d a n t e del R e g i m i e n t o
('azadores del Desierto, y poco después, del regimiento movi-
lizado L a u t a r o . E n 1880 e m p r e n d e la c a m p a ñ a como j e f e do
la 4. a división, d e s e m b a r c a en el p u e r t o de lio y toma poso
sión do Islay y d e Moliendo; persigue, basta batirlas, laS
fuerzas p e r u a n a s q u e o c u p a b a n la ensenada, camino de Are
qnipa. E l 26 de Mayo asiste a la batalla de T a c n a d o n d e hace
prodigios de pericia y de b r a v u r a ; el 7 de J u n i o le cabe el ho-
nor de sor u n o de los j e f e s del a t a q u e y rendición de la plaza
fortificada d e Arica, v en esos c u a r e n t a y cinco m i n u t o s de
gloria y de a g o n í a , su R e g i m i e n t o el -Lautaro», se cubre, eo-
lia) todo el E j é r c i t o , de u n a r á f a g a de lieroisino y de grandeza
•que h a c e e x l a m a r a los c a p i t a n e s e x t r a n j e r o s , franceses, in
gloses y n o r t e a m e r i c a n o s , d e n a v e s s u r t a s ell la bahía, q u e el
E j é r c i t o d e Chile era el p r i m e r ejército del m u n d o !
E n la t e r c e r a e t a p a de la g u e r r a , la C a m p a ñ a de L i m a , el
coronel B a r b o s a es n o m b r a d o C o m a n d a n t e en j e f e de la 2.-'
Brigada de la 2." División, expedición de 20 mil h o m b r e s q u e
d e s e m b a r c a en Pisco y e j e c u t a la t r e m e n d a m a r c h a de L u r i n
que le c o n d u c e a Chorrillos, y que, acaso, f u é la q u e repre-
sentó el m a y o r v m á s t r a s c e n d e n t a l e s f u e r z o militar del país.
P o r ella se hizo acreedor, por aquellos sus amplísimos y
satisfactorios r e s u l t a d o s , a las felicitaciones de sus j e f e s y a
las altas r e c o m e n d a c i o n e s q u e el General en J e f e le enviaba al
Gobierno. S u s c u a l i d a d e s d o m i n a n t e s y características e r a n
un a r r o j o t e m e r a r i o , e n é r g i c a disciplina, actividad incontras-
table; e n v u e l t a s estas f é r r e a s condiciones en u n a t e n u e saga-
cidad q u e las b a c í a m á s efectivas y m á s respetadas.
Su valor V su a s t u c i a en el c o m b a t e f u e r o n proverbiales,
v un día h a c í a n e x c l a m a r alborozado al G e n e r a l B a q u e d a n o :
Valiente valiente, no h a b é i s de v o l v e r á e x p o n e r t a n t o vues-
tra vida q u e le p e r t e n e c e a la patria y a v u e s t r o G e n e r a l . Ge-
neral».
LXVI

A q u e l l a f u é l a t a r d e d e C h o r r i l l o s , la t a r d e de aquel día
13 d e E n e r o d e 1881, en la q u e se c o m b a t i ó d u r a n t e doce ho-
ras h a s t a el ú l t i m o t r a n c e , h a s t a el ú l t i m o c a r t u c h o . Pelearon
s e s e n t a y seis mil c h i l e n o s y p e r u a n o s .
El 15 del m i s m o se b a t í a d e n o d a d a m e n t e en Miraflores:
el 17 e n t r a b a , t r i u n f a d o r a L i m a , e r g u i d o c o m o u n guerrero
de b r o n c e y d e p l a t a , tal era el color d e s u piel m o r e n a , que-
m a d a en el d e s i e r t o , y el m a t i z p l a t e a d o d e su b a r b a , encane-
cida en los servicios y cu los a f a n e s d e la patria!...
E n 1884, era n o m b r a d o I n t e n d e n t e y C o m a n d a n t e Gene-
ral de A r m a s d e V a l d i v i a ; e n 1887, reelegido p a r a el mis-
m o cargo; a ñ o , a d e m á s , q u e , en 12 d e Agosto, f u é ascendido
al g r a d o d e G e n e r a l d e B r i g a d a y pocos m e s e s d e s p u é s nom-
brado C o m a n d a n t e General de A r m a s de Santiago.
El G e n e r a l d o n J o s é M i g u e l A l z é r r e c a hizo t a m b i é n co-
m o él la c a m p a ñ a d e A r a u c o , y se le ve c a m p e a r con brillo,
poco d e s p u é s , p o r los c a m p o s d e batalla del P e r ú y d e Bol i vi a.
E n el a t a q u e a P i s a g u a se m a r c a p o d e r o s a m e n t e su figura
y s u c o r a z ó n d e g u e r r e r o , y en las b a t a l l a s d e San Francisco
y d e T a c n a , y en las d o s finales d e C h o r r i l l o s y Miraflores, se
h a c e a c r e e d o r en todos los p a r t e s d e g u e r r a q u e t e n e m o s a
la vista, a las m á s a r d o r o s a s r e c o m e n d a c i o n e s d e s u s j e f e s .
S e le ve t o m a r p a r t e en la e n t r a d a a L i m a y sin darse
u n día d e reposo, e m p u ñ a r d e n u e v o el sable e n a q u e l l a otra
c a m p a ñ a d e pacificación al i n t e r i o r del P e r ú , q u e f u é la m á s
c r u e n t a , la m á s s a n g r i e n t a d e la g u e r r a , h a s t a q u e llegó a ser
c o m a n d a n t e e n j e f e del E j é r c i t o del C e n t r o .
l i e a q u í t r a z a d a a g r a n d e s r a s g o s la h o j a d e servicios de
estos dos g e n e r a l e s , v a l i e n t e s , d e s i n t e r e s a d o s , a u s t e r o s y, sobre
todo, leales, a q u i e n e s h o y r i n d e u n p o s t r e r y t a r d í o t r i b u t o de
h o m e n a j e y d e j u s t i c i a el p u e b l o d e S a n t i a g o .
¡ H a c e dos a ñ o s el C o n g r e s o d e la R e p ú b l i c a los d e c l a r a b a
m e r e c e d o r e s al «Bien d e la P a t r i a » ; h a c e 3 0 a ñ o s q u e sus
c u e r p o s y a c í a n en la f o s a c o m ú n del C e m e n t e r i o d e Valpa-
raíso!...
I l a s t a a q u í a p e n a s e s b o z a d a , la t a r e a g i g a n t e d e esos dos
soldados q u e sin h a b e r s e c a m b i a d o las botas, ni e n v a i n a d o el
sable d e pacificadores de la A r a u c a n í a o sea la c a m p a ñ a de
u n i d a d nacional, a t r a v e s a r o n el d e s i e r t o d e A t a c a m a en cami-
n o de o p o n e r s e a los a t a q u e s d e u n a g u e r r a i n j u s t a m e n t e
p r o v o c a d a y a c u y a estela de victoria h u b i e r o n d e a t a r , des-
p u é s d e c o m b a t i r casi tres a ñ o s , el vellocino d e oro a r r a n c a d o
a las p a m p a s del salitre, c o n q u i s t a d o c o n s u d o r e s de s a n g r e ,
con t e m b l o r e s de a g o n í a ; a t r a v é s d e a q u e l d e s i e r t o caldea-
do, febril, c o m o los labios r e s e c a d o s p o r a c u e l l a a r d i e n t e v
m o r t í f e r a sed, q u e n o h a b í a de saciarse, a p e s a r d e todo, sino
con la victoria; p o r el a m o r a la p a t r i a a la q u e o f r e n d a r o n ,
j u n t o a su m a g n i f i c o c o m p o r t a m i e n t o en los c a m p o s de ba-
talla, la i n a g o t a b l e r i q u e z a q u e a t a r o n a s u h e r o í s m o .
¡Esos h o m b r e s n o s a b í a n del d i n e r o ; s u p i e r o n s o l a m e n t e
líe Itf gloria!..
LXVII

II

A p e n a s diez a n o s t r a n s c u r r i d o s d e los d i a s lierui'cos de la


g u e r r a del P a c í f i c o , el G o b i e r n o d e la R e p ú b l i c a p o s e e d o r d e
las e n o r m e s r e n t a s d e l salitre, h a b í a d e s e r p r e s a , n e c e s a r i a
mente, de a t a q u e s , d e recelos d e t o d o s los q u e d e lejos o de
cerca uo e s t á n l l a m a d o s a f e s t i n a r s e non los p r e s u p u e s t o s d e
ese e n t o n c e s .
¡La h u m a n i d a d e s así; y p a r a decirlo m e j o r , la h u m a -
nidad, a d e m á s d e s e r c a r n í v o r a , es p r e s u p u e s t í v o r a !
L a n a c i ó n , sin e m b a r g o , n o p a r e c í a o f u s c a r s e c o n la
g r a n d e z a q u e le o t o r g o la victoria y. p o r el c o n t r a r i o , s u s ren-
tas m a n e j a d a s c o n u n a l t í s i m o criterio, con u n celoso patriotis-
mo, eran d i s t r i b u i r l a s c o n l a r g u e z a si se q u i e r e , e n o b r a s de en-
g r a n d e c i m i e n t o y d e p r o g r e s o : F e r r o c a r r i l e s , I n s t r u c c i ó n Pú-
blica. I n m i g r a c i ó n , m o d e r n i z a c i ó n del E j é r c i t o , c a m i n o s , cál-
celes y t o d o g é n e r o d e o b r a s p ú b l i c a s q u e , a p e s a r de ser
c u o i m e m e n t o s e n t i d a s y n e c e s a r i a s . 110 h a b í a n p o d i d o ser em-
prendidas hasta entonces.
Y 110 f e o l v i d e q u e a q u e l l o s p r e s u p u e s t o s e s t a b a n lejos
de a l c a n z a r los c i e n m i l l o n e s de pesos; q u e la p r o s p e r i d a d d e
ese t i e m p o 110 f u é , n i h a sido j a m á s i g u a l a d a ; q u e los c a m b i o s
110 b a j a b a n d e los t r e i n t a p e n i q u e s p o r p e s o . Así y todo, la
g u e r r a civil se a l z a b a , f a t a l m e n t e , s o b i e el país, y el patriotis-
mo d e u n o s , o p u e s t o s a las p a s i o n e s de otros, h u b o de encen-
der, c o m o el r o c e del p e d e r n a l , la d o l i e n t e y d e v a s t a d o r a ho-
guera.
¿ C u á l f u é l a v e r d a d e r a c a u s a d e t a m a ñ o sacrificio?
S u e l e h a b l a r s e , e n ú l t i m o t é r m i u o , del s i s t e m a parla-
m e n t a r i o q u e r e s u l t ó t r i u n f a n t e en los c a m p o s de batalla de
C o n c ó n y d e la P l a c i l l a , y q u e u n o d e s u s m á s prestigiosos
s o s t e n e d o r e s , el s e ñ o r d o n E n r i q u e M a c - I v e r , n o t r e p i d ó en
calificar, a ñ o s m á s t a r d e , de remolienda política.
S e a lo q u e h u b i e r e sido, o lo q u e se q u i e r a q u e sea y sin
a p a r t a r n o s d e lo q u e h o y r e m e m o r a m o s : los g e n e r a l e s q u e
treinta y u n a ñ o s p a s a d o s , y a , d e s d e a q u e l l o s a c o n t e c i m i e n t o s
luctosos, i n e n a r r a b l e s p a r a la p l u m a d e u n corazón c h i l e n o ,
que a q u e l l o s d o s h o m b r e s d e r o b u s t a y l e g e n d a r i a c e p a mili
riana, y q u e e r a n c o n el G e n e r a l V e l á s q u e z , de i m p e r e c e d e r a
m e m o r i a , el e j e y el c i m i e n t o a c t i v o d e ese a n t i g u o e j é r c i t o d e
de las g l o r i a s y ríe las t r a d i c i o n e s d e la R e p ú b l i c a , 110 hicieran
sino lo q u e h a b í a n h e c h o s i e m p r e : c u m p l i r i n e x o r a b l e s e
i m p e r t u r b a b l e m e n t e con s u d e b e r : ser fieles al E s t a d o .
Y es a s í c ó m o c u m p l i e n d o cou s ú ' d e b e r , q u i s o la s u e r t e
de las a r m a s q u e , a l r e d e d o r del m i s m o p u e r t o d e \ alparaí-
so, p u n t o d e a r r a n q u e d e la R e v o l u c i ó n el d í a 7 d e E n e r o ; me-
ses m á s t a r d e , el 28 d e A g o s t o , se m i d i e s e n en esos m i s m o s
sitios, t e a t r o del d e s e n l a c e d e la fatal c o n t i e n d a , al c h o q u e for-
midable y m a c a b r o d e los e j é r c i t o s y las a r m a s d e d o s b a n d o s
f r a t r i c i d a s ! . . . Y q u e los d o s r i n d i e r a n las v i d a s t o d a v í a ú t i l e s
LXVIII

a la p a t r i a ; i n d i s p e n s a b l e s a s u s j ó v e n e s f a m i l i a s , a las que
el d e b e r los h a b í a s u s t r a í d o c r u e l m e n t e , c a y e n d o despedaza-
dos a los g o l p e s d e e s a s m i s m a s b a y o n e t a s q u e ellos misinos
pasearon triunfantes a través de medio Continente.
¡ P a r é c e m e o d i o s o r e m e m o r a r esas d o s batallas q u e no
a d i c i o n a n p r e s t i g i o , ni g l o r i a a las a r m a s d e la P a t r i a ! . . . A qué
e v o c a r el C e r r o del T o r q u o m a d a , d o n d e c a y e r o n c e n t e n a r e s de
c h i l e n o s q u e la m a n o p i a d o s a d e la v i u d a d e V i c u ñ a Macken-
n a , s e p u l t a r a m á s t a r d e en el c a m p o d e batalla de Concón,
p r ó x i m o a C o l m o . R e c e m o s , m á s b i e n , c o m o reza la sencilla
i n s c r i p c i ó n inscrita en el m á r m o l d e la cripta:

Aquí yacan los r<.-los de los que el V1 de Agosto de JS!tl


fallecieron en la balalla de Concón. Cubra esa lucha el olvido;
pero guarde la memoria el valor de quienes allí combatieron y
hoy descansan y fraternizan en el seno del Señor.

P a s e m o s de p r i s a p o r esos días, d e s d e la m a ñ a n a del 20


d e Agosto, en q u e los v i e j o s p e s c a d o r e s de la m a n s a y rosada
b a h í a d e Q u i n t e r o , v i e r o n a p a r e c e r las diecisiete n a v e s de la
e s c u a d r a q u e t r a í a a s u b o r d o la» f u e r z a s d e d e s e m b a r c o de la
R e v o l u c i ó n , p r o n t a a m e d i r s e con u n e j é r c i t o dos veces mayor,
en ese i m p u l s o a u d a z y e x t r a ñ o , p r o p i o de c o r a z o n e s chilenos,
a c o s t u m b r a d o s a v e n c e r sin m e d i r o b s t á c u l o s ni sacrificios.
¡Parecía todo a q u e l l o u n a l o c u r a ! . . .
P a s e m o s d e prisa, c o m o la c o r r i e n t e del c a u d a l o s o Acon-
c a g u a , a n t e el e s p e c t á c u l o d e l i r a n t e d e a q u e l l o s diez mil hom-
bres q u e lo a t r a v i e s a n i m p á v i d o s y valerosos, e c h á n d o s e el
m o r r a l a los p e s c u e z o s y a l z a n d o s u s rifles, con a m b o s brazos,
l e v a n t a d o s , en u n s u p r e m o e s f u e r z o d e d e s e s p e r a c i ó n v de co-
raje.
M á s d e cien h o m b r e s se t r a g ó el río; el río los e c h ó al m a r
y el m a r los votó a la p l a y a , t r i s t e m e n t e m u t i l a d o s , dice u n
cronista de la época.
N o n o s d e t e n g a m o s a e x a m i n a r las ó r d e n e s de 1 Presiden-
te B a l m a c e d a d e n o c o m p r o m e t e r a c c i ó n a l g u n a en la línea
del A c o n c a g u a , ni a v e r i g ü e m o s c ó m o q u i s o la c a s u a l i d a d que,
d u r a n t e la m a r c h a n o c t u r n a del e j é r c i t o R e v o l u c i o n a r i o , so-
lé e x t r a v i a r a dos c u e r p o s d e la 3." B r i g a d a ; el T a l t a l y el
T a r a p a c á , q u e s u m a b a n en c o n j u n t o m i l q u i n i e n t o s h o m b r e s ,
y q u e , o b l i c u a n d o p o r el c a m i n o d e la p l a y a c u b i e r t a de n o c h e
y de n e b l i n a , f u e r a n , e q u i v o c á n d o s e d e r u t a , a r e m a t a r , u n a
vez i n i c i a d a l a b a t a l l a de C o n c ó n y y a en lo m á s e n c a r n i z a d o
de la r e f r i e g a q u e sostenía la 1.» B r i g a d a , a s e r v i r de hábil e
i n e s p e r a d o ü a n q u e o , p r o d u c i e n d o el d e s t r o z o y el desconcier-
to en as filas del e j é r c i t o del G o b i e r n o . ¡ C o q u e t e r í a s de la
guerra!
U n h é r o e a n ó n i m o , J o s é T a p i a , f u é el v a d e a d o r del ejér-
to, e hizo con el G e n e r a l C a n t o el p a p e l q u e J u s t o E s t a y , guía
LXIX

del E j é r c i t o d e los A n d e s , h i c i e r a c o n F a u M a r t í n cu C h a c a -
buco: p r e c i p i t a r la a c c i ó n . A q u e l l a e s t a b a p r e s c r i t a p a r a el 13
de F e b r e r o y se dió el 12; la d e C o n c ó n d e b i ó librarse el 22, y
se peleó el 21. ¡Dos g u í a s q u e d e c i d e n casi de dos batallas!..'.
P a s e m o s , a salto d e m a t a s , h a c i a la m a r g e n S u r del Acón
eagua, o sea el e s p a c i o d e u n a l e g u a q u e s e p a r a a Concón Alto
de C o n c ó n B a j o ; a n c h o e s p a c i o b o r d e a d o de m a t o r r a l e s , d e
escondrijos, d e b a j í o s p r o f u n d o s q u e las a g u a s l a b r a r o n y q u e
h u b i e r a n p e r m i t i d o la colocación d e g u e r r i l l a s , de n i d o s di'
a m e t r a l l a d o r a s q u e h a b r í a n h e c h o i m p o s i b l e el paso del río.
S i g a m o s r á p i d o s , sin m i r a r a t r á s , sobro a q u e l v é r t i g o d e
sucesos s a n g r i e n t o s ; p o r s o b r e las c ó r r a n l a s d e Q u i l p u é , h a c i a
el Alto del P u e r t o ; c r u c e m o s el a n t i g u o c a m i n o c a r r e t e r o d e
Casablanca, y a la v i s t a d e V a l p a r a í s o , v e c i n o a lo q u e h o y es
Pi ñuelas, l a g o d u l c e y casto, en q u e se refleja el cielo m a n -
samente, c o m o h a c i e n d o o l v i d a r , c o m o l a v a n d o esa m a n c h a d e
sangre h e r m a n a , e s t á el c a m p o de b a t a l l a de L a Placilla; la
etapa final, s o b r e c u y o f r e n t e d e seis k i l ó m e t r o s se p a r a p e t a
la línea b a l m a c e d i s t a e n p o s i c i o n e s q u e p a r e c i e r o n i n e x p u g -
nables.
Los G e n e r a l e s , g a n a d o s d e n u e v o p o r la c o n f i a n z a , de-
mostraban u n a actividad infatigable; recorrían sus posiciones
sin darse u n m i n u t o d e d e s c a n s o .
E n la m a d r u g a d a del 2 8 p a s a n a s u s t r o p a s u n a ú l t i m a
revista y t o d o se h a l l a p r o n t o p a r a c o m b a t i r d e n u e v o .
El G e n e r a l B a r b o s a es a r b i t r o s u p r e m o de t o d a dificultad
rpie se p r e s e n t e .
D e j e m o s p o r u n i n s t a n t e la p a l a b r a a E n r i q u e G u e r r e -
ro, v i v i e n t e d e a q u e l l a c o m a r c a ; t e s t i g o q u e f u é de esos lie
clios; v e t e r a n o d e la g u e r r a del Pacífico y q u e en la a c t u a l i d a d
bordea los s e s e n t a y c i n c o a ñ o s . G u e r r e r o e r a allá por el a ñ o
ISlití u n m o c e t ó n s o l d a d o y d i c e «La U n i ó n » d e V a l p a r a í s o de
28 de A g o s t o d e 1921, q u e G u e r r e r o , de q u i e n recogió estas
a n é c d o t a s q u e c u e n t o , era u n táctico V u n estratega h e c h o y
derecho. H a b í a p e l e a d o c o m o s o l d a d o en T a r a p a c á en el 2."
de línea, b a j o las ó r d e n e s d e eso j e f e h e r o i c o y g i g a n l c q u e
se llamó K l é u t e r i o R a m í r e z , y a c a s o se g r a b ó p a r a s i e m p r e en
su f r e n t e y en s u c o r a z ó n , j u n t o a a q u e l h e c h o de a r m a s mag-
nífico el h á l i t o y el s e m b l a n t e d e la g u e r r a ! . . .
• Con las p o s i c i o n e s q u e t e n í a el e j é r c i t o del G o b i e r n o ,
dice G u e r r e r o , n o d e b í a h a b e r sido d e s a l o j a d o ni en diez a ñ o s
E f e c t i v a m e n t e , l a s p o s i c i o n e s h a b í a n sido t o m a d a s con
cuatro d í a s d e a n t i ¡¡pación y e r a n a l'e, sólidas y espesas; pe-
ro el G e n e r a l B a r b o s a p e n s a b a p a r a su c a p o t e q u e el e n e m i g o
tenia p o r o b j e t i v o S a n t i a g o , al q u e , con las posiciones podero-
sas rpie h a b í a l o g r a d o , c e r r a b a el p a s o en Placilla sin q u e sos-
pechara q u e el e j é r c i t o d e la R e v o l u c i ó n c o n v e r g í a s u s activi-
dades a V a b t a r a í s o , s o b r e c u y o c a m i n o d e acceso so e n c o n t r a -
ba t a m b i é n d o m i n á n d o l o , a d v i r t i e n d o sólo p o r el p o d e r o s o
llanque,, d e s u a r t i l l e r í a p o r la caballería d e la R e v o l u c i ó n ,
LXX

s o b r o la q u e c a r g ó i m p á v i d a e i n e s p e r a d a , d e q u e se hallaba
equivocado.
E n C o n c ó n se d i ó la b a t a l l a a p e s a r , c o m o se h a dicho,
d e l a s ó r d e n e s t e r m i n a n t e s del P r e s i d e n t e en s e n t i d o contra
rio, y p o r q u e s u s d o s g e n e r a l e s n o a p r e c i a r o n c o n fidelidad
las p o s i c i o n e s e n e m i g a s v t a m b i é n sea d i c h o e n h o m e n a j e a
la v e r d a d , p o r q u e p e n s a r o n y n o s o l a m e n t e p e n s a r o n , sino
q u e se l e s o y ó d e c i r al f r e n t e d e l e n e m i g o :
«¡Son c u a t r o g a t o s ! » . D e s d e e s e m o m e n t o el E j é r c i t o del
Presidente estaba desmoralizado, perdido, derrotado!
L a d e s e r c i ó n d e q u e y a e s t a b a m i n a d o , e s p e c i a l m e n t e en
las d i v i s i o n e s d e C o n c e p c i ó n y d e S a n t i a g o , sólo h u b i e r a podi-
d o s e r d e s c a r t a d a e n el c a s o d e u n é x i t o inicial, r u d o y certe-
ro, y así lo c o m p r e n d í a el P r e s i d e n t e , c o m o p a r e c e e m e r g e r
d e s u s ó r d e n e s t e r m i n a n t e s y del C o n s e j o d e G a b i n e t e cele-
b r a d o d o s o t r e s d í a s a n t e s del d e s e m b a r c o d e la e x p e d i c i ó n en
Q u i n t e r o . E l G e n e r a l B a r b o s a a s i s t i ó a él y el P r e s i d e n t e d i j o
e n esa o p o r t u n i d a d m a s o m e n o s lo s i g u i e n t e : Sea q u e los
i».000 h o m b r e s q í j e f o r m a n el E j é r c i t o d e la R e v o l u c i ó n — s e
ve q u e tenía d a t o s m á s o m e n o s precisos d e su n ú m e r o — d e -
s e m b a r q u e n e n C o n c ó n , e n S a n A n t o n i o , e n P a p u d o , nos-
otros no d e b e m o s oponerles resistencia hasta no poner frente a
s u s l í n e a s , a lo m e n o s 1 4 . 0 0 0 h o m b r e s .
El g e n e r a l h i z o 1111 g e s t o d e d e s a p r o b a c i ó n 3* d e d e s d é n .
¡No c r e í a q u e se a t r e v i e s e n a v e n i r !
E n t o n c e s el P r e s i d e n t e , q u e lo a d v i r t i ó e n el acto, le repi-
tió e n t o n o d e s e r o b e d e c i d o , q u e e s a s e r a n s u s ú n i c a s órde-
n e s y q u e la c a u s a q u e se d e f e n d í a y p o r la q u e se b a t a l l a r í a ,
necesitaba de esas garantías.
E l G e n e r a l g u a r d ó a c a t a m i e n t o y d o s d í a s d e s p u é s , el
2 0 d e A g o s t o , c o m e n z a r o n a d e s e n c a d e n a r s e los h e c h o s q u e
venimos narrando.
P e r o , c o m o h a s i d o n u e s t r o p r o p ó s i t o d e s d e el c o m i e n z o
d e e s t a c r ó n i c a , n o v a m o s a d e t e n e r n o s n i s i q u i e r a p o r ins-
t a n t e s , a c o n s i d e r a r el d e s a r r o l l o d e e s t a s b a t a l l a s , n ó ; q u e r e -
m o s p a s a r a u n g a l o p e d e s a t e n t a d o s o b r e e s o s d í a s , s o b r e esas
h o r a s e n q u e c o m b a t í a n los c h i l e n o s u n o s c o n t r a o t r o s , en-
carnizados, lujoriosos d e s a n g r e v de h o r r o r , mil veces nó; no
q u e r e m o s a p u n t a r m á s h e c h o s de a r m a s q u e aquellos m u y
i n d i s p e n s a b l e s p a r a d e j a r u n a i d e a d e los a c o n t e c i m i e n t o s q u e
c o n d u j e r o n f a t a l m e n t e al final d e la v i d a a e s t o s d o s g e n e r a -
les q u e h e m o s b r i o g r a f i a d o d e s d e s u s p r i m e r o a d í a s d e m o z o s
s o l d a d o s : a t r a v é s d e las g u e r r a s d e A r a u c o , a t r a v é s d e la
C a m p a f l a del P a c í f i c o , p o r s o b r e m o n t a n a s d e h e r o í s m o s , d e
d e s i e r t o s , d é sacrificios, d e o c a s o s . d e v i c t o r i a s y d e c l a r i n e s ,
de a u r o r a s y de dianas fulgurantes!...
D e j e m o s q u e el v i e j o c o m a r c a n o d e L a P l a c i l l a d i v a g u e
u n i n s t a n t e s o b r e a q u e l c a m p o d e m u e r t e : « A q u e l l a s posicio-
n e s e r a n p a r a n o s e r d e s a l o j a d o s ni e n diez a n o s . P e r o y o po-
d r í a j u r a r p o r lo m á s s a g r a d o d e la v i d a , q u e vi a m u c h o s , a
m u c h o s j e f e s q u e se d e s e r t a b a n d e las filas, d e j a n d o a los sol-
LXXI

dados q u e p e l e a r a n solos. Si el E j é r c i t o e s t a b a m a l e a d o piu-


la traición, p a r a m í q u e la t r a i c i ó n f u é s o l a m e n t e d e m u c h o s
de sus j e f e s . Y o s e n t í a h e r v i r m i s a n g r e d e p e n s a r sólo co-
mo se peleaba en 1879.
«Ahí enterr é y o m i s m o , dice, l e v a n t a n d o los b r a z o s c o m o
para pedir c l e m e n c i a , y l u e g o los a l a r g a p a r a i n d i c a r d i v e r s o s
puntos en la i n m e d i a t a l a d e r a ; a q u í al l a d o d e e s t a p o s e s i ó n
donde vivía e n t o n c e s y d o n d e vivo a h o r a m i s m o , a q u í e n t e r r é
noventa y n u e v e ; allí f r e n t e a a q u e l árbol d e r e n u e v o , c a t o r c e
más; j u n t o a e s e r e c o d o s e s e n t a y o c h o y v i n i é n d o s e u n poco
para acá, diez y n u e v e m á s . > L o s m á s e s t a b a n c r u z a d o s y re-
cruzados a b a y o n e t a z o s » .
C a u s a d a d e s e p u l t a r c a d á v e r e s esa b u e n a geiite c a m -
pesina h u b o d e o p t a r , y a q u e la t a r e a e r a larga, v a d i v í n e s e
lo d e m á s q u e p o d í a s e r y a q u e el t i e m p o h ú m e d o d e la víspo
n i — h a b í a llovido t o r r e n c i a l m c n t e al d í a s i g u i e n t e d e la batalla
—habla s i d o a r d i e n t e en los s i g u i e n t e s dias, d í a d e u n sol ro-
jizo como a b o r c h o n a d o d e a q u e l e s p e c t á c u l o , h u b o d e o p t a r s e
decíamos, p o r f o r m a r d e t r e c h o en t r e c h o , piras h u m a n a s ,
montículos d e c a d á v e r e s q u e u n a tea q u e p o d r í a m o s l l a m a r
piadosa, h a b í a d e h a c e r a r d e r .
Las c u a d r i l l a s r e c l u t a d a s al e f e c t o por d o n J u a n H a n r o c k
q u e m a r o n m á s d e m i l q u i n i e n t o s c a d á v e r e s c u y a s cenizas,
sepultadas p o r la p i e d a d l u g a r e ñ a , f u e r o n d e p o s i t á n d o s e e n
fosos q u e los r e c u e r d o s y la t r a d i c i ó n d e los b u e n o s a n c i a n o s
siílo l o g r a n d e s c u b r i r a q u í y allá.
E n t r e g u e m o s p o r u n t i e m p o la p l u m a al corresponsal del
Ejército y d e la A r m a d a d e la R e v o l u c i ó n , s e ñ o r don Eloy
Caviedes, y a q u e n o s toca llegar a la p a r t e c u l m i n a n t e y trá-
gica de esos d í a s q u e él p r e s e n c i a r a .
El v i e j o G e n e r a l B a r b o s a , q u e la v í s p e r a d e la batalla se
e n c o n t r a b a e n f e r m o e n la p o s e s i ó n d e M a n u e l Soto, otro h o n -
rado y n o b l e c a m p e s i n o , c u y a sencilla v i v i e n d a se h a b í a con-
vertido en C u a r t e l G e n e r a l , v q u e c o n su d u e ñ o de 76 a ñ o s
existe t o d a v í a c o m o a n t e s , recibía d e m a n o s de Modesta S o t o
Ríos, su ú n i c a h i j a , a d e m á s d e u n a q u e o t r a taza d e caldo,
los ú l t i m o s c u i d a d o s d e la v i d a .
Dos d í a s a n t e s , n u e s t r o a m i g o T o m á s E a s t m a n , m e reli
lili c a u t e l o s a m e n t e , c o n o t r o s a m i g o s l i m a c h i n o s , la ruta del
Ejército del G o b i e r n o c o n el p l a u s i b l e m o t i v o d e r e c o g e r da -
los q u e s u m i n i s t r a r al d e la R e v o l u c i ó n , en el q u e p e l e a b a n
sus h e r m a n o s m a y o r e s , f u é l l e v a d o a su p r e s e n c i a h e c h o pri-
sionero, v c u e n t a a d e m á s , d o h a b e r l e d i c h o q u e e r a s o b r i n o
de don A d o l f o E a s t m a n , P r e s i d e n t e del S e n a d o C o n s i t u y e n t o .
lo q u e s i e n d o m u y e f e c t i v o , h u b i e s e p o d i d o , a d e m á s , r e l e v a r
le de serios c o n t r a t i e m p o s ; c u e n t a d e c í a m o s , q u e vió al Gene-
ral s e n t a d o t r i s t e m e n t e cu u n t r o n c o del á r b o l , con la cabeza
apovada en las d o s m a n o s v p r e s a d e u a a h o n d a m e d i t a c i ó n . . .
LXXTI

D e j e m o s , imco, q u e el s e ñ o r C a v i e d e s , testigo de esos


a c o n t e c i m i e n t o s , t o m e la p l u m a p o r mí, a lo q u e tiene el
m á s r e s p e t a b l e dereclio.
C u e n t a el c o r r e s p o n s a l oficial del E j é r c i t o de la Revo-
lución, q u e m u c h o s j e f e s c o n t r a r i o s h u y e r o n d e s d e el momen-
to en q u e e m p e z ó a p r o d u c i r s e la d e r r o t a en s u s filas Y en
seguida añade:
«Los g e n e r a l e s A l z é r r e c a y B a r b o s a , p o r el contrario, per-
m a n e c i e r o n h a s t a el ú l t i m o i n s t a n t e d i r i g i e n d o p e r s o n a l m e n t e
y de cerca la r e s i s t e n c i a de s u s t r o p a s , y p o r eso n o tuvieron
t i e m p o p a r a h u i r . El m i s m o C o r o n e l F u e n t e s , con la disculpa
d e su h e r i d a , se r e t i r ó del f u e g o c u a n d o c o m p r e n d i ó q u e era
i n e v i t a b l e la d e r r o t a ; p e r o B a r b o s a y A l z é r r e c a n o desmaya-
ion.
E s t e ú l t i m o se e n c o n t r a b a a la d e r e c h a del espolón cen-
tral, r e s i s t i e n d o e f i c a z m e n t e el a v a n c e del C h a ñ a r a l . del Iluas-
co y d e p a r t e del A n t o f a g a s t a , c u a n d o p o r ese lado desembo-
có en la a l t u r a el e s c u a d r ó n L a n c e r o s , y Barbosa al lado
o p u e s t o , a la e n t r a d a del c a m i n o d e C a r a c o l , en los momen-
tos q u e a v a n z a b a n p o r allí los G u í a s s e g u i d o s a corta distan-
cia p o r el C o n s t i t u c i ó n , el V a l p a r a í s o , el P i s a g u a y el Taltal.
T a n t o el u n o c o m o el otro a g o t a r o n s u s e s f u e r z o s a n i m a n d o a
s u s soldados, y u n o y otro t a m b i é n d i e r o n en esos a p u r a d o s
m o m e n t o s i n d u d a b l e s m u e s t r a s d e v a l o r p e r s o n a l , q u e en alto
g r a d o p o s e í a n y q u e sería i n j u s t o d e s c o n o c e r l e s .
U n a vez d e c l a r a d a con v e r t i g i n o s a r a p i d e z la derrota
de los s u y o s , q u e e s t a b a n , m á s q u e a m e d r e n t a d o s , e m b a r g a d o s
c i m p e d i d o s a n t e la i m p o n e n t e a c t i t u d d e los a s a l t a n t e s , Alzé-
rreca v i é n d o l o t o d o p e r d i d o , se dirigió h a c i a el p u n t o en q u e
se e n c o n t r a b a la c a b a l l e r í a b a l m a c e d i s t a , y sea con el intento
d e a b r i r s e p a s o y e s c a p a r , sea con el d e d a r u n a c a r g a a los
a u d a c e s y t r i u n f a d o r e s j i n e t e s , a v a n z ó con su a n t i g u o regi-
m i e n t o en d e m a n d a d e los n u e s t r o s . P e r o e n c o n t r a d o y a ren-
d i d o s p o r s e g u n d a vez a s u s s o l d a d o s , y a h o r a de u n a mane-
ra d e f i n i t i v a , s i g u i ó en d e m a n d a d e la e s c a p a t o r i a q u e a su pa-
recer le o f r e c í a la c u m b r e d e la m e s e t a p o r el Salto. R e c h a z a d o
a q u í s e g ú n d e j a m o s r e f e r i d o , volvió a t r á s con el á n i m o de
b u s c a r s a l i d a p o r el c a m i n o d e la Pólvora; m á s p e r s e g u i d a a
balazos su escolta p o r n u e s t r o s i n f a n t e s y r c c é n o c i d o él m u y
p r o n t o p o r oficiales y s o l d a d o s d e caballería q u e se l a n z a r o n en
su s e g u i m i e n t o , a poco d e a n d a r se e n c o n t r ó a b a n d o n a d o . Sus
acompañantes, o habían muerto o s e habían desbandado.
Al verse solo, Alzérreca h e c h o m a n o a su r e v ó l v e r , y,
sin d e t e n e r u n s e g u n d o su d e s e n f r e n a d a c a r r e r a volvía a ca-
d a m o m e n t o la cabeza p a r a o b s e r v a r a les q u e lo s e g u í a n ,
d i s p a r a n d o s o b r e la m a r c h a , c o m o e x i m i o jioete q u e era, con-
tra los q u e le iban m á s a los a l c a n c e s . D e este m o d o m a n t u
vo durante algunos segundos considerable v e n t a j a — d e unos
t r e i n t a m e t r o s — s o b r e s u s p e r s e g u i d o r e s ; p e r o m u e r t o en esos
m o m e n t o s su caballo p o r u n o d e los m u c h o s tiros q u e se le
d i r i g í a n , y h e r i d o él m i s m o en u n ojo, saltó l i g e r a m e n t e al
I.XXI1I

guelo para n o v e r s e c o g i d o p o r el c a d á v e r d e s u c a b a l g a d u -
ra, y siempre c o n r e v ó l v e r e n m a n o , p e r o sin k e p i s , c o n t i n u ó
ríe a pie la f u g a » . _
«Grupos del E s m e r a l d a y del T a r a p a c á , q u e p o r ese p u n t o
se e n c o n t r a b a n y q u e n o h a b í a n s a l i d o al c a m i n o p o r t e m o r a
¡ns balas q u e d e s d e a t r á s l l o v í a n s o b r e el f u g i t i v o , corrieron
entonces a c o r t a r l o ; y v i é n d o s e A l z é r r e c a en t a n t o a p u r o y
encontrando a s u p a s o u n a p u e r t e c i l l a d e e s c a p e q u e paré-
cía salirle al e n c u e n t r o en u n á n g u l o s a l i e n t e d e la casa de
don José E s p í n d o l a , s u b d e l e g a d o del Alto del P u e r t o , e n t r ó
por ella al p e q u e ñ o p a t i o d e la c a s a , t o r c i ó p r e s t a m e n t e a su
derecha, p e n e t r ó e n u n c u a r t o a b a n d o u a d o d e s d e h a c í a pocos
días a causa d e u n a n e g a m i e n t o , y e n c o n t r a n d o allí u n catre
de fierro, en el q u e sólo h a b í a u n c o l c h ó n y u n a p e q u e ñ a al-
mohada, se a c u r r u c ó j u n t o al c a t r e y m e t i ó la h e r i d a cabeza,
de la q u e b r o t a b a a t o r r e n t e s la s a n g r e , d e b a j o d e la almo-
hada».
«Herido al p u n t o p o r t r e s o c u a t r o balazos, f u é s a c a d o
cadáver del e s t r e c h o c u a r t o y l l e v a d o al c a m p o a b i e r t o q u e se
extiende h a c i a el i n t e r i o r d e la c a s a p o r el l a d o d e la Placilla,
en el m i s m o p u n t o q u e p o c o a n t e s h a b í a s e r v i d o de acanto-
namiento a la a c u m u l a c i ó n d e t r o p a s d e la i z q u i e r d a balmace-
(1 i r<ta .

El g e n e r a l B a r b o s a se h a b í a r e t i r a d o del f u e g o al m i s m o
tiempo q u e A l z é r r e c a , a u n q u e n o en la m i s m a dirección. E n
los m o m e n t o s d o la c a r g a se e n c o n t r a b a , c o m o d i j i m o s , hacia
la izquierda del e s p o l ó n c e n t r a l , cerca de la d e s e m b o c a d u r a
del c a m i n o c a r r e t e r o , o r g a n i z a n d o y d i r i g i e n d o p e r s o n a l m e n t e
a sas tiradores, c u a n d o a s o m a r o n p o r ese p u n t o los G u í a s y
como d e s b o r d a d o t o r r e n t e se l a n z a r o n s o b r e las piezas de la
artillería F u e n t e s . E n m e d i o d e la c o n f u s i ó n y del l a b e r i n t o
formado p o r los q u e r e s i s t í a n , p o r los q u e a t a c a b a n y por
los que h u í a n , u n a o l e a d a d e f u g i t i v o s a r r a s t r ó al g e n e r a l en
jefe b a l m a c e d i s t a h a c i a el c a s e r í o del Alio del P u e r t o . Nues-
tros jinetes, o c u p a d o s e n t o n c e s e n s a b l e a r a los i n f a n t e s y arti
tilleros al p i e d e los c a ñ o n e s , n o p u d i e r o n p e r c i b i r la im-
portante p r e s a q u e se les e s c a p a b a ; p e r o B a r b o s a , sin d e c i d i r s e
todavía a e m p r e n d e r la f u g a , h a b í a d e d a r l e s ocasión p a r a
qiie la r e c o b r a s e n A l e j á n d o s e d e allí al t r o t e hacía g r a n d e s
esfuerzos p o r c o n t e n e r á los q u e c o r r í a n . S u escolta y, peor q u e
eso, su m i s m o n u m e r o s o s é q u i t o d e l u j o s o s a y u d a n t e s , desobe-
decían sus ó r d e n e s y se a l e j a b a n a t o d a prisa, d e j a n d o solo al
viejo general en m e d i o del c a m i n o » .
Este se d e d i c a b a c o n a d m i r a b l e e m p e ñ o a c o n t e n e r a
los i n f a n t e s ; y a t a j a n d o los g r u p o s , p e r o r á u d o l e s , c o n v e n c i é n -
dolos, l o g r a b a , a y u d a d o p o r a l g u n o s oficiales subaltr r n o s de
infantería v a r t i l l e r í a , f o r m a r u n c o n s i d e r a b l e n ú c l e o d e t r o p a
en a q u e l l a p a r t e del Alto, c e r c a d e la casa d e d o n E x e q u i e l
LXX IV

Llanos. Haciéndoles notar que los asaltantes no eran más


que soldados de caballería muy inferiores en número a las
tropas gobiernistas y que no había motivo para dejarse domi-
nar por el pánico, siendo, por el contrario, muy fácil arrojar-
los de la posición que por sorpresa conquistaran, logró de
volver el ánimo a los acobardados, llevarlos hacia el punto ocu-
pado por nuestros jinetes y romper el fuego por la espalda de
estos en los momentos en que la sableadura tocaba a su fin».
«La tenacidad de Barbosa hubiera podido ser fatal pa-
ra los vencedores escuadrones, si, por fortuna, nuestra infan-
tería no estuviera entonces tan cerca de la cumbre. Los mis-
mos rendidos, alentados por aquel esfuerzo, se revelaban co-
mo dijimos, contra sus captores, v comenzaban a hacerles fue-
go; Alzérreca acudía al frente con sus carabineros con inten
ción de dar una carga a los jinetes constitucionales, y 110 ca-
be duda de que en pocos minutos, vueltos en sí los balmace-
distas de su sorpresa, se habrían hallado en ventajosa situa-
ción para acabar con nuestros esparcidos y destados ginetes.
Pero el Constitución, el Pisagua, el Taltal y el Valparaíso
avanzaban con esfuerzo sobrehumano por la derecha del ca-
mino de caracol; el Esmeralda y el Tarapacá cogían a su tur-
no por la espalda a los rehechos, y pronto la segunda derrota
y la rendición y el pánico definitivos ponía término a toda re-
sistencia»

SANTIAGO VICUÑA SUBERCASKAIIX


En la capital
(«El Mercurio» de Valparaíso)

D e s d e m o m e n t o s a n t e s d e l a h o r a s e ñ a l a d a p a r a la llega-
d a del c o n v o y q u e c o n d u c í a a e s t a c a p i t a l los r e s t o s d e los
generales don O r o z i m b o B a r b o s a y Alzérreca, un e n o r m e nú-
m e r o d e p e r s o n a s c o m e n z ó a a f l u i r a la e s t a c i ó n M a p o c h o y
s u s a l r e d e d o r e s p a r a p r e s e n c i a r el d e s e m b a r c o d e l a s u r n a s .
L u e g o d e s p u é s s e a n u n c i a b a la l l e g a d a d e l t r e n y el p ú -
blico e s t a c i o n a d o e n los a l r e d e d o r e s i n v a d i ó los a n d e n e s d e
la e s t a c i ó n , á v i d o d e p r e s e n c i a r la c e r e m o n i a .
E n t r e t a n t o l a s t r o p a s d e la g u a r n i c i ó n e s t a b a n f o r m a -
d a s a lo l a r g o d e la p l a z u e l a d e la e s t a c i ó n p a r a t r i b u t a r l e
a los d e s p o j o s d e e s t o s j e f e s d e l E j é r c i t o el h o m e n a j e pos-
tumo.
L a l l e g a d a d e l t r e n e n q u e v e n í a n l a s u r n a s t r a y e n d o los
r e s t o s d e los g e n e r a l e s , m o t i v ó u n m o v i m i e n t o i n u s i t a d o e n
la e s t a c i ó n v l a s p e r s o n a s allí p r e s e n t e s c o m e n z a r o n a des-
c u b r i r s e , m i e n t r a s s e p r o c e d í a a d e s e m b a r c a r las u r n a s . D u -
r a n t e e s t e a c t o n o t a m o s la p r e s e n c i a d e n u m e r o s a s d e l e g a c i o -
nes d e d i v e r s a s i n s t i t u c i o n e s , e n t r e ellas la V i e j a G u a r d i » d e
B a l m a c e d a , a d e m á s d e u n c r e c i d o n ú m e r o d e c o n o c i d o s polí-
ticos y m i l i t a r e s , d o la g u a r n i c i ó n , q u e c o n s u p r e s e n c i a d a b a n
r e a l c e y s o l e m n i d a d a la c e r e m o n i a .
Al p r o c c d e r s e al d e s e m b a r c o d e l a s u r n a s , el c o r o n e l
retirado don N e m e s i o P a c h e c o pronunció un sentido discur. o
en el c u r s o d e l c u a l r e m e m o r ó la a c t u a c i ó n d e los g e n e r a l e s
B a r b o s a y A l z é r r e c a e n s u s a c r i f i c i o d e P l a c i l l a . El d i s c u r s o
f u é o í d o e n el m á s r e s p e t u o s o s i l e n c i o p o r las p e r s o n a s allí
p r e s e n t e s y a c t o s e g u i d o s e p r o c e d i ó a s a c a r l a s u r n a s a la
plazuela, en d o n d e f u e r o n colocadas en u n severo carro enlu-
t a d o , o r g a n i z á n d o s e 011 s e g u i d a el c o r t e j o h a c i a la C a t e d r a l .
E n t r e t a n t o , l a s b a n d a s d e la g u a r n i c i ó n t o c a r o n u n a
m a r c h a f ú n e b r e , m i e n t r a s las t r o p a s del PiCgimiento P u d e t o
presentaban armas.
E l l a r g o c o r t e j o q u e o c u p a b a v a r i a s c u a d r a s se p u s o en
m o v i m i e n t o d i r i g i é n d o s e p o r l a s c a l l e s «le B a n d e r a , S a n t o Do-
m i n g o y p o r ú l t i m o p o r la calle P u e n t e , h a s t a llegar a la P l a z a
d e A r m a s e n d o n d e f r e n t e a la I g l e s i a M e t r o p o l i t a n a , q u e s e
e n c o n t r a b a s e v e r a m e n t e e n l u t a d a , los r e g i m i e n t o s r e p i t i e r o n
los h o n o r o s q u e s e le t r i b u t a r o n e n la e s t a c i ó n .
IA'XVI

M o m e n t o s d e s p u é s f u e r o n s a c a d o s d e la c a r r o z a las urnas
r e s p e c t i v a s y t r a s l a d a d a s a la C a t e d r a l e n d o n d e s e les d i o sa-
grada colocación.

Los restos de los generales Barbosa y Alzérreca

E N I.A TARDE DF, AYER SE VERIFICA EN VALPARAÍSO SIT EXHU-


MACIÓN—INTENSA EMOCIÓN QUF. ESTA CEREMONIA PRODU-
CE ENTRE LOS ASISTENTES. E N EL TREN DE LAS f).30
P. M. LLEGARÁN HOY LAS URNAS A SANTIAGO PARA SER
CONDUCIDAS A LA CATEDRAL. E L CEREMONIAL DE MA-
ÑANA.

(«Kl Mercurio», 30 de f-'ept¡enil>re)

LA LLEGADA A SANTIAGO

E n el o r d i n a r i o d e l a s 5 . 3 0 l l e g a r á n e s t a t a i d e a la esta-
c i ó n d e l n o r t e l o s r e s t o s d e los g e n e r a l e s B a r b o s a y A l z é r r e c a pa-
r a s e r l l e v a d o s a la C a t e d r a l , d e s p u é s d e u n a b r e v e c e r e m o n i a e n
l o s a n d e n e s , e n l a c u a l el s e ñ o r N e m e s i o P a c h e c o h a r á u s o d e
la p a l a b r a p a r a h a c e r l a e n t r e g a d e e l l o s a n o m b r e d e l C o m i t é
Patriótico.
LAS HONRAS FUNEBRES

M a ñ a n a a l a s 9 . 3 0 A . M . s e o f i c i a r á n e n el T e m p l o M e t r o -
p o l i t a n o u n a s s o l e m n e s h o n r a s p o r el d e s c a n s o d e l a l m a d e
a m b o s g e n e r a l e s , d e s p u é s d e l a s c u a l e s s e i n i c i a r á el c o r t e j o

Carro Alegórico con las coronas


LXXVII

q u e a c o m p a ñ a r á los r e s t o s e n s u c o n d u c c i ó n al M a u s o l e o d e l
Ejército.
E n el C e m e n t e r i o h a r á n u s o d e la p a l a b r a los o r a d o r e s
q u e ya h e m o s a n u n c i a d o .

I,l,EGAOA DR COMISIONES

P a r a c o n c u r r i r a l a s c e r e m o n i a s y a i n d i c a d a s , h a n lle-
gado a esta capital comisiones d e Valdivia. P u e r t o Montt y
Osorno; c o m o a s i m i s m o d e C a u t í n , C o n c e p c i ó n y C h i l l a n , tra-
yendo éstas a r t í s t i c a s y valiosas placas de bronce con u n a sen-
tida d e d i c a t o r i a a los g e n e r a l e s B a r b o s a y A l z é r r e c a . U n a pre-
ciosa c o r o n a d e d o s m e t r o s d e a l t o , d e e s m a l t e e n m e t a l , s e r á
o f r e c i d a p o r el a n t i g u o E j é r c i t o y la M a r i n a .
Los h i j o s del i l u s t r e P r e s i d e n t e B a l m a c e d a h a n o f r e c i d o
también u n valioso r e c u e r d o de h o m e n a j e y gratitud a estos
d o s i l u s t r e s s e r v i d o r e s d e la p a t r i a .

CENTRO DE PROPAGANDA LIUERAL DEMOCRATICO

B a j o l a p r e s i d e n c i a d e l D i p u t a d o d o n l l e n é d e la J a r a ,
y con n u m e r o s a a s i s t e n c i a , c e l e b r ó s e s i ó n el C e n t r o d e P r o -
p a g a n d a , p a r a t o m a r a c u e r d o s relacionados con su concurren-
cia a los f u n e r a l e s d e l o s g e n e r a l e s O r o z i m b o B a r b o s a y J o s é
Miguel Alzérreca.
S e t o m a r o n los s i g u i e n t e s a c u e r d o s :
1.° C o n c u r r i r e n c u e r p o a los f u n e r a l e s , c o n el e s t á n ,
darte del C e n t r o , d e b i e n d o e n c o n t r a r s e r e u n i d o s con este ob.

SK ORGANIZA JCI.. COBTE.ÍO


Tres nietos del General Barbosa: Orozimbo, Julio Cesar y Rafael
Barbosa P.
Don Tito V. Lisoni, el Edecán de S. E. el General Alberto Herrera,
don Vicente y don GermAn Alzérreca, don Enrique U. Barbosa,
doo Arturo Latorre Moreno y don Alberto Barbosa.
L XXVIII

j e t o , el d o m i n g o 1.° d e O c t u b r e , a las 9 A. M., p a r a trasladar-


se a la C a t e d r a l .
2.° I n v i t a r a e s t e a c t o a t o d o s los q u e h a n s i d o miem-
b r o s del C e n t r o , d e s d e s u f o r m a c i ó n .
3.° D e s i g n a r la s i g u i e n t e c o m i s i ó n d e r e c e p c i ó n en la Ca-
tedral: señores A r m a n d o Vargas, R u p e r t o Murillo, Homero
G u t i é r r e z , P e d r o M a r í n A l e m a n v , M a r i a n o C a s a n o v a Vicu-
ñ a , R u p e r t o P u g a F i s h e r , R a ú l M a r í n B a l m a e c d a , C a r l o s Ru-
bio D o m í n g u e z y E r n e s t o P e ñ a C e r e c e d a .
4.° I n v i t a r a t o d o s los m i e m b r o s y e x - m i e m b r o s del Cen-
t r o , a fin d e q u e c o n c u r r a n a la E s t a c i ó n M a p o c h o , h o y , a
la l l e g a d a del t r e n o r d i n a r i o , 5 3 0 P . M., c o n el fin d e e s p e r a r
la l l e g a d a d e los r e s t o s d e los g e n e r a l e s , y a c o m p a ñ a r l o s hasta
la C a t e d r a l .
f).° D e s i g n a r a d o n A r m a n d o V a r g a s p a r a q u e h a g a uso
d e la p a l a b r a , en n o m b r e del C e n t r o .

ORDEN DE I,A l'T.AZV

T.OS H O N O R E S Mil,IT A RES

D a m o s a c o n t i n u a c i ó n la o r d e n d e la P l a z a , d i c t a d a pol-
la C o m a n d a n c i a G e n e r a l d e A r m a s , p a r a r e n d i r h o n o r e s a los
r e s t o s d e los g e n e r a l e s B a r b o s a y A l z é r r e c a , d u r a n t e las ce-
r e m o n i a s q u e se d e s a r r o l l a r á n en e s t a c a p i t a l :
P a r a r e n d i r h o n o r e s f ú n e b r e s e s p e c i a l e s , el 3 0 del pre-
s e n t e , a las 18 l l o r a s e n la E s t a c i ó n M a p o c h o , el 1.° d e Octu-
bre, a las 9 . 3 0 A. M., e n la C a t e d r a l , a los r e s t o s d e los ge-
nerales d o n O r o z i m b o B a r b o s a y d o n J o s é Miguel Alzérreca,
f a l l e c i d o s el 2 8 d e A g o s t o d e 1 8 9 1 , se d i s p o n e :
1) U n b a t a l l ó n d e l R e g i m i e n t o P u d o t o , c o n s u estan-
d a r t e y b a n d a d e m ú s i c o s d e b e r á n e n c o n t r a r s e el 3 0 del pre-
s e n t e , a las 1 7 . 5 0 h o r a s , en la P l a z a d e la E s t a c i ó n M a p o c h o ,
de d o n d e s e r á n l l e v a d o s los r e s t o s a la C a t e d r a l .
2) El 1." d e O c t u b r e , a las 9 . 4 5 h o r a s , se e n c o n t r a r á n en
l o s a l r e d e d o r e s d e la I g l e s i a y a c i t a d a c o n s u s e s t a n d a i t e s y
b a n d a s d e m ú s i c o s y e n los l u g a r e s q u e f i j e el j e f e d e la f u e r -
za, las s i g u i e n t e s u n i d a d e s d e e s t a g u a r n i c i ó n : 3." B r i g a d a de
I n f a n t e r í a , 2." B r i g a d a d e A r t i l l e r í a y R e g i m i e n t o C a z a d o r e s .
3) P a r a a s i s t i r a la r e c e p c i ó n d e los r e s t o s del d í a 30, cada
c u e r p o d e la g u a r n i c i ó n , se h a r á r e p r e s e n t a r p o r u n a c o m i s i ó n
d e olicialós y p a r a l o s f u n e r a l e s d e l 1.°, lo h a r á n s o l a m e n t e
aquellos q u e no f o r m e n .
4) U n i f o r m e p a r a l a s t r o p a s q u e f o r m e n en a m b o s días,
d e p a r a d a ; p a r a los a s i s t e n t e s v d e l e g a c i o n e s d e los c u e r p o s ,
levita.
5) M a n d a r á e s t a s f u e r z a s el c o m a n d a n t e d e la 2. a Briga-
da d e C a b a l l e r í a , c o r o n e l d o n R a f a e l T o l e d o T . , s i r v i é n d o l e
c o m o a y u d a n t e s los q u e él d e s i g n e .
Sale de la Catodral la u r n a r o n los r e í t o s del General Barbosa. La conducen:
BU! hijos E n r i q u e y A l b e r t o Barbosa, don E n r i q u e ZaOai'tn Prieto, don E n r i q u e
y don J o s é Manuel Balmaceda Toro, don Miguel A. Urrutia, don E n r i q u e Baeza
S'ávar y el General Alberto H e r r e r a . Lleva un cordón el Ministro de G u e r r a
LXXX

6) A p e d i d o d e l c o m i t é e n c a r g a d o d e l a t r a s l a c i ó n d e es-
t o s r e s t o s , ¡se i n v i t a a l a s c e r e m o n i a s i n d i c a d a s a los s e ñ o r e s
g e n e r a l e s , j e f e s y o f i c i a l e s f r a n c o s d e la g u a r n i c i ó n » .

' E l Dinrio Ilustrado

Con gran solemnidad son trasladados ayer los restos


de los generales A l z é r r e c a y Barbosa

EN VALPARAÍSO EL PUEBI O RINDE UN SIGNIFICATIVO HOME-


NAJE.—IJOS ORADORES EN LA ENTREGA DE LOS RESTOS.
IÍL RECIBIMIENTO EN LA ESTACION MAPOCHO ADQUIRIÓ
GRANDES PROPORCIONES. DON NEMESIO PACHECO, ENTRK-
GA AL E J É R C I T O LOS R E S T O S D E LOS I L U S T R E S MILITARES —
IJOS F U N E R A L E S SE E F E C T U A R Á N HOY.

LOS FUNERALES DE HOY

A l a s 9 . 3 0 d e la m a ñ a n a s e e f e c t u a r á n l a s h o n r a s f ú n e -
b r e s en la I g l e s i a M e t r o p o l i t a n a , d o n d e c a n t a r á u n a m i s a d e
R e q u i e r a el p r e b e n d a d o s e ñ o r V i l l a l o b o s .
T e r m i n a d a s l a s h o n r a s , el c o r t e j o s e d i r i g i r á al C e m e n t e -
r i o G e n e r a l , e n el o r d e n s i g u i e n t e :
Batidores a caballo.
Banda de trompetas.
El Ejército.
Carros con placas y coronas.
C e n t r o d e la J u v e n t u d L i b e r a l D e m o c r á t i c a .
Delegaciones comunales.
Delegaciones de provincias.
Sociedades obreras.
Instituciones adherent.es.
Banda de Carabineros.
Sociedad Inválidos y Veteranos.
Sociedad Defensores d e Chile en 1Ki9.
Círculo de J e f e s y Oficiales R e t i r a d o s y Li«a Patriótico
Militar.
J e f e s del Ejército.
C a r r o f ú n e b r e , r o d e a d o p o r l o s m i e m b r o s d e la V i e j a
Guardia de Balmaceda.
Los deudos.
Delegación de Valparaíso.
Señores senadores y diputados, municipales y directores
de partidos políticos.
P u e b l o en general.
U n a c o m i s i ó n d e l a j u v e n t u d , p r e s i d i d a p o r d o n J o s é M.
/• J o g l e , r e c i b i r á a los a s i s t e n t e s e n l a I g l e s i a C a t e d r a l pa-
r a i n d i c a r l e s s u c o l o c a c i ó n , y e n s e g u i d a , d e a c u e r d o c o n el
LXXXI

comisario e i n s p e c t o r s e f i o r M a n u e l C o n c h a , se o r g a n i z a r á el
desfile.
Al ser d e p o s i t a d o s los restos e n el M a u s o l e o del E j é r c i t o ,
harán uso de la p a l a b r a , c o n el c a r á c t e r d e oficial, los siguien-
tes señores:
1.° El s e ñ o r M i n i s t r o d e G u e r r a , en r e p r e s e n t a c i ó n del
Gobierno.
2.° El s e n a d o r d o n E n r i q u e Z a ñ a r t u Prieto, en r e p r e s e n -
tación del P a r t i d o L i b e r a l D e m o c r á t i c o ;
3.° D i p u t a d o d o n E n r i q u e B a l m a c e d a T o r o ;
4." D i p u t a d o d o n A b s a l ó u V a l e n c i a ;
5.° G e n e r a l d o n A l b e r t o H e r r e r a , en r e p r e s e n t a c i ó n del
antiguo E j é r c i t o ;
6.° G e n e r a l d o n L u i s C a b r e r a , a n o m b r e del E j é r c i t o ; y
7.° D o n A r t u t o L a t o r r e M o r e n o , a n o m b r e del c o m i t é
patriótico d e V a l p a r a í s o y m i e m b r o s d e la L i g a P a t r i ó t i c a .
E n el m o m e n t o p r e s c r i t o p o r la o r d e n a n z a , el E j é r c i t o tri-
butará a los r e s t o s los ú l t i m o s h o n o r e s m i l i t a r e s .
El d u e l o será d e s p e d i d o p o r los d e u d o s d e los señores ge-
nerales y p o r el c o m i t é o r g a n i z a d o r .
La t e n i d a , d e calle.

Los QUE LLEVARÁN LAS URNAS

La u r n a del g e n e r a l O r o z i m b o B a r b o s a será c o n d u c i d a a
la salida de la C a t e d r a l y a la llegada al C e m e n t e r i o , p o r s u s
hijos d o n E n r i q u e y d o n A l b e r t o B a r b o s a , p o r don Miguel A.
Urrutia y p o r d o n E n r i q u e B a e z a Y á v a r , ú l t i m o a y u d a n t e del
general en la b a t a l l a d e la P l a c i l l a .
La del g e n e r a l A l z é r r e c a será c o n d u c i d a p o r s u s h e r m a -
nos don J e r m á n , d o n V í c t o r y d o n R a f a e l Alzérreca y p o r su
último a y u d a n t e d o n S a n t i a g o H e r r e r a G a n d a r i l l a s .
Los c o r d o n e s d e l a s u r n a s s e r á n t o m a d o s , en el o r d e n q u e
o p o r t u n a m e n t e se i n d i c a r á , p o r el M i n i s t r o d e G u e r r a , d o n
H e r n á n C o r r e a R o b e r t s , d o n E n r i q u e Z a ñ a r t u Prieto, d o n Ab-
salóu V a l e n c i a y d o n A u g u s t o V i c u ñ a S u b e r c a s e a u x , don E n -
rique B a l m a c e d a T o r o , d o n N e m e s i o P a c h e c o , g e n e r a l don Al-
berto H e r r e r a , d o n R o b e r t o S á n c h e z , d o n J o s é M a n u e l Bal-
maceda T o r o , d o n J u a n M c y e r h o l z y d o n L u i s López I n d a .
L X X X II

«El Mercurio de Santiago», 29 de Septiembre

El h o m e n a j e a los generales Barbosa y Alzérreca

LOS RESTOS DK K8T0S JEFES SERÁN EHDMADOS HOY EN VALPA-


RAÍSO.—CEREMONIAL CON QUE SE VERIFICARÁ ESTE ACTO.
— S u TRAÍDA A SANTIAGO Y SU INHUMACION EN EL MAU-
SOLEO DEL EJÉRCITO.

LLEGADA DE COMISIONES

H a n llegado a S a n t i a g o a l g u n a s d e las c o m i s i o n e s envia-


d a s p o r l a s p r o v i n c i a s p a r a r e p r e s e n t a r l a s e n los f u n e r a l e s , co-
m o las d e I q u i q u e , A n t o f a g a s t a , L o s A n d e s , V a l d i v i a , T e m u c o y
C h i l l a n , l a s c u a l e s , a d e m á s , s o n p o r t a d o r a s d e p l a c a s o coro-
n a s , s o b r e s a l i e n d o p o r s u s e n c i l l e z y m é r i t o a r t í s t i c o u n a [da-
c a e n v i a d a p o r R a n c a g u a , d e c o b r e n a t i v o f u n d i d o e n el m i -
n e r a l d e l T e n i e n t e y q u e t i e n e la s i g u i e n t e i n s c r i p c i ó n : « R a n -
c a g u a a los g e n e r a l e s B a r b o s a y A l z é r r e c a , m á r t i r e s del deber*.

CÍRCULO DE OFICIALES RETIRADOS Y LIGA PATRIÓTICA MILITAR

L o s s o c i o s d e e s t a i n s t i t u c i ó n h a n s i d o c i t a d o s p a r a el Do-
m i n g o a l a s i) A . M a l l o c a l d e l C í r c u l o , a f i n d e c o n c u r r i r e n
c o r p o r a c i ó n a la i n h u m a c i ó n d e l o s r e s t o s d e los g e n e r a l e s B a r -
bosa y Alzérreca.

A y e r se rinde un i m p o n e n t e homenaje a los r«stos de


los generales B a r b o s a y A l z é r r e c a

«El Diario Ilustrado», 20 de O c t u b r e de 1922

G r a n d i o s o , b a j o t o d o a s p e c t o , r e s u l t ó a y e r el h o m e n a j e
r e n d i d o a los i l u s t r e s g e n e r a l e s s e ñ o r e s O r o z i m b o B a r b o s a y
J o s é M i g u e l A l z é r r e c a , c u y o s r e s t o s f u e r o n t r a s l a d o s d e s d e Val-
p a r a í s o al M a u s o l e o d e l E j é r c i t o .
U n p ú b l i c o n u m e r o s o , t o d o el E j é r c i t o , i n f i n i d a d d e p a r -
lamentarios y varias delegaciones de provincias participaron
e n los f u n e r a l e s q u e a d q u i r i e r o n c a r a c t e r e s d e e s p e c i a l so-
l e m n i d a d . F u é u n s e n t i d o h o m e n a j e a los dos ú n i c o s gene-
r a l e s q u e e n A m é r i c a h a n m u e r t o e n los c a m p o s d e b a t a l l a
y q u e c u e n t a n a d e m á s con u n a b r i l l a n t e h o j a de servicios,
f e c u n d a en gloriosos hechos de a r m a s .

EN LA CATEDRA!,

E l t e m p l o M e t r o p o l i t a n o , e n m e d i o d e l c u a l s e h a b í a le-
v a n t a d o u n severo catafalco, se vió a y e r repleto de u n público
n u m e r o s o y d i s t i n g u i d o q u e c o n c u r r i ó a la m i s a oficiada p o r
El cortejo llegando al C e m e n t e r i o
LXXXIV

el p r e l a d o s e ñ o r V i l l a l o b o s , p o r el d e s c a n s o d e los g e n e r a l e s
nombrados.
E l p u e s t o ile h o n o r f u é o c u p a d o e n la C a t e d r a l p o r el Mi-
n i s t r o d e la G u e r r a , s e ñ o r C o r r e a R o b e r t s . q u i e n t e n í a a su
d e r e c h a a los s e ñ o r e s E n r i q u e y A l b e r t o B a r b o s a , h i j o s del
g e n e r a l d e l m i s m o n o m b r e ; s e g u í a n a s u d e r e c h a el e d e c á n de
S. E . y el s e ñ o r E n r i q u e Z a f i a r t u y a la i z q u i e r d a los señores
G e r m á n y V / c t o r A l z é r r e c a , h e r m a n o s del g e n e r a l , E n r i q u e
B a e z a Y á v a r , c u ñ a d o del g e n e r a l , y el s e n a d o r clon J u a n En-
rique Concha.
S e e n c o n t r a b a t a m b i é n la e s p o s a d e l s e ñ o r E n r i q u e Barbo-
sa, Sra. M a g d a l e n a Popolizio de B a r b o s a y s u s h i j o s Corma,
O r o z i m b o , .Julio C é s a r , R a f a e l y R u y y la f a m i l i a del general
Alzérreca.
U n excelente coro cantó algunos cánticos sagrados.
T e r m i n a d a la m i s a , las u r n a s f u e r o n l l e v a d a s a las carro-
zas, l u j o s a s e i m p o n e n t e s , q u e f u e r o n a d o r n a d a s c o n las nu-
m e r o s a s y a r t í s t i c a s c o r o n a s q u e h a b í a n e n v i a d o d i v e r s a s ins-
t i t u c i o n e s del p a í s .

LOS QUE LLEVARON LAS URNAS

La u r n a del general O r o z i m b o Barbosa f u é conducida a


la s a l i d a d e la C a t e d r a l y a la l l e g a d a al C e m e n t e r i o , p o r sus
hijos d o n Enriqucwy don Alberto Barbosa, por don Miguel A
U r r u t i a y p o r d o n E n r i q u e B a e z a Y á v a r , ú l t i m o a y u d a n t e del
g e n e r a l en la b a t a l l a d e L a P h . c i l l a , d o n E n r i q u e y d o n J o s é
Manuel Balmaceda Toro.
L a del general Alzérreca f u é c o n d u c i d a por sus h e r m a
n o s don G e r m á n , d o n V í c t o r y d o n R a f a e l Alzérreca y por
su ú l t i m o a y u d a n t e d o n S a n t i a g o H e r r e r a G a n d a r i l l a s .
L o s c o r d o n e s d e las u r n a s f u e r o n t o m a d o s p o r el Minis-
t r o d e G u e r r a d o n H e r n á n C o r r e a R o b e r t s , d o n E n r i q u e Za-
fiartu P r i e t o , d o n A b s á l o n V a l e n c i a , d o n A u g u s t o V i c u ñ a S u -
b e r c a s e a u x , d o n E n r i q u e B a l m a c e d a T o r o , d o n N e m e s i o Pa-
checo, general d o n Alberto H e r r e r a , d o n R o b e r t o Sánchez,
d o n J o s é M a n u e l B a l m a c e d a T o r o , d o n J u a n M a y e r h o l z y don
L u i s L ó p e z Tnda.

LOS DISCURSOS

E n el m i s m o p a t i o se l e v a n t ó la t r i b u n a d e s t i n a d a a los
o r a d o r e s e n c a r g a d o s d e r e n d i r el h o m e n a j e a q u e e r a n a e r e e
d o r e s los i l u s t r e s m i l i t a r e s .
E l p r i m e r o en h a b l a r f u é el M i n i s t r o d e la G u e r r a .
F n el C e m e n t e r i o General —El Minietro de Guerra y Marina, don H e r n á n Correa Roberte, habla a n o m b r e del Gobierno.
Los discursos
El Ministro de Guerra, don Hernán Correa Roberts

Señores:

El tiempo que apaga las pasiones de los hombres, abre


hoy las puertas de este hogar común, a dos militares, que dor-
mían el último sueño, lejos de los que fueron en vida sus com-
pañeros de armas v sus camaradas de vigilia.
En verdad, los Generales Alzérreca y Barbosa, miem-
bros del valeroso Ejército que pacificó la Araucanía, del mis-
mo que cruzando victorioso los desiertos y los mares, hizo
triunfar la causa de Chile en extranjera tierra, bien merecen
el sitio que van a ocupar desde hoy al lado de los que, co-
mo ellos, se cubrieron de gloria, en los campos de batalla.
El primero, tiene en su brillante hoja de servicios, seis
campañas y dieciseis acciones de guerra, y el segundo osten-
ta en su vida militar treinta y cinco años de servicios, seis
campañas y cinco batallas. Estos Jefes, cuyas cenizas van
a ser depositadas en breves momentos más en el Mausoleo del
Ejército, conquistaron, pues, bien de la Patria y la gratitud de
sus conciudadanos.
El Gobierno, ha comprendido que el acto que se realiza
hoy, significa que el Ejército de Chile, elevándose por sobre
las miserias humanas, es uno sólo en el amor a la Patria, y
que ante el misterio de la muerte, valen igual todos los que
hayan sabido rendir su vida con la misma lealtad, con el mis-
mo valor y con el mismo sacrificio.
Por eso, en su nombre, el Ministro que habla rinde este
justo homenaje, acompañando estos despojos hasta el nuevo
sitio de su descanso.

El Presidente del P a r t i d o L i b e r a l D e m o c r á t i c o , Senador


don Enrique Zañartu Prieto

Señores:

«En medio del más respetuoso recogimiento, la ciudad de


Val par aíso, exhumó los restos gloriosos de los Generales
Barbosa y Alzérreca, cuyas vidas l'ueron respetadas por los
enemigos de la Patria, en cien batallas en que, como porta-
estandartes de las gloriosas tradiciones de los ejércitos chile-
LXXXVII

DOS. t o m a r o n s i e m p r e la p r i m e r a línea, la d e m a s peligro, p a r a


señalar a s u s s o l d a d o s el c a m i n o q u e a q u e l l a s t r a d i c i o n e s los
obligaran s i e m p r e a r e c o r r e r .
C a n s a d o s d e v e n c e r se h a b í a n p l e g a d o I03 gloriosos estan-
dartes y s u s d e f e n s o r e s p a r e c í a n q u e p o d í a n , j u n t o a los s u y o s .
111 el r e c o g i m i e n t o del b o g a r , al l a d o del f u e g o propicio,
contar la h i s t o r i a d e s u s h a z a ñ a s , h i s t o r i a q u e es la m e j o r
herencia q u e las g e n e r a c i o n e s q u e se v a n p u e d e n legar a las
que v i e n e n , p o r q u e c o n ella le f o r m a n el corazón y el senti-
miento, le t e m p l a n el a l m a p a r a p r e p a r a r l a p a r a las l u c h a s
del p o r v e n i r , r e c o r d a n d o c o n el e j e m p l o el a n t i g u o j u r a -
mento t o m a d o a los e f e b o s , d e h a c e r m á s g r a n d e y m á s feliz
la P a t r i a (pie les e r a e u t r e g a d a a s u c u i d a d o .
D e s g r a c i a d a m e n t e , a m b o s e n u n m o m e n t o trágico tuvie-
ron q u e t o m a r d e n u e v o las a r m a s c u a n d o todo d a b a dere-
cho a esos d o s g l o r i o s o s s o l d a d o s d e n u e s t r o V i e j o E j é r c i t o
para epte se e n t r e g a r a n al r e p o s o ; las d e s i n t e l i g e n c i a s políti-
cas, las s u t i l e z a s del l e n g u a j e , las n e c i a s i n t e r p r e t a c i o n e s (le
los d e b e r e s y d e los d e r e c h o s e s t a b l e c i d o s en la C a r t a E u n d a -
mcutal del P a í s , p r o d u j e r o n u n c h o q u e v i o l e n t o y d e s g r a c i a d o
de o p i u i o n e s e n t r e d o s b a n d o s políticos q u e se a p r e s t a b a n
para la l u c h a , e s t a l l a n d o p o r fin, la revolución del 5)1 q u e a u n
no es t i e m p o de j u z g a r p o r lo q u e h a c e a la r e s p o n s a b i l i d a d
de los h o m b r e s , p e r o q u e , p a s a d o el a r d o r de la c o n t i e n d a y al
apreciar las v e n t a j a s o i n c o n v e n i e n t e s recibidos p o r el País,
nadie h a y q u e n o la c o n s i d e r e h o y c o m o u n a g r a n c a l a m i d a d
nacional.
Los G e n e r a l e s O r o z i m b o B a r b o s a y J o s é Miguel Alzé-
rreca, c o m o e r a lógico, r e c o r r i e r o n j u n t o s u n a p a r t e conside-
rable del c a m i n o d e la v i d a ; a m b o s o b e d e c í a n a p r i n c i p i o s y
s e n t i m i e n t o s q u e les e r a n c o m u n e s : el a m o r a la P a t r i a y el
respeto a la d i s c i p l i n a ; es p o r eso q u e codo a codo los e n c o n t r ó
el b o m b a r d e o d e V a l p a r a í s o , u n a d e las a c c i o n e s d e a q u e l l a
guerra a la q u e e n t r ó C h i l e p a r a s o c o r r e r p o r t e r c e r a o cuar-
ta vez al P e r ú .
L a h i s t o r i a v u e l v e a p r e s e n t á r n o s l o s u n i d o s en la c a m p a -
ña l e g e n d a r i a d e la p a c i f i c a c i ó n d e la A r a u c a n í a . escrita e n
mil c o m b a t e s p e l i g r o s o s , c o n s t a n t e m e n t e r e n o v a d o s , g u e r r a
contra u n a r a z a c u y a s h a z a ñ a s c o n t a d a s p o r el m á s g r a n d e d e
los p o e t a s é p i c o s e s p a ñ o l e s es c o n o c i d a en el m u n d o e n t e r o v
exhibida c o m o p r u e b a i r r e c u s a b l e d e q u e el a m o r a la P a t r i a
no es u n s e n t i m i e n t o a r t i f i c i a l m e n t e c r e a d o p o r la civiliza-
ción, s i n o q u e n a c e c o n el h o m b r e , e n n o b l e c i é n d o l e s u s
s e n t i m i e n t o s , a c a l l a n d o s u e g o í s m o , p r e p a r a n d o su e s p í r i t u
para s a c r i f i c a r s e p o r los d e m á s , condición q u e es la caracte-
rística m á s n o b l e d e la raza h u m a n a .
T a c n a , A r i c a , C h o r r i l l o s , M i r a f l o r e s y m u c h a s o t r a s ba-
tallas, q u e s o n o t r o s t a n t o s é x i t o s p a r a las a r m a s c h i l e n a s ,
a c o s t u m b r a d a s s i e m p r e a v e n c e r , los v i e r o n j u n t o s , a s t u t o s ,
i n f a t i g a b l e s , v a l i e n t e s e n t r e los b r a v o s , l u c h a n d o c o n d e n u e d o
b a j o los e s t a n d a r t e s d e la p a t r i a .
LXXXVIII

Y p o r ú l t i m o , s e ñ o r e s , e n el c u m p l i m i e n t o d e u n duro
d e b e r , lieles a la d i s c i p l i n a , m u r i e r o n j u n t o s al f r e n t e d e sus
t r o p a s e n la t r i s t e j o r n a d a d e L a P l a c i l l a . E s el c a s o ú u i c o de
n u e s t r a h i s t o r i a , c r e o q u e t a m b i é n d e la h i s t o r i a a m e r i c a n a ,
e n q u e m u e r e n los G e n e r a l e s al f r e n t e d e s u s t r o p a s , consa-
g r a n d o u u a v e z m á s e n f o r m a e l o c u e n t e el r e s p e t o al lema
patrio: « T r i u n f a r o m o r i r .
I n g r e s ó B a r b o s a a l E j é r c i t o e n 1 8 5 6 y t r e s a ñ o s d e s p u é s se
b a t í a en d e f e n s a d e la p l a z a d e R a n c a g u a q u e e r a a t a c a d a por
u n a m o n t o n e r a , y la f o r m a e n q u e h i z o e s a d e f e n s a le valió un
a s c e n s o s i e n d o m u y j o v e n , l a s f e l i c i t a c i o n e s d e s u s J e f e s , la
a d h e s i ó n d e s u s s o l d a d o s y la g r a t i t u d del P a í s ; a q u e l s u pri-
m e r h e c h o d e a r m a s , d e j ó v e r lo q u e la P a t r i a p o d í a esperar
d e l b i z a r r o oficial.
T u v o m á s t a r d e a c t u a c i ó n p r o m i n e n t e e n la pacificación
d e la A r a u c a n í a , d o n d e n o sólo d e m o s t r ó s u s t a l e n t o s de
s o l d a d o , s i n o t a m b i é n s u s a l t a s d o t e s d e a d m i n i s t r a d o r , con
c u r r i e n d o a la f u n d a c i ó n d e i m p o r t a n t e s c i u d a d e s d e la fron-
tera.
L a r g o s e r í a r e c o r d a r s u a c t u a c i ó n g l o r i o s a e n la gue-
r r a del P e r ú
El d e s e m b a r c o e n l i o , la t o m a d e M o l i e n d o , d e I s l a y y la
p e r s e c u c i ó n d e las f u e r z a s p e r u a n a s q u e d e f e n d í a n esos pue-
blos y la d e r r o t a q u e les i n f i r i ó , s u a c t u a c i ó n en la batalla
d e T a c n a y e n la t o m a d e A r i c a e n 4 5 m i n u t o s , d o n d e e r a u n o
d e los j e f e s q u e m a n d a b a el a s a l t o ; l a t e r r i b l e m a r c h a de
L u r i n , d o n d e o b t u v o é x i t o s e s t u p e n d o s ; C h o r r i l l o s , Miraflo-
res, etc., etc., f u e r o n t a m b i é n t e s t i g o s d e la e x p e r i e n c i a , la
s a g a c i d a d y el v a l o r i n d ó m i t o d e B a r b o s a .
D e s p u é s d e la c a m p a ñ a d e L i m a , el G e n e r a l B a q u e d a n o
le d i j o : < V a l i e n t e , i n f a t i g a b l e , n o v u e l v a a e x p o n e r t a n t o la
vida que pertenece a su Patria y a su General».
E l t é r m i n o d e la g u e r r a 110 t r a j o p a r a O r o z i m b o Bar-
b o s a el d e s c a n s o , s i n o la t a r e a q u e le e r a h a b i t u a l en p r ó del
bien público.
E n 1 8 8 4 f u é n o m b r a d o I n t e n d e n t e y C o m a n d a n t e Gene-
ral de A r m a s de Valdivia, h a c i e n d o p r o g r e s a r considerable-
m e n t e la p r o v i n c i a , g r a c i a s a s u s c o n d i c i o n e s r e l e v a n t e s d e
mandatario.
Sucede con frecuencia, a los hombres de espíritu pon-
derado, que su voluntad al servicio de los más nobles senti-
mientos del alma es más fuerte que el cuerpo, e inflamado en
esos sentimientos olvidan las dolencias físicas hasta que la
salud se quebranta en tal forma que ya les es imposible de-
sentenderse de los males que los aquejan.
L a s p e n a l i d a d e s d e s u a z a r o s a v i d a e n f e r m a r o n el cuer-
p o del i l u s t r e G e n e r a l y . d o l o r i d o se v i ó o b l i g a d o a descan-
s a r , y él q u e h a b í a c o u t r i b u í d o a d a r a C h i l e t a n t a gloria y
t a n t a r i q u e z a , él c o m o m u c h o s o t r o s y l a s f a m i l i a s d e los q u e
q u e d a r o n b o t a d o s e n los d e s i e r t o s del n o r t e o e n t i e r r a ene-
miga, estaba pobre. S u s a d m i r a d o r e s , como u n testimonio
LXXXIX

de r e c o n o c i m i e n t o p o r los servicios p r e s t a d o s a la P a t r i a le
o b s e q u i a r o n u n a casa.
U n d í a t o c a r o n d e n u e v o a r e b a t o eu las a l m e n a s d e los
cuarteles y el G e n e r a l B a r b o s a , c o m o el G e n e r a l Alzérreca
volvieron r e s u e l t o s a t o m a r el p u e s t o do p e l i g r o a q u e los lla-
m a r a la P a t r i a y q u e les d e s i g n a b a las c o n d i c i o n e s d e s u ca
racter. I b a n r e s u e l t o s , p e r o 110 i b a n alegres, p o r q u e e n esta
ocasión n o e r a n los e s t a n d a r t e s e x t r a n j e r o s los q u e sus m a n o s
a r r e b a t a r í a n al e n e m i g o , s i n o q u e e r a n los m i s m o s están
dartes q u e ellos h a b í a n s o s t e n i d o en cien batallas y q u e h a b í a n
sido s a c a d o s d e s u s c u a r t e l e s .
Sin e m b a r g o , c o m o el c u m p l i m i e n t o del d e b e r e r a en los
dignos J e f e s m u c h o m á s f u e r t e q u e sus s e n t i m i e n t o s p e r s o n a -
les, a c u d i e r o n p r e s u r o s o s al l l a m a d o ..
P a s e m o s r á p i d a m e n t e esas p á g i n a s de n u e s t r a historia,
escritas p o r la m a n o del d e s t i n o y q u e o j a l á p u d i é r a m o s a r r a n -
car.
P e r o , r e c o r d e m o s a l g u n o s i n c i d e n t e s de las ú l t i m a s ho-
ras del G e n e r a l B a r b o s a .
A las t r e s d e la m a ñ a n a del 2 8 de Agosto llegaba a u n
rancho, l l a m a d o p o r el J e f e , el m é d i c o d o n L u i s F e d e r i c o Ga-
na, ú n i c o f a c u l t a t i v o cou q u e c o n t a b a en esos m o m e n t o s el
E j é r c i t o , a p r e s t a r s u s servicios al G e n e r a l q u e y a c í a s o b r e un
m o n t ó n d e p a j a , v í c t i m a d e los e f e c t o s de u n a cruel y anti-
g u a e n f e r m e d a d ; e s t a b a p o s t r a d o , p a r e c í a imposible q u e pu-
diera i n c o r p o r a r s e .
«Doctor, le d i j o al ver'.o e n t r a r , m e q u e d a poca vida, pero
s i e n t o a ú n mi c o r a z ó n f u e r t e par-a v e n c e r o m o r i r c o m o
b u e u s o l d a d o , c u m p l i e n d o c o n la O r d e n a n z a q u e h a d a d o glo-
ria y h o n o r a este P a í s » .
E l f a c u l t a t i v o y el a m i g o p r o d i g ó c o n t e r n u r a los esca-
sos r e c u r s o s q u e e n e s t a o c a s i ó n la ciencia podía p o n e r a s u
a l c a u c e , ellos b a s t a r o n ; diez m i n u t o s d e s p u é s a n t e la p r o t e s t a
d e t o d o s los q u e lo r o d e a b a n , p i d i ó p r i m e r o q u e se le vistie-
ra y , e n vista d e la r e s i s t e n c i a , lo o r d e n ó , c u m p l i e n d o esa mi-
sión el M a y o r L e i g h t o n . a y u d a d o p o r el d o c t o r . . .
L a s d i a n a s d e t o d o s los c u e r p o s a n u n c i a b a n el a m a n e c e r
del 28 d e A g o s t o , d í a a c i a g o , p o r q u e se iba a d e r r a m a r s a n g r e
hermana.
L o s a s i s t e n t e s e c h a r o n a c a b a l l o al G e n e r a l c o m o se ha-
ce cou u n u i ñ o ; s u c a r a i l u m i n a d a p o r la alegría del q u e ha-
bía h e c h o del p e l i g r o s u j u e g o f a v o r i t o , se volvió a d o n L u i s
F e d e r i c o G a n a y le d i j o las s i g u i e n t e s p a l a b r a s : Doctor,
u s t e d v o l v e r á a la c a p i t a l ; d í g a l e al P r e s i d e n t e q u e derra-
m a r é b a s t a la ú l t i m a g o t a d e m i s a n g r e y q u e sólo pido protec-
ción p a r a m i p o b r e f a m i l i a » . . . , y p a r t i ó al g a l o p e , r o d e a d o
ríe s u s a y u d a n t e s s o b r e u n c a m p o y e r m o c u b i e r t o p o r la he-
lada...
S u m u e r t e y a la c o n o c é i s ; f u é c o m o tenía q u e ser. I n
b i ó g r a f o la d e s c r i b e así: « f u é b á r b a r a m e n t e a s e s i n a d o p o r u n
c u e r p o d e c a b a l l e r í a r e v o l u c i o n a r i a . H a b i é n d o s e q u e d a d o solo
x c

en el camino que conduce a Valparaíso, fué atacado por nu-


merosa fuerza de caballería de 1<>S cuerpos de Lanceros, Guías
y Carabineros, a lanzadas y balazos de carabina v revólver,
sin lograr rendirlo. El indomable y anciano General se batió
como un león contra sus enemigos, haciendo morder el pol-
vo a algunos de los más osados, luchando con fiereza sin
igual, hasta la muerte. Bu cuerpo fué arrastrado por el sue-
lo y paseado desnudo en un jarro por las calles de Valparaí-
so, sin merecer honrosa sepultura».
El olvido cubra, para bien de Chile todo aquello que
pueda distanciar a nuestros conciudadanos; nuestra Patria ne-
cesita del esfuerzo de todos sus hijos en las jornadas del por-
venir.
Al citar las trágicas escenas anteriores lo hago únicamente
para exceerar una vez más la intolercncia de los directores de
la opinión pública que con corazón ligero y en servicio, mu-
chas veces de pasiones pequeñas, nacidas en la lucha dia-
ria de una politiquería mezquina, enardecen los sentimientos
hasta precipitar al país a una revolución.
El homenaje que hoy rinde la Patria a Barbosa y Alzé-
rreca al que se lian adherido noblemente el Gobierno y las
instituciones armadas, reviste los caracteres de una apoteosis;
es la procesión magnífica de 1111 pueblo entero que viene a de-
positar en este recinto los despojos gloriosos de dos grandes
servidores y que les abre de par en par las puertas del tem-
plo de la inmortalidad.

Don Enrique Balmaceda Toro

Señores:

Vienen a tomar reposo eterno en esta tumba las cenizas


de dos soldados que murieron noblemente por una gran idea.
Sus despojos quedarán aquí entregados a la gratitud de sus
conciudadanos y serán para las generaciones futuras una alta
enseña de lealtad y de civismo.
Barbosa y Alzérreca fueron las columnas militares de la
causa que tan sangrientamente se desplomara hace treinta y
un años
Habían consagrado toda una existencia a la patria pa-
seando sus banderas victoriosas desde las selvas enmarañadas
del sur chileno hasta las arenas candentes del desierto perua-
no. Sus uniformes gloriosos estaban cargados de laureles, y
en sus pechos se ostentaban medallas que acreditaban el re-
conocimiento y la gratitud nacional. Pero era necesario que esos
soldados fueran mas allá en el cumplimiento de sus deberes
para con la patria, y en un día de ardiente batalla caveron co-
T < '": , n l o s romanos al pié de>us águilas altivas, defendiendo
el ediln-10 constitucional de la República
XCI

E d u c a d o s y f o r m a d o s en la m a s c x t r i c t a d i s c i p l i n a mili
tar, ellos 110 t u v i e r o n o t r a i n s p i r a c i ó n q u e el do a j u s f a r cons-
t a n t e m e n t e s u v a l o r y s u a b n e g a c i ó n al r e s p e t o del 1 h i b i e r n o
y a d h e s i ó n al J e f e del E s t a d o . Y así, c u a n d o f u e r o n llama-
dos a la o r g a n i z a c i ó n do la d e f e n s a d e s p l e g a r o n t o d o el f u i
de s u s a c t i v i d a d e s m i l i t a r e s .
¡ J a m á s se v i ó m á s d e c i s i ó n , m á s a l e c t o i n c o n d i c i o n a l , m á s
lealtad al j e f e y al a m i g o ! T o d o lo q u e ellos e r a n , t o d o lo i|iic
t e n í a n , glorias, a l m a s , v i d a s lo p u s i e r o n al servicio de a q u e l l a
e m p r e s a m a g n a c u q u e d e b í a n caer c o m o h é r o e s , a b r a s a d o s
por la m e t r a l l a , e n m e d i o d e los s o l d a d o s q u e los h a b í a n vis-
to pelear e n el d e s i e r t o y en la selva.
F u e r a d e s u g r a n p a t r i o t i s m o estos h o m b r e s p o s e í a n u n a
vigorosa c o n c e p c i ó n d e la a m i s t a d . F u e r o n los a m i g o s d e las
h o r a s d e e s p e r a n z a s y d e las h o r a s d e tristezas. N u n c a d e s m a -
y a r o n , y p u s i e r o n e n el c o r a z ó n del J e f e s o b e r b i a s inspiracio-
nes de v i r i l i d a d y d e e n e r g í a . E n su h o r a p o s t r e r a , al despe-
dirse d e él e n e s p í r i t u , acaso, e v o c a r o n las s u b l i m e s y m e l a n -
cólicas p a l a b r a s d e a q u e l l o s h o m b r e s h e r o i c o s q u e c a v e r o n en-
vueltos en las p a l m a s del m a r t i r i o c o m b a t i e n d o p o r la liber-
tad y c r u z a r o n el m u u d o c o m o u n a l l a m a r a d a de gloria.
E n C h i l e t o d a s las g e n e r a c i o n e s n a c e n y m u e r e n bendi-
ciendo las a c c i o n e s c a b a l l e r e s c a s d e n u e s t r o E j é r c i t o .
Si p a r a los q u e c o m u l g a r o n en la m i s m a c a u s a d e Alzó
rreca y B a r b o s a , si p a r a s u s a m i g o s , p a r a s u s e a m a r a d a s d e las
viejas y g l o r i o s a s g u e r r a s , si p a r a los q u e s a b e n r e n d i r 1111 cul-
to e t e r n o al v a l o r y al sacrificio esta h o r a está i m p r e g n a d a
de s e n t i m i e n t o y d e e m o c i o n ¡de c u a n t a t e r n u r a y g r a t i t u d es-
tará l l e n o el c o r a z ó n d e los d e s c e n d i e n t e s del h o m b r e f u e r t e y
puro, p o r c u y a c a u s a r i n d i e r o n la v i d a esos d o s n o b l e s sol-
dados!
A q u í e s t a m o s t o d o s al b o r d e d e esta t u m b a o f r e c i e n d o a
n u e s t r a vez u n t r i b u t o d e e m o c i o n a d a a d h e s i ó n , a c o m p a ñ á n -
d o n o s a q u e l q u e al p a r t i r d e la v i d a n o s p r o m e t i e r a e s t a r siem-
pre en m e d i o d e n o s o t r o s c o n las m á s d e l i c a d a s a f e c c i o n e s d e
su e s p í r i t u .
V e n i m o s a d e s p l e g a r p o r u n i n s t a n t e la b a n d e r a q u e ca-
yera « p l e g a d a y e n s a n g r e n t a d a » e n h o r a s y a l e j a n a s y a p e d i r
q u e b a j o s u ala g l o r i o s a t e ñ i d a c o n la s a n g r e d e t a u t o s m á r t i -
res, r i n d a m o s u n h o m e n a j e a estos g u e r r e r o s q u e s u p i e r o n
m o r i r d e f e n d i e n d o la m a j e s t a d r e p u b l i c a n a , y se sacrificaron
con las m á s p u r a s e m a n a c i o n e s del c o r a z ó n p o r el h o m b r e q u e
e n c a r n a b a p a r a ellos la v i r t u d , el h o n o r y el p a t r i o t i s m o .

El D i p u t a d o don Absalón Valencia

Señores:

L o s p u e b l o s s u e l e n r e t a r d a r el o t o r g a m i e n t o del p r e m i o
a q u e s o n a c r e e d o r e s s u s h i j o s predilectos; p u e d e n e n m o m e n -
to de o f u s c a c i ó n o e x t r a v í o , d e s c o n o c e r s u s m e r e c i m i e n t o s ; pe-
XCII

ro el tiempo, dominador supremo de pasiones y reparador de


injusticias, 110 destruye en la conciencia nacional, el senti-
miento de gratitud que saben despertar los hombres que por
el bien público se sacrifican.
Chile debía a los generales Barbosa y Alzérreca el ho-
menaje que hoy se les tributa. Ellos tenían derecho a llegar a
este sitio como han llegado todos nuestros héroes: acompaña-
dos del Ejército y de sus compañeros de sacrificio, rodeados
de las banderas y estandartes que defendieron en las batallas
con el esfuerzo de sus brazos y el escudo de sus pechos, y des-
pedidos con el estampido del cañón que tantas veces les anun-
ció la victoria.
Debían recibir, también, en forma imponente y dolorida,
el respetuoso afecto de sus conciudadanos, y, especialmente,
el que por mi intermedio, les rinden los que en el Congreso
Nacional sostienen los principios políticos del régimen por el
cual ellos se sacrificaron.
Barbosa y Alzérreca sólo vivieron para la patria; le ofre
cieron todo lo que el hombre puede dar: juventud, tranquili-
dad, energía, disciplina, valor y toda su sangre. Por ellá sa-
crificaron el hogar, la familia y cuantos halagos la vida ofrece.
Empuñaron la espada cuando sus manos de adolescen-
tes apenas tenían las fuerzas bastantes para sostenerla, y la
abandonaron al escapárseles del pecho el último aliento. La
esgrimieron en defensa de la libertad, del orden público, y
en favor del engrandecimiento moral y material de la patria
y de todos sus hijos.
Su acción se desarrolló en uno de los períodos más impor-
tantes de nuestra historia política y militar.
Iniciáronse en la carrera de las armas, resistiendo los pos-
treros esfuerzos que la madre patria hiciera para recuperar
las colonias que habían proclamado su emancipación política.
Consolidada la independencia nacional y libre el país de
conflictos o amenazas exteriores, fueron enviados a la alta
frontera a someter la raza indómita, a fundar ciudades y eu-
Iregar a la actividad nacional inmensas extensiones de te
rreuo que han robustecido y asegurado el porvenir industrial
y ecouómico de la República.
La campaña de A rauco fué para nuestro Ejército una
escuela severa de disciplina y de abnegación, pues hubo de
luchar, entre los rigores e inclemencias de la naturaleza, con
un enemigo tenaz, astuto y valiente.
Declarada la guerra con el Perú y Bolivia, los generales
Barbosa y Alzérreca hicieron toda la' memorable campaña,
participando en los sangrientos combates y en las expedicio-
nes que aseguraron la completa dominación de nuestros pode-
rosos enemigos.
Tacna, Chorrillos, Miraflores y cien batallas, testigos fue-
ron de su pujanza y heroísmo.
En Miraflores, en el momento crítico del combate, cuan
fio el empuje valeroso de nuestros soldados resultaba estéril
XCIII

unte el n ú m e r o y las f o r m i d a b l e s t r i n c h e r a s d e los e n e m i g o s ,


con n u e s t r a ala i z q u i e r d a s e r i a m e n t e a m a g a d a y el t e m o r y la
i n c e r t i d u m b r e e n m u c h o s c o r a z o n e s , el c o r o n e l B a r b o s a efec-
tuó u n a t a q u e e n v o l v e n t e q u e p r o d u j o la c o m p l e t a d e r r o t a
del e j é r c i t o p e r u a n o . Y al c e r c i o r a r s e el g e n e r a l en j e f e del
ejército c h i l e n o d e este m o v i m i e n t o lanzó e s t a e x c l a m a c i ó n :
- b a r b o s a , B a r b o s a , p o r la d e r e c h a ! ¡ H e m o s t r i u n f a d o ! Senci-
llas y subli m e s p a l a b r a s , s í m b o l o d e a r d i e n t e p a t r i o t i s m o y
de a b s o l u t a c o n f i a n z a en el j e f e q u e t a n d e c i s i v o p a p e l le cu-
po d e s e m p e ñ a r .
T e r m i n a d a esa c a m p a ñ a q u e c o n s t i t u y e u n a d e las m á s
h e r m o s a s p á g i n a s del e j é r c i t o c h i l e n o , B a r b o s a y Alzérreca con-
t i n u a r o n e n el s e r v i c i o a c t i v o c o l a b o r a n d o e f i c a z m e n t e en el
desarrollo y p e r f e c c i o n a m i e n t o d e n u e s t r a s i n s t i t u c i o n e s a r m a -
das.
D e s e m p e ñ a r o n difíciles comisiones, sirvieron puestos de
alta r e s p o n s a b i l i d a d , r e c o r r i e r o n el p a í s d e u n o a otro extre-
mo, y c o n t a r o n en t o d o m o m e n t o , c o n la c o n f i a n z a del Go-
b i e r n o y d e s u s j e f e s m i l i t a r e s , y la e s t i m a c i ó n y r e s p e t o d e
sus s u b a l t e r n o s .
E l e j é r c i t o e r a p a r a ellos la g r a n f a m i l i a , s u s c o m p a ñ e r o s
de a r m a s s u s h e r m a n o s y los s o l d a d o s s u s h i j o s m á s q u e r i d o s .
E n s e ñ a b a n c o n el e j e m p l o , se i m p o n í a n p o r su r e c t i t u d
y se h a c í a n e s t i m a r p o r s u b e n e v o l e n c i a .
L l e g ó p o r fin el a ñ o 1891 d e t a n dolorosos r e c u e r d o s pa-
ra t o d o s los c h i l e n o s . S i n t i t u b e a r u n sólo i n s t a n t e , obede-
c i e n d o a p r o f u n d a s y a r r a i g a d a s c o n v i c c i o n e s s i r v i e r o n al
Gobierno q u e consideraban legalmente constituido. Adversa
les f u é la s u e r t e , y p a g a r o n cou el sacrificio de s u s vidas, el
i n m e n s o a m o r q u e t u v i e r o n p o r la p a t r i a .
T a l e s f u e r o n los h o m b r e s c u y o s d e s p o j o s d e j a m o s en
el sitio q u e la g r a t i t u d n a c i o n a l h a escogido p a r a el e t e r n o
d e s c a n s o d e s u s g l o r i o s o s soldados. A q u í q u e d a n , con s u s de-
m á s c o m p a ñ e r o s , c o m o e t e r n o s c e n t i n e l a s d e la h o n r a y del
porvenir nacional.
Señores:
E n e s t o s m o m e n t o s en q u e c o m p l e j o s y v a r i a d o s p r o b l o
m a s d e o r d e n p ú b l i c o a b s o r b e n el p e n s a m i e n t o nacional, el
acto j u s t i c i e r o q u e e s t a s c e r e m o n i a s significan, los r e c u e r d o s
q u e e n n u e s t r a s a l m a s d e s p i e r t a n al e v o c a r la m e m o r i a d e
Barbosa y A l z é r r e c a , el p e r í o d o h i s t ó r i c o q u e p a s a a n t e n u e s t r a
vi ta al r e m e m o r a r los h e c h o s m e m o r a b l e s en q u e t u v i e r o n
p a r t i c i p a c i ó n , ¡as p á g i n a s g l o r i o s a s d e n u e s t r a s i n s t i t u c i o n e s
a r m a d a s q u e ellos m i s m o s c o n t r i b u y e r o n a escribir, t o d o ese
c o n j u n t o g r a n d i o s o y e j e m p l a r i z a d o r i m p r e g n a d o d e gritos d e
victoria y a c e n t o s d e d o l o r , f o r t a l e c e n el c a r i ñ o q u e t e n e m o s
p o r la t i e r r a en q u e h e m o s n a c i d o , la lealtad q u e d e b e m o s a
la b a n d e r a q u e s i m b o l i z a n u e s t r a s t r a d i c i o n e s , v i r t u d e s y es-
p e r a n z a s , la a d m i r a c i ó n y el r e c o n o c i m i e n t o q u e s e n t i m o s p o r
el e j é r c i t o . p i e es g a r a n t í a d e l o r d e n p ú b l i c o y b a l u a r t e de la
XCIV

i n t e g r i d a d n a c i o n a l , y e s t r e c h a los l a z o s d e s o l i d a r i d a d q u e de-
b e n existir e n t r e todos los chilenos.
Y p a r a los e s p í r i t u s i n q u i e t o s q u e , a f l i g i e n d o n u e s t r o s
c o r a z o n e s , p r e t e n d e n a p r o v e c h a r s e d e las z o z o b r a s q u e con-
m u e v e n al m u n d o p a r a c i m e n t a r s o b r e u t ó p i c a s b a s e s el qui-
mérico edificio de u n a h u m a n i d a d sin patria, serán estas tum-
b a s , s e r á n e s t o s d e s p o j o s , el m e j o r e j e m p l o q u e p o d e m o s ofre-
cerles, y a q u e ellos d e m u e s t r a n p o r sí solos, c ó m o se vive y
c ó m o se m u e r e p o r la p a t r i a » .

El g e n e r a l s e ñ o r L u i s C a b r e r a

«Señores:

T r e i n t a y d o s a ñ o s h a , e n E n e r o d e 1 8 9 0 , s a l í a y o d e la
E s c u e l a M i l i t a r al R e g i m i e n t o C a z a d o r e s a c a b a l l o y m e p r o
S e n t a b a al e n t o n c e s c o m a n d a n t e g e n e r a l d e A r m a s d e S a n t i a -
go, g e n e r a l d o n O r o z i m b o B a r b o s a . I l o y , d e s e m p e ñ a n d o y o
estas m i s m a s f u n c i o n e s , v e n g o a esta s o l e m n e c e r e m o n i a mo-
v i d o p o r s e n t i m i e n t o s s u p e r i o r e s q u e r e s p o n d e n a la n o b l e z a
d e n u e s t r a r a z a y a las t r a d i c i o n e s d e n u e s t r a h i s t o r i a , c o n la
p a l a b r a s e r e n a y j u s t i c i e r a q u e se p r o p o n e r e n d i r h o m e n a j e a
los r e s t o s s a g r a d o s d e a q u e l b e n e m é r i t o s e r v i d o r d e la p a t r i a
y d e o t r o 110 m e n o s m e r i t o r i o , el g e n e r a l d o n J o s é M i g u e l Al-
z é r r e c a , c a í d o s a m b o s e n el c a m p o d e b a t a l l a d e L a Placilla y
a m b o s s e p u l t a d o s sin h o n o r e s , a l a m p a r o d e l a s s o m b r a s del
silencio e n el C a m p o S a n t o d e V a l p a r a í s o h a c e t r e i n t a y u n
a ñ o s , e n la h o r a r o j a d e l d e s e n l a c e d e u n a g r a n t r a g e d i a .
L a l í n e a r e c t a d e m i v i d a m e p e r m i t e r e n d i r e s t e ho-
n o r c o n p r o f u n d a s a t i s f a c c i ó n . M e r e t i r é d e l s e r v i c i o a c t i v o en
D i c i e j n b r e d e 1 8 9 0 , p a r a r e c u p e r a r la l i b e r t a d d e a c c i ó n del
c i u d a d a n o ; y e n M a y o d e l 9 1 i n g r e s é al E j é r c i t o C o n s t i t u c i o -
n a l , en c u y a s filas a s i s t í a l a s j o r n a d a s d e C o n c ó n y P l a c i l l a .
F u i p u e s a c t o r e n el g r a n d r a m a en q u e d e j a r o n s u exis-
t e n c i a a q u e l l o s d o s b e n e m é r i t o s g e n e r a l e s , y , c o m o t o d o s los
q u e en él p a r t i c i p a r o n , s e n t í t a m b i é n l a s p a s i o n e s f o r m i d a b l e s
q u e e n g e n d r a la g u e r r a civil, p a s i o n e s q u e j a m á s a f o r t u n a d a -
m e n t e , h i c i e r o n e n m u d e c e r e n m i c o n c i e n c i a l a s v o c e s del ho-
nor.
^ a h o r a , m i r a n d o h a c i a a t r á s s e r e n o el e s p í r i t u , en p e r f e c t o
e q u i l i b r i o la r a z ó n q u e d a a l a s a c c i o n e s h u m a n a s s u j u s t o
s i g n i f i c a d o , a p r e c i a n d o la a r g u m e n t a c i ó n c o n v i n c e n t e del pa-
s a d o p a r a m e j o r c a l c u l a r las o c u r r e n c i a s del p o r v e n i r , sin
odios q u e el t i e m p o d e s v a n e c i ó , s i n p r e j u i c i o s q u e y a n o tu-
v i e r a n r a z ó n d o ser, f r e n t e a l a r e a l i d a d q u e h e m o s v i v i d o e n los
treinta y un años consccuenciales de a q u e l l a s a n g r i e n t a conmo-
ción, h o y , a n t e los d e s p o j o s i n e r t e s d e e s t o s d o s g e n e r a l e s c a i d o s
« o u n c a m p o d e l u c h a f r a t r i c i d a , el c o m b a t i e n t e a d v e r s a r i o d e
e n t o n c e s se d e s c u b r e r e v e r e n t e , p e n s a n d o v r e c o n o c i e n d o q u e
xcv
esos dos luchadores cayeron como buenos soldados en la pales-
tra de su deber inexorable.
E r a s u d e b e r . 8 c d e b í a n a la c a u s a del P r e s i d e n t e q u e les
r e p r e s e n t a b a la d o c t r i n a del o r d e n y la i n t e g r i d a d institucio-
nal. Se d e b í a n a los f u e r o s d e s u j e f e , a q u i e n h a b í a n j u r a d o
lealtad, a b n e g a c i ó n y e s f u e r z o . S e d e b í a n s e g u r a m e n t e a s u s
p r o p i a s y p r o f u n d a s c o n v i c c i o n e s s o b r e la o b e d i e n c i a p a s i v a
del s o l d a d o a s u g e n e r a l í s i m o , p r e c e p t u a d a i m p e r a t i v a m e n t e
en el C ó d i g o F u n d a m e n t a l d é l a R e p ú b l i c a y p r a c t i c a d a virtuo-
s a m e n t e d e s d e los t i e m p o s m i s m o s d e n u e s t r o a d v e n i m i e n t o
a la v i d a s o b e r a n a . S e d e b í a n a la t r a d i c i ó n y a la h i s t o r i a d e
n u e s t r o e j é r c i t o y a n o se q u é f u e r z a s m o r a l e s m i s t e r i o s a s q u e
h a n h e c h o del s o l d a d o c h i l e n o u n c e n t i n e l a i r r e d u c t i b l e de
la ley, d e l o r d e n , d e la a u t o r i d a d y d e la b a n d e r a .
Cumplieron ellos su deber, señores, como también lo
cumplieron quienes, paladines de un ideal, fuimos a la lucha
porque creíamos honradamente que se había alterado nuestro
régimen constitucional y peligraban las libertades públicas.
E n estas d i v e r g e n c i a s e x t r e m a s , q u e o b s c u r e c e n la razón
h u m a n a se o r i g i n a n los g r a n d e s p u g i l a t o s f r a t r i c i d a s . E n rigor,
el del 9 1 f u é u n d u e l o e n t r e el p a s a d o y el p o r v e n i r , e n t r e el
g o b i e r n o f u e r t e d e los a n t i g u o s p r e s i d e n t e s y el a n s i a de los
p a r t i d o s políticos r e p r e s e n t a t i v o s d e la o p i n i ó n p ú b l i c a de te-
n e r u n a i n t e r v e n c i ó n m á s a c e n t u a d a en el m a n e j o del país. Lu-
c h a e n t r e el P r e s i d e n t e y el C o n g r e s o , c o m b a t i d o «aquél y apo-
y a d o éste p o r las c o n c i e n c i a s y los c o r a z o n e s q u e , c a n s a d o s o
d e s e n g a ñ a d o s del p r e d o m i n i o p r e s i d e n c i a l , c r e y e r o n e n c o n t a r
en las m o d a l i d a d e s d e u n r é g i m e n p a r l a m e n t a r i o q u e a p e -
n a s se i n s i n u a b a en n u e s t r a s p r á c t i c a s d e m o c r á t i c a s , el se-
c r e t o d e u n m a y o r p r o g r e s o político a d m i n i s t r a t i v o .
E n m é r i t o d e u n a lev llistn rica inflexible, el P r e s i d e n t e d e
1 8 9 1 c a r g o c o n t o d a la r e s p o n s a b i l i d a d d e los g o b i e r n o s q u e
h a s t a e n t o n c e s h a b í a t e n i d o la R e p ú b l i c a , y la o p o s i c i ó n en
a r m a s se e n g a l a n ó c o n el r o p a j e d e t o d a s las e s p e r a n z a s de
r e f o r m a s q u e a l i m e n t a b a el a l m a n a c i o n a l . Y así f u i m o s a la
l u c h a , c o n v e n c i d o s u n o s y otros de q u e e s t á b a m o s c o n el de-
r e c h o y c u m p l í a m o s el d e b e r . Y a c a s o p o r eso m i s m o t r i u n -
f a m o s q u i e n e s en n u e s t r o a b o n o t e n í a m o s las f u e r z a s m o r a -
les q u e i n s c r i b e n en la vida d e los p u e b l o s la c u r v a c a p r i c h o -
sa d e los a c o n t e c i m i e n t o s .
E l e j é r c i t o n a c i o n a l , los c u a d r o s gloriosos d e las f a l a n g e s
del 79, a q u e l l o s tercios q u e h a b í a n d o m a d o A r a u c o , decidie-
r o n a c o m p a ñ a r al P r e s i d e n t e , q u e e n c a r n a b a la a u t o r i d a d ,
y p o r él c o m b a t i e r o n y y con él c a y e r o n . ¿ E r r a r o n ? , ¿ h i c i e r o n
m a l ? , ¿ f a l t a r o n a su c o n s i g n a ? E n h o r a s d e p a s i ó n , así se
a f i r m ó ; e m p e r o , n o h a v e r t i d o a ú n la h i s t o r i a s u j u i c i o defini-
tivo; y p r o y e c t a n d o 1111 r a y o l u m i n o s o en el espacio v t i e m p o s
f u t u r o s , p a r a m e j o r e s t u d i a r los c i m i e n t o s m i s m o s d e la R e p ú -
blica y la s o c i e d a d , n o es a v e n t u r a d o d e c l a r a r q u e a q u e l l o q u e
e n s u h o r a f u é 1111 e s t i g m a , p o r q u e p r e v a l e c í a el c o n c e p t o
d e q u e h a b i e n d o c e s a d o ol i m p e r i o de la l e g a l i d a d , el E j é r c i t o
XCVI

debía p o n e r s e al s e r v i c i o d e la a c c i ó n r e s t a u r a d o r » — c o m o lo
h a b l a h e c h o la A r m a d a n a c i o n a l o b e d e c i e n d o a u n m a n d a t o
del Congreso—110 es a v e n t u r a d o d e c l a r a r , r e p i t o , q u e ya el
frío a n á l i s i s d e la h i s t o r i a n o le da e s e c a r á c t e r , p o r q u e es
i n c u e s t i o n a b l e q u e en a q u e l l a s h o r a s c a ó t i c a s el E j é r c i l o se li-
m i t ó a c r e e r s e en el d e b e r d i s c i p l i n a r i o d e m a n t e n e r la obe-
diencia p a s i v a q u e b a h í a p r a c t i c a d o d u r a n t e t a n t o s años de
f e c u n d o s servicios.
O b e d i e n t e a esa f é r r e a d i s c i p l i n a , q u e h a sido salvaguar-
dia d e la R e p ú b l i c a y a r m a d u r a d e h i e r r o d e n u e s t r a acción
d e f e n s i v a en la vida i n t e r n a c i o n a l , s u c u m b i ó e n la d e m a n d a
el e j é r c i t o q u e s o s t u v o en 1K91 la c a u s a del P r e s i d e n t e . Y al
f r e n t e de esas t r o p a s , en el c a m p o d e P l a c i l l a , d o n d e se definió
s a n g r i e n t a m e n t e el d r a m a t e r r i b l e e m p e z a d o el 7 d e E n e r o ,
c a y e r o n los g e n e r a l e s B a r b o s a y A l z é r r e c a , v í c t i m a s d e odios
incalculables q u e n i n g u n a f u e r z a h u m a n a h u b i e r a podido
c o n t e n e r , h a b i d a c u e n t a d e las c i r c u n s t a n c i a s apocalípticas
ríe a q u e l m o m e n t o t r á g i c o . C a y e r o n al p i é d e s u b a n d e r a , en
el a l t a r del c u l t o q u e p r o f e s a b a n , h o n r a n d o c o n su s a n g r e ge-
n e r o s a la c a u s a q u e l e a l m e n t e h a b í a n d e f e n d i d o .
Y e r a n s o l d a d o s d e m é r i t o a l t í s i m o , i n f a n t e el u n o , cen
t a u r o el otro, q u e h a b í a n s e g a d o g l o r i a s i n m o r t a l e s e n la gue-
rra f o r j a d o r a d e la g r a n d e z a p a t r i a . E r a n g u e r r e r o s de viejo
t u n o , con a l m a y c o r a z ó n d e a c e r o p a r a s o b r e p o n e r s e a la fa-
tiga, al d e s a l i e n t o y a la a m b i c i ó n . E r a n d e esos h o m b r e s q u e
en las l i n e a s e n é r g i c a s d e s u fisonomía m a t e r i a l t r a n s p a r e n t a u
m a r a v i l l o s a m e n t e el m e t a l i n d ú c t i l d e s u t e m p e r a m e n t o . E i a n
c a b a l l e r o s c r u z a d o s del v a l o r y la a r r o g a n c i a d e la r a z a .
N o h e llegado, s e ñ o r e s , a e s t a t r i b u n a c o n r e p r e s e n t a -
ción especial d e m i s c o i n p a f i e r o s del E j é r c i t o . H e v e n i d o a tí-
tulo de ser el C o m a n d a n t e G e n e r a l d e esta p l a z a y g u a r d a d o r
d e las llaves d e este p a n t e ó n m i l i t a r ; p e r o ello iio o b s t a n t e ,
c r e o firmemente q u e n o h a y en n u e s t r a s filas q u i e n p u d i e r a
n e g a r s e a l e v a n t a r su a l m a a la r e g i ó n s e r e n a y p u r a del
ideal p a r a a b s t r a e r s e en la m e d i t a c i ó n d e c o m o e n t e n d i e r o n
estos m á r t i r e s la religión del d e b e r y c o m o a b n e g a d a m e n t e lo
c u m p l i e r o n . E l d e b e r inflexible es el f é r r e o e s l a b ó n d e la uni-
dad d i s c i p l i n a r i a del E j é r c i t o .
E l e j e m p l o del sacrificio p o r c u m p l i r el d e b e r , p r e n d e
f r o n d o s a m e n t e en v i r t u d e s i m i t a t i v a s . I>os s o l d a d o s d e h o v ,
sin c a m p a m e n t o político, sin b a n d e r a p a r t i d i s t a , sin otra ai'n
hieión q u e la f e l i c i d a d d e la p a t r i a , p r e s e n t a n s u s a r m a s , ba-
ten a la s o r d i n a s u s t a m b o r e s e i n c l i n a n s u s e s t a n d a r t e s , p a r a
q u e b a j o las a r c a d a s d e luz d e la c o n c o r d i a y f r a t e r n i d a d
nacionales, h a g a n s u e n t r a d a s o l e m n e a esta m a n s i ó n d e repo-
so e t e r n o los d e s p o j o s v e n e r a b l e s d e eslos d o s g u e r r e r o » des
posados con la gloria en los d e s i e r t o s y m o n t a ñ a s q u e sirvie-
ron de l e a l r o a la e p o p e y a m a g n a del 79
X C V II

El General Alberto Herrera

E n p r e s e n c i a de las c e n i z a s de los q u e f u e r o n los G e n e -


rales del E j é r c i t o d e Chile, d o n O r o z i m b o B a r b o s a y d o n
J o s é M i g u e l Alzérreca, q u e r i n d i e r o n la vida en la batalla d e
la Placilla, d e f e n d i e n d o la C o n s t i t u c i ó n y las leyes d e s u pa-
t r i a , u n a serie d e r e c u e r d o s históricos p a s a n p o r n u e s t r a
mente.
A n t e s d e d a r s e p u l t u r a a esos restos, es n e c e s a r i o reme-
m o r a r a q u e l l o s h e c h o s p a r a c o n o c e r el m e d i o social en q u e se
d e s a r r o l l a r o n las a c t i v i d a d e s d e estos d o s i l u s t r e s s o l d a d o s y po-
d e r a p r e c i a r j u s t a m e n t e su c o n d u c t a p u b l i c a e n el c u r s o d e
s u vida, y m u y p r i n c i p a l m e n t e , la de s u s actos finales
H a n t r a s c u r r i d o m á s d e t r e i n t a y ú n a n o s d e s d e la fe-
c h a d o a q u e l h e c h o d e a r m a s q u e tra jo c o n s i g o t r a s c e n d e n t a -
les c o n s e c u e n c i a s y q u e m a r e a el final d e u n a e r a y o l c o m i e n -
zo d e o t r a on n u e s t r o d e s e n v o l v i m i e n t o social y político.
L o s G e n e r a l e s B a r b o s a y Alzérreca v i v i e r o n , p e l e a r o n y
m u r i e r o n en d e f e n s a del r é g i m e n de G o b i e r n o q u e establecía
a q u e l l a p r i m e r a e t a p a , q u e c o m e n z ó con la C o n s t i t u c i ó n Polí-
tica d e 1833 y q u e se m a n t u v o en h o n r a d a v i g e n c i a h a s t a la
b a t a l l a d e la Placilla.
D e n t r o d e la s e g u n d a e t a p a , q u e n a c e a raiz d e a q u e l he-
9 ^ 0 do a r m a s , h e m o s v i v i d o todos los q u e a q u í e s t a m o s , h e m o s
a s i s t i d o a su desarrollo, p o d e m o s a p r e c i a r l a en s u c o n j u n t o y
en s u s detalles, y p o r eso, e s t a r n o s d i r e c t a m e n t e c a p a c i t a d o s
p a r a h a c e r u n a ¡usía a p r e c i a c i ó n d e ella y c o m p a r a r l a con
su p r c d e c e s o r a .
H a c i e n d o a b s t r a c c i ó n d e los p r i m e r o s G o b i e r n o s q u e ri-
gieron los d e s t i n o s de n u e s t r a P a t r i a , ella lia d e s e n v u e l t o y
d i r i g i d o s u s a c t i v i d a d e s b a j o el a m p a r o d e las p r e s c r i p c i o n e s
d e la C o n s t i t u c i ó n Política del a ñ o 1833, establecida d e s p u é s
del t r i u n f o del p a r t i d o p e l u c ó n cir Lircay, y q u e f u é el f r u t o d e
la e x p e r i e n c i a a d q u i r i d a con los f r a c a s o s s u c e s i v o s de los an-
t e r i o r e s e n s a y o s d e G o b i e r n o q u e se i n s t a u r a r o n d e s p u é s d e
n u e s t r a e m a n c i p a c i ó n política.
E s c e s t a t u t o f u n d a m e n t a l se c a r a c t e r i z ó p o r la s u m a d e
a t r i b u c i o n e s q u e se p u s o en m a n o s del P o d e r E j e c u t i v o p a r a
a d m i n i s t r a r el E s t a d o , y p o r la i n t e r v e n c i ó n eficaz q u e le d a b a
e n la o r g a n i z a c i ó n y f u n c i o n a m i e n t o d e los d e m á s p o d e r e s
p ú b l i c o s , q u e le q u e d a b a n en cierto m o d o s u b o r d i n a d o s .
S e e s t a b l e c i ó así u n r é g i m e n d e G o b i e r n o d i c t a t o r i a l re-
p u b l i c a n o , q u e sin ser e n todo s e m e j a n t e al q u e la ciencia
social a c o n s e j a c o m o el m á s a d e c u a d o p a r a la é p o c a d e
t r a n s i c i ó n en q u e v i v e a c t u a l m e n t e la h u m a n i d a d , e r a , c o n
t o d o , el m e j o r c o n c e b i d o e n t r e los d e s u s c o n g é n e r e s , ya q u e
g u a r d a b a a r m o n í a c o n el e s t a d o d e a d e l a n t o e i d i o s i n c r a s i a
del p u e b l o c u y o s d e s t i n o s i b a a d i r i g i r .
E l P o d e r E j e c u t i v o , a s í c o n s t i t u i d o , o r g a n i z ó el E s t a d o ,
s o f o c ó c o n m a n o f i r m e los m o t i n e s y r e v u e l t a s , y d i r i g i ó cou
XCVIII

tino y sabiduría las convergencias sociales. F u é liel ejecutor


de la Constitución, de las leyes y de sus propios deberes, des-
tacándose así a preeminente altura para servir de ejemplo a
todos sus ciudadanos. Así, las costumbres se iban purificando;
los funcionarios cumplían sus obligaciones con dignidad y
con abnegación, y ese perfeccionamiento en la vida pública se
reflejaba en la vida privada, cuya moralidad se iba moldeando
en vasos cada vez más hermosos y perfectos.
A la sombra de ese régimen, q u e se m a n t u v o hasta el
28 de Agosto del año 91, Chile creció y prosperó; trabajó con
honradez pública y privada, m e j o r a n d o sus condiciones mate-
riales y morales, y por eso, hubo armonía en el interior y fué
querido y respetado en el exterior.
E n los Gobiernos de los Presidentes Prieto, Bulnes y
Montt, la Constitución del año 33 se cumplió siguiendo sus
preceptos con arreglo a la letra con q u e f u é dictada en su ori-
gen; pero en las administraciones posteriores sufrió reformas
que tendieron al mejoramiento de las condiciones legales y
civiles de los ciudadanos, a su libertad de conciencia, etc., to-
das ellas con el acuerdo y acatamiento del primer magistrado.
Paralelamente a esos trabajos de reformas constitucio-
nales se comenzó ya desde el Gobierno del Presidente don Jo-
sé Joaquín Pérez una propaganda destinada a quitar al Poder
Ejecutivo u n a buena parte de las atribuciones con que estaba
investido.
E n el Congreso se luchaba cada vez con más ahinco en
ese sentido, llegándose a veces a entorpecer el despacho de
las leyes que autorizan el cobro de las contribuciones y los
Presupuestos.
Con la suspensión de esas leyes o con el entorpecimiento
para dictarlas a tiempo, se presionaba al Poder Ejecutivo para
impedirle el libre ejercicio de su facultad constitucional de
nombrar sus Ministros, despojándolo así de una de sus más
importantes atribuciones, y esto, sin reformar primero la Cons-
titución, que habría sido el medio m á s regular y correcto. Pe-
ro, como ese camino era largo y de éxito m u y incierto, se
quería obtener el objetivo mediante las presiones ya seña-
ladas.
Esas luchas se intensificaron d u r a n t e la administración
del Presidente don José Manuel Balmaceda, llegando la agita-
ción política a términos extremos por la intervención predo-
minante que quería tener el Congreso en el nombramiento de
los Ministros del Despacho.
La insistencia del Congreso en ese sentido se hizo cada vez
mas dura, creyendo que así podría llegar a q u e b r a n t a r la pro-
tunda convicción que tenía ese esclarecido mandatario de que
la Constitución Política del Estado le ordenaba imperiosamen-
te mantener sus atribuciones, y por lo tanto, debía resistir a
esos avances, que tendían a invertir por completo el orden
1
establecido.
El Congreso ultimó sus exigencias y presiones, tomando
XCTX

v a r i a s m e d i d a s y h a c i e n d o s a b e r q u e 110 a p r o b a r í a la ley d e
P r e s u p u e s t o s p a r a el a ñ o 91; y el E j e c u t i v o , t e n i e n d o la con-
v i c c i ó n q u e la s u s p e n s i ó n del e j e r c i c i o d e esa ley i m p o r -
t a b a u n a g r a n c a l a m i d a d p ú b l i c a , q u e t r a e r í a la a n a r q u í a . y
el d e s g o b i e r n o del país, d i c t ó el d e c r e t o d e 5 d e E n e r o e n el
q u e se o r d e n a b a la v i g e n c i a d e la ley d e P r e s u p u e s t o s del a ñ o
anterior.
Q u e d a r o n así rotos los m o l d e s q u e c o n t e n í a n los p r i n -
cipios f u n d a m e n t a l e s del E s t a t u t o Social; c e s a r o n las r a z o n e s ,
cesó la a r m o n í a v c o m e n z a r o n los p r e p a r a t i v o s p a r a la lu-
c h a a r m a d a , q u e d e b í a llenar d e luto, d e m i s e r i a s y d e des-
g r a c i a s los h o g a r e s d e t o d o s los h a b i t a n t e s de Chile.
El E j é r c i t o d e la R e p ú b l i c a , q u e h a b í a c o n t e m p l a d o aten-
to t o d a s l a s agi t a c i o n c s políticas q u e d u r a n t e v a r i o s a ñ o s
s i r v i e r o n d e p r e l i m i n a r e s a esta g u e r r a f r a t r i c i d a , p r e s t ó oídos
a las i n s i s t e n t e s i n s i n u a c i o n e s q u e r e c i b i e r a p a r a l u e c r l o
a b a n d o n a r s u s d e b e r e s a fin de q u e f u e r a a e n g r o s a r las tilas
d e la r e v o l u c i ó n
P o r su p a r t e , la M a r i n a , d e s g r a c i a d a m e n t e , se d e j ó a t r a e r
p o r los c a n t o s h e c h i c e r o s d e la s i r e n a r e v o l u c i o n a r i a y a m p a -
r ó en las c u b i e r t a s d e s u s b u q u e s a las p e r s o n a l i d a d e s q u e
i b a n a d i r i g i r el m o v i m i e n t o de oposición al G o b i e r n o consti-
t u i d o , y el 7 d e E n e r o d e 1891 levo a n c l a s en el p u e r t o d e
V a l p a r a í s o , q u e d a n d o d e s d e ese m o m e n t j rotas las hostili-
d a d e s e n t r e las d o s f u e r z a s a r m a d a s q u e d e b í a n c o m b a t i r
h a s t a q u e u n a d e ellas o b t u v i e s e el t r i u n f o d e s u c a u s a .
Y a h a p a s a d o b a s t a n t e t i e m p o d e s d e la é p o c a en q u e tu-
v i e r o n l u g a r a q u e l l o s a c o n t e c i m i e n t o s p a r a j u z g a r l o s sin a p a -
s i o n a m i e n t o , y p o r eso es n e c e s a r i o r e c o n o c e r q u e a los oficia-
les d e la A r m a d a y del E j é r c i t o q u e f o r m a r o n los c u a d r o s del
E j é r c i t o del N o r t e , n o los g u i ó , al s e g u i r ese c a m i n o , n i n g ú n
i n t e r é s b a s t a r d o ni m e z q u i n o , s i n o 1111 n o b l e d e s e o d e s e r v i r
a s u p a t r i a , f o r m a n d o en las filas q u e , s e g ú n s u s o p i n i o n e s ,
e r a n las q u e d e f e n d í a n la c a u s a m á s j u s t a o la m á s c o n v e n i e n -
te a los i n t e r e s e s d e s u p a t r i a .
S i n e m b a r g o , es d i g n o d e o b s e r v a r el c a r a c t c r d u r o , te-
n a z y s a n g r i e n t o q u e t o m ó esa l u c h a . A m b o s t e n í a n p o r di-
visa el m i s m o l e m a : el l e m a d e g u e r r a del E j é r c i t o d e ( hile:
Vencer o morir; p o r eso si v e n c i e r o n los r e v o l u c i o n a r i o s e n L a
P l a c i l l a , B a r b o s a y A l z é r r e c a m u r i e r o n c u m p l i e n d o la tradi-
cional c o n s i g n a .
El Presidente Balmaceda, que, como J e f e constitucio-
n a l del P o d e r E j e c u t i v o , e r a t a m b i é n G e n e r a l í s i m o d e m a r y
t i e r r a , p u s o en pie d e g u e r r a las f u e r z a s a r m a d a s q u o t e n í a a
s u d i s p o s i c i ó n y o r g a n i z ó las n u e v a s u n i d a d e s y d i v e r s o s ser-
vicios q u e d e b í a n c o n c u r r i r a la d e f e n s a .
E l E j é r c i t o le p r e s t ó su o b e d i e n c i a y le dió t o d o s u c o n c u r -
so, a p o y á n d o s e p a r a eso en s u s t r a d i c i o n e s , en s u d i s c i p l i n a ,
en s u lealtad y e n el í n t i m o c o n v e n c i m i e n t o q u e t e n í a d e q u e
ese e r a s u d e b e r liso y llano.
C o n la m i s m a s a b i a p r e v i s i ó n c o n q u e B a l m a c e d a a t e n -
o

día a la organización de su Ejército, proveyó con la rapidez


que las circunstancias se lo permitieron a la creación de una
nueva Escuadra Nacional.
Para ese fin pudo contar con la inteligente y varonil coo-
peración de un corto pero selecto número de distinguidos jefes
y oficiales de la Marina de Guerra, cuyos nombres son de to-
dos conocidos y que la historia los escribirá con los honores
que merecen. Ellos estimando que era su deber prestar eu
concurso a la autoridad que representaba el Poder legalmente
constituido, sirvieron de núcleo a la formación de esa peque-
ña escuadra que tan brillante como eficiente actuación tuvo
en el curso de las operaciones.
Por eso esos restos, vivificados por el alma de todos
aquellos que sucumbieron por la misma causa, son restos sa-
grados destinados al culto público de la patria. A ellos les ren-
dimos hoy homenaje, rezándoles aquí, en el templo de los
muertos, nuestras oraciones conmemorativas que dignifican
su memoria.
Después de la Placilla vino el régimen de Gobierno ins-
taurado por la victoria.
Como nuestra misión en este santo recinto de los muer-
tos no es misión disociadora, sino, por el contrario, de paz v
profundamente religiosa, no puedo ni deseo recordar los
tristísimos acontecimientos con que se inauguró esta nueva
etapa de nuestra vida social y política. ¡Que el manto del olvi-
do los cubra siempre con piadosa nobleza! Pero observando
ios resultados que se han obtenido en esta nueva época, se no-
ta que acusan un evidente descenso.
El malestar político que engendró el movimiento revolu-
cionario del año 91 siguió creciendo.
El antagonismo entre los Poderes Públicos acusa gra-
dos de fiebre intensa y pocas son las esperanzas de que estas
enfermedades entren en franca mejoría...
La moralidad pública y piivada marcha paralelamente
con la evidente decadencia de las virtudes de los funciona
lios públicos o privados.
Todo induce, pues, a dar un voto adverso a este nuevo
sistema que no ha corregido mucho, y que por el contrario ha
intensificado los males que pretendió remediar.
Unas de las causas fundamentales de estos males re-
side, ¡i nuestro juicio, en l¡i profunda auarquía intelectual rei-
nante.
Por eso la ciencia social aconseja como primera medida' el
transformar las vanas y perniciosas agitaciones políticas en un
movimiento intelectual lisolófieo que encauce las ideas en una
corriente normal y definida, es decir una doctrina, la cual
es necesaria para la formación de una opinión pública con-
m i n e a la verdadera teoría de esa gran fuerza social cuvos
destinos, entre otros, es el de regular el funcionamiento del po-
der temporal; lo cual se conforma con el verdadero concepto
del progreso que debe comenzar primero por la sistematiza-
CI

ción d e l a s ideas, p a r a s i g u i r d e s p u é s con el p e r f e c c i o n a m i e n t o


d e las c o s t u m b r e s y llegar p o r lin a las i n s t i t u c i o n e s .
T e n g o p r o f u n d a f e y r e s p e t o p o r las s a n a s intencio-
n e s y el a c e n d r a d o p a t r i o t i s m o d e los h o m b r e s d i r i g i e n t e s d e
m i p a t r i a , y c o m o y o , c r e o q u e todos los c i u d a d a n o s a b r i g a n
la í n t i m a e s p e r a n z a d e q u e ellos h a n d e b u s c a r con m e d i o s
h o n r a d o s y pacíficos el v e r d a d e r o s e n d e r o q u e n o s c o n d u z c a
tranquilos, encausando nuestras actividades convergentes.
G e n e r a l e s B a r b o s a y A l z é r r e c a : Y a h a b é i s oído el fa-
llo d e v u e s t r o s c o n c i u d a n o s .
L o s c l a r i n e s d e la F a m a y d e la J u s t i c i a e s t á n t o c a n d o la
D i a n a d e los d í a s d e Gloria, y con s u d u l c e a r m o n í a m e p a r e c e
q u e llego a i d e n t i f i c a r m e c o n vosotros y s e n t i r las palpitacio-
nes de vuestras almas generosos q u e m e ordenan exteriorizar
v u e s t r o s ú l t i m o s a n h e l o s q u e p i d e n : Olvido de las luchas crue-
les que ya pasaron y concordia total sincera.
Y a h o r a , t e r m i n a n d o la m i s i ó n recibida d e esos b u e n o s
y n o b l e s p a t r i o t a s q u e , i n t e r p r e t a n d o el s e n t i m i e n t o d e justi-
cia p o p u l a r , t u v i e r o n el a l t o c o n c e p t o d e e x t e r i o r i z a r l a tribu-
t a n d o h o n o r e s p ú b l i c o s a la m e m o r i a d e estos d o s i l u s t r e s
s o l d a d o s do la R e p ú b l i c a , c o n d e n s o el s e n t i m i e n t o d e m i s
c o n c i u d a d a n o s p a r a l l a m a r u n a vez m á s y decir:
G e n e r a l e s B a r b o s a y Alzerreca: L o s c h i l e n o s t e n e m o s en
n u e s t r o p e c h o u n a l t a r c o n s a g r a d o al c u l t o d e la p a t r i a .
Allí se v e n v so v e n e r a n s u s d i g n o s s e r v i d o r e s .
E n t r e ellos s-í d e s t a c a n , a l u m b r a d o s c o n la iuz s u a v e q u e
produce u n a m o r intenso dos g r a n d e s titanes:
O'Higgins, q u e n o s dió p a t r i a , y Balmaceda, que rindió
la v i d a p o r l l e v a r l a a s u s m á s altos d e s t i n o s .
Allá, en ese T r o n o selecto q u e v e n e r a m o s a d i a r i o ,
t e n é i s v u e s t r o sitio p a r a s i e m p r e .
L a s p u e r t a s se a b r i e r o n .
¡Paso a los d o s i l u s t r e s s o l d a d o s de Chile!

El P r e s b í t e r o don Alejandro Aspilfaga

El a m o r a la p a t r i a lo d e p o s i t ó Dios en n u e s t r o s corazo
lies y es el lazo d e o r o q u e n o s u n e a los q u e h e m o s n a c i d o
e n el m i s m o suelo. E s u n a v i r t u d e n n o b l e c i d a p o r el e j e m -
plo del h o m b r e Dios. E n v i ó a s u s a p ó s t o l e s a p r e d i c a r en to-
d o s los á m b i t o s del m u n d o y r e s e r v ó p a r a sí a J u d e a . Al con-
t e m p l a r las d e s g r a c i a s f u t u r a s do J e r u s a l é n , a b r a z a d o s los o j o s
en l á g r i m a s d i v i n a s , e x c l a m ó : ¡Oh J e r u s a l é n . c u á n t a s v e c e s
q u i s e c o b i j a r al calor d e mi s e n o a t u s h i j o s , c o m o la g a l l i n a
c u b r e a s u s p o l l u c l o s y t u n o lo quisiste!
E n s u c a r i d a d i n f i n i t a d e t o d o se d e s p o j ó p a r a el h o m -
b r e : le d i ó s u h o n o r , s u v i d a , su c u e r p o , su s a n g r e y h a s t a
s u M a d r e S a n t í s i m a en el árbol d e la C r u z . Sólo d e s u p a t r i a
110 se d e s p r e n d i ó y q u i s o q u e s u s l á g r i m a s y s u s a n g r e corrie-
CII

sen sin medida sobre los muros y las rocas de la ingrata Je-
rusalén. ¿^gflj
La Iglesia Católica, heredera del espíritu de su divi-
no fundador, ha honrado siempre y en todos los lugares la
memoria de aquellos que se han sacrificado por conservar
incólume la honra y por defender la integridad v los inte-
reses del suelo que los vió nacer.
En prueba de ello ha colocado en los altares y ofrece a
la veneración de las generaciones presentes y futuras a hom-
bres que blandieron con brillo su espada.
Ahí están entre mil otros un San Luis, la gloria más
pura de la monarquía francesa; un San Femando, orgullo de
España; un San Enrique, honra y prez de Alemania; un San
Ignacio de Loyola, quien después de haber sido herido en el
sitio de Pamplona fué a depositar su espada a los pies de la
Virgen de Monserrat patrona de la Cataluña, y para no ci-
tar más ahí está la doncella de Donremy, la imponderable
Juana de Arco, niña de 14 años que no sabía leer ni escribir y
que abandonó los ganades que apacentaba en los prados,
para ir a la defensa de Francia, su patria muy amada.
Qué extraño, es entonces, señores, que nosotros siguien-
do el ejemplo de Jesucristo y de la Iglesia nos congreguemos
en este instante, en este lugar para honrar la memoria de uno
de nuestros conciudadanos que consagró su vida entera al
servicio de su patria v que después de haberse batido con
valor e intrepidez por la defensa de sus ideales, sucumbió
heroicamente en el campo de batalla, llenando de admira-
ción tanto a los suyos ccrao a sus adversarios.
No necesito recordaros, porque lo sabéis mucho mejor
que yo, que .el General Barbosa por cuyas venas corría san-
gre de valientes, pues contaba entre sus mayores una faianje
de pundonorosos militares, fué además de un cumplido caba
llero, un cristiano creyente, un modelo acabado de esposo y
un padre amante que formó un respetable hogar cuyos hijos
reputan como su mayor gloria conservar su nombre y las vir-
tudes que les legó como su más rica y preciosa herencia.
Habiendo recibido de sus deudos inmediatos la hon-
rosa comisión de venir a celebrar el Santo Sacrificio déla Misa
por el feliz d(scanso de su alma y de bendecir estas placas que
van a ser colocadas sobre la tumba que guarda orgullosa sus
cenizas al lado de las de su compañero de sacrificio el Gene-
ral Alzérreca, me es muv grato proceder a ello según el rito de
Nuestra Santa Madre Iglesia

El Coronel don Enrique Phillips Hunneus

Esta ceremonia tiene especial significado y grande impor-


1
tancia.
No es el mero tributo que los amigos y enemigos de ayer
CIII
j u n t o s t r i b u t a m o s a d o s v i e j o s s o l d a d o s q u e f u e r o n a la vez
c u m p l i d o s caballeros y valientes chilenos.
N o es el c u m p l i m i e n t o del sólo d e b e r d o t r a e r a esta tie-
r r a c e r c a n a , r e g a d a p o r las l á g r i m a s d e t a n t a s g e n e r a c i o n e s
q u e r i d a s , las c e n i z a s d e d o s h o m b r e s q u e c a y e r o n allá lejos,
t r á g i c a m e n t e , en el c a m p o d e l u c h a mil veces f u n e s t a y
triste!
E s a l g o m a s q u e eso; es m u c h o m á s q u e eso t o d a v í a .
E l r e t o r n o d e estos d e s p o j o s históricos a este c a m p o
s a n t o , q u e es a la vez el e m b l e m a del a m o r y del dolor, del
r e c u e r d o y del olvido, s i m b o l i z a la v u e l t a d e la a p a c i b l e
a r m o n í a d e s p u é s d e la r e n c o r o s a e n e m i s t a d ; r e p r e s e n t a el
r e s t a b l e c i m i e n t o del e q u i l i b r i o d e s p u é s del t r a s t o r n o ; repre-
s e n t a la c a l m a d e s p u é s d e la t o r m e n t a y s e n s a t é z d e s p u é s
d e la o b s e c a c i ó n . E s la o b r a d e 3 0 afios d e paz, d e recons-
t r u c c i ó n y d e l a b o r colectivo. E s q u e va c r e c i e n d o la dis-
t a n c i a d e a q u e l l a t r e m e n d a t r a g e d i a q u e h o y e s sólo u n
r e c u e r d o n e f a s t o , poco a poco m á s borroso.
C u a n d o e n a q u e l l a s h o i a s de locura se e n c e n d i ó la
g u e r r a civil, y u n o s h o m b r e s a b o r r e c i e r o n a o t r o s h o m -
bres, y el h e r m a n o peleó c o n t r a el h e r m a n o , y el h i j o le
v a n t ó el b r a z o c o n t r a s u p a d r e , estos h o m b r e s f u e r o n vili-
p e n d i a d o s p o r q u e a c t u a r o n en lo m á s recio d e la r e f r i e g a .
L u c h a r o n a morir, p o r q u e eran dos bravos convencidos de
la c a u s a q u e d e f e n d í a n .
V c u a n d o la s u e r t e de las a r m a s les f u é hostil, c a y e r o n
c o n la e s p a d a e n la m a n o , a p l a s t a d o s p o r la c a í d a del r é g i m e n
q u e con ellos se d e r r u m b ó .
Pero tras aquel turbión de | asion°s desencadenadas, vino
el d e s c a n s o de la p a z y la r e a n u d a c i ó n del t r a b a j o f e c u n d o .
L a historia e m p e z ó a r e u n i r los e l e m e n t o s d e su j u i c i o y éste
v e n d r á luego, está v i n i e n d o ya, r e v e s t i d o d e la s e r e n i d a d o
imparcialidad c o n q u e u n a generación juzga a otra generación.
N o p r e j u z g u e m o s , p u e s , a v a n z a n d o o p i n i o n e s parciales,
d e s v i r t u a d a s p o r u n a e f e r v e s c e n c i a n o bien a p l a c a d a t o d a v í a .
L i m i t é m o n o s a c u m p l i r cou n u e s t r o s d e b e r e s d e v i v o s
p a r a c o n los m u e r t o s , h o n r e m o s la m e m o r i a de n u e s t r o s con-
c i u d a d a d o s q u e f u e r o n . D e p o s i t e m o s con c a r i ñ o e s t a s c e n i
zas v e n e r a d a s err e s t a t i e r r a d e todos.
E n t r e g u é m o s l a s c o n r e s p e t o y a m o r al s u e ñ o q u e res-
t a u r a , al d e s c a n s o cjue m e r e c e n , al c u i d a d o d e estos m u r o s
i n v i o l a b l e s , a la s o m b r a c a r i ñ o s a d e estos á r b o l e s a p a c i b l e s ;
q u e m u y b i e n q u e d a r á n a q u í al a b r i g o d e las a g i t a c i o n e s y
v e h e m e n c i a s del m u n d o d e los vivos.
CIV

El Coronel don Feo. Leighton Sotomayor, Ayudante


del general dan Orozimbo Barbosa

Señores Jefes, Oficiales y antiguos e-amaradas:

Señores:

líe venido a este recinto a rendirle el último tributo de


homenaje a mi querido general don Orozimbo Barbosa co-
mo antiguo subalterno de él.
Sólo quedamos dos ayudantes vivos de los que acompa-
ñamos en esa gloriosa jornada al distinguido hombre público,
general Barbosa, cuyos restos hoy sepultamos. Tuve el alto
honor de conocerlo muy de cerca y pude apreciar muy de ve-
ras sus bellas cualidades v su noble corazón. Cayó en los cam-
pos de batalla el año 1891 defendiendo coino valiente la Cons-
titución y las leyes de la República.
Poco antes de morir este ilustre jefe, y gravemente he-
rido en un costado y en el brazo izquierdo le pedimos, los
ayudantes que quedábamos acompañándolo, que se retirara
a curarse de sus heridas y nos contestó con voz entera y va-
lerosa que él venía de Santiago a defender la causa del Excmo.
señor Presidente don José Manuel Balmaceda y que si 110
triunfaba en la batalla de Placilla, vivo 110 volvería a Santia-
go, cuya promesa así la cumplió y aquí lo tenéis.
Han transcurrido 31 años desde las gloriosas jornadas de
Concón y Placilla y al fin se ha hecho justicia dando honrosa
sepultura a estos dos distinguidos generales, reuuiéudolos en
este Mausoleo donde descansan los despojos de sus antiguos
compañeros de armas de la Campaña contra el Perú y Bolivia
y donde nos reuniremos todos los que cou vosotros hicimos
dicha Campaña.
Adiós! Adiós! mi querido general; todos los que queda-
mos en esta tierra y en este querido Chile, recordaremos con
cariño vuestro nombre v seguiremos el camino que l'd. nos
trazó a costa de vuestra sangre y sacrificios.
Descansad en paz, ilustre Jefe.

Los Héroes
(En lu inhumación de los r e s t o s de los G e n e r a l e s B a r b o s a y Alzerreca)

Vais a dormir en vuestro propio lecho,


nobles despojos, que alentara otrora
el fulgor de la idea redentora
y la conciencia santa del derecho!
cv
C u a n d o la e n v i d i a , en t e n e b r o s o a c e c h o ,
s o b r e C h i l e s i l b ó , vil y t r a i d o r a ,
l a E s t r e l l a d e la P a t r i a , v e n g a d o r a ,
t o d a s u l u z o s i r r a d i ó e n el p e c h o ;

Y, a n t e v u e s t r o d e n u e d o s o b r e h u m a n o ,
n o h u b o un P e ñ ó n q u e resistir pudiera!...
Y , s i e m p r e fieles al i d e a l m a g n i f i c o

M o r i s t e i s , c o m o el h é r o e e s p a r t a n o ,
e s t r e c h a n d o e n los b r a z o s la B a n d e r a ,
gloriosa s o b e r a n a del Pacífico!

J. FÉLIX ROCÜANT HIDALGO.

S a n t i a g o , a 1." d e O c t u b r e d e 1922.

Al g e n e r a l chileno O Barbosa
(Soneto)

C o m o h é r o e c a í s t e e n la p e l e a ,
s ó l o c o n t r a u n a t u r b a vil c o b a r d e ,
q u e de intintos feroces hace alarde
y m u e s t r a e n la b a r b a r i e s u r a l e a .

T u n o b l e s a n g r e , q u e el v a l o r c a l d e a ,
por a n c h a s bocas m a n a . Infeliz! T a r d e
la o b r a i n f a m e c o n c l u y e n , q u e t u a l m a a r d e
c o n la fiebre s u b l i m e d e la i d e a !

Así m u r i ó e s e b r a v o y a r r o g a n t e
adalid del g r a n d o g m a a m e r i c a n o :
libertad, igualdad y democracia;

m á s fué vano luchar; quedó triunfante


o h ! p o b r e C h i l e ! el o r o u l t r a m o n t a n o
y la i n f a t u a d a y c i e g a a r i s t o c r a c i a .

ANGKL MENCHACA.

B u e n o s A i r e s , J u l i o (> d e 1H92.

A mi distinguida a m i g a , la s e ñ o r a C o r i n a B a e z a d e Bar-
bosa
CVI

Habló después el Almirante señor Vicente Zegers. y, por


último, en nombre de la Juventud Liberal Democrática, el vice
Presidente del Centro, señor Armando Vargas, en un concep-
tuoso discurso.
Terminados los discursos el cortejo se encaminó hacia el
Mausoleo del Ejército que estaba arreglado con todo gusto,
con guirnaldas de flores.
Antes de ser depositadas las urnas, el capellán del Ce-
menterio rezó las preces de ritual.
Tropa del Regimiento Buin hizo las descargas de orde-
nanza.

En el Club P r e s i d e n t e B a l m a c e d a s e o f r e c e un b a n q u e
t e a los d e l e g a d o s d e p r o v i n c i a s q u e v i n i e r o n a
los f u n e r a l e s d e los g e n e r a l e s B a r b o s a y Alzé
rreca
(«El Diario Ilustrado»)

En uno de los salones del Club Presidente Balmaceda, se


efectuó un poco después de medio día, 1111 almuerzo, que
miembros de esta institución ofrecían a las delegaciones veni-
das de provincias a los solemnes funerales de los generales se-
ñores Orozimbo Barbosa y José Miguel Alzérreca.
A esta manifestación, que resultó brillantísima y que se
desarrolló en un simpático ambiente, concurrieron alrededor
de unas 100 personas, que tomaron colocación en artísticas
y bien arregladas mesas.
A la hora de los postres, el señor Nemecio Pacheco, que
presidió la mesa, ofreció en una hermosa improvisación el
almuerzo, señalando, con frases oportunas y entusiastas, la la-
bor que había desarrollado el Comité de Valparaíso y agra-
deciendo el concurso prestado por las provincias en el home-
naje que venían de rendir a los generales de Balmaceda.
Se hizo aplaudir al referirse en elocuentes términos a la
obra de este mandatario, en quien reconocía a uno de los más
grandes estadistas y abnegados servidores.
El señor Pacheco fué largamente aplaudido al dar término
a su vibrante improvisación.
Contestó en nombre de los festejados don José María
Loica, presidente del Comité porteño, quien en una aplaudida
improvisación, manifestó que toda la gloria de la soberbia jor-
nada correspondía a don Nemesio Pacheco, que era el autor,y
realizador de la idea de rendir homenaje a los generales nom-
brados.
Expresó, ademas, que parte muy principal en la realiza-
ción de éste le había cabido al señor Juan 2.° Meverholz, a
quien también aplaudía sin reservas.
L CCCXXVI

El s e ñ o r L o r c a f u e m u y a p l a u d i d o p o r los c o n c u r r e n t e s .
E n s e g u i d a h i z o u s o d e la p a l a b r a el s e ñ o r R o b e r t o Meeks,
q u i e n se refirió a los g e n e r a l e s , a s u a c t u a c i ó n c o m o mili-
t a r e s y a su m u e r t e , en h e r n i o s a s f r a s e s l l e n a s d e e n t u s i a s m o ,
q u e fueron aplaudidísiinas.
D e s p u é s le f u é c e d i d a la p a l a b r a al s e ñ o r M a x i m i l i a n o
del C a m p o , en m e d i o d e g r a n d e s m a n i f e s t a c i o n e s d e s i m p a t í a .
El s e ñ o r del C a m p o hizo, en su b r i l l a n t e i m p r o v i s a c i ó n ,
o p o r t u n o s c i n t e r e s a n t e s r e c u e r d o s d e los g e n e r a l e s en q u i e -
n e s veía u n e j e m p l o q u e s e g u i r .
T u v o d e s p u é s h e r m o s a s f r a s e s p a r a r e f e r i r s e a la j u v e n -
t u d d e s u p a r t i d o , a la q u e veía d e f e n d e r con v a l e n t í a s u s
i d e a l e s y c o n v i c c i o n e s y a q u i e n e s p e r a b a q u e los . v i e j o s *
e n t r e g a r í a n í n t e g r o el precioso l e g a d o d e d o c t r i n a s q u e les
dejara Balmaceda.
E l s e ñ o r del C a m p o f u é a p l a u d i d o con g r a n e n t u s i a s m o
t a n t o al t e r m i n a r , c o m o en varios p a s a j e s de s u d i s c u r s o .
A n o m b r e d e la j u v e n t u d , con la f a c i l i d a d d e p a l a b r a q u e
le es c a r a c t e r í s t i c a , r e s p o n d i ó en f o r m a e l o c u e n t e el s e ñ o r R u -
p e r t o Murillo, q u e se h i z o a p l a u d i r con e n t u s i a s m o .
P o r ú l t i m o , c e r r a n d o la m a n i f e s t a c i ó n , h a b l ó el s e ñ o r
J u a n 2.o M e y e r h o l z , a n o m b r e d e «La V i e j a G u a r d i a » .
El s e ñ o r M e y e r h o l z f u é e n t u s i a s t a m e n t e a p l a u d i d o p o r
su brillante discurso.
H o y e m p e z a r o n a r e g r e s a r a su? h o g a r e s las d e l e g a c i o n e s
q u e v i n i e r o n de p r o v i n c i a s .

El servicio f ú n e b r e

T o d o s los d e t a l l e s d e los f u n e r a l e s r e l a c i o n a d o s con la


p o m p a f ú n e b r e del acto, e s t u v i e r o n a c a r g o de la S o c i e d a d
A n ó n i m a d e P o m p a s F ú n e b r e s «La C e n t r a l » .
D i c h o servicio f u é h e c h o p o r la c i t a d a Sociedad, en f o r m a
a b s o l u t a m e n t e d e s i n t e r e s a d a , y c o n los m á s e l e v a d o s propósi-
tos d e h o m e n a j e a la m e m o r i a de los g e n e r a l e s .
C o n este m o t i v o , la V i e j a G u a r d i a d e B a l m a c e d a , ha diri-
g i d o al G e r e n t e do la C e n t r a l , p o r i n t e r m e d i o d e s u s Presi-
d e n t e s , koñoi'cs J u a n M e y e r h o l z y N e m e s i o P a c h e c o , u n a
a t e n t a c o m u n i c a c i ó n en la q u e a g r a d e c e n el s e ñ a l a d o a c t o d e
d e s p r e n d i m i e n t o r e a l i z a d o en las c i r c u n s t a n c i a s q u e y a se co-
nocen.
E s a comunicación h a sido d e b i d a m e n t e contestada a su
voz, p o r el G e r e n t e d e la S o c i e d a d A n ó n i m a d e P o m p a s
F ú n e b r e s , señor Carlos Valenzuela Silva
CVIII

Hoja de servicios del general de división don


Orozimbo Barbosa
26 A b r i l 1856, s u b t e n i e n t e d e l B a t a l l ó n B u i n 1." d e Lí-
n e a , 2 a ñ o s 2 días.
2 8 Abril 1858, t e n i e n t e del B a t a l l ó n B u i n 1.® d e L i n e a , 11
m e s e s 2 días.
3 0 M a r z o 1859, c a p i t á n g r a d u a d o en B a t a l l ó n B u i n l . ° d e
L í n e a , 1 a ñ o , 9 m e s e s , 12 d í a s
12 E n e r o 1801, a y u d a n t e m a y o r en B a t a l l ó n B u i n 1.® d e
L í n e a , 5 m e s e s , 19 días.
21 de J u n i o 1861, c a p i t á n e f e c t i v o e n B a t a l l ó n B u i n 1.°
de L i n e a , 5 a ñ o s , 11 m e s e s , 6 d í a s .
27 M a r z o 1867, s a r g e n t o m a y o r g r a d u a d o en Batallón
B u i n 1.° d e L í n e a , 4 m e s e s , 10 días.
7 O c t u b r e 1867, s a r g e n t o m a y o r e f e c t i v o del B a t a l l ó n 8.°
de L í n e a , 6 m e s e s , 16 días.
2 3 A b r i l 1868, s a r g e n t o d e la B r i g a d a d e T o l t é u , 1 a ñ o ,
3 meses, 12 días.
5 Agosto 1869, t e n i e n t e c o r o n e l g r a d u a d o en la B r i g a d a
de T o l t é n , 3 m e s e s .
5 N o v i e m b r e 1869, t e n i e n t e c o r o n e l del 8.° d e L í n e a , 1
a ñ o , 1 m e s , 12 días.
17 D i c i e m b r e .1870, t e n i e n t e c o r o n e l e f e c t i v o del 8.° d e
L í n e a , 11 meses, 13 dias.
30 N o v i e m b r e 1 8 / 1 , p a s ó al E s t a d o M a y o r d e P l a z a , 4
años, 5 mese?, 10 días.
10 M a r z o 1875, c o r o n e l g r a d u a d o en E s t a d o M a y o r , 3
a ñ o s , 4 días.
14 Marzo 1879, c o m a n d a n t e del B a t a l l ó n Cívico Caza-
dores, 7 meses, 9 días.
23 D i c i e m b r e 1879, c o m a n d a n t e del R e g i m i e n t o M o v .
L a u t a r o , 7 días.
31 D i c i e m b r e 1879, coronel e f e c t i v o del R e g i m i e n t o L a u -
taro, 20 días.
2 0 de E n e r o 1880, j e f e d e d i v i s i ó n en el E j é r c i t o del nor-
te, 8meses, 7 días.
27 S e p t i e m b r e 1880, j e f e d e b r i g a d a del E j é r c i t o del
n o r t e , 6 meses, 3 días.
31 M a r z o 1881, E s t a d o M a y o r d e plaza, 3 a ñ o s , 1 m e s ,
9 días.
9 M a y o 1834, i n t e n d e n t e c o m a n d a n t e de A r m a s d e Valdi-
via, 2 años, 9 m e s e s , 2 0 días.
1. Marzo 1887, c o m a n d a n t e del B a t a l l ó n d e M a r i n a , 5
meses, 17 días.
18 d e Agosto d e 1SS7, g e n e r a l d e b r i g a d a , 5 d í a s .
2 3 de Agosto 1887, c o m a n d a n t e g e n e r a l d e A r m a s d e
S a n t i a g o , 3 a ñ o s , 4 m e s e s , 19 días.
12 E n e r o 1891, j e f e d e la 2." división S a n t i a g o , 3 m e s e s ,
6
8 días.
cix
•20 A b r i l 1891, s e n a d o r p o r la p r o v i n c i a d e C a u t í n .
5 M a y o 1891, g e n e r a l d e división. 3 m e s e s , 2 3 días.
2 8 A g o s t o 1891, m u r i ó en la b a t a l l a d e Placilla.
H a s t a el 28 d e A g o s t o de 1891 s u m a n 3 5 a ñ o s , 4 m e s e s , 2
días.

C A M P A Ñ A S , B A T A L L A S y C O M B A T E S EN Q U E SE H A L L Ó

Hizo la c a m p a ñ a al s u r d e la R e p ú b l i c a e n 1K69 y se en-


c o n t r ó en la d e f e n s a d e la plaza d e R a n c a g u a el 1(3 d e Fe-
b r e r o d e d i c h o a ñ o , d e r r o t a n d o u n a m o n t o n e r a q u e la a t a c ó y
t o m á n d o l e u n a pieza d e artillería. E n la n o c h e del m i s m o día,
a las ó r d e n e s del c o r o n e l don F r a n c i s c o P o r r a s , a t a c ó y b a t i ó
n u e v a m e n t e la e x p r e s a d a m o n t o n e r a . El 2 d e M a y o del m i s m o
a ñ o , a las ó r d e n e s del t e n i e n t e coronel d e G u a r d i a s C í v i c a s
d o n F é l i x G a r c í a Videla, a t a c ó en P i c h i g u a o a o t r a m o n t o n e -
ra q u e f u é i g u a l m e n t e d e r r o t a d a . El S u p r e m o G o b i e r n o p o r
su c o n d u c t a eir la d e f e n s a do R a n c a g u a le c o n c e d i ó el g r a d o
d e c a p i t á n . S e e n c o n t r ó e n el b l o q u e o d e V a l p a r a í s o i m p u e s t o
p o r la e s c u a d r a e s p a ñ o l a d e s d e el '¿X le S e p t i e m b r e d e 1865
h a s t a el 14 d e Abril d e 1866 y en el b o m b a r d e o d e d i c h a pla-
za el 31 d e M a r z o del ú l t i m o a ñ o , a las ó r d e n e s del c o r o n e l
d o n J u s t o A r t e a g a . H i z o la c a m p a ñ a d e A r a u c o , d e s d e el 2 do
N o v i e m b r e d e 1861 h a s t a el 6 de Abril de 1864. a las órde-
n e s del c o r o n e l d o n C o r n e l i o S a a v e d r a y d e s d e el 7 d e Octu-
b r e d e 1867 h a s t a el 2 0 d e N o v i e m b r e de 1871, a las ó r d e n e s
del c i t a d o c o r o n e l y del g e n e r a l d o n Basilio U r r u t i a , h a b i e n -
d o c o n t r i b u i d o a la fortificación d e las p l a z a s d e N e g r e t e y
M u l c h é i i , T o l t é n y Q u e u l e . E n E n e r o d e 1870 y 71, respecti-
v a m e n t e , se i n t e r n ó h a s t a D a n g u i l e I m p e r i a l al m a n d o de u n a
d i v i s i ó n y en d e m a n d a del e n e m i g o . H i z o la c a m p a ñ a al P e r ú
v B o l i v i a d e s d e el 18 d e S e p t i e m b r e d e 1879 h a s t a el 7 d e J u -
nio de 1880, y la d e L i m a d e s d e esta ú l t i m a f e c h a h a s t a el 3 0
d e M a r z o 1881. El 8 d e M a r z o de 1880, al m a n d o d e u n a di-
visión d e las tres a r m a s , t o m ó posesión d e los f u e r t e s d e I s l a y
y M o l i e n d o . El 10, p e r s i g u i e n d o las f u e r z a s e n e m i g a s q u e ha-
bía a b a n d o n a d o d i c h o s p u n t o s , las batió en la e n s e n a d a (Cami-
n o d e A r e q u i p a ) S e e n c o n t r ó en la batalla d e T a c n a , el 2 6 d e
M a y o d e 1880, a las ó r d e n e s del g e n e r a l d o n M a n u e l B a q u e -
d a n o c o m o j e f e d e la 4." División del E j é r c i t o , y p o r s u b u e n
c o m p o r t a m i e n t o f u é r e c o m e n d a d o al G o b i e r n o en el p a r t e ofi-
cial. S e e n c o n t r ó en la t o m a d e la p l a z a de Arica el 7 d e J u -
nio del m i s m o a ñ o , a las ó r d e n e s del c i t a d o g e n e r a l y c o m o
e f e fie la d i v i s i ó n . El 19 d e J u n i o del m i s m o a ñ o m a r c h ó so-
lio T a r a t a al m a n d o d e u n a d i v i s i ó n , ert d e m a n d a del e n e m i -
go, q u e b a t i ó en Q u e b r a d a B l a n c a el 2 0 del m i s m o . E l 27 d e
D i c i e m b r e d e 1880 se b a t i ó e n el M a n z a n o ( Q u e b r a d a d e L u r i n )
c o n u n e s c u a d r ó n d e caballería e n e m i g a q u e f u é d e r r o t a d o .
E l 5 d e E n e r o d e 1881 h a c i e n d o u n r e c o n o c i m i e n t o c e r c a d e
Lurin fué atacado por u n a avanzada enemiga que consiguió
derrotar. F o r m ó parte de otros tres reconocimientos militaies
ex

q u e precedieron a las batallas de Arica, T a c n a y Chorrillos.


S e e n c o n t r ó e n e s t a ú l t i m a b a t a l l a y e n la d e M i r a d o r e s , el
1 3 y 15 d e E n e r o d e 1 8 8 1 , c o m o j e f e d e la 2 . a B r i g a d a d e
1. a y 2. a D i v i s i ó n d e l E j é r c i t o y a l a s ó r d e n e s d e l c i t a d o ge-
n e r a l don M a n u e l B a q u e d a n o . P o r su c o n d u c t a en estos com-
b a t e s f u é r e c o m e n d a d o al G o b i e r n o en el p a r t e oficial.

COMISIONES

D e s e m p e ñ ó el c a r g o d e j e f e c i v i l y m i l i t a r d e T o l t é u , des-
d e el a ñ o 1 8 0 8 h a s t a 187!). I g u a l c a r g o d e s e m p e ñ o c u la p l a z a
de C a l a m a de O c t u b r e a D i c i e m b r e d e 1879 D e s d e esta plaza
practicó un reconocimiento militar hasta Santa Bárbara. lía
s i d o c o m a n d a n t e d e l B a t a l l ó n M o v i l i z a d o C a z a d o r e s del De-
s i e r t o y del R e g i m i e n t o M o v i l i z a d o L a u t a r o . E n M a r z o d e
1 8 8 4 f u é n o m b r a d o i n t e n d e n t e y c o m a n d a n t e g e n e r a l d e Ar-
m a s d e la P r o v i n c i a d e V a l d i v i a .

CONDECORACIONES

P o r ley d e 1.° d e S e p t i e m b r e d e 1 8 8 0 u s a u n a m e d a l l a d e
oro con dos barras, por h a b e r s e e n c o n t r a d o e n las batallas de
T a c n a y A r i c a . P o r ley d e 14 d e E n e r o d e 1882 u s a o t r a m e d a -
lla d e o r o c o n d o s b a r r a s , p o r h a b e r s e e n c o n t r a d o e n C h o r r i l l o s
y M i r a f l o r e s . P o r a c u e r d o del C o n g r e s o d e 17 d e D i c i e m b r e d e
1879 se le d e c l a r ó h a b e r m e r e c i d o « B i e n d e la p a t r i a » .
E s copia c o n f o r m e .
Santiago, 28 de Julio de 1922.—V." B.®.—Firmado):
A g u s t í n V i g o r e n a , s u b - S e c r e t a r i o — ( F i r m a d o ) : C. Z ú ñ i g a , a r
chivero general de Guerra.
INDICE
PRIMERA PARTE

E l T e s t a m e n t o Político d e B a l m a c e d a 9
R e c u e r d o s sin odios ni r e n c o r e s 10
ANTECEDENTES DEL CONFLICTO.— S u b l e v a c i ó n
de la E s c u a d r a 12
Se e n c i e n d e la h o g u e r a 16
E l G e n e r a l B a r b o s a y el E j é r c i t o 18
Las p r i m e r a s batallas
La C a m p a ñ a Marítima ...
MOTINES y CONSPIRACIÓNKS 32
H o r a s de descanso 43
L A C A M P A Ñ A DE LA A R A U C A N Í A 48
G U E R R A DEL P A C Í F I C O . . . . 59
Tacna 63
Arica 65
T a ra ta 67
La campaña a Lima 71
R e c o n o c i m i e n t o s d e M a n c h a y y Ate 76
Chorrillos 83
Miraflores 87
D E S P U E S D E LA G U E R R A 92
M Í UNIFORME MILITAR 98
L o CAÑAS 100
L A DESPEDIDA 107
E m p i e z a n u e s t r o vía c r u c i s . . . 111
E n la L e g a c i ó n d e E s p a ñ a . L a n o c h e del 28 d e
Agosto 112
El saqueo 11^
La fatal noticia 123
E n los f u e r t e s d e V a l p a r a í s o 129
La División de C o q u i m b o 131
LAS BATALLAS: C o n c ó n 137
C o m b a t e d e V i ñ a del M a r 1-16
Placilla 1-J?
L A ENTREGA DEL ANILLO ">2
L A E X H U M A C I Ó N DE LOS R E S T O S 166
Las persecuciones
E L NAUFRAGIO
SECUNDA PARTE

Pág.

H o m e n a j e a la m e m o r i a d e los Generales Bar-


bosa y Alzérreca ^ II
EN VALPARAÍSO.—Nuestro j u i c i o . — B a r b o s a Y
Alzérreca ^ X\
La exhumación