You are on page 1of 20

14

La a legría d e l
perdón.
lia c ió n c o n
Reconci ia
o n l a Igl es
Dios y c

José M.ª Martín Sánchez, OSA


REER Y CRECER es una nueva colección que publica la Federación Agustiniana

C Española (FAE). Lo hace con dos objetivos a la vista: Reconocer y alentar, en primer
lugar, la tarea de todos los agentes de pastoral que anuncian hoy el evangelio de
Jesucristo en el mundo juvenil. No son los mejores tiempos para la evangelización de los
jóvenes, pero son nuestros tiempos y los jóvenes del siglo XXI son los únicos jóvenes que
existen.
Hubo épocas en que la fe infantil y juvenil estaba bien escoltada por la familia y la socie-
dad. En nuestros días, la fe carece de apoyos externos. O hace pie sobre unas hondas con-
vicciones personales o se tambalea y derrumba ante el primer vendaval. Se impone,
entonces, una pastoral seria, sin falsificaciones, que acompañe el proceso del desarrollo
humano. CREER Y CRECER de la mano. La fe que se va haciendo carne propia, aconteci-
miento personal que abarca y transforma la vida entera.
En segundo lugar, CREER Y CRECER ofrece un temario que acerca al fundamento de la
existencia humana y de la fe cristiana. Nadie ignora que la pastoral juvenil sufre los
embates de la secularización. Los forjadores de la opinión social orillan el sustrato religio-
so de nuestra cultura y el torrente noticiero de los medios de comunicación arrastra la
credibilidad de las instituciones. La imagen de la Iglesia que hoy se presenta es la de una
institución encaramada en títulos solemnes y amiga del boato y las ventajas terrenales.
Todo ello nos invita a fijar un camino formativo sistemático que vaya borrando tópicos y
fijando certezas.
Quienes trabajan en pastoral juvenil saben de soledades y de críticas afiladas. Las com-
pensaciones inmediatas son pocas y cuando a los jóvenes les comienza a caldear la san-
gre, con frecuencia inician un ensayo de libertad que les distancia de lo religioso. Es el
problema de la continuidad de los grupos y de la oferta de estructuras comunitarias aco-
modadas a cada etapa de crecimiento.
Un recordatorio final: No se puede pensar en una pastoral para los jóvenes sin los jóve-
nes. Son Iglesia, discípulos de Jesucristo llamados a la misión del Reino. La pastoral juve-
nil son ellos, con el nudo de su vida entre las manos. Nuestro único título es el de condis-
cípulos y compañeros de viaje. Hay analistas de la juventud que establecen tipologías y
describen rasgos diferenciales. Estudios y diagnósticos no faltan. Faltan acompañantes,
presencia cercana y educativa de adultos. Algo muy distinto a coquetear con los jóvenes,
llevarlos en volandas para que no experimenten la dureza del camino o instrumentar una
pastoral de invernadero.
Los agentes de pastoral juvenil no necesitan una letanía de elogios, pero sería injusto no
ofrecerles nuestra comprensión y nuestro reconocimiento. Gracias por estar y seguir ahí.

PUBLICACIONES F.A.E

Publica: Coordinan: Imprime:

Federación Agustiniana María Paz Martín de la Mata Grafinat, S.A. Argos, 8


Española Santiago M. Insunza Seco 28037 Madrid

ISBN (Obra completa): 84-96029-92-1 • Depósito Legal (Obra completa): M-44896-2005


ISBN: 84-96029-81-6 • Depósito Legal: M-44877-2005
LA ALEGRÍA DEL PERDÓN.
RECONCILIACIÓN CON DIOS
Y CON LA IGLESIA
JOSÉ MARÍA MARTÍN SÁNCHEZ, OSA

OS sacramentos celebran la fe y no consciente, llena de fe y comprometida de

L tienen sentido sin ella, como


también sería absurdo celebrar una
fe que no se vive: fe, sacramentos y vida
todos los fieles en las celebraciones
eclesiales. En lo que se refiere a la
Penitencia, la constitución Sacrosanctum
son –deberían ser– tres realidades básicas Concilium pide la reforma de los ritos y de
y unidas inseparablemente en la realidad las formas, de tal manera que expresen
existencial del cristiano y de la comunidad
mejor la naturaleza y el efecto del
eclesial. No basta decir sólo yo creo, o yo
Sacramento (n.º 72). El deseo del Concilio
confieso y comulgo, o yo soy legal y no me
era que los fieles cristianos pudieran vivir
meto con nadie, para afirmar realmente yo
soy cristiano. El cristiano se distingue por mejor lo que significa el pecado, la
lo que cree, lo que celebra y lo que hace. conversión y la celebración del perdón.
Si falla alguno de estos tres pilares, el Diez años después, en 1975, apareció el
edificio no puede mantenerse en pie. Ritual de la Penitencia que es todavía poco
conocido y mal practicado, pues en
A partir del Concilio Vaticano II la
muchas ocasiones seguimos realizando una
Iglesia ha emprendido una progresiva
confesión individualista, triste, legalista, no
renovación, que quiso extender también a
la liturgia, especialmente en lo que se unida a un proceso auténtico de
refiere a la celebración de los sacramentos. conversión. Cuatro son los temas
Todos conocemos los esfuerzos y logros fundamentales sobre los que vamos a
que ha supuesto la llamada reforma reflexionar: la identidad del sacramento
litúrgica, aún no plenamente consumada, del perdón, el sentido del pecado, la
para facilitar la participación activa, conversión y la celebración del

1
Creer y Crecer

La alegría del perdón

sacramento, que tiene que recuperar su apartado de la comunidad y no podía


sentido liberador y gratificante. participar en la Eucaristía hasta que era
recibido de nuevo, tras pedir perdón
públicamente y recibir la absolución
I. LOS NOMBRES Y LA sacramental en una celebración
IDENTIDAD DEL comunitaria presidida por el sacerdote.
SACRAMENTO DEL Algunas personas esperaban al final de su
PERDÓN: UN POCO DE vida para recibir el sacramento, pues sólo
se recibía una vez. Sin embargo, si no se
HISTORIA incurría en cualquiera de estas faltas
graves, no era necesario recibir el
El nombre que damos a las realidades y
sacramente del perdón. Es probable que
a las cosas debe expresar su identidad. No
san Agustín, bautizado ya siendo adulto,
obstante, los nombres que se han dado al
después de un sincero y profundo proceso
sacramento del perdón no siempre han
de conversión, no se confesara ninguna
expresado su sentido central, sino, más
vez. Esto no quiere decir que no practicara
bien, el elemento que en ese momento
la penitencia. En uno de sus sermones
histórico se resaltaba del sacramento. A
(352) nos aclara el sentido que tiene: «Tres
través de la historia este sacramento ha
modos de mirar la penitencia: la de los
conocido varias formas en lo que se refiere
catecúmenos, otra la penitencia cotidiana y
a su celebración.
un tercer género de penitencia severa y rica
en lágrimas». La primera se refiere al
1.1. PENITENCIA Bautismo, que perdona todos los pecados
cometidos hasta el momento de recibirlo.
Durante los primeros siglos del
La segunda tiene relación con la práctica
cristianismo era como un nuevo Bautismo,
del ascetismo y el sacrificio personal como
una segunda tabla de salvación, que se
muestra del arrepentimiento. La última es
reservaba a los pecados más graves tales
la que ponían en práctica los que incurrían
como el adulterio, el homicidio y la
en las faltas graves y que terminaba con la
apostasía. Estos pecados exigían un
celebración del sacramento
proceso público de arrepentimiento que
comunitariamente.
culminaba con la celebración del perdón
en la comunidad, después de que el Valoración: La palabra penitencia
pecador hubiera realizado obras de puede tener hoy connotaciones negativas
penitencia como muestra de su conversión en relación con el castigo que tiene que
y reparación del mal que había provocado. sufrir alguien que ha cometido un delito
Lo que llamamos hoy día cumplir la para poder redimirse: se habla de régimen
penitencia se realizaba antes de recibir la penitenciario, o de penitenciarías. Aunque
absolución. Mientras tanto, el pecador era pueda parecernos demasiado dura la

2
José María Martín Sánchez, OSA

exclusión de la comunidad y el rigor de las hecho mal. Es un acto que muestra en sí


penitencias exigidas, por lo menos en estos el arrepentimiento, requiere el
primeros tiempos se tenía en cuenta conocimiento sincero de uno mismo y es
seriamente el sentido de la corrección una demostración de humildad personal.
fraterna, de la conversión y el carácter Es positivo ser capaces de reconocer
comunitario y eclesial de la celebración. nuestro pecado y tiene un aspecto
medicinal y curativo el poder descargar el
fardo pesado de nuestras culpas. Por otra
1.2. CONFESIÓN
parte, el penitente puede recabar el
A lo largo de la Alta Edad Media y por consejo del confesor y recibir una
influencia de los monjes irlandeses se fue orientación espiritual. Se subraya que el
extendiendo la confesión individual. El confesor representa a Dios y a la
primer santo que consta que se confesó comunidad eclesial y guarda absoluto
fue san Isidoro de Sevilla, allá por el secreto, que nunca puede quebrantar y
siglo VII. Esta forma de celebrar el que es reconocido por todo el mundo.
sacramento obedecía a la práctica de la «¿Vergüenza para confesar? ¡No!, sobre
dirección espiritual de los monjes con todo, vergüenza para pecar», me decía en
respecto a los fieles, en una época en que, cierta ocasión una joven que valoraba
tras las invasiones bárbaras, la gente se muy positivamente la confesión.
había trasladado al campo y los El concilio de Trento elaboró las
monasterios eran auténticos centros normas de la confesión. Todos los fieles
espirituales. tenían la obligación de confesar los
El Concilio de Trento, celebrado en el pecados mortales al menos una vez al año,
siglo XVI, ratificó esta forma de en peligro de muerte y si se desea
celebración, especificando que la confesión comulgar. Así se fue extendiendo la
de los pecados es de derecho divino y se costumbre del precepto pascual, es decir,
han de confesar todos y cada uno de los confesar y comulgar en tiempo de
pecados graves indicando el género y Cuaresma, Semana Santa o Pascua. Estas
número. El objetivo era ayudar a los fieles normas dieron lugar, en ocasiones, a
conciencias escrupulosas y a que algunos
a descargar su conciencia y que el
fieles acudieran a la confesión con la
confesor pudiera ayudar mejor al penitente
sensación de que estaba ante un tribunal
después de oír sus pecados. La satisfacción
en el que el sacerdote parecía más un
o penitencia de los pecados cometidos
juez que un padre indulgente que
debía realizarse después de recibir la
perdonaba en nombre de Dios. Sin
absolución sacramental.
embargo, ayudó a muchos a mantener
Valoración: El término confesión vivo el espíritu cristiano y la relación con
equivale al acto de reconocer lo que se ha Dios. No obstante, llamar a este

3
Creer y Crecer

La alegría del perdón

sacramento simplemente confesión no es II. EL PECADO:


lo más exacto. Decir los pecados al RUPTURA CON DIOS,
confesor es sólo una parte de toda la
riqueza que encierra la recepción del
CON LOS HERMANOS
perdón de Dios. Y CON UNO MISMO

1.3. RECONCILIACIÓN 2.1. LA CONCIENCIA DE PECADO


A raíz de la publicación del nuevo Uno de los grandes males de nuestro
Ritual se ha comenzado a utilizar este mundo, como señaló muchas veces Juan
término, que expresa unir lo separado, Pablo II, es la pérdida del sentido del
relacionar lo dividido. El acento se pone en pecado. Hay quien nunca reconoce sus
el encuentro, la comunicación, la amistad errores y, por tanto, justifica siempre sus
y la paz. Es un acto interpersonal, donde la actos. Esto lo han hecho siempre los
mediación es muy importante, ya sea en políticos o los personajes públicos, pero lo
relación con Dios, con la Iglesia, con los malo es que ahora se ha extendido esta
hermanos, con la creación entera o forma de pensar en nuestra sociedad. San
consigo mismo. Agustín nos recomienda aceptarnos como
hombres, caminar en la humildad, pues «es
Valoración: La palabra reconciliación mejor un pecador humilde que un santurrón
refleja muy bien el sentido del soberbio» (Sermón 70). Nuestra propia
sacramento. Subraya el aspecto positivo y experiencia confirma la amarga
festivo de la conversión. Es salir al constatación de que todos somos
encuentro de Dios y del hermano. El pecadores y vivimos en una situación de
abrazo entre el padre y el hijo en el pecado que tiene para el creyente una
cuadro de Rembrandt, El regreso del Hijo doble e inseparable dimensión: ética y
Pródigo, refleja perfectamente lo que se religiosa. Desde el punto de vista ético es
celebra en este sacramento: la alegría del un mal moral, supone rechazar los
encuentro entre los dos, las manos del auténticos valores humanos. En el aspecto
padre reflejando el amor misericordioso de religioso el pecado es una triple ruptura
Dios –padre y madre a la vez– , la consciente y voluntaria de la relación con
postración del hijo como muestra de el Padre, con los hermanos y con uno
arrepentimiento y la mirada tierna y mismo.
confiada de los dos nos hablan del A menudo, los cristianos tenemos una
carácter liberador y festivo del imagen deformada del pecado en su
sacramento, que debemos llamar dimensión religiosa. Lo consideramos como
sacramento del perdón o sacramento de la una mancha, desobediencia u ofensa a
reconciliación. Dios. Estas imágenes pueden acercarnos a

4
José María Martín Sánchez, OSA

la comprensión del pecado, pero al bautismal y el seguimiento de Cristo. San


destacar sólo un aspecto parcial del Agustín, desde su experiencia de pecador
mismo, pueden impedirnos profundizar en arrepentido, dice que el pecado es ceguera
su auténtico sentido a la luz de la fe y de del alma, «pues el que se aparta de Dios,
la Palabra de Dios. Ni el alma se puede que es la luz verdadera, se vuelve ciego»
manchar físicamente ni el Dios de (Sermón 117,5). El Papa Benedicto XVI nos
Jesucristo es el Dios de los puros o sin recordaba, en el encuentro de jóvenes de
mancha. Tampoco es –menos aún– un Dios Colonia, que lo que de verdad cuenta es
policía, atento a multar al desobediente de nuestra amistad y relación con Jesús, sólo
la ley, ni un Dios justiciero, deseoso de con Él se puede realizar la auténtica
castigar al que le ofende. Podemos revolución que la humanidad necesita. El
preguntarnos incluso si puede una simple pecado, en el fondo, es una infidelidad a lo
criatura ofender o hacer daño propiamente que prometimos en nuestro Bautismo.
a todo un Dios, a no ser que esto se Podemos decir que entonces no éramos
entienda como el daño hecho directa o conscientes de nuestro compromiso, que lo
propiamente al hombre, que es hijo e hicieron nuestros padres y padrinos por
imagen de Dios. nosotros, pero lo hemos renovado
No es cristiana la actitud de quien en el consciente y personalmente en otras
sacramento de la reconciliación busca celebraciones: la Confirmación, la Vigilia
exclusivamente tranquilizar su conciencia, Pascual... El pecado es no ser agradecidos
limpiar su alma, arreglar sus cuentas con al amor que Dios nos tiene, es la distancia
Dios, evitar su castigo, lavar la ofensa al que hay entre nuestro ideal de vida y
Señor o pagar por sus pecados... Una nuestra realidad concreta, es no amar a
disposición semejante lleva al nuestro prójimo como Dios quiere que le
individualismo legalista, favorece el miedo amemos. La Primera Carta de San Juan nos
y los escrúpulos, impide la auténtica recuerda que sólo podemos decir que
conversión e ignora la dimensión amamos a Dios, a quien no vemos, si
comunitaria del pecado. En una palabra, demostramos amor a nuestro hermano:
vacía de su pleno sentido el sacramento de «Quien ama a Dios, ame también a su
la reconciliación, para convertirlo con hermano» (1.ª Juan 4, 21). La parábola del
frecuencia en un “quitamanchas”, un Buen Samaritano nos aclara quién es
tranquilizante o un rito meramente legal y nuestro prójimo y cómo tenemos que
casi mágico. practicar con él la misericordia. El examen
de conciencia para reconocer nuestro
pecado debe girar en torno a las
2.2. ¿QUÉ ES EL PECADO?
bienaventuranzas, ideal de vida para todo
Para comprender bien su sentido hemos cristiano. Hay un peligro en fijarnos sólo
de relacionarlo con nuestro compromiso en lo que hacemos mal y olvidamos del

5
Creer y Crecer

La alegría del perdón

bien que debemos hacer y que no Pastorales para el Ritual de la Penitencia.


hacemos, estando en nuestras manos Los obispos españoles nos hacían ver la
hacerlo, es decir, en las faltas de omisión. importancia de una clarificación acerca de
Escuché en cierta ocasión a una catequista la seriedad de las consecuencias del
explicar a los niños algo que me conmovió: pecado, «que ni debe identificarse
«lo que tu no hagas por alguien en un –especialmente en la formación de la
determinado momento quedará sin hacer conciencia de los niños– con cualquier
para siempre». nimiedad, ni debe considerarse como
definitivo durante esta vida, ya que
La conciencia bien formada debe tener
mientras el hombre no se haya endurecido
en cuenta también las faltas sociales, la
en una actitud de rechazo de Dios, el
insolidaridad, las injusticias cometidas, o la
retorno y la reconciliación le son ofrecidas
falta de respeto a la vida humana, y no dar
misericordiosamente».
importancia sólo a las faltas relacionadas
con el cumplimiento dominical o con el Tradicionalmente se ha recordado que
sexto mandamiento, que, evidentemente, para que algo sea considerado pecado de
también hay que tener en cuenta. verdad tienen que reunirse tres
Debemos resaltar la dimensión condiciones: materia grave, pleno
comunitaria-eclesial del pecado. Al ser la conocimiento y pleno consentimiento. La
Iglesia el Cuerpo Místico de Cristo, todo materia tiene que ver con el daño
pecado actúa y atenta contra su unidad producido a uno mismo o a los demás, y,
constitutiva y dinámica. Todos formamos en consecuencia, con la relación personal
un único Cuerpo (1 Cor 12, 12 ss.), todos con Dios. El conocimiento exige darse
somos miembros unos de los otros (Rom cuenta totalmente de lo que se hace: un
12,5). Toda acción de los miembros tiene niño pequeño o una persona
su resonancia en los demás y en el mismo desequilibrada es muy difícil que sea
Cuerpo. Todo pecado, incluso el más responsable de lo que hace. El
oculto, tiene resonancia en los demás consentimiento pleno requiere plena
miembros. El pecado entorpece el caminar libertad para actuar y querer hacerlo de
de la Iglesia y de sus miembros. El verdad. Hay quien niega la posibilidad de
cristiano que peca es un sarmiento que se que el hombre peque, pues todos estamos
separa de la vid y priva a la misma de los condicionados por muchas cosas. Sin
frutos que tenía que producir. embargo, hay que decir que todo hombre o
mujer tiene conciencia y conocimiento, ya
incluso en la niñez, a su nivel, de lo que
2.3. ACTOS, ACTITUDES Y OPCIÓN
está bien o mal moralmente hablando. En
FUNDAMENTAL
catequesis, con los niños de ocho años, les
La Conferencia Episcopal Española presento una lista de comportamientos
elaboró unas Orientaciones Doctrinales y para que me digan si está bien o mal, y,

6
José María Martín Sánchez, OSA

curiosamente, todos coinciden claramente sacramento de la reconciliación cuando


en lo que es bueno o malo. Los defensores hay conciencia de faltas más graves y
de la llamada ética de situación arguyen se ha roto la comunión con Dios o con
que siempre hay elementos subjetivos y los hermanos.
circunstancias concretas que aminoran la
b) El pecado grave está en relación con
culpa. Es cierto, pero sin caer en el
las actitudes negativas que causan un
relativismo moral. Si nada es bueno ni
gran daño a los demás, a uno mismo y,
malo y todo depende de lo que me
consecuentemente, demuestran poco
conviene en cada momento, entonces
amor a Dios. Los actos aislados en sí
negamos la existencia de los principios
puede que no tengan importancia, pero
éticos universales.
un conjunto de actos leves dan lugar a
Los especialistas en teología moral una actitud o hábito personal, que sí
recuerdan que hay tres niveles para poder puede ser grave. Quizá no tenga
juzgar el comportamiento humano: actos, importancia que un joven no estudie un
actitudes y opción fundamental de vida. día y prefiera salir de marcha, sabiendo
Ellos nos ayudan a explicar los tipos de que al día siguiente tiene un examen;
pecado en cuanto a su gravedad se refiere. lo malo es que se acostumbre a no
estudiar y sea un desastre total en lo
a) El pecado venial o leve tiene que ver
que se refiere a sus estudios. Si uno ha
con los actos cotidianos que
dejado de participar en la Eucaristía los
realizamos. Son, en expresión de los
domingos debe preguntarse cuál es su
obispos españoles, «los fallos y ligerezas
relación con Dios y si el hecho de
de la vida cotidiana que nos demuestran
alejarse de la Eucaristía confirma que
la imperfección y debilidad de nuestro
se está enfriando su amistad con
amor a Dios y a los hermanos». Los
Jesucristo.
actos aislados en sí puede que no
tengan importancia, a no ser que el c) El pecado mortal se sitúa en una
daño causado sea muy grande. Son los actitud de egoísmo y cerrazón, se
pecadillos, que son fruto muchas veces proyecta en una vida construida al
de nuestro temperamento, o forma de margen de las exigencias de Dios y de
ser, o de nuestros nervios y los demás, y se concreta, dicen los
preocupaciones cotidianas. Hasta los obispos, «en una oposición de iniquidad
santos han tenido estas imperfecciones. frente a Cristo». El pecado mortal no es
No cometer ninguna falta es una cualquier cosa, es un fallo en lo
ilusión. Estos pecados leves se fundamental de la existencia cristiana
perdonan con las múltiples acciones –de ahí el nombre de mortal–, implica
penitenciales de la liturgia y las una opción fundamental del hombre en
prácticas ascéticas. Hay que acudir al relación con Dios, que puede

7
Creer y Crecer

La alegría del perdón

manifestarse en actos singulares y III. LA CONVERSIÓN:


aislados, pero que, de ordinario, se VIAJE DE VUELTA AL
expresa en actitudes o conjuntos de
ENCUENTRO CON EL
actos. Debemos distinguir pues lo que
PADRE
es un acto aislado sin importancia ni
gravedad, una actitud o hábito, y la Convertíos y creed el Evangelio es el
opción fundamental de vida. Puede mensaje de la Iglesia el Miércoles de
haber, no obstante, un acto aislado que Ceniza al comenzar la Cuaresma. Es el
por su misma naturaleza sea una falta mensaje de Jesús de Nazaret, que anuncia
gravísima o mortal que rompe la opción la Buena Noticia que nos muestra cómo es
fundamental u orientación vital: es el Dios, cómo nos ama y cómo vivir para ser
caso de un asesinato o de una injusticia feliz. Para eso hace falta cambiar de
actitud, emprender el camino de regreso
que causa un gran daño a quien la
hacia el Padre, adoptar una nueva vida,
recibe. Sin duda, estos actos gravísimos
vencer el egoísmo y el materialismo. Esto
ocurren porque la opción fundamental es la conversión cristiana. Es un proceso
de las personas que los cometen está continuo, fruto de la acción de Dios,
muy lejos del Evangelio y del amor a libremente acogido y acompañado por el
Dios y al prójimo. hombre, al que todos estamos llamados y
comprometidos.
PARA EL DIÁLOGO En el Sermón de la Montaña (Mat 5,1-
16) encontramos las actitudes propias de
• ¿Crees que se ha perdido el sentido del una vida en Cristo Jesús, según los valores
pecado en nuestro mundo? ¿Te sientes del Reino de Dios, meta de la conversión.
pecador? ¿Qué te parece la relación que, Cuando Jesús comenzó a predicar en su
según san Agustín, existe entre el tierra de Galilea lo primero que anunció
reconocimiento del pecado y la fue la conversión: Convertíos y creed la
Buena Noticia. Los evangelistas nos
humildad? ¿Qué es para ti el pecado?
relatan la conversión de varios personajes:
¿Cuáles son los pecados más graves de
Mateo y Zaqueo, los publicanos, la
nuestro mundo? adúltera, la mujer pecadora... Lucas es el
evangelista de la misericordia. En el
• ¿Eres consciente de lo que significa tu capítulo 15 de su evangelio aparecen las
compromiso bautismal? ¿Has realizado o parábolas de la misericordia: el hijo
renovado en alguna ocasión tu opción pródigo, la oveja perdida, y la dracma
fundamental de vida? ¿Tienes en cuenta perdida. Es en la primera donde refleja
esta opción en tu vida concreta? mejor el sentido de la conversión. El hijo

8
José María Martín Sánchez, OSA

menor recapacitó, decidió volver a la casa valoró, sobre todo tras la lectura de El
de su padre para decirle: «Padre he pecado Hortensio, de Cicerón: la amistad. En este
contra el cielo y contra ti, ya no merezco momento se produjo su primera
llamarme hijo tuyo, trátame como a uno de conversión. Sin embargo, tardó muchos
tus jornaleros». La clave que expresa su años en encontrarse con la auténtica
conversión es la palabra recapacitó. verdad: Jesucristo. Se dio cuenta de que la
verdad no se encontraba por ahí fuera,
Es psicológicamente imposible
sino en su interior: «No te desparrames.
convertirse en dos minutos y es
Concéntrate en tu intimidad. La verdad
teológicamente falso pretender
reside en el hombre interior» (La verdadera
reconciliarse con Dios sin reconciliarse con
religión 39,72). Esta fue su segunda
los hermanos y sin cambiar de actitud. Por
conversión, la intelectual, pero le hacía
eso dice Jesús: «Si vas a presentar una
falta cambiar su vida para seguir
ofrenda ante el altar y te acuerdas allí
radicalmente a Cristo. Le costó mucho,
mismo de que tu hermano tiene algo contra
pero Dios tomó la iniciativa aquel día en el
ti, deja allí tu ofrenda ante el altar, ve
jardín, cuando escuchó aquella canción
primero a reconciliarte con tu hermano y
que venía de la casa vecina: Toma y lee,
luego vuelve a presentar tu ofrenda» (Mt
toma y lee. Abrió el pergamino y encontró
5,23-24). San Pablo utiliza el término
las palabras del apóstol San Pablo a los
griego metanoia, que refleja muy bien el
romanos, capítulo trece: «Comportémonos
sentido de la conversión como proceso y
como en pleno día, con decoro: nada de
cambio radical de vida. Significa cambio de
comilonas ni borracheras, nada de orgías y
mente. En efecto, la conversión auténtica
desenfrenos, nada de riñas ni porfías. En
supone un cambio total en la forma de
vez de eso, revestíos del Señor, Jesús
pensar, de sentir y de actuar. Así lo
Mesías, y no alimentéis los bajos deseos».
hicieron grandes santos como el propio
Se sintió aludido, no pudo leer más y un
san Pablo, san Ignacio de Loyola, san
torrente de lágrimas acudió a sus ojos. Su
Francisco de Borja y san Agustín...
amigo Alipio continuó leyendo: «Al que
Podemos seguir el proceso de la tiene la fe débil, hacedle buena acogida sin
conversión de san Agustín en Las discutir opiniones», consejo que tomó para
Confesiones, relato autobiográfico sí, acompañando a Agustín en su
ejemplar de su búsqueda de la verdad, conversión. Esta fue su conversión
convencido de que, si la encontraba, sería definitiva, la del corazón, que culminó en
feliz. Persiguió la felicidad en los placeres la celebración del Bautismo en la Vigilia
de la vida, en el éxito profesional, en los Pascual. Nos dice que sufrió una profunda
filósofos, en las doctrinas religiosas de los emoción cuando recibió las aguas del
maniqueos. Nada le convencía..., cayó en el sacramento del Bautismo de manos de san
escepticismo. Pero hay algo que siempre Ambrosio, obispo de Milán. Tan

9
Creer y Crecer

La alegría del perdón

significativa ha sido la conversión de san celebrar bien este sacramento: se preparan


Agustín que la Iglesia sólo celebra adecuadamente, analizan su vida de una
litúrgicamente dos conversiones: la de san forma objetiva, tienen la suficiente
Pablo (25 de enero) y la de san Agustín (24 humildad para reconocerse pecadores,
de abril, día de su Bautismo). viven su acercamiento al sacramento con
No pensemos que el don de la una actitud gozosa y liberadora y tienen
conversión está reservado sólo a los un sincero propósito de cambio. También
grandes personajes. Hay muchas personas produce gozo ver cómo la asistencia a las
de a pie que, en un momento determinado, celebraciones comunitarias de la
han decidido cambiar su vida. Está al Reconciliación crece día a día, síntoma de
alcance de todos porque Dios siempre la percepción del carácter comunitario del
espera la vuelta del pecador arrepentido. pecado y de la celebración del perdón. Con
Hemos de tener en cuenta que la ocasión de la celebración de los
conversión no es cuestión de un momento Encuentros de la Juventud con el Papa o
de iluminación, la decisión de cambiar de en los días de la muerte de Juan Pablo II,
vida debe continuar después, pues nadie muchos comentaristas y sacerdotes
está libre de la tentación, ni tampoco lo destacaban cómo muchos jóvenes se
estuvieron los santos. Apoyarse en la gracia acercaban al sacramento de la
de Dios y en la determinación de seguir a reconciliación. Pero ¿cuál es la realidad de
Jesús es lo que puede mantenernos en el nuestras parroquias?, ¿no es verdad que es
buen camino. un sacramento cuya práctica está en
crisis? Analicemos sus causas.
IV. LA CELEBRACIÓN DEL
SACRAMENTO DE LA 4.1. CAUSAS DE LA REDUCCIÓN DE LAS
CONFESIONES
RECONCILIACIÓN: LA
ALEGRÍA DEL PERDÓN Por parte del penitente:
– La pérdida del sentido del pecado. El
El sacramento de la reconciliación es
hombre, cada vez más, ha perdido la
un sacramento teóricamente renovado por
conciencia de culpa, y por tanto, sin
el Concilio Vaticano II, pero prácticamente
ésta no hay necesidad de confesión.
olvidado; espera aún la renovación
práctica en la vida. Muchos están – El orgullo. La confesión lleva consigo
preocupados porque hoy día comulga un humillarse, un descubrir la propia
mucha gente, pero se confiesan pocos y identidad al otro. Muchos dicen que lo
casi siempre los mismos. La crisis del importante es confesarse con Dios, no
sacramento no es dogmática, sino práctica. me hace falta el sacerdote. Un cierto
Hay personas, sin embargo, que saben anticlericalismo rechaza la necesidad

10
José María Martín Sánchez, OSA

de intermediarios para la relación con 4.2. VALORES QUE SE DEBEN TENER


Dios. EN CUENTA EN LA CELEBRACIÓN
– El oscurecimiento de la moral religiosa, – Para evitar los defectos referidos
ignorancia de lo que es realmente el anteriormente es necesario, ante todo,
sacramento de la Reconciliación. No se dar su justo lugar a la catequesis en la
percibe su necesidad y valor. educación de este sacramento. Hay que
insistir más en la penitencia-conversión
– La situación irregular en la que se
que en la confesión-acusación de los
encuentran algunos, de la cual, o no
pecados.
quieren o no pueden salir (concubinato,
control de natalidad, injusticia – Es necesario recuperar el sentido
laboral...). eclesial de la reconciliación, que no
siempre ha sido explicitado a lo largo
Por parte del confesor:
de los siglos. Y esto no sólo con la
– La falta de buenos confesores y celebración comunitaria de la
disponibles para atender a los fieles. penitencia, sino también en el rito de la
Algunos fieles se quejan de que en su reconciliación de un solo penitente. La
parroquia es difícil encontrar un reconciliación no es únicamente una
sacerdote para ser atendidos en invisible relación entre Dios y el
confesión. pecador, sino que, por voluntad de
Cristo, implica una relación visible con
– El confesor considera su trabajo como
la Iglesia. La acción reconciliadora de la
una carga, cuando debería transmitir
Iglesia se ejerce en la celebración
alegría. Hay personas que han tenido
sacramental y cada miembro participa
alguna experiencia negativa,
en este misterio según su propia
encontrando en el confesor, en lugar de
situación en la comunidad. A los
un ministro transmisor de misericordia
obispos y sacerdotes se les ha
y comprensión, un inquisidor indiscreto
encomendado ejercer el ministerio de la
que reprocha y que impone cargas
reconciliación en la persona de Cristo,
pesadas. Estos casos obedecen,
pero la comunidad entera participa
ordinariamente, a otras épocas.
acogiendo con alegría al pecador. Así lo
– Considerar a los penitentes en serie y ha destacado la constitución Lumen
no en serio. Cada penitente es un caso Gentium del Vaticano II: «Los fieles
concreto y sus faltas también. El oficio obtienen de la misericordia de Dios el
del confesor es dirigir, ayudar y perdón con la Iglesia a la que ofendieron
favorecer al penitente. Mal médico con su pecado y que, con su amor, su
sería aquél que recetara de forma ejemplo y su oración, les ayuda en el
generalizada. camino de la propia conversión» (11). El

11
Creer y Crecer

La alegría del perdón

Ritual recomienda la celebración Una ayuda eficaz para realizar un


comunitaria del perdón, pues resalta buen examen de conciencia es revisar
plenamente este carácter eclesial. nuestra vida a la luz de la Palabra de
Dios, que debe estar presente siempre
PARA EL DIÁLOGO en la celebración, sea ésta individual
o comunitaria.
• ¿Qué es para ti la conversión? ¿La – El arrepentimiento, o dolor de los
entiendes como un fenómeno aislado o pecados. No debe aparecer como una
un proceso? ¿Cuáles son las dificultades condición orientada únicamente a la
mayores para la conversión? ¿Qué validez de la confesión, sino como un
valoras más en la conversión de san acto personal dirigido a Dios. Hay que
Agustín? insistir en la eficacia de la contrición
• ¿Cuál es la causa de que hoy esté en sincera o dolor de haber pecado y
baja el sacramento de la reconciliación: ejercitarse en ella.
La pérdida de conciencia del pecado, el
– El propósito de la enmienda. No se
miedo a la confesión, la falta de
limitará a la decisión de no volver a
confesores disponibles...?
cometer los pecados confesados, sino
• Consideras que el pecado y la que se referirá a la renovación del amor
conversión tienen un carácter eclesial y de Dios y al afán de llevar una vida
comunitario? plenamente cristiana: vivir como hijos
de Dios y con Dios.
4.3. PARTES DE LA CELEBRACIÓN
– El reconocimiento de los pecados ante
– El examen de conciencia. Es revisar el confesor. El confesor representa a
nuestra vida. Debemos profundizar Jesucristo. Se han de expresar no sólo
más en los móviles, actitudes y los actos, sino sobre todo las actitudes
causas, ir a la raíz de nuestro y omisiones. En los modelos de examen
comportamiento, lo cual nos ayudará de conciencia propuestos en el Ritual
a conocernos mejor a nosotros se da mucha importancia a las
mismos. No se debe martirizar uno relaciones con el prójimo, se incluyen
por empeñarse en no olvidar ningún
temas sociales que afectan a la
pecado, con la finalidad de la
pobreza, a la injusticia distributiva en
confesión íntegra de todos los
el trabajo, a la liberación de los
pecados. He de preguntarme qué uso
oprimidos, a los deberes como
he hecho de los dones o talentos que
ciudadanos...
Dios me ha entregado, si los he
puesto al servicio de los hermanos o – La absolución. Es el signo decisivo y
me los he reservado para mí mismo. fundamental de la reconciliación. Es

12
José María Martín Sánchez, OSA

profesión de fe en la Iglesia que nos da acomodarse al penitente, por lo cual es


la seguridad del perdón por parte de bueno el diálogo con él y se requiere su
Dios Padre. Se realiza mediante la aceptación.
imposición de manos del sacerdote, que
pronuncia al mismo tiempo la fórmula – La acción de gracias. Es el rito
de la absolución. El sacerdote, en conclusivo de la celebración. En las
nombre de Dios y de la Iglesia, extiende celebraciones comunitarias aparece
las manos encima de la cabeza del más desarrollado, pero siempre tiene un
penitente, o eleva la mano derecha sentido básico de alabanza y
mientras da la absolución. La fórmula agradecimiento por el perdón recibido.
que pronuncia es: «Dios Padre Su fuerza está en el reconocimiento de
misericordioso, que reconcilió consigo el que la reconciliación es obra de Dios en
mundo por la muerte y resurrección de nosotros y que su amor es más fuerte y
su Hijo y derramó el Espíritu Santo para
constante que nuestro pecado.
la remisión de los pecados, te conceda
por el ministerio de la Iglesia, el perdón
y la paz. Y yo te absuelvo de tus V. LAS TRES FORMAS
pecados, en el nombre del Padre, y del
Hijo y del Espíritu Santo». El penitente
DE CELEBRACIÓN
acepta el regalo del perdón, diciendo: DE LA RECONCILIACIÓN
«Amén».
– La satisfacción. Es signo de la 5.1. RECONCILIACIÓN DE UN SOLO
conversión. Tradicionalmente se ha
PENITENTE
llamado cumplir la penitencia. La
verdadera conversión se realiza en el En ella se acentúa la atención a la
cambio de vida y en la reparación de persona y a su propia circunstancia. Se
los daños. Lo más importante es puede celebrar en el confesionario, o en
cambiar la práctica respecto a las obras otro lugar adecuado, dentro o fuera del
que se imponen como satisfacción: el templo. Sus valores son: facilita el diálogo
rezar varios padrenuestros o avemarías
de orientación y ayuda entre el sacerdote y
no se puede considerar una obra
el penitente, quien reconoce con humildad
satisfactoria propiamente dicha. Debe
sus pecados, prueba evidente de su
preferirse hacer algo que repare el mal
y ayude a prevenirlo, o cualquier obra arrepentimiento. Presenta algunas
de apostolado y de ayuda fraterna: dificultades, como son olvidar el sentido
obras de caridad, visita a enfermos, comunitario y litúrgico del sacramento y
ayuda al necesitado. El objeto y la que la Palabra de Dios no se tenga en
cuantía de la satisfacción deben cuenta en la celebración.

13
Creer y Crecer

La alegría del perdón

5.2. RECONCILIACIÓN DE MUCHOS difícil contar con el número suficiente de


PENITENTES CON CONFESIÓN Y sacerdotes para atender a los fieles en un
ABSOLUCIÓN INDIVIDUAL tiempo prudente. Muchos fieles salen de la
celebración antes de la acción de gracias
La celebración comunitaria de la
final, sin esperar a la conclusión de la
penitencia con confesión y absolución
celebración. Hay lugares en los que se
individual está especialmente
suprime la parte final del rito, quedando la
recomendada y se prefiere, con tal que sea
celebración cortada antes de un elemento
adecuadamente preparada y celebrada. Así
fundamental como es la acción de gracias.
lo afirmaban nuestros obispos en sus
Orientaciones doctrinales: «El criterio
conciliar de preferir a la celebración 5.3. RECONCILIACIÓN DE MUCHOS
individual y casi privada, la celebración PENITENTES CON CONFESIÓN Y
comunitaria siempre que un rito la admita ABSOLUCIÓN GENERAL
(Sacrosanctum Concilium 27), se aplica al
Esta tercera forma es aplicable, según
sacramento de la Penitencia dando
la Introducción del Ritual, cuando «dado el
preferencia, en principio, a la celebración
número de los penitentes, no hay
de la reconciliación de varios penitentes
suficientes confesores para oír con el
con confesión individual».
conveniente sosiego las confesiones de
Los valores de esta forma de cada uno en un tiempo razonable, de tal
celebración son: la experiencia comunitaria manera que los penitentes se ven obligados,
del pecado, la celebración más completa sin culpa suya, a quedar privados por un
de la Palabra de Dios, la importancia de la notable tiempo de la gracia sacramental o
oración en común, de la súplica y de la la sagrada comunión» (31). El sacerdote, en
acción de gracias, que manifiestan una comunicación con el obispo del lugar,
acción eclesial, la permanencia del puede juzgar si se dan estas condiciones,
elemento personalizador de la confesión sin que esto suponga minusvalorar o abolir
individual. Las dificultades de esta segunda la confesión individual. Notemos que esta
fórmula, cuando no se prepara y celebra tercera fórmula sólo está permitida en
adecuadamente, son: que se convierta en casos excepcionales como subraya el
una simple preparación colectiva para la catecismo de la Iglesia en su n.º 1483. El
confesión individual, o un examen de mismo Ritual recuerda que la confesión
conciencia explicado; que, debido a la íntegra y la absolución continúan siendo el
prisa, la confesión individual sea una único modo ordinario para que los fieles se
simple recitación de los pecados, y que la reconcilien con Dios y la Iglesia, «a no ser
absolución, al ser individual, pierda su que una imposibilidad física o moral excuse
relieve propio en el conjunto de la de este modo de confesión» (Introducción,
celebración. Además, en ciertos lugares es n.º 31). Abre, pues, una puerta a la validez

14
José María Martín Sánchez, OSA

de esta celebración con absolución Nadie niega, por otra parte, la


general, pero indica que los que han conveniencia de la confesión individual
recibido el perdón de pecados graves con el sacerdote y de la dirección
deben acudir a una confesión oral si les es espiritual o acompañamiento personal de
posible. los fieles cristianos, que puede realizarse a
través de la conversación más detenida o
Se abre una posibilidad extraordinaria
pausada con un sacerdote, un catequista o
que, quizá, debería pasar a ser ordinaria.
un acompañante en la fe.
¿Por qué no actualizar la forma de
celebración de este sacramento a los
tiempos modernos? Se ha intentado varias 5.4. ¿CUÁNDO DEBE RECIBIRSE EL
veces pero no se ha dado el paso definitivo SACRAMENTO DE LA
por miedo a que se abandone la práctica RECONCILIACIÓN?
del sacramento, o se dé lugar a unas El pecado es un no a Dios. Por el
rebajas en el sentido del pecado y del sacramento volvemos arrepentidos y somos
perdón, algo que no tiene por qué ocurrir. perdonados por el Padre. Por eso la
Los valores de esta forma de catequesis de este sacramento puede
celebración comunitaria de la hacerse muy bien tomando como modelo
reconciliación son: ofrecer la posibilidad el retorno del hijo pródigo al Padre. Todos
del perdón a fieles que de otra manera no somos “hijos pródigos”, pero también con
podrían recibirlo, la toma de conciencia frecuencia actuamos como el hijo mayor
más profunda de la repercusión social y incapaz de perdonar, cuando debiéramos
eclesial del pecado y del perdón, la ser como el padre que siempre acoge y
seriedad de la conversión de su corazón, la espera la vuelta de su hijo para darle un
acentuación de la iniciativa misericordiosa abrazo.
de Dios y del perdón del hermano. Las Es preciso evitar malentendidos y
dificultades son: no debe darse la disculpas: «no voy a confesarme porque
sensación de que la absolución se reparte volveré a caer en lo mismo». Si la confesión
indiscriminadamente para todos. El se toma como un acto aislado y
sacramento de la reconciliación no es algo desentendido de la vida, es lógico que se
mágico, requiere preparación y disposición razone así. Pero dentro de una dinámica de
adecuadas por parte del penitente: continua conversión, propia del vivir
arrepentimiento y propósito de cambio. El cristiano, todo cambia. El rito no será más
peligro de este tipo de celebración es que que un momento fuerte que encuentra eco
no se destaque suficientemente el en otros muchos actos, igualmente
momento de la absolución, que debe ser auténticos. Otro mal entendido es decir
bien proclamada y enriquecida con una «yo me confieso con Dios y me basta». Es
introducción que resalte el perdón de Dios. verdad que lo fundamental es el

15
Creer y Crecer

La alegría del perdón

arrepentimiento, pero necesitamos de perdón y el que lo haga –acuérdense de


también la gracia o ayuda que nos da el la parábola del hijo pródigo– con una tal
sacramento. Cuando uno se confiesa a alegría que parece que, más que
solas con Dios no está recibiendo ningún perdonarnos, fuera él quien recibiera el
sacramento que le ayude a mantenerse fiel regalo…
en el compromiso que se ha propuesto. El oficio de Dios es perdonar. La tarea de
El Papa nos ha invitado en Colonia a Dios es comprender, guiñar un ojo a las
redescubrir el sacramento de la tonterías que hacemos sus hijos y
reconciliación. Hemos de reconocer la abrazarnos como si nada hubiera pasado,
importancia que tiene para el cristiano. siempre que encuentre, claro, una pizca de
Dentro de una dinámica continua de amor en sus tontuelos.»
conversión, necesitamos, de vez en cuando, (J. L. MARTÍN DESCALZO, Razones para la
pararnos y recibir de nuevo el empujón esperanza, Atenas, Madrid 1984, p. 138)
que nos ayude a ser coherentes con
nuestro compromiso bautismal y nuestro
PARA EL DIÁLOGO
seguimiento de Jesús. Hemos de descubrir
el gozo liberador de la celebración • ¿Estoy satisfecho con mi forma de
comunitaria del perdón, sentirnos cada vez celebrar el sacramento de la
más comunidad, más unidos a la Iglesia de reconciliación: modo, tiempos...? ¿Cómo
Cristo. puedo cambiar y mejorar? ¿La
¿Cuándo celebrar el sacramento de la celebración del perdón está unida
reconciliación? Es cada uno el que tiene realmente a mi vida? ¿Es sólo un
que ver cuándo lo necesita, sobre todo si es tranquilizante, o me ayuda de verdad a
consciente de que ha roto gravemente la convertirme y a ser capaz de perdonar?
comunión con Dios y con los hermanos. • ¿Prefiero la celebración individual o la
Sigue vigente la obligación de confesar al celebración comunitaria? ¿Qué valores
menos una vez al año los pecados graves. veo en las tres formas de celebrar el
No debe convertirse en algo rutinario y sacramento? ¿Va incluida en la
mágico... En muchas parroquias y grupos se programación de mi grupo de fe la
ofrece la posibilidad de participar en la posibilidad de celebrar el sacramento de
celebración comunitaria del perdón una vez la reconciliación?
al mes y, sobre todo, es muy recomendable
• ¿Vivo el sentido festivo y comunitario
celebrarla en los llamados tiempos fuertes
del sacramento de la reconciliación?
de la liturgia: Adviento, Navidad, Cuaresma,
¿Entiendo la satisfacción o penitencia
Semana Santa o Pascua.
como el modo de comenzar una nueva
«Lo que más me ha gustado siempre del vida o, simplemente como el pago de
Dios del Evangelio es su infinita capacidad una multa?

16
Títulos de la colección:
1. MI VIDA, ¿ES MÍA?

Creer y Crecer
2. LA ASIGNATURA DEL SUFRIMIENTO O LA REALIDAD DE LA CRUZ
3. EL REGALO DE LA FE
4. VIVIR EN LA ESPERANZA
5. SÓLO IMPORTA EL AMOR
6. ¿ES POSIBLE DIALOGAR CON DIOS? LA ORACIÓN
7. LA BIBLIA, CARTA DE DIOS
8. JESUCRISTO, ROSTRO DE DIOS
9. JESUCRISTO, EL HIJO DE DIOS
10. LA AVENTURA DE SEGUIR A JESUCRISTO
11. MARÍA, LA LLENA DE GRACIA
12. SIETE GESTOS DEL AMOR DE JESÚS
13. BAUTIZADOS Y CONFIRMADOS EN EL SEÑOR
14. LA ALEGRÍA DEL PERDÓN. RECONCILIACIÓN CON DIOS Y CON
LA IGLESIA
15. COMULGAR… COMPARTIR
16. UN ESTILO DE VIDA COMO EL DE JESÚS
17. LA IGLESIA, UNA MADRE CON ARRUGAS
18. LA JUSTICIA Y LA SOLIDARIDAD, CAMINOS PARA LA PAZ
19. SOMOS SEXUADOS, ¡COMO DIOS MANDA!
20. EL ESPÍRITU DE JESÚS
21. OCHO AVENTURAS PARA SER FELIZ
22. TESTIGOS DE JESÚS EN EL MUNDO
23. DIOS, HUÉSPED DE NUESTRA HISTORIA
24. HABLAMOS DE LA ESPIRITUALIDAD DE SAN AGUSTÍN

PEDIDOS:
Secretaría de la F.A.E.
Islas Hébridas, 57
28035 Madrid
Tel. 609 952 487 • Fax. 91 376 92 51
faesecret@terra.es