You are on page 1of 3

CURRICULUM

“Análisis de fundamentos del Ajuste Curricular en el sector


de Lenguaje y Comunicación”

MAGÍSTER EN EDUCACIÓN DIFERENCIAL CON MENCIÓN EN


TRASTORNOS DE LA COMUNICACIÓN, AUDICIÓN Y LENGUAJE

Nombre: Giovanna Reyes Escudero

Fecha: 05/08/2017
En Chile, cada área curricular en la educación básica
es identificada como sector de aprendizaje. Lo que
corresponde al sector de Lenguaje y Comunicación se
presenta de manera trasversal a los demás sectores
del marco curricular, debido a que su enfoque
pretende desarrollar habilidades de comprensión, expresión y comunicación,
necesarias en cualquier instancia de aprendizaje a futuro. Esto quiere decir que la
metodología de este sector, se identifica como un enfoque comunicativo
indirectamente, siendo un apoyo específico, el cual es denominado enfoque
comunicativo funcional (Establecido en el marco curricular).

Dentro de los ajustes realizados en el ámbito curricular chileno, el sector de


Lenguaje y comunicación se reestructuró considerando tres grandes ejes, los
cuales son: lectura, escritura y comunicación oral.

En general, los objetivos fundamentales y los contenidos mínimos obligatorios dan


énfasis a la lectura de textos desde los niveles literales e inferenciales, y su
aprendizaje es abordado desde las destrezas (paso a paso, desde lo más simple
a lo más complejo), como del holístico (situaciones de lecturas globales), lo que da
teóricamente un modelo integrado.

El perfil de egreso para este sector curricular es el de un estudiante que ha


adquirido competencias comunicativas versátiles, que le permite expresarse con
fluidez oralmente en diferentes contextos o situaciones, comprender los mensajes
de diferentes emisores que le rodean e interactuar con los estudiantes,
estableciendo conversaciones de carácter crítico y creativo, lo cual a partir de este
enfoque, el estudiante es insertado de manera significativa a la sociedad, lo cual
es evidenciado tanto en evaluaciones SIMCE como PSU, que las competencias
que se debiesen alcanzar en este sub-sector de aprendizaje, es inferior a lo
esperado.

Las bases pedagógicas fundamentales del sistema educativo chileno, esta


principalmente enfocado al constructivismo, la pedagogía activa y el enfoque
desde las competencias, lo cual no es demostrado dentro de las salas de clases,
ya que las bases curriculares no están siendo articuladas conjuntamente con el
que-hacer pedagógico. Puesto que uno de las barreras más importante es la
incoherencia entre currículo y práctica pedagógica, es causada por las barreras
políticas y económicas, las cuales son, la “equidad” como base de la “calidad” para
una educación igualitaria en oportunidades, en donde los profesionales del área
de la educación son menospreciados. Es por ello que se debe valorar la labor del
profesorado, entregándoles las herramientas necesarias para que puedan educar
de la mejor manera las disciplinas afines, para aprender y enseñar en el área de
Lenguaje y Comunicación.

Uno de los puntos importantes es, enseñar a leer, tomando en cuenta que enseñar
a leer es enseñar a pensar, hábito intelectual para el desarrollo de la conciencia
crítica, lo cual es posible desarrollándolo a través de aprendizaje significativo, el
cual no debiese ser enfocado directamente a los contenidos e información, sino
más bien guiar al desarrollo y habilidades cognitivas para que el estudiante pueda
alcanzar niveles superiores de análisis.

Importante que los profesores recuperen el rol de mediador del aprendizaje,


orientador de la lectura, dejando de lado aquel profesor evaluador de la
comunicación, el cual hoy en día, pierden su tiempo en trasmitir información
memorística del lenguaje, escritura y comunicación, que solo contribuyen al
desencanto y aburrimiento de los estudiantes. El profesor que no genera el hábito
y el entusiasmo por la lectura no califica como maestro. Hay muchos modos de
acercarse a la literatura; desde la experiencia personal como sujeto social,
contexto histórico, entre otros.

Sin embargo, es difícil pensar en cambios desde la mirada del profesorado si no


se realizan cambios de manera conjunta con los ajustes curriculares y políticas
públicas, ya que es de suma importancia la coherencia y articulación efectiva entre
estas tres aristas, para un desarrollo de competencias y aprendizajes significativos
dentro del sector de Lenguaje y Comunicación.