You are on page 1of 3

El ántrax es una zoonosis (enfermedad propia de los animales) causada por Bacillus anthracis [1],

una bacteria de forma cilíndrica alargada (bacilo), que afecta primariamente a animales herbívoros,
ya sea domésticos o silvestres. El hombre es un huésped accidental, cuya infección resulta del
contacto cutáneo o, más raramente, de la inhalación o ingestión de la bacteria en esporas. Si bien
su frecuencia se ha reducido en el mundo, aún constituye un problema en algunos países no
industrializados y últimamente se ha convertido en un peligro ya que puede ser utilizado como arma
biológica.

[1] Bacillus anthracis

Su nombre proviene de la palabra griega anthracis (carbón), debido a su tendencia a producir


quemaduras negras en la piel.

El primer registro que se tiene de esta enfermedad es en Europa, donde en 1876, el médico y
microbiólogo alemán Robert Koch confirma por primera vez la existencia de esta.

Es una enfermedad muy poco común y prácticamente erradicada. Sin embargo, muchos países
como Alemania, Gran Bretaña, Estados Unidos, Japón, Rusia Corea e Irak han experimentado con
ántrax como posible arma biológica. Habiendo casos como la infección en 1915 por parte de Estados
Unidos, cuando inyectaron ántrax en caballos y ganado que serían transportados a Europa durante
la primera guerra mundial. O como la producción en Gran Bretaña de millones de alimentos
contaminados con ántrax para usar como represalia contra los alemanes durante la segunda guerra
mundial. De esta forma el ántrax se ha convertido en una enfermedad prácticamente solo existente
en los laboratorios de algunos países.

Las mascotas y los animales salvajes pueden infectarse al respirar o ingerir esporas del suelo, plantas
o agua contaminados. Mientras que Las personas se infectan con ántrax cuando las esporas ingresan
a su organismo cuando respiran las esporas, beben agua o ingieren alimentos que están
contaminados con esporas.
A demás de su uso como medio de investigación, el ántrax se encuentra en áreas agrícolas de
América Central y Sudamérica; África subsahariana, el centro y sudoeste de Asia, el sur de Europa y
Europa Oriental, y el Caribe.

Los efectos en la salud de las personas dependen de la manera en que el ántrax ingresa al organismo.
De forma que se puede presentar como las siguientes sub-enfermedades:

 Ántrax cutáneo: Forma más común de infección, por lo general a través de una herida o un
rasguño. Cerca del 20% de los casos resulta en muerte si no es tratado debidamente o en
caso de que la infección alcance la sangre.
Esto puede ocurrir cuando una persona manipula animales infectados o productos de origen
animal contaminados, como lana, piel o pelo. El ántrax cutáneo afecta más comúnmente el
área de la cabeza, el cuello, el antebrazo y las manos. Ataca la piel y el tejido alrededor de
la zona infectada.
El ántrax cutáneo es la forma más común de infección por ántrax y se considera también la
forma menos peligrosa. La infección se desarrolla generalmente entre 1 y 7 días después de
la exposición.
Síntomas del ántrax cutáneo:
→ pequeñas ampollas o una hinchazón que puede provocar comezón
→ forúnculo cutáneo (úlcera) sin dolor con un centro negro que aparece
principalmente en la cara, el cuello, los brazos o las manos
→ inflamación alrededor del forúnculo
 Ántrax pulmonar: Las personas que trabajan en lugares como plantas procesadoras de lana,
mataderos y curtiembres pueden inhalar las esporas cuando están en contacto con animales
infectados o productos de origen animal que provienen de animales infectados. Causa
graves problemas respiratorios y el colapso.
Se considera el tipo más letal de ántrax. La infección se desarrolla por lo general en el lapso
de una semana después de la exposición, pero puede demorar hasta 2 meses.
Síntomas del ántrax pulmonar:
→ Fiebre y escalofríos
→ Molestia en el pecho
→ Dificultad para respirar
→ Confusión o mareo
→ Tos
→ Nauseas, vómitos o dolor estomacal
→ Dolor de cabeza
→ Sudor (a menudo fuerte sudoración)
→ Cansancio extremo
→ Dolor corporal
 Ántrax gastrointestinal: Cuando una persona ingiere carne cruda o semicruda de un animal
infectado con ántrax, puede desarrollar ántrax gastrointestinal. Una vez ingeridas, las
esporas de ántrax pueden afectar el tracto gastrointestinal superior (garganta y esófago), el
estómago y los intestinos. La infección se desarrolla generalmente entre 1 y 7 días después
de la exposición.
Síntomas del ántrax gastrointestinal:
→ tre los síntomas del ántrax gastrointestinal se encuentran los siguientes:
→ Fiebre y escalofríos
→ Inflamación en el cuello o de las glándulas del cuello
→ Dolor de garganta
→ Dolor al deglutir
→ Afonía
→ Náuseas y vómitos, en especial vómitos de sangre
→ Diarrea o diarrea con sangre
→ Dolor de cabeza
→ Enrojecimiento (cara) y ojos rojos
→ Dolor estomacal
→ Desmayos
→ Abdomen (estómago) inflamado
 Ántrax por inyección: Hasta el momento solo conocido por los casos de consumidores de
heroína en el norte de Europa.
Los síntomas pueden ser similares a los del ántrax cutáneo, pero puede haber una infección
profunda debajo de la piel o en el músculo donde se inyecta la droga.
Se puede expandir en el organismo de manera más rápida y puede ser más difícil de
reconocer y tratar.
Síntomas del ántrax por inyección:
→ Fiebre y escalofríos
→ ampollas o una hinchazón que puede provocar comezón, en la zona donde se
inyecta la droga
→ forúnculo cutáneo sin dolor con un centro negro
→ Inflamación alrededor del forúnculo
→ Abscesos en las capas más profundas de la piel o en el músculo donde se inyecta
la droga

El ántrax no es una enfermedad contagiosa y puede tratarse y prevenirse mediante una vacuna que
a diferencia de otras vacunas contra bacterias, no contiene células de la bacteria Bacillus anthracis
y no causa ántrax. Esta vacuna fue autorizada en 1970. Sin embargo esta vacuna solo protege contra
el ántrax cutáneo y el ántrax inhalado.

En las áreas donde hay mascotas que han tenido ántrax en el pasado, es posible prevenir un brote
con la vacunación de rutina.