SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA

EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

INFORME ANUAL 2010

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA
El legado del gobierno de Alan García: Un país más inseguro Primera edición, septiembre 2010 1,000 ejemplares © Elaboración del contenido: David Lovatón Palacios Enrique Arias Aróstegui Diseño y diagramación: Renzo Espinel / Luis de la Lama Instituto de Defensa Legal Av del Parque Norte Nº 829 Urb Corpac, San Isidro, Lima - Perú Impreso por: Lettera Gráfica S.A.C. Calle Los Tucanes 298, San Isidro, Lima - Perú RUC: 20507839283 Teléfono: 4413006 Hecho el Depósito Legal en la Biblioteca Nacional del Perú Nº 2010 - 12019 Impreso en Perú

ÍNDICE

Introducción

......................................................................................................................... 5

CAPÍTULO 1 La violencia nuestra de cada día: la persistencia de la mala percepción ciudadana y el incremento de la victimización....................................................................... 7 1.1 La (in)seguridad es ahora la principal preocupación ciudadana .................................. 7 1.2 Las principales causas de la (in)seguridad y las medidas para combatirla, según los ciudadanos ............................................................................................................ 9 1.2.1 Las medidas de seguridad que suelen tomar los ciudadanos .......................... 13 1.3 La percepción de (in)seguridad ciudadana sigue por los suelos ................................ 14 1.4 La victimización se ha incrementado ............................................................................... 21 1.4.1 El uso de violencia y de armas de fuego en la comisión de los delitos ........... 29 1.4.2 La ayuda y solidaridad con la víctima de un delito ........................................... 30 1.5 La participación vecinal en la seguridad ciudadana ..................................................... 31 1.6 La (des)confianza en nuestras instituciones y autoridades .......................................... 33 1.6.1 Impotencia y escepticismo ciudadano .................................................................. 37 1.6.2 El Policiómetro ......................................................................................................... 39

CAPÍTULO 2 Análisis de la seguridad ciudadana en el país ...................................................................... 41 2.1 Tendencias en seguridad ciudadana ................................................................................ 41 2.2 Sin diagnóstico para enfrentar el problema .................................................................... 45 2.3 Impunidad ....................................................................................................................... 47 2.4 Incremento de la criminalidad .......................................................................................... 48 2.5 Nuevas formas delictivas ................................................................................................... 52 2.5.1 Extorsión .................................................................................................................... 55 2.5.2 Construcción Civil ................................................................................................... 57

2.5.2.1 Modus operandi de las mafias de construcción civil – antes de la obra ............................................................................... 58 2.5.2.2 Modus operandi de las mafias de construcción civil – durante la obra ................................................................................ 60 2.5.2.3 Los enfrentamientos entre las bandas ..................................................... 60 2.5.3 Sicariato ..................................................................................................................... 61 2.6 Legitimidad y situación de la Policía Nacional .............................................................. 64 2.6.1 Orden interno ........................................................................................................... 66 2.6.1.1 Sin planificación ......................................................................................... 67 2.6.1.2 Desmoralización policial ........................................................................... 67 2.6.2 Huelga policial ......................................................................................................... 68 2.6.3 Corrupción policial .................................................................................................. 69 2.6.4 El régimen laboral y la falta de entrenamiento ................................................... 70 2.6.5 Bienestar policial, tan solo una ilusión ................................................................. 71 2.6.5.1 Salud: Un privilegio ................................................................................... 71 2.6.5.2 Vivienda: Más lejana que nunca .............................................................. 72 2.6.5.3 La Defensoría del Policía ........................................................................... 72 2.7 Algunas propuestas incoherentes ..................................................................................... 73 2.8 Privatización de la seguridad y uso de armas de fuego ................................................ 74

Bibliografía

....................................................................................................................... 79

INTRODUCCIÓN

El presente "Informe anual 2010 sobre la seguridad ciudadana" retoma una labor iniciada por el Instituto de Defensa Legal (IDL) durante la transición democrática, de medir periódicamente el estado general de la seguridad ciudadana en base a diversas fuentes de información (estadísticas oficiales, información periodística, publicaciones e investigaciones propias o de otras instituciones) pero en especial en base a una encuesta anual sobre percepciones y victimización aplicadas en Lima Metropolitana y el Callao. Esta labor fue iniciada en IDL por Carlos Basombrío con varias publicaciones nuestras, entre las que destaca "Percepciones, victimización, respuesta de la sociedad y actuación del Estado" del año 2005. Precisamente comparar los resultados del 2005 con los resultados del 2010, nos ha permitido constatar en gran medida el estado de la seguridad ciudadana que recibió el Presidente Alan García en julio del 2006, con el estado de la seguridad ciudadana que muy probablemente nos legará en julio del 2011 en base a diversos índices de percepción, de victimización, de credibilidad de los cuerpos policiales y de medidas de seguridad que los ciudadanos adoptan. Nuestra conclusión general es que, lamentablemente, el Presidente García nos dejará un país más inseguro que el que recibió y de ahí el título que lleva este año nuestro informe anual. Nuestra intención es elaborar, publicar y difundir este informe anual de aquí en adelante, utilizando las mismas fuentes de información, en especial, aplicando la misma encuesta que hemos aplicado ahora en el 2010. De esta manera, este informe pretende convertirse en una herramienta de medición periódica, en base a determinados criterios, de los avances o retrocesos en las políticas públicas diseñadas o implementadas en materia de seguridad ciudadana, tanto en el ámbito local como nacional. Creemos que, así, podremos contribuir al seguimiento y evaluación de tales políticas por parte de instituciones públicas y privadas o de organizaciones nacionales e internacionales. Al respecto, tres precisiones importantes. Si bien el informe se basa en diversas fuentes de información que abarcan todo el país, la encuesta sólo fue aplicada en Lima Metropolitana y el Callao por limitaciones presupuestales; con lo cual, si bien la ciudad capital representa en gran medida lo que ocurre en el

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

5

país, hay particularidades y matices regionales y locales que el presente informe no ha podido recoger y confiamos poder subsanar esta limitación a futuro. Por otro lado, el presente informe sólo se concentra en la (in)seguridad ciudadana producto de la delincuencia común y que se previene y combate fundamentalmente en el ámbito local; de esta manera, no nos focalizamos en el crimen organizado (terrorismo, narcotráfico, entre otros) ni en los delitos que eventualmente se puedan perpetrar en el contexto de conflictos sociales, pues consideramos que ambos temas son de tal complejidad y especialidad que ameritan ser abordados en forma específica e interdisciplinaria no sólo por el área de seguridad ciudadana del IDL sino por otros equipos profesionales de nuestra institución, tal como efectivamente viene ocurriendo. Sin perjuicio de lo anterior, resulta inevitable que el presente informe haga más de una referencia puntual a ambos problemas. Finalmente, si bien este informe compara los resultados de las encuestas aplicadas el 2005 y el 2010, no se limita a ello sino que la encuesta del 2010 incorpora o afina algunos rubros o preguntas en relación con la del 2005. Por otro lado, el informe desarrolla otros temas relevantes para este balance general de la seguridad ciudadana que van más allá de la encuesta y que han sido incorporados gracias a otras fuentes de información.

6

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

C APÍTULO 1

LA VIOLENCIA NUESTRA DE CADA DÍA: LA PERSISTENCIA DE LA MALA PERCEPCIÓN CIUDADANA Y EL INCREMENTO DE LA VICTIMIZACIÓN

1.1 LA (IN)SEGURIDAD ES AHORA LA PRINCIPAL PREOCUPACIÓN CIUDADANA En una ciudad como Lima y Callao, lo previsible es que cuando se pregunte en una encuesta de opinión pública cuál es el principal problema que afecta a la ciudad, salga en primer lugar el desempleo o la pobreza. Sin embargo, la (in)seguridad ciudadana ha desplazado a estos históricos problemas en la preocupación de las personas, según la encuesta aplicada en junio del 2010. A la pregunta "¿Cuáles cree que son los tres principales problemas que afectan a la ciudad de Lima ó Callao?" el 74% contestó "La delincuencia/la falta de seguridad ciudadana", en tanto que el 60% contestó "El desempleo/La falta de trabajo". En nuestra opinión, este es otro indicador del deterioro de la seguridad en Lima y Callao en los últimos años. Al respecto, el "Informe sobre seguridad ciudadana y derechos humanos" de la Comi-

sión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) confirma esta tendencia no sólo en el Perú sino también en América Latina: "Por primera vez en décadas, en los países de América Latina, la delincuencia ha desplazado al desempleo como la principal preocupación para la población…".1 También llama la atención que los siguientes tres principales problemas de Lima y Callao que perciben los ciudadanos sean de (in)seguridad ciudadana o intensamente vinculados a la misma: el 42% respondió "El pandillaje", el 39% "La corrupción" y el 34% "El consumo y/o venta de drogas". Cabe precisar en torno al pandillaje y la micro comercialización de drogas, que son de mayor preocupación en los niveles socioeconómicos de escasos recursos D y E, en comparación con los otros niveles socioeconómicos A, B y C, con lo cual, podemos desprender que los sectores sociales de escasos recursos son más vulnerables a este tipo de delitos generados por la desintegración familiar y la marginación social.

1

Comisión Interamericana de Derechos Humanos. "Informe sobre Seguridad Ciudadana y Derechos Humanos". Washington D.C.: CIDH, Diciembre 2009, p. IX.

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

7

En su opinión, ¿cuáles crees que son los TRES principales problemas que afectan a la ciudad de Lima / Callao*?
Sexo Respuestas Total % M 76 58 44 41 30 24 12 5 6 2 1 F 72 62 39 37 37 16 19 4 3 5 1 1 Grupo de edad 18 a 30 a 45 a 29 44 más 63 53 45 45 34 22 17 6 4 5 1 1 177 81 65 43 36 31 19 16 2 4 2 1 169 79 62 37 36 37 19 14 4 6 3 1 1 188 Nivel socioeconómico A/B 84 49 32 48 29 34 10 5 5 3 1 C 73 62 45 41 37 18 10 6 3 1 1 D/E 68 64 44 32 34 13 25 3 5 6 1 1 193

La delincuencia / La falta de seguridad ciudadana El desempleo / La falta de trabajo El pandillaje La corrupción El consumo y/o venta de drogas El transporte público La limpieza pública El comercio informal / comercio ambulatorio El monto de los arbitrios e impuestos municipales La falta de servicios públicos (agua potable, desagüe) Otro No precisa Base de entrevistas ponderada

74 60 42 39 34 20 16 4 4 4 1 0,3 535

249 286

122 220

* En caso de haber sido aplicado en Lima, se mencionó solo Lima, y en caso de haber sido aplicado en Callao, se mencionó solo Callao.

Estos tres delitos (delincuencia común, pandillaje y micro comercialización de droga) también aparecen como los principales problemas de (in)seguridad ciudadana en Lima y Callao: el 81% de los encuestados contestó que "La delincuencia" era el principal problema de (in)seguridad ciudadana en la ciudad de Lima y Callao, el 68% respondió que era "El pandillaje" y el 49% "El consumo y/o venta de drogas". Como se sabe, tanto el pandillaje como el consumo y venta de drogas, son problemas de (in)seguridad ciudadana que se combaten no sólo con operativos e inteligencia policiales, sino también con acciones preven-

tivas en el ámbito de la educación y la salud por parte de los gobiernos locales, las iglesias, las ONG, las empresas, las juntas vecinales, entre otros. En otras palabras, frente a estos delitos la actuación policial no basta. También llama la atención que sólo el 7% de los encuestados haya señalado como uno de los principales problemas de (in)seguridad ciudadana "Las protestas sociales", pese a que muchos medios de comunicación y autoridades afirmen insistentemente que es uno de los principales problemas de (in)seguridad que ahuyentan la inversión privada. Al parecer, la mayoría de la ciudadanía no lo ve necesariamente así.

8

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

Y en su opinión, ¿cuáles son los TRES principales problemas de seguridad ciudadana que afectan a la ciudad de Lima / Callao*?
Sexo Respuestas Total % M 85 72 50 33 20 12 10 6 6 3 1 0,4 F 77 65 49 31 32 15 12 8 7 1 0,3 Grupo de edad 18 a 30 a 45 a 29 44 más 76 68 42 32 32 17 11 9 5 3 1 1 177 78 70 45 39 25 14 11 6 7 3 169 87 66 59 25 23 11 11 6 7 1 1 188 Nivel socioeconómico A/B 80 60 59 37 23 12 6 9 9 2 1 C 81 67 44 34 26 18 14 6 5 2 D/E 81 74 49 26 29 10 10 7 6 3 1 1 193

La delincuencia El pandillaje El consumo y/o venta de drogas Los secuestros La violencia familiar La agresión sexual La prostitución El funcionamiento ilegal de locales nocturnos Las protestas sociales La falta de espacios públicos (esparcimiento) Otro No precisa Base de entrevistas ponderada

81 68 49 32 26 14 11 7 7 2 1 0,2 535

249 286

122 220

* En caso de haber sido aplicado en Lima, se mencionó solo Lima, y en caso de haber sido aplicado en Callao, se mencionó solo Callao.

1.2 LAS PRINCIPALES CAUSAS DE LA (IN)SEGURIDAD Y LAS MEDIDAS PARA COMBATIRLAS, SEGÚN LOS CIUDADANOS En cambio, cuando la encuesta aplicada en el mes de junio del 2010 preguntó a los vecinos de Lima y Callao, ¿cuáles son las tres principales causas de la inseguridad ciudadana en Lima/Callao?2, la gran mayoría de encuestados señaló situaciones estrechamente vinculadas a la pobreza y exclusión social que padecen mayoritarios sectores de la sociedad peruana. Así, el 53% señala como

principal de causa de la (in)seguridad ciudadana "El desempleo/la falta de trabajo"; el 43%, "La pobreza y las desigualdades sociales"; y el 38%, "El bajo nivel educativo". Por su parte, el 47% de los encuestados señaló "El consumo de drogas" como la principal causa; como todos sabemos, en el Perú el consumo de drogas no es un delito sino más bien un serio problema de salud (adicción) que hay que prevenirlo y combatirlo como tal. Evidentemente, los delitos que se perpetren a partir del consumo de drogas (como asaltos y robos) deben ser enfrentados policialmente.

2

Cabe precisar que cuando la encuesta fue aplicada en Lima, se mencionó sólo Lima, y cuando fue aplicada en el Callao, se mencionó sólo el Callao.

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

9

En su opinión, ¿cuáles son las TRES principales causas de la inseguridad ciudadana en Lima / Callao*?
Sexo Respuestas Total % M 52 50 41 42 26 21 22 15 10 6 6 1 0,4 1 F 54 44 44 34 26 24 22 16 12 10 9 0,3 1 1 Grupo de edad 18 a 30 a 45 a 29 44 más 45 49 42 42 25 24 22 13 10 10 10 1 1 1 177 56 44 45 36 25 21 19 19 14 9 6 1 1 1 169 60 47 42 37 27 23 25 16 10 5 6 1 1 188 Nivel socioeconómico A/B 41 46 35 31 35 24 40 20 9 10 7 2 122 C 55 46 44 43 22 23 17 13 15 7 7 0,4 0,4 1 220 D/E 59 48 46 37 24 22 16 17 9 7 9 1 1 193

El desempleo / la falta de trabajo El consumo de drogas La pobreza y las desigualdades sociales El bajo nivel educativo La poca dureza de las penas La poca eficacia de la Policía El mal funcionamiento del sistema judicial Las carencias afectivas en el hogar La falta de colaboración ciudadana La falta de control en las cárceles El consumo excesivo de alcohol La ausencia de espacios públicos (esparcimiento) Otro No precisa Base de entrevistas ponderada

53 47 43 38 26 23 22 16 11 8 8 1 1 1 535

249 286

* En caso de haber sido aplicado en Lima, se mencionó solo Lima, y en caso de haber sido aplicado en Callao, se mencionó solo Callao.

En nuestra opinión, estas respuestas son un reflejo más que el delito común en el Perú está estrechamente vinculado a las condiciones de pobreza y exclusión social que padecen muchas personas y, por ende, toda política pública de prevención y combate del delito siempre debe ir acompañada de acciones en el ámbito de la salud, la educación y la promoción del empleo, muy en especial, a favor de los niños y jóvenes. Al respecto, cabe recordar que el "Informe sobre seguridad ciudadana y derechos hu-

manos" de la CIDH ha señalado que "27. Preocupa especialmente a la Comisión que entre las víctimas y los victimarios de la violencia y el delito se destacan los niños, niñas y jóvenes de entre 15 y 29 años de edad, con una tasa de homicidios que se eleva a 68.9/100.000. El desglose de las cifras demuestra que para la población joven de ingresos altos, la tasa es de 21.4/100.000, mientras que para la población joven de sectores de ingresos medios y bajos, se eleva a 89.7/ 100.000. También en este caso la región registra la tasa de violencia más alta del mundo…"3

3

Comisión Interamericana de Derechos Humanos. "Informe sobre Seguridad Ciudadana y Derechos Humanos". Washington D.C.: CIDH, diciembre 2009, p. 10.

10

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

Si se compara esta tasa de homicidios entre jóvenes con la tasa de homicidios general en América Latina (25.6/100.000), vemos que la tasa de homicidios entre jóvenes se eleva considerablemente hasta triplicarse en el caso de niños y jóvenes de escasos recursos4. Por ende, toda política pública de seguridad ciudadana que se implemente a nivel local o nacional, debe tener un componente central de prevención y enfrentamiento de la delincuencia juvenil, en especial, en los sectores sociales de escasos recursos. Evidentemente, con lo anterior no queremos dar a entender que hay una relación automática entre pobreza y delito, pues también existen crimen organizado e intereses económicos que estimulan y se benefician del crimen, a los que hay que enfrentar, no con medidas sociales, sino con acciones de inteligencia policial, especialización, operativos bien planificados y un sistema penal y penitenciario eficiente y sin corrupción. Pero todo parece indicar que el delito que afecta cotidianamente al ciudadano de a pie es el delito patrimonial vinculado a la exclusión social. Cabe destacar también que el 26% de los encuestados señaló como principal causa de la inseguridad ciudadana en Lima y Callao, "La poca dureza de las penas". Si bien es un porcentaje considerable, no es una gran mayoría ciudadana la que considera que el deterioro de la seguridad en nuestro país se debe a la supuesta "poca dureza" del sistema de justicia penal. Sin embargo, cuando los encuestados son preguntados acerca de las tres principales medidas que deben

aplicarse para disminuir o combatir la delincuencia de manera inmediata, el 34% contesta "aumentar las penas", esto es, se incrementa el sector social que considera que hay que endurecer más el sistema penal de justicia. En nuestra opinión, por un lado, el sistema penal en el Perú ya es duro frente a los delitos pero muchas veces no se aplica correctamente, ya sea por negligencia, lenidad o corrupción judicial. Por otro lado, discrepamos de las propuestas de "mano dura" que entre otras medidas plantean precisamente el endurecimiento de las penas, no sólo por estar reñidas con los derechos fundamentales sino también porque las experiencias comparadas nos muestran hasta ahora su ineficacia para reducir el crimen, entre otras razones, por la resistencia a invertir más y mejorar el sector penitenciario. Al respecto, los expertos José María Rico y Laura Chinchilla –actual Presidenta de Costa Rica– sostienen que "… la criminalidad y el sentimiento de inseguridad suelen originar presiones en la población sobre las autoridades públicas… Estas presiones suelen concretarse en exigencias de medidas más represivas, tanto en el plano legal (aumento de las penas, instauración de la pena de muerte) como en el plano policial (otorgamiento de más amplios poderes a los servicios policiales) y hasta en el parapolicial (actuación de grupos armados similares a los tristemente famosos escuadrones de la muerte), así como en el recurso a operativos policiales de "limpieza social" mediante la ejecución de redadas o la imposición del "toque de queda" para neutralizar la acción de las pandillas juveniles o al patrullaje conjunto ejército-policía. Asimismo, ante

4

Ob. Cit., p. 10.

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

11

la ineficiencia de la reacción estatal, se están dando casos alarmantes de recurso a una justicia "de mano propia"… Todo esto conlleva aspectos impropios de una sociedad democrática y representa un serio peligro para la consolidación de un Estado de Derecho…"5 También es de destacar que los ciudadanos señalan dos causas que corresponden al ámbito del sistema de justicia y no al de la seguridad; el 22% señaló como una de las principales causa de la inseguridad "El mal funcionamiento del sistema judicial" y el 8% "La falta de control en las cárceles", con lo cual, jueces, fiscales, policías y trabajadores penitenciarios debieran hacer muchos más esfuerzos por coordinar y colaborar mutuamente. En cuanto a las medidas que los ciudadanos consideran que deberían adoptarse para disminuir o combatir la delincuencia de manera inmediata, destacan aquellas vinculadas directamente a mejorar el desempeño en las calles de la Policía Nacional. En efecto, el 44% planteó "Contar con más policías en las calles", el 40%, "Combatir la corrupción policial" y otro 40%, "Mayor patrullaje de unidades". Como se puede apreciar, medidas vinculadas, por un lado, a la urgente necesidad –demostrada también por otros estudios y publicaciones– de mayor presencia policial en las calles y, por otro lado, a la necesidad ciudadana de contar con un cuerpo policial menos corrupto del que tenemos6.

Como veremos más adelante, esta necesidad de contar con más presencia policial en las calles, contrasta con la pésima imagen que la Policía Nacional tiene ante la ciudadanía, fundamentalmente por la extendida corrupción existente. Esta aparente contradicción ciudadana sólo se explicaría por el hecho que, pese a todo, hay conciencia entre los ciudadanos que es imposible la vida en sociedad sin un servicio público policial que brinde condiciones mínimas de seguridad. Por otro lado, cabe mencionar que el 23% de los encuestados señaló el restablecimiento del servicio militar obligatorio, como una de las principales medidas para disminuir o combatir la delincuencia. Al respecto, es otra de las medidas –junto con el endurecimiento de las penas– que propician los sectores afines a la mano dura en materia de seguridad. Como se sabe, en el Perú hemos dejado el tradicional servicio obligatorio y hemos adoptado el servicio militar voluntario y, en nuestra opinión, sería un grave retroceso volver al servicio obligatorio bajo la equivocada idea de someter a jóvenes infractores (pandillaje) a la disciplina militar para corregirlos e inculcarles valores; por el contrario, nosotros creemos que dicha medida podría propiciar mayor uso de armas de fuego por parte de estos jóvenes infractores. Por lo demás, el servicio militar –obligatorio o voluntario– no está diseñado para resocializar jóvenes infractores.

5 6

RICO, José María; y CHINCHILLA, Laura. "Las reformas policiales en América Latina: situación, problemas y perspectivas". Lima: Instituto de Defensa Legal, 2006, p. 111. Fieles a la política institucional del IDL, esta referencia a la extendida corrupción policial exceptúa a los numerosos suboficiales y oficiales de la Policía Nacional honestos y esforzados que hemos conocido en nuestro trabajo; lamentablemente hoy en día son la excepción.

12

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

En su opinión, ¿cuáles considera que son las TRES principales medidas para disminuir o combatir la delincuencia de manera inmediata?
Sexo Respuestas Total % M 48 40 41 41 32 30 23 15 7 F 41 41 38 38 36 27 23 20 10 Grupo de edad 18 a 30 a 45 a 29 44 más 47 33 42 37 30 26 21 22 10 38 48 36 42 34 29 28 17 8 49 40 40 40 37 29 21 14 8 Nivel socioeconómico A/B 39 40 38 28 43 30 22 28 9 C 44 38 39 39 31 30 26 18 8 D/E 48 42 41 46 31 25 21 11 9

Contar con más policías en las calles Combatir la corrupción policial Mayor patrullaje de unidades Aumentar el empleo Aumentar las penas Controlar el consumo de drogas Reestablecer el servicio militar obligatorio Mayor colaboración conjunta entre policías y ciudadanos Clausurar locales nocturnos ilegales Que se formen escuadrones clandestinos (fuera de ley) compuestos por policías o agentes privados para exterminar a los delincuentes Cercar los terrenos abandonados Otro No precisa

44 40 40 39 34 28 23 18 9

5 4 3 1

7 2 3 0,4

4 6 2 1

9 4 1 1

2 5 3 1

5 4 4 -

8 2 2 -

6 4 2 1

3 6 4 1

1.2.1 Las medidas de seguridad que suelen tomar los ciudadanos La encuesta de junio del 2010 también preguntó a la vecinos de Lima y Callao sobre las medidas de seguridad que ellos habían tomado y sorprendentemente el 43% contestó que "No ha tomado ninguna medida", porcentaje que se eleva al 57% entre los sectores socioeconómicos de menores recursos D y E. Sólo el 28% afirma haber contratado a un vigilante en su cuadra o calle; el 17%, haber puesto rejas o alarmas en su casa; y el 15%, haber enrejado o trancado el acceso a su cuadra.

Como puede apreciarse, son medidas de seguridad bastante elementales pero volvemos a llamar la atención en el hecho de que la mayoría afirme que no ha adoptado medida alguna, probablemente por falta de recursos económicos, al menos en el caso de los sectores D y E, y porque finalmente, pese a la escasa legitimidad de la policía y el serenazgo, la ciudadanía espera que tales instituciones le brinden seguridad. Felizmente en el caso del Perú, en comparación con otros países de América Latina, el uso de armas de fuego como medida para protegerse sigue siendo bastante reducido:

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

13

¿Ha tomado Ud. alguna de estas medidas para protegerse de la delincuencia?
Sexo Respuestas Total % M 44 25 15 15 9 1 4 8 0,4 F 42 30 18 14 12 4 1 6 1 Grupo de edad 18 a 30 a 45 a 29 44 más 44 24 16 15 8 1 2 6 1 177 45 25 18 12 12 2 3 8 169 40 32 16 17 12 6 2 6 1 188 Nivel socioeconómico A/B 22 42 33 25 15 8 3 7 122 C 43 29 17 15 10 2 4 4 1 220 D/E 57 17 5 8 8 1 9 1 193

No ha tomado ninguna medida Contratar vigilantes en su cuadra o calle Poner rejas o alarmas en su casa Enrejar o trancar el acceso a la cuadra Instalar un sistema vecinal de alerta (alarmas, pitos) Contratación de sistema de seguridad privada en su vivienda (Orus, Telemergencia, Prosegur, etc.) Comprar un arma de fuego Otro No precisa Base de entrevistas ponderada

43 28 17 15 10 3 3 7 1 535

249 286

sólo el 3% contestó "comprar un arma de fuego" como una de las medidas que había adoptado para protegerse. Como diversos estudios lo han mostrado, el uso de armas de fuego por parte de la población civil no hace descender el índice de delitos sino que los suele volver más violentos y expande el mercado ilegal de armas, como lo han demostrado la experiencia de pandillas juveniles en Centroamérica (las famosas "Maras" en El Salvador) o en el propio Callao, al punto que el propio alcalde provincial, en su momento, llevó a cabo una campaña para que se entregaran voluntariamente armas de fuego y se las inutilizara en ceremonias públicas. Sin embargo, pese a este dato tranquilizador en nuestro país, hay que tomar

todas las medidas de prevención para que su uso no se incremente. 1.3 LA PERCEPCIÓN DE (IN)SEGURIDAD CIUDADANA SIGUE POR LOS SUELOS En el abril del año 2005 a la pregunta "¿Cree usted que la violencia delincuencial se mantiene igual, está disminuyendo o está aumentando?" el 73.7% de los encuestados en Lima Metropolitana contestó que "Está aumentando"7, mientras que el 18.1% contestó "Se mantiene igual". Ahora en junio del 2010 a la pregunta "¿Diría Ud. que Lima/Callao es una ciudad: muy segura, segura, poco segura, nada segura?" el 96% de los en-

7

BASOMBRÍO IGLESIAS, Carlos. "Percepciones, victimización, respuesta de la sociedad y actuación del Estado. Evolución de las tendencias de opinión pública en Lima Metropolitana 2001-2005. Lima: Instituto de Defensa Legal, agosto 2005, p. 21.

14

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

cuestados en Lima Metropolitana y el Callao contestó lo siguiente: "Poco segura/nada segura" (58% poco segura y 38% nada segura)8. Así, todo parece indicar que la percepción general de los ciudadanos y ciudadanas de Lima Metropolitana y el Callao es que el estado de la seguridad ciudadana no ha mejorado, al menos en la ciudad capital. Tomando en consideración que la percepción ciudadana en el 2005 ya era mala en cuanto a la (in)seguridad, podemos concluir entonces que para los limeños y chalacos la situación sigue siendo mala. Si bien esto es una "percepción" y no necesariamente lo que viene sucediendo en los hechos, es tan alta y persistente en el tiempo que ya ha pasado a formar parte de la realidad y, en consecuencia, toda política pública en el sector seguridad va a tener que lidiar con dicha percepción.

Ahora bien, cuando analizamos la percepción ciudadana en relación a delitos específicos en junio del 2010, la situación es similar a la de abril del 2005. La percepción de que ciertos delitos han aumentado siempre es mayor a la de que los delitos se mantienen igual o que han disminuido, a excepción de los robos cometidos contra empresas o bancos, tal como veremos más adelante. Así tenemos que en relación a los "robos en las calles" el 61% de los encuestados respondió que "Han aumentado" frente al 28% que afirmó "Se mantiene igual". Tan sólo al 10% sostiene que "Han disminuido"9. En otras palabras, 6 de cada 10 limeños y chalacos consideran que los robos en las calles se han incrementado; 3 de cada 10, que ni han aumentado ni han disminuido; y tan sólo 1 de cada 10, que han disminuido.

En general, en la actualidad ¿diría Ud. que Lima/Callao es una ciudad...?
Sexo Respuestas Total % M 2 59 38 1 F 5 56 38 1 Grupo de edad 18 a 30 a 45 a 29 44 más 6 61 33 100 177 3 60 36 1 100 169 2 52 45 1 100 188 Nivel socioeconómico A/B 2 66 32 100 122 C 5 62 33 1 100 220 D/E 4 47 48 1 100 193

Muy Segura Segura Poco Segura Nada Segura No precisa Total % Base de entrevistas ponderada

4 58 38 1 100 535

100 100 249 286

* En caso de haber sido aplicado en Lima, se mencionó solo Lima, y en caso de haber sido aplicado en Callao, se mencionó solo Callao.

8 9

Encuesta encargada por el IDL al Instituto de Opinión Pública de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) y aplicada en el mes de junio del 2010, p. 1. Ídem., p. 1.

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

15

Comparando con el año anterior, ¿usted diría que los robos en las calles han aumentado, se mantiene igual, o han disminuido en Lima/Callao*?
Sexo Respuestas Total % M 59 28 12 2 F 63 29 8 1 Grupo de edad 18 a 30 a 45 a 29 44 más 54 33 12 2 100 177 58 31 11 1 100 169 70 22 7 1 100 188 Nivel socioeconómico A/B 64 25 11 1 100 122 C 62 30 7 1 100 220 D/E 58 30 12 1 100 193

Han aumentado Se mantiene igual Han disminuido No precisa Total % Base de entrevistas ponderada

61 28 10 1 100 535

100 100 249 286

* En caso de haber sido aplicado en Lima, se mencionó solo Lima, y en caso de haber sido aplicado en Callao, se mencionó solo Callao.

En torno a "agresiones de pandillas" la tendencia es similar. El 63% de los encuestados respondió que "Han aumentado" frente a tan sólo 13% que considera que "Han disminui-

do". Lo mismo sucede con los "secuestros". El 73% de los encuestados respondió que "Han aumentado" y tan sólo el 7%, que "Han disminuido". La misma tendencia se presen-

Comparando con el año anterior, ¿usted diría que las agresiones de pandillas han aumentado, se mantiene igual, o han disminuido en Lima/Callao*?
Sexo Respuestas Total % M 57 25 17 2 F 68 19 9 4 Grupo de edad 18 a 30 a 45 a 29 44 más 58 29 11 2 100 177 62 20 15 3 100 169 69 18 11 3 100 188 Nivel socioeconómico A/B 66 22 9 3 100 122 C 64 22 12 2 100 220 D/E 59 22 16 3 100 193

Han aumentado Se mantiene igual Han disminuido No precisa Total % Base de entrevistas ponderada

63 22 13 3 100 535

100 100 249 286

* En caso de haber sido aplicado en Lima, se mencionó solo Lima, y en caso de haber sido aplicado en Callao, se mencionó solo Callao.

16

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

Comparando con el año anterior, ¿usted diría que los secuestros han aumentado, se mantiene igual, o han disminuido en Lima/Callao*?
Sexo Respuestas Total % M 69 16 9 6 F 76 15 6 3 Grupo de edad 18 a 30 a 45 a 29 44 más 68 20 7 5 100 177 80 11 5 4 100 169 71 15 10 4 100 188 Nivel socioeconómico A/B 77 10 10 2 100 122 C 73 16 5 6 100 220 D/E 70 18 7 5 100 193

Han aumentado Se mantiene igual Han disminuido No precisa Total % Base de entrevistas ponderada

73 15 7 5 100 535

100 100 249 286

* En caso de haber sido aplicado en Lima, se mencionó solo Lima, y en caso de haber sido aplicado en Callao, se mencionó solo Callao.

ta cuando se les pregunta a los encuestados sobre "robos de vehículos" y "consumo y venta de drogas". La mayoría contesta que

"han aumentado", en tanto una minoría contesta "Se mantiene igual" o "Han disminuido"10.

Comparando con el año anterior, ¿usted diría que los robos de vehículos han aumentado, se mantiene igual, o han disminuido en Lima/Callao*?
Sexo Respuestas Total % M 59 27 8 5 F 60 29 7 4 Grupo de edad 18 a 30 a 45 a 29 44 más 46 41 6 7 100 177 66 23 7 4 100 169 67 21 9 3 100 188 Nivel socioeconómico A/B 65 27 7 1 100 122 C 58 30 7 6 100 220 D/E 59 27 8 5 100 193

Han aumentado Se mantiene igual Han disminuido No precisa Total % Base de entrevistas ponderada

60 28 7 4 100 535

100 100 249 286

* En caso de haber sido aplicado en Lima, se mencionó solo Lima, y en caso de haber sido aplicado en Callao, se mencionó solo Callao.

10

Ídem., pp. 2 y 3.

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

17

Comparando con el año anterior, ¿usted diría que el consumo y venta de drogas han aumentado, se mantiene igual, o han disminuido en Lima/Callao*?
Sexo Respuestas Total % M 74 21 3 2 F 73 21 3 3 Grupo de edad 18 a 30 a 45 a 29 44 más 67 27 4 2 100 177 77 18 4 1 100 169 75 19 2 4 100 188 Nivel socioeconómico A/B 80 17 2 1 100 122 C 75 20 3 3 100 220 D/E 67 25 5 3 100 193

Han aumentado Se mantiene igual Han disminuido No precisa Total % Base de entrevistas ponderada

73 21 3 3 100 535

100 100 249 286

* En caso de haber sido aplicado en Lima, se mencionó solo Lima, y en caso de haber sido aplicado en Callao, se mencionó solo Callao.

En el caso del robo de vehículos, esta percepción ciudadana –el 60% de los encuestados cree que se han incrementado en Lima y Callao– coincide con las cifras oficiales que maneja el Ministerio del Interior sobre el

particular, esto es, que el robo de vehículo se ha ido elevado sostenidamente en el periodo 2006-2009, tal como lo muestra el siguiente cuadro:

Robo de vehículos en Lima y Callao

Fuente: Anuario Estadístico de la Policía Nacional del Perú años: 2000 – 2009 Elaboración: Enrique Arias Aróstegui

18

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

Mención especial merece la violencia familiar. En este caso, el 53% de los encuestados contestó que "Han aumentado" pero un nada despreciable 36% respondió "Se mantiene igual", es decir, que no ha mejorado pero que tampoco ha empeorado más11. Nuestra lec-

tura es que gracias a las persistentes acciones y campañas llevadas a cabo por diversas instituciones públicas y privadas, la percepción ciudadana en esta materia no es tan mala en comparación con otros delitos o situaciones de (in)seguridad.

Comparando con el año anterior, ¿usted diría que la violencia familiar han aumentado, se mantiene igual, o han disminuido en Lima/Callao*?
Sexo Respuestas Total % M 46 39 9 6 F 59 33 7 2 Grupo de edad 18 a 30 a 45 a 29 44 más 45 44 9 3 100 177 58 30 9 4 100 169 56 33 5 6 100 188 Nivel socioeconómico A/B 47 40 8 5 100 122 C 55 34 7 5 100 220 D/E 55 34 8 3 100 193

Han aumentado Se mantiene igual Han disminuido No precisa Total % Base de entrevistas ponderada

53 36 8 4 100 535

100 100 249 286

* En caso de haber sido aplicado en Lima, se mencionó solo Lima, y en caso de haber sido aplicado en Callao, se mencionó solo Callao.

Comparando con el año anterior, ¿usted diría que los robos en viviendas han aumentado, se mantiene igual, o han disminuido en Lima/Callao*?
Sexo Respuestas Total % M 55 33 9 3 F 61 30 8 2 Grupo de edad 18 a 30 a 45 a 29 44 más 49 38 10 3 100 177 61 31 6 3 100 169 65 25 8 2 100 188 Nivel socioeconómico A/B 56 32 10 2 100 122 C 61 27 9 2 100 220 D/E 56 36 6 3 100 193

Han aumentado Se mantiene igual Han disminuido No precisa Total % Base de entrevistas ponderada

58 31 8 2 100 535

100 100 249 286

* En caso de haber sido aplicado en Lima, se mencionó solo Lima, y en caso de haber sido aplicado en Callao, se mencionó solo Callao.

11

Ídem, p. 2.

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

19

Por otro lado, pese a la generalizada y persistente percepción ciudadana de que la (in)seguridad se ha incrementado en Lima Metropolitana y el Callao, es de destacar que en el caso de "robos en viviendas" un 31% de los encuestados haya respondido "Se mantiene igual" en comparación con otros delitos o situaciones, aunque hay que seguir tomando en cuenta que un 58% siga creyendo que "Han aumentado"12. Nuestra lectura es que, finalmente, el ciudadano puede protegerse mejor, adoptar más medidas de seguridad y sentirse más seguro en su propia vivienda que en otros lugares. Finalmente, también es de destacar que en torno a robos cometidos contra empresas o bancos, la percepción ciudadana cambia parcialmente de tendencia. En efecto, en el caso de "robos a bancos" un 38% de los en-

cuestados contestó que "Han aumentado" frente a un 37% que cree que "Se mantiene igual" y un considerable 19% que respondió que "Han disminuido" (de todas las respuestas sobre percepciones, este fue el porcentaje más alto para la opción "han disminuido"). Por su parte, en el caso de "robos a empresas", en forma similar el 43% respondió que "han aumentado" y el 37% considera que "Se mantiene igual"13. Nuestra lectura es que a diferencia del ciudadano de a pie, la gente percibe que los bancos y empresas cuentan con mayores recursos para prevenir o combatir los robos; en este punto es revelador, por ejemplo, que en la Policía Nacional exista una prestigiosa unidad especialidad de protección de bancos que no sólo cuenta con el apoyo del Estado sino también con el importante apoyo voluntario de los propios bancos, por ejemplo, en la donación de patrulleros.

Comparando con el año anterior, ¿usted diría que los robos a bancos han aumentado, se mantiene igual, o han disminuido en Lima/Callao*?
Sexo Respuestas Total % M 33 39 23 6 F 44 35 17 5 Grupo de edad 18 a 30 a 45 a 29 44 más 29 46 17 8 100 177 43 38 13 5 100 169 43 26 27 4 100 188 Nivel socioeconómico A/B 28 30 36 6 100 122 C 39 42 14 6 100 220 D/E 45 35 16 5 100 193

Han aumentado Se mantiene igual Han disminuido No precisa Total % Base de entrevistas ponderada

38 37 19 6 100 535

100 100 249 286

* En caso de haber sido aplicado en Lima, se mencionó solo Lima, y en caso de haber sido aplicado en Callao, se mencionó solo Callao.

12 13

Ídem., p. 3. Ídem., p. 3.

20

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

Comparando con el año anterior, ¿usted diría que los robos a empresas han aumentado, se mantiene igual, o han disminuido en Lima/Callao*?
Sexo Respuestas Total % M 38 42 10 10 F 47 33 12 8 Grupo de edad 18 a 30 a 45 a 29 44 más 29 47 14 11 100 177 51 35 6 8 100 169 49 31 12 8 100 188 Nivel socioeconómico A/B 39 35 16 10 100 122 C 44 37 10 10 100 220 D/E 44 40 9 8 100 193

Han aumentado Se mantiene igual Han disminuido No precisa Total % Base de entrevistas ponderada

43 37 11 9 100 535

100 100 249 286

* En caso de haber sido aplicado en Lima, se mencionó solo Lima, y en caso de haber sido aplicado en Callao, se mencionó solo Callao.

1.4 LA VICTIMIZACIÓN SE HA INCREMENTADO Como se sabe, en las encuestas sobre seguridad se suelen distinguir, por un lado, las percepciones que los ciudadanos y ciudadanas tienen sobre si la delincuencia se ha incrementado, ha disminuido o se mantiene igual o si confían o no en instituciones como la Policía Nacional o el Serenazgo y, por otro lado, la victimización de la que esos mismos ciudadanos o sus familiares directos han sido objeto, esto es, si en los hechos han sido víctimas o no de algún delito recientemente. En el Perú suele suceder que la percepción de inseguridad es mayor que la victimización, por influencia de diversos factores: los medios de comunicación sensacionalistas, autoridades ineptas o corruptas (o una combinación de ambos), corrupción policial, altos índices de impunidad en

los sistemas de seguridad y de justicia, entre otros factores. En el presente caso, si comparamos la más común de las victimizaciones, la de robos en la calle, medida en abril del 2005 y en junio del 2010, vemos que los robos y asaltos se habrían incrementado considerablemente en Lima metropolitana y el Callao, lo que revela un preocupante deterioro de la seguridad ciudadana en las calles y espacios públicos. Mientras que en el 2005 a la pregunta "¿En los últimos seis meses usted o alguien de su familia ha sido víctima de un robo o intento de robo en la calle?" el 41.1% respondió que "Si" y el 58.7% respondió que "No"14; en el 2010, a la pregunta "En el último año ¿usted o un miembro de su hogar ha sido víctima de algún robo o intento de robo mientras caminaba por la calle, estaba en un local público o en un transporte pú-

14

BASOMBRÍO IGLESIAS, Carlos; Op. Cit., p. 83.

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

21

En el último año, ¿usted o un miembro de su hogar ha sido víctima de algún robo o intento de robo mientras caminaba por la calle, estaba en un local público o en un transporte público o particular?
Sexo Respuestas Total % M 55 45 F 59 42 Grupo de edad 18 a 30 a 45 a 29 44 más 56 44 100 177 65 36 100 169 52 49 100 188 Nivel socioeconómico A/B 62 38 100 122 C 60 40 100 220 D/E 51 49 100 193

Sí No Total % Base de entrevistas ponderada

57 43 100 535

100 100 249 286

* En caso de haber sido aplicado en Lima, se mencionó solo Lima, y en caso de haber sido aplicado en Callao, se mencionó solo Callao.

blico o particular?", el 57% contestó que "Si" y el 43% contestó que "No". Es decir, las personas que han sido víctimas de robo o intento de robo en las calles han pasado en cinco años del 41.1% al 57%, esto es, se han incrementado en casi 16 puntos porcentuales. Por su parte, las personas que no han sido víctimas de robo o intento de robo en las calles han pasado del 58.7% al 43%. Reiteramos que esto ya no es percepción sino victimización, por ello es que afirmamos que el segundo Gobierno de Alan García nos dejará un país más inseguro en las calles, pues en el 2005 cuatro de cada diez limeños o chalacos habían sido víctimas de un robo o asalto en la calle. Ahora en el 2010, esa proporción se ha elevado a seis de cada diez. Por otro lado, aunque no tan pronunciado como en el caso anterior, también ha habi-

do un deterioro en la victimización en robos a viviendas. Mientras que en el 2005 sólo el 18.9% respondió que "Si" había sido víctima de robo o intento de robo a su vivienda y el 80.9% respondió que "No"15, en el 2010 el 25% contestó que "Si" y el 75% que "No". En cuanto a la violencia familiar, lamentablemente no es posible comparar las encuestas del 2005 y del 2010 porque las preguntas respectivas tuvieron un enfoque distinto. En la actualidad, según la última encuesta aplicada, a la pregunta "¿usted o un miembro de su hogar ha sido víctima de violencia familiar?" sólo el 6% respondió que "Si" y el 94% respondió que "No"; en forma similar, a la pregunta "¿usted o un miembro de su hogar ha sido víctima de agresión u hostigamiento sexual? sólo el 4% respondió que "Si" y el 96% respondió que "No". Nuestra lectura es que muchos y muchas encuesta-

15

BASOMBRÍO IGLESIAS, Carlos; Op. Cit., p. 96.

22

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

En el último año, ¿usted o un miembro de su hogar ha sido víctima de algún robo o intento de robo en su vivienda?
Sexo Respuestas Total % M 26 74 0,4 F 24 76 0,3 Grupo de edad 18 a 30 a 45 a 29 44 más 18 82 100 177 34 65 1 100 169 23 77 100 188 Nivel socioeconómico A/B 23 76 1 100 122 C 27 74 100 220 D/E 24 75 1 100 193

Sí No No precisa Total % Base de entrevistas ponderada

25 75 0,4 100 535

100 100 249 286

* En caso de haber sido aplicado en Lima, se mencionó solo Lima, y en caso de haber sido aplicado en Callao, se mencionó solo Callao.

das y encuestados no se animan a responder que ellos, o sus familiares directos, son víctimas de violencia familiar por vergüenza o por temor y, por ende, hay que recurrir a otras fuentes de información como las atenciones por agresión en los servicios públicos y privados de salud o las denuncias policiales en las comisarías. Felizmente la victimización ante los secuestros sigue siendo baja en ambas mediciones, tanto en la del 2005 como en la del 2010. En la actualidad, sólo el 3% contestó que "Sí" había sido víctima de secuestro o intento de secuestro, él o ella o un miembro de su hogar. Por otro lado, hay determinadas situaciones delictivas o que pueden propiciar inseguridad frente a las cuales es más apropiado preguntarle a los encuestados si es que el barrio donde viven se ha visto afectado por tales situaciones. Es el caso de la venta de droga, del vandalismo o destrucción de la propiedad, del alcoholismo en las calles, de la prostitución, de la insalubridad y el arro-

jo de basura en la calle, de los ruidos o problemas generados por bares y discotecas, de la mendicidad de niños, y de los escándalos y riñas callejeras. En cuanto a la venta de droga, en la encuesta aplicada en junio del 2010 el 55% de los encuestados respondió que su barrio se encontraba "Muy afectado/medianamente afectado" en tanto que el 40% contestó que su barrio se encontraba "Poco afectado/nada afectado". La encuesta de abril del 2005 arrojó resultados similares, por lo que puede desprenderse que se mantiene igual, sin mejoras, este problema vecinal, fundamentalmente en lo que respecta a la micro comercialización de droga. En torno al consumo de alcohol en las calles, en la encuesta del 2010 el 57% respondió que su barrio se encontraba "Muy afectado/medianamente afectado", en tanto que el 42% respondió que su barrio se encontraba "Poco afectado/nada afectado". La encuesta del 2005 arrojó también resultados similares.

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

23

¿Qué tan afectado se encuentra su barrio con relación a la venta de drogas?
Sexo Respuestas Total % M 29 25 24 17 5 F 35 21 26 14 4 Grupo de edad 18 a 30 a 45 a 29 44 más 29 23 28 15 5 100 177 36 23 25 13 4 100 169 33 23 22 18 5 100 188 Nivel socioeconómico A/B 18 33 27 18 3 100 122 C 36 24 27 9 5 100 220 D/E 37 15 21 21 5 100 193

Muy afectado Medianamente afectado Poco afectado Nada afectado No precisa Total % Base de entrevistas ponderada

33 23 25 15 5 100 535

100 100 249 286

* En caso de haber sido aplicado en Lima, se mencionó solo Lima, y en caso de haber sido aplicado en Callao, se mencionó solo Callao.

¿Qué tan afectado se encuentra su barrio con relación alcoholismo en las calles?
Sexo Respuestas Total % M 30 26 31 12 1 F 33 25 24 17 1 Grupo de edad 18 a 30 a 45 a 29 44 más 29 30 26 13 2 100 177 36 24 29 11 1 100 169 31 22 27 20 1 100 188 Nivel socioeconómico A/B 17 20 32 30 2 100 122 C 31 31 28 9 0,4 100 220 D/E 42 22 24 11 2 100 193

Muy afectado Medianamente afectado Poco afectado Nada afectado No precisa Total % Base de entrevistas ponderada

32 25 27 15 1 100 535

100 100 249 286

Respecto a los actos de vandalismo o destrucción de propiedad pública o privada, con frecuencia perpetrados por las "barras bravas" las pandillas de jóvenes que ahora existen en muchos distritos de la ciudad, en la encuesta del 2010 el 54% respondió que su barrio se encontraba "Muy afectado/me-

dianamente afectado", en tanto que el 45% respondió que su barrio se encontraba "Poco afectado/nada afectado". La encuesta del 2005 arroja también resultados similares, aunque hay que precisar que la pregunta fue formulada en forma distinta y giró en torno a "las agresiones de las pandillas".

24

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

¿Qué tan afectado se encuentra su barrio con relación a actos de vandalismo / destrucción de la propiedad pública o privada?
Sexo Respuestas Total % M 28 27 25 18 2 F 32 20 27 20 1 Grupo de edad 18 a 30 a 45 a 29 44 más 30 23 28 17 3 100 177 31 24 31 14 1 100 169 30 24 19 27 1 100 188 Nivel socioeconómico A/B 13 25 30 33 100 122 C 34 25 29 11 1 100 220 D/E 37 22 19 20 2 100 193

Muy afectado Medianamente afectado Poco afectado Nada afectado No precisa Total % Base de entrevistas ponderada

30 24 26 19 1 100 535

100 100 249 286

¿Qué tan afectado se encuentra su barrio con relación a los escándalos y riñas callejeras?
Sexo Respuestas Total % M 23 16 33 24 5 F 28 20 24 26 2 Grupo de edad 18 a 30 a 45 a 29 44 más 27 18 30 19 5 100 177 25 19 34 21 2 100 169 25 17 21 33 3 100 188 Nivel socioeconómico A/B 15 9 31 46 100 122 C 25 22 32 16 5 100 220 D/E 34 19 22 21 4 100 193

Muy afectado Medianamente afectado Poco afectado Nada afectado No precisa Total % Base de entrevistas ponderada

26 18 28 25 3 100 535

100 100 249 286

Otro hecho en alguna medida vinculado al anterior pero distinto a la vez (pues también puede estar vinculado al consumo de alcohol y de droga en la calle o a violencia familiar) es la ocurrencia en el barrio de "escándalos y riñas callejeras". Al respecto, el 44% contestó que su barrio se encontraba "Muy afectado/medianamente afectado", en tanto

el 53% contestó que su barrio se encontraba "Poco afectado/nada afectado". Este tema no fue medido el 2005. Tal como puede apreciarse, este problema afecta mucho más a los sectores socioeconómicos D y E, de escasos recursos, entre los cuales se eleva al 34% los encuestados

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

25

que contestan que su barrio sí se ve afectado por escándalos y riñas callejeras. Por otro lado, hay un hecho que revela las malas condiciones de salubridad y de recojo y procesamiento de basura que hay en Lima Metropolitana y el Callao: el 64% contestó que su barrio se encontraba "Muy afectado/medianamente afectado" por este problema, mientras que sólo el 35% contestó que su barrio se encontraba "Poco afectado/nada afectado". La encuesta también revela que este problema de salubridad afecta sobre todo a los sectores sociales D y E, es decir, a los más pobres16. En otro orden de ideas, también llama la atención que dos situaciones que pueden

propiciar la comisión de desórdenes o delitos y a las que muchos alcaldes suelen dedicarse bastante, no son en verdad los más graves problemas que afectan cotidianamente a los ciudadanos y ciudadanas en sus barrios. Nos referimos, por un lado, a los "ruidos o problemas producidos por bares, discotecas, etc."; al respecto, sólo el 26% contestó que su barrio se encontraba "Muy afectado/medianamente afectado" frente al 72% que contestó que su barrio se encontraba "Poco afectado/nada afectado". Por otro lado, en cuanto al "funcionamiento ilegal de locales nocturnos (bares, discotecas, etc.)", sólo el 18% respondió que su barrio se encontraba "Muy afectado/medianamente afectado", mientras que el 79% respondió que su barrio se encontraba "Poco afectado/nada afectado".

¿Qué tan afectado se encuentra su barrio con relación a la suciedad, falta de salubridad pública, gente que bota basura en las calles o que hace sus necesidades en la calle?
Sexo Respuestas Total % M 34 27 28 11 2 F 40 27 16 17 1 Grupo de edad 18 a 30 a 45 a 29 44 más 36 28 24 11 2 100 177 43 25 20 11 2 100 169 33 27 21 20 100 188 Nivel socioeconómico A/B 22 21 27 30 100 122 C 39 30 22 8 2 100 220 D/E 45 26 18 11 1 100 193

Muy afectado Medianamente afectado Poco afectado Nada afectado No precisa Total % Base de entrevistas ponderada

37 27 22 14 1 100 535

100 100 249 286

16

Encuesta encargada por el IDL al Instituto de Opinión Pública de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), p. 13.

26

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

¿Qué tan afectado se encuentra su barrio con relación a los ruidos o problemas producidos por bares, discotecas, etc.?
Sexo Respuestas Total % M 11 14 28 44 3 F 17 9 24 48 2 Grupo de edad 18 a 30 a 45 a 29 44 más 10 13 31 42 4 100 177 16 9 26 47 2 100 169 17 12 22 49 1 100 188 Nivel socioeconómico A/B 11 9 27 51 2 100 122 C 13 13 29 42 2 100 220 D/E 18 11 22 46 3 100 193

Muy afectado Medianamente afectado Poco afectado Nada afectado No precisa Total % Base de entrevistas ponderada

14 12 26 46 2 100 535

100 100 249 286

¿Qué tan afectado se encuentra su barrio con relación al funcionamiento ilegal de locales nocturnos (bares, discotecas, etc.)?
Sexo Respuestas Total % M 10 7 24 55 4 F 12 7 19 60 1 Grupo de edad 18 a 30 a 45 a 29 44 más 11 9 29 48 4 100 177 13 7 18 61 2 100 169 9 6 18 65 2 100 188 Nivel socioeconómico A/B 10 3 22 62 3 100 122 C 11 9 26 52 3 100 220 D/E 12 8 16 62 2 100 193

Muy afectado Medianamente afectado Poco afectado Nada afectado No precisa Total % Base de entrevistas ponderada

11 7 22 58 2 100 535

100 100 249 286

Con esto no queremos dar a entender que son problemas vecinales que los alcaldes no deben enfrentar. Por supuesto que tienen que enfrentarlos, regularlos y sancionarlos de ser el caso. Nuestra observación es que con frecuencia se convierten en las prioridades de las gestiones municipales en materia de seguridad ciudadana, cuando en verdad hay otros delitos o situaciones vecinales mucho más apremiantes en esta mate-

ria, como la micro comercialización de droga, el consumo de alcohol en las calles o el vandalismo o destrucción de la propiedad por parte de pandillas juveniles. En consecuencia, nuestro balance es que la seguridad ciudadana en Lima y Callao, en términos generales, se ha deteriorado y que es una ciudad más insegura que hace cinco años si comparamos las encuestas de victi-

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

27

Homicidios Lima y Callao

Fuente: Anuario Estadístico de la Policía Nacional del Perú años: 2000 – 2009 Elaboración: Enrique Arias Aróstegui

mización del 2005 y del 2010. Sin embargo, al parecer las cifras oficiales elaboradas por el Ministerio del Interior muestran que habría habido un descenso en la criminalidad en los años 2008 y 2009 tomando como referente el número de homicidios. Nos permitimos dudar de la consistencia de las cifras oficiales del MININTER, no sólo porque en el pasado el IDL ya descubrió el "maquillaje" de las estadísticas que se habían hecho en el caso de Villa El Salvador17, sino también porque otras fuentes de informa-

ción contradicen parcialmente estas cifras oficiales. Así, aparte de la encuesta de victimización aplicada por el IOP de la PUCP en junio del 2010 por encargo del IDL, están los reportes del Observatorio de Criminalidad del Ministerio Público, que entre otros interesantes datos, arroja que, en comparación a la cifras del 2008, en el 2009 hubo un incremento de las denuncias ante el Ministerio Público por delitos contra el cuerpo y la salud (que comprende los homicidios) del 20.15%, un incremento ciertamente muy preocupante.18

17 18

"Cifras Bamba de la Policía". Publicado en el portal web de IDL – SC el 21 de agosto del 2009. Ver: http:// www.seguridadidl.org.pe/destacados/2009/21-08/cifras-bamba-de-la-policia.htm Cuadro extraído de la exposición en power point de la señora Fiscal de la Nación, Gladys Echaiz Ramos, en la presentación del Informe CIDH sobre seguridad ciudadana y derechos humanos, llevada a cabo en la ciudad de Lima el pasado 4 de junio del 2010 y organizada por el Instituto de Defensa Legal.

28

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

Observatorio de Criminalidad del Ministerio Público del Perú Fiscalía de la Nación

Incidencia delictiva en el Perú: delitos contra la vida, el cuerpo y la salud.

1.4.1 El uso de violencia y de armas de fuego en la comisión de los delitos Otra de las preguntas que hemos incorporado en la encuesta aplicada en junio del 2010, en comparación con la encuesta aplicada en el 2005, es si el delito del que fue

víctima el encuestado o un miembro de su hogar, fue perpetrado con violencia o no. El 45% respondió que el delito sí se realizó con violencia y el 53% dijo que no, con lo cual, tenemos que, prácticamente, de cada dos delitos que se cometen en Lima y Callao, uno es violento y el otro no lo es.

Si respondió sí en alguna de las alternativas anteriores, preguntar: ¿El delito o intento de delito se realizó con violencia?
Sexo Respuestas Total % M 45 52 3 F 44 53 3 Grupo de edad 18 a 30 a 45 a 29 44 más 47 50 3 100 109 43 56 2 100 118 45 51 4 100 117 Nivel socioeconómico A/B 48 52 100 83 C 43 53 4 100 148 D/E 44 53 3 100 113

Sí No No precisa Total % Base de entrevistas ponderada

45 53 3 100 344

100 100 154 189

* En caso de haber sido aplicado en Lima, se mencionó solo Lima, y en caso de haber sido aplicado en Callao, se mencionó solo Callao.

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

29

Si respondió sí en alguna de las alternativas anteriores, preguntar: ¿El agresor / delincuente usó arma de fuego?
Sexo Respuestas Total % M 16 79 5 F 14 78 8 Grupo de edad 18 a 30 a 45 a 29 44 más 19 78 4 100 109 13 82 6 100 118 14 76 10 100 117 Nivel socioeconómico A/B 18 80 2 100 83 C 17 75 8 100 148 D/E 11 82 7 100 113

Sí No No precisa Total % Base de entrevistas ponderada

15 79 6 100 344

100 100 154 189

* En caso de haber sido aplicado en Lima, se mencionó solo Lima, y en caso de haber sido aplicado en Callao, se mencionó solo Callao.

Sin embargo, cuando enseguida se les pregunta sólo a aquellos encuestados que respondieron que el delito se perpetró con violencia si el delincuente usó o no arma de fuego, dicha proporción varía sustancialmente y es coherente con el otro dato que ya mostramos líneas arriba, es decir, que muy pocos ciudadanos piensan en adquirir un arma de fuego para defenderse. Sólo el 15% contestó que el agresor usó arma de fuego y el 79% manifestó que no lo hizo. Si bien es alarmante que uno de cada dos delitos que se cometen en Lima y Callao se cometan con violencia, la gran mayoría de tales delitos violentos no se perpetran con arma de fuego sino bajo otras modalidades, como el conocido "cogoteo", el uso de armas blancas, la amenaza con botellas rotas o piedras, el uso de bujías para romper los vidrios de los autos, el arrebato y la fuga, entre otras modalidades. Esto explicaría, entre otros factores, el bajo índice de homicidios en Lima y Callao en comparación con el índice

de homicidios de otras ciudades latinoamericanas. 1.4.2 La ayuda y solidaridad con la víctima de un delito Lamentablemente Lima y Callao es una urbe en la que se practica muy poco la solidaridad con la víctima que sufre un delito, entre otras razones, por el temor a sufrir una agresión similar o a exponerse al peligro. Por ello, el 37% de los encuestados contestó que quien ayudó al que fue víctima de un delito fue "Un familiar" y sólo el 18% contestó "Un extraño/desconocido". Sin embargo, llama la atención que tanto la policía como el serenazgo aparezcan muy residualmente entre las personas que ayudan a la víctima de un delito. Tan sólo el 12% y 10% de los encuestados, respectivamente, los nombran; situación que abunda en la profunda crisis de legitimidad que padecen tanto la policía como el serenazgo frente a la ciudadanía.

30

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

¿Quién lo ayudó?
Sexo Respuestas Total % M 54 10 10 26 5 19 F 29 22 18 11 8 17 35 Grupo de edad 18 a 30 a 45 a 29 44 más 52 16 5 10 21 18 27 33 14 7 13 7 14 31 9 16 18 9 23 21 Nivel socioeconómico A/B 29 12 14 23 30 16 C 33 28 6 11 11 17 17 D/E 48 14 14 5 14 5 20

Un familiar Un extraño / desconocido La policía El serenazgo Las juntas vecinales Otro No precisa Base de entrevistas ponderada

37 18 12 10 5 20 2 53

1.5 LA PARTICIPACIÓN VECINAL EN LA SEGURIDAD CIUDADANA Si bien somos partidarios que el mejor camino para prevenir y combatir la delincuencia a nivel local, es la alianza entre los vecinos, la autoridad municipal y la policía nacional, en una suerte de "trípode" de la seguridad ciudadana; a la vez consideramos que es a la Policía Nacional a la que le toca jugar el papel central y a los vecinos un importante rol complementario a la actuación policial. Desde esta perspectiva, preguntamos en la encuesta aplicada en junio del 2010 la siguiente pregunta: ¿Existe alguna organización de seguridad ciudadana en su barrio o comunidad? Sólo el 27% respondió que "Sí" y el 71% dijo que "No". Nosotros esperábamos un porcentaje mayor de encuestados

que contestaran que sí existe en su barrio una organización de ese tipo, no sólo tomando en cuenta la encuesta aplicada el año 2005, sino también las cifras oficiales del CONASEC sobre los Comités Distritales existentes en el país y que forman parte del Sistema Nacional de Seguridad Ciudadana. Sin embargo, lo que revelaría los resultados de la encuesta del 2010 es, por un lado, que la participación vecinal en el ámbito de la seguridad ciudadana habría descendido y, por otro lado, que una gran proporción de comités de seguridad ciudadana han sido creados formalmente pero que en la práctica no funcionan. Al respecto, según la Defensoría del Pueblo19, no se han elaborado planes de seguridad ciudadana en el 23% de los Comités Regionales, en el 60% de los Comités Provinciales y en el 74% de los Comités Distri-

19

Defensoría del Pueblo. "Reporte sobre el funcionamiento de los Comités de Seguridad Ciudadana en el ámbito nacional en el 2009". Lima, 2009.

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

31

tales. Asimismo, se evidenció que en el caso de estos últimos el número de sesiones es insignificante pues solamente se producen en promedio 1.1 sesiones por año, siendo además que en esas sesiones no suelen participar quienes tienen poder de decisión sino solamente los representantes. Esta relativamente baja participación vecinal en materia de seguridad ciudadana también se refleja en los resultados que

arroja la encuesta aplicada en junio del 2010. A la pregunta "¿Participa Ud. en alguna de las organizaciones para la seguridad ciudadana en su barrio o localidad?" sólo el 34% responde que "Sí" frente al 66% que contesta que "No". En otras palabras, son minoritarios los barrios en los que funcionan verdaderamente organizaciones vecinales de seguridad ciudadana y, donde funcionan, sólo uno de cada tres vecinos dice participar.

¿Existe alguna organización de seguridad ciudadana en su barrio o comunidad?
Sexo Respuestas Total % M 24 74 2 F 29 68 3 Grupo de edad 18 a 30 a 45 a 29 44 más 30 68 2 100 177 24 75 1 100 169 26 70 4 100 188 Nivel socioeconómico A/B 36 58 6 100 122 C 26 72 2 100 220 D/E 22 77 1 100 193

Sí No No precisa Total % Base de entrevistas ponderada

27 71 3 100 535

100 100 249 286

* En caso de haber sido aplicado en Lima, se mencionó solo Lima, y en caso de haber sido aplicado en Callao, se mencionó solo Callao.

¿Participa Ud. en alguna de las organizaciones para la seguridad ciudadana en su barrio o localidad?
Sexo Respuestas Total % M 27 71 2 F 39 62 Grupo de edad 18 a 30 a 45 a 29 44 más 27 73 100 54 35 63 2 100 41 41 59 100 50 Nivel socioeconómico A/B 33 67 100 44 C 39 61 100 57 D/E 29 69 2 100 43

Sí No No precisa Total % Base de entrevistas ponderada

34 66 1 100 144

100 100 60 84

32

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

1.6 LA (DES)CONFIANZA EN NUESTRAS INSTITUCIONES Y AUTORIDADES Tal como hemos adelantado líneas arriba, a pesar de que la ciudadanía reclama más policías en las calles, la legitimidad social de la Policía Nacional lamentablemente anda por los suelos. En la encuesta aplicada en junio del 2010, a la pregunta "¿Usted tiene mucha, alguna, poca o ninguna confianza en la Policía Nacional del Perú?" el 79% de los encuestados contestó "Poca/Ninguna", mientras que sólo el 21% contestó "Mucha/ alguna". En otras palabras, en el Perú de hoy, ocho de cada diez limeños o chalacos desconfían de la Policía Nacional y sólo dos de cada diez sí confía. Llama la atención que la respuesta "Ninguna" confianza (en promedio 29%) se eleve entre los sectores socioeconómicos D y E al 37%, lo que reflejaría que los sectores sociales con escasos recursos suelen ser los que más padecen los abusos y las corruptelas policiales.

Esta profunda crisis de confianza ciudadana en la Policía Nacional conspira contra toda política pública de seguridad ciudadana que se pretenda implementar tanto en el ámbito nacional como local y, por ende, consideramos que es uno de los principales escollos para combatir el crimen en nuestro país, mucho más difícil de superar que la falta de recursos o de efectivos policiales, pues es un aspecto de nuestra cultura ciudadana muy fuertemente enraizado y que se muestra de diversas formas en nuestra vida cotidiana. Por ejemplo, si nos detiene un patrullero presumimos que nos quiere pedir coima y no que va a hacer cumplir la ley si es que hemos cometido alguna infracción de tránsito; una comisaría suele inspirarnos temor y desconfianza y no seguridad; y, en general, presumimos que toda infracción es negociable con el policía. "¿Cuál es la principal razón por la cual usted tiene poca o ninguna confianza en la policía?" fue otra de las preguntas de la encuesta aplicada en junio del 2010 y nuevamente aparece, en forma nítida, la corrup-

En general ¿usted tiene mucha, alguna, poca o ninguna confianza en la policía nacional del Perú...?
Sexo Respuestas Total % M 5 15 51 29 0,4 F 3 19 49 29 Grupo de edad 18 a 30 a 45 a 29 44 más 5 20 48 27 100 177 3 15 51 31 100 169 4 17 50 29 1 100 188 Nivel socioeconómico A/B 6 20 48 27 100 122 C 3 17 57 23 100 220 D/E 4 16 43 37 1 100 193

Mucha Alguna Poca Ninguna No precisa Total % Base de entrevistas ponderada

4 17 50 29 0,2 100 535

100 100 249 286

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

33

ción, que es señalada por el 63% de los encuestados como la principal razón de su desconfianza y muy por encima de las otras dos razones señaladas como las más importantes, "Porque abusan de su autoridad" (el 11%) y "Por su falta de eficacia" (el 11% también). Por lo demás, esta nitidez en identificar la corrupción como la principal razón para la desconfianza cruza por igual y sin distinción todos los sectores socioeconómicos. Esta falta de confianza ciudadana en la policía es uno de los aspectos que más deterioro ha experimentado durante el gobierno de Alan García. Así es, según el "policiómetro" publicado por IDL en el año 2005, la Policía Nacional gozaba en Lima y Callao, según la encuesta aplicada en ese momento, del 45.4% de aprobación ciudadana frente

al 47.5% de desaprobación20. Inclusive, esa aprobación ciudadana de la Policía Nacional venía cayendo sostenidamente en las encuestas de opinión pública desde agosto del 2003, en el que llegó a un considerable 59.1% de aprobación ciudadana frente a un 26.5% de desaprobación. Cabe destacar que el "policiómetro" publicado el año 2005, el cual retomamos actualizado, conforme se señala líneas abajo en el presente documento, es una idea del experto Carlos Basombrío, quien la plasmó en las publicaciones del IDL. Pero la crisis de confianza ciudadana no termina en la Policía Nacional. También alcanza al servicio de serenazgo, cuya escasa legitimidad social es inclusive menor en comparación con la policía. Así es, a la pregunta "¿Ante los problemas de inseguridad ciuda-

¿Cuál es la principal razón por la cual usted tiene poca o ninguna confianza en la Policía?
Sexo Respuestas Total % M 65 9 13 6 1 3 1 2 F 62 14 9 6 6 3 1 Grupo de edad 18 a 30 a 45 a 29 44 más 58 14 13 8 3 2 1 1 100 133 65 11 10 4 5 4 1 1 100 139 66 9 10 6 3 3 1 1 100 148 Nivel socioeconómico A/B 66 8 13 7 1 5 100 90 C 61 13 11 5 5 2 3 1 100 176 D/E 64 12 9 6 4 2 1 1 100 154

Por la corrupción Porque abusan de su autoridad Por su falta de eficacia Porque no da resultados Por su falta de recursos Por su falta de entrenamiento, capacitación Por la escasez de miembros Otro Total % Base de entrevistas ponderada

63 11 11 6 4 3 1 1 100 420

100 100 199 222

20

BASOMBRÍO, Carlos; Op. Cit., p. 235.

34

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

¿Ante los problemas de inseguridad ciudadana, en quién confía más: en el Serenazgo o en la Policía?
Sexo Respuestas Total % M 15 42 9 30 3 F 19 35 11 30 5 Grupo de edad 18 a 30 a 45 a 29 44 más 19 47 6 23 4 100 177 16 35 10 34 5 100 169 17 33 15 32 3 100 188 Nivel socioeconómico A/B 26 39 9 25 2 100 122 C 18 41 10 27 4 100 220 D/E 11 35 11 36 6 100 193

En el Serenazgo En la Policía En ambos por igual En ninguno de los dos No precisa Total % Base de entrevistas ponderada

17 38 10 30 4 100 535

100 100 249 286

dana, en quien confía más: en el serenazgo o en la policía? tan sólo el 17% de los encuestados respondió "En el serenazgo", frente al 38% que respondió "En la policía". En otras palabras, tal como ya hemos visto, pese a la gran desconfianza que inspira hoy en día la Policía Nacional, la ciudadanía prefiere confiar en esa policía deslegitimada que en el serenazgo. En ese sentido, discrepamos con algunas propuestas que sugieren darle mayor protagonismo a los servicios de serenazgo, desplazando la labor policial en el ámbito local, como la que plantea nuestro amigo y experto Gino Costa en su reciente publicación "Los serenazgos en Lima ¿Le ganan las

calles a la policía?"21, pues consideramos que este tipo de propuestas parten, entre otros supuestos, de la idea equivocada de la mayor legitimidad social del serenazgo frente a la policía, lo cual, por lo menos, es discutible según la encuesta aplicada en junio del 2010. Lo anterior no niega la posibilidad de abrir el debate sobre el mayor protagonismo que podría cumplir –o no– el serenazgo y su mejor articulación con la Policía Nacional en la prevención y en el combate del delito en el ámbito local municipal, que pasa necesariamente, en nuestra opinión, por mejorar la confianza ciudadana no sólo en la policía sino también en el serenazgo.

21

"… su creciente legitimidad social, que se traduce principalmente en la mayor demanda ciudadana por sus servicios… Esta legitimidad se ve corroborada por las encuestas de opinión pública, que dan cuenta de una mejora gradual y sostenida de la aprobación que los ciudadanos dan a los servicios de serenazgo, tanto en términos absolutos como en términos comparativos con la Policía nacional. Hace tan sólo unos años, esta obtenía una mejor calificación que los serenazgos, mientras que ahora tal situación se ha revertido." (Costa, Gino y Romero, Carlos, Los serenazgos en Lima ¿le ganan las calles a la policía?, Ciudad nuestra, Lima, 2010, pp. 91 y 92).

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

35

Un llamativo 30% de los encuestados –tres de cada diez ciudadanos– contestó que no confiaba en ninguno de los dos y este escepticismo frente a los cuerpos de seguridad se eleva hasta el 37% entre los sectores socioeconómicos D y E, los sectores de escasos recursos. En nuestra opinión, si a esta desconfianza no sólo hacia la Policía Nacional sino también al servicio de serenazgo – que es una experiencia más reciente y que en algunos distritos de sectores socioeconómicos A y B ha mejorado en los últimos años– le sumamos la frecuente percepción ciudadana de impunidad del delito en el sistema de justicia, corremos el riesgo de que se extiendan aún más las ilegales prácticas de justicia por mano propia (linchamientos), sobre las cuales la prensa ya ha dado cuenta que ocasionalmente vienen ocurriendo en algunos barrios de Lima y Callao. En nuestra opinión, esa es la principal razón por la que la mayoría de los encuestados considera que las Fuerzas Armadas deben intervenir en el control del orden interno. Así es, el 71% considera que deben intervenir, frente al 28% que considera que

no deberían intervenir. La percepción ciudadana es que muchos temas de orden interno o seguridad ciudadana –como algunos conflictos sociales, tomas o bloqueos de carreteras, narcotráfico o terrorismo– han desbordado a una Policía Nacional que no ha sido reformada, poco profesionalizada, que sigue padeciendo de extendida corrupción y que no ha mostrado suficiente capacidad para enfrentar el crimen o restablecer el orden público. La imagen ciudadana hoy en día es más bien de una policía frecuentemente doblegada por manifestantes. Consideramos que la demanda ciudadana es que el espacio que no viene llenando la Policía Nacional en el combate a la delincuencia y en el restablecimiento del orden público sea cubierto entonces por las Fuerzas Armadas. Pero si la Policía Nacional fuera reformada, mejorada, profesionalizada, especializada y limpiada de corrupción, sin duda la ciudadanía no vería necesidad que justifique que las Fuerzas Armadas se hagan cargo de una labor de orden interno para la cual no ha sido ni entrenada ni equipada.

¿Usted considera que las Fuerzas Armadas deben intervenir en el control del orden interno?
Sexo Respuestas Total % M 66 33 1 F 75 24 1 Grupo de edad 18 a 30 a 45 a 29 44 más 68 32 1 100 177 71 27 2 100 169 73 26 1 100 188 Nivel socioeconómico A/B 65 35 100 122 C 70 28 2 100 220 D/E 75 24 1 100 193

Sí No No precisa Total % Base de entrevistas ponderada

71 28 1 100 535

100 100 249 286

36

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

¿Cuál es la principal razón por la cual usted considera que las Fuerzas Armadas deberían intervenir en el orden interno?
Sexo Respuestas Total % M F Grupo de edad 18 a 30 a 45 a 29 44 más 37 33 16 11 2 1 100 120 41 37 13 7 2 100 121 37 34 16 10 4 100 138 Nivel socioeconómico A/B C D/E

Porque pueden intimidar a manifestantes, delincuentes o revoltosos Porque están mejor capacitados, entrenados Porque son más eficientes Porque cuentan con mejores recursos Otro No precisa Total % Base de entrevistas ponderada

38 35 15 9 3 0,3 100 379

41 33 14 10 1 1

36 36 16 9 4 -

50 27 10 13 100 79

37 36 13 11 4 100 154

34 38 19 6 3 1 100 145

100 100 163 215

1.6.1 Impotencia y escepticismo ciudadano Uno de los más perversos efectos de esta extendida desconfianza ciudadana en la Policía Nacional, y también en el serenazgo, es dejar de ejercer el derecho de denunciar ante una comisaría el delito del que se ha sido víctima, pues también está extendida y enraizada la idea que no sirve ni para reparar el daño sufrido ni para identificar y detener a los delincuentes, tal como revela la encuesta aplicada en junio del 2010. A la

pregunta "¿Acudió a denunciar el hecho a la comisaría? sólo el 32% contestó que "Sí", en tanto que el 55% contestó que "No". Es decir, sólo uno de cada tres ciudadanos que sufrieron un delito se animaron a denunciarlo ante la Policía Nacional. ¿Por qué la mayoría de personas que fueron víctimas de un delito no denunciaron el hecho ante la Policía? El 58% de los encuestados contestó mayoritariamente "Porque no da resultados". Estos resultados reflejan, en

Cuando usted o algún miembro de su hogar fue víctima del delito o intento de delito, ¿acudió a denunciar el hecho a la comisaría?
Sexo Respuestas Total % 32 55 13 100 535 M 32 56 13 F 33 55 13 Grupo de edad 18 a 30 a 45 a 29 44 más 33 52 15 100 177 34 57 9 100 169 30 56 14 100 188 Nivel socioeconómico A/B 34 54 13 100 122 C 36 56 8 100 220 D/E 27 55 18 100 193

Sí No No precisa Total % Base de entrevistas ponderada

100 100 249 286

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

37

nuestra opinión, que en nuestro país se está produciendo, desde una perspectiva psicosocial, una cultura muy enraizada de impotencia y escepticismo frente a la eficacia de los sistemas de justicia y de seguridad, lo que también puede llevarnos al peligroso camino de la justicia por mano propia. Al respecto, el médico español Carlos Martín Beristain, citado como perito en el caso "Marco Antonio Molina Theissen contra Guatemala" ante la Corte interamericana de derechos humanos, sostuvo lo siguiente: "Desde una perspectiva psico-social, la impunidad tiene varios efectos. En primer lugar, los efectos educativos, es decir, el cambio de valores que se produce en una sociedad en la que se paraliza la capacidad de denunciar o en la que el hecho de denunciar se convierte en una nueva fuente de peligro o de posible retraumatización por las amenazas que se ciernen sobre los denunciantes. Esto genera la llamada "impo-

tencia aprendida", es decir, se aprende que no se puede hacer nada para cambiar y que lo que hay que hacer es volver a las formas más primitivas de adaptación, tratar de protegerse. Otro efecto de la impunidad, dentro de ese cambio de valores, es que estimula el aumento de las venganzas privadas…"22. Como puede apreciarse, la impunidad, combinada con alta desconfianza ciudadana en los cuerpos policiales, a los que se les percibe como corruptos, propicia las condiciones para que se genere una extendida cultura social de absoluta impotencia y escepticismo ("síndrome de impotencia aprendida") sobre lo que pueden y deben hacer los servicios de justicia y seguridad para proteger y reparar a los ciudadanos que son víctimas de un delito. Aquí también se encuentra una de las principales razones del incremento de los casos de ajusticiamientos o linchamientos populares en zonas rurales o peri urbanas.

¿Cuál fue el motivo por el cual no denunció el hecho a la Comisaría?
Sexo Respuestas Total % 58 20 12 5 1 0,3 7 10 295 M 57 18 16 3 2 5 10 F 60 23 8 6 1 1 10 9 Grupo de edad 18 a 30 a 45 a 29 44 más 60 22 4 5 1 7 13 92 65 22 16 3 1 5 4 97 50 18 14 7 2 1 10 12 106 Nivel socioeconómico A/B 59 33 9 1 11 9 66 C 60 17 17 3 3 6 8 122 D/E 56 17 8 9 1 6 12 107

Porque no da resultados Por falta de tiempo Los trámites son costosos, engorrosos Por miedo o temor Por maltratos en anteriores visitas a la comisaría No conoce dónde queda la comisaría Otro No precisa Base de entrevistas ponderada

139 156

22

Caso Molina Theissen vs. Guatemala, Reparaciones. Sentencia de 3 de julio de 2004. Ver: http:// mentesana.suite101.net/article.cfm/sindrome_de_indefension_adquirida-Consultada realizada el 04 de agosto del 2010.

38

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

C APÍTULO 2

ANÁLISIS DE LA SEGURIDAD CIUDADANA EN EL PAÍS

2.1 TENDENCIAS EN SEGURIDAD CIUDADANA En la primera parte del Informe de Seguridad Ciudadana del Instituto de Defensa Legal podemos apreciar, a la luz de los resultados de la encuesta realizada por el Instituto de Opinión Pública de la Pontificia Universidad Católica del Perú, que los limeños consideran como su principal problema a la (in)seguridad ciudadana. Del mismo modo, apreciamos que los índices de victimización han aumentado considerablemente en relación al quinquenio pasado. Es decir, que la inseguridad ciudadana ha dejado de tener como principal característica la gran brecha entre la percepción de inseguridad por parte de los ciudadanos y la victimización. Ahora los peruanos son, cada vez más, víctimas reales de la delincuencia. Al respecto, si bien la encuesta se realizó solo para Lima y Callao, este incremento de la victimización también es aplicable a otras ciudades del país. Del mismo modo, ante la información que a diario nos brindan los

medios de comunicación y ante las continuas demandas de los ciudadanos en todo el país por más seguridad, nos preguntamos: ¿Cuál es la situación real de la violencia y delincuencia en el país? ¿Realmente estamos tan mal para que el 96% de los ciudadanos de la capital considere que vive en una ciudad poco o nada Segura23? ¿Cuáles son las características de la violencia en el país? Los problemas de (in)seguridad ciudadana tienen diferentes causas, características y consecuencias, de acuerdo a cada región o localidad donde se susciten. Asimismo, dichos problemas generan diferentes acciones de respuesta por parte de las autoridades y de la población afectada. Al respecto, debemos precisar que en Latinoamérica, la región más violenta –si tomamos como indicador la tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes–; históricamente los gobernantes han prestado mayor atención a la violencia a nivel macro, relacionada con el narcotráfico y la guerrilla, que a la violencia más común, aunque la mayor cantidad de víctimas provengan de esta última24. Es recién entrado este siglo, que el problema de

23 24

Instituto de Opinión Pública de la Pontificia Universidad Católica del Perú. "Sondeo de Opinión sobre Seguridad Ciudadana". Lima, junio 2010. CARRIÓN, Fernando. "La Inseguridad Ciudadana en la Comunidad Andina". En: Rhi–Sausi, José Luis. El desarrollo Local de América Latina. Logros y desafíos para la Comunidad Europea, p. 157.

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

41

seguridad ciudadana se vuelve un tópico primordial dentro de las agendas gubernamentales. Asimismo, es recién a finales de los años 80’s cuando los problemas de (in)seguridad ciudadana se convierten en los principales para los ciudadanos de la región. En relación a lo mencionado anteriormente los problemas de (in)seguridad ciudadana, que empiezan a tomar fuerza a finales de los años 80’s, generan dos tendencias de respuesta por parte de las autoridades competentes en la región latinoamericana. Ambas tendencias son diferenciadas y tienen diferentes enfoques sobre cómo enfrentar los problemas de (in)seguridad. Por un lado, existe una tendencia conservadora, que es heredera de las doctrinas de seguridad nacional y pública. Cabe recordar que el problema de (in)seguridad ciudadana; representado principalmente por crímenes menores como robos al paso, robos patrimoniales, hurtos, entre otros; comienza a suscitar la preocupación estatal a finales de los años 80’s. Por esta razón, no es de sorprender, que las políticas públicas diseñadas para combatir la inseguridad ciudadana, en un primer momento, no hagan diferencia entre la violencia política y la violencia común. Del mismo modo, tampoco sorprende que los gobernantes enfrenten al problema de inseguridad con tácticas similares

a las utilizadas para combatir los movimientos subversivos. Cabe resaltar que tanto la violencia desarrollada por los grupos subversivos como por los delincuentes comunes socavan las bases de la convivencia de la sociedad y del Estado en tanto afectan la propiedad privada, rompen las reglas de mercado y deslegitiman la acción estatal (CARRIÓN: 2004. Pág. 157). Entonces, esta tendencia conservadora tiene su origen en este tipo de políticas. Del mismo modo, dicha tendencia tiene como principal característica la continua utilización de la fuerza para combatir los problemas de seguridad ciudadana, concentrándose solo en el control del "evento" en la trilogía del delito25 y la represión de los victimarios. Esta tendencia además difunde un populismo punitivo26, es decir, el endurecimiento en las penas para los transgresores con lo cual, aparentemente, se reducirían los problemas de (in)seguridad. De otro lado, desde hace un tiempo, esta tendencia también se vincula con las recientes corrientes de "privatización" de la seguridad, según las cuales, ante la inacción y la falta de respuesta por parte del Estado son los actores privados los que satisfacen la necesidad de los ciudadanos por mayor seguridad. Asimismo, la tendencia conservadora enfrenta al hecho delictivo desde la violencia.

25 26

La trilogía del delito toma en cuenta a la víctima, el evento o situación donde se da el delito y el victimario o trasgresor. Frase vertida por la representante regional en Derechos Humanos de Naciones Unidas, Carmen Rosa Villa Quintana, durante la presentación del Informe sobre Seguridad Ciudadana y Derechos Humanos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en Lima el día 04 de junio de 2010. El término populismo punitivo se refiere al pedido de la población para endurecer las penas contra los delincuentes. Incluso se exigen penas durísimas para los victimarios de delitos menores.

42

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

Aplica políticas de mano dura contra los delincuentes y busca hacer sentir más seguros a los ciudadanos demostrando el poder y la fuerza de sus cuerpos policiales y de las fuerzas armadas. En resumen, esta tendencia privilegia lo represivo sobre lo preventivo. Por otro lado, tenemos otra tendencia para enfrentar los problemas de (in)seguridad ciudadana en la región, que es contraria a la conservadora. Se trata de la llamada tendencia progresista. Las políticas públicas enmarcadas dentro de esta tendencia buscan enfrentar y gobernar la violencia desde el diseño de políticas sociales, urbanas y de control, orientadas hacia la protección del ciudadano27. La tendencia progresista se centra en la prevención del delito sobre la represión y busca diagnosticar las verdaderas causas de la violencia para poder enfrentar los problemas desde su origen, combatiendo las causas de la violencia. Asimismo, incorpora nuevos actores además de los ya tradicionales (policía, justicia y sistema penitenciario) para resolver los problemas de seguridad. Integra a los municipios y a la ciudadanía para trabajar el tema preventivo y la recolección de información sobre las necesidades de la población, orientadas especialmente hacia el trabajo con los jóvenes. Igualmente, propone un modelo de policía comunitaria, que responde más a los intereses locales y a la vinculación con los ciudadanos.

Este enfoque de policía comunitaria o policía de proximidad tiene como objetivo principal28 mejorar la calidad de vida y bienestar de los ciudadanos y favorecer una mayor cohesión y solidaridad sociales. Entre las principales características de este tipo de policía se encuentran las siguientes (CHINCHILLA y RICO: Lima, 2006. Pág.125): – Cambios importantes en la organización policial, que se traduce sobre todo en el énfasis puesto en la descentralización operativa y en la delegación de responsabilidades, así como en el patrullaje (a pie, bicicleta, o en moto) del barrio. – La ampliación del mandato policial tradicional, que ya no se limita a las clásicas funciones de prevención y represión de la criminalidad y al mantenimiento del orden, sino que abarca la resolución de otros problemas comunitarios. – La selección y capacitación del personal policial, que debe ser más un gestor social que un agente encargado de las clásicas funciones policiales. – Una intervención proactiva más que reactiva, con más énfasis en las causas que en las consecuencias del delito. – Un mayor acercamiento a la comunidad, con la finalidad de dar una respuesta personalizada a los ciudadanos.

27 28

CARRIÓN, Fernando. "La Inseguridad Ciudadana en la Comunidad Andina". En: Rhi–Sausi, José Luis. "El Desarrollo Local de América Latina. Logros y desafíos para la Comunidad Europea", p. 157. CHINCHILLA, Laura; y RICO, José María. "Las reformas policiales en América Latina: Situación, problemas y perspectivas". Lima: Instituto de Defensa Legal, 2006, p. 125.

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

43

– Una amplia y activa participación de la comunidad en la identificación y resolución de sus principales problemas. – La obligación de rendir cuentas (a las autoridades, a la comunidad) En términos generales, las políticas conservadoras van en la línea de la fuerza (policía), del control y el restablecimiento del orden; mientras que las progresistas apuestan al derecho a sentirse seguro, a brindar más ciudadanía a los habitantes y a privilegiar la prevención sobre la represión29. En relación a los actores tradicionales encargados de la seguridad ciudadana, en las políticas de tendencia conservadora se plantea la privatización y la desregulación para tener libertad en su accionar. Por otro lado, políticas con tendencia progresista apoyan el fortalecimiento institucional público para que garantice la convivencia interpersonal. En el caso de los cuerpos policiales, las políticas conservadoras plantean la entrega de más recursos para el control y la represión del delito; mientras las progresistas formulan la reforma policial por la vía de la desmilitarización, la transparencia y la prevención del delito30. Debemos aclarar que la tendencia progresista no propone únicamente la prevención frente al delito pues pone énfasis también en el uso de la inteligencia policial para la represión del delito, la cual debe ser selecti-

va y focalizada. Del mismo modo, su cercanía con la población le permite desarrollar un mejor diagnóstico situacional de la criminalidad en los distintos lugares. En relación al sistema de justicia, la primera exige mayores penas para ciertos delitos, como por ejemplo la pena de muerte, la cadena perpetua o la reducción de la edad mínima requerida para ser sujeto de imputaciones penales; por otro lado, la segunda cree en la despenalización y en la efectiva implementación de penas alternativas como el servicio comunitario. Respecto a las cárceles, las políticas conservadoras exigen la construcción de nuevas infraestructuras carcelarias privadas, mientras que el progresismo se inclina por las políticas de rehabilitación y reinserción.31 A nuestro juicio, si bien existe una combinación de ambas tendencias en nuestro país, creemos que la tendencia conservadora es la que ha tenido mayor preponderancia en relación al diseño de políticas públicas a lo largo del segundo gobierno de Alan García. Tanto los diferentes ministros que han pasado por el sector Interior como diversos congresistas de la bancada oficialista han propuesto como medida principal para combatir los problemas de seguridad ciudadana "la represión". Cabe resaltar que durante el régimen ha sido la parlamentaria aprista y ex Ministra del Interior, Mercedes Cabanillas, la que se ha pronunciado en diversas ocasiones sobre la necesidad de endurecer

29 30 31

CARRION, Fernando. Boletín Ciudad Segura, Nº8. Pág. 1. Agosto, 2006. Ibíd. Ibíd.

44

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

y hacer efectivas las sanciones a los delitos menores. Al respecto, tenemos que recordar la propuesta presidencial para reinstaurar la pena de muerte, los intentos por instaurar penas para menores de edad infractores de la ley, los continuos reclamos porque nuestros efectivos policiales se encuentran "desprotegidos" legalmente frente a los delincuentes, entre otros. Del mismo modo, en este gobierno se han destinado mayores recursos para combatir la inseguridad ciudadana32, siguiendo la tendencia conservadora; sin embargo, como hemos podido ver en la encuesta y lo que refleja el termómetro de la calle, estamos peor que hace unos años. A nuestro entender, las política públicas de seguridad ciudadana durante este gobierno siguen privilegiando el carácter represivo sobre el preventivo, es decir, toman mayores medidas sobre los efectos del crimen pero no sobre las causas del mismo; lo cual no ha traído resultados en la preservación de la tranquilidad de los peruanos. Por otro lado, el contexto social en nuestro país, en donde surgen las demandas de mayor seguridad por parte de los ciudadanos y donde se enmarcan estas políticas públicas de tendencia conservadora –en su mayoría– para combatir los problemas de

(in)seguridad ciudadana, se caracteriza por un sostenido aunque desigual crecimiento económico. Este crecimiento económico desigual genera beneficios para pocos, dejando a una gran parte de la población excluida del boom económico. Algunos de estos ciudadanos excluidos de estos beneficios, principalmente jóvenes, buscarían entonces participar del crecimiento económico a como dé lugar, aunque sea a través del crimen33. Posteriormente, ante las escasas posibilidades de reinserción y de resocialización que ofrece un sistema penitenciario como el actual, es casi imposible que el joven que delinque una vez no vuelva a reincidir en el crimen. 2.2 SIN DIAGNÓSTICO PARA ENFRENTAR EL PROBLEMA ¿Qué suele hacer una persona que se siente enferma? Primero se le hace exámenes para tener un diagnóstico sobre los males que lo aquejan, luego se le medica y después se le vuelve a citar para revisar si los medicamentos asignados sirvieron para curar al paciente o, en caso contrario, se deben realizar nuevos exámenes hasta encontrar cuál es la razón de los problemas que le aquejan. Sin embargo, para enfrentar los problemas de seguridad ciudadana en nuestro país

32

El presupuesto del Ministerio de Interior pasó de 3’874’445.65 millones de soles en el 2006 a 4’ 982’132.43 en el 2010. Fuente: Portal web del Ministerio de Economía, tomando como referencia el Presupuesto Institucional Modificado. No es casual, por ejemplo, que la edad de los integrantes de bandas de asaltantes se haya reducido en los últimos años. Según un informe sobre el crimen aparecido en el diario El Comercio el 15 de agosto del 2010, antes la edad promedio en las bandas era de 35 años. Sin embargo ahora muchos asaltantes no superan ni los 20 años.

33

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

45

pasa lo contrario. Al enfermo siempre se le busca curar con la misma receta sin importar cuáles son las características o los síntomas que lo aquejan. Es como si cualquiera de nosotros tuviera problemas de asma y se le recetara pastillas para el dolor de estómago, lo cual generaría no solo que no se cure del asma sino que empezaría a tener complicaciones con el estómago. El problema descrito es más o menos lo que ocurre con los problemas de seguridad ciudadana en nuestro país. No tenemos un correcto diagnóstico sobre cuáles son las características de la violencia. No tenemos un diagnóstico sobre los problemas de inseguridad y, lo que es peor, siempre queremos buscar la solución por un mismo camino, sin analizar, por lo menos, las causas del problema. ¿Cómo curar al enfermo si no tenemos un correcto diagnóstico? La falta del diagnóstico se la debemos principalmente a la desidia de las autoridades para enfrentar el problema principal. No existe una voluntad política por combatir la (in)seguridad ciudadana y cuando la hay, en la mayoría de casos, no pueden curar al enfermo porque, lamentablemente, existe poca información para realizar un correcto diagnóstico sobre la situación de la seguridad ciudadana en el país. En razón de lo antes dicho, el Instituto de Defensa Legal considera que en nuestro país se está combatiendo el crimen, violencia y, en general, los problemas de (in)seguridad

prácticamente a ciegas. No tenemos información elaborada de las características de la violencia en las ciudades y, menos aún, tampoco tenemos un análisis de cómo debemos atacar el problema, esto es, si las medicinas que le damos al paciente están curando al enfermo. Combatir los problemas de inseguridad ciudadana sin un diagnóstico ha generado, entre otras cosas, que los presupuestos para la seguridad ciudadana sean inversamente proporcionales al gasto social en muchas regiones, provincias y distritos. Por tener mayores gastos en seguridad se reducen los gastos en programas sociales, como por ejemplo los destinados a promover el trabajo en los jóvenes. Entonces, no buscamos resolver el problema de la seguridad ciudadana de raíz sino solo satisfacer demandas coyunturales de los vecinos por mayor seguridad. Las políticas públicas relacionadas a la seguridad ciudadana se orientan, prioritariamente, a responder a las demandas de una población atemorizada por los delincuentes y la violencia. Sin embargo, muchas de las políticas aplicadas no buscan resolver las causas que se hallan en el origen de las diferentes manifestaciones de delincuencia34. Por el contrario, lo que buscan es apaciguar momentáneamente la sensación de inseguridad de los ciudadanos. Para el investigador en temas de seguridad ciudadana Jaime Cubert, este tipo de accio-

34

CUBERT, Jaime. "Observatorios de la Seguridad: el caso de Barcelona". En: Un lenguaje colectivo en construcción: el diagnóstico de la violencia. Ecuador: Flacso, 2009. p. 166.

46

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

nar en materia de seguridad genera un círculo vicioso: conflictos desatendidos que generan inseguridad en los sectores sociales más vulnerables; demandas de seguridad que responden al riesgo percibido, es decir, a la percepción de inseguridad antes que al riesgo real; políticas de seguridad que pretenden tranquilizar a la población atemorizada sin modificar el origen de estos temores; y, por consiguiente, un problema de inseguridad que se torna crónico35. Debemos precisar que durante el segundo gobierno de Alan García se ha desperdiciado una oportunidad para crear verdaderos observatorios de criminalidad que busquen diagnosticar correctamente el problema de la (in)seguridad en el país y que sirvan de fuente de información para la creación de políticas públicas a nivel nacional, regional y local. Tenemos un Estado con mayores recursos que en el pasado; y, además, existe una mayor demanda por seguridad. Creemos entonces que los ciudadanos estamos en nuestro derecho por demandar un correcto diagnóstico relacionado a la seguridad. Al respecto, creemos que la inversión destinada a la seguridad en el régimen actual ha seguido una misma línea, la cual se puede apreciar en el accionar de los diversos ministros que han pasado por el sector Interior. La característica ha sido la misma: Enfrentar el crimen prácticamente a ciegas.

2.3 IMPUNIDAD Un último punto que creemos necesario mencionar en relación a las características de la (in)seguridad ciudadana en nuestro país es la impunidad. En el Perú tenemos, como hemos visto, una gran demanda por seguridad, en especial frente a los delitos "masivos" (robos al paso, robos de carteras, robos de y en autos, robos en transporte público, asaltos en las calles en general, etc.). Esta demanda por más seguridad está acompañada por una sensación de impunidad frente al crimen. Ciudadanos de todos los sectores sociales consideran que los delitos tienen como característica esencial la impunidad. La población se siente indefensa ante el incremento real o potencial de la criminalidad. La impunidad de los criminales se da por instituciones deficitarias en términos de eficiencia en el control de la violencia. Tanto la policía, el sistema judicial, como el sistema penitenciario, ayudan a fortalecer y preservar el status quo de impunidad relacionado a la violencia. Esta sensación ha generado reacciones mayoritarias por parte de la población, la cual sugiere el aumento de las penas, el aumento de la población encarcelada y la disminución de la edad de imputabilidad penal, entre otros mecanismos meramente punitivos de control36.

35 36

Ibíd., p. 167. DAMMERT, Lucia y BAILEY, John. "Reforma policial y participación militar en el combate a la delincuencia. Análisis y desafíos para América Latina". En: Revista Fuerzas Armadas y Sociedad. Año 19, Número 1, 2005, p. 137.

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

47

Del mismo modo, la impunidad genera desconfianza frente a las autoridades y frente a los organismos estatales mencionados anteriormente, lo que puede ocasionar que los ciudadanos busquen justicia con sus propias manos, a modo de un "ajuste de cuentas" frente al crimen. La impunidad es pues otra de las principales razones que explican – aunque no justifican– el incremento de los linchamientos en las zonas rurales y periurbanas de las principales ciudades del país. Al respecto, creemos que no es casualidad que las denuncias sobre un "escuadrón de la muerte" en Trujillo, dedicado a exterminar criminales extrajudicialmente, tenga aceptación por parte de muchos ciudadanos37, aunque felizmente –al menos por ahora– minoritaria.
Homicidios cada 100 mil habitantes

2.4 INCREMENTO DE LA CRIMINALIDAD Siempre que mostramos preocupación sobre los temas de seguridad ciudadana en el país nos topamos con versiones que, si bien admiten que tenemos un serio problema de inseguridad ciudadana –es imposible negarlo a la fecha–, señalan que no estamos tan mal en comparación con otros países de la región. En efecto, en el "Informe sobre Seguridad Ciudadana y Derechos Humanos" de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que fue presentado el presente año en Lima38, se señala como la región más violenta a América Latina en comparación con otras regiones del Mundo.

Fuente: Informe sobre Seguridad y Derechos Humanos de la Corte Interamericana de derechos humanos. Elaboración: Lilia Ramírez y David Lovatón

37

Según la encuesta de APOYO, realizada el 14 de diciembre del 2009 a nivel nacional, el 47% de los encuestados que manifestaron conocer el caso del supuesto "Escuadrón de la Muerte" en Trujillo se mostraron a favor de que exista un escuadrón de la muerte dedicado a exterminar delincuentes. Dicho informe fue presentado en Lima en un evento organizado por el Instituto de Defensa Legal el 04 de Junio del 2010.

38

48

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

Para llegar a esta conclusión se utiliza un indicador internacional bastante extendido para medir la violencia, como es la tasa de homicidios cada 100 mil habitantes. En nuestro país este indicador se encuentra debajo del promedio de América Latina. Según el cuadro anterior desprendemos que este promedio se encuentra por encima de 25 homicidios por cada 100 mil habitantes. En lo que respecta al año 2009, la tasa de homicidios por cada 100 habitantes fue 10,9 a nivel nacional39. Esto quiere decir que nos encontramos en un nivel intermedio en relación a América Latina. Tenemos un promedio de homicidios mayor al de Chile, Uruguay y Argentina; pero menor al de Venezuela, Brasil, Colombia o México. Al respecto, queremos hacer una salvedad al tema de los homicidios como indicador para medir la violencia. ¿Por qué, si no estamos tan mal comparados con otros países de la región, se mantiene una alta percepción de inseguridad en nuestro país? La medición de la violencia a partir de la tasa de homicidios se ha convertido en algo común. Un país es más violento que otro si su tasa es superior; crece la violencia si los homicidios aumentan. Saber si los homicidios se realizan con armas blancas o con armas de fuego permite medir el grado de la violencia; así como saber si los homicidios fueron cometidos por jóvenes permite determinar la existencia de violencia juvenil40.

Pero, ¿por qué utilizar sólo el homicidio para medir la violencia? Se afirma que el homicidio tiene la ventaja sobre otros delitos porque es el que más se denuncia. Sin embargo, los propios estudios sobre homicidios muestran alta desviación estadística e inconsistencia en los datos, según la fuente que la registre. También suele justificarse el uso de este indicador porque la "literatura internacional" los señala como de mayor impacto y de mayor violencia41. Sin duda, el homicidio es uno de los delitos de mayor impacto y de mayor violencia. Sin embargo, creemos también que tomar como único indicador la tasa de homicidios por cada cien mil habitantes para la construcción de políticas públicas relacionadas a la seguridad ciudadana no es suficiente. Tal como lo demuestra la compleja realidad peruana, este dato requiere ser complementado con otros indicadores de medición del incremento o disminución de la criminalidad o de la violencia, como, por ejemplo, las encuestas de victimización. En nuestro país, la tasa de homicidios es baja en comparación al promedio regional. Pero, a raíz de los resultados de la encuesta, podemos ver que la tasa de victimización ha aumentado en forma alarmante, a contramano de lo señalado en la tasa "oficial" de homicidios, como podemos apreciar en el siguiente gráfico:

39 40 41

GUSHIKEN Alfonso; COSTA, Gino; ROMERO, Carlos y PRIVAT, Catherine. "¿Quiénes son los asesinados en Lima? ¿Cómo, cuándo y por qué?". Lima: Ciudad Nuestra, 2010, p. 15. CARRIÓN, Fernando; y ESPÍN, Johanna. "Las cifras de la violencia: un lenguaje en construcción". En: Un lenguaje colectivo en construcción: el diagnóstico de la violencia. Ecuador: Flacso, 2009, p.13. Ibíd.

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

49

Homicidios cada 100 mil habitantes

Fuente: Anuario Estadístico de la Policía Nacional del Perú años: 2000 - 2009 Elaboración: Enrique Arias Aróstegui

Según cifras oficiales de la PNP, desde el año 2006 hasta la fecha hemos experimentado una reducción de homicidios en nuestro país (de 3141 hemos pasado a 2969 el año 2009). Empero, nos sentimos más inseguros. La tasa de victimización de la encuesta del IOP realizada por el IDL señala que 6 de cada 10 ciudadanos de Lima y Callao ha sido víctima de robo o intento de robo en la calle durante el año 2009.

Requerimos dejarnos de consolar de que no estamos tan mal en comparación con otros países, cometeríamos un error usando exclusivamente el indicador de homicidios para medir el incremento de la criminalidad y la violencia en nuestro país. Creemos que esta gestión gubernamental nos está dejando no solo desprotegidos frente al crimen, sino que nos ha puesto un anti-

En el último año, ¿usted o un miembro de su hogar ha sido víctima de algún robo o intento de robo mientras caminaba por la calle, estaba en un local público o en un transporte público o particular?
Sexo Respuestas Total % M 55 45 F 59 42 Grupo de edad 18 a 30 a 45 a 29 44 más 56 44 100 177 65 36 100 169 52 49 100 188 Nivel socioeconómico A/B 62 38 100 122 C 60 40 100 220 D/E 51 49 100 193

Sí No Total % Base de entrevistas ponderada

57 43 100 535

100 100 249 286

50

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

faz para combatir la inseguridad ciudadana. Tranquilizados por las cifras estatales – que pueden ser haber sido "maquilladas" para evitar las iras presidenciales–, estamos perdiendo como país un tiempo precioso para combatir fenómenos delictivos que podrían llegar a ser incontrolables, tal como ya viene sucediendo en otros países como México o Venezuela. Aparte de las encuestas de victimización, otro indicador que podemos utilizar para medir el aumento de la criminalidad en nuestro país son las denuncias registradas sobre los delitos patrimoniales, comprendidas principalmente por los robos y hurtos registrados por la Policía Nacional del Perú, que han aumentado del 2007 al año 2009. Creemos que el aumento de más de 12 mil denuncias del 2007 al 2009, a pesar de la poca credibilidad de las estadísticas oficiales, demuestra un incremento en el deterioro de

la seguridad. Asimismo, cabe precisar que este indicador, a diferencia de los homicidios, suele esconder una cifra negra mucho mayor. La cantidad de personas que no denuncian los robos o hurtos en nuestra ciudad es muy alta, tal como lo muestra la encuesta que aplicamos en junio del 2010. Según la encuesta del IOP, los ciudadanos no denuncian los hechos delictivos por diversas razones, siendo la principal el hecho de que las denuncias no dan resultados. Entonces surge la pregunta: ¿Para qué denunciar si no obtengo nada? Creemos que esto es lo que sucede con las cifras sobre denuncias de robos y hurtos. Existe una gran cifra negra, es decir, existe una gran distancia entre la realidad y el registro policial. En conclusión, el Instituto de Defensa Legal rechaza las versiones oficiales vertidas durante el presente gobierno aprista, en especial por el actual Ministro del Interior, Oc-

Robos Patrimoniales

Fuente: Anuario Estadístico de la Policía Nacional del Perú años: 2000 - 2009 Elaboración: Enrique Arias Aróstegui

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

51

tavio Salazar, las cuales afirman que no estamos mal en temas de seguridad ciudadana sino que se trata de la percepción de inseguridad de los ciudadanos. Salazar señala que según las cifras oficiales el problema de la inseguridad no se ha incrementado en el régimen aprista, versión con la que discrepamos abiertamente. ¿Existe un aumento de la criminalidad en nuestro país? La respuesta es a todas luces que sí. Al respecto el Instituto de Defensa Legal sostiene que durante este gobierno se ha deteriorado la seguridad en todo el país y, en consecuencia, el Presidente García dejará en julio del 2011 un país más inseguro del que recibió. Una de las consecuencias para la seguridad ciudadana que nos legará este régimen será el cambio en el accionar de la violencia común. Hasta hace algunos años los expertos en seguridad ciudadana sostenían que la delincuencia común era menos sofisticada que la delincuencia organizada. La delincuencia organizada –por lo general– actúa en bandas, cuenta con armas de fuego (hasta armamento de guerra en algunos casos) y con una logística bien estructurada (grupos de apoyo, autos, chalecos antibalas, etc.), y planifica sus actos delictivos (reglajes, obtiene información antes de cometer el delito). En su defecto, la delincuencia común se decía que era más informal y menos sofisticada.

Asimismo, que sus víctimas eran en su mayoría cualquier transeúnte o vecino sin distinción de estrato social y/o económico, teniendo por finalidad arrebatarle lo que tiene a la mano o ingresar a su domicilio por sorpresa. (YEPES: Lima, 2004: 46) Al respecto debemos señalar que el delito común, si bien no alcanza los niveles de preparación y planificación –menos aún presupuestal– del crimen organizado, se ha vuelto más violento en comparación con el pasado. A la fecha, en nuestro país los crímenes perpetrados por los delincuentes comunes son cada vez más violentos y en ocasiones tienen una mayor planificación, como lo demuestran hechos recientes ampliamente difundidos por la prensa42. 2.5 NUEVAS FORMAS DELICTIVAS El Instituto de Defensa Legal sostiene que el gobierno de Alan García nos dejará un país más inseguro del que encontró en el año 2006. Una de las razones para justificar esta afirmación es el fortalecimiento y la aparición de nuevas prácticas delictivas durante su mandato. En esta perspectiva, el Instituto de Defensa Legal considera conveniente dedicarle un capítulo dentro del presente Informe de Seguridad Ciudadana 2010. Resaltamos que las prácticas delictivas que han cobrado mayor fuerza durante el gobier-

42

Varios ejemplos al respecto: los asaltos a centros comerciales, tiendas de electrodomésticos y supermercados; los reglajes y extorsiones a medianos y pequeños empresarios; los robos con armas de fuego a los cambistas de dólares, entre otros. Uno de los casos que suscitó mayor atención y preocupación, tanto de la ciudadana como de la prensa, fue el ataque contra una pareja de ancianos y su pequeña nieta en la Vía Expresa del Paseo de la República en Lima. Durante este ataque el delincuente disparó cobardemente a la niña de 3 años y la dejó cuadripléjica.

52

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

no aprista se enmarcan en un contexto de crecimiento económico desigual, ausencia de labor preventiva en seguridad ciudadana, ausencia de inteligencia policial y desconfianza en las autoridades como la Policía o Serenazgo43. Entre las prácticas delictivas que han tomado fuerza durante la administración de Alan García encontramos las siguientes: la extorsión, el sicariato, las mafias en el sector de la construcción civil, los asaltos extremadamente violentos a cambistas, a bancos, a restaurantes y a centros comerciales44, entre otras. Queremos centrarnos, primero, en dos de ellas: los asaltos a bancos y a los centros comerciales. Los asaltos a bancos y a centros comerciales demuestran el deterioro de la inseguridad en nuestro país. Pero, también afectan de manera considerable –en especial los asaltos a centros comerciales– la percepción de inseguridad por parte de los ciudadanos. Ambas prácticas hacen que los ciudadanos se sientan atemorizados, incluso cuando realizan labores de esparcimiento en recintos comerciales cerrados, que –lamentablemente– son de los pocos espacios públicos en nuestra ciudad.

Un ejemplo de este tipo de asaltos –que son más recurrentes en las ciudades del país– ocurrió el pasado 21 de febrero del 2010. Cinco sujetos provistos con armas de guerra45 pretendieron robar MoneyGram Perú y dos empresas bancarias ubicadas en el centro comercial Jockey Plaza. Sin embargo, la Policía Nacional ya había detectado el intento de los facinerosos por perpetrar el delito; a pesar de lo cual se produjo un enfrentamiento armado dentro del recinto comercial. Este tipo de asaltos tiene las mismas características. Sujetos con armamento de guerra hacen un trabajo de inteligencia y luego buscan "golpear" rápidamente el blanco definido. Normalmente se movilizan en autos lujosos que fueron previamente robados y luego buscan retirase raudamente con el botín. Al día siguiente del incidente, la prensa recoge la noticia y la presenta en primera plana en los medios de comunicación. Los facinerosos reciben el título de "los malditos" de una localidad o de un barrio de la provincia, la cual es muchas veces el lugar al que pertenece alguno de los delincuentes miembros de la banda criminal. Este tipo de prácticas delictivas se ha incrementado en los últimos años, trayendo por consiguiente un deterioro en la percepción

43

Según la encuesta realizada por el Instituto de Opinión Pública de la PUCP, el 79% de los encuestados a nivel de Lima y Callao manifiesta tener poca o ninguna confianza en la Policía. Asimismo, ante la pregunta acerca de en quién confía más ante los problemas de inseguridad ciudadana, el 30% contestó que ninguno y solo el 17% manifestó que confía en el Serenazgo. Se podría considerar que hay otras prácticas delictivas pero para el presente informe tomaremos en cuenta solo las mencionados. Los delincuentes llevaban cinco revólveres, una escopeta retrocarga y dos granadas. Diario El Comercio, Sección A2. Lima 22 de febrero del 2010.

44 45

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

53

de inseguridad de los ciudadanos. Si bien no negamos que afectan a las personas que fueron víctimas directas del delito, consideramos que afectan en mayor medida a la sensación de inseguridad de los ciudadanos. Por un lado, existe el temor de ser víctimas de los facinerosos cuando se asiste a un centro comercial; y, por otro, se muestra el "empoderamiento" de los delincuentes por su accionar violento. En relación a los asaltos a bancos en el país, el Perú era uno de los países que destacaba en la ausencia de dicha práctica delictiva por largo tiempo. Sin embargo, desde el año 2006 hasta la fecha el número asalto de perpetrados a las instituciones banca-

rias46 se ha incrementado preocupantemente. Según las estadísticas oficiales de la Policía Nacional del Perú, el número de robos a bancos a nivel nacional se ha incrementado en más de 10 veces en comparación al 2006. En el primer año del gobierno aprista, solo se registraron– según cifras oficiales– dos asaltos a bancos a nivel nacional. Pero al año siguiente se registraron 13 asaltos, en el 2008 se registraron 12 y en el 2009 se denunciaron 16 casos. Al respecto podemos concluir que esta práctica delictiva se ha incrementado durante el régimen de Alan García, generando consecuencias negativas para la seguridad ciudadana.

Asaltos a Bancos a Nivel Nacional

Fuente: Anuario Estadístico de la Policía Nacional del Perú años: 2006 - 2009 Elaboración: Enrique Arias

46

Cabe precisar que no es propiamente asaltos a bancos propiamente dichos. En la estadística se toman en cuenta, además de entidades bancarias, a las Cajas Metropolitanas y a las Casas de Cambio.

54

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

2.5.1 Extorsión Otros de los delitos que ha cobrado mayor fuerza durante el régimen aprista es el de la extorsión. El Código Penal, en el Capítulo VII, artículo 200º, define extorsión como: "El que mediante violencia o amenaza obliga a una persona o a una institución pública o privada a otorgar al agente o a un tercero una ventaja económica indebida u otra ventaja de cualquier otra índole, será reprimido con pena privativa de libertad no menor de diez ni mayor de quince años" Este tipo de delito, por el cual los delincuentes obligan a sus víctimas a entregar dinero mediante amenazas, se ha vuelto recurrente en nuestras ciudades. Este "boom" extorsionador tiene diversas modalidades que van desde las más comunes hasta las más sofisticadas, como por ejemplo las llamadas a celular amenazantes o los mensajes de textos intimidantes. Sin embargo, en la actualidad han surgido medidas más "innovadoras" si la víctima no cumple con las exigencias del criminal. Entre estas medidas se encuentran las siguientes: los paños de sangre dejados en las viviendas, las coronas de flores en las puertas de las víctimas, las llamadas falsas sobre detenciones policiales, los supuestos raptos de familiares, las amenazas de muerte, la destrucción de propiedad privada de la víctima, entre otras. Observamos cómo los victimarios no agotan nuevos y diferentes métodos para que la víctima cumpla con sus exigencias. Una nueva modalidad son los secuestros de vehículos. Los delincuentes sustraen una unidad vehicular, luego toman fotos o lla-

man a la víctima y le exigen fuertes sumas de dinero para recuperar su unidad. Otra modalidad de extorsión son las llamadas telefónicas a personas con diferentes historias para recibir dinero. Una de las más populares son las llamadas haciendo referencia a la detención de un familiar en la comisaría. Los motivos de la detención son diversos, desde problemas con drogas hasta accidentes de tránsito. Los delincuentes llaman por teléfono a la víctima, un par de ellos se hace pasar como integrantes de la Policía Nacional y exigen el dinero; otro se hace pasar como el familiar de la víctima, éste no habla mucho y solo clama por ayuda. Con esta modalidad de extorsión se busca que la persona estafada deposite dinero en una cuenta o, en todo caso, que recargue los celulares de los estafadores, mediante tarjetas telefónicas. Al respecto, queremos llamar la atención sobre tres características de las extorsiones en nuestro país. La primera característica es que, contrario a lo que muchos pueden pensar, la extorsión no sólo afecta a grandes empresarios (como las orquestas de cumbia). Ahora se registra información de pequeños y micro empresarios que tienen este problema. Es decir, el delito de la extorsión se está convirtiendo en un problema recurrente en el país tanto para personas de altos recursos como para personas de clase media. La segunda característica es que existe una gran cantidad de celulares y chips que no están registrados. Es decir, una misma persona puede tener el número de chips que le plazca. Esto permite una gran ventaja para los delincuentes dado que son capaces de

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

55

hacer llamadas desde diferentes números sin ningún problema. Esto se refuerza con el escaso de valor de los chips, lo cual les permite tener diferentes números de celular47. Esta realidad se evidencia con las requisas dentro de los penales, desde donde se producen muchas de las extorsiones. En estas requisas, que realiza los policías en compañía del personal penitenciario, se han confiscado diversos aparatos celulares y varios chips, los cuales estarían permitiendo a los delincuentes tener diferentes números para efectuar las llamadas. Asimismo, se han encontrado listados de las víctimas en poder de los extorsionadores. Estos listados contaban con información pertinente para realizar el delito: nombres, direcciones, ingresos, relaciones familiares de la víctima, entre otros datos. A la gran cantidad de aparatos celulares y de chips con el que cuentan los delincuentes, se refuerza el cómodo y fácil acceso a la información personal de las víctimas. Es sabido –por investigaciones periodísticas– que se venden a precios ínfimos bases de datos con información personal o familiar en mercados informales de software, como es el caso de la Av. Wilson. Por otro lado, el uso de las redes sociales, tales como Facebook, Hi5, My Space, entre otras, hace más accesible la información a

los criminales. En estas redes sociales los usuarios colocan información personal, fotos, videos e incluso itinerarios sobre las actividades que realizan a diario, con lo cual se hace más sencilla la actividad de los delincuentes (extorsionadores, sicarios, secuestradores), pues tienen fácil acceso a información detallada de los itinerarios diarios de las potenciales víctimas. La tercera característica es la falta de denuncia. Como observamos en la primera parte del informe, la principal razón por la cual las personas no denuncian los delitos en la comisaría es porque no obtienen resultados. Con los delitos de extorsión tenemos una característica adicional, las personas no denuncian el delito porque consideran que no va a servir para nada. Esto les da una ventaja a los delincuentes ya que al no ser denunciados es más difícil para los policías capturarlos y llevarlos ante las autoridades fiscales y judiciales. Asimismo, en algunos distritos y provincias del Perú ya entró en vigencia el Nuevo Código Procesal Penal. En este nuevo marco normativo se ha fortalecido el hecho que, si no existe una denuncia, no se puede iniciar una investigación salvo flagrante delito. Tanto la fiscalía como la policía no pueden investigar si no existe una denuncia del delito perpetrado. Entonces esto propicia la impunidad de los extorsionadores48.

47 48

Al respecto queremos señalar la importancia de la medida del Ministerio de Transporte y Comunicaciones y OSIPTEL por registrar los celulares prepagos a nivel nacional. Ver ARIAS ARÓSTEGUI, Enrique. "Los problemas de inseguridad en Trujillo: Entre la realidad y la percepción". Instituto de Defensa Legal, Área de Seguridad Ciudadana. En: http://www.seguridadidl.org.pe/ destacados/2010/24-05/percepcion_trujillo.htm

56

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

La extorsión afecta al deterioro de la seguridad ciudadana, pero principalmente afecta el temor o percepción de inseguridad de los ciudadanos. Este temor se refuerza cuando el delito es perpetrado contra personas que son formadores de opinión, tales como periodistas, artistas o deportistas; así como contra los representantes de la población, tales como autoridades, líderes o políticos. Muchos ciudadanos suelen identificarse con ellos. El delito de extorsión viene siendo uno de los que más afecta a los artistas del mundo de la cumbia. Semana a semana los medios de comunicación dan cuenta de diversas denuncias de extorsión por parte de los artistas del principal género musical del país. Uno de estos casos fue el del cantante Ernes, integrante del grupo Los Villacorta. El artista fue amenazado por un delincuente llamado Carlos con atentar contra su familia. Ernes decidió no hacerle caso a las llamadas intimidantes de las que venía siendo víctima. Sin embargo, la amenaza se cumplió el día 24 de noviembre cuando lanzaron un petardo de dinamita en el techo de su casa49. Esta modalidad de extorsión es común. Los delincuentes buscan intimidar a los artistas hasta que respondan a sus demandas. Lo cual suele ser el inicio de un círculo vicioso, dado que las exigencias de los criminales – casi siempre– se incrementan con el paso del tiempo. Finalmente, la extorsión se ha vuelto una práctica común dentro del accionar de las

mafias del sector construcción. A continuación analizaremos cuales son las características por las cuales operan estas mafias. 2.5.2 Construcción Civil Desde el año 2004, los peruanos hemos sido testigos de cómo el llamado "boom de la construcción" nos está afectando, principalmente y en su mayoría, a los que vivimos en las principales ciudades del país. Esta realidad la vemos plasmada si nos damos una vuelta por la capital, donde viejas casonas de barrios tradicionales como San Felipe o Miraflores, han dado paso a edificios de más de diez pisos de altura; sumado a una proliferación de grandes centros comerciales. Este boom constructor, que ha generado miles de puestos de trabajo –lo cual valoramos ciertamente–, lamentablemente ha generado también el incremento de la violencia urbana. Esta violencia en el sector construcción afecta a empresarios, trabajadores, autoridades y ciudadanos. Las mafias organizadas no solo generan grandes pérdidas económicas para los involucrados, sino que son un problema para la seguridad ciudadana. A la construcción pueden dedicarse ciudadanos sin tener una expertis. Obviamente, los primerizos en este oficio ocupan la menor escala en la remuneración por su falta de experiencia. Pero, al cabo de poco tiempo, pueden aprender aspectos básicos del trabajo y convertirse en peones50. En el Perú,

49 50

CAMPOS, Cynthia. "Extorsión S.A". En: Dominical. Lima: Diario La República, 28 de junio del 2010. Dentro de la construcción al obrero con menores conocimientos y que realiza las acciones más sencillas se les conoce como peón. Los otros trabajadores son los oficiales y operarios.

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

57

donde existe una cantidad considerable de trabajadores desempleados y un ínfimo respeto por los derechos laborales, la construcción es una oportunidad para conseguir ingresos económicos de manera honrada. Los trabajadores dedicados a la construcción se han caracterizado, a nivel mundial, por conformar los sindicatos más fuertes. La reciedumbre física de sus integrantes – propias de su trabajo– y la enorme cantidad de afiliados generan que estas organizaciones de trabajadores sean las más poderosas en la mayor parte de realidades urbanas. El Perú no es la excepción. Sin embargo, en los últimos años el sector de la construcción está siendo relacionado, cada vez más, con acciones violentas y actos delictivos, producto del accionar de un grupo minoritario, conformado en su mayoría por individuos avezados, quienes no son propiamente trabajadores del sector pero lucran con las actividades generadas alrededor del mismo. La prensa y los diferentes actores de la construcción han denominado a este grupo de individuos como "las mafias de la construcción" o "los cárteles de la construcción". Estos grupos se enfrentan por el control de las obras y se valen de todas las armas posibles para conseguirlo. Este "control" pasa, no solo, como muchos podemos creer, por introducir trabajadores a una obra; por el contrario, ese es solo el principio. Buscan tener ingresos mensuales con todo el dinero que se genera alrededor de la construcción, desde cobrar por brindar "seguridad" a los empresarios hasta exigir un cupo a los encargados de llevar la comida a los obreros.

2.5.2.1 Modus Operandi de las mafias de construcción civil – Antes de la obra El trabajo de estas mafias puede ser divido en dos partes. La primera se sitúa antes que se empiece a realizar la obra o en los primeros días de la instalación; y la segunda, desde que la obra está en construcción hasta que finaliza. Sin embargo, ambas partes tienen como característica principal utilizar la violencia para conseguir sus fines. La primera parte del trabajo de las "mafias" empieza cuando empresas constructoras, medianas o grandes, buscan instalarse para comenzar a desarrollar una obra. Apenas instalados, los empresarios de construcción reciben la visita de un grupo de individuos provistos con armas de fuego –se han visto casos de bandas con granadas o fusiles AKM– que exigen "negociación". Estas tratativas empiezan de manera cordial, en un principio, porque la mayoría de empresarios del sector saben de esta práctica (al parecer se ha institucionalizado informalmente este proceso). Por lo tanto, la negociación se da. Pero, ¿qué pasa si no acceden? Problemas. Los delincuentes, que actúan bajo la práctica de la extorsión, muestran fotos de sus hijos y/o familiares y son amenazados sistemáticamente hasta que acceden. Hay casos de empresas muy grandes, como Graña & Montero, que, por su enorme poder económico y político, no acceden a las demandas de estos grupos y logran salir bien librados. Sin embargo, la mayor parte de constructoras no corre la misma suerte. Pero, en caso de que no accedan, ¿qué pasa si a

58

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

pesar de las amenazas de muerte no están dispuestos a negociar? Las mafias se van contra los actores más débiles, como los maestros de obras o los ingenieros, hasta que logren su cometido. Utilizan las mismas tácticas que usaron con los empresarios hasta conseguir, de cualquier manera, brindar "seguridad" a la obra. Existen casos donde los empresarios, los ingenieros y los maestros de obras se niegan a ceder frente a las pretensiones de los extorsionadores. ¿Qué sucede? Las mafias deciden "golpear la obra", es decir, reúnen a sus chalecos de todas las obras y crean destrozos en la obra creando zozobra en los trabajadores y en la población que rodea a las mismas. ¿En qué consta esta seguridad? Ellos proponen encargarse de cuidar que no vengan grupos "foráneos" a retrasar el cronograma pactado para la entrega de la obra con tal de recibir beneficios a cambio. Este retraso genera pérdidas al empresario por las multas al no entregar a tiempo lo pactado, pérdidas de horas/hombre, desaliento de las inversiones, pérdida de beneficios de la inversión privada por parte de la población y un mayor costo financiero por demandas de obras51. ¿De quiénes los protegen? Los grupos foráneos pueden ser habitantes desocupados del lugar que buscan ingresar a la obra u otros sindicatos de obreros y extorsionadores al igual que ellos. Para "proteger" a los empresarios de dichos grupos "foráneos" exigen

que se les brinde una cantidad trimestral, mensual o semanal de dinero por dicho servicio. ¿Cuánto se les exige? Eso depende de la magnitud de la obra y de lo conseguido en el proceso de negociación. Por ejemplo, el 19 de marzo del año de pasado se desarrolló en Palacio de Gobierno una reunión entre alcaldes y directores de empresas de la construcción con el presidente García. En dicha cita, uno de los asistentes manifestó que en la construcción de la gigantesca "Plaza Lima Norte" las mafias del cono norte cobraban la cuota de 100,000 soles semanales. Pero esa no es la única cuota que exigen por brindar seguridad. Además, coaccionan a los empresarios a incluir dentro del comité de obra de 1 a 10 "chalecos" (dependiendo del tamaño de la obra). Estos individuos (chalecos) se encargan de brindar la seguridad durante el desarrollo de la obra. No trabajan pero cobran como si lo hicieran y en las negociaciones entre las mafias y los empresarios logran que se les incluyan como trabajadores bajo "todas las de la ley". En su mayoría, por no decir todos, poseen armas de fuego, tienen antecedentes penales y son rankeados delincuentes. Un último pedido, dentro de este primer trabajo de las mafias, es colocar a trabajadores del sindicato afín dentro del comité de obra. Las mafias buscan colocar un promedio de 50% de los trabajadores; pero –mayormente– consiguen solo entre 30% o 10%. Lo primordial no es colocar a los obreros sino a los "chalecos" porque mantienen lo que se deno-

51

Día 1. El Comercio, Lunes 03 de agosto del 2009.

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

59

mina risiblemente como la "paz laboral" en una obra. Sin embargo, no se colocan a los obreros de manera gratuita dentro de las obras. Se estima que estos deben de pagar la suma promedio de 10 soles semanales o en otros casos su primer sueldo (400 soles)52 a estas mafias. Como vemos, este primer trabajo proporciona un suculento botín. 2.5.2.2 Modus Operandi de las mafias de construcción civil – Durante la obra La segunda parte del trabajo que realizan estas mafias es cuando ya lograron brindar "seguridad" en las obras. En esta parte la labor de los "chalecos" es muy importante porque buscan sacar beneficios de las pequeñas actividades económicas que se realizan en función de las construcciones. Primero, intentan cobrar cupo a los obreros que no pertenecen a su sindicato, aunque la cantidad de dinero sea mínima. Luego, intentan controlar la labor de estos obreros pues, por un lado, los influencian y en otros casos coaccionan para que trabajen lentamente. Mientras menos trabajo realicen más se demorará en concluir la obra, lo que se traduce en un mayor lucro para ellos. Por otro lado, sirven para acallar los reclamos de los obreros en la obra. A la primera queja los chalecos son los encargados de "silenciar" a cualquiera que no esté de acuerdo con su accionar o actúe de modo contrario a sus intereses.

Del mismo modo, trabajan sobre los repartidores de materiales, los vendedores de comida para los obreros, los que se desempeñan recogiendo los materiales sobrantes53, así como cualquiera que realice una actividad relacionada a la obra "capturada", buscando obtener un beneficio económico. Asimismo, no podemos dejar de mencionar el robo de materiales a las obras que resguardan. Es decir, se sienten dueños de la obra y capaces de manejarla a su antojo. 2.5.2.3 Los enfrentamientos entre las bandas Otro punto que queremos precisar es cómo se produce la violencia que afecta, en muchos casos, al vecino o ciudadano inocente que no tiene nada que ver. Como hemos explicado, la violencia ocurre por enfrentamientos entre el grupo que logró hacerse con el control de la obra –que proporciona obreros y sus respectivos "chalecos"– y los grupos que resultaron perjudicados o "foráneos". El sector de la construcción puede emplear a una gran cantidad de mano de obra desocupada y con poca expertis. Entonces, cuando se anuncia una construcción en un determinado lugar se genera gran expectativa laboral por parte de jóvenes o de personas que por diversos factores no consiguen empleo. ¿Se imaginan que se les niegue trabajar en una obra porque los puestos han sido tomados por obreros de otro lugar? O, lo que

52 53

Ibíd. Nos referimos a los trabajadores que buscan ir a las obras a recoger el material sobrante para venderlo por kilos.

60

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

es peor, ¿se imaginan que tengan que pagar cupos a desconocidos que no tienen nada que ver con su localidad? Otro enfrentamiento que se da entre estos bandos de delincuentes, además del generado con ocasión del control de las diversas obras, es entre los dirigentes o los "chalecos" de las obras. Pensemos, ¿por qué los hechos de violencia suceden alejados de las obras?, ¿por qué tantas muertes? Esta guerra entre bandas de criminales es voraz y sangrienta por la sencilla razón de que tanto el beneficio económico como el poder de controlar a un grupo social son enormes. Hay mucho que ganar y poco que perder. Estos enfrentamientos se dan entre los diversos cabecillas de las bandas, o más cotidianamente entre los "chalecos" de las mismas. Es por eso que observamos continuos heridos con armas de fuego. Incluso se contratan sicarios para eliminar elementos del bando contrario. Las consecuencias del accionar de "las mafias" dentro del sector construcción son transversales e implican un problema para todos los actores. Al respecto, entre las consecuencias para la seguridad ciudadana encontramos las siguientes: Primero: Genera un aumento de la percepción de inseguridad. La violencia aumenta el miedo en la población. ¿Por qué el temor es un problema? Cuando los ciudadanos viven atemorizados tienen miedo de salir a la calle y no pueden desarrollar sus quehaceres diarios con normalidad y tranquilidad. Segundo: Existe un grupo de ciudadanos que son víctimas directas de la violencia que

se vive en el sector. Por ejemplo, los trabajadores del sector, quienes tienen que ceder frente a las extorsiones de los delincuentes; entre otros. La tardía acción de las autoridades ha generado que se institucionalice de manera informal la negociación paralela para todos los actores relacionados con el sector. Tercero: Una de las principales consecuencias de la violencia en el sector construcción puede ser lo que ocurra en el futuro. ¿Qué va a pasar cuando se termine el boom constructor? ¿A qué se van a dedicar estas bandas, quienes cuentan con una organización estructurada y con mucho dinero acumulado en estos años? Una respuesta puede estar en Chimbote. Durante los años del boom de la pesca también surgieron mafias organizadas alrededor de esta actividad económica; ahora, es un hecho que la violencia en el norte del país aumentó. Con una organización criminal estructurada y con experiencia de trabajo es mucho más complicado enfrentar a los grupos criminales. No olvidemos que estamos en una época de vacas gordas en el sector construcción y las "bandas" pueden estar acumulando dinero. 2.5.3 Sicariato El sicariato es otro de los problemas nuevos para nuestras autoridades. No estamos afirmando que el problema del sicariato haya estado ausente en la historia peruana, sino que se ha incrementado principalmente por el accionar del narcotráfico y el aumento del uso de armas de fuego. Cuando nos referimos al sicariato, nos referimos a aquella acción perpetrada por una

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

61

persona que asesina a cambio de una compensación económica por encargo de otra persona. El delito del sicariato a nivel regional se encuentra muy relacionado con el tema del narcotráfico. En los países donde existe una mayor presencia del narcotráfico también existe una mayor presencia de esta práctica delictiva. El negocio de la droga requiere de una fuerza irregular que desbroce las amenazas del Estado (jueces y policías que reprimen), del sistema político (parlamentarios que dictan leyes de extradición) o de la sociedad (periodistas que denuncian). Los sicarios se convierten en un elemento necesario para el desarrollo del narcotráfico, convirtiéndose en un acompañante del itinerario de la droga y de su transnacionalización (CARRION: Quito, 2008 pág. 349). Por esta razón, no debería sorprendernos que el sicariato comience a asomar como un problema de peligrosas dimensiones54. Según el especialista en temas de narcotráfico, Jaime Antezana, 15 personas fueran asesinadas por sicarios a pedido de narcotraficantes en el país desde enero hasta junio del 201055. Sin embargo, debemos precisar que en este informe no se abordará el tema del narcotráfico, como mencionamos anteriormente. Empero, el sicariato refleja una de las características del aumento de la criminalidad señaladas anteriormente. El accionar de de-

lincuencia común está adquiriendo un carácter cada vez más violento y premeditado. Esto se refleja en el uso de armas de fuego y en la mayor planificación de hechos delictivos. El sicariato se convierte en un problema para la seguridad ciudadana cuando indagamos quiénes son los sicarios en el país. Según la Dirección de Investigación Criminal los sicarios en el país son diversos. Entre ellos podemos encontrar a matones, ex convictos de las mafias de construcción civil, traficantes de droga, vigilantes de seguridad o licenciados de la fuerzas policiales y militares, o simples pandilleros. Estos son los nuevos asesinos a sueldo, "oportunistas" e improvisados", que operan en la capital56. En razón de esto podríamos señalar que existen dos tipos de sicarios que operan en el país: los profesionales y los no profesionales. Los profesionales están ligados al crimen organizado y, principalmente, al narcotráfico. Por otro lado, los no profesionales se manejan en un mercado clandestino pero de fácil acceso. Tienen un bajo nivel de organización y los precios por su trabajo fluctúan bastante y están sujetos a negociación. (CARRIÓN: Quito, 2008 pág. 360) Este tipo de sicarios son los que podrían convertirse en uno de los principales problemas para la seguridad ciudadana. Sujetos que asesinan por ínfimas cantidades de

54 55 56

Según el informe de la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito, el Perú en el año 2009 fue el primer productor de hoja de coca del mundo. Diario El Comercio. Sección A2. Lima 26 de Junio del 2010. Diario La República. Sección Policial. Lima 27 de Junio del 2010, p. 36.

62

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

dinero y que se encuentran amparados por un contexto de impunidad. Con su accionar ganan reconocimiento rápidamente dentro del mundo del hampa. Un ejemplo de estos sicarios no profesionales y marginales es Roberto Irvin André Landaveri Montejo. Este sujeto asesinó a sangre fría y en la puerta de su vivienda a Doña Carman Hayssen, mujer de 44 años, que vivía en la Urbanización San Fernando en el Callao. A este joven sicario le ofrecieron 20 soles y un puesto de trabajo en una obra de construcción por quitarle la vida a su víctima. Los precios por contratar a un sicario es uno de los aspectos en los cuales queremos llamar la atención. Normalmente depende de quién es la víctima y las características del asesino para asignar una tarifa en el mercado. Si uno desea contratar a un sicario profesional, de los que se usan para realizar ajuste de cuentas dentro del narcotráfico o el crimen organizado, es costoso, pudiendo llegar a costar como mínimo 5 mil dólares. Sin embargo, si se contrata un sicario no profesional, su precio puede llegar a costar hasta 20 nuevos soles, como en el caso señalado anteriormente57. Si bien podemos afirmar que hasta la fecha el problema del sicariato no está asolando al país y que nuestra situación es mucho menos preocupante en comparación con países como México y Colombia, podemos

afirmar también que no existe información oficial de cuántos asesinatos por encargo se han realizado en el país. Por lo tanto, no tenemos toda la información para tener conciencia de la verdadera magnitud del problema. La dificultad para registrar los crímenes producto del sicariato es la complejidad del mismo, sumado a que las autoridades en ocasiones pretenden ocultar la información, haciendo muy complicado determinar cuántos crímenes se perpetran en Lima como producto de esta práctica delictiva. Al respecto, según el ex director de la PNP, Luis Montoya Villanueva, desde el año pasado hasta finales de junio del presente año se habrían realizado alrededor de 30 asesinatos por encargo sólo en la Provincia Constitucional del Callo58. Por otro lado, en el sector de la construcción, producto del enfrentamiento descrito por las mafias imperantes en dicho sector, la modalidad de asesinato por encargo se ha convertido en una práctica recurrente. En el año 2009 murieron 37 personas producto del ajuste de cuentas entre diversos bandos. La pelea entre estas mafias por el control de obras es feroz, recurriendo a sicarios para ejercer poder e intimidación sobre el bando opuesto. Del mismo modo, debemos señalar que el sicariato no es solo un fenómeno de unos sujetos aislados que usan la violencia para

57 58

Según una investigación del diario La República contratar un sicario en país puede llegar a costar entre 20 soles y 10 mil dólares. Diario La República. Sección Policial. Lima, 27 de Junio del 2010, p. 36 Ibíd.

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

63

cometer homicidios por encargo. Es algo mucho más complejo que ello, debido a que su realidad está asentada sobre la base de un conjunto de redes sociales que permean la sociedad y sus instituciones59. Por otro lado, los crímenes perpetrados por los sicarios suelen tener gran repercusión en los medios de comunicación por la violencia con la que ejecutan la acción y porque mayormente la escena del crimen son los espacios públicos (la calle, centros comerciales, parques, etc.). Esto repercute creando un clima de inseguridad y, principalmente, de temor dentro de la población. 2.6 LEGITIMIDAD Y SITUACIÓN DE LA POLICÍA NACIONAL Una de las peores herencias que nos legará el actual gobierno será la gestión realizada al frente de la Policía Nacional del Perú. Alan García nos dejará no solo un país más inseguro del que encontró, como lo hemos mencionado anteriormente, sino una policía más desmoralizada, más ineficiente y más filtrada por la corrupción de la que recibió. En su primer discurso como presidente60 Alan García Pérez señaló como tema central "el derecho a la seguridad ciudadana y a la tranquilidad de los hogares frente a la delincuencia, el secuestro y el narcotráfico"61. Asimismo, manifestó su confianza en la Policía Nacional y declaró que "se debería satisfacer sus re-

querimientos en cuantos a vestuarios, deudas por vacaciones y cambios de colocación; además, potenciar su hospital y sus establecimientos de salud actualmente en crisis". Creemos que luego de más de 4 años de gobierno aprista, podemos preguntarnos si se revirtió la situación de la sanidad o el bienestar policiales –definitivamente creemos que no–, o si los peruanos gozamos de mayor seguridad frente a la delincuencia, secuestro o narcotráfico. Al respecto, queremos referirnos a uno de los aspectos que más llama la atención de la administración aprista al frente del Ministerio del Interior (MININTER): el presupuesto. Como se puede apreciar en el gráfico, el presupuesto asignado al Ministerio del Interior se ha incrementado año a año durante el gobierno aprista; sin embargo, la percepción, como hemos venido desarrollando a lo largo de este informe, es que la seguridad ciudadana se ha deteriorado en vez de mejorar y, lo que es peor, diversos indicadores nos muestran que la victimización –esto es, el incremento real de los delitos– también ha aumentado considerablemente. En la siguiente tabla, elaborada según información del Instituto de Nacional de Estadística e Informática (INEI) y de la página web del Ministerio de Economía, se aprecia el gasto del Gobierno Nacional en seguridad:

59 60 61

CARRIÓN, Fernando. Boletín Ciudad Segura Nº24. Ecuador, 2008, p. 1. Mensaje Presidencial, 28 de julio del 2006. Extraído de: http://www.congreso.gob.pe/museo/mensajes/ Mensaje-2006-2.pdf Ibíd.

64

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

Presupuesto MININTER

Fuente: Portal de Transparencia económica del Ministerio de Economía http://ofi.mef.gob.pe/transparencia/mensual/ Se toma como referencia anual el Presupuesto Institucional Modificado (PIM), es decir el presupuesto actualizado de la entidad pública a consecuencia de las modificaciones presupuestarias, tanto a nivel institucional como a nivel funcional programático, efectuadas durante el año fiscal, a partir del Presupuesto Inicial Asignado (PIA) Elaboración: Enrique Arias Aróstegui

Año

Población Nacional 28 151 443 28 220 764 28 807 034 29 132 013 29 461 933

Presupuesto MININTER (S/.) 3 874 445 610 4 116 528 804 4 508 969 820 4 748 460 867 4 982 132 424

Porcentaje del Presupuesto Nacional62 8.8% 8.9% 8.2% 8.6% 7.9%

Presupuesto Per cápita Anual (S/.) 137.63 145.87 156.52 163.00 169.10

2006 2007 2008 2009 2010

Fuente: INEI y Consulta amigable, Transparencia Económica MEF Elaboración: Enrique Arias

Como se puede apreciar, el aumento en el presupuesto asignado al Ministerio del Interior ha sido una constante a lo largo del gobierno aprista. El presupuesto asignado al Ministerio del Interior en el año 2006 fue de S/. 3,874’446.610
62

(tres mil ochocientos setenta y cuatro millones cuatrocientos cuarenta y seis mil seiscientos diez nuevos soles). A lo largo de la administración aprista, este presupuesto fue incrementándose año a año. Tan es así que en el año 2010 el presupuesto asignado para el Ministerio del Interior se incrementó en

Este indicador representa el porcentaje del presupuesto asignado en el Ministerio del Interior en comparación con el presupuesto total del Gobierno Nacional. No se toma en cuenta el presupuesto de Gobiernos Regionales ni Locales.

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

65

más de mil millones de soles en comparación al año 2006. Se incrementó en un total de S/. 1,107’686 814 (mil ciento siete seiscientos ochentena y seis ochocientos catorce nuevos soles). Del mismo modo, en el año 2006 el presupuesto per cápita asignado en seguridad por parte del gobierno nacional, si tomamos como referencia el presupuesto del MINITER, era de 137. 63 nuevos soles. En el 2010 el presupuesto asignado es de 169.10 nuevos soles, es decir, que el gobierno nacional gasta 31.47 soles más por cada peruano que en el año 2006. Esto nos hace preguntarnos una vez más: ¿Por qué si el presupuesto sigue aumentando percibimos un deterioro en la seguridad de todos los peruanos? Debemos precisar que el Ministerio del Interior está encargado de proteger y garantizar el libre ejercicio de los derechos y libertades fundamentales de las personas; asimismo, de mantener y restablecer, cuando sea el caso, el orden interno democrático, el orden público y la seguridad interna del país63. Del mismo modo, el MININTER tiene competencia para intervenir en orden interno; seguridad ciudadana; función policial; movimiento migratorio y naturalización; control de servicios de seguridad, de armas, municiones y explosivos de uso civil. Finalmente, tiene como finalidad generar una cultura de convivencia pacífica y solidaria que contribuya a alcanzar el bienestar y el desarrollo humano en el país64.

En conclusión, el Ministerio del Interior es una de las principales instituciones gubernamentales encargadas de combatir el problema de la (in)seguridad ciudadana. Entonces, podemos considerar positivo que su presupuesto aumente –producto de las mayores demandas por seguridad–; sin embargo, lamentamos que dicho aumento no se haya traducido en mejoras sustanciales en la lucha frente a la delincuencia común ni en la seguridad de los ciudadanos. En los siguientes párrafos analizaremos la situación de una de las principales instituciones encargadas de la seguridad ciudadana en el país, que a su vez depende del MININTER, la Policía Nacional. En síntesis, preocupa sobremanera que el incremento considerable del gasto público en seguridad no haya ido acompañado – todo lo contrario– de una mejora sustancial de la seguridad y la lucha contra la delincuencia. Por ende, es válido preguntarse lo siguiente: ¿Cuánto de esos nuevos recursos habrá terminado en los bolsillos de malos funcionarios o contratistas? 2.6.1 Orden Interno La forma en que el gobierno aprista enfrentó los conflictos de orden interno ha sido desastrosa. La falta de planificación, la manera represiva de combatir a los manifestantes, el maltrato al propio personal policial destacado para esas tareas y, principalmente, la falta de prevención para que no ocurra

63 64

Ver: http://www.mininter.gob.pe/contenido_01.php?codmenu=1&niv1=1 Ídem.

66

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

el conflicto (y para que no se repita), han sido un distintivo en la forma de hacer frente a los conflictos sociales en la gestión aprista. En el presente informe no nos centraremos en cómo el gobierno de turno ha enfrentado los conflictos sociales, a nuestro entender erróneamente, sino en las consecuencias que tal manejo ha ocasionado en la integridad y en la moral de la Policía Nacional del Perú. Cabe resaltar que durante este gobierno se ha producido la mayor matanza de policías durante un operativo en toda la historia reciente: 24 policías muertos durante el "Baguazo". Sin perjuicio de la responsabilidad penal que le cabe a los manifestantes indígenas que perpetraron estos crímenes, ahora se conoce que el Gobierno tuvo una gran responsabilidad al diseñar y ejecutar de la peor manera posible el respectivo operativo policial. Si bien las consecuencias por la forma en que el gobierno de García enfrenta los conflictos sociales pueden ser diversas, hemos decidido centrarnos en dos de ellas, ambas vinculadas a la Policía Nacional. Creemos que son producto de la forma en que se combatieron los conflictos, afectando transversalmente a la institución policial. 2.6.1.1 Sin Planificación La falta de planificación ha sido una constante parar controlar el orden público. La

Policía Nacional ha mostrado ineficiencia en su accionar, tanto a nivel preventivo como reactivo, frente a los conflictos sociales. Esto se evidenció en los siguientes sucesos: el Moqueguazo, el desalojo en el Bosque de Pómac (Lambayeque), el paro agrario, el "Baguazo", el frustrado desalojo en el mercado de Piura, el paro de mineros informales en Arequipa, entre otros. Una de las excepciones a estos desastrosos operativos fue el limpio desalojo en el mercado de Santa Anita, que lamentablemente fue una excepción. En efecto, en los conflictos mencionados anteriormente se evidenció que la preparación estratégica había sido deficiente pues al parecer no había existido un trabajo previo de inteligencia ni coordinación interna policial. La falta de preparación instrumental y/o logística también ha sido un punto muy débil en el control del orden público. No se ha planificado qué tipo de armas se necesitan para disuadir o controlar a los manifestantes, cuáles son las ventajas y desventajas del terreno, cuales son las características de los manifestantes, entre otras cosas65. 2.6.1.2 Desmoralización policial La principal herencia de la forma de combatir los conflictos sociales y, también, de la gestión de García será la desmoralización

65

Al respecto el Área de Seguridad Ciudadana del IDL publicó un artículo titulado "Así combate García los conflictos sociales", donde se demostraba la precariedad con que se enviaba a los efectivos de Dirección Nacional de Operaciones Policiales (DINOES). Ver: http://www.seguridadidl.org.pe/destacados/2010/1404/gobierno_conflictos_sociales.htm

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

67

policial. Los efectivos han sufrido carencias logísticas para realizar sus labores y han enfrentado condiciones precarias antes, durante, y después de los operativos. Asimismo, han enfrentado situaciones donde se han visto superados por el accionar de los manifestantes; como fue el caso de Bagua, del desalojo del bosque de Pómac y del Mercado de Piura; las cuales ocasionaron la muerte de varios efectivos policiales. Del mismo modo, la policía ha visto rendirse a un general policial para que no se produzcan pérdidas humanas (en el Moqueguazo). En conclusión y por duro que parezca, la policía ha salido mancillada de muchos conflictos sociales. Creemos que esto se debe no solo a la falta de planificación de los operativos sino a la ausencia de liderazgo por parte de la Policía Nacional, principalmente del Ministerio del Interior. Una institución que se ha mostrado acéfala a lo largo de la gestión aprista. Esto se ha traducido en una inexistente reforma policial. Asimismo, coincidimos plenamente con Gustavo Gorriti: "Desde una perspectiva de derechos humanos, de defensa alerta de la democracia, queremos resaltar con claridad lo siguiente: Nada justifica atacar y mucho menos matar a un policía. Ningún Estado, ni la democracia más liberal de la tierra, puede tolerarlo. La defensa de los derechos humanos exige tener una Policía fuerte y respetada. Si cualquier poblador golpea, humilla y mata impunemente a policías; si cualquier psicópata insulta o atropella a policías de tránsito y no le pasa nada, nos encaminamos a una corrosión social que termi-

nará como siempre termina, con una víctima más: la democracia66." 2.6.2 Huelga policial Esta desmoralización policial se traduce en que luego de muchos años, tras la huelga ocurrida el 5 de febrero de 1975, se ha empezado a hablar y especular sobre una nueva huelga policial. Policías en actividad, con uniforme policial inclusive, alzaron su voz de protesta y llamaron a los efectivos policiales a plegarse a una huelga. Entre estos efectivos destacan los suboficiales Richard Ortega, Edward Casas y Abel Hallasi, quienes fueron detenidos por sus reclamos y por pedir atención a las demandas policiales. Sin embargo, esta medida de fuerza, que un principio estuvo programada para el 5 de abril del 2010 y que fue definida como el día de la Dignidad Policial, no llegó a concretarse. Los policías líderes de la medida de fuerza fueron apresados y el gobierno aprovechó la coyuntura. Tanto el bloqueo de carreteras de los mineros informales en Arequipa como el anuncio del bono para personal de las Fuerzas Armadas y Policial sirvieron para apaciguar los ánimos del personal policial. Entre los principales reclamos de los policías y los motivos por los cuales estuvieron al borde de una huelga destacan los siguientes: i) Un bono efectivo para los efectivos policiales; ii) Una jornada de trabajo de 8 horas; iii) La homologación de haberes según el Decreto Supremo Nº 213-90-EF; iv) Solución al gran déficit de la Caja de Pen-

66

GORRITI, Gustavo. "Cuando se mata a un policía". Caretas, Junio 11 de junio del 2009.

68

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

siones Militar Policial; v) Un buen servicio de hospital (curiosamente una de los problemas mencionados por García en su primer discurso como presidente por segunda vez); y vi) Que el fondo de vivienda policial (FOVIPOL) sea voluntario y con devolución de aportes. También planteaban una lucha contra la corrupción y contra la enquistada politización existente en la Policía Nacional. Asimismo, sostenían que la policía debería de recuperar el prestigio y la fuerza moral de sus efectivos. Por último, pedían ser parte del crecimiento económico, el cual consideraban que debía de reflejarse en un mejor bienestar policial. 2.6.3 Corrupción policial La principal razón por la cual desconfían los ciudadanos de Lima y el Callao de la Policial Nacional es por la corrupción. Como mencionamos anteriormente, el 79% de los encuestados señaló que tenía poca o ninguna confianza la Policía Nacional. Cuando se les preguntó cuál era la principal razón por la cual desconfiaban de la Policía, los ciudadanos encuestados contestaron mayoritariamente (63%) que era por la corrupción. Durante el régimen de Alan García la corrupción ha sido un problema transversal en toda la institución policial, abarcando desde las máximas instancias de la institución hasta los últimos suboficiales en el escalafón policial. Las denuncias por corrupción policial han

sido una constante a lo largo de este mandato, situación que viene arrastrando la policía desde hace muchos años. Este problema ocasiona el descontento y la desmoralización por parte del personal policial honesto. Tenemos que empezar señalando la falta de capacidad para hacer compras policiales transparentes. Tres de los cinco ministros que han presidido la cartera de Interior; Pilar Mazzetti, Alva Castro y Octavio Salazar; han sido cuestionados por escándalos en adquisiciones. Muchas de las compras policiales se han visto frustradas por las denuncias sobre evidentes señales de corrupción, ocasionando que no se compren oportunamente nuevos equipos para el mejoramiento del trabajo policial. Si existe corrupción en las altas esferas de la policía, también existe en el personal policial que diariamente se relaciona con los ciudadanos. Al respecto, queremos señalar dos situaciones que no han cambiado durante el régimen aprista y que muestran la grave crisis de la Policía Nacional. La primera son las coimas a los policías de tránsitos. Pese a las constantes campañas promovidas desde diversos sectores del Estado, la situación no se ha revertido en este gobierno. La segunda son las coimas dentro de las comisarías. Es sabido que cuando los ciudadanos acuden a denunciar tienen que "colaborar" con los efectivos policiales para realizar los trámites dentro de estas instituciones policiales67.

67

Al respecto queremos señalar dos casos. El primero es el del Capitán PNP, Arturo Yactallo Chávez, quien fue detenido por recibir una coima de 20 soles en la comisaría de Cruz Blanca. Lo anecdótico es que cuando fue descubierto pretendió huir por las ventanas de la comisaría. En segundo lugar, el caso del ciudadano chiclayano Wilson Cruzado Nazario (50), quien denunció que un efectivo policial de la Comisaría César Llatas Castro intentó cobrarle 5 soles para sentar una denuncia por agresión física.

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

69

Del mismo modo, la corrupción también se produce muchas veces en la concesión de ascensos, los cuales se dan entonces en base a favoritismos personales antes que al mérito profesional. 2.6.4 El régimen laboral y la falta de entrenamiento Una de las principales reformas del Estado, ausente en este gobierno, ha sido la reforma en la Policía Nacional, en especial en lo que se refiere al régimen laboral. En la actualidad nuestros efectivos policiales trabajan bajo el régimen de 24 x 24, es decir trabajan un día como policías y al siguiente día supuestamente descansan. Sin embargo, en la práctica, el día de descanso no existe porque, debido a los bajos salarios de la PNP, los efectivos buscan "recursearse" 68 en otros trabajos de seguridad. Por esa razón, podemos los vemos desempeñarse como guardianes de bancos, clínicas privadas, casinos, universidades, empresas, discotecas, entre otras instituciones. Esta situación no solo desgasta su trabajo como policías, ya que las horas en las que deberían descansar están trabajando, sino que genera una deslegitimación y una falta de aprecio por parte de los ciudadanos hacia los policías. Según el informe de la Comisión Investigadora del Congreso que analizó los sucesos ocurridos el 5 de junio del 2009, presidida por el Congresista Güido Lombardi, los po-

licías están expuestos a una carga laboral excesiva, que se ve reflejada en el desmedro de su bienestar. Al respecto, la Comisión comprobó –increíblemente– que algunos de los protocolos de necropsia de los policías caídos el 5 de junio señalaban un grado de desnutrición que no corresponde a una fuerza de élite policial (LOMBARDI: 2010. Pág. 205). Otros de los aspectos preocupantes en la administración del gobierno de Alan García al frente de la Policía Nacional es la falta de entrenamiento de los efectivos policiales. Una de las principales razones que originan este problema es el régimen laboral. El pernicioso régimen del 24 x 24 no prevé tiempo para que los efectivos policiales puedan realizar entrenamiento. Por ejemplo, no están previstos ejercicios regulares de práctica de tiro con sus armas de reglamento. Por ende, tenemos patrullando en nuestras calles a policías que hace tiempo –sino años– no practican tiro con sus armas de reglamento. Cabe resaltar que los encuestados por IOP señalaron como las tres principales medidas para combatir la delincuencia las siguientes: a) Contar con más policías en las calles (44%); b) Combatir la corrupción policial (40%); y c) Mayor patrullaje de las unidades (40%). Si bien las tres medidas estaban relacionadas con el trabajo policial, dos de estas exigían mayor cantidad de policías en las calles. Esto genera, paradójicamente, una disminución de los periodos de capacitación del cuerpo policial.69

68 69

Nos referimos a los diversos trabajos que se realizan buscando una remuneración extra. DAMMERT, Lucia y BAILEY, John. "Reforma policial y participación militar en el combate a la delincuencia. Análisis y desafíos para América Latina". En: Revista Fuerzas Armadas y Sociedad. Año 19, Número 1, 2005, p. 137.

70

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

2.6.5 Bienestar Policial, tan solo una ilusión Uno de los aspectos críticos en la PNP es el bienestar policial. Nos referimos a las necesidades básicas de los efectivos a nivel de vivienda, servicio de salud, educación y defensa de sus derechos. Si bien no justificamos el desgano y la desmotivación en el trabajo policial así como, en mayor medida, la corrupción transversal en la institución; creemos que parte de ello es consecuencia de que el bienestar en la Policía Nacional del Perú durante el régimen de García ha sido tan sólo una ilusión70. 2.6.5.1 Salud: Un privilegio En lo que respecta al servicio de salud que reciben los policías, se puede considerar que éste es ineficiente, situándose incluso al borde del colapso. Existe una pésima atención, faltan medicamentos y la demora para obtener citas médicas es preocupante. Asimismo, sumado a estos problemas, según los testimonios recogidos en una investigación efectuada por IDL-SC, la atención médica es pésima, a lo que se añade un ineficiente servicio de hospitalización. En un reportaje realizado por IDL – SC en octubre del 200871, se demostró como los

pacientes que eran atendidos en el hospital de Policía llegaban con insumos químicos, instrumental médico y hasta productos de limpieza para desinfectar las máquinas donde iban a ser tratados; de lo contrario no podían ser atendidos debido a la ausencia de medicinas. En dicho reportaje, se muestra un informe de la Contraloría General de la República en el cual se señala que se descubrió que en el almacén del Fondo de Salud para el Personal de la Policía Nacional del Perú (Fospoli) existían medicinas vencidas debidas a inadecuadas prácticas de almacenamiento, e incluso los productos vencidos, de los cuales muchos eran entregados a los pacientes, presentaban humedad y hongos en las cajas que los contenían. Del mismo modo, policías entrevistados afirmaron que se estaría dando un mal manejo de los escasos recursos económicos con que cuenta el hospital. El siguiente testimonio pertenece a una de las víctimas de los sucesos del pasado 5 de junio en Bagua72: "Cuando se ingresa por emergencia es triste esperar indefinidamente a que nos asignen una sala, incluso se nos dice que continuemos el tratamiento en nuestras casas". Así, con este deficiente régimen el Hospital de Policía no es una solución sino un riesgo, que burla y defrauda diariamente el derecho a la salud de miles de policías.

70

Extraído y con modificaciones al artículo publicado en la web de IDL-SC. Ver: MEJÍA, Nancy. "Bienestar Policial: Tan solo una ilusión". En: http://www.seguridadidl.org.pe/destacados/2010/07-04/ bienestar_policial.htm Ver: "Hospital Enfermo". Informe publicado el 24 de octubre del 2008. http://www.seguridadidl.org.pe/ destacados/2008/24-10/el-hospital-enfermo.htm Recordemos que los que sucedió en Bagua representó la mayor muerte de policías en un operativo.

71 72

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

71

2.6.5.2 Vivienda: más lejana que nunca La vivienda es otro punto preocupante en el bienestar policial. Existe un Fondo de Vivienda Policial (FOVIPOL), creado para que el personal policial pueda acceder a un crédito de vivienda. Sin embargo, dicho fondo no está en capacidad de atender todas las demandas policiales. Del mismo modo, creemos que resulta preocupante que los efectivos policiales que se retiran de la institución no estén en capacidad de acceder a un crédito a pesar del dinero que se les ha descontado en todos sus años de servicio. Por ejemplo, un comandante que presta 35 años de servicio, al que se le ha descontado 50 soles mensuales durante todo esos años, no ha recibido ayuda para vivienda. Es decir, 21,000 soles (sin intereses) aportados a la Policía, sin que ello signifique que se le asegure una casa y menos que se le pueda devolver algo de lo aportado. Adicionalmente, la corrupción es otro de los problemas relacionados a la vivienda policial. Según testimonios policiales recogidos en investigaciones de IDL-SC, los efectivos señalaron que existen problemas de manejos irregulares de los fondos del Estado por parte del Fondo de Vivienda Policial. En muchos casos, es necesario –según afirmaron los policías entrevistados– acceder a una persona conocida para que se les pueda facilitar la aprobación de los créditos o en otros casos es necesario pagar coimas para agilizar los trámites. Por otro lado, gran parte del personal policial está en Infocorp, lo que por cierto dificulta aún más acceder a un préstamo hipotecario. Con sueldos tan magros y necesida-

des tan altas, muchas veces se endeudan a largo plazo y después no pueden cumplir con estas obligaciones, pasando a quedar registrados en esta central de riesgos. 2.6.5.3 La Defensoría del Policía La Defensoría del Policía se crea por R.M. Nº 0186-2002-IN/102, del 06 febrero de 2002, para garantizar los derechos humanos del personal que presta servicios en el Ministerio del Interior. El 23 de octubre 2002, por D. S. Nº 013-2002-IN, se eleva su rango normativo a decreto supremo y se define el ámbito de su misión, competencia, atribuciones y funcionamiento como órgano de protección, dependiente administrativa y funcionalmente del Despacho del Sector Interior. Mediante Ley N° 28141, del 16 de diciembre de 2003, se incorpora a la estructura orgánica del Ministerio del Interior como órgano de defensa, encargado de atender las peticiones y quejas formuladas por el personal policial y civil que denuncie la vulneración o violación de sus derechos humanos al interior del sector por situaciones de abuso, discriminación o dilación injustificada de trámites o procedimientos. Al parecer en la actualidad todas estas funciones y procedimientos están en el papel. La Defensoría del Policía no existe pues no defiende al policía. Por ejemplo, ellos tienen que pagar abogados particulares para que les resuelvan sus casos. Según relata un oficial de policía que llegó a Lima desde Cajamarca a dejar un expediente en la oficina de la Defensoría –porque era uno de los requisitos que le pedían para resolver su caso (Hostigamiento por parte de sus superiores y abuso

72

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

de autoridad)–: "Pareciera que [la Defensoría] defiende a la institución para que no se vea perjudicada mas no el personal policial". Por ello, una de las propuestas por parte del propio personal policial es que la Defensoría del Policía dependa de la Defensoría del Pueblo como una adjuntía especializada en materia policial, lo cual les daría mayores garantías de independencia para defender sus derechos. 2.7 ALGUNAS PROPUESTAS INCOHERENTES Durante este régimen se ha producido un incremento de la criminalidad, han surgido nuevas formas delictivas y/o se han perfeccionado y reforzado otras, y la percepción de inseguridad ha aumentado. Sin embargo, en los siguientes párrafos destacaremos algunas medidas anecdóticas que se han pretendido poner en práctica durante el gobierno de Alan para combatir los problemas de (in)seguridad ciudadana. La primera de estas propuestas anecdóticas fue planteada por el ex Ministro del Interior, Luis Alva Castro, y el entonces Director de la Policía, Octavio Salazar. A esta dupla que conducía la Policía Nacional se le ocurrió una forma innovadora para combatir a los asaltantes de las personas que retiraban el dinero de las agencias bancarias. La propuesta inicial de Alva Castro era colocar agentes especializados para vigilar las agencias bancarias dentro de los centros co-

merciales. A esta idea al actual Ministro Salazar se le ocurrió complementarla, añadiendo que los policías debían llevar a las personas que retiren cantidades importes de dinero dentro de los patrulleros a sus centros de trabajo o domicilios. Esta propuesta causó sorpresa entre los ciudadanos. ¿Era cierto? Una de las críticas más irónicas al respecto, pero a la vez sensatas, fue la de Carlos Basombrío en su columna semanal del diario Perú 2173. Sobre esta propuesta el analista en temas de seguridad ciudadana se pregunta lo siguiente: ¿De dónde van a sacar a los policías? Basombrío señala que si se implementara esta medida habría que sacar a un policía de su anterior función para asignarlo a esta nueva función. Del mismo modo, cuestiona la iniciativa gubernamental preguntándose lo siguiente: ¿Por qué casetas en los bancos de los centros comerciales y no en los demás? Al respecto, el experto señala que la mayoría de las agencias bancarias no está en centros comerciales y bastaría que los ‘marcas’ actúen en las otras y el problema persistiría. En relación a cuánto es el dinero necesario para recibir la protección policial, Basombrío se pregunta: "¿Los 3,000 soles de una persona que sacó los ahorros de toda una vida o los 30 mil dólares de un empresario que va a pagar planilla?". Por otro lado, Basombrío cuestiona a dónde se acompañará al ciudadano escoltado: "Dicen que solo acompañarán dentro del distrito: ¿Lo dejará el patrullero en la ‘frontera’ si el destino está unas cuadras más allá del límite distrital?".

73

BASOMBRÍO, Carlos. "Multiplicación de Tombos". Perú 21, Lima 28 de setiembre del 2008.

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

73

Por último añade: "¿No es acaso un riesgo adicional de seguridad que un policía te escolte a la salida del banco? ¿No es este, más bien, un servicio a los ‘marcas’74, avisándoles que tienes tanto billete que la policía te tiene que cuidar? ¿No terminaría siendo, el escoltado, candidato a un asalto o un secuestro?". Otra de las medidas para combatir los problemas de (in)seguridad ciudadana fue el anuncio del Ministro Octavio Salazar sobre la repartición de más de 60 millones de soles como bonificaciones a la productividad para aquellos policías que efectúen más capturas durante un mes. Esta iniciativa pudo haber generado más problemas que soluciones pues hubiese ocasionado centenares de detenciones absurdas para alcanzar la bonificación. Por otro lado, Salazar también propuso que se debería prohibir la venta de alcohol desde las 2 de la tarde para disminuir los actos delincuenciales y la violencia. Asimismo, Salazar señaló que deberían de enviarse a la cárcel a los consumidores de marihuana y otras drogas75. Uno de los casos por los que sin dudas será recordado el Ministro Octavio Salazar será por uno de los intentos de psicosocial más tonto de la historia, que lamentablemente dio la vuelta al mundo. Según Salazar una banda de delincuentes, denominados "Los

Pishtacos" (por un antiguo mito andino), asesinó a más de 60 campesinos para extraer su grasa humana para luego venderla en el extranjero por un precio de 15 mil dólares el frasco. Esta historia dejó en ridículo a la Policía Nacional cuando se comprobó su falsedad. Otros de los casos, que a nuestro entender sobrepasa lo anecdótico y se convierte en un hecho muy preocupante, es el reglaje al Director General de la Policía Nacional, General Miguel Hidalgo. Este alto oficial fue grabado saliendo de un hostal con una mujer utilizando un vehículo oficial. Según diversas fuentes periodísticas, el seguimiento habría sido ordenado por el Ministro del Interior Octavio Salazar, pues es conocida la rivalidad entre ambos. 2.8 PRIVATIZACIÓN DE LA SEGURIDAD Y USO DE ARMAS DE FUEGO Otra de las reacciones que genera la inacción estatal frente a la creciente inseguridad ciudadana y la fuerte sensación de impunidad es la privatización de la seguridad. Como ocurre cuando el Estado no puede satisfacer las demandas, es el sector privado el que busca llenar ese vacío. En nuestro país las principales iniciativas privadas para hacer frente a los problemas de (in)seguridad ciudadana son colocar alarmas, rejas en las viviendas, o trancas en las calles; igual-

74 75

"Marcas" se refiere a los asaltantes de personas que retiran dinero de las agencias bancarias o de cambistas de dólares informales que están en las calles. ROSPIGLIOSI, Fernando. "Descontento policial". Lima, La República 30 de agosto del 2009. En: http:// www.larepublica.pe/controversias/30/08/2009/descontento-policial

74

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

mente, la contratación de un vigilante para la cuadra o para la vivienda. Estos vigilantes en su mayoría no portan armas. Sin embargo, ante la tendencia por mayor seguridad, esto podría revertirse. Empero, en nuestro país la privatización de la seguridad es mucho menor en comparación con los países de la región. Para hacer frente a los problemas de seguridad ciudadana, los peruanos no hemos privatizado nuestra seguridad sino que hemos preferido –hasta ahora– la organización vecinal en juntas vecinales o comités de seguridad ciudadana. Pero no podemos confiarnos, pues la privatización puede darse en el futuro y sin una adecuada regulación puede resultar muy peligrosa76. Armas Cortas La posesión de armas de fuego en nuestro país aún es reducido en comparación con otros países de la región como Venezuela, Colombia, Brasil o México. Del mismo modo, esta cifra también puede ser confrontada con los homicidios por cada 100 mil habitantes. Como mencionamos anteriormente, frente al deterioro de la seguridad ciudadana en los diversos sectores de la sociedad, la adquisición de armas de fuego puede convertirse en una alternativa para los ciudadanos.

Al respecto, el arma de fuego no solo sirve como una alternativa para combatir los problemas de seguridad ciudadana sino que tiene una gran importancia para los victimarios. Las armas de fuego no solo representan mayor poder para los delincuentes porque pueden ejercer mayor temor frente a sus víctimas; sino que generan mayor poder para estos dentro de sus pandillas o grupos. Entonces, el aumento de armas de fuego debe ser tomado en cuenta desde la víctima y desde el victimario. Creemos que durante el régimen de García el aumento de armas de fuego se ha dado principalmente por el lado de los victimarios antes que por el lado de las víctimas (hasta ahora). En razón de las ideas precedentes, uno de los pocos indicadores para señalar que existe un aumento en el uso de armas de fuego son las denuncias registradas por la Policía Nacional en relación a la tenencia de armas de fuego a nivel nacional. Según las estadísticas oficiales, del 2006 hasta el 2010 se han casi duplicado las denuncias. De 664 denuncias registradas por tenencia ilegal de armas se ha pasado a tener 1267. Esto demuestra que, si bien en nuestra país aún el uso de armas de fuego no es una práctica muy común, hay signos que la situación está deteriorándose. En lo que respecta al mercado de armas de fuego, el Área de Seguridad Ciudadana del

76

Al respecto, según la Dirección General de Control de Servicios de Seguridad, Control de Armas, Munición y Explosivos de uso Civil (DICSCAMEC) en nuestro país existe un total de 1875 empresas de servicio de seguridad privadas operativas.

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

75

Tenencia ilegal de Armas

Fuente: Informe de Estadístico Anual de la PNP Elaboración: Enrique Arias Aróstegui

Instituto de Defensa Legal publicó un reportaje sobre el dicho mercado en Lima77. En dicho informe, fue posible confrontar numerosos puntos en la ciudad en los que es conocido que se vienen traficando armas ilegalmente. Algunos de estos puntos son los siguientes: – Inmediaciones de la Av. Argentina, Av. Progreso (Cercado de Lima). Av. Las Malvinas 1 y 2 – Av. Cárcamo (Cercado de Lima).

– Pista Nueva (San Juan de Miraflores). – Centro Comercial 501, frente al Hospital 2 de mayo (La Victoria). – Cachina – Cuadras 2 y 3 de la Av. Aviación (La Victoria). En el informe también se pudo constatar que las armas que son objeto de tráfico ilegal son en su mayoría armas de fuego de corto alcance, es decir, revólveres, pistolas y escopetas retrocarga.

77

Equipo de Seguridad Ciudadana del Instituto de Defensa Legal. "Otro síntoma del deterioro de la seguridad en Lima: Mercado ilegal de armas de fuego sin control estatal" Lima, 02 de agosto del 2010. En: http:/ /www.seguridadidl.org.pe/destacados/2010/02-08/mercado_ilegal_armas_fuego.htm

76

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

Por otro lado, en el informe se señala que los precios varían dependiendo del tipo de arma. Los precios de las pistolas oscilan entre los 350 y los 500 soles; mientras que los revólveres, entre los 250 y los 300 soles. Incluso, es posible encontrar escopetas retrocarga desde 600 ó 700 soles. Estos precios son, aproximadamente, un 50% y hasta un 70% más baratos que los precios del mercado formal de armas de fuego, en el cual tenemos modelos de pistolas que oscilan entre los 1900 y los 2800 soles78. El mecanismo o "modus operandi" de trato con los vendedores ilegales de armas de fuego es a través de contactos, también denominados "puntas" en el argot callejero, a quienes es posible ubicar en las esquinas de los distintos puntos de venta mencionados anteriormente. En términos generales, la ruta para comprar ilegalmente un arma de fuego suele ser la siguiente: El interesado suele solicitar la mercancía a través de frases como "quiero un fie-

rro", "quiero cargarme" o "quiero un cuete", tras lo cual el contacto le pide esperar entre 10 a 15 minutos para traer la mercancía en tanto que el cliente es inspeccionado por los otros contactos para descartar que se trate de un policía encubierto. Luego, la persona interesada puede ver el arma y negociar el precio con el vendedor. Una vez alcanzado un acuerdo, el interesado paga el precio al contado y el vendedor entrega el arma, tras lo cual desaparece de inmediato79. Según lo revelado por el informe de IDL – SC, así como las estadísticas oficiales y la encuesta del IOP, donde se revela que las armas de fuego no están entre las principales medidas tomada por los ciudadanos para combatir los problemas de inseguridad80, podemos concluir que no existe un amplio mercado para el tráfico ilegal de armas de fuego. Sin embargo, hay indicios sobre el aumento del uso de armas de fuego, el cual tiene como principales características la facilidad para conseguir las armas y la inacción estatal.

78 79 80

Ibíd. Ibíd. Según el Observatorio de Criminalidad del Ministerio Público del total de hombres muertos por homicidio en el año 2009 el 59% fue muerto producto de un arma de fuego. Boletín del Observatorio de Criminalidad Año Nº1, Boletín Nº1. Lima, 2010.

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

77

BIBLIOGRAFÍA

– BASOMBRÍO IGLESIAS, Carlos. "¿Municipalizar la Policía? Siete razones para oponerse". En: Manejo y Gestión de la Seguridad: De la reforma al inmovilismo". Lima: Instituto de Defensa Legal, 2004. – BASOMBRÍO, Carlos. "Multiplicación de Tombos". Perú 21, Lima 28 de setiembre del 2008. – BASOMBRÍO, Carlos. "Percepciones, victimización, respuesta de la sociedad y actuación del Estado, Evolución de las tendencias de opinión pública en Lima Metropolitana 2001-2005". Lima: Instituto de Defensa Legal, 2005 – BONILLA ARÉVALO, Guillermo. "La Seguridad Ciudadana, Desafío Actual. Una experiencia, un nuevo enfoque". Lima: Instituto de Defensa Legal, 2008. – Boletín del Observatorio de Criminalidad del Ministerio Público Nº01. Enero 2010 Nº02 Febrero 2010 Nº03 Marzo 2010 Nº04. Abril 2010 – CARRIÓN, Fernando. "La Inseguridad Ciudadana en la Comunidad Andina". En: Rhi– Sausi, José Luis (editor). El Desarrollo Local de América Latina. Logros y desafíos para la Comunidad Europea. Caracas: Nueva Sociedad, 2004 – Centro Internacional para la Prevención de la Criminalidad (CIPC). "Compendio internacional de prácticas sobre prevención de la criminalidad para fomentar la acción a través del mundo". Montreal: CIPC, 2008. – CHINCHILLA, Laura; y RICO, José María. "Las reformas policiales en América Latina: Situación, problemas y perspectivas". Lima: Instituto de Defensa Legal, 2006. – Comisión Interamericana de Derechos Humanos. "Informe Nº 54/01 – Caso 12,051: Caso María da Penha Maia Fernandes vs. Brasil". Emitido el 16 de abril de 2001. – Comisión Interamericana de Derechos Humanos. "Informe sobre Seguridad Ciudadana y Derechos Humanos". Diciembre 2009. – Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana (CONASEC). "Compendio de Dispositivos Legales". Lima: CONASEC, 2003. – COSTA, Gino; y ROMERO, Carlos. "Los Serenazgos en Lima: ¿Le ganan las calles a la policía?". Lima: Ciudad Nuestra, 2010.

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

79

– CUBAS VILLANUEVA, Víctor. "Aportes a la reforma del Ministerio Público". En: Justicia Viva. N° 19. Lima: IDL, 25 de febrero de 2003. – CUBERT, Jaime; y CARRIÓN, Fernando. "Un lenguaje colectivo en construcción: el diagnóstico de la violencia". Ecuador: Flacso, 2009. – DAMMERT, Lucia; y BAILEY, John. "Reforma policial y participación militar en el combate a la delincuencia. Análisis y desafíos para América Latina". En: Revista Fuerzas Armadas y Sociedad. Año 19, Número 1, 2005. – DAMMERT, Lucia; ALDA, Erik; y RUIZ, Felipe. "Desafíos de la Seguridad Ciudadana en Iberoamérica". Chile: Flacso, junio 2008. – DE LA JARA, Ernesto (coord.). "La aplicación del Nuevo Código Procesal Penal en Huaura: Una experiencia positiva". Lima: Instituto de Defensa Legal / Pontificia Universidad Católica del Perú, 2008. – Defensoría del Pueblo. "Informe Defensorial Nº 110: Violencia familiar. Un análisis desde el derecho penal". Lima, 2006. – Defensoría del Pueblo. "Informe Defensorial Nº 113: Supervisión del Sistema Penitenciario". Lima, 2006. – Defensoría del Pueblo. "Informe Defensorial Nº 132: ¿Ciudadanos desprotegidos? Estrategias para fortalecer el Sistema Nacional de Seguridad Ciudadana". Lima, 2008. – Defensoría del Pueblo. "Reporte sobre el funcionamiento de los Comités de Seguridad Ciudadana en el ámbito nacional en el 2009". Lima, 2009. – Diario El Comercio – Diario La República. – Diario Perú 21 – DÍAZ ZULUETA, Julio. "Relatos de éxito de un comisario". Lima: Instituto de Defensa Legal, 2009. – División de Innovación e Investigación Tecnológica de la Policía Nacional del Perú. "Estudio Situacional de la Violencia Juvenil en Lima y Callao 2007-2008". Lima: PNP, 2008. – GORRITI, Gustavo. "Cuando se mata a un policía". Lima: Caretas, junio 2009. – GUSHIKEN Alfonso; COSTA, Gino; ROMERO, Carlos; y PRIVAT, Catherine. "¿Quiénes son los asesinados en Lima? ¿Cómo, cuándo y por qué?". Lima: Ciudad Nuestra, 2010.

80

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

– IDL-SC. "La Fuerza de Todos: Conquista de la Seguridad Ciudadana en Villa El Salvador". Lima: Instituto de Defensa Legal, 2009. – Instituto de Opinión Pública de la Pontificia Universidad Católica del Perú. "Sondeo de Opinión sobre Seguridad Ciudadana". PUCP: Lima, junio de 2010. – Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI). "Perú: Estimaciones y Proyecciones de la Población Total, por Años Calendario y Edades Simples 1950 – 2050". Lima: INEI, septiembre de 2009. – Ministerio Público – Fiscalía de la Nación. "Propuesta del Ministerio Público para la implementación del Nuevo Código Procesal Penal". Lima, abril de 2005. – Policía Nacional del Perú: Anuario Estadístico 2000. Lima Estado Mayor General. 2001 Anuario Estadístico 2001. Lima Estado Mayor General. 2002 Anuario Estadístico 2002. Lima Estado Mayor General. 2003 Anuario Estadístico 2003. Lima Estado Mayor General. 2004 Anuario Estadístico 2004. Lima Estado Mayor General. 2003 Anuario Estadístico 2005. Lima Estado Mayor General. 2006 Anuario Estadístico 2006. Lima Estado Mayor General. 2007 Anuario Estadístico 2007. Lima Estado Mayor General. 2008 Anuario Estadístico 2008. Lima Estado Mayor General. 2009 Anuario Estadístico 2009. Lima Estado Mayor General. 2010 – Programa Estudios de la Ciudad. Flacso Ecuador. Boletín de Ciudad Segura. Nº1 Febrero 2006 Nº2 Febrero 2006 Nº24 2008 Nº8 Agosto 2006 Nº9 Agosto 2006 – ROSPIGLIOSI CAPURRO, Fernando. "¿Serenazgo solución?". En: Manejo y Gestión de la Seguridad: De la reforma al inmovilismo". Lima: Instituto de Defensa Legal, 2004. – ROSPIGLIOSI CAPURRO, Fernando. "Descontento Policial". En: La República, 30 de agosto del 2009. – VÁSQUEZ BERMEJO, Óscar. "Un concepto renovador de la administración de justicia: ¿Qué es la Justicia Juvenil Restaurativa?". En: Justicia para Crecer – Revista Especializada en Justicia Juvenil Restaurativa. Nº 1: Diciembre 2005 – Febrero 2006. – YÉPEZ DÁVALOS, Enrique Adolfo (General PNP®). "Seguridad Ciudadana: 14 Lecciones Fundamentales". Lima: Instituto de Defensa Legal, 2004.

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

81

PÁGINAS WEB ÁREA DE SEGURIDAD CIUDADANA DEL INSTITUTO DE DEFENSA LEGAL – http://www.seguridadidl.org.pe/destacados/2010/07-04/bienestar_policial.htm – http://www.seguridadidl.org.pe/destacados/2010/02-08/ mercado_ilegal_armas_fuego.htm – http://www.seguridadidl.org.pe/destacados/2010/24-05/percepcion_trujillo.htm – http://www.seguridadidl.org.pe/destacados/2010/24-05/construccion_civil.htm – http://www.seguridadidl.org.pe/destacados/2010/14-04/ gobierno_conflictos_sociales.htm – http://www.seguridadidl.org.pe/destacados/2010/07-04/bienestar_policial.htm – http://www.seguridadidl.org.pe/destacados/2010/30-03/balance_conflicto_piura.htm – http://www.seguridadidl.org.pe/destacados/2008/24-10/el-hospital-enfermo.htm OTRAS WEB – http://www.pucp.edu.pe/iop/files/sondeo_41.pdf – http://www.bibliojuridica.org/libros/4/1723//15.pdf – http://www.mpfn.gob.pe/descargas/codigo_procesal/1_codpropen.pdf – http://www.justiciaviva.org.pe/boletin/boletin3.pdf – http://www.mpfn.gob.pe/descargas/boletines/Boletin_Observatorio_Marzo2010.pdf – http://www.ladosis.com/articulo_interno_nd.php?art_id=2085 – http://mentesana.suite101.net/article.cfm/sindrome_de_indefension_adquirida – http://www.infoseguridad.pe/2010/02/sin-informacion-no-se-puede-combatir-la.html – http://www.flacso.org.ec/docs/sfsegacero.pdf – http://transparencia-economica.mef.gob.pe/amigable/ – http://www.mininter.gob.pe/contenido_01.php?codmenu=1&niv1=1 – http://transparencia-economica.mef.gob.pe/amigable/ – http://www.inei.gob.pe/

82

INFORME ANUAL 2010 SOBRE SEGURIDAD CIUDADANA. EL LEGADO DEL GOBIERNO DE ALAN GARCÍA: UN PAÍS MÁS INSEGURO

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful