You are on page 1of 1

¿En qué consiste la evaluación especializada de Psicólogo(a) para los

estudiantes que se postulan por Trastorno de Déficit Atencional?

Se debe recordar que si bien, de acuerdo a la normativa, la presencia del Síndrome


propiamente tal debe ser certificada por el médico especialista, el TDA-H se define
por su sintomatología clínica. La evaluación del estudiante con déficit atencional por
parte del psicólogo debe estar fundamentalmente orientada a determinar los
apoyos que ese alumno o alumna requiere para aprender y participar junto con sus
compañeros en el aula y fuera de ella. Por ello, es el propio profesional psicólogo
quien debe determinar la aplicación, y el tipo de pruebas a utilizar, en consideración
a las características del estudiante en interacción con su medio familiar y escolar, para
así determinar las necesidades educativas específicas que presenta y a las cuales la
escuela debe dar respuesta.

La información que arroja la evaluación del psicólogo/a entrega al docente “pistas”


respecto a las mejores estrategias para apoyar al estudiante en su aprendizaje y
participación en el aula a la vez que permite definir el tipo de intervenciones que se
deben realizar directamente con el alumno/a, con su familia, con los compañeros de
curso, etc. para posibilitar mejores procesos educativos.

Por ejemplo, el/la profesional podría aplicar las pruebas complementarias del WISC –
III que permiten obtener el Índice de ausencia de distractibilidad y velocidad de
procesamiento como línea base en la aplicación de un plan educativo que incorpore el
desarrollo de las funciones ejecutivas del estudiante; o evaluar el ámbito emocional
y/o comportamental para establecer aspectos a trabajar para favorecer el desarrollo
de mayor tolerancia a la frustración y determinar también los apoyos que se requiere
implementar desde el ámbito familiar; o habilidades sociales, si manifiesta
importantes dificultades en la relación con sus compañeros y en su competencia
social; pruebas psicopedagógicas que evalúen habilidades o estilo de aprendizaje de
manera de asistir al educador respecto a las mejores estrategias para alcanzar
progresos en su aprendizaje, entre muchas otras posibles.

En este sentido, son los psicólogos y psicólogas que trabajan en las escuelas quienes
pueden retroalimentar al sistema respecto a aquellos aspectos más frecuentemente
evaluados, las pruebas utilizadas y su “comportamiento” en cuanto a proporcionar
insumos que ayuden a dar mejores apoyos a las necesidades educativas especiales de
nuestros estudiantes.

MINEDUC_EDUCACIÓN ESPECIAL_PIE_ RESPUESTAS FRECUENTES