You are on page 1of 23

La UE frente a la emergencia de un mundo posoccidental: en busca del prestigio perdido / The

EU and the emergence of a post-Western world: in search of lost prestige


Author(s): Esther Barbé
Source: Revista CIDOB d'Afers Internacionals, No. 100, LOS ESTUDIOS INTERNACIONALES EN
2012: GRANDES TEMAS PARA EL DEBATE (Diciembre 2012), pp. 91-112
Published by: CIDOB
Stable URL: http://www.jstor.org/stable/41803505
Accessed: 07-08-2015 10:02 UTC

Your use of the JSTOR archive indicates your acceptance of the Terms & Conditions of Use, available at http://www.jstor.org/page/
info/about/policies/terms.jsp

JSTOR is a not-for-profit service that helps scholars, researchers, and students discover, use, and build upon a wide range of content
in a trusted digital archive. We use information technology and tools to increase productivity and facilitate new forms of scholarship.
For more information about JSTOR, please contact support@jstor.org.

CIDOB is collaborating with JSTOR to digitize, preserve and extend access to Revista CIDOB d'Afers Internacionals.

http://www.jstor.org

This content downloaded from 168.176.5.118 on Fri, 07 Aug 2015 10:02:20 UTC
All use subject to JSTOR Terms and Conditions
Revista
CIDOBd'Afers
Internacionais
p.91-112
n.lOO,
1133-6595
ISSN:
:2013-035X
E-ISSN
www.cidob.org

La UE frente a la
emergencia

de un mundo
posoccidental:

en busca del perdido


prestigio

The EU and the emergence of a

post-Western world: in search of lost

prestige

Esther Barbé
de Relaciones
Catedrática Universität
Internacionales, Autònomade Barcelona
(UAB),ycoordi-
nadoradelPrograma delInstitut
de Investigación d'Estudis
Barcelona Internacionais
(IBEI)
ebarbe@ibei.org

Resumen: de la UEen las insti- AbstractTheinfluence


La influencia oftheEU ininterna-
tucionesinternacionalesha disminuido. has diminished.
Esta tionalinstitutions Thisobser-
constatación es paradójica si tenemosen vationis somewhat if
paradoxical we bear
cuentaque la entradaen vigordel Tratado inmindthattheentry intoforceoftheLisbon
de Lisboala ha dotadode mayorautoridad Treaty has giventheEUgreaterauthority to
para actuarinternacionalmente (instrumen-act internationally(instruments , institutions,
tos, instituciones,representación). La ha representation). IthasgiventheUniona "sin-
dotadode una«voz única».Elartículo abor- gle voice".Thisarticleexamines theparadox
da la paradoja que vivehoyen día la UE; that theEUiscurrently experiencing; thatis, the
estoes, a mayorcoherenciainterna, menor greater itsinternalcoherence , thelessexternal
influenciaexterna.Mediantetrescasos de influence ithas.Through three case studies , the
estudio,el artículoargumentaque para article arguesthatinordertoexplaintheEU's
explicarla influenciade la UEen las institu-influence
on internationalinstitutions we must
cionesinternacionales hayque irmás allá an
go beyond analysis of itssingle voice (an
delanálisisde suvoz única(necesaria, pero element thatisnecessary butnotsufficient ; and
no suficiente,e, incluso,contraproducente)can evenbe counter-productive) and takeinto
y tomaren consideración el cambiode la consideration thechangeinthepowerstructure
estructurade podery el rechazonormativo andtheregulatory rejectionfrom which theEU
que sufrela UEen unmundocada vez más issuffering , ina worldthatis increasingly pro-
soberanista y menosoccidentalocéntrico. sovereignty and lessWestern<entric.

Palabrasclave:UniónEuropea,institucionesKeywords : European Union,internatio-


ordenmundial,
internacionales, worldorder,international
estructura nal institutions,
rechazonormativo powerstructure,
de poderinternacional, regulatory
rejection

Elpresente
texto
se inscribe
enelmarco delproyecto delsistema
«Dinámicas multilateral. de la
Análisis
interacción
entre
la Unión
Europeaylasinstituciones
globales
(Dynamus)»,
Proyecto Científica
deInvestigación
yDesarrollo l+D+idelMinisterio
PlanNacional
Tecnológico. deCiencia (CSO2009-090
e Innovación 10).

91

This content downloaded from 168.176.5.118 on Fri, 07 Aug 2015 10:02:20 UTC
All use subject to JSTOR Terms and Conditions
LaUEfrente de unmundo
a la emergencia posoccidental

La conferenciade Copenhague fue «un anticipo del nuevo orden mundial.


Cuanto más hablabanlos europeos,menosles escuchaban»(Renard,2010: 58). La
experienciade la cumbrede Copenhague sobreel cambio climático,en diciembre
de 2009, ha marcado el imaginariode la Unión Europea; hay un antesy un des-
pués. El valorsimbólicode pasarde serel líderverdea quedar fuerade juego en la
elaboraciónde las normasen materiaclimáticapatentizala delicada posiciónde la
Unión en el diseñodel ordenmundial.
La UE inauguróel sigloxxi manifestando su voluntadde convertirse en un actor
global. La Declaración de el
Laeken,adoptadapor Consejo Europeo en diciembre de
2001 como puntode partidade la reforma que ha derivadoen el Tratadode Lisboa,
situó la voluntad de la UE de desempeñarun papel de actor global en el marco
del contextomundial después del 1 1-S. Así, la Declaración de Laeken planteaba
la siguientecuestión:«¿No deberíaEuropa, ahora por finunificada,desempeñar
un papel de liderazgoen un nuevo orden planetario,el de una potenciacapaz de
desempeñaruna funciónestabilizadoraa nivelmundial?»1.La preguntaexpuesta
en Laeken ha dado paso a una voluntadclarapor partede la UE de asumirdicho
papel, justificadopor su capacidad materialy su madurezpolítica.Así, podemos
leeren la EstrategiaEuropea de Seguridad,adoptada en 2003: «La Unión Europea,
como unión de veinticincoestados con más de 450 millones de habitantesy la
cuartapartedel productonacional brutomundial,dispone de una amplia gama
de instrumentos y es, inevitablemente, un actorde envergadura mundial(...) tiene
que estardispuestaa asumirsu responsabilidad en el mantenimiento de la seguridad
mundialy la construcciónde un mundo mejor»2.
Apenasuna década después,la Europade los Veintisiete es tildada,por destacados
analistas(Torreblanca, en el ámbitoglobal.¿Qué
201 1; Youngs,2010), de irrelevante
ha sucedido?¿Cómo se explicadicho cambio?¿En qué se traduce?Este artículose
centraen dichaspreguntasy,para ello, desarrollados dimensionesdiferentes: una
teorico-analitica En
y otraempírica. primerlugar,una dimensión teórica que abor-
da, por una parte,la transiciónde poder en el sistemainternacional,en la que se
inscribeel discursode la irrelevanciade la UE, y,por la otra,la autorrepresentación
de la UE, que ha generadouna importanteproducciónacadémica en tornoa su
identidadinternacional.El choque de la autorrepresentación de la UE, focalizada
en el concepto de Europa como potencia normativa,con el contextode poder

1. ConsejoEuropeo. deLaeken
Declaración sobre dela Unión
elfuturo ,Anexo1 a lasDecla-
Europea
raciones
dela Presidencia,
Laeken, REV1).
de2001(SN 300/1/01
14-15dediciembre
2. ConsejoEuropeo.
UnaEuropa enunmundo
segura mejor. deSeguridad,
Europea
Estrategia adopta-
daporelConsejoEuropeo, 12dediciembre
Bruselas, de2003.

Revista
CIDOBd'Afers
Internacionais, 2012
n.100,p. 91-112 . Diciembre
- E-ISSN:201
1133-6595
ISSN: 3-035X- www.cidob.org
92

This content downloaded from 168.176.5.118 on Fri, 07 Aug 2015 10:02:20 UTC
All use subject to JSTOR Terms and Conditions
Esther
Barbé

internacional nos permitirá establecer, a travésde categoríasanalíticasintersubjetivas


-prestigio,percepcióny reconocimiento- el problemade aceptaciónque tienela
UE por partede otrosactoresinternacionales (una parteimportantede estados).De
ahí la disminuciónde su impactoen la gobernanzaglobaly,con ello, en el diseño
del ordenmundial.En segundolugar,el artículoplantea,en el ámbitoempírico,la
pérdidade influenciade la UE en las instituciones internacionales. La elecciónno es
gratuita, si tenemos en cuenta que la UE se ha impuesto, en la última década,como
objetivo fundamental la del
promoción multilateralismo, vehiculada a travésde las
instituciones ¿En qué medidase ha perdidoinfluenciaen las instituciones multilate-
rales?Y, si es así,¿qué variablesnos puedenayudara explicarlo? Estetextoargumenta
que las variablesinternase institucionales nos deberíanllevaren direccióncontraria
(hacia más,y no menos,influencia),ya que el Tratadode Lisboa ha dotado a la UE
de mayorautoridadpara actuarinternacionalmente (instrumentos, instituciones,
representación, base jurídica).La ha dotado de una voz única.Así pues, el artículo
va a centrarse en la paradoja que vivehoyen día la UE (estoes, a mayorcoherencia
interna,menorinfluenciaexterna),para concluir,mediantetrescasos de estudio,
que las variablesinternas(una UE más coherente)han generadonuevasdificultades
a la UE en sus interacciones internacionales, a la vez que las variablesinternacionales
de
(estructura poder)y constitutivas (identidadde la UE en el sistemainternacional)
un
ocupan lugar destacado a la hora de explicarla pérdidade influenciade la UE en
las instituciones internacionales.

Orden mundial posoccidental

El términode ordenmundialposoccidentalsugerente y simple,en términosana-


líticos,permiteencuadrarlos cambiosque la transiciónde poderestágenerandoen
el sistemainternacional,cada vez menos occidentalocéntrico. Es justamentedicha
transición-más complejaque lo que el términoposoccidentaldeja traslucir-la que
contextualizala pérdidade relevanciade la UE en el diseñodel ordenmundial;una
transiciónque afectaal ordenmundialen su doble acepción,factualy normativa.
Empecemospor los hechos,para despuésrevisarvaloresy normas.
En términosfactuales,hay que hablar de emergenciade nuevas potencias.Es
evidenteque, en la últimadécada, el mundo ha cambiado radicalmenteen cuan-
to a capacidades (económicas). El términode mercadosemergentes, utilizadopor
primeravez en 1981 en el ámbito financieropara denominar,de manerapositi-
va y dinámica,un nuevo fondo de inversión{Emerging MarketsFund), acaba por
identificara algunos países de maneradestacada.Y eso es lo que ocurreen 2001,
cuando Goldman Sachs acuña el términoBRIC (Brasil,Rusia, India, China) para

Revista
CIDOBďAfers n.100,p. 91-112 . Diciembre
Internacionais, 2012
- E-ISSN:201
1133-6595
ISSN: - www.cidob.org
3-035X
93

This content downloaded from 168.176.5.118 on Fri, 07 Aug 2015 10:02:20 UTC
All use subject to JSTOR Terms and Conditions
LaUEfrente
a la emergencia
de unmundo
posoccidental

pronosticar, poco después,que el productointeriorbrutoacumuladode dichospaí-


ses superaríaal de los paísesindustrializados (G-7) en 20503. Los datosposteriores,
en términosde capacidades económicas de los BRIC, no han hecho sino superar
las previsionesde Goldman Sachs que apuntabana un cambio en la distribución
geoeconómicadel poder mundial.En efecto,las previsionesde Goldman Sachs se
han vistosuperadas4, debido tambiéna la crisiseconómica(en 2008 y 2009, China,
India y Brasilhan supuestoel 70% del crecimientomundial).Consecuenciade ello
son los efectossobreámbitoscentralesen la gobernanzaglobal, como comercio,
energíao cambio climático.Si en la actualidadlos paísesen desarrolloson respon-
sablesdel 45% del comerciomundial,se calcula que en 2050 lo serándel 70%. En
2030, el consumode energíahabráaumentadoun 40% respectoa 2010, sobretodo
a causa del aumentodel consumo en China e India (un 50% del aumentototal).
En materiade emisionesde C02, en 2035 las de China seránigualesa las emisiones
combinadasde EstadosUnidos, UE y Japón.
La transiciónde poderhacia los denominadospaísesemergentes (más bien emer-
gidos,en muchossentidos)es una evidencia,pero no son tan clarossus efectosen
el ordenmundial (gobernanzaglobal,instituciones)(Tammen,2000; Alexandroíf
y Cooper, 2010). Y ello por dos razones:interdependencia y controversia norma-
tiva.Empecemospor la interdependencia. Las limitacionesdel análisisneorrealista
vinculadotradicionalmente a la distribucióndel poder (equilibriodel podery pola-
ridad) han llevado a crearnuevos conceptospara captarmejorla complejidadde la
estructura actual.Este es el caso del conceptode interpolaridad (Grevi,2009) que,
con la pretensiónde explicarla complejidaddel nuevo medio internacional,arti-
cula polaridad(redistribución del poder,pasando de la estructura unipolar,surgida
del finalde la GuerraFría,a una multipolar)y altos nivelesde interdependencia
(dependenciamutuaentrelos actoresdel sistema).A esa idea se acogió el presidente
del Consejo Europeo,HermanVan Rompuy,quien, durantela cumbreChina-UE
de febrerode 2012, recordóque la potencialdependenciaeuropeadel capitalchino
(2,5 billonesde eurosde reservasde divisas)formapartede un todo, al depender
China, por su parte,de la UE, su primercompradorde bienesy servicios(1.000
millonesde dólaresdiarios).
En términosnormativos, la emergenciadel Sur globaltieneconsecuenciassobre
el orden mundial en construccióntrasel finalde la Guerra Fría, un orden que

3. La expresión
BRICaparece,porprimeravez,enGlobal
Economic , enelnúmero
Papers 66,publi-
cadoennoviembre de2001.La predicción elPIBdelG-7sepublica
dequelosBRICsuperarían
enla mismaserie (num.99),en2003.
dePapers
4. Paralosdatosqueserecogen
eneltexto,
véaseGrevi
(2011).

CIDOBd'Afers
Revista n.100,p. 91-112 . Diciembre
Internacionais, 2012
- E-ISSN:201
1133-6595
ISSN: 3-035X- www.cidob.org
94

This content downloaded from 168.176.5.118 on Fri, 07 Aug 2015 10:02:20 UTC
All use subject to JSTOR Terms and Conditions
Esther
Barbé

claramenteha ido más allá de la coexistenciaentreestados-el pluralismowestfa-


liano- para ahondaren la cooperación(gestiónde problemasglobales)y,más allá,
en la solidaridad,con la adopción de valoresliberalesuniversalizadosy creación
de instituciones,como el TribunalPenal Internacional,intrusivasen la dinámica
estatal(Barbé,2010: 39; Zürn y Stephen,2010: 93). Hay factoreshistóricamente
contingentes que explicanla evoluciónhacia el solidarismo,basado en la existencia
de una comunidad universalhumana, guiada por propósitosmoralesy políticos
(Hurrell,2007: 5). Dichos factoresson: el momentounipolarestadounidense,los
valoresliberalescompartidos,la faltade antagonismode poder entrelas potencias
y la estrechaalianza entreEstados Unidos y un conjuntode estadosposmodernos
(Cooper, 2000), relativamente abiertospor su experienciahistóricaen el sigloxx a
reconsiderar los límitesde la soberanía.
La emergenciade nuevaspotencias(reconocidaspor sus capacidadeseconómicas)
comportacontroversianormativacon el proceso solidaristaen marcha. Frentea
solidarismoy posmodernismo,las potenciasemergentes se sitúannormativamente
en el pluralismowestfalianoy reclamanla defensade la soberaníanacionaly de la
no injerenciacomo principiofundamentaldel orden mundial (ordenwestfaliano
de estados). Un buen ejemplo en este sentido han sido los debates en Naciones
Unidas en tornoa la intervención humanitariaa lo largode los últimosaños (caso,
de
por ejemplo, Darfur, Libia o Siria).

Identidad internacional de la UE: prestigio,


percepción y reconocimiento

El análisisde la políticaexteriorde la UE ha llevadoa dos grandesorientaciones


La primerade ellas,activadaporel Tratadode Lisboa,se concentraen
en la literatura.
el policymaking(instituciones, instrumentos,coherencia)y la segundaen la identi-
dad de la UE. El peso que adquiereel constructivismo, trasel finalde la GuerraFría,
como aproximación tieneun papel muydestacadoen
a las RelacionesInternacionales
el ámbitoparticular de la UE como actorinternacional. Así,las ideaspasan a ocupar
un lugarcentralen el análisis,y la identidadde la UE se sitúaen el centrode atención,
entendiéndose que la UE actuaráde acuerdocon la identidadde la que se ha dotado.
No en vano los europeosya habían intentadotradicionalmente diferenciarse de los
demásactoresinternacionales (un OPNI, objetopolíticono identificado, en palabras
de JacquesDelors)y de las demáspotencias,con el conceptode potenciacivil,acuñado
en la décadade los añossetenta(Duchêne,1972), paracaracterizar una políticaexterior
basada en formascooperativasy pacíficasde interaccióninternacional. En efecto,la

CIDOBd'Afers
Revista n.100,p. 91-112 . Diciembre
Internacionais, 2012
- E-ISSN:201
1133-6595
ISSN: - www.cidob.org
3-035X
95

This content downloaded from 168.176.5.118 on Fri, 07 Aug 2015 10:02:20 UTC
All use subject to JSTOR Terms and Conditions
LaUEfrente de unmundo
a la emergencia posoccidental

preocupaciónpor cómo autorrepresentarse en el mundose observaya en los orígenes


mismosde la políticaexterior de la UE (la CooperaciónPolíticaEuropeadesarrollada
en el marcode la ComunidadEuropea).
La Europa potenciacivil,alternativa a las superpotênciasmilitares, constituyeel
prolegómeno del discurso político y de los debates académicos que se van a asentar
en un supuestocompartido:el carácterdistintivode la UE en el sistemainternacio-
nal. El términode Europa potencianormativa{NormativePowerEurope),acuñado
por Manners (2002), ha dado lugara un intensodebate académico y a una proli-
feraciónde adjetivospara caracterizar a la Europa potencia:ética,transformadora,
cosmopolita.Todo ello reflejala centralidadque vieneocupando la autorrepresen-
tación de la UE. La propia Declaración de Laeken, ya mencionada,presentaa la
UE como «una potenciaque quiere hacerevolucionarlas relacionesen el mundo
de maneraque no solo beneficiena los paísesricossino tambiéna los más pobres.
Una potenciaque quiereenmarcaréticamentela mundialización, es decir,ligarlaa la
solidaridady al desarrollosostenible»5. La voluntadtransformadora y el carácterético
de la actuación,de acuerdocon los valorescentralespara los europeos(solidaridad,
desarrollosostenible),se asientaen una idea persistente en el discursoeuropeo:la UE
es un actorque deberíacontribuir a definirel ordenmundialde maneradiferente al
restode actoresinternacionales. Y si es así, es porque la UE es diferente. En efecto,
Manners(2002: 240) identifica a la UE como un actorcuyaidentidadinternacional
en
y, consecuencia, sus acciones vienen determinadas por factores constitutivos inter-
nos (gobernanzasupranacionaly centralidad de normas, como la protección los
de
derechoshumanos),lo que se traduciríaen una actuaciónbasada en la cooperación
para resolverlos problemas,a travésde los esfuerzosmultilaterales, de las institucio-
nes supranacionaleslegalmentevinculantesy del Derecho Internacional.
La cristalizaciónpolíticade la identidadhasta aquí señalada -Europa potencia
normativa-se traduceen multilateralismo. A partirde 2003, el referente identitario
de la UE como actorinternacional es el multilateralismo. La noción de multilatera-
lismoeficazdesarrollada porla UE implicaun ordeninternacional institucionalizado
y basado en el Derecho,taly como se recogeen la EstrategiaEuropeade Seguridad.
El multilateralismo no es solo un objetivode la acción exteriorde la UE, sino que
es, como hemosdicho,un referente identitario; para algunosanalistasconstituye la
«formade vivir»europea (Groom,2006: 460); es más que un método,es un valor
(un sistemasuperiorde organización).En palabrasde Durão Barroso (2009), la
defensadel multilateralismo es «partedel ADN europeo»y «objetivoconstitucional
de Europa». La UE se concibe a sí misma como un modelo (orden institucional

deLaeken
Declaración
5. ConsejoEuropeo, sobre dela Unión
elfiituro op.cit.
Europea,

CIDOBd'Afers
Revista n.100,p. 91-112 . Diciembre
Internacionais, 2012
- E-ISSN:201
1133-6595
ISSN: 3-035X- www.cidob.org
96

This content downloaded from 168.176.5.118 on Fri, 07 Aug 2015 10:02:20 UTC
All use subject to JSTOR Terms and Conditions
Esther
Barbé

y comunidad de Derecho) para el orden mundial. La fe en el atractivode la UE


como modelo sigue presenteen el discursode los políticoseuropeos,tal y como
muestraCatherinaAshton (2010), quien afirmaque existedemanda de UE para
ejercerde guía en el mundo, dado que, en palabrasde Durão Barroso(2008), está
«mejor preparadaque cualquier otra granpotencia para proponer,no imponer,
los principiosorganizativosy valoresdel ordenglobal»y puede «ayudara crearlas
normasde globalizaciónmás justassi extiendesus normasy reglaspara regularlas
interacciones globales».
Frentea la autorrepresentación de la UE, el debate académico ha introducido
instrumentos analíticos,basadosen la interacción social,con la intenciónde explicar
las dificultades
que encuentran los europeosparaconseguirobjetivoscoherentescon
su identidadde potencianormativa.En otraspalabras,para mantenersu prestigio
como tal. Según Gilpin (1981: 31), «mientrasel poder se refierea las capacidades
económicasy militaresde un Estado,el prestigiose refiere básicamentea las percep-
cionesque los otrosestadostienende las capacidadesde un Estadoy de su habilidad
y voluntadpara ejercerel poder».La percepciónque los otros(estados,en realidad)
tienende la UE ha constituidouna de las preocupacionesanalíticasde los últimos
años. Pruebade ello son algunosproyectosfinanciadospor la ComisiónEuropea6en
los que se ha constatadola disonanciacognitivaque existeentrela autorrepresenta-
ción de la UE y la percepciónque de la mismatienensociedadesno europeas,donde
la UE es un temamarginaly muydesconocidaparamuchosciudadanos(Lucarelliy
Fioramonti,2009) o, peor,entrelas elites(sobretodo de las potenciasemergentes),
donde existeuna opinión muy negativade la UE, que llega a seridentificadacon
una potencianeocolonial(Fioramonti,2012: 158), especialmentepor su actuación
en la OrganizaciónMundial del Comercio (OMC).
Gozar de prestigiocomporta,en primerlugar,serreconocidopor los otrosy es
fundamentalpara la interacciónregularen las institucionesinternacionales, como
veremosa continuación.En ese sentido,la UE tieneun encaje muydifícilen el sis-
temainternacional, ya que carecedel reconocimiento socialde su identidadinterna-
cional.Esto explica,por ejemplo,las dificultades que tenidola UE paraobtenerel
ha
estatusde observadorplus en la AsambleaGeneralde Naciones Unidas,entre2010
y 201 1, donde al tratarde enfatizar su particularidad/superioridad se encuentracon
que choca con el de
concepto igualdad (soberana) interiorizado por otrosactores
internacionales (Natorski,2012). La oposición sistemáticaque, los últimosaños,
en

6. Unodelosproyectosquehadedicado a la cuestión
atención
especial hasido
dela percepción
Garnet ( Global
Governance, andRegulation:
Régionalisation TheRoleoftheEU),reddeexcelencia
delVI Programa Marco.

CIDOBd'Afers
Revista n.100,p. 91-112 . Diciembre
Internacionais, 2012
- E-ISSN
1133-0595
ISSN: - www.cidob.org
:2013-035X
97

This content downloaded from 168.176.5.118 on Fri, 07 Aug 2015 10:02:20 UTC
All use subject to JSTOR Terms and Conditions
LaUEfrente
a la emergencia
de unmundo
posoccidental

se ha encontradola UE en el marco de la Asamblea Generalde Naciones Unidas


ha hecho que, en algunas ocasiones, tuvieraque renunciaral reconocimientode
su identidad(no actuarcomo UE sino como estados europeos) para obtenerlos
objetivosperseguidos.Caso, por ejemplo,de la resoluciónsobrela moratoriapara
la aplicaciónde la pena de muerte,adoptada en 2007 (Kissack,2012).

La UE en las instituciones internacionales:


la paradoja de la influencia

La UE ha proclamado su intenciónde promoverel multilateralismo eficaz,a


travésde las institucionesinternacionales, como objetivode su acción exterior.Así,
el Tratadode Lisboa recogeque la Unión «propiciarásolucionesmultilaterales a los
problemascomunes,en particular en el marcode Naciones Unidas» (art.21.1). Ello
hace de la articulaciónentreUE e instituciones un focode atención
internacionales
para los académicos (Jorgensen,2009a; Blavoukos y Bourantonis, 201 la; Wouterset
al., 2012), que han trasladadola preguntacentralsobreel impactode las políticasde
la UE en el sistemainternacional (Ginsberg,2001) al ámbitoconcretode las institu-
ciones.La literatura ha destacadohabitualmenteque las instituciones multilaterales
no son un mundo ideal para la actividadde la UE, dada su naturaleza(no es un
Estado-nación).No en vano, la diplomaciamultilateral es un mundo estatocéntri-
co; lo que exigeuna profundacoordinaciónentrelos Estados Miembrosde la UE
(Jorgensen, 2009b: 190). De ahí que la coherencia,o, mejor,la faltade coherencia
se hayaconsideradoel factorcentralparaexplicarla escasainfluenciade la UE en las
instituciones. Sin irmás lejos,trasla obtencióndel estatusde observadorplus en la
AsambleaGeneralde Naciones Unidas,Ashton(201 1) destacóla importanciade la
coherenciacomo prerrequisito para sermás influyentes en Naciones Unidas.
El vínculoentrecoherencia7 e influenciaha sido constanteen el discursopolítico
de la UE y en buena partede la literaturahasta muy recientemente. Este artículo

7. La nociónde coherencia enestetextoenel sentido


se utiliza políticoyjurídico-institucional.
En el ámbito hacereferencia
político, a la cohesiónentre
losEstadosMiembros tantoa nivel
normativo comodepreferencias
(valores) En el ámbito
materiales).
(intereses jurídico-institu-
cional,hacereferenciaa la autoridad enlosinstrumentos,
de la UE, asentada lasinstituciones
yla representación.
Se puedehablar deactorcoherente yautónomo, siexisteunaclaradiferen-
ciaciónentrela UE ysusEstados Miembros, yporla formulación
porla basejurídica
facilitada
depolíticasconsistentes(Barbé, 2012).

CIDOBd'Afers
Revista n.100,p. 91-112 . Diciembre
Internacionais, 2012
- E-ISSN:201
1133-6595
ISSN: 3-035X- www.cidob.org
98

This content downloaded from 168.176.5.118 on Fri, 07 Aug 2015 10:02:20 UTC
All use subject to JSTOR Terms and Conditions
Esther
Barbé

relativizala argumentacióntradicionalen torno a la relación entrecoherencia


y peso político de la UE en las institucionesde gobernanza global (Thomas,
2012). Aquí se plantea que, bajo ciertascondiciones, el desarrolloprogresivo
de una voz única europea en el ámbito de las institucionesglobales no se tra-
duce necesariamenteen un aumento de la influenciaen dichas instituciones.
Esta, llamémosla, paradoja de la influencia ha sido identificada en estudios
destacados sobre la actividad de la UE en institucionesde derechos humanos
(Smith,2006) y algunos autoresla han formulado,de manera elocuente,como
el actorness-efectivenessgap de la UE en las institucionesglobales (Blavoukos y
Bourantonis,2011b).
En este artículo se identificantresprocesos8que permitenexplicarla escasa
influenciaque la UE ejerce en determinadasinstituciones,a pesar de haberse
dotado de una mayor autoridad (base jurídico-institucional del Tratado de
Lisboa) y, con ello, de mayor coherencia. Los tres procesos, que veremos a
continuación,se sitúan en tresnivelesde análisis diferentes:a) el nivel interno,
para el que hay que tomar en consideraciónvariablesque afectanal contenido
político (hasta qué punto los Estados Miembros comparten, o no, valores y
preferencias)y a la representaciónde la UE en las institucionesglobales (si la
representaciónestá centralizada,está compartidao sigue plenamenteen manos
de los estados); b) el nivelconstitutivo,que nos remitea una variablenormativa
(los valoresy normas compartidos,o no, por la UE y los otros actores con los
que interactúa);y c) el nivel internacional,que nos remitea la variable estruc-
tura de poder y que plantea hasta qué punto la estructuraes favorablepara la
UE en una determinada institución,en términos,por ejemplo, de capacidad
de voto o de peso político y/oeconómico.
A partirde las variables indicadas, es evidente que la voz europea es fuerte
si el contextointernacionalle es favorable,si las concepciones normativasde la
UE convergencon las de los otros actoresy si los Estados Miembros compar-
ten valores comunes, convergenen sus preferenciasy la UE está representada
por un actor (Comisión) con un alto grado de flexibilidad,de autonomía y de
autoridad (ya que los estados le han delegado competencias de manera incon-
dicional para que los represente).La voz será débil si se dan las circunstancias
opuestas a las anteriores.Son estas últimaslas que nos permitendeterminartres

8. El marco
analítico (lostresprocesos) enesteartículo
aplicado ha sidodesarrollado
enel marco
delproyecto
Dynamus yaplicado enotros trabajos quehanabordado
empíricos, instituciones
en
ámbitos
diversos (comercio, penalinternacional,
justicia crimen
energía, cambio
transnacional,
etc.).VéaseBarbé(2012).
climático,

Revista
CIDOBd'Afers n.100,p. 91-112 . Diciembre
Internacionais, 2012
- E-ISSN:201
1133-6595
ISSN: - www.cidob.org
3-035X
99

This content downloaded from 168.176.5.118 on Fri, 07 Aug 2015 10:02:20 UTC
All use subject to JSTOR Terms and Conditions
LaUEfrente de unmundo
a la emergencia posoccidental

procesosque, a pesar de la existenciade coherencia(voz única), pueden explicar


la escasa influenciade la UE en una institucióninternacional.
Primerproceso, a nivelinterno . Los esfuerzosde los Estados Miembros para
estableceruna voz única generanproblemasde flexibilidady de eficienciaen las
institucionesglobales. Estos problemasestán directamentevinculados a la falta
de cohesión entrelos Estados Miembros y a las dificultadesde coordinación
propias de un modelo de formulaciónde posiciones y de representaciónmuy
complejo. Todo ello ha dificultadoel procesoy ha generadoun enormedesgaste
diplomático; por ejemplo, en el ámbito de la Asamblea General de Naciones
Unidas, donde el esfuerzopara estableceruna voz única ha ido en detrimen-
to de la eficiencia y de la flexibilidad. En palabras de Missiroli (2001: 4),
«la política exterioreuropea ha conseguido a menudo la unanimidad a costa
de la eficacia». Ha sido un éxito ad intram(voz única) a costa de una menor
influenciaad extram .
Segundoproceso, a nivel . La voz única europeaes rechazadapor otros
constitutivo
la
actoresque perciben como una voz neocolonialdel mundo occidental,en lugar
de la potencianormativaque la UE pretendeser.El rechazode la UE por partede
los otrosactoresse asienta,por una parte,en su naturaleza(posmoderna)que choca
con la sociedad de estadossoberanosque domina los forosmultilaterales y,por la
otra,en la percepciónen los paísesen vías de desarrollode una UE neocolonial.Al
mismotiempoque la UE construíaad intramsu identidadcomo potencianorma-
tiva,perdíacredibilidadfrentea los paísesdel Sur global,donde se denunciabansus
dobles estándaresde comportamiento(caso de las negociacionesen el marcode la
OMC).
Tercerproceso, a nivel internacional. La voz única europea no es capaz de
hacer frentea los cambios en la estructurade poder internacional. La última
década ha dado lugar a la aparición de nuevas potencias en ámbitos en los que
la UE tenía anteriormenteun peso central.En terrenoscomo la justicia penal
internacionalo la producción de diamantes, la emergenciade nuevos actores
(potencias emergentes)ha cambiado la estructurade poder, tanto en el sentido
material como ideacional, restando centralidad a la UE en las instituciones.
Poder, ideas e institucionesestán presentesen nuestroscasos de estudio. Los
siguientesapartados van a abordar trescasos de estudio (Consejo de Derechos
Humanos, Proceso Kimberleyy prohibición de bombas de racimo9),que ilus-
trancada uno de los procesos anterioresen ámbitos de gobernanza global, con

deloscasosdeestudio
9. El análisis unarevisión
constituye detrabajos anteriores
empíricos (Barbé;
KienzleyVlaskamp,2012).

CIDOBd'Afers
Revista Internacionais, 2012
n.100,p. 91-112 . Diciembre
- E-ISSN:201
1133-6595
ISSN: 3-035X- www.cidob.org
100

This content downloaded from 168.176.5.118 on Fri, 07 Aug 2015 10:02:20 UTC
All use subject to JSTOR Terms and Conditions
Esther
Barbé

la intención de buscar explicaciones a la disminución de la influenciaeuropea


en dichas institucionesinternacionales10 a pesar de teneruna voz única.

Ineficiencia y falta de flexibilidad

El primerproceso, directamenteligado al nivel interno,argumentaque conse-


guiruna voz única (coherente)cuando, de entrada,las preferencias de los Estados
Miembrosno convergeny el sistemade representación estámuydescentralizado (los
estadosestándirectamente implicados en el proceso de la negociación multilateral)
es muy difícily costoso (en términosde tiempoy de negociación intraeuropea).
Ello llevaa que la UE inviertatantosesfuerzosen conseguirinternamente una «voz
única en el exterior» se
que queda sin recursos (de tiempoy personal)parainfluir
de
sobreterceraspartesen el exterior(por ejemplo,en los pasillosde Naciones Unidas)
(Jorgensen, 2009b: 203). Disminuyeasí su eficienciay tambiéngenera,en muchos
casos,problemasde faltade flexibilidad, ya que una vez fijadala posicióneuropeano
existemargende maniobradurantela negociación,lo que disminuyela influencia
de la UE en las instituciones en cuestión.
Este problemade ineficienciaha sido destacadoen numerososestudios(Smith,
2006: 132; Elgstrom,2007: 456) y ha llevadoa algunosdiplomáticoseuropeos,con
largaexperienciaen negociacionesmultilaterales sobredesarme,a advertirque los
«diplomáticosde los paísesde la UE estántan centradosen el procesode coordina-
ción intra-UEque no son capaces de identificar y de explotarlas oportunidadesde
formarcoalicionesad hoccon otrospaíses con la misma orientación( likeminded
countries)» (Prins,2006: 115).
Uno de los casos que mejorilustrael problemade la ineficiencia y faltade flexibi-
lidades el papel de la UE en el Consejo de DerechosHumanos,órganode Naciones
Unidas responsabledel fortalecimiento, la promocióny la protecciónde los derechos

10.En estetexto se adoptael término de instituciones


internacionales
enel sentido de LisaMartin
y BethSimmons (2001:1-2),paraquienes lostérminos de «instituciones
y regímeneshacenre-
ferencia
al conjunto de reglasqueregulanel comportamiento delEstado.Dichasreglas pueden
serformalesy explícitaso informales
e implícitas.
De manera concreta,el término
de regímenes
internacionales
sehautilizado parahacerreferencia
a reglas
ynormas dentro deunámbito deac-
tuación(issue
area);así,lasorganizaciones
deobjetivos talescomoNaciones
generales, no
Unidas,
seránconsideradas regímenes.Encambio, Naciones Unidas reúne uncierto númeroderegímenes
paraámbitos talescomoelmantenimiento
específicos, delapaz,eldesarrollo yelmedio ambiente.
Lasorganizaciones porsuparte,
internacionales, sonlatraducción formaldelasinstituciones
ylos
regímenes.Disponen desede,emplean funcionarios
yburócratasytienen presupuesto».

Revista
CIDOBd'Afers n.100,p. 91-112 . Diciembre
Internacionais, 2012
- E-ISSN:201
1133-6595
ISSN: - www.cidob.org
3-035X
101

This content downloaded from 168.176.5.118 on Fri, 07 Aug 2015 10:02:20 UTC
All use subject to JSTOR Terms and Conditions
LaUEfrente
a la emergencia
de unmundo
posoccidental

humanosen el mundo.El Consejo, establecidoen 2006 parasustituir a la Comisión


de Derechos Humanos, altamentecriticadaduranteaños por su composición,está
formadopor 47 estados(elegidospor la AsambleaGeneraly distribuidos en grupos
regionales)11.En el período de junio de 201 1 a diciembrede 2012, ocho Estados
Miembros de la UE se sientanen el Consejo de Derechos Humanos (entreellos
España). Así pues, se tratade un caso de descentralización (hablarde UE significa
hablar de conseguiruna posición común de los Veintisieteque deben defender
posteriormente los ocho paísesque se sientanen el Consejo).
El ámbitode los derechoshumanos,en consonanciacon el discursode la Europa
potencianormativa,destacapor seruno de los que más cohesióngeneraentrelos
Estados Miembros.Los europeoscompartenvalores,si bien no siempreocurrelo
mismocon sus preferencias, especialmentecuando se tratade OrienteMedio. En
el año 2010, por ejemplo,las únicas divisionesentrelos europeosen el marcodel
Consejo de DerechosHumanos afectaronal InformeGoldstonerelativoa la opera-
ción del Ejércitoisraelíen Gaza, en diciembrede 2008 y enerode 2009, y al inci-
dentedel buque MarmaraMavi, abordadoporcomandosisraelíesfrente a la costade
Gaza en mayo de 2010. Si bien el talón de Aquiles de los europeos,en términos
de coherenciainterna,tieneque vercon OrienteMedio, tambiénhay que apun-
tarque los europeosemitenregularmente críticasen relacióncon la actividaddel
Consejo, por el hecho de que la mitad de las resolucionessobrepaísesesténrelacio-
nadas con la violaciónde los derechoshumanospor partede Israel.En el Consejo,
los europeos (miembrosde la UE y paísesvecinos) disponen de en tornoal 15%
de poder de voto,lo que, en términosde estructura de poder,es muydesfavorable
su
para posición. Además, no se ven favorecidos por la composicióndel Consejo.
La grancríticade la UE es que el Consejo ha incorporadopaíses (como Cuba o
China) con un comportamientoen materiade derechoshumanos muycriticable.
El contextodel Consejo es desfavorable,si atendemosal poder de voto para los
europeos,aunque el boicot de Estados Unidos a esteórganodurantela presidencia
Bush dejó un vacío de poder que podía habersido ocupado por los europeos;sin
embargo,no ocurrióasí, a pesarde que dichospaísestuvieronuna grancoherencia
en su actuación(Smith,2010: 225).
Dado el limitadopoder de voto de los europeos,su capacidad para determinar
las posicionesen el Consejo estáen funciónde su habilidadpara crearalianzascon
miembrosde otrosgrupos regionales.El hecho de que la UE esté representada
por algunosde sus Estados Miembros(los elegidospara el período) implicaque el

11.A excepción queforma


deChipre, parte dela UE for-
demiembros
delGrupodeAsia,elresto
manparte Occidental
delGrupodeEuropa yotros
estados.

CIDOBd'Afers
Revista Internacionais, 2012
n.100,p. 91-112 . Diciembre
- E-ISSN:201
1133-6595
ISSN: 3-035X- www.cidob.org
102

This content downloaded from 168.176.5.118 on Fri, 07 Aug 2015 10:02:20 UTC
All use subject to JSTOR Terms and Conditions
Barbé
Esther

primerpaso sea ponersede acuerdo sobreel contenidode la posición que se debe


defenderen el Consejo. Análisisdetallados(Smith,2010) muestranque en el caso
del Consejo de DerechosHumanos los estadoslleganhabitualmente a una posición
común, pero las delegacionesde los Estados Miembros de la UE dedican buena
partede su trabajodiario a coordinarseentreellas,tiempoque otrasdelegaciones
utilizanpara conformar regionales.Además,el hecho
posiblesalianzasintergrupales
de teneruna posiciónya formada,y no tenerlas manos librespara trabajar,desde
el principio,en tornoa iniciativascomunes con países de otrosgruposregionales
lastrala influenciade la UE.
La ineficienciay la faltade flexibilidadtambién son recogidaspor Gowan y
Brantner(2008), quienes concluyenen sus análisisanuales sobrelas resoluciones
de la AsambleaGeneralen materiade derechoshumanosque la UE ha perdidocla-
ramenteinfluenciaen dicho ámbito.Si en la década de los noventa,la UE (cuando
los entoncesNueve votabande maneraunánime)conseguíaen tornoa un 70% de
apoyo por partede los otrosmiembrosde la Asamblea, en 2007 el apoyo estaba
por debajo del 50%. Por el contrario,el de China había pasado en el mismoperío-
do de un 50% a un 74% (en 2007-2008). Las cifrasen 2010-201 1 han variado
ligeramente,en términosde apoyo (44% para la UE y 60% para China; Estados
Unidos se queda con un 38% y Rusia con un 58%) (Gowan y Bratner,201 1). A
grandesrasgos,la UE ha perdido,desdefinalesde la década de los noventa,el apoyo
regularde una cuartapartede los miembrosde Naciones Unidas. Como contra-
partida,China (y Rusia,por extensión)han conformadoun bloque obstruccionista
del marco normativoinspiradopor las potenciasoccidentalesen la década de los
noventa,calificadocomo eje de la soberanía(Gowan y Brantner,2008) 12.Lo que
nos llevaal segundoproceso,ligado al ámbitoconstitutivo, y que vamos a tratara
continuación.

Rechazo normativo de la UE

El segundo proceso nos ayuda a explicarla pérdida de influenciade la UE en


las institucionesa partirde la divergencianormativaentrela UE y tercerospaíses,
en el caso de que estosúltimosse hallenen una posiciónde poderfavorable(poder

12.Definido
comoejedela soberanía,reúne además
(convariaciones), dea Rusiaya China,a países
comoArgelia, Cuba,Irán,CoreadelNorte,
Siria, Zimbabwe,Indonesia,
Siria, Malasia
Bielarús,
o Pakistán,
entreotros.

Revista
CIDOBd'Afers n.100,p. 91-112 . Diciembre
Internacionais, 2012
- E-ISSN:201
1133-6595
ISSN: - www.cidob.orq
3-035X
103

This content downloaded from 168.176.5.118 on Fri, 07 Aug 2015 10:02:20 UTC
All use subject to JSTOR Terms and Conditions
LaUEfrente
a la emergencia
de unmundo
posoccidental

de voto y habilidadpara conformaralianzas). El proceso destacael rechazode las


normasy valoresde la UE, que no son percibidoscomo universalessino como
«euronacionalistas» (Youngs,2010: 21) e, incluso,como propiosde una potencia
neocolonial (una reformulaciónde los antiguoscolonizadores). Los europeos se
convierten en sospechosos(acusacionesde doblesestándares y faltade integridad),lo
que se traduce en una políticade obstrucción en las institucionesinternacionales,tal
y como acabamosde veren el caso de los derechoshumanosen la AsambleaGeneral,
o softbalancing(Barbé,2010: 32), que tienepor objetivoimpedirla adopción de
normaspropuestaspor la UE. Smith(2006: 132) habla,en el caso de los derechos
humanosen Naciones Unidas,de una «oposiciónautomática»de los paísesen vías
de desarrolloa las posicionesde la UE.
Un ejemploconcretoque sirveparailustrar lo anteriores el Procesode Kimberley,
creadohace una década para ponerfinal comerciode los llamados «diamantesde
sangre».Para ello se creó un esquema de certificación del origende los diamantes,
el Kimberley ProcessCertificationScheme(KPCS), que garantizaa los compradores
que los diamantesque adquieren no sirvenpara financiarconflictosbélicos. Son
diamantesconflict free. El Procesode Kimberleytiene49 miembrosy uno de ellos
es la UE, representada por la Comisión13,desde 2002. Se trata,pues,de un ámbito
en el que los Estados Miembrostienenuna grancohesióny la representación está
centralizada.Se dan todas las condicionespara que la UE, desde el punto de vista
intraeuropeo, tengainfluenciaen estainstitución. Además,la UE tieneuna posición
destacadaen el Procesode Kimberleyal ocupar la presidenciadel grupode trabajo
encargadode supervisar la implementación de las reglasprevistas(legislaciónnacio-
nal, controles,transparencia, suministrode datos estadísticos).
Sin embargo,la recientecrisisdel Procesode Kimberley, provocadapor el incum-
de
plimiento algunos requisitos del Proceso por parte de Zimbabwe, ha situadoa
la UE en una posición delicada frentea los países africanos.La crisisse inició con
el descubrimiento de minasde diamantesen Marange (Zimbabwe),en 2006, con-
sideradasde las más ricasdel mundo. En 2009, el equipo de revisióndel Proceso
de Kimberleyllegóa la conclusiónde que en las minasde Marangese estabanpro-
duciendo gravesabusos de los derechoshumanos de los mineros,que implicaban
a oficialesdel Ejércitodel país, los cuales además llevabana cabo contrabandode
diamantes(Smilie,2010: 201). Por ello,se dictaminóque existíanpruebasclarasde
que Zimbabwe no estabacumpliendocon los requisitosmínimosdel KPCS.

dela UE enelProceso
13.La delegación deKimberley
acoge, al represen-
dela Comisión,
al margen
tantedealgúnEstadoMiembroporelespecial parasueconomía
queeltematiene
interés (caso
Bajoso ReinoUnido).
delosPaíses

CIDOBd'Afers
Revista n.100,p. 91-112 . Diciembre
Internacionais, 2012
- E-ISSN:201
1133-0595
ISSN: 3-035X- www.cidob.org
104

This content downloaded from 168.176.5.118 on Fri, 07 Aug 2015 10:02:20 UTC
All use subject to JSTOR Terms and Conditions
Barbé
Esther

La situacióngeneróun debate,activadopor las ONG, que solicitabanla expul-


sión de Zimbabwedel KPCS por las violacionesde derechoshumanosy por las acti-
vidadesilegalesde políticosde alto nivelen relacióncon el negociode los diamantes.
La reacciónpor partede potenciasemergentes (Rusiay China) y algunospaísesafri-
canos consistióen resituarel debatedentrode los parámetrosde Kimberley, que no
es un régimende derechoshumanossino un régimencomercial,para evitarla venta
de diamantesque financianconflictosviolentos.En el marcode Kimberley, la UE
fuemás bien conservadoray defendióuna posición técnica(solicitar a Zimbabwe
el cumplimientode los requisitosde Kimberley,con una breveprohibiciónde la
exportaciónde diamantesde Marangehastasu adaptacióna los requisitos).Ahora
bien,en el marcode la AsambleaGeneralde Naciones Unidas, Suecia (presidencia
de turnode la UE) junto con Canadá, Suiza y EstadosUnidos criticaron, en 2009,
que la resoluciónanual de apoyo de la Asamblea al Proceso de Kimberley inclu-
no
yerauna críticaa la situaciónen Marange14.
Estos hechoshan facilitadola retóricaanticolonialdel Gobierno de Zimbabwe
en la AsambleaGeneralde Naciones Unidas o en el mismoProcesode Kimberley,
de tal maneraque el KPCS que nació por el interéscolectivode la industriade los
diamantes,independientemente de la regiónde origen,ha generadouna fractura
Norte-Sur.Y, así, algunospaíses africanoshan adoptado la retóricaantieuropeade
Mugabe (Namibia apoya el argumentode Zimbabwe de que acusar a dicho país
de no-cumplimientono es más que un pretextopara controlarel comercioglobal
de diamantes).Áfricadel Sur,por su parte,ha declaradoque permitiráa sus com-
pañías importardiamantesde Marange. En esta ocasión, el carácterde voz única
de la UE ha permitidoa Zimbabwe identificar a la UE con la historiacolonial de
algunospaíseseuropeos en Áfricay deslegitimar así, con el argumentode la agenda
neocolonial encubierta,toda acción europea en el marco de Kimberley.En este
como en otrosprocesosimpulsadospor los europeos,por ejemploel TribunalPenal
Internacional(Thomas, 2012), se observaun rechazo cada vez mayorpor parte
de tercerosestados(en concretoafricanos)de las normasdefendidaspor la UE en
dichasinstituciones y,con ello,la disminuciónde su influenciaen las mismas.Esta
pérdida de influenciacoincidecon la emergenciade nuevaspotencias(como el caso
de China en África),con efectostantosobrela estructurade poder del procesode
Kimberleycomo sobrela estructura de poder,en general,a escalainternacional. Ello
nos llevaal tercerproceso.

14.UN General «General


Assembly, Reaffirms
Assembly Strong forKimberley
Support Process
11dediciembre
Certification», de2009:http://www.un.org/News/Press/docs/2009/gal0903.
doc.htm.

Revista
CIDOBd'Afers n.lOO,p. 91-112 . Diciembre
Internacionais, 2012
- E-ISSN:201
1133-6595
ISSN: - www.cidob.org
3-035X
105

This content downloaded from 168.176.5.118 on Fri, 07 Aug 2015 10:02:20 UTC
All use subject to JSTOR Terms and Conditions
LaUEfrente
a la emergencia
de unmundo
posoccidental

Estructura de poder internacional desfavorable

El tercerproceso, tal y como hemos visto más arriba,sigue una lógica neorea-
lista:la transformación en el sistemainternacional(emergenciade potencias) se
ha hecho a costa de la posición de poder de la UE. Por esta razón, la voz única
europea no es capaz de hacer frentea una estructurade poder desfavorable,
que puede comportartransformacionesde las institucionesglobales, como en
el caso del ámbito financiero(pérdida de poder de voto de estados europeos
en el FMI). Hay dos ámbitos, comercio y medio ambiente,que han merecido
un interésespecial por parte de los académicos, dado que la UE disponía en
los mismos de una estructurade poder favorable. El cambio de la situación
hacia una estructurade poder desfavorable se evidencia en sendos procesos
negociadores.Por un lado, las negociacionesagrícolasen el seno de la Ronda de
Doha, donde la conformaciónde un nuevo Quad (Brasil e India han sustitui-
do a Japón y Canadá, al lado de la UE y de Estados Unidos) ha transformado
radicalmenteel proceso para establecerconsensos (LadefogedMortensen,2009:
95), de tal manera que la UE, junto con las demás potencias occidentales, no
pueden conformarla base del acuerdo final. Por otro lado, están las negocia-
ciones sobre el cambio climático, donde la UE ha sido, como mostróla expe-
riencia del COP 15 en Copenhague, totalmentedejada de lado en el acuerdo,
fraguadoentreEstados Unidos y los países BASIC (Brasil, Sudáfrica,India y
China) (Oberthür,201 1). La desfavorableestructurade poder, a la que la UE
no ha sabido adaptarse,constituyeen ambos casos (comercio y medio ambien-
te) una explicación destacada en la literaturasobre la pérdida de influenciade
la UE en las institucionesinternacionales.
En sentido contrario, el carácter determinantede la estructurade poder
queda reflejadoen otros casos en los que la UE, a pesar de no haber estable-
cido una voz única (por faltade cohesión entrelas preferenciasde los Estados
Miembros) acaba por obtener un resultado aceptable para la gran mayoría
de los europeos, gracias a la existencia de una estructurade poder favorable.
Es interesante,en este sentido, el análisis del papel de la UE en el caso de
la Convención para la prohibición de bombas de racimo (Vlaskamp, 2010),
un tipo de bombas que al ser lanzadas desde el aire se abren, a cierta altitud,
dejando caer cientos de sub-bombas de diversos tipos (antipersonales, per-
forantes,incendiarias). En este caso, la estructurade poder favorable a los
europeos se da por la ausencia en la mesa de negociación de Estados Unidos,
China y Rusia, países con posiciones contrarias a la europea en materia de
desarme.
La prohibición de las bombas de racimo es un tema que genera división
entrelos argumentosde seguridady los argumentoshumanitarios.Ello se dejó

CIDOBd'Afers
Revista Internacionais, 2012
n.100,p. 91-112 . Diciembre
- E-ISSN:20Ì
1133-6595
ISSN: 3-035X- www.cidob.org
106

This content downloaded from 168.176.5.118 on Fri, 07 Aug 2015 10:02:20 UTC
All use subject to JSTOR Terms and Conditions
Esther
Barbé

notaren el forode Naciones Unidas, donde se abordó el tema de la regulación


de las bombas de racimo para su incorporación, mediante un protocolo, a la
Convención sobre ciertasarmas convencionales, en vigor desde 1983. La UE
actuó como promotoradel protocolo pero sin éxito. La imposibilidad de aña-
dir dicho protocolo, debido a la resistenciade China, Rusia y Estados Unidos,
dio origen a un proceso multilateralalternativo(fueradel marco de Naciones
Unidas), conocido como Proceso de Oslo, que reunió a una serie de países
deseosos de avanzar en el proceso de prohibición de las bombas de racimo.
El Proceso de Oslo se orientódirectamentea la prohibiciónde dicho tipo de
armas, lo que hizo que la posición común de la UE en el marco de Naciones
Unidas, centrada en la regulación de las mismas, quedara superada. Los euro-
peos se dividieronen tresgrupos:los que no participaronen el proceso (Polonia
y Rumania), los que apoyaron a los líderesdel proceso (Austriae Irlanda, fun-
damentalmente) y la gran mayoría de miembros de la UE, deseosos de avan-
zar en la prohibición pero con limitaciones por consideraciones de seguridad
nacional. No existió una voz única, sino múltiplesvoces. El resultadofinal-la
Convención entróen vigoren 2010 firmadapor más de cien países- se sitúa en
ese punto de equilibrio (entremedidas humanitariasy exigenciasde seguridad)
defendido por la mayor parte de los miembros de la UE (Vlaskamp, 2010).
Es paradójico, por tanto, que en este caso en el que los miembros de la UE
no tienen una voz única obtengan un buen resultado en términoscolectivos
(todos los países de la UE han firmadoo han anunciado su voluntad de firmar
la Convención), aun sin proponérselo. Es evidente que la estructurade poder
favorable(ausencia de los países antiprohibiciónen el proceso de negociación)
ha sido determinantepara llegara un resultadoasimilable al punto de consen-
so entre los europeos. En suma, en ámbitos bien diversos (comercio, medio
ambiente,desarme) la UE se halla en el siglo xxi frentea estructurasde poder
desfavorables,por razones materialesy/o normativas,para el desarrollo de su
autorrepresentacióncomo potencia normativa.

A modo de conclusión: en busca del prestigio


perdido

La crisisque vive la UE en el último terciodel año 2012 explica que apenas


tresaños después de la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, once ministros
de Asuntos Exteriores(entre ellos el de España), capitaneados por el alemán,
hayan propuesto una Europa de cortemás federal,con una auténticapolíticaexte-

CIDOBďAfers
Revista n.lOO,p. 91-112 . Diciembre
Internacionais, 2012
- E-ISSN:20
1133-6595
ISSN: - www.cidob.org
13-035X
107

This content downloaded from 168.176.5.118 on Fri, 07 Aug 2015 10:02:20 UTC
All use subject to JSTOR Terms and Conditions
LaUEfrente
a la emergencia
de unmundo
posoccidental

riorcomún15.Los ministrosdel llamado Club de Berlínapuntana la necesidadde


hacerde la UE «un autenticoactoren la escena global»16,lo que, en términosde
diagnosis,significaque no lo es. Frentea dicha constatación,los ministrospiden
«que se intente,donde sea factible,la representaciónconjunta en organizaciones
internacionales»17. En otraspalabras,la respuestainstitucional(reforzamiento de
la voz única por la vía de la representación conjunta) vuelve a ocupar el centrode
atenciónde los dirigentes europeos.
Este artículoha intentadomostrarque el reforzamiento de la voz única euro-
pea, a través del desarrollo jurídico institucional, no se traduce necesariamente
en mayor influenciaen las institucionesinternacionales.Poner el foco en las
organizacionesinternacionales,como hacen los ministros,es buena muestrade
la importanciaque tienen las institucionesinternacionalescomo expresiónde
la identidadmultilateralista de la Unión. Sin embargo,como se ha apuntado en
estaspáginas,el reforzamiento de la voz única no es suficientepara dotara la UE
de mayorinfluencia.Es más, en ocasiones, la voz única percibidacomo bloque
monolíticotiene un impacto negativoen los tercerosestados.
Las instituciones internacionales (en un sentidoamplio) son importantes. En el
siglo XXI son el escenario de los debates internacionales del momento. En ese marco,
la UE se enfrenta a un mundo en cambio,donde estáperdiendopeso. Su pérdidade
podermaterial, frentea la emergenciade nuevaseconomías,es una evidencia.Pero,
como ha escritoGilpin (1981: 30), el prestigio«más que el poder,es el pan nuestro
de cada día en las relacionesinternacionales». El prestigiode la UE se ha asentado
en su capacidad de atracción,en su funciónde modelo para el mundo. Evocando
a Proust,la UE podría decirque «durantelargotiempohe sido un modelo para el
mundo». El lema nos sugiereel impasseen el que se encuentrael prestigiode los
europeosen el mundo.En efecto,la UE ha perdidomucho terreno:la crisisdel euro
ha puestoen evidenciaa la potenciaeconómica exitosa;el soberanismoen alza en
el sistemainternacionalrechazala lógicaposmoderna(superadorade los límitesde
la soberanía)inscritaen el modelo comunitario;y,finalmente, el objetivode trans-
formarel mundo (valores,normas)a imageny semejanzade Europa se encuentra
con una respuestacrítica:la UE calificadade imperialistasuave (sofi)(Hettne y
Söderbaum,2005).
En suma, como esteartículoargumenta,explicarla influenciade la UE en las
instituciones internacionales va más allá del análisisde su voz única (necesaria,pero

15.«Europa porunsupergobierno»,
apuesta de2012,p.4.
ElPaís,19deseptiembre
16.«Reino
UnidoySuecia,
ausencias
clamorosas», de2012,p.4
ElPaís,19deseptiembre
17.Ibidem.

Revista
CIDOBd'Afers n.100,p. 91-112 . Diciembre
Internacionais, 2012
- E-ISSN:201
1133-6595
ISSN: 3-035X- www.cidob.org
108

This content downloaded from 168.176.5.118 on Fri, 07 Aug 2015 10:02:20 UTC
All use subject to JSTOR Terms and Conditions
Esther
Barbé

no suficiente,e, incluso,contraproducente)y nos remiteal cambio de la estructura


de podery al rechazonormativoque la UE sufreen un mundo cada vez más sobe-
ranistay menos occidentalocéntrico.De estasconclusionesanalíticasse derivala
necesidadpolíticade un debate en profundidadsobreel papel que la UE aspiraa
asumiren las instituciones (y,por extensión,en el mundo),teniendo
internacionales
en cuenta el contextoexistentey los valoresen juego. Dicho debate constituyeel
primerpaso en busca del prestigioperdido.

Referencias bibliográficas

Alexandroff, Alan S. y Cooper, Andrew E (eds.). Risingstates,risinginstitutions .


Challenges forglobalgovernance. Washington:Brookings Institution,2010.
Asthon, Catherine. Remarks at the Munich Security Conference.A 12/10,
(6.2.2010).
- «EU HR Ashton
pleasedwithAdoptionof UN GeneralAssemblyResolutionon
the EUs participationin theworkof the UN» (3.5.201 1) http://www.europa-
eu-un.org/articles/en/article_10995_en.htm.
Barbé,Esther.«Multilateralismo: adaptacióna un mundo con potenciasemergen-
tes».RevistaEspañolade DerechoInternacional, vol. lxii,n.° 2 (2010), p. 21-50.
- (dir.). Cambiomundial La interacción entrela UniónEuropea
y gobernanzaglobal.
y las instituciones
internacionales
. Madrid:Tecnos,2012.
Barbe,Esther;Kienzle,Benjaminy Vlaskamp,Martijn.«One voice,fewinfluence?
The European Union in Global Institutions».Paperpresentadoen ISA Annual
Convention,San Diego (Estados Unidos), 1-4 de abrilde 2012.
Blavoukos,Spyrosy Bourantonis,Dimitris. TheEU presencein international orga-
nizations.London: Routledge,2011a.
- «Do UN Sanctions
Strenghtenthe InternationalPresenceof the EU ?». Paper
presentadoen la Eighteenth InternationalConferenceofEuropeanists, Barcelona,
20-22 de junio de 201 lb.
Cooper, Robert. Thepostmodern stateand theworldorder.London: Demos, The
ForeignPolicy Centre, 2000 (original1996).

Duchêne, François.«Europe'sRole in World Peace», en: Mayne, RichardJ. (ed.).


Europe Tomorrow: SixteenEuropeansLook Ahead. London: Fontant, 1972, p.
31-47.
Durão Barroso,José Manuel. European Union and Global Order.Conferencia
08/272, Bruselas,26 de mayode 2008.
-
LeadingbyExample:TheEU and GlobalGovernance. Conferencia09/239,Bruselas,
12 de mayode 2009.

Revista
CIDOBd'Afers n.lOO,p. 91-112 . Diciembre
Internacionais, 2012
- E-ISSN:20Ì
1133-6595
ISSN: - www.cidob.org
3-035X
109

This content downloaded from 168.176.5.118 on Fri, 07 Aug 2015 10:02:20 UTC
All use subject to JSTOR Terms and Conditions
LaUEfrente de unmundo
a la emergencia posoccidental

Elgström,Ole. «The European Union as a Leader in InternationalMultilateral


Negotiations-a ProblematicAspiration?».International vol. 21, n.° 4
Relations,
(2007), p. 445-458.
Fioramonti,Lorenzo.«Is theEU a "Better"Global Player?An AnalysisofEmerging
Powerss Perceptions», en: Renard,Thomas y Biscop,Sven (eds.). op. cit.,(2012),
p. 147-164.
Gilpin,Robert.Warand Changein WorldPolitics.New York:CambridgeUniversity
Press,1981.
Ginsberg,Roy. The European Union in InternationalPolitics: Baptism byFire.
Lanham: Rowman & Littlefield, 2001.
Gowan, Richardy Brantner, Franciska.A GlobalForceforHuman Rights? An Audit
ofEuropean Powerat UN. European Council on ForeignRelationsPolicy Paper,
2008.
- TheEU and Human Rights at theUN: 2011 Review.EuropeanCouncil on Foreign
RelationsPolicyMemo, 201 1.
Grevi,Giovanni.«The interpolar world:a new scenario».EUISS OccasionalPapers,
n.° 79 (junio de 2009).
- «Geo-economicsand globalgovernance», Ana yYoungs,Richard
en: Martiningui,
(eds.). Challenges forEuropeanForeignPolicy in 2012. What kindofgeo-economic
Europe. Madrid: FRIDE, 2011, p. 27-36.
Groom,John.«Multilateralism as a way of lifein Europe»,en: Newman, Edward;
Thakur,Rhames;Tirman,John(eds.). Multilateralism underChallenge : Power,
InternationalOrderand StructuralChange.Tokio: United Nations University
Press,2006, p. 460-480.
Hettne,Björny Söderbaum,Fredrik.«CivilianPoweror SoftImperialism? The EU
as a Global Actorand the Role of Interregionalism». EuropeanForeignAffairs
Review , vol. 10, n.° 4 (2005), p. 535-552.
Hurrell,Andrew.On GlobalOrder.Power,Valuesand theConstitution ofInternational
Society. Oxford:OxfordUniversity Press,2007.
Jorgensen, Knud Erik (ed.). TheEuropeanUnionand InternationalOrganisations.
London: Routledge,2009a.
- «The EuropeanUnion in MultilateralDiplomacy». TheHagueJournalofDiplo-
macy,n.° 4 (2009b), p. 189-209.
Kissack,Robert.«The EU in theNegotiationsofa UN GeneralAssemblyResolution
on a Moratoriumon theUse of the Death Penalty»,en: Wouters,etaL, op. cit.
(2012), p. 103-121.
LadefogedMortensen.«The WorldTradeOrganizationand theEuropeanUnion»,
en: Jorgensen, op. cit. (2009a), p. 80-101.
Lucarelli,Sonia y Fioramonti,Lorenzo (eds.). ExternalPerceptions oftheEuropean
Unionas a GlobalActor.London: Routledge,2009.

CIDOBd'Afers
Revista Internacionais, 2012
n.100,p. 91-112 . Diciembre
- E-ISSN:201
1133-6595
ISSN: 3-035X- www.cidob.org
110

This content downloaded from 168.176.5.118 on Fri, 07 Aug 2015 10:02:20 UTC
All use subject to JSTOR Terms and Conditions
Esther
Barbé

Manners, Ian. «NormativePower Europe: A Contradictionin Terms?».Journal


of CommonMarket Studies,vol. 40, n.° 2 (2002), p. 235-258.
Martin,Lisa y Simmons, Beth (eds.). InternationalInstitutions. An International
OrganizationReader. Cambridge: The MIT Press,2001.
Missiroli,Antonio (ed.). Coherence forEuropean SecurityPolicy:Debates, Cases,
Assessments.Paris: The Institute for Security Studies-Western European
Union, 2001.
Natorski,Michal. «El reconocimientosocial de la UE en los marcos multilate-
rales: una potencia sui gènerisen un mundo de estados», en: Barbé, Esther
(dir.). op.cit., 2012.
Oberthür,Sebastian. «The European Unions performancein the internatio-
nal climate change regime». European Integration . vol. 33, n.° 6 (2011), p.
667-682.
Prins,Daniel. «EngineeringProgress:A Diplomat s Perspectiveon Multilateral
Disarmament». Thinkingoutsidethe box in multilateraldisarmamentand
armscontrol.New York,United Nations Publications, 2006.
Renard, Thomas. «Coping with the Copenhagen syndrome».E-Sharp (10 de
marzo de 2010), cit. por Fioramonti,Lorenzo. «Is the EU a "better"global
player?An analysisof emergingpowers' perceptions»,en: Renard,Thomas;
Biscop, Sven (eds.). The European Union and EmergingPowersin the21st
Century.How Europe can shapea newglobal order.Farnham:Ashgate,2012,
p. 147-164.
Smillie, Ian. Blood on theStone: Greed' Corruptionand War in the Global Dia-
mond Trade.London: Anthem Press,2010.
Smith, Karen E. «Speaking with One Voice? European Union Co-ordination
on Human Right Issues at the United Nations». Journalof CommonMarket
Studies, vol. 44, n.° 1 (2006), p. 113-137.
- «The
European Union at the Human Rights Council: speaking with one
voice but having littleinfluence».JournalofEuropean Public Policy; vol. 17,
n.° 2 (2010), p. 224-241.
Tammen, Ronald L. et al. Power Transition.Strategiesfor the 21st century.
London: Chatham House, 2000.
Thomas, Daniel. «Still Punching below Its Weight?Coherence and Effective-
ness in European Union ForeignPolicy».JournalofCommonMarketStudies,
vol. 5, n.° 3 (2012), p. 457-474.
Torreblanca,JoséIgnacio. La fragmentación delpoder europeo.Barcelona: Icaria,
2011.
Vlaskamp, Martijn. «The Role of the European Union in the Processesto Ban
Cluster Munitions». WorkingPapers Observatoride Política ExteriorEuropea
(IUEE ), n.° 84 (octubre de 2010).

Revista
CIDOBd'Afers n.lOO,p. 91-112 . Diciembre
Internacionais, 2012
- E-ISSN:201
1133-6595
ISSN: - www.cidob.org
3-035X
111

This content downloaded from 168.176.5.118 on Fri, 07 Aug 2015 10:02:20 UTC
All use subject to JSTOR Terms and Conditions
a la emergencia
LaUEfrente de unmundo
posoccidental

Wouters,Jan et al. The European Union and multilateralgovernance.Assessing


EU Participationin UnitedNations Human Rightsand EnvironmentalFora.
London: Palgrave,2012.
Youngs,Richard. Europes declineand fall. The struggle againstglobal irrelevance
,
London: ProfileBooks, 2010.
Zürn,Michaely Stephen,Matthew.«The viewofold and new powerson legitimacy
of international Politics
institutions». , vol. 30, n.° SI (2010), p. 91-101.

Revista
CIDOBd'Afers n.100,p. 91-112 . Diciembre
Internacionais, 2012
- E-ISSN:201
1133-6595
ISSN: 3-035X- www.cidob.org
112

This content downloaded from 168.176.5.118 on Fri, 07 Aug 2015 10:02:20 UTC
All use subject to JSTOR Terms and Conditions