You are on page 1of 20

PROFECÍA DEL HERMANO CARLOS

JÍMENEZ ( ENERO 1984)(VERSION


TRANSCRITA DEL AUDIO
ORIGINAL)

Yo siento mucho temor de lo que voy a decir


esta noche y quiero absoluto silencio. No quiero
ni amenes, ni aleluyas. Yo quiero que ustedes
me escuchen. Yo siento una carga inmensa por
este país, he estado orando a Dios por esta
República de Venezuela. En lo natural, y quizás
buscando el factor económico, debería estar en
otro lado o proyectando campañas en los EEUU
donde Dios ha comenzado a darme un
ministerio precioso y glorioso en aquel país.
Hacen dos años, dije: me voy de Venezuela. Y
abandoné este país de cruzadas y Dios me llevó
a Centroamérica, donde vi su gloria. Vi el
estadio de San Salvador completamente lleno
por dos ocasiones, con mas de 60 mil personas
en los últimos días, vi el estadio de Santa Ana
inmensamente lleno y en el estadio de San
Miguel, una ciudad de más de 100 mil personas,
el último día de la cruzada había mas de 35 mil
personas que tuvimos que salirnos al frente del
estadio porque la multitud no cabía dentro del
estadio. Realmente yo no tenía pensado volver
por mucho tiempo a Venezuela. Pero meses
antes que el país entrara en crisis Dios me dijo
que tenía que regresar, después de casi dos
años largos de haber dejado de ministrar en
este país volví, y volví con un mensaje que se
avecinaba una crisis. En aquel momento cuando
yo anunciaba la crisis, por aquí esta mi
hermano Fuenmayor que el es testigo, aun
hasta pastores dijeron que yo estaba loco que
no había crisis para Venezuela que había mucho
petróleo para que Venezuela entrara en crisis.
Varón el Señor me lo dijo y yo cumplo con
decirle lo que me dijo el Señor y si yo no soy
profeta de Jehová eso no se habrá de cumplir y
a los pocos meses reventó la crisis en la cual
estamos sumidos ahora. Hace como tres o
cuatro meses el Señor me dijo estas palabras:
El narcotráfico está siendo cambiado de
Colombia hacia Venezuela, como hay necesidad
de dinero en este país y como este país ha
gozado de un estatus económico envidiable y el
pueblo esta acostumbrado a buenas cosas y
como ya la nación colombiana esta
desprestigiada precisamente por el narcotráfico
ahora van a usar como base a Venezuela. Y así
lo dije en varias iglesias y en varias campañas
al aire libre donde ministré, saben una cosa
para mi no fue una sorpresa cuando la semana
pasada el director de la PTJ confirmaba las
palabras que yo había dado en las profecías que
me dio el Señor. Ayer le estaba preguntando
por qué me tienes en Venezuela, porque para
mi el venir a Venezuela ha significado un caos
económico muy grande, por qué me tienes en
Venezuela quisiera ministrar en otros países. En
el año de 1984 solamente Dios me ha permitido
óigame bien solamente Dios me ha permitido
llevar dos meses de campañas fuera de
Venezuela y es en la República de Colombia en
el mes de mayo y en el mes de octubre, todo el
año restante lo estamos llenando en este país,
yo no quería comprender el plan del Señor.

Ayer estuve muy inquieto y le dije Señor qué es


lo que tu quieres conmigo en Venezuela y
anoche a las 3 am Dios contestó y me dio la
respuesta y es ésta, yo no sueño mucho pero
cada vez que yo he soñado Dios ha confirmado
mis sueños. La Biblia dice que en los postreros
tiempos se soñaran sueños de parte de Dios y
yo llegué a Maiquetía y sellé mi pasaporte y
venía muy contento porque tenía una serie de
cruzadas que realizar en este país y en el día
que llegué a Venezuela estalló una tremenda
revuelta en todo el país, comenzaron combates
violentos en todas las ciudades importantes y
miles de muertos, yo corría por toda Caracas y
veía miles de muertos veía el río Guaire lleno de
muertos, el rio Guiare lo veía tinto en sangre y
comencé a ver muertos en las azoteas,
disparos, las casuchas de las montañas
destruyéndose por el fuego de morteros y de
coleterías, y saben en el sueño el Espíritu me
ordenó que me fuera de Venezuela cuando
estaba en aquel combate violento, pero con el
tiempo sigue el sueño así. Con el tiempo yo
volví a Venezuela se había acabado la guerra y
cuando entré al aeropuerto no me acuerdo
todavía pero venía otro evangelista conmigo, y
cuando entramos por Maiquetía al evangelista
que iba delante de mi le abrieron su equipaje y
vieron una Biblia y entonces el guardia que
estaba allí le dijo usted no sabe que esto esta
prohibido en Venezuela! Por lo tanto queda
usted arrestado y yo me quede estupefacto
porque el siguiente equipaje que seguía era el
mío y el comenzó a predicarles y me hizo señas
con los ojos que me quedara callado y mientras
estaban discutiendo los demás guardias me
dijeron usted señor pase rápido y a mi no me
revisaron el equipaje y yo entré a este país y
cuando entré en la ciudad comencé a ver una
cantidad de soldados en las calles acostados en
las esquinas el color de sus uniformes era verde
y en su frente, en la gorra tenían una estrella
roja y yo comencé a inquirir con las iglesias y
comencé a preguntar por los cristianos y fui a
algunos templos que yo conozco muy bien y
sentía ganas de llorar porque vi a un templo
que le habían prendido fuego, vi otros templos
que los tenían cerrados y otros templos muy
conocidos por mi los vi convertidos en cuarteles
y yo comencé a llorar y a decir dónde esta la
iglesia, dónde esta la iglesia y me encontré con
una persona y le pregunte mire dónde están los
cristianos y aquella persona me dijo señor
cállese porque lo van a meter preso aquí no se
puede hablar de eso, los cristianos están en la
cárcel. Y así fui a una cárcel. Recuerdo que era
una cárcel de murallas altas y en el patio había
muchas (no se entiende la palabra) …..
(empieza lo mas escalofriante)
y cuando yo entré a aquella cárcel me dieron
ganas de llorar porque vi siervos del Señor que
los conozco muy bien, no voy a decir sus
nombres porque no creo prudente decir sus
nombres, los vi en la cárcel, los vi tras las rejas,
y vi una cantidad de hermanos metidos todos
en la cárcel hacinados porque no cabían en los
cuartos y cuando ellos me vieron varios
comenzaron a hacerme así que me quedará
callado y vi la angustia del pueblo de Dios
encarcelado vi la angustia del pueblo de Dios y
de repente de allá de mi alma, cuando yo vi al
pueblo y lo vi entristecido lo único que pude
hacer fue decir estas palabras ¡Cristo vive! y de
repente de la cárcel se escuchó un estruendoso
amén y hubo un amén poderoso que sacudió los
cimientos de la cárcel y cuando eso sucedió los
guardias comenzaron a preguntar quién fue el
que gritó Cristo vive, de pronto viene un
guardia y me dice tu fuiste el que dijiste Cristo
vive si yo lo dije y entonces el hombre comenzó
a llorar y me dice yo también soy cristiano
vamos a gritar los dos aunque nos pongan
presos. Y comenzamos a gritar ¡Cristo vive! y el
pueblo respondía ¡amén! Díganme amén
cuando yo diga Cristo vive así se oía, y de
repente la guardia vino a arrestarnos y en ese
momento hoy a las 3 de la mañana escribe el
día estamos a 5 de enero de 1984 yo me
desperté, estaba con ganas de llorar, mis
manos estaban temblorosas, yo no quería
hablar esto esta noche, yo no quería decirlo
había algo en mi. Yo todo el día he pasado con
un malestar terrible, yo no se lo que me sucedía
hoy, yo he pasado con un nerviosismo encima
de mi, yo no quería hablar esto en esta noche,
pero óigame desde la 3am hasta las 6am yo he
pasado de rodillas intercediendo por esta
república pidiéndole al Señor que si va a
suceder que por lo menos nos prepare si va a
suceder que nos llene del Espíritu Santo, que
nos de valor para no negar su nombre y que
aunque haya prisiones y aunque haya muerte y
aunque haya dificultades que no importa lo que
haya de suceder, nosotros estaremos listos a
ser encarcelados a ser llevados a las
mazmorras, aun predicar en la clandestinidad,
aun a entregar nuestras vidas, pero que el sea
glorificado.

Yo consulté esto con algunas personas antes de


hablar y las personas sintieron del Espíritu
Santo que yo debía decir esto, se avecinan
tiempos difíciles para este país, ustedes están
esperanzados en gobiernos y en políticos y yo
no soy quien para hablarles de política y no
estoy hablándoles de políticas y ustedes están
esperanzados que vendrán mejores tiempos
mejores, pero escúchenme los días serán malos
viene tiempos difíciles para este país, viene
persecución para la iglesia del Señor Jesucristo,
pero así como viene persecución viene la
depuración porque el que esta medio
sancochado se ira del coroto y solamente
permanecerán en el coroto aquellos que han
conocido al Señor Jesucristo. Aquellos que
tienen la esperanza de Israel en su corazón.
Aquellos que sienten la pasión por las almas.
Por eso hermanos jóvenes en este congreso yo
quiero decirle que es tiempo de buscar a Dios,
es tiempo de evangelizar, a mis hermanos
ministros quiero decirles que es tiempo de
unirnos más quizás no ver tanto a la
denominación a la que pertenecemos sino saber
que somos del pueblo del Señor porque si no
nos unimos aquí ahora en momentos de
bonanza en la cárcel si tendremos que unirnos
para alabar y glorificar el nombre del Señor. Es
tiempo de dejar las rencillas pueblo de Dios, es
tiempo de dejar de pensar que somos unos
mejores que otros, es tiempo de dejar de
pensar que somos el pueblo mejor que el Señor
tiene. Yo creo que Dios nos esta llamando a
pagar nuestra cuota de sufrimiento y ese
testimonio del pueblo de Dios en la cárcel para
mi me habla que aun hasta los guardias esos
que custodian a los cristianos al sentir la gloria
del Señor van a recibir inspiración para aun en
la clandestinidad confesar a Cristo Jesús que el
vive que El no es un Dios de muertos que
Jehová reina.
Sexta Parte
Si usted no quiere creer lo que le estoy diciendo, si
usted quiere creer vamos a consagrarnos al Señor,
vamos a buscar su rostro vamos a dejar que Espíritu
del Señor los sature, vamos a permitir que el Espíritu
de Dios gima por nosotros y vamos a clamar por este
país que necesita de Dios. Somos la esperanza de
Dios para este pueblo. Somos los oídos de Dios,
oigamos la palabra de Dios. Yo no puedo decirles el
tiempo porque no me fue revelado el tiempo, pero va a
suceder y será triste ese día. Algunos negaran el
nombre del Señor. Vamos a llenarnos del Señor
porque entonces no le tendremos miedo a la muerte,
vamos a llenarnos del Señor porque aunque nos toque
sufrir, la bendición del Señor estará sobre nosotros.
Esta noche yo les exhorto a que en cada hogar se
haga un altar para glorificar al Señor, que cada hogar
se convierta en un altar donde arda el fuego del
Espíritu Santo y óigame esto yo lo digo hoy 5 de enero
de 1984 si esto no se cumple yo no soy profeta de
Jehová porque esto no lo va a retraer el Señor y esto
viene de parte de Dios. Lo vamos a aceptar con
valentía y nos vamos a parar sobre nuestros pies y
aunque se nos acabe la comida, y aunque se nos
elimine, se nos persiga y tengamos que vivir en
túneles nosotros testificaremos de Jesucristo,
hablaremos del Señor y nos mantendremos en pie.
Solamente para terminar porque no quiero decir más
nada. Quiero leerles unos versículos nada más que
Dios me dio para leerles. Los que están aquí saben
que yo no acostumbro estas cosas creo que es
primera vez en mi ministerio que yo hago esto. Yo no
acostumbro. Yo no quiero impresionarlos. Yo quiero
que el Espíritu de Dios los impresione. El próximo
miércoles yo me voy a Paraguay pero créanme que
todos los días de mi vida y voy a estar orando por
ustedes. En el Apocalipsis el capitulo 21 dice así:
Y vi un cielo nuevo y una tierra nueva……(leer de la
Biblia).

Los cobardes e incrédulos los fornicarios y


hechiceros tendrán su parte ….que es la muerte
segunda y quiero leerle…la ciudad no tiene
necesidad de sol ni de luna….

Póngase de pie vamos a adorar a Dios y vamos


a interceder por este país, levante sus manos y
levante su voz, glorifique a Dios, gimamos por
este país, este es tu país, si eres extranjero y
vives aquí este es tu país, aleluya, aleluya!.
Alábalo, alábalo, mezcla tu oración con lloro,
intercede en esta noche, se está cerrando el
tiempo, aleluya!, mueve a tu pueblo Señor en
esta noche!

No hay duda que Dios nos bendijo, y no hay


duda que lo que hablamos vino de parte de
Dios, yo creo que esta noche tenemos otra
parte del cielo. Después de terminar el hermano
Omar Díaz evangelista nacido en esta bella
república llegó y me dijo varón mi esposa tuvo
un sueño similar, su esposa vio la guerra vio la
persecución y también una cosa que me llamó
poderosamente la atención que su hija en ese
momento que tuvo ese sueño y vio la
persecución de lo que Dios me mostró en esa
noche su hija tiene 9 años de edad y su hija
tiene hoy 4 años de edad. Hoy en el periódico El
Nacional apareció una noticia que quiero leerla
viernes 6 de enero de 1984 en la sección D un
líder político dice ruego a Dios por el éxito de
(nombre) y nombra al próximo presidente. Una
de las cosas que el líder dice es si el próximo
presidente no rescata a la nación podría
producirse un colapso de la democracia.
También dice la habilidad de la izquierda es la
única alternativa de poder. Una de las cosas
que yo he pensado es que si no se hace un
buen gobierno no habrá excusa porque tienen a
su favor todas las cámaras y estoy seguro que
van a tener en su favor todos los consejos del
país, yo he tomado esto no para hablar porque
yo no estoy en contra ni de uno ni de otro. Pero
he tomado esto para corroborar lo que el Señor
me dijo anoche. Y cotejando lo que dijera
nuestro hermano Omar Díaz esto podría
producirse en cinco años o tal vez más. Que hay
que hacer ante esta disyuntiva que se presenta.
No hay duda que Dios nos quiere alertar, hará
algo Jehová sin que lo declare a los profetas.
Hará algo el Señor sin que lo advierta a su
pueblo. Yo hablaba con un pastor y me contaba
tu viste mi iglesia en ese sueño y qué era mi
iglesia, un cuartel yo quiero decirte que hace 20
años una hermana vio mi iglesia convertida en
un cuartel. Ahora cual es el mensaje para esta
noche: abramos nuestras Biblias en 2 Crónicas
7:14 y así dice la Palabra Si se humillare mi
pueblo sobre el cual mi nombre es invocado y
oraren y buscaren mi rostro y se convirtieren de
sus malos caminos entonces yo oiré desde los
cielos y perdonaré sus pecados y sanaré su
tierra.
Cuántos quieren sanidad sobre Venezuela, cuántos
quieren que el poder del Espíritu Santo se derrame
sobre este pueblo, cuántos quieren mis estimados
hermanos que el pueblo del Señor se levante a
proclamar a Jesucristo como la única solución, óigame
bien aunque se están presentando muchas
alternativas en este país, para mi como profeta de
Dios yo creo que la única alternativa somos nosotros
los que creemos en Jesucristo. Esta noche el Espíritu
Santo nos hace un llamamiento para humillarnos, y
qué significa humillarnos significa primeramente dejar
los odios y rencores que puedan existir, sanar nuestra
alma, andar en integridad delante del rostro de Jehová
de los ejércitos, aleluya reconocer a nuestros
hermanos como deben ser reconocidos y humillarnos
delante del Señor para que el poder del Espíritu nos
unja y no solamente nos unja a nosotros sino que en
nuestra humillación la gloria del Señor va a correr por
nuestro país del oriente al occidente y del norte al sur
y hasta el último rincón de este querido país. Que la
palabra de Dios penetre porque es palabra de un
pueblo que se humilla y busca el rostro del Señor
aleluya!. Si se humillare mi pueblo y buscare mi rostro,
creo que hay que volvernos al ayuno, tenemos que
volvernos a la oración, tenemos que volvernos a las
vigilias, a la evangelización agresiva de las calles, de
los buses, del metro, tenemos que pedir el poder de lo
alto para ser como el bautista que alumbraba por fuera
y ardía por dentro.
Hay que buscar el rostro del Señor para que
podamos decir como el apóstol Pedro “lo que
tengo te doy”, pero si ahora lo que tenemos es
altivez y si ahora lo que tenemos es querellas
entre nosotros y si ahora no nos podemos
reunir en una reunión magna porque
pertenecemos a diferentes denominaciones si
ahora mis estimados hermanos no podemos
mirar a otro que es también lavado por la
sangre de Jesucristo porque no pertenece a mi
denominación, no hay duda que Dios va a
permitir que la prueba venga para que en la
prueba nos podamos hermanar pero si
queremos evitar la prueba desde ya tenemos
que hermanarnos tenemos que comer de la
misma mesa tenemos que beber del mismo
bautismo tenemos que ser ungidos por el
Espíritu Santo y el espíritu de humildad tiene
que reposar sobre nosotros aleluya!. Las
barreras denominacionales nos están matando
porque no eres de mi denominación tu no
puedes ser de los míos ni puedes compartir
conmigo. Si alguien piensa que yo no soy de las
asambleas de Dios aquí esta mi credencial al día
1983 yo soy de las asambleas de Dios y estoy
hablando desde las asambleas de Dios pero no
estoy buscando solamente a las Asambleas de
Dios estoy invitando a todo el pueblo evangélico
de Venezuela hacia la unidad del Espíritu a que
tengamos un mismo Señor, una misma fe, un
mismo bautismo y para eso tenemos que
humillarnos, y tenemos que quitarnos nuestros
prejuicios y tenemos que quitarnos las barreras
y destruir ese celo que nos esta matando y
reconocernos los unos a los otros como pueblo
del Señor.
Que el bautista pueda ver al pentecostal como
su hermano, y que el pentecostal pueda
tenderle una mano al bautista, una mano franca
y decirle aunque no tienes lo que yo tengo tu
eres mi hermano, aleluya! que el presbiteriano
no mire con orgullo al pentecostal y que el
pentecostal no mire con orgullo al presbiteriano,
que los libres puedan sentir que les amamos
porque a veces nosotros los pentecostales
aunque decimos que nos desprecian somos los
que hemos puesto esa barrera con eso del
Espíritu Santo. Gracias a Dios que nos ha sido
dado al Espíritu Santo pero eso no debe ser
motivo de enorgullecerse, eso debe ser motivo
de hacernos más humildes y mirar aquellos
hermanos que no tienen al Espíritu Santo con
amor y con pasión. Si se humillare mi pueblo,
tenemos que humillarnos, quizás Dios ha
enviado esta crisis para que haya poca comida,
menos hallacas, menos arepa y dediquemos
tiempo al ayuno y la oración. Yo quiero
parecerme a Jeremías en esta noche ante
ustedes, yo quiero parecerme a Jeremías
cuando dijo paraos en los caminos yo me
imagino la figura famélica del profeta, quizás
con sus ojos febriles cuando se paró allí y le dijo
paraos en los caminos y preguntad cual era la
antigua senda y entonces andad por ella. Aquí
esta la senda antigua no la modernicemos la
senda antigua el mensaje antiguo de ayuno, de
oración, de vigilia, de mucha oración, de
búsqueda intensa, de intercesión, de estar en la
presencia del Señor, ese es el camino que Dios
quiere para su pueblo por eso pueblo de Dios en
este momento histórico, en este momento
cuando Dios nos llama a reconciliación, en este
momento cuando el poder de Dios esta sobre
esta nación, en este instante cuando Dios nos
quiere hablar detengámonos un poco,
detengamos nuestros programas si es preciso
cerremos tantos programas en la iglesia y
tengamos días enteros de oración, abramos los
templos desde por la mañana para que el
pueblo vaya a orar a buscar el rostro del
Señor….(habla en lenguas), aleluya, aleluya,
aleluya, aleluya!...el mensaje (habla en lenguas
otra vez), aleluya.
He aquí dice el Señor yo estoy para hacer algo
que vosotros, no entendéis, estoy buscando
hombres y mujeres que se alisten en mi
ejército, hombres de manos limpias y corazón
limpio, hombres y mujeres de visión, llenos de
poder. Quiero depositar mi gloria, aquella gloria
que deposité en los profetas, quiero hacerlo en
este tiempo, vienen días difíciles, peligrosos
pero aunque mi iglesia fuera perseguida las
puertas del infierno no prevalecerá sobre mi
iglesia y saldrá victoriosa de la prueba pero
ahora hijos míos es un llamado de urgencia
preparaos, reuníos en el altar de Jehová,
restaurad el altar de Jehová porque esta
destruido restaurarlo con intercesión,
restaurarlo con ayuno, restaurarlo en nuestros
corazones y cuando arda ese altar, el altar
sobre Venezuela también arderá con el poder
del Espíritu del Señor, yo te llamo hoy dice
Jehová el Señor, aleluya, aleluya, aleluya,
aleluya!. El llamamiento en esta noche no es al
pueblo de Venezuela, no! Dios no esta llamando
a toda la nación de Venezuela como tampoco
llamo a Israel, la Biblia dice si se humillare mi,
mi, mi pueblo, el pueblo mío, si se humillare el
pueblo que invoca a mi nombre. No le hecho la
culpa a los políticos ni le hecho la culpa a los
pecadores si eso se derrumba será culpa suya y
mía porque no nos hemos humillado delante de
la presencia del Señor, esta noche el
llamamiento es para usted que es lavado con la
sangre de Jesucristo es para usted que tiene la
facilidad de invocar el nombre del Señor, esta
noche el llamamiento es para ti que tienes las
puertas de los cielos abiertas a tu clamor y que
debes levantar un clamor unánime desde esta
noche y que cada iglesia y que cada hogar se
convierta en un altar donde estamos
intercediendo antes de que venga y se
desbarajuste esta nación porque si esto cae
será culpa suya y mía (habla en lenguas).
Cuando fui a la nación del Salvador por primera
vez, sabe lo que había allí, encontré a una
iglesia miedosa que no quería salir de sus
paredes, se estaban alistando para recibir a las
fuerzas ateas para que dominara el país y el
ánimo que había en este país era este que muy
pronto este país caerá bajo las fuerzas de la
izquierda y Dios me dio mensajes muy similares
a estos y yo recuerdo que la iglesia en el
Salvador aceptó el reto de Dios..
La iglesia del Salvador vive de rodillas, en las
esquinas, en los estadios, proclamando a
Jesucristo, alaba en los templos, predica en los
cuarteles, a entregado mártires porque son
muchos pastores que han sido asesinados por
su fe y muchos cristianos que han sido
asesinados por predicar a Jesucristo.
Yo tengo en mi memoria a dos jóvenes que
tenían una de las partes mas difíciles de la
ciudad del Salvador y llegaron una noche los
barrieron y los mataron y dejaron sus cuerpos
tirados y daba tristeza de ver la cantidad de
tratados regados y tirados a su alrededor, pero
al día siguiente no habían dos jóvenes
predicando en ese lugar, había 20 nuevos
jóvenes predicando la palabra de Dios. Si Dios
nos llama a entregar nuestras vidas por
predicar el evangelio y por ser fiel a su Palabra,
vamos a hacer fiel porque el que perdiere la
vida por causa del Señor este la hallará y
tendrá vida eterna.

Algo hay aquí en el ambiente, si mi pueblo se


me humillare y orare y buscare mi rostro yo
oiré desde los cielos dice el Señor allí esta la
promesa, acaso Nínive quería ser destruida,
Dios oyó el clamor de un pueblo impío que se
arrepintió y si oyó el clamor de un pueblo impío
cuánto no mas no va a escuchar el clamor de
un pueblo de aquellos que fueron lavados y
regenerados por la sangre del Cordero que nos
quita el pecado del mundo. Es un llamamiento
de urgencia es un llamamiento para todas las
edades, es un llamamiento para que dejemos
de estar jugando a la iglesia, porque estamos
jugando mucho a la iglesia, para considerarnos
mas del Señor para dejar de vivir una vida
disipada, es un llamamiento para ser cristianos
verticales, integro con Dios, dispuestos a darle
el tiempo al Señor y darle lo que nuestra vida
corresponda al Señor entonces Jehová nos
bendecirá y en nuestra bendición será bendita
Venezuela, cuántos lo creen pero quiero
terminar con esto. Ojalá que esto no entre y se
quede en saco roto, ojalá que no nos entre por
aquí y nos salga por aquí. Yo he venido orando
desde ayer y hoy: Señor dales temor a tu
pueblo y no nos dejes descansar, trae espíritu
de compunción a tu pueblo, de que andemos
compungidos Señor pon esa carga que tu has
puesto en mí ponla en tus ministros, en los
diáconos, en los creyentes de la iglesia. Dios
nos llama en esta noche, presbíteros hay que
alertar a los pastores, ministros hay que alertar
a la iglesia, creyentes hay que alertar al
creyente frío que vive, anhelo hermanos que
pudiéramos tener control para que desde este
día o la próxima semana en todas las iglesias de
Venezuela tengamos cultos de oración, donde el
pueblo se humille de verdad porque Dios quiere
sanar y perdonar nuestro pueblo pero depende
de nosotros, esta noche Dios te llama a ponerte
en la brecha como Dios llamo a Ezequiel, te
pondrás tu? Yo si voy a ponerme delante del
Señor. Pónganse de pie vamos a adorar al
Señor, adore a Dios, el vive, el vive, no se
muevan que toda vía falta mucho en este culto,
aleluya, aleluya!...clama pueblo de
Dios!...clama pueblo de Dios.
Aleluya!....