You are on page 1of 1

FUERO DE LOS MOZÁRABES DE TOLEDO

En el nombre de Cristo. Yo Alfonso por la gracia de Dios rey del


imperio toledano y soberano victorioso, junto con mi esposa la reina
Isabel, a todos los mozárabes de Toledo, tanto caballeros como peones, les
deseo la paz en Cristo y la eterna salvación.

[…] Una vez cumplida y satisfecha mi orden y en atención a los


ruegos y súplicas de los citados investigadores (pesquisidores), extiendo
esta carta de confirmación a favor de los mozárabes de Toledo, caballeros
y peones, para que posean con total garantía y a perpetuidad cuantas
propiedades, herencias, viñas y tierras tienen hoy en su derecho y para
que no pierdan nada de cuanto hoy poseen […].

Y les concedo el derecho de que quien fuera entre ellos peón y


quisiere tomar parte en la milicia y tuviere posibles para ello, que milite; y
tenga en el nombre de Dios el derecho y libertad de vender, dar, poseer o
hacer de su posesión lo que quisiera. Y si entre ellos surgiere algún pleito,
resuélvase según las sentencias del Libro de los Jueces establecido ya de
antiguo. Y cuantos tengan que satisfacer multas por muerte o hurto,
paguen solo la quinta parte como se establece en la carta de los
castellanos […]. Y en relación con toda pena pecuniaria les ordeno
observar las costumbres que tienen los castellanos residentes en Toledo
[…]. Hago esto por el remedio de mi alma y la de mis padres y para que a
todos vosotros, a quienes siempre amé y quise en esta ciudad o a quienes
traje para su repoblación, os tenga siempre felices y agradecidos.

Por tanto, os absuelvo de la humillación del antiguo sometimiento y


os devuelvo a la prístina libertad para que de hoy en adelante ni vosotros
ni vuestros hijos o herederos os apartéis de la regla prescrita y para que
permanezcáis en este fuero permanentemente y por todos los siglos amén
[…].

Esta carta fue redactada en la era 1139 [1101], el día 14 de abril […].
Yo Alfonso emperador por la gracia de Dios de toda Hispania confirmo lo
que hice […].