You are on page 1of 4

1.

Los medios de comunicación actuales, responden a intereses o ideologías que


tengan tanto los dueños de los medios, como quienes realizan periodismo
“independiente”. Aquí la cuestión, es que el periodismo independiente no existe
como tal. Se puede hacer periodismo independiente de los conglomerados de
medios de comunicación, ahora con las redes sociales es mas fácil hacerlo, pero,
independiente de ideologías políticas, religiosas, económicas o sociales, no.
Quien se diga independiente de la manipulación política es un farsante, puesto que, en la
democracia no existen puntos medios, estás a favor de una ideología o estás en contra, y
cada una tiene un representante al cual, los periodistas apoyan o atacan. Pero,
actualmente, esos actores políticos, terminan por obligar a los medios de comunicación y
a los periodistas, a difundir la información que a ellos más les convenga, pueden hacer
ver a un presidente como un dictador o una eminencia política, así como a un candidato
como un peligro para un país.
Para ser realmente independiente, se tienen que hacer periodismo de temas que no
afecten a la sociedad, pero, si se puede ser parcialmente independiente, ¿Cómo?, tan
fácil y sencillo como no seguir la “Agenda Setting”, que es un tipo de manipulación de la
información, en la cual, no se puede manipular lo que la gente piensa, pero si la opinión
pública.
Esto, tiende a ser muy común en el mundo, ya que cuando algún periodista o medio
descubre un tema polémico o escandaloso para algún gobierno, el mismo manda “línea
editorial” para que se saque otro tema o se invente algún acontecimiento que desvíe la
atención del tema polémico.
2. Los medios de comunicación, acaban por determinar el comportamiento social y la
imagen que dan a otras sociedades, además, que determinan el tipo de
democracia que se maneja en dicho conglomerado de personas. Por un lado, la
democracia real, en la cual, los ciudadanos participan activamente en temas
políticos que competen al país y el gobierno los deja participar con total libertad y
donde también los medios de comunicación son libres de cualquier presión
gubernamental. Y, por otro lado, la democracia que se ha manejado desde el siglo
pasado, en la cual, no se le permite a las personas participar en el gobierno y las
decisiones que los ciudadanos tomen, sean siempre las que el gobierno quiere,
aprueba y ve bien, aunado a esto, tener bajo el total control de los medios de
comunicación para que transmitan solo lo que el gobierno quiere que la ciudadanía
vea.
Un ejemplo de esto, es el como Inglaterra entró a la primera guerra mundial aun siendo un
país demasiado pacifista, el gobierno comenzó a inventar “acciones” atroces realizadas
por el gobierno alemán, esto, infundió miedo en la población que comenzó a apoyar a
Inglaterra para que entrara a la guerra y comenzara a atacar.
También, existe la democracia del espectador, la cual consiste en que la sociedad está
dividida en 2 grupos, los “intelectuales” que participan en las decisiones del gobierno y
son estos quienes tienen el acceso a controlar la opinión pública y los “borregos” que
absorben sin discernir ni comprobar la información que el primer grupo mencionado
transmite.
3. Este documento mediante la explicación del caso del hundimiento del petrolero
Prestige, muestra la manipulación mediática que los gobiernos ejercen sobre la
información que se presenta al pueblo, sobre un hecho que genera un gran
impacto social, económico y ecológico.
Muestra como los gobernantes contratan “expertos” para realizar declaraciones a la
prensa sobre sus “investigaciones en base a su experiencia” de catástrofes o hechos
relevantes, aunado a que, explica que cuando se realizan informes de algún suceso
trascendental, realmente se redactan dos, uno que es el oficial que se entrega a las
autoridades y pasa por el escrutinio interno, y un segundo informe, sin detalles (o a
veces con ellos) completamente manipulado por el área de comunicación
gubernamental, por los periodistas del gobierno o incluso por los mismos líderes, esto
con el fin de aminorar las críticas y hacer creer a la gente que en realidad hacen algo
para solucionarlo.
Implícitamente muestra, como las “fuentes oficiales” mienten de manera descarada y
tratan a la prensa como “perros hambrientos” en busca de información y cuando lanzan
un informe manipulado, lo ven como “lanzarle un hueso a un perro”, esto porque los
periodistas terminan por publicar cualquier información que proceda de ellos, como son
los voceros de gobierno o de las instituciones, pero, cuando algunos involucrados
terminan por revelar a revistas especializadas, la realidad de las cosas, se descubre el
hilo negro de la ocultación y del manejo de la información “ a modo” para que el gobierno
termine por quedar bien.

4. Los medios de comunicación, muestran de manera implícita, diversas técnicas de


manipulación que muchas veces son líneas editoriales enviadas por los
portavoces de los gobiernos a los medios para que estos difundan la información
“aprobada”. Esto se hace de manera directa o indirecta, es decir, directamente se
dicta desde las altas esferas gubernamentales, lo que se tiene o debe de decir,
mientras que de manera indirecta, los medios difunden la información ya cuando el
gobierno dio su postura sobre algún asunto de trascendencia, esto ultimo, pasa
por varios procesos para que los voceros puedan dar la postura del gobierno y que
los medios la repliquen pero al final de cuentas, todos los procesos por los que
pasa la información recaen en la manipulación de la información, de los hechos y
detalles que se ofrecen.

De igual forma, el articulo menciona que solamente con el pensamiento critico, la


situación de la manipulación de la información puede aminorarse, porque al desarrollarlo,
ya no es fácil creer en la información por mas “oficial” que sea la fuente y siempre se
cuestionarán los detalles que presenten, ya que, sin el, se da por verídico, todo lo que los
medios oficiales dicten, creyendo ciegamente en su versión y refutando a todo aquel que
lo contradiga aun si este ultimo, fue participe de la situación y presenta su versión.
5. La comunicación siempre está relacionada con el poder, debido a que quienes
tienen el poder, transmiten sus ideas y mientras exista un receptor de las mismas,
hay comunicación.
Ahora bien, los medios siempre serán manipulados pero lo importante es saber por quien
y para que fin lo hacen, debido a que estos, funcionan en base a intereses y mientras que
esto les reditue en ganancias, se dejaran manipular.
La industria de la comunicación tiene como fin el entretenimiento y con esto, se logra
desorganizar y desmoralizar a quienes los ven, siguen y creen en ellos que terminan
sometiéndose a lo que ellos publiquen y digan sin importar lo perjudicial que pueda ser lo
que informen. Esto también, termina por consolidarse de manera solidaria con la clase
dominante y sus interés. Por eso mismo, el contenido que presentan se basa solo en el
éxito personal, alienta el individualismo y aislamiento y por lo tanto, se genera una
fragmentación social gracias a la individualización del pensamiento y a la sanatizacion de
que el pensamiento y actuar colectivo es beneficio para la sociedad, de hecho muestran
que lo colectivo no va a ninguna parte.
Esto claro está, beneficia a las clases políticas, debido a que la frase de lucha “el pueblo
unido jamás será vencido” es completamente real y la unión de la sociedad, terminaría por
interferir con los intereses de los poderosos y por lo mismo, el mismo gobierno, no
incentiva que la programación o contenidos tengan calidad social y moral y que
promuevan la unidad del pueblo y tampoco castiga a quienes rompen reglas morales
frente a cámaras.

6. Este documento presenta el caso de la transición gubernamental de Perú y


la infructuosa relación con los medios de comunicación, muestra como los
medios no cumplen su papel fundamental en la sociedad, informar con
imparcialidad y de manera objetiva, puesto que, si algún político “les cae
mal”, terminan por no informar de sus acciones (lo cual es su obligación ya
que ambos están al servicio del publico), y/o terminan por atacar y
desacreditarlos. Aunado a esto, también puede suceder este tipo de
situaciones si no hay alguna motivación económica para que cesen los
ataques y/o se haga un manejo de publicidad personal en los medios.
Nos demuestra como los medios se mueven por los intereses y no por lo que en
verdad deben de hacer, que es informar a la sociedad de acontecimientos que los
afecten o beneficien sin importar nada más, la comunicación se ha ido
corrompiendo para ser vendida al mejor postor y son los medios, los que controlan
la agenda de las personas, y les dicen que pensar, que decir y que opinión tener
sobre alguien o algo.
7. Los medios de comunicación se han extralimitado en su papel de “el cuarto poder”,
ya que ahora, ellos son los que recaban información, emiten la nota, juzgan y
terminan por imponer la sanción, como si fueran el poder judicial para determinar
que tipo de pena debe de tener cada culpable.
Sin lugar a dudas, la televisión tomó demasiado poder en las sociedades e incluso en
la política, porque ahora la agenda política se realiza en base a los intereses
mediáticos que dominan los países. Ahora las televisoras buscan que la imagen y la
forma de dar discurso de los políticos, sea adecuada a la principal misión que se
autoadjudicron los medios, el entretenimiento. Si, ahora los políticos tienen que dar
sus discursos de manera “entretenida” perdiendo así la misión de los mismos que era
informar sobre sus acciones o definir sus posturas hacia un acontecimiento o
ideología.
El poder de los medios, específicamente de la tv, es tan grande que ellos se dejan atrapar
por su juego, cayendo al final en preguntas como ¿se vio bien? Y además se ha logrado
psicolizar la politca, buscando las reacciones positivas para algún candidato como “es
sincero” “me convence”, “para mi es el mas honesto de todos”.
Los medios sacan provecho de cualquier cosa, incluso del hartazgo social, el documento
muestra un caso de Inglaterra, donde guiados por la sociedad, enterraron mediáticamente
a un político y a sus sucesores e incluso, contra quienes arman una gran maquinaria
mediatica, ya que, muchas veces, el hartazgo social termina por vender más que el
presupuesto que x o y político designe a la manutención y manipulación de los medios de
comunicación.