You are on page 1of 18

“AÑO DEL CENTENARIO DE MACHU PICCHU PARA EL MUNDO”

ESCUELA SUPERIOR TÉCNOLOGICA


POLICIA NACIONAL DEL PERÚ
HUANCAYO

TEMA:

INTELIGENCIA EMOCIONAL

CATEDRA : DESARROLLO DE HABILIDADES SOCIALES

INTEGRANTES : ASTETE OSCANOA, ALEX MICHAEL

BAYRO SALVADOR, YAASDAY MILAGROS

DE LA CRUS FLORES, RODY

PROMOCIÓN : “AMAUTAS”

SECCIÓN : TERCERA

HUANCAYO – PERÚ
2011
A nuestros padres por su

constante apoyo incondicional en lo

económico y moral para poder cumplir

nuestros objetivos trazados y ser un buen

profesional de éxito.

LOS ALUMNOS
INTRODUCCIÓN

Al hablar de Inteligencia Emocional podríamos desarrollar personalmente un


ejercicio de reafirmación y re – dirección de Visión, Misión y Valores Personales,
Familiares, Profesionales y Ciudadanos, a través de preguntas activas
simulaciones y visualizaciones de las cosas que influyen filosóficamente en
nuestra vida, sueños y principios sobre las cuales basamos nuestro actuar.
En esta época de grandes y constantes cambios en todas las esferas de nuestra
existencia en la que se nos exige estar preparados para enfrentarlos, ya que estos
cambios cada día son mayores, más rápidos, más violentos, mucho más
traumáticos, más ligados a un ambiente de gran incertidumbre, de una
competitividad que no se había tenido antes motivada a la globalización que le
impone todo tipo de exigencias a las organizaciones, ocasionando riesgo a su
personal a veces sin tomar conciencia de nuestra salud física y emocional,
buscando el Desarrollo y Talento como tal, podríamos llamarlo el tema clave
dentro de las organizaciones protagonistas.
Recordando que ante todo somos seres humanos, que tenemos necesidades y
metas, las aceptemos, o no racionalmente. Una de las necesidades principales es
El Vació Personal de emociones, sentimiento y caricias que deben ser llenados, ya
que esto determina y organiza todos los procesos mentales y comportamiento total
direccionado con motivación al logro.
Dentro del contexto también estaremos analizando el mantenimiento físico,
seguridad, competencias, reconocimientos, poder, éxito, esperanza, habilidades,
destrezas, entrenamientos, desde luego esta no es una lista completa de las
necesidades físicas, psicológicas y espirituales del ser humano, pero si
representan factores que son comunes en el trabajo.
Últimamente se les ha dado a los factores emocionales la importancia debida en el
tiempo y espacio incluyéndolos en el óptimo desempeño de las actividades
profesionales, donde las personas como individuos, como gerentes y como líder
donde cada uno de ellos tienen sus diferencias en muchos aspectos y áreas, pero
que como ser humano está dentro de los Principios de la Inteligencia Emocional
EVOLUCIÓN DE LA HISTORIA DE LA INTELIGENCIA HUMANA

La historia de la inteligencia humana puede explicarse como el empeño del


cerebro humano en buscar formas eficientes de comunicarse consigo mismo.
Cuando el primer ser humano trazó la primera línea, precipitó una revolución en la
conciencia humana; una revolución cuyo estadio evolutivo más reciente está
constituido por el mapa mental.
Una vez que los seres humanos se dieron cuenta de que eran capaces de
exteriorizar sus "imágenes mentales" internas, la evolución fue más rápida. Con
las primeras representaciones hechas por los primitivos aborígenes australianos
en las cavernas, los trazos iniciales se fueron convirtiendo paulatinamente en
pinturas. A medida que las civilizaciones evolucionaban, las imágenes
comenzaron a condensarse en símbolos y, más tarde, en alfabetos y guiones; así
sucedió con los caracteres chinos o los jeroglíficos egipcios. Con el desarrollo del
pensamiento occidental y la creciente influencia del imperio romano, se completó
la transición de la imagen a la letra. Y posteriormente, a lo largo de dos mil años
de evolución, el poder nada desdeñable de la letra adquirió primicia sobre la
momentáneamente escarnecida imagen.
Los primeros seres humanos que hicieron marcas estaban señalando,
literalmente, un salto gigantesco en la evolución de nuestra inteligencia, porque
así exteriorizaban los primeros indicios de nuestro mundo mental. Al hacerlo, no
sólo fijaban sus pensamientos en el tiempo y en el espacio, sino que además
capacitaban el pensamiento para que pudiera abarcar esas mismas dimensiones.
Entonces, la inteligencia humana ya pudo empezar a comunicarse consigo misma
a través de las extensiones infinitas del tiempo y del espacio.
En su evolución, los símbolos, las imágenes y los códigos terminaron por
configurar la escritura, y ese principalísimo avance fue la clave de la aparición y de
la evolución de civilizaciones destacadas, tales como las de Mesopotamia y de
China, cuyos habitantes disfrutaron de evidentes ventajas sobre aquellos otros
pueblos que todavía estaban por llegar al estadio de la escritura, y por ese motivo
no tuvieron acceso a la sabiduría y al conocimiento que nos legaron las grandes
mentes del pasado.
I. LA INTELIGENCIA EMOCIONAL
La inteligencia emocional es un conjunto de destrezas, actitudes, habilidades y
competencias que determinan la conducta de un individuo, sus reacciones,
estados mentales, etc., y que puede definirse, según el propio Goleman, como la
capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los de los demás, de
motivarnos y de manejar adecuadamente las relaciones.
La inteligencia emocional, según Goleman "es la capacidad para reconocer
sentimientos en sí mismo y en otros, siendo hábil para gerenciarlos al trabajar con
otros.

1.1. PRINCIPIOS DE LA INTELIGENCIA EMOCIONAL:


a. Recepción: Cualquier cosa que incorporemos por cualquiera de
nuestros sentidos.
b. Retención: Corresponde a la memoria, que incluye la retentiva (o
capacidad de almacenar información) y el recuerdo, la capacidad de
acceder a esa información almacenada.
c. Análisis: Función que incluye el reconocimiento de pautas y el
procesamiento de la información.
d. Emisión: Cualquier forma de comunicación o acto creativo, incluso del
pensamiento.
e. Control: Función requerida a la totalidad de las funciones mentales y
físicas.

Estos cinco principios se refuerzan entre sí. Por ejemplo, es más fácil recibir
datos si uno está interesado y motivado, y si el proceso de recepción es
compatible con las funciones cerebrales. Tras haber recibido la información
de manera eficiente, es más fácil retenerla y analizarla. A la inversa, una
retención y un análisis eficientes incrementaran nuestra capacidad de
recibir información.
De modo similar, el análisis que abarca una disposición compleja de las
tareas de procuramiento de información, exige una capacidad para retener
(recordar y Asociar) aquello que se ha recibido.
1.2. ESTE TÉRMINO INCLUYE DOS TIPOS DE INTELIGENCIAS:
1.2.1. La Inteligencia Personal: está compuesta a su vez por una serie de
competencias que determinan el modo en que nos relacionamos con
nosotros mismos. Esta inteligencia comprende tres componentes
cuando se aplica en el trabajo:

 Conciencia en uno mismo: es la capacidad de reconocer y


entender en uno mismo las propias fortalezas, debilidades, estados
de ánimo, emociones e impulsos, así como el efecto que éstos tienen
sobre los demás y sobre el trabajo. Esta competencia se manifiesta
en personas con habilidades para juzgarse a sí mismas de forma
realista, que son conscientes de sus propias limitaciones y admiten
con sinceridad sus errores, que son sensibles al aprendizaje y que
poseen un alto grado de autoconfianza.
 Autorregulación o control de sí mismo: es la habilidad de
controlar nuestras propias emociones e impulsos para adecuarlos a
un objetivo, de responsabilizarse de los propios actos, de pensar
antes de actuar y de evitar los juicios prematuros. Las personas que
poseen esta competencia son sinceras e íntegras, controlan el estrés
y la ansiedad ante situaciones comprometidas y son flexibles ante los
cambios o las nuevas ideas.
 Automotivación: es la habilidad de estar en un estado de continua
búsqueda y persistencia en la consecución de los objetivos, haciendo
frente a los problemas y encontrando soluciones. Esta competencia
se manifiesta en las personas que muestran un gran entusiasmo por
su trabajo y por el logro de las metas por encima de la simple
recompensa económica, con un alto grado de iniciativa y
compromiso, y con gran capacidad optimista en la consecución de
sus objetivos.
1.2.2. LA INTELIGENCIA INTERPERSONAL:
Al igual que la anterior, esta inteligencia también está compuesta por
otras competencias que determinan el modo en que nos relacionamos
con los demás:

 Empatía: es la habilidad para entender las necesidades,


sentimientos y problemas de los demás, poniéndose en su lugar, y
responder correctamente a sus reacciones emocionales. Las
personas empáticas son aquellas capaces de escuchar a los demás
y entender sus problemas y motivaciones, que normalmente tienen
mucha popularidad y reconocimiento social, que se anticipan a las
necesidades de los demás y que aprovechan las oportunidades que
les ofrecen otras personas.
 Habilidades sociales: es el talento en el manejo de las relaciones
con los demás, en saber persuadir e influenciar a los demás.
Quienes poseen habilidades sociales son excelentes negociadores,
tienen una gran capacidad para liderar grupos y para dirigir cambios,
y son capaces de trabajar colaborando en un equipo y creando
sinergias grupales.

1.2.3. SOCIALIZACIÓN:
Engloba el dominio de estrategias y formas de relacionarse afectiva y
efectivamente con las demás personas, creando redes de relaciones,
construyendo climas agradables, abiertos y efectivos en sus
conversaciones. Las competencias en esta categoría son: desarrollo de
persona, liderazgo, influencia, comunicación, gerencia del cambio,
manejo de conflictos, construcción de redes y la cooperación en equipo.
Para la medición y desarrollo de las 20 competencias claves y bajo la
aprobación de Goleman fue creado un instrumento.
1.3. SIGLAS PARA PERSONA COMPETITIVA Y SUPERAR LAS EMOCIONES
a. Saludable: Cuida su salud, se ejercita y alimenta adecuadamente para
contar con la energía requerida en su trabajo intelectual, emocional y
físico. Realiza un chequeo médico frecuente para prevenir y atender
cualquier potencial afección. Está lleno de vitalidad y contagia energía.
b. Sereno: Gerencia las respuestas emocionales que generan sus
sentimientos y estados de ánimo, es firme cuando ha de serlo, pero
emplea auto – control, paciencia y tacto en su actuar. Evita que su
amígdala cerebelosa produzca arranques de ira que afecten sus
relaciones humanas. Disfruta de la tranquilidad y domina técnicas de auto
– relajación.
c. Sincero: Actúa en sus conversaciones y acciones basado en la ética,
honestidad y justicia. Es abierto para expresar sus puntos de vista,
empleando su verdad asertiva y respetuosamente, con franqueza y
firmeza pero con consideración.
d. Sencillo: Se maneja en sus relaciones personales y profesionales con
humildad y simplicidad, no deja de conocer su valor y sus logros, pero
reconoce que puede aprender de todo ser humano y que sus éxitos se los
debe a otras personas. Evita la pompa y los lujos excesivos, pues sabe
darle el justo valor a lo material, dentro de un clima de abundancia y
prosperidad.
e. Simpático: Es cortés, amable, educado en su hablar, evita los vicios
comunicacionales del cinismo, sarcasmo, burla, humillación,
discriminación, generalización y juicios sin sustentación. Busca ser
asertivo, pero considerado y respetuoso del clima de sus conversaciones,
fluyendo con buen humor, alegría y disfrute en su interacción humana.
f. Servicial: Emplea el poder de la retribución y del servicio para llegar
dentro de las necesidades de otros, haciéndose cargo de las inquietudes
de quienes le rodean en su familia, trabajo y vencidad. Sabe que a través
del servicio logra una elevación espiritual que le beneficia en otros ámbitos
de su vida, por lo que ve al servicio como algo honroso y valioso para su
vida y la de los demás.
g. Sinérgico: Coopera y crea climas de cooperación y ayuda mutua en sus
equipos de trabajo, tanto en la familia, el gremio o la empresa. Se maneja
a sí mismo como una parte clave de un equipo y no como una pieza
indispensable. Esto le hace tomar consciencia de la importancia de la
coordinación, el apoyo, al humildad para aprender, la visión común, la
creatividad y la libertad para generar impecabilidad en las acciones que
toman los diferentes equipos humanos a los que pertenece.

1.4. LA INTELIGENCIA EMOCIONAL EN EL TRABAJO


El autor de la inteligencia Emocional Daniel Goleman (1999), (citado por
Fernando Sánchez 2000) determina que las condiciones intelectuales.
Determina que las condiciones intelectuales no son la única garantía de éxito
en el ámbito profesional del trabajo, sino tan sólo un factor, que unido a las
necesidades emocionales cubiertas del personal como equipo, desarrollará el
desempeño y los resultados de todo líder y trabajador motivándolo
emocionalmente a ser productivo.
Una vez que una persona entra en una Organización para que pueda dar lo
mejor de sí, hacer bien su trabajo, que no sólo de su talento sino que además
lo haga con entusiasmo y compromiso, se necesitan. Primero que tenga sus
útiles de trabajo y que sepa qué es lo que tiene que hacer. Segundo, que sepa
cómo hacerlo. Tercero que sienta que lo que está haciendo tiene un valor
significativo, que él está contribuyendo y que se le reconozca por ello
afectivamente.
Hablaremos entonces de los 5 Poderes para el manejo de negocios en el
2000. "Dejemos de pensar en gente y comencemos a pensar en talento.
Nutramos sus mentes y almas", recomienda Rosabeth Moss Kanter, quien en
la Conferencia Internacional de la ASTD, se convirtió en el centro de la
atención al asegurar, en su conferencia, que para poder enfrentar con éxito
una sociedad cambiante se requieren de cinco poderes, los cuales están
asociados con nuestros dedos de la mano.
a. El Poder de la Voz:
Por muy buena que sea una idea, un método, un concepto, una teoría, éste
no tiene vida si no es articulado. Los mejores pensamientos pueden morir
por no ser compartidos. Moss Kanter afirma que más que organizaciones
de aprendizaje, lo más necesitamos es organizaciones de educación, donde
la voz de quienes más saben o están preparados se traduzca en el vehículo
para facultar a cada vez más personas en las competencias claves del
negocio. En cuanto a este poder, se resalta la habilidad para hablar varios
idiomas y la de conversar activa y productivamente.
b. El Poder de la Imaginación:
Las empresas y las personas que manejarán con éxito el siglo venidero
serán las que en su actuar, generen conductas cónsonas con la
imaginación que, como seres humanos, somos capaces de desarrollar y
usar para creer en imposibles, visualizarlos, diseñarlos, crearlos y ponerlos
en práctica en nuestras realidades. Las personas que con su imaginación
vislumbren un presente y futuro diferente, más rápido, más efectivo, más
rentable y más placentero, serán las que estarán guando las acciones de
liderazgo en el nuevo milenio.
c. El Poder de la Retribución:
El último poder tiene que ver con el emergente tópico de la inteligencia
existencial o espiritual y su influencia en el ámbito laboral. Moss Kanter
comenta que cada vez, más empresas están realizando acciones sociales
de retribución a las comunidades con las cuales interactúan. La razón es
que el personal desarrolla un sentido de conexión con la gente que eleva el
espíritu y a la motivación, aumentando la identificación con la firma y la
productividad global. Presentó como ejemplo los aportes de IBM a la
educación de varios países latinos y asiáticos, y de otra empresa de su lista
de clientes que creo el Día Global del Servicio, en el cual todas las oficinas
y empleados de esta empresa en el mundo realizaron una obra social
anónima y sin publicidad, solo buscando la satisfacción personal de cada
uno de ellos.
d. El Poder del Compromiso:
En una posición claramente opuesta a la de su colega del MIT, Lester
Thurow, en lo relativo al compromiso de los trabajadores, Rosabeth Moss
Kanter afirmó que la lealtad aún existe y que son una ventaja competitiva
para las personas y empresas que la poseen. Lo que si resaltó claramente
fue que para contar con personas comprometidas se necesita cumplir con
ciertas condiciones que despierten el poder del talento humano: la
propiedad del trabajo, la identidad para con la empresa y sus proyectos, la
autonomía de acción, la libertad de compartir ideas y hacer cambios,
además de la posibilidad de permitirle al empleado el adueñarse del
proceso.
e. Sistema de Alarma Anticuado:
En el cambiante mundo social, uno de los inconvenientes de este sistema
de alarma neuronal es que, con más frecuencia de la deseable, el mensaje
de urgencia mandado por la amígdala suele ser obsoleto. La amígdala
examina la experiencia presente y la compara con lo que sucedió en el
pasado, utilizando un método asociativo, equiparando situaciones por el
mero hecho de compartir unos pocos rasgos característicos similares,
haciendo reaccionar con respuestas que fueron grabadas mucho tiempo
atrás, a veces obsoletas.
En opinión de LeDoux, la interacción entre el niño y sus cuidadores durante
los primeros años de vida constituye un auténtico aprendizaje emocional, y
es tan poderoso y resulta tan difícil de comprender para el adulto porque
está grabado en la amígdala con la tosca impronta no verbal propia de la
vida emocional. Lo que explica el desconcierto ante nuestros propios
estallidos emocionales es que suelen datar de un período tan temprano que
las cosas nos desconcertaban y ni siquiera disponíamos de palabras para
comprender lo que sucedía.
1.5. LAS EMOCIONES RÁPIDAS Y TOSCAS
La importancia evolutiva de ofrecer una respuesta rápida que permitiera ganar
unos milisegundos críticos ante las situaciones peligrosas, es muy probable
que salvaran la vida de muchos de nuestros antepasados, porque esa
configuración ha quedado impresa en el cerebro de todo protomamifero,
incluyendo los humanos. Para LeDoux: «El rudimentario cerebro menor de los
mamíferos es el principal cerebro de los no mamíferos, un cerebro que permite
una respuesta emocional muy veloz. Pero, aunque veloz, se trata también, al
mismo tiempo, de una respuesta muy tosca, porque las células implicadas
sólo permiten un procesamiento rápido, pero también impreciso», y estas
rudimentarias confusiones emocionales —basadas en sentir antes que en
pensar— son las «emociones precognitivas».

1.6. EL GESTOR DE LAS EMOCIONES


La amígdala prepara una reacción emocional ansiosa e impulsiva, pero otra
parte del cerebro se encarga de elaborar una respuesta más adecuada. El
regulador cerebral que desconecta los impulsos de la amígdala parece
encontrarse en el extremo de una vía nerviosa que va al neocórtex, en el
lóbulo prefrontal. El área prefrontal constituye una especie de modulador de
las respuestas proporcionadas por la amígdala y otras regiones del sistema
límbico, permitiendo la emisión de una respuesta más analítica y
proporcionada. El lóbulo prefrontal izquierdo parece formar parte de un circuito
que se encarga de desconectar —o atenuar parcialmente— los impulsos
emocionales más perturbadores.

1.7. ARMONIZANDO EMOCIÓN Y PENSAMIENTO


Las conexiones existentes entre la amígdala (y las estructuras límbicas) y el
neocórtex constituyen el centro de gestión entre los pensamientos y los
sentimientos. Esta vía nerviosa explicaría el motivo por el cual la emoción es
fundamental para pensar eficazmente, tomar decisiones inteligentes y
permitimos pensar con claridad. La corteza prefrontal es la región cerebral que
se encarga de la «memoria de trabajo».
Cuando estamos emocionalmente perturbados, solemos decir que «no
podemos pensar bien» y permite explicar por qué la tensión emocional
prolongada puede obstaculizar las facultades intelectuales del niño y dificultar
así su capacidad de aprendizaje. Los niños impulsivos y ansiosos, a menudo
desorganizados y problemáticos, parecen tener un escaso control prefrontal
sobre sus impulsos límbicos. Este tipo de niños presenta un elevado riesgo de
problemas de fracaso escolar, alcoholismo y delincuencia, pero no tanto
porque su potencial intelectual sea bajo sino porque su control sobre su vida
emocional se halla severamente restringido.
Las emociones son importantes para el ejercicio de la razón. Entre el sentir y
el pensar, la emoción guía nuestras decisiones, trabajando con la mente
racional y capacitando —o incapacitando— al pensamiento mismo. Del mismo
modo, el cerebro pensante desempeña un papel fundamental en nuestras
emociones, exceptuando aquellos momentos en los que las emociones se
desbordan y el cerebro emocional asume por completo el control de la
situación. En cierto modo, tenemos dos cerebros y dos clases diferentes de
inteligencia: la inteligencia racional y la inteligencia emocional y nuestro
funcionamiento vital está determinado por ambos.

1.8. LA NATURALEZA DE LA INTELIGENCIA EMOCIONAL


Las características de la llamada inteligencia emocional son: la capacidad de
motivarnos a nosotros mismos, de perseverar en el empeño a pesar de las
posibles frustraciones, de controlar los impulsos, de diferir las gratificaciones,
de regular nuestros propios estados de ánimo, de evitar que la angustia
interfiera con nuestras facultades racionales y la capacidad de empatizar y
confiar en los demás.
1.9. MEDICIÓN DE LA INTELIGENCIA EMOCIONAL Y EL CI
No existe un test capaz de determinar el «grado de inteligencia emocional», a
diferencia de lo que ocurre con los test que miden el cociente intelectual (CI).
Jack Block, psicólogo de la universidad de Berkeley, ha utilizado una medida
similar a la inteligencia emocional que él denomina «capacidad adaptativa del
ego», estableciendo dos tipos teóricamente puros, aunque los rasgos más
sobresalientes difieren ligeramente entre mujeres y hombres:
«Los hombres que poseen una elevada inteligencia emocional suelen ser
socialmente equilibrados, extrovertidos, alegres, poco predispuestos a la
timidez y a rumiar sus preocupaciones. Demuestran estar dotados de una
notable capacidad para comprometerse con las causas y las personas, suelen
adoptar responsabilidades, mantienen una visión ética de la vida y son afables
y cariñosos en sus relaciones. Su vida emocional es rica y apropiada; se
sienten, en suma, a gusto consigo mismos, con sus semejantes y con el
universo social en el que viven».
«Las mujeres emocionalmente inteligentes tienden a ser enérgicas y a
expresar sus sentimientos sin ambages, tienen una visión positiva de sí
mismas y para ellas la vida siempre tiene un sentido. Al igual que ocurre con
los hombres, suelen ser abiertas y sociables, expresan sus sentimientos
adecuadamente (en lugar de entregarse a arranques emocionales de los que
posteriormente tengan que lamentarse) y soportan bien la tensión. Su
equilibrio social les permite hacer rápidamente nuevas amistades; se sienten
lo bastante a gusto consigo mismas como para mostrarse alegres,
espontáneas y abiertas a las experiencias sensuales. Y, a diferencia de lo que
ocurre con el tipo puro de mujer con un elevado CI, raramente se sienten
ansiosas, culpables o se ahogan en sus preocupaciones».
«Los hombres con un elevado CI se caracterizan por una amplia gama de
intereses y habilidades intelectuales y suelen ser ambiciosos, productivos,
predecibles, tenaces y poco dados a reparar en sus propias necesidades.
Tienden a ser críticos, condescendientes, aprensivos, inhibidos, a sentirse
incómodos con la sexualidad y las experiencias sensoriales en general y son
poco expresivos, distantes y emocionalmente fríos y tranquilos».
«La mujer con un elevado CI manifiesta una previsible confianza intelectual, es
capaz de expresar claramente sus pensamientos, valora las cuestiones
teóricas y presenta un amplio abanico de intereses estéticos e intelectuales.
También tiende a ser introspectiva, predispuesta a la ansiedad, a la
preocupación y la culpabilidad, y se muestra poco dispuesta a expresar
públicamente su enfado (aunque pueda expresarlo de un modo indirecto)».
Estos retratos, obviamente, resultan caricaturescos pues toda persona es el
resultado de la combinación entre el CI y la inteligencia emocional, en distintas
proporciones, pero ofrecen una visión muy instructiva del tipo de aptitudes
específicas que ambas dimensiones pueden aportar al conjunto de cualidades
que constituye una persona.
Daniel Goleman también recoge el pensamiento de numerosos científicos del
comportamiento humano que cuestionan el valor de la inteligencia racional
como predictor de éxito en las tareas concretas de la vida, en los diversos
ámbitos de la familia, los negocios, la toma de decisiones, el desempeño
profesional, etc. Citando numerosos estudios Goleman concluye que el
Coeficiente Intelectual no es un buen predictor del desempeño exitoso. La
inteligencia pura no garantiza un buen manejo de las vicisitudes que se
presentan y que es necesario enfrentar para tener éxito en la vida.
El concepto de "Inteligencia Emocional" enfatiza el papel preponderante que
ejercen las emociones dentro del funcionamiento psicológico de una persona
cuando ésta se ve enfrentada a momentos difíciles y tareas importantes: los
peligros, las pérdidas dolorosas, la persistencia hacia una meta a pesar de los
fracasos, el enfrentar riesgos, los conflictos con un compañero en el trabajo.
En todas estas situaciones hay una involucración emocional que puede
resultar en una acción que culmine de modo exitoso o bien interferir
negativamente en el desempeño final. Cada emoción ofrece una disposición
definida a la acción, de manera que el repertorio emocional de la persona y su
forma de operar influirá decisivamente en el éxito o fracaso que obtenga en las
tareas que emprenda.
Este conjunto de habilidades de carácter socio-emocional es lo que Goleman
definió como Inteligencia Emocional. Esta puede dividirse en dos áreas:
Inteligencia Intra-personal: Capacidad de formar un modelo realista y preciso
de uno mismo, teniendo acceso a los propios sentimientos, y usarlos como
guías en la conducta.
CONCLUSIÓN

 La inteligencia emocional es la capacidad del ser humano de sentir,


entender, controlar y modificar los estados emocionales en uno mismo y en
los demás.

 La inteligencia emocional cuenta con una serie de habilidades, que se


pueden dividir en dos grandes categorías, las habilidades internas o
inteligencia intrapersonal, y las habilidades externas o inteligencia
interpersonal.

 Al primer grupo pertenecen las habilidades de autoconciencia, el control


emocional y la motivación. Al segundo grupo pertenecen las habilidades de
la empatía y las habilidades sociales.

 Con estas habilidades desarrolladas por los gerentes de la empresa


estudiada, se logró además del aumento de los ingresos de la empresa, se
registrara un descenso en los niveles de ausentismo laboral, ya que se
logró una identificación del trabajador con su empresa.

 Entre las estrategia utilizadas se encuentra, el escuchar activamente a sus


trabajadores lo cual realiza a través de una política continúa de puertas
abiertas y encuestas de opinión, con lo que se logra poner en práctica la
cuarta habilidad de la inteligencia emocional, la Empatía.

 El respeto al individuo y la regla de los tres metros, lo cual implica saludar a


cualquier persona que se encuentre a tres metros de uno, con esto se está
reforzando la quinta habilidad de la Inteligencia emocional, como lo es el
relacionarse con los demás.
BIBLIOGRAFÍA

Buzan,T. Y Buzan, B. (1996) El libro de los Mapas Mentales. Barcelona.


Ediciones Urano.

Mata Molina, F y Otros (2000). Emocionalmente Inteligente. Revista Calidad


Empresarial, Edición Corporación Calidad 2010 ,18-19,3

Sánchez, M. (1995. Introducción a la ética y a la crítica de la moral Venezuela:

Venezuela, Caracas: Editores Hermanos.

Universidad Pedagógica Experimental Libertador, vicerrectorado de investigación


y Postgrado. (1990). Investigación y postgrado. Caracas: Autor.

http://www.sht.com.ar/archivo/liderazgo/emocional.htm