You are on page 1of 3

El contrato de televisación del Mundial desmiente al funcionario macrista

Los números no son el fuerte de Lombardi


Más allá del blooper del “600% menos” en el que incurrió el titular del SFMyC, el contrato, al
que PáginaI12 accedió en exclusiva, muestra que esta gestión le pagará a Torneos no menos de
ocho millones de dólares, a los que hay que sumar el costo de la “producción integral”.
Por Emanuel Respighi

“Este gobierno paga un 600% menos que el anterior por los derechos de transmisión del
Mundial. Plata de todos los argentinos”. El mensaje de Twitter, publicado el domingo pasado
por el titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos (SFMyC), Hernán Lombardi,
generó todo tipo de repercusiones en las redes sociales. Cualquiera sabe que resulta
matemáticamente imposible pagar un 600 por ciento menos de cualquier cosa. El error en
intentar explicar que la transmisión del Mundial de Rusia 2018 le costará al Estado seis veces
menos que lo que se pagó por el mismo paquete en 2014 no fue perdonado. Pero más allá de la
confusión matemática, la idea de que el Estado argentino pagará seis veces menos de lo que el
gobierno anterior abonó por los derechos de transmisión del Mundial de Brasil también resulta
equívoco. Basta señalar un hecho irrefutable, que surge del contrato –al que accedió en
exclusiva PáginaI12– por el cual la TV Pública se hizo con los derechos: la gestión actual le
abonará a Torneos no menos de 8 millones de dólares, a los que hay que sumarle el costo que
demandará la “producción integral” de la transmisión del Mundial para la TV Pública, que
también estará a cargo de Torneos. Además de que se trata de acuerdos diferentes: mientras
que ahora la TV Pública transmitirá 32 partidos de Rusia 2018, en Brasil 2014 los argentinos
pudieron ver de manera gratuita los 64 partidos en directo, a través de la señal estatal DeporTV
(por la TDA e internet).
El acuerdo suscripto por Radio y Televisión Argentina S. E. de una sublicencia de los derechos
de transmisión y exhibición en el país de la Copa Mundial FIFA 2018 fue con TyC International
B.V., una compañía con sede en los Países Bajos, que pertenece al holding de Torneos. Fue
firmado a comienzos de 2017 por Ignacio Galarza, Managing Director de TyC International B. V.
y por Horacio Levin, entonces director ejecutivo de la TV Pública. El acuerdo le otorga a RTA los
derechos para la “televisación abierta analógica y digital” del “Grupo 1 de Partidos” en vivo. “Se
entiende –dice el convenio– por Grupo 1 de partidos los siguientes 32 partidos del Mundial: el
partido inaugural, todos los partidos de la Selección Argentina, dos partidos de cuartos de final,
las dos semifinales y otros partidos hasta completar un total de 32, que RTA elegirá
alternadamente con los titulares de derechos de televisión paga”. Esa selección la hará con TyC
Sports, que adquirió los derechos de transmisión exclusivos de los otros 32 partidos,
compartiendo ambas pantallas los que disputen la Selección Argentina, el partido inaugural, las
dos semifinales y el encuentro final.
Desde hace tiempo, el actual titular del SFMyC afirma con “bombos y platillos” que el
gobierno actual abonó por los derechos de transmisión del Mundial 3 millones de dólares. En
comparación a los 18 millones pagados por el kirchnerismo en la cita futbolística anterior,
Lombardi se encarga de repetir que la actual gestión abonó seis veces menos por la misma
cantidad de partidos. Sin embargo, al acceder al contrato rubricado entre las partes, se descubre
que RTA abonará por los derechos de transmisión y exhibición -por lo menos- 8 millones de
dólares. “La contraprestación -se afirma en el convenio- por los sublicencias sobre Eventos (el
“Precio de los Derechos”) se establece en la suma de U$S 8.000.000 (dólares estadounidenses
Ocho Millones)”.
De los 8 millones de dólares netos fijados como contraprestación, 3 millones ya fueron
cancelados mediante dos transferencias bancarias, de 1,5 millones de dólares cada una. El
primer pago, según figura en el contrato, se saldó antes del 28 de febrero de 2017; mientras que
el segundo se efectivizó antes del 30 de septiembre de 2017. El convenio aclara que cada pago
de 1,5 millones es “neto de impuestos”.
RTA le pagará a Torneos los restantes 5 millones de dólares una vez finalizado el Mundial.
Ese dinero provendrá de los ingresos publicitarios de la TV Pública durante las transmisiones.
Los primeros 5 millones que facture la TV Pública en conceptos de publicidad en su pantalla,
durante el mundial, irán a parar a manos de Torneos. “Cederá al licenciante (TyC International)
los espacios publicitarios en televisión asociados a las transmisiones y programas de dichos
Eventos (el “Inventario Publicitarios”) equivalentes por hasta un total de U$S 5.000.000 (netos
de impuestos y gastos de agencia en caso de corresponder)”. Es decir: RTA le cede a Torneos la
comercialización y la recaudación de la publicidad de la pantalla estatal durante el Mundial hasta
cubrir los 5 millones de dólares netos. Tanto las ventas que realice el departamento comercial
de Torneos como las que lleve cabo el área comercial de la TV Pública irán a parar a manos del
holding hasta cubrir esa cifra.
Pero los derechos de transmisión costarán, en realidad, algo más que esos 8 millones de
dólares. El convenio estipula que, además, RTA le pagará a Torneos como contraprestación por
los derechos de exclusividad del paquete de 32 partidos “un porcentaje de los ingresos netos
percibidos por la venta de publicidad que se fijan en la cláusula 2.1.3”. Esa cláusula establece
que el Estado argentino “pagará al Licenciante el 50 por ciento (50%) de los ingresos netos
percibidos por la venta del Inventario Publicitario que excedan los U$S 8.000.000 (netos de
impuestos)”. Es decir: los primeros 5 millones de dólares netos recaudados en concepto
publicitario en la TV Pública irán a parar íntegramente a Torneos, los siguientes 3 millones
quedarán en las arcas de RTA, mientras que la recaudación por anuncios comerciales que
superen los 8 millones se repartirán en partes iguales entre el canal y Torneos. No sea cosa que
al equipo de Messi le vaya bien y el Estado Nacional recupere el dinero invertido.
El convenio firmado entre RTA y TyC International B. V. no se limita a los derechos de
transmisión de los partidos. Hay más. El contrato aclara en la cláusula 2.5 que “el precio de los
derechos no incluye la producción integral (incluyendo la producción artística y periodística)
cuyo costo quedará a cargo de RTA” y “tampoco incluye los costos técnicos para el acceso a la
señal internacional, los cuales estarán a cargo de RTA”. Una aclaración lógica, si no fuera porque
en el párrafo siguiente se lee: “las partes designan a Torneos para realizar la producción integral
para RTA del Mundial y las Ceremonias”. ¿Qué significa? Que Torneos no sólo comercializa los
derechos de transmisión de los partidos del Mundial sino que los ata también a que sea esa
empresa la que realice la producción integral de quienes los adquiera, en este caso la TV Pública.
El costo de la producción –fuentes del mercado señalan que no será menor a los 2 millones de
dólares– será conforme al “presupuesto que dicha empresa productora y RTA de buena fe y a
valores de mercado convengan”, “basado sobre los costos de producción según rate cards de
FIFA”, al que deberá sumarse “un honorario de producción estimado en el quince por ciento
(15%) de dichos costos”. Lo que se dice un negocio redondo.