You are on page 1of 6

El diablo: una mirada sobre el acontecimiento.

Esto es precisamente lo
que ocurre con la figura del mal. 1
cuerpo enfermo y la sexualidad
En este sentido, la homogenización que
diabólica.
desde el siglo XII se venía buscando para
el cristianismo tuvo, como parte
El desprecio del cuerpo es la consecuencia de la legitimadora, la figura del mal. Esta idea
insatisfacción que se experimenta respecto de él. se fue poco a poco transformando hasta
Nietzsche. que en el siglo XV, y con el boom de la
demonología, el mal quedaba cosificado
en la figura de la bruja. El cuerpo entra en
Abordar el fenómeno del mal lleva escena.
intrínseco echar una mirada sobre todo el
Esta cuestión de ver al cuerpo como algo
entramado cultural que lo conforma. Es
maléfico tiene una genealogía desde la
decir, la configuración que en un primer
antigüedad, con el triunfo de un
momento se elaboró sobre el mal en la
esencialismo derivado de los discursos
figura del diablo, obedece no solo al
vencedores como el de Platón y
aspecto teológico, sino al político, ético y
Aristóteles. Mismos que el cristianismo
sobre todo al orden moral de una época.
incorporó como parte de un tropos que
Siguiendo a Michel de Certeau, hay que permitiera ir formando y legitimando el
echar andar una operación Histórica para desprecio de la carne, el ascetismo, el
poder situar el fenómeno que nos despojo del placer y la aberración a la
concierne en la producción discursiva de mujer. El hedonismo quedaba fuera del
su tiempo y espacio. Tratando de orden discursivo de occidente, o al
discernir los silencios que una época deja,
viéndolos como huellas “inconscientes”
que hacen más inteligible un determinado

1
De Certeau, Michel, La operación Histórica en
Historia y Literatura, Compiladora Francoise Perus,
México, Antologías Universitarias, 1994. Pp. 31-69
menos, permanecía en las profundidades El combate primordial del bien y el mal,
de las cuevas.2 descendía del imaginario y se encarnaba
en el cuerpo.5 Este será el centro mismo
Esto resulta de suma importancia, pues
del conflicto.
siglos posteriores (siglo XV-XVI) sería
uno de los factores vitales de la gran
quema de brujas. Una larga tradición era
Joyce E. Salisbury estima que la evolución
inaugurada con Leucipo, el cual ponía del miedo a los animales en el fin del
énfasis en un hedonismo que buscaba, por Medioevo revelaba un temor a la bestia

sobre todas las cosas, el placer y la interior en el ser humano, capaz de borrar
sus cualidades de racionalidad y de
felicidad. Esto se ira complejizando con
espiritualidad para no dejar subsistir más
Demócrito, Hiparco, Anaxarco, Antifón,
que los apetitos bestiales de
los cirenaicos y los cínicos. El uso de los concupiscencia, de hambre y de violencia. 6
sentidos era valorizado en su totalidad.
Esta oposición a la bestialidad, que se
Pronto cambiarían las cosas.3
orientaba hacia el control del cuerpo,
Robert Muchembled señala, de manera tenía como fin civilizar las costumbres de
acertada, que en los albores del siglo XIV un espacio geográfico (occidente) que aún
y XV “La urgencia era inculcar la noción padecía de la heterogeneidad de sus
de sacralidad del hombre en el universo prácticas.
de los ámbitos laicos y de las ciudades”. 4

En este sentido, 1480 conoció su primer


Esta cuestión de ver el cuerpo del hombre
auge en los procesos contra las brujas. El
como una representación sagrada, va ir
arquetipo del mal será encarnado por la
dando forma a un discurso (iniciado en el
mujer en su representación de bruja. Dos
siglo XII) que repudiaba a la bestialidad y
tratados hacen su aparición, el Malleus
a lo que esta llevaba inexorablemente.
Maleficarum y el Champion Des Dames,
2
Onfray, Michel, Las sabidurías de la antigüedad, de Institoris y esprenger y Martin Le
Barcelona, anagrama, 2006. Pp. 34-36
Franc respectivamente.7 Estos textos
serán de suma importancia pues pone el
3
Ibid. p. 43-143
4
Muchembled, Robert, Historia del diablo: siglos XII-
XX, FCE, México, 2002. Pp. 41 5
Ibid. p. 46
6
Ibídem.
7
Ibid. 58
acento en el papel maléfico de la mujer. Por otra parte, la instauración de la
Son altamente misóginos. confesión y la culpa serán fundamentales
para controlar prácticas que pudieran
Por otra parte es en esta época que
resultar ser subversivas. No solo el cuerpo
algunos artistas del quattocentro
será demonizado, el sexo esperará entrar
intentaban mostrar el cuerpo tal cual era,
también en esta categoría.
desnudo. Sin embargo el concilio de
trento los reprendía y mandaba cubrir La verdadera fuerza central del mito (el
mito de una confesión individual) reside en
aquellas partes que incitaban al pecado.
lo sucesivo en la definición de un cuerpo
Una vez más el cuerpo es visto con terror,
humano que se ha vuelto
sobre todo la desnudez de la bruja, como fundamentalmente maléfico, consagrado a
el escenario predilecto del demonio. Así una sexualidad contra natura. Las vías de
lo manifiesta Robert Muchembled, introspección pasan por una culpabilidad
en cuanto al uso del propio cuerpo y del
cuando dice que “La mujer es la máscara
propio sexo.9
del horrible rostro anal del demonio, que
su belleza engañosa oculta una boca Este control sobre el cuerpo imponiéndole
infernal, a causa de su lubricidad esta marca demoniaca, tiene su
original”.8 fundamento en las prácticas que en ese
momento se venían generando y que
Todo este discurso que la iglesia, de la
afectaban, sobre todo, a la institución
mano de la erudición de la época, iba
fundamental de la sociedad: la familia.
generando para consolidarse, pondría a la
Estas prácticas eran la homosexualidad, el
mujer en un papel inferior. La bruja es la
incesto, la sodomía y las relaciones con
síntesis de todo ese proceso misógino y
bestias. Por ello se veía con temor a la
esencialista que desde los inicios de la
bruja, pues esta representa las máximas
iglesia buscaba ser homogeneizado. El
violaciones a los tabúes más peligrosos,
despojo de sentir placer, de ver su cuerpo
tanto religiosos como morales. El acto
como incitación al pecado, de crear en
sexual maléfico necesitaba tener una
ella la figura de la abnegación y sumisión,
prueba legible a los ojos de todos: esta
darían pie a un dominio del hombre sobre
será la marca del demonio dejada en sus
todas las cosas.
victimas.
8 9
Ibid. p. 62 Ibid. p. 78
Esta marca es símbolo de exclusión, admitía la presencia del demonio, no en la
mismo de una época en la que los bruja, sino mediante el pacto con los
delincuentes y marginales eran magos quienes eran, en última instancia,
constantemente estigmatizados. Por ello: los que persuadían a la mujer.11Estas
últimas, eran consideradas bajo la
Esta representación imaginaria remite a los
lazos sagrados del matrimonio establecido influencia del humor melancólico, la
para procrear y no para encontrar placer epilepsia o la edad.
durante las relaciones sexuales, así como a
las prohibiciones enunciadas por los
Roger Bartra hace énfasis en esta
confesores, a propósito de la masturbación, cuestión de la melancolía como
de las posiciones donde la mujer domina al enfermedad provocada por el
hombre y de las prácticas contraceptivas,
desequilibrio de los humores, y para ello
sin olvidar el acto contra natura por
nos muestra la constante discusión en el
excelencia.
ámbito de la medicina con un constante
Sin embargo, todo este largo proceso iba dialogo teológico. Una de estas
a adquirir su contraparte, al considerar a discusiones las entabla Andrés Velázquez
la bruja como una enferma y no tanto y Juan Huarte, otro reconocido médico de
como una aliada del demonio. la época, en donde:

Estas son las tesis que intentaba sostener Esta discusión (la de huarte con el doctor
Andrés Velásquez, un médico del siglo de Andrés Velásquez) tenía una extraordinaria
importancia, ocurría en la época en que se
oro español, que a la vez nos muestra la
extendió por toda Europa una funesta
constante discusión sobre el tema
cacería de brujas que se cobró muchos
teológico del demonio y pone en relieve miles de víctimas. Médicos y Teólogos que
la reflexión sobre la medicina Galénica e veían en los síntomas de la melancolía la
hipocrática.10En este sentido, otro médico larga mano del demonio, condenaban a
muchos enfermos mentales a soportar
importante pondría énfasis en la bruja
juicios inquisitoriales.12
como enferma, Jean Wier. Este doctor
Este tema se puede ver sintetizado por el
10
Roger bartra Bartra, Roger, Cultura y Melancolía: dialogo que entablan en su obra de Pedro
las enfermedades del alma en la España del siglo de Mercado, un teólogo, un melancólico y
Oro, Barcelona, Anagrama, 2001.
11
Muchembled, Roberd, Op. Cit. 73
12
Bartra, Op cit. 51
un medico, el cual dejar apreciar las Este temor al aire tenía su propia lógica
concepciones tan polarizadas que se en una Europa que estaba bajo los
tenían en la época acerca de la embates de las epidemias, las pestes, las
enfermedad y el demonio. Pues la sequias, lo cual provocaba pavor y
medicina en muchos casos legitimo a la pánico. La re significación de los
demonología, la doto de más fuerza en la sentidos, a comparación de los cínicos y
cacería de brujas. De esta manera “Las los cirenaicos, dará un lugar
nuevas tendencias en la medicina europea preponderante a la vista, dotada de
fueron erosionando lentamente las ideas divinidad, más próxima a dios, y
medievales e incrementando las actitudes vinculara al olfato con la bestialidad, con
experimentales de los médicos”13 el rastro aun prevaleciente en el hombre
de rusticidad…

De esta manera, la mujer entrara


Esta nueva visión respecto a las técnicas
nuevamente en la escena de la exclusión,
en las medicinas, vería a la enfermedad
pues su humor característico, la frialdad y
como contagio. El descubrimiento de
la humedad, dotada de un olor que
nuevas enfermedades como la sífilis, la
invitaba al placer, a la carne, serían
gripe o la tos ferina, harían poner mayor
factores culminantes para vincularla con
énfasis en el contagio y la influencia
el mal.
astral.14 Por ello “El diablo juega su rol en
la producción de los vapores de la peste y Por ello, y como lo señala Jules Michelet,
en la transformación de la envoltura el papel de la bruja fue ambivalente. Por
carnal de la bruja también considerada una parte la mujer era perseguida, pero
contagiosa. La secta diabólica, poder de por otro lado, la liberaba, la hacia sentir
contaminación.”15 Del contagio, se pasará vivía, dentro de una sociedad hermética,
a la teoría del mismas, en boga en el siglo llena de prejuicios hacia su propia figura
XVI, la cual hacia del aire algo femenina.16 Una sociedad que se reprimía
imperfecto.
16
Michelet, Jules, La bruja: un estudio de las
supersticiones en la edad media, Madrid, Akal, 1987.
13
Ibid. 61 Pp. 119-131
14
Muchembled, Op. Cit. 89
15
Ibid. p. 90
cada vez más para otorgarle el poder al siglo de Oro, Barcelona, Anagrama,
papado y al estado… 2001.

De Certeau, Michel, La operación


Histórica en Historia y Literatura,
De esta manera y visto desde los más
Compiladora Francoise Perus, México,
diversos canales culturales que
Antologías Universitarias, 1994.
conforman a la sociedad, el problema del
mal no se puede comprender sin una Michelet, Jules, La bruja: un estudio de
mirada en las profundidades de la ética, la las superticiones en la edad media,
moral, la teología, la política y sobre todo Madrid, Akal, 1987.
las prácticas del vulgo que daban
Muchembled, Robert, Historia del
coherencia a este discurso.
diablo: siglos XII-XX, FCE, México,
El cuerpo maléfico y la sexualidad 2002.
desenfrenada, diabólica, eran creaciones,
Onfray, Michel, Las sabidurías de la
modos de controlar y al mismo tiempo
antigüedad, Barcelona, anagrama, 2006.
civilizar al hombre. Este constante miedo
por parte de la iglesia de perder poder
ante sus súbditos origino que creara toda
una antítesis que diera, al mismo tiempo,
verosimilitud a los valores que ella
fomentaba. El diablo es el medio de
conversión, el cuerpo su campo de acción
y la sexualidad, sobre todo la femenina,
el punto en que el mal hace su
aparición…

Bibliografía

Bartra, Roger, Cultura y Melancolía: las


enfermedades del alma en la España del