You are on page 1of 4

20 reglas de vida de los

caballeros de la Edad Media


que cambiarán la tuya

1. Soledad
Crear tiempo a solas con uno mismo es importante. En la búsqueda de la
sabiduría y la claridad mental, el silencio es una herramienta muy útil. La
voz de nuestro espíritu es suave y no puede ser oída cuando tiene que
competir con otros. Del mismo modo que no podemos ver nuestro reflejo
en aguas turbulentas, así ocurre también con el alma. En silencio,
podemos sentir la eternidad dentro de nosotros.

2. Humildad
Nunca anuncies a otros que eres un caballero, simplemente compórtese
como tal. No eres mejor que nadie y no hay nadie mejor que tú.

3. Gratitud
La única respuesta inteligente frente al devenir de la vida es la gratitud.
Por todo lo que ha ocurrido, un caballero dice: “Gracias”. Por todo lo que
está por venir, un caballero dice: “¡Sí!”

4. Orgullo
Nunca finjas no ser un caballero o intentes hacerte de menos, porque solo
la estima hará que otros se sientan más cómodos. Mostramos respeto a
otros es ofreciendo lo mejor de nosotros mismos.

5. Cooperación
Cada uno de nosotros debe hacer su propio camino. Nacemos en
momentos específicos, en lugares específicos, y nuestros desafíos son
únicos. Como caballeros, comprender y respetar las diferencias es vital
para aprovechar y unir fuerzas. El uso de la fuerza puede ser necesario
para protegerse en caso de emergencia, pero solo los auténticos líderes
logran la justicia, la equidad y la cooperación. Hay que vivir y trabajar
juntos como hermanos o perecer juntos como tontos.

6. Amistad
La calidad de tu vida dependerá, en gran medida, de con quien hayas
decidido pasar tu tiempo.

7. Perdón
Aquellos que no puedan perdonar fácilmente no disfrutarán de muchos
amigos. Trata de se mejor que los demás.

8. Honestidad
Una lengua y una mente deshonestas pierden el tiempo y, por lo tanto, la
vida. Estamos aquí para crecer y la verdad es el agua, la luz y la tierra
sobre la que nos elevamos. La armadura de la falsedad está forjada
en oscuridad, para no solo escondernos de los demás, sino de nuestra
propia alma.

9. Valor
Cualquier cosa que da luz debe soportar la llama.

10. Gracia
La gracia es la capacidad de aceptar el cambio. Sea abierto y flexible, lo
rígido se rompe.

11. Paciencia
Una mente apresurada es una mente podrida. No se puede ver con
claridad ni oír con precisión, pues ve lo que quiere ver o escucha lo que
teme oír. Un caballero hace del tiempo su aliado. Hay un momento para la
acción, y para una mente clara el momento indicado es obvio.

12. Justicia
Solo hay una cosa por la que un caballero no tiene paciencia: la injusticia.
Los verdaderos caballeros luchan por la dignidad humana en todo
momento.

13. Generosidad
Naciste siendo dueño de nada y con nada te irás de esta vida. Sé frugal y
podrás ser generoso.

14. Disciplina
En el campo de batalla, como en todas las cosas, que tan bueno
seas dependerá de cuánto hayas practicado. Con la práctica se construye
el camino para lograr sus objetivos. La excelencia vive en atención a los
detalles. Dar todo, todo el tiempo. No debes guardar nada para la vuelta
a casa. Cuanto mejor preparado esté el caballero, menos dispuesto estará
a rendirse.

15. Dedicación
Un esfuerzo ordinario es un resultado ordinario. Pon cuidado en cumplir
estas reglas lo mejor posible cada día. La suerte es fruto del despropósito.
Sé firme. El yunque es más duradero que el martillo.

16. Habladurías
No hables mal de los demás. Un caballero no propaga noticias que no
conoce con certeza, ni condena cosas que no entiende.

17. Fe
A veces, para entender más, lo que necesita es saber menos.

18. Igualdad
Cada caballero tiene la igualdad humana como una verdad inquebrantable.
Un caballero nunca está presente cuando los hombres o las mujeres están
siendo degradados o en peligro porque, si un caballero está presente, los
que cometen actos o palabras hirientes deben ser detenidos.
19. Amor
El amor es el objetivo final. Es la música de nuestras vidas. No hay ningún
obstáculo que el amor no pueda sortear.

20. Muerte
La vida es una larga serie de despedidas; solo las circunstancias nos
deben sorprender. Un caballero se preocupa de agradecer la vida que se
le ha dado. Él no teme a la muerte. Para que otros comiencen el trabajo
de caballero, otros deben terminar.