You are on page 1of 2

El arte de escuchar: armonía, melodía y ritmo.

Melodía. Este elemento de la música es el más intuitivo de todos. Piensa que cuando
nos acordamos de una canción que nos gusta, lo que hacemos es pensar en su melodía;
incluso a tararearla.

La melodía se conoce también como frase musical, y se compone por la combinación de


los distintos sonidos de forma secuencial: uno por uno. Es cierto que si tocamos dos
sonidos simultáneos, y luego otros, tenemos lo que se parece a una melodía, pero en
realidad no lo es.

Hay instrumentos musicales que conocemos como melódicos y con los que solo
seremos capaces de hacer sonar un solo sonido. Pero luego podremos tocar otro sonido,
y luego otro… así hasta formar una melodía.

Por ejemplo, tenemos instrumentos como la flauta, el clarinete o el saxofón; que solo
pueden hacer sonar un solo sonido; y nunca más de uno simultáneo.

Características:

Hay tres características principales de una melodía en la música; motivos, frases y


períodos. Los motivos son los elementos de la música más pequeños que se combinan
para formar frases. La frase es la parte más grande de la melodía y se descompone en
dos partes: el antecedente y el consecuente. La frase antecedente es lo primero y la frase
consecuente la siguiente. Ambas frases deben sonar completas en sí mismas. En
relación a la gramática, considera la frase antecedente como la primera parte de una
frase separada por un punto y coma. Los períodos implican la combinación de dos o
más frases como la primera sección de "row your boat".

Armonía. Con este elemento le proporcionaremos un contexto a la melodía. Puedes


verlo como una especie de molde musical en el que encajaremos la melodía para
complementarla y darle un sentido. En música, la armonía consiste en la sucesión de
sonidos simultáneos. La base de la armonía son los acordes, que son 3 sonidos como
mínimo sonando simultáneamente.

Este elemento es muy subjetivo, y cada compositor usará un tipo de armonía u otra.
Esto tiene que ver, principalmente, con los hábitos e influencias musicales del
compositor.

Con la armonía podremos evocar diferentes estados de ánimo: como puede ser tensión,
alegría, calma, melancolía, tristeza, etc.

Tenemos también una serie de instrumentos musicales que se conocen como armónicos:
por ejemplo el piano, la guitarra o incluso el teclado electrónico, que gracias a la
tecnología puede hacer sonar sonidos melódicos como armónicos.
Características:

Las características de la armonía se dividen en dos tipos, acordes y arpegios. Las notas
de un acorde suenan simultáneamente y aparecen comúnmente en el rock, la música
clásica y el jazz. El período clásico de la música apuntó por la claridad melódica
extrema, al igual que otras formas de música popular. Los acordes también se pueden
segmentar para crear arpegios. Los arpegios ocurren cuando las notas del acorde juegan
consecutivamente en lugar de simultáneamente.

Ritmo. Es más que las distintas duraciones de los sonidos al escucharlos


secuencialmente lo que reconocemos como ritmo. La unidad rítmica se conoce como
tiempos, y éstos se pueden agrupar en partes iguales para formar lo que conocemos
como compás.

En música, hay estilos musicales en donde predominan los ritmos rápidos, como puede
ser la música dance, el rock and roll, o el pop. También hay otros estilos con un ritmo
más lento, como pueden ser las baladas, los vals o el chill out. (Mario)

Características:

El ritmo crea otras tres características de la música, monorrítmica, polirrítmica y tempo.


Los monorritmos tiene la claridad más rítmica ya que sólo hay un ritmo jugando a la
vez. En la música monorrítmica, la melodía, la armonía y el ritmo se mueven juntos. La
música polirrítmica contiene varios ritmos que se sobreponen para crear texturas
rítmicas complejas. Este tipo de ritmo es el más común como la melodía, la armonía y
el ritmo, que muy pocas veces tienen partes rítmicas idénticas. Por último, el tempo
determina la velocidad a la que la pieza se tocará. El tempo puede tener un efecto de
extrema en la percepción de la música.