You are on page 1of 5

LA INDIGNIDAD

INTRODUCCIÓN
Serán indignos de suceder y por lo tanto están impedidos a heredar los
descendientes que incurran en una de las faltas contempladas en el artículo 1025
del código civil.

La indignidad podrá presentarse en la sucesión testada (hay testamento) o en la


intestada (no hay testamento).

Las indignidades se transmiten a los herederos, se purga cuando transcurridos 10


años de muerto el causante, no se promovió o declaro la indignidad o cuando en
vida el sucesor haya perdonado al legitimario agresor o infractor, esto otorgándole
en el testamento una parte de la herencia.

En cuanto a los efectos, según se crea que la indignidad supone o


no incapacidad para suceder, el indigno no podrá, o sí, aceptar la herencia,
poseerla y ser heredero. El problema se reconduce a decidir si el indigno tiene o
no delación. En el Derecho Romano sí la tenía (potest capere sed non potest
retinere), y así lo piensa para nuestro Derecho lamayoría de los autores, con lo
cual el indigno es heredero mientras no se pruebe su falta. Otros creen que
su delaciónes claudicante, condenada a desaparecer o, excepcionalmente, a
convalidarse, y no falta quien afirma que no llega nunca a ser llamado.

Pierde el indigno su legítima si es heredero forzoso, y en su lugar la reciben


sus descendientes por el principio de personalidad de las penas (art. 761), y esto
en todos los casos, pese a que sólo se prevé la sanción en el núm. 2, como afirma
la doctrina mayoritaria.

La acción para declarar la indignidad prescribe a los cinco años desde que el
indigno posea la herencia o legado. Para contar el inicio del plazo es discutible si
el indigno goza de la posesión civilísima del artículo 440, aunque parece que no,
pues ésta tiende a proteger la buena fe y parte de una aceptación totalmente
eficaz, y en el caso del indigno no ocurre así.

La capacidad del indigno se cuenta con arreglo al tiempo de la muerte del


causante; si hay condición, se esperará a que se cumpla, y en los casos
del artículo 756.2 y 3 se esperará a la sentencia firme, y en el núm. 4 al mes
señalado para la denuncia.

Para gozar de capacidad sucesoria no basta con que el llamado a suceder no esté
afectado por una de las prohibiciones previstas legalmente; es preciso, además,
que no esté incurso en alguno de los supuestos legales deindignidad para
suceder. Dichos supuestos o causas de indignidad, recogen una serie de
transgresiones jurídicas realizadas por el presunto derechohabiente en perjuicio
de su causante. La ley supone que, de no manifestar el causante su voluntad de
perdonar al indigno, éste queda excluido como causahabiente. Así, es indigno el
que hubiese sido condenado en juicio por atentar contra la vida del testador; el
padre que hubiese abandonado, prostituido o corrompido a sus hijos pretendiendo
suceder a alguno de ellos, etc.

MOTIVOS DE INDIGNIDAD
Es excluido de la sucesión como indigno:

1) Quien fuere condenado por haber voluntariamente dado muerte o intentado


matar al de cujus, a su cónyuge, ascendientes o descendientes, o a uno
cualquiera de sus hermanos o sobrinos consanguíneos. Esta indignidad
comprende también al cómplice.

2) El sucesor mayor de edad, que habiendo conocido la muerte violenta del de


cujus, no hubiera denunciado el hecho a la justicia dentro de los tres días, a
menos que ya se hubiera procedido de oficio o por denuncia de otra
persona, o si el homicida es el cónyuge, ascendiente, descendiente,
hermano o sobrino carnal de quien debía denunciar.

3) Quien había acusado al de cujus, a su cónyuge, ascendiente o


descendientes, o a uno cualquiera de sus hermanos o sobrinos
consanguíneos de un delito grave que podía costarles la libertad o la vida, y
la acusación es declarada calumniosa; o bien ha testimoniado contra dichas
personas imputadas de ese delito, y su testimonio ha sido declarado falso
en juicio penal.

4) El padre que abandone a su hijo menor de edad o lo prostituya o autorice


su prostitución.

5) Quien con dolo, fraude o violencia ha logrado que el de cujus otorgue,


revoque o cambie el testamento, o ha impedido otorgarlo.

INDIGNIDAD DE PLENO DERECHO


La indignidad prevista en el caso 1) del artículo anterior surte sus efectos de pleno
derecho y no necesita la acción previa de impugnación dispuesta por el articulo
que sigue:

ACCIÓN DE IMPUGNACIÓN
I. La exclusión del indigno, excepto el caso previsto por el artículo anterior, resulta
por sentencia declarativa del juez competente.

II. La acción de impugnación puede ser incoada por cualquier persona que se
beneficie con la exclusión del indigno, y sólo es admisible después de abierta la
sucesión.

III. La acción caduca en el plazo de dos años contados desde la apertura de la


sucesión.
EFECTOS RETROACTIVOS DE LA SENTENCIA
Cuando la sentencia ha quedado ejecutoriada, sus efectos se retrotraen hasta el
momento mismo de abrirse la sucesión, considerándose al indigno como si nunca
hubiera sido sucesor, de tal manera que la sucesión se defiere a los otros
sucesores llamados en concurrencia con el indigno o a quienes en su defecto
sean llamados a suceder por la ley.

RESTITUCIÓN DE BIENES Y FRUTOS


El indigno está obligado a restituir los bienes y los frutos que ha percibido desde el
día en que se abrió la sucesión.

INDIGNIDAD DEL PROGENITOR


El excluido por indignidad no tiene sobre los bienes de la sucesión deferidos a sus
hijos, los derechos de usufructo o administración que la ley concede a los
progenitores.

REHABILITACIÓN DEL INDIGNO


El indigno, excepto el comprendido en el caso 1) del artículo 1009, es admitido a
suceder cuando el de cujus lo ha rehabilitado expresamente por documento
público o testamento.

Aunque no sea expresamente rehabilitado, si ha sido instituido heredero o


legatario en el testamento cuando el testador conocía la causa de la indignidad, el
indigno tiene derecho a suceder en los limites de la disposición testamentaria y en
la porción permitida por la ley.

CONCLUSIONES
Tacha que afecta a un heredero que ha cometido ciertos actos calificados como
reprochables y que determina la imposibilidad de suceder al causante, salvo que
sea rehabilitado por el mismo, cita entre estos supuestos a los padres que
abandonan a sus hijos, al que atenta contra la vida del testador, cónyuge o
descendientes y es condenado enjuicio, al que obliga al testador a hacer
testamento o a cambiar el ya hecho, etc. La indignidad tiene como principial efecto
la nulidad del llamamiento, ya sea testamentario o ab intes- tato.

Caducidad que afecta a un heredero culpable de una falta grave prevista


restrictivamente por la ley. Determina la exclusión de la sucesión ab intestato de
aquel contra el cual el presunto sucesor se ha mostrado indigno. V. Ingratitud.

Sanción civil por la cual se excluye a una persona de la herencia de otra a quien
hubiera podido suceder de no haber incurrido en alguna de las causas tipificadas
por la Ley.

Se discute si tiene un fundamento objetivo o subjetivo. Si objetivo, es


el legislador quien excluye de la herencia al que observa una conducta que se
considera sancionable; desde un punto de vista subjetivo, la indignidad no sería
sino una sanción que la Ley impone interpretando la voluntad del causante que, de
haber podido, habría procedido igual.

Se diferencia de la desheredación en que ésta opera sólo en sucesión testada:


sólo afecta a legitimarios; tiene relevancia familiar; debe ser alegada por
el causante; necesita prueba sólo si se contradice y causa debe existir antes de
abrirse la sucesión. Mientras que la indignidad funciona también en sucesión
intestada; afecta a todo heredero ylegatario y abarca toda la herencia; tiene
relevancia social y pública; opera aunque el causante nada diga; debe probarse
siempre, y la causa puede ser posterior a la apertura de la sucesión.

Su distinción con la incapacidad absoluta para suceder se centra en que


la indignidad presupone capacidad sucesoria: si se excluye al indigno, es porque
es capaz para heredar, aunque no puede retener la herencia, que se le quita.