You are on page 1of 4

Habilidades sociales

Las habilidades sociales son un conjunto de capacidades que


permiten el desarrollo de un repertorio de acciones y conductas que
hacen que las personas se desenvuelvan eficazmente en lo social.
Estas habilidades sociales en niños son algo complejo ya que están
formadas por un amplio abanico de ideas, sentimientos, creencias y
valores que son fruto del aprendizaje y de la experiencia. Todo esto va
a provocar una gran influencia en las conductas y actitudes que tenga
la persona en su relación e interacción con los demás.

Es fundamental prestar especial atención al desarrollo de habilidades


sociales, ya que en primer lugar son imprescindibles para la
adaptación de los niños y niñas al entorno en el que se desarrollan sus
vidas, y posteriormente estas habilidades les van a proporcionar las
herramientas para desenvolverse como adultos en la esfera social,
siendo la base clave para sobrevivir de manera sana tanto emocional
como laboralmente.

La falta de un desarrollo adecuado de las habilidades sociales


infantiles

La falta o escaso desarrollo de habilidades sociales, puede ser algo


doloroso para las personas. Los seres humanos vivimos en sociedad,
es parte de nuestra naturaleza, es por ello que la comprensión de las
relaciones y de las demás personas es algo imprescindible para una
vida emocionalmente sana. Y esto tiene repercusión en los demás
ámbitos de la vida, escolar, laboral, sentimental, personal, etc.

¿Cómo desarrollar las habilidades sociales en


niños?
Las habilidades sociales se aprenden y desarrollan a lo largo del proceso de
socialización, como resultado de la interacción con otras personas. Este desarrollo se
produce fundamentalmente en la infancia, los primeros años de vida son fundamentales
para el aprendizaje de estas habilidades.
Se aprenden y desarrollan a través de los siguientes procesos:

 Experiencia directa. Los niños y niñas están rodeados de personas y desde una edad muy
temprana comienzan a ensayar las conductas sociales. Se producen determinadas
experiencias que los pequeños van interpretando e incorporan esas interpretaciones a su
forma de pensar y actuar.
 Imitación. Los pequeños aprenden por lo que ven de las personas que son importantes
para ellos. Imitaran aquellas conductas sociales que observan en los adultos más cercanos,
pero no solo las conductas, también aprenderán de estos la manera de interpretar las
situaciones y hasta de sentirse en determinados momentos.
 Refuerzos. Los refuerzos sociales que tengan sus conductas, ya sea de los adultos y/o
iguales van a hacer que los niños y niñas desarrollen determinadas conductas y otras

1. Escucha activa

Hay una gran diferencia entre escuchar y oír. Saber escuchar es muy importante en
la comunicación con otras personas y, aunque no siempre nos demos cuenta, en
ocasiones pasamos más tiempo pendientes de lo que nosotros pensamos y de lo
que nosotros decimos en vez de escuchar activamente al otro.

Escuchar de forma activa no es solamente prestar atención a las palabras que salen
de la boca del otro interlocutor, sino que consiste en ser plenamente consciente de
las emociones y el lenguaje no verbal que la otra persona intenta comunicar.

La escucha activa es realmente importante a la hora de comunicarnos de manera


efectiva con otras personas.

2. Asertividad

La asertividad es una habilidad social muy importante por muchos motivos. La


persona asertiva expresa su opinión de manera apropiada y defiende su punto de
vista, siempre respetando la opinión de los demás. Así pues, la asertividad es clave
para comunicarse de manera eficiente con otros individuos, pero también para
nuestro propio bienestar emocional.

¿Pero qué diferencia a las personas asertivas de las que no los son? Puedes
encontrar esta respuesta en nuestro post: "Personas asertivas: 10 características
que tienen en común"

3. Validación emocional

La validación emocional es el entendimiento y expresión de la aceptación de la


experiencia emocional de la otra persona, y mejora las relaciones interpersonales
puesto que el otro interlocutor se siente comprendido y reconocido. Cuando alguien
siente que está siendo entendido emocionalmente, su confianza hacia la otra
persona aumenta y es capaz de abrirse, es decir, verbalizar lo que piensa y siente.
Es imprescindible para crear una buena relación con otros individuos

Artículo recomendado: "Validación emocional: 6 consejos básicos para mejorarla"

4. Empatía

La empatía es la capacidad para ponerse en el lugar del otro y saber lo que siente
o incluso lo que puede estar pensando. Por tanto, es necesaria para poder tener
relaciones interpersonales con otros individuos y para saber cómo comportarse
frente a los demás. La empatía, además, es clave para adaptarse a las situaciones
sociales.

Quizás te interese: "Aprendiendo a manejar la empatía y la adaptación: dos


cualidades maravillosas del ser humano"

5. Capacidad de negociación

Cuando compartimos el día a día con personas es necesario tener una buena
capacidad de negociación. Ya sea con los compañeros de trabajo o con la pareja,
saber negociar es una competencia necesaria pues puede evitarnos muchos
conflictos. Además, el conflicto puede surgir cualquier relación, y aprender a
manejarlo y a negociar es una manera sana y esencial para hacer que las relaciones
funcionen.

6. Respeto

Las personas están más dispuestas a relacionarse con nosotros si mostramos


respeto hacia sus creencias, valores e ideas. Además de respetar su forma de
pensar, el respeto se puede expresar con un contacto visual que indique sinceridad,
para que la personas se sienta tenida en consideración. La falta de respeto es una
de las actitudes que más odiamos y que, en algunos casos, cuesta dejar atrás.

9. Pensamiento positivo

Vivir la vida de manera negativa va a influir en cómo vemos el mundo y, por ende,
cómo nos relacionamos con los demás. Tener una mentalidad positiva y hacer frente
a las situaciones con optimismo es una de las mejores maneras de vivir. Y, además,
atrae a otras personas.

Artículo para profundizar en el pensamiento positivo: "25 frases positivas para vivir
el día a día con optimismo"

10. Regulación emocional


La regulación emocional es un concepto clave cuando convivimos con otros
individuos y es una competencia necesaria para la vida. Tener conciencia y regular
las propias emociones resulta necesario y a la vez nos ayuda a desarrollar mejor
nuestra posibilidad de favorecer el propio bienestar y el de los demás.

11. Apertura de mente

Una mente libre de prejuicios y de estereotipos es una fortaleza que te ayuda a


relacionarte con distintas personas y a adaptarte mejor al entorno. La rigidez mental
y la intolerancia son sin duda una limitación para las relaciones interpersonales.

13. Cortesía

Cuando somos corteses y educados con otras personas rara vez serán
desagradecidas con nosotros. Compórtate con respeto y de forma educada con los
demás y ya verás como te van mucho mejor las cosas. Ser gentil y amable, siempre
es un plus.

14. Saber expresarse

Saber expresarse es clave cuando nos relacionamos con los demás. Respecto al
lenguaje verbal, es necesario ser claro y hacer llegar a los demás el mensaje que
queremos. Esto parece fácil, pero no siempre ocurre así. Utilizar ejemplos concretos,
tener una buena capacidad de improvisación, vocalizar correctamente o considerar
los tiempos son estrategias útiles.

Lenguaje no verbal

La postura corporal, el contacto visual o los gestos, es decir, el lenguaje no verbal (o


comunicación no verbal) también comunican. Estar relajado y transmitir lo que
intentamos decir puede maximizar el mensaje que queremos enviar a los demás. Un
estudio llevado a cabo por Albert Mehrabian afirma que en una conversación cara a
cara, el componente verbal es un 35% y más del 65% es comunicación no verbal.
Según las palabras del propio Mehrabian: “El componente verbal se utiliza para
comunicar información y el no verbal para comunicar estados y actitudes
personales”.