You are on page 1of 5

¿Cuál es la vía para cuestionar el

reconocimiento de paternidad
por engaño, violencia o error?
Como parte de los 35 plenos distritales que estaban programados
para el año 2017, el último 11 de diciembre se desarrolló el Pleno
Jurisdiccional Civil, Procesal Civil y Familia del Distrito
Judicial de Junín, bajo la dirección del presidente de la Corte
Superior de Justicia del mencionado distrito, el magistrado Nick
Olivera Guerra.

Lea también: Casación 864-2014, Ica: ¿Cabe nulidad de la


partida de nacimiento por engaño sobre la paternidad del
hijo?

Como se sabe, un pleno jurisdiccional tiene el propósito de


uniformizar criterios jurisprudenciales en temas
controversiales que los jueces enfrentan en su labor de
administrar justicia. En particular, la discusión giró en torno a
la vía adecuada para cuestionar el reconocimiento de la
paternidad en casos en los que se alegue engaño, violencia y/o
error, si a través de la acción impugnatoria o a través de la
nulidad.

Lea también: Rev. sent. 132-2015, Lambayeque | Violación


sexual: Prueba nueva de ADN desvirtúa paternidad y permite
absolución de condenado

A continuación, presentamos el desarrollo del debate de este


tercer tema, sobre el que no hubo unanimidad.

TEMA 3

CUÁL ES LA VÍA PARA CUESTIONAR EL RECONOCIMIENTO


DE PATERNIDAD LEGAL EN LOS CASOS EN LOS QUE SE
ALEGUE ENGAÑO, VIOLENCIA Y/O ERROR, LA ACCIÓN DE
IMPUGNACIÓN DE PATERNIDAD O LA INEFICACIA DE ACTO
JURÍDICO

PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

La doctora Téresa Cárdenas, precisa que existen acciones que se


viene haciendo a través de nulidad o anulabilidad de acto
jurídico, la alegación del engaño violencia y/o error para formular
la acción reivindicatoria el conflicto surge si la vía idónea pueda
ser accionada a través de la acción impugnatoria o a través de la
nulidad.

POSICIÓN 1. Ponente. Dr. Ciro Rodríguez Aliaga.

Hasta el año pasado se admitía todo tipo de procedimiento que


tuviera que ver con el cuestionamiento de la paternidad.

Lea también: Control difuso: Aprueban inaplicación del art.


400 del Código Civil (plazo de impugnación de paternidad)

El tercer pleno casatorio no nos da la posibilidad de hacer lo


que nos da la gana, bajo el sustento de flexibilidad, pues no
podemos ser flexibles por encima de la ley procesal adjetiva,
subjetiva aún cuando sí debemos atender al interés superior del
niño.

Entonces surge la interrogante de si podemos admitir toda


pretensión que tenga que ver con cuestionar la paternidad de un
niño?, estamos realmente protegiendo con ello el interés superior
del niño?, o es que debemos exigir una rigurosidad procesal para
que ellos deban proponer sus demandas con ese rigor que nos
exigen las normas procesales.

Considera que sí se podría conocer dicha pretensión, vía un


proceso de ineficacia, nulidad o anulabilidad de acto jurídico,
porque el proceso de impugnación está destinado para aquellas
personas que no han participado del reconocimiento, con la
salvedad que ello no deba ser visto por los jueces civiles sino por
los especializados en familia, en las que se deba tener en cuenta
temas de identidad estática, identida afectiva y filiación socio
afectiva, etc.; y con ello no había problema en que un Juzgado de
Familia conozca tema de nulidad e ineficacia de acto jurídico
familiar.

Lea también: Lo que debes saber sobre la filiación de


paternidad extramatrimonial tras la última reforma

POSICIÓN 2. Expuesta por la doctora Pércida Lujan Zuasnabar.

Señala que quería hacer una aclaración de lo que es impugnación


de paternidad según el artículo 399 del Código Civil el que señala
sobre la impugnación de reconocimiento para aquellos que no
han intervenido, en este caso, no se hace ningún tipo de análisis
sobre la anulabilidad, nulidad, ineficacia del acto jurídico, es
decir, los supuestos que se han consignado para este punto no
son iguales, es decir acá nos vamos a lo que es la admisibilidad
o inadmisibilidad de la pretensión, algunos jueces lo declaran
improcedentes cuando se está viendo un tema de filiación y los
de familia cuando el nomen juris dice anulabilidad, y en ambos
casos lo que se está pidiendo en el fondo impugnación.

Lea también: ¿Puede dirigirse la reconvención contra sujetos


no demandantes?

El artículo 53 describe cuál es la competencia de los Jueces de


Familia, en el 98% de los
casos los usurarios en su demanda alegan: Nulidad de acto
jurídico, ineficacia de acto jurídico, anulabilidad de acto jurídico,
etc., son mínimos los casos que alegan impugnación de
reconocimiento, que percibe destruir un vínculo filial que se ha
establecido sin coincidir con el vínculo biológico, no se debe
confundir con la nulidad de reconocimiento.

Considera que independientemente de ese nomen juris que se le


ponga al petitorio veo de la casua petendi de los hechos que lo
que se está pretendiendo es la impugnación, la competencia es
del Juzgado de familia, pero si vemos que la causa pretendi solo
se constriñe a error, engaño, violencia, es decir, invalidez del acto
jurídico, será tramitado en la vía civil, es un tema novedoso,
aunque todavía no hay resoluciones en contra, por lo que
considera que no debería someterse a votaciones sino llegar a un
consenso en ese sentido.

Lea también: ¿Qué juez es competente para conocer


demandas sobre indemnización por daños y perjuicios
distintos a los derivados por accidentes de tránsito?

INTERVENCIONES:

Interviene el doctor Samaniego Cornelio, precisando que el


artículo 399 del Código Civil, solo habilita, sólo da legitimidad
activa para demandar al padre que no reconoció.

Interviene la doctora Percida Lujan señalando que no hay


posiciones sino un tema amplio a debatir.

Interviene el doctor Machuca, señalando que en el caso que nos


ocupa, no hay posiciones antagónicas sino mas bien que se
complementan.

Lea también: Pretensión de reconocimiento de unión de


hecho es imprescriptible sea ejercida por convivientes o sus
hijos [Casación 4121-2015, Arequipa]

El doctor Samaniego precisa, que generalmente cuando sube un


proceso sobre impugnación en apelación, lo hace generalmente
de un tema en el que el demandante es el padre que ha
reconocido y ya es posición de la Sala que ello es improcedente
ya que no tiene legitimidad para obrar, pero ya argumentando
vicios de la voluntad (ineficacia de acto jurídico) la defensa
inclusive ya es diferente.

El doctor Jorge Bustamente, señala que no hay controversia en


los dos casos señalados, pues si demandan impugnación es
porque interviene un padre que no ha reconocido y si lo ha hecho
tendrá que ser ineficacia del acto jurídico familiar en todo caso,
el tema controvertido sería quien sería competente en este último
caso, si el Juez de familia o el Especializado en lo civil.
El doctor Ciro Rodríguez, señala que la controversia surgía
porque hasta el año pasado se admitía procesos de impugnación
sea como fuere pero ahora con la exigencia de sala ya no se
admitiría esos procesos sólo en caso de que el que impugne no
sea la persona que participó de dicho reconocimiento.

La doctora Percida Lujan señala que si se han leído las


resoluciones que acompañan la carpeta informativa, ambas
contienen supuestos fácticos diferentes, personalmente señala
que tiene una conclusión y es que si discutes filiación el
competente es familia si discutes ineficacia es el Juez Civil.

En este estado, el señor Juez superior Alexander Orihuela


consulta al pleno si se puede incluir en el problema el tema de la
competencia. Propuesta que ha sido aceptada por unanimidad.

Intervene el doctor Jesús Santana, señalando que en familia el


asunto es caso por caso,
pues en esta instancia se aprecian criterios más amplios,
asimismo considera que la competencia en ambos casos es del
Juzgado de Familia.

La doctora Cabezas señala que el pleno nos ha traído sobre dos


posiciones que ella considera si es debatible y se inclina a favor
de la posición del doctor Ciro Rodríguez.

En este estado, el señor Presidente de la comisión señala que no


habiendo en sí posiciones antagónicas se arriba a la siguiente
conclusión.

CONCLUSIÓN:

La vía idónea para impugnar la filiación generada del acto de


reconocimiento llevado con engaño, violencia o error esa la
acción de invalidez del acto jurídico.