You are on page 1of 2

La estabilidad laboral es vista por muchas personas como algo del pasado.

Sí es cierto
que los contratos temporales pueden aportar una flexibilidad muy necesaria en muchas
situaciones, sí es cierto que existen circunstancias en las que los despidos son irremediables,
pero no es menos cierto que el contrato fijo y la estabilidad laboral aportan grandes beneficios
a empresas y trabajadores y generan beneficios para el conjunto de la economía.
Según el artículo 85 de la L.O.T.T.T. La estabilidad es el derecho que tienen los
trabajadores y trabajadoras a permanecer en sus puestos de trabajo. Esta Ley garantiza la
estabilidad en el trabajo y dispone lo conducente para limitar toda forma de despido no
justificado, conforme consagra la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.
Los despidos contrarios a la Constitución y a esta Ley son nulos.
La queja de los empleadores es cada vez más frecuente: retener talento es difícil.
Tanto las grandes corporaciones como los proyectos de emprendimiento encuentran una gran
complicación en la estabilidad del equipo de trabajo. Apenas se logró conformar un grupo,
éste se desintegra por motivos que resultan verdaderamente absurdos. El ausentismo, los
retardos, la distracción con dispositivos móviles y tantas otras razones suman a la falta de
compromiso.
Es necesario hacer consciencia de que los factores individuales como edad, género o
nivel de educación son determinantes de inseguridad laboral. Nos falta advertir que los más
vulnerables son los que tienen un menor nivel académico, pero tristemente, tener formación
educativa no garantiza un buen trabajo. La inestabilidad laboral juega en el deterioro de las
condiciones alcanzables. Después de una serie de saltos laborales, la gente empieza a
conformarse con empleos de bajos salarios y que carecen de prestaciones. Nos falta advertir
que sin estabilidad laboral conseguir protección de seguridad social, de prestaciones sociales,
de jubilación, de planes de retiro, son elementos que no se tendrán y sin ellos es casi
imposible amortiguar las experiencias de inseguridad personal y de autonomía.
La estabilidad es la garantía que otorga la LOTTT contra la privación injustificada del
empleo. La estabilidad es un derecho no patrimonial, asegura al trabajador el poder de
permanecer en su trabajo. La estabilidad del trabajador impone al patrono una limitación a
su derecho de terminar, por su sola voluntad, el contrato o relación de trabajo, previo pago
de las prestaciones e indemnizaciones legalmente previstas. El derecho a la estabilidad es
mayor que el derecho al cargo que se ocupe en un momento dado, constituye así una situación
de inamovilidad temporal.