You are on page 1of 5

TELEOLOGÍA DE KANT

a. Objetivo Propósito y Ciencia


Descripción general: La segunda parte del libro de Kant trata sobre una forma especial de juicio
llamada "juicio teleológico". La palabra "teleología" proviene de la palabra griega "telos" que
significa fin o propósito. Un juicio teleológico, según el relato de Kant, es un juicio acerca de un
objeto cuya posibilidad solo puede ser captada desde el punto de vista de su propósito. El
propósito en cuestión Kant llama un 'propósito intrínseco'. En tal caso, tenemos que decir que,
estrictamente hablando, el objeto no se hizo de acuerdo con un propósito que es diferentedel
objeto (ya que la idea de sopa de verduras en la mente del cocinero es diferente de la sopa
misma), pero que el objeto en sí mismo encarna su propósito. Kant habla principalmente de
organismos vivos (a los que llama "fines naturales"), que son tanto causa como efecto, tanto
modelo como producto, de ellos mismos. El problema aquí es que tal noción es paradójica para el
pensamiento humano en general, y ciertamente incompatible con el pensamiento científico.
Esto plantea dos problemas. En primer lugar, la naturaleza paradójica de cualquier concepto de
un propósito natural significa que nuestras mentes necesariamente complementan el juicio con el
concepto de causalidad a través de propósitos, es decir, el concepto de arte, en términos
generales. En otras palabras, a falta de recursos más adecuados, pensamos en propósitos
naturales en una analogía con la producción de objetos hechos por el hombre de acuerdo con su
propósito. En segundo lugar, al igual que con los juicios estéticos, Kant no afirma que tales juicios
lleguen a alcanzar el conocimiento. Kant sostiene que los juicios teleológicos son necesarios,
incluso en la ciencia, pero no para explicar los organismos, sino simplemente para reconocer su
existencia, de modo que la ciencia biológica pueda tratar de entenderlos en sus propios términos.
La palabra "teleología" proviene de la palabra griega "telos" que significa fin o propósito. Un juicio
teleológico, según el relato de Kant, es un juicio acerca de un objeto cuya posibilidad solo puede
ser captada desde el punto de vista de su propósito.
La segunda mitad del libro de Kant (la "Crítica del juicio teleológico") se estudia y se menciona
mucho menos a menudo. Esto, por supuesto, está relacionado con el hecho de que la estética de
Kant ha sido muy influyente, mientras que su teleología ha despertado un interés menos
contemporáneo; y también el hecho de que, en la Introducción al texto completo, Kant escribe que
"en una crítica del juicio, [solo] la parte que trata con el juicio estético le pertenece
esencialmente". (Introducción VIII). Esto se debe a que, como vimos anteriormente, en el juicio
estético la facultad del juicio es, por así decirlo, independiente, aunque ciertamente la acción del
juicio tiene implicaciones para nuestra facultad de razonar. En juicio teleológico, por otro lado, la
acción del juicio -aunque aún reflexiva- está mucho más relacionada con la cognición teórica
ordinaria de la naturaleza. El juicio en su función teleológica no es, digamos, desnuda en su
pureza. Sin embargo, sería un error ignorar la "Crítica del juicio teleológico" ya sea por su menor
influencia, o especialmente en el supuesto de que su contenido es intrínsecamente menos
interesante.
La principal diferencia entre los juicios estéticos y teleológicos es la "realidad" del propósito del
objeto. Mientras que el objeto del juicio estético fue intencional sin un propósito, los objetos del
juicio teleológico tienen propósitos para los cuales un concepto o idea está a mano. Hay, afirma
Kant, dos tipos de propósitos reales: primero, un "propósito extrínseco", que es el papel que
puede desempeñar una cosa al ser un medio para un fin determinado. Un ejemplo sería un objeto
de arte en el sentido general: un zapato, por ejemplo, o un jardín paisajista, algo que se hizo con
un propósito, y donde el propósito es la razón detrás de que se haga.
Sin embargo, al igual que en la crítica del juicio estético, tales ejemplos ordinarios no son
(aparentemente) preocupantes y, por lo tanto, no son lo que Kant tiene en mente. Entonces, Kant
nota que hay un segundo tipo de propósito real, un 'propósito intrínseco'. En este caso, más que
el propósito que se entiende principalmente como "detrás" de la producción de una cosa, una
cosa incorpora su propio propósito . Esto es lo que Kant llama 'propósitos naturales' (también
traducido como 'fines físicos'), y los ejemplos clave son organismos vivos (sección 65).
Tal organismo se compone de partes: órganos individuales, y debajo de eso, células
individuales. Estas partes, sin embargo, están "organizadas", están determinadas a ser las partes
que son, de acuerdo con la forma o "propósito" que es la criatura completa. Las partes producen
recíprocamente y son producidas por la forma del todo. Tampoco la idea del todo está separada
del organismo y su causa (porque entonces la criatura sería un producto de arte). Un reloj
mecánico puede estar compuesto o ser partes organizadas, pero esta organización no es el reloj
en sí, sino el concepto del reloj en la mente del artesano que lo hizo. El organismo es tal en tanto
que se produceintrínseca y continuamente ; el reloj no es un organismo porque tiene que hacerse
de acuerdo con un concepto de él.
Pero, ¿cómo se relaciona este principio con las ciencias de la naturaleza? Tal descripción de
organismos como teleológica no es original de Kant. Se remonta a Aristóteles y, a pesar de la
creciente hostilidad hacia la física de Aristóteles desde el Renacimiento, siguió siendo un lugar
común en la biología europea hasta el siglo XVIII y más allá. Kant tiene mucho cuidado de
distinguirse de la posición racionalista que, según él, toma la teleología como
un principio constitutivo , es decir, como un principio de conocimiento científico . Es importante
destacar que Kant afirma que esa causalidad teleológica es completamente ajenaa la causalidad
natural ya que nuestra comprensión es capaz de concebirlo. Sin embargo, dado que las
conexiones causales mecánicas naturales son necesarias, esto significa que un fin físico debe
entenderse como contingente con respecto a tales leyes naturales "mecánicas". La razón, sin
embargo, siempre exige necesidad en sus objetos (el principio de la razón aquí es similar a la
noción de Leibniz del principio de la razón suficiente; véase la entrada en la Metafísica de
Leibniz). En consecuencia, la razón proporciona la idea de causalidad de acuerdo con los
fines (en la analogía de que el arte es el producto de una voluntad). Como sabemos, sin embargo,
es puramente racionalel concepto no tiene validez constitutiva con respecto a los objetos de la
experiencia. En cambio, afirma Kant, el juicio teleológico es meramente reflexivo, y su principio
meramente normativo. El juicio teleológico no da conocimiento, en otras palabras, sino que
simplemente permite que la facultad cognitiva reconozca una cierta clase de objetos empíricos
(organismos vivos) que luego podrían estar sujetos (en la medida de lo posible) a un estudio
adicional empírico. En efecto, Kant está diciendo que, si no fuera por el juicio reflexivo y el
principio de su funcionamiento aquí (la idea racional de un fin o propósito "intrínseco"), la
capacidad de experimentar algo como vivo (y, por lo tanto, de estudiarlo posteriormente). como la
ciencia de la biología) sería imposible. Los juicios científicos ordinarios no podrán explorar y
explicar completamente ciertos fenómenos biológicos,
Tales juicios solo se aplican (con las limitaciones antes mencionadas) a cosas individuales sobre
la base de su estructura interna, y no son un intento de dar cuenta de su existencia per se. Sin
embargo, incluso esto sugiere razonar por analogía la idea del conjunto de la naturaleza como un
sistema intencional, que solo podría explicarse si se basa en algún fundamento suprasensible,
aunque es apenas necesario en todos los casos llevar la investigación hasta ahora (secc. 85). De
hecho, la naturaleza entera no nos es dada de esta manera, admite Kant, y por lo tanto, esta idea
extendida no es tan esencial para la ciencia como la más estrecha de los naturales (sect.75). Sin
embargo, la idea puede ser útil para descubrir fenómenos y leyes en la naturaleza que podrían no
haber sido reconocidos solo en una comprensión mecánica. (El pensamiento ecológico reciente,
por ejemplo, a menudo ha tendido a pensar en ecosistemas completos como si fueran en sí
mismos organismos, y especies enteras de plantas y animales (así como el entorno físico en el
que habitan) son su órganos '. Tal enfoque puede ser fructífero para entender la interconexión del
sistema, pero también puede ser peligroso si se toma demasiado, cuando comienza a verse
comoes necesario lo que, de hecho, debe considerarse contingente ).
Así, Kant cree que ha descubierto un papel, aunque limitado, para los juicios teleológicos dentro
de las ciencias naturales. De hecho, por supuesto, toda la concepción de la ciencia biológica se
alejaba de tales nociones, primero con la teoría de la evolución y, posteriormente, con la idea de
la genética. Sin embargo, hay algo fascinante en la concepción de Kant de un propósito natural,
que parece capturar algo de las continuas dificultades científicas y filosóficas para entender qué
es la "vida" en general.
segundo. 'La peculiaridad del entendimiento humano'
Descripción general: ¿Por qué es que un concepto apropiado de un propósito natural es imposible
para nosotros y debe complementarse con el concepto de producción de acuerdo con un
propósito diferente? Según Kant, se debe a una "peculiaridad" fundamental del entendimiento
humano. Nuestras mentes las describe como ' intellectus ectypus' , la cognición solo a través
de 'imágenes'. Es por eso que es imposible para nosotros entender algo que es al mismo tiempo
objeto y propósito. Kant luego afirma que esta caracterización del intelecto humano plantea la
posibilidad de otra forma de intelecto, el ' intellectus archetypus'', o la cognición directamente a
través del original. En tal caso, no habría distinción entre percibir una cosa, comprender una cosa
y la cosa existente. Esto es lo más cercano que nuestras mentes finitas pueden llegar a
comprender la mente de Dios.
Sin embargo, al tratar con el papel limitado discutido anteriormente, existe un peligro implícito. Si
la razón no presta suficiente atención crítica a la reflexión involucrada, el resultado es una
antinomia (sección 70) entre el principio científico básico del entendimiento, tratar de tratar todo
como necesario para estar sujeto a las leyes naturales y el principio teleológico. que hay algunos
objetos que no pueden ser tratados de acuerdo con estas leyes, y por lo tanto son radicalmente
contingentes con respecto a ellos. La solución básica de Kant a esta antinomia se da de
inmediato (sección71): el problema es simplemente que la razón ha olvidado que el segundo de
estos principios no es constitutivo.de su objeto, es decir, no tiene en cuenta la existencia del
objeto. Solo podría haber una antinomia si se entendiera que ambos principios son tan
constitutivos. Kant, sin embargo, continúa por varias secciones la discusión de la antinomia y su
solución, al final propone una solución nueva y notable.
En la secta.77, Kant se esfuerza por señalar que el juicio teleológico y reflexivo es una necesidad
para las mentes humanas debido a una peculiaridad de tales mentes. (Esta discusión recuerda el
tratamiento del idealismo en la "Crítica del juicio estético" más arriba.) En nuestra comprensión
del mundo (y para cualquier otro entendimiento que podamos imaginar el funcionamiento de), el
principio universal (ley de la naturaleza) nunca determina completamente cualquier cosa en
particular en todos sus detalles reales. Por lo tanto, estos detalles, aunque necesarios en sí
mismos como parte del orden de la naturaleza, deben ser contingentes con respecto a nuestro
concepto universal. Simplemente está más allá de nuestro entendimiento que debería existir un
concepto que, en sí mismo, determine como necesariotodas las características de cualquier cosa
en particular. (En este punto, Kant está claramente influenciado por la idea de Leibniz del
"concepto completo"; ver la entrada en la Metafísica de Leibniz.) Según lo explica Kant, un objeto
así entendido sería un todo que condiciona todas sus partes.
Pero un organismo vivo sería tal conjunto. Como hemos visto, para comprender su posibilidad
debemos aplicar (a través del juicio reflexivo) la idea racional de un propósito intrínseco. Aquí,
como acabamos de ver, el problema de la contingencia con respecto a la ley natural se ve
exacerbado. Pero esta idea es una presentación de tal conjunto, y la presentación se concibe
como un propósito que condiciona o conduce a la producción de las partes. La nuestra, en otras
palabras, es una comprensión que siempre 'requiere imágenes (es un intellectus ectypus )'
(sect.77).
Esta peculiaridad de nuestra comprensión plantea la posibilidad de otra forma de inteligencia,
el intellectus archetypus , una inteligencia que no se limita a este desvío de las presentaciones en
su pensamiento y actuación. Tal comprensión no funcionaría en un mundo de apariencias, sino
directamente en el mundo de las cosas en sí mismas. Su poder de dar lo universal (conceptos e
ideas) no sería un poder separado de su poder de formar intuiciones de cosas
particulares; concepto y cosa, pensamiento y realidad serían uno. Desde el punto de vista de tal
comprensión, lo que los humanos debemos concebir como la contingencia de los propósitos
naturales con respecto al concepto universal, es solo una apariencia. Para el arquetipo de
intellectus, tales propósitos naturales serían de hecho necesarios, en el mismo sentido que los
eventos sujetos a la ley natural mecánica. Por lo tanto, la noción de un intellectus archetypus , y la
correspondiente distinción entre las apariencias y las cosas en sí mismas, le da a Kant una forma
más completa de resolver la antinomia anterior. Debido a la limitación de nuestro entendimiento,
somos incapaces de conocer los detalles de la necesidad de todos los procesos naturales. La
idea de un propósito natural es un principio adicional esencial que corrige parcialmente esta
limitación, pero también produce la antinomia. Pero la contingencia introducida por el nuevo
principio es (o, mejor dicho, puede ser ) solo una contingencia para nosotros (como intellectus
ectypus)), y, por lo tanto, el principio de los fines naturales no contradice la exigencia de la razón
de la necesidad.
Tal idea nos lleva claramente en la dirección de la teología: el estudio del ser divino y la relación
de ese ser con la creación. Pero es sobre todo importante recordar que, en este punto, Kant no
está afirmando que hay, o debe existir, o que puede demostrar que existe, tal ser. Así, por
ejemplo, dada la preocupación de Kant con la intencionalidad y el diseño, uno podría pensar que
defendería el llamado "argumento del diseño" (el argumento de la existencia de un creador a
partir de la calidad de creación aparentemente diseñada). Pero, de hecho, Kant cree que este es
un argumento extraordinariamente débil (ver, por ejemplo, sect.sect.85, 90 y "Comentario general
sobre teleología"), aunque interesante. Kant, sin embargo, piensa que tiene un argumento que
está relacionado con él, y que (dentro de ciertos límites) funciona mucho mejor.