You are on page 1of 3

Alcances de las prótesis dentales removibles

La prótesis dental removible es un tratamiento restaurador e imprescindible que se usa en pacientes


con ausencias de piezas dentarias. Si el usuario es portador de múltiples tramos bucales edéntulos,
se le ofrecerá una solución a base de implantes o bien una prótesis dental removible (PPR). El
odontólogo es el profesional idóneo para indicar a los pacientes qué tipo de prótesis utilizar. Éste
hará uso de la visión que posea del afectado, preparación y experiencia para recomendar un
tratamiento protésico perdurable.

Las principales indicaciones de una prótesis parcial removible son las siguientes:

1.- En adultos mayores o en personas jóvenes menores de 20 años de edad, no se aconseja utilizar
prótesis fija ya que provocaría una mutilación de la pulpa dentaria que en estas edades se encuentra
muy desarrollada. Si el usuario quisiera a pesar de las advertencias usar este tipo de implemento
protésico, deberá hacerlo durante un largo tiempo ya que la estimación de una prótesis con un
tallado perfecto se efectúa dentro de tres a cinco años.

2.- Cuando la porción desdentada abarca un gran espacio, ya que debido a esto el implemento
protésico estará sometido a grandes fuerzas de torsión y contacto prematuro sobre los caninos,
siendo esto muy perjudicial ya que se pueden encontrar signos de malgaste y esto traer como
consecuencia un despegamiento de la estructura protésica permanente.

3.- Para los casos de grandes pérdidas óseas en partes anterosuperiores. En eventual caso, no se
recomienda adquirirlas ya que no brinda la rehabilitación estética que los usuarios requieren.

4.- No se recomienda en extracciones permanentes recientes a consecuencia de algún evento


traumático ya que estos usuarios necesitarán de largos períodos de cicatrización post evento.

5.- Para los casos extremos donde la persona carezca de piezas dentarias uni o bilaterales no es
viable la colocación de implantes protésicos removibles ya que no existiría un buen confort por parte
del usuario.

6.- Por los altos valores económicos que presentan muchos usuarios deciden no hacer uso de estas
estructuras odontológicas.
CLASIFICACIÓN DE KENNEDY

La clasificación de Kennedy es la más utilizada cuando se habla de prótesis parciales removibles ya


que facilita de manera considerable el diagnóstico de cada caso con la simple visión del modelo del
trabajo. Además es la más aceptada por los profesionales del colegio de odontólogos. Dicha
clasificación se encuentra dividida en seis clases y cada una de ellas se subdivide en cuatro
subclases distintas según el número de espacios desdentados que el usuario presente.

Clase 1: Pertenecen a esta clasificación todas aquellas personas que presentan dos extremos libres
con permanencia del grupo anterior de dientes. La estructura removible será dentomucosoportada,
es decir, será apoyada en la mucosa y en los dientes. Las subclases se denominarán según el
número de espacios libres, en modificación I, II, III y IV.

Clase II: A esta clase se le atribuyen aquellas bocas con solo un extremo libre, es decir, un extremo
unilateral. Ya que en el otro lado existen la totalidad de los dientes salvo cuando ya se entra en las
subclases en que también existirán las cuatro variantes mencionadas anteriormente, según el
número de espacios desdentados. Es decir, modificación I, II, III y IV.

Clase III: La clase III es una prótesis dentosoportada, o sea portada por los dientes solamente. Pues
a un lado se encuentran todas las piezas dentarias permanentes y en el otro están varias piezas
ausentes, salvo la última que podría ser el segundo molar. Si el tramo no es largo podría hacerse
una prótesis fija.

Clase IV: Esta clase es muy similar a la clase III salvo que la zona desdentada es todo el grupo
anterior. Si la ausencia es de los cuatro incisivos superiores podría eventualmente realizarse una
fija. El ideal para esta clase será transformar una estructura removible en una fija mediante
implantes.

Clase V: Esta clase solo utiliza un par de molares en una hemiarcada y el resto se encuentra
completamente desdentado. Es una difícil y poca aconsejable solución para estos pacientes extraer
esas porciones para poder colocar una dentadura completa.
Clase VI: En esta clase sólo permanecen en la boca los dos incisivos centrales. El hecho de que los
dientes restantes estén en la línea media puede tener mayor duración que la clase V, pero se pierde
la zona de reborde anterior para hacer una dentadura completa.