You are on page 1of 4

Hay tres clases de preocupaciones relacionadas con los impactos ambientales que se

relacionan con el desarrollo agrícola. La primera, es el impacto del desmonte o


recuperación de nuevas tierras para algún proyecto agrícola. La segunda, es el efecto de
la intensificación de la producción de las tierras agrícolas existentes. La tercera, está
relacionada con la sustentabilidad de los proyectos agrícolas.

Desmonte o recuperación de tierras


Al incorporarse por primera vez tierras nuevas a la producción agrícola, se producen
impactos iniciales importantes, algunos de los cuales son irreversibles: se pierden los
recursos naturales desbrozados o recuperados (por ejemplo, bosques primarios,
pantanos, tierras húmedas); se erosionan los suelos; baja la productividad de las tierras;
desaparecen las especies; se merma el hábitat de la fauna silvestre; se reducen los
servicios ambientales proporcionados por los ecosistemas existentes; y se perjudican los
habitantes de los bosques u otras minorías étnicas vulnerables, que dependen del
ecosistema que fue eliminado. Además de estos impactos iniciales, el método utilizado
para desmontar la tierra tiene una influencia importante sobre el subsiguiente éxito o
fracaso del proyecto.

La intensificación
En agricultura surgen los problemas ambientales más convencionales como resultado de
la intensificación de la producción de la tierra agrícola existente: comprensión del suelo,
uso excesivo de fertilizantes y pesticidas (herbicidas, insecticids, fungicidas).

Sustentabilidad
El tema agrícola crítico de la sustentabilidad. Para poder apreciar la sostenibilidad, se
requiere una evaluación de los costos económicos, sociales y ambientales de la
continuación a largo plazo del proyecto: ¿Son aceptables? ¿Pueden ser sostenidos sobre
la base de los productos?

Impactos sobre el medio ambiente


Es útil separar los proyectos agrícolas en dos categorías: la agricultura de tierra baja con
riego, y la de tierra alta, que depende de la lluvia. Cada una tiene su propio conjunto de
problemas ambientales potenciales. En las tierras bajas, las preocupaciones principales
son los efectos de los agroquímicos y el riego. En las tierras altas, es más probable
encontrar problemas de erosión, pérdida de la fertilidad del suelo, uso inadecuado de la
tierra y manejo incorrecto de las cuencas hidrográficas. El mantenimiento correcto de la
agricultura reducirá a un mínimo las pérdidas de suelo y nutrientes, equilibrará los
insumos y las cosechas, y fortalecerá los vínculos entre el agricultor, el extensionista y
el investigador. Al fortalecer los vínculos entre el agricultor y el investigador se
fomentará la moderación ambiental, la sostenibilidad, y tecnologías adecuadas.

Impactos mayores

El principal impacto ecológico que se debe tener presente es la pérdida irreversible del
hábitat. Esto es más crítico cuando se tratan de “tierras no cultivadas”, pero aún el
hábitat deteriorado, por ejemplo, la tierra húmeda urbana, presta servicios apreciables.
Esta pérdida reduciría los beneficios económicos valiosos del medio ambiente y
aceleraría la extinción y desaparición de la fauna, resultados que pueden ocurrir debido
a dos causas principales: primero, por los caminos de acceso que llegan al área del
proyecto o cerca del hábitat, puede facilitar asentamientos no planificados y la
destrucción de este hábitat. La pérdida de los servicios socioeconómicos, puede causar
más presión o la apropiación de otras tierras. Si estas tierras servían para pastoreo, por
ejemplo, los pastores tendrían que pastar sus rebaños en otra parte. Los grupos
indígenas son especialmente vulnerables. Asimismo, al desmontar nuevas tierras para la
producción o procesamiento de cultivos que son de tierras no cultivadas u otro hábitat y,
especialmente, si se trata de un hábitat crítico, como el bosque tropical, se debe emplear
medidas preventivas, precauciones y políticas adecuadas.

Impactos menores

Los impactos menores son mayormente reversibles y prevenibles. A veces, sin embargo,
pueden ser severos. Estos efectos menores se ubican en solamente tres categorías:

 El flujo agroquímico que contamina los ríos y el agua freática;


 Aspectos relacionados con los pesticidas; y
 Eliminación de los afluentes del procesamiento de los cultivos.

Efectos sociales y la salud humana


La evacuación involuntaria como resultado de los proyectos agrícola, especialmente de
los reservorios para riego, es probablemente el impacto principal. No se ha manejado
correctamente los aspectos complejos relacionados con el restablecimiento involuntario
que ha ocurrido como parte de los proyectos de gran envergadura en el pasado. Este es
especialmente el caso con los pueblos indígenas. Todo proyecto agrícola debe estudiar
cómo la tierra está siendo utilizada actualmente, dentro de los sistemas agrícolas, dentro
de la economía local y como fuente de alimentos, especialmente, durante los años de las
cosechas pobres. Antes de convertir estas tierras, el proyecto debe planificar
explícitamente la substitución o reemplazo de estos servicios perdidos, tanto por dar
justicia a los desplazados, como para evitar que se aumente la presión sobre las otras
áreas.

Los proyectos de piscicultura, ganadería y riego pueden tener efectos negativos sobre la
subsistencia y el estado de la mujer, si las intervenciones aumentan su carga de trabajo
sin darle bienes o ingresos adicionales. Al introducir la pesca mecanizada (incluyendo el
camarón), a menudo, la mujer pierde su oportunidad de trabajar, porque carece de las
nuevas habilidades y el acceso al mercadeo.

Los riesgos principales para la salud humana, debido a las enfermedades propagadas por
el agua, están detallados en el artículo:

 Impacto ambiental potencial de una presa hidráulica

Los riesgos del uso de los pesticidas se encuentran en el artículo:

 Manejo integrado de plagas

Se explican los riesgos para la salud que se originan en el procesamiento del algodón,
tales como bisinosis, en el artículo:
 Salud y seguridad pública.
 Desarrollo rural y agricultura
 En los últimos 25 años GRADE ha desarrollado una amplia gama de estudios
relacionados con el sector agropecuario y con los mercados de bienes y factores
asociados y con el impacto de las políticas y programas relacionados con el
desarrollo rural del país. Entre ellos destacan investigaciones sobre
comercialización agrícola y sobre mercados claves para el desarrollo
agropecuario como lo son el mercado financiero rural, el mercado laboral y el
mercado de tierras, así como las relaciones entre la minería y la población rural,
el efecto de los Tratados de Libre Comercio y la integración de los productos
andinos al mercado. De particular importancia ha sido también la investigación
realizada sobre derechos de propiedad y su impacto sobre el funcionamiento de
los mercados rurales.
 Aunque la actividad agropecuaria continúa siendo la fuente de ingresos más
importante de la población rural, una proporción creciente de dichos ingresos
proviene de fuentes no agropecuarias. Esto ha llevado a explorar aspectos
complementarios asociados a los bienes y servicios públicos y a la inversión
privada que permitiría desarrollar de manera más integral los mercados rurales.
En esta línea se han desarrollado proyectos sobre temas tales como, la
integración al mercado y costos de transacción en la agricultura peruana, los
vínculos estratégicos entre las actividades dentro y fuera de la finca, las
relaciones entre la geografía y el desarrollo rural, la estimación de los beneficios
de los caminos rurales, y las reformas de política agropecuaria, las
oportunidades de inversión y estrategias de desarrollo sustentable, entre otros.
 Además del permanente interés en el seguimiento y análisis de la problemática
agropecuaria y la evaluación del impacto de la política económica y las reformas
estructurales sobre la economía rural del Perú, los investigadores
de GRADE han ampliado sus intereses y focos de investigación hacia
investigaciones que incluyan los temas de economía forestal, evaluación del
impacto de la infraestructura pública sobre la economía rural (caminos rurales y
telecomunicaciones), evaluación de los determinantes de inversión privada en el
sector rural, la dinámica del empleo rural y la migración y sistemas financieros
rurales.
 Algunos de los proyectos recientes realizados en está área incluyen el análisis de
reformas de política agropecuaria en el Perú, los derechos de propiedad y el
desarrollo rural, la integración al mercado y costos de transacción de la
agricultura peruana, estudio comparativo de intervenciones públicas para el
desarrollo rural en la sierra peruana y la estimación de los impactos de la
variabilidad y cambio climático en los sistemas productivos rurales y en las
condiciones de vida y desarrollo campesinos

El desafío que enfrenta una política de desarrollo rural en el Perú es doble. Por
un lado, es necesario saber cómo hacer más eficiente el proceso de transición
desde una agricultura campesina hacia una agricultura empresarial moderna. Es
decir, encontrar formas que permitan pasar de explotaciones minifundistas, des-
capitalizadas y con limitada capacidad de generar excedentes y acumular capital,
a explotaciones de mayor escala, capaces de generar utilidades, inversión y
progreso en su entorno geográfico. Por otro lado, el reto es también encontrar la
manera de generar las condiciones adecuadas para que el empresario privado
pueda desarrollar actividades no agrícolas en el campo, aprovechando los recur-
sos naturales y la abundancia de fuerza de trabajo. Cualquier estrategia que
pretenda atacar eficientemente estos desafíos debe respetar los cuatro principios
básicos que se enumeran a continuación:
•Respeto a la estabilidad macroeconómica
•Liderazgo del sector privado
•Rol del Estado normativo y subsidiario
•Inserción competitiva en el comercio exterior