You are on page 1of 8

DILEMA DEL PROCESO INTEGRACIONISTA EN AMERICA LATINA

ESTUDIANTE
JENNY CAROLINA ACEVEDO DIAZ
CODIGO: 2132861

DOCENTE
ISAAC GUERRERO

SEMINARIO DE INTREGRACION LATINOAMERICANA

UNIVERSIDAD INDUSTRIAL DE SANTANDER


ESCUELA DE ECONOMIA Y ADMINISTRACION
10 DE MAYO 2018
BUCARAMANGA
PREGUNTA:

¿Cuál ha sido el principal dilema dentro del proceso y pensamiento


integracionistas en América Latina?

INTRODUCCIÒN

Al referirnos a la problemática que tiene fuertemente arraigada a la integración


latinoamericana dentro de los últimos siglos se parte del hecho que presenta una
conceptualización diferente en los pensadores integracionistas, de igual manera
dentro de un cambio en el paradigma integracionista se ve reflejado el nuevo ideal
acerca de este tema por algunos expertos como : Edmundo
Heredia(1999),Leopoldo Zea (1992), Felipe Herrera (1986), Álvaro Bello (2007) ,
quienes la definen como una idea a través de los años con diferentes nombres ,
que comienza a aplicarle desde el proceso de globalización desde el año 1990 .

Sin embargo, Edmundo Heredia (1999) señala que “usamos el concepto de


integración porque es el principal uso representativo de una idea que se origina y
perdura con distintos nombres, pero siempre con una suerte menguada, a lo largo
de la historia latinoamericana”.

Según Leopoldo Zea(1992), uno de los más prestigiosos integracionistas, plantea


que en 1989 “culmina y termina la historia iniciada en 1492” ,sin embargo él se
refería al término de la Guerra Fría, hacia un nuevo pensamiento integracionista
latinoamericano en el triunfo de la economía de mercado bajo la Globalización
pensaba que América Latina tenía una oportunidad como productor y consumidor,
porque la globalización que obliga a compartir el desarrollo alcanzado o por
alcanzar para que éste no se detenga y siga creciendo puesto que percibía la
atomización en la globalización y la resistencia a reconocer la existencia de un
mundo multirracial y multicultural, y nos señalaba que los pueblos de esta nuestra
región en América, integrados por su propio origen y desarrollo, podrán participar
en este mundo sin por ello renunciar a lo que son.
Ante la globalización es esencial generar las modificaciones del contexto social a
escala internacional, lo que obliga a una relectura del discurso integracionista
latinoamericano, que ha perdido una mayor relevancia histórica y vigencia practica
que sería ideal en el pensamiento latinoamericano, no solo con la realidad actual,
sino con las teorías en relaciones internacionales dentro de la competencia , pero
surge la duda ante el dilema entre seguir o desear que siga vigente los ideales y
pensamientos integracionista latinoamericanos con medidas de desafíos de los
nuevos fenómenos que enfrenta ahora América Latina, por medio de esa tensión
de cambio de paradigma integracionistas , sin embargo ejemplos posteriores a esa
problemática es a partir del año 1989 se observa una alta inflexión en los
procesos económicos y sociales en América Latina y el mundo que los
pensadores integracionistas no imaginaron a gran escala como las migraciones, la
problemática energética, la crisis de los poderes locales y la internacionalización
de las economías y tecnologías en el mundo globalizado .

1. Principal pensamiento Integracionista

Ante el referente problema planteado, surge la duda de ¿Cuál ha sido el principal


nudo que el razonamiento no ha podido descubrir en el pensamiento
integracionista?, Y por ende que obstáculos ha puesto contra sus límites, es decir
según lo que ese nacionalismo y la soberanía de los estados nacionales que son
elementos fuertemente vinculados internacionalmente en las sociedades de la
región por casi dos siglos, determinado por sus acciones institucionales que dan
paso a la identidad latinoamericana basada en una reiniciación de lo propio, que
destaca la independencia y lo autónomo ( Devés,2000)

Sin duda, como lo menciona Devés (2007), no todos han pensado lo mismo por
integración o destaca las mismas dimensiones, incluso hubo quienes propiciaron
una integración defensiva, como una especie de sindicato de países pobres para
defenderse de los ricos, otros con la idea de un nacionalismo continental, que
propusieron crear la nación iberoamericana.
La consolidación de los estados nacionales con los diverso resultados son un
significado de prevalencia en los interés nacionales a través de la búsqueda del
equilibrio subregional que apuntan hacia un proyecto de fronteras como lo
mencionaba Leopoldo Zea (2000), avanza empujando sin integrar.
Es decir no ha sido posible mediante los discursos para los integracionista
desnaturalizar las estructuras de relaciones internacionales al interior de América
Latina y pasar por otros tipos de acuerdos que fueron en su momento como el
ALALC, ALADI, MERCOSUR y actualmente UNASUR, que responden a
liderazgos y áreas de alta influencia al interior del continente, que aún siguen
vigentes y se extrae que el concepto de integración ha pasado por diversas
facetas , pero ninguna de ellas ha podido desatar una oleada

2. dilema de integración

Dentro del dilema de la integración, esta enlazado el proceso de reintegración


latinoamericano como resultado de la democratización del continente a finales de
los 80 , será mayor la participación de la comunidad interesada en intervenir en las
tareas propias de este proceso de integración , al actuar libremente con el apoyo
de la autoridad, mayor será el interés de la búsqueda de acuerdos entre las
partes, logrando una mejora en respuesta asociativa.
Sin embargo al mencionar que desempeña este interés, surgen pasiones basadas
netamente en lo territorial, ya sea por planteamiento nacionalistas, étnicos que
obedezcan a dinámicas conflictivas internas o más coyunturales, pero es la
generación de nuevos tejidos en torno a la integración regional, lo que desprende
este temática y se considera como una realidad que desde hace ya dos décadas,
se ha venido forjando este proceso de cambio .
Señala Ricoeur por medio de su teoría sobre la ideología como legitimación en la
cual es el significado particular el valor que se le confiere a las instituciones, como
el campo internacional que ha tomado relevancia desde renovadas
aproximaciones teóricas, que se tratara a continuación .
El panorama actual de la integración latinoamericana es complejo y la multiplicidad
de ofertas de comercio y de integración denota la crisis que está sufriendo.

Es esencial preguntarse ¿hacia dónde deben dirigirse nuestros esfuerzos?


Generalmente, los estudios sobre los esquemas de integración latinoamericanos
tendieron a abordar aspectos de orden político, socio-económico y geopolítico
referentes a su comercio, al comportamiento de sus inversiones y empresas, al
tratamiento de problemáticas sectoriales y jurídicas particulares, a las asimetrías
entre sus miembros y a cuestiones sociales entre otras pero, si bien se ha
señalado en términos generales la debilidad jurídico institucional como
característica, no se la ha abordado como verdadero obstáculo a la integración.

América Latina, si bien ha avanzado en la integración de jure formal o legal-con la


creación de un entramado institucional en cada uno de los sistemas de
integración, otorgando más importancia a la forma que a la función, no ha sido el
detonador de la interdependencia en la región, pero está lejos de una integración
de facto o real que permita la consolidación de los distintos procesos, como
manifiestan Rocha Valencia y Morales (2007).

La multiplicación y creación de órganos no conduce de por sí a un grado más


profundo de integración. En la dimensión político-institucional se plasma la
convergencia de los Estados miembros, si la relación implica dependencia política,
la funcionalidad jurídico-institucional es intergubernamental, en cambio si el
sustento entraña autonomía política, se asistirá a una funcionalidad jurídico-
institucional supranacional (Ídem).

El uso de la expresión supranacional ha sido ambiguo y ha llevado a confusión


tanto en el discurso político como académico por su generalidad conceptual.
Independientemente de las teorizaciones de que fue objeto y se entiende a la
supranacionalidad como “la norma o la institución creada por acuerdo entre los
Estados” (Delgado Rojas, 2009: ) fundantes que en uso de su soberanía
transfieren voluntariamente competencias materiales y funcionales (Pescatore,
1973) a las instituciones comunes, por lo que el orden normativo creado tiene una
jerarquía superior a las legislaciones nacionales.
Este orden jurídico goza de autonomía con relación a los ordenamientos
nacionales y los principios que lo rigen lo diferencian del derecho internacional y
de la normativa interna de los Estados, tales como su primacía y la aplicabilidad
directa (Mellado-Urriza, 1994).

Como consecuencia se debilita la capacidad política de los procesos de


integración y, al no plasmarse desde el inicio, no sólo han renunciado sino que se
resisten a ceder grados de competencia en instituciones integrativas que pudieran
afectar el poder decisorio estatal. En este marco las Cumbres Presidenciales han
pasado a tener unos papeles protagónicos generando una alta demanda en las
agendas de los Jefes de Estado y de Gobierno, por la multiplicidad de procesos en
los que están involucrados, los que por su gran variedad conducen a una falta de
coordinación entre ellos.

Los funcionarios no gozan de autonomía de acción y poder en la esfera de los


órganos comunes a que refieren Pierre Pescatore (1973) y Olivar Jiménez (1995);
al conceptualizar la supranacionalidad, responden a las directivas y cálculo de los
intereses nacionales. Por otra parte, los mecanismos de toma de decisión siguen
el procedimiento del consenso, la unanimidad o mayoría calificada rigidizando los
procesos de toma de decisiones y posibilitando vetos cruzados que impiden un
avance efectivo. Así, la integración queda relegada al voluntarismo autolimitante
del interés nacional, renovado constantemente y sujeto a los vaivenes de los
cambios de gobiernos, realizada y revisada individualmente por cada miembro
(Mellado-Urriza, 1994).

CONCLUSIÓN

Se debe redefinir en Latinoamérica su desarrollo e integración para poder así


rescatar el imaginario de integración latinoamericana perdido por falta de rumbo
hacia una concepción clara y solidaria de integración y por la dispersión de la
misma. Ello exige readecuar objetivos, instrumentos y la funcionalidad jurídico-
institucional.
La arquitectura institucional y su funcionalidad deben apuntar a la convergencia de
los actuales esquemas subregionales existentes y a terminar de dar forma
definitiva a las uniones aduaneras y mercados comunes planteados, teniendo en
cuenta que se aspira a niveles superiores de integración. En consecuencia se
debe superar el intergubernamentalismo que limita el avance de los procesos y los
sujeta al voluntarismo auto limitante de los gobiernos conforme al grado de
compromiso que están dispuestos a asumir.

También se deberá superar la percepción limitante de que la supranacionalidad


implica la pérdida de soberanía para los países. Una sólida arquitectura
institucional para la integración puede presentar en una recuperación de
capacidades y márgenes de autonomía frente al resto del mundo y puede resultar
más eficaz que una acción emprendida a nivel nacional, subregional o regional. La
búsqueda de la convergencia y articulación normativa exige analizar los
respectivos Tratados, Acuerdos y Protocolos que son la base jurídica de los
distintos esquemas de integración subregional, para ir acercándolos a un patrón
común.

BIBLIOGRAFIA

 Bello, Álvaro (2004), Etnicidad y ciudadanía en América Latina, la acción


colectiva de los pueblos indígenas, CEPAL-GTZ, Libros de CEPAL No. 79,
Santiago.

 Devés, Eduardo (2000), Del Ariel de Rodó a la CEPAL (1900-1950),


Editorial Biblos, Buenos Aires.

 Devés, Eduardo (2002), “Espacio intelectual, integración latinoamericana y


sociedad civil: la planética y laubicación de un nicho en el medio ambiente
global”, en Estudios Trasandinos. Nº 7. Universidad de Santiago de Chile,
Segundo semestre, Santiago.

 Devés, Eduardo (2007), Cartas a la intelectualidad, estudiantes


universitarios y profesionales del conocimiento de América Latina y el
Caribe, Editorial Grafitti, Santiago.
 Delgado Rojas, Jaime , construcciones supranacionales e integración
regional latinoamericana. universidad de costa rica: san josé, 2009.

 Herrera Lane, Felipe (1982), América Latina: viejas y nuevas fronteras.,


ECIEL, Río de Janeiro.

 Mellado, Noemí B. y Urriza, Luis Manuel. “Integración, derecho comunitario


y MERCOSUR”. Mundo Nuevo. Revista de Estudios Latinoamericanos.
Instituto de Altos Estudios de América Latina. Universidad Simón Bolívar:
Caracas, enero-junio 1994 17(1/2): 63-64.

 Noemí B. Mellado, La integración latinoamericana: entre la unidad y la


fragmentación , universidad nacional de la plata, disponible en
http://sedici.unlp.edu.ar/bitstream/handle/10915/21137/Documento_complet
o.pdf?sequence=1

 Olivar Jimenez, Martha Lucía. “La comprensión del concepto de derecho


comunitario para una verdadera integración en el cono Sur”. En: BASSO,
Maristela (org.) MERCOSUR. Seus efeitos jurídicos, económicos e políticos
nos estados-membros. Libraría Do Advogado: Porto Alegre, 1995

 Pescatore, Pierre. “Distribución de competencias y de poderes entre los


Estados miembros y las Comunidades Europeas”. En: BID-INTAL, La
dimensión jurídica de la integración. Europa y África. Buenos Aires, 1973.

 Rocha Valencia, Alberto y Morales Ruvalcaba, Daniel Efrén. Enfoque


teórico-metodoló- gico para el estudio de la dimensión político-institucional
de los procesos de integración regional y subregional de América Latina y el
Caribe. Mimeo, Departamento de Estudios Ibéricos y Latinoamericanos de
la Universidad de Guadalajara: México, 2007.

 Sergio González Miranda y Cristian Ovando Santana, « Hacia un nuevo


pensamiento integracionista latinoamericano », Polis [En línea], 21 | 2008,
Publicado el 10 abril 2012, consultado el 30 septiembre 2016. URL :
http://polis.revues.org/2940

 Zea, Leopoldo (2002),“La frontera en la globalización” en: Zea, L. y


Taboada, H. (comp.) Frontera y globalización, FCE, México.

 Zea, Leopoldo (1992), “Integración, el gran desafío para Latinoamérica” en


Patria Grande, Parlamento Latinoamericano, Argentina.