You are on page 1of 1

Convenio MARPOL – Contenido de azufre en fueloil naviero

El transporte marítimo es también un importante consumidor de productos petroleros, el cuál alcanzó


alrededor del 5% de la demanda mundial de productos petroleros en el año 2015. La Agencia Internacional
de la Energía estimó que alrededor del 80% del uso de combustible en el sector ocurre en el transporte
marítimo internacional, para los cuales el fueloil (3,2 mbd) y el diésel (0,6 mbd) son los dos productos
principales. Además de su importancia en la demanda de petróleo, el transporte marítimo internacional
también es un importante emisor de contaminantes atmosféricos, en particular de dióxido de azufre (SO2).
En 2015, se determinó que el transporte marítimo internacional emitió 8,2 millones de toneladas de SO2,
lo que equivale al 10% de las emisiones mundiales de SO 2 relacionadas con el sector energético. Si bien
una proporción significativa de estas emisiones ocurren a cientos de kilómetros de las costas, se ha
evidenciado que los residentes costeros que viven cerca de las rutas de navegación o de puertos han sido
afectados adversamente por esta contaminación atmosférica.

El Convenio MARPOL (por sus siglas en inglés “Marine Pollution”) desarrollado por la Organización
Marítima Internacional (OMI) restringe los principales contaminantes atmosféricos contenidos en los gases
de escape de los buques, en particular los óxidos de azufre (SOx) y los óxidos de nitrógeno (NOx). Así, el
límite máximo de contenido de azufre en el fueloil a nivel mundial se reducirá del actual 3,5% al 0,5% (500
ppm), con efectos a partir del 1 de enero de 2020, y con sujeción a un estudio de viabilidad que habrá de
ultimarse a más tardar en 2018 y el cual podrá prolongar su entrada en vigencia al 2025. Esta regulación,
de entrar en vigencia en el 2020, deja un tiempo limitado a refinerías y flotas de buques para prepararse y
conducirá a un tenso mercado de productos petroleros. Podrían esperarse altos premios para diésel o
fueloil con bajos contenidos de azufre, así como severos descuentos para los combustibles con alto
contenido de azufre. Asimismo, esta regulación impulsará en el sector naviero la demanda de combustibles
bajos en azufre (potencialmente más ligeros) en lugar de combustibles altos en azufre (principalmente
combustibles pesados) o a la transición o mayor uso de gas natural en un periodo de pocos años. Los
buques tendrán también la alternativa de instalar depuradores para tratar los gases ácidos de combustión
producto del uso de combustibles con alto contenido de azufre. El efecto de esta regulación también se
sentirá en el alza de los costos de transporte marítimo, incluyendo el petrolero.

La regulación ecuatoriana del contenido de azufre en el fueloil está establecida en la norma INEN
2208:1999 (primera edición), la cual establece como requisito del fueloil naviero grado 25 y 35 el contenido
máximo de azufre en 2% (porcentaje másico) y el fueloil naviero grado 45 en 2,3% (según esta norma el
fueloil naviero se clasifica según su viscosidad en 3 grados). El fueloil No. 6, combustible que exporta el
Ecuador, registra contenidos de azufre entre 1,5 a 2%, según fuentes oficiales. Este contenido de azufre
es considerablemente superior al contenido del Convenio MARPOL que se prevé entrará en vigencia a
partir del año 2020, en consecuencia, si el fueloil No. 6 ecuatoriano mantiene los actuales niveles de azufre,
este combustible tendrá un mayor descuento en los mercados internacionales de productos petroleros a
partir de la entrada en vigencia del Convenio MARPOL.