You are on page 1of 2

MUNDO BIPOLAR

Luego de la caída de la Unión Soviética el mundo experimentó un gran cambio a


nivel geopolítico que no se había visto desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.
El planeta pasó de experimentar una realidad bipolar (con el conflicto entre las dos
superpotencias EE.UU. y la URSS), hacia una unipolar donde un solo país ejercía
el liderazgo mundial (EE.UU.). Este mundo se caracteriza por la ausencia de los
episodios de tensión que se vivieron durante el período anteriormente mencionado,
ya no existía el miedo a la destrucción del planeta producto de la guerra nuclear.
Este hecho facilitó la intervención de EE.UU. y sus aliados en diversos conflictos al
margen de la ONU. Lo que le ha valido la condena internacional y la incipiente
intromisión de otros Estados en la política internacional que desafían este liderazgo
norteamericano (China, Irán, Corea del Norte, e incluso Rusia, además de
Venezuela y Cuba).
Hacia 1990, en general, y con motivo del triunfo del sistema capitalista defendido
por Estados Unidos se habló del Fin de la Historia (Tesis defendida por Francis
Fukuyama) en donde inspirados de la derrota del comunismo se habla del fin de la
historia como la conocemos dando paso a un período de bonanza en donde el
neoliberalismo sería capaz de resolver todos los problemas de la humanidad y
donde todo conflicto sería dejado atrás. Esta ausencia de conflictos se entiende
como el fin de la historia.
Pero esta victoria fue efímera, se habla comúnmente de que al terminar la Guerra
Fría Estados Unidos se levantó como un gigante “con los pies de barro” y esto queda
demostrado a través de las falencias que experimenta el sistema económico a
través del mundo: el modelo neoliberal en Argentina cae en el fracaso y lleva a la
quiebra a este país Se produce la crisis de los tigres asiáticos, coyuntura que
arrastra a todos los países del mundo y deja marcas que hasta hoy se pueden
percibir en nuestro país. Tras estos hechos quedó demostrado que el capitalismo
como sistema político y económico no es
la opción perfecta que acabaría con los
problemas de la humanidad. Este hecho
ha permitido que los países mencionados
anteriormente como desafiantes del
sistema imperante y de Estados Unidos
en especial, cuenten con el sustento
ideológico suficiente como para
presentarse como opción ideológica
legítima, estos Estados generalmente se
acercan al socialismo, pero con claros
matices capitalistas, que funden en un
solo sistema donde predomina el comunismo (caso ruso, chino, venezolano, etc.)
MUNDO UNIPOLAR
En una segunda instancia y con la caída de la URSS debido a conflictos políticos
internos, además de la influencia capitalista, Estados Unidos empieza a tomar más
protagonismo, lo que provoca que los países de la URSS poco a poco tomen las
influencias norteamericanas, lo que gatilla el dominio del capitalismo en el mundo.

La caída de la URSS se debió principalmente a reformas impulsadas por el


presidente Mijail Gorbachov, las cuales no convencieron a los países de esta
alianza. En agosto de 1991 altos cargos del partido comunista intentaron un golpe
de estado para volver a las antiguas reformas socialistas; o sea, en otras palabras,
Gorvachov lo que pretende es abrir la llamada "Cortina de hierro" para que las
influencias capitalistas entren a la URSS. El golpe de estado fracasó debido al
rechazo popular, el cual estuvo dirigido por Boris Yelsin, posterior presidente de
Rusia.
La caída definitiva de la URSS ocurrió el 25 de diciembre de 1991.
El 10 de Febrero de 2007 en la 43 Conferencia de Seguridad de Munich, el
presidente ruso Vladímir Putin acusó en su discurso a los Estados Unidos de hacer
un uso “casi incontenido de fuerza militar en las relaciones internacionales”, y de
“arrojar al mundo en un abismo de conflictos permanentes”. Putin además acusó a
los Estados Unidos de intentar crear un mundo unipolar gobernado por Washington
en contra del deseo de muchos países de formar un mundo multipolar donde
todas las partes trabajen coordinadamente por la solución de los conflictos
globales.
Es este mundo multipolar al que hace referencia Putin el que lentamente se abre
paso a través de todo el planeta. El mundo dejó de creer en Estados Unidos como
el único líder a seguir. Y este rechazo al país norteamericano se hace más fuerte
luego de la política de intromisión que ha llevado a cabo en Afganistán e Irak, países
donde no pudo lograr total apoyo para empezar las acciones bélicas, sobre todo en
Irak.