You are on page 1of 16

Supervisión institucional de la seguridad y salud en el trabajo para programas de

investigación que involucran riesgos biológicos

Melissa C Dyson,1,* Calvin B Carpenter,2 and Lesley A Colby3

Melissa C Dyson, 1, * Calvin B Carpenter, 2 y Lesley A Colby3 La investigación con


materiales biológicos peligrosos (riesgos biológicos) es esencial para el progreso de la
medicina y la ciencia. El campo de la microbiología ha avanzado rápidamente a lo
largo de los años, en parte debido al desarrollo de nuevos métodos científicos como la
tecnología del ADN recombinante, la biología sintética, los vectores virales y el uso de
animales genéticamente modificados. Esta investigación representa un riesgo
potencial para el personal, el público y el medio ambiente. Las instituciones deben
tener la supervisión adecuada y tomar las medidas apropiadas para mitigar los riesgos
de trabajar con estos peligros biológicos. Este artículo revisará las responsabilidades
de la supervisión institucional de la salud y seguridad ocupacional para la investigación
que involucra riesgos biológicos. Abreviatura: IBC, comité institucional de bioseguridad

Desde el descubrimiento de microorganismos y su demostración temprana como los


agentes causantes de la enfermedad, los investigadores han estado estudiando
enfermedades microbianas y desarrollando contramedidas contra los organismos. Ya
en 1880, Louis Pasteur desarrolló un método de atenuación de patógenos virulentos
para que pudieran ser utilizados para inmunizar animales y protegerlos de
enfermedades. El campo de la microbiología ha avanzado enormemente a lo largo de
los años, en parte debido al uso de animales modificados genéticamente, así como al
desarrollo de nuevos métodos científicos, incluida la tecnología del ADN recombinante,
la biología sintética, los vectores virales y el xenotrasplante. Trabajar con agentes
infecciosos implica riesgo; las instituciones deben tener la supervisión adecuada y
tomar las medidas apropiadas para mitigar esos riesgos. Corresponde a las
instituciones desarrollar prácticas y procedimientos adecuados de bioseguridad y
biocontención para proteger a los trabajadores de laboratorio, la salud pública, la
sanidad animal y vegetal, la agricultura y el medio ambiente41. Según la
Administración de Seguridad y Salud Ocupacional, los empleadores son responsables
de proporcionar condiciones de trabajo seguras y saludables para sus empleados.21
El desarrollo de un programa de seguridad y salud ocupacional requiere el
conocimiento de los peligros presentes y la comprensión de su riesgo relativo para las
ocupaciones. lesión y enfermedad. Proteger la salud y seguridad de los empleados
involucrados en la investigación o involucrados con los animales de investigación es
un esfuerzo conjunto y colaborativo que requiere la participación activa de la gestión
institucional, personal de investigación que planifica y lleva a cabo programas de
investigación, cuidado de animales y administradores de programas de uso ,
profesionales de salud y seguridad. Además, los empleados individuales comparten la
responsabilidad tanto de su propia salud y seguridad como de la salud y seguridad de
quienes los rodean.
El NIH es un gran apoyo financiero para la investigación de enfermedades infecciosas. En
2015, el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas otorgó más de $ 2.7 mil
millones en subsidios para la investigación de enfermedades infecciosas, con temas de estudio
que varían desde la ciencia básica de los mecanismos de la enfermedad hasta los ensayos
clínicos. La búsqueda de enfermedades infecciosas puede involucrar al agente infeccioso real,
a los agentes sustitutos y a una variedad de modelos in vitro e in vivo. Trabajar con 'agentes
selectos' -agentes infecciosos y toxinas con el potencial de representar una amenaza grave
para la salud y seguridad pública, para la salud animal o vegetal, o para productos animales o
vegetales- es un subconjunto de investigación más pequeño pero muy importante con agentes
infecciosos . Su uso es supervisado por una regulación gubernamental específica (7 CFR Parte
331, 9 CFR Parte 121 y 42 CFR Parte 73) .36-38 El trabajo con agentes infecciosos o animales
expuestos a ellos tiene varios riesgos inherentes que deben considerarse para proteger el
empleado y el medio ambiente.
Debido a que el enfoque de esta visión general son los peligros infecciosos utilizados
intencionalmente como parte de los programas de investigación, el contenido no detallará las
preocupaciones con los peligros infecciosos o biológicos (riesgos biológicos) que están
naturalmente o incidentalmente presentes en los modelos experimentales. Las metodologías
de investigación como los xenotrasplantes que pueden transferir patógenos a los receptores de
trasplantes, el trabajo con líneas celulares humanas que pueden transportar patógenos
transmitidos por la sangre e incluso el trabajo con animales que pueden portar enfermedades
zoonóticas representan fuentes potenciales de preocupación en materia de salud ocupacional.
Estos riesgos deben evaluarse y gestionarse como parte del mismo programa de salud y
seguridad ocupacional que el uso experimental intencional de materiales biológicos infecciosos.
ADN recombinante y Nucleic sintético
Moléculas ácidas

Desde el principio, varios investigadores líderes favorecieron la demora de una


investigación más profunda hasta que se comprendan mejor los riesgos biológicos
potenciales asociados, incluido el potencial cancerígeno de los virus alterados en el
laboratorio.33 Las preocupaciones planteadas por la comunidad científica condujeron
al desarrollo en 1975 del NIH Directrices para la investigación que involucra moléculas
de ADN recombinante. Estas pautas establecieron el comité institucional de
bioseguridad (IBC, por sus siglas en inglés), que proporciona una revisión y
supervisión de la investigación utilizando técnicas recombinantes o sintéticas y
describe el marco que los investigadores deben seguir cuando diseñan experimentos
de terapia génica. Las pautas se cambiaron posteriormente para incluir ácido nucleico
sintético y ahora se conocen como las NIH Guidelines for Research que implican
moléculas de ácido nucleico recombinantes o sintéticas (denominadas en adelante
NIH Guidelines) .16 Biología sintética, un campo nuevo y emergente que abarca la
ciencia y la ingeniería , tiene el potencial de afectar muchas áreas de la sociedad. Los
biólogos sintéticos usan moléculas artificiales para reproducir el comportamiento
emergente de la biología natural, con el objetivo de crear vida artificial o crear partes
biológicas intercambiables para ensamblarlas en dispositivos y sistemas que funcionan
de una manera que no se encuentra en la naturaleza.

La tecnología del ADN recombinante se ha utilizado para manipular genes para


atenuar organismos para vacunas y para fines de investigación. Aunque estas nuevas
tecnologías han demostrado un gran beneficio, también tienen el potencial de crear
peligros y dilemas actuales con respecto al trabajo seguro con las tecnologías y sus
productos resultantes. Además, la manipulación de la genética de un organismo puede
aumentar su virulencia. Uno de los primeros ejemplos de manipulación genética que
conduce a un aumento inadvertido de la virulencia del organismo es la inserción del
gen de IL4 en el virus de la viruela del ratón. Los investigadores descubrieron que el
virus alterado podría matar tanto las cepas de ratón resistentes a la naturaleza como
los ratones vacunados.13 El estudio citado es un ejemplo de investigación de
ganancia de función, en la cual un organismo adquiere una función biológica nueva o
mejorada. Este tipo de investigación representa el potencial para un gran avance en la
comprensión y el tratamiento de las enfermedades infecciosas, así como un gran
riesgo si se altera la virulencia y la respuesta al tratamiento de un organismo. Una
consecuencia involuntaria de la investigación de ganancia de función es el riesgo
potencial que representa para el personal que trabaja con el organismo manipulado.
Las salvaguardias normales, como las vacunas, pueden no ser efectivas contra los
organismos modificados. En la mayoría de los casos, los organismos recombinantes
pueden manejarse al mismo nivel de bioseguridad que el receptor de tipo salvaje,
mientras que las secuencias de ADN pobremente definidas de organismos donantes
que pueden aumentar la virulencia del organismo receptor deben manejarse a niveles
de bioseguridad más altos.
Vectores virales
La tecnología de ADN recombinante se usa en combinación con vectores virales para terapia
génica. Los vectores virales son un componente clave de la terapia génica porque son un
medio eficaz de transferir genes para modificar tipos o tejidos celulares específicos y pueden
manipularse para expresar genes terapéuticos. Los vectores virales incluyen adenovirus,
retrovirus, poxvirus, virus adenoasociados, baculovirus y virus del herpes simple. La elección
del virus depende de una serie de factores, incluida la eficacia de la expresión transgénica, la
facilidad de producción, la seguridad, la toxicidad y la estabilidad.43 Los vectores ideales
basados en virus para la mayoría de las aplicaciones de terapia genética aprovechan la vía de
la infección viral pero evite la expresión posterior de genes virales que conducen a la
replicación y la toxicidad.
Se ha demostrado que utilizar los mecanismos moleculares especializados del virus es un método
eficiente para transportar el material genético deseado dentro de las células que infectan. Sin
embargo, los primeros investigadores no apreciaron completamente los riesgos potenciales
asociados con el uso de vectores virales. Por ejemplo, en 1999, un participante en un ensayo de
terapia genética desarrolló una reacción grave a un vector de adenovirus recombinante y murió 4 d
más tarde.25 Los riesgos también están asociados con el transgén en sí: en 2002, varios niños con
enfermedad de inmunodeficiencia combinada grave se inscribieron en un el ensayo clínico de
terapia genética desarrolló una afección similar a la leucemia debido a la integración genómica del
vector cerca de un promotor de oncogén.5,8 Desde entonces, se han dedicado esfuerzos e
investigaciones para comprender los peligros potenciales de la terapia génica y vectores con
eficacia, especificidad mejoradas y seguridad han sido desarrollados

Regulaciones y orientación con respecto


Salud y seguridad ocupacional en el uso
de Biohazards
Algunas de las principales referencias disponibles al preparar un programa de salud y seguridad
para riesgos biológicos incluyen: bioseguridad en laboratorios microbiológicos y biomédicos, 40
pautas para investigaciones que involucran moléculas de ácido nucleico recombinante y sintético,
16 y el manual de bioseguridad en el laboratorio, 43 a Directrices de bioseguridad desarrolladas a
nivel mundial publicadas por la Organización Mundial de la Salud. Estos son recursos excelentes
para el análisis basado en el riesgo que asignan organismos a grupos de riesgo basados en el efecto
potencial del organismo sobre un individuo o el medio ambiente. Con base en la clasificación de
riesgos, los recursos brindan recomendaciones sobre medidas efectivas para mitigar el riesgo. Las
consideraciones generales de salud y seguridad ocupacional, relacionadas con agentes infecciosos
comunes, pueden encontrarse en la publicación conjunta de CDC-NIH Bioseguridad en laboratorios
microbiológicos y biomédicos.40 Sin embargo, esa publicación no cubre todos los agentes
infecciosos, como los patógenos nuevos o emergentes, organismos genéticamente modificados u
organismos recombinantes. Las regulaciones de tasa de separación cubren la utilización de agentes
seleccionados (7 CFR Parte 331, 9 CFR Parte 121, 42 CFR Parte 73) .36-38
La información general de salud y seguridad ocupacional directamente aplicable a la investigación
en animales se puede encontrar en la Guía para el cuidado y uso de animales de laboratorio12 y en
la publicación Salud y seguridad ocupacional en el cuidado y uso de animales de investigación

Varias organizaciones nacionales e internacionales excelentes proporcionan pautas que ofrecen


recomendaciones adicionales para la bioseguridad en instalaciones para animales. La Organización
Americana de Seguridad Biológica (ABSA.org) fue fundada en 1984 para promover la bioseguridad
como una disciplina científica y para atender las crecientes necesidades de los profesionales de
bioseguridad en todo el mundo. La organización promueve la bioseguridad a través de
conferencias, publicaciones, capacitación, certificación y acreditación voluntaria. La Agencia de
Salud Pública de Canadá y la Agencia Canadiense de Inspección de Alimentos monitorean y
verifican el cumplimiento continuo de las instalaciones reguladas autorizadas para actividades
controladas con agentes patógenos y toxinas humanas o la importación o transferencia de
patógenos de animales terrestres; también publican el Estándar canadiense de bioseguridad.24 La
recientemente creada Federación Internacional de Asociaciones de Bioseguridad
(internationalbiosafety.org) promueve su misión de "trabajo seguro, seguro y responsable con
materiales biológicos" a través de reuniones, directrices y certificaciones. La organización
internacional AAALAC (AAALAC.org) proporciona acreditación independiente y voluntaria de la
institución

el programa de cuidado y uso de animales y utiliza muchas de las referencias mencionadas como
recursos en el proceso de acreditación. Un componente necesario de la acreditación es un programa
aceptable de salud ocupacional y seguridad institucional.
Roles y responsabilidades en un trabajo
Programa de salud y seguridad
Un programa efectivo de salud y seguridad ocupacional requiere un número de áreas funcionales
efectivas e integradas en una institución. Las 5 áreas funcionales generales incluyen el programa de
cuidado y uso de animales, el programa de investigación, salud y seguridad ambiental, salud
ocupacional y administración y manejo.18 Una buena comunicación e interacción entre las áreas
funcionales es importante para asegurar que los riesgos biológicos sean debidamente identificado y
revisado por un grupo con la experiencia adecuada y que se han implementado las salvaguardas
necesarias para proteger al personal que trabaja con los peligros. Las reglamentaciones y
orientación resumidas anteriormente proporcionan un marco para las responsabilidades
institucionales de supervisión de la investigación que involucra riesgos biológicos y para definir los
roles y responsabilidades de los diversos grupos. Estos roles abarcan áreas importantes de
responsabilidad y apoyo para un programa de investigación.

En este contexto, las instituciones se definen como cualquier entidad pública o privada
que participe en investigaciones que utilizan riesgos biológicos. Se requiere que las
instituciones proporcionen lugares de trabajo seguros para el personal. Del mismo
modo, es responsabilidad de la institución y sus empleados garantizar el cumplimiento
de las normas reglamentarias. Debido a que muchos tipos diferentes de
organizaciones usan animales (por ejemplo, centros académicos, empresas privadas,
instalaciones gubernamentales), diferentes estructuras de organización pueden
supervisar adecuadamente los programas de seguridad en el lugar de trabajo en estos
entornos diversos. Cada institución debe desarrollar programas internos que aseguren
el cumplimiento de los requisitos reglamentarios, identifiquen y reduzcan los riesgos en
el lugar de trabajo y eduquen y protejan al personal de enfermedades y lesiones.18 La
institución es la responsable última de establecer políticas, proporcionar los recursos
apropiados y supervisar la investigación programas; este ejercicio a menudo incluye el
establecimiento de comités y puestos con la autoridad delegada y la responsabilidad
de estas prácticas. El liderazgo institucional debe tener una comprensión clara de los
problemas de seguridad en el lugar de trabajo, proporcionar recursos para apoyar
programas y apoyar políticas institucionales diseñadas para garantizar la seguridad en
el lugar de trabajo. Además, los líderes deberían alentar un clima de cumplimiento y
colaboración para todas las organizaciones y personal involucrados en el programa.

Salud y seguridad ambiental y salud ocupacional. Un programa de salud y seguridad


ocupacional incluye tanto programas de salud y seguridad ambiental como de salud
ocupacional. La principal preocupación de los programas de salud y seguridad
ambiental para el uso de riesgos biológicos es prevenir la liberación de organismos o
toxinas fuera del entorno de investigación controlada y prevenir la infección del
personal, el público y el medio ambiente. El programa de salud y seguridad ambiental
proporciona servicios técnicos que ayudan a la institución a llevar a cabo sus
responsabilidades legales y reglamentarias relacionadas con la salud y la seguridad;
este programa involucra a personas que tienen experiencia en seguridad química,
seguridad biológica, seguridad física, higiene industrial, física de la salud y seguridad
radiológica, ingeniería, salud ambiental, seguridad contra incendios y toxicología. Se
incluyen en esta actividad los programas para recolectar, transportar y eliminar los
desechos peligrosos; gestionar las respuestas a las emergencias; monitorear el
cumplimiento regulatorio; y proporcionar apoyo de capacitación y asistencia técnica.
Por el contrario, un programa de salud ocupacional funciona para proteger la salud de
los empleados de los riesgos relacionados con el trabajo. Estos programas involucran
principalmente a profesionales de la salud, incluidos médicos, enfermeras de salud
ocupacional y especialistas para evaluar posibles riesgos de salud y administrar la
atención de los empleados que han adquirido una lesión o enfermedad ocupacional.
Debido a sus funciones relacionadas, la salud ocupacional a menudo está relacionada
organizativamente con la actividad de salud y seguridad ambiental.18 Comité de
bioseguridad institucional. El Comité de Bioseguridad Institucional (IBC) es un
mandato de las NIH Guidelines para revisar, aprobar y supervisar proyectos que
involucren moléculas de ácido nucleico recombinante o sintético conducidas o
patrocinadas por la institución.16 Para los proyectos que usan animales, la membresía
de IBC debe incluir alguien con experiencia en investigación con animales. Aunque el
IBC no está obligado a supervisar otros tipos de investigación de riesgos biológicos,
este grupo o un comité de supervisión de la seguridad operacional por lo general tiene
la tarea de revisar y aprobar el trabajo con biopeligros no recombinantes y agentes
seleccionados. En esta capacidad, el IBC (u otro comité de seguridad) proporciona el
mecanismo primario que representa la supervisión institucional de la investigación de
riesgos biológicos.
Oficial de Bioseguridad. También se define en las Directrices NIH la función del funcionario de
bioseguridad para las instituciones que utilizan la producción a gran escala de ácidos nucleicos
recombinantes o sintéticos y el uso de estos materiales en el nivel de bioseguridad 3 o 4.16 El oficial
de bioseguridad es responsable de las inspecciones de laboratorio , informes de incumplimiento,
informes de accidentes o enfermedades relacionados con la investigación, desarrollo de planes de
emergencia y asesoramiento sobre la seguridad del laboratorio. Una persona específica debe ser
designada como bioseguridad de la institución cuando se realiza una investigación específica (por
ejemplo, investigación de ADN recombinante que requiere la contención BL3). Para otras
investigaciones, las instituciones pueden elegir asignar estas responsabilidades colectivamente al
personal de seguridad y a los departamentos de salud y seguridad ambiental.
El investigador principal o el director del laboratorio es la persona que supervisa los proyectos de
investigación que utilizan riesgos biológicos y el personal de laboratorio responsable del trabajo.
Esta persona debe trabajar en estrecha colaboración con el IBC y otros órganos de supervisión y el
personal de la institución para garantizar el cumplimiento de las normas y políticas para el uso de
riesgos y la investigación. También es importante asegurarse de que el trabajo haya sido evaluado y
aprobado antes de la realización, informar problemas importantes o infracciones de las
reglamentaciones y políticas, informar nueva información y actualizaciones sobre el peligro y su
uso, y asegurar que el personal esté capacitado en técnicas.
Programas de recursos animales y comités institucionales de cuidado y uso de animales. El uso de
peligros en animales requiere que el IBC comparta la responsabilidad de algunos aspectos de la
supervisión con IACUC y los programas de recursos animales. Las prácticas para administrar y
supervisar los riesgos de los peligros que se usan en los animales a menudo se determinan en
colaboración entre el IBC, el IACUC y el programa de recursos animales. Cuando el personal o los
grupos comparten la responsabilidad de la supervisión de esta manera, deben tener un medio para
garantizar que se notifique a todos los grupos la información relevante. Por ejemplo, el IACUC debe
confirmar que el IBC ha sido notificado de los riesgos pertinentes enumerados en las aplicaciones
del protocolo IACUC. El IBC debe confirmar la participación de IACUC en proyectos que involucren
animales. Esta comunicación se puede realizar a través de aprobaciones contingentes (la
aprobación de IBC depende de la aprobación de IACUC, la institución retiene la liberación de fondos
para el grupo de investigación a la espera de la aprobación de IBC y IACUC) o mediante el cruce de
personal en ambos comités. Además, el personal como el personal de atención veterinaria y animal
que brinda apoyo y atención a los sujetos de investigación debe incluirse en los programas de
supervisión, salud, seguridad y capacitación.
Claramente, la supervisión de la investigación que utiliza riesgos biológicos es compleja y requiere
la participación de muchos organismos, programas y personal de la organización. La comunicación
y las funciones y responsabilidades claras son esenciales para un sistema de supervisión que
funcione sin problemas y para establecer una cultura exitosa de cumplimiento y seguridad en una
institución.
LA EVALUACION DE RIESGOS
La identificación de peligros y la evaluación del riesgo son pasos iniciales para determinar las
prácticas de seguridad y protección necesarias para el uso de un agente peligroso.14 Los riesgos
biológicos destinados a ser utilizados en programas de investigación deberían ser inicialmente
identificados por el investigador principal y presentados al equipo apropiado entidades de revisión
institucional, como el IBC. Los riesgos biológicos deben revisarse y aprobarse antes de su uso en el
laboratorio o las instalaciones para animales.
Evaluar el riesgo de los peligros es un proceso clave para determinar las prácticas de seguridad y de
laboratorio para evitar daños a los empleados y, en última instancia, al público y al medio ambiente.
La evaluación de riesgos es una responsabilidad compartida en múltiples niveles de un programa
de investigación. La evaluación comienza con la identificación del investigador principal del peligro
y sugerencias con respecto a las prácticas de seguridad y continúa con la revisión por profesionales
de seguridad, personal de programas de cuidado y uso de animales, personal de laboratorio y
comités relevantes (por ejemplo, IACUC). Las determinaciones de la evaluación de riesgos no deben
considerarse estáticas y deben evolucionar con los cambios en el conocimiento y la experiencia con
el agente, los avances en la tecnología y las modificaciones a las prácticas de laboratorio y los
métodos que implican el uso del agente.
La evaluación de riesgos debe tener en cuenta los factores directamente relacionados con el agente
en sí (por ejemplo, vía de transmisión, dosis fecunda, estabilidad ambiental, rango de huéspedes,
gravedad de la enfermedad potencial, tratamientos), riesgos asociados con los procedimientos de
laboratorio (por ejemplo , uso de objetos cortopunzantes, aerosolización, infección de animales que
permiten la reproducción del peligro y mordeduras o arañazos de animales), capacitación y
capacidad del personal, y equipo e instalaciones disponibles.4 Los organismos genéticamente
modificados se evalúan de manera similar, pero es importante considerar también que la
modificación genética en sí misma puede servir para aumentar o disminuir los riesgos asociados
con el agente.

La información identificada por la evaluación de riesgos proporciona una guía para la selección
de niveles apropiados de bioseguridad (que abarca prácticas microbiológicas, equipos de
seguridad y salvaguardias de las instalaciones) y prácticas de bioseguridad40. Idealmente, las
determinaciones se hacen por consideración de riesgo basada en evidencia, 14 sin embargo
los datos y la información específica del agente pueden no estar siempre disponibles. La
evaluación cuidadosa de los riesgos requiere un enfoque equilibrado que utilice los datos
disponibles, pero se abstenga de seleccionar garantías más estrictas de lo necesario y que
puedan imponer cargas y gastos innecesarios y aumentar el riesgo de incumplimiento de las
normas de seguridad. "Sin embargo, cuando no hay información suficiente para hacer una
determinación clara del riesgo, es prudente considerar la necesidad de salvaguardas
adicionales hasta que haya más datos disponibles". 40 Los agentes infecciosos se clasifican en
grupos de riesgo (RG1 a 4) de acuerdo con sus características, incluida la capacidad de
infectar y causar enfermedad, virulencia y gravedad de la enfermedad, y la disponibilidad de
medidas y tratamientos preventivos40 (Figura 1). Los grupos de riesgo se correlacionan pero no se
equiparan con los niveles de bioseguridad. "Una evaluación de riesgos determinará el grado de
correlación entre la clasificación de un grupo de riesgo de un agente y el nivel de bioseguridad" .40
Los niveles de bioseguridad para el trabajo con riesgos biológicos se dividen en 4 grupos según el
grado de protección brindado al personal, el medio ambiente y el comunidad cuando se trabaja con
peligros. Estos se designan BSL1 a BSL4 para el trabajo de laboratorio y ABSL1 a ABSL4 cuando la
investigación se realiza con animales. Los niveles de bioseguridad se detallan minuciosamente en
Bioseguridad en Laboratorios Microbiológicos y Biomédicos.

Control de exposición
El objetivo de un programa de bioseguridad es contener los riesgos biológicos utilizados en la
investigación. El riesgo biológico puede reducirse y controlarse mediante la aplicación correcta de
procedimientos reconocidos internacionalmente, como técnicas microbiológicas apropiadas,
aparatos de contención adecuados, instalaciones adecuadas y barreras de protección.6 Estas
características solo pueden ser efectivas si se usan de manera consistente y correcta. El uso
incorrecto, la falta de validación y el descuido de la reevaluación periódica pueden aumentar el
riesgo de exposición al disminuir el nivel de protección proporcionado.
Cuando las prácticas y técnicas de laboratorio estándar no son suficientes para obtener riesgos
biológicos, se necesitan medidas adicionales. Como se afirma en Bioseguridad en Laboratorios
Microbiológicos y Biomédicos, "El elemento más importante de la contención es la adhesión estricta
a las prácticas y técnicas microbiológicas estándar" 40 (Figura 2) .6
El equipo de seguridad funciona tanto para contener peligros como para proteger al personal que
trabaja con peligros. Los cabi-nets de seguridad biológica filtran el flujo de aire mientras el peligro
se está utilizando dentro de un área de trabajo definida para evitar la exposición del personal y el
medio ambiente. Los contenedores sellados pueden servir para minimizar el riesgo de derrames y
aerosoles de los peligros durante el almacenamiento, el transporte y otras prácticas de laboratorio,
como la centrifugación. El equipo de protección personal, como guantes, batas, cubrezapatos,
respiradores y gafas protectoras, brinda protección al empleado. Sin embargo, la capacitación
apropiada en el uso de equipo de protección personal, incluida la colocación, el uso y la remoción,
son esenciales para la eficacia de estos productos.

Las barreras secundarias son provistas por la instalación misma. La separación física de las
áreas de trabajo de laboratorio del acceso público, los sistemas de ventilación especializados,
incluidos los sistemas de filtración de aire (filtración HEPA), e incluso las cámaras de aire,
pueden usarse para controlar el acceso a peligros potenciales o contenerlos. La contención y el
manejo apropiados de los desechos infecciosos son imperativos. Los desechos deben
empacarse correctamente, etiquetarse claramente y descontaminarse adecuadamente antes
de abandonar las áreas de contención e ingresar a la corriente de desechos. El autoclave, la
desinfección química y la desinfección gaseosa o con vapor son herramientas de uso común.
Estas metodologías deberían determinarse como parte de las evaluaciones de riesgos y las
determinaciones de manejo de peligros. Además, el CDC, la Asociación Internacional de
Transporte Aéreo y el Departamento de Transporte supervisan y establecen estándares para el
envío de sustancias peligrosas, y las instituciones deben seguir estos estándares al importar o
exportar materiales.11,35-38 Los estándares para el transporte de riesgos biológicos también
deben determinarse para proteger la pérdida o los derrames de material peligroso durante el
transporte intrainstitucional.

descripción del grupo de riesgo según

MANUAL DE BIOSEGURIDAD DE
DIRECTRICES NIH PARA LA LABORATORIO DE LA ORGANIZACIÓN
INVESTIGACIÓN QUE INVOLUCRA MUNDIAL DE LA SALUD
MOLÉCULAS DE ADN
RECOMBINANTES
GRUPO AGENTES NO ESTÁN ASOCIADOS NO O BAJO RIESGO INDIVIDUAL Y
DE CON ENFERMEDADES EN COMUNITARIO: EL MICROORGANISMO NO
RIESGO ADULTOS SALUDABLES HUMANOS PUEDE CAUSAR ENFERMEDADES HUMANAS
O ANIMALES
1
GRUPO AGENTES ASOCIADOS CON
DE ENFERMEDADES HUMANAS QUE
RIESGO SON CASI GRAVES SERIAS Y PARA
2 LOS CUALES LAS
INTERVENCIONES PREVENTIVAS
O TERAPÉUTICAS ESTÁN
DISPONIBLES A MENUDO

GRUPO
DE
RIESGO
3

GRUPO
DE
RIESGO
4

Consideraciones especiales para la investigación


Involucrar animales Los animales vivos pueden aumentar el riesgo de los peligros utilizados en
los programas de investigación. Los animales mismos pueden lesionar al personal debido a un
comportamiento normal, como arañar o morder si las medidas de socialización o restricción son
inapropiadas. Además, los animales pueden transmitir enfermedades zoonóticas inherentes a
su especie (por ejemplo, Macacine her-pesvirus 1 [B virus], Q fever). Las mordeduras, los
rasguños, las gotas respiratorias y la exposición por salpicadura a los fluidos corporales de los
animales pueden aumentar el riesgo de propagación de agentes infecciosos endémicos o
administrados intencionalmente. Además, los animales vivos tienen el potencial de apoyar la
replicación y la propagación del organismo y, por lo tanto, representan un riesgo para el
personal y el medio ambiente. Los animales humanizados, que están injertados con sistemas
inmunes humanos funcionales, tienen un potencial mayor que sus conespecíficos de tipo
salvaje para apoyar infecciones activas con patógenos humanos. Los animales
inmunocomprometidos tienen un potencial mayor que los animales inmunocompetentes para
permitir la replicación y la posterior eliminación de un agente infeccioso. Una vez infectados, los
animales deben estar contenidos de forma segura para evitar su escape de una vivienda
adecuada. Además de la contención de los animales, las jaulas contaminadas, los alimentos, el
agua, las camas, los desechos y las carcasas son todas consideraciones importantes con
respecto al uso seguro de los riesgos biológicos y los mosquiteros debe estar debidamente
embalado, etiquetado y descontaminado antes de ser retirado de las instalaciones de
contención
Planes de desastres y respuesta de emergencia
Incluso con el personal mejor capacitado y el uso de equipos e instalaciones adecuados, pueden
ocurrir accidentes que generen un riesgo de exposición del personal o de materiales peligrosos. Por
lo tanto, se deben establecer planes y procesos para abordar posibles derrames, accidentes,
desastres naturales e incluso actos de terrorismo. El personal debe tener claros los mecanismos
para abordar las exposiciones, como la falla del equipo de protección personal, los pinchazos con
agujas y las mordidas o escapes de animales, y se debe alentar la presentación de informes para que
los errores sean reconocidos, abordados y preventivos.
Se pueden implementar medidas para evitar futuros accidentes. Debe haber disponible un equipo
apropiado para administrar los derrames e incluir señalización y materiales adecuados para
limpiar los derrames de manera segura y sin mayores daños. La información de contacto de
emergencia debe ser de fácil acceso para el personal. Se deben crear planes integrales de desastres
para enfrentar los desastres, como instalaciones o fallas en los equipos, incendios, desastres
naturales como inundaciones y tormentas, y actividades ilegales o terroristas. El personal debe
saber cómo ponerse en contacto con los servicios de emergencia, materiales y animales peligrosos y
evacuar las instalaciones. Los simulacros o las sesiones de práctica pueden ser útiles para
garantizar que todo el personal responsable comprenda sus roles y los recursos disponibles para
ellos durante una emergencia.
Bioseguridad
Además de las prácticas de seguridad que previenen la exposición y el retraimiento de
un peligro, la seguridad de los riesgos biológicos es una consideración importante. La
bioseguridad se describe como "la protección de agentes biopeligrosos o microbianos
utilizados en investigación por pérdida, robo, desviación o uso indebido intencional"
.40 No existen regulaciones federales actuales para los programas de bioseguridad
para el uso de biopeligros, excepto para detectar agentes o toxinas. (42 CFR 73, 7
CFR 331 y 9 CFR 121) .36-38 Sin embargo, sigue siendo valioso implementar un
programa de bioseguridad para todos los agentes biológicos y recombinantes. Muchas
de las medidas utilizadas en la práctica de la bioseguridad también sirven como
medidas de bioseguridad, como la evaluación de la experiencia y las capacidades del
personal, limitando el acceso a materiales de investigación solo a las personas
necesarias, evaluando las prácticas de laboratorio para garantizar que los materiales
se usen de manera prudente y segura , y establecer planes de emergencia.11
Considerar la necesidad de comunicación relacionada con la seguridad con la de
señalización clara y comunicación con respecto a los peligros puede presentar
conflictos entre bioseguridad y bioseguridad. Estas necesidades polarizadas deben
equilibrarse en relación con los riesgos de ambas preocupaciones. El éxito de los
programas de bioseguridad y bioseguridad requiere una cultura institucional y de
laboratorio que acepte y cumpla con las reglamentaciones y políticas para garantizar el
cumplimiento.

FIGURA 2

Figura 2. Prácticas recomendadas para la seguridad y salud laboral en entornos de


investigación (adaptado de la referencia 17, con permiso). El estricto cumplimiento de
las prácticas de seguridad en el laboratorio es esencial para la contención de los riesgos
biológicos. Los empleados deben comprender los peligros asociados con los
procedimientos que están realizando, reconocer las rutas a través de las cuales pueden
estar expuestos a esos riesgos, seleccionar prácticas de trabajo que minimicen las
exposiciones y, a través del entrenamiento y la experiencia, adquirir la disciplina y las
habilidades necesarias para mantener el dominio en la realización de prácticas seguras

Recomendaciones
CATEGORÍA DE PRÁCTICAS LABORALES
.restringir el acceso al área de trabajo
reduciendo el número de personal en riesgo
de exposición proporcionar advertencia de peligros y
consejos sobre requisitos especiales-
.
reducir las exposiciones por contacto directo mantener las manos alejadas para la boca,
e indirecto nariz, ojos y piel
. LAVE LAS MANOS cuando esté
CONTAMINADO y cuando el trabajo haya
terminado
.
descontaminar las superficies de trabajo
antes y después y después de los derrames
de un agente peligroso.
. utilizar métodos apropiados para
descontaminar equipos, superficies y desechos
.
sustituir materiales menos peligrosos por
materiales peligrosos siempre que sea
posible.
.Usar los equipos de protección personal-
practica para reducir la exposición percutánea
.elimina el uso de objetos filosos siempre
que sea posible. . evite volver a tapar las
agujas y use agujas con fundas auto
almacenables o aquellas diseñadas para
proteger al usuario.
-Dar guantes apropiados y evitar cortea a
través de la piel.
-seleccione productos con características
resistentes a las punciones siempre que sea
posible

practica para reducir la exposición por


ingestion

practica para reducir la exposición por


inhalacion

Servicios de salud ocupacional


La provisión de servicios de salud ocupacional es un componente clave dentro del programa más
amplio de salud y seguridad ocupacional.18 En términos generales, los servicios de salud
ocupacional abarcan esfuerzos para minimizar los riesgos para el personal (especialmente los más
susceptibles), así como la detección temprana y tratamiento efectivo de jurados o enfermedades
cuando ocurran. Para la investigación que utiliza riesgos biológicos, el enfoque principal de un
programa de servicios de atención médica ocupacional es la enfermedad ocupacionalmente
adquirida. No se definen los componentes precisos y mínimos de los servicios de salud ocupacional
de una institución; más bien, la amplitud y la intensidad de los servicios proporcionados deben ser
coherentes con los riesgos previstos y el nivel de riesgos para la salud inherentes al programa de
investigación general de una institución
Programa. La estructura general y la complejidad de un programa de servicios de
atención de salud ocupacional deben personalizarse para cada institución según lo
indicado por una evaluación de la exposición de los posibles riesgos para la salud del
personal. Como tal, las instituciones varían mucho en los servicios específicos de
salud ocupacional provistos a sus empleados. Sin embargo, cada institución es
responsable de garantizar que los registros médicos individuales y otra información de
salud personal estén adecuadamente protegidos, de conformidad con la Ley de
Portabilidad y Responsabilidad del Seguro Médico (HIPAA) .39 Se deben tener en
cuenta muchas cuestiones al diseñar servicios de atención de salud ocupacional
efectivos y eficientes, incluida la administración del programa, los programas de
vigilancia de la salud, los programas de vacunación de los empleados y los
procedimientos de respuesta a lesiones y enfermedades.

Administración del programa


La provisión de servicios de atención de salud ocupacional efectivos y eficientes requiere la
colaboración activa de múltiples individuos y grupos, incluyendo líderes institucionales,
especialistas en salud ocupacional, proveedores de atención médica, personal de cuidado de
animales, personal veterinario y especialistas en salud y seguridad ambiental. Para que sea
efectiva, la institución debe otorgar suficiente responsabilidad y autoridad a cada una de ellas
para influir y apoyar el programa. Los consultores e investigadores especializados deben
participar como expertos en la materia, según sea necesario. La formación académica y el
compromiso de dedicación exclusiva de los proveedores de atención médica designados (por
ejemplo, médicos, enfermeros practicantes, asistentes de médicos y enfermeras) serán
diferentes entre las instituciones. Los proveedores pueden ser empleados directamente por la
institución o pueden ser consultores contratados. Es responsabilidad de la institución garantizar
que los proveedores de atención médica estén suficientemente calificados para sus funciones a
través de capacitación previa y experiencia en salud ocupacional. Además, los proveedores de
atención médica deben tener conocimiento directo y familiaridad no solo con los riesgos
potenciales encontrados por los empleados, sino también con las características generales del
empleo (por ejemplo, formación educativa, experiencia previa, nivel de habilidad), deberes del
trabajo del personal, el entorno laboral -ment (por ejemplo, instalaciones y equipo), y riesgos
específicos inherentes al trabajo con animales y protocolos de investigación aprobados. Este
conocimiento y familiaridad se logra mejor a través de visitas regulares a los lugares de trabajo,
observaciones de tareas laborales e interacciones con empleados y gerentes.
El personal a ser provisto de servicios de salud ocupacional debe ser determinado no estrictamente
por títulos de trabajo y clasificaciones sino más bien en base a una evaluación de riesgos de
exposición potencial. Debe considerarse a todo el personal con tareas relacionadas con animales,
sus tejidos, su entorno o sus desechos, incluyendo personal de cuidado de animales, personal de
investigación, estudiantes, voluntarios, personal de mantenimiento de edificios, personal de
limpieza, personal de seguridad y proveedores seleccionados. Esta población también incluye
visitantes, voluntarios y aquellos que no están empleados directamente por la institución (es decir,
personal contratado). El nivel de servicios y la protección de la salud deben ser consistentes en
todos los grupos con niveles de riesgo similares. Para el personal contratado, es responsabilidad de
la institución asegurarse de que el empleador externo proporcione un nivel comparable de
servicios de atención médica ocupacional a sus empleados que prestan servicios a la institución.42
Además, la institución es responsable de garantizar que los registros médicos de las personas y otra
información de salud personal está adecuadamente protegida, de conformidad con la Ley de
portabilidad y responsabilidad del seguro médico.39
Programas de vigilancia de la salud. Los programas de vigilancia de la salud son componentes
comunes de los servicios de salud ocupacional de una institución. Su objetivo principal es detectar
la enfermedad adquirida en el lugar de trabajo en su etapa inicial, cuando todavía es posible
curarla.15 Para ser eficiente y mínimamente intrusivo para el personal, el programa debe limitarse
al grado y la variabilidad de los riesgos incurridos por el personal. Como resultado, el programa
puede escalonarse para proporcionar una evaluación más exhaustiva del personal de alto riesgo
con una menor evaluación de los de bajo riesgo.

Los programas de vigilancia de la salud a menudo incluyen una evaluación basada en


encuestas de la salud del personal y factores de riesgo basados en el trabajo para identificar a
las personas para quienes se recomiendan la evaluación médica y otras intervenciones (por
ejemplo, asesoramiento médico, provisión de adaptaciones). Las encuestas deben ser
claramente comprensibles para el usuario, consistentes con las regulaciones de privacidad y
conducidas con la frecuencia apropiada. La institución debe determinar si
La participación en la encuesta es obligatoria u opcional para el personal, reconociendo que la
participación aceptable de los empleados puede ir desde un simple acuse de recibo de la
encuesta hasta la finalización de un extenso cuestionario. Además, los programas de vigilancia
de la salud pueden incluir evaluaciones médicas requeridas u opcionales que se realizarán
antes del empleo; periódicamente a una frecuencia determinada por la evaluación de riesgos;
después de un incidente, preocupación, desarrollo de síntomas o lesión; y en o cerca de la
terminación del empleo.15,31,42 Si lo indica la evaluación de riesgos o las prácticas de trabajo
requeridas y el equipo de seguridad, las evaluaciones médicas pueden incluir exámenes
físicos, monitoreo biológico de los empleados en busca de evidencia de exposición al peligro y
evaluación de la capacidad física para use un equipo de seguridad selecto (por ejemplo,
prueba de función respiratoria y prueba de ajuste anual para el uso de un respirador N95).
Aunque la recolección y el almacenamiento de muestras de suero de línea de base alguna vez
fueron comunes, ahora su uso está reservado para un número limitado de agentes infecciosos
y condiciones experimentales que justifican el costo apreciable y los programas de
administración de muestras necesarios para mantener las muestras de manera confiable a lo
largo del tiempo. 17 Además, las evaluaciones de salud de los empleados funcionan como un
medio para proporcionar educación complementaria específica para las tareas laborales
individuales y las condiciones de salud personales y para facilitar las conversaciones
confidenciales entre los empleados y los profesionales de la salud.
Además, los programas de vigilancia de salud brindan un medio para monitorear la efectividad del
programa de salud y seguridad ocupacional de una institución, incluidos controles de ingeniería,
prácticas de trabajo y uso de equipo de seguridad.15 Como resultado, se pueden identificar mejoras
potenciales a la seguridad de los trabajadores. . Sin embargo, para que los programas de vigilancia
sanitaria cumplan estas funciones, los datos obtenidos a través del programa deben gestionarse de
forma adecuada y ser accesibles para evaluaciones integrales realizadas con la frecuencia
adecuada.42 Para identificar tendencias que de otro modo no serían evidentes al examinar puntos
de datos discretos, estos las evaluaciones deben analizar los datos recopilados de cada empleado a
lo largo de su empleo, así como a todo el personal a lo largo del tiempo.
Para que un programa de vigilancia de la salud sea exitoso, tanto el personal individual como la
administración de una institución deben confiar y apoyar el programa. Una cultura de seguridad es
esencial en todos los niveles de la institución y el personal debe estar seguro del propósito del
programa (es decir, la detección de la enfermedad adquirida en el lugar de trabajo) y los beneficios.
La institución debe demostrar claramente que su programa de vigilancia de la salud no es punitivo
para los empleados ni pretende separar al personal de sus puestos de trabajo. El personal debe
estar seguro de que cuando se identifica un problema de salud a través del programa de vigilancia
de la salud, la institución proporcionará adaptaciones necesarias para que continúen en sus puestos
existentes o, si no es posible realizar adaptaciones razonables o no se puede proteger la salud del
empleado, la institución transferirá al empleado a un puesto alternativo apropiado.
De manera similar, el personal debe recordar periódicamente la importancia de informar sobre
enfermedades, incidentes y "cuasiaccidentes" mediante el envío de informes de incidentes, y debe
asegurarse de que dichos informes no afecten negativamente a su empleo. Cada evento informado
debe ser evaluado y se debe realizar un análisis de seguridad en el trabajo, que puede incluir la
evaluación in situ de las instalaciones, equipos o tareas por parte del personal de seguridad.
Programas de vacunación de empleados. Desafortunadamente, las infecciones relacionadas con el
laboratorio con organismos administrados intencionalmente a animales sí ocurren en programas
de investigación con animales
eneralmente, se asume que las infecciones asociadas a los laboratorios son subinformadas, en
parte, debido al miedo de los empleados a la vergüenza o la represalia y debido a infecciones no
diagnosticadas o asintomáticas. Se ha demostrado que los procedimientos específicos relacionados
con los animales generan aerosoles y la contaminación del medio ambiente, incluidas las
inoculaciones intranasales y parenterales y el manejo del lecho contaminado.23,27,28,32 De las
infecciones relacionadas con el laboratorio notificadas, muchas han sido directamente atribuibles a
eventos de exposición conocidos, incluyendo heridas con agujas y otras lesiones cortopunzantes,
mordeduras de animales, contacto con ectoparásitos animales, exposición a aerosoles intencional
de animales, aerosoles generados durante el procesamiento del tejido animal, y selección o uso
incorrecto del equipo de seguridad. 10,22, 23,26,32 Solo una minoría de las infecciones
relacionadas con animales son atribuibles a la exposición parenteral; la mayoría están asociadas o
se presumen asociadas con la exposición a aerosoles.22 El riesgo de infección por aerosol se
intensifica con organismos u organismos altamente patógenos con dosis infecciosas muy bajas. En
este último caso, se han producido infecciones asociadas al laboratorio en el personal a pesar de la
observancia de los procedimientos de seguridad requeridos y la utilización del equipo de seguridad
apropiado10,14,23. La vacunación del personal que trabaja con estos agentes se ha asociado con
tasas más bajas de infecciones asociadas al laboratorio.
Una institución puede optar por iniciar un programa de vacunación de empleados por múltiples
razones, incluidos protocolos de investigación que impliquen la exposición a aerosoles intencional
de animales, para ayudar a mitigar las exposiciones conocidas o no reconocidas a organismos u
organismos altamente patógenos con muy baja dosis infecciosa y potencial Disminuir la
administración de profilaxis posterior a la exposición después de eventos de bajo riesgo o sospecha
de exposición con organismos seleccionados (por ejemplo, patógenos bacterianos). Para estudios
de vectores virales, la selección de vacunas profilácticas debería considerar cuándo las
modificaciones genéticas del vector viral podrían provocar un perfil inmunogénico alterado que
podría afectar negativamente la respuesta inmunológica de un individuo a la vacuna o infección.1
Orientación general sobre la administración de virus específicos Las vacunas y los toxoides son
provistos por el Comité Asesor del Servicio de Salud Pública sobre Prácticas de Inmunización.
Respuesta a lesiones y enfermedades Las instituciones están sujetas a múltiples requisitos
regulatorios regionales y federales relacionados con el seguimiento e informe de lesiones y
enfermedades relacionadas con el trabajo de los empleados. Por ejemplo, la Administración de
Seguridad y Salud Ocupacional generalmente requiere que las instituciones con más de 10
empleados documenten cada caso de lesión o enfermedad registrable en el Formulario 300 de
OSHA (Registro de lesiones y enfermedades relacionadas con el trabajo) dentro de los 7 días
posteriores a la notificación del caso y el registro por al menos 5 y. Luego se requiere que las
instituciones publiquen un resumen anual (Formulario 300A de OSHA, Resumen de lesiones y
enfermedades relacionadas con el trabajo) de los casos del año anterior en un lugar visible en el
lugar de trabajo.

Si bien las lesiones y las enfermedades deben manejarse de manera apropiada cuando
ocurren, uno de los principales objetivos de los servicios de Atención Médica Ocupacional es
evitar que ocurran. Es crucial que los planes se desarrollen antes del inicio del trabajo con
agentes infecciosos que detallen los procedimientos de respuesta para lesiones relacionadas
con el trabajo, eventos de exposición a personas y enfermedades conocidas y sospechadas.42
El desarrollo del plan requiere la participación de personas con una amplia gama de
conocimientos especializados. incluyendo personal de salud y seguridad ocupacional, personal
de salud y seguridad ambiental, personal experimentado de recursos animales y personal de
atención veterinaria.7 Además de registros médicos e informes de incidentes y mecanismos de
documentación para asuntos de seguridad ocupacional (por ejemplo, OSHA 300 formulario), es
valioso colaborar con instituciones
departamentos que apoyan asuntos de compensación laboral y licencias médicas para los
empleados y para proporcionarles comunicaciones y documentación apropiadas sobre incidentes y
enfermedades. Dependiendo de los peligros (por ejemplo, agentes seleccionados) y del tipo de
instalación (por ejemplo, laboratorios seguros y de alta contención), se puede indicar la
participación del personal de seguridad y de los primeros en responder. El personal médico que
pueda atender a los empleados lesionados o enfermos debe tener un conocimiento práctico de los
peligros potenciales, incluidas posibles vías de exposición y transmisión, procedimientos de
exposición profiláctica apropiados (si corresponde), monitoreo de síntomas y enfermedades, y
tratamientos disponibles.
Los planes de respuesta deben definir claramente las responsabilidades del empleado, el orden de
los procedimientos de respuesta y la disponibilidad y el uso apropiado del equipo de emergencia. El
personal debería recibir entrenamiento continuo sobre los planes. Además, los simulacros deben
realizarse periódicamente para garantizar que los planes de respuesta sean completos, confiables y
fácilmente ejecutables.
Capacitación de personal y educación
Según Biosafety in Microbiologic and Biomedical Laboratoirs, "el elemento más importante de la
contención es la estricta adhesión a las prácticas y técnicas microbiológicas estándar. Las personas
que trabajan con agentes infecciosos o materiales potencialmente infectados deben ser conscientes
de los peligros potenciales, y deben estar capacitados y ser expertos en las prácticas y técnicas
requeridas para manejar dicho material de manera segura ".40 Desafortunadamente, incluso con
una amplia historia y comprensión de los riesgos del laboratorio -las infecciones asociadas, estas
infecciosas siguen siendo una amenaza en los laboratorios modernos y las instalaciones de
animales.6 Los programas de capacitación de alta calidad para el personal involucrado en el uso de
riesgos biológicos en la investigación son esenciales para reducir el riesgo de exposición y
liberación de materiales. La capacitación no debe limitarse a los trabajadores de laboratorio, sino
que debe incorporar a todas las personas dentro del programa de salud y seguridad ocupacional,
incluyendo personal de cuidado y uso de animales, planta física y personal de limpieza, y cualquier
voluntario o visitante que pueda pasar por áreas peligrosas.
La capacitación del personal de laboratorio involucrado directamente con experimentos que usan
riesgos biológicos debe incluir contenido relacionado con la epidemiología, patogenicidad y
susceptibilidad humana a los materiales biológicos, así como instrucciones para el manejo directo
de agentes biológicos peligrosos y expectativas institucionales para el cumplimiento normativo.
documentación y presentación de informes a los órganos de supervisión.6 Las reglamentaciones
específicas dictan el contenido y la provisión regular de capacitación para el personal que trabaja
con patógenos transmitidos por la sangre o agentes seleccionados19,38. Estas capacitaciones
requieren contenido que implique riesgos y prácticas apropiadas y protecciones para los
empleados que trabajan con estos peligros Además, estas regulaciones establecen que la
capacitación se requiere por contrato y anualmente a partir de entonces.
Aunque estos requisitos no existen para todos los riesgos biológicos, son un modelo valioso a
considerar para respaldar el conocimiento de los riesgos y las prácticas de seguridad apropiadas.
Además, "involucrar al liderazgo laboratorial en actividades de capacitación en seguridad de la
biotecnología y proporcionar capacitación laboral específica a todas las personas que ingresan a
laboratorios de biocontención también son importantes para prácticas seguras y para promover
una responsabilidad colectiva hacia la seguridad" .4 Proveedores de atención médica, así como El
personal de riesgos debe estar debidamente capacitado para reconocer los signos y síntomas
clínicos específicos de los riesgos y agentes a los que el personal puede estar expuesto. El personal
adjunto, incluido el personal de cuidado y uso de animales, el personal de la planta y el conserje, y
los visitantes y voluntarios, deben recibir capacitación basada en su nivel de riesgo asociado con
sus deberes laborales. Al igual que para el personal de laboratorio, esta capacitación debe incluir el
conocimiento de los riesgos asociados con los riesgos biológicos específicos, las prácticas de trabajo
apropiadas requeridas para contener los materiales y prevenir la exposición, y las expectativas
institucionales de regulación e información.
Los programas de capacitación deben estar orientados a los estudiantes adultos y adaptados a la
audiencia esperada, teniendo en cuenta aspectos como su nivel de comprensión, experiencias
previas y obligaciones laborales. Además, los programas deben considerar la competencia
lingüística de los estudiantes (por ejemplo, hablantes de inglés no nativos) y garantizar que los
materiales y los cursos sean apropiados para comunicar la información necesaria a todos los
empleados. Es vital que las instituciones respalden activamente las actividades de capacitación y
refuercen su importancia.4 Como se informó anteriormente, "las personas involucradas en
accidentes de laboratorio en accidentes de laboratorio tienden a tener baja opinión sobre los
programas de seguridad, a tomar riesgos excesivos, a trabajar demasiado rápido y ser menos
conscientes de los riesgos infecciosos de los agentes que están manejando "14. La capacitación
formal debe ser un proceso continuo y continuo, que se imparte durante el empleo de una persona.
La capacitación no debe considerarse como un proceso pasivo, donde la información simplemente
se transmite de un docente a otro. A partir de su capacitación, el personal debe adquirir una sólida
comprensión de por qué se seleccionaron los equipos o procesos, para qué están diseñados, sus
limitaciones y las consecuencias para la salud que podrían derivarse si no se siguen los
procedimientos o si el equipo no se utiliza adecuadamente. El personal debe ser evaluado por su
comprensión y capacidad de implementar capacitación a través del uso, por ejemplo, de concursos
y evaluaciones de competencia. Los resultados de la evaluación se deben usar para modificar el
entrenamiento e identificar oportunidades educativas alternativas Finalmente, todas las
actividades de capacitación deben documentarse y seguirse para que los empleadores puedan
determinar claramente no solo la capacitación que recibió un empleado, sino también la
capacitación que un empleado no necesita o necesita repetir periódicamente.
Gestión de la información
Junto con la identificación de los peligros, la identificación, evaluación, capacitación y monitoreo del
personal que trabaja con un peligro en el laboratorio o en las instalaciones de los animales es
fundamental para la contención del peligro y la protección del personal. La gestión de esta
información es un componente crítico del apoyo institucional para un programa efectivo de salud y
seguridad ocupacional. La documentación de los procesos, el personal, la capacitación y las
evaluaciones son necesarias para garantizar que las prácticas requeridas se produzcan de manera
apropiada y para proporcionar los medios para la evaluación del programa. Además, como se
discutió anteriormente, los programas de salud y seguridad ocupacional generalmente involucran
responsabilidades compartidas en muchos niveles de una institución. Las funciones y
responsabilidades claramente definidas de cada una de estas áreas requieren una gestión e
intercambio de información eficaces para una supervisión compartida exitosa.
El investigador principal es el principal responsable de garantizar que el personal de laboratorio
esté debidamente capacitado, sea competente y cumpla con las prácticas de seguridad del
laboratorio. Sin embargo, esta responsabilidad también se extiende a la institución y a los órganos
de supervisión que participan en la evaluación y el monitoreo de las prácticas de seguridad del
laboratorio. A menudo, los organismos de supervisión institucional, incluidos el IBC, los grupos de
seguridad y salud ambiental y los oficiales de seguridad biológica, rastrean al personal involucrado
en la investigación con riesgos biológicos a través de IBC y / o aplicaciones de cuidado y uso de
animales. Este seguimiento le permite a la institución confirmar cuando los empleados ingresan al
sistema, para controlar cuándo y cómo se los capacita en
la política institucional y las prácticas apropiadas, los vincula a los servicios de salud
ocupacionales y documenta su salida del sistema (eliminando así su acceso a
materiales peligrosos). Cuando el uso de peligros se extiende a otras áreas de
investigación, como las que involucran humanos o animales, el personal que respalda
esas áreas (por ejemplo, zootecnia y personal veterinario) debe incluirse en los
procesos de seguimiento y capacitación y en los programas de salud ocupacional para
garantizar su seguridad y sus prácticas de trabajo seguro. Para que tenga la máxima
efectividad, un programa de seguridad y salud ocupacional debe contar con el
respaldo de un sistema de gestión de la información sólido y ágil. Como mínimo, el
sistema debe tener la capacidad de rastrear actividades pasadas y planificadas futuras
(por ejemplo, sesiones de capacitación, eventos de vigilancia), facilitar el intercambio
de información entre las personas necesarias (por ejemplo, profesionales médicos y
de salud y seguridad), y permitir el análisis y la retención de datos. Además, el sistema
debería ser fácil de usar y mantenerse y actualizarse de manera adecuada para
garantizar un uso confiable a largo plazo. Dichos sistemas de gestión de información
pueden requerir un apoyo financiero y tecnológico sustancial de parte de la institución.
Programa de Evaluación
Gran parte del trabajo de identificación de peligros, evaluación de riesgos, capacitación y evaluación
del personal, y el establecimiento de prácticas de bioseguridad y bioseguridad ocurre antes de que
comiencen los proyectos de investigación. Las reevaluaciones rutinarias, el reentrenamiento y la
revisión periódica de prácticas y estándares son prácticas imperativas para los investigadores
principales y las instituciones para confirmar que las prácticas de seguridad continúen
manteniéndose, modificándose y mejorando cuando sea necesario. Las propuestas para el uso de
animales y peligros tienen una vida útil limitada y la institución o sus delegados deberían
reevaluarlas periódicamente. Las inspecciones periódicas por parte de los organismos de
supervisión (incluida IACUC y la salud y seguridad ambiental) son herramientas valiosas para
mejorar las prácticas de seguridad y contención. Las inspecciones pueden incluir la evaluación de
laboratorios, espacios de vivienda y uso de animales, áreas de almacenamiento y procesamiento, y
ubicaciones de manejo de desechos y sus procedimientos asociados. Informes de inspecciones de
laboratorio, prácticas de seguridad de laboratorio, evaluaciones de instalaciones y equipos,
incumplimiento, lesiones, nuevos datos sobre el manejo y riesgos de los agentes, etc., que deberían
ocurrir de forma rutinaria durante la vida de un programa de investigación pueden evaluarse en
este momento para evaluar si es necesario realizar cambios en las prácticas de bioseguridad y
bioseguridad establecidas para la investigación.
Los programas de salud y seguridad en el trabajo no deben considerarse estáticos sino más bien
dinámicos y en constante evolución para responder mejor a las necesidades tanto de la institución
como de su personal. El personal debería contar con la capacidad y el respaldo suficientes para
informar las inquietudes de seguridad. Este apoyo es especialmente importante para personas con
riesgo directo de exposición, ya que a menudo están en una posición única para reconocer nuevos
peligros y riesgos y para observar las prácticas de seguridad de los demás.4 Cada incidente
informado debe usarse como una oportunidad para evaluar críticamente y potencialmente mejorar
los componentes del programa para evitar incidentes futuros. Además, tanto los componentes
individuales del programa como el programa en su conjunto deben ser evaluados por todos los
grupos involucrados a una frecuencia regular y mínima. La participación de personal
experimentado no familiarizado con el programa o externo a la institución puede ser especialmente
valioso en el proceso de evaluación al proporcionar nuevas perspectivas e identificar
potencialmente problemas y eficiencias que el personal interno no puede percibir fácilmente por la
influencia de la historia institucional.

CONCLUSIONES

Conclusiones
La investigación con materiales biológicos peligrosos es esencial para el progreso de la medicina y
la ciencia y para una mayor comprensión de la flora y la fauna que vivimos y de la que dependemos.
Sin embargo, esta investigación puede representar un riesgo significativo para el personal, el
público y el medioambiente. Las instituciones tienen responsabilidades tanto éticas como
regulatorias para proporcionar programas de seguridad y salud ocupacional efectivos, que
supervisen, administren y mitiguen los riesgos. Los programas de servicios de salud ocupacional
son complicados, ya que respaldan una amplia gama de investigaciones e involucran a numerosos
organismos de supervisión y personal. Las funciones y responsabilidades claras y la gestión efectiva
son herramientas esenciales para respaldar la aplicación exitosa de un programa institucional de
salud y seguridad ocupacional. Por último, el compromiso y el apoyo del liderazgo superior a la
seguridad en el lugar de trabajo es un componente integral para establecer y apoyar una cultura
institucional de cumplimiento y seguridad, sin la cual un programa de salud y seguridad
ocupacional no puede prosperar