You are on page 1of 8

CRISTÓBAL COLÓN

El año de 1451 nació en Génova (Italia) Cristóbal Colón, hijo del cardador de
lana Doménico Colombo y de Susana Fontanarossa. Su familia era de
tradición tejedora y mantenía un taller en la parte baja de la ciudad. Desde
muy joven, Cristóbal demostró que no tenía intenciones de mantenerse
ligado a los oficios manuales y comenzó a probar suerte en el mar.

En la década de 1470, Colón recorrió el mar Mediterráneo, llegando hasta la


isla de Quío (o Chío) y a las aguas de Túnez. Luego viajó hasta Inglaterra,
desde donde realizó una travesía a Islandia. A su regreso se estableció en
Portugal y se dedicó, junto a su hermano Bartolomé, a dibujar cartas marinas (portulanos) para
venderlas en Lisboa. De esa manera, los Colón se vincularon a importantes geógrafos de la época
como Fernão Martins o Paolo del Pozzo Toscanelli.

En esta misma época Cristóbal aprendió un latín rudimentario que le serviría para leer las obras de
los sabios. Además, fue comisionado a efectuar un viaje a las islas de Madera para adquirir un
cargamento de azúcar. En 1479 se casó con Felipa Moniz de Perestrello, hija del primer
gobernador de Porto Santo de Madera, con quien tuvo a su hijo Diego, futuro virrey de las Indias.
En 1483, Colón tuvo la oportunidad de conocer las factorías portuguesas en las costas de Africa.
Con todo este bagaje trazó su proyecto de alcanzar las Indias por el oeste. La etapa portuguesa de
Colón culminó en 1485, cuando, rechazado su proyecto por una comisión designada por el rey
Juan II y muerta su esposa, se trasladó a España junto a su hijo.

Acogido por los franciscanos del convento de La Rábida en las cercanías del puerto de Palos, y
ayudado por el ex-confesor de la reina Isabel la Católica, fray Juan Pérez, Colón presentó su
proyecto a los Reyes Católicos, quienes, tras dos rechazos, en abril de 1492 le otorgaron las
Capitulaciones de Santa Fe. Poco antes había tenido a su segundo hijo, Hernando, fruto de la
unión con Beatriz Enríquez de Arana.

Una vez concluido el viaje que permitió a Colón arribar a costas americanas, continuó realizando
empresas para la corona de España. Sin embargo, a pesar de haber emprendido tres viajes más
hacia América y ser reconocido como un gran navegante y explorador, nunca llegaría a saber que
había alcanzado un continente desconocido para los europeos de aquel entonces. Asimismo, tuvo
que enfrentar muchos problemas, tanto con la corona como con los primeros pobladores de la isla
La Española, debido a su incompetencia como administrador y gobernador de las nuevas
posesiones. Falleció en Valladolid en 1506.
FRAY BARTOLOME DE LAS CASAS

Bartolomé de las Casas nació en Sevilla (España) el 24 de agosto de 1474.


Fue hijo de don Pedro de Las Casas, quien participó en el Segundo Viaje de
Cristóbal Colón al Nuevo Mundo. Su madre fue Isabel de Sosa. En su
juventud estudió el idioma Latín en Salamanca.

En 1502, llegó a la isla La Española (Santo Domingo), y se dedicó a la


extracción de oro explotando a los indios de su encomienda. En 1506
regresó a España, y se convirtió en sacerdote. Regresó a La Española en 1508 y participó en varias
expediciones contra los indígenas. Pero en 1514, influido por la prédica indigenista del fraile
Antonio de Montesinos, renunció a sus encomiendas, para convertirse en un acérrimo defensor de
los nativos que estaban siendo exterminados cruelmente por los conquistadores.

Primero ante el rey Fernando "El Católico" y después ante Carlos I, Bartolomé de las Casas criticó
duramente los crueles métodos de explotación que padecían los indios. Gracias a sus gestiones en
1542 la Corona promulgó las "Leyes Nuevas", donde se prohibió la esclavitud de los indígenas,
quienes pasaron a ser vasallos tributarios del Rey de España.

En 1543, fue nombrado Obispo de Chiapas (Sur de México), cargo que ejerció hasta 1547, año en
que regresó a España. Allí siguió defendiendo a los indios hasta que falleció en Madrid el 17 de
julio de 1566.

Su obra escrita más conocida es Brevísima relación de la destrucción de las Indias (1552), donde
relató las crueldades de los conquistadores durante la invasión a América.
BERNAL DÍAZ DEL CASTILLO

(Medina del Campo, Valladolid, h. 1492 - Guatemala, h. 1585)


Conquistador y cronista español. Desde joven se decidió por la
carrera de las armas y, debido a su afán de aventuras, hacia 1514 se
embarcó a América viajando sucesivamente con las expediciones de
Pedro Arias de Ávila (a Darién, o sea Centroamérica), Francisco
Hernández de Córdoba (a Yucatán) y Juan de Grijalva (a Tabasco).
Casado con Angelina Díaz, tuvo un hijo llamado Diego.

Por tres años estuvo al servicio de Diego Velázquez de Cuéllar en Cuba hasta que se le incluyó en la
expedición de Hernán Cortés. Desde el 18 de febrero de 1519 fue soldado de las huestes de Pedro
de Alvarado, por lo que participó en la conquista del imperio mexica. Fue testigo presencial de la
prisión y muerte de los tlahtoanis Moctezuma II y Cuitláhuac, vivió la llamada «Noche Triste» y
peleó por la toma de México-Tenochtitlán.

Al concluir ésta, se unió a la expedición de Gonzalo de Sandoval hacia Coatzacoalcos y llegó a ser
regidor de la villa del Espíritu Santo. Después participó en la conquista de Chiapas y, en 1524,
partió con Hernán Cortés a la conquista de las Hibueras (Honduras), que resultó un fracaso, por lo
que regresó por tierra a la ciudad de México.

Tras una prolongada estancia en esa ciudad, viajó en 1539 a España para reclamar sus derechos
por haber participado en la conquista de México, pero sólo obtuvo un corregimiento en el
Soconusco. Inconforme, continuó buscando una recompensa por parte de la corona española, por
lo que hizo varios viajes entre España y América, hasta que decidió establecerse con su familia
definitivamente en la ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala.

Ahí llegó a sus manos el libro Historia General de las Indias escrito por el capellán de Cortés,
Francisco López de Gómara. Éste, sin haber estado en México, hizo una descripción de la
Conquista en la que enaltecía la figura de don Hernán, a quien le atribuyó todo el mérito de la
Conquista. Molesto por esta interpretación, Díaz del Castillo escribió su propia versión en la
crónica titulada Historia verdadera de la conquista de la Nueva España, en la que, con sencillez,
hizo un extenso relato épico en el que resaltó el papel de los soldados españoles y reconoció con
respeto la defensa heroica de los indígenas. Díaz del Castillo murió en Guatemala en 1585, y su
obra no fue publicada hasta 1632.
HERNÁN CORTÉS

Hernán Cortés nació en 1485 en Medellín de Extremadura, España. Sus


padres fueron los hidalgos Martín Cortés y Catalina Pizarro. En su pueblo
natal aprendió a leer y escribir. Aunque Hernán prefería ser soldado, por
insistencia de sus padres ingresó a la Universidad de Salamanca para
estudiar leyes. Pero en 1504, abandonó sus estudios para embarcarse en
Sevilla rumbo al Nuevo Mundo.

Al llegar a Santo Domingo, se puso al servicio de Diego de Velásquez y en


1511 lo acompañó en la conquista de Cuba. En 1518 Velásquez lo puso al
mando de la expedición a la conquista de Yucatán (en México), pero sospechando una traición le
revocó el encargo. Sin embargo, Hernán Cortés aceleró su partida y abandonó Cuba el 10 de
febrero de 1519. Al llegar a Yucatán fundó su primera ciudad, Santa María de la Victoria. En tierras
de los totonacas fundó la ciudad de Villa Rica de la Vera Cruz. Aquí se proclamó Capitán General,
para obedecer solo al Rey, y no a Velásquez. El 16 de agosto de 1519, Hernán Cortés empezó la
expedidición al interior de México con 400 españoles y 13 000 indígenas. A mitad de camino logró
el apoyo de los tlaxcaltecas, implacables enemigos de los aztecas. Al enterarse de esto el
emperador Moctezuma II ordenó algunos ataques contra los españoles, pero no pudo evitar que
Hernán Cortes llegue a Tenochtitlan el 8 de noviembre de 1519. A los pocos días Moctezuma fue
hecho prisionero. A mediados de 1520 los aztecas se sublevaron y lograron expulsar a los
cristianos en la madrugada del 1 de julio de 1520 ("La Noche Triste"). En Tlaxcala, Hernán Cortés
organizó el retorno y después de varios meses de cruentos combates logró conquistar
Tenochtitlán y capturar al último Huey Tlatoani, Cuauhtémoc, el 13 de agosto de 1521.

En 1529 viajó a España donde la Corona le otorgó el título de Marqués de Valle de Oaxaca. De
regreso a México organizó nuevas expediciones a Tehuentepec, Baja California y Sinaloa.

En 1540, volvió a España para gestionar nuevos títulos, pero tuvo que afrontar graves denuncias
de sus enemigos. Lo acusaban de apoderarse de una parte del quinto real y de ordenar el
asesinato de varios comisionados de la Corona. Instalado en el barrio de Castilleja de la Cuesta,
cerca de Sevilla, el Conquistador de México falleció el 2 de diciembre de 1547.
GARCILASO DE LA VEGA

Nació en 1501 en el seno de una familia ilustre de Toledo.

Fue el tercer hijo de Garcilaso de la Vega y de Sancha de Guzmán, señora


de Batres y de Cuerva.

Desde muy joven entra al servicio de Carlos I.

Entre 1520 y 1523 fue nombrado miembro de la Corte, Caballero de


Santiago y armado caballero.

Participó en la guerra de las Comunidades al lado del Emperador contra los


comuneros, contra los turcos y contra los franceses.

Contrajo matrimonio en 1525 con Isabel de Zúñiga. En 1526 se traslada la corte a Granada y allí
conoce al embajador italiano, Andrea Navagero y también a Isabel de Freyre, de la que se
enamora sin ser correspondido.

Viaja a Italia entre 1529 y 1530 en compañía de Carlos I para que éste reciba la corona imperial de
manos del papa Clemente VII. Cuando regresan a España, asiste a la boda de su sobrino, que no
había autorizado el Emperador, por lo que sufre destierro en una isla del Danubio.

Parte hacia Nápoles, como lugarteniente del Virrey. En 1534 vuelve a España en misión
diplomática donde le es comunicado que Isabel ha fallecido. Regresa a Italia y es nombrado alcalde
de Reggio di Calabria, cargo que abandona para incorporarse a las tropas imperiales que van a
luchar contra los turcos de Barbarroja.

Después Francia invade Saboya y el Emperador declara la guerra: en la campaña de Provenza, es


herido por una piedra al intentar escalar una fortaleza, unos días después, el 13 o 14 de octubre
de 1536, morirá en Niza.

Autor de una corta producción de versos que no publicó en vida. Tras su fallecimiento, la viuda de
su amigo Juan Boscán reunió los manuscritos, los revisó y publicó en Barcelona bajo el título de Las
obras de Boscán y algunas de Garcilaso de la Vega (1543). Su obra completa se compone de poco
más de 4.000 versos que forman tres églogas, 38 sonetos, dos elegías, cinco canciones y una
epístola.
MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA

Novelista, poeta y dramaturgo español. Se cree que nació el 29 de


septiembre de 1547 en Alcalá de Henares y murió el 22 de abril de 1616
en Madrid, pero fue enterrado el 23 de abril y popularmente se conoce
esta fecha como la de su muerte. Es considerado la máxima figura de la
literatura española. Es universalmente conocido, sobre todo por haber
escrito El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, que muchos
críticos han descrito como la primera novela moderna y una de las
mejores obras de la literatura universal. Se le ha dado el sobrenombre de
Príncipe de los Ingenios.

Miguel de Cervantes nació en Alcalá de Henares en 1547. Fue el cuarto de los siete hijos de un
modesto cirujano, Rodrigo de Cervantes, y de Leonor Cortinas.A los dieciocho años tuvo que huir a
Italia porque había herido a un hombre; allí entró al servicio del cardenal Acquaviva. Poco después
se alistó como soldado y participó heroicamente en la batalla de Lepanto, en 1571; donde fue
herido en el pecho y en la mano izquierda, que le quedó anquilosada. Cervantes siempre se
mostró orgulloso de haber participado en la batalla de Lepanto.Continuó unos años como soldado
y, en 1575, cuando regresaba a la península junto a su hermano Rodrigo, fueron apresados y
llevados cautivos a Argel. Cinco años estuvo prisionero, hasta que en 1580 pudo ser liberado
gracias al rescate que aportó su familia y los padres trinitarios. Durante su cautiverio, Cervantes
intentó fugarse varias veces, pero nunca lo logró.Cuando en 1580 volvió a la Península tres doce
años de ausencia, intentó varios trabajos y solicitó un empleo en <<las Indias>>, que no le fue
concedido, Fue una etapa dura para Cervantes, que empezaba a escribir en aquellos años, En 1584
se casó y, entre 1587 y 1600, residió en Sevilla ejerciendo un ingrato y humilde oficio –comisario
de abastecimientos-, que le obligaba a recorrer Andalucía requisando alimentos para las
expediciones que preparaba Felipe II. La estancia en Sevilla parece ser fundamental en la biografía
cervantina, pues tanto los viajes como la cárcel le permitieron conocer todo tipo de gentes que
aparecerán como personajes en su obra.Cervantes se transladó a Valladolid en 1604, en busca de
mecenas en el entorno de la corte, pues tenía dificultades económicas. Cuando en 1605 publicó la
primera parte del Quijote, alcanzó un gran éxito, lo que le permitió publicar en pocos años lo que
había ido escribiendo. Sin embargo, a pesar del éxito del Quijote, Cervantes siempre vivió con
estrecheces, buscando la protección de algún mecenas entre los nobles, lo que consiguió sólo
parcialmente del conde de Lemos, a quien dedicó su última obra, Los trabajos de Persiles y
Segismunda.
FRANCISCO DE QUEVEDO

(Madrid, 1580 - Villanueva de los Infantes, España, 1645)


Escritor español. Los padres de Francisco de Quevedo
desempeñaban altos cargos en la corte, por lo que desde su
infancia estuvo en contacto con el ambiente político y
cortesano. Estudió en el colegio imperial de los jesuitas, y,
posteriormente, en las Universidades de Alcalá de Henares y
de Valladolid, ciudad ésta donde adquirió su fama de gran
poeta y se hizo famosa su rivalidad con Góngora.

Siguiendo a la corte, en 1606 se instaló en Madrid, donde continuó los estudios de teología e inició
su relación con el duque de Osuna, a quien Francisco de Quevedo dedicó sus traducciones de
Anacreonte, autor hasta entonces nunca vertido al español. En 1613 Quevedo acompañó al duque
a Sicilia como secretario de Estado, y participó como agente secreto en peligrosas intrigas
diplomáticas entre las repúblicas italianas.

De regreso en España, en 1616 recibió el hábito de caballero de la Orden de Santiago. Acusado,


parece que falsamente, de haber participado en la conjuración de Venecia, sufrió una
circunstancial caída en desgracia, a la par, y como consecuencia, de la caída del duque de Osuna
(1620); detenido, fue condenado a la pena de destierro en su posesión de Torre de Juan Abad
(Ciudad Real).

Sin embargo, pronto recobró la confianza real con la ascensión al poder del conde-duque de
Olivares, quien se convirtió en su protector y le distinguió con el título honorífico de secretario
real. Pese a ello, Quevedo volvió a poner en peligro su estatus político al mantener su oposición a
la elección de Santa Teresa como patrona de España en favor de Santiago Apóstol, a pesar de las
recomendaciones del conde-duque de Olivares de que no se manifestara, lo cual le valió, en 1628,
un nuevo destierro, esta vez en el convento de San Marcos de León. Pero no tardó en volver a la
corte y continuar con su actividad política, con vistas a la cual se casó, en 1634, con Esperanza de
Mendoza, una viuda que era del agrado de la esposa de Olivares y de quien se separó poco tiempo
después. Problemas de corrupción en el entorno del conde-duque provocaron que éste empezara
a desconfiar de Quevedo, y en 1639, bajo oscuras acusaciones, fue encarcelado en el convento de
San Marcos, donde permaneció, en una minúscula celda, hasta 1643. Cuando salió en libertad, ya
con la salud muy quebrantada, se retiró definitivamente a Torre de Juan Abad.

La obra de Francisco de Quevedo

Como literato, Quevedo cultivó todos los géneros literarios de su época. Se dedicó a la poesía
desde muy joven, y escribió sonetos satíricos y burlescos, a la vez que graves poemas en los que
expuso su pensamiento, típico del Barroco. Sus mejores poemas muestran la desilusión y la
melancolía frente al tiempo y la muerte, puntos centrales de su reflexión poética y bajo la sombra
de los cuales pensó el amor.