You are on page 1of 42

2.

NECESIDADES
HÍDRICAS Y
RIEGO
FUNCIONES DEL AGUA
• Ayuda a tomar los nutrientes del suelo
• Medio de transporte en la planta
• Constituye la fuerza de succión que va desde
las raíces hasta las hojas. Cuando la planta
elimina agua por transpiración en las hojas, se
produce en los estrechos conductos una succión
que llega hasta las puntas de las raíces más
finas, lo que permite el transporte de sustancias
desde éstas hasta las hojas.
• La transpiración también protege a la planta
contra el excesivo calentamiento
• Es un componente esencial de determinadas
células de la planta y proporciona estabilidad
celular.
NECESIDADES HÍDRICAS
• El equilibrio entre el agua que aporta la lluvia y la evaporación
natural llevan a una armonía hídrica que es diferente según el
área geográfica, las características del terreno y la época de
año.
Es importante conocer las necesidades hídricas de cada lugar y
en cada momento.
• Las plantas llegan a tener hasta un 90% de agua, y por ello el
riego es de suma importancia para mantener las necesidades
hídricas en las plantas. La falta de riego puede llevar a la perdida
total de la planta.
• El riego es la solución para aportar aquella agua que
desequilibra la explotación y esta aportación es muy variable
según el lugar y según la época meteorológica.
• Tecnificar, aun de manera elemental, los riegos, aporta rigor a
esta gestión y asegura aportar cantidades precisas en equilibrio
con el déficit de agua en el suelo.
Analizando las precipitaciones mensuales y la evapotranspiración del suelo en cada
lugar, tendremos las referencias de las necesidades hídricas. Estos datos son
validos pero añadiendo, en cada caso concreto, los factores correctores por:
Naturaleza del suelo.
Tipo de cultivo.
Viento y velocidad (aumenta evaporación).
Eficacia del riego.
Situación real meteorológica. Lluvias reales.
RIEGO A MANO
• Es uno de los más utilizados. Nos garantiza que llegue el agua a
todas las partes del parterre, sin embargo, es una tarea engorrosa
en el caso de grandes superficies verdes.
• Es el tradicional sistema de la regadera o de la manguera de agua,
que distribuye el agua por las plantas una a una. Seguramente es el
mejor modo de mantener un jardín cuando éste tiene reducidas
dimensiones, o bien, cuando tenemos algunas macetas con flores
y plantas en la terraza de casa.
• La regadera tiene la ventaja de imitar el agua de lluvia sobre las
plantas. Muchas de ellas tienen las hojas muy grandes y acumulan
en su superficie polvo que les impide transpirar. Este sistema
elimina la suciedad que se pueda acumular en las hojas, aunque
también podemos recurrir a difusores con spray que rocíen
directamente con líquido la superficie. En el caso de que usemos
turba, el riego directo a mano es el más adecuado. Para
asegurarnos de que el agua llega a todo el sustrato, introduciremos
un dedo para comprobar la humedad.
• En la mayoría de las ocasiones es suficiente con mojar el tercio
superior de la turba, porque el agua baja poco a poco hasta la parte
inferior, humedeciendo todas las raíces.
RIEGO AUTOMATIZADO
Son mucho más cómodos, aunque
hay que estudiar la ubicación de la
salida del agua, para que no queden
plantas sin agua.

También tenemos que tener en


cuenta que cada árbol, arbusto y
flor necesita una cantidad
específica de agua, que también
varía dependiendo de la época
del año, de la composición del
suelo o de las condiciones
climatológicas.
RIEGO POR
ASPERSIÓN
Sistema más habitual para cuidar el césped.
La distribución de agua se hace mediante
aspersores: estos pequeños aparatos riegan
mediante chorros, que suelen suministrar el
agua de manera radial. Además, la aspersión
dispone de la ventaja de que humedece mucho
el ambiente, lo que favorece la transpiración de
las plantas.
El problema de los aspersores es que gastan
mucha agua y en un pequeño jardín no son muy
rentables. Empapan de agua todas las plantas,
y muchas de ellas pueden no necesitar tanta
cantidad.
RIEGO POR ASPERSIÓN
Ventajas:
• Posibilidad de regar terrenos de situación irregular que
no se prestan a la canalización
• Ahorro considerable del volumen de agua, hasta el 80%,
gracias a la distribución más uniforme y gradual
• Posibilidad de regar con reguladores de presión y
sistemas de bombeo.
• El chorro finamente nebulizado con el que se distribuye
permite al agua oxigenarse, con efectos beneficiosos
para el suelo y, directamente para las hojas.
• Puede emplearse para cumplir funciones distintas de la
hídrica, como fertilizante, fitosanitaria o la
desinfectante. Para estos fines se usan dispositivos
especiales instalados en el comienzo de la conducción
de distribución, que proceden a la toma y dosificación
del agua y del material fertilizante soluble o fitosanitario,
mezclándolo con el agua.
Para conseguir un buen riego por aspersión son necesarios:
-Presión en el agua: Es necesaria por dos motivos: la red de distribución
se multiplica en proporción a la superficie que debemos regar y teniendo en
cuenta que el agua debe llegar al mismo tiempo y a la misma presión a los
aspersores con el fin de conseguir un riego uniforme. La segunda razón es
que la presión del agua debe ser capaz de poner en marcha todos los
aspersores al mismo tiempo bien sean fijos o móviles, de riego más
pulverizado o menos.
En el caso de que la presión de la red no sea suficiente se deberá instalar
un motor que dé la presión suficiente desde el depósito hasta los
aspersores.

-Red de tuberías: En general se compone de ramales de alimentación que


conducen el agua principal para suministrar a los ramales secundarios que
conectan directamente con los aspersores.

-Aspersores: Los más utilizados son los giratorios porque giran alrededor
de su eje y permiten regar una superficie circular impulsados por la presión
del agua, aunque en el mercado los hay de variadas funciones y distinto
alcance. Pero siempre hay que tener en cuenta la forma del jardín y
nuestras necesidades.

-Depósito del agua: Almacena el agua suficiente para uno o varios riegos
y sirve de punto de enlace entre el agua sin presión y el motor de impulsión
de esa agua a la presión necesaria para el riego calculado.
Si conectamos directamente a la red de abastecimiento no nos hace falta.
Un sistema de control incluye generalmente un programador, unas
electroválvulas y unos difusores o boquillas que pulverizan e
impulsan el agua hasta las diversas zonas de riego.
Los principales sistemas existentes en el mercado se pueden dividir
en dos grandes grupos: emergentes y no emergentes.
Los aspersores y difusores emergentes se hallan situados a nivel del
suelo y al recibir presión, una parte de ellos emerge sobre la
superficie para producir la función de riego. Finalizada ésta el
aspersor o difusor, gracias un muelle de retroceso, vuelve a su
posición retraída. En muchos casos los aspersores y difusores
disponen de un pequeño filtro de malla para la protección de las
boquillas de pulverización del agua.

Boquillas difusores

Difusores
Son equipos fijos, más
sencillos, que permiten el
riego de un sector concreto y
fijo del terreno. Difusores
emergentes y
ajustable 360º
electroválvula

Aspersores de turbina
Son equipos que disponen de
una turbina que aumenta el
alcance del chorro de agua y
permite el desplazamiento del
chorro a lo largo de una sección
del terreno.

filtro

Aspersor
largo
alcance
Programador de grifo se utiliza
para automatizar el riego en
sistemas de riego localizado.
A pilas.
• En las aplicaciones a los céspedes hoy resulta imprescindible
la instalación de aspersores y por consiguiente la inversión en
depósito, bombas impulsoras, tuberías, programadores con
reloj etc.
• Pero cuidado con los árboles y arbustos. Para los árboles
puede resultar insuficiente el tiempo de riego dedicado al
césped y para los arbustos el daño a hojas delicadas y a las
flores el daño supera a las ventajas ¿Qué hacer? Lo más
aconsejable es un riego localizado, del que hablaremos más
adelante, combinado con una aspersión en espacios abiertos
de césped.
• Para superficies pequeñas es aconsejable utilizar, si no se
quiere andar con instalaciones de tuberías fijas subterráneas,
la manguera con un aspersor adecuado en el extremo. En
este caso hay que tener en cuenta : que el agua de la red
tenga suficiente presión, que los sitios donde se pone
manguera-aspersor no dañen a las flores, que el tiempo de
riego sea el adecuado y por tanto no poner en marcha el
aspersor y olvidarnos de él. En cuanto a los árboles deben
regarse con manguera y llenando bien los alcorques que
deben cubrir la zona de goteo del árbol donde se encuentran
las raíces más importantes del mismo. Mojar no es regar.
RIEGO POR GOTEO
Suele ser bastante caro, aunque es muy
cómodo y ahorra mucha agua. Al funcionar con
temporizador, el riego se realiza sin necesidad
de vigilancia y utilizando sólo el líquido
estrictamente necesario.

Con esta fórmula se riega


con poca frecuencia (dos
veces a la semana
durante una o dos horas),
pero con efectividad.
CARACTERISTICAS DEL RIEGO POR GOTEO
• Consigue dar humedad al sistema radicular aportando gota a gota
el agua necesaria para el desarrollo de la planta.
• A diferencia del riego tradicional y de la aspersión, aquí el agua se
conduce desde el deposito o la fuente de abastecimiento a través
de tuberías y en su destino se libera gota a gota justo en el lugar
donde se ubica la planta .El agua se infiltra en el suelo produciendo
una zona húmeda restringida a un espacio concreto. Espacio que
funciona en vertical y horizontal formando lo que se ha venido en
llamar por su forma bulbo de humedad.
• No se moja todo el suelo sino parte del mismo, y sólo en la parte
necesaria para el desarrollo de las raíces. Ese bulbo húmedo
variará, según las características del suelo, la cantidad de agua y el
tiempo que hagamos durar ese constante goteo. Como
consecuencia y, al acotar la superficie humedecida, las raíces
limitan su expansión a ese espacio y no a otro.
• Otra característica, consecuencia de esta modalidad de riego, es el
mayor aprovechamiento de las tierras ya que al concentrar la
humedad en pequeñas bolsas se crean espacios secos que dan la
oportunidad a un planteamiento de aprovechamiento del suelo
mucho más racional e intensivo.
• Esta humedad constante en la zona radicular no se podría obtener
en los otros riegos salvo que el riego fuera diario.
VENTAJAS DEL RIEGO POR GOTEO
-Ahorro entre el 40 y el 60% de agua respecto a los sistemas
tradicionales.
-Reducción muy significativa en mano de obra: en la vigilancia del riego
y sobre todo, por la menor incidencia de las malas hierbas en el cultivo.
-Economía importante en productos fitosanitarios y abonos.
-Incremento notable en la producción.
-Posible utilización de aguas de baja calidad en otras épocas
consideradas inservibles para riego.
-Adaptación a todo tipo de superficies y desniveles en su relieve natural
sin inversión en la nivelación y transporte de tierras.
-Reducción en el lavado del suelo por acumulación de sales.

INCONVENIENTES DEL RIEGO POR GOTEO  


• Depauperación del suelo. En zonas muy áridas y con poca posibilidad
del lavado del suelo, el uso durante años de aguas de mala calidad
puede debilitar, empobrecer el suelo hasta límites de devastación total.
• La obstrucción de los orificios de riego.
• No protege a las plantas sensibles a heladas.
• Complejidad de las instalaciones.
INSTALACIONES NECESARIAS PARA EL RIEGO POR
GOTEO
• CABEZAL DE RIEGO: Es el conjunto que forman el sistema de filtrado y
el de abonamiento o fertilización con sus correspondientes válvulas y
accesorios. Junto con las tuberías y los goteros forman los elementos
fundamentales del sistema.

• Equipo de filtración. Imprescindible, sobre todo al utilizar aguas que


provengan de estanques al aire libre o de pozos. Al fundamentarse el
sistema en el racionamiento del agua y su buena y uniforme distribución a
través de unos agujeros en las tuberías o unos dispositivos calibrados para
efectuar el gota a gota (goteros) es elemental que garanticemos la limpieza
de las aguas.

Sistemas de filtrado hay muchos y todos tratan de conseguir la limpieza del agua de
partículas extrañas: Filtros de arena y gravas, de mallas, de algas; sistemas
fundados en la decantación, en cilindros, con sistemas automatizados o no. Todos
valen mientras garanticen la mínima obstrucción posible ya que de ella depende la
eficacia del sistema.

• Equipo de fertilización: Posibilidad de incorporar al riego el abono


necesario para el buen cultivo de las plantas. Esta modalidad de
abonamiento garantizará el reparto proporcionado del complemento
nutritivo así como la puntualidad del momento adecuado para efectuarlo
• Control del riego: Es fundamental que la instalación deba
tener un buen sistema que garantice la presión, el caudal, el
tiempo etc... Todo ello lo realizan las válvulas, tensiómetros y
reguladores de caudal que son lo que contribuyen con su
eficacia al mejor aprovechamiento de la instalación.

• Goteros: son los elementos cuya misión es la de aplicar el agua


a las plantas a cultivar. Son también de diversas clases y
modalidades pero todos ellos han de reunir al final las
condiciones de regular el caudal adecuadamente y tener el
orificio del tamaño adecuado para que se eviten las
obstrucciones.

• Tuberías: Evidentemente la red de tuberías con sus distintos


diámetros, reductores y accesorios son, digamos, como la
estructura del riego por goteo. Gracias a las características del
PVC, y otros derivados del petróleo, ha facilitado y ayudado a la
difusión de este sistema por sus ventajas de transporte, su
facilidad en el corte y en el pegado y al mismo tiempo la dureza
y resistencia ante los cambios de temperatura.
Goteros autocompensante

derivación

arqueta

Programador electrónico destinado al riego


automático de pequeños jardines o riegos por goteo
de macizos de flores y de setos.
RIEGO SUBTERRÁNEO
• Se realiza colocando, a una profundidad de 30
cm., cañerías de material poroso en las que
constantemente se halla agua a una presión
modesta. A medida que la tierra se va secando
en torno a los tubos, estos ceden el agua por
exudación.
• La variación de presión en la Red y el viento, no
altera la superficie de riego, no moja calles,
veredas y transeúntes.
• No desperdicia agua por evaporación, sin
escurrimiento superficial y percolación profunda
por lo que no erosiona el terreno.
Nº1 Antes de enterrar. Nº2 Humedad entre hileras. Nº3, Desarrollo radicular
Consejos para el jardín.
Hay que tener en cuenta que, aunque parezcan muy simples, al
final del año nos pueden suponer un ahorro considerable de
litros de agua que no se han gastado o perdido, ahorro de
tiempo y cómo no, de dinero.
• Evitar el riego en las horas de más calor, las perdidas son mayores por evaporación.
Sin embargo, por la noche las plantas y el suelo retienen más la humedad.
• Al menos una vez al año, revisar las piezas del sistema de riego para comprobar que
no hay fugas en conducciones ni arquetas. Como ejemplo, basta saber que una
conexión que pierda 11 gotas al minuto, al cabo del año supondrá 2.200 litros de
agua en pérdidas.
• Limpiar los filtros de los emisores, la acumulación de suciedad en ellos hace que
baje la eficiencia del riego.
• La regulación del giro y el alcance de los emisores, difusores y aspersores es
importante para que no mojen zonas pavimentadas, paredes, o zonas ya regadas.
• Dar el riego justo a cada planta, evitando la formación de charcos.
• Es preferible regar varias veces poco tiempo que regar el jardín de una sola vez.
• De los sistemas de riego existentes, el goteo es el que menos derroche de agua
supone, el suelo se empapa y las pérdidas por evaporación son mínimas, además no
cae agua a las hojas de las plantas que a veces es perjudicial por la cal que lleva.
• Respecto a las especies en tiestos, es muy útil dejar un platito debajo para retener el
agua sobrante del riego.
PLANTAS DE INTERIOR
• Según el tipo de crecimiento, tamaño y forma de
las hojas:
- Planta solitaria con hojas grandes (p.ej. Plátano de
adorno), plantas con hojas extensas y blandas (p.ej. Tilo
de adorno), plantas de maceta mediterránea (p. ej.
Higuera) y plantas procedentes de las zonas pantanosas
(p.ej. La juncia), necesitan mucha humedad, ya que gran
cantidad de agua se evapora a través de la masa foliar.
- Planta pequeña (p.ej. Polipodio, peperomia), plantas
con relativamente poca masa foliar (p.ej. Sansevieria),
plantas de hojas coriáceas y recias (p.ej. Gomero,
sansevieria), cactus y plantas de suculentas hojas
carnosas que almacenan agua (p.ej. Crasula ovata,
kalanchoe) o arbolitos ( p.ej. Pie de elefante), suelen
necesitar poca humedad.
Tilo de salón Juncia

Plátano Higuera
OTROS FACTORES
• En general, las plantas situadas en lugares
cálidos y claros necesitan más humedad que las
colocadas en sitios oscuros y frescos.
• Las plantas dispuestas en grandes tiestos
necesitan más agua que las plantadas en tiestos
pequeños, pues el agua se evapora más a
través de una superficie grande de sustrato que
de una pequeña.
• Las plantas que ocupan tiestos de arcilla y
recipientes de terracota han de regarse más que
las que están en tiestos de plástico, de arcilla
vidriada o de metal, pues el agua se evapora
más debido a la porosidad de las paredes de
arcilla o terracota.
TIPOS DE AGUAS
• BLANDA (menos de 7º dH).
– La que hace mucha espuma. Va bien a todas las
plantas de interior.
• MEDIA (entre 7-12º dH).
– La toleran todas. Mejor dejarla reposar.
• DURA (de 12-18º dH ó más).
– No es bien tolerada. No utilizar para rociar (manchas
blancas).
• DESTILADA.
– No apropiada para el riego pues no contiene
minerales.
• DE LLUVIA.
– No recomendada para plantas de interior puesto que
por lo general suelen estar afectadas por la
contaminación atmosférica.
REGLAS BÁSICAS
• Regar siempre con agua a Tª ambiente
(20ºC).
• Dejar que el agua de riego repose
durante toda la noche.
• Regar las plantas por la mañana, para
así retirar el agua sobrante durante el
día.
• Es preferible regar una sola vez a fondo
y dejar secar el cepellón de la planta,
que regar un poco cada día.
EL ROCIADO
La humedad relativa del aire es muy importante
para las plantas tropicales o subtropicales, que
son muy húmedas y cálidas.
Existen varios procedimientos para elevar el
grado de humedad del aire de una habitación:
• Una vez al día, rociar las plantas con agua sin cal a Tª
ambiente.
• Poner juntas varias plantas de hoja grande, de forma que
cada una se beneficie de la evaporación de la otra.
• Colocar las plantas sobre un tiesto pequeño lleno de agua y
gravilla.
• Disponer el tiesto con la planta en otro más grande y
rellenarlo con granulado de arcilla, gravilla o polispán y
mantenerlo siempre húmedo.
• Poner las plantas en un invernadero, una vitrina especial o
delante de una ventana cerrada donde la humedad relativa
del aire sea siempre la misma.
¿CUÁNDO REGAR?
• ¿A QUÉ HORA?
En sitios soleados y cuando la planta
está muy seca, normalmente regar por la
mañana y en verano, también por la tarde.
Nunca regar en las horas de irradiación
solar muy intensa.
• ¿CUÁNDO REGAR?
Cuando se note que la superficie de la
tierra está muy seca o cuando el tiesto
parece demasiado ligero.
Prueba del pulgar.
RIEGO AÉREO
• La mayoría pueden regarse por arriba,
directamente sobre el cepellón, pero no
sobre las hojas.
• Regar todo lo que haga falta
hasta que la superficie de la
tierra quede bien humedecida
y se acumule algo de agua en
el plato del tiesto. Al cabo de
1 ó 2 horas retirar el agua que
no haya absorbido del plato.
RIEGO POR ABAJO
Las plantas con hojas pilosas,
aterciopeladas, carnosas o blandas (p.ej.
Violeta africana, ciclamen de Persia), las
que cuelgan por encima del borde del
tiesto (p.ej. Helxine) o las trepadoras (p.ej.
Ficus trepador), es mejor regarlas
echando agua en el plato del tiesto para
que las hojas se mantengan secas y no se
pudran. Estas plantas absorben el agua
con bastante rapidez, de modo que la
cabo de unas horas también podemos
retirar el agua sobrante del plato.
Violeta africana

Ciclamen

Helxine

Ficus trepador
o tapizante
RIEGO POR INMERSIÓN
• Está indicado cuando las plantas están
muy secas, cuando al regarlas el agua
fluya enseguida sin ni siquiera humedecer
el cepellón.
• Durante la principal época de crecimiento
(primavera-verano) los helechos,
orquídeas, azaleas, plantas con hojas
pilosas e incluso cactus agradecen de vez
en cuando un baño de inmersión.
Introducimos el tiesto
con la planta en un gran
recipiente con agua a Tª
ambiente, hasta la
marca del borde de riego
y dejarlo hasta que no
salgan burbujas, señal
de que el cepellón se
encuentra ya saturado
de agua.
Los baños de inmersión
también están indicados
para plantas colgantes.
HIDROJARDINERAS
Maceteros o jardineras de autorriego

• Existen numerosas empresas que comercializan este tipo de


jardineras ( Florlux, Hobby Flower etc...)
• Son jardineras con un depósito de agua en su base del que se
autoabastece a la planta. Las jardineras de auto riego se venden en
distintos formatos y precios que oscilan mucho.
• Ventajas: En su día, este sistema supuso una revolución en el riego
de las plantas puesto que era el primero que aplicaba la tecnología
del riego por capilaridad. Este es un sistema de riego recomendable.
Por medio del uso de este sistema se asegura que la planta absorba
el agua bajo demanda.
• Inconvenientes: Además de su elevado coste, este producto tiene
un defecto a medio y largo plazo y es el de su durabilidad. Con el
tiempo las raíces de las plantas alcanzan el depósito de agua y
terminan por pudrirse. Con este sistema no se recomienda usar
fertilizantes líquidos, ya que estos sedimentan en la base del depósito
de agua lo que evita que las plantas se beneficien de los mismos.
Además existe la posibilidad de que el agua estancada en el fondo
del depósito de la jardinera se acabe por pudrir y huela.
Recomendación: antes de volver a llenar la hidrojardinera, debemos
esperar a que está vacía.
GEL PARA RIEGO
Se trata de un producto químico cuya función principal
es empaparse bien de agua para ir soltándola
progresivamente. Está comercializado por varias
empresas del sector y su precio es muy asequible, 2.5€
por 250 gramos de gel, con una autonomía de 30 días y
un gasto de 25 cl de agua.
  

•Ventajas: Su limitado coste.


•Inconvenientes: Tras haber utilizado este producto, son
muchos. En primer lugar, al ser una gelatina, se evapora con
facilidad en las plantas a las que les da directamente el sol por
lo que su duración es reducida (unos 3 días si le da el sol
directamente). En segundo lugar ninguna planta puede durar
30 días con sólo 25 cl de agua. Como último inconveniente, es
un sistema muy sucio para el usuario final ya que el gel es
bastante pegajoso al tacto y además deja un pequeño poso
cuando se evapora que mancha el sustrato, aunque no le
perjudica.
¿Y EN VACACIONES?
• CONO DE ARCILLA
– El cono de arcilla, cerrado y lleno de agua, se introduce en el
sustrato de la planta para que, debido a la porosidad de ésta, le
suministre agua continuo. El cono está unido a un depósito de
agua a través de una manguera, de modo que se vaya
reponiendo el agua.
– También existe en el mercado un pequeño cono de cerámica
micro porosa que se ajusta a cualquier botella de plástico y que
regula la cantidad de agua que el usuario desee dar a su planta.
Los modelos más normalizados permiten suministrar a la planta
una cantidad de 30, 20 y 7 cl de agua por día y su precio de
venta en el mercado para los tres productos oscila entre los 7 y
10 euros.

Plantas pequeñas, un cono.


Plantas grandes, mínimo dos.
• ESTERILLA DE RIEGO
Una esterilla de riego es ideal para varios
días de ausencia.
Un extremo de la esterilla se sumerge en
el fondo del fregadero lleno de agua,
absorbe ésta y las plantas, colocadas
encima, se encargan de repartirla por las
raíces cuando les haga falta.
• MECHA DE ABSORCIÓN
Funciona por el principio de absorción. Con
ayuda de una aguja para coser grande, la
mezcla humedecida se pasa por el orificio de
desagüe del tiesto atravesando el sustrato hasta
la superficie, se dan 2 ó 3 vueltas alrededor de
la planta, se cubre con algo de tierra y se
apisona un poco. El otro extremo de la mecha
se sumerge en un recipiente con agua colgado a
la misma altura que los tiestos.

• RECIPIENTE CON AGUA


Para aprender a regar es necesaria mucha observación y aprender de los errores. Es la
labor clave en jardinería. Algunos consejos.
1. No se debe regar con calendario o por sistema. Ejemplos: 2 veces por semana, 3 riegos al mes,
etc.. La frecuencia depende de muchos factores que habrá que ir viendo en cada caso. A saber:
2. A pleno sol siempre hay que regar más que en sombra.
3. Si azotan vientos secos deshidratantes, más riego que si está la planta protegida de ellos.
4. Un suelo arenoso es más seco que uno arcilloso que tiene más capacidad para retener agua.
Piensa en la arena de la playa como extremo de suelo arenoso y su escasa capacidad de retención:
riego más frecuente.
5. Unos climas son más lluviosos que otros.
6. En maceta hay que regar bastante más que plantadas en el suelo.
7. Un ejemplar grande transpira más que uno pequeño. O si tiene abundantes hojas.
8. Las especies originarias de climas húmedos necesitan más agua que las de climas secos. Por
ejemplo: las Hostas quieren más riego que un Geranio.
9. En primavera y verano, cuando están en plena actividad, el consumo es mayor que en invierno.
10. Las especies recién plantadas piden más agua porque tienen un sistema radicular poco
desarrollado aún. También los esquejes y las recién trasplantadas no les puede faltar la humedad en
tierra.
11. Cuando una planta está en floración necesita un aporte extra de agua.
12. Por tanto, conoce las necesidades de cada planta.
13. Toca la tierra, incluso escarbando un poco, y comprueba qué humedad presenta.
14. Riega antes que muestren los signos de marchitamiento.