You are on page 1of 2

ALTERACIONES FISIOLOGICAS DEL SISTEMA DIGESTIVO ALTO POR

OSTOMIAS DE ALIMENTACION

SISTEMA DIGESTIVO ALTO


El aparato digestivo es un verdadero sistema que se desarrolla a partir de una estructura
única y continua. La totalidad de este aparato, incluidos sus conductos, es de procedencia
endodérmica. Su estructura básica es la misma a lo largo de todo el recorrido, con una
capa mucosa, submucosa, muscular y adventicia o serosa y plexos nerviosos intrínsecos
submucosos y musculares, cuya actividad se modula por inervación extrínseca. El aparato
digestivo es un conjunto de órganos, con glándulas asociadas, que se encarga de recibir,
descomponer y absorber los alimentos y los líquidos. Las diversas partes del sistema están
especializadas para realizar las diferentes funciones: ingestión, digestión, absorción y
excreción.
 DIVISION:

o BOCA
Cavidad que se abre en la parte central e inferior de la cara y por la que se
ingieren los alimentos. En la boca encontramos la lengua y los dientes. Es
aquí donde vierten su contenido las glándulas salivales y tienen lugar la
masticación y salivación de los alimentos. Con la salivación y los
fermentos digestivos que contiene la saliva (amilasa salival) se inicia la
digestión de los alimentos, formándose el bolo alimenticio. Después de
estos procesos se produce la deglución del bolo alimenticio, que es el
proceso mediante el cual éste pasa de la boca y faringe al esófago.
o FARINGE
Se comunica con la boca por la parte anterior, y por la parte posterior con
la laringe, de la que está separada por la epiglotis, y con el esófago, al que
derrama el bolo alimenticio. La deglución implica una gran coordinación
neuromuscular a nivel de la faringe. Los defectos en estos mecanismos
pueden producir el paso de alimentos a las vías respiratorias o en la nariz,
en vez de pasar al esófago.
o ESOFAGO
Conducto muscular de 18 a 26 centímetros de longitud que recoge el bolo
alimenticio una vez terminada la fase bucofaríngea de la deglución.
Mediante una serie de movimientos contráctiles de la pared del esófago, el
bolo alimenticio sigue su curso hacia el estómago. Por lo tanto, el esófago
sólo participa en la progresión ordenada del alimento.
o ESTOMAGO
El estómago es una dilatación en forma de J del tubo digestivo, que se
comunica con el esófago a través del cardias, y con el duodeno a través del
píloro. Ambos, cardias y píloro, funcionan como una válvula que regula el
paso del alimento. El estómago funciona, principalmente, como un
reservorio para almacenar grandes cantidades de comida recién ingerida,
permitiendo así ingestiones intermitentes. El paso del contenido gástrico
al duodeno, que tiene una capacidad volumétrica muy inferior, se produce
de forma controlada por el efecto del píloro. En el estómago se encuentran
diferentes tipos de células que participan en la secreción del jugo gástrico.
El jugo gástrico contiene ácido clorhídrico y pepsina, responsables de la
digestión gástrica del bolo alimenticio. Además, el estómago facilita la
trituración de los alimentos y su mezcla con el jugo gástrico, debido a los
movimientos de contracción de sus paredes. Posteriormente, se produce el
vaciamiento hacia el duodeno. Una vez mezclado con los jugos gástricos,
el bolo alimenticio pasa a llamarse quimo.
o DUODENO
El duodeno tiene unos 25 cm de longitud y se extiende desde el píloro hasta
el ángulo duodeno-yeyunal, rodeando la cabeza del páncreas. Con fines
descriptivos se divide en 3 porciones: primera, segunda y tercera. Igual que
sucede con el páncreas, el duodeno está cubierto por peritoneo solamente
por su cara anterior, por ello se le considera órgano retroperitoneal. Se
relaciona con el estómago, el hígado y el páncreas con los que forma una
unidad funcional y recibe el quimo del estómago, las secreciones del
páncreas y la bilis del hígado. El colédoco y el conducto pancreático
principal desembocan juntos en la segunda porción del duodeno, en la
ampolla de Vater o papila duodenal, en donde existe un esfínter, el esfínter
de Oddi que está relacionado, sobre todo, con el control del flujo del jugo
pancreático al duodeno ya que el flujo de bilis hacia el duodeno está
controlado por el esfínter del colédoco situado en el extremo distal de este
conducto biliar.
 LA GASTROSTOMIA
La gastrostomía es el abocamiento del estómago al exterior, realizado
generalmente a través de una sonda colocada en su interior. Se realiza sobre todo
en pacientes afectos de enfermedad maligna orofaríngea o esofágica, aunque
también se practica en pacientes con cirugía digestiva en los que hay que mantener
en reposo el tracto digestivo.
La gastrostomía de descompresión se indica sobre todo en aquellas intervenciones
quirúrgicas en las que se necesita un reposo digestivo y descompresión gástrica,
generalmente suele ser por causa quirúrgica o traumática del intestino delgado u
órganos vecinos al estómago (duodeno, páncreas, vías biliares). Otra de las
indicaciones es la descompresión postoperatoria en pacientes de elevado riesgo de
complicaciones pulmonares o en aquellos pacientes que rechazan la sonda
nasogástrica. La descompresión gástrica permanente puede realizarse en caso de
oclusión intestinal por enfermedad maligna (carcinomatosis peritoneal) o cuadros
de disfunción intestinal grave no solucionable quirúrgicamente, tal como la
enteritis actínica grave.