You are on page 1of 17

Mayo

26
Lección

21

 La maravillosa gracia de Dios, pág. 162


1
1
Cuando Jesús nació en Belén
de Judea en días del rey
Herodes, vinieron del oriente a
Jerusalén unos magos,
diciendo: ¿Dónde está el rey de
los judíos, que ha nacido?
Porque su estrella hemos visto
en el oriente, y venimos a
adorarle.
Estos hombres no eran judíos;
pero habían estado esperando
al Mesías prometido. Habían
estudiado las profecías, y
sabían que había llegado el
EL REY Y SUS REACCIONES

tiempo cuando Cristo


aparecería; y trataban
ansiosamente de descubrir
cualquier señal de este gran
acontecimiento, para ser de los
primeros en darle la
bienvenida al Rey celestial
recién nacido y adorarlo.

Mateo 2:1, 2; Exaltad a Jesús, pág. 24


2
Oyendo esto, el rey Herodes se turbó, y toda
2 Jerusalén con él… Herodes, llamando en secreto a los
magos, indagó de ellos con diligencia el tiempo de la
aparición de la estrella; y enviándolos a Belén, dijo: Id
allá y averiguad con diligencia acerca del niño; y
cuando le halléis, hacédmelo saber, para que yo
también vaya y le adore.
La noticia de la llegada de los magos cundió
rápidamente por toda Jerusalén. Su extraña misión
creó agitación entre el pueblo, agitación que penetró
hasta en el palacio del rey Herodes.
El astuto idumeo quedó perturbado por la insinuación
de que pudiese tener un rival. Innumerables crímenes
habían manchado el camino de su ascensión al trono.
Por ser de sangre extranjera, era odiado por el pueblo
sobre el cual reinaba. Su única seguridad estribaba en
EL REY Y SUS REACCIONES

el favor de Roma. Pero este nuevo príncipe tenía un


derecho superior. Había nacido para el reino.
Herodes invitó entonces a los magos a entrevistarse
privadamente con él. Dentro de su corazón, rugía una
tempestad de ira y temor, pero conservaba un
exterior sereno, y recibió cortésmente a los
extranjeros. Indagó acerca del tiempo en que les
había aparecido la estrella, y simuló saludar con gozo
la indicación del nacimiento de Cristo. Luego los
despidió para que fuesen a Belén.
Mateo 2:3, 7, 8; El Deseado de todas las gentes, págs. 43, 44
3
Ellos, habiendo oído al rey, se fueron; y he aquí la
3 estrella que habían visto en el oriente iba delante de
ellos, hasta que llegando, se detuvo sobre donde
estaba el niño. Al ver la estrella, se regocijaron mucho.
Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre
María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus
tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra.
Los sabios se sorprendieron al descubrir que el tema de
la venida del Mesías no despertaba ningún interés
especial... Expresaron su misión con toda claridad.
Andaban en busca de Jesús, el Rey de los judíos,
porque habían visto su estrella en el oriente y venían a
adorarle.
Los ángeles de Dios, con la apariencia de una estrella,
condujeron a los magos en su misión de buscar a Jesús.
Vinieron con regalos y ofrendas valiosas de incienso y
mirra, para rendir tributo al infante Rey predicho en la
profecía. Los magos siguieron, con seguridad y con
gran gozo, a los brillantes mensajeros.
Los magos salieron solos de Jerusalén. Las sombras de
la noche iban cayendo cuando pasaron por las puertas,
LA GUÍA DIVINA

pero para gran gozo suyo volvieron a ver la estrella, y


ella los encaminó hacia Belén. Ellos no habían recibido
ninguna indicación del humilde estado de Jesús, como
la que había sido dada a los pastores. Después del largo
viaje, se quedaron desilusionados por la indiferencia de
los dirigentes judíos, y habían salido de Jerusalén con
menos confianza que cuando entraron en la ciudad.
Mateo 2:9-11; Exaltad a Jesús, pág. 24, Reflejemos a Jesús, pág. 365; El Deseado de todas las gentes, pág. 45
4
Pero siendo avisados por
4 revelación en sueños que no
volviesen a Herodes,
regresaron a su tierra por
otro camino.
Estos sabios eran filósofos y
habían estudiado las obras
de Dios en la naturaleza. En
las maravillas de los cielos,
en las glorias del sol, la luna,
y las estrellas, habían
seguido la huella del dedo
de Dios. No eran idólatras.
Vivían de acuerdo con la
tenue luz que brillaba sobre
ellos... Estos sabios habían
visto los cielos iluminados
con la luz que rodeaba la
hueste celestial que anunció
LA GUÍA DIVINA

la llegada de Cristo a los


humildes pastores. Y
después que los ángeles
regresaron al cielo, una
estrella luminosa apareció y
permaneció en el cielo.

Mateo 2:12; Exaltad a Jesús, pág. 24


5
José recibió advertencia de huir a Egipto con María y el
5 niño. Y el ángel dijo: ‘Estáte allá hasta que yo te lo diga;
porque ha de acontecer, que Herodes buscará al niño
para matarle’. José obedeció sin dilación, emprendiendo
viaje de noche para mayor seguridad.
Satanás vio un poder mayor obrando en contra de sus
planes. Los ángeles de Dios protegieron la vida del
infante Redentor. José fue advertido en un sueño que
huya a Egipto, que en una tierra pagana podría
encontrar refugio para el Redentor del mundo. Satanás
lo siguió desde la infancia hasta la niñez y desde la
UN REY CRUEL CON MÉTODOS CRUELES

niñez hasta la adultez, inventando medios y formas para


desviarlo de su obediencia a Dios y vencerlo con sus
tentaciones sutiles. La pureza inmaculada de la niñez,
juventud y adultez de Cristo, la cual Satanás no pudo
manchar, le irritaban sobremanera. Todos sus dardos y
flechas de tentación caían indemnes delante del Hijo de
Dios. Y cuando se dio cuenta de que todas sus
tentaciones no servían de nada para mover a Cristo de la
integridad firme o para dañar la pureza impecable del
joven galileo, se ponía furioso y perplejo. Consideraba a
este joven como un enemigo al que debía temer.
Se puede ver una enorme diferencia en actitud entre
los sabios y el rey Herodes. Los gentiles trajeron regalos
para el Salvador infante y le adoraron, mientras que
Herodes, quien debió haber sido su protector, ¡le odió e
intentó matarle.
Mateo 2:13, 14; El Deseado de todas las gentes, pág. 45, Confrontation, pág. 28
6
Herodes entonces, cuando se vio burlado por
6 los magos, se enojó mucho, y mandó matar a
todos los niños menores de dos años que
había en Belén y en todos sus alrededores,
conforme al tiempo que había inquirido de los
magos. Entonces se cumplió lo que fue dicho
por el profeta Jeremías, cuando dijo: Voz fue
oída en Ramá, grande lamentación, lloro y
gemido; Raquel que llora a sus hijos, y no
quiso ser consolada, porque perecieron.
Herodes esperaba impacientemente en
UN REY CRUEL CON MÉTODOS CRUELES

Jerusalén el regreso de los magos. A medida


que transcurría el tiempo y ellos no
aparecían, se despertaron sus sospechas...
Este pensamiento le enfurecía. La astucia
había fracasado, pero le quedaba el recurso
de la fuerza. Iba a hacer un escarmiento en
este niño rey. Aquellos altivos judíos verían lo
que podían esperar de sus tentativas de
poner un monarca en el trono. “Envió
inmediatamente soldados a Belén con
órdenes de matar a todos los niños menores
de dos años. Los tranquilos hogares de la
ciudad de David presenciaron aquellas
escenas de horror que seis siglos antes
habían sido presentadas al profeta.
Mateo 2:16-18, Jeremías 31:15; El Deseado de todas las gentes, pág. 46
7
Estuvo allá hasta la muerte de Herodes; para
7 que se cumpliese lo que dijo el Señor por
medio del profeta, cuando dijo: De Egipto llamé
a mi Hijo.
Cuando Israel era muchacho, yo lo amé, y de
Egipto llamé a mi hijo.
Egipto había sido una casa de servidumbre para
Israel, y particularmente cruel para los niños de
Israel; no obstante, debía ser un lugar de
refugio para el santo niño Jesús. Dios, cuando
le place, puede hacer que los peores lugares
sirvan para los mejores propósitos. Esta fue
CUIDADO Y PROTECCIÓN PATERNA

una prueba de la fe de José y María. Pero su fe,


al ser probada, fue hallada firme. Si nosotros y
nuestros infantes soportamos alguna prueba
en algún momento, recordemos las dificultades
por las que Cristo pasó cuando era un infante…
¡Cuán tempranamente comenzó la persecución
en contra de Cristo y su reino! Herodes ahora
pensaba que había impedido las profecías del
Antiguo Testamento y los esfuerzos de los
sabios por encontrar a Cristo; pero sin importar
los artilugios astutos y crueles que se
encuentran en los corazones de los hombres, el
consejo del Señor prevalecerá.
Mateo 2:15, Oseas 11:1; Mattew Henry’s Concise Commentary, Comentarios sobre Mateo 2:13-15
8
Pero después de muerto Herodes, he aquí un
8 ángel del Señor apareció en sueños a José en
Egipto, diciendo: Levántate, toma al niño y a
su madre, y vete a tierra de Israel, porque han
muerto los que procuraban la muerte del
niño. Entonces él se levantó, y tomó al niño y
a su madre, y vino a tierra de Israel.
Este acto de crueldad fue uno de los últimos
que ensombrecieron el reinado de Herodes.
Poco después de la matanza de los inocentes,
cayó bajo esa mano que nadie puede apartar.
Sufrió una muerte horrible.
José, que estaba todavía en Egipto, recibió
CUIDADO Y PROTECCIÓN PATERNA

entonces de un ángel de Dios la orden de


volver a la tierra de Israel. Considerando a
Jesús como heredero del trono de David, José
deseaba establecerse en Belén; pero al saber
que Arquelao reinaba en Judea en lugar de su
padre, temió que los designios del padre
contra Cristo fuesen llevados a cabo por el
hijo.
De todos los hijos de Herodes, Arquelao era el
que más se le asemejaba en carácter. Ya su
advenimiento al gobierno había sido señalado
por un tumulto en Jerusalén y la matanza de
miles de judíos por los guardias romanos.
Mateo 2:19-21; El Deseado de todas las gentes, pág. 47