You are on page 1of 3

EL DESPERTAR DE UN PUEBLO

Por Luis E. Gómez, tomando apartes de publimetro.co

Ayer se cumplieron 70 años del asesinato de Jorge Eliecer Gaitán, hecho que
presidió uno de los mayores acontecimientos de violencia en nuestro país, por lo
que en su conmemoración, varios testigos presenciales de aquel día recuerdan
con relatos descriptivos lo que fue aquel 9 de abril de 1948.

Está fecha será recordada por muchos, como el día en que la violencia se abre
paso en Colombia, para quedarse definitivamente y nunca más irse de aquí,
fenómeno social que surge a partir del asesinato del líder político, lo cual impulsa
al pueblo colombiano a levantarse en protesta, como si las palabras de Gaitán
impulsaran la revuelta cuando pronunció las famosas frases “Si avanzo, seguidme.
Si me detengo, empujadme. Si os traiciono, matadme. Si muero, vengadme”.

Pero…¿ por qué la muerte de Gaitán divide la historia de nuestro país en dos?
Desde 1810, las voces de inconformidad por el ejercicio de poder de las clases
privilegiadas, ha tenido eco a través de la historia de lo que es hoy Colombia como
República, en tanto el pueblo ha reclamado desde entonces el respeto por sus
derechos y el descontento se eleva a expresiones de populismo criollo, lo cual
conlleva a un levantamiento popular, provocando una aguda confrontación de
clases, modelo social que hasta nuestros días no ha encontrado solución en la
incongruente dualidad Ricos vs Pobres; Interés Individual vs. Interés Colectivo.

El bogotazo, no es más que un detonante de la represión que por muchos años el
pueblo colombiano ha tenido que sufrir, y se presenta como el síntoma que sale a
la luz a través de un pueblo oprimido que desea encontrar una reivindicación a su
situación de opresión, por un régimen socioeconómico acaudalado y dominante,
que nunca ha tenido la intensión de ver de igual a igual a su fuerza de trabajo.

dependiendo profunda y contundentemente de sus arcas. una salud que cada vez nos cuesta más dinero. el alto costo de la canasta familiar. es como si el pueblo se convirtiera hoy en día en abogado del diablo. sin castigos ejemplares. pero si contundentes cuando se trata de clases menos privilegiadas. Pero… ¿Cuál fue el motivo por el que escribí este texto? Considero que nuestro país en la actualidad necesita de nuevas ideologías que sirvan como referente para el desarrollo colectivo. la disminución de impuestos que favorecen a las clases altas. me garantice un estado de plenitud y falsa calma. donde hasta nuestras futuras generaciones tendrán que asumir las consecuencias de nuestros absurdos actos. lo que no visualizamos es cuál es el precio que se debe pagar y a largo plazo. porque la realidad es mucho más dura y dolorosa y preferimos una falsa plenitud a una dolorosa realidad. Sin embargo. es más que absurdo ver como las masas salen en defensa de los opresores.Lo irónico de la vida es como el mismo pueblo oprimido. los altos impuestos que tienen que pagar los estratos bajos. sumado a la tolerancia por la corrupción de altos funcionarios públicos y políticos. de quienes cada día nos quieren ver más y más miserables. para con ello pagar un alto precio por su respaldo y “protección”. el mal servicio que tenemos en materia de salud. que sigue viendo vulnerado sus derechos. son motivos más que suficientes para desatar una masiva protesta por el respeto de nuestros derechos. ya no protesta ni se subleva ante las injusticias que unos pocos cometen en contra de las mayorías. de su amos y señores. esa pérdida de referentes nos ha llevado a creer en cualquier cosa que se le parezca y quizás sea esa la respuesta a la segunda pregunta que deja el texto: . reprimido por las clases privilegiadas y explotado hasta más no poder. donde a modo de Matrix.

nos van llevando poco a poco y con paciencia a creer que somos libres para decidir nuestro destino. ya no creemos en nada. que sin darnos cuenta nos volvemos totalmente dependientes. . pierde la fe en todo y hasta en sí mismo. me atrevería a decir que ni en nosotros mismos. lo monótono y la cotidianidad. el deseo y el anhelo de no perder la fe y creer que entre todos podemos forjar nuestro propio destino. también nos va introduciendo poco a poco y milímetro a milímetro en una especie de profunda calma y tranquilidad.¿Cómo se fue dando ese desarrollo histórico que muestra el por qué el pueblo dejó de luchar? Creo que no dejaran de ser excusas que justifican esa zona de confort a la que inconscientemente nos hemos acostumbrado. La rutina. A nuestro pueblo le hace falta creer en algo. fenómeno que se viene gestando desde muchos años atrás. donde los intereses de unos pocos prevalecen por encima de las mayorías. Eso es lo que me motiva a escribir. sin embargo solo es ilusión y cuando alguien despierta de ese profundo sueño. quienes con su poder de persuasión. aunque nos ofrece cierto grado de disciplina y orden en nuestras vidas. se han desvanecido con el aumento de la desigualdad. cuando las posibilidades de pensarse un mundo mejor.

Related Interests