You are on page 1of 5

BUSCA DIALÓGICA DE LA VERDAD, RECEPCIÓN, CONSENSO.

LA OPINIÓN PÚBLICA EN LA IGLESIA

+ Uno de los medios -y fundamental- de confirmar la efectiva apertura a formas de
vida y modos de proceder democráticos resida en la manera como se entiende, reconoce
y practica la opinión pública en la Iglesia. Al lado de ls diversas vías
institucionales posibles que faroveren y realizan la participación de los creyentes
en la vida de la Iglesia y los consiguientes procesos de recepción, aparece el fenómeno
de la opinión pública como un camino no institucional, pero no por ello menos
importante e orden a esa participación. (BORGES, 295)

+ En el fenómeno general de la "opinión pública" se expresa "la manera común y colectiva
de pensar y de juzgar" en determinadas circunstancias de tiempo y de espacio; en
ella se manifiesta "lo que las personas generalmente piensan sobre un determinado
asunto, sobr un hecho o un problema de cierta importancia" (JP II, La responsabilibé
morale des comunicateur. Message pour la Jornée mondiale des communications sociales,
DocCat 1915 (1986) 364) (BORGES, 295, nota 31)

+ Lo que está en causa en la exigencia de una opinión pública, es antes de todo,
el reconocimiento de las posibilidad de ejercicio de derechos fundamentales de las
personas y de los grupos en la sociedad. Brotando de la libertad de conciencia, de
pensamiento o de expresión, el derecho a expresar su opinión libremente formada
pertenece a la libertad y dignidad de la persona humana y de su naturaleza social.

+ Un hecho que acentúa como la ausencia de una opinión pública indica que la vida
de una comunidad no funciona de forma saludable, que pueden llegar a incluso a
cuestionar elementos fundamentales del bien común. Se confirma así también que, a
pesar de todos los límites y riesgos que puedan afectar a la captación del sentido
que dimana de las expresiones concretas de una opinión pública y la consiguiente
valoración que se hace de ellas - y esto porque estamos frente a una realidad con
"contornos imprecisos y fluidos y sujeta a ambigüedades de intepretación, a
deformaciones o incluso a manipulaciones-, la opiniñn pública pertenece, sin embargo,
a aquellos elementos materiales que se presentan como un valor irrenunciable e hacen
de la democracia una "forma de vida". (BORGES, 296)

+ Claro que la vida de la comunidad eclesial se asienta en principio y reglas propios,
sus fundamentos, su identidad constitutiva, los datos esenciales de su confesión
de fe y los valores de vida que propone no están a debate. La verdad fundamental
de fe radicada en el Evangelio y proclamada definitivamente por la Iglesia no es
objeto de opinión sino que se entiende como interpelación y adhesión personal y firme
del creyente. Pero son no invalidad el lugar imprescindible de una opinión pública
eclesial que, en correspondencia a la dignidad humana y a la experiencia fundamental
de libertad que la fe significa y posibilita, se presenta como una legítima y necesaria
"manifestación de santa libertad de los hijos de Dios". De hecho, y como reconoce
la Instrucción Pastoral "Communio et Progressio",. publicada en 1971 para concretar
y llevar a la práctica las orientaciones del Vat II en materia de comunicación social,
es muy amplio el campo en el que el diálogo se puede y debe desarrollarse en el interior
del espacio eclesial. (BORGES, 296)

+ La mayor parte de las cuestiones que constituyen la vida normal de la Iglesia no
pertenecen a ese nucle indiscutible de la verdad irrenunciable de la fe, sino que
se sitúan en el ámbito de aquellas realidades relacionadas con la indispensable
búsqueda de una mejor expresión de la verdad, su penetración más profundas y según

(BORGES. le faltaría algo vital. cf. expresión esta que el magisterio debe escuchar con sensibilidad si quiere cumplir con fidelidad evangélica y auténtico sentido pastoral su misión (cf CP 32). Esta último aspecto es subrayado expresamente por la instrucción Pastoral "Aetatis Novae". que es estímulo y fuerza del Espírito de la Verdad. 297) + La "Communio et Progressio" acentúa. (BORGES. cuyas expresiones no están de antemano y totalmente inmunes al riesgo de instrumentalización.) con la ausencia de la opinión pública. (BORGES. Las autoriades responsables favorezcan y procuren que exista en la Iglesia. gracias a la libertad de expresión y de pensamiento. en unión y bajo la guía del magisterio. nos hizo libres de todo **julgarmos** según su voluntad. pero que todavía no han sido proclamadas como verdad a creer definitivamente por toda la Iglesia. condición del progreso en su pensamiento y acción".. que nos hace adherir. como uno de los medios indispensablers por los que el sentido de la fe de los creyentes se puede expresar. al mismo tiempo que relaciona la **partilha** de información y de opiniones en la Iglesia como una "igualdad natural de dignidad y de misión que proviene del bautismo y está en la base de la estructura jerárquica y de la diversidad de los cargos y funciones" (AEN. 297) + Pero es sobre todo en cuanto medio posible de expresión del "sensus fidei" que la opinión pública eclesial encuentra su encuadramiento teológico más profundo y explícito. Por otra lado. liberándonos del pecado. a los medios de realización de la vida eclesial. y la Caridad que elea aquella libertad a comunión en la propia libertad de Cristo Redentor que. así. Y. y la culta recaería tanto sobre los pastores como sobre los laicos". La opinión pública aparece.afirma que es "necesario que los católico tomen conciencia de aquella verdadera libertad de expresión de pensamiento que el sensus fidei y la caridad le coniferen: el sensus fidei. como ignorar la complejidad de la tarea de discernimiento del "sensus fidei". que ve en la expresión de sus necesidades y anhelos por parte de los fieles y en la manifestación de la propia opinión sobre lo referente al bien de la Iglesia "un medio de realizar concretamente el carácter de 'comunión' de la Iglesia".. 297-298) + Naturalmente que no se puede ver de forma simplista en las manifestaciones de la opinión pública eclesial una inmediata expresión del "sensus fidei". continua profundización y aplicación en la vida práctica. (BORGES.parametros culturales diversos. Esto sería desconocer tanto las condiciones bajo las que funciona y se manifiesta el fenómeno de la opinión pública. por lo que no se puede apelar a ella de forma precipitada o con excesiva ingenuidad. un intercambio legítimo de opiniones" (CP. a la Fe de la Tradición-adhesión profunda. 297) + Las raíces teológicas más consistentes del lugar y de la importancia de una opinión pública eclesial se encuentra en el "sensus fidei" y en las condiciones de vida de una Iglesia como comunión. que "la Iglesia necesita de una opinión pública para alimentar el diálogo entre sus miembros. (BORGES. un indicativo mayoritario por parte de una opinión pública. . 116). si es un dato que a diversos títulos no debe ser ignorado. CIC 212 2 y 3). 10. pues. citando una alocución de Pío XII en 1950. y por eso mismo. Y también "Communio et Progressio" -que continúa siendo un documento notable del magisterio católico en esta materia. a la adaptación pastoral a las circunstancias de espacio y de tiempo. acecienta que se trata de una realidad indispensable para la vida de la Iglesia: "(. 297) + La historia enseña con suficiente claridad que sería un error y de consecuencias nefastas para la propia Iglesia pensarse que deberían ser retiradas completamente de la discusión interna eclesial aquellas cuestiones que ya han sido objeto de alguna decisión del magisterio.

la ilusión de un ciscurso que pretende decir cosas decisivas para los hombres pero que no alcanzar sus verdaderas cuestiones vitales. (BORGES. Estimulará aquella intercomunicación que reliza y fomenta actitudes conrresponsables. (BORGES. consituido a partir de la convicción de que verdad y libertad se relacionan profundamente y condicionan mutuamente. 299-300) + Está claro que el lugar que se atribuye a las expresiones de los fieles supone la existencia de una amplia circulación interna de información como elemento esencial para una opinión pública eclesial. 299) + La discusión sobre cuestiones controvertidas en la Iglesia no es superada satisfactoriamente y el verdadero consenso en la fe no se obtiene por simples medidas disciplinares o per la limitación de la comunicación interna eclesial. sobre los aspectos de mentalidad y de comportamiento práctico que prevalecen. Dará a la autoridad unsa información indispensable sobre el modo como los fieles se relacionan con tareas y contenidos en la Iglesia y sobre una recepción de las decisiones tomadas. que corresponden a un derecho y a un deber elementales del ser cristiano y del vivir responsable en la Iglesia. 299) + El reconocimiento efectivo de una opinión pública eclesial supone. el equívoco de un lenguje fechada en el propio círculo. sólo pueden surgir y fructificar en un clima de libertad. Sartori). "El sentido de la fe no pudes desarrollarse en una Iglesia en que el acuerdo se exrpese como repetición mecánica en el seno de una masa anónima. Estas expresiones.como una exresión colectiva de opinión con innegable fuerza social.no significa por sí mismo percepción exacta y completa de la verdad. al juicio personal crítico. (BORGES. La opinión pública en la Iglesia contribuirá a que se supere la tentación de una mera comunicación de sentido único. expresión auténtica e inequívoca del "sensus fidei". Una Iglesia que. fuese más sensible a los riesgos de la libertad que al peligro de extrñamiento y de inadecuación cualtural acabararía por dar señales de poca fe. Ella ayudará a evitar que el pueblo de Dios sea relegado a un papel de mero receptor de órdenes. *ela própia. sino sólo a través de un diálogo abierto. pudiendo incluso aparecer -en la eventualidad de dedisiones discricionarias. sin posibilidad de formular sus opiniones y de hacer abrar sus cuestiones. que la autoridad eclesial posea una mentalidad abierta al diálogo y la capacidad de valorar las expresiones proveniente de los fieles. Pero. también en materia de afirmación de la verdad. también. Sólo puede haber verdadero acuerdo entre personas que son libres y se comunican entre si con libertad (L. que confía en que la verdad acabará por resaltar en su fuerza que convence a la inteligencia y motiva la adhesión de la conciencia. en cuanto "instrumento privilegiado de diálogo" que es y. aliás*. 298-299) + Le corresponde incluso un papel insubstituible en la búsqueda dialógica de la verdad y en los prcesos de recepción en la vida de la Iglesia. sólo apelando a la libertad y responsabilidad propias. que ayuda a crer una comunidad de personas que saben que deben tener "un papel activo en busca de los medios por los cules la Iglesia se esfuerza por presentar a los hombres de hoy un mensaje del Evangelio" (Cardenal Cocognani). (BORGES. de facto. La cualidad de la opinión pública eclesial dice mucho también sobre la forma en que la Iglesia se entiende y realiza. la capacidad creativa y comprometida la Iglesia puede ayuda a la madureza de la fe de los creyentes y hacerlos aptos para los desafíos que se presentan en el mundo de hoy y que piden una fe individualmente asumida y criterios personalmente acogidos. condición de corresponsabilidad de todos los miembros del pueblo de Dios. La circulación de información se presenta . también al servicio de una cada vez más viva comunicación interna. la opinión pública es un medio necesario para que el sentido de fe de la comunidad creyentes pueda expresarse y desarrollarse en auténtico y verdadero en la fe. Por lo demás.

en último término. interprete y cuestione en su razón de ser. favoreciendo procesos de profundización de la fe. en una opinión pública viva. de ultrapasar secretismos injustificados. entonces las decisiones del gobierno de la Iglesi pueden ser comprendidas mejor. (BORGES. de si se quiere efectivamente proporcionar a los creyentes procesos de un cada vez mayor desarrollo personal en los caminos de madurez de la fe. 300) + Aquí resalta como una "publicidad". verdadera participación de los miembros de la Iglesia.de tratar a los fieles como personas menores de edad o no suficientemente responsables. reflejando la unidad y la diversidad en la iglesia a través de la confrontación de ideas y de opiniones. no les cabe un mero papel difusor. asegura el éxito de los esfuerzos de clarificación argumentativa. 301-302) . fomentando el compatir experiencias. vuelve más transparentes los procesos de decisión. Sólo una correcta información sobre sobre las cuestiones que se debaten. deseos y propuestas -también en la relación entre las iglesias locales y la iglesia universal (y entre iglesias cristianas-. "si se garantiza un flujo de información para todos los lados. sin que los conflictos de autoridad y equívocos se vuelvan regla. (BORGES.como una condición básica de participación. informando bien sobre los acontecimientos. lo cual contribuye a favorecer la mejor acogida de dichas posiciones y. dando espacio a una indispensable autocrítica sobre las condiciones concreta del vivir eclesial. 301) + La atención al necesario flujo de informaciones en la vida de la Iglesia hace también contemplar el papel importante que cabe a los medios de comunicación eclesial propios de la Iglesia en el desarrollo de una comunicación interna eclesial y de una opinión pública que expresa y realice la participación creciente del pueblo de Dios. sobre los elementos disponibles para un juicio. de evitar silencios ambiguos u medias verdades. en un movimiento recíproco y constante de intercambio de informaciones. (BORGES. En esta perspectiva de una comunicación interna esos medios sólo pueden entenderse como una tribuna libre y un instrumento mediador en orden a verdadero diálogo eclesial. superar la tendencia -en nombre de pretendidas consideraciones pastorales!. estimulando el debate sobre los problemas. de este modo. sin un esfuerzo permanente en el sentido de dar informaciones correctas y completas sobre la vida de la Iglesia. sobre las razones que conducen a una decisión. decisiones y proyectos de vida eclesial. contribuye a reforzar la autoridad que las toma. es algo esencial para la normalidad y la cualidad del vivir eclesial. así. en la cual *o olhar* ya está dirigido hacia los aspectos de una decisión que tiene significado para la vida de la comunidad" (P. Scharr). posibilita una mayor indentificación de las personas con las decisiones que les atañen. la cuestión bien preocupante. más receptible. La unidad entre gobierno y comunidad puede ser mantenida. pues. Los déficits de comunicación interna que continúan existiendo en la Iglesia plantean. crea condiciones para consensos más amplios y más capaces de alcanzar la verdad. el carácter público de la información a través de una comunicación lo más amplia posible. 301) + Lo mismo hay que decir respecto a las posiciones adoptadas por las autoridad eclesial. + No puede haber. Se vuelven más practicables y. impulsadora del debata que las profundice. (BORGES. sino que les corresponde una tarea reflexiva. una especie de recepción anticipada. El carácter público de las informaciones que conducen a una decisión en la Iglesia es. en procesos de recepción activos y eficaces (las tres realidades se entremezclan y condicionan mutuamente) sin sinsistir en una confidencialidad amplia y excesiva en lo cotidiano eclesial. ésta no es popsible sin una información constante sobre los diversos acontecimientos. en último análisis.

son posibles los abusos de la libertad. Es cierto que. la solución no está en limitar la libertad de palabra y las posibilidades de expresar la opinión: también aquí.+ De ese modo los medios de comunicación social de la Iglesia ayudarán a un desarrollo de actitudes y de formas de diálogo y de debate. en el reconocimiento de que. de una tarea que no es fácil. se tienen que admitir la posibilidad de errores y faltas y aceptar los condicionamientos concretos en el caminos histórico de acceso a la verdad. 302) . tanto más cuanto que. Se trta. además. la tendencia a subrayar lo epidérmico y lo sensacional. la discusión sincera y correcta es un elementos imprescindible para la profundización de convicciones. (BORGES. Sin embargo. en los medios eclesiales. en este terreno. como en otros ámbitos de la vida de la Iglesia. los grupos de presión. también en la iglesia. prevelece todavía la idea de que siempre es mejor el silencio que el debate. las falsedades.