You are on page 1of 3

Sacramentos y ceremonias

Sacramentos
Cuando hablamos de la palabra sacramento muchos la asocian a un lenguaje católico
romano, pero tal cosa no debe ser un impedimento para su eso en la iglesia, si buscamos una
comprensión adecuada de su significado teológico.
La palabra sacramento, es la traducción de una palabra griega “Misterion” al latín
“Sacramentum” que significa “algo puesto aparte como sagrado, y también hace referencia
al juramento de obediencia de un soldado romano administrado por un comandante1”. En
este último uso hace referencia cuando un soldado romano rendía un juramento de obediencia
a su superior. También fue usado para hacer referencia a:
“Una cantidad de dinero depositada por dos partes en litigio. Después de la
sentencia del tribunal, el dinero de la parte absuelta se devolvía, en tanto del que había
sido condenado quedaba embargado. Parece que esto es lo que se llamaba un
sacramentum, porque se quería dar la idea de una clase de propiciación ofrecida a los
dioses.”2

Según Harrison al cambiar la palabra “misterion” por “sacramentum” como


referencia a la santa cena y al bautismo, influyo en el entendimiento de estos ritos de tal
manera que comenzó a pensarse que dichos sacramentos eran comunicadores de la gracia de
Dios por sí mismo, de hecho asi lo entiende la iglesia católica hasta el día de hoy. Luego con
el tiempo la tradición de la iglesia les dio un poder independiente de la Palabra siendo
entendidos como medios de salvación. En los tiempos de la reforma este concepto es
descachado como veremos más adelante.
Es importante preguntarnos ¿dónde y cuándo ésta palabra se incorporó en el lenguaje
cristiano? Todo parece indicar que cuando San Jerónimo hace su traducción de la Biblia de
los idiomas originales al latín, él traduce la palabra “misterion” por “sacramentum”. Según
Berkhof, los reformadores no fueron muy amigos de esta palabra: Dice que durante e
inmediatamente después de la reforma muchos demostraron disgusto hacia el nombre
sacramentum. Por ejemplo Melanchton uso la palabra “signi. En vez de sacramento. Y que
según Lutero y Calvino ellos señalizaron que esta palabra no era usada en teología según su
sentido original3. Este sentido original se refiere al uso no cristiano mencionado algunos
párrafos arriba.

1
Harrison, Diccionario de Teología, T.E.L.L. MI, 1985, Pág. 475
2
Luis Berkhof, Teología Sistemática, T.E.L.L. MI, 6ª Edición Española 1985, Pág. 737
3
Ibíd. Pag.737
Entonces según Berkhof:

“ un Sacramento es una ordenanza sagrada instituida por Cristo, en


la cual mediante signos sensibles se representa, sella y aplica a los creyentes,
la gracia de Dios en Cristo y los beneficios del pacto de la gracia; y los
creyentes, a su vez, participando de ellos expresan su fe y acercamiento a
Dios.”4

De alguna manera la definición de Berkhof en el uso teológico, incorpora los dos significados de uso
no cristiano como dice el Novo Diccionario da Biblia:
“Esas ideas más tarde se combinaron para producir el concepto de un rito
sagrado que servía de prenda o señal, cuya recepción envolvía un juramento
de lealtad, y eso conduce con el tiempo a la limitación de la palabra
sacramento a los dos principales ritos de divina institución, a saber, el
bautismo y la cena del Señor.”5

Sacramentos son una señal mediante los elementos sensibles como el pan, el vino y
el agua, en la que juramos un compromiso de lealtad al señor y a su vez tal como dice
Berkhof, representa, sella y aplica la gracia de Dios, y las bendiciones del pacto de gracia, es
decir los beneficios de nuestra salvación en Cristo. Y junto ello hay una respuesta de los
creyentes en manifestar su compromiso y lealtad al Señor, expresando su fe y confianza en
el Señor.
Fuentes de la definición reformada de Sacramento
Según Calvino los sacramentos son:
“…una señal externa con la que el Señor sella en nuestra conciencia las
promesas de su buena voluntad para con nosotros, a fin de sostener la
flaqueza de nuestra fe y de que atestigüemos por nuestra parte, delante de Él,
de los ángeles y de los hombres, la piedad y reverencia que le profesamos.
También se puede decir más brevemente que es un testimonio de la gracia de
Dios para con nosotros, confirmado con una señal externa y con el testimonio
por nuestra parte de la reverencia que le profesamos.”6

La definición que Calvino hace de los sacramentos se inspira en el pensamiento de Agustín


en su libro de catequesis XXIV y sus cartas, 105,III,12 que analizaremos a continuación:

4
Ídem. Pág. 737.
5
Novo Diccionario da Biblia, volumen ii, 6ª reimpresión 1984, pág.1434
6
Juan Calvino, Institución de la religión Cristiana, Libro IV, Cap XIV, 1.
“Acerca del sacramento que recibe, una vez que se le ha advertido, como se
debe, que las imágenes son expresiones visibles de las cosas divinas, aunque
en ellas se rinde honor a las invisibles, y que no debe tratarse aquella
sustancia, santificada por la bendición, como se hace en el uso corriente, hay
que decirle también qué significan las palabras que escuchó y qué se encierra
en las frases que simbolizan una realidad”.7

Notemos como Agustín pone su énfasis sobre el hecho que las cosas visibles solo son
una representación de las cosas invisibles y que el honor que debemos rendir es a las cosas
invisibles. Los elementos son útiles, pero no son el objeto de nuestra adoración y veneración.
Agustín dice que son solo expresiones. Sin embargo debido que cuando celebramos el
sacramente, dichos elementos que son consagrados para el mismo no se debe tratárseles de
manera común, sino especial ya que han sido separadas o consagradas, no porque posean
algo especial en sí misma, sino por el uso que se les va a dar. Esto es para que el que participa
en el sacramento entienda que no es un asunto que se deba tomar a la ligera sino con la
seriedad y el respeto que merecen.

7
San Agustín, Las Obras Completas de San Agustín, La Catequesis de los principiantes, XXV, 50, 2.