You are on page 1of 2

c 

 
    - www.mirad.cl ʹ contacto@mirad.cl

¦c   
   

Luc 13:10 Enseñaba Jesús en una sinagoga en el día de reposo;


El día de reposo es el día sábado, día establecido por Dios para el pueblo judío para que descansaran y lo ocuparan para
meditar en Él dar sus ofrendas y al mismo tiempo escuchar las escrituras.
En la actualidad para nosotros los creyentes gentiles (no judíos) el día del Señor es el Domingo, al igual que hacían
nuestros hermanos luego de la ascensión de Cristo al reunirse el primer día de la Semana para celebrar la Cena del Señor
y recordar así a nuestro Salvador hasta que sea su venida.

Luc 13:11 y había allí una mujer que desde hacía dieciocho años tenía espíritu de enfermedad, y andaba encorvada, y en
ninguna manera se podía enderezar.
Una mujer con una dolor constante, sabemos cuán doloroso es tener un pequeño dolor de espalda por un tiempo,
tenemos conocidos que sufren de dolores de espalda y como es su sufrimiento, ahora imaginar una mujer con 18 años
de sufrimiento es un panorama muy triste. 18 años que llevados a nuestra realidad es nuestra mayoría de edad. 18 años
en que se nos va la niñez y llegamos a ser adultos, con la opción de decisión y con la opción de ir a la guerra o poder
casarnos.
Otro factor era la condición de la mujer, era una condición de humillación, en un acto que no podía mirar a la gente de
igual a igual, solo podía mirar los pies y por ningún motivo se podía enderezar, salía de sus manos el tal hacer.
La enfermedad no hace pensar en la condición como estamos sin quererlo, el espíritu de enfermedad no habla del
pecado y como nos trae consecuencias en nuestras vidas, por culpa del pecado debemos morir, por causa del pecado
tenemos dolor, por causa del pecado debemos ganar nuestro alimento con el sudor de nuestra frente, por culpa del
pecado las mujeres deben tener sus hijos con mucho dolor y así podríamos enumerar muchas razones por las cuales
nuestras vidas son difíciles y penosas por culpa del pecado.
Como consecuencia de su pecado la mujer se encorva, son repercusiones negativas como analizábamos anteriormente
por causa del pecado, pero por otro lado también nos hace pensar como debe ser nuestra actitud ante el pecado, ella se
encontraba en actitud de humillación, en desventaja ante las demás personas, se encontraba buscando una cura para su
enfermedad.
La forma en como de ninguna manera se podía enderezar nos habla de la necesidad y la importancia de esa forma de
estar. Dios quiere que nuestro modo de llegar a Él sea en forma de humillación, con conciencia de nuestra condición,
con la necesidad a flor de piel de ser curados y demostrándolo con hechos.

Luc 13:12 Cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo: Mujer, eres libre de tu enfermedad.
El Señor detiene su enseñanza para llamar a la mujer, una mujer que quizás era despreciada por su situación, ahora era
elegida entre muchos y es llamada puntualmente y le dice Jesús que es libre de su enfermedad.
Cristo ve la actitud de la mujer, ve su voluntad, su pensamiento y sus emociones, y este conjunto dirigido a un solo
propósito que es buscar su sanación.
La mujer si lo pensamos, no fue primeramente enderezada, fue sanada de su espíritu de enfermedad, de una condición
espiritual enferma, de una condición que le afectaba físicamente pero que tenía una raíz espiritual.

Luc 13:13 Y puso las manos sobre ella; y ella se enderezó luego, y glorificaba a Dios.
Cuando Cristo coloca sus manos sobre ella, se puede enderezar y da gracias a Dios. Ella solo vio la parte visual de todo
esto, pero comprendía que su situación no era una enfermedad cualquiera. Jesús al decir la palabra es cuando
realmente se libera de su carga pesada, de su condena.
Luego que Jesús cura a la mujer de su Espíritu Malo, puede arreglar su vida, su alrededor, sus vicios, sus enfermedades.
Dios puede hacer milagro en la vida de las personas que le siguen, en la vida de sus hijos.
Y como no dar gloria a Dios si nos mira como seres escogidos, como ovejas especiales a sus ojos, como criaturas con
necesidad, necesidad de Dios, necesidad de ser sanados. Sanados del espíritu de mal que nos condena en vida espiritual
pero que nos afecta igualmente en forma corporal.

Por: Iván Pablo Yáñez Fica


Página 1
ivanipyf@gmail.com
c   
    - www.mirad.cl ʹ contacto@mirad.cl

Dios quiere para nosotros sanación de nuestros pecados, quiere librarnos de esta carga pesada que es el pecado, una
carga que llevamos por todas partes y que Dios quiere llevar en lugar de nosotros. Dios ya la llevo en la Cruz, en sus
hombros cargo nuestros pecados, ¿para qué seguir cargando con algo por lo cual Cristo ya ha pagado?, ¿Tan ciegos
estamos? ¿Tanta es nuestro apego a este mundo que no vemos al cielo? Andamos como esa mujer que solo podía ver al
suelo, al mundo, a la tierra y no podía mirar al cielo, pero para Dios no hay problemas, Dios nos ayuda a mirar, Dios nos
llama a cada uno, puntualmente, sin excepción porque quiere librarnos de nuestra carga pesada, y ayudarnos a
enderezar y mirar al cielo.
No es necesario intentar cambiar antes, porque al igual que la mujer, era imposible por sus medios, es necesario creer,
arrepentirse y luego Dios nos ayuda a cambiar, a enderezarnos a poder mirar a Dios con nitidez.

Luc 13:14 Pero el principal de la sinagoga, enojado de que Jesús hubiese sanado en el día de reposo, dijo a la gente: Seis
días hay en que se debe trabajar; en éstos, pues, venid y sed sanados, y no en día de reposo.
Un hombre religioso, ¿un hombre solo de Dios? Cuidado porque aun hoy existe este tipo de persona que quieren ser
adorados, exaltados y que Dios pase a segundo lugar, que la salvación no sea importante pero si sus rituales.
No se dejen engañar por este tipo de falso profeta, que hablan la Biblia, pero la hablan para su conveniencia.
El buscar a Dios no tiene tiempo ni lugar, pero es importante que sea ahora, no dejemos pasar el tiempo sino actuar
rápidamente.
Luc 13:15 Entonces el Señor le respondió y dijo: Hipócrita, cada uno de vosotros ¿no desata en el día de reposo su buey
o su asno del pesebre y lo lleva a beber?
Hay necesidades de primer y segundo orden, así como beber es una necesidad de primer orden para el hombre y
animales para no morir. Así y más importante es la salvación, porque no es el cuerpo lo que está en juego sino el alma.

Luc 13:16 Y a esta hija de Abraham, que Satanás había atado dieciocho años, ¿no se le debía desatar de esta ligadura en
el día de reposo?
La llegada a Dios no debe tener obstáculos, no seamos tropiezo para llegar a Cristo y a su obra en la Cruz, 18 años en que
ella tubo condenación mas ahora tenía opción de decidir, en su descernimiento acepto a Dios y ahora forma parte de la
Iglesia, la esposa de Dios, que espera a su esposo que es Jesucristo y su segunda venida a la tierra a buscarnos y
llevarnos por la eternidad.

Luc 13:17 Al decir él estas cosas, se avergonzaban todos sus adversarios; pero todo el pueblo se regocijaba por todas las
cosas gloriosas hechas por él.
Vergüenza debemos de rechazar a Dios, no vergüenza del evangelio como algunos tienen. Cuando ya no tengan mas
opción Dios no le va a importar la vergüenza sino las obras, las acción y decisiones.
Tome ahora su decisión hacia Dios, ahora decida su postura a ser creyente y cristiano y no deje pasar más el tiempo, ya
es mucho lo que Dios le ha visto mirar al suelo. Ahora es tiempo que mire al cielo y siga a Cristo.

Por: Iván Pablo Yáñez Fica


Página 2
ivanipyf@gmail.com