You are on page 1of 2

c  


 www.mirad.cl ʹ contacto@mirad.cl

c 

    

Luc 22:1 Estaba cerca la fiesta de los panes sin levadura, que se llama la pascua.
@   fiesta judía que conmemora la liberación de la esclavitud en Egipto (Ex 12.1-27; Dt 16.1-8); véase  

 
@   
     Véase  

  La Pascua duraba solo un día; le seguía inmediatamente la fiesta de los Panes sin
levadura (Lv 23.5-6), que duraba siete días. Estas festividades atraían a un número extraordinario de judíos de todas partes del país y
del mundo; véase 
 
 en la  

 

Éxo 12:1 Habló Jehová a Moisés y a Aarón en la tierra de Egipto, diciendo:


Éxo 12:2 Este mes os será principio de los meses; para vosotros será éste el primero en los meses del año.
Éxo 12:3 Hablad a toda la congregación de Israel, diciendo: En el diez de este mes tómese cada uno un cordero según las familias de
los padres, un cordero por familia.
Éxo 12:4 Mas si la familia fuere tan pequeña que no baste para comer el cordero, entonces él y su vecino inmediato a su casa
tomarán uno según el número de las personas; conforme al comer de cada hombre, haréis la cuenta sobre el cordero.
Éxo 12:5 El animal será sin defecto, macho de un año; lo tomaréis de las ovejas o de las cabras.
Éxo 12:6 Y lo guardaréis hasta el día catorce de este mes, y lo inmolará toda la congregación del pueblo de Israel entre las dos
tardes.
Éxo 12:7 Y tomarán de la sangre, y la pondrán en los dos postes y en el dintel de las casas en que lo han de comer.
Éxo 12:8 Y aquella noche comerán la carne asada al fuego, y panes sin levadura; con hierbas amargas lo comerán.
Éxo 12:9 Ninguna cosa comeréis de él cruda, ni cocida en agua, sino asada al fuego; su cabeza con sus pies y sus entrañas.
Éxo 12:10 Ninguna cosa dejaréis de él hasta la mañana; y lo que quedare hasta la mañana, lo quemaréis en el fuego.
Éxo 12:11 Y lo comeréis así: ceñidos vuestros lomos, vuestro calzado en vuestros pies, y vuestro bordón en vuestra mano; y lo
comeréis apresuradamente; es la Pascua de Jehová.
Éxo 12:12 Pues yo pasaré aquella noche por la tierra de Egipto, y heriré a todo primogénito en la tierra de Egipto, así de los hombres
como de las bestias; y ejecutaré mis juicios en todos los dioses de Egipto. Yo Jehová.
Éxo 12:13 Y la sangre os será por señal en las casas donde vosotros estéis; y veré la sangre y pasaré de vosotros, y no habrá en
vosotros plaga de mortandad cuando hiera la tierra de Egipto.
Éxo 12:14 Y este día os será en memoria, y lo celebraréis como fiesta solemne para Jehová durante vuestras generaciones; por
estatuto perpetuo lo celebraréis.
Éxo 12:15 Siete días comeréis panes sin levadura; y así el primer día haréis que no haya levadura en vuestras casas; porque
cualquiera que comiere leudado desde el primer día hasta el séptimo, será cortado de Israel.
Éxo 12:16 El primer día habrá santa convocación, y asimismo en el séptimo día tendréis una santa convocación; ninguna obra se
hará en ellos, excepto solamente que preparéis lo que cada cual haya de comer.
Éxo 12:17 Y guardaréis la fiesta de los panes sin levadura, porque en este mismo día saqué vuestras huestes de la tierra de Egipto;
por tanto, guardaréis este mandamiento en vuestras generaciones por costumbre perpetua.
Éxo 12:18 En el mes primero comeréis los panes sin levadura, desde el día catorce del mes por la tarde hasta el veintiuno del mes
por la tarde.
Éxo 12:19 Por siete días no se hallará levadura en vuestras casas; porque cualquiera que comiere leudado, así extranjero como
natural del país, será cortado de la congregación de Israel.
Éxo 12:20 Ninguna cosa leudada comeréis; en todas vuestras habitaciones comeréis panes sin levadura.
Éxo 12:21 Y Moisés convocó a todos los ancianos de Israel, y les dijo: Sacad y tomaos corderos por vuestras familias, y sacrificad la
pascua.
Éxo 12:22 Y tomad un manojo de hisopo, y mojadlo en la sangre que estará en un lebrillo, y untad el dintel y los dos postes con la
sangre que estará en el lebrillo; y ninguno de vosotros salga de las puertas de su casa hasta la mañana.
Éxo 12:23 Porque Jehová pasará hiriendo a los egipcios; y cuando vea la sangre en el dintel y en los dos postes, pasará Jehová
aquella puerta, y no dejará entrar al heridor en vuestras casas para herir.
Éxo 12:24 Guardaréis esto por estatuto para vosotros y para vuestros hijos para siempre.
Éxo 12:25 Y cuando entréis en la tierra que Jehová os dará, como prometió, guardaréis este rito.
Éxo 12:26 Y cuando os dijeren vuestros hijos: ¿Qué es este rito vuestro?,
Éxo 12:27 vosotros responderéis: Es la víctima de la pascua de Jehová, el cual pasó por encima de las casas de los hijos de Israel en
Egipto, cuando hirió a los egipcios, y libró nuestras casas. Entonces el pueblo se inclinó y adoró.
Éxo 12:28 Y los hijos de Israel fueron e hicieron puntualmente así, como Jehová había mandado a Moisés y a Aarón.

Por: Iván Pablo Yáñez Fica 




    
c  

 www.mirad.cl ʹ contacto@mirad.cl

En esta fiesta se recordaba la libertad que Dios le había dado al pueblo de Israel de manos de los egipcios. Dios fue muy dadivoso en
gran manera mostrando milagros increíbles para poder dale la libertad de aquel cautiverio.
Esto comenzaba con la fiesta de la Pascua y luego la fiesta de los panes sin levadura.
Y debían sacrificar un corderito, vestirse con ropas listas para la acción, comer en su totalidad aquel animalito cocido al fuego y
ocupar su sangre para pintar para pintar los postes y el dintel de la casa, como señal que en esa casa se había realizado la hora.
Era un momento para meditar en Dios, para pensar en aquel corderito que era entregado, que así mismo seria nuestro salvador. El
Señor ya había anunciado que él debía ser entregado y que hora ya se acercaba y era necesario hacer una última cosa con sus
discípulos

Luc 22:2 Y los principales sacerdotes y los escribas buscaban cómo matarle; porque temían al pueblo.
Los sacerdotes y escribas no estaban preocupados de la voluntad de Dios, estaban tan preocupados de sí mismos, de la adoración
del pueblo, de su estatus social, del prestigio que tenían. Que la presencia de Cristo les era estorbo aunque sabían que aquel era el
hijo de Dios por las Señales que les daba, por las veces que les dejo sin respuestas, por las veces que les hablo a sus corazones, que
les intento hacerles ver la verdad. Ellos endurecieron sus corazones y desecharon la salvación que Dios les traía. Como aquel
corderito inocente el Señor sería entregado y su sangre derramada, su cuerpo molido y su vida entregada.
¿Pero porque lo realizo? Por amor a nosotros, por amor al mundo, por amor al pecador. No es amor al pecado sino al ser que tiene
el pecado, por amor a nosotros y por ese amor se entrego, como una ofrenda, como un sacrificio vivo, para traer paz a este mundo,
para liberarnos de la esclavitud al pecado. Así como un día les libero de las ataduras de Egipto él quería darles libertad espiritual,
pero mucho no le recibieron y no quisieron escucharle.

Luc 22:3 Y entró Satanás en Judas, por sobrenombre Iscariote, el cual era uno del número de los doce;
Satanás entro en Judas para poseerle, las posesiones demoniacas solo pueden ser hechas sobre persona que no son creyentes,
porque una personas que es cristiana y tiene a Cristo en su corazón, no da espacio a que otro espíritu extraño pueda entrar en
aquella persona. Judas a pesar de estar con el Mesías, con el enviado de Dios, nunca dejo de verle como un hombre, nunca quiso
creer que era el Hijo de Dios, nunca le quiso recibir como su Señor y salvador. Qué tristeza al ver que personas que tanto conocen de
las escrituras le rechazan, personas con tantos estudios le desprecian. Es lo que vemos hoy, prefieren creer en tanta teoría
descabellada antes que creer en la Santa Palabra de Dios.

Luc 22:4 y éste fue y habló con los principales sacerdotes, y con los jefes de la guardia, de cómo se lo entregaría.
Satanás manipulando a este hombre, hizo que arreglase una forma de entregarlo en manos de los que le buscaban matar,
traicionando a Cristo, traicionando a ͞su͟ maestro, traicionando a quien le había mostrado tantas cosas grandiosas, a quien le había
revelado cosas que no le revelaba a cualquiera.
Estaba entre los discípulos, parecía un creyente, se juntaba con creyentes, hablaba como creyente, trabajaba para el Señor, pero no
era un cristiano, no creía en Dios, no creía en Cristo, no creía en su salvación, no le acepto nunca como el Hijo de Dios. Se engañaba
a sí mismo y engañaba a los demás, pero su naturaleza pecaminosa predomino y Satanás lo utilizo cual instrumento en sus manos.
Por su idolatría al dinero.

Luc 22:5 Ellos se alegraron, y convinieron en darle dinero.


Él lo hacía solo por la satisfacción de verle entregado, pero ellos acordaron pagarle por sus servicios para no quedar en deuda con él.
Todo lo que hizo era de su responsabilidad, y no le debían nada a ese hombre, pero lo hizo por voluntad propia.
Pero si usted no ha creído en Cristo, en muy poco se diferencia de judas. Porque escucha la voz de Dios, le gusta, la comparte,
comparte con los creyentes pero si no le recibe lo está rechazando. Y cualquiera que no es por Cristo es contra Cristo, porque quien
no es un hijo transformado de Dios, es un hijo de Satanás. No existen los términos medios, o somos de Dios o somos del diablo.

Luc 22:6 Y él se comprometió, y buscaba una oportunidad para entregárselo a espaldas del pueblo.
Comprometido con el mundo, comprometido con su ambición es no estar comprometido con Dios. Cuidado de rechazar tanto a Dios
que ya no pueda recibirle y sea dominado por el maligno.
Dios le está hablando hoy, Dios le quiere hacer cambiar de rumbo, cambiar su ser, cambiar su naturaleza, a una en que podrá ser
guidado por los caminos de Dios.
No se engañe y no engañe a los demás, porque eso de nada sirve, solo usted tiene la certeza de que es un ser transformado o
perdido.

Por: Iván Pablo Yáñez Fica