You are on page 1of 11

UNIVERSIDAD DE GUAYAQUIL

FACULTAD PILOTO DE ODONTOLOGÍA


}

Integrantes:

LIMPIEZA Y DESINFECCIÓN DE SUPERFICIES CONTAMINADAS

Integrantes:

Jessica Paola Villacres Encarnacion

Andrea Liseth Villacres Encarnacion

Docente:
Dra. Diana Zambrano Vélez

Curso: 3/1

Guayaquil - Ecuador

2017
MISIÓN

La Facultad de Odontología de la Universidad de Guayaquil, es la entidad con alto


grado de excelencia académica y formación interdisciplinaria en salud, que a
través de la docencia, investigación y su vinculación con la comunidad, se encarga
de la formación integral de profesionales con alta capacidad científica y humanista
para la resolución de los problemas de salud buco dental y con la coordinación de
los programas de salud y para mejorar la calidad de vida de toda la comunidad.

VISIÓN

La Facultad de Odontología de la Universidad de Guayaquil, será la institución


líder en manejo de los conocimientos específicos del sistema estomatognático y
en relación con el resto del organismo. A través de la información de recursos
humanos mediante programas de educación continua, postgrado, investigación y
extensión para la prevención , promoción, protección de la salud y resolución de
los problemas que allí se presenten, con los valores éticos y con alto compromiso
social.
LIMPIEZA Y DESINFECCIÓN DE SUPERFICIES CONTAMINADAS

En la práctica odontológica se debe mantener de manera meticulosa el control de


infecciones, ya que la cavidad bucal presenta una de las mayores concentraciones
microbianas del organismo. Se ha calculado que una gota de saliva puede
contener hasta 600 000 bacterias. Todos los profesionales de la salud bucal,
incluidos los odontólogos, estudiantes de odontología, higienistas, personal de
limpieza y técnicos de laboratorio, se encuentran expuestos ante la presencia de
estos microorganismos. De la misma manera, este riesgo es igual para el individuo
que asiste a la consulta dental, razón por la cual es necesario poner el material
contaminado en un lugar específico del consultorio odontológico.

Las superficies del consultorio odontológico se contaminan fácilmente a través de


salpicaduras generadas por el aerosol producido durante los tratamientos
odontológicos. Dependiendo de la naturaleza de los patógenos y de las
características del ambiente, como temperatura y humedad, estos agentes pueden
sobrevivir en las superficies por periodos desde pocos minutos a varias semanas
e, inclusive, meses.
El contacto con superficies contaminadas puede contaminar directamente las
manos. Algunos autores señalan que estas salpicaduras pueden afectar el área
del antebrazo del operador, la región del cuello y del pecho del paciente, por lo
que se recomienda la utilización de la alta succión en los procedimientos que
involucren producción de aerosoles.
La eficiencia de la desinfección depende principalmente de establecer un
protocolo para el uso del producto seleccionado y la aplicación de éste regular y
correctamente. Las superficies deben ser desinfectadas después del tratamiento
de cada paciente y al final del trabajo diario. Para desinfectar las zonas
contaminadas con sangre o fluidos corporales, se recomienda proceder con
guantes industriales, colocando primero el papel y/u otro material absorbente y
descontaminar luego con una solución desinfectante de nivel alto o intermedio.
Si la cantidad de sangre o material fuera mucha, se puede verter primero la
solución de desinfectante de alto nivel, dejar actuar por 10 minutos y proceder
luego al lavado. Para este tipo de contaminación no es conveniente el uso de
alcohol, ya que se evapora rápidamente y coagula los residuos orgánicos sin
penetrar en ellos. Se deben limpiar y desinfectar paredes, pisos, estantes y la
unidad diariamente con una solución de desinfectante de nivel intermedio. Se ha
comprobado que existe acumulación de microbios en las líneas de agua de las
unidades, especialmente en la noche y en los fines de semana. Por dicha razón,
se aconseja que al comenzar el día se deje fluir el agua durante varios minutos en
todas las posibles salidas (no sólo en la pieza de alta velocidad). La escupidera
debe desinfectarse entre paciente y paciente con la misma solución desinfectante.
Así mismo, se deben hacer funcionar los eyectores con esta solución una vez
finalizada la consulta para descontaminar la parte interna de las cañerías.

Tipos de desinfectantes para descontaminación de superficies

 Cloro y compuestos clorados


Los desinfectantes basados en el cloro generalmente están disponibles en
forma líquida como hipoclorito de sodio (lejía), o sólida como hipoclorito de
calcio (dicloroisocianurato de sodio). Espectro: Son de amplio espectro
microbicida, pues son muy eficaces contra las bacterias Gram positivas y
negativas, hongos, esporas y virus, incluyendo al de la hepatitis B y el VIH.
Ventajas y desventajas: Su acción es rápida, de bajo costo y de fácil
manejo. Tiene propiedades desodorizantes y actividad microbicida
atribuible al ácido hipocloroso no disociado. La disociación de este ácido y
por consiguiente la menor actividad depende del pH. Su eficiencia
disminuye por el aumento del pH. Su uso está limitado por su actividad
corrosiva, dañan textiles y altera plásticos y gomas. Se inactiva en
presencia de materia orgánica, jabones y detergentes y luz; produce
irritación de la piel y mucosas. Las soluciones de cloro no deben
conservarse en envases destapados por más de 12 horas. Concentraciones
de uso: La concentración mínima para eliminar las microbacterias (0.1%)
durante 10 minutos. Su uso se limita a desinfección de superficies y
artículos no críticos. No se recomienda para desinfección de instrumental
por ser altamente corrosivos.

 Alcoholes
Son componentes químicos solubles en agua, los más utilizados son el
alcohol etílico y el alcohol isopropílico. Espectro: Destruye rápidamente
formas vegetativas de bacterias hongos, virus y M. tuberculosis. Ventajas y
desventajas: Son económicos. Las desventajas de los alcoholes es que
tienden a alterar el material de goma y plástico, se inactiva en presencia de
materia orgánica y se evapora rápidamente. Esto condiciona que no se
debe usar alcoholes como método de desinfección de alto nivel ni para
materiales en inmersión Indicaciones de uso: El alcohol se considera un
desinfectante de nivel intermedio y se usa en la desinfección de superficies
y artículos no críticos. Concentraciones de uso: La concentración
bactericida óptima está en un rango de 60% a 90% por volumen. La
concentración habitual de uso 70% en que tiene su mayor efectividad.
 Amonio cuaternario
Los derivados del amonio cuaternario son antisépticos de bajo nivel. 24
Espectro: Fungicida, bactericida y virucida solo contra los lipofílicos. No es
esporicida, ni microbactericida, ni tampoco presenta acción sobre virus
hidrofílicos. Ventajas y desventajas: Constituye un buen agente para la
limpieza debido a su baja toxicidad. Los restos de gasa y algodón pueden
afectar su acción. Indicaciones de uso: Por su baja toxicidad puede ser
utilizado para la desinfección de superficies y mobiliario. Concentraciones
de uso: Las concentraciones de uso varían de acuerdo con la combinación
de compuestos cuaternarios de amonio en cada formulación comercial.

Zonas de limpieza y desinfección


 Las superficies del equipo dental deben ser perfectamente lisas y casi sin
uniones. Deben tener además, un acabado que permita la limpieza y la
desinfección.
 Al finalizar un tratamiento, limpie los topes y superficies que pudieran
haberse contaminado con sangre o saliva. Para ello agregue un chorro de
hipoclorito de sodio y luego secado con papel absorbente para remover el
material orgánico.

 Limpie y desinfecte periódicamente las otras áreas que se tocan y que no


se descontaminan entre pacientes, como son las manijas de las puertas del
consultorio, de las puertas de los armarios y las asas y superficie externa
de los cajones y gabinetes.

 El suelo y las paredes deben ser limpiados y desinfectados con facilidad a


intervalos regulares. No coloque alfombra en la sala de trabajo.

 En la sala de trabajo de ventilación debe ser adecuada para evitar la


concentración de gases o aerosoles.
 La solución de hipoclorito de sodio deberá ser preparada diariamente en
recipientes que no sean metálicos y de preferencia opacos (la luz inactiva).
El hipoclorito de sodio es corrosivo para los metales, en especial para el
aluminio. La concentración apropiada para la desinfección de superficies y
de instrumental contaminado es de 1 parte de lejía común en 10 partes de
agua. Esta preparación debe guardarse lejos de la luz directa y de calor.

Otras zonas de limpieza


Eliminación de desechos:
Los desechos son de tres tipos: Comunes ó no contaminados, infecciosos ó
contaminados y especiales.
 Desechos comunes o no contaminados: No representan riesgo de
infecciones para las personas que los manipulan, tales como papeles,
cajas, botellas no usadas para muestras, recipientes plásticos, etc.
 Desechos infecciosos o contaminados: Son desechos con grandes
cantidades de microorganismos y si no se eliminan en forma apropiada, son
potencialmente riesgosos. Muchos de ellos están contaminados con
sangre, pus, y otros fluidos corporales.
 Desechos especiales: Los constituyen elementos radiactivos y líquidos
tóxicos, tales como sustancias para revelado de Rx, insecticidas, etc.
Recuerde que el manejo apropiado de los artículos de desecho minimiza la
propagación de las infecciones al personal de salud y a la comunidad local,
protege de lesiones accidentales a quienes los manipulan y proporciona un
ambiente agradable.

Eliminación de objetos punzocortantes:

 Colocar con pinza todos los artículos punzocortantes en un recipiente y


rotúlelo indicando lo que contiene. Estos recipientes pueden ser fabricados
con objetos de fácil disposición tales como una lata con tapa ó una botella
de plástico fuerte.

 Sumerja los desechos punzocortantes en una solución de hipoclorito de


sodio con la finalidad de desinfectar el material y dañarlo para impedir que
vuelva a ser usado.
CONCLUSIÓN

Es necesario que el equipo de salud que se desempeña en el consultorio


odontológico (odontólogo, higienista, personal de limpieza y técnico) reciba
entrenamiento sobre la aplicación de las normas de bioseguridad y control de
infección, con lo cual se reducirá el riesgo de transmisión de infecciones durante
los procedimientos odontológicos. El cumplimiento de dichas normas debe ser
supervisado periódicamente por el odontólogo para garantizar su ejecución y así
evitar infecciones cruzadas.
BIBLIOGRAFÍA

http://www.monografias.com/trabajos17/bioseguridad-odontologia/bioseguridad-
odontologia.shtml#criter#ixzz4pTs5Beqk

http://www.sdpt.net/par/planhigiene.htm

http://www.odontologia-online.com/estudiantes/219-bioseguridad-en-
odontologia.html