You are on page 1of 2

RIVIERE - ¿Por qué no mienten los autistas?

La mentira y sus componentes

La mentira es la manifestación lingüística de la conducta del engaño. Ambos tienen una serie de componentes imprescindibles:

1) Existencia de dos sujetos y un objetivo común por el que compiten.

2) El sujeto que engaña debe tener la intención de hacerlo.

3) El sujeto que engaña debe usar una estrategia manipulativas relacionada con el contenido del engaño para darle
información falsa/ocultar información verdadera al otro y crear en el una creencia falsa sobre el contenido.

4) Se debe dar una consecuencia: que el otro tenga a creencia falsa y que el sujeto consiga el objetivo disputado.

Diferencia entre mentir y engañar  la mentira es mas compleja porque el que miente usa estrategias manipulativas de tipo
linguistico.

Que la mentira tenga una intención la hace un hecho castigable.

El componente (3) es mentalista. Implica que el que miente o engaña maneja representaciones sobre las representaciones del sujeto
al que engaña.

Que la mentira tenga una consecuencia le da el carácter malévolo: si el que miente no consigue su objetivo o el engañado se da
cuenta, todo se desploma.

Mentir implica el lenguaje verbal. Al manipular las creencias del otro, se usa un accto de habla en el que se predica algo que el
emisor considera falso con el propósito de que su interlocutor lo tome por verdadero. Se viola la máxima de veracidad según la que
se espera y desea que lo que enuncia el otro sea verídico en el sentido pragmático –que el emisor lo considere verdadero-. Mentir
debe ser infrecuente para que el otro no deje de suponer el principio de veracidad porque la interaccion comunicativa se basa en la
confianza del receptor sobre la veracidad de contenido del emisor. La mentira cumple su funcion de eficacia comunicativa porque en
ella se incumple la maxima de veracidad excepcionalmente.

 la propiedad de veracidad se puede aplicar a enunciados declarativos, pero no a enunciados imperativos. Solo se puede dar en un
enunciado cuando es posible que el mismo no sea veraz y un sujeto elige intencionalmente la falta de veraciadd de dicho enunciado.
 Los enunciados declarativos son infrecuentes en el lenguaje de los niños con autismo.

Las mentiras de los niños con autismo

Las conductas de mentira y engaño son muy infrecuentes en niños con autismo  Se habla de “ingenuidad” de los autistas.

Sodian y Firth: Analisis de 3 grupos de niños (autistas, con sindrome de down y normales) en tareas de engaño y sabotaje (evitacion).
El engaño implica manipulación de estados mentales. El sabotaje hace una evittacion de tipo físico. Resultados: Niños co desarrollo
normal y con sindrome de down tienen mejores resultados en las tareas de sabotaje. Los autistas no presentan diferencias entre
ambas tareas y obtienen resultados parecidos a niños normales de 3 años.

Los niños con autismo no engañan ni mienten. No eligen ser veraces, son obligatoriamente veraces. La ausencia de falsedad de sus
enunciados no es intencional. No se puede catalogar su conducta como moralmente buena o mala, sino que su “veracidad
compulsiva” debe entenderse como ingenuidad o inocencia.

La mentira tiene implicancias:

- se da en situación de interacción

- aparece en conductas declarativas

- en enunciados predictivos

- implica diferenciar la representación y el mundo

- implica diferenciar la representación propia y la ajena

- es una conducta expresada simbólicamente mediante un codigo linguistico.

Analizarlas puede dar información sobre los problemas que tienen los niños con autismo con la conducta de mentir.

En la medida en que los niños pueden ir manejando los aspectos de la mentira, pueden proucirlas. Algunos niños autistas pueden
producirlas.
El componente del engaño y la mentira más relacionado con el autismo es la habilidad de laspersonas parainferir en los otros
estados mentales. Habilidad para entender que los demas pueden tener estados mentales distintos de los propios y que se
contradicen con el estado real de los hechos (necesaria para manejar creencias falsas) y la capacidad de servirse de esta habilidad
para crear ese estado mental con el otro y sacar beneficio de ello daría una elaborada conducta de engaño que implica manejar una
“Teoría de la mente”.

Trabajos que evalúan la Teoría de la mente en autistas demuestran que tienen difiultades para resolver tareas que implican manejar
habilidades mentalistas. En general no resuelven tareas como la de falsa creencia (canicas) que permite evaluar la posesion de teoría
de la mente. Poseerla actuaría como “constrictor” sobre el engaño, porque sin ella el engaño no sería intencional o “táctico”.

Los engaños más complejos implican intencion engañosa y conciencia de engaño (Mentira y engaño táctico) son el producto de un
proceso de adaptación social a lasl estructuras sociales complejas. En ellas el sujeto debe ser habil para proteger sus inereses
(detectando engaños) y poder obtener beneficios a costa de otros (engañando y mintiendo). En esos procesos está la posibilidad de
ser un sujeto con mente y con capacidad de atribuir mente a los otros. El carácter adaptativo de la mentira se manifiesa en su
función de preservar el yo ante los otros. Los niños mienten en relacion a la culpa y la evitacion, los adolescentes para mostrar un
sujeto exagerado fanfarroneando y los adultos se automienten.

Los niños autistas tienen dificultadespara construir su imagen del yo y entender la forma en que nosotros la percibimos. Tal vez por
eso no son habiles para usar la mentira como protección ni para detectar las mentiras de otros.

Aunque en situaciones experimentales algunos autistas puedan resolver tareas de engaño, en la vida real con situaciones interactivas
rapidas variables, incluso los más inteligentes son incapaces de detectar mentirasy protegerse del engaño. Su ingenuidad los hace
indefensos a situaciones como el engaño.  Importante cuando los autistas entran en un contexto de interaccion con personas no
ingenuas. Ej. Integración escolar. El engaño, abuso y mentira son frecuentes. Los niños con autismo generan actitudes protectoras de
sus compañeros a causa de su ingenuidad.

¿Se debe enseñar a mentir a los autistas?

¿Deben mentir los autistas? Aspectos educativos y morales

Evitar que los niños digan mentiras es uno de los principios de todo planteamiento educativo. Es una conducta punible e indeseable
socialmente. Se procura educar para la veracidad, castigando la producción de mentiras y engaños.

En los niños autistas ese principio se cumple desde el principio.

Por otro lado, la percepción de la mentira y el engaño son estrategias adaptativas importantes. Las personas lo hacemos y tenemos
que aprender a hacerlo bien al mismo tiempo que debemos detectar los engaños de los demás.

Los niños con autismo serían sujetos “socialmente desvalidos” sin esa herramienta util para desenvolverse en la red de relaciones
sociales.

Problema ético: ¿Se debe enseñara los niños una conducta adaptativa aunque sea punible para ofrecerles herramientas de uso en el
ambito social? O ¿debemos dejar a los niños autistas en el mundo de la ingenuidad, eticamente intachables? ¿Debemos enseñar a
los pocos autistas que mienten lo punitivo de su conducta?

 No todos los individuos reaccionamos igual ante una persona ingenua: algunos intentaran engañarlo y otros no.

 Si decimos que los niños autistas deberian contar con las herramientas sociales de sus iguales tenemos un problema educativo:
¿Cómo enseñarle a los niños autistas la conducta espontánea de la mentira?

Aunque no es posible ofrecer una estrategia para instruir el engaño o la mentira, podemos reflexionar sobre la participación de
habilidades mentalistas y pragmaticas en las conductas de mentira y sobre la adecuacion de situaciones de enseñanza en las que los
niños autistas puedan obtener beneficios sociales de conductas engañosas.