You are on page 1of 25

Universidad san Luis Gonzaga de Ica

FACULTAD DE AGRONOMIA
Algodonero y otras fibras vegetales

UNIVERSIDAD NACIONAL “SAN LUIS GONZAGA DE ICA”


FACULTAD DE AGRONOMIA
“Año del Dialogo y la Reconciliación Nacional”

CURSO:
 Algodonero y otras fibras vegetales
TEMA:
 cabuya
DOCENTE:

 Ing. Hugo Vásquez SALAS

PRESENTO POR:
 Anchante Aquije, Leticia Iveth
 Apcho Arias, Emerson Santiago
 Huayanca Arcos, Kelly marillyn
 Caicco Parco, sheyla JENIFFER
 Salcedo Limasca, SMITH FRANKLIN
 Ramirez Salinas Emerson
SEMESTRE:
 Quinto “B”
SECCION:
“B”
ICA – PERÚ
2018

V CICLO “B” ING. Hugo Vásquez


Universidad san Luis Gonzaga de Ica
FACULTAD DE AGRONOMIA
Algodonero y otras fibras vegetales

INTRODUCCIÓN

Es una planta típica de las yungas y vertientes occidentales andinas. Este


vegetal es de múltiples usos: de su fibra se hacen hilos, de sus hojas papel, de
sus espinas agujas, y sus hojas jabonosas sirven como detergente. Además, el
zumo fermentado da una agradable bebida, es por ello que los cronistas decían
que esta maravillosa planta regalaba, aguja, hilo, vestido, cuerdas, miel, vino,
vinagre.

La cabuya es una planta endémica del Perú. Crece en toda la costa a


excepción del cerro Chimbote y el cerro Campana, en Trujillo. En la sierra,
crece desde los 1450 hasta los 3000 msnm. Esta planta se desarrolla en las
regiones costa, yunga y quechua. La cabuya se encuentra distribuida desde
América Central hasta América del Sur. Apel, jabón y alimento.

La cabuya tuvo gran importancia en las sociedades prehispánicas. Fue una de


las primeras fibras vegetales procesadas para la manufactura de tejidos como
redes, hondas y otros textiles. En Paracas se encuentran hondas o barakas
hechas de cabuya asociadas a los ajuares funerarios. La honda es una
"boleadora" de fibra vegetal, destinada para arrojar piedras y cazar. En la
cultura Nasca la fibra de cabuya se utiliza para hacer vástagos o sujetadores
de los abanicos de plumas, asimismo sirvió para elaborar hondas, redes y
calzados.

V CICLO “B” ING. Hugo Vásquez


Universidad san Luis Gonzaga de Ica
FACULTAD DE AGRONOMIA
Algodonero y otras fibras vegetales

LA CABUYA

La cabuya es originaria de la América tropical, particularmente de la región


andina de Colombia y Venezuela. De aquí se distribuyó a la costa de Brasil, a
centro América y las Antillas. Al igual que las especies de Agave, es una planta
xerófita típica de zonas áridas.

En el siglo xvii, los holandeses la llevaron del Brasil a la isla Mauricio.


Posteriormente, la cabuya fue introducida a la India, Ceilán y África Oriental. En
Costa Rica, Colombia, Venezuela, Ecuador, Perú y Brasil la fibra de la cabuya
es utilizada para la manufactura de sacos, cordeles, lasos, hamacas,
alfombras, caballería, telas gruesas y pulpa para la elaboración de papel. En
algunas regiones se utilizaba las infusiones de las raíces como depurativo y el
juego de las hojas para blanquear la ropa y como materia prima para la
producción de bebidas alcohólicas.

La producción de la fibra cabuya, en Venezuela, es de un millo de kilogramos


anuales. En ecuador, es de 2000 toneladas. En Colombia, es de 50000 Ton, y
en costa rica de 20 000 toneladas.

V CICLO “B” ING. Hugo Vásquez


Universidad san Luis Gonzaga de Ica
FACULTAD DE AGRONOMIA
Algodonero y otras fibras vegetales

CLASIFICACIÓN

El fique se llama también cabuya, penca, maguey, cabui, chuchau, o cocouiza.


Es una planta monocotiledónea perteneciente al orden Liliaces, a la familia
Agavaceae y al género Furcraea

El género Furcraea incluye cerca de 20 especies perennes y suculentas de las


zonas áridas y semiáridas de la América tropical.

Las especies más importantes del género Furcraea son Furcracea cabuya, F.
gigantea, F. humboldtiana, F. macrophylla, F. andina y F. cubensis.

V CICLO “B” ING. Hugo Vásquez


Universidad san Luis Gonzaga de Ica
FACULTAD DE AGRONOMIA
Algodonero y otras fibras vegetales

TAXONOMÍA

 REINO: Vegetal

 CLASE: Angiospermas

 SUBCLASE: Monocotyledonae

 PHYLUM: Tracheophyta

 ORDEN: Liliflorae (Liliales)

 DIVISIÓN: Spermatophyta

 FAMILIA: Agavaceae

 CLASE: Angiopermae

 GENERO: Furcraea

 ESPECIES: macrophylla Baker, cabuya Trel, andina Trel, castilla, etc.

MORFOLOGIA:

Las principales características morfológicas de la cabuya son:

 Planta. - Es una roseta de hojas más o monos compactadas, con tallo


corto y raíces fasciculadas que llegan a profundizar hasta 3 m. en el
suelo. El tallo tiene yemas terminales y adventicias, generalmente
durmientes.

 Hojas. - Son persistentes, sésiles de forma lanceoladas, más o menos


10 veces más larga que anchas y terminadas en punta. Los bordes
pueden ser lisos o espinosos, la lámina foliar es lisa, cerosa, con
nervaduras paralelas.

 Flores. - Se producen en una inflorescencia en forma e panícula,


ramificada con un pedúnculo. Las flore son hermafroditas, rodeadas por
brácteas membranosas.

 Sépalos. - Cada flor tiene tres sépalos de color verde claro.

V CICLO “B” ING. Hugo Vásquez


Universidad san Luis Gonzaga de Ica
FACULTAD DE AGRONOMIA
Algodonero y otras fibras vegetales

 Pétalos. - Los sépalos van unidos a los pétalos en su parte inferior.

 Corola. - Las partes de la flor van implantados sobre la corola. Esta es


blanca.

 Estambres. - Son seis. Tienen anteras biseladas.

 Ovario. - Contiene tres celdas y un estilo delgado con tres lóbulos.

La importancia económica de estas plantas desde el punto de vista artesanal


radica en que de las hojas se obtiene una fibra muy fina con las cuales se
elabora el hilo que se utiliza, para coser los sombreros y en otras áreas para
confeccionar “chácaras” y sogas.

a) Cabuya con espinas


Es una planta xerófita masiva de 2 a 7 metros de tamaño, de la familia de las

Agaváceas, sin tallo o con un pequeño tronco corto y grueso de menos de 1

metro de tamaño; hojas en una roseta densa, ensiforme – lanceolada,

gradualmente acuminada o en forma de acumen, de 1 a 3 m de largo y de 15 a

20 m de ancho, muy corpulenta y coriácea. El margen contiene espinas

gruesas y recurvadas, verdes y en algunos casos glaucas, sobre la superficie

presenta algunas hileras cerradas con líneas pálidas.

Las panículas muy masivas, conteniendo muchas flores blanco – verdosas o

está reemplazada por bulbillos; las flores muy escasamente pediceladas.

V CICLO “B” ING. Hugo Vásquez


Universidad san Luis Gonzaga de Ica
FACULTAD DE AGRONOMIA
Algodonero y otras fibras vegetales

Esquema de la hoja de La Cabuya con espinas.

b) Cabuya sin espinas

Parecida a la anterior, pero con los márgenes de las hojas lisos. En algunas

comunidades la conocen como Pita.

V CICLO “B” ING. Hugo Vásquez


Universidad san Luis Gonzaga de Ica
FACULTAD DE AGRONOMIA
Algodonero y otras fibras vegetales

Esquema de la planta de Cabuya sin espinas

Esquema de la hoja de La Cabuya sin espinas

Condiciones ecológicas

El fique es una planta que se adapta bien a las condiciones climáticas de las
zonas tropicales. Crece desde las llanuras costeras hasta las regiones situadas
casi a los 3 000 m de altura. Los límites óptimos de temperatura están entre 18
y 24°C. A menos de 17 ° C el desarrollo de la planta es muy lento, la fibra es
menos resistente y el número de hojas es escaso. En regiones con temperatura
superior a 24°C tiene desarrollo rápido, pero el porcentaje de fibra y la
longevidad de la planta son menores.

V CICLO “B” ING. Hugo Vásquez


Universidad san Luis Gonzaga de Ica
FACULTAD DE AGRONOMIA
Algodonero y otras fibras vegetales

Como ya se mencionó la temperatura óptima donde crece el fique corresponde


a los 18 a 24°C., es decir, la zona cafetera o tierra de clima medio,
comprendida entre los 1.000 y 2.000 metros de altura.

El fique requiere una precipitación superior a los 800 mm anuales. En lugares


demasiado lluviosos (más de 2.500 mm.) la fibra no es de buena calidad. Las
condiciones óptimas para su mejor crecimiento y rendimiento son aquellas que
se hallan en regiones de precipitación media anual de 1000 y 1.600 mm., bien
distribuidos a lo largo de todo el año.

La humedad relativa óptima a la cual se desarrolla el fique se encuentra entre


un 50 y un 70%.

La planta exige una buena luminosidad, se requieren para su desarrollo de 5 o


6 horas diarias de sol como promedio anual, aunque puede tolerar la sombra
de los árboles.

El fique es una planta rústica que se adapta a una gran variedad de suelos y
por eso, quizá, se le haya hecho una propaganda como planta de suelos
malos, pobres y que no sirven para nada. El hecho de vegetar en tales suelos
no indica que estos sean los más apropiados para una explotación económica;
por el contrario, son superiores en todo sentido las plantaciones que crecen en
terrenos ricos y apropiados.

Es por esta razón que se requieren de suelos con textura media como el franco
arcilloso, granuloso, con buena aireación, que permitan el desarrollo normal de
sus raíces fasciculadas. No resiste las inundaciones y tiene su mejor
crecimiento en suelos casi neutros, con un pH de 6.5, aunque puede prosperar
en pH de 5 a 7.

El cultivo del fique se adapta muy bien a tierras onduladas y puede contribuir,
plantado en curvas a nivel o en terrazas, a evitar la erosión. Esta especie, se
recomienda para programas de conservación de suelos, alternado con
gramíneas o con otros cultivos, corno café y plátano.

V CICLO “B” ING. Hugo Vásquez


Universidad san Luis Gonzaga de Ica
FACULTAD DE AGRONOMIA
Algodonero y otras fibras vegetales

El fique es una planta que requiere gran cantidad de oxígeno y otros gases
para su desarrollo, los cuales circulan a través del perfil, proporcionando un
medio adecuado para las raíces; de ahí, la necesidad de que los suelos
destinados al fique sean porosos.

CLIMA Y SUELO

La cabuya o fique es una planta que se adapta bien a las condiciones


climáticas de las zonas tropicales. Crece desde las llanuras costeras hasta las
regiones situadas casi a los 3000 m de altura. Los limites óptimos de
temperatura están entre 18º y 24ºC.

A menos de 17 ºC el desarrollo de la planta es muy lento, la fibra es menos


resistente y el número de hojas es escaso. En regiones con temperatura
superior a 24ºC tiene desarrollo rápido, pero el porcentaje de fibra y la
longevidad de la planta son menores.

Se cultiva entre los 20º de latitud norte y sur. En la zona norte de América del
sur, situada entre los 11º de latitud norte y los 18º de latitud sur, la cabuya tiene
su habitad natural. También prospera en la isla de Mauricio, situada en el mar
de la India, entre los 20 ºC de latitud norte y sur.

Una humedad relativa del 50 a 70% es ideal. Puede prosperar en regiones con
precipitaciones anuales en promedio de 500 a 750 mm, pero también con
lluvias de 1 000 a 2 500 mm anuales. Sin embargo, en lugares demasiado
lluviosos la fibra no es de buena calidad. La precipitación óptima está entre 300
y 1300 mm anuales.

La planta exige una buena luminosidad, 5 o 6 horas diarias de sol como


promedio anual, aunque puede tolerar la sombra de los árboles.

La cabuya es una planta rustica que se adapta a una gran variedad de suelos,
sin embargo, prefiere aquellos con texturas media como los arcillosos francos,
granulosos, con buena aireación, que permitan el desarrollo normal de sus
raíces fasciculadas. No resiste las inundaciones y tiene su mejor crecimiento en
suelos casi neutros, con un pH de 6.5, aunque puede prosperar en pH de 5 a 7.

V CICLO “B” ING. Hugo Vásquez


Universidad san Luis Gonzaga de Ica
FACULTAD DE AGRONOMIA
Algodonero y otras fibras vegetales

El cultivo de la cabuya se adapta muy bien a tierras onduladas y puede


contribuir, plantado en curvas de nivel o terrazas, a evitar erosión. En algunos
países de América tropical, se recomienda para programa de conservación de
suelos, alternado con gramíneas o con otros cultivos, como café y plátano.

El fique es una planta rustica como pocas, que se adapta a variadas


condiciones agro ecológicas, lo que le ha valido ser considerada como una
planta de tercera categoría. Sin embargo, para que el fique sea un cultivo

Económicamente rentable, necesita crecer en suelos arcillosos y afines, de


textura mediana, de buena porosidad, que facilite su oxigenación, buen
drenaje, tanto externo como interno, con un PH que va de 5,5 a 7,0.

La materia orgánica constituye una parte importante en la fertilidad del suelo,


proporcionando una correcta granulación y capacidad de laboreo y
suministrando una buena gama de nutrientes al fique.

Acosta Solís en 1961, demostró que en tierras semidesérticas el fique es una


planta rehabilitadora de suelos pobres y erosionados, ya que su sistema
radicular es rico en nitrógeno, de tal manera que el suelo atravesado por las
raíces, se enriquece de materia orgánica a medida que se acumula y
descomponen las muestras. No es cierto que el fique esterilice la tierra y la
convierte en un erial, esto lo demuestran los diferentes trabajos de
investigación llevados a cabo por diferentes investigadores.

Las condiciones de suelos donde está plantado el fique en el Cauca se


caracterizan por la textura franca de sus suelos, PH que oscilan entre 5 y 5.5,
suelos con fuertes deficiencias en nutrientes como fósforo, calcio, magnesio y
boro, altos contenidos de potasio y altos contenidos de materia orgánica de
difícil mineralización por tanto inactiva en el suelo.

CLIMA: Temperados, secos.

HUMEDAD: 70 - 90%

TEMPERATURA PROMEDIO ANUAL: 19 - 32°C.

V CICLO “B” ING. Hugo Vásquez


Universidad san Luis Gonzaga de Ica
FACULTAD DE AGRONOMIA
Algodonero y otras fibras vegetales

PRECIPITACIÓN ANUAL: 300 - 1,600 mm anuales

ALTITUD: 1,300 - 2,820 m.s.n.m.

TIPO DE SUELO: Suelos de cordillera, rojos, sueltos, permeables. Arenosa,


franco-arenosa, permeables, profundos, fértiles

ACIDEZ: pH 5.5 - 6.5.

LABORES CULTURALES

PROPAGACION

La reproducción del fique es principalmente asexual, presentándose dos


formas de multiplicación que son: Los hijuelos y bulbillos.

Los bulbillos nacen en la inflorescencia de la planta que son unas yemas


pequeñas epigeas transformadas en órgano de reproducción vegetativo, una
vez maduros se desprenden naturalmente cayendo al suelo, por la acción de
viento o por sacudidas violentas generadas por el operario que recoge este
material de propagación.

V CICLO “B” ING. Hugo Vásquez


Universidad san Luis Gonzaga de Ica
FACULTAD DE AGRONOMIA
Algodonero y otras fibras vegetales

Es conveniente marcar las plantas sanas, fuertes y viejas que son las que
producen inflorescencias vigorosas dando lugar a bulbillos deseables para
iniciar la propagación. Un maguey bien desarrollado puede producir de 2.000 a
3.000 bulbillos.

Una vez recolectados los bulbillos la primera operación consiste en


seleccionados por madurez, conformación y tamaño, descartando todos los
que presenten alguna anormalidad.

Es necesario realizar un vivero para sembrar el material vegetal. Aquí deben


permanecer las plántulas durante cerca de 6 a 8 meses, que es cuando están
en las mejores condiciones para el trasplante definitivo.

En la propagación del fique, por el método de los hijuelos existen opiniones


encontradas con relación a sus cualidades para la multiplicación de las plantas,
por esta razón este método no es tan utilizado.

Por bulbillos

Los bulbillos nacen en la inflorescencia de la planta, muy cerca de las flores


(maguey). Permanecen algún tiempo allí hasta que están maduros y caen solos
(dehiscentes). Un buen bulbillo debe obtenerse de una planta madre que sea
vieja, sana, de buen tamaño y que haya dado buena producción. Todas las
especies de cabuya proporcionan bulbillos. Se deben seleccionar los que
tengan buena conformación y tamaño apropiado. Es aconsejable cosechar los
bulbillos ubicados en la zona central del maguey (Ecofibras et. al, 2005).

Entre las ventajas de los bulbillos se cuentan su abundancia, fácil manipulación


y transporte y la conservación de las características de la planta madre.

Si se tiene una planta florecida y no se va a cosechar la semilla (bulbillos),


muchos finqueros recomiendan cortar el maguey, ya que han visto que, si lo
dejan, se caen los bulbillos sobre las hojas de las plantas de fique vecinas y las
quema con su mucílago.

V CICLO “B” ING. Hugo Vásquez


Universidad san Luis Gonzaga de Ica
FACULTAD DE AGRONOMIA
Algodonero y otras fibras vegetales

Por hijuelos.

Nacen en el tallo de la planta o en su base de la parte superior y del tronco o


tabique tienen la ventaja de conservar las características de la madre, por lo
que se deben escoger de plantas que tengan entre 15 y 20 años de edad, de
buena producción y sanas. Aunque con respecto a éstos tienen la desventaja
que no son tan abundantes. Hay que tener mucho cuidado en su selección, si
alguna planta tiene algún hijuelo enfermo o florecido, ninguno de dicha planta
es óptimo para sembrarse.

SIEMBRA

En el vivero los colinos deben ser plantados a distancias entre 15 y 20


centímetros uno de otro, apretando inmediatamente la tierra, de modo que
permanezcan siempre erguidos. No deben sembrarse ni muy enterrados ni muy
a flor de suelo; lo mejor es hundirlos hasta el punto de inserción de la primera
hoja.

V CICLO “B” ING. Hugo Vásquez


Universidad san Luis Gonzaga de Ica
FACULTAD DE AGRONOMIA
Algodonero y otras fibras vegetales

Cerca de 6 u 8 meses después de sembrados, los colinos deben tener una


altura de 40 a 60 centímetros y un peso aproximado de 300 gramos, época en
la cual pueden ser pasados al lugar definitivo

Cuando el terreno ha sido arado y rastrillado en su totalidad o cuando esta


labor se ha hecho en fajas, basta para proceder a la siembra, es recomendable
no hundir demasiado las plantas ni cubrir la base de las hojas con tierra
(aporque).

En terrenos planos, la adecuación y/o preparación del suelo debe ser más
exigente a fin de favorecer el normal desarrollo de las plantas.

La distancia en la cual se trasplantan las plantas es de 4 m por 1 m., quedando


con este sistema un total de 2.500 plantas por hectárea. Si se usan cultivos
intercalados, las distancias deben ser mayores, de 4.0 por 1.50 m, con una
densidad de 1.670 plantas por Ha.

En terrenos ondulados se trasplanta a curvas a nivel a distancias de 3 m por


1.50 m.

Los agricultores del Cauca, utilizan 3 modalidades para el cultivo del fique:

Siembra Dispersa: Es decir que las distancias entre mata y mata no son
uniformes y ocupan generalmente los linderos de las fincas o separa diferentes
parcelas dentro de ellas.

Siembra Compacta: En este sistema se dedica una determinada superficie de


terreno para establecer el cultivo del fique. La densidad es variable y se utilizan
distancias de siembra que van de 2 a 3 metros entre surcos y de 1,20 a 1,50
metros entre plantas, la mayor parte de área sembrada en fique del Cauca está
sembrada en este sistema.

Siembra Asociada: En este sistema el fique se siembra en surcos aislados, lo


cual permite que entre estos se siembren cultivos de Pan coger, como maíz,
fríjol, papa, etc.

RESIEMBRA

V CICLO “B” ING. Hugo Vásquez


Universidad san Luis Gonzaga de Ica
FACULTAD DE AGRONOMIA
Algodonero y otras fibras vegetales

Un mes después de terminado el trasplante, es oportuno hacer una revisión


minuciosa de toda la plantación con el objeto de cerciorarse que la totalidad de
las plantas se hallen vivas; las que estén secas serán remplazadas
inmediatamente. Una resiembra tardía es siempre perjudicial puesto que altera
la uniformidad del cultivo, dificultando las labores culturales.

ELIMINACION DE LOS HIJUELOS

Otro cuidado que se debe realizar a los sembrados durante toda la vida de las
plantas, se relaciona con la eliminación sistemática de los hijuelos que nacen
en el pie de algunas especies; este trabajo se puede ir haciendo a la par con
las desyerbas. Los hijuelos asimilan sustancias nutritivas de las plantas madres
y, una vez desarrollados, sus raíces compiten con las de la verdadera
plantación; además el crecimiento exagerado de hijos dificulta las labores
dentro del cultivo.

Durante los dos o tres primeros años de crecimiento y desarrollo de la planta es


conveniente, de cuando en cuando, cortar todas las hojas dañadas o maduras.

V CICLO “B” ING. Hugo Vásquez


Universidad san Luis Gonzaga de Ica
FACULTAD DE AGRONOMIA
Algodonero y otras fibras vegetales

La descomposición y pudrición de estas hojas todavía adheridas a la planta,


puede perjudicar a ésta por la producción de sustancias nocivas (toxinas) que
inhiben su crecimiento.

CULTIVOS DE COVERTURA

Son aquellos cultivos que se hacen con el fin de proteger al suelo contra la
erosión, aumentar el contenido de materia orgánica y evitar la pérdida de
elementos nutritivos

En el caso del fique se pueden establecer entre las hileras de la plantación,


Para ello se puede emplear la vegetación espontánea siempre y cuando no
estorbe al desarrollo del plantío. Otra alternativa sería sembrar plantas
especiales de cobertura, sobre todo leguminosas.

CULTIVOS INTERCALADOS

En las calles que deja libre el fique es posible y aún conveniente, económica y
técnicamente, establecer cultivos diferentes. Esta práctica no solamente
proporciona un ingreso adicional que permite cubrir gran parte de los gastos de
establecimiento y mantenimiento de la plantación de fique, sino que, utilizada
apropiadamente, contribuye de forma eficaz a controlar la erosión y a mantener
la productividad de los terrenos.

FERTILIZACIÓN

El fique requiere una buena disponibilidad de nutrimentos primarios, como


nitrógeno, fósforo y potasio, y también de elementos secundarios, como calcio
y magnesio.

La deficiencia de nitrógeno ocasiona un crecimiento lento de la planta,


amarillamiento de las hojas y escaso desarrollo de las raíces. La deficiencia de
fósforo causa coloración violácea o rojiza de las hojas y pobre crecimiento de
las raíces. La deficiencia de potasio se manifiesta por disminución en el tamaño
de las hojas, con clorosis en parches y degeneración, y muerte de las raíces.

V CICLO “B” ING. Hugo Vásquez


Universidad san Luis Gonzaga de Ica
FACULTAD DE AGRONOMIA
Algodonero y otras fibras vegetales

En suelos ácidos, con pH de 4.5 a 5.0, deficientes en calcio y en fósforo, es


necesario encalar, aplicando de 2 a 3 toneladas de cal agrícola, y fertilizar con
abonos compuestos como 12-24-12 o 12-12-17 -2.

Es recomendable distribuir en el terreno los residuos de las hojas, después de


la separación de la fibra, preferiblemente descompuestos para favorecer la
presencia de materia orgánica en el suelo.

COSECHA

De acuerdo con las condiciones de clima y suelo, y manejo del cultivo, el primer
corte de hojas puede hacerse a los 30 o 40 meses después del trasplante. Es
recomendable, antes de iniciar la cosecha, eliminar todas las hojas rastreras,
frecuentemente muy dañadas. Esto facilita el beneficio y mejora la calidad de la
fibra.

Las hojas maduras comúnmente forman con el tronco un ángulo mayor de 45°.
Tan pronto se cortan, se eliminan las puntas y en las variedades espinosas los
bordes, a fin de facilitar el desfibrado. Las hojas cortadas deben beneficiarse en
un término no mayor de 24 horas.

El promedio de rendimiento de un cultivo es de tres a siete toneladas de fibra


por hectárea. Este se obtiene de 175 000 a 200 000 hojas que pesan cerca de
125 toneladas. Los rendimientos de plantas silvestres o de plantaciones mal
atendidas, pueden ser una tercera parte del promedio anterior.

Esta labor consiste en el desprendimiento periódico de un número de hojas con


herramientas cortantes adecuadas, debe ser recto y cerca al tallo y las hojas
cortadas se transportan al sitio para el desfibrado. Las hojas se cosechan
maduras o se cosechan aquellas que han dejado de apuntar al cielo, dejándole
a la mata mínimo 20 hojas. El corte se realiza dejando dos dedos de base de la
hoja, teniendo en cuenta de no herir o lastimar las hojas que queden en pie,
pues se puede, afectar la sanidad de la planta. No se deben cosechar hojas
viejas o sobre maduras, ni tiernas, ya que en ambos casos se desmejora la
calidad o tenacidad de la fibra, éstas se pueden aprovechar como mejoradoras

V CICLO “B” ING. Hugo Vásquez


Universidad san Luis Gonzaga de Ica
FACULTAD DE AGRONOMIA
Algodonero y otras fibras vegetales

de suelo. Desde la finca se debe ir seleccionando los grupos de hoja de


acuerdo con la calidad, teniendo en cuenta: tamaño o longitud, sanidad, color.

También es muy importante que se tenga en cuenta aspectos relacionados con


el acopio de las hojas cortadas, pues es adecuado que el equipo de desfibrado
se ubique en un sitio equidistante del cultivo y tapar el arrume, pues el sol, al
realizar un beneficio demorado, puede ocasionar daños al material a desfibrar

PROBLEMAS FITOSANITARIOS

Control de malezas:

Se emplean sistemas manuales, químicos, localizados o con rotavapor.

Plagas:

Cortador del tallo, tratamiento: Bacillus thurigiensis pv Kustaki (0.7 - 1.0 kg/ha);

Cochinilla, tratamiento: Aceite agrícola (2 lt / 100 lt);

V CICLO “B” ING. Hugo Vásquez


Universidad san Luis Gonzaga de Ica
FACULTAD DE AGRONOMIA
Algodonero y otras fibras vegetales

Barrenador del tallo, tratamiento: Terbufos (10 - 12 kg/ha) y Endosulfan (1.8 - 2


lt/ha).

Enfermedades:

Mancha de la hoja (Alternaria sp.), tratamiento: Propineb (2.5 kg/ha) y


Clorotalonil (1.7 - 2.0 kg/ha);

Pudrición seca del cuello (Fusarium sp), tratamiento: Carbendazim (0.15 - 0.2
kg/ha);

Pudrición del suelo (Rhizoctonia solani), tratamiento: Iprodione (1 - 2 g/lt);

Antracnosis (Colletotrichum gloesporioides), tratamiento: Carbendazim (0.1 -


0,15 kg/ha);

Lesiones de las frutas (Phomopsis sp.), tratamiento: Hidróxido cúprico

Beneficios Y Extracción De La Cabuya:

El beneficio del fique puede dividirse en tres fases principales: la preparación,


el desfibrado y el terminado.

En la preparación, las hojas desarrolladas se cortan con un cuchillo por su base


de unión con el tronco, empleándose también una larga pala afilada cuando se
trata de plantas grandes y espinosas. Cuando las hojas tienen espinas, se
efectúa con el cuchillo una operación que consiste en cortar longitudinalmente
los bordes. La eliminación de las espinas tiene por objeto evitar las
lastimaduras en el manejo de las hojas y hacer posible su desfibrado. Las hojas
cortadas se van dejando apoyadas en las plantas, y luego se recogen en haces
para transportarlas a hombro hasta el lugar donde se encuentra la
desfibradora.

En la segunda fase del beneficio se emplea la máquina desfibradora, que


consta de una mesa metálica sobre la cual se instala un motor de gasolina de 5
a 9 caballos de fuerza. Por medio de una banda se comunica el movimiento a
un cilindro raspador, que posee entre 15 y 29 cuchillas de metal. Al girar el
cilindro las cuchillas van raspando y limpiando las hojas contra una base

V CICLO “B” ING. Hugo Vásquez


Universidad san Luis Gonzaga de Ica
FACULTAD DE AGRONOMIA
Algodonero y otras fibras vegetales

circular, llamada pechero. El desfibrador va introduciendo las hojas por la boca


de la máquina hasta la mitad, volteándolas luego para raspar la otra mitad y
quedar con las fibras de cabuya en sus manos. La pulpa, que constituye el 95%
del peso de la hoja, se va desprendiendo y cayendo al suelo, conformando una
masa espesa que es necesario drenar hacia otro lugar. Por su alto contenido
de nutrientes, la pulpa sirve como abono para el propio fique.

Extraída la cabuya, comienza la fase final del beneficio o terminado. La primera


operación es la fermentación o enriado, que consiste en dejar la cabuya verde
sumergida en el agua durante varias horas. Luego la fibra debe lavarse
enjuagándola repetidas veces y escurriéndola en el agua. La fermentación se
hace casi siempre "en seco", dejando simplemente durante una noche la fibra
verde amontonada en el lugar donde fue desfibrada; y para lavarla se baja la
cabuya a lomo de mula o al hombro hasta una quebrada o arroyo.

Para su secado, la fibra debe ser expuesta al sol y a la aireación, sacudiendo


permanentemente los manojos para liberarlos de motas, y volteándolos para
que la exposición sea uniforme. En el Oriente Antioqueño el secado se hace
extendiendo la cabuya sobre el pasto en los potreros, mientras que en
Santander se cuelga de alambres o en secaderos especiales construidos con
cañas. Por último, la fibra seca se empaca y prepara para la venta,
superponiendo los manojos y amarrándolos entre sí para formar bultos de entre
40 a 50 kilos cada uno.

USOS

El fruto del estropajo estando totalmente seco y sin semilla, la esponja se


presta para la fabricación de guantes para el baño corporal, guantes para el
tratamiento de la celulitis o en artesanías. De la semilla se extrae aceite
utilizado en la elaboración de suampos.

El fique no sólo para sacos de empaque sino para reforzar vigas, columnas,
tejas, así como para nutriente y abono de cultivos.

V CICLO “B” ING. Hugo Vásquez


Universidad san Luis Gonzaga de Ica
FACULTAD DE AGRONOMIA
Algodonero y otras fibras vegetales

La cabuya no sólo sirve para hacer empaques, también se puede utilizar como
protección y nutriente de cultivos; refuerzo de materiales para construcción y
como cuerdas para cercar sembrados.

COSTOS DE PRODUCCIÓN

La medición económica en los predios finqueros, no obedece a una, estructura


única de costos y beneficios, sino que está condicionada por la heterogeneidad
de combinaciones productivas y por las relaciones de intercambio voluntario de
difícil expresión monetaria. En un cultivo de 2500 plantas, se estima 48 jornales
en instalación y mantenimiento y 51,3 en el beneficio. La compañía de
Empaques calcula 77 jornales en la instalación y mantenimiento y 126 jornales
en el beneficio.

La relación beneficio-costo en una explotación comercial es de 11.6 por ciento


anual pagando el desfibrado y de 22.5 por ciento anual con máquina propia. En
esta rentabilidad se incluyen estimativos de producción con un rendimiento

V CICLO “B” ING. Hugo Vásquez


Universidad san Luis Gonzaga de Ica
FACULTAD DE AGRONOMIA
Algodonero y otras fibras vegetales

inicial de 1 kilogramo por planta hasta alcanzar un pico en el noveno y décimo


año de 3.6 kilogramos/planta.

V CICLO “B” ING. Hugo Vásquez


Universidad san Luis Gonzaga de Ica
FACULTAD DE AGRONOMIA
Algodonero y otras fibras vegetales

CONCLUSIONES

A nivel mundial el turismo propende a formar parte activa en la vida de las


poblaciones dentro de eso contexto Nizag elabora productos turísticos
vinculados con los conocimientos ancestrales y cosmovisión andina donde la
Asociación de Mujeres Tejedoras, realizaron una diversidad de productos a
partir de la fibra de cabuya (mayoritariamente shigras), teniendo como
demanda nacional el 12,78% y el turista extranjero 9,70% de aceptación del
producto, en tal virtud se busca mejorar los procesos en la calidad del producto
como medio de competitividad y la Comercialización.

V CICLO “B” ING. Hugo Vásquez


Universidad san Luis Gonzaga de Ica
FACULTAD DE AGRONOMIA
Algodonero y otras fibras vegetales

BIBLIOGRAFÍA

 ARROYAVE, P. y VELASQUEZ, D. 2001. Aprovechamiento integral de


Furcraea macrophyla backer, Universidad AEFIT. Departamento
de Ingeniería de procesos. Medellín - 2001. 250pp.

 CALDERON, F. 2005. El Distrito turístico Rural un Modelo teórico desde


la perspectiva de la oferta, el caso Andaluz. Fundación Universitaria
Andaluza Inca Garcilaso. PDF. Disponible en:

 www.eumed.net/tesis/2007/fjcv/cluster%20Turistico.htm

 Federación Plurinacional de Turismo Comunitario del Ecuador


(2007) Guía de Turismo Comunitario del Ecuador, Quito.

 OMT. Organización Mundial de Turismo

 OMT (1999) Guía para Administraciones Locales: Desarrollo Turístico


Sostenible.

 OIT (2006) Negocios turísticos con comunidades, Quito

 MINTUR, 2010. Plan de Desarrollo Turístico Sostenible del Ecuador


hacia el año 2020, PLANDETUR 2020

 MINTUR, 2010. Programa Nacional de Turismo Comunitario

V CICLO “B” ING. Hugo Vásquez