You are on page 1of 10

Candidiasis – Dieta para erradicarlas

La candidiasis – Responsable de muchos problemas


digestivos
L&S.- La dieta para alguien infectado con candidiasis intestinal, deberá ser muy muy
estricta y habrá que tener paciencia si se quiere ganar la lucha. Habrá alimentos
absolutamente prohibidos, otros que solamente podrá tomar de vez en cuando y alimentos
permitidos. Recuerde: si se decide, sea serio y consecuente consigo mismo.

Todos estos alimentos prohibidos, tienen como denominador común, que alimentan al
hongo o micelio llamado cándida (reponsable de la candidiasis) y que tanto daño hace
cuándo invade nuestro cuerpo.

Vamos a llamar ‹fases› a los diferentes pasos de la eliminación de las cándidas.

Tratamiento contra la infección de cándidas– Duración

El tratamiento de la candidiasis crónica durará entre 4 y 8 meses. Cada fase deberá ser de al
menos 1 mes, pero la última fase, después del mes, puede extenderse durante 2 o 3 meses
más hasta estar completamente seguros de estar libres de la plaga.

⇒ Fase 1. Fase de preparación:

En esta fase del tratamiento contra la candidiasis se debe debilitar a las cándidas, para
después atacarla con un antifúngico. La mejor manera de debilitarlas, es no alimentándolas,
o dicho de otra manera «haciendo que pasen hambre» y eso lo conseguimos a través de
nuestra propia alimentación, que es de lo que ellas se nutren y con lo que se hacen fuertes.

Hay una serie de alimentos que están prohibidos en esta fase y que no será, sino, hasta la
tercera fase, cuándo se irán introduciendo muy lentamente, o sea, que se seguirá con esta
rutina de alimentación, también durante la 2ª y la mitad de la 3ª fase.

Esto es fundamental, si se quiere conseguir un éxito en la lucha contra la candidiasis


crónica.

Alimentos totalmente prohibidos en la dieta


 Azúcares y todos los alimentos que lo contenga o que se sospeche que contengan
azúcares, o que su sabor sea dulce: azúcar, dextrosa, conservas en latas de tomate y
kétchup, sacarina, postres y helados, siropes, miel, bollería y pastelería, galletas,
refrescos, cereales para el desayuno, etc.
 Todos los productos lácteos (sobre todo yogures, que aportan bifidus)
 Cacahuetes y pistachos
 Bebidas alcohólicas
 Productos que incluyan levadura o procesos de fermentación: pan, pizzas, bollos,
etc.
 Cubitos de caldos de todo tipo. Si quiere caldo, hágalo usted con carne fresca y
verduras permitidas, y tómelo sin fideos ni arroz
 Cualquier producto que la fermentación (levaduras) sea parte de su proceso de
elaboración: vinagre, chucrut, sidra, cerveza, tempeh, salsa de soja, miso, té (menos
el té verde, que no es un té fermentado), etc.
 Harinas y cereales refinadas, como el arroz blanco, la pasta blanca, etc.
 Patatas, champiñones, setas y todos los hongos
 Calabaza y boniatos
 La avena, el centeno y el maíz es preferible evitarlos
 La fruta en general (fresca y seca) y también los zumos

Alimentos permitidos
 Vegetales: las verduras son todas buenas, menos champiñones, hongos, setas,
boniato, calabaza, patatas, el zumo de la zanahoria y de la remolacha (todos estos
tienen exceso de azúcares)
 Zumos vegetales naturales (excepto de zanahoria y remolacha)
 Legumbres
 Hummus
 Carnes, pescado y huevos
 Seitán, tofu, guisantes, quinoa y soja texturizada
 Aceite de oliva (muy poca cantidad)
 Integrales: arroz, quinoa, trigo sarraceno, amaranto y mijo
 Frutos secos y semillas de calabaza, almendras, sésamo y girasol (siempre crudos y
sin salar y las almendras peladas), excepto cacahuetes y pistachos
 Tortas de arroz y crackers o tostadas de centeno (sin levadura)

Sin levadura… todo sin levadura.

 Agua embotellada
 Aguacate o palta y limón
 Frutos secos (menos cacahuete y pistacho)
 Semillas: la semilla de chía o salvia hispánica, sésamo, amapola, mostaza, cebolla
negra, alfalfa, linaza, calabaza, girasol, etc.
 Germinados de las semillas anteriores y además de judías mungo, lentejas, cebolla,
etc…
 Bebidas de soja, de arroz y de avena (sustituye perfectamente a la leche)
 Especias especialmente buenas; orégano, jengibre, cilantro, comino y cúrcuma
 Infusiones especialmente buenas; manzanillas, salvia, tomillo, boldo, romero, hierba
luisa, Té roiboos, té santo, anís estrellado, hinojo, regaliz, menta y hierbabuena

Nota importante:
Es probable, que la persona sometida a esta dieta durante el tiempo que dure esta primera
fase, empeore. Eso está dentro de lo ‹normal› pero ha de saberse que es temporal. Es debido
a un proceso de desintoxicación (crisis curativa).

Sepa que en el caso de sufrir de acidez estomacal, lengua blanca y pastosa, pesadez en las
digestiones, etc. Sería muy interesante que se ayude con enzimas digestivas como puede
ser Digestizyme®, un excelente complejo enzimático, que proporciona un amplio espectro
de enzimas de origen vegetal capaces de digerir las proteínas, las grasas y los carbohidrato.
También la Betaína® es muy efectiva en estos casos. El jengibre y el carbón vegetal
activado ayudan a absorber los gases tóxicos que provoca la fermentación producida por la
candidiasis.

Insistimos en que es muy importante ser severos con la dieta. Es la base para seguir en el
“ataque” de las cándidas y evitar que siga habiendo brotes a futuro.

Pasada la primera fase sólo de dieta, podemos avanzar a la segunda fase.

⇒ Fase 2: Fase de ataque

Una vez acabado el mes de sólo la dieta, en esta 2ª fase del tratamiento contra la candidiasis
deberá continuarla y si ha tenido que recurrir a enzimas digestivas y carbón vegetal, siga
tomándolos, pues le seguirán ayudando en esta fase.

Ya debilitadas las cándidas u hongos, es el momento de atacar con toda la artillería. Los
antifúngicos que la destruyan. Hay muchos antifúngicos naturales que no hacen ningún
daño al cuerpo, ni efectos secundarios y son tan efectivos, o más que los antifúngicos
químicos contra la candidiasis. Uno de ellos es la graviola, que por cierto, nosotros
proponemos la de Amazon Green, por su pureza y por su concentración y que es uno de los
antifúngicos que mejores resultados da.

Al tiempo de introducir la graviola, se empieza a tomar desmodium. El ácido láurico del


desmodium es un antifúngico muy suave, pero contundente contra la candidiasis y además,
es una planta tremendamente depuradora. Junto a la graviola, se encargarán en parte, de las
cándidas y de limpiar el hígado para que éste también ayude en el proceso.

La graviola hay que ir suministrándola empezando por dosis pequeñas y aumentándolas


cada 3 días a fin de evitar las grandes cantidades de toxinas que producen en el cuerpo
las levaduras muertas. Es preferible que vayan muriendo de forma escalada y así no hayan
síntomas de toxicidad y por tanto un sensación de empeoramiento de los síntomas de la
candidiasis intestinal.

El desmodium ayudará al hígado a depurar

Vaya aumentando la toma de graviola de la siguiente manera (no es obligado, pero sí


conveniente):
Primero ½ cápsula en ayunas, ½ cápsula antes de comer y ½ antes de cenar (½ – ½ – ½).
Para ello, abra la cápsula y tire la mitad (aprox.) del producto que lleva dentro. A los
siguientes 3 días tome 1 – ½ – ½. pasados 3 días, tome 1 – 1- ½. Tres días más y aumente
otra ½ (1 – 1 – 1). pasados otros 3 días, tome 1 – ½ – ½ y así, consecutivamente. Cada 3
días, aumente ½ dosis en una de las tomas, hasta completar 6 cápsulas al día.

Dejamos la toma en 6 al día (2 – 2 – 2). Incluso, podemos tomar hasta 3 – 3 – 3 para lo


cuál, debemos ir implementando de igual modo cada 3 días.

Es momento de otro antifúngico más enérgico, que junto con lo sotros, ayudará en un
momento en que las cándidas estarán débiles. Se trata del complejo Candaway.

¿Cuándo acaba la Fase 2?

Esta fase 2 de «Operación muerte de las cándidas» en que estará muy presente la dieta y los
antifúngicos naturales, acabará cuándo los síntomas de candidiasis que presentaba el
paciente hayan remitido casi en su totalidad. Sólo entonces, empieza la fase 3 (lo más
probable, es que sea más de 1 mes). No tenga prisa. Sería interesante hacer la prueba del
vaso de agua y la saliva. Así se asegurará y podrá ver si aún hay candidiasis. Y si es claro
que las hay, siga un par de semanas más y repita la prueba. Puede que necesitemos 2 meses
en esta fase especialmente importante.

Prueba casera para saber si


siguen habiendo candidiasis:
Con un vaso de cristal transparente, se llena de agua mineral y se escupe dentro la saliva de
la primera hora de la mañana (antes de tomar desayuno, lavarse los dientes, etc.). Dejar
reposar unos 30 min y después hay que observar los cambios en el agua.
Si la saliva se ha quedado flotando de forma normal, o se diluye en el agua al cabo de
media hora, no hay candidiasis. Todo está bien. Si por el contrario, la saliva no se funde
con el agua, o forma salpicaduras blancas o se va al fondo del vaso estancada y sin diluirse,
o quizás forme filamentos (hilillos) que no se diluyen en el agua, entonces sí hay infección
o exceso de cándidas (candidiasis).

La prueba debe salir bien

En este momento del tratamiento, introduzca el activador de células madre adultas


Stemenhance Ultra® y el agente movilizador de las células madre Plasmaflo. Es un tándem
regenerador y reparador de daños y un potente detoxificante, fortalecedor del sistema
inmune y restablecedor de la salud. Estos dos complementos se deberán continuar al
menos durante 3 meses más después de haber acabado el protocolo alimentario contra la
candidiasis.

Una vez comprobado que está todo bien, pasamos a la 3ª fase, durante la cual, seguiremos
tomando la graviola, agua con desmodium, el tándem activador de células madre y la dieta.

⇒ Fase 3: Fase de equilibrio del sistema inmune

Como hemos dicho, esta fase del tratamiento contra la candidiasis se inicia sólo cuándo los
síntomas más notorios que causan las cándidas ya han remitido.

¡Cuidado!

Es muy fácil abandonar el tratamiento a estas alturas, debido a que ya casi no hay síntomas
de candidiasis y da la sensación de estar curados, pero si se abandona en esta fase del
tratamiento, y sin haber ‘atendido los desaliñados’ que han quedado en el cuerpo
(empezando porque la flora intestinal está totalmente desequilibrada), las cándidas estarán
latentes (no olvidemos que son hongos) y el resultado será que vuelvan los síntomas de la
candidiasis crónica y se «afinquen» de nuevo.

En esta fase debemos reequilibrar la flora intestinal y al organismo. Si esto se hiciera al


principio del tratamiento y puesto que las paredes del intestino presentan una importante
disbiosis, se puede producir una intolerancia a las ‹bacterias buenas› que es precisamente lo
que pretendemos, a saber: que vuelvan los pobladores beneficiosos, que la candidiasis ha
diezmado. Además, puede haber una reacción adversa si se ingiere flora estando las paredes
de los intestinos inflamadas. Reacciones como: dermatitis, diarreas, espasmos intestinales,
alergias, picores, etc.

El otro problema de empezar con los probióticos en la fase primera, es que los
Lactobacillus caerían en un terreno con exceso de cándida. No crecerían y no repoblarían el
intestino y producirían gases en exceso. Lo mejor es, primeramente disminuir la población
de cándidas o candidiasis y con ello, reducir la inflamación producida con su presencia
masiva. Con un intestino ya saneado, recién entonces se debe repoblar esa flora intestinal.

Las bacterias buenas

Las bacterias que más abundan en el intestino, son los Lactobacillus acidophilus y los
Bifidobacterium bifidum y son precisamente las que se encargan de mantener a raya a
ciertos microorganismos, como las cándidas, por lo que se desprende que si no lo estaban
consiguiendo, es porque la población de cándidas las han estado superando con creces y las
han diezmado y estas no han podido hacer su trabajo. Eso es la canadidiasis.

Como hemos dicho, en esta fase de reequilibrio, ya se debe administrar flora intestinal unos
quince minutos o media hora antes de cada comida. Nosotros recomendamos
Probioguard durante al menos el tiempo que dure esta 3ª fase, pero es conveniente
tomarlos durante todo el tratamiento.

El reequilibrio también ha de restablecerse a nivel celular mediante la nutrición y


Stemenhance Ultra y Plasmaflo® que ya se han empezado a tomar al final de la fase 2ª,
serán claves en esto. Durante el tiempo que un paciente ha sufrido la candidiasis, su
absorción de nutrientes ha sido totalmente ineficaz y por lo tanto, ha sufrido ‹desnutrición
celular› y un organismo desnutrido, tiene deprimido su sistema inmunitario. Este es vital
en que no quede rastro de infección.

Es especialmente necesario suplementar además, con los nutrientes que más comúnmente
se pierden con esta enfermedad y que son: vitamina C de origen orgánico, las vitaminas del
grupo B (sobre todo la B6, B5 y B3), el calcio, el magnesio, boro, el cromo y los ácidos
grasos Omega 3.

Nota:

Sobre los suplementos de vitamina B y de cromo, hay que mirar escrupulosamente en las
etiquetas, que no contengan levaduras. la que recomendamos, está exenta de ellas y es un
complejo B vegano.

Seguimos adelantamos en el tratamiento… Después de unos 15 días tomando los


probióticos y prebióticos, los activadores de células madre adultas y los aportes en
micronutrientes, se empiezan a añadir poco a poco (y vigilando los resultados) los
alimentos prohibidos comenzando por la fruta.

Cuidado en esta fase

Durante 5 a 10 días sólo se introduce la fruta (la que le suele gustar). De una en una
diariamente y si se ve que no le perjudica y no nota digestiones molestas, se sigue con las
patatas durante otros 3 o 4 días hasta estar seguros de que las patatas no producen
molestias.
Tras 3 o 4 días de haberlas introducido en la dieta, se da un paso más con los champiñones
y algunos fermentos y observar si sientan bien. No olvidemos que estamos introduciendo
alimentos que a las cándidas les gustan mucho y las alimenta. Debe ser con cuidado y
vigilancia. Si algo sientan mal automáticamente se deja de comer y se toma nota de estos
elementos. Sería interesante llevar un breve diario en todo el tratamiento de erradicación de
la candidiasis desde el principio.

En esta parte del tratamiento, no tome las ayudas digestivas recomendadas en la Fase 1 y 2
(Digestizyme, Betaína, arbón vegetal, etc.). Así podrá valorar el efecto de los alimentos en
el cuerpo. Podrá confirmar que hay una relación directa entre los alimentos y su estado de
salud. El paciente en tratamiento contra la candidiasis verá claramente que hay alimentos
que deberá evitar a futuro, como preventivo de nuevas infecciones por cándidas.

Seguimos tomando también el desmodium y la graviola. Es un gran depurador y contiene


ácido láurico, un excelente antifúngico.

No tenga prisa. Esta fase del tratamiento de la candidiasis puede tardar en pasarla un
mes y medio, o más. Usted introduzca los alimentos y los micronutrientes y vaya viendo.
Una vez introducidos, pasamos a la fase 4ª.

⇒ Fase 4. Fase de reparación

En esta fase del tratamiento contra la candidiasis ya han pasado unos 5 meses desde que
empezamos la fase 1ª. Si se ha necesitado más tiempo, no pasa nada.

Una vez que la infección por candidasis ha remitido, la flora intestinal está equilibrada.
Además, el organismo del paciente dispone de una buena dosis de nutrientes que ya ha
introducido al incorporar los alimentos prohibidos. Es conveniente introducir ciertos
nutrientes reparadores de las paredes intestinales. Los más efectivos en esta etapa son el
betacaroteno o vitamina A (1 al día.), y la L-Glutamina (2 cápsulas al día).

El Stemehnance Ultra® ya está haciendo un importante aporte en la reparación desde la


fase 3. Se debe seguir tomando. Otra cosa importante es la administración de ácidos grasos
esenciales. Pero éstos también se están tomando desde la etapa anterior. Todo estos
nutrientes se encargan de reparar, sellar y fortalecer las paredes intestinales dañadas por la
candidiasis crónica.

Aconsejamos tomar hasta el final de la fase 4 como medida preventiva el complejo de


vitamina B y la vitamina C. Así, las levaduras sanas y presentes en el intestino crecerán y
no pasarán de ser inofensivas levaduras a agresivos microorganismos.

Especial atención al hígado

Introducimos, también el cardo mariano. Un hepatoregenerador magnífico. Junto al


complejo B, dejarán el hígado reforzado del daño al que había estado siendo sometido. EL
hígado soporta un gran esfuerzo por mantener el cuerpo depurado contra la candidiasis y en
óptimas condiciones.

Aconsejamos introducir la semilla de chía. Son semillas con una gran carga de nutrientes
beneficiosos para el organismo. Aceites esenciales omega 3 y 6, calcio, fósforo, fibra,
magnesio, potasio, hierro, selenio, aminoácidos, antioxidantes, etc. 3 cucharadas soperas al
día es una dosis excelente. Antes o durante la comida.

Esta fase contra la candidiasis es la fase más fácil de llevar. Solamente se trata de seguir
unas pautas de complementos y estar alerta a que todo vaya bien, por lo que aconsejamos
extenderla todo lo que se pueda. Como mínimo un mes y medio.

Consejos para sobrellevar una infección crónica


El tratamiento de la candidiasis crónica puede durar entre 4 y 8 meses. Se requerirá mucha
paciencia. Eso lo hemos repetido mucho debido a la gran importancia que tiene el no querer
correr. Si se hace bien, el resultado es sorprendente. La persona pasa de tener una salud
siempre deprimida, a tener energía y vitalidad.

Cuándo se inicia el tratamiento contra la candidiasis, es muy lógico que ocurran altibajos,
tanto físicos, como anímicos. Todo esto lleva añadido que en las primeras dos fases, las
opciones de comidas son pocas. Pero en el momento en que se empieza ya a incluir las
comidas en la dieta y se ven los cambios ya se lleva mucho mejor. Y al final del tratamiento
contra la candidiasis, el paciente se sentirá muy bien y habrá valido la pena. La persona que
inicia este protocolo nutricional contra la candidiasis crónica no debe desmotivarse. Si
comienza esta batalla, la debe continuar hasta el final y si no, que no la inicie.

Aprendiendo a comer…

También habrá aprendido cuál es su tipo de alimentación ideal. La que le potencia la salud.
Esto le servirá como prevención para evitar otra candidiasis, y muchos otros desequilibrios,
en el futuro.

Generalmente con un tratamiento de la candidiasis se aprenden tres cosas fundamentales.


Alimentarse bien, escuchar al cuerpo y conocerse mejor. Estas claves son importantísimas
para tener una salud óptima durante toda la vida.

Ideas de platos ricos en nutrientes para las primeras


fases del tratamiento
 Seitán al ajillo con escalibada.
 Wok de verduras y tofu.
 Tortilla de berenjenas y cebolla. (Con huevos eco mejor).
 Ensalada de brotes tiernos y zanahoria.
 Crema de calabacín (sin leche, ni quesitos).
 Tostadas de pan ácimo (sin levadura) con espinacas y huevos de codorniz.
 Arroz integral con verduras.

Mire siempre las etiquetas, que no lleve azúcares camuflados o levaduras y fermentos

 Puré de plátanos con cacao (el plátano maduro y el cacao puro…esto solo cuando le
dé el ataque de dulces)
 Sólo de vez en cuando. Batido de leche de coco y frutas como kiwi, naranja y
manzana con stevia (edulcorante natural).
 Verduras a la plancha o al vapor con picadillo (la cantidad que quieras)
 Berenjenas rellenas con su propia pulpa asadita, cebolla, tomate y nata de
almendras)
 Alcachofas estofadas con zanahorias y tomillo
 Algo de pescado de calidad
 Algo de pollo de corral de calidad
 Gazpacho con limón en lugar de vinagre y sin pan.
 Frutos secos para acompañar (máximo un puñadito al día)

Cuidado con los cacahuetes. No son frutos secos y contienen varios tipos de hongos

 Lentejas sin arroz


 Garbanzos o humus
 Paté de aceitunas negras
 Limonada con menta y stevia para endulzar
 Calabacines rellenos de mijo
 Ensaladas de rábanos y pepinos con menta y limón
 Tomates rellenos de atún
 Etc…..

Son solamente ideas, hay otras muchas que se pueden confeccionar según la imaginación y
el gusto de cada uno.

Otra cosa importante, es que cuándo hay candidiasis, las infusiones se tomen sin azúcar.

Las proporciones de alimentos a ingerir al día, deberán ser parecidas a 75% de verduras y
frutas y el otro 25% de grano integral, legumbres, carnes y pescados.

Resumen corto de lo que se necesita para las 4 fases del tratamiento contra
la candidiasis:

F1: Digestyzime, Betaína y carbón vegetal (fases 1 y 2)


F2: Ggraviola, desmodium, Candaway stevia y células madre Stemenhance y el agente
movilizador de las células madre Plasmamflo (continuar tomando todo hasta el final del
tratamiento a partir de la fase 2). Si se necesitan ayudas enzimáticas ver F1.

F3: vitamina C de origen orgánico, las vitaminas del grupo B (sobre todo la B6, B5 y B3),
el calcio, el magnesio, el zinc, el cromo y los ácidos grasos Omega 3 (continuar hasta
acabado el tratamiento). Probioguard (continuar todo el tratamiento).

F4. Betacaroteno y la L-Glutamina, cardo mariano y semilla de chía (hasta el final del
tratamiento)

Una vez que ya acaba la fase 4 (1,5 meses, aprox.), vaya acabando los botes empezados de
complementos. Cuándo el último se haya terminado, le parecerá mentira haber estado
alguna vez enfermo.

Debería valorar el tomar por un tiempo largo el Stemenhance y el Plasmaflo. Es una buena
manera de mantener el sistema inmunológico totalmente en forma.