You are on page 1of 10

TITULO DEL LIBRO: Análisis de estados financieros-Fundamentos teóricos y casos prácticos

NOMBRE DEL AUTOR: Enrique Bonsón, Virginia Cortijo, Francisco Flores


EDICIÓN: -
TÍTULOS DE LOS CAPÍTULOS: El balance de situación, Estado de Ganancias y Pérdidas,
Estado de Cambios en el Patrimonio Neto, Estado de Flujo de Tesorería
BALANCE DE SITUACIÓN: Proporciona la información necesaria para conocer la situación
económica y financiera de la empresa; es decir, describe su patrimonio en un momento dado,
manifestando la composición y cuantía del capital en funcionamiento y, al mismo tiempo, las
fuentes que lo han financiado. Por ello, el balance de situación se constituye como un valioso
instrumento para la gestión y el control de la entidad, así como una de las fuentes fundamentales
para el análisis.
Los objetivos informativos que se pretenden alcanzar con un balance son los siguientes:
• Mostrar los recursos económicos con los que cuenta la empresa.
• Mostrar la estructura financiera empresarial, indicando si la estructura económica ha sido
financiada por capitales propios o por capitales ajenos a largo y corto plazo.
El balance de situación está formado por tres grandes masas patrimoniales: activo, pasivo y
patrimonio neto.
1. ACTIVO: Conocido como estructura económica, capital económico o capital en
funcionamiento, figuran las inversiones, es decir, la materialización o destino dado a los recursos
financieros que han llegado a la empresa.
1.1 Activo no corriente
Los componentes del activo no corriente se dividen en cinco grandes grupos o categorías:
I. Inmovilizado intangible: compuesto por aquellos activos que, siendo identificables y
susceptibles de valoración económica, tienen carácter no monetario y carecen de apariencia
física.
II. Inmovilizado material: en este apartado se recogen los activos tangibles representados por
bienes, muebles o inmuebles, que se utilizan para desarrollar la actividad normal de la empresa.
Estos activos se dividirán en tres grandes grupos según se trate de terrenos y construcciones,
instalaciones técnicas y otro inmovilizado material o inmovilizado en curso y anticipos.
III. Inversiones inmobiliarias: en este epígrafe se recogen de forma independiente aquellos
inmuebles (terrenos y construcciones) que la empresa posee para obtener rentas, plusvalías o
ambas, en lugar de para:
• Su uso en la producción o suministro de bienes o servicios, o bien para fines administrativos.
• Su venta en el curso ordinario de las operaciones.
IV. Inversiones en empresas del grupo y asociadas a largo plazo: en este apartado se recogen,
de forma separada e independiente, los activos financieros con vencimiento superior a un año o
sin vencimiento (participaciones, valores representativos de deuda y créditos) vinculados con
empresas del grupo y asociadas.
V. Inversiones financieras a largo plazo: los activos financieros que se incluyen en este epígrafe
son análogos a los recogidos en el apartado anterior, con la diferencia de que, en este caso, las
inversiones no están vinculadas con empresas del grupo y asociadas, sino con terceros.
VI. Activos por impuesto diferido: son los activos fiscales que surgen por diferencias temporarias
deducibles, créditos por el derecho a compensar en ejercicios posteriores las bases imponibles
negativas pendientes de compensación y deducciones y otras ventajas fiscales no utilizadas, que
queden pendientes de aplicar en la liquidación de los impuestos sobre beneficios.
1.2 Activos Corrientes
I. Activos no corrientes mantenidos para la venta: Se trata de activos cuyo valor contable se
recuperará fundamentalmente a través de su venta, en lugar de por su uso continuado.
Estos activos deben cumplir una serie de requisitos, establecidos en la norma 7ª de la segunda
parte del PGC, y que se enumeran a continuación:
• El activo ha de estar disponible para su venta inmediata en las condiciones en las que se
encuentra, sujeto a los términos usuales y habituales para su venta; y
• Su venta ha de ser altamente probable.
Debido al hecho de que estos activos han sido retirados de la actividad de la empresa, no serán
objeto de amortización aunque, tal y como prescribe la norma de valoración 7ª, deberán dotarse
las oportunas correcciones valorativas de modo que el valor contable no sea superior al valor
razonable menos los costes de venta.
II. Existencias: son los activos poseídos por la empresa para ser vendidos en el curso normal de
la explotación, o para su transformación o incorporación al proceso productivo.
Se incluyen las mercaderías, materias primas, otros aprovisionamientos, productos en curso,
productos semiterminados, productos terminados y subproductos, residuos y materiales
recuperados.
III. Deudores comerciales y otras cuentas a cobrar: En este epígrafe se recogen los derechos de
cobro que posee la empresa como consecuencia del desarrollo de sus actividades de
explotación. Estos se clasifican en distintos grupos y así, se distinguen los clientes externos a la
organización de aquellos otros que forman parte de las empresas del grupo y asociadas.
También existen apartados que muestran, de forma separada, los adelantos de remuneraciones
y los créditos concedidos al personal que trabaja en la empresa así como los créditos con las
administraciones públicas, distinguiendo de forma específica los activos por impuesto corriente.
El último apartado recoge el capital social escriturado, pendiente de desembolso y cuyo importe
ya ha sido exigido a los accionistas o partícipes de la organización.
IV. Inversiones en empresas del grupo y asociadas a corto plazo.
V. Inversiones financieras a corto plazo: estos dos epígrafes son equivalentes a los analizados
en el activo no corriente con la única diferencia de que, en esta ocasión, el vencimiento de las
inversiones financieras se producirá en el corto plazo.
VI. Periodificaciones a corto plazo: este epígrafe permite cumplir con el principio de devengo ya
que recoge tanto los gastos como los intereses que se han pagado por anticipado y que se
llevarán a resultados en el próximo ejercicio.
VII. Efectivo y otros activos líquidos equivalentes: se trata de los medios líquidos de que dispone
la empresa en su caja así como los saldos que posee en cuentas corrientes a la vista y de ahorro
de disponibilidad inmediata en Bancos e Instituciones de crédito. También se consideran activos
líquidos equivalentes las inversiones a corto plazo de gran liquidez.
2. PATRIMONIO NETO Y PASIVO: Al igual que ocurría con los activos, los pasivos también se
dividen en dos grandes grupos: los pasivos corrientes y los no corrientes. Dentro del primer grupo
se incluyen:
• Las obligaciones vinculadas al ciclo normal de explotación que la empresa espera liquidar en
el transcurso del mismo.
• Las obligaciones cuyo vencimiento o extinción se espera que se produzca en el corto plazo, es
decir, en el plazo máximo de un año, contado a partir de la fecha de cierre del ejercicio. En
particular, aquellas obligaciones para las cuales la empresa no disponga de un derecho
incondicional a diferir su pago en dicho plazo.
• Los pasivos financieros clasificados como mantenidos para negociar, excepto los derivados
financieros cuyo plazo de liquidación sea superior a un año.
Por exclusión, el pasivo no corriente está formado por el resto de elementos que no se hayan
clasificado como corrientes.
Por su parte, el patrimonio neto es definido como la parte residual de la empresa, una vez
deducidos todos sus pasivos. Por tanto, incluye las aportaciones realizadas por sus socios o
propietarios, ya sea en el momento de su constitución o en otros posteriores (siempre que no
tengan la consideración de pasivos), los resultados acumulados y el resto de variaciones que le
afecten.
ESTADO DE GANANCIAS Y PÉRDIDAS: Es un estado dinámico que recoge el resultado
obtenido por la organización a lo largo de ese ejercicio económico.
Este resultado está formado por los ingresos y gastos del mismo, excepto cuando proceda su
imputación directa al patrimonio neto, según lo previsto en las normas de registro y valoración.
La existencia de ingresos y gastos que se imputan directamente al patrimonio neto, y que
aparecen recogidos en los grupos 8 y 9 del PGC, da lugar a la aparición de dos tipos de
resultados:
• Resultado realizado, que se determina por la contraposición de los ingresos y gastos de los
grupos 6 y 7 y aparece recogido en la cuenta de pérdidas y ganancias.
• Resultado total, que incluye, además del resultado realizado, aquellos ingresos y gastos que
se imputan directamente al patrimonio neto. La determinación de este resultado total será el
objetivo del estado de cambios en el patrimonio neto.
La cuenta de pérdidas y ganancias, divide el resultado del ejercicio en dos grandes grupos, según
su origen, distinguiendo el que procede de las operaciones continuadas del que surge como
consecuencia de las operaciones interrumpidas.
Una actividad interrumpida es definida como aquel componente de la empresa que ha sido
enajenado o del cual se ha dispuesto por otra vía o que ha sido clasificado como mantenido para
la venta:
• Representa una línea de negocio o un área geográfica de la explotación, que sea significativa
y pueda considerarse separada del resto;
• Forma parte de un plan individual y coordinado para enajenar o disponer por otra vía de una
línea de negocio o de un área geográfica de la explotación que sea significativa y que pueda
considerarse separada del resto; o
• Es una empresa dependiente adquirida exclusivamente con la finalidad de venderla.
De este modo, el Resultado del ejercicio procedente de operaciones interrumpidas neto de
impuestos, incluirá:
• El resultado después de impuestos de las actividades interrumpidas; y
• El resultado después de impuestos reconocido por la valoración a valor razonable menos los
costes de venta, o bien por la enajenación o disposición por otros medios de los activos o grupos
enajenables de elementos que constituyan la actividad interrumpida.
Por su parte, dentro del Resultado del ejercicio procedente de operaciones continuadas, se
diferencia el que procede de las actividades de explotación de la empresa del que surge como
consecuencia de confrontar los ingresos y los gastos de carácter financiero.
Si se da el caso de que la empresa presenta ingresos o gastos de carácter excepcional y cuantía
significativa (como por ejemplo, los producidos por inundaciones, incendios, multas o sanciones),
el PGC establece que se creará una partida con la denominación «otros resultados», que formará
parte del resultado de explotación; además, se deberá informar de ello detenidamente en la
memoria.
ESTADO DE CAMBIOS EN EL PATRIMONIO NETO: El estado de cambios en el patrimonio
neto tiene como objetivo proporcionar una visión completa de la situación inicial del patrimonio
neto de la empresa, y de los componentes que lo integran, así como de las variaciones
experimentadas para cada uno de ellos a lo largo del ejercicio para, posteriormente, determinar
la situación final alcanzada al término del periodo considerado.
Otra de las funciones de este estado financiero es mostrar el resultado total alcanzado por una
empresa a lo largo de un ejercicio.
Estado de ingresos y gastos reconocidos: Este estado recoge los cambios en el patrimonio
neto derivados de:
• El resultado del ejercicio de la cuenta de pérdidas y ganancias.
• Los ingresos y gastos
• Las transferencias realizadas a la cuenta de pérdidas y ganancias, según lo dispuesto por el
PGC
En primer lugar, se recoge el resultado del ejercicio, que aparece en la cuenta de pérdidas y
ganancias. Este resultado también es conocido como «resultado realizado».
En segundo lugar, se contabilizan los ingresos y gastos imputados directamente al patrimonio
neto, que deberán registrarse por su importe bruto, mostrando en una partida separada el
correspondiente efecto impositivo. Entre ellos, destacan los siguientes:
• Pérdidas y beneficios en activos financieros disponibles para la venta.
• Otros gastos e ingresos imputados directamente al patrimonio neto, tales como los deterioros
de las participaciones en el patrimonio de empresas asociadas y del grupo así como la reversión
de las mismas.
• Pérdidas y beneficios procedentes de las coberturas de flujo de efectivo.
• Ingresos por subvenciones, donaciones y legados.
• Pérdidas y ganancias actuariales que surgen, respectivamente, como consecuencia del
incremento o decremento en el valor actual de las retribuciones postempleo comprometidas en
sistemas de aportación definida o bien por la disminución o aumento en el valor razonable de los
activos relacionados con estos.
• Efecto impositivo de los ingresos y gastos imputados directamente al patrimonio neto.
En el tercer apartado, se han de incluir las transferencias a la cuenta de pérdidas y ganancias,
es decir, los ingresos y gastos que han sido imputados directamente al patrimonio neto y que,
posteriormente, han sido traspasados a la cuenta de resultados.
Entre ellos, cabe citar los siguientes:
• Transferencias de los ingresos y gastos generados por los activos financieros clasificados en
la categoría de disponibles para la venta.
• Transferencia por deterioro de ajustes negativos previos en empresas del grupo y asociadas.
• Transferencias generadas por la imputación a resultados de las subvenciones, donaciones y
legados recibidos.
• Efecto impositivo de las transferencias a la cuenta de pérdidas y ganancias, las cuales deberán
registrarse por su importe bruto. En consecuencia, será necesario contabilizar, en una partida
separada, su correspondiente efecto impositivo.
Estado total de cambios en el patrimonio neto
Este estado se presenta como un cuadro de doble entrada en el que, por columnas, aparecen
las distintas partidas que componen el patrimonio neto de la empresa y, por filas, los diversos
cambios que han podido afectar a cada una de ellas. En concreto, en este estado se informa de
todos los cambios habidos en el patrimonio neto derivados de:
• El saldo total de ingresos y gastos reconocidos.
• Las variaciones en el patrimonio neto derivadas de operaciones con socios o propietarios de la
empresa. Estas variaciones pueden estar provocadas por:
- Aumentos o reducciones de capital.
- Conversión de pasivos financieros en instrumentos de patrimonio neto.
- Distribución de dividendos.
- Operaciones con acciones o participaciones propias.
- Combinaciones de negocios.
- Cualquier otra operación con socios o propietarios que no haya sido contemplada en los
apartados anteriores.
• El resto de variaciones que se produzcan en el patrimonio neto.
• Los ajustes de patrimonio que hayan sido originados por cambios en criterios contables y
correcciones de errores. A este respecto, el PGC establece que, cuando se detecte un error en
el ejercicio a que se refieren las cuentas anuales que corresponda a un ejercicio anterior al
comparativo, se informará en la memoria y se incluirá el correspondiente ajuste en el epígrafe
A.II. Ajustes por errores 20XX-2 y anteriores. De este modo, el patrimonio inicial de dicho ejercicio
comparativo será objeto de modificación en aras de recoger la rectificación del error. Si el error
correspondiera al ejercicio comparativo, dicho ajuste se incluiría en el epígrafe C.II. Ajustes por
errores 20XX-1. Estas mismas reglas también se aplicarían respecto a los cambios en los
criterios contables.
ESTADO DE FLUJOS DE TESORERÍA: Es un estado contable de carácter dinámico que explica
las variaciones del efectivo y otros activos líquidos14 equivalentes en un período de tiempo
determinado; es decir, muestra los cobros del ejercicio y los pagos realizados con ellos. Se trata
éste de un estado que forma parte de las cuentas anuales; no obstante, su elaboración no será
obligatoria para aquellas empresas que puedan formular balance, estado de cambios en el
patrimonio neto y memoria según el modelo abreviado.
Componentes del Estado de Flujos de Tesorería: El Estado de flujos de tesorería se configura
agrupando las corrientes de cobros y pagos en tres grandes grupos. De este modo, podemos
distinguir entre:
• Flujos de efectivo procedentes de las actividades de explotación que son, fundamentalmente,
los ocasionados por las actividades que constituyen la principal fuente de ingresos de la empresa,
así como por otras actividades que no pueden ser calificadas como de inversión o financiación.
• Flujos de efectivo procedentes de las actividades de inversión. Aquí se incluyen los pagos que
surgen al adquirir activos no corrientes y otros activos no incluidos en el efectivo y sus
equivalentes (tales como inmovilizados intangibles, materiales, inversiones inmobiliarias o
financieras, etc.) y los cobros procedentes de su enajenación o amortización al vencimiento.
• Flujos de efectivo procedentes de las actividades de financiación. En esta corriente de flujos se
incluyen:
- Los cobros procedentes de la adquisición por parte de terceros de títulos valores emitidos por
la empresa.
- Los cobros que surgen como consecuencia de los recursos concedidos por entidades
financieras o terceros, en forma de préstamos u otros instrumentos de financiación.
- Pagos realizados para amortizar o devolver las cantidades aportadas por las entidades
financieras.
- Pagos a favor de los accionistas en concepto de dividendos.
LA MEMORIA Y EL INFORME DE GESTIÓN
La memoria constituye, junto con el balance, la cuenta de pérdidas y ganancias, el estado de
cambios en el patrimonio neto y el estado de flujos de tesorería, el conjunto de las cuentas
anuales.
A diferencia del resto de estados financieros, la memoria tiene un carácter eminentemente
narrativo y su objetivo es completar, ampliar y comentar la información contenida en las otras
cuentas anuales.
Asimismo, por aplicación de este mismo principio de importancia relativa, deberá aportarse
cualquier otra información que, a pesar de no estar incluida en el modelo de la memoria, sea
necesaria para conocer la situación y actividad de la empresa en el ejercicio, facilitando la
comprensión de las cuentas anuales objeto de presentación, con el fin de que las mismas reflejen
la imagen fiel del patrimonio, de la situación financiera y de los resultados de la empresa; en
particular, se incluirán datos cualitativos correspondientes a la situación del ejercicio anterior
cuando ello sea significativo. Además, se incluirá en la memoria cualquier información que otra
normativa exija incorporar en este documento.
Al igual que ocurre con el resto de estados financieros, en la memoria también es necesario
proporcionar información cuantitativa del ejercicio anterior, la cual deberá ser convenientemente
ajustada en caso de que se produzcan ajustes valorativos derivados de cambios de criterios
contables o errores. Adicionalmente a esta información comparativa de carácter numérico, se
debe incluir información descriptiva del periodo anterior siempre y cuando esta resulte relevante
para comprender las cuentas anuales del ejercicio actual.
TITULO DEL LIBRO: Contabilidad general-Enfoque práctico con aplicaciones informáticas
NOMBRE DEL AUTOR: Hernando Díaz
EDICIÓN: Segunda edición
TÍTULOS DE LOS CAPÍTULOS: Estados Financieros
¿QUÉ SON LOS ESTADOS FINANCIEROS? Los estados financieros son el conjunto de
informes preparados bajo la responsabilidad de los administradores del negocio o empresa, con
el fin de darles a conocer a los usuarios la situación financiera y los resultados operacionales del
negocio en un período determinado.
Estados financieros de propósito general: Son aquellos que se preparan al cierre de un período
determinado, para darles a conocer a usuarios indeterminados la situación financiera y la
capacidad de generación de fondos favorables por el ente económico. Se caracterizan por su
claridad, neutralidad, concisión y fácil consulta.
Estos estados son de dos tipos: estados financieros básicos y estados financieros consolidados.
Los básicos son los siguientes:
 Balance general.
 Estado de resultados.
 Estado de cambios en el patrimonio.
 Estado de cambios en la situación financiera.
 Estado de flujos de efectivo.
Los estados financieros consolidados son aquellos que presentan la situación financiera, los
resultados de las operaciones, los cambios en el patrimonio y los flujos de efectivo de un ente
económico matriz y sus subordinados, como si fuesen de una sola empresa.
1. BALANCE GENERAL
Es el estado que presenta la situación financiera de la empresa a una fecha determinada. El
balance general ofrece información a los usuarios que estén interesados en conocer la verdadera
situación financiera de la empresa, como a los analistas de crédito, proveedores o inversionistas,
y, a su vez, puede utilizarse para la toma de decisiones de los administradores, gerentes o
ejecutivos.
Este estado debe prepararse como mínimo una vez al año, aunque puede hacerse por períodos
más cortos (mensual, trimestral), según los requerimientos de tipo administrativo o legal.
Elementos del balance general. El decreto 2649 de 1993 establece los elementos de los estados
financieros, que para el balance son los siguientes: activo, pasivo y patrimonio.
Activo: Es la representación financiera de un recurso obtenido por el ente económico, como
resultado de eventos pasados, de cuya utilización se espera que fluyan beneficios futuros.
Pasivo: Es la representación financiera de una obligación presente del ente económico, derivada
de eventos pasados, en virtud de la cual se reconoce que en el futuro se deberá transferir
recursos o proveer servicios a otros entes.
Patrimonio: Es el valor residual de los activos del ente económico, después de deducir todos sus
pasivos.
Para facilitar un mejor análisis financiero, el balance general debe presentarse debidamente
clasificado en parte corriente y no corriente, según el grado de realización de los activos y de
exigibilidad de los pasivos.
Clasificación del balance general
Activos corrientes: Está representado por el disponible y todos aquellos bienes que se puedan
realizar, vender o convertir en disponibles en un término inferior a un año. En estos activos se
incluye el grupo de cuentas del disponible: caja, bancos, cuentas de ahorro, inversiones
temporales, parte corriente de deudores, inventarios y gastos pagados por anticipado.
Activos no corrientes: En este grupo están todos los recursos que son convertibles en efectivo
en un tiempo mayor a un año y los que representan los bienes usados en el desarrollo del objeto
social. Entre éstos se encuentran: las inversiones permanentes, la parte no corriente de los
deudores, las propiedades, planta y equipo, los activos intangibles, los cargos diferidos, otros
activos y las valorizaciones.
Pasivos corrientes: Están representados por todas las obligaciones que posee el ente económico
con terceros, que deben cubrirse en un término inferior a un año. Su presentación en el balance
se da por orden de exigibilidad, y son: obligaciones financieras a corto plazo, proveedores,
cuentas por pagar, impuestos gravámenes y tasas, obligaciones laborales, pasivos estimados y
provisiones, pasivos diferidos y otros pasivos.
Pasivos a mediano y largo plazo: Esta clasificación incluye todas aquellas obligaciones que
posee la empresa con terceros, cuya exigibilidad es mayor a un año. Los grupos que conforman
estos pasivos son los mismos de los pasivos corrientes, sólo que su vencimiento es mayor a un
año; otros, como los obtenidos con garantías hipotecarias, pueden tener plazos mayores a diez
o más años.
Patrimonio: Lo conforman los siguientes grupos de cuentas: capital social, superávit de capital,
reservas, revalorización del patrimonio, dividendos o participaciones decretados en acciones o
partes de interés social, resultados del ejercicio, resultados de ejercicios anteriores y superávit
por valorizaciones.
2. ESTADO DE RESULTADOS
Antes denominado Estado de ganancias y pérdidas, es quizás el estado de mayor importancia
por cuanto permite evaluar la gestión operacional de la empresa y, además, sirve de base para
la toma de decisiones.
En este estado se resumen todas las transacciones correspondientes a los ingresos generados
y a los costos y gastos incurridos por la empresa en un período determinado.
La diferencia que resulta entre los ingresos y los egresos será el producto de las operaciones,
que puede ser utilidad o pérdida.
La elaboración de este estado requiere la aplicación del principio de causación para todos los
costos y gastos, y los ingresos deben reconocerse cuando se hayan realizado, a fin de obtener
un resultado justo.
La presentación del estado de resultados está dada por el grupo de cuentas llamadas nominales
o transitorias, comenzando por los ingresos brutos operacionales, producto de la venta de bienes
o servicios.
A estos ingresos debe descontárseles el valor correspondiente a las devoluciones, rebajas o
descuentos concedidos, a fin de determinar los ingresos netos del período.
A los ingresos netos se les descuenta el valor de los costos y gastos operacionales de
administración y de ventas, para determinar el valor de la utilidad operacional del ejercicio.
Para determinar la utilidad antes de impuestos se les adicionan los ingresos no operacionales y
se les restan los gastos no operacionales.
3. ESTADO DE CAMBIOS EN EL PATRIMONIO
CONCEPTO: El estado de cambio en el patrimonio mide la variación, los aumentos y/o
disminuciones del patrimonio originados por las transacciones comerciales realizadas por la
empresa entre el principio y el final del período contable.
La importancia para la empresa es conocer las causas del cambio en el patrimonio.
La determinación del cambio en el patrimonio se obtiene:
Sumando al monto inicial del patrimonio los aumentos en sus diferentes componentes y restando
las disminuciones en los mismos para llegar al monto final.
El simple cambio en el patrimonio es poco significativo y ningún beneficio le representa a la
empresa. Su importancia radica en conocer las causas del cambio en el patrimonio.
Las siguientes transacciones cambian el patrimonio:
1. Los aportes de un nuevo socio o accionista, que aumentan la cuenta de capital y la prima en
colocación de acciones o cuotas de interés social.
2. El retiro de un socio, que origina la disminución de la cuenta de capital.
3. El cambio de bonos convertibles por acciones origina un aumento de la cuenta de capital.
4. Todo ingreso aumenta el patrimonio y todo gasto o costo lo disminuye; por tanto, la utilidad o
la pérdida son cambios netos en el patrimonio.
5. Las valorizaciones de bienes de propiedad, planta y equipos, y las inversiones aumentan el
patrimonio
En lo relativo a los cambios en el patrimonio, debe revelarse:
- Distribución de utilidades o excedentes decretados durante el período.
- Utilidades no apropiadas.
- Reservas u otras cuentas incluidas en utilidades apropiadas.
- Prima en colocación de acciones y valorizaciones.
- Revalorización del patrimonio.
- Otras cuentas integrantes del patrimonio.
4. ESTADO DE CAMBIOS EN LA SITUACIÓN FINANCIERA
El estado de cambios en la situación financiera se conoce con otros nombres como:
 Estado de fuentes y usos de fondos.
 Flujo de fondos.
 Estado de origen y aplicación de fondos o recursos.
Este estado proporciona información sobre las actividades de financiación e inversión de la
empresa en un período determinado. Muestra el flujo de fondos de la empresa, e indica los
orígenes y las aplicaciones o usos a los que fueron destinados.
Se elabora a partir de la variación en el capital de trabajo, determinado por la diferencia entre los
activos corrientes y los pasivos corrientes.
Un incremento en el saldo del capital de trabajo implica que las actividades de financiación de la
empresa, como aumentos de capital, obtención de préstamos o de utilidades, superan durante
el período a las actividades de inversión, adquisiciones de propiedad, planta y equipo,
inversiones permanentes y cargos diferidos.
El análisis de los cambios ocurridos en la posición financiera requiere el conocimiento del estado
de resultados y los balances generales comparativos al final del período.
5. ESTADO DE FLUJO DE EFECTIVO
CONCEPTO: El estado de flujo de efectivo, EFE, debe representar en detalle el efectivo
originado y aplicado a lo largo de un período, en actividades de operación, de inversión y de
financiación.
El estado de flujo de efectivo proporciona información sobre el efectivo recaudado y los
desembolsos de dinero de la empresa. Los usuarios pueden examinar la capacidad de la
empresa para la generación de flujos favorables de efectivo.
Este estado muestra detalladamente el efectivo recibido o desembolsado durante un período por
las siguientes actividades:
 Actividades de operación: aquellas que afectan los resultados operacionales de la
empresa.
 Se consideran entradas de efectivo por actividades de operación: recaudos por venta de
bienes y servicios, recaudos de cartera, rendimientos y cobro de intereses y rendimientos en
inversiones.
 Se consideran desembolsos o salidas de efectivo por actividades de operación, los
desembolsos para compra de materias primas, pago de nómina, pagos de impuestos e intereses,
pago de prestaciones sociales.
 Actividades de inversión: son aquellas que implican cambios en los recursos no
operacionales.
 Son entradas de efectivo por actividades de inversión las producidas por venta de
activos, como propiedad, planta y equipo e inversiones.
 Constituyen desembolsos por actividades de inversión los pagos realizados por
adquisición de activos no operacionales, como propiedad, planta y equipo e inversiones en
bienes.
 Actividades de financiación: son las transacciones que implican cambios en el pasivo y
el patrimonio de la empresa.
 Se consideran entradas de efectivo por actividades de financiación los dineros recibidos
por préstamos a corto y largo plazo y los aportes sociales.
Se consideran desembolsos por actividades de financiación el pago de dividendos, reembolso
de aportes en dinero y los pagos de obligaciones a corto y largo plazo.
TITULO DEL LIBRO: Contabilidad Financiera
NOMBRE DEL AUTOR: Gerardo Guajardo Cantú, Nora E. Andrade de Guajardo
EDICIÓN: Quinta edición
TÍTULO DEL CAPÍTULO: Estados Financieros y Cierre
¿Qué son los estados financieros? Los estados financieros son informes a través de los cuales
los usuarios de la información financiera perciben la realidad de las empresas y, en general, de
cualquier organización económica.
Los estados financieros básicos informan sobre el desempeño financiero del negocio, su
rentabilidad y liquidez. En este capítulo se explicará cómo se prepara cada estado financiero y
qué utilidad tiene en el proceso de toma de decisiones. De igual forma se estudiarán algunos
indicadores financieros y lo relacionado con el procedimiento de cierre, con lo cual se da por
terminado el ciclo contable.
Las diferentes actividades que se realizan en los procesos contables de registro de transacciones
y ajustes se efectúan con el objetivo final de elaborar los estados financieros. Una vez que se
tiene la balanza de comprobación ajustada se procede a elaborar los estados financieros básicos,
que se interrelacionan.
Primero se elabora el estado de resultados, mediante el cual se cuantifica la utilidad o pérdida
de un negocio. Dicha cifra, una vez calculada, forma parte del estado de variaciones en el capital
contable, ya que es uno de los motivos principales por el que se puede modificar esta partida.
Asimismo, el saldo final obtenido en ese informe financiero corresponderá al saldo de capital
contable dentro del balance general o estado de situación financiera. Paralelamente, se elabora
el estado de cambios en la situación financiera para explicar los motivos por los cuales cambió
la cifra del efectivo de un año con respecto al anterior. El saldo de efectivo que aparece en dicho
informe corresponderá al saldo de la partida de efectivo dentro del balance general.
ESTADO DE SITUACIÓN FINANCIERA
Conocido también como balance general, presenta información útil para la toma de decisiones
en cuanto a la inversión y el financiamiento. En él se muestra el monto del activo, pasivo y capital
contable en una fecha específica, es decir, se presentan los recursos con que cuenta la empresa,
lo que debe a sus acreedores y el capital aportado por los dueños. En dicho estado financiero
existen secciones para activo, pasivo y capital.
Las cuentas de activo se ordenan de acuerdo con su liquidez, es decir, su facilidad para
convertirse en efectivo, por tanto, existen dos categorías: activo circulante y activo no circulante
o fijo. En la sección de activo circulante se ubican las cuentas de efectivo en caja y bancos,
inversiones temporales, cuentas por cobrar, inventarios, entre otras. En el activo no circulante o
fijo se incluyen las cuentas de terrenos, edificios, depreciaciones, equipo de transporte, así como
mobiliario y equipo. Adicionalmente están los activos intangibles como marcas registradas,
franquicias, derechos de autor y otras.
El pasivo se clasifica:
Pasivo a corto plazo: Se incluyen todas aquellas deudas que tenga un negocio cuyo
vencimiento sea en un plazo inferior a un año.
Ejemplo:
-Las cuentas por pagar a proveedores.
-Intereses por pagar, impuestos por pagar, entre otras.
Pasivo a largo plazo: Incluye deudas con vencimiento superior a un año.
Ejemplo:
-Préstamos bancarios.
-Obligaciones por pagar.
En la sección del capital contable se presentan las cuentas del capital social común y preferente,
así como las utilidades retenidas, entre otras.
ESTADO DE RESULTADOS
Definición: Resume los resultados de las operaciones de la compañía referentes a las cuentas
de ingresos y gastos de un determinado periodo. Del estado de resultados se obtienen los
“resultados” de las operaciones para determinar si se ganó o se perdió en el desarrollo de las
mismas. El resultado obtenido se debe reflejar posteriormente en la sección de capital contable
dentro del estado de situación financiera, que se explica posteriormente.
Como parte de su operación los negocios efectúan una gama muy amplia de transacciones, entre
las cuales se encuentran las relacionadas con la generación de ingresos y la erogación de
gastos. Por lo tanto, es necesario que exista un estado financiero en el que se determine el monto
de ingresos y gastos, así como la diferencia entre éstos, a la cual se le llama utilidad o pérdida,
para que los usuarios de la información financiera estén en posibilidad de evaluar las decisiones
operativas que incidieron en la rentabilidad del negocio.
Recientemente las normas de información financiera aplicables a la presentación del estado de
resultados se han modificado considerablemente.
A continuación se presentan las directrices más importantes que deben observarse para su
elaboración.
Las partidas que están incluidas en el estado de resultados se clasifican en:
a) Partidas ordinarias, las cuales son las relacionadas con el giro de la entidad, es decir, las
que se derivan de las actividades primarias que representan su principal fuente de ingresos, aun
y cuando no sean frecuentes. Asimismo en esta categoría se incluyen otros ingresos y gastos,
los cuales comprenden los ingresos y gastos que se derivan de operaciones incidentales.
b) Partidas no ordinarias, las cuales son las que se derivan de las actividades que no
representan la principal fuente de ingresos para la entidad. Generalmente estas partidas son
infrecuentes, como puede ser la cancelación de una concesión, una expropiación. Estas partidas
no ordinarias sustituyen a las partidas extraordinarias mencionadas anteriormente en la
normatividad de la información financiera.
Asimismo, las partidas de costos y gastos del estado de resultados se pueden presentar por
función, por naturaleza o por una combinación de ambas.
La clasificación con base en la función muestra, los tipos de costos y gastos atendiendo a su
contribución a los diferentes niveles de utilidad o pérdida dentro del estado de resultados. Esta
clasificación tiene como característica fundamental el separar el costo de ventas de los demás
costos y gastos. Comúnmente los sectores comercial e industrial utilizan esta clasificación.
La clasificación con base en la naturaleza desglosa los rubros de costos y gastos atendiendo a
la esencia específica del tipo de costo o gasto de la entidad, es decir, no agrupados en rubros
genéricos. Esta clasificación normalmente es utilizada por las empresas de servicio. En el estado
de resultados se debe presentar, en primer lugar, las partidas ordinarias y, cuando menos, los
siguientes niveles de utilidad:
• Utilidad o pérdida antes de impuestos a la utilidad
• Utilidad o pérdida antes de las operaciones discontinuadas, y
• Utilidad o pérdida neta
ESTADO DE FLUJO DE EFECTIVO
La finalidad del estado de flujo de efectivo es presentar, en forma condensada y comprensible,
información sobre el manejo de efectivo, es decir, su obtención y utilización por parte de la
entidad durante un periodo determinado y, como consecuencia, mostrar una síntesis de los
cambios ocurridos en la situación financiera para que los usuarios de los estados financieros
conozcan y evalúen la liquidez o solvencia de la entidad.
El estado de flujo de efectivo se diseña para explicar los movimientos de efectivo provenientes
de la operación normal del negocio, la venta de activos no circulantes, la obtención de préstamos,
la aportación de los accionistas y otras transacciones que incluyan disposiciones de efectivo,
como compra de activos no circulantes, pago de pasivos y pago de dividendos.
La norma internacional de contabilidad número 7, la cual se refiere al estado de flujo de efectivo
específica que las entidades deben confeccionar un estado de flujo de efectivo, de acuerdo con
los requisitos establecidos en dicha norma, y no deben presentarlo como parte integrante de sus
estados financieros, para cada periodo en que sea obligatoria la presentación de éstos.
Asimismo, la NIC número 7 presenta las siguientes definiciones funcionales de los principales
términos de este estado financiero básico:
Efectivo: Caja y depósitos bancarios a la vista.
Equivalentes al efectivo: Inversiones a corto plazo de gran liquidez fácilmente convertibles en
importes determinados de efectivo con un riesgo poco significativo de cambios en su valor.
Flujos de efectivo: Entradas y salidas de efectivo y equivalentes al efectivo.
Actividades de operación: Constituyen la principal fuente de ingresos ordinarios de la entidad,
así como otras actividades que no puedan ser calificadas como de inversión o financiación.
Actividades de inversión: corresponden a la adquisición y desapropiación de activos a largo
plazo, así como de otras inversiones no incluidas en el efectivo y los equivalentes al efectivo.
Actividades de financiamiento: producen cambios en el tamaño y composición de los capitales
propios y de los préstamos tomados por parte de la entidad.
A la izquierda se ilustra el estado de flujo de efectivo de Grupo Bimbo, S.A.
Como se puede observar, los cambios en la situación financiera contenidos en dicho estado
financiero están estructurados en tres secciones: operación, inversión y financiamiento. En esta
sección se mencionará la conceptualización de dichos apartados que ha hecho el IASB y en
secciones posteriores de este capítulo se mencionarán ejemplos concretos de cada categoría.
Actividades de operación
De acuerdo con la NIC número 7:
Los flujos de efectivo procedentes de las actividades de operación se derivan fundamentalmente
de las transacciones que constituyen la principal fuente de ingresos ordinarios de la entidad. Por
tanto, proceden de las operaciones y otros sucesos que entran en la determinación de las
ganancias o pérdidas netas.
Elementos integrantes del flujo de efectivo
Tal y como se mencionó anteriormente, los recursos que genera o utiliza una empresa durante
su periodo contable, permiten que se seccionen en tres áreas principales:
1. De operación.
2. De inversión.
3. De financiamiento.
Cada una de estas categorías se comenta a continuación.
1. Flujo de efectivo generado por o destinado a la operación
En esta área se ubican todas las entradas y salidas de efectivo que se relacionen directamente
con el giro normal de operaciones de la entidad económica: prestación de servicios, producción
y comercialización de productos. Para su determinación se debe partir de la utilidad neta. Entre
los movimientos de efectivo más importantes de esta área están los siguientes:
• Ventas al contado.
• Cobros de ventas a crédito efectuadas a clientes.
• Compras al contado.
• Pagos a los proveedores por mercancía adquirida.
• Pagos de sueldos a empleados.
• Pagos de todos los gastos relativos a la operación del negocio.
• Pagos de impuestos.
2. Flujo de efectivo destinado o proveniente de actividades de inversión
En esta sección deben figurar aquellos conceptos relacionados con compraventa de activos de
largo plazo que hayan ocasionado una entrada o un desembolso de efectivo. Entre ellos están
los siguientes:
• Compra y venta de inmuebles, maquinaria, equipo y otros activos productivos.
• Adquisición, construcción y venta de inmuebles, maquinaria y equipo.
• Adquisición de acciones de otras empresas con carácter permanente.
• Préstamos otorgados por la empresa a terceras personas.
• Cualquier otra inversión o desinversión de carácter permanente o de largo plazo.
3. Flujo de efectivo destinado o proveniente de actividades de financiamiento
En esta sección deben figurar todos los conceptos (distintos de los integrantes del flujo operativo)
que produjeron una entrada de efectivo o que generaron una salida de efectivo proveniente de
actividades de financiamiento.
Por ejemplo:
• Créditos recibidos a corto y largo plazos, diferentes de los relacionados con la operación del
negocio.
• Reembolsos de capital.
• Dividendos pagados, excepto los dividendos en acciones.
• Préstamos recibidos y su liquidación.
• Pagos de intereses.
• Aportaciones de los accionistas.