You are on page 1of 4

CALDERA

La caldera es todo aparato de presión donde el calor procedente de cualquier fuente de energía se
transforma en energía utilizable, a través de un medio de transporte en fase líquida o vapor.

La caldera, en la industria, es una máquina o dispositivo de ingeniería diseñado para generar


vapor. Este vapor se genera a través de una transferencia de calor a presión constante, en la cual el fluido,
originalmente en estado líquido, se calienta y cambia su fase a vapor saturado.

HISTORIA
Cuando James Watt observó que se podría utilizar el vapor como una fuerza económica que remplazaría
la fuerza animal y manual, se empezó a desarrollar la fabricación de calderas, hasta llegar a las que
actualmente tienen mayor uso en las distintas industrias.
Las primeras calderas tuvieron el inconveniente de que los gases calientes estaban en contacto solamente
con su base, y en consecuencia se desaprovechaba el calor del combustible. Debido a esto,
posteriormente se les introdujeron tubos para aumentar la superficie de calefacción.

Inicialmente fue empleada como máquina para accionar bombas de agua, de cilindros verticales; fue la
impulsora de la revolución industrial, la cual comenzó en ese siglo y continúa en los posteriores.

Dentro de los diferentes tipos de caldera, se han construido para tracción, utilizadas en locomotoras para
trenes, tanto de carga como de pasajeros

Para medir la potencia de la caldera, y como dato anecdótico, Watt recurrió a medir la potencia promedio
de muchos caballos, y obtuvo unos 33 000 libras-pie/minuto o sea 550 libras-pie/s, valor que
denominó Horse Power, potencia de un caballo. Posteriormente, al transferirlo al sistema métrico de
unidades, daba algo más de 76 kgm/s. La Oficina Internacional de Pesos y Medidas de París, resolvió
redondear ese valor a 75 más fácil de simplificar, llamándolo Caballo Vapor en homenaje a Watt.

CLASIFICACIÓN
Existen diferentes tipos de calderas pero por lo regular se fabrican a base de acero laminado con hierro
fundido y templado, materiales que son altamente resistentes a temperaturas elevadas y a variaciones
ambientales.

Según su modo de funcionamiento y diseño encontramos los siguientes tipos de calderas:

Pirotubulares. Tienen un sistema de tuberías que atraviesan tanques de contención de líquidos. Las
tuberías transportan gas a altas temperaturas y los fluidos, al contacto con los tubos se evaporan y forman
el vapor saturado. Son calderas utilizadas principalmente en instalaciones de calefacción.

Acuotubulares. En estas calderas el fluido se desplaza dentro de un sistema de tuberías y puede salir a
altas presiones. Son un tipo de calderas que se distingue por una gran capacidad de generación de vapor
y por ello son las más utilizadas en centrales termoeléctricas.

De hogar presurizados. Funcionan de manera automática y se fabrican en acero. Presentan una cámara
de combustión en forma cónica en la que se genera un flujo de gases turbulento para incrementar la
transferencia de calor.

Además, según el tipo de combustible que utilizan se pueden clasificar en:

Calderas de combustibles líquidos. Utilizan combustibles con una viscosidad de entre 30 y 40 cSt y en
caso de que presenten una viscosidad mayor es necesario precalentarlos para reducir la viscosidad y
bombearlos eficientemente hacia los quemadores. Los quemadores en calderas que emplean
combustibles líquidos por lo regular se instalan en posición horizontal.

Calderas de combustibles gaseosos. Pueden utilizar gas natural, gas LP, propano o gas obtenido de
gasificadores. Los quemadores de estas calderas tienen poca presión por lo que es necesario equiparlas
con sistemas de reducción de presión. Los riesgos de explosiones por acumulación de gas en estas calderas
son elevados por los que es de suma importancia seguir las medidas de seguridad recomendadas.

Calderas de combustibles sólidos. Emplean leña, desechos de producción y carbón, entre otros
materiales. Para garantizar la eficiencia del tipo de la maquinaria que emplea combustibles sólidos es
necesario contar con tecnología adicional que permita quemarlos correctamente, como molinos de
pulverización o grillas.

DESCRIPCION

En este punto se trataran sólo aquellas partes generales relevantes propias del diseño de las calderas.

Debido a que cada caldera dispone, dependiendo del tipo, de partes características, es muy difícil atribuir
a todas ellas un determinado componente. En razón de lo anterior se analizarán las partes principales de
las calderas en forma general.

Para tal análisis usaremos el esquema de la caldera cilíndrica sencilla.

Hogar o Fogón: es el espacio donde se produce la combustión. Se le conoce también con el nombre de
Cámara de Combustión.

Emparrillado: son piezas metálicas en formas de rejas, generalmente rectangulares o trapezoidales, que
van en el interior del hogar y que sirven de soporte al combustible sólido. Debido a la forma de reja que
tienen, permiten el paso del Aire primario que sirve para que se produzca la combustión.

Cenicero: es el espacio que queda bajo la parrilla y que sirve para recibir las cenizas que caen de ésta. Los
residuos acumulados deben retirarse periódicamente para no obstaculizar el paso de aire necesario para
la combustión.

En algunas calderas el cenicero es un depósito de agua.

Puerta del Cenicero: Accesorio que se utiliza para realizar las funciones de limpieza del cenicero.
Mediante esta puerta regulable se puede controlar también la entrada del aire primario al hogar.

Altar: es un pequeño muro de ladrillo refractario, ubicado en el hogar, en el extremo opuesto a la puerta
del hogar y al final de la parrilla, debiendo sobrepasar a ésta en aproximadamente 30 cm.

Los objetivos del altar son:

Impedir que al avivar, cargar o atizar los fuegos tire partículas de combustibles o escoria al primer tiro de
los gases.

El altar forma también el cierre interior del cenicero.


Imprimir a la corriente de aire de la combustión una distribución lo más uniforme posible y una dirección
ascensional vertical en todo el largo y ancho de las parrillas.
Restringir la sección de salida de los gases calientes aumentando su velocidad, lo cual facilita su mezcla y
contacto íntimo con el aire, haciendo así que la combustión sea más completa.

Conductos de Humos: es aquella parte de la caldera por donde circulan los humos y los gases calientes
que se han producido en la combustión, en estos conductos se realiza la transmisión de calor al agua que
contiene la caldera. En las calderas ígneo tubulares, estos conductos (tubos) deben instalarse de modo
que su extremo superior quede a 10 cm (4 “) por debajo del nivel mínimo de agua de la caldera.

Caja de Humo: Corresponde al espacio de la caldera en el cual se juntan los humos y gases después de
haber entregado su calor y antes de salir por la chimenea.

Chimenea: es el conducto de salida de los gases y humos de la combustión hacia la atmósfera, los cuales
deben ser evacuados a una altura suficiente para evitar perjuicios o molestias a la comunidad. Además,
tiene como función producir el tiraje necesario para obtener una adecuada combustión

Puertas de Explosión: Son puertas metálicas con contrapeso o resortes, ubicadas generalmente en la caja
de humos y que se abren en caso de exceso de presión en la cámara de combustión, permitiendo la salida
de los gases y eliminando la presión. Solo son utilizables en calderas que trabajen con combustibles
líquidos o gaseosos.

Cámara de Agua: Es el volumen de la caldera que está ocupado por el agua que contiene y tiene como
límite superior un cierto nivel mínimo del que no debe descender nunca el agua durante su
funcionamiento. Es el comprendido del nivel mínimo visible en el tubo de nivel hacia abajo.

Cámara de Vapor: es el espacio o volumen que queda sobre el nivel superior máximo de agua y en el cual
se almacena el vapor generado por la caldera.

USOS
En la industria hospitalaria y en la químico-farmacéutica el uso de una caldera tiene gran importancia ya
que se emplea para esterilizar la instrumentación, proceso de suma importancia para garantizar la calidad
y seguridad de los procesos que se llevan a cabo.

Además es utilizada en la transformación de componentes químicos base para el proceso de preparación


de medicamentos, así como en la preparación de composiciones moleculares para preparar materias
primas utilizadas para la elaboración de fármacos.

En la industria alimenticia también se emplean las calderas para la esterilización de utensilios, recipientes
y superficies de preparación e incluso se emplean en algunos procesos de transformación de alimentos.

Por otro lado, en la industria restaurantera y hotelera las calderas son necesarias para suministrar los
servicios básicos de agua en habitaciones, lavandería y cocina.

En la industria de producción eléctrica el uso de calderas se ha extendido bastante sobretodo porque


actualmente existen ciertas disposiciones legales para el uso sustentable de los recursos.

Esto, además de reducir el impacto ambiental de las actividades industriales en el medio ambiente,
permite a las industrias reducir costos por el uso responsable de las fuentes de energía y, en el caso de
las calderas, hoy en día se puede emplear biodisel para alimentarlas, una alternativa más barata que otros
combustibles.

Por lo anterior, cada vez es más común encontrar calderas en centrales termoeléctricas y en otras
industrias que desean reducir costos generando su propia electricidad. La industria petroquímica, en
muchos de sus procesos requiere de vapor, por lo que las calderas son utilizadas para cubrir esa necesidad.
Calderas marinas. Caldera de vapor destinada al uso marino y adaptada por lo general para suministrar
vapor a la maquinaria principal de propulsión, los generadores eléctricos para servicio del buque,
impulsores de las bombas de alimentación y otros servicios auxiliares.

Las calderas marinas son, por lo general, del tipo de tubos de agua de dos colectores con hogares enfriados
por agua, con sobrecalentadores, desobrecalentadores y equipo para recuperar el calor del tipo del
economizador o calentador de aire. La mayoría de los buques tienen dos calderas; aunque algunos
grandes para pasajeros pueden tener tres o más. Algunos navios de carga tienen una sola caldera y, en
algunos de ellos, existe una caldera auxiliar pequeña que puede utilizarse para emergencia para
producción de vapor en puerto.

Las calderas marinas suelen ser para quemar petróleo; este último se utiliza mucho por la facilidad de
manejo y almacenamiento, y porque puede guardarse en lugares donde a menudo no se puede llevar
carga. Sin embargo, la escasez del petróleo combustible y su costo cada vez más elevado han hecho que
se esté regresando al carbón como combustible para las calderas marinas.

INSTRUMENTOS DE CONTROL

CONTROLES NECESARIOS:

Secuencia de encendido:
Es el orden de operaciones que debe realizar la caldera para su encendido.
El equipo llamado programador es el encargado de establecer la secuencia y los tiempos de trabajo.

Nivel de agua de alimentación:


Este control mantiene el nivel de agua por encima de los tubos; los instrumentos para controlar el nivel
son: medidor capacitivo, medidor ultrasónico.

Control de la llama:
La fotocelda es la encargada de chequear que la llama este presente, si detecta un fallo desconecta la
caldera, indicando mediante una señal de alarma lo ocurrido. Esto evita que se acumule en el hogar de la
caldera combustible, pudiendo provocar explosiones peligrosas en su interior.

Control de presión:
Se emplean los presostatos:
Presostato para la seguridad: Si la presión llega a la que ha sido ajustada en el presostato, la caldera se
para provocando una señal de alarma.
Presostato para el arranque y parada: Se fijan los valores de presión mínimo y máximo de trabajo de la
caldera para su normal funcionamiento.
Presostato para alto fuego: En las calderas de dos pasos, es e encargado de conectar la segunda llama
para incrementar el fuego, dependiendo de la presión a la cual ha sido ajustado.

Temperatura del combustible:


El termostato es el encargado de que la caldera no comience su funcionamiento hasta que el combustible
no haya alcanzado la temperatura necesaria para establecer una correcta atomización.

Temperatura de salida de los gases:


Se puede observar la temperatura de los gases mediante el termómetro que debe conectarse en la
chimenea. Esto indica la eficiencia de la caldera, cuando la temperatura de los gases es muy alta es una
manifestación de que la caldera está sucia.

Total de sólidos disueltos:


El objetivo de su control es evitar el arrastre de sustancias sólidas y formación de espumas, el control se
realiza mediante un sensor de conductividad que determina cuando debe actuar la válvula que está
conectada en la tubería.
También se extraen los sólidos mediante una purga de fondo a la caldera, que puede ser manual o
automática.