You are on page 1of 3

A:. L:. G:. D:. A:. D:. U:.

S:. F:. U:.

GRAN LOGIA DE LOS ANTIGUOS LIBRES Y ACEPTADOS

MASONES DE LA REPUBLICA DEL PERÚ

B:. R:. L:. G:. S:. LUZ DE CHOTA N°- 115 CHOTA.

Vall:. de Chota, ….. de……………….de 2017 e:. v:

EL ALTAR MASÓNICO

El Ara Sagrada, el altar de los juramentos

El Ara Sagrada es el centro de la Logia Masónica, el corazón de la Misma, es el Astro Rey alrededor
de donde todo gira.

En lo masónico se simboliza la forma en que el universo se entiende se estructura, un Sol al centro


y los planetas girando alrededor. Nuestros primeros hermanos masones tuvieron una gran
inspiración cuando percibieron que el mundo es un templo, cubierto por una bóveda estrellada
durante la noche, e iluminado por el sol en su transcurso durante el día. Un Universo en el que el
hombre sigue adelante en su trabajo, alternando luz y sombra, alegrías y tristezas, siempre
buscando reproducir en la Tierra la ley y orden presentes en el Universo, una idea divina que es el
origen de todo.

Aunque hoy sepamos que el Universo es físicamente diferente de aquel que era conocido por
nuestros antepasados, aun así esa inspiración inicial de nuestros primeros hermanos continúa y
continuará vigente, los primeros masones, ni sospechaban de la existencia de millones y millones
de galaxias con trillones de soles contenidos ellas.

La idea central de la Masonería está en la inspiración de que el hombre tiene el propósito de


construir su propio Templo Interior, al mismo tiempo que un templo exterior, que está dispuesto
a construir una sociedad justa y duradera en esa igualdad, entonces por ello él deberá estar
iniciado en las leyes y principios que rigen el Universo en el que vive. Y para eso, el hombre
necesita de sabiduría, que debe ser desarrollada, pero también de la ayuda de Dios, que es el G:
.A: .D: .U :.

Bien por eso en nuestras Logias Masónicas está el Altar – altar que es más antiguo que cualquier
Templo, y tan antiguo como la propia vida humana misma. Un foco de fe y unión. Un símbolo
sagrado de aquel pensamiento inicial que inspiró nuestro ideal masónico.

En la misma Biblia leemos ◄ Génesis 35:7 ►

Y edificó allí un altar, y llamó al lugar El-betel, porque allí Dios se le había manifestado
El Altar es el símbolo sagrado de la existencia del G: .A: .D: .U: .. Un símbolo sagrado de nuestro
propósito de erigir Templos a la Virtud y cavar abismos al vicio.

No hay nada más sacro en la Tierra que el silencio de una reunión de seres humanos postrados
delante de un Altar. El instinto que hace que los hombres se reúnen para orar es la misma fuerza
invisible que mueve a los hombres a desbastar piedras para construir templos que corporifican y
manifiestan el misterio de Dios.

Hasta donde conocemos, el hombre es el único ser en nuestro planeta que capaz de rezar. Y la
belleza de ese acto nos dice más sobre nosotros que cualquier otro. Por una profunda necesidad
natural, el hombre busca a Dios, y en momentos de tristeza o angustia, o en momentos de
tragedia y terror, o aún en momentos de sincera gratitud y felicidad, el hombre deja de lado sus
herramientas de trabajo y mira para su interior, para orar. Y sin darse cuenta, otras dándose
cuenta cierra sus ojos y fija su atención en un punto, en el punto más interior de sí mismo. Sin
duda haya nacido allí el término Altar, pues el corazón latiente es un Altar; Altar sustantivo que
proveniente del latín altare, que a su vez derivó del adjetivo latino altus (alto, elevado, levantado).
En este sentido el punto más alto de la consciencia espiritual. Así para designar un altar de piedra,
se utilizaba el término ara (plural, aras), que también es común en la francmasonería para
denominar el sitio central en el que se coloca el libro sagrado o el libro de la ley.

Por las idealizaciones realizadas, uno mismo pude imaginar que la historia del Altar en la vida de la
humanidad parece ser una de las historias más fascinante, superando a cualquier ficción. De la
búsqueda inconsciente de este lugar más alto o elevado, que está presente en la naturaleza que lo
rodea, el hombre evolucionó para construir este Altar cerca de sí. Inicialmente rudimentales, su
construcción se daba por el simple amontonamiento de piedras. La centralidad e importancia del
Altar lo han hecho más solemne y elaborado, siendo portador de una serie de significados y
elementos centrales de los más variados y presente en rituales más diversos (holocaustos,
juramentos, plegarias, declaración de compromisos, incensaciones, sacrificios, etc.). Todas las
grandes civilizaciones y culturas humanas levantaron altares: así los judíos, cristianos,
musulmanes, hindúes, romanos, griegos, egipcios, fenicios, incas, mayas y aztecas. Los antiguos
paganos de todas las partes tuvieron y tienen sus altares. Nunca, sin embargo, el Altar perdió su
significación inicial, que es la de conducir los pensamientos humanos a un elevado Dios, Dios que
sea llamado como sea es un algo superior, y al que llamamos los masones G: .A: .D: .U: ..

A partir de elementos como estos, podemos empezar a percibir el significado de nuestra masónica
Ara sagrada o también llamado el Altar de los Juramentos en la Masonería, y la razón de su
posición en la Logia.

En la Masonería primitiva, no había el Altar de los Juramentos, ya que las Luces de la Logia
quedaban sobre el Trono del presidente de Logia el V: .M:., Donde también eran tomados los
juramentos. En algunos ritos, se creó una mesa auxiliar, considerada como extensión del Trono de
Salomón del V: .M: .. pero la idea evolucionó y de tal costumbre dio origen al Altar de los
juramentos o Ara Sagrada, que originalmente, por lo tanto, quedaba en el Oriente, pero también
aunque algunas Obediencias masónicas como el Rito Escoces Antiguo y Aceptado lo ubican al
centro de la Logia.

En la mayoría de los ritos masónicos, el Altar de los Juramentos está posicionado al centro de la
Logia, en R: .E: .A: .A:., sin embargo, el Altar de los Juramentos está posicionado sobre el
Pavimento de Mosaico ajedrezado, en el centro de la Logia. En el R: .E: .A: .A:., Su posición original
era en Oriente.

Se indica que "el Altar masónico no tiene forma ni medidas definidas o convencionales; se
construye en comúnmente de forma cuadrada o triangular, pero también hay aras o altares
circulares.

La masonería no posee un cuño religioso, pero religa consciencias en su certeza y sus virtuosos
principios básicos, en su espíritu y en sus propósitos. La masonería no es una religión, mucho
menos una secta, sino una fraternidad en el que todos los hombres y mujeres puedan unirse en
nobles ideales, la masonería es libre porque no pretende imponer ideas, ni dogmatizar, ni
establecer juicios inamovibles, como qué o quién es dios. La masonería como albañilería
constructora de Catedrales y la religión cristiana caminaron juntas hasta junio de 1717 donde se
separaron, si hace justo 300 años. Aunque la Masonería pretende unir hombres, y no dividirlos, la
masonería siguió el camino esotérico, mientras la religión el camino exotérico, la masonería el
camino del libre pensamiento, y la religión el camino del dogma.

Así, el Altar de los Juramentos es un altar de certeza más que de fe- profunda y eterna certeza,
certeza que está en la base del credo religioso, pues la religión se basa en la fe ciega. La
Masonería tiene basada la certeza de que existe un Creador que es la piedra angular y la clave
para la comprensión de todo. Sin la certeza la vida se vuelve fe ciega e incertidumbre, y
fraternidad se vuelve poquedad.

Al mismo tiempo el Altar de los Juramentos en Logia es un Altar de Libertad - no libertad por la fe,
sino libertad de la propia Certeza. Sea cual sean las ideas políticas que los masones tengan, el
masón en lo particular se unirá a sus hermanos cualesquiera sean sus ideas políticas. La
masonería, antes de ser operativa o especulativa, es cooperativa. Y la cooperación se hace por la
unión.

El Altar de los Juramentos exhorta sentimientos natos de respeto al Creador, conduciendo al


Masón a convertirse en el obrero trabajador y consciente, cuya labor de perfeccionamiento moral
y espiritual resultará en el engrandecimiento de la Orden en general y en el bienestar de toda la
Humanidad en particular.

Recordando siempre que el más sagrado altar en la Tierra es nuestra propia alma inmortal –
Nuestra mente un Templo interior de certeza, Librepensamiento, pureza, tolerancia y amor
fraternal.

Alcoseri