You are on page 1of 2

Brecha salarial

Recordando que la carta de las naciones unidas firmada en junio de 1945 en su preámbulo
reafirma su fe en los derechos fundamentales del hombre, en la dignidad y el valor de la persona
humana, en la igualdad de derechos de hombres y mujeres y de las naciones grandes y pequeñas.

Reafirmando también que en la Declaración universal de Derechos Humanos específicamente en


su artículo 23 numeral primero establece la libre elección del trabajo y las condiciones equitativas
y satisfactorias, en su numeral segundo establece que toda persona tiene derecho, sin
discriminación alguna, a igual salario por trabajo igual, así mismo en su numeral tercero establece
que toda persona que trabaja tiene derecho a una remuneración equitativa y satisfactoria.

Recordando que el convenio número 100 de la Organización Internacional de Trabajo sobre


igualdad de remuneración se establece que todos los países miembros deberán de emplear los
medios y métodos vigentes para garantizar a todos los trabajadores el principio de igualdad de
remuneración entre la mano de obra masculina y la mano de obra femenina por un trabajo de
igual valor, aplicara el convenio mediante la legislación nacional de cada país, cualquier sistema
para la fijación de la remuneración, contratos colectivos celebrados entre empleadores y
trabajadores y trabajadores y la acción conjunta de los diversos medios mencionados.

Reconociendo que la convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra
la mujer en su artículo 1 define discriminación contra la mujer toda discriminación, exclusión a
restricción basada en el sexo que tenga por objeto o por resultado menoscabar o anulas el
reconocimiento, goce o ejercicio por la mujer, independientemente de su estado civil, sobre la
base de la igualdad del hombre y la mujer, de los seres humanos y las libertades fundamentales en
las esferas políticas, económicas, sociales, culturales o civiles o en cualquier otra esfera.

Reafirmando la obligación de todos los estados de promover y proteger los derechos humanos y
las libertades fundamentales,

1. Exhorta a todos los órganos, organismos, fondos y programas del sistema de las Naciones
Unidas y otras organizaciones, regionales y subregionales competentes a que, sigan
ocupándose de la disminución y eliminación de la brecha salarial que existe por razón de
género dentro de los países proponiendo mejoras al sistema laboral, controles intra
órganos, reformas a la educación de los menores enseñándoles la inclusión de la mujer y
del hombre en cualquier ámbito.
2. Alienta a los países con mayor índice de brecha salarial realizar un mayor esfuerzo para
mantener un control de las empresas, grandes medianas y pequeñas a que estas
retribuyan en igualdad y equidad a todos los trabajadores que desempeñen una misma
labor
3. Invita a los gobiernos a que, con la asistencia de la comunidad internacional, cuando
proceda, procuren la mejora de las condiciones laborales de las personas en el ámbito
laboral y proponga fuentes de empleo equitativas para todos los sectores de la población
promoviendo la inclusión de la mujer en campos de trabajo considerados únicamente de
hombre.
4. Pide al secretario general que le presente un informe en su periodo de sesiones sobre la
aplicación de la presente resolución.