You are on page 1of 13

PARÁBOLA DE LA VIUDA Y EL JUEZ INJUSTO

“También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar,

diciendo: Había en una ciudad un juez, que ni temía a Dios, ni respetaba a hombre. Había también

en aquella ciudad una viuda, la cual venía a él, diciendo: Hazme justicia de mi adversario. Y él no

quiso por algún tiempo; pero después de esto dijo dentro de sí: Aunque ni temo a Dios, ni tengo

respeto a hombre, sin embargo, porque esta viuda me es molesta, le haré justicia, no sea que

viniendo de continuo, me agote la paciencia. Y dijo el Señor: Oíd lo que dijo el juez injusto. ¿Y

acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en

responderles? Os digo que pronto les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará

fe en la tierra?” (Lucas, 18: 1-8).

http://noviciadomar.blogspot.pe/2015_11_01_archive.html
http://paracoloreartodo.blogspot.pe/2016/07/parabola-el-juez-y-la-viuda.html
1. METODOLOGÍA

“También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar,

diciendo: Había en una ciudad un juez, que ni temía a Dios, ni respetaba a hombre. Había también

en aquella ciudad una viuda, la cual venía a él, diciendo: Hazme justicia de mi adversario. Y él no

quiso por algún tiempo; pero después de esto dijo dentro de sí: Aunque ni temo a Dios, ni tengo

respeto a hombre, sin embargo, porque esta viuda me es molesta, le haré justicia, no sea que

viniendo de continuo, me agote la paciencia. Y dijo el Señor: Oíd lo que dijo el juez injusto. ¿Y

acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en

responderles? Os digo que pronto les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará

fe en la tierra?”

Problema Explicar la necesidad de orar siempre, y no desmayar.

Interpretación Explicar ¿Cómo un Dios justo no ha de atender las oraciones de los fieles

que se encuentran en necesidad, si un juez injusto ante tanta insistencia

atiende la causa de la viuda?

“También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar,

diciendo: Había en una ciudad un juez, que ni temía a Dios, ni respetaba a hombre. Había también

en aquella ciudad una viuda, la cual venía a él, diciendo: Hazme justicia de mi adversario. Y él no

quiso por algún tiempo; pero después de esto dijo dentro de sí: Aunque ni temo a Dios, ni tengo

respeto a hombre, sin embargo, porque esta viuda me es molesta, le haré justicia, no sea que

viniendo de continuo, me agote la paciencia. Y dijo el Señor: Oíd lo que dijo el juez injusto. ¿Y

acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en

responderles? Os digo que pronto les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará

fe en la tierra?”
El deseo del Explicar Cómo un Dios justo no ha de hacer justicia a sus escogidos (Hijos)

investigador que claman día y noche, si un juez injusto ante tanta insistencia le hace justicia

a una viuda.

El propósito Explicar Si la justicia, aunque tarde, se hace en la Tierra hasta contra la

del estudio voluntad de los jueces, ¿cómo no ha de ser hecha por Dios justo que sus

escogidos le piden en oración constante?

“También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar,

diciendo: Había en una ciudad un juez, que ni temía a Dios, ni respetaba a hombre. Había también

en aquella ciudad una viuda, la cual venía a él, diciendo: Hazme justicia de mi adversario. Y él no

quiso por algún tiempo; pero después de esto dijo dentro de sí: Aunque ni temo a Dios, ni tengo

respeto a hombre, sin embargo, porque esta viuda me es molesta, le haré justicia, no sea que

viniendo de continuo, me agote la paciencia. Y dijo el Señor: Oíd lo que dijo el juez injusto. ¿Y

acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en

responderles? Os digo que pronto les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará

fe en la tierra?”

EFECTOS(Dependiente) CAUSA (Independientes)

Variables Juez injusto  Hace justicia pero tarde.

Analíticas  Orar siempre.


Dios justo
 Hace justicia pronto.

“También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar,

diciendo: Había en una ciudad un juez, que ni temía a Dios, ni respetaba a hombre. Había también

en aquella ciudad una viuda, la cual venía a él, diciendo: Hazme justicia de mi adversario. Y él no
quiso por algún tiempo; pero después de esto dijo dentro de sí: Aunque ni temo a Dios, ni tengo

respeto a hombre, sin embargo, porque esta viuda me es molesta, le haré justicia, no sea que

viniendo de continuo, me agote la paciencia. Y dijo el Señor: Oíd lo que dijo el juez injusto. ¿Y

acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en

responderles? Os digo que pronto les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará

fe en la tierra?”

Unidades de Estudio  Juez injusto

 Dios justo

Delimitación espacial Había en una ciudad un juez. Dios del cielo

El propósito del estudio Explicar

Las variables analíticas Hace justicia pero tarde, orar siempre, hace justicia pronto.

Las Unidades de estudio  Juez injusto

 Dios justo

Delimitación espacial Había en una ciudad un juez. Dios del cielo


2. ENUNCIADO

El propósito del estudio Explicar

Las variables analíticas Hace justicia pero tarde, orar siempre, hace justicia pronto.

Las Unidades de estudio  Juez injusto

 Dios justo

Delimitación espacial Había en una ciudad un juez. Dios del cielo

ENUNCIADO:

Explicar Cómo un Dios justo no ha de hacer justicia a sus escogidos (Hijos) que claman día y

noche, si un juez injusto ante tanta insistencia le hace justicia a una viuda.
3. OBJETIVOS DEL ESTUDIO

Enunciado Explicar Cómo un Dios justo no ha de hacer justicia a sus escogidos (Hijos) que

claman día y noche, si un juez injusto ante tanta insistencia le hace justicia a una

viuda.

El objetivo Explicar Cómo un Dios justo no ha de hacer justicia a sus escogidos (Hijos) que

especifico claman día y noche, si un juez injusto ante tanta insistencia le hace justicia a

una viuda.

EFECTOS(Dependiente) CAUSA (Independientes)

Variables Juez injusto  Hace justicia pero tarde.

Analíticas  Orar siempre.


Dios justo
 Hace justicia pronto.

Los objetivos  Explicar porque un juez injusto hace justicia pero tarde.

operacionales  Explicar porque debemos orar siempre.

 Explicar porque Dios hace justicia pronto.

El objetivo Explicar Cómo un Dios justo no ha de hacer justicia a sus escogidos (Hijos)

especifico que claman día y noche, si un juez injusto ante tanta insistencia le hace

justicia a una viuda.


Los objetivos  Explicar porque un juez injusto hace justicia pero tarde.

operacionales  Explicar porque debemos orar siempre.

 Explicar porque Dios hace justicia pronto.


4. PREGUNTAS DE INVESTIGACIÓN

El objetivo Explicar Cómo un Dios justo no ha de hacer justicia a sus escogidos (Hijos) que

especifico claman día y noche, si un juez injusto ante tanta insistencia le hace justicia a

una viuda.

Pregunta ¿Cómo un Dios justo no ha de hacer justicia a sus escogidos (Hijos) que claman

especifica día y noche, si un juez injusto ante tanta insistencia le hace justicia a una viuda?

Los objetivos  Explicar porque un juez injusto hace justicia pero tarde.

operacionales  Explicar porque debemos orar siempre.

 Explicar porque Dios hace justicia pronto.

Preguntas  ¿Porque un juez injusto hace justicia pero tarde?

operacionales  ¿Porque debemos orar siempre?

 ¿Porque Dios hace justicia pronto?


5. HIPÓTESIS

El objetivo Explicar Cómo un Dios justo no ha de hacer justicia a sus escogidos (Hijos) que

especifico claman día y noche, si un juez injusto ante tanta insistencia le hace justicia a

una viuda.

Hipótesis Un Dios justo hará justicia a sus escogidos que claman día y noche, si un juez

especifica injusto ante tanta insistencia le hace justicia a una viuda.

Planteamiento de la Hipótesis

Nula Un Dios justo no hará justicia a sus escogidos que claman día y noche, a pesar de

que un juez injusto ante tanta insistencia le hace justicia a una viuda.

Alterna Un Dios justo hará justicia a sus escogidos que claman día y noche, si un juez

injusto ante tanta insistencia le hace justicia a una viuda.

1° objetivo operacional Explicar porque un juez injusto hace justicia pero tarde.

1ra Hipótesis operacional Un juez injusto hace justicia pero tarde.

Planteamiento de la Hipótesis

Nula Un juez injusto no hace justicia ni aunque tarde.

Alterna Un juez injusto hace justicia pero tarde.

2° objetivo operacional Explicar porque debemos orar siempre.

2da Hipótesis operacional Debemos orar siempre.


Planteamiento de la Hipótesis

Nula No debemos orar siempre.

Alterna Debemos orar siempre.

3° objetivo operacional Explicar porque Dios hace justicia pronto.

3ra Hipótesis operacional Dios hace justicia pronto.

Planteamiento de la Hipótesis

Nula Dios no hace justicia pronto.

Alterna Dios hace justicia pronto.

6. INTERPRETACIÓN

El injusto no tiene carácter, o, dicho de otra forma, tiene carácter injusto, pervertido. Pero

también ese, cuando tiene que resolver alguna cuestión y el solicitante decide llamar a su puerta

hasta que dé proveimiento a su petición, para no ser incomodado, y porque es injusto, resuelve,

con prontitud, el problema, no para servirlo, sino para que no le siga molestando. Fue lo que

sucedió con el juez injusto ante la insistencia de la viuda.

De modo que la demora del despacho en la petición de la viuda fue causada por la injusticia

del juez. Si este, fuese equitativo, justo, recto, de buen carácter, cumplidor de sus deberes, la viuda

hubiera recibido consentimiento de su pedido con mucha mayor anticipación.

Sea como fuere, el despacho fue realizado, aunque cobrando, tras reiteradas solicitudes,

inoportunidades diarias, el juez, a pesar de ser injusto, para no ser “molestado”, resolvió el

problema.
“Ahora, dijo Jesús, oíd lo que dijo ese juez injusto; ¿y no hará Dios justicia a sus elegidos,

que claman a Él día y noche? ¿Les va hacer esperar? Yo os digo que les hará justicia prontamente.”

Si la justicia, aunque tarde, se hace en la Tierra hasta contra la voluntad de los jueces, ¿cómo no

ha de ser hecha por el Supremo y Justo Juez del Cielo? La deficiencia no es, pues, de Dios, sino

de los hombres, mayormente en la época que atravesamos, en que el Hijo del Hombre llama a

todas las puertas, indaga en todos los corazones y los encuentra vacíos de fe, vacíos de creencia,

vacíos de amor a Dios, vacíos de caridad.

La oración es el dinamismo propio de la fe que en este caso exige perseverancia y presentar

sin descanso la súplica ante Dios. Para mi es fundamental en mi vida el versículo 1 de este capítulo,

orar, siempre y sin desfallecer. Entiendo por “siempre”, esa actitud existencial de contar con la

gracia de Dios, de pedir su asistencia, y de saber que la oración no responde a un momento puntual

sino a una actitud de vida y en el decir agustiniano se trata de la oración continua, oración del

deseo por medio de una jaculatoria o una frase breve que nos permita tener levantado el corazón

hacia el Señor, porque dice, san Agustín, si se queda en tierra se pudre. Y entiendo sin desfallecer;

porque pone en juego nuestra confianza. Orar sin desfallecer es una oración esperanzada, confiada

porque se sabe que Dios nos escucha, y requiere la insistencia y perseverancia.

Jesús nos repite continuamente en el Evangelio que el Padre ve y sabe lo que necesitamos.

Solamente espera nuestra súplica, pues es la única cosa que podemos darle. Por esto subrayo que

la oración es un don de Dios. Dios la concede a quien quiere, como quiere y cuando quiere. La

oración no es cuestión de voluntad, ni fruto de un esfuerzo humano, como resaltaré en “el fariseo

y el publicano”. Como don de Dios, pide nuestra colaboración, obviamente, y un empeño de

nuestra libertad y voluntad. Así como la viuda fue donde el juez para que le resolviera su conflicto,

así nosotros tenemos que ir a Dios para que nos dé el sentido a la vida. En mis manos está reconocer
esta necesidad u ofuscarme en mi menesterosidad y no acudir a la cita con Dios. Así como la viuda

es una mujer que no tiene nada ni a nadie que le socorra, y no le queda más que insistirle a un

descarado juez que pasa de todo, y mucho más de una donnadie, así nosotros, tenemos que

presentarnos ante Dios para solicitarle humildemente lo que nos convierte en mendigos de Dios,

como dice san Agustín, en aquellos que todos los días necesitan llamar a la puerta de Dios para

pedirle el don de la oración, con la plena conciencia de que con nuestras propias fuerzas jamás

podremos alcanzar a Dios.