You are on page 1of 3

¿Qué es?

El Aspergillus es un hongo filamentoso saprofito cuyo hábitat natural es el suelo donde
suele desarrollarse sobre la materia en descomposición. Desempeña un papel esencial en
la degradación de la materia orgánica y es uno de los hongos más abundantes en la
naturaleza. Se puede encontrar en varios lugares incluidos hospitales, suelo, vegetación en
descomposición, material de construcción, polvo doméstico, etc.

Características del Aspergillus

Características del Aspergillus El hongo Aspergillus se caracteriza por estar formado por
hifas septadas hialinas. Las hifas fértiles o conidióforos terminan en una vesícula de la que
surgen las células conidiógenas intermedias (métulas) o terminales (fiálides). De las fiálides
salen las conidias (esporas asexuales externas) que forman largas cadenas. Por lo tanto,
puede tener reproducción sexual (con formación de ascosporas en el interior de ascas) y
asexual (con formación de conidios).

Existen más de 600 especies de Aspergillus que se diferencian en tamaño, tasa de
crecimiento, textura (aterciopelada, granular, algodonosa) y color de la colonia: verde-
amarillento (A. flavus), negro (A. niger), marrón (A. terreus). La coloración suele aparecer
en todas las estructuras aéreas, tanto en el micelio como en las cabezas conidiales.

Enfermedades por Aspergillus

A continuación se exponen brevemente algunas de las diversas infecciones que pueden ser
causadas por el hongo Aspergillus:

Onicomicosis: infección de las uñas. No suele ser demasiado frecuente pero especies como
A. fumigatus y A. versicolor pueden afectar a uñas distróficas, dando lugar a hiperqueratosis
y a un cambio de coloración en las mismas.
Otomicosis: infección de oído producida principalmente por A. niger y A. fumigatus. Puede
aparecer prurito local y vértigo con eliminación de cerumen rico en masas de micelio.
Algunas condiciones como el eccema y la seborrea favorecen la colonización por
Aspergillus.
Sinusitis alérgica: se caracteriza por presentar un moco rico en eosinófilos que ocupan los
senos paranasales.
Aspergilosis broncopulmonar alérgica: Su causa principal es la inhalación de conidias e hifas
de Aspergillus. La persona afectada suele presentar eosinofilia, infiltrados pulmonares
hemorrágicos, bronquiectasias centrales y una prueba positiva para Aspergillus. En casos
crónicos puede aparecer fibrosis pulmonar con pérdida gradual de la función pulmonar.
Aspergilomas: se produce por la colonización previa de cavidades (tuberculosis, sarcoidosis,
histoplasmosis o broquiectasias) por Aspergillus. Pueden ser asintomáticos o cursar con
hemoptisis (expectoración de sangre proveniente de los pulmones o los bronquios),
sobreinfección bacteriana o invasión tisular.

té. Aunque no suele causar complicaciones pueden llegar a producirse neumotórax.  Dolor en el canal auditivo.  Sudoración facial. Fabricación de bebidas. conservación de frutas y hortalizas y elaboración de productos a partir de las mismas. Procesado. plumas.  Dificultad para respirar. salsas. circos. tos. piel.  Dolor en el pecho.Aspergilosis pulmonar invasiva: En los últimos años la incidencia de aspergilomas ha disminuido mientras que la aspergilosis pulmonar invasiva (API) ha ido en aumento. café. museos y otras actividades culturales. Construcción. gestión de residuos y limpieza urbana. cacao. Tiene un curso lento (meses o años) con aparición de infiltrados en los lóbulos superiores. mientras que la crónica puede aparecer en pacientes inmunocompetentes. los vegetales y sus productos. Suministro de agua. Sinusitis: La rinosinusitis aguda afecta en mayor medida a pacientes muy inmunodeprimidos. protectoras de animales y veterinaria. zoológicos. aspergilomas o aspergilosis pulmonar invasiva.). tiendas de mascotas. Las manifestaciones clínicas suelen comenzar con la aparición de fiebre seguida de dolor torácico.  Tos. etc. fibrosis y cavitaciones. frutos secos. especias. Procesado y fabricación de otros productos alimenticios (azúcar. Aspergilosis pulmonar necrosante crónica: Suele afectar en mayor medida a ancianos con enfermedades pulmonares previas. . Es más habitual en pacientes con leucemia y en trasplantados de órgano sólido. seda. Factores de riesgo A continuación se exponen brevemente algunas actividades laborales con riesgo de infección por Aspergillus: Actividades en contacto con la tierra. Ganadería. taquipnea (aumento de la frecuencia respiratoria por encima de los valores normales) o hemoptisis. actividades de saneamiento. archivos. Fabricación de productos de panadería y pastas alimenticias.). Síntomas de infección por Aspergillus A continuación se exponen algunos de los síntomas más habituales de las infecciones provocadas por Aspergillus:  Dolor en los senos nasales o la nariz. Fabricación de productos para la alimentación animal. Industria textil (lana. etc. Procesado de cereales y fabricación de productos a partir de los mismos. Actividades de bibliotecas.

micafungica. . Otros medicamentos usados para el tratamiento de la aspergilosis son el voriconazol por vía intravenosa. sobre todo en caso de estar acompañados de hemoptisis o invasión local.  Sibilancias (sonido agudo que hace el aire al pasar por las vías respiratorias congestionadas). Los aspergilomas suelen tratarse quirúrgicamente. el complejo lipídico y la dispersión coloidal. Las otomicosis se tratan mediante la limpieza del conducto auditivo tomando medidas correctoras de los factores locales predisponentes.  Sudoraciones nocturnas. anidulafungina y el posaconazol. Estas formulaciones disminuyen de forma muy importante la toxicidad y permiten administrar dosis mucho más elevadas. preferiblemente. Debido a la gran toxicidad de la anfotericina B en ocasiones se tiende a usar derivados lipídicos. Cuando el procedimiento quirúrgico está contraindicado o en casos leves. como la anfotericina liposomal. la aplicación de sustancias queratolíticas como la urea o el tratamiento con antifúngicos como el itraconazol.  Pérdidas de peso. En casos de aspergilosis invasivas se opta por usar anfotericina B intravenosa. la caspofungina.  Fiebre.  Indisposición general. habitualmente se usa itraconazol. Tratamiento En casos de onicomicosis el tratamiento suele consistir en la extirpación de la uña afectada o.