You are on page 1of 42

ECONOMIA PARA GERENTES

Y ADMINISTRADORES
ECONOMIA PARA GERENTES Y ADMINISTRADORES 1

1. INTRODUCCION

El comportamiento de América latina durante los últimos diez años fue


desfavorable. Los países se vieron inmersos en programas de ajustes y
estabilización para tratar de corregir los desequilibrios económicos acumulados en
el pasado. Los resultados no fueron halagadores. Las tasas de inflación se
mantuvieron elevadas. Los países cayeron en el estancamiento. El desempleo
aumento el nivel de ingreso por habitantes se redujo. La moneda se devaluó. La
política económica provoco restricciones importantes en los gastos
gubernamentales. El nivel de bienestar social cayó en muchos de los países.

Los gerentes y los administradores de las empresas privadas y de las instituciones


públicas de las empresas privadas y de las instituciones públicas tuvieron que
actuar en ese marco de inestabilidad y estancamiento. No les quedo otra opción,
pues en términos generales, no tienen poder suficiente para influenciar el
desarrollo de la política económica ni del entorno externo en que se desenvuelve
cada uno de los países. Pero ello no les exime de la responsabilidad por entender
el ambiente y el entorno general en que deben ejercer sus actividades gerenciales.

Si los gerentes y los administradores comprenden adecuadamente las


características principales del sistema económico en que están inmersos y los
efectos de las diferentes políticas sobre las principales variables económicas y
sociales, tendrán mejor capacidad para producir respuestas adecuadas a las
circunstancias. Esta nota técnica aspira a contribuir en esa dirección.

1
Preparado por Francisco de Paula Gutiérrez, profesor adjunto del instituto Centroamericano
de administración de empresas (INCAE). Esta es una versión corregida de la nota ¨Economía
para Administradores¨ preparada como parte de un convenio entre el programa de gerencia
pública internacional del INCAE y la Organización Panamericana.
La nota está dividida en dos partes principales. La primera de ellas contiene un
análisis general del funcionamiento de un sistema económico y de sus
interrelaciones principales. La segunda, una discusión sobre las opciones de
política económica de corto y mediano plazo para enfrentar los problemas de
estabilización y crecimiento.

2. ASPECTOS GENERALES DE UNA ECONOMIA

La economía de un país es un sistema de vasos comunicantes. Las acciones que


se toman en un determinado sector repercuten en otros sectores. Entender sus
interrelaciones es fundamental para poder avanzar en la comprensión de los
fenómenos económicos. Así, por ejemplo, cuando el gobierno decide incrementar
su gasto aumentando los salarios de los profesionales en las ciencias médicas,
surgen una serie de interrogantes: ¿Cuál será el uso que le darán los beneficiados
a esos nuevos ingresos? ¿Lo gastara en bienes producidos en el país, en el
extranjero o lo ahorraran? ¿Como financiara el gobierno ese incremento de los
salarios? ¿Aumentará los impuestos? ¿Emitirá bonos? ¿Recurrirá al banco de
crédito del Banco Central y aumentara la cantidad de dinero en la economía?
Estas y otras muchas preguntas más podríamos hacernos.

Los agentes económicos:

Una forma relativamente simple para comprender el modo como funciona un


sistema económico es entender los motivos por los cuales actúan los diferentes
agentes, ya sean estos los consumidores, las empresas o el gobierno. En países
como los latinoamericanos, llamados de economía mixta, parte de las decisiones
las toman los agentes económicos privados y parte el sector publico. Las
decisiones de consumo, producción y gasto son, pues, efectuados por muchos
agentes económicos, cada uno actuando por su lado, que al agregarse en un todo
provocan fuerzas que inciden en los niveles de producción, precios, tipo de cambio
y deuda externa.

Las familias, son la unidad consumidora por excelencia. Las familias reciben
ingresos por diferentes conceptos. Una buena parte proviene de los pagos de
salarios. Otra de las retribuciones por concepto de intereses, alquileres, y
utilidades de las empresas que posean. Las familias tratan de asignar su ingreso
de modo de alcanzar el mayor nivel de satisfacción posible. Ellas destinan una
parte de sus ingresos para pagar impuestos al gobierno; otra parte, la más
importante, la dedican a gastos en bienes de consumo para satisfacer sus
necesidades inmediatas; el resto lo destinan al ahorro. La proporción del gasto
que asignan a cada una de esas actividades depende de mucho de factores. Entre
los más importantes están el nivel de ingreso y de las tasas de interés, así como el
tamaño y composición de edades de la familia.

Las empresas, tienen como objetivo principal obtener utilidades por medio de la
producción de bienes y de servicios. Para ello contratan mano de obra, compran
materias primas y utilizan otros recursos productivos. Parte de su producción la
venden a los consumidores; parte la exportan; parte la venden a las mismas
empresas en la forma de maquinaria y edificios que constituyen bienes de
inversión. Las empresas tratan de producir aquellos bienes que les permiten
obtener utilidades. Por eso están dispuestas a producir más cuanto mayor sea el
precio. Por eso, también, responden a los diferentes incentivos que le concede el
gobierno.

El gobierno, interviene en la actividad económica de diferentes formas. Por un


lado cobra impuesto a las familias y a las empresas. De ese modo les quita poder
de compra a esos grupos, con lo que le reduce su capacidad para demandar
bienes de consumo y bienes de inversión. Por otro lado el gobierno gasta en
diferentes actividades, invierte y concede subsidios. Las decisiones de gasto del
gobierno responden a criterios de naturaleza política, pero también obedecen a
circunstancias propias del país. Por ejemplo, es de esperar que un gobierno
destine una mayor proporción de su gasto a la educación, cuanto mayor sea la
importancia de la población en edad escolar dentro de la población total. Algo
similar sucede con los gastos de salud. Pero el papel del gobierno en la economía
es, sin duda, una decisión de naturaleza política.

El gobierno, al actuar, lo hace con diferentes propósitos. Algunas de sus acciones


están destinadas a modificar la distribución del ingreso en la economía. Cuando el
gobierno decide abrir hospitales y clínicas en las zonas marginales del país y
financiarlos mediante el cobro de impuesto a las empresas, propicia una
redistribución del ingreso en favor de los beneficiados con los servicios de salud.
Otras de las acciones gubernamentales están orientadas a influenciar el nivel
general de la actividad económica. En países de alto desempleo, por ejemplo, el
gobierno puede incrementar el gasto público como un medio de reactivar la
producción. En países de alta inflación el gobierno puede aumentar los impuestos
para quitar el poder de compra a la población y así favorecer a la estabilidad en
los precios.

Demanda y oferta globales:

La acción conjunta de las empresas, los consumidores y el gobierno determina la


demanda interna por bienes y servicios en una economía. Esta demanda se
canaliza al consumo, ya sea público o privado, o a incrementar la capacidad
productiva mediante la inversión. La demanda por bienes y servicios también
provienen del exterior, cuando los extranjeros desean adquirir bienes y servicios
producidos en el país. La suma de estas diferentes demandas equivale a la
demanda global (o demanda agregada) en el sistema económico.
De esta forma tenemos:

DEMANDA INTERNA = GASTOS EN CONSUMO POR EL SECTOR PRIVADO +


GASTOS EN CONSUMO DEL GOBIERNO + INVERSION PRIVADA +
INVERSION DEL GOBIERNO.

DEMANDA GLOBAL = DEMANDA INTERNA + DEMANDA EXTERNA

La demanda agregada en una economía depende, cómo se ha indicado, de los


deseos de los consumidores, empresas, gobierno y del extranjero. Pero también
está influida por la capacidad de compra y por los incentivos respecto al consumo
presente o consumo futuro. La política económica afecta esa capacidad de
compra y modifica esos incentivos. Entre las políticas económicas que inciden en
la demanda monetaria y crediticia, la política financiera, la política salarial, la
política comercial y la política cambiaria. Cada una de ellas influye sobre el nivel o
la composición del gasto en bienes y servicios.

Por otra parte, la cantidad de bienes y servicios que se ofrecen en un determinado


país es la suma de los bienes y servicios producidos internamente más las
importaciones así, la oferta global u oferta agregada es:

OFERTA GLOBAL = PRODUCCION INTERNA + IMPORTACIONES

La medida más utilizada para la determinar el nivel de la producción interna es el


producto interno bruto. Este es un indicador del valor de los bienes y servicios
finales producidos en el territorio de un país durante un determinado periodo de
tiempo.

El nivel de la producción interna depende de varios elementos. Primero, de la


cantidad de recursos productivos que tenga una economía: entre estos recursos
se encuentran, la mano de obra, los bienes de capital (maquinaria, equipo,
edificios, infraestructura), los recursos naturales y la tecnología. Segundo, de la
calidad de los recursos productivos. Una fuerza de trabajo educada y sana es más
productiva que una fuerza de trabajo poco capacitada y enferma. Tercero, del uso
que se les da a esos recursos, muchas veces por políticas inadecuadas, los
factores productivos no se utilizan en la mejor forma, lo cual disminuye la
producción del país.

En una economía de mercado, los precios constituyen el mecanismo por el cual se


envían señales a los productores sobre el tipo de bienes y servicios a producir y el
tipo de recurso productivo a emplear. Por ejemplo, si un gobierno decide dar
crédito barato y eliminar todos los impuestos para la compra de maquinaria, y
además, decide establecer salarios mínimos elevados y financiar algunas
instituciones con impuestos sobre las planillas, no debe extrañar que las empresas
utilicen en su producción mayor cantidad de maquinaria y menor cantidad de
mano de obra.

Los desequilibrios:

Las decisiones de oferta y de demanda no son tomadas por los mismos agentes
económicos. Por ello, la oferta global deseada no tiene que ser igual a la demanda
global deseada. Cuando estas dos variables son diferentes se producen
desequilibrios en el sistema económico. La naturaleza de estos desequilibrios y la
forma de solucionarlos depende de diversos factores. Así, por ejemplo, si la
demanda global deseada supera a la oferta global deseada, la economía puede
avanzar por diferentes caminos. Puede aumentar la oferta interna incrementando
la producción de bienes y servicios domésticos. Esto es factible hacerlo si existe
capacidad ociosa. Pude elevar la oferta externa mediante un aumento de las
importaciones de bienes y servicios. Para ello, sin embargo, debe tener capacidad
de pagar por esas importaciones, lo cual puede hacerse utilizando las reservas
monetarias internacionales que posea el país, acudiendo a transferencias y
donaciones, propiciando la inversión extranjera o incrementado la deuda externa.
Cuando el exceso de demanda global o demanda agregada sobre la oferta global
u oferta agregada no puede satisfacerse con más producción o con más
importaciones; el sistema económico se ajusta por la vía del incremento de los
precios. La inflación, que es un proceso de aumento sostenido en el nivel de
precio, es una de las válvulas de escape de un sistema económico para tratar de
equilibrar la oferta global con la demanda global. El proceso inflacionario
generalmente va acompañado con un proceso de devaluación de la moneda, pues
los demandantes, al no poder adquirir los bienes internamente, tratan de hacerlo
en el exterior, para lo cual necesitan de divisas. Cuando esas divisas no se
encuentran disponibles, su precio “el tipo de cambio” tiende a elevarse.

Cuando la demanda global es inferior a la oferta global, se acumulan inventarios


no deseados; en este caso los productores no venden todo lo que producen o los
comerciantes no venden todo lo que importan. La situación no puede mantenerse
indefinidamente. La economía empieza a ajustarse. Por una parte, la producción
interna puede reducirse, con lo se incrementa el nivel de desempleo en el sistema
económico. Por otra parte, las importaciones pueden contraerse.

Composición de la producción interna:

La producción de un país no puede realizarse de la noche a la mañana. Se


necesita tecnología adecuada y disponer de los recursos productivos necesarios.
La distribución de la producción entre los diferentes sectores de la economía
refleja, en cierto grado el desarrollo de un país. En general, cuanto más
desarrollado se encuentre una economía, mayor será la importancia de los
sectores productores de servicios y menor la de los bienes primarios (productos
agrícolas y mineros). Por ello, cuando se analiza la estructura económica de un
país se estudia la distribución relativa de la producción o del producto interno bruto
entre los sectores primarios (agropecuarios, minas y canteras) y sectores
secundarios (manufactureros, construcción y electricidad) y sectores terciarios
(comercio, gobierno, banca y finanzas, transportes, etc.).

Composición de la demanda:

La distribución de la demanda entre producción domestica e importaciones


depende, entre otros elementos, del tipo de cambio. Si el precio de una unidad de
moneda extranjera en términos de moneda nacional es bajo (relativo a otros
precios), los demandantes prefieren comprar los bienes y servicio en el exterior,
incrementando las importaciones. Si el tipo de cambio es alto (relativo a otros
precios), resulta más atractivo adquirir los bienes y servicios en el mercado
interno. Una devaluación, por lo tanto, tiende a desplazar la demanda hacia bienes
y servicios producidos internamente.

La distribución de la demanda global entre producción domestica e importaciones


no depende únicamente del tipo de cambio. Hay otras maneras como los
gobiernos influyen para modificar esta distribución. El costo de un bien externo
puesto en el país es la suma de varios elementos. Ellos son: el precio
internacional; el costo de transporte hasta el país; los impuestos de importación
(aranceles, sobretasas); el tipo de cambio; otros costos para adquirir moneda
extranjera (por ejemplo, el costo financiero al tener que depositar una cantidad de
monedas nacional previamente al otorgamiento de las divisas por parte del banco
central). El gobierno puede también establecer ciertas restricciones a la
importación en la forma de cuotas o de permisos.

Los bienes y servicios, como se indico puede ser demandados por el sector
privado (familia y empresa), el sector público y el exterior, y, pueden utilizarse para
satisfacer las necesidades presentes (consumo) o las necesidades futuras
(inversiones). La demanda de los residentes de un país (demanda interna)
depende, en mucho, de factores relacionados con la política económica. La
demanda de los extranjeros, por lo bienes de un país dependen, además de la
política económica vigente en cada uno de los países, del tipo de cambio entre la
moneda nacional y la moneda extranjera. Si el tipo de cambio es alto con relación
a los otros precios internos, los extranjeros podrán comprar productos domésticos
a precios (para ellos) relativamente bajos, por lo que las exportaciones tenderán a
aumentar si el tipo de cambio es bajo con relación a los otros precios internos, los
productos domésticos serán relativamente caros para los extranjeros y las
exportaciones serán menores.

La demanda de bienes y servicios de consumo por parte del sector privado


depende, entre otros factores, del nivel de ingreso disponible y de su distribución,
de la disponibilidad del crédito y del costo de este crédito. El nivel de ingreso que
disponen las familias es la variable mas importante en la determinación del nivel
de gasto en bienes y servicio de consumo por parte de la población se acepta que
cuanto mayor sea el ingreso disponible (el ingreso una vez pagados los
impuestos), mayores serán los gastos en consumo, pero que en términos
relativos, la proporción del ingreso disponible que se destina a consumo va
disminuyendo conforme aumenta el ingreso. Por ello, una redistribución del
ingreso de familias de ingresos altos a familias de ingresos bajos generalmente
incrementa el gasto de bienes de consumo para la economía como un todo. La
política salarial, al modificar los salarios de los grupos de menores ingresos, incide
en el nivel de demanda de la economía.

El gasto en consumo de las familias también se afecta por la disponibilidad de


crédito y por el costo de dinero, esto es por la tasa de interés cuanto mayor sea el
nivel de crédito disponible para las familias disponible mayor será la posibilidad de
consumir bienes y servicios. Cuanto mayor sea la tasa de interés menor será el
incentivo para gastar hoy en el consumo de bienes y servicios y mayor el
incentivo para ahorrar.

El gasto en inversión por parte de las empresas es una de las variables más
sensitivas a las expectativas. Las empresas están dispuestas a invertir porque
esperan obtener un rendimiento adecuado de esa inversión en el futuro. Para
ellos, las empresas calculan el costo de efectuar la inversión y lo compran con los
ingresos que obtendrán en el futuro, cuando la nueva maquinaria, equipo y
edificios produzca sus frutos. La tasa de interés desempeña un papel muy
importante en este cálculo pues permite comparar los ingresos de hoy con los de
mañana. Por ejemplo, si la tasa de interés a la que puedo colocar mis ahorros o a
la que puedo pedir prestado es 20% por año o, un inversionista debería ser
indiferente entre tener mil pesos hoy o tener mil doscientos pesos dentro de un
año. Por ello, cuanto mayor es la tasa de interés menor es el atractivo para invertir
en maquinaria, equipos o edificios.

La confianza y la seguridad son dos aspectos de suma importancia para la


determinación del nivel de inversión. Un empresario debe tener confianza y
seguridad que podrá disfrutar los beneficios que obtenga de su inversión. Si hay
temor a exportaciones, por ejemplo, el nivel de inversión disminuye, pues menos
empresas estarán dispuestas a correrse el riesgo de perder su inversión. La
incertidumbre es también otros de los factores que provoca una reducción en la
tasa de inversión. Si existe incertidumbre sobre el curso futuro de la economía, les
será más difícil a los empresarios hacer sus cálculos para determinar las
ganancias que pueden obtener de los diferentes proyectos, por lo que disminuirán
el monto total de su inversión.

Los gobiernos también alteran las decisiones de inversiones al cambiar la


estructura de impuestos aplicables a las empresas y al crear incentivos. Los
empresarios están interesados en las utilidades netas, esto es, las utilidades
después del pago de impuesto. Si la tasa impositiva es relativamente elevada; las
empresas estarán menos dispuestas a invertir pues requerirán de proyectos que
los permitan obtener utilidades brutas suficientes, de modo que les alcance para
pagar los impuestos y obtener una rentabilidad adecuada. El gobierno, por otra
parte, incentiva la inversión mediante el otorgamiento de subsidios. Los estímulos
a las exportaciones no tradicionales so un ejemplo de estos incentivos. La
exoneración del pago de impuestos para la intervención en ciertas actividades o
los llamados créditos fiscales para favorecer programas de reforestación son otros
ejemplos.

En resumen, el gasto en consumo y el gasto en inversión por partes del sector


privado no son independientes del ambiente o del entorno de política
macroeconómica en que está inmerso del país. La política macroeconomica
también se refleja en las decisiones de gasto y de tributación de los gobiernos, los
cuales afectan directamente el nivel general de la demanda interna. Si se emplean
adecuadamente los diferentes instrumentos de política macroeconómica permiten
manejar los desequilibrios entre la oferta y la demanda globales; pero también, si
su abusan de ellas, pueden contribuir a un agravamiento de los desequilibrios esa
es la diferencia entre la buena y la mala política macroeconómica. La experiencia
reciente de América latina tiene ejemplos de ambos tipos de manejo.

INSTRUMENTOS DE LA POLÍTICA ECONÓMICA

a) Políticas monetaria, crediticia y financiera:

Las políticas monetaria, crediticia y financiera son responsabilidad, principalmente,


del Banco Central. Estas políticas afectan la cantidad y el costo del dinero en la
economía. El Banco debe procurar que la economía tenga los medios de pago
necesarios para movilizar adecuadamente la producción, sin crear excesos que
afecten directamente el nivel general de precios o el tipo de cambio. Aunque no
hay reglas universales, en general se acepta que con el propósito de evitar
presiones inflacionarias en el sistema económico, la expansión de los medios de
pago debe ser acorde con la tasa de crecimiento real de la producción.

El control que puede ejercer el Banco Central sobre la cantidad de dinero en la


economía depende, entre otros factores, del sistema de tipo de cambio que tenga
el país y del desarrollo del sistema financiero. Cuando la economía tiene un
sistema de tipo de cambio fijo y no hay restricciones a los movimientos de
capitales con el exterior, el Banco Central no puede fijar unilateralmente la
cantidad de dinero que existe en la economía. Esta es determinada por los deseos
de los agentes económicos. Así, por ejemplo, si el Banco Central decide
incrementar la cantidad de dinero, pero los agentes económicos no desean
mantener todo ese dinero en su caja, llevarán de vuelta al Banco Central la parte
no deseada y lo cambiarán por moneda extranjera. Al final, el intento del Banco de
aumentar la cantidad de dinero por encima de lo que los agentes desean
mantener se convierte en una conducción de las reservas monetarias
internacionales.

Por otra parte, cuando el tipo de cambio es libre y fijado por la acción de la oferta y
la demanda sin intervención del Banco Central, el nuevo dinero creado por el
Banco Central permanece en el sistema, ajustándose el tipo de cambio, los
precios y en algunos casos, la producción.

El Banco Central posee diversos instrumentos para influir en la cantidad de dinero


en la economía. Entre estos instrumentos se encuentran el encaje legal, las
operaciones de mercado abierto, los depósitos previos a las importaciones, la tasa
y el nivel de redescuento y los topes o límites crediticios. La forma como el Banco
influye en la cantidad de dinero por medio de esos instrumentos se explica a
continuación.

 El encaje legal, es la proporción de cada depósito que deben mantener en


caja los bancos comerciales. Cuando un agente económico llega a un
banco comercial y hace un depósito, el banco central no puede prestar la
totalidad de este depósito. Debe mantener un determinado porcentaje en su
caja o en el Banco Central. Por tanto, la capacidad de un banco comercial
de otorgar crédito se limita por el encaje legal. Cuando mayor sea este
encaje, menor será la cantidad de crédito que puede otorgar. Por ello,
cuando el Banco Central desea reducir la cantidad de dinero en la
economía eleva el encaje legal.

 El Banco Central también puede influir sobre la cantidad de dinero por


medio de las llamadas operaciones de mercado abierto. Este tipo de
operaciones consiste en la compra o venta de bono por parte del Banco.
Cuando el banco desea incrementar la cantidad de dinero en la economía,
sale al mercado a comprar bonos. Cuando desea retirar dinero de la
economía, vende bonos al público. La decisión del Banco Central de
comprar o vender bonos tiene influencia sobre las tasas de interés pues, si
el banco quiere vender bonos, debe ofrecer una tasa lo suficientemente
atractiva para que los agentes económicos estén dispuestos a adquirir los
títulos con lo cual tiende a aumentar la tasa de interés general.

 Una tercera forma como el Banco Central influye en la cantidad de dinero


en circulación es estableciendo depósitos previos a las importaciones.
En países con tipo de cambio fijo, donde el banco central vende las divisas
necesarias para efectuar los pagos por concepto de importaciones, el
banco puede requerir que los importadores depositen en una cuenta
especial un monto de dinero equivalente a un determinado porcentaje del
valor de las importaciones. De ese modo el Banco congela parte del dinero
que existe en la economía.

 El Banco Central puede conceder créditos a los bancos comerciales para


que éstos, a su vez, otorguen préstamos al público. Estos créditos pueden
ser directos o mediante el redescuento de documentos, que posean los
bancos. Por ejemplo, cuando un banco comercial concede un préstamo a
una empresa, ésta le entrega un documento de promesa de pago o
garantía. El banco comercial puede llevar ese documento al Banco Central
para que se lo descuente, esto es, para que le entregue dinero en préstamo
con la garantía del documento. Por ello, cuando el Banco Central desea
expandir la cantidad de dinero en la economía puede aumentar el monto
que está dispuesto a re descontar a los bancos o puede reducir la tasa que
cobra a los bancos por efectuar esas operaciones.
b) Política fiscal

La política fiscal se relaciona con las decisiones de gasto y financiamiento por


parte del gobierno. Al analizar la política fiscal se deben considerar varios
aspectos. Primero el efecto que tiene la acción del gobierno sobre la
distribución del ingreso. Segundo, el efecto que tiene la acción gubernamental
sobre el nivel y la composición de la demanda agregada. Tercero el impacto
del financiamiento del gobierno en el resto de la economía. Cuarto, la
incidencia de las políticas estatales en la asignación de recursos productivos.

Cuando el gobierno cobra impuestos y utiliza esos recursos para financiar


programas de salud rural, cambia la distribución del ingreso. Hay
intervenciones gubernamentales que propician una mejor distribución del
ingreso, al cobrar impuestos a los grupos de altos ingresos y destinarlos a
programas que benefician a los grupos de bajos ingresos. Pero esta no es
siempre la norma. Muchas veces la acción del gobierno tiene efectos
regresivos. Un caso de esto puede suceder cuando se cobra impuestos al
consumo de una bien básico para conceder subsidios a los productores de un
bien de exportación.

El efecto de la acción del gobierno sobre la demanda agregada es el que más


interesa desde el punto de vista de la política macroeconómica. El gobierno
afecta esta demanda de diversas maneras. Así, cuando cobra impuestos
reduce el ingreso que disponen las familias o las empresas para financiar sus
gastos de consumo o de inversión, con lo cual disminuye la demanda interna
del sector privado. Cuando el gobierno aumenta su nivel de gasto, ya sea de
consumo o de inversión, incrementa la demanda global por bienes y servicios.

La decisión del gobierno de modificar su gasto lleva implícita una decisión de


cómo financiarlo. El gobierno puede financiar sus gastos de varias maneras.
Por medios de impuestos y del cobro de servicios (ingresos tributarios y no
tributarios); recibiendo transferencias del sector privado o del sector externo;
incurriendo en préstamos con el sector privado, con los bancos comerciales,
con el exterior con el Banco Central.

La suma de ingresos tributarios, no tributarios y transferencias constituyen los


ingresos corrientes del gobierno. Una forma de analizar el tamaño del gobierno
en la economía es calculando la relación existente entre los ingresos corrientes
y el producto interno bruto nominal. Esta relación indica la proporción del valor
de la producción de bienes y servicios que pasa a manos del gobierno. Esta
relación varía dependiendo de la estrategia seguida por los diferentes países.
Por ejemplo, en 1987, era de 36,8% en Nicaragua y 9,6% en Paraguay.

La diferencia entre los ingresos corrientes y los gastos totales constituyen el


superávit (si es positiva) o el déficit (si es negativa) del gobierno. En el caso de
la existencia de un déficit, que es la situación típica de los países
latinoamericanos, hay, al menos, dos aspectos que interesa considerar:
Primero, el nivel relativo de ese déficit; segundo, su forma de financiamiento.
En cuanto al nivel del déficit las cifras absolutas no nos dicen mucho. No es lo
mismo un déficit fiscal de cien millones de dólares en una economía grande
como la del Brasil que en una economía pequeña como la de Haití. Por ello
generalmente se calcula la relación del déficit fiscal con respecto al producto
interno bruto. Un relación déficit fiscal – producto interno bruto elevada es una
fuentes de desequilibrio para la economía.

Interesa, además, saber cómo se está financiando ese déficit. La forma de


financiamiento del déficit fiscal tiene efectos importantes en la economía.
Cuando el déficit se financia por medio de préstamos del sector privado, como
puede ser el caso de la venta de bonos al público, el gobierno compite con las
empresas privadas por los recursos disponibles. Para poder atraerlos hacia las
aéreas gubernamentales tiene que hacer atractivo para el resto del sector
privado canalizar sus ahorros hacia el gobierno. Eso lo puede lograr
aumentando la tasa de interés que paga por sus bonos. Cuando el gobierno
aumenta la tasa de interés fuerza a las empresas privadas o incrementar
también las tasas que ellas pagan con lo cual algunos de los proyectos
productivos que eran rentables a las tasas anteriores, dejan de serlo. En otras
palabras, la acción gubernamental desplaza a la acción privada. Desde el
punto de vista macroeconómico, sin embargo, este tipo de financiamiento no
altera tanto la demanda agregada, pues los recursos se le restan al sector
privado; altera su composición.

El gobierno también puede desplazar el sector privado si financia su déficit por


medio de préstamos de los bancos comerciales interna. Si los banco tienen un
límite máximo de crédito que pueden otorgar y si el gobierno logra obtener
esos recursos, entonces se los está reduciendo al sector privado. Este caso
tiene el mismo tipo de efecto que el comentado en el párrafo anterior.

Una tercera forma de financiar el déficit fiscal lo constituye el endeudamiento


externo. Cuando el gobierno acude al exterior para financiar sus gastos se
presentan varios efectos en la economía, dependiendo del esquema de tipo de
cambio que se encuentre vigente. Cuando el tipo de cambio es fijo, esto es,
que el Banco Central compra y vende divisas a un precio predeterminado, el
gobierno cambia las divisas del préstamo por moneda nacional. Así aumenta
su capacidad de compra interna sin que se reduzca la capacidad de demanda
de algún otro sector. El Banco Central, no obstante, tiene ahora una mayor
cantidad de moneda extranjera en sus arcas. Cuando la mayor demanda del
gobierno presiona sobre la oferta de bienes y servicios, una parte de esa oferta
se satisface con importaciones. Al vender la moneda extranjera necesaria para
pagar por esas importaciones, el Banco Central retira de circulación el dinero
que había emitido originalmente, con lo cual se reduce el nivel de reservas
monetarias internacionales y se “exporta” parte de la presión de demanda.

Por lo general, cuando las diferentes fuentes de financiamiento son


insuficientes fuentes, el gobierno acude al financiamiento directo del Banco
Central. En este caso, si el banco no está actuando como intermediarios entres
un prestamista externo y el gobierno, el financiamiento directo implica un
incremento en la emisión monetaria sin otra contrapartida que la promesa de
pago por parte del gobierno. Esto es lo que se ha llamado por algunos la
emisión inorgánica, para hacer referencia a que los recursos monetarios que
pone le banco central a disposición del gobierno no tiene un respaldo en
moneda extranjera. Este tipo de financiamiento es el más peligroso, pues
incrementa la capacidad de demanda del gobierno sin reducir la capacidad de
compra de ningún otro sector. La competencia por los bienes y servicios
disponibles se puede reflejar en un mayor volumen de producción, mayores
niveles de importaciones (para las cuales no necesariamente hay
disponibilidad de moneda extranjera) o mayores precios.

Por último, la acción de la política fiscal puede alterar la asignación de recursos


en la economía. La política tributaria puede afectar la rentabilidad de las
diferentes actividades y cambiar los precios relativos de los bienes y servicios,
con lo cual se modifican las señales que reciben los empresarios.

c) Política Salarial

En una economía de mercado el salario se establece por la acción de las


fuerzas de la oferta y la demanda. En economías donde existen imperfecciones
e intervención gubernamental en la determinación de los salarios, el nivel de
éstos no coincide necesariamente con el que prevalecería en condiciones de
competencia. La política salarial puede tener influencia, al menos en el corto
plazo, en la distribución del ingreso y en las decisiones de contratación de la
mano de obra. Por lo general, los aumentos de salarios en exceso del
incremento de los precios tienen efecto en la demanda agregada o global, al
aumentar el gato en consumo de las unidades familiares. Por otro lado, si el
aumento de los salarios descontado el efecto de la inflación no guarda relación
con los cambios en la productividad de la fuerza laboral, las empresas tendrán
incentivos para buscar técnicas de producción que utilicen el factor trabajo en
menor escala. Esta es una de las razones por las que muchas veces nos
encontramos con tasas elevadas de desempleo y con niveles relativamente
altos de subutilización de la capacidad instalada.
d) Política cambiaria

El tipo de cambio es el precio de una unidad de moneda extranjera en términos


de la moneda nacional. Al modificarse el tipo de cambio se altera el precio
relativo de la producción nacional en términos de la producción extranjera. Si el
tipo de cambio aumenta en exceso del crecimiento de los precios internos, la
producción extranjera se hace relativamente más cerca que la producción
nacional, por lo que hay una tendencia de los extranjeros a comprar una mayor
cantidad de bienes domésticos (aumenta las exportaciones) y de los
nacionales a comprar una menor cantidad de bienes extranjeros (disminuyen
las importaciones).

El tipo de cambio puede ser establecido de diferentes maneras. Por un lado se


encuentra el tipo de cambio fijo; en este caso el Banco Central se compromete
a comprar o vender la cantidad de moneda extranjera que se le ofrezca o se le
demande a un precio predeterminado. Por otro lado se encuentra el tipo de
cambio libre. Aquí el Banco Central no interviene en el mercado sino que el
precio de la moneda extranjera se establece por la acción de las fuerzas de la
oferta y la demanda. Entre esos dos sistemas hay un conjunto de posibilidades
que pasa por la existencia de mercados múltiples de cambios, es decir, la
existencia de diferentes precios para la moneda extranjera dependiendo del
destino para el que se desee; sistemas de flotación sucia, llamados así porque
el Banco Central interviene comprando o vendiendo moneda extranjera para
influir sobre el tipo de cambio; sistemas ajustables, en los cuales el tipo de
cambio es fijo pero la duración de la fijación es relativamente corta, como es el
caso del sistema de minidevaluaciones practicado en diversas ocasiones en
México, Chile y actualmente, en Costa Rica.

e) Política comercial

La política comercial contempla acciones que afectan los precios relativos y el


acceso a mercados para los bienes y servicios. De esa forma incide en el
proceso de asignación de recursos productivos entre las diferentes actividades.
La política puede referirse a aspectos de naturaleza interna o externa. En
relación a la política comercial interna las decisiones principales tienen a ver
con mecanismos para la determinación de precios o márgenes de
comercialización. Un gobierno puede decidir, por ejemplo, no intervenir en los
mercados sino dejar que los preciso se determinen por la interacción de la
fuerza de oferta y demanda. Puede, también, fijar un precio máximo o un
precio mínimo pero un conjunto de bienes y servicios. Puede establecer
procedimientos por los cuales se ajusten los precios en forma automática.
Puede fijar un porcentaje máximo como margen de utilidad en las diferentes
etapas del proceso de comercialización.

La política comercial externa se relaciona con acciones que afectan la


rentabilidad relativa de los bienes internos y externos y que condicionan el
acceso a los mercados. Dentro de estas políticas se encuentran los subsidios a
las exportaciones, con el fin de hacer más atractiva la venta de los productos
nacionales en el exterior; los aranceles a las importaciones, los permisos y las
cuotas de importación. El gobierno puede limitar las importaciones de varias
maneras. Por una parte puede establecer límites máximos al volumen de
importaciones de determinados bienes (cuotas). La cuota textil fijada por los
Estados Unidos es un ejemplo de este tipo de políticas. La prohibición para la
compra o venta de ciertos bienes es otro ejemplo. Muchas veces las
restricciones a las importaciones toman de forma de limitaciones y en
trabamientos administrativos, los cuales pueden convertirse en verdaderos
laberintos y calvarios para los importadores.

La forma más conocida de política comercial externa es el establecimiento de


aranceles o impuestos a la importación.

Al establecerse un impuesto a la importación se eleva los precios internos del


bien afectado. Esto permite a los empresarios locales destinar recursos para la
producción de ese bien, pues ahora poseen cierto grado de protección. La
estrategia de sustitución de importaciones seguida por los países de América
Latina durante la segunda mitad de este siglo se apoyó en este tipo de
políticas. Las diferencias entre las tasas arancelarias determinan, pues,
diferentes incentivos para la producción de bienes sustitutivos de las
importaciones.

2.2.- LOS DESEQUILIBRIOS

Al principio de esta nota se indico que por lo general, la oferta global deseada y la
demanda global deseada no son iguales. Se dijo que cuando eso sucedía el
sistema económico tendía a ajustarse. Podemos considerar diversas situaciones
de desequilibrio y analizar el mecanismo de ajuste de la economía ante ellas. Ya
indicamos el caso de la insuficiencia de la demanda agregada y su efecto sobre el
nivel de producción. Analicemos con mayor detalle la situación contraria o sea
cuando la demanda global deseada es mayor que la oferta deseada.

Al presentarse un exceso de demanda sobre la oferta, la economía puede tomar


diversas vías de ajuste. En primer lugar puede tratar de incrementar la oferta. Para
ello hay dos posibilidades:

 Aumentar la producción domestica


 Aumentar las importaciones

Si la economía tiene un nivel de desempleo elevado y si posee suficiente


capacidad ociosa, la respuesta al exceso de la demanda puede venir de lado de
un incremente en la producción domestica. El caso del Perú durante el primer año
de la presidencia de Alan García es un ejemplo de esta situación.

Al llegar al poder, el presidente García encontró la economía con un elevado nivel


de desempleo y amplia capacidad ociosa. Entre otras políticas, el presidente
García incremento los salarios y el gasto gubernamental, con lo cual provoco un
crecimiento de la demanda agregada. Dada la capacidad ociosa existente, la
producción interna reacciono favorablemente y se alcanzaron resultados muy
positivos en cuanto a crecimiento económico y reducción del nivel de desempleo.
Si la economía no posee capacidad ociosa suficiente o si las condiciones internas
no son favorables, el incremento en la oferta global puede venir del lado de las
importaciones .Ello causa un deterioro de la balanza comercial (la diferencia entre
las exportaciones e importaciones de bienes) y, por tanto, crea que la necesidad
de financiar ese deterioro. Cuando el tipo de cambio se determina en forma
flexible , la presión de la demanda por importaciones se traduce en una presión
de demanda por moneda extranjera, que se refleja en un aumento del tipo de
cambio. Cuando el tipo de cambio es fijo, la mayor demanda de importaciones
requiere de mecanismos para poder financiarla.

Hay diversas formas en que los países pueden financiar esas importaciones.

Primero: Pueden recibir donaciones de gobiernos, amigos. En el caso de


Sudamérica en la década de los años 80, o el de Cuba durante los últimos treinta
años, son ejemplo de esta situación.

Segundo: Pueden obtener ingresos de capital del sector privado. Estos pueden
tomar la forma de inversión extranjera directa, como es el caso de la instalación de
una fábrica o la mejora de un Proyecto Agrícola: De inversión financiera, como es
el incremento en los depósitos en moneda extranjera en el país, o bien de
prestamos

Tercero: El país puede acudir al endeudamiento público externo; Esta fue la vía
seguida por la mayoría de los países de América Latina durante la segunda mitad
de la década de los años setenta. Por último, los países pueden utilizar las
reservas monetarias internacionales acumuladas en el tamaño, es decir pueden
acudir a sus ahorros.

Cuando los países agotan sus fuentes de financiamiento externo y sus tenencias
de reservas monetarias internacionales, les es imposible mantener el sistema de
tipo de cambio fijo. El Banco Central no puede vender toda la moneda extranjera
que se le solicita a un precio predeterminado, porque ya no dispone de esa
moneda ni tiene posibilidades de obtenerla por medio de empréstitos. La
economía entra, entonces, en un proceso en el cual los desequilibrios entre oferta
y demanda agregadas ya no se reflejan en un mayor nivel de importaciones sino
en procesos de devaluación (formal o informal) y de inflación. Estos procesos son
la forma como el sistema económico trata de ajustar la demanda global a la oferta
global.

La situación de América Latina en los años ochenta es un ejemplo de ese tipo de


proceso de ajuste. Al cerrarse la válvula del financiamiento externo y agotarse las
reservas monetarias internacionales, los países entraron en una espiral de
inflación, devaluación y estancamiento. La situación fue aun más complicada
porque los pagos por concepto de amortización e intereses de la deuda externa
competían con las importaciones por las pocas divisas disponibles. El ajuste a las
nuevas circunstancias fue dramático .En muchos casos este se enmarco en
acuerdos en Fondo Monetario Internacional “FMI”. En otros, los países se
resistieron a efectuar el ajuste de manera ordenada, por lo que entraron en
procesos recurrentes de inflación y de devaluación. En la próxima sección se
analizan las diferentes opciones de política económica para enfrentar los
desequilibrios económicos y las consecuencias de esas opciones en relación al
crecimiento y la estabilidad.

3.- POLITICAS ECONOMICAS DE CORTO Y LARGO PLAZO:

Los desequilibrios económicos se refieren, fundamentalmente a desbalances entre


la oferta global y demanda global al nivel de ocupación plena de los recursos
productivos. Estos desbalances pueden ser causados por políticas inadecuadas
por parte del Gobierno. Pueden, también ser provocados por cambios en las
condiciones externas. Así , por ejemplo , cuando en una economía que se
encuentra en niveles elevados de utilización de los recursos productivos , el
gobierno decide incrementar su gasto y financiar esa expansión del gasto por
medio de créditos del Banco Central , el exceso de demanda se reflejara en
presiones sobre la balanza comercial externa , el tipo de cambio y el nivel de
precios interno .Cuando un país sufre un deterioro de los términos de intercambio
( relación entre los precios de exportación y de importación) , como lo sufrieron la
mayoría de los países latinoamericanos en la década de los años ochenta , la
economía entra en un proceso de desequilibrio que debe ser corregido , ya sea
por medio de mayor endeudamiento externo , pérdida de reservas internacionales,
reducción de la demanda interna o aumento de la oferta exportable.

Las políticas económicas pretenden armonizar las condiciones de oferta global y


de demanda global con el propósito de mantener la estabilidad interna (precios y
nivel de empleo) y externa (tipo de cambio). Pretenden, además lograr una
utilización adecuada de los recursos productivos que posee el país y un
crecimiento satisfactorio de la producción de bienes y servicios a lo largo del
tiempo. En el corto plazo la política económica se concentra más en el manejo de
la estabilidad interna y externa, en tanto que en el mediano y largo plazo se
orienta más hacia el logro del desarrollo mediante la búsqueda del crecimiento y la
mejora en la distribución.

El manejo de la política económica de corto plazo tiene que ver, como se indico
con el balance entre la oferta y la demanda globales a fin de propiciar estabilidad
interna y externa. Este balance no siempre se presenta en forma automática, por
lo que muchas veces el Estado debe intervenir el en sistema económico para
corregir los desequilibrios; Sin embargo, otras veces es la intervención del Estado
lo que provoca esos desequilibrios.

Cuando una economía enfrenta desequilibrios en el corto plazo, principalmente


aquellos causados por un exceso de demanda interna sobre la oferta interna (que
se refleja en un exceso de importaciones sobre exportaciones), tiene tres caminos
posibles:

El primero de ellos es tratar de efectuar un ajuste ordenado.

El segundo es intentar posponer el ajuste para lo cual la economía puede recurrir


al uso endeudamiento externo, a la atracción de capitales privados externos o al
uso de sus reservas monetarias internacionales.
El tercero es efectuar un ajuste desordenado, forzado por las circunstancias y
caracterizado por un proceso de inflación y de devaluación.

Hay ejemplos de los diferentes tipos de caminos en la experiencia de América


Latina durante los últimos quince años. Así, por ejemplo, durante la última parte
de la década de los años setenta, los países importadores de petróleo
pospusieron el ajuste por medio del endeudamiento externo y del uso de las
reservas monetarias internacional. El comportamiento de muchas de las
economías de la región durante los primeros años de la década de los ochenta es
un ejemplo de ajuste desordenado. La nueva ortodoxia económica y algunos de
los procesos heterodoxos que se están llevando a cabo en la religión, entre los
que se destaca el llamado pacto de solidaridad económica de México, son casos
de ajuste ordenado.

Cuando no es posible posponer el ajuste, ya sea por que la economía no posee


reservas monetarias internacionales o por que no tiene acceso al endeudamiento
externo, el sistema económica busca la manera de adecuar la oferta global a la
demanda global. En el corto plazo es muy difícil efectuar esa adecuación por la vía
de un incremento de oferta interna, ya que muchas veces no se cuenta con los
recursos productivos necesarios o bien, no están presentes los incentivos
requeridos para su uso en forma eficiente .Por ello, la vía normal como una
economía trata de alcanzar el balance entre la oferta y la demanda es por medio
de una restricción de esta última. Si un gobierno no se resiste a efectuar esa
restricción en forma consistente, por medio de una política de construcción de la
demanda, el sistema económico encuentra válvulas de escape para forzar el
proceso de ajuste. Al hacerlo, está determinado también cuales grupos de la
sociedad serán los que soporten la mayor cuota de sacrificio.

La inflación y la devaluación son mecanismos por los que el sistema económico


adecua las condiciones de oferta y de demanda. En general, al presentarse un
exceso de demanda interna sobre la oferta interna, la tendencia natural es tratar
de satisfacer ese exceso por medio de un incremento de las importaciones. Si el
país no tiene divisas, esas importaciones no pueden efectuarse en su totalidad
.Deben racionarse de algún modo. El incremento en el tipo de cambio es la forma
como el sistema económico las raciona. Al encarecerse la moneda extranjera,
algunos agentes económicos ya no estarán dispuestos a importar por que les
resulta poco rentable. Así pues, la devaluación, o la aparición de los mercados
negros, constituyen un sistema de racionamiento para distribuir las divisas
escasas entre las diferentes necesidades.

Al no poder aumentarse la oferta por medio de las importaciones, los diferentes


agentes económicos empiezan a competir por los bienes producidos internamente.
En vista que estos bienes no existen en cantidad suficiente (por eso es que se
deseaba importarlos), la competencia por tratar de adquirirlos provoca una presión
para el incremento en su precio. Así da inicio el proceso de inflación en la
economía. Al aumentar los precios de los bienes internos y al devaluarse la
moneda, se reduce el poder de compra de los salarios y la capacidad de compra
de los impuestos. Si no se hiciera nada mas, la economía tendería a estabilizarse,
pues la reducción de los salarios reales y de la capacidad de gasto real del
gobierno provocaría una disminución de la demanda. Sin embargo, si no hay
voluntad política para llevar a cabo el ajuste, el proceso puede continuar
indefinitivamente. Analicemos un posible curso de acción.

Los trabajadores empiezan a ver que el poder de compra de su ingreso, llamado


también su ingreso real, disminuye con la inflación. Para reponer el poder de
compra perdido presionan por aumentos de salarios. El gobierno, que no desea
que los trabajadores se sacrifiquen, apoya las peticiones de aumento salariales.
Las empresas, al ver incrementados sus costos, tratan de aumentar sus precios
de ventas para así mantener su margen de ganancia. Como los costos
aumentaron, las empresas necesitan ahora una mayor cantidad de recursos
financieros para movilizar la producción, por lo que acuden al sistema bancario
para obtener una mayor cantidad de crédito. Como el Banco Central no desea que
las empresas se sacrifiquen, porque eso puede provocar una contracción de la
producción, entonces facilita la expansión crediticia, por ejemplo, abriendo la
posibilidad de operaciones de redescuento.
El gobierno también se da cuenta que su poder de compra ha disminuido con la
inflación .Como no desea que disminuya ni la calidad ni el volumen de los
servicios que presta, entonces aumenta su gasto monetario para cuyo
financiamiento acude al Banco Central. El Banco, para no afectar el desarrollo de
sus programas gubernamentales, acepta conceder ese crédito, incrementando de
esa forma la calidad de dinero en la encomia .Al final del proceso nos
encontramos en una situación en la que no se desea que el ajuste recaiga en
forma explícita, sobre ningún sector. Pero al pretenderse que ninguno se
sacrifique, lo que se está es generando una nueva presión de demanda ya que
todos poseen ahora un mayor poder de compra en términos nominales. Como
resultado, se inicia de nuevo el proceso de ajustar la demanda a la oferta, con el
cual se incrementan otra vez el tipo de cambio y los precios, a los salarios, el
crédito y la emisión monetaria. La velocidad a que se gira el proceso es cada vez
mayor, provocando un espiral inflacionario.

La inflación no es neutral desde el punto de vista de la distribución de ingreso.


Generalmente e un proceso inflacionario salen perjudicados todos aquellos grupos
que tienen rentas fijas o rentas que no se ajustan rápidamente al incremento de
los precios .El efecto de los procesos de alta inflación, provocados muchas veces
por el deseo de evitar que el ajuste afecte a grupos de ingresos bajos, termina por
incidir en los grupos a los que se deseaba proteger. Las experiencias recientes de
Bolivia y de Nicaragua son ejemplos de esta situación. Adicionalmente, la
inestabilidad y la incertidumbre provocadas por la aceleración de la inflación y de
la devaluación causan un retraimiento en las decisiones de inversión productiva,
con lo que se puede generar, adicionalmente, un proceso de contracción
económica. Ese fue el caso de México durante 1982.

El punto que se desea enfatizar es que, si la economía presenta un desequilibrio


fuerte del lado de la demanda global y si la opción de posponer el ajuste vía
endeudamiento o uso de reservas internacionales no está disponible, el ajuste se
llevara a cabo de cualquier manera. La inflación y la devaluación son simples
manifestaciones de ese fenómeno, cuya incidencia redistributiva no puede
controlarse.

El proceso de ajuste puede efectuarse de una manera ordenada, aunque no por


ellos ausente de costos. Los gobiernos tienen la opción de efectuar el ajuste en las
diferentes variables que inciden en la demanda agregada de la economía dentro
del marco de una negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI) o bien,
independientemente del FMI. La suscripción de acuerdos con el Fondo, contrario a
la creencia generalizada, facilita muchas veces el proceso de ajuste y reduce su
costo social pues abre la llave a recursos financieros frescos .Estos recursos
permiten que el ajuste se lleve a cabo con un incremento de la oferta de bienes y
servicios por medio de mayores importaciones, por lo que el sacrificio en términos
de la contracción que la demanda es menor.

El arsenal de políticas económicas disponibles para efectuar un proceso de ajuste


relativamente ordenado, es conocido. La forma especifica cómo se utilizan los
diferentes instrumentos de política varia de país a país. Por ellos es importante
conocer la manera de pensar de los formuladores de la política económica y la
naturaleza de los acuerdos suscritos con los organismos financieros
internacionales. La lectura de la política económica permite un diseño más
adecuado de la estrategia para enfrentar las consecuencias de dichas políticas.
Esto es importante para los gerentes y los administradores, pues los efectos
respecto a la demanda de bienes y servicios por la población dependerán de la
naturaleza del proceso de ajuste.

El arsenal de instrumentos de la política económica para llevar a cabo un proceso


ordenado de ajuste por medio de la reducción de la demanda es, como se indicó.
En general se puede esperar las siguientes políticas:

POLITICA FISCAL: Reducción del déficit financiero del sector público.

Esto puede efectuarse aumentando los impuestos, incrementando los precios y las
tarifas de los bienes y servicios producidos o distribuidos por el Estado,
reduciendo los gastos corrientes y reduciendo los gastos de inversión. La política
típica contiene una mezcla de las diferentes opciones, aunque la reducción de los
gastos corrientes (salarios, intereses, transferencias) es más difícil de llevar a
cabo, por lo que la reducción en el gasto se concentra, preferentemente en los
gastos de inversión.

Dependiendo de la política al seguir el peso de ajuste fiscal cae más en el sector


público, si es vía contracción del gasto, o en el privado, si es vía de aumento de
impuestos y precios de los bienes; En el presente cuando se reduce el nivel de
consumo, o en el futuro si se contrae la inversión, en los grupos de altos ingresos
o en los de bajos ingresos.

POLITICA MONETARIA , CREDITICIA Y FINANCIERA: La política monetaria


busca reducir la cantidad de dinero en la economía, con lo cual se limita la
posibilidad de financiar la demanda interna.

El Banco Central puede utilizar los diferentes instrumentos a su alcance como, por
ejemplo , incrementar el encaje legal , vender bonos al público , aumentar los
depósitos previos a las importaciones , limitar el uso del redescuento por parte de
los bancos comerciales ya sea estableciendo un máximo a redes contar o
incrementar su costo . La política de tasas de interés desempeña un papel de
mucha importancia en el proceso de ajuste. Para reducir la demanda, se sigue una
política de pagar y cobrar tasas de interés que sean superiores a la tasa de
inflación esperada. Esto permite incentivar el ahorro (y por lo tanto reducir el
consumo) y racionalizar la inversión.

POLÍTICA A SALARIAL: La política salarial que se sugiere en los procesos


de ajuste es relativamente restrictiva.

Se busca que los aumentos salariales estén en línea con el comportamiento de la


productividad del trabajo y no tanto como la evolución de la tasa de inflación total.
Esto es importante especialmente cuando uno de ellos factores causantes del
crecimiento de los precios internos es la inflación externa, ya que si se ajustan los
salarios con base a la inflación interna se podría afectar, la competitividad de la
producción local. Supongamos, por ejemplo, que hay un incremento en el precio
internacional del petróleo, el cual causa un aumento en el precio interno de los
combustibles y de un conjunto de servicios. El poder de compra de los salarios,
consecuentemente, disminuya. Si se desea evitar esa disminución por la vía de un
incremento en el nivel de los salarios, se afecta la competitividad de la producción
del país, pues lo precios que obtienen las empresas no han aumentado en la
misma proporción que los precios de los hidrocarburos.

POLÍTICA CAMBIARIA: La política cambiaria es uno de los pilares


importantes en los diferentes programas de ajuste.

En muchos de los casos del programa contempla una devaluación de la moneda


nacional. Esta devaluación tiene dos objetivos. Por una parte, adecuar la
capacidad de compra del país en términos de la moneda extranjera. Por otra
interna se refleja, propiciar que la contracción de la demanda interna se refleje
más en los bienes importados y menos en la producción doméstica. La
devaluación también incrementa la competitividad de la producción doméstica en
relación al extranjero, pues barata, en términos de la moneda, extranjera, los
bienes producidos en el país. En el caso de los programas de ajuste conocidos
como heterodoxos, la política cambiaria se utiliza en forma menos agresiva, pues
constituye una parte importante de las llamadas políticas de ingresos, empleados
para romper la inercia inflacionaria en la economía.

OTRAS POLÍTICAS: Los países deben también definir qué haces con la
política comercial, tanto externa como interna, y con la política de
endeudamiento.

En relación a la parte comercial externa, los países deben definir, entre otros
aspectos, qué hacer con los programas de estímulo a las exportaciones, con el
proteccionismo y con las restricciones, no arancelarias. En relación a la política
comercial interna, la decisión más importante con respecto al papel del mercado
en la determinación de los precios. En aquellos programas de ajuste amparadas a
un convenio con el FMI, la política comercial externa e interna generalmente le da
énfasis a la libertad de comercio y a la liberta de precios. Por otra parte, en los
programas heterodoxos se tiende a fijar el nivel de los precios claves de la
suscripción de programas de ajuste con el Fondo Monetario Internacional significa
la adopción de un conjunto de política cuyas características son bastante similares
en los diferentes países. Por ello es importante conocer la lógica de los programas
del FMI, ya que el solo anuncio de su suscripción permite anticipar la naturaleza
del programa del programa de ajuste que adoptara el país.

La suscripción de un acuerdo con el Fondo conlleva varias etapas. En primer


lugar, una ronda de negociación de políticas. Para ello los técnicos del FMI
efectúan un ejercicio llamado la programación financiera, por el que tratan de
evaluar la consistencia de las diferentes políticas para el logro de los objetivos
predeterminados. Una vez negociadas las políticas, el país envía al Director
Gerente del FMI una carta de intenciones, en la cual se efectúa un diagnóstico de
la situación económica general y de los factores que provocaron los problemas,
así como una propuesta de política para solucionar esos problemas. En la
naturaleza cuantitativa, que son los que van a ser evaluados para determinar el
grado de cumplimiento del acuerdo.

Los límites cuantitativos que se establecen en los programas del FMI obedecen a
la forma de analizar la economía que tiene esa institución. El fondo sigue muy de
cerca la llamada teoría monetaria de la balanza de pagos, la cual atribuye los
programas de desequilibrio externo a la expansión del dinero y del crédito de la
economía. Por tanto, su mayor preocupación esta en limitar esa expansión
monetaria y crediticia, para lo cual condiciona la capacidad del Banco Central de
expandir el crédito. Este condicionamiento se establece en términos de los
llamados activos internos netos, que son la diferencia entre la cantidad de dinero
en circulación y el valor de las reservas monetarias internacionales. Por este
condicionamiento se restringe la capacidad del banco Central de emitir dinero en
exceso de la acumulación de reservas monetarias internacionales.

Un segundo límite que aparece con frecuencia en los programas de ajuste


suscritos con el FMI se refiere al crédito bancario al sector público. Este límite
pretende que el sector público no se lleve la totalidad del crédito, en especial
porque se encuentra restringido. Así se trata de garantizar al sector privado una
cantidad adecuada de recursos financieros para que lleve a cabo el proceso
productivo. Adicionalmente, y con el propósito de reducir la presión sobre los
mercados financieros, los acuerdos establecen un límite para el déficit financiero
del sector público y en algunos casos, para el nivel de gasto del gobierno central.

De esta forma se pretende solucionar los problemas de desequilibrios externos e


internos. La experiencia de América Latina con los programas del FMI no ha sido
mayor y la contracción productiva ha sido fuerte que lo contemplado en dichos
programas. Sin embargo, la vigencia del FMI continua siendo muy alta. Ello hace
importante conocer la naturaleza de las políticas consideradas en los convenios y
poder así definir estrategias adecuadas para minimizar su costo en los diferentes
sectores.

Las políticas de mediano y largo plazos tienen relación con la orientación general
de la producción y con el aprovechamiento adecuado de los recursos productivos.
Una economía puede orientar sus recursos a la producción de bienes y servicios
destinados a los mercados internacionales y demandar una cantidad importante
de bienes y servicios del extranjero. En tal caso dice que la economía es abierta al
comercio internacional y que sigue una política de orientación hacia afuera. La
economía puede orientar sus recursos a la producción de bienes y servicios para
el mercado interno, en cuyo caso es una economía cerrada al comercio
internacional que sigue una orientación hacia adentro. Por último, se pueden
seguir estrategias de naturaleza mixta como es el caso de la integración
económica. Aquí la economía está orientada “hacia adentro” del área integrada.

A lo largo del tiempo los países de América Latina han seguido diferentes
estrategias. Durante la primera parte de este siglo siguieron una estrategia de
orientación hacia afuera apoyados en las exportaciones de productos primarios.
Después de la gran depresión de los años treinta los países empezaron a cambiar
su estrategia y mirar más hacia los mercados internos. La conceptualización de la
llamada industrialización por la vía de la sustitución de importaciones, ampara al
pensamiento de la comisión Económica para América Latina (CEPAL) emergió
como la estrategia dominantes en los años cincuenta y setenta. Esta estrategia,
además, se fortaleció por la constitución de bloques económicos, como el
mercado Común centroamericano, el Pacto Andino o la Asociación
Latinoamericana de Libre Comercio (ALALC).

La crisis de los procesos de industrialización por la vía de la sustitución de las


importaciones, presenta con intensidad durante los años setenta, provoco un
nuevo cambio en la estrategia de desarrollo, ahora por medio de la apertura de los
mercados externos para los productos manufacturados. Chile es el país que ha
avanzado con mayor intensidad en esta dirección. Pero Brasil, México y algunos
de los países pequeños de América Central y del Caribe también se encuentran
cambiando el rumbo en su orientación económica. El signo de los tiempos se
encuentra, ahora, en el fomento de las exportaciones no tradicionales a los
mercados internacionales.

La orientación de la producción y la definición de la estrategia de desarrollo no es


algo de naturaleza retórica. No consiste, simplemente, en afirmar el deseo de
variar el rumbo y la estrategia para conseguir objetivos específicos. Muchas veces
los gobiernos promulgan decretos indicando la importancia de las exportaciones y
los ministerios de planificación elaboran programas de desarrollo apoyados en la
penetración de los mercados internacionales como base para el crecimiento futuro
de estos países. Pero eso no es suficiente. El cambio en la orientación de la
producción requiere de señales claras en los precios y en los incentivos para que
los empresarios estén dispuestos a embarcarse en las nuevas actividades.

Un elemento que debe considerarse a la hora de definir la estrategia económica


es la diferencia en la rentabilidad entre vender en el país o vender en el exterior. El
tipo de cambio es una de las variables claves para alterar esa rentabilidad. El
grado de protección y los incentivos a las exportaciones son otras de esas
variables. Por ello, una estrategia de orientación hacia afuera requiere de políticas
congruentes en esos campos.
El grado de protección a la producción doméstica es, como se indicó, un elemento
clave para determinar la orientación productiva de un país. Cuando se protege
mucho a la industria local, por medio de impuestos elevados a las importaciones
de los bienes que compiten con esta industria, se le envía una señal clara a los
empresarios: produzcan esos bienes, porque ahí pueden obtener utilidades
mayores. Como los empresarios compiten por los recursos productivos, al
enviarse una señal para que se produzcan bienes sustitutivos de importaciones,
también se envía una señal para que no se produzcan bienes para los mercados
de exportación.

Las políticas que afectan el uso de los recursos productivos son también
importantes en la definición de la estrategia de largo plazo de estas, economías.
Los gobiernos pueden alterar los incentivos que tienen las empresas y afectar la
forma como los entes productivos utiliza los diferentes recursos. Poe ejemplo,
cuando un gobierno decide exonerar de impuestos a las exportaciones de
maquinarias y equipo, ofrecer créditos a tasas de interés bajas para la adquisición
de dicha maquinaria y financiar algunos programas sociales estableciendo un
impuesto a la nómina salarial, lo está enviando una señal muy clara para los
empresarios: si pueden producir un bien utilizando diversas combinaciones de
mano de obra y de maquinaria, escojan aquella que emplea una mayor proporción
de maquinaria. De este modo, la política económica influye en el grado de
aprovechamiento de los recursos productivos.

Los gobiernos también influyen en el proceso de crecimiento económico y en la


distribución de la riqueza por medio de sus inversiones en aspecto de naturaleza
social, como es el caso de las inversiones en educación y en salud. Este tipo de
inversiones incrementa la productividad de la fuerza de trabajo y permite, en el
largo plazo, que aumenta la proporción del ingreso nacional que recibe el factor
trabajo.

El proceso de modificar la estructura productiva no es simple. Hay muchos grupos


de interés que se benefician de la situación vigente, los cuales están dispuestos a
oponerse a cualquier tipo de modificación que les reduzca sus privilegio. El
proceso de transición de una estrategia a otra es también delicado, pues significa
dejar de producir algún tipo de bien para producir otro, y esto no se efectúa de la
noche a la mañana. Muchas veces sucede que se deja de producir el primer bien
sin que se haya empezado a producir el segundo, por lo que se afecta el nivel de
empleo y de producción en la economía. Los procesos de producción también
requieren de ayuda externa, pues muchas veces el país no cuenta con los
recursos necesarios para empezar la nueva pauta productiva.

Para facilitar esos procesos de transformación y para financiarlas importaciones


necesarias en la nueva estrategia de desarrollo hay programas de apoyo
financiero externo, entre los que se destacan los programa de ajuste estructural
auspiciados por el Banco Mundial. Este tipo de programa consiste en el
otorgamiento de préstamos cuya condicionalidad estriba en reformar la naturaleza
de las políticas económicas hacia una mayor inserción en la economía
internacional.

Las áreas principales de atención de este tipo de programa se refieren a la red de


restructuración de los incentivos para la producción, al manejo de deuda externa y
del presupuesto público, a los programas de inversiones públicas y de procesos
de fortalecimiento institucional. El principio básico del cual parten es que, dado
que los recursos productivos son escasos, es necesario que su utilización sea
óptima para poder así avanzar en el proceso de desarrollo de la economía.

En relación de la estructuración de los incentivos para la producción, el objetivo


principal es, producir aquellos bienes en los cual el país es relativamente más
eficientemente. Para ellos se consideran acciones en el área de políticas de
precios especial para los bienes agrícolas, de políticas arancelaria, mediante la
reducción de la protección y el acercamiento de los precios internos a los precios
internacionales; de políticas tributarias y de subsidio tratando de eliminar
impuestos a las actividades exportadoras y a la producción y estableciendo
impuesto al consumo; de políticas financieras procurando reducir el costo de
intermediación por parte de los bancos e intentando que las tasas de interés
reflejen el costo del dinero en la economía.
Las acciones en el área de inversión pública, manejo de la deuda y fortalecimiento
institucional procuran un aprovechamiento adecuado de los recursos productivos
que se encuentran en al campo discrecional del estado. Para ello se busca que la
inversión pública este orientada a apoyar el cambio en la estrategia de la
economía, por lo cual se enfatiza la construcción de la infraestructura necesaria en
la nueva pauta de desarrollo.

Los cambios en la estructura de la economía conllevan, muchas veces,


modificaciones en las áreas de concentración geográfica de la población y en la
distribución del ingreso, las cuales influyen en la estructura de la demanda de
bienes y servicios y en la necesidad de las inversiones. El conocimiento de la
situación económica, su tendencia reciente y la orientación de la política
económica constituyen, pues, elementos importantes para los gerente los
administradores. Elaborar un diagnóstico sobre el estado de la economía y la
orientación futura no es fácil. Pero ello no es excusa para no intentarlo. La
estrategia empresarial o puede diseñarse en el vacío. Hay que ubicarla en un
contexto económico y político.
POLITICAS ECONOMICAS DE CORTO Y MEDIANO PLAZO

- Pretende balancear la oferta y la demanda Objetivo de la Política


global con el propósito de mantener la Económica de Corto
estabilidad externa: tipo de cambio. Plazo.
OBJETIVOS DE POLITICA ECONOMICA: - Pretende lograr una utilización adecuada de
los recursos productivos del país. Objetivos de la
- Pretende un crecimiento satisfactorio de la Política económica
de Mediano Plazo.
producción de los bienes y servicios a lo
largo del tiempo.
Para alcanzar el equilibrio macroeconómico:

Demanda Global = Oferta Global

C + I+G+X = PIB + M

- La política económica de corto plazo actuara sobre las variables que determinan la demanda global y sobre los precios,
en tanto que:

- La política económica de mediano plazo actuara sobre la oferta para asegurar el crecimiento en la producción y el
aprovechamiento de los recursos productivos.

D.G = O.G

Política Económica de Corto Plazo Política Económica de Mediano Plazo

- Política Fiscal. - Políticas Sectoriales.


- Política Monetaria. - Políticas destinadas a mejoras de
- Política Salarial. Administración Política.
- Política Cambiaria. - Política Fiscal.
- Política Comercial. - Políticas Financieras.
POLITICA MONETARIA, CREDITICIA Y FINANCIERA

- Responsable de la Política Monetaria:

Banco Central de Bolivia como autoridad monetaria

- Objetivo de la Política Monetaria:

Procurar que la Economía tenga los medios de El crecimiento de los medios de


pago necesarios para movilizar adecuadamente pagos debe estar en función de la
la producción sin afectar el nivel de precios ni el tasa de crecimiento del PIB.
tipo de cambio.

-Instrumentos de Política Monetaria para influir en la cantidad de dinero en la economía:

- El encaje legal.
- Operaciones de mercado abierto y tasas de interés.
- Depósito previo a las importaciones.
- Tasa y nivel de redescuento.
- Topes de límites crediticios.
POLITICA FISCAL

-Responsable de la Política Fiscal: El gobierno a través del Ministerio de Economía y Finanzas

-Definición de Política Fiscal:


Constituyen decisiones relacionadas con el tamaño y composición del gasto
público y su financiamiento Presupuesto General de la Nación.

-Instrumentos de Política Fiscal:

1. Estructura del Gasto Publico.


2. Sistema tributario estructura impositiva.
3. Financiamiento del Déficit Fiscal.
a) Prestamos del Sector Privado.
b) Prestamos de la Banca Comercial Interna.
c) Endeudamiento Externo.
d) Financiamiento del Banco Central.
POLITICA SALARIAL

-Responsable de Política Salarial: Ministerio de Trabajo

-Definición de Política Salarial:

- Tiene relación con la forma de fijación del salario.


- El salario se puede establecer por la acción de las fuerzas de
Oferta y Demanda.
- Intervención gubernamental en la determinación de salarios.
- Fijación del salario mínimo.
- A salariales.
POLITICA CAMBIARIA

-Responsable de la Política Cambiaria: Banco Central

-Definición de la Política Cambiaria: La política Cambiaria tiene relación con las decisiones sobre el sistema
cambiario que se ha de establecer y los criterios de ajuste del tipo de cambio.

Tipo de cambio = Precio de una unidad de moneda extranjera en términos de


moneda nacional.

El tipo de cambio puede ser establecido de diversas maneras:

a) Tipo de cambio fijo.


b) Tipo de cambio libre.
c) Tipo de cambio múltiple.
d) Sistemas de flotación sucia.
e) Minidevaluaciones.
POLITICA COMERCIAL

Política Comercial Interna: Estas decisiones abarcan los mecanismos para la determinación de los precios de los
bienes y servicios en el mercado interno.

- Los precios pueden determinarse por la interacción de las fuerzas de oferta y


demanda.
- Control de precios: el gobierno fija los precios para un conjunto de bienes y
servicios.
- Establecimiento de procedimientos para el ajuste automático de precios.

Política Comercial Externa: Corresponden a decisiones que afectan la rentabilidad de los bienes internos y
externos y que condicionan el acceso a los mercados.

- Subsidios a las exportaciones.


- Aranceles a las importaciones.
- Premisos y cuotas a la importación.